El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Gran Oriente Medio

La Parodia de las Elecciones Egipcias

Por Sin Pancarta - 16 de Septiembre, 2005, 7:34, Categoría: Gran Oriente Medio

Les habíamos comentado hace algunas fechas el tema de las elecciones egipcias. Ciertamente es la primera vez que en dichos comicios se presentan varios candidatos, eso es un avance. Pero nada más, el resto ha sido una farsa, ha participado en la votación menos de una cuarta parte del censo y el eterno presidente ha obtenido más de 88% de los sufragios. No merece la pena el más mínimo seguimiento de esta cuestión. Una broma una tomadura de pelo y veremos si es que algo cambia en el país de los faraones.

EL MUNDO

Sábado, 10 de septiembre de 2005

MUBARAK TRIUNFA EN UNOS COMICIOS EN LOS QUE PARTICIPÓ EL 23% DEL ELECTORADO

EL CAIRO.- El presidente Hosni Mubarak, de 77 años, ganó las elecciones presidenciales del pasado miércoles con un 88,5% de los votos, según el recuento definitivo. Con esta victoria, se asegura otros seis años en el poder.

Sin embargo, la participación fue de las más bajas en la Historia de Egipto, con sólo un 23% del electorado que acudió a las urnas, frente al 80% que, en 1999, votó en el último referéndum para elegir a Mubarak.

Del total de 31.826.000 electores censados, sólo se han contado 7.305.036 millones de votos válidos. El Ministerio del Interior afirmó, antes de que se dieran a conocer los resultados oficiales, que la participación había sido «muy alta».

Según el diario independiente Al Masri Al Yaum, la participación más baja se registró en la capital, mientras que las máximas fueron las de algunas provincias del Delta y del Alto Egipto, lo que indicaría que las elecciones fueron sobre todo boicoteadas por la población urbana, supuestamente más instruida que la rural.

Ante la certeza de que Mubarak iba a ganar las elecciones presidenciales debido al casi monopolio que su partido ha ejercido durante sus 24 años en la jefatura del Estado, la tasa de participación se consideraba un dato fundamental para dar legitimidad a los comicios.

Irregularidades

El presidente de la Comisión Electoral, Mamduh el Marei, dijo que Mubarak obtuvo algo más de 6.316.784 votos y le siguió, con menos de la décima parte, el liberal Ayman Nur (540.405), tras el cual llegó el líder del histórico partido Al Wafd, Nuaman Goma, con 208.891 votos. Así pues, los porcentajes dan como gran vencedor a Mubarak, mientras que Nur obtiene un 7,3% y Gomaa se queda con menos de un 3%.

Nur creó su partido, Al Ghad, el pasado año, como una escisión de Al Wafd, por lo que estas elecciones se veían como una especie de test para saber quién se hacía con el apoyo del electorado liberal centrista.

Nur no se cansó de denunciar las numerosas irregularidades que empañaron la jornada electoral y llegó a pedir la repetición de los comicios, aunque se abstuvo de anunciar un rechazo tajante a los resultados antes de conocerlos. De todas formas, la Comisión Electoral rechazó ayer la idea de repetir las elecciones y minimizó la importancia de las irregularidades, que según varias asociaciones civiles han sido muy abundantes y han tenido siempre como fin favorecer al candidato oficialista, informa Efe.

El primer ministro israelí, Ariel Sharón, telefoneó ayer a Mubarak para felicitarle por su reciente reelección y agradecerle el papel positivo que Egipto desempeña en el proceso de paz con los palestinos. Sharón y Mubarak acordaron también seguir en estrecho contacto.

Bono Pide Ignorar al 'Pobre Viceministro'

Por Narrador - 9 de Septiembre, 2005, 17:41, Categoría: Gran Oriente Medio

Ayer les contábamos la peculiar forma de entender la ayuda humanitaria del tal Bono y su gobierno. Hoy tenemos que ir más allá. Ante las críticas recibidas del propio ejecutivo iraquí, el populista que se inventó una agresión para forzar la detención de militantes del PP, ha calificado al responsable iraquí como ‘Pobre Viceministro’ al la vez que solicita ignorar sus declaraciones. Eso de democracia, eso es talante… Ya lo dice el refrán, por sus hechos les conoceréis. No se pierdan el tratamiento de EL PAIS a este tema, la realidad paralela o virtual.

ABC

Martes, 6 de de septiembre de 2005 

BONO PIDE IGNORAR AL «POBRE VICEMINISTRO» QUE CRITICÓ LA EVACUACIÓN DE HERIDOS EN IRAK

El PP asegura que quedan dudas por resolver y dice que el «trato humanitario a personas que están sufriendo no puede estar animado por intereses políticos»

MADRID. Expeditivo y sin querer dejar ningún resquicio a la duda acerca de las buenas intenciones del Gobierno, José Bono salió ayer al paso de las acusaciones, rectificadas oficialmente, de «propagandista», vertidas por el número dos del departamento de Salud del Gabinete iraquí, en relación al traslado a España de un grupo de 16 heridos en la trágica avalancha de Bagdad de la pasada semana, en la que murieron alrededor de un millar de personas. El ministro de Defensa pidió que se crea más a los militares que a un «pobre viceministro, que dice una cosa y luego se disculpa porque estaba nervioso».

El viceministro en cuestión, Amar al-Safar, encendió la polémica el pasado domingo, cuando dijo que la evacuación humanitaria, solicitada por Irak, era un gesto «para que en España pareciera que se ayuda al pueblo iraquí». Posteriormente, el propio Al-Safar se encargó de enfriar los ánimos a través de una nota de disculpa, y señaló que había «perdido los nervios» al comprobar que el Hércules 130 fletado por las Fuerzas Aéreas no podía hacerse cargo del número de heridos previsto en un principio, unos treinta.

Después, según explicó el presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, el padre Ángel, también se supo que el equipo médico-militar español había tomado la decisión de dejar en tierra a aquellos heridos más graves, al considerar que, una vez diagnosticados, eran incapaces de sobrevivir al vuelo. Por todo ello, Bono sentenció ayer en declaraciones a Tele 5 que «estaba orgulloso» de la labor desempeñada por los soldados, y que el Ejército había cumplido con la misión encomendada.

El PP, sin embargo, todavía advierte muchas sombras en este episodio. El vocal de los populares en el Congreso, Manuel Atencia, cargó ayer las tintas contra el Ejecutivo y aseguró que el «trato humanitario a personas que están sufriendo no puede estar animado por intereses políticos o propagandísticos». Atencia señaló que esta actitud «caracteriza al Gobierno» y pidió que se «aclare lo sucedido».

Llegada a Torrejón de madrugada

Después de todos estos avatares previos, el Hércules aterrizó finalmente en la madrugada de ayer en la base aérea de Torrejón, en Madrid, con un total de 23 ciudadanos iraquíes, 16 heridos -siete niños y nueve adultos- y siete acompañantes.

A pie de pista, la ministra de Sanidad, Elena Salgado; la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín; el secretario general de Política de la Defensa, Francisco Torrente; y el embajador iraquí en España, Falal Hal Khudairi, recibieron al grupo de ciudadanos iraquíes, agradecieron al Ejército su trabajo e insisteron en quitarle hierro a las críticas previas llegadas desde Bagdad. También insistieron en que la selección de pasajeros se había basado «siempre en criterios médicos»

Entre los heridos hay un joven de 18 años con una bala alojada en la columna vertebral, un niño de nueve años con un tumor cerebral y otro de seis con una cardiopatía congénita. El resto del grupo presenta casos de fracturas y quemaduras de diversa índole.

Fuentes del Ministerio de Defensa confirmaron que estas 16 personas han quedado ingresadas en el Hospital militar Gómez Ulla de la capital, donde seguirán el tratamiento preceptivo.

EL PAIS

Martes, 6 de de septiembre de 2005

UN HOSPITAL ESPAÑOL ACOGE A 16 HERIDOS IRAQUÍES, EN SU MAYORÍA VÍCTIMAS DE LA ESTAMPIDA DE BAGDAD

G. Fourmont

Madrid - Eran poco más de las cinco de la madrugada de ayer cuando el avión militar Hércules C-130 aterrizó en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). La ministra de Sanidad, Elena Salgado; la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, y el secretario general de Política de Defensa, Francisco Torrente, estaban en la pista para acoger a sus pasajeros: 16 iraquíes, siete de ellos niños, en su mayoría heridos en la estampida de Bagdad que el pasado miércoles causó la muerte de más de 900 personas. Tras un largo viaje de 10 horas, todos han ingresado en el hospital militar Gómez Ulla, en Madrid.

"Es un milagro". El padre Ángel, presidente de la ONG española Mensajeros de la Paz, aún no se explica cómo los 16 heridos pudieron llegar a España. El sacerdote, que también viajó en el Hércules, recuerda que "18 tanques protegían a las ambulancias hasta el aeropuerto de Bagdad". La salida del avión fue vigilada, además, por soldados españoles del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo.

La mayoría de los 16 iraquíes se encontraban, el 31 de agosto, en el puente Aima de Bagdad, sobre el río Tigris, cuando un rumor sobre la presencia de terroristas suicidas desató una estampida. Casi un millar de personas perdieron la vida. Al conocer la tragedia, el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, se puso en contacto con su homólogo iraquí para ofrecerle ayuda médica. En Irak, desde la caída de Sadam Husein en 2003, Mensajeros de la Paz gestiona en el terreno la evacuación de los heridos. El Ministerio de Defensa fletó el avión.

El padre Ángel estaba a punto de "besar la tierra" cuando llegó a Torrejón. "Digo chapeau a los ministerios de Exteriores, Defensa y Sanidad" por su gestión, explica antes de insistir en que "España es el único país en ayudar a Irak por [las consecuencias de] la estampida". La ayuda española no fue, sin embargo, saludada por todos. El viceministro de Salud iraquí, Amar al Safar, creó una pequeña tensión diplomática al declarar el domingo que España no había querido atender a los más graves y que "el único objetivo de la misión es propaganda".

En el aeropuerto de Torrejón, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, dio ayer por zanjada la polémica al asegurar que los heridos habían sido elegidos según "criterios médicos". El padre Ángel explicó que era una "imprudencia" trasladar a los más graves. El embajador de Irak en España, Talal al Khudairi, se disculpó en nombre de su Gobierno.

No hay fecha de vuelta a Irak. Los 16 heridos han ingresado en el hospital Gómez Ulla hasta que "estén bien", en palabras del padre Ángel. El Ministerio de Sanidad está coordinando con todas las comunidades autónomas el posible traslado de los pacientes hacia otros hospitales. Los siete niños -uno de ellos tiene 18 años- están tutelados por Mensajeros de la Paz. Algunos no estaban en el puente Aima, sino que padecen enfermedades incurables en su país. Una niña sufre una cardiopatía congénita; otra, un politraumatismo facial. Es lo que más preocupa al padre Ángel: la situación actual en Irak. "No hay ni luz, ni agua, ni electricidad", dice, "y nadie nos ayuda", denuncia.

Lo cotidiano de Irak es también atentados y numerosos muertos. Dos soldados británicos perdieron la vida ayer en un ataque cerca de Zubaír, a unos 20 kilómetros de Basora, al sur del país, informa France Presse. Con estas dos muertes, el número de soldados británicos fallecidos en Irak asciende a 96. Además, al menos 11 iraquíes murieron, entre ellos 8 civiles, en un atentado con coche bomba cerca de la base militar de Hit, unos 170 kilómetros al oeste de Bagdad.

Egipto: Un Pequeño Paso hacia la Dmeocracia

Por Narrador - 7 de Septiembre, 2005, 6:37, Categoría: Gran Oriente Medio

No es una noticia para tirar voladores por la alegría que nos produce. Pero si es un avance. Mubarak, más bien a la fuerza, abraza la "democracia" y se presenta a unas elecciones presidenciales con varios candidatos. Si esto es un primer paso acabará siendo un gran avance. No ocultamos nuestro escepticismo, aunque, tal vez la idea de "EL Gran Oriente Medio" algún día sea una realidad.

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

EGIPTO SE PREPARA PARA ELEGIR PRESIDENTE ENTRE VARIOS CANDIDATOS POR PRIMERA VEZ

Ángeles Espinosa (Enviada Especial)

Hosni Mubarak, que aspira a su quinto mandato, competirá con nueve rivales

El Cairo - El próximo miércoles, Egipto elegirá por primera vez a su presidente entre varios candidatos y no en un plebiscito, como venía sucediendo hasta ahora. Nadie duda de que Hosni Mubarak, de 77 años, logre hacerse con un quinto mandato, pero la sola presencia de otros nueve aspirantes le ha obligado a modernizar su discurso. Sin embargo, no son sus promesas de apertura y democracia las que van a darle la victoria. Años de monopolio del poder garantizan tanto la apatía de la mayoría de los votantes como su triunfo.

"Las amplias redes de clientelismo [del Partido Democrático Nacional, PDN], el control estatal de los medios y la absurdamente breve campaña electoral de tres semanas hacen imposible que esta elección refleje la elección libre del electorado", denunció el pasado viernes Human Rights Watch. Pero es que además, el principal grupo de la oposición, los Hermanos Musulmanes, no ha podido presentar un candidato.

Prohibidos, pero tolerados, sus miembros carecen de derecho a formar un partido debido a la ley que prohíbe los grupos políticos de base religiosa. Ahora tampoco han tenido la posibilidad de recurrir a un independiente, como vienen haciendo desde hace años en las elecciones al Parlamento, donde suman más escaños que el segundo grupo de la Cámara. El PDN, el partido de Mubarak, se cuidó de que la polémica enmienda constitucional que cambió el sistema electoral el pasado mayo exigiera a los candidatos independientes el endoso de un elevado número de cargos electos, imposible de obtener sin contar con sus afiliados.

Aun así, los Hermanos Musulmanes, que mostraron su capacidad de movilización y disciplina durante las manifestaciones prodemocracia de la pasada primavera, se han distanciado de los grupos que piden el boicoteo de los comicios y animan a sus simpatizantes a votar por una alternativa a Mubarak. Significativamente, los dos rivales políticos más destacados del presidente egipcio, Ayman Nur (del Partido Ghad) y Noman Gomaa (del Wafd), ambos de tendencia liberal, han visitado en las últimas semanas al líder de la Hermandad, Mohamed Mahdi Akef.

"El mayor desafío que afronta Mubarak no es ganar la elección, sino lograr una participación lo suficientemente alta para legitimar su resultado", declaró el vicedirector para Oriente Próximo de Human Rights Watch, Joe Stork. Esa organización de defensa de los derechos humanos valora, no obstante, el debate público que se ha abierto tras décadas de Gobierno autoritario.

"No va a cambiar nada"

La posibilidad de votar a un candidato distinto ha ilusionado a muchos egipcios después de un cuarto de siglo de mandato de Mubarak. La mitad de los 77 millones de habitantes del país no ha conocido a otro gobernante. Sin embargo, esa misma inercia es responsable de la apatía generalizada. "No va a cambiar nada", manifiesta escéptica Seftab Jabi, una viuda que ha vuelto su mirada hacia la religión.

Esa convicción es la que ha llevado al movimiento por el cambio Kifaya a boicotear la cita electoral. Kifaya, que en árabe significa Basta, fue una iniciativa popular ante la esclerosis de los partidos políticos tradicionales. Sus organizadores salieron a la calle por primera vez en diciembre pasado y, desde entonces, el movimiento se convirtió en un paraguas para todos los grupos políticos y sociales partidarios de la reforma democrática. Sin embargo, la enmienda constitucional que cambió el plebiscito por la elección del presidente entre varios candidatos abrió una brecha en sus filas.

El carismático Ayman Nur, un parlamentario reformista de 40 años que el año pasado rompió con el Wafd y creó su propio partido, se desmarcó de Kifaya para lanzarse a la campaña presidencial. Las dificultades para presentar a un independiente aguaron los planes del movimiento para encontrar un candidato de consenso que agrupara al conjunto de la oposición. Muchos de los simpatizantes de Kifaya están convencidos de que el escrutinio pluralista sólo es una farsa destinada a Occidente, y muy en especial a Estados Unidos, que lleva meses presionando a Mubarak para que reforme su régimen.

Consciente de los vientos que soplan, el faraón ha puesto su campaña electoral en manos de su hijo menor -Gamal, de 42 años- y presunto heredero político, dejando de lado a las viejas glorias del PDN.

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

MUBARAK SE APEA DEL TRONO DEL FARAÓN

Alberto Sotillo (Enviado Especial)

Lo tiene todo atado y bien atado para ser reelegido, aunque estos sean los primeros comicios plurales del país. La novedad está en que el régimen ha abierto la posibilidad de un debate de ideas insólito por estas latitudes

EL CAIRO. A nadie le cabe la menor duda sobre quién va a ganar las próximas elecciones presidenciales de Egipto, aunque sean las primeras en las que compiten varios candidatos. Hosni Mubarak, de 77 años, lo tiene todo atado, y bien atado, para ser reelegido tras 24 años en el poder. Pero esta vez con la novedad de que su elección vendrá acompañada de un peculiar experimento político por el que el presidente ya no se acerca al poder como un faraón investido por los dioses, sino como un ser humano que tiene que bajar a la calle para ganarse los votos en una campaña con todas las garantías de victoria, sí, pero también con un arranque de debate que, aunque sea muy insuficiente, parece también insólito por estas latitudes.

«Éstas no son unas elecciones tramposas. Son un referéndum por aclamación. El sistema va a engañar y manipular para mantener un régimen de cadáveres», nos alecciona George Isaac, coordinador del movimiento contestatario «Kifaya» (Basta ya), organizado por un grupo de curtidos rebeldes para denunciar lo que consideran unos comicios ilegítimos.

Sin embargo, la circunstancia de que el movimiento celebre estos días sus turbulentas manifestaciones bajo la atenta mirada del régimen puede ser también presentado como prueba de que algo se mueve a la vera del Nilo. «La importancia de estas elecciones no está en la posibilidad de derribar a Mubarak, sino en el hecho de que muchos egipcios desafíen valientemente sus 24 años en el poder», afirma la organización Human Rights Watch.

La rebelión de los jueces

Los osados de «Kifaya» se manifestaban en el centro de El Cairo al grito de «Levanta tu voz. Los que gritan no mueren». Y junto a aquel mundanal ruido, cientos de jueces se reunían tranquilamente bajo la sombra de una acogedora carpa para exigir al régimen garantías que impidan que en las elecciones se repitan los abusos que acompañaron al pasado referéndum sobre la reforma constitucional necesaria para celebrar estas elecciones.

«No habrá un funeral de la democracia mientras queden jueces en Egipto», aleccionaba uno de los magistrados al comienzo de la reunión. Tampoco se había visto jamás antes semejante celo de la Magistratura por defender su independencia.

Los jueces amenazaron con boicotear las elecciones. Al final, se avinieron a entrar en el juego con la exigencia de que puedan supervisar también los magistrados que fueron expulsados. No las tienen todas consigo, pero como nos explica uno de los jueces: «Si participamos, al menos podremos conocer y denunciar los abusos».

A Mubarak se le da como seguro triunfador. Pero los dos principales candidatos de la oposición claman a los cuatro vientos que son ellos los que van a ganar. Ayman Nur, del partido Ghad (Mañana), es un antiguo periodista que se presenta como hombre del centro liberal aunque, a la hora de la verdad, basa su campaña en reforzar los subsidios a los más pobres. Numan Gomaa, del histórico partido Wafd, también dice que va a ganar, aunque sean muchos los que piensen que su principal objetivo es desbancar a Nur como líder de la oposición consentida.

La oposición fuerte de verdad es la del movimiento islamista de los Hermanos Musulmanes pero, como Mubarak no quiere correr riesgos, a estos no les permite presentarse a las elecciones. Al igual que tantas otras cosas en este país, está prohibido, pero tolerado. Nur y Gomaa saben que en los islamistas está el granero de votos; y por muy del centro-reformista que se proclamen no han dejado de cortejarles en la campaña. Los Hermanos Musulmanes han pedido a los suyos que vayan a votar, pero no han dicho a quién.

«Mubarak, elegido por Dios»

Aunque los que de verdad muestran mayor entusiasmo por estas elecciones son quienes se presentan como abanderados del ala reformista del partido de Mubarak. Son ellos quienes han preparado el escenario para que el presidente compita como un político mortal, aunque un anuncio pagado en la prensa por empresarios egipcios diga que «Hosni Mubarak ha sido elegido por Dios». Son ellos quienes defienden estos comicios como el principio de un proceso de apertura que se inicia con un debate de ideas y partidos, y que se profundizaría en el futuro. Y ellos son quienes se reúnen en torno a la figura del hijo menor del presidente, Gamal Mubarak, que se presenta así como el hombre del futuro. El hombre para quien podría estar diseñado todo este proceso electoral.

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

MUBARAK ABRAZA LA DEMOCRACIA A LA FUERZA

Ethel Bonet

Tras 24 años en el poder, el «rais» anuncia una tímida apertura de cara a las elecciones del día 7

El Cairo - El veterano presidente de Egipto, Hosni Mubarak, tras 24 años de poder, quiere mostrar una imagen renovada de su Gobierno autocrático. La motivación le viene en parte por la presión de EE UU, que critica duramente su régimen por la supresión de las libertades y el mantenimiento en vigor de la Ley de Emergencia. Además, crece el descontento de la sociedad egipcia que ve cómo la mala gestión económica de su Gobierno ha empobrecido al país. Mubarak, líder del Partido Democrático Nacional (PND), ha centrado parte de su campaña electoral en anunciar medidas para solucionar los problemas del desempleo. Y así, con una actitud paternalista se ha acercado a las zonas rurales y más desfavorecidas del país para ganarse de nuevo la confianza de su pueblo y prometerle la creación de 700.000 nuevos puestos de trabajo al año. Según cifras oficiales, el índice de paro en Egipto se sitúa en un 10 por ciento, cifra no menos alarmante si se tiene en cuenta que viven más de 73 millones de personas en el país y sólo 800.000 jóvenes ingresan cada año al mercado laboral. Además, hay millones de funcionarios públicos que cuentan con un salario tan bajo que apenas les permite subsistir.

Más cambios. Mubarak también ha anunciado una serie de reformas constitucionales que «garantizarán el camino hacia la democracia». El mandatario ya dio su primer paso al reformar la ley electoral, lo que ha permitido la celebración, el próximo día siete, de las primeras presidenciales «plurales y con voto directo» en las que compiten varios candidatos, pues las anteriores eran referendos para ratificar la continuidad de Mubarak como jefe de Estado, amparado por el estado de excepción, vigente desde 1981.

En cuanto a la polémica suscitada por las fuerzas de la oposición, formada por grupos islamistas, izquierdistas, liberales e independientes, quienes exigen la derogación de la Ley de Emergencia, el «rais» ha contestado que «en caso de ser reelegido trabajará para sustituir esta enmienda constitucional por otra legislación que combata el terrorismo». Según cifras no oficiales, unas 18.000 personas están detenidas en Egipto acusadas de tener ideas extremistas o de pertenecer a grupos ilegalizados.

Estos signos de cambio, a los que se abraza el mandatario, pasan también por la reforma de las libertades de Prensa. Entre otras, ha anunciado la supervisión del Ministerio de Información, el cual podría ser cerrado y sustituido por uno nuevo, «más independiente y que permita la iniciativas del sector privado». Durante esta inédita campaña electoral, que arrancó oficialmente el 17 de agosto, se ha visto por primera vez en la televisión estatal la crítica directa contra el régimen de Mubarak en un programa televisivo titulado el «Estado de Diálogo», retransmitido a las horas de mayor audiencia. En este espacio televisivo se veía a un veterano político de izquierdas, Nabil Zaki, ridiculizando las promesas electorales del presidente de crear cuatro millones de empleos en los próximos seis años.

Igualmente, el diario «Al Gomhorriya» (Liberación), que solía verse como uno de los más leales a Mubarak, hizo una entrevista a uno de los líderes de la oposición más detestado por el régimen, Mohamed Hasbib, del grupo integrista islámico Hermanos Musulmanes. Otros periódicos del aparato estatal han mostrado el provocativo anuncio de la campaña electoral del segundo aspirante en importancia, Nuaman Gumaa, de 70 años, líder del histórico partido Al Wafd (Delegación), en donde aparece un grupo de egipcios que levantan sus manos al cielo, como muestra de desesperación, al tiempo que gritan: «Esta es nuestra situación política: Presidencia eterna, un Parlamento superficial, una corrupción extendida a todos los niveles del poder y un Gobierno débil».