El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Gobierno de España

Las horas más bajas de Zapatero

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 14:00, Categoría: Gobierno de España

El presidente se queda sin candidata a Madrid y con el «proceso» en la UVI

El inquilino de La Moncloa vive horas bajas. Su optimismo y talante natural han desaparecido. Su rostro sombrío refleja la tensión del momento y los nubarrones que se avecinan. Comenzó la semana con el pie cambiado. De un plumazo se quedó sin candidata a la Alcaldía de Madrid y con el «proceso de paz» al borde del abismo. Horas después de la negativa de su «número dos» a enfrentarse a Gallardón, un comando de ETA robaba 350 pistolas en una armería francesa. Era la peor noticia que le podían dar al presidente. José Luis Rodríguez Zapatero se ha jugado todo su futuro político a una sola carta: la del fin del terrorismo. Y, al parecer, la carta está marcada.

Cuando le comunicaron la acción terrorista el lunes por la noche, no daba crédito. Ya consideraba superada la etapa de bloqueo que había sufrido el proceso este verano. Es más, había dado orden de iniciar antes de concluir este año las negociaciones formales con la cúpula etarra. Al día siguiente del robo, el martes, mantuvo un discreto silencio para no eclipsar el debate que horas más tarde iniciaría la Eurocámara sobre el «proceso de paz» en España. Debate éste que se saldó con el hemiciclo de Estrasburgo dividido por la mitad y en el que Zapatero logró un pírrico apoyo a su iniciativa de diálogo con la banda.

Pero sabía que debía dar una respuesta firme ante semejante acción terrorista, que vulnera la tregua permanente, para no socavar su crédito. Con la excusa de su reunión con el primer ministro belga, compareció ante la prensa con el rostro totalmente demudado. Y lanzó la advertencia: «Si se confirma la autoría etarra, tendrá consecuencias». Pero no se atrevió a anunciar la paralización del proceso.

Candidato a la desesperada

Antes de verse forzado a tirar la toalla y por la borda su carrera política, comenzará de nuevo a la desesperada la famosa fase de verificación. Zapatero lleva esta semana a la espera de la información sobre el robo. Cuando haya estudiado hasta el último detalle, tomará una decisión, que, según fuentes gubernamentales, pasará irremediablemente por la paralización del proceso, si ETA no da muestras de su voluntad de renunciar a la violencia. Para sondear esta voluntad, ha encargado a sus mediadores contactar con el dirigente etarra Josu Ternera.

Antes de su nocturno aviso a ETA, por la mañana presentó en Ferraz, cuartel general de los socialistas en Madrid, al candidato a la Alcaldía de la capital, Miguel Sebastián. Zapatero abandonó la sede socialista visiblemente emocionado. No era para menos. Acababa de desprenderse de su confidente y, lo que es más importante, de su asesor económico, que le ha sacado de tantos apuros a la largo de la legislatura. Sebastián ha sido quien ha llevado, en la sombra, las riendas de la política económica. De hecho, el presidente había pensado en él para ocupar la Vicepresidencia económica. Sin embargo, razones personales de última hora le impidieron aceptar el cargo.

La candidatura de Sebastián es la historia de una candidatura improvisada. Amigo personal del presidente, no pudo negarse y dio un paso adelante para sacarle del apuro en el que se había metido con el candidato al Ayuntamiento madrileño.

El presidente se lo propuso el martes pasado y Sebastián le devolvió el favor de estos años asumiendo el reto de medirse con Gallardón, en principio, para perder. De hecho, fuentes de La Moncloa reconocen que lo tiene muy complicado, sobre todo porque sólo quedan seis meses para dar a conocer a un rostro totalmente desconocido no sólo entre los madrileños, sino también entre los políticos. Sebastián tendrá que dar el do de pecho para arañarle votos a Gallardón. Y, además, deberá recurrir a su capacidad de seducción para ganarse a los dirigentes de la Federación Socialista Madrileña, en pie de guerra porque nadie ha tenido en cuenta su criterio a la hora de elegir a su candidato.

Zapatero lo designó el martes un tanto a la desesperada, después de que la jornada anterior De la Vega le comunicará su decisión de seguir en el Gobierno. Aunque había dejado en sus manos el aceptar o no su oferta, no ocultó su desagrado ante su negativa y la campaña de las feministas en favor de su continuidad en La Moncloa. Pese a ello, la consigna que corre por los pasillos monclovitas es la de rebajar importancia al rechazo de De la Vega. Se trata de hacer como si no hubiera pasado nada. Pero la confianza del presidente en su «número dos» ahora no es la de hace tres semanas.

La candidatura de la alcaldía a Madrid no sólo ha enfriado la relación entre Zapatero y De la Vega, sino también la de esta última con el ministro del Interior.

Información de Inmaculada G. De Molina publicada por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La candidatura por Madrid enfría la relación entre Zapatero y De la Vega

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 13:00, Categoría: Gobierno de España

Rubalcaba se postuló para ocupar la vicepresidencia del Gobierno y seguir al frente de Interior

Madrid. Quizá, José Bono, ex ministro de Defensa, no era consciente de la guerra interna que su no iba a provocar en el seno del Gobierno socialista. Una guerra que ha abierto de par en par la caja de los truenos. Al no de Bono, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha tenido que lidiar con el otro no rotundo de María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, y con las maniobras del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, intentando ocupar el puesto de la número dos del Ejecutivo.

Muchos han querido aprovechar la que se conoce ya como la crisis de Madrid para ganar posiciones dentro del propio Ejecutivo. El más interesado, el que más se ha movido en la trastienda, ha sido Rubalcaba.

Parece que la cartera de Interior se le quedaba pequeña y quería aumentar su cuota de poder y de cercanía con el presidente. Para ello debía quitarse de en medio en su carrera de ambición a la número dos del Ejecutivo.

Por ese motivo, según explican fuentes cercanas al propio ministro, Rubalcaba se había convertido en el gran defensor de que fuera la vicepresidenta la que aspirara a la Alcaldía de Madrid. Las relaciones entre ambos son cordiales pero lejanas.

Ambición y poder

Pero Rubalcaba quería más. Ya era poco para él ser el portavoz parlamentario en el Congreso. Fue una sorpresa, incluso para él, su nombramiento como ministro del Interior. Pese a ello, intentó mantenerse en primera línea de acción de los contactos entre el Gobierno y la organización terrorista.

Sus últimos movimientos con la crisis de Juana Chaos le han permitido avanzar en su implicación en el proceso y recuperar el terreno perdido tras su nombramiento como ministro del Interior.

El presidente del Gobierno quería retirarle de la primera línea de contactos. Pero Rubalcaba cree que tiene posibilidades de salir en la foto de la paz si logra hacerse con la silla de Fernández de la Vega.

Como vicepresidente se convertiría en el gran consejero de Zapatero, en su sombra durante veinticuatro horas al día y su capacidad de influencia sería ya ilimitada. La jugada de Rubalcaba no es únicamente hacerse con la vicepresidencia del Gobierno.

Su gran apuesta es conservar también la cartera de Interior. De esta forma sería vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior como ya lo fuera en su momento Mariano Rajoy.

Dentro de los cálculos que barajan destacados dirigentes socialistas no se descarta también que pudiera haber cogido la portavocía del Gobierno y hubiera dado la habitual rueda de prensa de los viernes tras el Consejo de Ministros.

Pero, de momento, Rubalcaba no ha conseguido su objetivo aunque quienes lo conocen no dudan que seguirá intentando desbancar a la vicepresidenta.

Y en medio de todas estas maniobras, al ministro del Interior le ha salido un duro contrincante. Mucho más discreto. Desde un segundo plano. Sin demostrar la desmesurada de ambición de Rubalcaba y con unos antecedentes laborales menos sospechosos que los del actual ministro del Interior.

Al acecho

José Antonio Alonso no habla pero también espera paciente. Sabe que puede ser el sustituto de Fernández de la Vega en algún momento de la legislatura. Sus opciones son también claras y contundentes: cuenta con una cercanía al presidente del Gobierno que no tiene Rubalcaba. Alonso y Zapatero eran compañeros de pupitre en León. Eso siempre le otorga una ventaja. También el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, aspira a mucho, pero sus opciones por el momento parecen ser mínimas.

Zapatero al final ha tenido que mover pieza y ha situado al frente de la candidatura de Madrid a Miguel Sebastián, su asesor económico. Una candidatura que lo único que ha hecho es encender más la lucha interna que vive actualmente el PSOE por ganar peso dentro del Gobierno. La crisis de Madrid ha dejado en el camino muy tocada la relación entre la vicepresidenta segunda y el propio presidente.

Para el presidente del Gobierno, Fernández de la Vega era su candidata ideal. En su concepto político no comprende que el presidente del Gobierno no sea el más valorado y que su número dos le supere en simpatía.

Éste era, según las fuentes consultadas por LA GACETA, el principal motivo de la candidatura de la Vega como rival de Alberto Ruiz Gallardón, además de ser, según sus encuentras internas, una gran candidata.

Pero el gran problema de toda esta teoría de las ambiciones es que ha fallado la premisa principal: Fernández de la Vega nunca quiso ser la candidata y se ha opuesto a ello con uñas y dientes.

Así, llegados a este punto, y tras la oposición rotunda a los designios del “jefe”, las relaciones entre María Teresa Fernández de la Vega y Zapatero parecen haberse enfriado del todo.

Unas relaciones que a pesar de la propaganda oficial nunca ha sido muy buenas y que pueden llevar a la salida del Gobierno de la vicepresidenta en la próxima crisis ministerial. Sería entonces el momento de Rubalcaba.

Información de J. M. Pérez publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PSOE rectifica la reforma de la Ley del Menor

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: Gobierno de España

El PSOE rectifica in extremis la ley que libraba de la cárcel a los jóvenes de entre 18 y 21 años

La alarma y la presión del PP le llevan a aceptar en el Senado la supresión de la cláusula. Los «populares» temen que los nacionalistas le obliguen a recuperarla en el Congreso, donde necesita mayoría absoluta para aprobar el proyecto

Madrid - La alarma social y la reacción crítica desde distintos ámbitos políticos y periodísticos ha llevado al PSOE a corregir, de momento, en lo que afecta a su trámite en el Senado, la cláusula que establecía la posibilidad de que la nueva Ley del Menor pueda aplicarse a los delincuentes que rebasen los 18 años, de modo que entre esa edad y los 21 años no tengan que ser derivados obligatoriamente a centros de internamiento de menores. LA RAZÓN informó el pasado lunes que los socialistas habían cedido en el Congreso ante una enmienda de CiU que alteraba en esa dirección el proyecto de ley original, a fin de asegurarse la mayoría absoluta necesaria, como ley orgánica, para sacarlo adelante.

El trabajo a puerta cerrada en la ponencia en el Senado se saldó sin que el PP obtuviera un compromiso formal del PSOE de rectificar ese apartado y en esas condiciones se abrió ayer la reunión de la Comisión de Justicia de la Cámara Alta encargada de votar el dictamen final que se elevará a Pleno -no hace falta mayoría absoluta como sí ocurre en el Congreso-.

Los socialistas, finalmente, respaldaron las enmiendas de supresión presentadas por el PP en relación a este punto, y sólo hubo una abstención en esa votación parcial, precisamente la de CiU. De esta forma, el texto que llegará a Pleno no incluye ya la cláusula incorporada de tapadillo en el Congreso.

Sin embargo, paradójicamente, al tiempo que se reunía la comisión, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, admitía la posibilidad de exenciones en el segmento de delincuentes entre 18 a 21 años a la hora de enviarlos a la cárcel. En un desayuno informativo organizado por Servimedia, reconoció que la reforma de la Ley del Menor permitirá que jóvenes de entre 18 y 21 años que trafiquen con drogas no vayan a la cárcel y sean recluidos en centros de internamiento «para ser sustraídos del ambiente criminógeno».

La potestad discrecional de enviar a un joven de la citada edad a la cárcel la tiene el juez, insistió el ministro, quien explicó que la nueva norma ofrecerá al juez mayor capacidad para decidir sobre el sistema de redención de la pena impuesta al menor delincuente.

El texto tendrá que volver al Congreso para su ratificación final y es ahí donde el PP tiene encendidas las alarmas. El PSOE necesita de mayoría absoluta y los «populares» no descartan que los nacionalistas puedan maniobrar de nuevo para intentar «colar» esta reivindicación. El dictamen final de la reforma salió adelante con 13 votos a favor y 12 en contra, los del PP. Éste pidió votación por separado de sus enmiendas de supresión de todo lo referente a la situación de los delincuentes entre 18 y 21 años para escenificar con contundencia su respaldo a su eliminación, aunque mantenga el rechazo al conjunto del proyecto por considerar que no resuelve el problema.

Entre otras razones, porque no soluciona el problema de la delincuencia protagonizada por los menores de entre 12 y 13 años; no atiende la delincuencia extrema (asesinato, violación, terrorismo) cometida por jóvenes de 16 a 18 años, que será penada como hasta ahora; no resuelve la situación que plantea la prescripción de delitos y faltas; y crea un grave problema de financiación a las comunidades autónomas. Precisamente, el secretario de Libertades Públicas, Justicia e Interior del PP, Ignacio Astarloa, se reunirá hoy con todos los responsables autonómicos de su partido en esta materia para analizar las consecuencias de la entrada en vigor de esta reforma. Astarloa criticó ayer que el Gobierno haya optado por sacar adelante una ley de tanta trascendencia como ésta de la mano de las minorías en lugar de a partir del consenso con el principal partido de la oposición. «Está viciada de origen y eso explica que después de haber cedido en cláusulas tan importantes como la que afecta a los delincuentes de entre 18 y 21 años, pueda tener que volver a hacerlo otra vez en el Congreso», dijo.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Más cordura en la Ley del Menor” (Editorial de LA RAZON)

Lo sensato era que el PSOE rectificara en la nueva Ley del Menor para que los delincuentes de entre 18 y 21 años no quedaran eximidos de prisión por sucesos de extrema gravedad. Una enmienda de CiU en el Congreso, apoyada por los socialistas, abría las puertas a esa inquietante posibilidad. Lo sensato era que los parlamentarios del PSOE desoyeran al grupo nacionalista catalán y volvieran al texto original que dejaba en manos de los jueces la posibilidad de ordenar el ingreso en la cárcel a partir de los 18 años si la conducta «del menor no responde a los objetivos propuestos en la sentencia». Así lo pedíamos el lunes desde esta misma página editorial. Ayer, la comisión de Justicia del Senado aprobó un dictamen en ese sentido de la reforma de la Ley reguladora de la responsabilidad penal de los menores, que tendrá que ser votada en el pleno de la Cámara Alta la próxima semana. La decisión, que contó con el respaldo de los dos principales grupos, subsana un error que había abierto una brecha normativa ante el fenómeno pujante de la violencia juvenil. El Estado de Derecho debe velar por la recuperación del delincuente, pero tiene la obligación de garantizar la seguridad del ciudadano. Se ha impuesto la opción legislativa más sensata, no porque sea más rigurosa, sino porque está más en consonancia con la realidad social.

Editorial publicado en el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.