El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Moratinos fracasa hasta en Senegal

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Inmigración

Senegal se niega a firmar un tratado con Moratinos pese a que España triplica la ayuda

El ministro de Exteriores había prometido conceder 15 millones de euros anuales en cooperación Anuncia la apertura de una «ventanilla» en Dakar para contratar a senegaleses en origen

DAKAR.- El Gobierno de Senegal aplazó ayer a una fecha indeterminada de 2007 la firma del acuerdo de cooperación sobre inmigración que le ha ofrecido España. Tampoco suscribió el memorando de entendimiento concebido como antesala del tratado, con la excusa de que Dakar cumple con creces todo los compromisos políticos contenidos en el mismo, especialmente en lo que se refiere a repatriación de inmigrantes irregulares.

A diferencia de Guinea Conakry y Gambia, dos países que se han apresurado a aceptar el nuevo tipo de acuerdo propuesto por España -en el que se vincula directamente el compromiso de readmisión de ilegales con una sustancial cooperación económica- Senegal ha optado por dar largas al pacto, pese a que ayer mismo el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, puso sobre la mesa un acuerdo marco de cooperación que, a todos los efectos, implica triplicar de una tacada la ayuda a fondo perdido que se ha prestado hasta ahora a ese país: en definitiva, pasar de cinco a 15 millones de euros anuales.

Incluso, para incentivar la firma del acuerdo, el Gobierno español ofreció a Senegal la apertura antes de fin de año de una «ventanilla» en Dakar para la contratación legal de personas que deseen trabajar en España. Se trata de un mecanismo que ahora tendrá que ser definido, tal y como explicó ayer Moratinos, por la propia patronal, los sindicatos y los ministerios de Trabajo y de Asuntos Exteriores de España, ayudados por las autoridades senegalesas.

«El objetivo», dijo el ministro español ante su homólogo senegalés, «es el de conciliar las dos demandas: la del que ofrece trabajo y la del que busca empleo», al mismo tiempo que se envía un «mensaje fuerte» a las mafias que trafican con la esperanza y la vida de seres humanos y se incentiva la inmigración legal frente a la clandestina.

Pese a estas ofertas jugosas, el Gobierno de Dakar, a la espera de la celebración de las elecciones presidenciales el próximo mes de febrero, ha optado por aplazar la rúbrica de un acuerdo que implica el compromiso jurídico de readmitir a todos aquellos senegaleses que han elegido el cayuco como vía para alcanzar el territorio español.

Las reticencias a la hora de poner la firma sobre el texto resultan evidentes. No se trata de dificultad a la hora de cumplir los términos del mismo ya que, de hecho, Senegal acepta prácticamente a diario la devolución de sus nacionales llegados ilegalmente a Canarias. Más bien el problema reside en el hecho de rubricar un pacto escrito de obligatorio cumplimiento que resulta especialmente difícil de vender ante su propia opinión pública.

El ministro de Exteriores senegalés, Tidian Gadio, prefirió, en presencia de Moratinos, asegurar que el acuerdo de inmigración -conocido como de segunda generación- que le ofrece España, «será firmado en el plazo más breve posible» aunque eludió referirse a fechas concretas. También se apresuró a señalar que «no existe ninguna divergencia ni ningún problema» que explique el retraso de la rúbrica. Bien al contrario, aseguró que el aplazamiento responde a las necesidades de tiempo lógicas de una Administración en la que «varios departamentos» deben dar el «visto bueno» al acuerdo.

Moratinos, que en esta minigira por Africa Occidental ha sellado pactos con dos países emisores de sin papeles -Guinea Conakry y Gambia- prefirió mostrar una perspectiva optimista respecto a Senegal, el mayor exportador de inmigrantes ilegales de la región, asegurando que las relaciones entre Madrid y Dakar «pasan por su mejor momento» y que no es intención de España limitarlas exclusivamente al problema migratorio por muy sensible que éste sea. Es por ello que el ministro ofreció la firma de un acuerdo marco de cooperación que triplica la ayuda a fondo perdido que hasta ahora se ofrecía a Senegal.

Su homólogo aseguró que su país no apuesta por la «política de la zanahoria», en referencia al ofrecimiento de cantidades muy sustanciosas de ayuda a cambio del compromiso escrito de repatriación, pero no dudó en confirmar ante la prensa de su país que España ha puesto a disposición de Dakar un montante de asistencia financiera muy importante.

Una información de Marisa Cruz (Enviada Especial) publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Moratinos no logra un acuerdo para repatriar senegaleses este año

DAKAR- El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, no podía haber tenido mejor bautizo en su primera visita oficial a Senegal. Firmó un acuerdo marco de cooperación entre los dos países y se comprometió, ante su homólogo senegalés, a crear una especie de oficina de empleo en la capital del país africano para antes de fin de año, que contratará a un número significativo de ciudadanos de este país. Es la primera vez que se adopta una medida de estas características para frenar la salida de cayucos, organizada por mafias ilegales que trafican con seres humanos .

En esta iniciativa generada a partir de la necesidad de frenar el arribo de miles de subsaharianos desde Senegal a España, participarán la CEOE, los ministerios de Trabajo y Exteriores españoles y sus homónimos senegaleses. El Gobierno de Zapatero considera un éxito el hecho de haber logrado desactivar la salida de barcazas desde Marruecos y Mauritania. Está convencido de que cuanto más se alejen de Canarias, será más complicado que puedan alcanzar las costas españolas. Senegal, con casi doce millones de habitantes, es el país africano que más indocumentados «envía» a España.

Centros de acogida

Según fuentes de Exteriores, más del 50% de los indocumentados africanos que hay ahora en suelo español y en los centros de acogida de Canarias son de este país. Además, casi todos los cayucos salen de Senegal. Éste es el motivo por el que el Ejecutivo de Zapatero mantiene una relación preferente con esta nación.

El Acuerdo de Segunda Generación, que vincula jurídicamente a quien lo suscribe y que ha sido firmado por Gambia y por Guinea-Conakry, queda postergado en el caso de Senegal. El responsable de Exteriores manifestó su convicción de que será posible hacerlo en diciembre, cuando su homólogo senegalés visite España y después de que haya sido puesta en marcha la ventanilla de contratación en origen de ciudadanos de este país. Por su parte, Cheikh Tidiane Gadio, ministro senegalés de Exteriores, manifestó su satisfacción por haber firmado un acuerdo que triplica la ayuda de cinco millones de euros a 15.

Resaltó la magnífica relación que mantiene con Zapatero del que alabó su compromiso con la pobreza y se comprometió a seguir debatiendo el llamado Acuerdo de Segunda Generación.

Una información de Carmen Gurruchaga (Enviada Especial) publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Senegal elude firmar el convenio de cooperación que le proponía Moratinos

DAKAR. Senegal no se muestra dispuesta a firmar por ahora un convenio de cooperación sobre inmigración con España -los llamados de «nueva generación»- similar a los suscritos el lunes por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con sus colegas de Guinea Conakry y Gambia. Ayer, durante su visita a Dakar, Moratinos tuvo que aceptar las buenas palabras y las promesas del ministro senegalés, Tidiane Gadio, de que el acuerdo se firmará «en el menor plazo posible» y sin necesidad de rubricar previamente un «memorándum de intenciones» o compromiso político, como deseaba España.

Gadio dejó claro que no veía ningún sentido a la firma de ese memorándum, alegando que la cooperación existente entre los dos países en materia de inmigración va más allá de lo que en ese texto se decía. No le faltaba razón, porque, de hecho, desde que comenzaron a producirse las oleadas de cayucos desde las costas senegalesas hacia las Canarias, ha aumentado la cooperación para el control de las fronteras, hay más contactos entre las fuerzas de seguridad, se están produciendo repatriaciones y España ha aumentado su ayuda a proyectos de desarrollo, como el plan REVA, para fomento de iniciativas agrícolas en Senegal.

Todos esos son elementos que figuran en los acuerdos de «segunda» o «nueva» generación, además de otro importante, que es el que busca favorecer la inmigración legal. En este punto, en vista de que no era posible sacar adelante, por el momento, el convenio de cooperación sobre inmigración, lo que se acordó ayer en Dakar fue el establecimiento, como explicó Moratinos, de mecanismos para el funcionamiento de una especie de «ventanilla» en la capital de Senegal para contratar en origen a senegaleses que puedan trabajar de manera legal en el mercado español, que necesita mano de obra en determinados sectores.

Mensaje a las mafias

Con esta medida, explicó el ministro, secundado por su colega senegalés, se quiere dar el mensaje a los jóvenes que buscan llegar a España con lo cayucos de manera clandestina de que es preferible hacerlo de forma legal y, a la vez, transmitirle a las mafias la idea de que la inmigración irregular es inaceptable. «Nadie nos lo tiene que decir; nuestra política con la inmigración clandestina es la de tolerancia cero», aseguró Gadio.

Al propio tiempo, la decisión sirve a las autoridades senegalesas para afrontar las elecciones del mes de febrero del próximo año con una baza que le permita contrarrestar la imagen de miles de jóvenes enviados de vuelta al país. En los últimos meses, más de 2.000 senegaleses han sido repatriados desde España, aunque permanecen aún en los centros de internamiento cerca de 3.500.

Lo que sí se firmó ayer fue un Acuerdo Marco de Cooperación entre los dos países, cuya comisión mixta se reunirá pronto y que hará posible que España pase de facilitar unos 5 ó 6 millones de euros al año, como hacia hasta ahora, a unos 15 millones.

Moratinos concluyó ayer en Dakar su quinto viaje por el continente africano, al que volverá dentro de un par de semanas, ya que los próximos días 22 y 23 tiene previsto realizar un desplazamiento a Guinea Ecuatorial.

Una información de Luis Ayllón (Enviado Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

España abre una "ventanilla" para contratar a senegaleses repatriados 

El Gobierno de Dakar recibirá 15 millones en ayuda al desarrollo

Dakar. España y Senegal acordaron ayer crear un mecanismo, "una especie de ventanilla", según el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para dar trabajo en España a "un número significativo" de senegaleses, "quizás con preferencia a los que han sido repatriados", según precisó el canciller senegalés, Cheikh Tidian Gadio. El primer país emisor de cayucos recibirá, además, una ayuda española de 15 millones de euros.

Senegal pidió tiempo para firmar el acuerdo global sobre inmigración que le ofreció España. Este resultado, no exactamente previsto al comienzo de la visita que Moratinos giró ayer a Dakar, deja claro, sobre todo, que las autoridades senegalesas tiene problemas para formalizar en un marco permanente sus compromisos con España en materia de inmigración. La explicación, según fuentes españolas, hay que buscarla en las feroces críticas de la prensa senegalesa a las repatriaciones de sus emigrantes cuando sólo faltan cuatro meses para las elecciones presidenciales.

Tidian Gadio no tuvo, sin embargo, reparo en reafirmar ayer, pública y rotundamente, el compromiso de Senegal de seguir readmitiendo a sus ciudadanos que estén de modo ilegal en el extranjero. También afirmó que el nuevo acuerdo sobre inmigración que le propuso Moratinos será firmado "en el más breve plazo posible". El acuerdo en cuestión es el llamado "de nueva generación", similar a los rubricados la víspera por Guinea Conakry y Gambia, y se caracteriza porque asocia la ayuda al desarrollo al cumplimiento de obligaciones migratorias, incluida la de repatriar, al incluir ambos conceptos en un mismo tratado.

Moratinos no tenía previsto que Senegal firmara ayer dicho compromiso, cuyo borrador se había recibido en Dakar tres días antes, como en los otros dos países citados. Pero sí esperaba rubricar un Memorandum of Understanding (MOU), instrumento diplomático que registra la voluntad de cerrar el acuerdo. Tampoco ocurrió esto, y la voluntad política fue expresada sólo verbalmente por el canciller senegalés.

"No hay ningún problema, no tenemos ninguna diferencia [sobre el acuerdo de nueva generación]", declaró Tidian Gadio, que explicó la demora en firmar porque "es preciso que todos los ministerios senegaleses interesados en el tema den su opinión".

Una de las novedades que contempla el acuerdo de nueva generación es la creación de esas "ventanillas" de colocación que, al potenciar el mercado legal de trabajo, disuadirá a los que están dispuestos a lanzarse en cayuco, según Moratinos. España ha aceptado ponerla en práctica con Senegal incluso sin firmar acuerdo alguno, a fin de que este país pueda compensar las opiniones negativas derivadas de miles de repatriaciones. Dijo el ministro que la ventanilla estará funcionando antes de fin de año, aunque esté por definir en todos sus extremos. El canciller senegalés precisó que no quiere agencias privadas, que los interlocutores habrán de ser públicos, a fin de que el Gobierno senegalés decida si puede prescindir del tipo de emigrante que España pide.

Una información de Peru Egurbide publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.