El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

18 de Octubre, 2006

Los peritos niegan ante la juez que «prefabricaran» la vinculación con ETA

Por Narrador - 18 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: 11-M

Denuncian en un escrito que «en cierto modo fueron retenidos e incomunicados» por Garzón. «Rebelde y contumaz». Así califican los peritos la actuación de Garzón de valorar el informe después de inhibirse del asunto.

Madrid - Dos de los tres peritos que relacionaron el 11-M con ETA en un informe -a quienes el juez Baltasar Garzón imputó por falsedad documental- han contestado con dureza las valoraciones efectuadas por el magistrado en el auto del pasado día 10, en el que éste les acusaba de «prefabricar» la vinculación de la banda terrorista con los atentados de Madrid.

«No son elucubraciones». En el escrito presentado en el Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid el pasado día 11 -en el que piden a la juez Gema Gallego que les retire la condición de imputados- Manuel Escribano e Isabel López Cidad aseguran que «es incierto lo que se dice de haber prefabricado la vinculación de ETA con los autores del 11-M. Es el mismo procedimiento utilizado en otras ocasiones y la constatación de un hecho, que consiste en la aportación de datos, no en su valoración». Los agentes aseguran en el documento que relacionar el hallazgo de ácido bórico en el domicilio de uno de los imputados por los atentados de Madrid con la presencia de esa misma sustancia en el piso utilizado por un «comando» etarra «no son elucubraciones, son interconexiones entre unos datos y otros, para facilitar la investigación».

Informe definitivo. Los peritos insisten en que el documento en el que vinculaban el 11-M con ETA -un párrafo que su superior eliminó- no era un informe-borrador, como mantiene Garzón, sino que se trataba de «un informe definitivo». Además, resaltan que «siempre, absolutamente siempre», desde que entregan el informe, los funcionarios «nunca vuelven a verlo hasta el momento del juicio».

Además, recuerdan que, como ya explicaron a Garzón en el recurso contra la decisión del magistrado de imputarles por falsedad, elaboraron «hasta seis informes para la causa del 11-M siguiendo el mismo procedimiento» y «en ningún caso fue necesaria otra firma para darle oficialidad». Y si nada se discutió en esos otros casos, añaden, «tampoco puede discutirse de éste. En consecuencia, si son válidas aquellas actuaciones también deben serlo éstas».

«Rebelde y contumaz». Los agentes cuestionan la actuación de Garzón de valorar su actuación después de inhibirse del asunto en favor de la juez Gallego, que ayer mismo levantó parcialmente el secreto de las declaraciones realizadas por los peritos ante Garzón y dio traslado a las partes para que informen sobre el recurso contra su imputación presentado por éstos. Así, se quejan de que, pese a no tener competencia, «de modo rebelde y contumaz» Garzón «juzga y valora abiertamente la autenticidad, oportunidad, finalidad y solvencia científica del informe y desprestigia y menosprecia el trabajo» de Escribano y sus compañeros «hasta límites insospechados».

«Retenidos e incomunicados». Los agentes aseguran que «en cierto modo fueron retenido e incomunicados» por Garzón durante los interrogatorios que determinaron que pasaran de testigos a imputados por falsedad. ? No hay normas de calidad. Los peritos también cuestionan la exculpación expresa que hace el magistrado de sus superiores, de quien dijo que «tenían la obligación», con las normas de calidad vigentes en las Comisaría General de Policía Científica, de retirar del informe «unas observaciones inveraces». Según ellos, esas normas «ni se conocen, ni se han publicado, ni se han cumplido nunca ya que nunca los informe de ambos peritos fueron corregidos». Y subrayan que todo lo que dice al respecto el magistrado «es completamente incierto e inaplicable «al laboratorio en el que trabajan».

«Información concreta». Igualmente, rechazan que la información recogida fuese genérica, perversa e impropia de un informe pericial. «Es muy concreta», afirman de forma categórica. «Se trata de una información específica, referida al ácido bórico relacionado con hechos terroristas y que hasta ese momento a los actuantes sólo les constaba en sus datos que había sido utilizado en dos únicas ocasiones». Al hacer constar esos extremos, insisten, «se puede coadyuvar a la investigación judicial y policial». Para los agentes, el juez «hace unas elucubraciones completamente gratuitas y ajenas a la labor pericial y judicial». Incluso, mantienen que López Cidad facilitó a Garzón «copia de una nota informativa en la cual mediante los resultados analíticos se relacionaban varios hechos terroristas» de ETA.

No lo ponen en circulación. Por último, los peritos aseguran que no es cierto que pusieran el documento en circulación (Garzón acusó a uno de ellos de filtrarlo al diario «El Mundo»). «Fue entregado al Sr. Andradas (jefe de la Unidad Central de Análisis Científicos) sabiendo que se había sacado del disquette», que según dicen estaba a disposición de cualquier funcionario. Nada se dice, lamentan finalmente, de «por qué ha desaparecido la hoja de custodia de muestras».

«Es un menosprecio gratuito»

Garzón calificó de delirante y sin rigor científico alguno la relación establecida por los peritos entre ETA y el 11-M, pero para ellos esa valoración «es un menosprecio gratuito». «Eso es sencillamente incierto -aseguran en el escrito presentado en los Juzgados de Plaza de Castilla-, simplemente un modo de desprestigiar». Ellos, hacen hincapié, «tan solo plasmaron una realidad. Y nada más». En cuanto a la eliminación del párrafo referido a ETA, que según el magistrado no era científicamente sostenible, los agentes aseguran que «en otros casos se han hecho ese tipo de informaciones. Y por supuesto nunca se devolvió ningún informe». Por eso califican de «incierto y obsesivo» por parte de Garzón «establecer alguna vinculación con ETA». Igual que es obsesiva, añaden, «la afirmación no hecha de que el ácido bórico sea explosivo o incendiario, algo que se repite a lo largo del auto».

Información de F. Velasco y R. Coarasa publicada por el diario LA RAZON el miércoles 18 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.