El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

* Nuestra Opinión

Siete tiros de ETA

Por Sin Pancarta - 25 de Septiembre, 2006, 22:00, Categoría: * Nuestra Opinión

No hay duda que la mejor imagen de la voluntad inequívoca de abandono del crimen (otros lo llaman ‘violencia’) explorada por el ‘Presidente Accidental’ ha sido el suceso de ayer noche donde tres encapuchados, fusil en mano, procedieron a leer un comunicado expresando su decisión de luchar con las armas hasta la independencia del País Vasco y su conversión al ‘socialismo’.

Desconozco si estamos ante una ‘escenificación pactada’ o por el contrario ante una ‘sorpresa’ que ha desconcertado al gobierno. El cualquier caso la gravedad es muy similar. Ayer quedaba patente, en forma incuestionable, que el mal llamado ‘proceso de paz’ no es tal, se trata de una rendición encubierta del Estado de Derecho ante la organización criminal. No hay una voluntad de abandono del ejercicio del crimen, muy al contrario se recuerda que de no ceder a las pretensiones de los asesinos, éstos retomaran el asesinato como medio de presión al servicio de sus reivindicaciones delirantes.

ZP volvió a su discurso habitual condenando ‘toda forma de violencia’, palabras vacías que sirve para un roto o un descosido y que el Sr. Aizpeolea (de quienes sus compañeros dicen no tener muy claro si es el corresponsal de EL PAIS en Moncloa o el corresponsal de Moncloa en EL PAIS) tras afirmar ayer que el ‘proceso’ era irreversible hoy define la respuesta ‘zapatera’ como promesa de ‘"firmeza" ante las amenazas de tres pistoleros de ETA’

Se mire como se mire la realidad no admite cuestión: ETA amenaza y el Gobierno se calla, no responde, se esconde en frases manidas sin sentido que poco o nada aportan al conocimiento y entendimiento de la situación. Es obvio que toda persona de bien desea el cese de la actuación criminal de ETA, pero no a cualquier precio. No al precio de ceder en todo aquello cuya defensa ha costado casi 1.000 vida y miles y miles de heridos y mutilados.

Si nuestro presidente tuviese una única brizna de dignidad ayer el ‘proceso’ estaba roto a iniciativa del gobierno. Descuiden que no sucederá. Le podía costar el gobierno y este hombre tiene como meta vital el poder a cualquier precio. Seguiremos siendo el hazmerreír universal mientras permanecemos hermanados a sujetos que usan la tribuna de la ONU para hablar de diablos y azufre o supuestas actrices cuya más conocida actuación ha sido su participación en las manifestaciones del ‘No a la Guerra’ (si participa Estados Unidos y la apoya Aznar) que ayer, en compañía de la batasuna Jone Goirizelaia se posicionaba a favor del ‘proceso’ “movida por la esperanza de paz”. De nausea.

Y mientras todo esto ha sucedido en el norte, al sur se dice a las víctimas del terrorismo, a los que han sufrido en carne propia la barbarie de los del fusil, que en su manifestación del próximo 3 de Octubre se medirán los decibelios de sus gritos de protesta por si exceden el máximo ‘ruido’ permitido en la ciudad. Los disparos de fusil no computan, las legítimas expresiones de protesta en una manifestación pacífica deben ser perseguidas ¿Hay duda sobre el bando que defiende el ‘Presidente Accidental’? La respuesta es tan obvia que no requiere ser explicitada.

Rodríguez, el hechicero.

Por ElenaB - 3 de Junio, 2006, 20:53, Categoría: * Nuestra Opinión

Compruebo con asombro que parte de los votantes del PP le dan bolilla a Rodríguez y critican a Rajoy por quejarse de los tiempos de intervención en el Debate sobre el Estado de la Nación. En mi opinión esta afirmación es muy simplista. Precisamente es un tema vital para destapar la falta de vergüenza del Gobierno. Era imprescindible hacerles ver a los "flotantes" la maniobra nauseabunda que supuso el hecho de eliminar del mapa la cortesía histórica aplicada en debates pasados de no permitir una desproporción tan bestial entre la intervención del Presidente y el jefe de la oposición en un debate de esta envergadura.

Zaplana también se quejó, todos lo hicieron, porque no fue para menos. Más que por el tiempo en sí, por el por qué de la maniobra: el Presidente no estiró sus intervenciones para aclarar las preguntas o analizar el estado de la Nación, sino para hacer trampas ejerciendo de oposición a la oposición con juego sucio y cambiando su alocución. Que la estrategia del insigne sea amañar el debate por excelencia en complicidad con el resto de partidos izquierdosos e independentistas, que se comporten como fascistas con la única oposición que tienen, les toca la moral a los "talantosos flotantes" y además está feo. Muy feo. Había que dejar en evidencia al insigne, este objetivo debería haber sido la estrella del análisis en la prensa, pues fue la única estrategia del PSOE. Una estrategia sucia y rastrera, pero la mayoría la ha obviado o la ensalza. Nadie apoya la denuncia por complejo, tanto hablar de la derecha acomplejada.

Otra razón que dan algunos para ir a saco contra el jefe de la oposición y alabar la "habilidad" de Rodríguez, es que el primero no atacó al segundo hablando de ETA. Sí habló de ETA, es más: fue lo primero que hizo. Pero con habilidad, no "queriendo entrar" , pero entrando de forma clara. Delante de toda España hay que evitar caer en las trampas y ya le han puesto decenas encaminadas a convencer a los que cambiaron el sentido de su voto de que la derecha española no quiere la paz. Nadie que no estuviera en el ajo se esperaba que, efectivamente, se echara al jefe de la oposición del debate.

Hay quejas de ésto y  de que no se mencionó el 11-M. No mencionó el 11-M, gracias a Dios. Eso sí le hubiera dado juego a la secta, estaban esperando cual hienas, llevaban los deberes preparados y se evidenció cuando Rodríguez hizo más de una intentona sacando a colación a Aznar, la foto de las Azores y su colaboración desde la oposición con el Gobierno anterior en materia de terrorismo internacional. Se quedó con las ganas.

No era materia de debate, pero es que además, con esos dos temas y la limitación de tiempo, sí hubieran hecho virguerías, desgraciadamente. La actitud rastrera e ilícita de Rodríguez ha quedado aparcada y es el meollo. Desvirtuó y manipuló el debate sobre el Estado de la Nación y abusó del poder impidiendo a Rajoy, como se lo hubiera impedido al Papa de Roma, que pudiera hacer una réplica en condiciones. E incomprensiblemente, parte de la derecha le ríe la gracia.

Lo que necesita el PP son votantes, tanto los que aún siguen creyendo firmemente la versión oficial Mundial sobre la autoría del 11-M, como los que aún enjugan sus patéticas lágrimas de emoción porque se tragaron que la tregua es cosa seria y sincera, que, incomprensiblemente, los hay y muchísimos. No se trata de que algunos de los que sabemos lo que hay se vayan a la cama con el orgasmo mental de haber escuchado por boca del jefe de la oposición los "calificativos" contra Rodríguez que quieren escuchar ( zETAp-192, asesino, etc ). Se trata de ganar las elecciones y cada momento histórico tiene sus circunstancias y su procedimiento. El actual no es fácil para la derecha española.

Lo sería si se pudieran demostrar tantas "cosas sabidas", así como en el 95 se pudo demostrar el escándalo del GAL. Eso fue lo que dio la ajustada victoria al PP. Años estuvieron los votantes del PSOE perdonando, negando o justificando las infinitas aberraciones probadas del Felipismo. Los españoles fuimos obligados a convivir y soportar los múltiples y variados escándalos del "hermanísimo"; el timo de los "ochocientos mil puestos de trabajo"; el guerracivilismo; la LOGSE; a los franceses y sus quemas de camiones; el terrorismo más brutal, incluyendo el primer atentado islámico en Europa; las mentiras sobre la OTAN; la negociación-estafa de la adhesión a la CEE; el escándalo de Rumasa y su posterior "reparto";  Filesa, Malesa y la madre que las parió… Un etcétera tan largo que da pereza escribirlo. Incluso vivimos con la sombra del GAL sobre nuestras cabezas, tal como ahora pasa con el 11-M. Ni por esas, no había manera. Los flotantes no abrían los ojos, seguían dándoles el mando a un atajo de delincuentes.

Y también estuvimos años, tantos como siete, con Aznar de jefe de la oposición con un sinfín de aberraciones socialistas en su mano sin que los flotantes cambiasen el voto hasta que hubo pruebas tangibles sobre el escándalo GAL, meses antes de las Generales del 96. Soy una "amante incondicional" de Aznar, creo que será difícil encontrar otro como él, pero el amor no debe ser ciego: esas las hubiera ganado él y cualquiera. Su éxito no fue el 96, sino la más que merecida mayoría absoluta del 2000. Y una sensación no muy agradable me recorre el cuerpo al darme cuenta de que, por simple regla de tres, algunos deben culpabilizarle de perder las del 2004. Me refiero a los que, en lugar atacar la realidad actual de Rodríguez, le alaban las "técnicas" en el debate. Las mismas que utilizó durante el 11-M, por lo que, según ellos, perder las del 2004 no debió ser culpa de éstas, sino de Aznar, tal como afirma la secta, tal como bala su parroquia. Fue a Aznar a quien los sociatas atacaron y a quien los desheredados neuronales quisieron castigar dejando de votar a su partido sin haber ni un solo motivo para hacerlo. Esto ya lo dijo Gallardón en su día. Creí que estaba superado, pero compruebo con escalofríos que no lo está, aún quedan abducidos.

Rajoy, aunque el cabreo, la impotencia y el hartazgo le hicieran perder el control al final, aún pudiendo haber estado mejor, fue capaz de abordar todos y cada uno de los temas contra la gestión de Rodríguez, centrando el discurso en el pacto de Tinell y el Estatuto. De ese modo esquivaba darle "motivos" al insigne para "probar" la "utilización política que la derecha hace del terrorismo". Habló en general sobre "todos los nacionalismos", comparó a Pérez con Otegi e interrelacionó íntimamente al vasco con el Estatuto porque lo está, como bien se encargó Carod de cantar centenares de veces a los vientos del Norte, Sur, Este y Oeste. Y mucho más.

El PP va a ganar las próximas elecciones a pesar de los que ensalzan las sucias trampas de Rodríguez legitimándolas y no son capaces de ir a la yugular del insigne, igual que lo hicieron con la jornada de reflexión... es lo mismo, quizás algunos debieran aplaudir aquel agit prop con entusiasmo, porque fue francamente eficaz. Claro que ganarán. Gracias a la oposición, pero sobre todo, gracias a Rodríguez y a los terroristas. No se deben tirar piedras sobre el propio tejado sin razonar, sin profundizar, por sistema y no sólo cuando Rajoy se lo merece… sólo porque muchos se fueron a la cama sin su orgasmo mental y porque algunos comentaristas les dicen que Rajoy no sirve, sin más. Señores, que en España - con la excepción del Aznar del 2000 - no se vota a un candidato, se vota a un partido, a una tendencia política. Lo que hacen la mayoría de españoles con los candidatos cuando les dejan de votar es castigarles. Despierten de una vez, dejen de soñar y ayuden a que España deje de votar a Rodríguez, que éste sí se merece el castigo, no sus alabanzas.

Y aún leo en un periódico digital como guinda al ataque hacia Rajoy y el elogio hacia Rodríguez, que España sí merece un Presidente que les mienta. No, lo que merece España es gente que sepa pensar por sí misma. Palos a Rajoy, todos los que haga falta cuando se lo merezca, pero no es el caso. Quien se los merece es Rodríguez y en esta ocasión, no sólo se está yendo de rositas, sino que se le está siguiendo el juego. No se dejen hechizar por él, el poder de su precaria mente no es mayor que el de la de todos y cada uno de los españoles. Espero no morir sin ver cómo se libran del influjo del hechicero. Espero poder ver cómo entre todos nos libramos de la secta. Eso sí será una gran "satisfacción".

Sin novedad en la estrategia del "principio del fin"

Por ElenaB - 18 de Mayo, 2006, 13:45, Categoría: * Nuestra Opinión

Cuando uno se propone entender la relación psicoafectiva entre ETA y el Gobierno socialista, no hay más remedio que echarle estómago para deglutir toda la información posible de la mayor cantidad de medios posibles y cotejarla con los hechos; los españoles tenemos la obligación de no dejamos guiar con la vara de avellano por la senda de la secta.

Yo he intentado, no ya ingerir las informaciones, sino devorarlas y tras haber ido haciéndolo tanto en aquí como en otros medios de comunicación, cada día lo tengo más claro. Me reafirmo en lo que escribí aquí mismo con anterioridad sobre la estrategia de Rodríguez. Sonreír es buena cosa, eso nadie lo niega, pero hay sonrisas y sonrisas.

Una de ellas es la que me parece más inquietante: aquella que no sincroniza con la expresión de los ojos  y da la casualidad que es la que caracteriza al insigne. Se le puede asignar más de un nombre a este tipo de sonrisa y sea éste el que sea, el rictus en sí mismo resulta repugnante, pero cuando un supuesto dirigente hace uso de ella para salvar su puesto anunciando el resultado de sus negocios con una banda criminal a bombo y platillo cuando sabe a ciencia cierta que es falso, el calificativo pasa a mayores.

Por esas casualidades de la vida, ese fraude llamado el principio del fin de ETA se pregonó cuando todos los españoles estaban al límite de su capacidad de aguante, sobre todo con la cacicada del Estatuto Catalán. No he parado de escuchar que el anuncio de la tregua supondría la instauración en España de un gobierno socialista para varias legislaturas, pero mi opinión personal es que esta bomba propagandística les va a estallar en la cara.

No obstante, errar es humano y casi empezaba a dudar de mis convicciones hasta que he leído a Rubalcaba. Las declaraciones de uno de los alter ego de los terroristas empiezan a decrecer en chulería y falso optimismo. Los etarras no han parado de echar jarros de agua fría al Gobierno, pero éste hacía caso omiso.

Ha hecho falta la más que reveladora entrevista publicada en GARA para que ahora los socialistas no sólo no desprecien el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo de Aznar, sino que afirmen que no se puede seguir adelante sin él y también para que hayan decidido que llegó la hora de empezar a dudar públicamente de la eficacia de sus "gestiones". Eso sí, sin renunciar a la medalla, ya que según Rubalcaba, el proceso sigue avanzando "razonablemente bien".

Y es que aún faltan unos cuantos meses para las municipales, hay que ganarlas con el doloso anuncio de la tregua permanente, para las Generales toca el llanto plañidero del estafador estafado. No cuela, pero qué se puede esperar de un hombre que ha visto "con sus propios ojos" una agresión inexistente en ese episodio con olor a socialismo rancio del siglo pasado que han conseguido dejar  pasar sin pena ni gloria cuando es un hecho gravísimo.

Pero el tema que nos ocupa es aún más grave y no resulta fácil hablar de él en estos términos, porque alguna mente inquieta puede interpretar que los que hablamos claro y no admitimos trapicheos ni rendiciones ante una panda de delincuentes comunes cuyo negocio es matar, no queremos el fin de ETA.

Pretenden hacer ver que incluso a "los de a pie" nos conviene su existencia, se ve que nos gusta la emocionante experiencia de no saber si el ir a hacer la compra o pasear por la calle puede acabar con nuestras vidas, como ha pasado durante tantísimos años en España. Pero yo no tengo otro modo de tratarlo. Esta estrategia política de los socialistas con la banda terrorista es una de las más inmorales, repugnantes y macabras de cuantas hemos tenido la obligación de sufrir.

Media España parece estar en los laureles, si nos fiamos de las estadísticas oficiosas, y la otra media dormitando… pero no es cierto. El PSOE se compró "el Estratego" hace setenta años y no se da cuenta de que los tiempos cambian y de que sus rancias artimañas no son tan eficaces una vez conocidas. Ya se sabe, renovarse... reformarse o morir.

Jugar con pólvora es peligroso. No hace falta demasiada imaginación para saber cuánto lo es hacerlo con titadine.

La consigna asignada a Rajoy.

Por ElenaB - 29 de Marzo, 2006, 15:44, Categoría: * Nuestra Opinión

Una de las múltiples consignas socialistas más previsibles para apuntarse un tanto con el absurdo anuncio de ETA y parecer creíbles, es la de "Rajoy ha cambiado de discurso". Era la segunda que tenían preparada tras la reunión y han caído hasta los que no se tragan las patrañas de este Gobierno.

Rajoy no ha cambiado ningún discurso. Los que han cambiado el disco han sido los miembros del Gobierno, que le acusaban de no querer la paz y que no consideraron necesario el consenso para incumplir la legalidad y concederles  la independencia a los catalanes. Casualmente, a la hora de lidiar con la parte contratante más sanguinaria y compleja, sí es imprescindible el consenso.

También ha cambiado mucho el PNV, otro de los contratantes de Perpignan. El PNV es el "poli bueno", los batasunos el "poli malo" y Rodríguez el confidente de ambos. Canta mucho, demasiado, eso de que ahora los independentistas renieguen, no sólo de batasuna, sino del PCTV cuando hasta ahora eran sus hijos pródigos canta la Traviata. Eso sí es un cambio radical y que se quite lo demás. Deben conseguir a toda costa que no se les relacione con los etarras para seguir adelante con el proceso. ¿Qué más da si aparentan ser traidores a la causa?. Cuando obtengan sus conjuntos deseos ya se arreglarán de cara a la galería, porque si alguien piensa que no siguen yendo de la mano bajo manga, es que es muy ingenuo.

Rajoy se ha reafirmado en lo que viene diciendo desde el principio, le ha puesto las mismas condiciones de siempre, que son muy claras e inamovibles: que no se le tomen medidas que puedan ni tan siquiera ser interpretadas como contrapartidas políticas a la banda; que no habrá concesiones a ETA directas ni indirectas a ETA; que ninguna de las mesas que se creen o que ya existen, pueden planear ni proponer ningún cambio ni en el País Vasco, ni en Navarra ni en el conjunto de España; que el Gobierno no tendrá contacto alguno con ETA ni ningún partido ilegalizado; que se sigan persiguiendo, juzgando, condenando y haciendo cumplir las penas a los etarras y que las víctimas y su opinión han de ser tenidas en cuenta en todo momento. ¿Dónde está el cambio?.

Cierto que le ha concedido a Rodríguez el beneficio de la duda sobre sus buenas intenciones al asegurarle que no ha negociado y ha sido precisamente porque es un tema tan serio que no quiere jugar con él. Muchas personas de bien, víctimas incluidas, se han creído el "alto el fuego", no puede quitarles la esperanza que el otro les ha hecho creer que existe durante esta reunión en concreto. Desgraciadamente, ya la perderán por sí mismas cuando vaya pasando el tiempo y ya habrá ocasión de seguir analizando. Pero las condiciones, ahí están.

No es lógico reprocharle que no le saltara a Rodríguez a la yugular, ni que saliera del coche llamándole embustero enzarzándose en una pelea, porque para hacer eso, no va. Pero tenía que ir, es un tema de capital importancia para España, un asunto en el que el PP siempre ha puesto toda la carne en el asador sin llegar a carbonizarla y el jefe de la oposición no puede, ni debe dejarlo de lado. El PP ha sido el que más ha conseguido en la lucha antiterrorista, Rajoy no puede ni siquiera, dar la impresión de que se desentiende. En todo caso, ya lo apartará Rodríguez cuando incumpla una de estas condiciones, que probablemente, lo hará. Pero Rajoy no se puede abandonar la lucha contra el terrorismo. Eso es lo que estaban buscando los socialistas y no lo han conseguido.

Como no han obtenido la primera consigna: "el PP obstaculiza el proceso de paz", van a por la segunda, porque lo que no pueden es dejar a su parroquia sin algo que echarse a la boca. Pero es que aquí lo importante no son las consignas, ni que Rajoy le repita en una reunión para tratar sobre el terrorismo y las víctimas lo que ha dicho hasta la saciedad en distintos medios.

Hiciera lo que hiciera, Rajoy iba a tener su consigna porque le llevan tendiendo una trampa desde el mismo momento que empezaron a negociar con los terroristas en secreto. Así funciona la secta, si no fuera así, Rodríguez hubiera hablado con él mucho antes.

Y jamás nos hubiera mentido.

No es tonto todo el que lo parece.

Por ElenaB - 29 de Marzo, 2006, 14:08, Categoría: * Nuestra Opinión

A estas alturas todos, incluso los que fingen no saberlo, tenemos claro que el Gobierno sabía de antemano que sin pagar el mismo precio político que siempre exige ETA, ésta no renunciará a matar. Y también pensamos que nadie que haya llegado hasta donde ha llegado puede ser tan tonto como aparenta. Todos los análisis e hipótesis de los que no son adeptos de la secta que he leído, van encaminados en un sentido: el de que Rodríguez tiene una estrategia y esta consiste en atribuirse en solitario el fin de ETA para afianzarse en La Moncloa.

Tiene lógica, su popularidad está a la baja, tan a la baja como la intención de volverle a votar de los españoles. Éstos, independientemente de sus tendencias políticas, no le perdonan sus negociaciones con los independentistas catalanes y vascos ( incluidos los terroristas ) que son uno en esta historia que empezó mucho antes incluso del 11-M. Estos contactos resultan cuando menos extraños si tenemos en cuenta que, en teoría, los socialistas ni siquiera deberían sospechar, datos en mano, que Rodríguez dejaría de perder las elecciones del 14-M, ya que todas y cada una de las encuestas de las distintas fuentes, le daban un mínimo del 51/53% de los votos al PP, que son los que obtuvo en el voto por correo emitido antes de la masacre.

La ciudadanía empezaba a estar más que indignada por sus burlas a la Constitución, la aprobación del Estatuto y sobre todo, por esta larga, precoz y premeditada negociación con los terroristas, esa que el Gobierno negó hasta la saciedad a golpe de crispación e insultos a quienes les preguntaban si era cierto hasta que no tuvieron más remedio que reconocerlo. La única manera de arreglar el desolador futuro que todos le auguran al PSOE, es "demostrar" que dicha negociación ha tenido sus frutos y esos frutos no se pueden presentar como cualquier cosa para justificar la euforia. Han de hacerse pasar como algo histórico: el fin del terror.

Pero no termina de encajar la hipótesis sobre esta estrategia, ya que a los propios encapuchados que lanzaron la "oferta" les duele la boca de aclararlo: "un alto el fuego permanente no quiere decir que sea definitivo". Tampoco renuncian al terrorismo callejero ni a las extorsiones y chantajes destinados a mantener su infraestructura y poder adquirir explosivos y todo tipo de armas, como ya están haciendo. Y lo que es peor, tampoco se han comprometido a no retomar los atentados terroristas con víctimas mortales. Este comunicado hay que leerlo como es debido, sin fórmulas mágicas y leer literalmente es muy sencillo. No es una "declaración de alto el fuego", es una amenaza o chantaje: "si me das lo que quiero, de momento no empiezo a matar. Luego, cuando quiera más, ya veremos qué hacemos. Si no me lo das o por lo menos declaras que tienes voluntad de estudiar cómo y cuándo me lo vas a dar, mato ya". El mensaje es muy claro y por eso el Gobierno, a modo de comodín, mezcla la cautela y prevención con la consabida euforia y  la "certeza" de que estamos en "el principio del fin". Mala mezcla, estúpido cóctel de palabras.

Desgraciadamente, mi opinión es que a Rodríguez  le importa bien poco cualquier otra cosa que no sea el poder. Sabe que los etarras jamás renunciaran a la independencia ni a robar Navarra y los territorios franceses que también reclaman. Sabe también que no puede garantizar que Francia les ceda nada como le exigió ETA. Rodríguez podrá vender la dignidad de las víctimas pasadas, presentes y futuras; la unidad territorial de España, su propia alma… pero no puede vender una burra que no es suya y son los propios franceses los que se lo recordaron.

Además de una burla macabra, creo que lo que estamos viviendo sí es una estrategia planeada desde hace años para no salir de la Moncloa en caso de poder entra, pero no creo que sea la que todos tienen en mente. Lo que creo es que quiere intentar reproducir el año 1998, quiere, dentro de lo que le sea posible, imitar a Aznar porque él sí se ganó el respeto y la confianza de unos y otros, aún con las zancadillas que le puso el PSOE. Creo que quiere hacerse "el hombre de Estado justo, bueno, entusiasta y comprometido" y que cuando surja el primer grito de terror, llorará por las esquinas su dolor, su decepción y denunciará enérgicamente el engaño al que ha sido sometido. Será entonces cuando retome el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, que es lo único con lo que todos los españoles estamos de acuerdo.

Pero hay algo con lo que no cuenta: no le perdonaremos que ETA se haya reorganizado tras haber estado más débil que en toda su historia, no le perdonaremos que vuelva a matar y no nos creeremos que le han engañado, porque son muchas las voces que le han advertido que se está dejando engañar y lo han hecho dándole argumentos sólidos basados en los hechos y en la experiencia que él nunca llegó a tener.

Quiere hacerse la víctima y puede que acabe siendo el verdugo. Si esto ocurre, Dios no lo quiera ni lo quiera nadie, espero que lo pague. Por lo menos, en las urnas.

La importancia de la palabra.

Por ElenaB - 27 de Marzo, 2006, 4:37, Categoría: * Nuestra Opinión

 

Se ha dicho mucho sobre la tregua que cincuenta asesinos tienen a bien concedernos a sus paisanos los españoles, pero aún se puede decir más y más claro. Nunca será suficiente todo lo que sobre este tema se analice poco a poco aunque a veces nos repitamos, porque es demasiado dramático, serio y doloroso. Puede una tragar sonriendo con la normalización de todo lo que este Gobierno quiera normalizar aunque no sea normal, siempre que no haga daño a nadie, pero lo que no conseguirán ni metiéndomela con embudo es la macabra normalización de los terroristas y sus "actividades", que es de lo que se trata.

 

Se aprobó el Estatuto, ya era el momento para que los terroristas ampliaran la oferta que pactaron para Cataluña a sus futuras víctimas en el resto del territorio español. Y digo futuras víctimas porque se comprometen a no matar cuando llevaban tres años sin hacerlo, no hace falta ser muy listo para entender que tienen el firme propósito de retomar esta "actividad" suya si se les contesta a sus exigencias lo que se les lleva contestando 38 años: "NO".

 

Los representantes de quinientos y pico mil catalanes con los que otros tantos representantes de los cincuenta miembros de ETA estuvieron de cháchara mientras jugaban al Risk sobre una maqueta de España en Perpignan, cumplieron su parte del trato y no entrarán en el lote. Mi mayor esperanza y deseo hubiera sido que los representantes del Gobierno Español no hubieran hecho lo propio, pero todo parece indicar que es una realidad y esta sospecha supone una derrota para la democracia. Una derrota para las víctimas vivas y muertas, abuelo de Rodríguez aparte.

 

Resultó más que penoso ver a la Nierga en la televisión, esa que se financia con aquel dinero que no era de nadie, poniendo cara de niña que despierta la mañana de Reyes, algo más dura y curtida, eso sí. Su mayor aportación informativa fue hacer mucho hincapié en la importancia de la palabra "permanente" mientras emitían un burdo montaje de declaraciones estudiadas en distintas épocas. Algunas de Aznar, la mayoría de Rodríguez y su "principio del fin". Y resulta aún más penoso leer la entrevista al Presidente en la que esgrime el mismo argumento que la obediente Gemma.

 

No, Su Ilustrísima, no. La palabra "permanente" no tiene mayor relevancia por mucho que lleve usted dos años hablando de Irlanda para que le sirva de comodín recalcando la importancia del calificativo al establecer una analogía inexistente. No la tiene porque en el 98 los etarras se comprometían a mucho más y no lo cumplieron. No la tiene porque han aparecido encapuchados como los delincuentes que son,  con la bandera de Navarra al fondo a mano derecha, exigiendo lo mismo de siempre con la misma jerga de siempre y el mismo exaltado grito de batalla final en vasco de siempre.

 

La palabra "permanente" no es importante, no es más que un instrumento, tiene la misma credibilidad en boca de quien la masculla que un Presidente del Gobierno capaz de llamar a los tremendos asesinatos de la banda terrorista accidentes o de insinuar que hace falta iniciar un proceso democrático en el País Vasco. ¿Cuando llegó la dictadura España tras la Transición?. Yo no me enteré de semejante suceso histórico, aunque con el Gobierno actual a veces lo pueda parecer.

 

No nos olvidemos nunca de lo que son los terroristas. Por mucho que Rodríguez, su equipo de Gobierno y el PNV se refieran a ellos como políticos, no lo son: son asesinos y los asesinos no tienen palabra.

Rrodríguez y La "Pedra" Filosofal.

Por ElenaB - 13 de Octubre, 2005, 20:57, Categoría: * Nuestra Opinión

 

A Rodríguez le quieren cambiar el apodo, ya no le llaman "Bambi", le llaman Harry Potter,. Yo no estuve de acuerdo con el primer mote en su día como no lo estoy ahora con el segundo: Bambi al menos supo hacerse respetar por sus animalitos cuando creció y se llevó a la afrancesada Celine al huerto y el protagonista de las novelas infantiles de Rowling resuelve a la perfección todos los absurdos y cosecha éxitos para su "Casa" escoba en ristre, no se le ocurre ponerse a barrer el desierto enterrando su "Casa".

Puestos a sacar parecidos, para mí el apropiado es una especie híbrido entre Gollum, el hobbit mutante de "El Señor de los Anillos" y Dobby, el elfo doméstico de "Harry Potter" que se atiza  una y otra vez con lo primero que pilla, pero en versión cutre, porque el pobre Dobby lo hace por obligación y el insigne lo hace por devoción. Entre ciencia-ficción de críos anda la cosa.

La inmensa mayoría de los socialistas españoles deberían estar escondiéndose debajo de una mesa de pura vergüenza, si la tuvieran o sacando banderas españolas el día de la Hispanidad, como Paco Vázquez, pero desgraciadamente socialistas de pro como él, honesto  aún con sus desbarres esporádicos, se pueden contar  con los dedos de una mano y aún  sobran.

Rodríguez nos ha estado explicando durante esta semana, con su habitual brillantez, honestidad ( y por supuesto, mucho talante, ese que le caracteriza cuando le da por hablar ), que la solución a este desaguisado de la Nación pasa por encontrar una fórmula lingüística para contentarnos a todos, ya que, según él, hay una mayoría de catalanes que así sienten Cataluña y una mayoría de españoles que sienten que la única Nación que hay aquí es España. Por supuesto, para bailarnos a los españoles la versión nacionalista de la regional Sardana ( la "Sardina", esa  que corre por el campo ),  se guarda en la manga  de payés que es el 28% de la población catalana la que así siente y que ese porcentaje no es la mayoría. El 86%  de españoles que creen que no lo fue, ni lo es ni debe serlo, sí es una mayoría aplastante, ahí sí ha estado fino.

Nos deleita los sentidos con varias perlas más, a saber: dándose cuenta de que ya no podía alargar  sus silencios y  tras profundas meditaciones, nos suelta a bocajarro que tiene, no una ni dos, sino ocho fórmulas mágicas para contentar a todos haciendo que Cataluña sea Nación, pero matizando la palabrita de marras. Vamos a ver, su señoría: ¿no se da cuenta de que nos está confesando que el objetivo es que sí sea Nación con esta afirmación tan suya?. Tanto rollo que nos endosó con eso de que sólo es una palabra. Pues miré usted, es que una cosa es lo que es se llame como se llame, que no hay que ir a contentar a la gente, que  lo que hay que hacer es impedir que se constituya una nueva Nación, que una Comunidad Autónoma de España se transforme ilegalmente en un Estado libre asociado a España con derecho a roce con la UE, que no está usted en lo que está.

Tan poco está en lo que está su señoría, que queriendo arreglar el hundimiento del partido con fórmulas magistrales al estilo la botica de la abuela,  sin darse cuenta ha separado a los españoles en dos grupos. El insigne  quiere inculcarnos su peculiar interpretación de las palabras y lo hace tan burdamente que uno ya no sabe si reír o llorar. Establece una clara diferenciación entre catalanes y españoles interrelacionándolos con la palabra Nación como si la cosa no fuera con nosotros y como quien no quiere la cosa. Refuerza además el concepto, apostillando que los españoles creen que sólo España es Nación. Sólo lo creemos,  incautos que somos. Por cierto, él no debe serlo, porque no se incluye en el lote.

La gracia está en que los independentistas dicen que no les vale ninguna de las tres fórmulas magistrales que se ha atrevido a desvelarnos ( cómo serán las que no se atreve a revelar ), insisten en que ellos quieren su bolita, como el del chiste. Y es que, si no fuera tan grave, realmente sería de chiste.

Sigue muy ufano asegurándonos lo contentos que estaremos todos en seis meses y para arreglarlo todo, otra perla negra: dice que "no estamos todavía en el tiempo de negociar un nuevo Estatuto para Cataluña", pero se "compromete firmemente" a aprobarlo en esta legislatura.

En cristiano:  que "lo suyo" no es la reforma del Estatuto que ya había, sino uno nuevo por completo, con lo que nos da la razón a los que afirmamos que es irreformable y  amplia la confesión "argumentando" que no es tiempo de "negociarlo".

Si no era tiempo de negociarlo y si no hay que enmendar alguna "pelufilla" o fleco que quedase colgando sino "negociar" uno nuevo... ¿cómo se come que sí fuera tiempo de admitirlo a trámite en el Congreso?.

Don Limpio, que con su magia y su poder va a dejar el Estatuto limpio como una patena, se queda tan a gustito con la parrafada, no cae en la cuenta de que un Estatuto ya existente no se negocia, se presenta un proyecto de Ley para reformarlo, se estudia y si procede se le da paso y se enmienda. Pero él lo hace, experimenta negociando lo innegociable con aquellos que no representan a la mayoría de los españoles, catalanes incluidos, que no están de acuerdo en este asunto. Porque "el asunto" es la reforma de La Constitución y ésta le otorga la potestad al pueblo español para tal fin.

"El asunto" no es otro que haber "intercambiado estampitas", ha otorgado por la cara la consideración de Cataluña como Estado libre asociado y la fututa proclamación oficial de independencia en el mismo instante que consigan ser miembros de pleno derecho de la UE, que es lo que les impide ser aún más claros ahora. No nos vende la burra de que no negoció jamás, por mucha bromita que haga sobre el secreto de sus reuniones con Maragall o cualquier otro Objeto Voluble No Identificado, ni por aprendiz de alquimista que sea.

Maragall dice estar muy tranquilo porque le consta que a su insigne no le molesta en absoluto que Cataluña sea una Nación. ¿Y a quién le importa lo que le moleste a su señoría a estas alturas?.

En fin, lo dicho: qué más quisiera Rodríguez que parecerse a Harry Potter, a este último  le salen bien las misiones imposibles, encontró la Petra Filosofal Filosofal, no miente y es el bueno de la historia. El primero con parecerse al profesor Bacterio va que se mata.

El Estatuto Catalán:¿Fin del fin del PSOE?.

Por ElenaB - 1 de Octubre, 2005, 16:54, Categoría: * Nuestra Opinión

 

Una de las frases más escuchadas este año de legislatura de Rodríguez en la calle, casi convertida por los sufridos ciudadanos en el hit parade de los despropósitos socialistas, ha sido: "¡pero si es ilegal, no pueden hacerlo!... ¿No?". Ante el asombro general la respuesta ha sido siempre sí, el Gobierno socialista ha podido hacerlo una y otra vez.

 

Los socialistas dicen que todos sus actos están sujetos a Derecho, nadie parece tener en cuenta que cualquier asunto que se "resuelva" dándole la espalda a la Constitución, es ilegal. La reforma de los Estatutos Autonómicos está regulada y los Estatutos pueden ser reformados mediante ley orgánica, pero no si los cambios propuestos son anticonstitucionales.

 

Han pactado con terroristas, para colmo yendo sus trapicheos en detrimento de la Nación, sangrándonos económicamente; han traicionado a los españoles, sus votantes incluidos; están poniendo en grave peligro la unidad de España, su Estado mal que les pese a los independentistas y tantas cosas más, muchas de ellas in o anticonstitucionales, otras "solamente" inmorales.

 

En realidad no debería sorprendernos esto del Estatuto, ya estamos curados de espanto porque los que cortan el bacalao en Cataluña llevan años saltándose la Constitución sin que nadie se atreva a toser, no sea que tiren su "llave" política al mar. Un simple ejemplo de los muchos que hay: el punto primero del artículo 3 : "El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla".

 

¿Derecho a usarla? Los españoles que hemos estado en ese querido trozo de nuestro territorio e incluso de nuestro corazón, sabemos que no sólo se nos niega ese derecho constitucional, sino que intentar hacer uso del Español conlleva ser tratados como apestados: hay carteles sólo en catalán en todos los organismos oficiales: las oficinas del INEM, los colegios, los edificios del "govern" las universidades, hasta en los en los hospitales. Lo que se oye tras el teléfono cuando llamamos a cualquier organismo de Cataluña es una voz en catalán que nos obsequia con un "diguim".

 

Los turistas se quedan desconcertados cuando llegan tras haberse esforzado un año con el "Easy Spanish for Guiris" y lo primero que se encuentran en las carreteras es un solitario y catalanísimo "Benvingut", no sea que de poner arriba "Bienvenido" el cartel se contagie. Todas las indicaciones se las encuentran los pobres sólo en catalán, que si bien para cualquier compatriota no es difícil de interpretar en algunos casos, para ellos dista un mundo del Español y no saben si cuando leen "Sortida" les están deseando suerte o si es un aviso de que en ese punto encontrarán un surtidor de combustible, por lo que pueden estar horas dando vueltas por una autopista o autovía. Autopistas y autovías pagadas por el Estado y por el titular de la concesión, pero aún tienen el desparpajo, la cara dura de pretender hacer uso de las mismas sin pagar peaje.

 

Los catalanes tienen el deber de conocer la lengua oficial de su Nación, pero no la conocen. No saben escribirla ya y muchos niños apenas hablarla. Estamos tan acostumbrados a tragar que no nos paramos a pensar la cantidad de veces que el independentismo ha ido de la mano del socialismo pegándole patadas en la espinilla a la Carta Magna y al resto de los españoles.

 

La Constitución es la Ley fundamental del Estado, el conjunto de normas que rigen España y a los españoles, pero Rodríguez es mucho Rodríguez y está tocado por el halo del nazismo que le protege, así que ha decidido poner todo su empeño en no parar de saltársela a la torera con sus maniobras de trilero, puede que por tener la certeza de que el Partido Popular no supedita sus intereses personales a los de España y estará ahí para dar la cara por la Nación, así que insigne Presidente delega en la oposición las responsabilidades que debería asumir su Gobierno.

 

De ese modo queda como una reina con sus socios minoritarios, puede decirles que no les ha traicionado y de paso preserva su peculiar romance para no perder su apoyo en un futuro. Todo esto por poder y aún a costa de crispar a los españoles hasta el punto de llevarnos al filo de la ruina y de la violencia, una violencia de la que sólo ellos serán responsables si germina la semilla de odio y desmembramiento de la Nación que llevan más de un año cultivando con esmero.

 

Su técnica es llevar al Congreso leyes orgánicas paradójicas por anticonstitucionales porque allí les vale con la mayoría absoluta y no los tres quintos de cada una de las Cámaras que se necesitan para reformar la Constitución, que es lo que están haciendo.

 

Como han trapicheado con los independentistas con trozos de lo que no es suyo a cambio de apoyos para tener poder, ya tienen esa mayoría por el voto de obediencia del socialismo español. Pero hay que tener en cuenta que el PSOE está pasando una de las crisis internas más serias de su historia y es principalmente por las concesiones que Rodríguez ha hecho y pretende seguir haciendo a los independentistas, tanto a los vascos como a los catalanes.

 

A los vascos los pudo "traicionar", pudo nadar y guardar la ropa salvando la dignidad de cara a su parroquia con la excusa de que no era un texto consensuado y lo hicieron porque no los necesita, pero a los catalanes sí los necesitan y esto es lo que le confiere una gravedad extrema al problema que ha generado el Presidente de las minorías con el Estatuto Catalán.

 

El panorama es desolador, pero habría una salida honrosa para el socialismo español y quizá su única salvación como partido político de cara al votante, porque internamente no sé si los salvará ni la Virgen de Fátima: están más divididos que en toda su vida y dar imagen de unión suele ser bueno, pero no ahora. Ahora conviene más no traicionar a los votantes más de lo que lo han hecho y no tienen que desobedecer votando NO. Con no ir el día de la votación al Congreso por haber pillado la gripe del pollo, por poner un ejemplo o abstenerse es suficiente para solventar el problema en el que Rodríguez nos ha metido a todos los españoles. Pero los miembros del PSOE a los que les asquea tan escabroso asunto tienen una dificultad añadida al de la obediencia: ¿Cómo van a rechazar en las Cortes Españolas lo que desde Cataluña ha promovido el mismo partido político?

 

En el caso de ser aprobado el Estatuto en las Cortes, el PP debería presentar el recurso al Tribunal Constitucional el mismísimo día que se aprobase, pero si la aberración se materializa, tendría que pasar por el Senado, donde el voto mayoritario es del partido de la oposición que interpondrá veto, lo que impedirá al que se saca fotos con los independentistas, el Rey, estampar el firmajo en el papelito que le ponga delante Rodríguez. Se dispondría de dos meses para hacerlo y en este caso no conviene que el PP actúe de inmediato, sino que apuren hasta el final del plazo, ya que tras el veto el texto vuelve al Congreso y en dos meses pueden pasar muchas cosas.

 

En ultimísima instancia, que ni el Gobierno ni nadie se olvide de que la obligación del Rey es mantener la integridad territorial y también es el primer deber del Ejército. El monarca tiene doble responsabilidad: como Jefe de Estado y como Jefe de los tres Ejércitos. Y si al Rey se le pasa por alto, que recuerde que la única situación en la que el ejército no sólo puede desobedecer a su superior de más alto rango, sino que está obligado por juramento a hacerlo, es aquella que ponga en peligro la unidad territorial de España.

 

El Rey debió haber intervenido muchísimo antes de llegar a este punto de no retorno en la "cruzada independentista" que Rodríguez ha emprendido, no aprovechar un acto cualquiera para mencionar así de pasada la obligación del Ejército de mantener la unidad de España, ni hacerlo con palabras tibias que se prestan a confusión y a la aceptación de un maquillaje del Estatuto.

 

Tenía que haberle dedicado a este asunto de Estado la atención que la gravedad que la coyuntura requiere haciendo un discurso exclusivo destinado a garantizar con contundencia la unidad de España, discurso que debia haber sido difundido de forma oficial desde la capital del Reino serenamente, no de pasada desde Zaragoza aprovechando "un acto castrense de cuyo nombre no quiere acordarse", ni mezclando el tema con una perorata sobre lo "chuli piruli" que es, sobre sus bodas del metal que le apetezca y repasándonos por la cara que hay democracia gracias a él (que es mentira, la democracia vino sola porque " tocaba" y todos o casi todos lo sabíamos).

 

También era su deber tranquilizar a todos los españoles en tiempo y forma, era y es su obligación. Para una competencia que tiene, que la cumpla como Dios manda, que esto de esperar a última hora en situaciones graves puede salirnos muy caro. Por el modo en que lo ha hecho, podría incluso parecer lo que llevo escribiendo tiempo sobre este asunto: que Rodríguez sigue en sus trece por que esperaba que "alguien" diera la cara por él. Tarde y mal, pero que le sacara las castañas del fuego. Pues creo que no voy desencaminada.

 

Este da la cara por el Presidente del desgobierno ante los independentistas contra reloj cuando no queda más remedio y el PP arreglará el problema que ha generado en el futuro: así Rodríguez salva el tipo y puede seguir jugando a dos bandas.

 

Y debió recordar "a quien le pudiera interesar" con contundencia que él está obligado como Jefe de Estado y del Ejército a actuar y no sólo a hablar tarde y mal, igual que él deberá recordar si llegarse el momento, que no creo que llegue, gracias a Dios, que el Ejército tiene la obligación de desobedecerle a él en caso de que no obrase en consecuencia de salir el Estatuto adelante.

 

Más vale tarde que nunca. Tras las tibias palabras del Rey y un día después de la magnífica entrevista a Rajoy, El jefe del Estado Mayor de la Defensa, un hombre que ocupa dicho cargo por elección del PSOE, ha advertido que entre los militares existe "un gran interés" para que España "siga siendo patria común e indivisible de todos los españoles".

 

Nos están diciendo claramente que o esto se para o el ejército entrará en Cataluña. Y puede que sea lo mejor, porque significaría la suspensión de la Autonomía tal y como es hoy por hoy. Algunos comparan nuestros tiempos con los de la II República: no, lo de ahora es mucho peor, al menos en la República Cataluña no era una Nación, pero las mismas víctimas del comunismo, el anarquismo y el socialismo de antaño, hoy por hoy son asesinadas por los terroristas mientras éstos son premiados por aquel que supera con creces a Azaña y Largo Caballero juntos, que ya es difícil. En aquellos tiempos se perseguía a la Iglesia, pero no nos metían el Islam con calzador. Y tantas cosas.

 

Pero contamos con una ventaja o más. El PSOE está muy dividido, estamos dentro de Europa y en la OTAN y el Rey de momento no se ha dado a la fuga como su abuelo. Entre otras cosas.

 

La gravedad del asunto requiere montar la de San Quintín desde la oposición y desde la calle, pero no en el sentido violento. Hay que ir a por todas con la Ley en la mano. Los españoles, la inmensa mayoría de la población de las dos tendencias políticas mayoritarias en España estamos de acuerdo en preservar la unidad territorial y tenemos las de ganar, porque la opción de que el Tribunal Constitucional diera luz verde al dichoso Estatuto si hubiera que presentar recurso, esa mejor ni planteárnosla y es poco probable, aunque no imposible, pero el rayo de esperanza está en que su independencia está más garantizada que la de otros órganos de la justicia.

 

Con lo que ya tenemos en puertas es posible, además de deseable, que en no mucho el PSOE pase a formar parte de la Historia de España, Rodríguez está cavando su tumba con la colaboración estelar del independentismo y el terrorismo.

 

Bienvenido sea todo lo que nos están haciendo sufrir en esta legislatura si el sufrimiento supone el cambio real de la impresentable izquierda española y la vuelta a la normalidad política de la Nación, siempre y cuando el riesgo no supere los límites de lo razonable.

OPAlescencias.

Por ElenaB - 20 de Septiembre, 2005, 6:03, Categoría: * Nuestra Opinión

La ocasión la pintan calva para los independentistas. Está al mando Rodríguez y hay que apresurarse en cobrale las deudas antes de que caiga para siempre. No sólo quieren la independencia, quieren el control económico de España. En poco dirán que España no es España, sino parte de los "Países Catalanes".

 

En mi opinión esta OPA tiene muy pocas posibilidades de salir adelante, aunque riesgo hay, pero desde luego va a ser cuando menos largo y complicado.

 

El mismo día que lanzaron la OPA hostil, el 5 de Septiembre, las acciones de Endesa empezaron la sesión con un precio unitario de 18´59€ y cerraron a 19´09€. Al día siguiente tuvieron un máximo de 21´27€ y al cierre cotizaban a 20´55€ . Han ido al alza, excepto los días 8, 9 y 13 y hoy la bolsa cerró con una cotización de 21´29€ casi igualadas al precio de la OPA (que es 21´30€).

 

La buena gente está desesperada porque sabe que Rodríguez está pillado por los independentistas y que es más que probable que no tenga lo que hay que tener para ponerlos firmes e imponer las condiciones que deben cumplir el conjunto de empresas implicadas. Estas medidas evitarían el desplome de Endesa en  Bolsa, pero los españoles no se fían un pelo de este hombre y piden una compra masiva de acciones para evitarlo.

 

Mi opinión particular es que hay gente de peso detrás para mantener las acciones al alza, empezando por los grandes accionistas, pero no está de más tomar medidas, una ayuda nunca va mal y además parece que la gente de la calle necesita sentir que ha participado en parar semejante  intento de los catalanes de dominar, no sólo a Rodríguez, sino a toda España.

 

Ojalá fuera tan fácil. Para que suban las acciones lo que hace falta es que haya muchos compradores y que los accionistas vendan lo menos posible o no vendan: la adquisición masiva bajaría la cotización en Bolsa de Endesa. Para colmo, cuando los accionistas deciden vender, no saben a quién lo estás haciendo, con lo que puede que se las estén dando en bandeja de plata a Gas Natural y facilitándoles la faena. Ahí está el pulso, es ahí donde hay que hilar fino. El truco es que vayamos a comprar pero que alcanzado un buen precio, (con superar en un céntimo la oferta de Gas Natural es más que suficiente) se paralicen las ventas.

 

Aunque no le vea futuro a la OPA, es sangrante, no sólo porque Cataluña pretenda controlar financieramente toda España, hay más. El nuevo e ilegal Estatuto Catalán pretende que las cajas de ahorro catalanas que se nutren de toda España, destinen sus contribuciones económicas y sociales exclusivamente a Cataluña. En Andalucía, por ejemplo, La Caixa" es la primera caja de ahorros y el resto de España no va a la zaga. Eso, en mi pueblo, se llama estafar y con técnicas más que repugnantes, porque parte de la publicidad la basan precisamente en el sentimiento de solidaridad de los españoles: "gracias a tu dinero, nosotros le ayudamos a integrarse", por ejemplo. Y  te sacan a un niño con síndrome de Down. Pero lo que no dicen es que ese niño tiene que ser catalán y que a otro andaluz o madrileño o asturiano o extremeño con el mismo síndrome le darán morcillas y eso con suerte.

 

Por esto y algo más, estaría más que bien que las cuentas de los españoles que sustentan esa entidad volasen de allí. Aunque sea por ponerlos en su sitio moralmente de una vez, un derecho no sólo al pataleo, sino un "¡Basta ya!". Y es muy fácil, será por oferta.

 

Yo no trabajo con ellos, pero creo que mañana mismo romperé el cerdito e iré a comprar unas pocas acciones de Endesa. Si  me las venden a más de 21´30, respiraré tranquila.

El fuero o el huevo.

Por ElenaB - 6 de Septiembre, 2005, 6:25, Categoría: * Nuestra Opinión

 

Cuántas veces, desde la transición española hasta nuestros días, habremos oído a los chicos del PNV afirmar que siempre han estado trabajando y trabajarán por la paz. Ellos lo aseguran y yo me lo creo. Es más, lo suscribo. Han trabajado muy duro incentivado el crimen para poder trapichear con la paz. Sin terror se quedan sin chocolataja.

Camuflados de demócratas, llevan más de veinticinco años haciendo ver que tras el PNV hay gente que trabaja por la justicia. Mentían y mienten, nunca quisieron pasar por irracionales tiranos llenos de codicia, envidia y odio, reniegan de Arana en público mientras le homenajean en privado, pero no es difícil averiguar si tras ese trapicheo lo que ansían es el fuero o el huevo.

El pluriempleo necesario para legitimar lo ilegítimo debe resultarles tan agotador que han perdido la paciencia y se han desencapuchado por completo. Ya no les sale rentable la compañía teatral que montaron en tiempos de Suárez, la pantomima, a pesar de haberles proporcionado cuantiosos frutos, estaba de capa caída, demasiadas funciones. Programar a todos los vascos en las ikastolas llevaría mucho más de veinticinco años y la mayoría de los españoles solemos mirar el dentado de la burra que nos quieren vender, así que han dado por terminada la puesta en escena y han despedido al guionista: la Constitución.

Para sus socios etarras han ejercido de abogados, relaciones públicas, asesores de imagen, intérpretes, padrinos y un largo etcétera. La citación de siete presuntos etarras del partido-guarida PCTV parece haberles sabido mal, mientras Otegi (el batasuno que nada tenía que ver con el PCTV) se permite el lujo de amenazar contundentemente a Grande-Marlaska por haber osado citar a siete etarras, la Presidenta del Parlamento Vasco, Izaskun Bilbao sale en su socorro declarando que este hecho "no ayuda al proceso de paz". Después de la advertencia y la chulería, viene el victimismo:"los vascos están cansados de llevar sobre sus hombros y en el alma y el corazón un nivel de sufrimiento que no tiene otra comunidad". No, señora, no. Los que no podemos más somos los españoles, la mitad de los vascos incluidos y le recuerdo que somos diecinueve a uno.

No pueden ser más cínicos y sinvergüenzas. Entre otras mil barbaridades más, legitiman a los etarras dándoles parte activa en su "resolución final"; exigen la derogación de la Ley de Partidos; pretenden arrasar todo lo que huela a español pasándose la voluntad de los vascos de Álava y Vitoria por el arco del Triunfo. Un soplo de cordura en ciertos sectores socialistas no va a permitírselo de momento y digo de momento porque ya empezaron las amenazas y extorsiones a las que Rodríguez está obligado a ceder. Como moneda de cambio visible, el apoyo a los presupuestos generales y la exigencia de un pago por el "servicio" de un montante indecente e injustificado.

 

Ellos hacen sus cuentas. Hagamos nosotros las nuestras:

 

"El peso de la economía vasca en el conjunto de la española se sitúa en torno al 6%". Y el de la economía madrileña en torno al 17,5%. "De 1995 a 2005 la media de inversión ronda el 1%, según el PNV." Y en Madrid aproximadamente un 12%.

 

Pero casi todo en la vida tiene matices y aquí viene el de este caso:

 

Las inversiones del Estado en las dos comunidades forales son testimoniales, ya que ellas recaudan todos los impuestos y los invierten en su propio territorio, con lo que por pura lógica el déficit que tiene Madrid respecto al País Vasco está en torno al 6,5%. Es decir, a quienes deberían dar ese 6% es a Madrid.

 

Y aún se permiten hablar de "bloqueos". Su Seguridad Social no es "su" porque ellos no quisieron. Hay más población vetusta con derecho a pensiones que jóvenes que puedan mantenerla y "renunciaron" a ese "derecho" porque no podían gestionarla ellos mismos, ni más ni menos. Su "charanchancha" sí recibe dinero Estatal, como todos sus servicios: el que no se les cobra por la policía nacional, pero ellos quieren que "los suyos" cobren dos o tres veces más para que una "ikastoleña" de pro le pueda decir a un "maketo" en una "erikotaberna" que los vascos son la monda porque su policía cobra más. Es su problema si quieren sentirse superiores, no el nuestro. No aportan nada pero la mano de pedigüeño ahí sigue abierta, les sabe a poco lo que nos sisan. Así es muy fácil "presumir" de calidad de vida como hacen ellos, pero estas lecciones de economía se les olvidaron dárselas al común de los mortales vascos. Y vascas, por supuesto. Y tantas hay que sería eterno.

 

Lo más triste es que no han "trabajado" solos, han contado con la ayuda de las grietas con las que fue redactada la Constitución Española en materia de regulación de las autonomías, empezando por discriminar al resto de Comunidades con respecto a la vasca y la catalana sin motivo alguno y de los dos socialistas que España ha tenido presidiendo el gobierno. Tenían mucho que callar y poco que ganar si reconocían lo que le estaban regalando al PNV, les dieron algo que no les correspondía y no estamos hablando ahora sólo de dinero, estamos hablando del pasaporte para la independencia.

 

Casi todos los políticos hasta hace muy poco, han hecho loa hacia los dirigentes del PNV, avalando su condición de partido democrático, legitimándolos. Nadie se atrevía en el pasado a decir que ellos y los batasunos son más de lo mismo y tras veinticinco años de constantes cesiones, se ha llegado a lo que hoy por hoy tenemos que afrontar.

 

Durante veinticinco años el PNV ha ido pasito a pasito, escalón a escalón, haciendo acopio de víveres de estraperlo para hacerse fuertes y mercadear con el Estado imponiendo su santísima voluntad.  Venden al por mayor falsos ideales llenos de romanticismo para justificar el terrorismo ya que sólo por la fuerza pueden robar lo que no es suyo.

 

Como todo mercader que engaña con su palabrería, el PNV no quiere el fuero, quiere el huevo.Cueste lo que cueste.