El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Irán

El presidente de Venezuela no descarta la cooperación nuclear con Irán

Por Narrador - 19 de Septiembre, 2006, 5:00, Categoría: Irán

El líder bolivariano reitera que nadie les puede impedir el desarrollo pacífico de la energía atómica

CARACAS. Los planes nucleares entre Irán y Venezuela todavía no están definidos, pero el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, no descarta que «pudiera haber» cooperación y transferencia tecnológica iraní en esa materia, aunque haya desmentido la posibilidad de suministrarle «por ahora» uranio venezolano.

Después de asistir a la cumbre del Movimiento de Países No Alineados en La Habana, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, realizó una visita de dos días a Venezuela, donde reforzó su alianza política y económica con Chávez; visita que fue rechazada por la comunidad judía. Los dos mandatarios se prodigaron loas y respaldo mutuo con frases de «hermanos» y «líderes de dos revoluciones: la islámica y la bolivariana», a las que sólo les une el discurso antiimperialista.

El presidente Chávez afirmó que Irán viene a ayudar a Venezuela «a salir del atraso, a pesar de que están amenazados por el imperio». Reiteró que la república islámica tiene derecho a desarrollar su energía nuclear con fines pacíficos y nadie se lo puede prohibir como tampoco a Venezuela. Instó a las potencias del mundo, entre ellas a Estados Unidos, a destruir las bombas atómicas que tienen en su poder. «Por ahí andan diciendo que tenemos una mina en Guayana para hacer una bomba atómica», señaló Chávez al desmentir versiones de que los pactos con Irán incluyen el del procesamiento de uranio.

Al sur del país, en el estado Bolívar, donde se han establecido las empresas iraníes, existen grandes reservas de uranio que no han sido explotadas aún de manera industrial. Chávez siempre ha querido construir una central nuclear para producir electricidad.

Antes de la visita, cuando la cadena de televisión CNN preguntó a Chávez que hasta dónde era capaz de solidarizarse en caso de que Irán fuese sancionado por su plan de enriquecimiento de uranio, respondió que era un secreto estratégico geopolítico que no podía revelar. Por su parte Ahmadineyad señaló que la alianza entre ambos mandatarios ayudará a muchos países. «Tenemos intereses y objetivos en común, y tenemos que estar unidos para poder realizarlos», dijo. «Debemos unirnos -insistió- contra la hegemonía del imperio».

Ambos dirigentes suscribieron veintinueve acuerdos de cooperación minera, agrícola, petrolera y tecnológica, cinco memorandos de entendimiento y una declaración conjunta, entre los que destacan la creación del «Fondo Pesado venezolano-iraní», al que cada gobierno aportará un millón de dólares para financiar obras e intercambio comercial. También acordaron constituir cuatro empresas: una para fabricar aviones, otra para vehículos, la tercera para barcos. La cuarta empresa mixta es petroquímica, que costará 1.500 millones de dólares para producir un millón seiscientas mil toneladas de productos petroquímicos y estará situada en Güiria, en el estado Sucre, al noroeste del país.

Protesta judía

La comunidad judía manifestó en un comunicado estar «muy molesta» e «insatisfecha» por la visita del presidente iraní, según manifestó Freddy Pressner, presidente de la Confederación de Asociaciones Israelíes de Venezuela. El motivo de su rechazo es que «los judíos no se pueden sentir cómodos con la presencia de alguien que desde noviembre del año pasado ha repetido que Israel debería ser borrado del mapa» y que ha cuestionado la existencia del holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.

Una información de Ludmila Vinogradoff (Corresponsal) publicada en el diario LA ABC el martes 19 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

González, España y Ahmadineyad

Por Sin Pancarta - 2 de Septiembre, 2006, 7:00, Categoría: Irán

Asombro es la palabra que mejor puede definir la aparición fantasmal de González en Teherán. Así lo recoge la prensa española e imagino que, sin tardar demasiado, la europea. Sólo hay un periódico que parece mostrarse satisfecho con quien Julio Anguita bautizase como ‘Mister X’… Efectivamente es el ‘diario independiente de la mañana’ que incluso sugiere que el exmandatario español pueda ‘enmendar el error de origen de Estados Unidos’. Seguiremos este tema con detenimiento porque aunque pueda parecer no es cuestión menor.

“Irán siembra confusión” (editorial de EL PAIS)

    

El plazo para que Irán suspenda voluntariamente el enriquecimiento de uranio expiró ayer a medianoche, horas después de que el presidente Ahmadineyad afirmara que su país "no cederá" a las presiones para "abandonar su derecho a la tecnología nuclear pacífica". El problema no se plantearía si existieran garantías de que efectivamente se trata únicamente de usos civiles y pacíficos de esta energía. La confusión empieza en el hecho de que el uranio enriquecido, si bien en grados de pureza dispares, se emplea tanto en plantas civiles como para fabricar armas nucleares. Lo mismo ocurre con las plantas de agua pesada -Irán inauguró una fábrica recientemente- de las que se puede extraer plutonio, también utilizable para fabricar bombas.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) confirmó ayer que Irán no ha suspendido el enriquecimiento de uranio y se quejó de que Teherán no ofrezca la suficiente transparencia y dificulte las inspecciones. Su informe asegura que no se han hallado pruebas tangibles de que el programa nuclear iraní, muy limitado todavía, tenga por objeto usos militares. En cualquier caso, el Gobierno iraní está interesado en jugar a la confusión entre la energía nuclear pacífica, que necesita, y la bomba.

El plazo dado por el Consejo de Seguridad no es un ultimátum. La vía de la negociación sigue abierta. Pero la respuesta iraní no es la que cabía esperar como respuesta pública a la discreta pero concreta oferta de la comunidad internacional sobre un programa de "incentivos". Los iraníes han hablado de abrir una "negociación en serio" sobre la cuestión nuclear, pero optan por declaraciones y gestos espectaculares que impiden avanzar por la irremediable vía de la diplomacia. El presidente Bush dijo ayer que todo esto "tendrá consecuencias". EE UU quiere debatir pronto en el Consejo de Seguridad la imposición de sanciones económicas y diplomáticas. La UE quizá decida mantener abierta la vía diplomática y siga buscando explicaciones sobre el confuso documento iraní. Y los iraníes aprovechan el momento, pues saben que la situación en Afganistán, Irak y Líbano les favorece y que EE UU necesita de su colaboración.

A mantener abierta esta vía diplomática puede contribuir el viaje del ex presidente del Gobierno, Felipe González, a Teherán, viaje del que han sido perfectamente informados Bruselas y los gobiernos de Madrid y Washington. Quizá pueda servir para enmendar el error de origen de Estados Unidos, que ha querido forzar a la vez dos cosas difíciles de compaginar, como es un cambio de régimen en Irán y la cancelación del programa nuclear. Irán sigue avanzando en sus planes, cualesquiera que sean. Mientras, de momento, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania, siguen unidos, y es de esperar que no se dividan, en seguir esta doble vía, de las sanciones y de la diplomacia.

   

Editorial publicado en el diario EL PAIS el viernes 1 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“España juega con fuego en Irán” (Editorial de EL MUNDO)

  

Ayer se cumplía el ultimátum dado por la comunidad internacional a Irán para que suspendiese sus actividades de enriquecimiento de uranio y regresase a la mesa de negociación para pactar el uso pacífico de la energía nuclear y renunciar a la producción de bombas atómicas, un ultimátum que el Gobierno de Teherán ha despreciado. Pues bien, precisamente la víspera de ese día, el ex presidente del Gobierno, Felipe González, se presenta en la capital iraní -con el pleno respaldo de José Luis Rodríguez Zapatero, según confirman fuentes de La Moncloa- para entrevistarse con el presidente Ahmadineyad y defender el «derecho del pueblo iraní a acceder a la tecnología nuclear».

Son manifestaciones, en sí mismas, ambiguas y no muy arriesgadas. Pero lo políticamente significativo es la mera presencia de González en Teherán y sus gestos de amistad hacia el régimen teocrático, sin olvidar que, apenas una semana antes, Máximo Cajal, representante especial de Rodríguez Zapatero en la llamada Alianza de Civilizaciones, había defendido el derecho de ese régimen iraní a disponer de armamento nuclear, ya que «está rodeado de países que lo tienen».

Ahmadineyad aprovechó su entrevista con el jefe del Gobierno español para pedir a Europa que se decida a adoptar «políticas independientes y lógicas», es decir: no las de Estados Unidos. ¿Qué es «independiente y lógico» para este personaje? ¿«Borrar a Israel de la faz de la tierra», como explícitamente ha propuesto en más de una ocasión? No sorprende que el jefe de Hizbulá en el sur del Líbano salude la amistad del actual Gobierno español en contraste con la inquina de Aznar... Esa banda terrorista es como la Legión Extranjera de Irán, instalada en la frontera israelí y dispuesta a contribuir a borrar físicamente al Estado judío, ahora con misiles de medio alcance y katiushas que le suministra su patrón desde Teherán, y quién sabe si mañana con armas químicas o nucleares de la misma procedencia. No se puede tontear con estas gentes, y menos cuando en este caso Europa, EEUU y la ONU mantienen una postura clara frente a la amenaza atómica iraní. Nuestro Gobierno debe mostrar más sentido de la responsabilidad.

   

Editorial publicado en el diario EL MUNDO el viernes 1 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Una visita que no tiene justificación” (Editorial de LA RAZON)

     

El viaje de González a Irán con recado de Zapatero subraya el giro radical de la política exterior

La entrevista de Felipe González con los dirigentes iraníes Ahmadineyad y Rafsanyani, a pocas horas de que expire el ultimátum de la ONU a Teherán para que suspenda su carrera hacia la bomba atómica, no es un episodio menor o limitado a la agenda personal del ex presidente. Si en alguna de sus múltiples actividades ha mantenido González una actitud intachable, ésa es la de no dar un paso en el extranjero sin que el Gobierno de turno lo conozca previamente. Zapatero no sólo conocía la visita, sino que depositó en su manos un mensaje para los dirigentes fundamentalistas. Con este gesto y con esta visita, puede afirmarse con propiedad que el Gobierno español culmina el giro radical a la política exterior iniciado con la retirada de Irak, alimentado con las tensas relaciones con EE UU y completado con el abandono de la neutralidad formal en el conflicto israelo-palestino para situarse a favor de las dictaduras que le niegan a Israel su derecho a la existencia. En efecto, si ya es grave que un ex presidente español visite la corte de los ayatolás con un mensaje de Zapatero ante la atónita mirada de las cancillerías occidentales, lo es mucho más que proclame el derecho de Irán a utilizar la energía nuclear. Justo en pleno desafío de Teherán a la comunidad internacional.

A la luz de esta reveladora visita se deduce que las palabras de Máximo Cajal, delegado de Zapatero para la Alianza de las Civilizaciones, en apoyo a los planes nucleares de Irán no fueron un desvarío veraniego, sino doctrina oficial. Tal vez ahora se comprenda en toda su dimensión el reciente viaje de Moratinos a Siria, en plena ofensiva israelí contra los terroristas de Hizbulá. También cobra su pleno significado la anécdota del pañuelo palestino (kufiya) en el cuello de Zapatero, a modo de banderola de su política exterior. Si en política interior siente nostalgia de una mítica Segunda República, diríase que en la exterior quiere resucitar aquella entelequia de los «Países no Alineados», invento de la Unión Soviética durante la Guerra Fría para dividir a los aliados de EE.UU. Así, Zapatero parece sentirse más cómodo con el venezolano Chávez (de visita en Siria), el boliviano Morales o Ahmadineyad por la sencilla razón de que son furibundos antinorteamericanos. Y mientras Gran Bretaña, Alemania e Italia, por no salir de la Unión Europea, mantienen políticas sólidas e inequívocas frente a los dictadores y populistas, sean de Oriente Medio o no, España va al rebufo de esos mismos sátrapas por la simple razón de que molestan a Estados Unidos. Que ayer el dirigente iraní calificara de «lógica y positiva» la postura de Zapatero en la crisis nuclear no necesita más comentarios. Baste añadir una acotación para consumo de la izquierda: que el Gobierno que se ha inventado el «matrimonio homosexual» como el gran símbolo de la modernidad, apoye y visite a un régimen que tiene como obligación religiosa ahorcar homosexuales, pone de manifiesto su falta de seriedad y de coherencia ideológica. Zapatero está en su derecho de cambiar la política exterior de España, pero cuando se pone en juego el prestigio y la solvencia del país, lo mínimo exigible es que se debata en el Congreso para que todos los españoles sepan a qué atenerse.

   

Editorial publicado en el diario LA RAZON el viernes 1 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Felipe González apoya las ambiciones nucleares iraníes

Por Narrador - 31 de Agosto, 2006, 16:00, Categoría: Irán

Nueva muestra de una política exterior errática que coloca a nuestra nación en el ‘rincón de la historia’. Ahora un ex presidente de España se reúne con el presidente iraní apoyando sus delirantes proyectos en el día que vence el ultimátum de Naciones Unidas.

Felipe González se reúne con Ahmadineyad en Teherán al término de una visita privada a Irán

  

El ex presidente dice que Israel "se ha enfrentado a la derrota" en Líbano y Ahmadineyad destaca la posición "positiva y lógica" de España

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) - El ex presidente del Gobierno Felipe González concluyó hoy una visita privada a Irán que inició el pasado lunes y que le ha permitido mantener encuentros con el presidente de este país, Mahmud Ahmadineyad, el negociador iraní para el programa nuclear, Alí Larijani, y el ministro de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, según informaron a Europa Press fuentes de su entorno.

González fue invitado por el Ministerio iraní de Asuntos Exteriores a Teherán en su calidad de ex presidente del Gobierno. Asimismo, el Palacio de la Moncloa y el Ministerio español de Asuntos Exteriores estaban al corriente de este viaje a Irán. "La Moncloa y el Gobierno español conocía la visita porque González informa siempre de todos sus movimientos, no solo ahora sino antes con el PP a la hora de comunicar a Exteriores sus viajes y visitas", precisaron.

La agencia oficial iraní IRNA recoge la entrevista de Ahmadineyad y González afirmando que el mandatario iraní expuso al ex presidente del Gobierno que las sanciones internacionales "no pueden causar que el pueblo iraní renuncie a conquistar las cumbres del progreso y del honor".

"Muchos de los éxitos cosechados en el país, como el acceder al ciclo de combustible nuclear y la producción de agua pesada, lo han sido bajo condiciones de sanciones. Por tanto, sería mejor que los países europeos fuesen independientes en sus decisiones y solucionen los problemas a través de la negociación", indicó Ahmadineyad pocas horas antes que acabe el ultimátum de la comunidad internacional a Irán sobre el programa nuclear.

Después de expresar que adoptando una política independiente y lógica, los países europeos podrían hacer que los pueblos de la zona tengan una visión positiva de ellos, añadió que "los europeos no deben seguir las políticas erróneas y hostiles de Estados Unidos ya que este país solo piensa en sus intereses."

En referencia "al doble rasero y a la discriminación" que algunos países occidentales mantienen en su postura respecto al contencioso nuclear de Irán, Ahmadineyad declaró: "La República Islámica de Irán está en sus comienzos en la producción de combustible nuclear, como miembro del TNP y según los derechos que le otorga la Organización Internacional de la Energía Atómica, pero Estados Unidos no ha firmado el TNP, y mientras está experimentando con una tercera generación de bombas atómicas, dice que Irán es un peligro para el mundo, lo cual es una injusticia y un atentado contra la realidad."

Ahmadineyad sostuvo durante su encuentro con González que las raíces de las crisis en Oriente Próximo hay que buscarlas "en la existencia del régimen artificial sionista", en referencia a Israel, y reiteró que la imposición del mismo, "además de los daños infligidos a los pueblos de esta zona causan pérdidas a los países europeos pues los habitantes de esta región consideran que el factor de los crímenes sionistas es el apoyo que EEUU y algunos países europeos le brindan a ese régimen"

POSICIÓN "LÓGICA Y POSITIVA"

Asimismo, el presidente iraní constató que la postura de España sobre esta crisis es "lógica y positiva", y manifestó: "La decisión del Gobierno español de sacar sus efectivos de Irak ha alegrado al pueblo iraquí, y esto demuestra que la adopción de una política independiente por parte de los países europeos hace que la visión de los pueblos de la zona para con ellos cambie de manera positiva", hizo hincapié.

Por su parte, González consideró, según IRNA, que el papel de Irán en la región es "clave y vital", y tras reconocer el derecho del pueblo iraní a la tecnología nuclear se mostró optimista en que el litigio atómico se solucione a través de las negociaciones.

El ex presidente del Gobierno se refirió al conflicto de este verano entre Israel y la milicia chií libanesa de Hezbolá. "Tel Aviv creía que el poderío militar le daría la victoria, pero no ha sido así, e Israel se ha enfrentado a la derrota con sus políticas en la zona", señaló a Ahmedineyad

González agregó, en último término, que España "apoya la formación de una Palestina independiente y cree que la única solución a la crisis de Irak es la salida de las fuerzas ocupadoras de este país".

  

Información difundida por la Agencia EUROPA PRESS el jueves 31 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Ahmadineyad: “Irán no le teme a las sanciones. Que los países europeos sean independientes”

Teherán, Irán.- Mahmud Ahmadineyad, presidente de la República Islámica de Irán, ha dicho en una conversación que ha mantenido con Felipe González, ex presidente del gobierno de España, que las sanciones no pueden causar que el pueblo iraní renuncie a conquistar las cumbres del progreso y del honor, y argumentó que “muchos de los éxitos cosechados en el país, como el acceder al ciclo de combustible nuclear y la producción de agua pesada, lo han sido bajo condiciones de sanciones. Por tanto, sería mejor que los países europeos fuesen independientes en sus decisiones y solucionen los problemas a través de la negociación.”

Después de expresar que adoptando una política independiente y lógica los países europeos podrían hacer que los pueblos de la zona tengan una visión positiva de ellos, añadió que “los europeos no deben seguir las políticas erróneas y hostiles de Estados Unidos ya que este país solo piensa en sus intereses.”

En referencia al doble rasero y a la discriminación que algunos países occidentales mantienen en su postura respecto al contencioso nuclear de Irán, Ahmadineyad declaró: “La República Islámica de Irán está en sus comienzos en la producción de combustible nuclear, como miembro del TNP y según los derechos que le otorga la Organización Internacional de la Energía Atómica, pero EEUU no ha firmado el TNP, y mientras está experimentando con una tercera generación de bombas atómicas, dice que Irán es un peligro para el mundo, lo cual es una injusticia y un atentado contra la realidad.”

Ahmadineyad sostuvo durante su encuentro con González que las raíces de las crisis en Oriente Medio hay que buscarlas en la existencia del régimen artificial sionista, y reiteró que la imposición del mismo, “además de los daños infligidos a los pueblos de esta zona causan pérdidas a los países europeos pues los habitantes de esta región consideran que el factor de los crímenes sionistas es el apoyo que EEUU y algunos países europeos le brindan a ese régimen.”

Ahmadineyad evaluó la postura de España sobre esta crisis, de la que dijo que era “lógica y positiva”, y manifestó: “La decisión del gobierno español de sacar sus efectivos de Irak ha alegrado al pueblo iraquí, y esto demuestra que la adopción de una política independiente por parte de los países europeos hace que la visión de los pueblos de la zona para con ellos cambie de manera positiva.”

Por su parte, Felipe González consideró que el papel de Irán en la región es “clave y vital”, y tras reconocer el derecho del pueblo iraní a la tecnología nuclear se mostró optimista en que el litigio atómico se solucione a través de las negociaciones.

Después de referirse a la reciente derrota de Israel en su guerra contra el Líbano, Felipe González declaró que “Tel Aviv creía que el poderío militar le daría la victoria, pero no ha sido así, e Israel se ha enfrentado a la derrota con sus políticas en la zona.”

El ex presidente español agregó: “España apoya la formación de una Palestina independientes y cree que la única solución a la crisis de Irak es la salida de las fuerzas ocupadoras de este país.”

  

Información difundida por la Agencia IRNA (Irán) el jueves 31 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Ahmadineyad agradece ante Felipe González la postura "lógica y positiva" de España en la crisis nuclear     

  

El ex presidente del Gobierno, Felipe González, concluyó una visita privada a Irán que  inició el lunes. González se ha reunido con el presidente Mahmud Ahmadineyad, el negociador nuclear Alí Larijani, y el ministro de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki. Según la agencia oficial de noticias iraní IRNA, en la entrevista con Ahamdineyad el mandatario le agradeció la postura "lógica y positiva" de España en la actual crisis. Además, aplaudió la decisión del actual Gobierno español de retirar a sus soldados de Irak. González, en tanto, dijo que el papel de Irán en la región es clave y que las autoridades de Teherán tienen derecho a acceder a la tecnología atómica.

LD (Agencias) Según han difundido la agencia oficial de noticias iraní IRNA, en la entrevista que sostuvieron el presidente Mahmud Ahmadineyad y Felipe González, el mandatario iraní agradeció la postura "lógica y positiva" que España mantiene ante la crisis internacional generada por el polémico programa nuclear de Teherán.

Ahamdineyad destacó enseguida que las posibles sanciones internacionales contra su país no lograrán que "el pueblo iraní renuncie a conquistar las cumbres del progreso y del honor". Destacó que "muchos de los éxitos cosechados en el país, como el acceder al ciclo de combustible nuclear y la producción de agua pesada, lo han sido bajo condiciones de sanciones. Por tanto, sería mejor que los países europeos fuesen independientes en sus decisiones y solucionen los problemas a través de la negociación".

Alegría en Irak

El presidente Ahmadineyad sostuvo que las raíces de las crisis recurrentes que afectan a Oriente Medio hay buscarlas "en la existencia del régimen artificial sionista" (Israel). El presidente iraní añadió: "Además de los daños infligidos a los pueblos de esta zona causan pérdidas a los países europeos pues los habitantes de esta región consideran que el factor de los crímenes sionistas es el apoyo que EEUU y algunos países europeos le brindan a ese régimen".

Antes de dar la palabra a González, el presidente destacó que "la decisión del Gobierno español de sacar sus efectivos de Irak ha alegrado al pueblo iraquí, y esto demuestra que la adopción de una política independiente por parte de los países europeos hace que la visión de los pueblos de la zona para con ellos cambie de manera positiva".

Por su parte, el ex presidente González –según difunde IRNA- reconoció el derecho de Irán a la tecnología nuclear por el "papel clave y vital" que ese país tiene en la región. Enseguida, se mostró optimista de que el litigio internacional se solucione a través de la vía diplomática.

Perdió Israel

En otro tema, Felipe González opinó que, en la guerra no declarada entre Israel y Hezbolá en territorio libanés, "Tel-Aviv creía que el poderío militar le daría la victoria, pero no ha sido así, e Israel se ha enfrentado a la derrota con sus políticas en la zona". Finalmente, agregó que España "apoya la formación de una Palestina independiente y cree que la única solución a la crisis de Irak es la salida de las fuerzas ocupadoras de este país".

Felipe González concluyó este jueves su visita a Irán que inicio el pasado jueves. En esos días ha mantenido contactos, además de con Ahmadineyad, con el negociador en la crisis nuclear, Alí Larijani, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki. Esta última instancia fue la encargada de invitarlo en su calidad de ex residente de La Moncloa. El Gobierno español siempre estuvo al tanto del viaje.

  

Una información publicada en libertaddigital.es el jueves 31 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Irán da un nuevo paso e inaugura una planta para la producción de agua pesada

Por Narrador - 27 de Agosto, 2006, 6:00, Categoría: Irán

TEHERÁN. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad inauguró ayer una planta para la producción de agua pesada, pese a las críticas y las presiones internacionales para que Teherán suspenda sus actividades nucleares. El agua pesada, sobre cuya producción los iraníes habían comenzado sus investigaciones hacía ya doce años, se utiliza como refrigerante en los procesos para la fisión de uranio.

Ahmadineyad, en un discurso tras la inauguración de la planta de Arak, a unos 400 kilómetros al suroeste de Teherán, insistió en que su país no renunciará a «sus derechos nucleares», tras reiterar que el programa de Irán tiene fines pacíficos. También aseguró que la República Islámica no constituye ninguna amenaza para los Estados de la región, incluido Israel, país que Teherán no reconoce. «Deben aceptar la realidad de un Irán potente, pacífico y desarrollado. Es una cosa que puede servir a todos los pueblos y los gobiernos de la región», dijo el líder iraní, en alusión a las presiones ejercidas por la comunidad internacional para que detenga su programa nuclear. Agregó que «Irán no es una amenaza para nadie, ni siquiera para el régimen sionista (Israel)», país al que calificó de «enemigo para los pueblos de la región». «Un Irán desarrollado favorece la paz y la seguridad internacionales», dijo.

La inauguración de la nueva instalación en Arak se produce en un momento en el que la comunidad internacional estudia la respuesta de Teherán al plan de incentivos a cambio de la suspensión del enriquecimiento de uranio. Las autoridades iraníes han afirmado que están dispuestas a reanudar el diálogo sobre su programa, aunque dejaron claro que no abandonarán el enriquecimiento de uranio que consideran un «logro» de sus científicos y un «orgullo nacional».

Medidas de castigo

El pasado 31 de julio, el Consejo de Seguridad de la ONU dio un plazo de un mes a Teherán para que abandone el enriquecimiento de uranio, lo que supone posibles medidas punitivas a Irán si no cumple con las exigencias internacionales.

El ultraconservador Ahmadineyad reiteró ayer que su Gobierno «nunca se someterá a la fuerza y la opresión», y «no aceptará el lenguaje de la fuerza y las amenazas». «Es posible que con el lenguaje de la fuerza aparezcan más dificultades», agregó el líder iraní, y se preguntó: «¿se puede impedir el desarrollo tecnológico de un pueblo?».

Con el nuevo proyecto de Arak, Irán se convierte en el noveno país del mundo con la tecnología necesaria para producir agua pesada (agua rica en deuterio), con la que suministrará a la central de Isfahan, según la televisión estatal iraní.

La investigación en Irán sobre el agua pesada comenzó en 1994, mientras que la construcción de las instalaciones necesarias para su producción empezó en 1998. Según las autoridades iraníes, la planta de Arak puede producir teóricamente hasta dieciséis toneladas de agua pesada al año. El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hamed Reza Asefi, consideró, por su parte, que el proyecto de Arak es de «mayor importancia» y lo calificó de «uno de los más importantes avances iraníes en la tecnología nuclear».

Calmar los ánimos

Ni siquiera el «enemigo definitivo» de Irán, el Estado de Israel, debe temer los planes de Teherán en cuanto a su programa de enriquecimiento de uranio. Así lo afirmó también el presidente del régimen ayatolá, Mahmud Ahmadineyad en el mismo discurso, y cuando faltan sólo cinco días para que concluya el plazo concedido por el Consejo de Seguridad de la ONU para que suspenda sus actividades nucleares.

Con la intención del calmar los ánimos el presidente iraní repitió en varias ocasiones que la fabricación de armas nucleares no es el propósito del programa de desarrollo de energía atómica de su Gobierno. «No somos una amenaza para nadie», afirmó. «Básicamente, no se habla nada de armas nucleares. No hay discusiones sobre armas nucleares, incluso a pesar del régimen sionista, que es un enemigo definitivo», aseguró.

  

Una información publicada en el diario ABC el domingo 27 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Cuestión Iraní Camino del Consejo de Seguridad

Por Narrador - 7 de Septiembre, 2005, 6:28, Categoría: Irán

La "Cuestión Iraní" se complica por momentos. Estamos en el momento que el asunto pasa a la ONU y se dice que nadie habla de medidas militares sin que el lector se de cuenta que se está hablando precisamente de la opción bélica. Está muy complicado el asunto y como hemos señalado, lamentablemente, se llegará a la opción militar previsiblemente en un año. Seguiremos la cuestión con gran interés.

EL PAIS

Domingo, 4 de septiembre de 2005

LA ONU EXIGE A IRÁN "PLENA COOPERACIÓN Y TOTAL TRANSPARENCIA" SOBRE SU PROGRAMA NUCLEAR

Julieta Rudich

Viena - El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aseguró ayer que Irán aún no ha esclarecido "importantes asuntos pendientes" sobre su programa nuclear. En un informe elaborado sobre la base de las observaciones de los inspectores de la ONU, que fue presentado el jueves en Viena, la agencia de Naciones Unidas critica al Gobierno de Teherán por no cooperar por completo y por mantener la producción de combustible nuclear sin atender a las advertencias de la comunidad internacional, a la cual preocupa la posibilidad de que Irán esté intentando en secreto fabricar la bomba atómica.

En el documento se urge a Irán a que muestre "total transparencia", algo que, según los expertos, es "indispensable" y que ya debiera haber hecho.

Hasta el momento, bajo vigilancia de los inspectores de la ONU en la central de Isfahán, en el centro del país, los técnicos iraníes ya han transformado cuatro toneladas de uranio en gas de uranio. Este gas, no obstante, no ha sido utilizado para el enriquecimiento de uranio, que en definitiva es el combustible temido porque puede ser usado tanto para generar energía nuclear como para fabricar armas atómicas.

Los expertos del OIEA lamentan, además, que las autoridades iraníes no hayan permitido amplias inspecciones de la zona militar de Parchin, donde se sospecha que se está experimentando con explosivos, ni han autorizado el acceso a la zona de Laisán, en Teherán, donde, según las imágenes de los satélites, existen excavaciones de grandes dimensiones de las cuales se desconoce su utilidad.

En la televisión iraní, Alí Larijani, responsable de las negociaciones sobre el programa atómico, rechazó las críticas del OIEA, las cuales, según su opinión, "no tienen legitimación, ni técnica ni legal", sino que responden a "motivaciones políticas". Larijani reiteró que Teherán seguirá cooperando con la agencia atómica de la ONU, pero indicó que el nuevo Gobierno necesita todavía tiempo para elaborar "propuestas efectivas" destinadas a las negociaciones.

Por su parte, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, ha afirmado que la UE está dispuesta a reanudar las negociaciones con Irán e indicó que "nadie propone una actuación militar", sino que "el conflicto sólo puede ser resuelto a través de medios diplomáticos". EE UU insistió ayer en enviar el caso iraní ante el Consejo de Seguridad de la ONU para que imponga sanciones a Teherán tras conocer el informe.

La Junta de Gobernadores, órgano ejecutivo del OIEA, se reunirá en Viena el próximo 19 de septiembre para decidir ulteriores pasos.

Irán Camina hacia el Abismo

Por El Observador - 3 de Septiembre, 2005, 6:40, Categoría: Irán

Lo hemos mantenido en reiteradas ocasiones. Es muy probable que la guerra de occidente (Estados Unidos básicamente) contra Irán comience antes de un año. No será una intervención bélica como la de Irak, eso ya se lo adelantamos. Los clérigos locales caminan firmemente hacia el abismo. Seguiremos esta cuestión con mucha atención porque puede marcar los próximos meses en política internacional.

EL PAIS

Viernes, 2 de de septiembre de 2005

LOS VEINTICINCO ADVIERTEN A IRÁN DE QUE NO DEBE SUBESTIMAR A EUROPA

A. M. y R. M. de R.

La relación de Irán con la comunidad internacional está atravesando un momento tan delicado que puede hacer inevitable la remisión de la República Islámica al Consejo de Seguridad si insiste en sus planes nucleares. "Nadie quiere ir al Consejo de Seguridad a no ser que sea inevitable", señaló ayer la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner. "Pero Irán no debe de cometer el error de subestimar a Europa".

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión discutieron la respuesta a dar al desafío iraní de reanudar los programas nucleares que el pasado noviembre pactó suspender con Alemania, Francia y Reino Unido, el llamado EU-3. En el debate, calificado de muy serio, por alguno de los presentes se acordó dar un tiempo más a Irán en vísperas del informe que mañana debe presentar Mohamed el Baradei, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre Irán. "Los iraníes deben saber que todavía tienen la puerta abierta, que queremos que se sienten e negociar, pero no deben cometer el error de subestimar a Europa".

Ante los ministros, Olli Rehn, comisario de la Ampliación anunció que está elaborando un documento estratégico que presentará el próximo mes de noviembre y en el que se definirán las futuras fronteras de la Unión Europea. Dentro de ellas, estarán Bulgaria y Rumania, cuyos representantes expusieron los avances de ambos países, comprometidos en un riguroso plan de lucha contra la corrupción y una profunda reforma judicial, como les exige Bruselas.

En el caso de Croacia, la presidencia expresó su satisfacción por la cooperación de su Gobierno con el Tribunal Penal Internacional de La Haya. La fiscal Carla del Ponte, cuya opinión fue decisiva para suspender la apertura de las negociaciones de adhesión en marzo, está ultimando un informe que tiene en cuenta "los últimos acontecimientos más positivos", según Jack Straw, en velada referencia a la captura en Grecia de Hrvose Petrak, lugar teniente de Ante Gotovina, general croata reclamado por el Tribunal por sus supuestos crímenes en la guerra de los Balcanes.

ABC

Viernes, 2 de de septiembre de 2005

UNANIMIDAD FRENTE A LA CRISIS NUCLEAR IRANÍ

E. S.

CARDIFF. La UE se propone mantener a toda costa una unanimidad granítica en su posición sobre el programa nuclear iraní y aunque la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero, dijo ayer que para Europa «la puerta sigue abierta» también advirtió de que Teherán «no debería cometer la equivocación de subestimar» la determinación europea de no aceptar su nuclearización.

Por su parte, el Alto Representante para la Política Exterior Común, Javier Solana, no descartó que, si Irán no respeta los compromisos de paralizar su programa nuclear, los europeos decidan llevar el tema al Consejo de Seguridad de la ONU.

Los 25 ministros recalcaron la «crucial»importancia del informe que deben presentar este sábado los expertos de la AIEA sobre los pasos dados por Irán.

LA RAZON

Viernes, 2 de de septiembre de 2005

LA UE AMENAZA A IRÁN CON LLEVAR LA CRISIS NUCLEAR AL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU

Gonzalo Súarez

Teherán desafía a Occidente y anuncia que no se deshará de su programa atómico «pacífico»

Londres- La Unión Europea (UE) llevará la crisis iraní al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas si los inspectores internacionales concluyen que el programa nuclear del país asiático no es puramente pacífico. Así lo acordaron ayer los ministros de Asuntos Exteriores de los veinticinco Estados miembros, reunidos hasta hoy en Newport (Gales) en una cumbre informal tras el parón veraniego. «Estamos de acuerdo en que si el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) no queda completamente satisfecha con los resultados de sus inspecciones, entonces el caso debe ir al Consejo de Seguridad», aseguró a la agencia de noticas Reuters la ministra de Exteriores sueca, Laila Freivalds.

El OIEA tiene previsto entregar hoy o mañana su nuevo informe sobre la crisis y, según las primeras filtraciones, confirmará que Irán ha reanudado el procesamiento de uranio en la planta de Isfahan, después de acordar su suspensión en noviembre de 2004. Aunque la agencia de la ONU no ha encontrado pruebas irrebatibles de que el régimen persa esté desarrollando un arsenal atómico, tal y como ha denunciado el Gobierno de Estados Unidos, tampoco está convencida de que las actividades nucleares iraníes sean totalmente pacíficas. «El texto no tendrá un tono duro, pero confirmará que Irán ha dado por finalizadas parte de las suspensiones y también expondrá varias preguntas sin respuesta sobre su programa nuclear», explicó un diplomático europeo.

Oferta europea. En el pasado, Teherán ha rechazado las acusaciones estadounidenses y ha asegurado que su programa nuclear no tiene fines bélicos, pues tan sólo pretende «garantizar» su abastecimiento de energía, pese a que dispone de ingentes reservas de gas y petróleo bajo su suelo. Ante la creciente tensión entre ambas partes, el triunvirato europeo formado por Francia, Alemania y Reino Unido ha mediado en los dos últimos años para resolver el contencioso por medios pacíficos. Así, el trío ofreció el mes pasado compensaciones políticas y económicas al régimen iraní a cambio de que renuncie con total transparencia a construir un arsenal atómico.

Ante la negativa iraní a aceptar este trato, la UE podría verse forzada a optar por medidas más drásticas, como remitir el caso al Consejo de Seguridad, que podría imponer sanciones internacionales contra Teherán si lo considera necesario. «Es absolutamente intolerable que vivamos en una situación que pueda llevar a que Irán obtenga armas nucleares», declaró Freivalds, que, sin embargo, se negó a especular con posibles sanciones. «No es el momento apropiado para hablar de eso», puntualizó.

Sin embargo, la UE pretende dar cierto margen a Irán para retomar las negociaciones antes de acudir a la ONU. Una cita clave será la reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena del próximo 19 de septiembre, en la que se debatirá el contencioso. «Todavía buscamos una solución negociada al problema, pero los iraníes no deben minusvalorar la fuerza de Europa», declaró ayer la comisaria europea de Relaciones Exteriores, la austriaca Benita Ferrero-Waldner. «Nadie quiere ir al Consejo de Seguridad, pero puede ser inevitable si no colaboran». El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, el español Javier Solana, repitió posteriormente esta amenaza. «Estamos dispuestos a ir a Nueva York [sede de la organización internacional] si es necesario», declaró.

Mientras los ministros europeos se reunían en Gales, el régimen iraní lanzó un mensaje desafiante. El portavoz del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Aghamohammadi, reiteró que Irán jamás se deshará de su programa nuclear «pacífico», pese a las presiones. La república islámica ha amenazado con actuar unilateralmente si el conflicto sobre materia nuclear llega a Naciones Unidas.