El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Gobierno Vasco

Delirios de Eusko Alkartasuna

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2005, 17:22, Categoría: Gobierno Vasco

Fíjense en el detalle: el Secretario general de Eusko Alkartasuna, segundo partido en el Gobierno Vasco, publica sus delirios en el diario DEIA (PNV) y en el GARA (entorno batasuno). No es difícil entender donde se ubica este partido y este gobierno. Del contenido… Lo de siempre. Juzguen ustedes mismos.

GARA - DEIA

Martes, 13 de septiembre de 2005

EL SEÑUELO DE LA COSOBERANÍA

Unai Ziarreta (Secretario general de Eusko Alkartasuna)

Si en algo coincidimos todas las fuerzas políticas, con la excepción del Partido Popular, situado desde hace tiempo fuera de los márgenes del funcionamiento político y democrático, es que nuestros discursos tras las últimas elecciones giran en torno a las oportunidades que se abren para alcanzar la paz y la normalización política. Se habla tanto de paz y normalización, que incluso han desplazado del debate político al que fuera tema central de la pasada campaña electoral, el nuevo marco jurídico-político de relación con España. No obstante, ambas cuestiones están más ligadas de lo que parece.

En todo caso, para nosotros hay que distinguir los conceptos de paz y normalización, conceptos entrelazados sí, pero que no son lo mismo. Nuestra sociedad percibe que el periodo que se abre es un periodo de esperanza para lograr que ETA deje de una vez por todas de ejercer la violencia, algo básico y absolutamente necesario. Para ello han de abrirse los cauces de diálogo que sean necesarios (así se establece en la resolución aprobada en el Congreso de los Diputados, con el único rechazo del Partido Popular), y se han de dar los movimientos necesarios, por ejemplo en cuestiones como acercamiento de presos, derogación de la Ley de Partidos, etc.

Llegada hipotéticamente esta situación de dialogo técnico para cese de violencias, es cuando no podemos olvidar que también tenemos que llegar a una situación de normalización política, pues de no lograr un acuerdo en esta cuestión, seguirían latentes los problemas en cuya raíz continuaría levantándose el conflicto político histórico de esta tierra.

Con los intentos de confundir a la ciudadanía en cuestiones como la definición de los conceptos, claros por otro lado, de independencia, soberanía y co-soberanía (solo posible si se parte de una situación de plenitud), corremos el riesgo de creer que el cese de la violencia, junto con algunas zanahorias como puedan ser el cumplimiento íntegro del Estatuto, y alguna otra concesión graciosa (se me ocurre, por ejemplo, un aumento relativo de presencia del Gobierno Vasco en la toma de decisiones ante los órganos de la UE) van a servir para dar por cumplidas las pretensiones legítimas y justas de este pueblo.

Es tanta la necesidad de paz que tenemos, que a más de uno puede llevarle al equívoco de pensar que la desaparición de ETA, junto con algunos conejos que pueda sacar de la chistera el PSOE con la connivencia de otras formaciones (reforma estatutaria y poco más), equivale a llegar a una situación de normalidad política.

Para Eusko Alkartasuna, el objetivo clave del momento cuyos albores vivimos es precisamente lograr la normalización política, pero para ello tenemos que definir con claridad que es lo que entendemos por normalización. En mi opinión la normalización política implica necesariamente llegar a una situación tal que suponga que se dan las condiciones objetivas para que cualquier proyecto político, si tiene el respaldo de la mayoría de la ciudadanía, pueda llevarse adelante, se pueda hacer realidad.

Hoy por hoy, es claro que, con la actual arquitectura jurídica y administrativa que han diseñado la constitución española y posteriormente el llamado bloque de constitucionalidad, existe una imposibilidad clara para que pueda materializarse en la práctica un proyecto político independentista como es el que defiende Eusko Alkartasuna, que pretende la conformación de un estado, de una república, en el seno de la Unión Europea. La única salida que hoy por hoy tendría una mayoría social independentista sería mediante un proceso rupturista, con unas implicaciones en todos los órdenes difíciles de cuantificar a priori.

En consecuencia, para evitar un quebranto como el señalado, tenemos que ser conscientes, y sobre todo las formaciones nacionalistas españolas han de ser capaces de llegar a reconocer que la única posibilidad, para que podamos hablar de normalización política, entendida como existencia de condiciones para materializar cualquier opción política si es mayoritaria, tiene que haber un reconocimiento jurídico formal y explícito del derecho que este pueblo tiene a decidir su futuro.

No hacerlo sería condicionar cualquier solución a que quienes nos sentimos abertzales renunciemos a nuestras convicciones legítimas. Nosotros no pedimos a las fuerzas constitucionalistas que renuncien a su modelo de estado, y tampoco queremos imponer antidemocráticamente nuestra idea de un estado independiente en Europa a quien no opina así. Lo único que pedimos es que si la mayoría de este pueblo quiere conformar una república vasca en Europa, esa voluntad mayoritaria expresada en libertad pueda llevarse adelante. Pero eso pasa necesariamente por consultar a este pueblo, y por respetar el resultado de esa consulta que reclamamos. Nosotros nos comprometemos a respetar ese resultado, y pedimos a las formaciones nacionalistas españolas que se comprometan también a respetarlo. Eso es democracia, y lo demás son ganas de confundir. Esas son las reglas que todos tenemos que aceptar, que son las que subyacen en el preámbulo y en el título preliminar de la propuesta de nuevo Estatuto Político.

Finalizo indicando algo obvio; son los partidos que representan la sensibilidad nacionalista española quienes más se tienen que mover en este asunto, pues es su modelo de estado el que de facto impera y se mantiene desde hace más de un siglo, a pesar de que quizás no sea el mayoritario según se desprende de los apoyos políticos de las formaciones nacionalistas vascas y de los últimos estudios sociológicos.

La Opacidad de Ibarretxe

Por Narrador - 19 de Septiembre, 2005, 6:05, Categoría: Gobierno Vasco

Dos opiniones sobre el ‘secretismo’ de Ibarretxe, sobre la demostración palpable del nulo sentido democrático de este sujeto y los suyos. No somos menores de edad para que un grupo de asalariados actúen a nuestras espaldas sin dar cuentas de su actuación. Es lamentable pero al menos clarificador.

EL MUNDO

Sábado, 10 de septiembre de 2005

EL DISCRETO ENCANTO DEL 'LEHENDAKARI' IBARRETXE

Lourdes Martin Salgado

...«No sólo voy a seguir siendo discreto sino que, además, os pido a los medios que entendáis el concepto de mi discreción como un acompañante indispensable para alcanzar soluciones». - JUAN JOSE IBARRETXE / Palacio de Ajuria Enea (8/9/2005)

El lehendakari Juan José Ibarretxe ha decidido que, cuantas veces le sea posible, va a sustituir sus comparecencias públicas por comunicados. Es otra forma de hacer llegar su discurso. Al fin y al cabo, la elocutio, tercera y última operación del arte discursivo, no exige la expresión oral, sino la búsqueda del modo más conveniente y persuasivo de expresar las ideas.

Y es evidente que al lehendakari le convienen los comunicados: con ellos la forma suplanta al fondo. Puesto que su objetivo es demostrar que se trata de un líder discreto, qué mejor que demostrarlo con hechos: capaz de dialogar con todos, no va por ahí contando lo que le cuentan, y menos aún a esos indiscretos periodistas, integrantes de la brunete mediática tantas veces denunciada por el nacionalismo vasco como obstaculizadora del llamado «proceso».

El comunicado se convierte así en el símbolo de la discreción, y ésta, en el de la responsabilidad y el deseo de lograr benéficos objetivos para todos. Los malintencionados verán secretismo o falta de algo significativo que decir pero las personas de buena fe entenderán la discreción.

Y qué duda cabe de que el comunicado que siguió a la reunión mantenida con Zapatero el pasado miércoles fue discreto, tanto, que perfectamente podría haber sido escrito antes de celebrarse el encuentro. Y si no, lean ustedes: como «no hay recetas mágicas ( ) la búsqueda de soluciones pasa por abrir un proceso de diálogo sincero entre todos, por eso el lehendakari ha ofrecido al presidente Zapatero diálogo sincero y discreto ( ) y le ha transmitido su voluntad de iniciar un proceso de diálogo, igualmente sincero y discreto, con todos ( ) con el fin de generar las condiciones que permitan la puesta en marcha de un instrumento de diálogo que haga posible ( ) poder abrir una fase de diálogo». Puesto que el comunicado íntegro puede ser consultado en la página web del Gobierno vasco, cualquiera podrá comprobar que esto que parece una parodia del texto no lo es en absoluto. Todo él es un bucle colgado del diálogo, con tan sólo tres líneas finales que sirven para negar aquello que simultáneamente estaba afirmando el menos discreto ministro de Administraciones Públicas ante los medios.Y es que, a veces, una demostración de fuerza frente a Madrid le resulta al lehendakari mucho más eficaz que la manida discreción.

Habrá quien piense que no tiene sentido hablar (o emitir comunicados) para no decir nada. Es evidente que, si Ibarretxe estuvo dos horas y cuarto con Zapatero, debió de transmitirle algo más que su propósito de dialogar sobre el diálogo. Pero lo cierto es que tanto lo dicho en el comunicado como, sobre todo, la forma de decirlo, transmite un mensaje cuidadosamente elaborado, un falso silogismo fundamentado en la lógica aparente. Basta con que uno asuma sin más la premisa expresada por el propio Ibarretxe -«el concepto de mi discreción es un acompañante indispensable para alcanzar soluciones»- para, inevitablemente, verse abocado a esta falaz conclusión: cualquier crítica al proceder del lehendakari proviene de quienes no quieren soluciones.

Diálogo y discreción, dos conceptos tótem que el ciudadano debe respetar sin hacer preguntas o permitir que otros las hagan, asumiendo que en la sucesión de encuentros se está cociendo algo que es por el bien de todos. Menuda coartada se han buscado nuestros gobernantes para hacer cualquier cosa o, simplemente, no hacer nada. Siempre que comunicados y comparecencias se encabecen con un canto al «clima de normalidad», asuman ustedes que todo va bien.

El problema es que, en una democracia, resultan imprescindibles tanto la transparencia como el que los gobernantes den cuenta de sus actos y decisiones. Por eso la discreción de Ibarretxe no guarda el habitual significado de reserva y prudencia, sino que responde mejor a la segunda acepción que le da la Real Academia: «Antojo o voluntad de uno, sin tasa ni limitación».

EL CORREO

Domingo, 11 de septiembre de 2005

SECRETISMOS

Opinión

La decisión de mutismo que el lehendakari ha adoptado sobre asuntos de importancia no se aviene con los usos de una democracia de opinión pública

Recuerdo haber dicho alguna otra vez que el lehendakari Ibarretxe no es un político al uso. No van con él las convenciones que rigen el proceder habitual en la política, sino que lo suyo consiste en no atenerse a lo que comúnmente se considera políticamente correcto. Más que de un espíritu de rebeldía se trata, pienso yo, de ese cierto adanismo de quien cree estar inaugurando en cada actuación un tiempo nuevo, en el que nunca nadie antes había dejado la huella de sus pisadas. En esta línea de conducta ha de encuadrarse la última decisión que el lehendakari ha adoptado en el sentido de no dar cuenta a la opinión pública ni de sus reuniones con el presidente del Gobierno español ni de sus contactos con los líderes de los partidos vascos. Así, los dos grandes objetivos que él mismo se había propuesto para la legislatura, la pacificación y la normalización, quedan ocultos a los ojos de los ciudadanos tras el velo de lo que él entiende por discreción y los demás interpretamos como oscurantismo.

Poco convincente resultará para un adanista el argumento de que el secretismo no se aviene con lo que ha venido en llamarse «democracias de opinión pública» ni respeta el derecho a la información de que deben disfrutar los ciudadanos de cualquier sistema democrático. Mejor será, por tanto, recurrir al otro argumento más funcional de que los comportamientos ocultistas de este género se vuelven, a la postre, contra el mismo que los practica. El vacío que deja la falta de información, o bien se convierte en pasto de rumores, o bien es llenado interesadamente por quien, compartiendo la misma información, se siente libre de manejarla a su antojo. Lo que ha ocurrido tras la reciente entrevista entre el lehendakari Ibarretxe y el presidente Zapatero constituye el mejor exponente de lo dicho. La opacidad del primero ha sido aprovechada por el segundo para dar una versión de los hechos que a duras penas habrá podido ser desplazada por las matizaciones que torpe y tardíamente se le opusieron desde la presidencia del Gobierno vasco.

Pero subyace además en todo este asunto -o así es, al menos, de temer- otra razón más de fondo. Cuando un responsable público se niega a dar cuenta de sus actos, cabe siempre pensar, o bien que no tiene nada que decir, o bien que no quiere decir lo que tiene. Las dos cosas a la vez han concurrido, a mi entender, en el caso que nos ocupa. En aquella materia que al lehendakari le gustaría presentar como el asunto exclusivo de su entrevista con el presidente, la de la pacificación y la normalización, el secretismo que se mantiene más parece ocultar, a estas alturas, el vacío de la nada que la plenitud de algún acontecimiento significativo. El silencio no es, en este sentido, el producto de una discreción que vendría recomendada por la natural delicadeza del asunto, sino que se usa simple e interesadamente como alimento de esa creencia tan arraigada entre nosotros de que «algo se mueve en ese mundo», aunque ningún político haya sido nunca capaz de concretar, más allá de lo que ven los ojos del ciudadano avezado, ni qué es lo que realmente se mueve ni en qué dirección lo hace. No se habla, por tanto, porque nada se tiene que decir, pero el silencio sirve para engordar la expectativa.

En las otras materias, en cambio, es decir, en esas que se refieren a la gobernación ordinaria del país y que, en este momento concreto, se llaman diferencias sobre el Cupo, la financiación de la Ertzaintza o el reembolso de los gastos realizados con ocasión del hundimiento del 'Prestige', el secretismo se debe, por el contrario, a que quien de ellas ha tratado no quiere decir lo que sí tendría que decir. No cabe duda de que fueron éstos asuntos que ocuparon algún tiempo de la reunión que el lehendakari Ibarretxe mantuvo con el presidente Zapatero. Ninguna referencia encontramos, sin embargo, a ellos en la nota informativa que emitió la presidencia del Gobierno vasco. En este caso, no es, por tanto, que no hubiera nada que decir, sino que no se quiso decir lo que de hecho había.

La razón de este segundo silencio nada tiene que ver con el secretismo interesado del primero. Delata, más bien, el modo peculiar de entender su función que tiene quien tras de ese silencio se escuda. Ya en la legislatura anterior, pero, sobre todo, desde las elecciones del 17 de abril, el lehendakari Ibarretxe ha dado claras muestras de que los asuntos de la gobernación ordinaria del país no son de su directa incumbencia. No es, por tanto, de extrañar que quien ni siquiera se ocupó, en sus conversaciones iniciales con los partidos, del problema de su propia investidura, no esté ahora interesado en ofrecer explicaciones sobre asuntos que nada tienen que ver con lo único que realmente le importa: la resolución del gran conflicto político de raíz histórica que nos abruma.

Declaraciones del Gobierno Vasco

Por Narrador - 17 de Septiembre, 2005, 18:20, Categoría: Gobierno Vasco

Les ofrecemos las reacciones oficiales del nacionalismo vasco sobre la solución de contenciosos pendientes que no entran dentro del grupo definido como "Déficit Sanitario". Es decir: una parte del peaje que el "Presidente Accidental" debe abonar por el probable apoyo de la formación vasca en el Congreso de los Diputados, el montante económico por definirlo de algún modo. Nos hubiese gustado ofrecer también la versión del ejecutivo central, pero como viene siendo habitual esta no existe… Debe ser el nuevo modelo de discreción.

Presidencia del Gobierno Autónomo Vasco

Sábado, 10 de septiembre de 2005

EL GOBIERNO ESPAÑOL ACEPTA LA PROPUESTA REALIZADA POR EL LEHENDAKARI

Nota de Prensa

El Gobierno español ha manifestado su voluntad política de aceptar la propuesta realizada por el Lehendakari en la Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada hoy en el Senado de Madrid y reconoce, por tanto, el derecho de Euskadi a participar de todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario ha realizado o realice el Gobierno español para financiar la Sanidad en el conjunto del Estado.

El reconocimiento de este derecho implica que el País Vasco se minorará del Cupo el 6,24 por ciento de las citadas partidas presupuestarias extraordinarias.

El Gobierno Vasco desea manifestar que este hecho debe resolver de forma automática las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido la Administración vasca y la española desde el año 2003.

En cualquier caso, el órgano legalmente facultado para que esta manifestación de voluntad política de aceptación de la propuesta del Gobierno Vasco realizada por el Lehendakari adquiera rango de acuerdo entre ambas administraciones es, en lo que respecta a Euskadi, la Comisión Mixta de Concierto Económico, como lo es, en el caso de las comunidades autónomas de régimen común, el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

La aplicación de las medidas de carácter económico y financiero se realizará, por tanto, de acuerdo con el específico sistema de financiación de Concierto Económico que tiene Euskadi.

Partido Nacionalista Vasco

Sábado, 10 de septiembre de 2005

EL GOBIERNO ESPAÑOL MANIFIESTA EN LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES SU VOLUNTAD DE ACEPTAR LA PROPUESTA REALIZADA POR EL LEHENDAKARI

Nota de Prensa

El Gobierno español ha manifestado su voluntad política de aceptar la propuesta realizada por el Lehendakari en la Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada hoy en el Senado de Madrid y reconoce, por tanto, el derecho de Euskadi a participar de todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario ha realizado o realice el Gobierno español para financiar la Sanidad en el conjunto del Estado.

El reconocimiento de este derecho implica que el País Vasco se minorará del Cupo el 6,24 por ciento de las citadas partidas presupuestarias extraordinarias.

 El Gobierno Vasco ha manifestado "que este hecho debe resolver de forma automática las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido la Administración vasca y la española desde el año 2003".

En cualquier caso, el órgano legalmente facultado para que esta manifestación de voluntad política de aceptación de la propuesta del Gobierno Vasco realizada por el Lehendakari adquiera rango de acuerdo entre ambas administraciones es, en lo que respecta a Euskadi, la Comisión Mixta de Concierto Económico, como lo es, en el caso de las comunidades autónomas de régimen común, el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

La aplicación de las medidas de carácter económico y financiero se realizarán, por tanto, de acuerdo con el específico sistema de financiación de Concierto Económico que tiene Euskadi.

Partido Nacionalista Vasco

Sábado, 10 de septiembre de 2005

IMAZ: "ES POSITIVO SIEMPRE QUE SE MATERIALICE LA VOLUNTAD MOSTRADA"

Nota de Prensa

El presidente del EBB, Josu Jon Imaz, ha recibido con prudencia la voluntad política demostrada por el Gobierno Español en la Conferencia de Presidentes Autonómicos en relación al derecho de Euskadi a participar en los incrementos de la financiación de la Sanidad en el conjunto del Estado. El líder del partido nacionalista ha afirmado que "será positivo siempre que la voluntad política mostrada se acuerde y materialice en la Comisión Mixta del Concierto Económico".

Con todo, Imaz ha pedido prudencia por cuanto que la experiencia anterior que tenemos es negativa. El presidente del EBB ha recordado que "una voluntad política similar fue la que mostró el Gobierno de Zapatero hace un año y que luego no se ha cumplido".

Estas declaraciones las ha realizado el presidente del EBB en Barcelona con motivo de la reunión de Galeuska que junto a CIU y BNG se ha celebrado coincidiendo con la Diada de Cataluña.

Partido Nacionalista Vasco

Domingo, 11 de septiembre de 2005

IMAZ: "ESPERO QUE EL ACUERDO SOBRE EL CUPO CULMINE EN PRÓXIMOS DÍAS PARA SENTARSE A NEGOCIAR PRESUPUESTOS DEL ESTADO"

Nota de Prensa

El presidente del EBB de EAJ- PNV, Josu Jon Imaz, ha señalado que espera que "el acuerdo para resolver los conflictos del Cupo, la ampliación de la Ertzaintza y el pago de las facturas del Prestige culmine definitivamente" en los próximos días para "dar por cerrada esta asignatura" y poder sentarse a negociar los presupuestos generales del Estado. Además, ha afirmado que la negociación sobre las cuentas públicas no será "fácil", pero ha asegurado que su partido mantendrá "la mejor voluntad para llegar a un acuerdo".

Precisamente, la pasada semana el Ministerio de Hacienda se puso en contacto con la formación jeltzale para reunirse la próxima semana con el fin de hablar sobre el proyecto de presupuestos generales del Estado.

Josu Jon Imaz ha recordado que, desde un principio, su partido ha puesto como condición para sentarse a hablar con el PSOE las cuentas públicas que se cumpliese "la palabra dada" sobre el Cupo, la Ertzaintza y el Prestige.

Partido Nacionalista Vasco

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EL GOBIERNO VASCO SE MUESTRA SATISFECHO POR DAR POR "ZANJADO EL LITIGIO" DEL CUPO

Nota de Prensa

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, ha dado hoy por "zanjado el litigio" abierto con la Administración central desde 2003 en torno Cupo, después del consenso básico que ayer se alcanzó en la Conferencia de Presidente Autonómicos.

En una entrevista concedida a RNE, Azkarate ha destacado que ayer se reconoció a la Comunidad Autónoma vasca y a Navarra "el derecho a participar en cualquier ampliación presupuestaria que, con carácter extraordinario se haga para financiar la Sanidad".

Preguntada sobre si existía un acuerdo político entre los Gobiernos central y vasco antes de la celebración ayer de la II Conferencia de Presidentes autonómicos, Miren Azkarate ha señalado que, si se entiende acuerdo político como "la palabra y el compromiso" dados por el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, "sí lo había", aunque ha precisado que "eso se tenía que concretar".

Además, ha recordado las palabras de Zapatero tras el encuentro en el Senado, cuando aseguró que se había alcanzado un "consenso básico", que tendrá que convertirse en un "documento escrito que se firme como compromiso" el próximo martes en la reunión que mantendrá el Consejo Fiscal y Financiero. 

Más Cesiones ante el PNV

Por Narrador - 17 de Septiembre, 2005, 15:37, Categoría: Gobierno Vasco

Nueva cesión del ‘Presidente Accidental’ en aras de obtener los votos del PNV en el Congreso de los Diputados. Esta vez es la cesión sobre el ‘conflicto del Cupo’, de la liquidación de los últimos años. Ibarretxe salió satisfecho de la Conferencia de Presidentes, según una nota difundida por su Gabinete en la que se felicita de que el País Vasco pueda participar de los fondos extraordinarios que el Gobierno central aporte, vía Presupuestos Generales del Estado, a la financiación de la sanidad. En la nota, se dan por concluidas "de forma automática" las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido ambas administraciones en los últimos dos años.

EL MUNDO

Domingo, 11 de septiembre de 2005

IBARRETXE DA POR ADQUIRIDO EL DERECHO A REDUCIR EL CUPO VASCO

Angeles Escriva

Asegura que Zapatero tiene la «voluntad política» de incluir al Gobierno de Vitoria en las partidas extraordinarias

MADRID.- El principio de acuerdo alcanzado ayer sobre la financiación de la sanidad en la conferencia de presidentes parece haber limado, en principio, las asperezas entre el Gobierno vasco y el central por obra y gracia de una simple posdata solicitada por el lehendakari y añadida al final del documento en el que se recoge la oferta gubernamental a todas las Comunidades Autónomas.

En una nota de prensa emitida tras la reunión y cuidadamente cautelosa, el Ejecutivo de Vitoria se congratuló por la voluntad política manifestada por el Gobierno español de aceptar la propuesta realizada por el lehendakari por la que «se reconoce el derecho de Euskadi a participar en todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario realice el Gobierno español para financiar la Sanidad en el conjunto del Estado».

Según el Gobierno vasco, el reconocimiento de este derecho implica que esta comunidad autónoma, con un régimen propio de financiación recogido en el Concierto económico, se minorará -reducirá- del Cupo, el 6,24% de las citadas partidas presupuestarias extraordinarias destinadas a Sanidad.

El Ejecutivo de Vitoria da por sobreentendido o advierte de que este acuerdo «debe resolver de forma automática las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido ambas administraciones -la cantidad que la Comunidad Autónoma Vasca paga al Estado por los servicios que éste le presta en competencias no transferidas- han mantenido ambas administraciones desde el año 2003» y que en estos momentos se eleva a 52 millones de euros.

La frase por la que el lehendakari entiende que todos estos derechos están o deben estar reconocidos viene recogida en una llamada al final del cuadro económico repartido a los asistentes en la que se asegura que a la cifra de 1700 millones correspondientes al total de la aportación del Estado sin anticipos habrá que añadirle «la cantidad que le corresponderá a las Comunidades Forales en aplicación de sus regímenes específicos».

Aparcadas han quedado las airadas -y estratégicamente oportunas- palabras de la vicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, pronunciadas apenas 48 horas antes de la Conferencia y después de su reunión con el ministro Jordi Sevilla. El titular de Administraciones Públicas había asegurado que el acuerdo estaba cerrado y que quedaba sólo la concreción técnica, pero Zenarruzabeitia, receló abiertamente de la sinceridad del Gobierno de cumplir con compromisos que el propio Zapatero había adquirido en el conflicto del Cupo, de la financiación de la Ertzaintza y de los gastos del Prestige, y pidió que el Ejecutivo pusiera por escrito sus intenciones.

Han sido aparcadas, pero sólo por el momento, porque, a pesar de que el Gobierno de Vitoria ha considerado conveniente «vender» que el Gobierno central ha aceptado estas propuestas al encontrarse con la firmeza del Ejecutivo vasco y que de este compromiso se deducen ventajas indudables y ajustadas a derecho para los ciudadanos de la CAV, la decisión en firme todavía no está adoptada.

Por esta razón, por si acaso, la nota de la Lehendakaritza tuvo buen cuidado en recordar que, «el órgano legalmente facultado para que esta manifestación de voluntad política adquiera rango de acuerdo es la Comisión Mixta del Concierto Económico» cuya fecha de reunión será fijada la semana que viene por Zenarruzabeitia y el ministro Sevilla.

No pudo haber mayores precisiones de lo ocurrido en la reunión porque el lehendakari Ibarretxe fue el único presidente autonómico que no ofreció una rueda de prensa al finalizar el encuentro. Su intervención en el interior fue breve, de apenas 30 segundos en los que aseguró que daría su visto al planteamiento del Gobierno si se tenía en cuenta su propuesta y tuvo tiempo de bromear asegurando que prefería no robar tiempo al resto de los presentes. Fue una actitud que despertó la susceptibilidad de los presidentes populares que dieron por hecho que Ibarretxe había accedido a información previa de la que ellos carecían.

No almorzó con el Rey

Tras la Conferencia, permaneció en el despacho del vicepresidente del Senado, Iñaki Anasagasti, escuchando atentamente junto a una sola asesora, la rueda de prensa que ofreció el presidente del Gobierno.

A la salida, y a preguntas de los escasos periodistas que le habían localizado, se limitó a manifestar que la propuesta significará «una minoración del Cupo», quiso evitar la polémica asegurando que los presidentes autonómicos sólo habían acudido al Senado para hablar de Sanidad y no sobre otros asuntos pendientes, y eludió realizar una valoración de la Cumbre autonómica.

El lehendakari Ibarretxe llegó a la Cámara alta a las 9.30 de la mañana y permeneció unos minutos conversando con el presidente de la institución, Javier Rojo, sobre la Cumbre de Bilbao, a la que asistirán todos los presidentes hispanoamericanos y que tendrá lugar a finales del próximo mes.

Fue uno de los tres presidentes que no se quedó al almuerzo ofrecido por el Rey Juan Carlos aunque sí se desplazó hasta el Palacio Real para saludarlo. Según fuentes de la Lehendakaritza, el presidente vasco había adquirido de manera previa un compromiso personal que no consideraron oportuno precisar pero que le obligaba a regresar a Euskadi de inmediato.

EL PAIS

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EUSKADI ACEPTA LA NUEVA FINANCIACIÓN Y CONSIDERA TERMINADO EL CONFLICTO DEL CUPO 

P. G. D.

Bilbao - El lehendakari Ibarretxe salió satisfecho de la conferencia, aunque no se quedó a la comida con los Reyes, porque se reconoce el derecho a que Euskadi participe de los fondos extraordinarios que el Gobierno central aporte, vía Presupuestos Generales del Estado, a la financiación de la sanidad. Este reconocimiento supondrá además la resolución del conflicto sobre el Cupo, que enfrenta desde 2003 a los Gobiernos de Madrid y Vitoria, y el desbloqueo para que el PNV entre a negociar su eventual apoyo a los Presupuestos de 2006.

En virtud del Concierto Económico, el País Vasco podrá descontarse del Cupo (la cantidad anual que paga al Estado por las competencias no transferidas) la parte que le corresponde de la cantidad extra que aporte el Gobierno; concretamente, un 6,24%, que el porcentaje en que hace 25 años se estimó el peso de la economía vasca en la española. El mismo derecho rige para Navarra, que comparte régimen foral con el País Vasco.

En un comunicado emitido por la tarde, la Presidencia del Gobierno vasco destacó que el contenido de la propuesta presentada por Rodríguez Zapatero reconoce "el derecho de Euskadi a participar de todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario ha realizado o realice el Gobierno español para financiar la sanidad en el conjunto del Estado". Esta admisión, añade, "debe resolver de forma automática" el conflicto que ambas Administraciones mantienen sobre el Cupo, ya que el mismo principio debería aplicarse a la causa que lo motivó. Se trata de la discusión técnica en la liquidación del Cupo de 2002 sobre si el País Vasco, que financia sus competencias mediante el Concierto, tenía derecho o no a participar de la aportación extraordinaria hecha por el Gobierno al resto de las comunidades al culminar el traspaso de la sanidad.

Comisión mixta

La discusión se enconó cuando en mayo de 2003 Vitoria se descontó unilateralmente del Cupo la cantidad que reclamaba (32,5 millones, elevados más tarde a cerca de 50), y llevó al Gobierno del PP a restar la misma cantidad de otras aportaciones financieras giradas a Vitoria. Esto dio lugar a una guerra de descuentos trimestrales que se ha prolongado hasta ahora.

El acuerdo que le da fin debe ser sellado en la Comisión Mixta del Concierto, el órgano bilateral para las relaciones financieras entre ambas Administraciones. En la misma reunión se cerrará también el asunto pendiente de la financiación de la ampliación de la Ertzaintza en 500 agentes y el pago de los gastos (alrededor de 60 millones) ocasionados por el Prestige, sobre los que ya existía un principio de acuerdo. Esta solución, apalabrada por Zapatero hace un año a cambio del apoyo del PNV a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, era el requisito impuesto por los peneuvistas para sentarse esta semana a negociar con el PSOE un eventual apoyo a los Presupuestos.

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

UN CONFLICTO INNECESARIO 

Editorial

El Senado acogía la denominada "Cumbre de presidentes" en la que el presidente del Gobierno español llevó su fórmula de financiación del déficit de la Sanidad para acordar con los de las Comunidades Autónomas las aportaciones necesarias. En el caso de la CAV, el lehendakari acudía con la expectativa de ver respondidas sus demandas, que pasaban por el reconocimiento, en primer lugar, de que la CAV tiene derecho a percibir la parte proporcional a su población en las aportaciones extraordinarias que el Estado acometa. Un principio irrenunciable para el Ejecutivo vasco y que está en el origen del conflicto del Cupo y sus sucesivos descuentos. A juzgar por los planteamientos trasladados por Zapatero a Ibarretxe, la propuesta del presidente acoge la demanda del lehendakari: el importe correspondiente a la CAV sería minorado de la aportación de ésta al Estado a través del Cupo. Lo que demuestra que el conflicto, generado por una divergencia de raíz política con el anterior Gobierno "popular", no debió producirse ni dilatarse por cuanto que el modelo ofertado ahora por el socialista reconoce el derecho de los regímenes forales, y por tanto también de Nafarroa, de participar de estos fondos. Llegados a este punto la primera cuestión (por qué ha durado y se ha enconado tanto la divergencia también con el nuevo Gobierno español) vuelve a tener respuesta en un argumento político que habla más de pulsos y desconfianzas que de razones asumibles para el ciudadano. La segunda es la obligada aplicación del mismo principio al vigente conflicto y, en consecuencia, que el Estado deje de descontar los importes por Sanidad, Ertzaintza y gastos a causa del "Prestige". Siendo consecuente, la decisión debería ser automática.