El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

General
Artículos y anotaciones generales

El tribunal del 11-M subraya que el juicio no cierra la investigación

Por Narrador - 1 de Noviembre, 2006, 6:30, Categoría: General

Recuerda que la ley permite, incluso, suspender el juicio ante nuevos datos relevantes La Audiencia rechaza devolver la causa a Del Olmo para que practique nuevas diligencias

MADRID.- La Audiencia Nacional confirmó ayer la conclusión del sumario del 11-M acordada por el juez Juan del Olmo y abrió la fase de preparación del juicio, previsto para el próximo mes de febrero. En el mismo auto, la Sección Segunda de lo Penal rechaza todas las peticiones de diversas defensas y acusaciones, que consideraban que Del Olmo debería haber ordenado numerosas diligencias que nunca se llevaron a cabo. El tribunal también resalta que la conclusión del sumario se produce «sin perjuicio de cuantas nuevas indagaciones procedan, de acuerdo con la ley, de aparecer nuevos datos relevantes».

La Sala, que será la misma que juzgue el 11-M, recuerda a las partes que en esta nueva fase que se abre tienen la posibilidad de solicitar de nuevo las diligencias que consideren necesarias y que ahora han sido rechazadas. Así, aceptar en esta nueva fase que, por ejemplo, se realice un nuevo análisis de los explosivos no implica devolver el sumario a Del Olmo para que sea él quien las practique. Esa devolución del sumario al instructor hubiera hecho casi imposible celebrar el juicio antes de cumplirse el tiempo máximo de prisión provisional de algunos procesados, según indicaron fuentes jurídicas.

Ante las alegaciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la Sala señala que dar por concluido el sumario no supone «el agotamiento de todos los aspectos o hipótesis posibles en relación con los hechos investigados, sin perjuicio de cuantas nuevas indagaciones procedan, de acuerdo con la ley, de aparecer nuevos datos relevantes».

El tribunal, presidido por el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, añade que esto «puede ocurrir antes, durante o después del juicio, incluso dando lugar a la suspensión del curso del mismo si se producen revelaciones o retractaciones inesperadas que sean sustanciales para el enjuiciamiento de los procesados».

La AVT había pedido continuar con la instrucción del sumario porque, a su juicio, la propia decisión de Del Olmo de seguir con la investigación en otras diligencias demostraba que faltaban elementos esenciales. Según la AVT, «no puede llevarse a cabo un juicio donde de antemano se sabe que no se conocerá la verdad de lo que ocurrió y donde no se encuentran las claves para saber quiénes fueron los responsables reales».

La Sala rechaza acumular esas nuevas diligencias al sumario del 11-M -como también había pedido la Fiscalía- aunque recuerda que puede pedir que una copia se aporte al sumario para tenerla en cuenta durante el juicio. En esas diligencias Del Olmo interrogó al jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, por sus declaraciones contradictorias sobre las sustancias detectadas en los focos de los atentados.

Entre las peticiones rechazadas se encuentra la toma de declaración como imputados de José María Aznar, Angel Acebes y Federico Trillo, de los tres peritos de la Policía que firmaron el informe inicial que relacionaba a ETA con el 11-M, y del Policía nacional de origen sirio Maussili Kalaji, en cuyo local, según diversas acusaciones, se liberaron los teléfonos del 11-M.

Tampoco acepta la Sala conceder nuevo plazos a varias defensas que lo solicitaron alegando la complejidad de la causa y diversos problemas con las copias digitales entregadas. Una de esas defensas es la de Rabei Osman, El Egipcio, que acaba de ser juzgado en Italia por terrorismo y que será entregado a España para el 11-M el próximo 6 de noviembre, según indicaron fuentes jurídicas.

En los próximos días -previsiblemente el lunes- la Fiscalía deberá presentar al tribunal su escrito de calificación provisional, en el que concrete las condenas que solicita a cada uno de los 29 procesados. A continuación, la Sala dará otro plazo de cinco días para que haga lo mismo el resto de acusaciones. Posteriormente, las defensas dispondrán de 20 días para presentar sus alegaciones.

Información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Un partido de fútbol usado como atauqe contra España y apología del terrorismo

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: General

El Cataluña-Euskadi se convierte en un multitudinario acto separatista

Tanto TV3 como ETB lo presentaron como un partido «internacional» Antes del encuentro, presidido por Maragall e Ibarretxe, se interpretaron los dos «himnos nacionales» La inmensa mayoría de las banderas catalanas tenían la estrella independentista Cientos de pancartas reivindicaban el acercamiento de presos etarras Incluso se exhibieron en la grada enseñas de Suecia e Irlanda para ridiculizar a España

BARCELONA.- Qué mejor altavoz político que un acontecimiento deportivo. El Camp Nou, terreno abonado a la reivindicación, acogió ayer un partido de fútbol entre las selecciones autonómicas de Cataluña y Euskadi en el que quedó claro que el juego en sí era lo de menos.

Por supuesto que nadie estaba dispuesto a obviar el vistoso escaparate, y ambos bandos reclamaron con insistencia la independencia del Estado español ante la complaciente mirada, entre otros, del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y del lehendakari, Juan José Ibarretxe. José Montilla, candidato socialista a la Presidencia del Govern en los comicios del 1 de noviembre, no le hizo compañía en el palco a su rival convergente, Artur Mas.

El terreno de juego propiedad del Barcelona se resguardó bajo un manto de estelades -bandera independentista catalana-, ikurriñas y pancartas a favor del acercamiento al País Vasco de los presos etarras.

Los 56.354 espectadores -unos 2.000 de ellos viajaron desde el País Vasco en 15 autocares- que acudieron ayer al Camp Nou respiraron oxígeno separatista durante las más de seis horas de actos que envolvieron al partido. Tanto TV3 como Euskal Telebista (ETB) hablaron del acontecimiento como un partido «internacional», y los himnos de ambos combinados fueron presentados como «nacionales».

Fue el preámbulo de lo que vendría a continuación. Los insultos multitudinarios se convirtieron en el hiriente hilo musical de la función: «Puta España», «español el que no bote», «españoles hijos de puta»... Y todo aderezado con pancartas de diversa índole: «Euskal Herria y Cataluña, autodeterminación» o «Una misma lucha por la independencia». Incluso hubo quien acudió al estadio con la camiseta de la selección de Suecia y con la bandera de Irlanda para recordarle a Luis Aragonés sus recientes fracasos deportivos.

La Federación Catalana de Fútbol (FCF), organizadora del acto, logró el visto bueno de la Federación Española para la disputa del partido a cambio de que la reivindicación política fuera lo menos dañina posible, algo que, evidentemente, no sucedió. Y eso que desde la orilla deportiva catalana habían intentado tomar buena nota. De hecho, el equipo entrenado por Pere Gratacós evitó adentrarse en terrenos peliagudos y se conformó con llevar una discreta pegatina en el hombro de su camiseta reclamando la oficialidad de su selección. Por supuesto que el lema escogido para el partido -Juntos por la paz- pasó del todo desapercibido.

Mucho más contundentes fueron los componentes de la selección vasca. Parapetados tras una vistosa pancarta con un escueto Ofizialtasuna (oficialidad), los jugadores siguieron la línea trazada un día antes por su capitán, Aitor López Rekarte, quien leyó un manifiesto en el que señaló que Euskal Herria, «como nación que es», debería tener el reconocimiento oficial.

Aunque, realmente, en el ambiente no se respiraba una lucha por la oficialidad de las selecciones. «Está claro que nosotros no hemos viajado desde Bilbao a Barcelona sólo por eso. Ni que fuéramos a ver un partido de la hostia. Esto es mucho más que política, buscamos otra cosa», comentaba un aficionado ataviado con la tradicional bandera referida al acercamiento de presos de ETA.

Desde la Plataforma ProSelecciones Vascas (ESAIT) comparaban las diferentes realidades que viven las sociedades vascas y catalanas: «Mientras que casi el 90% de nuestro pueblo está a favor de nuestra selección, notamos que en Cataluña hay un cierto miedo a la reivindicación clara».

Desde ESAIT no escondieron un cierto malestar por el hecho de que la Plataforma ProSelecciones Deportivas Catalanas no interviniera en una concentración a las cinco de la tarde, en el interior del recinto del Camp Nou, en la que lo que menos se pidió fue el reconocimiento oficial de las selecciones. Se gritaron consignas contra España, contra el PP, se lanzaron folletos de apoyo al etarra José Ignacio de Juana Chaos y, ante todo, se gritó hasta la extenuación por la independencia de Euskal Herria.

El coordinador de ESAIT, Martxel Toledo, que no veía muy claro lo de celebrar una concentración de estas características a escasos metros de furgones policiales, se congratuló por que no hubiera incidentes y continuó dilatando el discurso sobre la oficialidad cuando allí lo que se estaba reclamando era algo bien diferente. «Queríamos un acto pacífico, y así ha sido», se arrancó Toledo, para dejar bien claro que la sociedad vasca «tiene el derecho a decidir».

Jordi Vinyals, presidente de la Plataforma ProSelecciones Catalanas y, por tanto, impulsor de la polémica campaña publicitaria en la que se usaron a niños en contra de España, disfrutó también de lo lindo. Tal y como había pedido la Plataforma Pel Dret de Decidir -grupo de marcado carácter independentista que en su día criticó el pacto estatutario entre PSOE y CiU-, buena parte del público asistente se quitó la camiseta en el primer minuto del segundo tiempo en muestra de apoyo al citado spot, cuya emisión fue prohibida esta semana por un juzgado de Barcelona.

Tampoco quiso perderse una cita de estas características el adalid del nuevo catalanismo cultural, el actor Joel Joan, quien en su día reclamó los «países catalanes libres» sobre el mismo césped del Camp Nou.

En conversación con este periódico, Joan se quejó de que los catalanes tengan menos tablas a la hora de ejercer su fuerza reivindicativa. «En el País Vasco están mucho más desacomplejados, se implican mucho más en todo. Un ejemplo claro sería el tema de los presos vascos». Aunque lanzó un contundente aviso: «El día que en Cataluña nos quitemos los complejos de encima, no habrá quien nos pare».

Una información de Francisco Cabezas publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Maragall reclama la oficialidad de la selección porque las Cortes aprobaron que son una nación

BARCELONA.- Pasqual Maragall y Juan José Ibarretxe se hermanaron en las entrañas del Camp Nou para reclamar la oficialidad de sus respectivas selecciones. Ambos presidentes mostraron su buen entendimiento y no dudaron en posicionarse con vehemencia a favor de la independencia deportiva de Cataluña y del País Vasco.

«Desde el momento en que las Cortes aprobaron el Estatuto, en el que se dice que Cataluña es una nación, para el presidente de la Generalitat las selecciones son una obviedad», sentenció Maragall, quien ilustró su argumento con el manido ejemplo de Gran Bretaña, donde coexisten las selecciones de fútbol de Gales, Escocia e Inglaterra.

Maragall no desaprovechó la ocasión para recordar su amor a la bandera -catalana, por supuesto-. La campaña electoral apremia y el todavía president quiso dejar bien claro cuál es su sentir y, por extensión, el del PSC. Con su discurso le echó un cable a su sucesor, José Montilla, cuyo principal punto débil son las críticas a su dudoso catalanismo. Sin ir más lejos, el presidenciable socialista fue uno de los grandes ausentes del Camp Nou. También faltó, o al menos nadie le vio, el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira.

Ibarretxe no tuvo que echar capotes a nadie, pero también fue contundente en un parlamento en el que alternó el castellano y el euskara. Maragall sólo habló en catalán. «Se trata de algo más que un partido entre amigos. Por parte del lehendakari existe una petición clarísima: queremos selecciones no por ir en contra de nadie. Me gusta la selección española, me gusta la italiana, pero la mía es la vasca. Y estoy convencido de que la tendremos», clamó.

Entregado al fervor patriótico del momento, Ibarretxe se permitió un comentario de tintes oníricos, pero que verbalizó con absoluta seriedad: «Algún día un president y un lehendakari se darán un abrazo cuando Cataluña y Euskadi jueguen la final de un campeonato del Mundo».

En segunda línea de fuego anduvieron los presidentes de los parlamentos vasco y catalán. Izaskun Bilbao (PNV) y Ernest Benach (ERC) disfrutaron de la fiesta reivindicativa sin apenas mojarse. Benach esbozó una sonrisa y miró al tendido diciendo «yo no he visto nada» al ser cuestionado por la manifestación independentista previa al partido, mientras Bilbao se limitó a expresar que «no debe mezclarse deporte y política».

Al final del choque, ya más relajado, Benach propuso la idea de organizar un torneo de naciones sin Estado, algo que federaciones y plataformas, así a bote pronto, vieron con buenos ojos.

Una información de David Brunat publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Cataluña y Euskadi llevan al césped las cesiones de Zapatero (Editorial de EL MUNDO)

Ningún mitin o manifestación hubiera sido tan eficaz a la hora de escenificar los afanes independentistas de Euskadi y Cataluña como el partido de fútbol que ayer tuvo lugar en el Nou Camp. Presentado por las respectivas televisiones autonómicas como un encuentro «entre naciones», el partido sirvió para desplegar toda la simbología al uso del independentismo, desde banderas e himnos «nacionales» hasta centenares de pancartas por el acercamiento de los presos etarras.

El partido nunca hubiera pasado de la anécdota si se tratara sólo de deporte, entre otras razones por la ausencia de jugadores relevantes y el ínfimo nivel del juego. Sin embargo, como el acto político que realmente fue, su relevancia es insoslayable. Pocas veces como ayer ha podido constatarse al alimón la imaginería independentista de ambas comunidades celebrada con un total desprecio por la realidad constitucional. Más que las reivindicaciones, lo que flotaba en el ambiente eran hechos consumados. Al fin y al cabo, si quien debería velar por el espíritu y la letra de la Carta Magna ha destacado por su cesión en el terreno de los conceptos, ¿por qué no han de tomarle la palabra quienes sí creen en sus respectivas naciones?

Cuando Zapatero impulsa un Estatuto que reconoce a Cataluña como «nación», ¿cómo no han de actuar en consecuencia los políticos catalanes, tal y como señaló ayer con coherencia el propio Maragall?

De la misma forma, el presidente del Gobierno ha abordado el llamado proceso de paz en el País Vasco aceptando en lo fundamental la interpretación de los hechos de nacionalistas y abertzales. Así lo hizo cuando afirmó que él respetaría «el derecho a decidir de los vascos», como si éste derecho estuviese siendo conculcado. Y así lo hace de nuevo cuando contribuye activamente a la que siempre fue la estrategia pretendida del entorno etarra: la internacionalización del conflicto.

Mientras la izquierda abertzale emprende de nuevo una campaña para que una de sus organizaciones tapadera, Askapena, sea admitida por el Foro Social Mundial, o para que «destacadas personalidades internacionales» -que no son otros que Francesco Cossiga, Mario Soares o Gerry Adams- se pronuncien a favor del «proceso», el Gobierno actúa en paralelo llevando el debate al Parlamento Europeo o escenificando el apoyo del primer ministro británico, Tony Blair.

Esta es la deriva emprendida por una política de cesión continua para cuyos frutos Zapatero pide «paciencia». El problema es que incluso los más optimistas y confiados constantan cada día que el trayecto no tiene marcha atrás. Y es que es el independentismo el que va ganando el partido, tanto en la calle como en el césped del estadio.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rubalcaba, silbado en un desfile

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: General

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer en Oviedo, durante el discurso que pronunció en el desfile nacional de la Guardia civil, que Interior destinará en 2007 a este cuerpo mil millones de euros más respecto al presupuesto del año pasado, lo que equivale a un aumento del 15%. La intervención del ministro, que se negó a realizar declaraciones después del acto, estuvo marcada por silbidos por parte de algún sector del público que abarrotó la calle Uría de Oviedo para presenciar el desfile castrense.

Rubalcaba manifestó que el Gobierno quiere «más guardias civiles, más y mejores medios, más motivación y que sus esfuerzos se sumen a los que realizan el resto de las fuerzas de Seguridad del Estado». Por este motivo, continuó el ministro, el Ejecutivo ha puesto en marcha la creación de un mando único que «pretende mejorar la coordinación de ambos cuerpos manteniendo las funciones, áreas de responsabilidad y el carácter de cada Cuerpo». Esta colaboración, prosiguió Rubalcaba, llevará a la firma de un nuevo convenio con la Federación de Municipios para «implicar» a las policías locales en la lucha contra la inseguridad ciudadana. «La Guardia Civil cuenta con el respaldo, el apoyo y la confianza del Gobierno», añadió, para resaltar que la sociedad española se siente «agradecida y orgullosa» de contar con hombres y mujeres que «responden con rectitud, honor y dignidad».

Una información publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Inmigración Ilegal, Menores de Edad y la desafortunada "Ley del Menor"

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: General

La Ley del Menor podría librar de la cárcel a los delincuentes de 18 a 21 años

El Partido Popular intenta in extremis corregir en su trámite en el Senado la cesión del PSOE a una enmienda de los nacionalistas

Madrid - La nueva Ley del Menor apura su tramitación parlamentaria ya que mañana llegará a la comisión de Justicia e Interior del Senado después de su debate en ponencia a puerta cerrada. De todos los flecos pendientes, el más relevante es el que afecta a cómo queda una enmienda asumida por los socialistas en el Congreso y que establece que la ley pueda aplicarse a los menores delincuentes que rebasen los 18 años, de modo que entre esa edad y los 21 años no tengan que ser internados obligatoriamente en una prisión sino que sean derivados a centros de internamiento de menores. El proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros no incluía esta exención, pero se coló a instancias de CiU con el apoyo del PNV y EA. ERC también dio su respaldo.

Aún hay negociación

La negociación sigue abierta y el PP está intentando in extremis que el PSOE corrija este apartado. De la ponencia no sale el compromiso firme de hacerlo, pero tampoco se ha cerrado la puerta a la modificación. El problema es que en el otro lado está la resistencia numantina de sus socios ante una enmienda con la que se compensa el castigo más elevado para los delitos más graves que recoge la nueva normativa.

Ya en tiempos de la discutida gestión de Mariscal de Gante como ministra de Justicia, se avanzó en una dirección parecida, pero tal decisión fue corregida al llegar Ángel Acebes al ministerio. Nunca entró en vigor. En 2003, Justicia, dirigida entonces por Michavila, endureció aún más las condiciones al promover -en plena polémica por el «caso Sandra Palo»- que los menores asesinos pasasen a prisión al cumplir 18 años.

El principal partido de la oposición reconoce que la sociedad no puede renunciar a largo plazo al principio de aplicar a los jóvenes de entre 18 y 21 años medidas educativas dirigidas a su reinserción, pero entiende que intentar cumplir esa máxima sin ningún tipo de previsión de medios personales y materiales para su puesta en práctica, cargando su coste además sobre las comunidades, supone condenarla al «más estrepitoso fracaso».

Una decisión mal medida en esa dirección puede conducir, asimismo, a una saturación tanto del sistema judicial y fiscal de menores como de los dispositivos de las administraciones autonómicas para poder ejecutar la ley, y resulta claramente negativo que el sistema de justicia juvenil se tenga que hacer cargo de una población tan dispersa desde el punto de vista de la edad en los mismos centros y con los mismos equipos.

Falta de recursos

Transcurridos cinco años desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2000, aún muchas comunidades no pueden llegar a ejecutar todo el marco de medidas que la norma contempla (internamientos terapéuticos, trabajo en beneficio de la comunidad, convivencia en familia o en grupo educativo...), por lo que sería imposible atender con los mismos recursos, como mínimo, al doble de la población, teniendo en cuenta que es un colectivo con un nivel acusado de inadaptación social, problemática conductual y drogodependencias.

Los delitos cometidos por menores se han disparado, por ejemplo, en Madrid, y aunque es cierto que cada vez se rebaja más la edad de los delincuentes, también es un hecho que se incrementan en el segmento entre 18 y 21 años. La realidad es que hay una creciente alarma social refrendada por datos objetivos que confirman que aumentan los delitos cometidos por los menores contra la vida, contra la salud pública, de lesiones y de robo con violencia e intimidación.

El PP está convencido de que serán muchas las derivaciones de este colectivo al Sistema de Reeducación de Menores, teniendo en cuenta que los jóvenes entre 18 y 21 años cometen en mayor número delitos y faltas de las mismas características y naturaleza que los comprendidos en la franja de 16 a 18 años, y que en todo caso se les podrá aplicar medida de medio abierto (como libertades vigiladas y trabajos en beneficio de la comunidad).

El proyecto de Ley del Menor endurece las penas de las medidas aplicables a los menores de 18 años que cometan delitos graves, como los de violación y asesinato, y busca responder a preocupantes realidades como las bandas juveniles o el acoso escolar. El principal partido de la oposición mantiene que no puede brindarle su apoyo porque no responde a la delincuencia protagonizada por los menores de entre 12 y 13 años; no atiende la delincuencia extrema (asesinato, violación, terrorismo) cometida por jóvenes de 16 a 18 años, que será penada como hasta ahora; no resuelve el problema que plantea la prescripción de delitos y faltas; y crea un problema grave de financiación en las comunidades autónomas a las que compete la ejecución de las medidas impuestas.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


En 2005 se abrieron causas por delitos a 90.000 menores

Homicidios y agresiones sexuales, entre los que aumentaron

MADRID - Los menores de edad son, año tras año, cada vez más protagonistas de la delincuencia. En 2005, sin ir más lejos, se incoaron 89.707 procedimientos a menores por la comisión de un delito, una cifra ligeramente inferior a la del ejercicio anterior, en el que a 92.412 se les aplicó la Ley del Menor. De ellos, poco más de la mitad tiene entre 16 y 17 años. Pero además de la actividad delictiva, las medidas de internamiento han experimentado un ligero incremento respecto a 2004, cuando se decretaron 4.967, pues el pasado año se cerró con 5.378 órdenes de internamiento.

En consecuencia, la delincuencia cometida por jóvenes es un fenómeno que, desgraciadamente, gana cada vez más terreno. Esto ya se inició en la pasada legislatura, cuando, según los datos extraídos del «Estudio sobre la Delincuencia Juvenil» elaborado por el «Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia», las detenciones de jóvenes de 18 a 20 años pasaron de 34.768 en 2000 a 43.537 en 2004.

Cada vez más jóvenes

Además, los delitos graves, aquellos que llevan aparejada la adopción de medidas judiciales privativas de libertad -internamiento en régimen cerrado, semiabierto o abierto- cada vez son cometidos en una edad más temprana y, de forma paralela, se están registrando un aumento de este tipo de medidas. En concreto, y según los datos del Decanato de los Juzgados de Madrid, en los seis primeros meses de este año los jueces adoptaron un total de 728 medidas privativas de libertad para otros tantos menores autores de delitos graves, lo que supone un aumento del 11,7 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

Ya el año pasado, las órdenes de internamiento en régimen cerrado (1.523) superaron en España a las del ejercicio anterior (1.219).

Los delitos de lesiones se llevaron la palma (15.928), seguidos por los robos con violencia o intimidación (9.047), robos con fuerza (7.861) y hurtos (7.420). Mientras, los relacionados con la violencia de género (en el anterior ejercicio no estaba en vigor) se estrenaron con 2.607 casos relacionados con menores.

Respecto a los delitos cometidos por los menores de edad, los homicidios y las agresiones sexuales aumentaron el pasado año respecto a 2004. En cuanto a los primeros, se pasó de los 179 cometidos por menores en 2004 a los 203 de 2005. Y respecto a los delitos contra la libertad sexual, los 1.320 de 2004 se convirtieron, al año siguiente, en 1.469.

Centros saturados

En su última memoria anual, la Fiscalía General del Estado alertaba de la «saturación» de los centros de internamiento y de las «dificultades» inherentes al tratamiento de los quebrantamientos de condena. Del mismo modo, el Ministerio Público se quejaba de que los técnicos de libertad vigilada superan con creces las ratios de menores a controlar y lamentaba la «falta de formación y preparación» de los educadores responsables de ejecutar las medidas sustitutivas del internamiento.

- La delincuencia cometida por jóvenes es un fenómeno que, desgraciadamente, gana cada día más terreno.

- Los delitos graves, aquellos que llevan aparejada la adopción de medidas judiciales privativas de libertad, cada vez son cometidos en una edad más temprana y se está registrando un aumento de este tipo de medidas.

- En 2005 se abrieron diligencias a 89.707 menores por la comisión de un delito. De ellos, 47.247 tenían entre 16 y 17 años. Homicicios y agresiones sexuales aumentaron respecto al anterior ejercicio.

  

Una información de R. N. publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Crímenes de menores que causaron alarma social

MADRID - Sandra Palo fue llevada hasta un polígono donde la violaron, estando inconsciente la atropellaron repetidas veces, la rociaron con gasolina y la prendieron fuego cuando aún estaba viva. La gasolina fue clave para detener a los agresores. Los asesinos, menores de edad, fueron condenados a penas que oscilan entre los 4 y los 8 años de internamiento en un centro de reclusión.

Asesino de la catana. José Rabadán, de 16 años, mató a sus padres y a su hermana, con síndrome de Down, el 1 de abril del 2000, con unos 70 golpes de catana en su propia casa, cuando estaban durmiendo. Quedó en libertad, tras concluir los 6 meses de medidas cautelares, a la espera de juicio. Rabadán fue condenado el 1 de junio de 2001 a la medida reeducativa de 12 años de internamiento en un centro terapéutico por los tres asesinatos, con la limitación legal de 8 años, a los que seguirán otros 2 de libertad vigilada.

  

Crimen de San Fernando. Iria, de 16 años, y Raquel, de 17, querían «hacerse famosas» y «saber qué se sentía al matar a una persona». Un día cogieron a Clara García, de 16 años, la llevaron a un descampado en la localidad gaditana de San Fernando, le asestaron 32 puñaladas y la degollaron. La sentencia fue de 8 años. Fueron puestas en libertad al cumplirse los 6 meses de medidas cautelares.

Jokin, 14 años se suicidó después de padecer durante un año el maltrato físico y psicológico de sus compañeros. El Instituto expulsó a los ocho presuntos agresores y Educación les asignó tutores para escolarizarles en sus domicilios.

Una información de R. N. publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Secuelas de la Ley del Menor” (Editorial de LA RAZON)

El PSOE ha aceptado una enmienda que exime de prisión a los delincuentes de 18 a 21 años           

        

La inseguridad ciudadana ha crecido de forma alarmante en los últimos dos años. Frente a los mensajes complacientes del Gobierno, los ciudadanos han percibido un aumento de la criminalidad acompañado también de un cambio en las características de esos delitos, con la violencia extrema como denominador común de muchos de ellos. En ese contexto, resulta especialmente relevante el incremento de una delincuencia juvenil con nuevas connotaciones aparejadas en muchos casos a cierta inmigración. La presencia en España de las bandas de jóvenes delincuentes, al estilo de las que existen en algunos países iberoamericanos, se ha convertido en una constante. La Fiscalía General desvelaba que los delitos contra la vida cometidos por niños o adolescentes han tenido una escalada del 61 por ciento desde 2002. Este simple dato avalaría por sí solo las férreas medidas adoptadas por el Ejecutivo en su reforma de la Ley del Menor, que endurece las penas y aumenta las de internamiento hasta los once años en los casos de sucesos graves o muy graves. Además, el texto recoge como un agravante el hecho de pertenecer a una banda, lo que podría suponer una medida de internamiento incluso aunque el delito no fuera de carácter violento. Es evidente, por tanto, que el Gobierno intenta poner coto a una realidad tangible que preocupa extraordinariamente a los españoles, y que está justificado en la necesidad de actuar de forma disuasoria ante determinadas conductas delictivas que no han encontrado respuesta suficiente en el actual ordenamiento. Sorprende, sin embargo, a la vista de la voluntad política que anima una reforma conveniente, que el PSOE haya aceptado en la tramitación de la nueva Ley del Menor una enmienda que exime de prisión a los delincuentes de 18 a 21 años, previsión que no incluía el proyecto aprobado en el Consejo de Ministros. Éste dejaba en manos de los jueces la posibilidad de ordenar su ingreso en la cárcel si la conducta «del menor no responde a los objetivos propuestos en la sentencia». Los debates en el Senado podrían devolver al texto su redacción original, aunque los grupos parlamentarios dudan y no se definen, lo que no es una buena noticia. Es evidente que con el solo endurecimiento de la legislación no se conseguirán resultados en la recuperación de menores delincuentes, y que son precisos más medios para la educación y para la prevención, pero un Estado de Derecho, que tiene también la obligación de defender la seguridad de sus ciudadanos, no puede pecar de ingenuidad o de generosidad gratuita. En todo caso, hablamos de prisión por delitos de extrema gravedad para individuos que ya han superado la mayoría de edad y siempre que el juez estime que no han cumplido las exigencias impuestas en la sentencia. Los dos grupos mayoritarios tienen la oportunidad de enmendar la situación con un acuerdo en la Cámara Alta.

Editorial publicado por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Se confirma la negociación en Oslo

Por Narrador - 8 de Octubre, 2006, 14:00, Categoría: General

Noruega confirma que hay contactos previos con ETA

OSLO.- El Gobierno español está manteniendo contactos previos con representantes de la banda terrorista ETA. Las conversaciones se están desarrollando en algún lugar de Noruega. Así se lo han confirmado fuentes del Gobierno noruego a una televisión de este país, la cadena TV2.

El canal dio cuenta anoche de que informantes anónimos del Ejecutivo noruego confirmaban la noticia, informa Reuters.

Ayer mismo, el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba negaba tales informaciones y aseguraba que no tenían ningún fundamento. En una rueda de prensa, el ministro aseguraba que los datos ofrecidos por el diario ABC, según los cuales el Gobierno español estaría manteniendo conversaciones previas con miembros de la banda, eran absolutamente falsos. «No es verdad. No hemos mantenido ningún contacto», dijo Rubalcaba, quien añadió que, en el caso de abrirse esas conversaciones, los partidos políticos serían los primeros en conocerlo.

Una información publicada en el diario EL MUNDO el domingo 8 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PP asegura que «no es casual» que los contactos Gobierno-ETA sean en Oslo

VALENCIA. El secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, aseguró ayer que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «ha aceptado tratar a España y al País Vasco como si fueran Israel y Palestina, tal y como siempre ha exigido la banda terrorista». Estas declaraciones, realizadas ayer en Valencia, hacían referencia a la noticia publicada ayer en ABC en la que se informaba de que el Ejecutivo y ETA están manteniendo contactos en Oslo para abordar la negociación «armas por presos».

En este sentido, Acebes indicó que «vemos cómo vuelven a aparecer noticias de los contactos entre el Gobierno de todos los españoles y ETA», y advirtió que la elección de la capital noruega «no es casual», ya que se busca un «mensaje y un símbolo» con una mediación internacional, dado que fue en esa ciudad donde en 1993 se firmaron los acuerdos entre el Gobierno israelí y la OLP.

El popular añadió que «también ha llevado el proceso de negociación a la Unión Europea, como si se tratara de dos países distintos que necesitan de una instancia internacional para resolver sus problemas y sus conflictos», y presagió que, el día menos pensado, Rodríguez Zapatero, «pedirá que el falso conflicto entre España y el País Vasco se trate en Naciones Unidas».

A juicio de Acebes, hace dos años y medio, ETA «estaba a un paso de la derrota», con «Batasuna expulsada de las instituciones, los etarras corriendo como conejos y las víctimas con todo el respaldo y el reconocimiento del Gobierno», lo que confrontó con la situación actual, en la que la banda armada «está a un paso de la victoria», con «Batasuna negociando con el ministro del Interior su legalización, a punto de conseguir la mesa de la autodeterminación y las víctimas abandonas por el presidente del país».

En esta tesitura, lamentó que, mientras tanto, «los socialistas vascos se alían en el Parlamento autonómico con los nacionalistas y los proetarras contra el PP y nuestra iniciativa de condena a ETA».

Rubalcaba niega los contactos

Por la tarde, y preguntado por los periodistas, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, negó que se hayan establecido contactos entre el Gobierno y ETA y aseguró que cuando se produzcan, los partidos políticos serán los primeros en enterarse.

Una información de Javier Reigadas publicada en el diario ABC el domingo 8 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


EL MUNDO se acerca a 'El País' y aventaja a 'ABC' en más de 100.000 ejemplares

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: General

MADRID.- Nunca EL MUNDO estuvo tan cerca de El País. Nunca el ABC estuvo tan lejos de EL MUNDO. Nunca La Razón estuvo tan cerca de ABC. Estas son las tres conclusiones que se desprenden de los últimos datos distribuidos por la Oficina para la Justificación de la Difusión (OJD) esta semana, correspondientes tanto a la difusión como a la venta en quiosco de los cuatro grandes diarios nacionales durante los meses de julio y agosto.

La consolidación e incluso la acentuación de las tendencias que vienen arrastrándose desde comienzos de año empiezan a constituir ya lo que un experto del sector del control de la difusión califica como «auténtico corrimiento de tierras con muy pocos precedentes».

De acuerdo con este criterio, si la tendencia reflejada en estas cifras se mantuviera durante un par de años, podría llegar incluso a producirse una alteración del ranking de los grandes diarios nacionales con EL MUNDO disputando el liderazgo a El País y La Razón a punto de alcanzar a ABC.

Como puede apreciarse en el cuadro adjunto, la difusión total del diario de Unedisa volvió a rebasar cómodamente los 300.000 ejemplares durante los meses de julio y agosto, en los que tradicionalmente disminuyen las ventas. Mientras nuestro periódico obtuvo crecimientos del 6% y el 3% en esos meses de verano, tanto El País como ABC tuvieron caídas en torno al 12% en el total de su difusión.

El termómetro del quiosco

Aún es más significativo el comportamiento de la venta en los quioscos, que es el termómetro que mejor refleja la sensibilidad del mercado. EL MUNDO superó los 231.000 ejemplares en ambos meses, mientras que El País llegó a perder 67.000 copias en julio y se quedó en agosto en 293.000. Es decir, sólo 62.000 copias por delante de EL MUNDO, que habría que reducir a la mitad en el mercado de lunes a sábado, teniendo en cuenta el fuerte impacto que las ventas de El País de los domingos tienen sobre el promedio.

Si combinamos estas cifras con las de la audiencia en internet, puede afirmarse sin ninguna duda que EL MUNDO y elmundo.es son ya el diario con más lectores de España. Mientras elmundo.es roza los 10 millones de usuarios únicos al mes, según la OJD, elpais.es ha preferido no reintegrarse a este control después de haber sido expulsado por manipular su audiencia. En todos los demás sistemas de medición aparece muy por debajo de elmundo.es.

Y mientras las distancias entre la edición impresa de EL MUNDO y la de El País se acortan, la que separa a nuestro diario del tercero en el ranking, el ABC, se agigantan. Según su propia declaración a OJD, la venta en quiosco del veterano rotativo conservador no llegó a alcanzar los 127.000 ejemplares en julio y apenas rebasó esa cifra en agosto. Es decir, 104.000 menos que los declarados por EL MUNDO.

La ampliación de lo que ya empieza a ser una enorme brecha que los expertos consideran poco menos que irreversible es fruto de las caídas del 23% y casi el 20% que sufrió ABC durante esos dos meses. De mantenerse esa tendencia, pronto podrá decirse que EL MUNDO vende en los quioscos el doble de ejemplares que ABC, mientras su cifra de suscriptores permanece muy pareja.

Teniendo en cuenta que la venta en quioscos de La Razón fue de 95.800 ejemplares en julio y 93.500 en agosto -con subidas cercanas al 5%- es fácil desprender dos nuevas conclusiones. Por un lado, que EL MUNDO vende ya más que el ABC y La Razón juntos, un avance que refleja el apoyo de los lectores a su esfuerzo por esclarecer el 11-M. Por el otro, que el diario fundado por Luis María Anson después de su salida del que él define como «el ABC auténtico» está ya a poco más de 30.000 ejemplares del buque insignia de Vocento.

En los resultados acumulados de los ocho primeros meses del año se reflejan las mismas tendencias marcadas por los meses de verano. Hay un periódico que sube significativamente, que es EL MUNDO, pues lleva ganados más de 11.000 ejemplares en el cómputo de difusión total y casi 14.000 en el de la venta al número. Hay otro periódico que sube levemente, que es La Razón, pues gana 6.400 ejemplares en uno y otro cómputo. Y, en cambio, los otros dos diarios arrastran caídas históricas: El País pierde 39.000 ejemplares en la difusión total y nada menos que 44.200 en la venta al número; el ABC pierde cerca de 34.000 en la difusión total y nada menos que 42.000 en la venta al número. Este último dato supone hasta un 23% de descenso acumulado anual, cifra sin precedentes en un mercado maduro como el nuestro.

Aunque es evidente que las alzas registradas por EL MUNDO y La Razón no cubren ni de lejos las bajadas de El País y ABC, hay que subrayar el simultáneo crecimiento exponencial de la audiencia de los diarios en internet, un ámbito en el que elmundo.es es -según los datos del medidor Alexa- el diario electrónico de mayor audiencia de España, el líder mundial de la información en castellano y el tercer portal absoluto en castellano después de dos de los buscadores de Google.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Dos siameses contra EL MUNDO" (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 10:30, Categoría: General

Quienes se hayan sorprendido por la virulencia con que tanto el perpetuo órgano del Partido Socialista como el veterano portavoz de la derecha tradicional -pasmosamente convertido en segundo piloto de la escudería gubernamental- están desencadenando su actual ofensiva de otoño contra EL MUNDO, pueden encontrar hoy la explicación en nuestras páginas de Comunicación.

El veredicto del mercado, según la información suministrada por los propios editores a la OJD, no puede ser más rotundo. En el acumulado de los ocho primeros meses del año, mientras las ventas en quiosco de EL MUNDO registran un incremento de 16.000 ejemplares -caso único entre los grandes diarios de calidad europeos- las de El País y el ABC sufren pérdidas de nada menos que 40.000 ejemplares por cabecera.

Eso significa que mientras EL MUNDO se ha puesto a un tiro de piedra de El País, su ventaja respecto al ABC supone ya un abismo infranqueable de más de 100.000 copias. Si a ello le unimos la rotunda hegemonía de elmundo.es en internet con varios millones de usuarios únicos mensuales de ventaja sobre las ediciones electrónicas de tales competidores, el resultado es que nuestro periódico -este periódico- se ha convertido ya en el líder absoluto de la prensa de información general en España cuando aún no ha cumplido los 17 años de vida. ¡Quién lo hubiera dicho hace tan sólo un lustro!

No somos nosotros quienes tenemos que echarnos flores, pero es evidente que junto al rigor y dinamismo de sus informaciones, la centralidad transideológica de sus opiniones y el pluralismo de sus grandes columnistas, la clave del éxito de EL MUNDO es la credibilidad de su periodismo de investigación. Ahí están las sentencias judiciales que acreditan que cuanto descubrimos y alegamos en solitario sobre los GAL, los fondos reservados, Filesa, Ibercorp o las escuchas ilegales del CESID era cierto.

El pánico de El País y ABC ante la caída -en el segundo caso, desplome- de sus difusiones y la constatación de que nuestras investigaciones sobre el 11-M van proporcionando a los ciudadanos datos esenciales que de otro modo desconocerían, es lo que les ha hecho perder los nervios hasta empeñarse en una alocada campaña de desprestigio contra EL MUNDO en la que todo vale: desde la grotesca manipulación por parte de El País de unas palabras de Trashorras referidas a otro asunto para dar a entender falazmente que le habíamos pagado, hasta la patética invitación por parte del director de ABC a que el director de la Policía y la Guardia Civil haga lo que pueda para que el fiscal del Estado emprenda acciones penales contra nosotros. En ese contexto se encuadra el infame linchamiento de los tres peritos víctimas del montaje -probablemente prevaricador- del juez Garzón.

Con orientaciones idénticas, enfoques calcados y hasta con las mismas palabras, estos dos hermanos siameses unidos por el común tronco de la subordinación a la estrategia gubernamental parecen empeñados día a día en una ofensiva concertada en forma de pinza para obligar a EL MUNDO a abandonar sus pesquisas o, al menos, para desprestigiar sus revelaciones.

Se trataría de intentar trasladar al terreno periodístico la coincidencia en la crítica que una fuerza de izquierdas -la IU de Anguita- y una de derechas -el PP de Aznar- desplegaron contra los abusos del felipismo hace ahora una década. Pues bien, como también de aquella oportuna conjunción -que acaba de evocar con gran precisión Anguita en sus memorias- se nos hizo responsables, estamos en condiciones de advertir que las dos diferencias esenciales son que ahora EL MUNDO no tiene nada de lo que avergonzarse -todo lo contrario- y que quienes nos acosan no pugnan por averiguar la verdad sino por ocultarla.

El resultado, como no podía ser de otra manera, es que el tiro les está saliendo devastadoramente por la culata. No hay tertulia de la Ser que no dedique minutos y minutos a hablar de EL MUNDO, para luego terminar desquiciándose por el hecho de que tantos españoles nos consideren su periódico de referencia y porque, semana tras semana, marquemos la agenda política. ¡Parece un periódico serio, pero no lo es!, claman al unísono los dos siameses desvelando su frustración. Incluso los analistas del sector llegan a recomendarles que la única manera de parar su declive es entrar en polémica con quien está en alza para ver si de esa manera logran beneficiarse de un cierto efecto arrastre.

Pues bien, vamos a permitirnos darles un primer y último consejo: dejen de investigarnos a nosotros y pónganse a investigar todo lo que le importa a la sociedad española, incluido el 11-M. EL MUNDO ha descubierto que los asturianos imputados ahora por la masacre buscaban en 2001 a alguien que supiera montar bombas con móviles. EL MUNDO ha descubierto que existen múltiples lazos que los relacionan con ETA, empezando por el robo en el callejón de Trashorras. EL MUNDO ha descubierto que la práctica totalidad de los imputados o eran confidentes o estaban controladísimos por la Policía. EL MUNDO ha descubierto que el Skoda Fabia fue una prueba falsa colocada por los servicios secretos. EL MUNDO ha descubierto que hay serios indicios de que la mochila de Vallecas también lo fuera. EL MUNDO ha descubierto que la furgoneta de Alcalá estaba vacía cuando llegó a Canillas y llena cuando se dio parte al juzgado de su inspección. EL MUNDO ha descubierto que los teléfonos utilizados fueron liberados en la tienda de un policía cuya hermana era a su vez la traductora de las conversaciones grabadas por orden de Garzón. EL MUNDO ha descubierto que en la casa de Morata hubo «artistas invitados» ajenos a los islamistas los días que se montaron las bombas. EL MUNDO ha descubierto que el jefe de los Tedax pronunció en el Congreso reiteradamente una palabra -«nitroglicerina»- incompatible con la versión oficial. EL MUNDO ha descubierto que al sumario no han sido adjuntados los análisis sobre los restos de los focos de los trenes. Y EL MUNDO ha descubierto que altos cargos policiales falsificaron un documento -así fue, así lo mantenemos y así quedará acreditado- para privar al juez de toda conexión, por episódica que fuera, entre el 11-M y ETA. ¿Y ellos qué han descubierto?

Que no se llamen a engaño estas dos hermanas Sisters ni el Gobierno que a diario les alimenta con simétrica cartuchería. Mientras en España haya democracia y exista el Estado de Derecho, EL MUNDO seguirá empeñado en cumplir con la función social -con el servicio público en el más noble sentido del término- que entraña proporcionar informaciones como esas a los ciudadanos para que puedan ejercer como tales con todos los elementos de juicio. Y nos seguiremos sintiendo muy honrados de acoger entre los nuestros a aquellos lectores que se sientan decepcionados por la renuncia de otros diarios a cumplir con ese mismo cometido.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rubalcaba condecora a los escoltas de Bono que cambiaron su declaración ante el juez

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 6:00, Categoría: General

Otorga una medalla con pensión vitalicia al jefe que les ordenó avalar la supuesta agresión

MADRID - A través de la orden 1607, de 20 de septiembre de 2006, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio luz verde a la condecoración a los escoltas del ex ministro de Defensa, José Bono, que, según la sentencia del caso de los dos militantes del PP detenidos ilegalmente, cambiaron su declaración para asegurar, después de negarlo, que se había producido una agresión al entonces ministro.

En su primera comparecencia ante el juez, los agentes de vigilancia declararon que José Bono no había sido golpeado, pero cuando volvieron al juzgado, siguiendo la instrucción de su jefe directo, desmintieron lo que habían afirmado inicialmente.

Distintivo blanco

La Confederación Española de Policía (CEP) denunció ayer, según adelantó Telemadrid, que los dos escoltas de Bono que cambiaron su declaración han recibido el distintivo blanco, mientras que el inspector jefe que les ordenó acudir de nuevo a prestar declaración ha sido distinguido con el distintivo rojo -que lleva aparejada una cantidad económica vitalicia y que es una medalla que se concede, generalmente, a policías que han participado en operaciones de riesgo o incluso que han sido heridos durante sus actos de servicio-.

El sindicato se queja de que otros miembros del Cuerpo Nacional de Policía que han participado realmente en operaciones de alto riesgo no han merecido ningún reconocimiento por parte del Ministerio del Interior. En concreto, existe un profundo malestar en círculos policiales después de que el Ministerio se negase a condecorar a un agente que resultó herido en la desarticulación de una importante banda de delincuentes colombianos, operación realizada en Toledo el pasado mes de mayo. La petición se formuló pero no ha habido respuesta.

La portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Ana Torme, aprovechó el río revuelto para acusar al ministro del Interior de tener una «doble e interesada» vara de medir. Torme criticó duramente que se premie «a unos señores que cambiaron su declaración para hablar de unas agresiones» que, «como ha acreditado una sentencia judicial», no existieron, mientras que a los policías que, en ese mismo sumario, cumplieron con su deber de no falsificar documentos ni sostener falsas acusaciones, «ni se les ha condecorado ni se les ha restituido en su puesto».

La diputada popular recordó que el Gobierno tiene una oportunidad de «enmendar su error» dando su apoyo a una proposición no de ley recientemente presentada por el Grupo Popular, y en la que se insta al Ejecutivo a reconocer la labor ejemplar de las Fuerzas de Seguridad y a abstenerse de someter a presión política a instituciones y cuerpos de funcionarios del Estado.

Restituir al inspector

La iniciativa presentada por el partido de Mariano Rajoy también pretende conseguir que se restituya en sus funciones de Jefe de Grupo de Conflictividad Laboral y Social al Inspector con número de placa 16.444 (que se negó a alterar el atestado inicial del «caso Bono» en el que se decía que no había agresión), así como a reconocer su actuación ejemplar con la condecoración correspondiente y a apartar de cualquier función de mando a los tres policías condenados por la Audiencia Provincial.

Una información de C. M. publicada por el diario LA RAZON el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El aumento de los delitos deja la seguridad ciudadana en su peor momento desde 2002

Por Narrador - 19 de Septiembre, 2006, 6:00, Categoría: General

MADRID. Después de dos años de descenso, la criminalidad en España registró en 2005 un incremento de un 3,5 por ciento y se situó, con algo más de cuatro millones de diligencias abiertas, en los niveles de 2002. Así se desprende de la Memoria de la Fiscalía General del Estado relativa al pasado año cuyos datos se dieron a conocer ayer durante el solemne acto de apertura del nuevo curso judicial.

El texto pone de manifiesto un aumento de la delincuencia en 11 de las 17 comunidades autónomas (en 36 de las 50 provincias), una subida que alcanzó más de un diez por ciento en los casos de la Comunidad Valenciana (12,22), Murcia (14,42) y Navarra (17,45), comunidades que durante los últimos años han experimentado un crecimiento de la población inmigrante y vienen solicitando reiteradamente más medios para hacer frente al fenómeno delincuencial.

Los delitos contra el patrimonio fueron los más cometidos, hasta el punto de que representaron el 52,58 por ciento de las diligencias previas incoadas el pasado año. Dentro de este apartado, los delitos más cometidos fueron hurtos (865.300 frente a los 838.351 de 2004) y robos con fuerza (689.480 frente a los 655.800 del año anterior).

Juzgados de Violencia de Género

También hubo un crecimiento considerable de los procedimientos incoados por delitos y faltas de violencia doméstica (es decir, los iniciados a raíz de una denuncia), pues aumentaron un 36 por ciento en 2005, año en el que por primera vez entraron en funcionamiento los juzgados especializados en violencia de género.

El texto de la Fiscalía señala que es aventurado establecer una comparación estadística con años anteriores, pues a partir del 29 de junio de 2005 la mayoría de los datos computados anteriormente como violencia doméstica pasaron a ser de violencia de género, y algunas conductas tipificadas como falta se empezaron a considerar delito. Sin embargo, esto no impide efectuar una valoración de la evolución global de la violencia intrafamiliar, atendiendo al volumen total de procedimientos incoados, tanto en relación con la violencia de género como con la violencia doméstica. En este sentido, hubo 73.469 diligencias previas, urgentes y procedimientos abreviados (frente a las 53.357 del año anterior), lo que implica un incremento de un 37,69 por ciento. La Fiscalía atribuye este aumento a una «renovada decisión de las víctimas de denunciar los hechos al haberse reforzado los mecanismos de protección y campañas de información» y los ya mencionados juzgados especializados en violencia de género.

En cuanto a las sentencias dictadas, las condenatorias representan un 72,2 por ciento del total de resoluciones dictadas por delito y falta durante 2005, si bien las relativas a delitos no han experimentado variación alguna respecto al año anterior, algo que sí ha sucedido con las sentencias condenatorias derivadas de juicios de faltas, que han disminuido al ser menor también el número de conductas tipificadas como falta.

Llama la atención también el alto número de sentencias condenatorias dictadas con la conformidad del imputado, especialmente significativo en el delito de maltrato del artículo 153 (que sigue el procedimiento de diligencias urgentes): 6.551 casos.

Una información de N. V. y N. C. publicada en el diario ABC el martes 19 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Nueva víctima de ABC: Ahora Luis Herrero

Por Narrador - 18 de Septiembre, 2006, 7:30, Categoría: General

Toda sorpresa puede incrementarse y esta mañana ha sido así. Ahora el ABC dirigido por Zarzalejos suma un nuevo blanco, que no es otro que el periodista Luis Herrero ahora en funciones de Europarlamentario del Partido Popular. La razón para este virulento ataque es su propuesta ante el Parlamento de Estrasburgo contra el conocido CAC, así como algunas opiniones personales vertidas en la prensa. Tiempo habrá de comentarlo en su justa medida. De momento nos quedamos con el lamentable suceso.


La exaltación inútil del eurodiputado Luis Herrero

BRUSELAS. Una de las cosas que menos gustan en el Parlamento Europeo es que los diputados se queden enganchados en asuntos de política interior de sus respectivos países y empiecen a olvidar el verdadero objetivo de la Cámara comunitaria. Un caso evidente es el del socialista español Carlos Carnero, que ha llevado a Bruselas su muy particular guerra contra el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y otro también paradigmático es el del popular Luis Herrero, que a pesar de militar en el mismo partido que el alcalde tampoco aprecia mucho a Gallardón.

El diputado popular y antiguo locutor estrella de la cadena Cope lleva casi un año trasegando firmas de apoyo a su antigua empresa y tratando de que el caso del pernicioso Consejo Audiovisual de la Generalitat de Cataluña sea investigado en el Parlamento Europeo. La vehemencia de sus posiciones empieza a ser incómoda para muchos miembros del Partido Popular Europeo de otras nacionalidades y también entre cierto sector de los españoles. Los apoyos se pactan unos con otros, los votos en asuntos espinosos se pagan luego con ayudas en otras votaciones y a nadie le interesa gastar municiones en temas internos que a los diputados de otros países les cuesta mucho comprender.

Normalmente, la Comisión de Peticiones sirve para dar cabida a cuestiones que no caben estrictamente en ninguna de las comisiones permanentes y que no aconsejan tampoco la creación de una específica. Pero los reglamentos se hicieron pensando en que se traerían cuestiones europeas o transnacionales, que el Parlamento Europeo no se convertiría en una especie de Cámara de segunda instancia de los parlamentos nacionales.

Firmas de varios países

Por ello se ha comentado entre los especialistas europeos que no bastaba con abrumar a los eurodiputados con una cantidad estratosférica de firmas para promover un asunto, sino que lo más importante es que fueran de ciudadanos de varios países y no solamente de uno. También se puede considerar apropiado según los usos tradicionales que el Parlamento Europeo escuche las peticiones de una región pequeña si en su país de origen no existen estructuras políticas intermedias a las que pueda acudir, pero lo que de verdad lamentan los eurodiputados más veteranos es que se traiga a la Cámara europea el debate político nacional de un estado miembro, y más aún si en ello está mezclada la antigua empresa en la que trabajaba el parlamentario interesado.

Nadie se imaginaría a Jean Marie Cavada, también antiguo periodista, que trabajó en la televisión francesa y ocupó diversos cargos de responsabilidad en los principales medios audiovisuales de su país (actualmente preside el prestigioso Comité de Libertades Civiles, Justicia e Interior), dedicado a traer a la eurocámara sus querellas personales.

En lo que llevamos de legislatura, la actividad parlamentaria de Herrero se ha basado en esta iniciativa, con escasísimas intervenciones en el resto de asuntos. Ha estado ausente de los grandes debates europeos, aunque a finales del pasado periodo de sesiones se interesó por la financiación de una versión árabe de Euronews. Se apuntó a la Comisión de Investigación que promueve Carnero y que vino a Madrid a comprobar si las obras de la M-30 cumplían la normativa medioambiental europea, pero cuando hubo que defender la posición de la Comunidad y el Ayuntamiento, le dejó la papeleta al voluntarioso Carlos Iturgáiz.

Mediocre resultado

A Carlos Carnero le habían salido las cosas relativamente bien en su cruzada contra la reforma de la M-30, pero ahora que se ha ido a Exteriores su mentora, Trinidad Jiménez, ya no sabe de qué le servirá, según quien sea el nuevo candidato socialista a la alcaldía. En el caso de Herrero, a pesar de las casi seiscientas mil firmas recolectadas en apoyo de la Cope, el resultado de sus gestiones ha sido más bien mediocre.

Apoyándose en la tozudez del polaco Marcin Libicki, un ferviente euroescéptico que dirige la comisión de peticiones, lo único que ha podido llegar a demostrar es que el presidente del Parlamento, el socialista español Josep Borrell, ha sido un dirigente poco imparcial, como se ha visto cuando ha intentado boicotear la iniciativa de Herrero. Pero eso muchos ya lo sabían.

Un texto de Enrique Serbeto (Corresponsal) publicado por el diario ABC el lunes 18 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


«¿Que sacude a Rajoy? Algo habrá hecho para merecerlo»

MADRID. El eurodiputado Luis Herrero es el único cargo público popular que desde que llegó Mariano Rajoy a la presidencia del PP ha criticado a líderes y dirigentes del partido, incluido el propio Rajoy. Pero, sin duda alguna, el blanco de los mayores vituperios ha sido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Significativos, constantes y llamativos son los ataques dirigidos contra él, especialmente cuando se encuentra a menos de un año de la cita electoral en la que optará a la reelección.

La última crítica de Herrero a compañeros del PP se produjo el pasado 23 de agosto en las páginas de «El Mundo». Entre alabanzas al locutor Federico Jiménez por sus comentarios, el eurodiputado hizo referencia a las críticas lanzadas por éste contra el presidente del PP: «¿Que sacude [Jiménez] demasiado a Mariano Rajoy? Algo habrá hecho Rajoy para merecerlo».

De este modo, Herrero justifica los continuos ataques al presidente de su propio partido. Ataques que incluyen la descalificación personal, con el mote que el locutor utiliza para referirse a Rajoy («maricomplejines»).

Entre las críticas vertidas sobre Gallardón en esa misma tribuna, Herrero señaló lo que a su juicio es la táctica del alcalde de Madrid: publicitar el enfrentamiento con Jiménez, en vez de resolverlo, para así ganarse al electorado moderado.

Considera Herrero que la actuación de Gallardón, consistente en marcar las distancias con Jiménez, no es «causa suficiente para mudar el uniforme de derechista rabioso por el de demócrata de centro». Forma de actuar que el eurodiputado popular califica de «solemne estupidez».

En fuentes del Partido Popular, donde cunde el malestar por la imagen de división interna que genera Luis Herrero, se recuerda que su inclusión en las listas europeas fue una hipoteca heredada del anterior presidente del partido, José María Aznar.

Texto publicado por el diario ABC el lunes 18 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Discurso del Papa a los representantes de la ciencia en el Aula Magna de la Universidad de Ratisbona

Por El Observador - 18 de Septiembre, 2006, 5:00, Categoría: General

Desde hace algunos días elementos del islamismo extremo y oportunistas de toda condición han pretendido provocar una campaña violenta de acoso a Benedicto XVI por haber dicho una obviedad cierta donde las haya. En este mismo espacio de libertad podían leer los editoriales de los cuatro grandes periódicos nacionales. Con el fin de favorecer la formación de su propia opinión seguidamente les ofrecemos la conferencia integra, destacando en negrita los cuatro párrafos de la discordia.


"¡Ilustres señores, gentiles señoras!

Para mí es un momento emocionante estar nuevamente en la cátedra de la universidad y poder impartir una vez más una lección. Mi pensamiento vuelve a aquellos años en los que, tras un hermoso periodo en el Instituto Superior de Freising, inicié mi actividad de profesor académico en la Universidad de Bonn. En el año 1959 se vivían todavía los viejos tiempos de la universidad en que había profesores ordinarios. Para las cátedras individuales no existían ni asistentes ni dactilógrafos, pero en compensación se daba un contacto muy directo con los estudiantes y sobre todo entre los profesores.

Se daban encuentros antes y después de las lecciones en los cuartos de los docentes. Los contactos con los historiadores, los filósofos, los filólogos y también entre las dos facultades teológicas eran muy cercanos. Una vez al semestre había un 'dies academicus', en el que los profesores de todas las facultades se presentaban delante de los estudiantes de toda la universidad, haciendo posible una verdadera experiencia de 'universitas' -algo a lo que también ha aludido usted, señor rector, hace poco-: el hecho de que nosotros, a pesar de todas las especializaciones, que a veces nos impiden comunicarnos entre nosotros, formamos un todo y trabajamos en el todo de la única razón con sus diferentes dimensiones --estando así juntos también en la común responsabilidad por el recto uso de la razón--, hacía que se tratase de una experiencia viva.

La universidad, sin duda, estaba orgullosa también de sus dos facultades teológicas. Estaba claro que también ellas, interrogándose sobre la racionalidad de la fe, desarrollan un trabajo que necesariamente forma parte del 'todo' de la 'universitas scientiarum', aunque no todos podían compartir la fe, por cuya correlación con la razón común se esfuerzan los teólogos. Esta cohesión interior en el cosmos de la razón tampoco quedó perturbada cuando se supo que uno de los colegas había dicho que en nuestra universidad había algo extraño: dos facultades que se ocupaban de algo que no existía: Dios.

En el conjunto de la universidad era una convicción indiscutida el hecho de que incluso frente a un escepticismo así de radical seguía siendo necesario y razonable interrogarse sobre Dios por medio de la razón y en el contexto de la tradición de la fe cristiana.

Me acordé de todo esto cuando recientemente leí la parte editada por el profesor Theodore Khoury (Münster) del diálogo que el docto emperador bizantino Manuel II Paleólogo, tal vez durante el invierno del 1391 en Ankara, mantuvo con un persa culto sobre el cristianismo y el islam, y la verdad de ambos. Fue probablemente el mismo emperador quien anotó, durante el asedio de Constantinopla entre 1394 y 1402, este diálogo.

De este modo se explica el que sus razonamientos son reportados con mucho más detalle que las respuestas del erudito persa. El diálogo afronta el ámbito de las estructuras de la fe contenidas en la Biblia y en el Corán y se detiene sobre todo en la imagen de Dios y del hombre, pero necesariamente también en la relación entre las "tres Leyes" o tres órdenes de vida: Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, Corán.

Quisiera tocar en esta conferencia un solo argumento -más que nada marginal en la estructura del diálogo- que, en el contexto del tema "fe y razón" me ha fascinado y que servirá como punto de partida para mis reflexiones sobre este tema.

En el séptimo coloquio (controversia) editado por el profesor Khoury, el emperador toca el tema de la "yihad" (guerra santa). Seguramente el emperador sabía que en la sura 2, 256 está escrito: "Ninguna constricción en las cosas de la fe". Es una de las suras del periodo inicial en el que Mahoma mismo aún no tenía poder y estaba amenazado. Pero, naturalmente, el emperador conocía también las disposiciones, desarrolladas sucesivamente y fijadas en el Corán, acerca de la guerra santa.

Sin detenerse en los particulares, como la diferencia de trato entre los que poseen el "Libro" y los "incrédulos", de manera sorprendentemente brusca se dirige a su interlocutor simplemente con la pregunta central sobre la relación entre religión y violencia, en general, diciendo: "Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba".

El emperador explica así minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional. La violencia está en contraste con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. "Dios no goza con la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo.

Por lo tanto, quien quiere llevar a otra persona a la fe necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, y no recurrir a la violencia ni a las amenazas... Para convencer a un alma razonable no hay que recurrir a los músculos ni a instrumentos para golpear ni de ningún otro medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte...".

La afirmación decisiva en esta argumentación contra la conversión mediante la violencia es: no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. El editor, Theodore Khoury, comenta que para el emperador, como buen bizantino educado en la filosofía griega, esta afirmación es evidente. Para la doctrina musulmana, en cambio, Dios es absolutamente trascendente.

Su voluntad no está ligada a ninguna de nuestras categorías, incluso a la de la racionalidad. En este contexto Khoury cita una obra del conocido islamista francés R. Arnaldez, quien revela que Ibh Hazn llega a decir que Dios no estaría condicionado ni siquiera por su misma palabra y que nada lo obligaría a revelarnos la verdad. Si fuese su voluntad, el hombre debería practicar incluso la idolatría.

Aquí se abre, en la comprensión de Dios y por lo tanto en la realización concreta de la religión, un dilema que hoy nos plantea un desafío muy directo. La convicción de que actuar contra la razón está en contradicción con la naturaleza de Dios, ¿es solamente un pensamiento griego o es válido siempre por sí mismo? Pienso que en este punto se manifiesta la profunda concordancia entre aquello que es griego en el mejor sentido y aquello que es fe en Dios sobre el fundamento de la Biblia.

Modificando el primer verso del Libro del Génesis, Juan comenzó el "Prólogo" de su Evangelio con las palabras: "Al principio era el logos". Es justamente esta palabra la que usa el emperador: Dios actúa con "logos". "Logos" significa tanto razón como palabra, una razón que es creadora y capaz de comunicarse, pero, como razón. Con esto, Juan nos ha entregado la palabra conclusiva sobre el concepto bíblico de Dios, la palabra en la que todas las vías frecuentemente fatigosas y tortuosas de la fe bíblica alcanzan su meta, encontrando su síntesis. En principio era el "logos", y el "logos" es Dios, nos dice el evangelista.

El encuentro entre el mensaje bíblico y el pensamiento griego no era una simple casualidad. La visión de San Pablo, ante quien se habían cerrado los caminos de Asia y que, en sueños, vio un macedonio y escuchó su súplica: "¡Ven a Macedonia y ayúdanos!" (Cf. Hechos 16, 6-10), puede ser interpretada como una "condensación" de la necesidad intrínseca de un acercamiento entre la fe bíblica y la filosofía griega.

En realidad, este acercamiento ya había comenzado desde hacía mucho tiempo. Ya el nombre misterioso de Dios de la zarza ardiente, que separa a Dios del conjunto de las divinidades con múltiples nombres, afirmando solamente su ser, es, confrontándose con el mito, una respuesta con la que está en íntima analogía el intento de Sócrates de vencer y superar al mito mismo.

El proceso iniciado hacia la zarza alcanza, dentro del Antiguo Testamento, una nueva madurez durante el exilio, donde el Dios de Israel, entonces privado de la Tierra y del culto, se presenta como el Dios del cielo y de la tierra, con una simple fórmula que prolonga las palabras de la zarza: "Yo soy". Con este nuevo conocimiento de Dios va al mismo paso una especie de ilustración, que se expresa drásticamente en la mofa de las divinidades que no son más que obra de las manos del hombre (Cf. Salmo 115).

De este modo, a pesar de toda la dureza del desacuerdo con los soberanos helenísticos, que querían obtener con la fuerza la adecuación al estilo de vida griego y a su culto idolátrico, la fe bíblica, durante la época helenística, salía interiormente al encuentro de lo mejor del pensamiento griego, hasta llegar a un contacto recíproco que después se dio especialmente en la tardía literatura sapiencial.

Hoy nosotros sabemos que la traducción griega del Antiguo Testamento, realizada en Alejandría -la Biblia de los "Setenta"-, es más que una simple traducción del texto hebreo (que hay que evaluar quizá de manera poco positiva): es de por sí un testimonio textual, y un paso específico e importante de la historia de la Revelación, en el cual se ha dado este encuentro que tuvo un significado decisivo para el nacimiento del cristianismo y su divulgación.

En el fondo, se trata del encuentro entre fe y razón, entre auténtica ilustración y religión. Partiendo verdaderamente desde la íntima naturaleza de la fe cristiana y, al mismo tiempo, desde la naturaleza del pensamiento helenístico fusionado ya con la fe, Manuel II podía decir: No actuar "con el "logos" es contrario a la naturaleza de Dios.

Más allá de ésta existiría la libertad de Dios, en virtud de la cual Él habría podido crear y hacer también lo contrario de todo lo que efectivamente ha hecho. Aquí se perfilan posiciones que, sin lugar a dudas, pueden acercarse a aquellas de Ibn Hazn y podrían llevar hasta la imagen de un Dios-Árbitro, que no está ligado ni siquiera a la verdad y al bien.

La trascendencia y la diversidad de Dios se acentúan de una manera tan exagerada, que incluso nuestra razón, nuestro sentido de la verdad y del bien dejan de ser un espejo de Dios, cuyas posibilidades abismales permanecen para nosotros eternamente inalcanzables y escondidas tras sus decisiones efectivas. En contraposición, la fe de la Iglesia se ha atenido siempre a la convicción de que entre Dios y nosotros, entre su eterno Espíritu creador y nuestra razón creada, existe una verdadera analogía, en la que ciertamente las desemejanzas son infinitamente más grandes que las semejanzas -como dice el Concilio Lateranense IV en 1215-, pero que no por ello se llegan a abolir la analogía y su lenguaje.

Dios no se hace más divino por el hecho de que lo alejemos en un voluntarismo puro e impenetrable, sino que el Dios verdaderamente divino es ese Dios que se ha mostrado como el "logos" y como "logos" ha actuado y actúa lleno de amor por nosotros. Ciertamente el amor "sobre pasa" el conocimiento y es por esto capaz de percibir más que el simple pensamiento (Cf. Efesios 3,19); sin embargo, el amor del Dios-Logos concuerda con el Verbo eterno y con nuestra razón, como añade san Pablo es "lógico" (Cf. Romanos 12, 1).

Ese acercamiento recíproco interior, que se ha dado entre la fe bíblica y el interrogarse a nivel filosófico del pensamiento griego, es un dato de importancia decisiva no sólo desde el punto de visa de la historia de las religiones, sino también desde el de la historia universal, un dato que nos afecta también hoy.

Considerado este encuentro, no es sorprendente que el cristianismo, no obstante su origen e importante desarrollo en Oriente, haya encontrado su huella históricamente decisiva en Europa. Podemos expresarlo también al contrario: este encuentro, al que se une sucesivamente el patrimonio de Roma, ha creado Europa y permanece como fundamento de aquello que, con razón, se puede llamar Europa.

A la tesis, según la cual, el patrimonio griego, críticamente purificado, forma parte integrante de la fe cristiana, se le opone la pretensión de la deshelenización del cristianismo, pretensión que desde el inicio de la edad moderna domina de manera creciente en la investigación teológica. Si se analiza con más detalle, se pueden observar tres oleadas en el programa de la deshelenización: si bien están relacionadas entre sí, en sus motivaciones y en sus objetivos, son claramente distintas la una de la otra.

La deshelenización se da primero en el contexto de los postulados fundamentales de la Reforma del siglo XVI. Considerando la tradición de las escuelas teológicas, los reformadores se veían ante a una sistematización de la fe condicionada totalmente por la filosofía, es decir, ante un condicionamiento de la fe desde el exterior, en virtud de una manera de ser que no derivaba de ella.

De este modo, la fe ya no parecía como una palabra histórica viviente, sino como un elemento integrado en la estructura de un sistema filosófico.

La "sola Scriptura", en cambio, busca la forma pura primordial de la fe, tal y como está presente originariamente en la Palabra bíblica. La metafísica se presenta como un presupuesto derivado de otra fuente, de la que tiene que liberarse la fe para hacer que vuelva a ser ella misma.

Kant siguió este programa con una radicalidad que los reformadores no podían prever. De este modo, ancló la fe exclusivamente en la razón práctica, negándole el acceso al todo de la realidad.

La teología liberal de los siglos XIX y XX acompaña la segunda etapa del proceso de deshelenización, con Adolf von Harnack, como su máximo representante. Cuando era estudiante y en mis primeros años como docente, este programa influenciaba mucho incluso a la teología católica. Tomó como punto de partida la distinción que Pascal hace entre el Dios de los filósofos y el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

En mi discurso inaugural en Bonn, en 1959, traté de referirme a este asunto. No repetiré aquí lo que dije en aquella ocasión, pero me gustaría describir, al menos brevemente, lo que era nuevo en este proceso de deshelenización. La idea central de Harnack era volver simplemente al hombre Jesús y a su mensaje esencial, sin los añadidos de la teología e incluso de la helenización: Este mensaje esencial era visto como la culminación del desarrollo religioso de la humanidad. Se decía que Jesús puso punto final al culto sustituyéndolo por la moral. En definitiva, se le presentaba como padre de un mensaje moral humanitario.

La meta fundamental era hacer que el cristianismo estuviera en armonía con la razón moderna, es decir, liberarle de los elementos aparentemente filosóficos y teológicos, como la fe en la divinidad de Cristo y en Dios uno y trino.

En este sentido, la exégesis histórico-crítica del Nuevo Testamento restauró el lugar de la teología en la universidad: Para Harnack, la teología es algo esencialmente histórico y por lo tanto estrictamente científico. Lo que se puede decir críticamente de Jesús, es por así decir, expresión de la razón práctica y consecuentemente se puede aplicar a la Universidad en su conjunto.

En el trasfondo se da la autolimitación moderna de la razón, expresada clásicamente en las "críticas" de Kant, que mientras tanto fue radicalizándose ulteriormente por el pensamiento de las ciencias naturales.

Este concepto moderno se basa, por decirlo brevemente, en la síntesis entre el platonismo (cartesianismo) y el empirismo, una síntesis confirmada por el éxito de la tecnología. Por un lado presupone la estructura matemática de la materia, y su intrínseca racionalidad, que hace posible entender cómo funciona la materia funciona como es posible usarla eficazmente: esta premisa básica es, por así decirlo, el elemento platónico en el entendimiento moderno de la naturaleza.

Por otro lado, se trata de la posibilidad de explotar la naturaleza para nuestros propósitos, y en ese caso sólo la posibilidad de la verificación o falsificación a través de la experimentación puede llevar a la certeza final. El peso entre los dos polos puede, dependiendo de las circunstancias, cambiar de un lado al otro. Un pensador tan positivista como J. Monod declaró que era un convencido platónico.

Esto permite que emerjan dos principios que son cruciales para el asunto al que hemos llegado. Primero, sólo la certeza que resulta de la sinergia entre matemática y empirismo puede ser considerada como científica. Lo que quiere ser científico tiene que confrontarse con este criterio.

De este modo, las ciencias humanas, como la historia, psicología, sociología y filosofía, trataron de acercarse a este canon científico. Para nuestra reflexión, es importante constatar que el método como tal excluye el problema de Dios, presentándolo como un problema acientífico o precientífico. Pero así nos encontramos ante la reducción del ámbito de la ciencia y de la razón que necesita ser cuestionada.

Volveré a tocar el problema después. Por el momento basta tener en cuenta que cualquier intento de la teología por mantener desde este punto de vista un carácter de disciplina "científica" no dejaría del cristianismo más que un miserable fragmento.

Pero tenemos que decir más: si la ciencia en su conjunto no es más que esto, el hombre acabaría quedando reducido. De hecho, los interrogantes propiamente humanos, es decir, "de dónde" y "hacia dónde", los interrogantes de la religión y la ética no pueden encontrar lugar en el espacio de la razón común descrita por la "ciencia" entendida de este modo y tienen que ser colocados en el ámbito de lo subjetivo.

El sujeto decide entonces, basándose en su experiencia, lo que considera que es materia de la religión, y la conciencia subjetiva se convierte en el único árbitro de lo que es ético. De esta manera, sin embargo, la ética y la religión pierden su poder de crear una comunidad y se convierten en un asunto completamente personal.

Este es un estado peligroso para los asuntos de la humanidad, como podemos ver en las distintas patologías de la religión y la razón que necesariamente emergen cuando la razón es tan reducida que las preguntas de la religión y la ética ya no interesan. Intentos de construir la ética a partir de las reglas de la evolución o la psicología terminan siendo simplemente inadecuados.

Antes de esgrimir las conclusiones a las que todo esto lleva, tengo que referirme brevemente a la tercera etapa de deshelenización, que aún está dándose. A la luz de nuestra experiencia con el pluralismo cultural, con frecuencia se dice en nuestros días que la síntesis con el Helenismo lograda por la Iglesia en sus inicios fue una inculturación preliminar que no debe ser vinculante para otras culturas.

Esto se dice para tener el derecho a volver al simple mensaje del Nuevo Testamento anterior a la inculturación, para inculturarlo nuevamente en sus medios particulares. Esta tesis no es falsa, pero es burda e imprecisa. El Nuevo Testamento fue escrito en griego y trae consigo el contacto con el espíritu griego, un contacto que había madurado en el desarrollo precedente del Antiguo Testamento.

Ciertamente hay elementos en el proceso formativo de la Iglesia antigua que no deben integrarse en todas las culturas, Sin embargo, las decisiones fundamentales sobre las relaciones entre la fe y el uso de la razón humana son parte de la fe misma, son desarrollos consecuentes con la naturaleza misma de la fe.

Y así llego a la conclusión. Este intento, hecho con unas pocas pinceladas, de crítica de la razón moderna a partir de su interior, no significa que hay que regresar a antes de la Ilustración, rechazando las convicciones de la era moderna.

Los aspectos positivos de la modernidad deben ser conocidos sin reservas: estamos todos agradecidos por las maravillosas posibilidades que ha abierto para la humanidad y para su progreso que se nos ha dado. La ética científica, además, debe ser obediente a la verdad, y, como tal, lleva una actitud que se refleja en los principios del cristianismo.

Mi intención no es el reduccionismo o la crítica negativa, sino ampliar nuestro concepto de razón y su aplicación. Mientras nos regocijamos en las nuevas posibilidades abiertas a la humanidad, también podemos apreciar los peligros que emergen de estas posibilidades y tenemos que preguntarnos cómo podemos superarlas.

Sólo lo lograremos si la razón y la fe avanzan juntas de un modo nuevo, si superamos la limitación impuesta por la razón misma a lo que es empíricamente verificable, y si una vez más generamos nuevos horizontes. En este sentido, la teología pertenece correctamente a la universidad y está dentro del amplio diálogo de las ciencias, no sólo como una disciplina histórica y ciencia humana, sino precisamente como teología, como una profundización en la racionalidad de la fe.

Sólo así podemos lograr ese diálogo genuino de culturas y religiones que necesitamos con urgencia hoy. En el mundo occidental se sostiene ampliamente que sólo la razón positivista y las formas de la filosofía basadas en ella son universalmente válidas.

Incluso las culturas profundamente religiosas ven esta exclusión de lo divino de la universalidad de la razón como un ataque a sus más profundas convicciones. Una razón que es sorda a lo divino y que relega la religión al espectro de las subculturas es incapaz de entrar al diálogo con las culturas.

Al mismo tiempo, como he tratado de demostrar, la razón científica moderna con sus elementos intrínsecamente platónicos genera una pregunta que va más allá de sí misma, de sus posibilidades y de su metodología.

La razón científica moderna tiene que aceptar la estructura racional de la materia y su correspondencia entre nuestro espíritu y las estructuras racionales que actúan en la naturaleza como un dato de hecho, en el que se basa su metodología.

Incluso la pregunta ¿por qué esto tiene que ser así? es una cuestión real, que tiene que ser dirigida por las ciencias naturales a otros modos y planos de pensamiento: a la filosofía y la teología. Para la filosofía y, si bien es cierto que de otra forma, para la teología, escuchar a las grandes experiencias y perspectivas de las tradiciones religiosas de la humanidad, de manera particular las de la fe cristiana, es fuente de conocimiento; ignorarla sería una grave limitación para nuestra escucha y respuesta.

Aquí recuerdo algo que Sócrates le dijo a Fedón. En conversaciones anteriores, se habían vertido muchas opiniones filosóficas falsas, y por eso Sócrates dice: "Sería más fácilmente comprensible si a alguien le molestaran tanto todas estas falsas nociones que por el resto de su vida desdeñara y se burlara de toda conversación sobre el ser, pero de esta forma estaría privado de la verdad de la existencia y sufriría una gran pérdida".

Occidente ha estado en peligro durante mucho tiempo a causa de esta aversión, en la que se basa su racionalidad, y por lo tanto sólo puede sufrir grandemente.

Hace falta valentía para comprometer toda la amplitud de la razón y no la negación de su grandeza: este es el programa con el que la teología anclada en la fe bíblica ingresa en el debate de nuestro tiempo. "No actuar razonablemente (con 'logos') es contrario a la naturaleza de Dios" dijo Manuel II, de acuerdo con el entendimiento cristiano de Dios, en respuesta a su interlocutor persa. En el diálogo de las culturas invitamos a nuestros interlocutores a encontrar este gran 'logos', esta amplitud de la razón. Es la gran tarea de la universidad redescubrirlo constantemente."

Texto íntegro del discurso titulado "Fe, razón y universidad. Recuerdos y reflexiones", pronunciado por Benedicto XVI en el Aula Magna de la Universidad de Ratisbona, en el transcurso de su viaje apostólico a Alemania el 12 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

EL PAIS y ABC responden a las informaciones de EL MUNDO con más manipulación

Por Narrador - 15 de Septiembre, 2006, 8:00, Categoría: General

Simplemente un matiz y un aviso. Cuando lean en el diario de PRISA “Díaz de Mera se refiera a un informe concluido el 15 de diciembre de 2005 por, entre otros, Domingo Pérez Castaño, jefe de la Unidad Central de Inteligencia (UCI)” no se lo crean, no es ese el informe al que se refiere De Mera. Sobre el documento mencionado por el diario ‘independiente de la mañana’ ya hace meses que se conoce. Buen intento de colar pasas por uvas, pero no funciona. Segundo, nuestro servicio de documentación, uno de los mejores que hay en toda la red (sin falsa modestia) les ofrecerá a la mayor brevedad posible todos los textos citados en su integridad. Respecto a ABC mejor no decir nada.


Todas las unidades antiterroristas niegan al juez por escrito que haya vínculos entre ETA y el 11-M 

Madrid - El eurodiputado del PP Agustín Díaz de Mera, director general de la policía cuando ocurrió el 11-M y hombre de confianza de Ángel Acebes, apuntó ayer, sin pruebas, que existe un informe elaborado por un hombre y una mujer que implica a ETA en la matanza y que oculta Interior.

Todas las unidades de la Comisaría General de Información han negado por escrito que en sus archivos exista un informe "oculto" que establezca supuestos vínculos entre el 11-M y ETA. Los escritos fueron elaborados después de que la semana pasada Telesforo Rubio, ya ex jefe de esa comisaría, les preguntase sobre la existencia del citado informe. Los escritos han sido enviados a la fiscal de la Audiencia Nacional Olga Sánchez y al juez Juan del Olmo, encargados de las pesquisas de la matanza de Madrid, junto con referencias de los dosieres elaborados para investigar si hubo vínculos entre ETA y el 11-M. Todos esos informes lo descartan.

Las fuentes consultadas sugieren que quizás Díaz de Mera se refiera a un informe concluido el 15 de diciembre de 2005 por, entre otros, Domingo Pérez Castaño, jefe de la Unidad Central de Inteligencia (UCI). El documento, de casi 400 páginas, fue enviado al juez Juan del Olmo el 15 de febrero de este año y también descarta vínculos entre el 11-M y ETA, según fuentes que conocen o tienen en su poder dicho informe.

Los responsables de las distintas unidades de la Comisaría General de Información han pasado gran parte de la última semana buscando el supuesto informe. Rebuscaron en los archivos, preguntaron a sus subordinados y, cuando vieron que nadie lo encontraba, contestaron a Rubio. Los escritos dicen que todos los informes sobre presuntos vínculos entre ETA y el terrorismo islamista, que no el 11-M, han sido enviados al juez y que se dispone de los oficios de remisión a la Audiencia Nacional. Las unidades que han sido más prolijas han sido la Secretaría General de la Comisaría, que entre sus funciones tiene la de archivo de informes, y la UCI. Ambas han precisado qué informes se mandaron, cuándo y su contenido. Entre ellos están los titulados "Informe sobre posibles conexiones entre ETA y la trama de Asturias de los explosivos utilizados en los atentados del 11-M" e "Informe sobre conexiones entre los proveedores de los explosivos utilizados por ETA (comando Egoitz eta Hodei) y la trama del explosivo de Asturias empleado en el 11-M".

El último informe sobre supuestos vínculos de ETA enviado al juez es el elaborado por la UCI con el título "Hipotéticos vínculos entre ETA e islamistas", encargado el año pasado por Telesforo Rubio a Domingo Pérez Castaño. Éste concluyó el trabajo el 15 de diciembre de 2005. Poco después, Pérez Castaño fue relevado del cargo, sin que conociera si fue o no remitido al juez. El documento, junto a otros sobre relaciones históricas entre la banda vasca y organizaciones árabes, fue remitido al juez el pasado 15 de febrero, es decir, casi tres meses antes de que Del Olmo elaborase su auto de procesamiento, en el que descarta cualquier implicación de ETA en los atentados de Madrid, y cinco meses antes del auto de conclusión del sumario, de fecha 5 de julio de 2006, en el que concluye lo mismo.

Se trata de 50 páginas de informe y otras más de 300 páginas de anexos, que incluyen investigaciones al respecto de la policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza. Las fuentes consultadas aseguran que este documento es al que se refirió ayer Díaz de Mera en la Cope, sobre el que dijo que el Gobierno lo está ocultando "para favorecer la negociación con ETA". Dicho informe ha sido elaborado por un hombre y una mujer, como dijo ayer Díaz de Mera, ambos inspectores jefes y recoge todo lo ya conocido de relaciones en prisión entre presos, sobre supuestos vínculos entre ETA y el GIA o unión de ETA y la trama de Asturias para lograr explosivos.

El documento descarta que los asturianos hayan facilitado explosivos a ETA. Asegura que "no existen datos objetivos que vinculen a ETA y el GIA", más allá de su encuentro obligado en las cárceles. Detalla que, aún así, es "inverosímil" que los presos de ETA o islamistas hayan colaborado en planes conjuntos de atentado. El informe también, entre otros, se refiere al preso del GIA Ismail Bensmail, quien tenía en un papel el teléfono de Henri Parot. Y dice que ambos hicieron amistad porque son "de ascendencia argelina". Estos detalles obran en el sumario y en la Comisión de Investigación del 11-M.

Mientras, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó ayer de "absolutamente falsas" las afirmaciones de Díaz de Mera sobre la existencia del informe oculto que relaciona a ETA con los atentados del 11-M. Díaz de Mera ha sugerido que el atentado pudo ser "por encargo".

Un texto de Jorge A. Rodríguez publicado en el diario EL PAIS el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Declaración de Díaz De Mera ante El Congreso: "No tengo pruebas de la alianza entre islamistas radicales y ETA" 

Madrid - El 22 de julio de 2004, el director general de la policía, Agustín Díaz de Mera (PP), negó ante la Comisión de Investigación del Congreso, que tuviera pista alguna sobre la participación de ETA en el 11-M. "Ya me gustaría a mí tenerla. No la tengo", contestó al líder de IU, Gaspar Llamazares. Lo hizo después de asegurar: "Lo que tengo absolutamente claro es que hubo un grupo de integristas marroquíes que se suicidaron en Leganés y que pretendían morir matando. Tengo claro que hay 14 o 15 detenidos, implicados como autores materiales en esos hechos, y no hay ninguno que sea etarra". Lo único que tenía entonces para vincular el 11-M con ETA eran "informaciones procedentes de grupos de periodistas, que tienen acreditada su capacidad como investigadores, que ponen encima de la mesa unas alternativas que antes no existían".

El ex director aseguró que el 11-M estuvo "toda la noche en el Ifema", donde esos grupos de periodistas dicen que se manipuló la única mochila bomba desactivada. Reconoció, que "la línea de investigación referida al integrismo islámico no sólo cobró fuerza objetiva el día 13, después de las detenciones, sino sobre todo después de visionar y de analizar la cinta reivindicativa de los terroristas". Lo dijo tras achacar el atentado a la "Yihad islámica", cuya "evolución siniestra ha ganado fuerza tras los atentados de Madrid". Admitió que, "naturalmente", respaldó la decisión de que el GEO asaltara el piso de Leganés. "Cuando atacamos el piso sabíamos que se iban a suicidar y lo sabía el GEO", ya que "tuvimos la oportunidad de escuchar y de interceptar sus comunicaciones".

Texto publicado en el diario EL PAIS el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Las seis versiones de Trashorras 

El ex minero procesado por los 191 asesinatos de los atentados de los trenes ha cambiado su declaración en aspectos clave del 11-M

Madrid - El ex minero José Emilio Suárez Trashorras, procesado por 191 asesinatos consumados y 1.755 asesinatos en grado de tentativa en los atentados del 11-M, ha manejado en dos años y medio hasta seis versiones distintas en relación a su implicación en la matanza de los trenes de Madrid.

En esas seis declaraciones, cuatro de ellas ante el juez, una en forma de carta manuscrita y la última en una entrevista que concedió a El Mundo, cambia su versión de los hechos hasta presentar relatos radicalmente contradictorios.

Pese a ello, el PP, a través de su investigador del atentado, el diputado popular Jaime Ignacio del Burgo, se ha quedado con la última versión facilitada en la entrevista publicada por El Mundo y acusa a un policía de conocer previamente a los atentados el tráfico de explosivos: "El policía Manolón conoció las relaciones de Suárez Trashorras y El Chino. Conoció la venta de explosivos a El Chino". El agente acusado por el PP lo ha negado, pero los dirigentes populares parecen no creerlo.

Lo que sigue, resume todas las declaraciones conocidas y realizadas por Trashorras en relación con el 11-M a lo largo de los dos últimos años y medio.

EXPLOSIVOS: ¿Goma 2 o escombros?

El Chino, uno de los terroristas del 11-M que se suicidó en Leganés, estuvo en la casa de Trashorras en Asturias el 28 de febrero de 2004. La reconstrucción judicial apunta que ese día, el terrorista, acompañado de otras dos personas, robó en la mina Conchita la dinamita Goma 2 ECO con la que se perpetró el atentado de los trenes. En esa explotación minera había trabajado José Emilio Suárez Trashorras hasta que fue jubilado por enfermedad.

El juez, en su auto de procesamiento, acusa al ex minero de facilitar los explosivos a los terroristas.

Declaración al juez el 22 de marzo de 2004: "Abrieron el maletero del Golf y vi una bolsa verde con cables. Reconocí que eran explosivos y al darse cuente Mowgli [El Chino] cerraron el maletero del coche. Al abrir el portón, vi la bolsa verde y la identifiqué con Goma 2, leí dos y de lado vi cartuchos. Lo puse en conocimiento de la policía tres o cuatro días después del atentado. El maletero iba lleno y tapado, cada bolsa verde pesa 2,5 kilos y es de forma cilíndrica".

Declaración al juez el 4 de junio de 2004: "Al abrir el maletero vi bolsas, pero no puede identificar si eran explosivos o cosas de obras".

Declaración al juez el 17 de junio de 2004: "Mowgli no metió unos paquetes de plástico que ponía Goma 2 en el maletero del Golf. Hay dos testigos que pueden decir que no se había descargado nada".

Entrevista a El Mundo el 4 de septiembre de 2006. "Durante el viaje de Jamal Ahmidan [El Chino] a Asturias yo no les proporcioné explosivos ni los vi en su coche. En mi primera declaración tan sólo dije que los había visto [los explosivos] en su coche. Era una forma de contemporizar con la versión pactada con la policía sin implicarme".

TERRORISTAS: Islamistas... o no

Trashorras tenía perfectamente identificado el radicalismo islamista de El Chino por las conversaciones que había tenido con el que fue uno de los jefes del comando terrorista que atentó el 11-M en Madrid, según explicó en sus primeras comparecencias ante el juez. Unos meses más tarde, el ex minero perdió la memoria y declaró todo lo contrario al mismo magistrado.

Declaración al juez el 22 de marzo de 2004. "Acudí a la policía porque de hablar con Mowgli [El Chino] vi que era una persona con la que no se puede razonar en relación con Dios. Me dijo un día que si soplaba a la mano, a ésta llegaba una sensación aunque no lo viera y que así era Dios. Que tenían el ejército más potente del mundo, que Bin Laden hizo bien y que hacen bien en poner explosivos y matar. Fui atando cabos y por eso acudí a la policía".

Declaración al juez de 17 de junio de 2004: "Me empecé a llevar bien con Jamal Ahmidan [El Chino] cuando nos empezamos a hablar del consumo de droga, pero nunca hemos hablado de islamismo ni nada, yo conozco a gente que es islamista radical que lo reconocen, pero Jamal Ahmidan no lo ha reconocido nunca y nunca me ha dicho nada de eso".

CONFIDENTE: Avisos de hachís o dinamita

Carta al policía Manuel Rodríguez, 'Manolón', de abril de 2004. "Hemos de tener la conciencia muy tranquila pues sabes bien que por lo menos de mi parte no tenía ni la menor idea de lo que iba a ocurrir en Madrid".

Declaración al juez de 16 de noviembre de 2004: "Yo no sabía que iban a entregar sustancias explosivas. Si no se lo hubiese dicho a Manolo al igual que le dije cuando trabajaban con hachís".

Entrevista a El Mundo el 4 de septiembre de 2006: "Manolón sabía desde el 27 de febrero que el 28 se iba a realizar un transporte de sustancias ilícitas. Yo quería que los detuvieran, pero se me dio la orden de esperar".

EL ATENTADO: Sospechas

Declaración al juez de 4 de junio de 2004. "El día 13 de marzo, cuando apareció la furgoneta de Alcalá de Henares con los detonadores, llamé a Manolón para decirle que si no habrían sido los moros y me comentó que no hiciera caso, que había sido ETA".

Entrevista a El Mundo el 4 de septiembre de 2006. "Mis sospechas de que Mowgli tenía algo que ver con el 11-M comenzaron en la noche del 12 de marzo, cuando desde la Cadena SER se aseguraba, con total fiabilidad, que un terrorista suicida iba en los trenes. Yo había recibido a primeros de marzo una extraña llamada de Mowgli desde Ibiza en la que me decía que si no nos veíamos en la tierra, nos veríamos en el cielo".

EL POLICÍA: Honrado funcionario o potencial asesino

Carta a Manuel Rodríguez de abril de 2004. "Te ha de quedar claro que siempre defenderé ante quien haga falta tu honradez y honorabilidad y ejemplaridad en tu trabajo. Ya quisiera España tener policías como tú, con tanta dedicación y buen hacer en el trabajo".

Entrevista a El Mundo el 4 de septiembre de 2006.

-Periodista: "¿Alguien de las fuerzas de seguridad quiere eliminar a Lavandera?".

-Trashorras: "Ese alguien tiene nombre y apellido y se llama Manolón [Manuel Rodríguez]. Lavandera aportaba informaciones diversas, pero les estaba estropeando los negocios paralelos que tenía la policía. Además, el propio Lavandera participaba en los negocios de armas, explosivos, drogas y prostitución".

[Javier Lavandera fue calificado ayer erróneamente por EL PAÍS como delincuente, pues carece de antecedentes penales].

Un texto de José Manuel Romero publicado en el diario EL PAIS el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El juez tiene 11 informes que descartan cualquier relación de la banda con la matanza de Madrid

N. C.

MADRID. El ex director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, que ocupaba el cargo cuando se produjeron los atentados de Madrid, aseguró ayer en una emisora de radio que existe un informe de la Comisaría General de Información, supuestamente encargado por el entonces comisario jefe Telesforo Rubio y que fue elaborado por «un hombre y una mujer», en el que se dejaba la puerta abierta a la posibilidad de que el atentado del 11-M fuera perpetrado por los islamistas «por encargo» de la banda terrorista ETA. El ex responsable policial asegura que ese informe es «de dominio común en el seno de la Comisaría General de Información» y no se ha entregado al juez que investiga la matanza, Juan del Olmo.

Las fuentes consultadas por ABC muestran su extrañeza ante las declaraciones de Díaz de Mera, «entre otras razones porque, de ser cierto que exista ese informe y no se haya entregado al juez, los dos policías estarían obligados a denunciarlo, ya que se trataría, al menos, de una irregularidad intolerable».

Por el contrario, tal como adelantó ABC el pasado 16 de abril, Juan del Olmo dispone de hasta once informes aportados por la Comisaría General de Información en los que se descarta cualquier relación de la banda ETA con los islamistas, y por tanto con el 11-M.

En uno de ellos, particularmente demoledor, se llega a calificar de «ridículo» suponer que ETA tuviera la necesidad de abastecerse en la red que dirigía el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, ya que en 2002 la banda tenía almacenados entre 2.000 y 2.500 kilos de dinamita Tytadine. Los investigadores, que durante dos años siguieron esta pista, sólo ven un punto en común entre etarras e islamistas: la campaña de las elecciones generales de 2004, periodo que por su propia naturaleza siempre garantiza la notoriedad de las acciones de cualquier grupo terrorista.

Otro aspecto en el que inciden los informes es que la caravana interceptada a ETA en Cañaveras contenía 506 kilos de cloratita de fabricación propia, mientras que los islamistas cargaron unos 200 kilos de Goma 2 Eco sustraídos de Mina Conchita, en Asturias. El que salieran la misma noche hacia Madrid fue sólo, según los agentes antiterroristas, producto del azar. Además, mientras que los islamistas pactaron la compra de los explosivos con unos delincuentes comunes -los miembros de la trama asturiana-, los ocupantes de la «caravana de la muerte» etarra sólo mantuvieron contactos con miembros de su banda «por seguridad».

Un texto de N. C. publicado en el diario ABC el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Policía no pudo determinar el explosivo usado en 9 atentados de ETA con el PP en el poder

MADRID. En al menos nueve atentados perpetrados por ETA mediante la colocación de coches bomba, con Gobierno del PP, las Fuerzas de Seguridad del Estado no pudieron determinar el tipo de explosivo empleado pese a que la mayoría de estas acciones terroristas quedaron después esclarecidas con la detención de sus autores. Así consta en otros tantos informes realizados por el Servicio de Desactivación de Explosivos de la Policía. Ahora, el portavoz popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, y algunos medios de comunicación se extrañan de que no se haya podido concretar el explosivo que estalló en los trenes el 11-M.

El 10 de junio de 2001 ETA hacía estallar un coche bomba en la Gran Vía de Juan Carlos I de Logroño. El correspondiente informe aseguraba que «la magnitud de la explosión impidió la recuperación de restos identificativos del artefacto, pero considerando las circunstancias de la incidencia, puede establecerse que el artefacto sería de iniciación eléctrica y activación temporizada». Asimismo, se indicaba que «la carga explosiva, a juzgar por los efectos producidos, consistiría en aproximadamente 50 kilos de un alto explosivo», aunque sin poder determinarse el tipo.

El 27 de agosto de 2001, otro coche bomba colocado por un «comando» itinerante, cuyos miembros fueron después detenidos, provocó importantes daños en uno de los aparcamientos del aeropuerto de Barajas. El atestado señalaba que «no se ha podido determinar mediante analítica química el tipo de explosivo utilizado, pero por los efectos de la explosión se concluye que se habrían utilizado aproximadamente 60 kilos de un alto explosivo».

El 12 de octubre de 2001 otro coche bomba causaba estragos en un aparcamiento subterráneo de la plaza Colón de Madrid. El informe de los Tedax aludía a un «alto explosivo» sin determinar.

El 1 de mayo de 2002 los pistoleros de un reconstituido «comando Madrid», después capturados, hacían estallar un coche bomba cerca del estadio Santiago Bernabéu. Horas después explosionaba un segundo vehículo, usado por los terroristas para huir, en la calle Embajadores. En ambos casos, las investigaciones de los Tedax concluían que se había empleado un «explosivo sin especificar».

Sólo como hipótesis

El 21 de junio de ese mismo año, grupos itinerantes de ETA hacían estallar sendos coches bomba en hoteles de Marbella y Fuengirola, así como en el aparcamiento de El Corte Inglés de Zaragoza. Los informes policiales volvían a aludir al empleo de un «explosivo sin especificar». No obstante, en el caso de la acción terrorista de Zaragoza se apuntaba, pero como hipótesis a la vista de la concurrencia de distintas circunstancias, el uso de «cloratado (cloratita)» como «la carga principal reforzado con un alto explosivo tipo dinamita (Titadyne)».

Un día después, un «comando» con base en Vizcaya hacía estallar otro coche bomba en Santander. Los Tedax reconocían en su atestado que «los resultados de los análisis no permiten determinar con exactitud el explosivo empleado», ya que no se hallaron rastros.

Por último, el 3 de diciembre de 2002 de nuevo Santander era escenario de una explosión, el enésimo coche bomba de la banda. Y una vez más, el informe de los expertos concluía que «tras las pruebas y los análisis correspondientes en el laboratorio no se ha podido determinar el tipo de explosivo empleado».

La imposibilidad de determinar la clase de explosivo utilizado en estas acciones criminales no puso en duda la investigación correspondiente ni derivó en polémica política. Cuando sus responsables fueron detenidos, esa indeterminación del explosivo no supuso traba alguna para la recopilación de pruebas dirigidas a imputar a los autores materiales puestos a disposición de la Audiencia Nacional. De hecho, existen sumarios en los que se reconoce la imposibilidad de determinar el explosivo empleado en algunos atentados que, sin embargo, supusieron la condena de los autores en base a otra serie de pruebas.

Por tanto, no es extraño que sea imposible determinar qué tipo de explosivo concreto se utiliza en un atentado. Es lo ocurrido en el caso del 11-M, en el que la inspectora jefe del Laboratorio Químico Toxicológico de la Comisaría General de Policía Científica declaró al juez Del Olmo que no se podía concretar el explosivo empleado por los terroristas -«sólo que es dinamita»- porque varios factores lo hacían imposible: que la propia explosión provocó que desaparecieran componentes, que lo analizado no era una muestra del explosivo, sino de lo que quedó adherido a otros objetos, y que precisamente esos elementos -plásticos, por ejemplo- podían interferir en el estudio.

El juez del Olmo, al contrario de lo sucedido con los atentados etarras, sí pudo determinar que se trataba de Goma 2 Eco, al no haber explosionado una de las mochilas bomba: la misma Goma 2 Eco robada en Asturias -ya hay una sentencia firme que declara este hecho como probado- y que apareció en el piso de Leganés en el que se suicidaron los terroristas o en el artefacto colocado en las vías del AVE en Mocejón, entre otros lugares.

Dificultades también para fijar la cantidad

Los expertos reconocen desde hace tiempo las dificultades que en determinadas circunstancias -magnitud de la explosión, por ejemplo- se dan para precisar incluso la cantidad de explosivo empleada en un atentado. En este sentido se recuerda cómo los Tedax calcularon que el coche bomba que el pasado 25 de septiembre estalló en un polígono industrial de Ávila contenía entre 15 y 20 kilos de explosivo. ETA, sin embargo, en un «zutabe» difundido posteriormente aseguraba que habían sido 80 kilos.

Los Tedax lo consideraron factible. Dos días después los expertos informaron de que otra bomba contra una central eléctrica de Zaragoza tenía dos kilos de explosivo, mientras que la banda aseguró que eran 15. Interior calculó que el coche bomba que en 1987 destruyó la casa cuartel de Zaragoza tenía 50 kilos de amonal. Cuando Henry Parot fue detenido declaró que había colocado 250 kilos.

Un texto de J. P. y P. M. publicado en el diario ABC el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Rajoy afirma que en el PP «no podría estar» nadie que acusara al PSOE de cometer el atentado

MADRID. El líder del PP, Mariano Rajoy, negó el miércoles por la noche en una entrevista en Cuatro que nadie del primer partido de la oposición haya afirmado, insinuado siquiera, que detrás de los atentados del 11-M está el PSOE. A pesar de los reiterados intentos en este sentido del presentador del informativo de la noche, Iñaki Gabilondo, Rajoy exhortó al periodista a que dijera «si hay alguna persona en mi partido que haya dicho que detrás está el Partido Socialista o los servicios secretos. Yo agradecería mucho que se me dijera aquí el nombre de la persona y en qué medio de comunicación lo dijo y en qué día, porque esa persona -afirmó tajante- no podría estar en mi partido».

Rajoy indicó, ante la pregunta directa de si creía que había habido una conspiración, que «yo no sé si la ha habido o no. Yo lo que creo es que como todo atentado de estas características hay alguien que lo ha organizado». Recordó a continuación su etapa como ministro del Interior para explicar que cuando se detenía a un «comando» de pistoleros de ETA «sabíamos que esa persona no había decidido la comisión de ese acto criminal ni había comprado las pistolas», por lo que reiteró su deseo de que «se trabaje y se investigue». En este sentido, apeló al coraje y al empuje de los responsables de la investigación «para que se averigüe lo que ha pasado», aunque para ello sean necesarios muchos años, tal y como ocurrió, dijo, con el «caso Roldán» o con los GAL. «Por tanto -subrayó-, el negar la investigación o decirle a un partido político que no ejerza su labor de oposición tengo que decir que es algo que entiendo que lo pueda decir quien quiera, pero yo no lo puedo aceptar».

Rajoy, que vino a reiterar ayer desde Algeciras el espíritu de su argumentación sobre el 11-M, negó que el PP respalde la idea de que hay una intención oculta tras la investigación y esta vez volvió a ser muy determinante en su respuesta: «Eso es un juicio de valor que yo no puedo aceptar, por lo menos referido a mi persona y a mi partido que es por quien yo hablo, por mi persona y mi partido». No obstante, negó con la misma vehemencia que todo esté claro en torno a los atentados que costaron la vida a 192 personas.

Texto publicado en el diario ABC el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los policías no quieren repatriar a senegaleses

Por Narrador - 15 de Septiembre, 2006, 6:00, Categoría: General

Interior solicita voluntarios para custodiar a los inmigrantes en los vuelos que fletará el Gobierno y sólo se presentan tres agentes

Madrid - Trasladar a subsaharianos no es una labor atractiva para los policías. Al menos así ha quedado demostrado después de que Interior haya remitido un escrito a la Jefatura Superior de Policía de Madrid y los servicios centrales (un colectivo de unos 15.000 agentes), solicitando voluntarios para las repatriaciones de senegaleses y de que sólo se hayan presentado tres. «No es un servicio agradable y está mal pagado. Un agente que interviene en la repatriación de un subsahariano viene a cobrar unos 150 euros por servicio que, en el caso de los países africanos, se resuelve en un solo día», detalló Maximiano Correal, secretario de Comunicación del Sindicato Unificado de Policía (SUP).

La explicación de que haya habido tan escasa aceptación se halla para la Confederación Española de Policía (CEP) en que «hay cientos de agentes que no están vacunados para poder realizar este tipo de viajes y a otros que se las habían puesto ya les han caducado. A esta circunstancia se une que hay funcionarios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que han viajado a Canarias y que por la inmediatez del traslado no han llevado su pasaporte para ir a Senegal a repatriar subsaharianos», detalló el portavoz de Inmigración de la CEP, Rodrigo Gavilán.

El hecho de que el Gobierno también haya enviado a un centenar de efectivos policiales de los Pirineos a Canarias ante el riesgo de motines y fugas en las islas por las repatriaciones que han comenzado ya también han sido motivo de comentario por los sindicatos policiales. «Felicitamos a la Comisaria General de Seguridad ciudadana y la jefe de los antidisturbios por la pronta reacción ante el gran riesgo de fuga denunciado por CEP. Confiamos en que se llegue al binomio de reforzar Canarias y también volver a desplegar todo el operativo en el Pirineo en los próximos días», dijo Gavilán.

El SUP añadió que el control de la inmigración irregular por parte de los antidisturbios en carreteras secundarias de los Pirineos, por donde entran las «pateras rodantes» cargadas de indocumentados procedentes de países del Este, es una labor secundaria, ya que su tarea principal es la del control antiterrorista. Es por esto por lo que consideró «preocupante» que al retirar policía se hayan abandonado estas labores de control en la frontera pirenaica».

El diputado y portavoz de inmigración de CiU, Carles Campuzano, tachó de «muy grave» lo ocurrido, que «pone en evidencia otra vez la imprevisión con la que se ha actuado. Sería razonable que, si la Policía deja de cumplir, el Delegado del Gobierno se pusiera en contacto con la Generalitat para que los Mossos hagan los controles». La secretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, lamentó el traslado de agentes y no ocultó su indignación por que el Congreso rechazara ayer aumentar el control de los inmigrantes.

«El Gobierno habla de pactos pero cuando tiene la ocasión de pactar no quiere apoyar las propuestas que se supone que van en la dirección correcta».

Una información de Rocío Ruiz publicado en el diario LA RAZON el viernes 15 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Interior «vacía» los Pirineos de policías para enviarlos a sofocar motines en Canarias

Por Narrador - 14 de Septiembre, 2006, 6:30, Categoría: General

Un centenar de efectivos abandona las carreteras secundarias por donde se cuela la inmigración irregular del este

Madrid - La crisis que vive Canarias por la oleada de cayucos ha obligado al Gobierno a desvestir a un santo para vestir a otro. Al menos un centenar de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UCI) de Madrid y Barcelona destinados habitualmente a vigilar la entrada de «pateras rodantes» por las carreteras secundarias de los Pirineos, el punto más caliente de entrada de irregulares, junto con el aeropuerto de Barajas, hizo ayer las maletas rumbo a Canarias.

Su nueva misión consiste en reforzar la vigilancia de los centros de internamiento y de acogida de las islas por la amenaza de fuga de irregulares que esperan en estos centros a que el Gobierno los traslade a la Península y una vez allí los deje en libertad ante la imposibilidad de ser repatriados. Sin embargo, este procedimiento ya rutinario ha empezado a complicarse después de que en los últimos días policías senegaleses se trasladaran expresamente a Canarias para identificar a sus nacionales y así poder proceder a repatriarlos a su país de origen, en lugar de trasladarlos a la Península, como los «sin papeles» esperan.

Vigilancia ineficaz

El envío de los policías españoles, por un periodo de al menos dos meses, se produce después de que la Confederación Española de Policía remitieran un escrito al Consejo de Policía en el que advertía al ministro del Interior del riesgo de fugas de los extranjeros retenidos y de la imposibilidad de evitarlo por la escasez de efectivos. Detallaba que motines, riñas o tumultos serían imposibles de contener, ya que por cada 300 «sin papeles» hay un policía para vigilarlos. Los traslados para mejorar los controles se ordenaron el martes y entre hoy y mañana todos los efectivos estarán en Canarias.

Así, las carreteras secundarias de Lérida, Gerona y Aragón, hasta ahora vigiladas por unidades especiales de la Policía, quedan sin custodia, a pesar de que son la vía de entrada de todos los inmigrantes irregulares rechazados en los puestos habilitados por los Pirineos. En concreto, «vuelan» 25 efectivos destinados hasta ahora en La Junquera, la carretera de Tàpis y Massanet, el puesto de Port-Bou y Le Perthus. Otros tantos de Puigcerdà(Gerona) y carreteras adyacentes, además de otros dos grupos de Les y de Jaca.

La vigilancia de todas las carreteras comarcales tiene una especial importancia, ya que sólo por los Pirineos han entrado en los cuatro primeros meses del año más del doble de rumanos y búlgaros que de subsaharianos han llegado a Canarias en casi nueve meses (25.000), a pesar de haber batido marcas históricas. De hecho, un informe interno de la Comisaría General de Extranjería del que se hizo eco este periódico en mayo pasado admitía abiertamente que todos los indocumentados a los que les era denegada la entrada en España por los puestos habilitados «acceden por carretera a la Península y, en ningún caso, regresan a sus países de origen, aunque para ello tengan que recorrer miles de kilómetros (por carreteras secundarias)».

La labor de la Policía senegalesa ya ha dado frutos. El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, anunciaba ayer con cautela que ya habían empezado las repatriaciones al país africano. «No se pueden dar muchos detalles y es un asunto que hay que llevar con discreción porque a los países que repatrían a sus inmigrantes no les gusta que se haga publicidad, porque en sus opiniones públicas esta repatriación no es agradable», declaró a RNE.

Los sindicatos daban cuenta en el escrito remitido al ministro del Interior de la escasez de efectivos en los centros de internamiento y acogida de las islas. Así, en el de Las Raíces se habían contabilizado hasta 800 inmigrantes y dos agentes por turno, mientras que en el de Las Raíces «B», ha habido hasta 2.300 vigilados sólo por cuatro efectivos por turno. En La Isleta, en la isla de Gran Canaria, 3.400 subsaharianos han estado custodiados sólo por seis agentes por turno de la UIP.

Traslado de menores

Por otra parte, el Gobierno trasladará a la Península a los menores inmigrantes llegados a Canarias de forma irregular y se hará cargo de los gastos que supongan su traslado y acogida. Lo adelantó ayer el ministro de Trabajo en una sesión de control en el Senado centrada casi de forma exclusiva en la inmigración.

El Ejecutivo accede así a una de la peticiones más reiteradas por Canarias, la de distribuir en la Península no sólo a los adultos sino también a los menores. No especificó el número de menores que viajarán ni qué regiones los acogerán, informa Diana Valdecantos.

Una información de Rocío Ruiz publicado en el diario LA RAZON el jueves 14 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Zapatero envía al «número dos» de Exteriores al foro antinorteamericano

Por Narrador - 14 de Septiembre, 2006, 6:00, Categoría: General

MADRID. El Gobierno ha enviado al secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, a La Habana para que asista a la XIV Cumbre del Movimiento de No Alineados, según supo ABC de fuentes gubernamentales. Es la primera vez, desde que España ingresó en la Alianza Atlántica, en mayo de 1982, que un alto cargo del Ejecutivo acude a una reunión de este movimiento, del que nuestro país no forma parte ni siquiera como observador.

León, que tras el nombramiento de Trinidad Jiménez como secretaria de Estado para Iberoamérica, tomó ayer posesión de su cargo de secretario de Estado de Asuntos Exteriores, ya sin las competencias iberoamericanas que tenía hasta ahora, viajó ayer por la tarde a Cuba, con la máxima discreción, para estar presente en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en la capital de la isla.

Antinorteamericanismo

El «número dos» de Exteriores tendrá oportunidad de coincidir esos días con dirigentes como el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales, el iraní Mahmud Ahmadineyad o el norcoreano Kim Jong-il, presidente de la Asamblea Popular Suprema de su país, además de con los dirigentes del país anfitrión, Raúl Castro, y su ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, y con dirigentes de Siria, cuyo presidente, Bashar al-Assad, no podrá acudir por problemas internos en su país.

Las reuniones de cancilleres previas a las de los jefes de Estado o de Gobierno de un movimiento que agrupa a 118 países han reflejado una actitud marcadamente antiestadounidense, dada la influyente presencia de líderes de países cuya relación con la Administración Bush es especialmente tensa.

La decisión del Gobierno de volver a mantener relaciones con el Movimiento de No Alineados ha causado bastante extrañeza en medios políticos por el nivel de la persona que ha sido enviada a La Habana. Después de que en los primeros años de transición, el Gobierno de Adolfo Suárez «coqueteara» con algunos de los líderes de los países más influyentes del movimiento y acudiera a sus reuniones, la UCD decidió enfocarse claramente hacia la Alianza Atlántica. El gobierno de Felipe González, sobre todo tras el referéndum de 1986 para permanecer en la OTAN, confirmó esa línea y dejó de estar presente en las cumbres. También el gobierno de José María Aznar se desmarcó totalmente de ese movimiento, en el que, según denuncia de Reporteros sin Fronteras, se dan cita los peores dictadores, y que ahora parece haber cobrado especial fuerza gracias al impulso de Chávez, Morales, Castro o Ahmadineyad, la mayoría respaldados por sus reservas energéticas.

Igualmente, se pone de relieve en los mismos medios que la presencia de un alto cargo español estos días en La Habana no será precisamente un hecho que favorezca la mejoría de las relaciones con Washington, que habían comenzado a enderezarse.

En cualquier caso, León, que acude en calidad de invitado, aprovechará su presencia en la isla para conocer la situación en que se encuentra Cuba, tras la intervención quirúrgica y posterior convalecencia de Fidel Castro. De igual modo, se espera que mantenga contactos con miembros de la oposición interna anticastrista para tratar de hacerse una idea de hacia donde pueda caminar Cuba en estos momentos.

León podría aprovechar su presencia en La Habana para recabar apoyos de algunos países para la Alianza de Civilizaciones promovida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Tras su estancia en La Habana, tiene previsto desplazarse la próxima semana a Nueva York, durante los días de la Asamblea General de la ONU.

Una información de Luis Ayllón publicado en el diario ABC el jueves 14 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Cinco Años Después: El 11-S en LA RAZON

Por Sin Pancarta - 11 de Septiembre, 2006, 5:55, Categoría: General

No ha sido precisamente el mayor despliegue de medios, eso corresponde a EL PAIS que tiene que intoxicar adecuadamente a sus lectores más incautos, pero sí es el mejor recuerdo y análisis realizado por la prensa nacional sobre el 11-S en su quinto aniversario el trabajo ofrecido por LA RAZON. Les recomiendo especialmente los artículos de Alfredo Semprún y Gabriel Albiac que pone le dedo en la llaga. El Islam que defiende el exterminio del "infiel", o sea: todos nosotros.  Majaderías como la "Alianza de Civilizaciones" (banal plagio del "Diálogo de Civilizaciones" propuesto por Jatami no demasiados años atrás) no sirven absolutamente para nada, al menos para nada positivo, pueden llenar estómagos agradecidos a costa del bolsillo del sufrido ciudadano, engañar a algunos incautos de buena voluntad no demasiado informados ni formados y sobre todo un ideal pretexto contra nuestra civilización, contra Estados Unidos, contra Occidente en definitiva. El "Muro de Berlín" ha caído, la Unión Soviética se ha extinguido, ahora el Islam más radical ocupa el puesto que el comunismo dejó vacante.


11-S: las cicatrices aún están ahí (Editorial de LA RAZON)

   

El unilateralismo de la superpotencia herida ha dejado paso a una mayor cooperación occidental

Al cumplirse el quinto aniversario de los brutales atentados del 11-S , el mundo ha constatado la primera intuición: el comienzo de una conflagración a escala planetaria, impulsada por un extremismo religioso, pero en el que se mezclan los viejos intereses estratégicos que ya estaban en pugna desde el siglo pasado. Hoy, ciertamente, el panorama internacional es más complejo que nunca, con las naciones de Occidente, libres y democráticas, acosadas por enemigos propios y ajenos. En el lustro transcurrido desde los sucesos de Nueva York y Washington, se han cometido, ciertamente, todos los errores posibles; pero, también, se ha conseguido evolucionar desde el unilateralismo, a veces ciego, de la superpotencia herida, a una mayor cooperación de los aliados occidentales, bajo los auspicios de Naciones Unidas. La guerra contra el terror, cuyos métodos toman formas odiosas con los ataques indiscriminados y cobardes contra la población civil, está lejos de su final. Afganistán, Irak, la amenaza nuclear iraní, las crisis de Líbano y de Palestina, la inestabilidad de Pakistán, la India, Indonesia, Filipinas, la creciente marea islámica de África y Asia son los escenarios de una batalla que será imposible ganar sin el compromiso leal de todas aquellas naciones que defienden los valores de libertad, justicia e igualdad que han hecho grande al mundo.

    

Editorial publicado en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"EE UU: el fin de la adolescencia" por Marta G. Hontoria

   

Los estadounidenses se han adaptado a la nueva realidad que impuso la masacre

WASHINGTON - Fue un trance nacional encajar las puñaladas aéreas, pero cinco años después del 11-S, los norteamericanos no se lamen las heridas. Ni tampoco se preguntan «¿por qué nos odian?». Lo saben de sobra. Hoy esperan con flema el próximo atentado porque es «inevitable» y reconocen, resignados, que la amenaza terrorista ha cambiado ciertos hábitos. «Soy una persona mucho más vigilante», «siento ansiedad en el metro», «voy afeitado al aeropuerto para no parecer sospechoso», «hago todo lo que me dicen». Pero la vida sigue: bienvenidos a la «nueva normalidad» de la sociedad estadounidense.

Hipnotizados bajo la rúbrica de la seguridad nacional, el país se ha amoldado a una nueva realidad vital en la que lo de menos es tener que tirar un perfume antes de subir a un avión. Lo más inquietante es la incertidumbre de luchar una guerra «contra el terror» tan abstracta.

Todas las mejoras en la seguridad y en los servicios de Inteligencia no han hecho que los ciudadanos se sientan más seguros. «Quizá no en la escala del 11-S, pero los atentados volverán ocurrir. Las medidas de seguridad no hacen que el estadounidense esté más a salvo de un tipo que está dispuesto a inmolarse», asegura D.W. Park, abogado corporativo que trabaja en Washington DC.

Sensación de vulnerabilidad

Naturalmente, vivir en la capital estadounidense, donde son frecuentes las alarmas terroristas que forman monumentales caos de circulación, produce una dosis extra de vulnerabilidad. También una visión muy distinta a la que puede tener Jane Friedrich, maestra retirada de Stewart, una comunidad granjera en Minnessota para la que el zarpazo terrorista de 2001 no ha tenido ningún impacto en su vida diaria: «Nada, en mi caso nada».

Friedrich no pertenece al 22 por ciento de los americanos que dicen haber notado un cambio sustancial en sus vidas, según los datos del Centro Pew de Investigaciones para la Población y la Prensa. Pero indagando se escuchan en la calle pequeñas píldoras de sentimientos, herencia de aquella mañana en que cayeron las Torres Gemelas: «Confío menos en la gente», «noto cómo me miran raro», «sigo las noticias con más atención», «he renovado mi fe», «me he convertido en un cínico total».

Ha habido tiempo en estos cinco años para reflexionar. Y en ese esfuerzo, hay muchos norteamericanos que aluden a otra fecha, además de 11-S, trascendente. Fue el 18 de septiembre de ese mismo año, cuando el Congreso de EE UU concedió al comandante en jefe, George W. Bush, autoridad para emprender medidas extraordinarias para prevenir futuros atentados. Gracias a este acto bipartidista y patriótico -así se entendió entonces- Bush ha dispuesto de poderes ejecutivos sin precedentes.

Al margen de las demandas judiciales emprendidas, los instrumentos antiterroristas diseñados por la Administración Bush han creado una sensación general de desconfianza y recelo en los ciudadanos. «No dudo de que el Gobierno quiera lo mejor para el país, pero creo que ha ido demasiado lejos al intentar bucear en nuestra vida privada. Es el abuso de poder lo que me hace sentirme inseguro», dice Charlie Crenshaw, encargado de un restaurante en Virginia, para el que la ley Antiterrorista o Ley Patriota y el programa de escuchas electrónicas sin orden judicial revelado por la prensa vulneran los derechos civiles. Fruto de los poderes especiales del gobierno en tiempos de guerra ha sido también la política de prisiones secretas de la CIA para sospechosos de terrorismo, la infame cárcel de Guantánamo y los tribunales militares que, además de estupor e indignación de todos los estados de Derecho, han infligido un severo daño a la imagen de EE UU.

Miedo a viajar

Un sondeo rápido a pie de calle basta para comprobar que el odio generado por este país desde el 11-S ha hecho que los estadounidenses tengan miedo a viajar al extranjero. Chip Barnes, que sirvió en la primera guerra del Golfo, asegura que «me encantaría visitar Líbano o Jordania, pero ya creo que no voy a tener esa oportunidad en mi vida porque en esos países sería un objetivo». Aquel «Nous sommes tous americains!» hace tiempo que se evaporó. Matthew Clark, broker de metales para una empresa de Maryland, asegura que hoy «me preocupa mucho más que antes el estado del mundo y rezo con mucha más frecuencia por los amigos que tengo en la guerra de Irak».

Clark, que ha visitado en los últimos años por negocios alrededor de 25 países, cuenta que sus socios en el extranjero «no intentan ofenderme», pero piensan que EE UU ha cometido peligrosos errores.

Que el partido republicano haya basado sus campañas en la seguridad nacional y que Bush haya ganado la reelección no son dos hechos aislados. Políticamente, estos años han demostrado que el candidato más fuerte es el que transmite más credibilidad en seguridad nacional. El electorado busca «al más duro», otro cambio en la mentalidad americana. Según el profesor de comunicación de la Universidad de Stanford, Shanto Iyengar, el presidente Bush sigue teniendo un «halo 11-S»: cuando la gente ve imágenes de los ataques del 11-S inmediatamente responde más positivamente al presidente.

No son menos significativos los cambios culturales que ha experimentado el gigante americano. La obsesión por la inversión en la seguridad ha hecho que el Gobierno cambiara radicalmente las prioridades del presupuesto federal y una de las víctimas ha sido la Ciencia. Kyle Cunningham, doctor en Biología de la Universidad de Johns Hopkins, se lamenta que en los últimos cinco años «los políticos no dejen a los científicos hacer el trabajo que ellos consideran importante». «En el siglo XX, EE UU era líder mundial en investigación y creatividad», explica el doctor, «pero en el XXI no son los científicos los que conducen la investigación, son los políticos».

Trifulcas

La agenda del Congreso también se ha visto transformada, y más este año que tocan elecciones legislativas. Los debates que más electricidad social han generado, como el de la inmigración, están estancados, mientras que la guerra en Irak sigue monopolizando las trifulcas en ambas Cámaras.

«Si yo te contara...» es lo primero que responden los inmigrantes a la pregunta de si les ha cambiado la vida por el 11-S. En la última gran manifestación a favor de sus derechos celebrada en la capital estadounidense, muchos congregados hablaban de «desesperación». A juicio de Jorge Ortiz, que llegó de Colombia hace 20 años, «hay mucha más negatividad en EE UU hacia los inmigrantes».

Ortiz, que trabaja en una ONG en Massachussets, pone el ejemplo de grupos anti-inmigrantes como los Minutemen, que han proliferado en los últimos tiempos y reciben cada vez más atención mediática. Marta Serrato, de Honduras, que llegó hace un año a EE UU, dice que le será mucho más difícil conseguir los papeles y aún más complicado traerse a la hija que ha dejado en su país. "Es evidente que la seguridad ya se ha incrementado". La joven vive con miedo porque dice que hoy de vez en cuando Inmigración "sale de cacería". "Cualquier día le agarran a uno y le deportan".

      

Publicado en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"Una batalla a 10.000 metros de altura" por Alfredo Semprún

    

El terrorismo islamista sigue buscando un golpe tan espectacular como el del 11-S

Madrid - En feliz frase del analista Jeff Jacoby, «los objetos no secuestran aviones; las personas, sí». ¿Qué hacer, entonces, si el terrorista ha subido a bordo? La respuesta a esta pregunta ha variado mucho desde el 11 de septiembre de 2001. Al menos, esa es la conclusión que sacó A. R., azafata, tras asistir a una conferencia sobre seguridad en aeronaves impartida por especialistas de la Guardia Civil.

- El guardia nos dijo que había pasado el tiempo en el que los secuestros se negociaban en tierra; que, ahora, tendríamos que solucionarlo nosotros mismos.

- ¿Cómo?

- Reduciendo al terrorista e inmovilizándolo. Cualquier cosa, menos dejarle acceder a la cabina de pilotos.

Ahora, todo el mundo está de acuerdo en que era una cuestión de tiempo que el terrorismo islámico recurriera a las tácticas suicidas. Como el Alto Mando japonés en la II Guerra Mundial, los dirigentes de Al Qaida concluyeron que el sistema de defensa del adversario se había hecho demasiado potente para las técnicas convencionales. Batidos a decenas de kilómetros del blanco, los pilotos japoneses decidieron sacrificar el regreso y utilizar la gasolina sobrante para volar más bajo y más rápido. Morir por morir, por lo menos causaban bajas al enemigo.

La idea de combinar pilotos suicidas con aviones de pasajeros cargados de combustible, pilló por sorpresa a los sistemas de seguridad occidentales. Hasta el 11-S, la defensa se limitaba a impedir que alguien subiera con armas a bordo de los aviones, o que introdujera un explosivo.

El primer aviso

A cada fallo, el sistema se remodelaba con mejores detectores, duplicando barreras, extremando el control de los equipajes. Si en 1988 los terroristas lograron embarcar en un avión de la Pan-Am un aparato de radio que no pertenecía a ninguno de los pasajeros; los nuevos detectores de explosivo plástico y un cambio en la gestión de equipajes bloquearon esa vía. Ni maletas sin dueño, ni viajeros armados. Parecía que se había encontrado la panacea de la seguridad, y, de hecho, los secuestros de aviones pasaron a ser patrimonio de locos o excéntricos.

El primer aviso de que la situación podía cambiar se produjo el 31 de octubre de 1999. Un Boeing-767 de la Egyptair, se estrelló en el Atlántico una hora después de despegar de Nueva York. Los rádares detectaron y grabaron la última trayectoria del aparato: un descenso controlado hacia el mar. Las cajas negras confirmaron que uno de los pilotos de reserva, Gamael El-Botouty, se había hecho con los mandos fuera de su turno y había realizado una maniobra suicida en medio de rezos a Alá. En el avión viajaban varios militares egipcios, que regresaban de asistir a un curso en Estados Unidos. Hoy, es fácil interpretar la acción del piloto como un acto de terrorismo islamista; pero, en 1999, se prefirió argumentar sobre unos problemas personales, de los que nadie en su entorno tenía noticia.

El 11-S, sin embargo, no iba a poder repetirse. Las compañías potencialmente amenazadas blindaron las cabinas de los pilotos, embarcaron agentes de seguridad armados, instruyeron a los auxiliares de vuelo, retiraron del equipo de emergencia todos aquellos objetos que pudieran ser usados como un arma -linternas de brazo largo, hachas, extintores de envoltorio metálico, «patas de cabra» para doblar planchas de aluminio- y extremaron los controles aeroportuarios: tijeras de mano, hebillas de cinturones, peines de varilla, mecheros, utensilios para pipas, navajillas «mil usos», cutters, alfileres de pelo... quedaron prohibidos en el equipaje de mano. Así, el terrorista quedaría limitado a actuar con las manos desnudas o, todo lo más, con el cuello de una botella rota.

Seguridad máxima

Pero el 22 de diciembre de 2002, a bordo de un avión de la American Airlines que acababa de despegar de París, Richard Reid intentaba prender fuego a la carga de pentrita que llevaba oculta en la suela de los zapatos. Seguramente, Reid, británico convertido al islam, nunca hubiera conseguido embarcar en un vuelo de la compañía israelí El Al. La seguridad hebrea parte de la filosofía que explicaba Jeff Jacoby al principio: los objetos en sí mismos no son peligrosos. Son las personas quienes deben ser examinadas a fondo. Así, Richard Reid había comprado el billete en metálico, había viajado a Pakistán, no tenía un motivo normal para justificar el viaje, y, sobre todo, estaba tan nervioso que llamó la atención de los pasajeros y de la tripulación desde el mismo momento en que ocupó su asiento.

Para cualquiera de los «ojeadores» profesionales de El Al, una sola de estas circunstancias le habría llevado a ordenar un interrogatorio preciso y a fondo antes de dejarle embarcar. En Israel, la seguridad no obliga a los pasajeros a quitarse los zapatos por sistema, ni se basa en las revisiones estrictas de los equipajes de mano. Se investiga al individuo, a la búsqueda de «esa cosa» que no encaja.

El «incidente» del que sería conocido como «el terrorista de los zapatos», confirmaba la peor de las hipótesis: los islamistas volvían a los orígenes, atacar a la aviación comercial del enemigo, y por el único medio que podía desbordar el sistema defensivo: el suicidio.

El 24 de agosto de 2004, con un minuto de diferencia, estallaban en pleno vuelo dos aviones comerciales rusos. Ambos habían despegado de Moscú, aunque con destinos distintos: Sochi y Volvogrado. La investigación posterior estableció que dos mujeres chechenas había conseguido burlar el servicio de seguridad. En el baño de la sala de embarque, montaron las bombas. Sincronizaron los relojes y se hicieron matar con 90 infieles a la mayor gloria de Alá y de la independencia de Chechenia.

- ¿Ha cambiado mucho la actitud del pasaje?

- Depende de las noticias que salen por televisión. Después de lo último de Londres, a veces se te acerca algún pasajero y te llama la atención sobre tal o cual compañero de asiento. Que si ha hecho gestos raros, que si le parecen demasiado gruesas las suelas de los zapatos... No puedes hacer mucho. Ponemos cuidado en revisar los puntos sensibles del avión, pero hay que confiar que lo hagan bien en tierra.

- Y por curiosidad, ¿cuál es el perfil del individuo que más sospechas levanta entre los demás pasajeros?

- El que tiene pinta de moro.

     

Publicado en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


¿Le han dado algún regalo antes de embarcar?

     

Un jueves de abril de 1986, Nizar al-Hindawi despidió a su novia en la zona de descarga de equipajes del aeropuerto londinense de Heathrow. Ella, irlandesa de religión católica, estaba embarazada. Viajaba a Jordania, vía Tel Aviv, para conocer a la familia del padre de su futuro hijo, con quien pensaba contraer matrimonio. En principio, el viaje debían haberlo hecho juntos, pero Nizar le explicó que el jefe de su empresa le había pagado el billete para una fecha posterior. De todas formas, no tenía de qué preocuparse: su familia la iría a recibir y la trataría como a una reina. Nizar compró una maleta nueva, de esas modernas con ruedecitas, y la ayudó a hacer el equipaje. Luego la acompañó al aeropuerto. El vuelo era de El Al, la compañía aérea más amenazada del mundo, pero que, sin embargo, no ha sufrido un atentado grave desde 1968. En la zona de descarga de equipajes, uno de los «ojeadores» de la seguridad israelí observó a la pareja. Nunca se ha dicho qué fue, pero algo le pareció raro, inusual en el comportamiento del hombre. Se hizo un registro especial del equipaje de la joven irlandesa. En la maleta, bajo un doble fondo, estaba el explosivo. Su novio, el hombre con quien iba a casarse, el padre de su hijo, había escondido el detonador en una calculadora de bolsillo. Hubiera estallado sobre el canal de la Mancha, con ella a bordo.

Siempre que se embarca en un vuelo israelí le hacen al pasajero tres preguntas: ¿He hecho usted personalmente el equipaje? ¿Le han dado algún regalo? ¿Ha perdido de vista sus maletas? Y luego, vienen muchas, muchas, muchas preguntas más.

    

Publicado en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"La memoria viva de los héroes" por Marta Torres

  

El Tribute Center se abrirá al público el próximo 18 de septiembre en la Zona Cero

Nueva York - «Mi hijo llamó a casa para decir que nos quería antes de morir. Habló con mi marido y le dijo: "Papá, os quiero mucho"». Es la historia de Michael Dermott Mullam, uno de los bomberos de Nueva York que murió el 11 de septiembre tras los ataques al World Trade Center. Ahora cinco años después de la muerte de este joven bombero de 34 años, su historia la cuenta su madre a los visitantes del Tribute Center de la Zona Cero, un lugar que guarda los últimos suspiros de las casi 3.000 personas que perdieron la vida ese día. Dicho centro, que también se acuerda del atentado que sufrieron las torres en 1993, servirá de punto de información y reflexión para dar cuenta de lo que ocurrió en el World Trade Center hasta que se inaugure el Museo y Memorial en la Zona Cero, previsto, en un principio, para 2009.

Once mil turistas

Este centro temporal, que ha costado 4,3 millones de dólares, se abrirá al público el 18 de septiembre. Su entrada será gratuita, aunque se pedirá a los visitantes una donación de 10 dólares. En visitas guiadas, contarán la historia familiares, amigos, miembros de los equipos de rescate, personas que vivían y trabajaban en la zona y voluntarios a los visitantes que quieran escucharles. Cada semana, pasan 11.000 turistas por la Zona Cero, donde, de momento, aparte de dolor y recuerdos, sólo se ve un gran agujero.

Historias de las vidas

George Pataky, gobernador de Nueva York, indicó en la presentación de dicho centro reconoció su importancia en recuerdo de «los héroes que murieron ese día». El republicano justificó el centro para que «los que vengan a la Zona Cero puedan escuchar y entender las historias de las vidas» de las víctimas.

Michael Bloomberg, alcalde de la ciudad neoyorquina, apuntó la necesidad de escuchar «los mensajes» de la gente y estar «en continuo diálogo». Asimismo, Bloomberg, explicó que los visitantes podrán experimentar la tragedia y el heroísmo nacidos de los ataques a la ciudad. «Conforme los visitantes viajen a través de las 5 galerías del centro se sumergirán en una jornada narrativa acentuada con poderosas imágenes, objetos y voces que crearán un testamento vivo de la tragedia que sacudió a nuestra ciudad».

El centro cuenta con cinco galerías en las que los visitantes podrán recordar la construcción de las Torres Gemelas o los atentados de 1993 y 2001. En la última galería, se recuerda la respuesta internacional a la tragedia así como los homenajes recibidos en todas partes de Estados Unidos.

«La gente no sabe nada»

Karen Cigaar, voluntaria del centro, reconoció que «me da pena porque la gente viene aquí, pero no saben nada. Sólo hay un agujero». Ella tenía que haber estado en el último tren que se quedó atrapado en las torres. Se salvó porque en ese momento estaba en el Soho de Nueva York. Rose Mary Cain sujeta la fotografía de su hijo George, un bombero de 35 años, que perdió la vida ese día. Mañana, 11 de septiembre, volverá a estar como prácticamente cada día en el lugar donde su hijo perdió la vida para contar su historia, la de las familias y las víctimas, que se paró justo hace cinco años en un precioso día.

    

Publicado en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"Las falsas pistas informáticas de Ben Laden" por Andreas von Bülow

   

En un nuevo libro sobre el 11-S se pone en tela de juicio la actuación de la CIA y el FBI

Otra supuesta prueba de la autoría de Osama ben Laden y de su base se debe a la compra de un ordenador portátil usado por parte de un periodista del Wall Street Journal en una tienda de electrodomésticos de Kabul. El comerciante le vendió al periodista un nuevo disco duro puesto que el suyo, que era viejo, ya no servía. Además tramitó la venta de un ordenador portátil usado que presuntamente procedía de una casa que mantenía relaciones con la base de Al Qaida. Antes de poner a la venta el ordenador portátil se había borrado el contenido del disco duro.

Pero en la redacción del Wall Street Journal se levantaron las sospechas y se ordenó reconstruir el contenido del disco duro y he aquí que la memoria empezó a arrojar innumerables detalles acerca de atentados terroristas futuros y otros que ya habían sido perpetrados, además de conexiones financieras con la red Al Qaida con nombres y números de teléfono.

La redacción dio preferencia al Pentágono y a la CIA para la valoración del contenido del disco duro. Tan sólo después de esto el periódico publicó en dos entregas entre otros la sensacional noticia según la cual el jefe de los servicios secretos paquistaníes, a través de un mediador del entorno terrorista, Ahmad Umar Sheik, íntimo amigo de Osama ben Laden, había efectuado una transferencia por el valor de 100.000 dólares a Mohamed Atta en Florida pocos días antes del 11 de septiembre.

Último eslabón

A su vez el servicio secreto de India había interceptado llamadas de teléfono móvil, precisamente de este mediador, de las cuales se infiere la estrecha y amistosa conexión con Osama ben Laden. Con ello se había dado con el eslabón que faltaba hasta entonces en la cadena de pruebas para conectar a Osama ben Laden con los autores del atentado de Nueva York y Washington.

Ahora bien, la razón por la cual Osama ben Laden, presuntamente el ideólogo de los atentados de Nueva York y de Washington, en la víspera del atentado suicida enviase una cantidad de dinero tan alta a alguien que poco tiempo después moriría, es algo que en cierto modo sigue siendo incomprensible.

Unas semanas después Daniel Pearl, un periodista que también trabajaba en el Wall Street Journal, viajó a Pakistán con la intención de investigar los motivos de esta transacción y fue asesinado brutalmente en una cita que concertó con un informador. La tortura fue filmada en video. Sólo más tarde se supo que Daniel Pearl era ciudadano israelí y que estaba urgido por encontrar, a través del mediador terrorista, una confirmación de las conexiones de Osama ben Laden con los autores del atentado en torno a Mohamed Atta, o sea por hallar el «arma humeante» del 11 de septiembre. Las explicaciones ofrecidas por la prensa, que en mayor o menor medida se remiten a indiscreciones encauzadas de agentes, de operadores de los servicios secretos y de funcionarios del Pentágono, hasta el momento han arrojado poca luz sobre la oscura y trágica historia.

El asunto huele a desinformación, a montaje, a manipulación y a juego con la muerte de un periodista y su familia. Otro drama similar relacionado con un ordenador portátil como el que protagonizó el Wall Street Journal en Kabul ya se había producido en 1995. En la vivienda de los autores del primer atentado al World Trade Center se halló un ordenador portátil en cuyo disco duro se encontraron unas anotaciones que tenían por objeto el secuestro de aviones de línea estadounidenses que se usarían a modo de bombas para atacar objetivos importantes como el edificio principal de la CIA en Langley, en Virginia.

En el proceso judicial celebrado en Nueva York estos descubrimientos jugaron un papel relevante. Ya en ese entonces se hablaba del entrenamiento para misiones suicidas. El dueño del ordenador portátil fue condenado por complicidad junto con el supuesto autor principal del atentado.

Es necesario retener en la memoria que el supuesto grupo terrorista de Osama ben Laden y su Al Qaida dejó en todos los lugares imaginables del mundo y con una densidad que llama la atención unas pistas electrónicas que fueron encontradas y leídas por los servicios secretos y que se valoran como prueba de la existencia y del modo de proceder de las redes terroristas. A veces los contenidos no concuerdan y hacen sospechar que se trata de falsificaciones. La capacidad para hacerlo, ya sea por medio de vídeos, de discos duros o de cintas es algo que está dado a la perfección en los servicios secretos. De ahí que con mucha frecuencia unas pruebas como estas no resistan un examen crítico.


Entrevista con Michael Zeiss (Subdirector de Cruz Roja para el 11-S): «El 11-S cambió a la Cruz Roja»

   

Nueva York - Michael Zeiss es el subdirector de Planificación de Cruz Roja en EE UU en el Plan de Recuperación del 11 de septiembre, una prestigiosa institución que ha estado con las víctimas durante los últimos cinco años.

- ¿Cuál es el significado del 11-S para ustedes?

- Fue un día sin precedentes que trajo grandes desafíos para cualquier agencia encargada de ayudar a la gente. Fue la primera vez, al menos en un principio, que el público no estuvo contento con la Cruz Roja. Sobre todo por el destino de las donaciones. La Cruz Roja trabajó intensamente para recuperar la confianza y proporcionar servicios efectivos a los afectados. Fue un momento de transformación. El público dejó claras sus expectativas y las cumplimos con creces.

- ¿Cómo cree que el 11-S ha afectado a la gente en Nueva York respecto a su forma de pensar y vivir?

- Mucha gente perdió amigos ese día, compañeros de trabajo, familiares, otros salieron heridos. Cada neoyorquino recuerda muy bien dónde estaba ese día, qué hacía. Los ataques cambiaron nuestra ciudad. Nos enseñaron que no sólo éramos más vulnerables de lo que pensábamos, sino que éramos más fuertes de lo que suponíamos, que podíamos mantenernos unidos.

- ¿Cómo ha sido la respuesta, en términos de donaciones, de los estadounidenses?

- No creo que la gente se canse de ayudar a los demás. Después del Huracán Katrina, la Cruz Roja recaudó más de 2.000 millones de dólares y miles de voluntarios ayudaron. Creo que la gente es siempre generosa y continuará con sus ayudas a la Cruz Roja con dinero, tiempo y sangre cuando se necesite.

- ¿Podría decirse que hubo un antes y un después para su filosofía?

- Por supuesto. Tras el 11-S la Cruz Roja actualizó muchos de sus sistemas y planes. Cambiamos la forma de recolectar donaciones y dar cuenta a la gente que colabora de cómo se utiliza su dinero.

- ¿Cómo le han afectado a su vida los ataques del 11 de septiembre?

- Ha sido un extraño privilegio poder pasar tanto tiempo ayudando a tantos afectados por los ataques. Respecto a lo personal, los últimos cinco años han sido un período de grandes desafíos profesionales y personales que han definido mi vida. Será a donde mire con más orgullo cuando sea un anciano.

  

Una entrevista de Marta Torres publicada en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"Torres del fin del mundo" por Gabriel Albiac

  

Hace cinco años ya que el Dios nos declaró la guerra. A todos los que no somos sus sumisos

Lo que murió fue un mundo. Irreal. El nuestro. Lo que murió en aquel once de septiembre, hace cinco años, fue la siempre repetida fantasía de que puedan los hombres vivir tiempos amables. Acababa de acabar la guerra fría: cuarenta años de matanza, ferozmente librados lo bastante lejos para no ser salpicados por la sangre. Acababa de acabar la más mortífera dictadura de la era moderna: setenta y un años de aquel despotismo ruso camuflado tras angélicas retóricas de salvación humana y de liberación de los humildes: más de veinte millones de asesinatos; y la glacial, la cínica aceptación de aquello como una intemporal fatalidad. Todo acabó en el vertiginoso otoño del 89. Nuestro alivio enmascaró nuestra vergüenza: la de no haber sabido jamás plantar batalla al monstruo, y aun la de haber, con consciencia o sin ella, sido cómplices de su blindaje. Y, en el alivio que la desaparición del horizonte monstruoso que había cubierto el siglo, fantaseamos de nuevo sobre un mundo apacible, abierto a la razón, ajeno al anacrónico estruendo de las guerras. Y era mentira. Como siempre. La guerra es lo único intemporal en los humanos. Intemporal, por tanto, la retórica que maquina el consolador autoengaño de negarla. Y, luego del autoengaño, viene siempre lo de siempre. Sólo que cada vez peor.

En el Apocalipsis de las Torres Gemelas se abría un nuevo infierno. El de una guerra santa en tiempos de armamento nuclear al alcance de casi todos. La más alta teología tomó tierra.

La yihad, la guerra santa, tiene raíces doctrinales tan hondas como el Islam. Corán, II, 190-191: «Combatid en el camino de Dios a quienes luchan contra vosotros. No seáis transgresores, Dios no ama a los transgresores. Matadlos allá donde los encontréis». Corán, IV, 74-76: «Que quienes truequen la vida presente por la futura combatan en el camino de Dios. Concederemos una recompensa sin límites a quien combata en el camino de Dios, ya lo maten, ya sea victorioso... Combatid a los siervos de Satán». Corán, VIII, 17: «No seréis vosotros quienes los habréis matado; habrá sido Dios». Corán, IX, 5: «Matad a los politeístas, allá donde los encontréis». Corán, IX, 14: «¡Combatidlos! Dios los castigará mediante vuestras manos». Corán, IX, 29: «Combatid: a los que no creen en Dios y en el Juicio final; a los que no declaran ilícito lo que Dios y su Profeta han declarado ilícito; a los que, de entre las gentes del Libro, no practican la verdadera religión. Combatidlos hasta que paguen tributo tras haber sido humillados». Corán, IX, 111: «Dios ha comprado a los creyentes sus personas y bienes, para darles a cambio el paraíso. Combaten en el camino de Dios: matan y son matados». Corán, XLVII, 4: «Cuando encontréis a los incrédulos golpeadlos en la nuca hasta que los hayáis abatido...». No sigo. Cualquiera con un poco de paciencia puede catalogar otros tantos pasajes.

Nos divertía fantasear con que eso no eran más que exóticos delirios no carentes de ese encanto primitivo que tanto agrada al culto turista europeo. Pero era voz de Dios. Y el día de las Torres nos puso ante el Dios mismo, cara a cara. Y el Dios nos declaró la guerra. A muerte.

   

Publicado en el diario LA RAZON el lunes 11 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Inmigración en Canarias: SIDA, Hepatitis, Tifus y Motines

Por Narrador - 10 de Septiembre, 2006, 16:30, Categoría: General


Dos de cada diez ilegales llegados este año tiene hepatitis y al menos a un caso de SIDA se le perdió la pista en la Península    

   

Dos de cada diez inmigrantes llegados en patera en 2006 tiene hepatitis, lo que supone un número aproximado de 4.000 infectados. Al menos en un caso se ha diagnosticado el virus VIH, pero la Policía reconoce que el afectado fue trasladado a la Península en uno de los vuelos de la vergüenza de la política de dispersión. El SUP, por medio de un portavoz autorizado en Las Palmas, ha informado a Libertad Digital que se analiza el estado de salud de todos los retenidos y los resultados revelan una tasa significativa de enfermedades contagiosas. Un agente de la Policía en Tenerife ha contraído el tifus por el estrecho contacto con las condiciones infrahumanas en una comisaría. Tres motines, el último este sábado, han alertado de una situación explosiva, ante la que hasta el delegado del Gobierno ha reconocido que "no aguanta más".

(Libertad Digital) La tasa de infectados por la Hepatitis roza el 20%, según reveló a Libertad Digital un portavoz autorizado del SUP en la provincia de Las Palmas, basándose en la estadística del estudio analítico al que son sometidos los inmigrantes irregulares después de ser detenidos. Las conclusiones de este seguimiento nunca han sido hechas públicas por el Gobierno de la Nación, que sigue con su política de dispersión y –cuando se cumple el plazo legal de retención– puesta en libertad.

El mismo portavoz del sindicato policial indicó que "se ha verificado al menos un caso de VIH en lo que va de año, pero el portador fue trasladado a la Península en uno de los vuelos de dispersión, y en el SUP desconocemos dónde puede encontrarse ahora".

Un agente de Policía ha sido contagiado de tifus en la comisaría de Playa de Las Américas, al sur de Tenerife, uno de los recintos de acogida donde más se sufre la presión, con centenares de inmigrantes hacinados en las dependencias policiales, en estrecho contacto con los funcionarios.

"Los que consiguen llegar son, en general, los más fuertes, pero también es cierto que se ha detectado una tasa significativa de afectados por la hepatitis y que se introducen virus como el tifus o la malaria, característicos de la región subsahariana", comentó a este diario el SUP.

La organización profesional de los policías advierte del riesgo al que se exponen los agentes que están directamente en contacto con el aluvión humano que no deja de llegar a Canarias.

Particularmente insalubre es la situación en el cuartel militar de La Isleta (Las Palmas de Gran Canaria), convertido en un improvisado campamento de refugiados donde malviven entre 1.200 y 1.400 internos, dependiendo del número de pateras interceptadas cada día. Según describe el mismo directivo del SUP en Las Palmas, "el panorama es dantesco, aquello es un pedregal, lleno de polvo y tierra, los inmigrantes deambulan a la intemperie, sin apenas recursos para su higiene personal, encerrados como en un corral". El SUP asegura contar con imágenes de lo que conocen como "Guantánamo", y que las expondrán a la opinión pública en los próximos días, en el transcurso de una conferencia de prensa.

En el centro de retención de extranjeros del cuartel militar de La Isleta se produjo este viernes un intento de amotinamiento por parte de un grupo de internos que querían repetir el menú del almuerzo. Desde el miércoles, se han registrado tres amotinamientos de inmigrantes retenidos. En El Matorral (Fuerteventura), cinco de los siete policías que vigilan el recinto resultaron heridos en una trifulca iniciada por un grupo de inmigrantes. La tensión se ha reproducido este sábado, cuando unos 300 internos se negaron a ser identificados por agentes policiales de Senegal que cooperan en las repatriaciones.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, visitó dos centros de retención de Las Palmas de Gran Canaria el pasado 19 de agosto, antes de dar un mitin pre-electoral en esta ciudad. Su conclusión fue la de elogiar a los canarios por el trato humanitario que dispensan a los inmigrantes y pedir "paciencia y tenacidad" porque el de la inmigración ilegal es un desafío que necesita tiempo.

   

Una información publicada en el diario libertaddigital.com el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Otros 300 inmigrantes se amotinan en Fuerteventura tras negarse a ser identificados para la repatriación  

    

Un nuevo motín, el segundo en menos de una semana, ha obligado a la policía a actuar este sábado en el centro de extranjeros de El Matorral (Fuerteventura). Hay 1.600 personas en un centro con capacidad para 700. Más de 300 se han negado a ser identificados por agentes de Senegal enviados para cooperar en la repatriación. Según han informado a Libertad Digital fuentes de la Seguridad del Estado en Canarias, los amotinados han roto sus camisetas y se han negado a entrar en el comedor a la hora del almuerzo. Los siete agentes que custodian a los 1.600 internos pidieron refuerzos a la UIP, que acudió con instrumental antidisturbios. Más de 200 personas han desembarcado ya este sábado, mientras se espera la llegada de otras veinte pateras en las próximas horas. La situación es insostenible, según reconoce el propio delegado del Gobierno.

(Libertad Digital) Unos 300 internos del centro de El Matorral  (Fuerteventura) se han amotinado este sábado al reconocer a agentes de policía de Senegal llegados para colaborar con la policía española en las repatriaciones. Los agentes senegaleses iniciaron su labor de entrevistar a los retenidos, cuando un grupo de internos se negaron a ser identificados y se amotinaron en el patio. Poco después eran 300, según indicaron a Libertad Digital fuentes de la Seguridad del Estado destacadas en Canarias.

Reunidos en el patio, han hecho jirones con prendas de su indumentaria, que se han ceñido a la cabeza para distinguirse del resto. Los siete agentes de la Policía Nacional que custodian a los 1.600 inmigrantes han cerrado las puertas del patio con el fin de aislar a los amotinados, y han pedido refuerzos. La UIP ha acudido provista de recursos antidisturbios. El pasado miércoles, otro motín dejó a cinco agentes heridos de diversa consideración en enfrentamientos con internos rebeldes del mismo centro. En esta ocasión, la UIP no ha llegado a usar la fuerza.

Según ha podido saber este diario digital de las mismas fuentes policiales, los amotinados se negaron, en un primer momento, a entrar en el comedor a la hora del almuerzo. El momento de mayor tensión fue cuando, en el patio donde se habían concentrado, se pusieron a rezar orientados en dirección a La Meca, según manda el rito musulmán. "Nunca se había producido una situación igual en toda la historia del fenómeno de la inmigración ilegal: 300 musulmanes rezando juntos en un centro de extranjeros", ha comentado a Libertad Digital un agente con experiencia en la lucha contra la inmigración ilegal.

El mando policial ordenó negociar con los amotinados. Horas después de iniciarse el incidente, la Policía abrió las verjas del patio y accedió a servir el almuerzo a los internos amotinados. "La sensación es que se ha cedido a sus pretensiones para evitar a toda costa otro incidente violento como el del miércoles", señaló a Libertad Digital la misma fuente policial.

La situación en Canarias es límite incluso para el propio delegado del Gobierno, que este viernes reconocía que ya sólo le queda "rezar al niño Jesús" y que "no aguanta más", como los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que están haciendo frente a esta crisis. "Faltan medios, claro que faltan medios, vaya una simplonería decirlo", dijo José Segura a la COPE este viernes.

Mientras la situación en cuarteles del Ejército, comisarías y centros de retención llega a rozar la violencia física, otros veinte cayucos rumbo a Canarias han sido detectados este sábado por los servicios de la lucha contra la inmigración ilegal. En esta misma jornada, han llegado ya cerca de 200 personas.

    

Una información publicada en el diario libertaddigital.com el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La mayoría equipara la misión militar en Líbano con la de Irak

Por Narrador - 10 de Septiembre, 2006, 8:00, Categoría: General

Ocho de cada diez españoles no la considera una iniciativa de paz y sí que entraña un alto riesgo. Más de un setenta por ciento está convencido de que el proceso no logrará la disolución de ETA. El carné por puntos, única medida del Ejecutivo que recibe un respaldo mayoritario

Madrid - No ha sido un buen verano para el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Pocos han sido los días en los que el jefe del Ejecutivo no haya desayunado con un escándalo de gran calado en las portadas de los periódicos. Pero lo peor para él es que, según una encuesta realizada por Iberconsulta para LA RAZÓN, no ha sido capaz de solventar satisfactoriamente casi ninguna de las complicaciones que le han ido surgiendo. Los ciudadanos tan sólo aprueban la creación del carné por puntos (5,6). Sin embargo, le dan un rotundo suspenso en cuestiones como la subida del precio de la vivienda y de las hipotecas (3,8), en la gestión de los incendios de Galicia (3,9) y en el envío de tropas a Líbano (3,9). Además, la opinión pública le otorga un 4,1 en inmigración ilegal, un 4,3 en el caos de El Prat y un 4,6 en el proceso «de paz» con ETA.

El proceso «de paz»

Aunque algo más de la mitad de las personas entrevistadas, el 57,38%, cree que en la actual situación el Gobierno debe empezar a hablar ya con ETA, la gran mayoría de los ciudadanos se muestra muy pesimista en relación con este asunto. Concretamente, el 73,13% opina que el proceso emprendido por el Gobierno no acabará con la disolución de la banda, mientras que sólo un 19% cree que sí. Por esto, sólo un tercio de los encuestados (28,8%) valora positivamente la actitud del Gobierno frente al 40,1% que la califica de regular, y el 20% que la considera mala o muy mala.

Además, la mayoría de los ciudadanos, el 44,19 %, es de la opinión de que es el entorno de ETA-Batasuna el que está marcando los tiempos de la negociación por el 38,88% que opina lo contrario.

El envío de tropas a Líbano

Los ciudadanos están especialmente descontentos con esta decisión, como demuestra el hecho de que el Gobierno obtiene una de sus peores calificaciones de la encuesta: tan sólo un 3,9. Junto a esto, sólo el 9,3% de la ciudadanía valora positivamente esta decisión. No sorprende, por tanto, que una significativa mayoría de los encuestados considere innecesario el envío de soldados (60,75%), frente a un reducido grupo (21,50%) que sí cree que hace falta. Además, la gran mayoría, el 81,75%, coincide en señalar que los soldados enviados correrán un alto riesgo en la misión.

Curiosamente, a pesar de que el Ejecutivo ha insistido reiteradamente en manifestar que esta vez los soldados han sido enviados con la aprobación de la Organización de las Naciones Unidas, la mayoría no encuentra ninguna diferencia entre esta misión y la que se envió en su día a Irak. Ésta es la opinión del 45,63% de los encuestados, frente al 38,50% que sí ve alguna diferencia con el envío del contingente iraquí.

Los incendios en Galicia

La gestión de este problema contribuye a reforzar la mala impresión que los españoles tienen respecto de la gestión del Ejecutivo en los últimos meses. Tan sólo un 12,9 por ciento la considera buena o muy buena, frente al 38,5 por ciento que la califica de regular y el 39,8 por ciento que directamente la define como mala o muy mala. No en vano, la nota recibida por el Gobierno en relación con este asunto es la segunda más baja, un 3,9.

La gran mayoría (69,25 por ciento) acusa a la Xunta de haber incurrido en una falta de previsión para hacer frente a los fuegos y sólo dos de cada diez encuestados no lo ven así. En consecuencia, un 67,25 por ciento de los entrevistados exige la dimisión de algún responsable político, mientras que sólo el 21,75 por ciento no ve motivos para ello. En cuanto a la famosa trama para provocarlos denunciada por el PSOE, un 65,13 por ciento sí cree que pudo suceder, aunque un 27,13 por ciento no está de acuerdo con la tesis esgrimida desde el Ministerio del Interior.

Inmigración ilegal

La opinión de los ciudadanos sobre este drama corrobora la tendencia negativa del resto de la encuesta. Además, ya que es en la que un mayor número de ciudadanos valora negativamente la gestión del Gobierno. Concretamente, el 44,1 por ciento considera malas o muy malas la gestión de la crisis. Prueba de ello es que seis de cada diez personas consultadas (58,75 por ciento) creen insuficientes las medidas tomadas para frenar la llegada de inmigrantes ilegales, frente a una minoría, el 35,75 por ciento, que no cree que el Gobierno deba hacer nada más.

Una mayoría todavía más abrumadora, el 85,63 por ciento, cree que la Unión Europea podría hacer algo más para ayudar a España a resolver el problema. Finalmente, el 83,13 por ciento de los encuestados cree que hay demasiados inmigrantes en el país, en contraste con un 11 por ciento que cree que no.

El caos de El Prat

La opinión pública se muestra muy descontenta con el Gobierno por su gestión de este asunto. Así, aunque algo más de la mitad de los ciudadanos (61,13%) no ve mal que el Gobierno no despejara la pista de aterrizaje invadida por los trabajadores, la gran mayoría (72,25%) considera insuficientes las indemnizaciones anunciadas para los afectados. Además, el 58,27% de los ciudadanos afirma que no ha habido suficiente información para facilitar las reclamaciones de los usuarios.

Ficha Técnica

La fecha de consulta de la encuesta telefónica de Iberconsulta fue entre el 7 y el 8 de septiembre. El universo es de mayores de 18 años, con un error posible de 3,54% para un nivel de confianza del 95,45% y un p=q. La selección fue simple, polietápica y estratificada por conglomerados.

  

Una información de Augusto Guitard publicada en el diario LA RAZON el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXXIV): "Lavandera, a tumba abierta"

Por Narrador - 10 de Septiembre, 2006, 7:30, Categoría: General

El testigo clave de la 'trama asturiana' confiesa: «Quiero contar todo lo que sé antes de que me maten»

Ha sabido guardar el secreto durante los últimos dos años. Francisco Javier Lavandera denunció a la Policía y a la Guardia Civil, en 2001, que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras ofrecían a la venta grandes cantidades de explosivos. También buscaban a alguien que supiera fabricar bombas con móviles. A pesar de todo, la trama asturiana siguió adelante con sus actividades delictivas. Nadie supo poner coto a una carrera de delitos que, según el sumario del 11-M, fue clave para cometer los atentados. Pero Lavandera había denunciado más cosas que han permanecido hasta ahora ocultas. Recibió todo tipo de presiones para que se callara. Su mujer se ahogó en extrañas circunstancias en la playa de Gijón. Este verano, le dispararon cinco tiros poco antes de matar a sus animales. Lavandera ha escrito un libro, «A tumba abierta», en el que cuenta, al fin, todos los secretos.

El nombre de Francisco Javier Lavandera saltó a los medios de comunicación ocho meses después del 11-M. En una cinta magnetofónica, encontrada casualmente en el cuartelillo de la Guardia Civil de la localidad asturiana de Cancienes, se escuchaba su voz con claridad. Su interlocutor era un agente de Información de la Benemérita que le había grabado esa conversación sin que él se diera cuenta.

La cinta había dormido, en un cajón, durante tres años. La grabación se había producido en el verano de 2001. Lo sorprendente, lo que dejó a todos boquiabiertos, es que en su contenido quedaba claro que ya en esa fecha Lavandera estaba denunciando ante las Fuerzas del Orden una trama de delincuentes asturianos que pretendían vender grandes cantidades de explosivos. Pero lo más inaudito es que los individuos pertenecientes a esa banda, Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras entre otros, querían, siempre según la versión que denunciaba Lavandera, comprar los servicios de alguien que pudiera fabricar bombas con teléfonos móviles.

Han corrido ríos de tinta, con todos los matices imaginables, sobre el contenido de la cinta, la relación de Toro y Trashorras con los atentados del 11-M y la posibilidad que tuvieron las Fuerzas de Seguridad de haberlos evitado, una vez que conocieron la denuncia de Lavandera.

Pero el destino tiene vericuetos crueles. En lugar de convertirse el denunciante en un héroe, en el hombre que intentó evitar los atentados aún a riesgo de su vida, Lavandera fue vapuleado por los medios de comunicación que le asignaron un alias inexistente y lo convirtieron en un delincuente más, aunque no tenía antecedentes penales de ningún tipo.

TESTIMONIO CLAVE

Su testimonio, en la Comisión del Congreso sobre el 11-M, hubiera sido clave para dar un vuelco completo a la investigación. Pero la denuncia de Lavandera fue desprestigiada deliberadamente, después de varios intentos infructuosos de hacer creer, al juez y a la opinión pública, que ni siquiera había existido.

El agente de Información que grabó esa conversación, Jesús Campillo, tuvo el valor de enfrentarse a sus jefes y certificó que Lavandera no sólo había denunciado la trama asturiana de los explosivos sino que se ofreció para hacer de gancho si eso facilitaba la detención de los delincuentes.

La semana pasada pudimos escuchar de labios de Emilio Suárez Trashorras su versión de los hechos. Se desvinculó de la posesión y del tráfico de explosivos, pero reconoció que todas sus actividades en torno a los marroquíes -acusados en la versión oficial de ser autores de la matanza- estaban monitorizadas, controladas y dirigidas por el inspector encargado de la lucha antidroga de la comisaría de Avilés, Manuel García Rodríguez, alias Manolón.

Es evidente que en la llamada trama asturiana hay todavía muchos puntos oscuros. Desde el principio, intuimos que en la versión de los hechos que había dado Francisco Javier Lavandera faltaban algunos datos claves. Las amenazas constantes, materializadas este verano con un atentado en el que le dispararon cinco tiros, tenían que estar motivadas por una razón de peso muy superior a lo que se había revelado.

Lavandera ha vencido por fin su propio miedo. Se ha dado cuenta de que la mejor manera de protegerse es contándolo todo. Por eso se ha decidido a escribir todos los detalles de aquella denuncia que tan graves repercusiones tuvo para su vida. Sus revelaciones se han convertido en un libro clarificador: A tumba abierta, que se pondrá a la venta este martes.

El salto que ha dado ahora ya es irreversible. Los detalles que aporta servirán para ahondar en la investigación del 11-M y abrirán vías muy inquietantes.

SOBRESALTOS

Está claro que, a pesar de su amor por los animales, no es San Francisco de Asís. La lectura de A tumba abierta no sería, por tanto, la más recomendable para llenar el silencio que se imponen algunas monjas, en su convento, durante la comida. Tampoco es un libro para pusilánimes, ni para los que presumen de reconocer a ojos cerrados la diferencia entre el bien y el mal. Se trata de una autobiografía sin censura. El autor ha querido abrir al público su alma sin dejar cerrado ninguno de los armarios del cuarto oscuro.

Leer sus revelaciones supondrá para muchos adentrarse en ambientes desconocidos, callejear por rincones de nuestra sociedad a los que nunca les da la luz. La vida de Francisco Javier Lavandera -acaba de cumplir 42 años- es un fresco salvaje, una pintura ácida en la que abundan los rojos chillones de la sangre, los verdes fluorescentes de los tugurios y los amarillos rancios de las pasiones humanas. Se necesita coraje para no volver la cabeza en algunos pasajes.

No hay capítulo sin sobresalto. Lavandera cuenta las primeras visitas a la prisión para recoger los regalos de Reyes de manos de un padre torturado y encarcelado por defender con honestidad sus ideales comunistas. O la aventura de buscar en los bosques, agarrado a su mano, a los fugados, para entregarles los alimentos arrancados al magro sueldo familiar.

PALIZAS INFANTILES

Tuvo que soportar las palizas de profesores sádicos en un colegio religioso de niños bien. En la adolescencia, adoptó la cresta punki, cuando tiraba de aquella correa atada a un collar de perro colocado en el cuello de su novia. Describe los ojos opacos, en su jaula del manicomio, de aquella tía a la que unos falangistas de retaguardia habían vuelto loca de tanto violarla. Y los coqueteos con los cachorros de fascistas y sus juegos macabros.

Aguantó cinco largos años en la unidad de élite más dura del Ejército en la que eran obligados a caminar 50 kilómetros aun con un tobillo averiado, o lanzados a la nieve, en calzoncillos, desde un tercer piso.

Describe su soledad absoluta, en aquella noche negra del bosque en la que cargó su arma para pegarse un tiro. Los sesos de aquel veterano esparcidos por las paredes del recinto de su compañía. Los entrenamientos posteriores en las fincas de los ricos para ese Golpe que nunca llegó.

Vivió en directo el horror de las matanzas en Africa cuando un mal consejo le hizo enrolarse como mercenario. Pudo comprobar, allí, en el corazón de las tinieblas, la fragilidad del ser humano, su propensión a la crueldad, su falta de piedad.

SERVICIOS PRESTADOS

Y aquel niño tirado en la cuneta. Un cadáver maloliente con la barriga hinchada y las costillas marcadas. Y las moscas, que depositaban sus huevos en el interior de su boca, saliendo y entrando dispuestas a atracarse con aquel festín. Con los ojos aún abiertos, y que a Fran, así es como le llaman a Lavandera sus amigos, le pareció que le miraban, desde el otro mundo, sin rencor. Hasta que se dio cuenta de que el niño se movía y de que, por tanto, aquel cadáver aún estaba vivo.

Regresó a casa, ileso, en medio de un vacío que ya nada podría llenar. Ni siquiera el duro trabajo en las entrañas de una mina en la que parecían moverse las paredes cubiertas por millones de cucarachas. Participó en las trampas de unos trabajadores recios que para librarse de una huelga le pedían que les cortara un dedo con su hacha afilada.

NARICES ROTAS

Y las mujeres. Rubias, morenas, altas, bajitas, filipinas, dominicanas, colombianas, rumanas, húngaras, brasileñas, españolas. «Más de cien». Y la etapa final en un antro nocturno, donde la ley del más decidido marcaba las pautas de conducta. Narices rotas, cuellos dislocados, orejas arrancadas. La labor cotidiana de un portero, un vigilante de seguridad, que trataba de mantener su empleo en un mundo mafioso donde se traficaba con menores, con drogas, con armas.

Describe el universo de las lumis, las prostitutas, visto desde el otro lado del espejo. Pormenorizado en su vida cotidiana más íntima, con sus necesidades, sus ilusiones, sus vicios y virtudes. Un mundo representado por un club de las afueras de Gijón: El Horóscopo. El mismo que se haría famoso porque allí fue donde, según Lavandera, Antonio Toro ofreció a la venta una gran cantidad de explosivos en el verano de 2001.

Y ahí es donde entra en el escenario público Lavandera. Para los que aún no conozcan la historia -los que dicen que se pierden con tanta información del 11-M- les resumiré como fueron los hechos.

Un muchacho de Avilés, como tantos otros, se acercó a El Horóscopo con mucho dinero en los bolsillos. Antonio Toro y sus amigos, entre los que se encontraba Emilio Suárez Trashorras -que más tarde llegaría a convertirse en su cuñado- dejaban cada noche una considerable cantidad de efectivo. Y, como suele suceder en estos casos, intimaron con el portero del club, Francisco Javier Lavandera. Su relación fue esporádica y lenta. Sólo a través de muchos fines de semana consiguieron tener cierta confianza.

Toro, una noche, tentó a Lavandera con un cambio de coche. «El tuyo es una mierda y, por muy poco dinero, yo te puedo proporcionar un cochazo más acorde contigo. Tengo un Saab 9000 automático que te iría que ni pintado.» Y así fue como, poco a poco, se creó un clima de camaradería entre ellos.

MILES DE KILOS

Hasta aquella maldita noche en que Toro lanzó su bomba atómica.Lavandera cuenta con todo detalle cómo se le acercó para ofrecerle una gran cantidad de explosivos a la venta. «Miles de kilos a la semana, si hace falta.» Al principio no se lo tomó demasiado en serio hasta que una mañana sus coches se cruzaron cerca del puente que está junto a la comisaría de Policía de Gijón.

Allí fue donde, según Lavandera, Toro le enseñó, abriendo el capó de su coche, más de 50 kilos de dinamita y una gran cantidad de detonadores. Y fue de esa manera como Lavandera se convenció de que aquello iba en serio.

Se sabe que hizo lo que cualquier ciudadano honrado hubiera hecho. Acudir a la Policía para denunciar los hechos. Pero lo que nunca había contado hasta ahora, el secreto que mejor ha guardado en todos estos años, es precisamente la esencia del libro que se pondrá a la venta a partir del martes día 12 de septiembre y cuya prepublicación daremos desde mañana en las páginas de nuestro periódico.

Tras conocer esos secretos, se comprende que haya vivido aterrorizado durante estos dos años. Para salvaguardar su vida y la de los suyos, prefirió callar. No era para menos. Por si olvidaba la amenaza, no han dejado de acosarle desde que se conoció su nombre en la prensa.

Lo más grave le sucedió en el otoño de 2004. Lorena, su mujer, una joven brasileña que trabajaba con serpientes en los espectáculos de streaptease del club y con la que tuvo un hijo, murió ahogada sin que nadie fuera capaz de auxiliarla en la playa, a mediodía, y en pleno centro de Gijón. Las autoridades dijeron en su día que se había hecho todo lo posible por salvarla. Él, sin embargo, está convencido de que la dejaron morir. Un antiguo empleado del club Horóscopo le proporcionó a ella cinco gramos de droga la noche anterior. Se trataba de un hombre, nacido en Bilbao, al que ahora le saldrá el juicio en relación al caso.

Lavandera tuvo que añadir al dolor de la muerte trágica de su mujer la impotencia de no poder disponer de libertad de movimientos para al menos estar, en esas circunstancias, cerca de los suyos. Se encontraba inmerso en un programa de protección de testigos. El juez Del Olmo había considerado que su vida corría un peligro real. Un juez asturiano ya había ordenado que le protegiera la Policía Local de Gijón, tras la publicación en la prensa de la transcripción de la cinta con sus revelaciones a la Guardia Civil. Luego, pasó a estar bajo la protección de los especialistas de la Policía Nacional, que lo mantuvieron viajando por España de incógnito durante seis meses.

CARNÉ FALSO

Le proporcionaron un carné de identidad, expedido el 23 de noviembre de 2004, a nombre de José Ramón Prieto Fernández, natural de la localidad asturiana de Pola de Siero. El domicilio que figura en ese carné es curiosamente: calle Libertad.

Este verano le han retirado ese carné, varios meses después de que perdiera la condición de testigo protegido. La excusa dada por los policías que procedieron a esa retirada fue de lo más peregrina: «El que te lo preparó hizo una chapuza y vamos a quitarlo de en medio para que no se meta en un lío.»

Nada más dejar de ser testigo protegido, recibió en su domicilio un macabro mensaje. Eran las fotos de la autopsia de Lorena. En el sobre, habían escrito una frase escrita a mano con letras mayúsculas: «Para que te acuerdes de tu mujer».

En su teléfono, no ha cesado de recibir llamadas amenazadoras. Han derramado sangre en el portal de su piso. Y ha recibido todo tipo de advertencias verbales.

Este verano la cosa fue a mayores. Cuando llegaba en su vehículo a la pequeña finca donde cuidaba de unos animales, recibió cinco balazos. Su habilidad al volante, su sangre fría y una pistola de nueve milímetros, para la que tiene licencia de tiro olímpico, le salvaron de una muerte cierta.

Un informe de la UCO, la unidad operativa de la Guardia Civil que manda el coronel Hernando, ha puesto en duda su versión de los hechos. En el Ministerio del Interior prefirieron considerar el tema como un ajuste de cuenta sin más entre mafiosillos. Luego, vino el apaleamiento brutal de sus animales. Dispararon contra su perro al que dejaron colgado por el cuello y muerto en la valla de la finca junto a la que sufrió el atentado.

Pero ni los balazos ni las amenazas verbales ni ninguna otra clase de presión han hecho mella en este hombre.

Es ahora cuando está más dispuesto que nunca a contar la verdad. Se siente maltratado por la prensa en general, que le colgó, desde el primer momento, el sambenito de posible delincuente al identificarle con un presunto alias que nunca tuvo: Lavandero. Hasta ahora, no tiene antecedentes penales. Su único delito ha sido denunciar ante la Policía, la Guardia Civil y, más tarde ante los jueces, los hechos delictivos de los que tuvo conocimiento. Afortunadamente para él, su denuncia quedó grabada y nadie podrá alegar ahora que no lo advirtió.

Lavandera aprendió a no fiarse de las Fuerzas de Seguridad. Por eso las denuncias de estos últimos años las ha hecho siempre directamente ante los jueces. Ha tratado de desenmascarar a las tramas mafiosas de venta de drogas, explosivos, armas y trata de blancas que se mueven en los bajos fondos de Gijón.

Lavandera siempre dijo, a quien quería escucharle, que miembros de las Fuerzas del Orden estaban mezclados con esas mafias y que se lucraban encubriendo los negocios ilícitos de la noche gijonesa.

Al margen de sus denuncias, la vida de Lavandera está plagada de episodios dramáticos muy anteriores al 11-M. Siempre se ha movido en la delgada línea que separa a los ciudadanos normales del abismo en el que cualquier aberración es posible.

Ha tenido que emplear la violencia, demasiadas veces, para sobrevivir en un mundo en el que el lenguaje de la razón tiene muy poco que hacer. Borrachos, drogadictos, delincuentes y prostitutas han sido su incómoda compañía cotidiana.

A tumba abierta, el libro en el que ha reflejado todas sus vivencias, supone bastante más que la confesión de un ser humano individual. Supone un acercamiento a la sociedad periférica española en la última mitad del siglo XX. La represión franquista, los amagos de Golpe de Estado, la rebelión y sumisión de los mineros, la guerra de dos mundos antagónicos, dos concepciones de la sociedad, libradas en el tablero africano, le rebelión estética de la juventud y su ruptura con la sociedad burguesa.

MAFIA Y CORRUPCION

Es difícil adentrarse con más profundidad en el mundo de los clubs de prostitución. Lavandera desgrana todo el mosaico de vejaciones al que tienen que someterse mujeres de decenas de nacionalidades que llegan a España con la esperanza de una vida mejor. Los entresijos de las mafias organizadas y de la corrupción policial se mezclan en las páginas del libro, con historias de amor y desamor, sexo salvaje y sometimientos inaceptables.

De la mano de Lavandera y de su lenguaje realista y descarnado se puede recorrer la vida de cada rincón de un local en el que terminó por fraguarse la trama delincuencial que, según nos han contado, hizo posible que se cometiera el peor atentado de la Historia de España. Su terror, su miedo por él y por su familia, estuvo justificado. Desde mañana, el lector conocerá aquello por lo que le dijeron: «Si lo cuentas te mataremos».

  

Una información de Fernando Múgica publicada en el diario EL MUNDO el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Un informe remitido por el Ejército a Defensa reconoce que Afganistán está en «guerra»

Por Narrador - 10 de Septiembre, 2006, 6:30, Categoría: General

MADRID. El Estado Mayor de la Defensa reconoce en sus informes internos que las tropas españolas en Afganistán se encuentran en «situación de guerra» y recomienda a los tres ejércitos un adiestramiento especial de las tropas que se despliegan allí y en otras «zonas de operaciones». Frente a la doctrina oficial de las «operaciones de paz» y «humanitarias», los jefes militares trabajan con los datos reales sobre la evidencia de que los soldados se mueven ahora y se desplegarán después en escenarios bélicos. ABC ha tenido acceso a un mensaje reservado que el Mando de Operaciones, que depende directamente del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, envió en agosto a los estados mayores de los ejércitos y la armada para pedir adiestramiento específico de las tropas en «guerra irregular o asimétrica».

De la citada petición oficial reservada, que incluye la palabra «guerra» prohibida en los informes oficiales del Gobierno, se pasó copia a los jefes de las fuerzas españolas destinadas en Afganistán, en las bases de Herat y de Qala i Naw, y a los servicios secretos, el Centro Nacional de Inteligencia. El Mando de Operaciones es el órgano a través del cual el JEMAD, como mando operativo de las Fuerzas Armadas, «ejerce la planificación, conducción operaciones y el seguimiento de las operaciones militares»

Ataque silenciado

Además, en el mismo escrito se cita un ataque a los soldados españoles que el ministerio había guardado en secreto. Según el Mando Operativo, el 14 de agosto tropas españolas sufrieron «un ataque por elementos insurgentes en el transcurso de una misión de obtención de información». Los soldados -no se especifica la unidad a la que pertenecían- circulaban en «dos vehículos civiles blindados». El segundo fue adelantado por otro coche que se detuvo «como si hubiera tenido una avería». Cuando los españoles llegaron a su altura, «los insurgentes abrieron fuego». En este punto el informe se limita a decir que los atacados tuvieron una «excelente reacción», que siguieron «el procedimiento establecido para estos casos» -se supone que repeler a tiros la agresión- y que gracias a ello y a que el blindaje del vehículo funcionó a la perfección, aunque recibió «numerosos impactos», se evitó que hubiera «bajas propias» en el ataque. Nada se dice de lo que ocurrió con los atacantes, que, en principio, deberían de ser guerrilleros talibán.

Muerto en combate

El mensaje pasa después a cuestionar la versión oficial del Gobierno sobre lo ocurrido el 8 de julio en Bakua, cerca de Herat, cuando el caballero legionario paracaidista Jorge Arnaldo Hernández, de origen peruano, resultó muerto como consecuencia de lo que en primera instancia Defensa calificó de «atentado» con «artefacto» contra un convoy de vehículos de Alta Movilidad Táctica (VAMTAC), todo-terrenos blindados y armados. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, habló el día del entierro del soldado de «atentado premeditado» con una «mina anticarro». Sin embargo, el mensaje del Mando de Operaciones compara el ataque del día 14 de agosto -tiroteo- con el de julio para plantear la necesidad de preparar mejor a las tropas.

El informe dice textualmente: «A la vista del "modus operandi" de este ataque, así como el anterior en el que falleció el CLP Hernández Seminario, se pone de manifiesto la necesidad de incrementar el adiestramiento en procedimientos de reacción contra acciones irregulares llevadas a cabo por elementos insurgentes tales como ataques de oportunidad contra convoyes o vehículos camuflados tanto en armamento convencional como IED, S (explosivos no convencionales como los utilizados por los milicianos islamistas en Irak, Afganistán o Líbano)».

En las últimas semanas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, se han repartido los papeles. El primero insiste en el mensaje pacifista de las «misiones de paz» y «humanitarias» a las que se destina a los militares españoles y el segundo se encarga de reconocer los peligros a los que se enfrentarán, sobre todo en Líbano. Pero siempre evitan la palabra «guerra». Hasta el extremo de que al paracaidista muerto cerca de Herat se le negó el mérito de haber caído en una acción bélica, circunstancia más que evidente para el Estado Mayor según consta en el informe al que ha tenido acceso ABC. Pese a ello, Jorge Arnaldo Hernández recibió a título póstumo la cruz al mérito militar con distintivo amarillo -fallecido en acto de servicio o atentado- y no con el rojo reservado para las «acciones bélicas» que sí tienen todos los soldados muertos o heridos en Irak en cualquier tipo de circunstancia.

Defensa sigue así la máxima de que sólo hay guerra donde envió soldados el anterior Gobierno. José Bono, antecesor de Alonso, otorgó el distintivo rojo a todos los militares españoles que cayeron en Irak con el argumento de que lo hicieron «en acción de guerra». En la última Pascua Militar, ante el Rey, Bono proclamó que había una deuda de reconocimiento con ellos: «Los soldados no eligieron acudir o no, simplemente obedecieron y soportaron fuego hostil en una zona lamentablemente tan poco pacífica».

Defensa negó al paracaidista de origen peruano, soldado de España, el honor de haber caído en combate y el funeral de alto rango que le hubiera correspondido. La ceremonia se circunscribió a un acto en la Brigada Paracaidista a la que Zapatero tuvo al final que asistir, aunque no lo tenía previsto, ante la exigencia de Mariano Rajoy en ser invitado al funeral.

Situación de «guerra irregular»

El Estado Mayor, sin embargo, reconoce plenamente que las tropas españolas en el extranjero se van a mover en conflictos bélicos: «Se considera conveniente incluir en los programas anuales de instrucción y adiestramiento de las unidades de los tres ejércitos y Armada que pueda desplegar en zonas de operaciones, procedimientos y ejercicios en situaciones de guerra irregular o asimétrica».También se incluye una advertencia que ha debido tenerse en cuenta a la hora de enviar fuerzas a Líbano, donde los elementos «insurgentes» de Afganistán se multiplican en número, organización y armamento con el nombre de Hizbolá.

«Se considera de la máxima importancia que en las fases de preparación previas al despliegue en las zonas de operaciones y especialmente en Afganistán se intensifique el adiestramiento en procedimientos de reacción contra elementos insurgentes, así como de conducción todo-terreno en condiciones adversas, para hacer frente de forma eficaz a la amenaza asimétrica mencionada», concluye el informe del Mando Operativo.

    

Una información de Ángel Collado publicada en el diario ABC el domingo 10 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Otros mensajes en General