El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

11 de Octubre, 2006

La violencia se apodera de las calles catalanas (Editoriales)

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 13:00, Categoría: Nefasto Efecto ZP

Cataluña: el Gobierno, incapaz de mantener el orden público (Editorial de EL MUNDO)

Rubalcaba aplaza una cumbre de la UE...

El ministro del Interior anunció ayer la suspensión de la cumbre de ministros de Vivienda de la UE, prevista para mediados de este mes en Barcelona, alegando «motivos de seguridad». La inédita decisión obedece, según las explicaciones de Rubalcaba, al temor de que los manifestantes antisistema y el nutrido movimiento okupa que existe en Barcelona aprovechen la cumbre para provocar disturbios en las calles. El ministro, haciendo gala de su proverbial capacidad dialéctica, señaló que «en materia de seguridad más vale prevenir que curar». Sin embargo, tanto la consejera de Interior de la Generalitat como el Ayuntamiento de Barcelona sostuvieron que la seguridad de la cumbre estaba plenamente garantizada y que no existía ningún riesgo que obligara a suspenderla. Resulta verdaderamente increíble que un Gobierno se declare incapaz de mantener el orden público ante los alborotadores y es ciertamente el colmo que las instituciones se dejen amedrentar por el anuncio de manifestaciones coincidentes con las cumbres. Pero es que la realidad es aún más vergonzosa. El verdadero motivo de la suspensión no es otro que la campaña electoral catalana, que comienza en los días previstos a la cumbre. Aun a costa de incurrir en una grave irresponsabilidad, Rubalcaba ha decidido echarle una mano al candidato Montilla para que su campaña no se vea empañada por nada.

“...mientras el PP vuelve a ser agredido”

Decenas de energúmenos insultaron y zarandearon a quienes se atrevieron a asistir ayer al mitin del PP catalán en Martorell al grito pausado, razonado e inteligente de «no queremos fascistas». Acorralados sin tregua por los intimidadores, Acebes, Piqué y sus simpatizantes tuvieron que esperar casi una hora para salir del edificio y lo hicieron escoltados por el ridículo destacamento de la Guardia Civil que la Delegación del Gobierno había enviado al acto. No es la primera agresión que sufren en Cataluña los no nacionalistas. Conviene recordar los incidentes de los que fueron objeto en la campaña del referéndum del Estatuto Rajoy, el propio Acebes y el fundador de Ciutadans, Arcadi Espada. Por eso es mucho más sangrante el mínimo despliegue policial de ayer. Claro que, siguiendo el laxo criterio aplicado por Rubalcaba en el caso la huelga de El Prat, quizá tanto el PP como Ciutadans deberían suspender todos sus mítines de aquí al 1 de noviembre y circunscribir su campaña a las vallas publicitarias... para aplacar a quienes les agreden. Éste es el verdadero rostro del nacionalismo en Cataluña: la intolerancia. Bien haría Maragall en preocuparse más de garantizar los derechos de los no nacionalistas que de sacar pecho en actos tan bochornosos el del Camp Nou el pasado domingo.

Editorial publicado en el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“La calle es de los violentos” (Editorial de LA RAZON)

El Gobierno se derrota a sí mismo al suspender una cumbre ministerial por temor a los antisistema              

La deficiente gestión del Ayuntamiento de Barcelona en materia de seguridad, gobernado por los socialistas desde hace casi treinta años, ha convertido a la ciudad condal en el centro de reunión y experimentación de los más dispares grupúsculos alternativos que pueblan Europa, muchos de ellos de carácter violento. Raro es el fin de semana que las calles barcelonesas no se ven agitadas por batallas callejeras, quema de contenedores, cócteles molotov y virulentos ataques a la Policía. En algunas ocasiones, los altercados suben de intensidad y tienen efectos devastadores sobre el comercio, las viviendas y el mobiliario urbano, como ocurrió al pasado jueves. La equivocada política municipal hacia estos grupos, excesivamente permisiva a juicio de los vecinos, lejos de atemperarlos, los ha fortalecido en sus métodos vandálicos; en vez de reconducirlos hacia posiciones más dialogantes, los ha reafirmado en sus postulados destructivos. Y ayer, estos terroristas urbanos que se adornan con presuntas ideas antisistema, obtuvieron una victoria sin precedentes. El caso es que el Gobierno ha decidido suspender la cumbre de ministros de Vivienda prevista para el próximo lunes y martes en Barcelona por temor a los disturbios. Los argumentos ofrecidos por el ministro del Interior y por los responsables de la Junta de Seguridad de Cataluña son incoherentes y tratan de disfrazar lo que no es más que claudicación. Para Rubalcaba, «en materia de seguridad vale más prevenir que curar»: si suspender una cumbre internacional por temor es una labor preventiva, entonces habrá que suspender todas las que no agraden a la nueva guerrilla urbana. Peor aún ha sido la explicación dada por la citada Junta de Seguridad: No se debe brindar a los alborotadores la posibilidad de obtener «portadas de periódicos y muchos minutos de televisión». Pues bien, acaban de hacerlo con su actitud claudicante: ayer fue noticia de muchos minutos en televisión y hoy ocupa honores de portada en los periódicos. A partir de ahora, los colectivos violentos antisistema ya saben qué tipo de gobernantes tienen en frente. Además, ¿qué fiabilidad internacional puede tener un país que se muestra incapaz de organizar la seguridad de una reunión de ministros? ¿Con qué autoridad podrá ofrecerse para acoger otras cumbres de similar naturaleza? El error del Gobierno va más allá de la anécdota para afectar directamente al Estado de Derecho. La obligación del gobernante es garantizar la libre y normal actividad social, política e institucional, sin ceder al chantaje o a la presión violenta. Ayer no ha sido así, y además por partida doble, pues a la cesión ante los antisistema se sumó la agresión de los independentistas a los dirigentes del PP Acebes y Piqué en Martorell. Todo ello sugiere que el Gobierno parece incapaz de preservar la libertad y de velar por el Estado de Derecho.

Editorial publicado en el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Humillación ante los «okupas»” (Editorial de ABC)

Hacía ya bastantes meses que, de pura parálisis e inactividad, el ínclito Ministerio de Vivienda y su inefable titular no daban que hablar. Como ahora no sólo suben los precios de las viviendas, sino que también aumentan las hipotecas, después de aquella ocurrencia de las zapatillas y los pisos de 35 metros cuadrados, prácticamente no se había vuelto a oír a la ministra María Antonia Trujillo. Tal vez por ello haya causado doble sorpresa su reaparición política, anunciando la escandalosa decisión de suspender la reunión de ministros europeos de Vivienda en Barcelona por temor a la reacción vandálica de los llamados «okupas» y «antisistema». Lo único que faltaba escuchar en relación a este departamento, de manifiesta inoperancia, es que, llegado el caso, no tiene inconveniente en aceptar la humillación de someterse públicamente a la amenaza de una pandilla de facinerosos violentos, sin otro ánimo que el de ahorrarse problemas de mala imagen en la campaña electoral, como si no fuera bastante mala la estampa de esta claudicación.

En una sociedad civilizada no puede haber pretextos para imponer criterios o intereses por la fuerza, y lo que hacen los «okupas» no tiene justificación. Por ello, no es aceptable el argumento expresado por el ministro del Interior, según el cual y en estos casos, «más vale prevenir», porque lo que se ha hecho es precisamente dar alas a los violentos y -lejos de prevenir nada- anticipar futuras expresiones antisociales y destructivas que, sin duda, se organizarán con la esperanza de doblegar el frágil espíritu del Ejecutivo socialista. Desde que en 1999 este tipo de protestas en las reuniones de relevancia internacional se pusieron de moda en todo el mundo, no se tenía noticia de que un Gobierno civilizado hubiera cambiado su agenda política al ritmo de los vociferantes; de haberlo hecho, no habría habido lugares en el planeta lo bastante seguros para celebrar reuniones. Los ministros europeos que estaban invitados a esta reunión se habrán hecho a la idea de que Barcelona es una ciudad sin ley y de que se vive en las calles un ambiente insurreccional que las autoridades municipales, autonómicas o nacionales no son capaces de controlar.

Mientras los responsables municipales presumen de haber «domesticado» a bandas violentas como los «Latin Kings» con la fórmula mágica de traducir su denominación al catalán, a la hora de la verdad resulta que se ponen a temblar ante un grupo de vándalos que, para colmo, son supuestamente los destinatarios de la acción benefactora del Ministerio en cuestión. Dicho de otro modo, los barceloneses pueden celebrar sus actividades sociales privadas o públicas, no porque las autoridades legítimas sean capaces de garantizar la seguridad general, sino porque a las pandillas de «okupas» aún no se les ha ocurrido boicotearlas.

Editorial publicado en el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Responsabilidad política” (Editorial de LA GACETA)

Las agresiones de Martorell contra dirigentes y militantes del PP culminan una campaña de más de tres años. En este trienio, la izquierda y los nacionalistas radicales, amparados desde posiciones de gobierno, han intentado limitar la acción política del partido de oposición mediante una creciente violencia. La presencia de militantes socialistas en los sucesos de Martorell no supone una sorpresa. En efecto, y aunque la repercusión de las imágenes modificó la primitiva actitud de tibieza, el propio presidente Zapatero frivolizó sobre los acontecimientos el mismo día que se produjeron.

Es muy grave lo que está ocurriendo en Cataluña. Ni el Estado ni la Generalitat garantizan los derechos cívicos frente a los grupos radicales, no más numerosos en esta autonomía que en otras, pero —desde luego— mucho más tolerados y alentados desde las instancias de poder. El Gobierno, incluso, ha preferido suspender una cumbre europea para evitar graves problemas de inseguridad en una ciudad que, curiosamente, acogió hace escasas semanas un congreso mundial de cardiología en el que participaron cerca de 40.000 personas. Habrá que suponer, por tanto, que el PSOE quiere evitar la fotografía de una carga policial a pocas fechas de las elecciones catalanas del 1 de noviembre.

Y en este contexto de manifiesta inseguridad, las agresiones de Martorell no se resuelven con una sanción a un militante. No era a él a quien llamaban los dirigentes del PP para pedir la debida protección policial. El delegado del Gobierno —el del caos de El Prat— debe asumir esta vez sus responsabilidades dimitiendo, a no ser que explique que alguien, desde más arriba, le ha instruido para que permita tanto despropósito.

Editorial publicado por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Radicales de Izquierda agreden a Acebes y Piqué en un Acto Electoral del PP en Cataluña

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 12:40, Categoría: Nefasto Efecto ZP

La Guardia Civil rescata a Acebes y a Piqué en otro ataque a un acto del PP en Cataluña

Los asistentes al mitin estuvieron 45 minutos retenidos en un auditorio ante el acoso de 80 radicales El secretario general de los 'populares' fue zarandeado cuando entraba en el edificio

BARCELONA.- La precampaña electoral en Cataluña continúa como acabó la campaña del referéndum del pasado mes de junio: con el Partido Popular en el punto de mira de los grupos más radicales del independentismo catalán, dispuestos a boicotear sus actos.

Ayer, otro acto de la formación acabó en ataques e insultos a sus dirigentes, cuando su secretario general, Angel Acebes, y el presidente autonómico de la formación, Josep Piqué, fueron zarandeados en el momento en el que se disponían a entrar en el auditorio del Centro Cultural de Martorell, en Barcelona, donde estaba prevista la celebración de un mitin.

Minutos antes del inicio del acto, una cuarentena de jóvenes miembros de grupos independentistas les aguardaban en las proximidades del centro con banderas esteladas -independentistas-, pancartas, cacerolas, bengalas y botellas llenas de agua que les arrojaron. Les gritaron «fascistas» y «vosotros, fascistas sois los terroristas». Incluso antes hubo algún otro enfrentamiento entre militantes y manifestantes. Los ataques provocaron que, ya dentro, Piqué pidiera al resto de formaciones que condenaran los ataques a su partido, mientras los 150 asistentes al acto repetían los gritos de «libertad, libertad, libertad» que ya se escucharon hace cinco meses.

Mientras dentro la situación parecía normalizada, en el exterior del edificio el número de radicales no paraba de incrementarse. Hasta duplicarse. Y, al final del acto, cuando la militancia ya se preparaba para salir, efectivos de la Guardia Civil les negaron la salida del centro al considerarse impotentes para controlar a unos individuos que definieron como «violentos y peligrosos».

Dirigentes del partido se vieron obligados a tomar el micrófono para pedir paciencia. La situación de secuestro se prolongó durante tres cuartos de hora en los que los teléfonos echaron humo.

Piqué habló con la consellera de Interior, Montserrat Tura, para explicarle la situación. E intentó lo propio con el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, mientras los efectivos del Instituto Armado presentes en la zona esperaban refuerzos del cuartel de Manresa, a 39 kilómetros de distancia. Tanto Piqué como Acebes rechazaron salir del recinto antes de que se garantizara la seguridad de los militantes. Y fue así como finalmente ocurrió.

Por la puerta principal

Los asistentes abandonaron el auditorio por la puerta de atrás. Minutos después salían Acebes y Piqué, escoltados por la Guardia Civil y por la puerta principal, por «dignidad» y para evitar un trato «como si fuéramos delincuentes», aseguró el segundo.

Separados en dos grupos, la protección policial no pudo impedir que tuvieran que salir a la carrera. El vehículo de la delegación popular ya no se detendría hasta un área de servicio próxima, donde les esperaba Montserrat Tura, que se había desplazado hasta el lugar para conocer de primera mano lo sucedido y condenar y lamentar, también en primera persona, los altercados. Antes, la consellera responsable de la seguridad en Cataluña había enviado cuatro furgones de los Mossos d'Esquadra a Martorell, pese a estar fuera de su zona de despliegue, para contribuir a la normalización de la situación.

El Partido Popular denunció la «falta de previsión» de la Guardia Civil al organizar el acto. Ayer, en algunos foros de internet se podía interpretar que algo se estaba preparando entre determinados colectivos radicales para dar la bienvenida a Acebes y a Piqué a Martorell. Uno de los participantes aseguraba: «¡Mañana que vean que aquí no son bienvenidos! ¡Practicaremos el tiro al fascista!».

Tras conocer los hechos, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, reclamó ser «respetuosos con todos los dirigentes políticos, sean del partido que sean y piensen lo que piensen».

Una información de Dani Cordero publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Radicales catalanes zarandean a Acebes y a Piqué

Medio centenar de independentistas tratan de boicotear un mitin del PP en Martorell. Los ataques al partido de Rajoy reaparecen a pocos días del inicio de la campaña. La consejera de Interior se desplaza al lugar y se reúne con los populares

Barcelona - La historia se repite. Los populares volvían ayer a ser víctimas de intentos de agresiones a las puertas de la campaña electoral catalana que arranca este domingo. Unos 50 independentistas se plantaron ayer en la entrada del centro cultural de Martorell, sabedores de que el secretario general del PP, Ángel Acebes, iba a pronunciar un mitin en este lugar de la localidad barcelonesa.

Al grito de «fuera fachas de Martorell», los radicales izaron «esteladas» -la bandera independentista catalana- y lanzaron varias bengalas. Eran las 19.10 horas y la tensión se respiraba. Poco podían hacer los siete agentes de la Guardia Civil que estaban en el lugar de los hechos. Ni siquiera tuvieron tiempo de hacer un cordón policial, la operación más usual en este caso. No había Mossos d’Esquadra, porque el cuerpo de la policía autonómica todavía no está desplegado en esta localidad.

Uno de los momentos de máxima tensión llegó cuando un radical empujó a un hombre mayor que se había acercado a los chavales para pedir calma. El empujón cogió desprevenido al hombre que «cayó al suelo redondo», según el concejal del PP, Alberto Villagrasa, testigo del suceso. Al ver al hombre en el suelo, algunos jóvenes intentaron acercarse para golpearle, pero un grupo de personas se interpuso entre el anciano y la «marabunta», entre ellas el presidente del grupo municipal popular, Alberto Fernández. Empezaba así una serie de disturbios.

Minutos más tarde llegaban los protagonistas del mitin: Acebes, acompañado del candidato del PP catalán, Josep Piqué, y el director de campaña, Francesc Vendrell. Los tres sufrieron varios empujones, llegando a zarandearles, e intentos de agresión por parte de los radicales que se les tiraron encima antes de entrar al auditorio. La hora aproximada que duró el mitin no amansó a las fieras del exterior, jóvenes de dieciséis a veinte y pocos años. A la salida se volvieron a oír las proclamas en boca de los jóvenes de «Martorell es un pueblo trabajador. No queremos fascistas» o «Fascistas = terroristas». Piqué y Acebes lograron, tras más de hora y media de incertidumbre, salir por la puerta principal, pero los radicales se les volvieron a echar encima, con clara intención de apalearles. Incluso hubo una pequeña carga policial. Ésta vez sí hubo un cordón de seguridad. Y es que si a la entrada sólo había siete agentes, a la salida el número de policías se había multiplicado por tres. Aún así, los independentistas no cesaban, y siguieron al PP. De hecho, cuando ya estaban dentro de los coches oficiales, los radicales les tiraron piedras, rompieron los retrovisores de los automóviles y les siguieron insultando. Los militantes asistentes al acto, por seguridad, salieron por la puerta de atrás.

Rangel, desaparecido

De nuevo dentro, Piqué pidió a los asistentes que aguardaran en el vestíbulo antes de abandonar el Centro, hasta que la Policía organizara la salida. Durante una larga espera, Piqué llamó al delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel para advertirle de la situación, pero fue imposible localizarlo. Entonces, optó por ponerse en contacto con la consejera de Interior, Montserrat Tura quien tampoco logró dar con Rangel. Piqué, enfurecido, denunció la situación a Tura que se desplazó al lugar de los hechos, y se reunió con la dirección del PP en un área de servicio de la zona. Los populares, ya sanos y salvos, no daban crédito a la desaparición de Rangel.

Una información de T. Santaeulària y M. Espanyol publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


«Esto no pasa por casualidad, sino por sembrar división»

El secretario general del Partido Popular, Angel Acebes, afirmó tras los incidentes registrados antes del mitin que «todo esto no pasa por casualidad; cuando se siembran divisiones, cuando se siembra confrontación, al final se recoge lo que vivimos en Martorell: que se pretende coartar la libertad y fomentar el odio. Unos cuantos fomentando el odio y la agresión y otros defendiendo la libertad y la convivencia, ésa es la diferencia entre unos y otros, pero tiene responsables. Un Gobierno que lleva dos años y medio sembrando la división y el enfrentamiento en lugar de sembrar la convivencia y el acuerdo». El presidente del PPC, Josep Piqué, aseguró que «no es fácil ser del PP en Cataluña; no se trata sólo de la anécdota de hoy», -por ayer-. Por su parte, Josep Antoni Duran Lleida, reclamó ser «respetuosos» con todas las opciones políticas, sean del partido que sean y piensen lo que piensen». El líder de CiU dijo que haber perjudicado a Cataluña no es «ninguna justificación para que haya algún tipo de agresión o altercado». Además, advirtió de que «eso es dar votos al Partido Popular».

Al margen de estos hechos, en plena campaña, el objetivo de todas las formaciones catalanas, inclusive el PPC, es combatir el fantasma de la abstención. Los populares han considerado que una de las fórmulas que puede despertar a su electorado -que vota en las generales pero no en las autonómicas- es intensificar la presencia de los líderes estatales. De hecho, el secretario general del PP, Ángel Acebes, ha incrementado notablemente sus visitas a Cataluña en esta precampaña electoral y lo seguirá haciendo durante la misma. Pero Acebes no será el único que pisará territorio catalán en los próximos días con motivo de la contienda electoral. La dirección del PP, salvo Eduardo Zaplana, desembarca en Cataluña para apoyar a Piqué.

Una información publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Un grupo de radicales agrede a Acebes y Piqué a la entrada de un mitin en Martorell

MARTORELL. Un grupo de cincuenta jóvenes radicales e independentistas zarandearon al secretario general del PP, Ángel Acebes, y al candidato popular a la presidencia de la Generalitat, Josep Piqué, a la entrada del centro cultural de Martorell (Barcelona), donde anoche se celebró un mitin de los dirigentes populares. Los agresores, que llevaban pancartas con el lema «En Monserrat, no queremos «fachas»» o «Martorell, pueblo de trabajadores, no quiere «fachas» ni especuladores», lanzaron objetos contundentes como botellas de plástico llenas de agua y «alguna bengala» contra la comitiva popular.

En el momento de la agresión, según explicaron fuentes del PP catalán, tan sólo había media docena de agentes de la Guardia Civil en la entrada del centro cultural, ya que el despliegue de los Mossos d´Esquadra no llegará a esta localidad del Baix Llobregat hasta el 1 de noviembre, precisamente, el día que se celebrarán las elecciones autonómicas.

Hace doce días, unos cincuenta jóvenes independentistas increparon también a Acebes y Piqué en un mitin del PP en El Masnou (Barcelona), pero la presencia de tres furgonetas antidisturbios y varios coches patrulla de la policía autonómica y local evitó, en aquella ocasión, que los incidentes fueran más allá de los insultos.

La ausencia de un cordón policial a la entrada del mitin de Martorell, añadieron las mismas fuentes, envalentonó a los agresores, que empujaron e incluso llegaron a dar «algún golpe» a Acebes, que entró por la puerta trasera del local, mientras que Piqué lo hizo por la de delante.

Encerrados en el local

Durante el mitin, que empezó más tarde de lo previsto por culpa de los incidentes, el candidato popular reclamó al resto de los partidos catalanes que condenen este tipo de agresiones contra el Partido Popular. «Esto no se puede consentir porque es una vergüenza para Cataluña y para el sistema democrático», dijo Piqué con cara de pocos amigos tras padecer otro altercado en la precampaña catalana.

Los violentos, que llevaban banderas independentistas y que increparon a los dirigentes populares con gritos como «Vosotros fascistas, sois los terroristas», continuaron con su actitud hostil y agresiva en la puerta del centro cultural de Martorell.

Media hora después de haber finalizado el mitin, Acebes y Piqué, junto a un centenar de asistentes, permanecían encerrados en el local por recomendación de la Guardia civil que, en aquellos momentos, ya superaba la veintena de agentes.

Tras una breve conversación con los responsables de las fuerzas de orden público, la militancia popular fue sacada del local por la puerta trasera para evitar el «riesgo» de un enfrentamiento; mientras que Acebes y Piqué decidieron por «dignidad» salir por la puerta delantera del centro cultural donde les esperaban los violentos. No se registraron más incidentes gracias al cordón policial.

«En un país democrático no tenemos por qué escondernos como si fuéramos delincuentes», subrayó Piqué, visiblemente nervioso y molesto por los hechos, antes de subir al coche oficial, junto al secretario general del partido.

Los dirigentes del Partido Popular en Cataluña expresaron ayer su temor porque las agresiones e insultos a los líderes populares protagonicen la campaña de las elecciones catalanas del 1-N, igual que sucedió durante la campaña del referéndum del Estatuto catalán donde algunos miembros de la cúpula popular sufrieron varios altercados por pedir el «no».

Algunos miembros y fundadores de la plataforma «Ciutadans per Catalunya», como el periodista Arcadi Espada, también fueron vapuleados por grupos de jóvenes radicales e independentistas en la ciudad de Gerona por promover el voto negativo contra el texto estatutario.

«Abrir viejas heridas»

En una comida con dirigentes y concejales populares del Baix Llobregat en Castelldefels, el secretario general del PP, Ángel Acebes, culpó al presidente del Gobierno, José Rodríguez Zapatero, de «abrir viejas heridas» y de incentivar «el odio y el enfrentamiento» en España al romper el Pacto de la Concordia. «Lo que sucedió en el Camp Nou es un buen reflejo de ello», apuntó. «Todos pudimos ver cómo socialistas y nacionalistas participaron en ese aquelarre de odio a España», subrayó el dirigente popular, quién mostro su preocupación porque «50.000 personas gritaban «españoles, hijos de puta»» durante el partido del pasado domingo entre las selecciones de Cataluña y Euskadi.

Para el dirigente popular, el presidente Zapatero ha estado sembrando «odio y enfrentamiento» desde su llegada al Gobierno, «rompiendo todos los pactos, incluido el de la concordia, por el que todos los españoles decidieron mirar hacia adelante y no abrir viejas heridas».

Una información de Ángel Marín publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Zapatero se ufana de que él «se siente cómodo en Cataluña, no como otros dirigentes» nacionales

SABADELL. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no dejó escapar la ocasión y abrió ayer su intervención en el mitin del PSC asegurando que «yo siempre estoy feliz, me siento cómodo en Cataluña, no como otros dirigentes». La puntualización se producía minutos después de que un grupo de radicales independentistas atacaran al secretario general del PP, Ángel Acebes, en un mitin popular en Martorell.

Zapatero -que ayer cumplía la segunda de sus cuatro citas con la campaña catalana en apoyo de José Montilla- acusó al PP de haber intentado sembrar la «confrontación y la discordia» hacia Cataluña y aseguró que esta formación «no tiene un proyecto para España». Por contra, recordó que el Gobierno del PSOE «aguantó» la presión generada por la reforma del Estatuto y señaló las críticas recibidas por decisiones como la derogación del trasvase del Ebro o el retorno de los «papeles de Salamanca» para exigir a los votantes catalanes que respondan a esa actitud con un apoyo masivo a Montilla. «Quiero que recordéis que el Gobierno del PSOE aguantó y confía en Cataluña» destacó Zapatero, por lo que según él «ahora los catalanes tienen que ir a votar masivamente para demostrar que es un pueblo culto e integrado».

El presidente del Gobierno defendió además a Montilla como el garante de «la cohesión y la integración, del respeto a quien hable catalán y a quien hable castellano».

Apoyo catalán al «proceso de paz»

Tras esgrimir los «servicios prestados», Zapatero exhibió los compromisos de futuro para reclamar el voto a su candidato. «Cataluña necesita un empujón en infraestructuras, en peajes, trenes de cercanías... ese es mi compromiso», aseguró convencido de que esta comunidad «merece un Ejecutivo que esté cerca del Gobierno de España, y eso será bueno para Cataluña y bueno para España».

Zapatero aprovechó además la ocasión para expresar su «agradecimiento personal» a Pasqual Maragall -al que él mismo desestimó como candidato por segunda vez a la presidencia catalana- y en un gesto más que inusual agradeció además «a la gran mayoría de los catalanes y de sus fuerzas políticas», lo que incluye a CiU y ERC, su apoyo al «proceso de paz» en el País Vasco. Montilla, por su parte, reclamó la máxima movilización socialista para dar la vuelta a las encuestas, que dan la victoria a CiU, mientras Pasqual Maragall exhibía su obra de gobierno para advertir de que la opción es «la Cataluña social» del PSC o la «vuelta atrás» que en su opinión representa la candidatura de Artur Mas.

Una información de Iva Anguera De Sojo publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Independentistas radicales zarandean a Acebes y a Piqué en Martorell 

Los dirigentes del PP salieron del local, tras 45 minutos, protegidos por la Guardia Civil

Martorell - Medio centenar de jóvenes independentistas radicales zarandearon, insultaron y arrojaron objetos al secretario general del PP, Ángel Acebes, y al candidato del partido a la presidencia de la Generalitat, Josep Piqué, cuando entraban en el Centro Cultural de Martorell (Barcelona) para participar en un mitin preelectoral junto con otros militantes del partido. Ambos dirigentes abandonaron el local protegidos por la Guardia Civil, después de permanecer más de 45 minutos encerrados.

La Guardia Civil trató de proteger a los dirigentes del PP a la entrada del mitin formando un cinturón de seguridad, pese a lo cual algunos agentes y dirigentes del partido fueron zarandeados por los jóvenes. Los manifestantes agitaron una pancarta en la que llamaban a los dirigentes del PP fascistas, encendieron una bengala, arrojaron huevos y se enzarzaron a empujones y a golpes con miembros de las fuerzas de seguridad y militantes del PP. Uno de ellos cayó al suelo, lo que provocó que la Guardia Civil tuviera que proteger a otros miembros de la organización invitándoles a entrar en el salón de actos.

Los incidentes se repitieron al finalizar el mitin cuando los radicales, que sumaban más de un centenar, mantuvieron asediados a Acebes y a los dirigentes del PP en el interior del auditorio mientras proferían gritos de "vosotros fascistas sois los terroristas" o "asesinos".

Las fuerzas de la Guardia Civil tuvieron que pedir refuerzos, que acudieron con material antidisturbios para tratar de abrir un pasillo desde el auditorio hasta los coches oficiales. Ni Acebes ni Pique quisieron abandonar el centro por la puerta trasera, tal como hicieron militantes del PP y periodistas. Ambos líderes prefirieron esperar y salir por la puerta principal.

El asedio duró unos 45 minutos aproximadamente, hasta que, en una operación casi de comando, Acebes y Piqué arropados por militantes populares, rodeados todos ellos por un cordón de la Guardia Civil, pudieron abandonar el local y llegar hasta los vehículos.

Piqué pidió de manera solemne y rotunda a todos los partidos que condenaran este tipo de acciones y reclamó que se pusieran fin a los desmanes provocados por "estos energúmenos". "Estamos hartos de okupas y antisistemas. Tenemos que gobernar Cataluña y España para que esto no pase", proclamó. Acebes recalcó que con su presencia en el acto de Martorell se había "ganado la libertad frente a quienes fomentan el odio y la agresión".

Tras finalizar el acto, Piqué y Acebes se reunieron con la consejera de Interior del Gobierno catalán, Montserrat Tura, quien acudió a Martorell para hacerse cargo de la situación sobre el terreno.

Desembarco en Cataluña

El secretario general del PP participó ayer por tercera vez en un acto de apoyo a los populares catalanes, después de que Josep Piqué pidiera personal y explícitamente a Mariano Rajoy, al propio Acebes y a los líderes territoriales de la formación que acudan regularmente a Cataluña en las próximas dos semanas para apoyar su candidatura a la presidencia de la Generalitat. Aunque Piqué había trasladado públicamente en Cataluña que quería hacer una campaña de perfil más netamente catalán y sin la presencia incómoda de algunos dirigentes nacionales, esa opinión nunca la trasladó a la cúpula de Madrid. Sí es cierto que Piqué ha evitado explícitamente reclamar la ayuda de Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso, debido a la enemistad que les separa.

El argumento ahora de Piqué para justificar su cambio de estrategia es que conviene movilizar también a los votantes del PP que optan por las siglas del partido en las elecciones generales (600.000 en la última cita) y no lo hacen en las autonómicas, en la que se registra mayor abstención. Todas las encuestas otorgan al PP una pérdida de entre dos y tres parlamentarios.

Una información de Ferran Sales publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno de España también se rinde ante los 'antiglobalización' y 'antisistema'

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 12:20, Categoría: Nefasto Efecto ZP

España anula una cumbre de la UE en Barcelona por miedo a los antisistema

Rubalcaba justifica la suspensión de la reunión de ministros de la Vivienda: «Más vale prevenir que curar». Coincidía con el inicio de la campaña electoral

BARCELONA.- El hecho es que la ministra María Antonia Trujillo decidió ayer aplazar la cumbre europea de ministros de Vivienda que debía celebrarse el domingo y el lunes en Barcelona porque dice que así lo recomendó la Junta de Seguridad de Cataluña. La excusa es que grupos violentos antisistema podían provocar incidentes. El contexto, en este caso más importante que el hecho en sí mismo, es que el domingo se inicia la campaña de las elecciones autonómicas de Cataluña y ni el Ayuntamiento ni la Generalitat ni el Gobierno -todos del mismo color político- desean que se politice un tema tan sensible como el de la vivienda.

Los políticos no se ponían ayer de acuerdo a la hora de dar explicaciones a esta decisión. En lo que coincidieron fue en justificarse aunque con razones de toda clase.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó que fue la Junta de Seguridad -compuesta por la Delegación del Gobierno de Cataluña, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona- la que decidió por «unanimidad» recomendar que se aplazara la reunión «por razones de seguridad». «En seguridad ciudadana, más vale prevenir que curar», añadió.

La consejera de Interior no lo ve igual, mejor dicho, lo ve completamente diferente. Desautorizando las palabras de Rubalcaba, Montserrat Tura dijo que «nadie ha desaconsejado esta cumbre» porque los Mossos d'Esquadra tienen «el dispositivo necesario para garantizar la seguridad». Puede que Tura pinchara en hueso pero puso el dedo en la llaga al admitir que hay que reflexionar sobre si estas cumbres «tienen que coincidir con el inicio de una campaña electoral». «Ésta es una decisión que no incumbe a los cuerpos de seguridad», agregó contradiciendo al ministro. El portavoz del Gobierno de Cataluña, Joaquim Nadal, señaló que la motivación de la suspensión no es otra que la «coyuntura política».

Fuentes no oficiales de los Mossos explicaron ayer que las declaraciones de Rubalcaba ponen en entredicho la actuación de este cuerpo policial. De ahí que la consejera intentara desmentir esta afirmación.

El alcalde de Barcelona. Jordi Hereu, también se vio obligado a salir al paso de la polémica decisión. Afirmó que no hay ninguna razón «aquí y ahora» para que la ciudad no pueda acoger la cumbre.

En lo que pareció un alarde de sinceridad, el portavoz del consistorio barcelonés, José Cuervo, aseguró no saber la razón por la que se había suspendido la cumbre.

Rubalcaba afirmó ayer que la Junta de Seguridad de Cataluña, que fue convocada el lunes por el delegado del Gobierno, Joan Rangel, decidió por «unanimidad» la suspensión de la reunión por seguridad. El Ayuntamiento de Barcelona lo negó, al igual que la Generalitat. Dicen que ni el uno ni el otro solicitaron el aplazamiento.

Lo dice el refrán: entre todos la mataron y ella sola se murió. Fuentes no oficiales aseguran que la Delegación del Gobierno insistió a los dirigentes del Ayuntamiento y la Generalitat que «acataran» la suspensión. Y ellos acataron.

Otras fuentes señalaron que los responsables policiales presentes en el encuentro -del Cuerpo Nacional de Policía, de los Mossos d'Esquadra y de la Guardia Urbana- no se opusieron a la suspensión e incluso «desaconsejaron» su celebración.

Las consecuencias de esta decisión son muchas y a casi todos los niveles. A nivel político ha quedado de manifiesto una falta de coordinación entre el Gobierno central, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Y no sólo eso, también ha quedado demostrado que lo único que cuenta son las elecciones. A un nivel menos burocrático, la imagen de Barcelona ha vuelto a quedar en entredicho.

Volviendo al hecho: en la Ciudad Condal se celebró una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en marzo de 2002. Hubo un centenar de detenciones y muchos enfrentamientos, portadas de periódicos y reacciones de toda clase. Desde la administración se calificó de exitoso el encuentro. Pero, no hay que olvidar el contexto: por aquellas fechas no había campaña electoral.

Una información de Nando Garcia publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


¿Amenaza o excusa?

Los expertos policiales sostienen que en la ciudad de Barcelona hay entre 200 y 250 miembros de grupos antisistema

BARCELONA.- Los expertos policiales sostienen que en la ciudad de Barcelona hay entre 200 y 250 jóvenes que pertenecen a grupos antisistema. Buena parte de ellos son extranjeros, y aunque el número lleva años casi sin variar «van cambiando». «No siempre son los mismos», aseguró ayer un miembro de los Mossos d'Esquadra.

¿Suponen realmente una amenaza para la ciudadanía y para la celebración de una cumbre como la de ministros europeos de Vivienda que estaba prevista para el próximo domingo y lunes? La respuesta es clara para los responsables policiales: no. «Han servido de excusa para poder cancelar un evento que podía ser utilizado con fines electorales», aseguró ayer un responsable policial que prefirió guardar el anonimato.

Entre este grupo de jóvenes violentos hay toda clase de ideologías: anarquistas, okupas e incluso adolescentes que lo único que buscan es «hacer jaleo», señalaron fuentes policiales.

En los últimos días se han registrado distintos altercados. El más grave fue el que se produjo la madrugada del viernes, cuando una manifestación no autorizada en la que participaban unas 400 personas finalizó con incidentes propios de la guerrilla urbana. Al acabar la protesta, en la plaza dels Angels, unos encapuchados lanzaron pintura contra los cristales del Museo de Arte contemporáneo de Barcelona (Macba) y causaron daños en la fachada. Posteriormente, los violentos dispararon contra los Mossos d'Esquadra unos cohetes gracias a una suerte de bazoka de fabricación casera. Uno de los proyectiles alcanzó el edificio. La Policía catalana detuvó a dos personas y un agente resultó herido.

Fuentes de la Policía autonómica explicaron que estos grupos no sólo se han asentado en la ciudad de Barcelona. También se refugian en el extrarradio aunque insisten en que «hasta la fecha no suponen una amenaza grave».

Las que sí que constituyen una auténtica amenaza, no en cuanto a seguridad ciudadana sino a nivel político, son las concentraciones como la que se celebró el pasado 30 de septiembre en el centro de Barcelona, a la que acudieron 15.000 personas que reclamaban el derecho a una vivienda digna a un precio asequible.

Una información de Nando Garcia publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


«¿Violencia? Eso no cuela»

Los colectivos por una vivienda digna rechazan las «excusas» oficiales y mantienen la movilización para pinchar la 'burbuja'

BARCELONA.- «Que no vengan con excusas acerca de violencia; eso no cuela». La indignación en los foros de reunión habituales de internet de los manifestantes por una vivienda digna (www.viviendadigna.org y www.vdevivienda.net, entre otros) era ayer superlativa. Diversos grupos, surgidos después de que el pasado 14 de mayo un mensaje convocara en las principales capitales españolas concentraciones para exigir respeto al artículo 47 de la Constitución, preparaban para la cumbre de ministros una demostración de poder. Pancartas, camisetas, disfraces y una gran sentada iban a aguardar a los mandatarios europeos a la salida del Palacio de Congresos.

El movimiento, que pide «cambios estructurales» para que el acceso a una vivienda digna a precio aceptable se convierta en una realidad, tuvo claramente una fecha de despegue en Barcelona: el pasado 30 de septiembre. Cerca de 15.000 personas, en un ambiente completamente festivo, cortaron con autorización policial las calles más importantes del centro de la ciudad. La multitudinaria marcha despertó los recelos de las autoridades, porque en concentraciones anteriores el número de asistentes no superó las 2.000 personas. Ese día el comportamiento de los manifestantes -predominaban los jóvenes, pero los hubo de todas las edades- fue modélico.

«Ni un cristal roto, ni un contenedor quemado», recuerda Yolanda Rodríguez, una de las organizadoras. Sin embargo, antes de que se iniciara la protesta «y anticonstitucionalmente, como reconocieron los propios Mossos d'Esquadra», cuenta, la policía varió el itinerario de la marcha, que debía pasar por Las Ramblas, basándose en unos presuntos «antecedentes violentos».

La Asamblea Popular por la Vivienda de Barcelona emitió ayer un comunicado después de que se conociera la decisión de aplazar la cumbre. «¿De qué tienen miedo nuestras autoridades? ¿Tanto les asusta que en este país se hable sobre vivienda?», se preguntaban en él. «Nos parece una cobardía, se está desviando el tema. En Barcelona, la excusa de la violencia se usa sistemáticamente para desprestigiar», apunta Gloria Mèlich, miembro de la Asamblea. «Es una muestra de impotencia política, porque no saben qué responder a nuestras demandas. No ha habido ni una sola provocación en todos los actos, ni un solo acto vandálico», añade.

Los organizadores mantendrán las protestas para el próximo día 16, «con más motivo aún si no aparecen los ministros». Todo sea por escapar a los escalofríos que producen a los jóvenes -a menudo licenciados universitarios, mileuristas y cercanos a los 30 años- los últimos datos de precios de la vivienda en Barcelona: 4.824 euros por metro cuadrado de media, según el último estudio. «Una vergüenza».

Una información de Daniel G. Sastre publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


CiU y PP acusan a la Administración de «ceder» ante los radicales

BARCELONA.- Como el aplazamiento de la cumbre de los ministros de vivienda europeos en Barcelona es un asunto que compete a todas las Administraciones -local, regional y estatal-, la oposición disparó sus críticas en múltiples direcciones. Los grupos municipales en el Ayuntamiento de Barcelona de CiU y PP coincidieron en acusar al consistorio y al alcalde, Jordi Hereu, de «ceder ante el chantaje de los violentos».

El candidato de CiU a la Alcaldía de Barcelona, Xavier Trias, reclamó a Hereu que «haga el favor de actuar», y exija a la Generalitat y al Gobierno central que «no se suspenda la cumbre». Trias, que calificó de «lamentable» y «penosa» la actitud de todas las administraciones, se burló de la explicación oficial al aplazamiento: «Ahora les ha cogido un ataque de miedo ante un grupo de 200 radicales, que deberían ser capaces de controlar».

Para el presidente del grupo municipal de CiU, la «suspensión» da «una mala imagen» de Barcelona, «que parece que no es capaz de controlar las protestas», y destacó la importancia de la reunión que iba a celebrarse: «Una cumbre sobre vivienda es un tema que preocupa a toda la ciudad».

Trias achacó el aplazamiento del encuentro a que «en estos momentos, no tenemos Gobierno de la Generalitat» y a que «el alcalde de Barcelona está más preocupado de sus fotos que de conocer lo que pasa en la ciudad».

El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento barcelonés, Alberto Fernández Díaz, utilizó los mismos argumentos que Trias. Dijo que la Generalitat y el Consistorio «han cedido al chantaje de los violentos de una manera vergonzosa», y que «los radicales no pueden condicionar los actos de Barcelona». Tras la suspensión de la cumbre, opinó que «desgraciadamente, con esta decisión han ganado los violentos y ha perdido la democracia».

«Excusas»

Desde ERC, socio en el Gobierno municipal del PSC, pidieron que se mantenga la celebración de la cumbre, porque la vivienda «es una de las preocupaciones más importantes de la UE». El partido que completa el tripartito del Ayuntamiento de Barcelona, ICV, afirmó, por boca de la tercera teniente de alcalde, Imma Mayol, que no se cree «las excusas» acerca de la seguridad que dio el Gobierno.

«Barcelona es capaz de dar respuesta a las manifestaciones callejeras», indió Mayol, que tampoco acepta el argumento de la coincidencia con el inicio de la campaña electoral de las autonómicas: «No puede ser que por eso se paralice la vida social de la capital».

Una información de Daniel G. Sastre publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los «okupas» obligan al Gobierno a anular una cumbre de la UE

Los Mossos aseguran que ha sido una decisión política para no empañar la campaña electoral

Barcelona - Para los días 16 y 17 de septiembre estaba previsto que Barcelona acogiera una cumbre de ministros de Vivienda de la Unión Europea. Ya estaba todo listo para el evento, pero ayer se decidió que, finalmente, era mejor suspenderlo, según confirmó al mediodía el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El motivo: que altos mandos de la Policía Nacional, Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana «desaconsejaron» -según fuentes próximas a la reunión- la celebración de la cumbre por varios motivos, respondiendo así a una petición del Ministerio de la Vivienda, sobre si este evento podría suponer problemas de orden público ante posibles altercados de antisistemas.

El primer motivo de la suspensión radicaba en que la «Asamblea Popular de Barcelona por una Vivienda Digna» había convocado una sentada pacífica en la Ciudad Condal para el día 16, coincidiendo así con la cumbre. Ello implicaría un caos circulatorio porque el principal lugar en el que se celebraría el evento sería en el palacio de Congresos de Cataluña, situado en la avenida Diagonal, y la manifestación obligaría a cortar el tráfico de la principal vía de la ciudad, según se abordó en la reunión. Además, se preveía la celebración de una acampada: una acción prohibida expresamente por la Ordenanza Cívica impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona.

Estas previsiones se sumaban a la más temida: los responsables policiales consideraban la posibilidad de que entre los asistentes a la concentración por la vivienda digna se infiltrasen grupos antisistema que radicalizaran la protesta. Fuentes de los Mossos explicaron ayer que consideraban esta posibilidad, y que los radicales podrían sentirse «fortalecidos» tras los últimos incidentes de la semana pasada, cuando provocaron una batalla campal en el casco antiguo de la ciudad que acabó con dos detenidos y un agente herido. Fue precisamente a raíz de estos episodios que el Ministerio de la Vivienda preguntó a los responsables de la seguridad en Cataluña si la cumbre podía acarrear problemas.

El delegado del Gobierno en el territorio catalán, Joan Rangel, reunió a los responsables policiales de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona el lunes por la tarde y se debatió la cuestión. Entre ellos estaba el máximo responsable de la Guardia Urbana, Xavier Vilaró; el de los Mossos, Jordi Samsó, y el responsable de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Ferran Julià, junto a otros altos cargos de los tres Cuerpos de Seguridad y representantes de sus servicios de inteligencia. «Todos desaconsejaron» la cumbre, según las fuentes consultadas, por lo que se trasladó la respuesta al Ministerio del Interior, que decidió su suspensión.

A todo ello, no hay que olvidar uno de los factores más importantes, y es que este domingo comienza en Cataluña la campaña electoral. Al respecto, fuentes de los Mossos reconocieron que, viéndose completamente capaces de dominar una situación de vandalismo, la suspensión fue «más política que policial». Dichas fuentes añadieron, además, que «la actuación de estos grupos violentos podría ocupar muchos minutos en televisión y portadas en los periódicos, cuando no se lo merecen»; lo que sin duda podría restar protagonismo, durante una semana, a los candidatos a las elecciones autonómicas.

Pero resultaron contradictorias algunas versiones dadas ayer por los implicados en la reunión. El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Ferran Julià, negó ayer que hubiera existido «riesgo» de actos violentos si finalmente la cumbre se hubiera realizado, ya que «la ciudad convive con estas protestas». Por su parte, el portavoz municipal, José Cuervo, dijo que en la reunión, el Consistorio barcelonés estaba presente «para abordar la coordinación de la seguridad», pero que «no hubo ninguna decisión tomada por unanimidad», y que «el Ayuntamiento en ningún momento pidió ni la cancelación ni el aplazamiento» de la cumbre, por lo que «desconoce» las razones de la suspensión. La consejera de Interior, Montserrat Tura, por su parte, aseguró en declaraciones recogidas por Efe que no «se desaconsejó la celebración de la cumbre. Según Tura, la Generalitat tiene los medios necesarios para garantizar la seguridad y, en este caso, «no es la policía quien convoca o desconvoca» una cumbre, sino el Gobierno, «que es quien ha decidido aplazarla».

Las reacciones no se hicieron esperar. El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández Díaz, acusó a Generalitat y Ayuntamiento de ceder al «chantaje» de los violentos de forma «vergonzosa». CiU también consideró la situación de «lamentable», según su líder municipal, Xavier Trias. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona coincidió en afirmar que la suspensión «fortalece» a los radicales.

Una información de Xiana Siccardi publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno claudica ante los antisistema y suspende la cumbre de vivienda de la UE

BARCELONA. El temor a la acción violenta de grupos antisistema, en coincidencia con el inicio de la campaña de las autonómicas catalanas, llevó ayer al Gobierno a anunciar la suspensión -quizás aplazamiento- de la cumbre sobre vivienda que los ministros de la UE del ramo tenían que celebrar en Barcelona el próximo lunes y martes.

Según anunció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y después de una reunión entre mandos policiales y responsables políticos del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y la delegación del Gobierno, se decidió «por unanimidad» sugerir al Ministerio de Vivienda la conveniencia de no celebrar la cumbre. «En materia de seguridad más vale prevenir que curar», apuntó Rubalcaba. Por contra, tanto la Generalitat como el Ayuntamiento negaron que esa decisión fuese unánime y atribuyeron toda la responsabilidad al Gobierno.

Con la seguridad en el primer plano de la agenda política, y en plena campaña electoral, se ha preferido evitar riesgos. La constatación por parte de los servicios de información policiales de que grupos de la órbita «okupa» y antisistema estaban preparando acciones violentas para los dos días de reuniones, así como por el hecho de que el comienzo de la campaña -en la madrugada de domingo a lunes- podía dar a estos grupos una proyección sobredimensionada, son las razones concretas esgrimidas para justificar la suspensión. El hecho coincide con el rebrote de los episodios de violencia «okupa» en Barcelona, donde el pasado jueves se llegó a ver el lanzamiento de cohetes mediante un «bazoka» casero en una manifestación.

Poco rato después de conocerse la decisión saltaba la polémica al sostener tanto la consellera de Interior, Montserrat Tura, como el portavoz municipal, José Cuervo, que ninguna de estas dos administraciones hubiese solicitado el aplazamiento, y que el dispositivo preparado por los Mossos d´Esquadra -que cumplen un año desde su despliegue en Barcelona- era el adecuado. Ante la posibilidad de que la suspensión pudiese suponer un cuestionamiento de la capacidad de la Policía autonómica, Tura insistió en que la decisión no es policial y que corresponde al Gobierno en exclusiva. Rubalcaba puntualizaría luego que la decisión la toman ambos. Cuervo afirmó que el Ayuntamiento se siente «traicionado» mientras que el alcalde Jordi Hereu reclamó que la cumbre se celebre cuanto antes y que «no hay razones para suspenderla».

PP: «Se ha cedido al chantaje»

Sea como fuere, la cancelación se ha interpretado como una claudicación ante los grupos radicales, un análisis compartido por el PP. Tanto su presidente en Cataluña, Josep Piqué, como el presidente del grupo municipal, Alberto Fernández, señalaron que se ha cedido al «chantaje de forma vergonzosa». Ambos atribuyeron esta situación a la histórica «tolerancia» del Consistorio con respecto a estos grupos.

Una información de Àlex Gubern publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno suspende una cumbre de la UE por miedo a los disturbios

El PP cree que ha cedido al chantaje de la violencia de los grupos antisistema

X. G. Barcelona. El miedo a disturbios provocados por grupos antisistema ha llevado al Gobierno a suspender la cumbre de la Unión Europea sobre la vivienda que debía celebrarse en Barcelona. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer que el encuentro, que debía celebrarse en la Ciudad Condal los días 16 y 17 de octubre, ha sido aplazado.

Según Pérez Rubalcaba, la decisión se tomó después de que, en una reunión de la Junta de Seguridad, se aconsejara aplazar la cumbre ante la previsión, confirmada por los Mossos d'Esquadra, de que se preparaban una serie de disturbios. "En cuestiones de seguridad, más vale prevenir que curar", argumentó el ministro.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, indicó que todas las administraciones y cuerpos policiales implicados aconsejaron por unanimidad suspender el encuentro por razones de oportunidad. La reunión habría coincidido con el inicio de la campaña de las elecciones autonómicas catalanas.

Los responsables de la Delegación del Gobierno, la Conselleria de Interior y del Ayuntamiento aseguraron que la seguridad se hubiera garantizado igualmente, pero las movilizaciones convocadas por okupas y grupos antisistema se habrían producido en un mal momento político y mediático.

Desmarque municipal

Pese a la unanimidad de las partes implicadas argumentada por la Delegación del Gobierno, el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Ferrán Julián, se desmarcó de esta postura, al asegurar que el Ayuntamiento no veía riesgos en la celebración de la cumbre y que no había pedido su aplazamiento. El concejal fue categórico. El alcalde, Jordi Hereu, apoyó esta postura, en una declaración institucional en la que apostaba por la celebración del encuentro.

La cumbre viene precedida de los disturbios del pasado 5 de octubre, cuando una manifestación vecinal contra el proyecto de urbanización de una plaza acabó en una batalla campal en el barrio del Raval, que culminó con destrozos en el Museo de Arte Contemporáneo.

En Barcelona hay precedentes, como los ocurridos con motivo de una reunión del Banco Mundial que no llegó a celebrase, o durante la celebración de la cumbre de la UE durante la presidencia española, en marzo de 2003.

La decisión del Gobierno de aplazar la cumbre de la vivienda fue criticada por el PP, al considerar que el Ejecutivo ha cedido al chantaje de los violentos grupos antisistema. El candidato del PP, Josep Piqué, pidió responsabilidades políticas. El candidato socialista, José Montilla, aseguró que la seguridad y la convivencia en libertad serán prioridades de su gobierno, si gana las elecciones.

Una información de X. G. publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno suspende la cumbre de ministros sobre la vivienda por miedo a los 'okupas' 

Interior afirma que la supresión se hizo por acuerdo de los cuerpos policiales, y la Generalitat lo niega

Barcelona - La reunión de ministros de Vivienda convocada para los días 16 y 17 en Barcelona ha sido cancelada. El motivo es el miedo de las fuerzas del orden a los desórdenes que pudieran ocasionar colectivos okupas en plena campaña electoral. El Ministerio del Interior asegura que la decisión se tomó por acuerdo de la Policía Nacional, los Mossos y la Policía Municipal de Barcelona, al analizar que la coincidencia de la cumbre europea con la campaña electoral iba a complicar el control del orden público. La consejera de Interior, Montserrat Tura, y el teniente de alcalde de Barcelona José Cuervo rechazaron ayer la supresión.

De "bochornoso" calificaron ayer altos responsables de instituciones catalanas que se suspenda una cumbre como la prevista para los días 16 y 17 de octubre con la asistencia de representantes de 30 países de la Unión Europea por la "amenaza" de un grupo de unos 200 jóvenes de movimientos antisistema. Sobre todo porque Barcelona ha organizado, entre otras cosas, los Juegos Olímpicos con la amenaza de atentados terroristas -ETA especialmente- y en 2002 la cumbre de la Unión Europea. Un año antes sí se suspendió la cumbre del Banco Mundial por motivos de seguridad. Ante eso, el argumento de que 200 okupas y antisistema habían puesto en jaque a todas las fuerzas de seguridad de Barcelona causó asombro tanto en la Generalitat como en el Ayuntamiento.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que la decisión de aplazar sin fecha la celebración del encuentro de los ministros de Vivienda se tomó tras una reunión de la Junta de Seguridad en Cataluña. Ni la Generalitat ni el Ayuntamiento reconocen esa reunión como Junta de Seguridad, una institución que tiene un determinado protocolo y que debe ser presidida por el presidente de la Generalitat. Los Mossos y la Policía Local admiten que se celebró un encuentro de las fuerzas policiales a instancias del delegado del Gobierno, Joan Rangel, pero afirman que en ningún caso fue una Junta de Seguridad quien tomara decisiones vinculantes. El ministerio mantiene que los Mossos y la Policía Local coincidieron con la Policía Nacional en que la mejor solución era aplazar la cumbre.

A la reunión asistieron cargos policiales y políticos de todas las instituciones y cuerpos. Por la Delegación de Gobierno estaban el delegado, el jefe superior de Policía, José López; un alto cargo de la Guardia Civil y otros agentes. Por el Ayuntamiento asistieron el concejal de Seguridad, Ferran Julián, y el intendente de la Guardia Urbana, Xavier Vilaró; por parte del Gobierno autónomo, el director general de Seguridad Ciudadana, Jordi Samsó, y el subjefe de Barcelona, Antonio Blanco.

En la convocatoria de la reunión tuvo papel preeminente el delegado del Gobierno, según diversos asistentes de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. En la primera parte se analizaron los aspectos policiales. El Cuerpo Nacional de Policía consideró que el peligro era evidente. Los representantes de los Mossos, según el Departamento de Interior, sostuvieron que no había motivo que justificara el cambio: "La policía autonómica estaba y está en disposición de garantizar la seguridad de los ministros y el orden público en la ciudad". La Generalitat y el Ayuntamiento coinciden en que no hay motivos "de seguridad" para cancelar el encuentro. El Ministerio del Interior asegura que todos estaban de acuerdo en que la coincidencia de la campaña electoral catalana y la cumbre europea complicaba el control del orden público. Se habló de modificar el lugar de la reunión y trasladarlo del Palacio de Congresos -en la entrada sur de la Diagonal- a la zona del Fórum porque es más controlable y no facilita el bloqueo de la ciudad si hay incidentes.

Tras la discusión policial, la reunión tuvo una "segunda parte" dedicada a una "reflexión general sobre la oportunidad de la fecha", que coincide con el inicio de la campaña electoral catalana. En eso sí hubo unanimidad. "Pero era una reflexión política, no policial. Es evidente que un altercado tiene mayor repercusión en los medios en campaña electoral que fuera de ella", afirmó el portavoz del Departamento de Interior de la Generalitat. La unanimidad no es sobre problemas de seguridad, sino acerca de la repercusión política, precisó la misma fuente, versión que también da el Ayuntamiento. El acta elaborada por la Delegación del Gobierno tiene el número de registro A2969 e insiste en los problemas de seguridad.

La consejera Montserrat Tura insistió en la falta de argumentos policiales para anular la reunión. La ministra de Vivienda sostuvo todo lo contrario: "Habría sido una tremenda irresponsabilidad por mi parte no hacer caso de la recomendación policial". El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, aseguró que la ciudad está preparada y reclamó que se fije fecha.

La "anarcoinsurrección" y la falta de cariño 

En la reunión que decidió la supresión del encuentro coincidieron dos factores. Uno, los informes policiales que señalan Barcelona como el lugar donde la "anarcoinsurrección" tiene mayor capacidad organizativa y movilizadora. Se trata de informes coincidentes elaborados por las policías española, italiana y griega. Pero hay otro elemento no desdeñable: las policías españolas se miran de reojo y no siempre con amor. Es lo que ocurre entre el Cuerpo Nacional de Policía y los Mossos d'Esquadra.

La primera sostuvo el lunes que el inicio de la campaña electoral detraía efectivos necesarios para la cumbre. La policía autonómica defendió lo contrario. Sus representantes, incluidos los políticos, sostuvieron que eran capaces de hacerse cargo de todo. Pero cedieron cuando la discusión pasó de las capacidades policiales a la oportunidad política del lugar y la fecha. Y les marcaron el gol. Aceptaron "por unanimidad" las "razones políticas" utilizada por el jefe superior de Policía de Barcelona como "razones de seguridad". Ayer trataron de corregir el tiro. Pero la bala ya estaba lejos y había dado en el blanco. La supresión estaba decidida.

CiU y el PP lamentan que se haya "cedido al chantaje" 

La decisión del Gobierno de suspender la cumbre de ministros de Vivienda provocó ayer una oleada de críticas desde diversos sectores políticos y sociales. Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona, Convergència i Unió (CiU) y el Partido Popular (PP), acusaron a los gobiernos central, autónomo y local de "ceder al chantaje" de los grupos violentos. Las dos formaciones coincidieron en señalar que la anulación de la cumbre daña la imagen de la capital catalana y pone en entredicho la capacidad de la policía para mantener el orden público.

A juicio del líder municipal de CiU, Xavier Trias, tanto los motivos de seguridad como el hecho de que la cumbre hubiese coincidido con el inicio de la campaña electoral en Cataluña son sólo "excusas". "Cualquier acto de estas características puede generar altercados, pero hay que saber responder", añadió Trias.

En una línea similar -aunque con un tono más agresivo- se expresó el presidente del grupo municipal del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz: "La democracia ha perdido y se han dado alas a los que quieren romper la convivencia". Fernández Díaz tildó de "vergonzosa" la decisión de anular la cumbre y exigió al Gobierno una rápida rectificación, al tiempo que anunció que reclamará la convocatoria de un "pleno extraordinario urgente" para abordar la cuestión.

Rechazo de las entidades

La Asamblea Popular por una Vivienda Digna había convocado a través de Internet a una protesta pacífica durante la segunda jornada de la cumbre de ministros europeos. La sentada iba a celebrarse el próximo lunes por la tarde y tenía por objetivo denunciar las dificultades que tienen los jóvenes para acceder a un piso. Esta misma asociación consiguió congregar a miles de personas -15.000, según los organizadores; 5.000, de acuerdo con los cálculos de la Guardia Urbana- el pasado 30 de septiembre en una manifestación en Barcelona bajo el lema No vas a tener una casa en la puta vida.

La protesta se celebró en un ambiente festivo y terminó sin incidentes. Por eso, la portavoz, Ada Colau, se mostró ayer sorprendida ante la decisión de anular la reunión por miedo a altercados. "Es ofensivo. Si saben quiénes crean problemas, que los busquen. Pero creemos que la verdadera motivación es silenciar la protesta por la vivienda durante la campaña electoral", indicó Colau, quien añadió que la asamblea mantiene la convocatoria para el lunes.

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) también se mostró contraria a la decisión del Gobierno. En un comunicado difundido ayer señala que la suspensión "fortalece a los violentos" y los sitúa "al mismo nivel que los que plantean sus reivindicaciones de forma justa".

Una información de Jesús García, Blanca Cia, Francesc Arroyo, Cristina Galindo Y Jorge A. Rodríguez publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Garzón no merece el 'amparo' del Poder Judcial

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: 11-M

El CGPJ vuelve a negar amparo a Garzón por su incompetencia

Advierte que las críticas contra él se refieren a un caso que tuvo que abandonar tras las desautorizaciones de la Sala de lo Penal / Unánime respaldo a Requero

MADRID.- El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) rechazó ayer la petición del juez Garzón de ser amparado frente al «brutal y desmedido ataque» a su independencia que, según él, se ha producido tras su polémica actuación con los peritos del 11-M.

Por segunda vez en 8 días, el órgano de gobierno de los jueces no ha visto motivos para salir en apoyo de Garzón. Más aún, ha rechazado su pretensión «principal», que era la de censurar al vocal Requero. El CGPJ ha respaldado -por unanimidad- al consejero.

Garzón envió el pasado miércoles un escrito al Consejo General del Poder Judicial en el que reclamaba el amparo de esta institución ante una «campaña» de varios medios de comunicación -entre ellos, citaba al diario EL MUNDO- dirigida, según él, a «perturbar con una ferocidad tan evidente como injusta» su independencia.

También solicitó amparo «frente al ataque a la independencia judicial por parte del diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN) Jaime Ignacio del Burgo», que opinó que, con su actuación contra los peritos del 11-M, Garzón estaba «prestando un servicio al Gobierno».

No obstante, quien motivó la petición de amparo «en forma principal» -decía Garzón en su escrito- era el vocal del CGPJ José Luis Requero, que se dirigió el Servicio de Inspección para que investigue el trato dado por el instructor a los miembros de la Policía Científica Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique. Los dos primeros han denunciado al juez al considerarse maltratados y presionados durante su larga comparecencia en la Audiencia Nacional el pasado 28 de septiembre.

Garzón calificaba la actuación del vocal Requero de «interferencia injustificada en la actividad jurisdiccional». «Es la primera vez que en casi 25 años de profesión judicial me veo agredido en forma tan cruel como injusta por quien tiene la obligación de defender mi independencia», indicaba.

Veinticuatro horas antes de la reunión de la Comisión Permanente -órgano del CGPJ que debía pronunciarse en primera instancia sobre la petición de amparo-, Garzón remitió un segundo escrito en el que insistía en el «brutal y desmedido ataque contra mi independencia» e indicaba que no pedía que se amparase su honor, sino que «se constate y confirme que ha existido una perturbación grave» de su actividad jurisdiccional, «aunque formalmente tal perturbación ya no pueda existir dado que me he inhibido» de la investigación de los informes periciales del 11-M.

Es justamente este último aspecto lo que ha impedido que la petición de amparo prosperase. «No concurren las condiciones objetivas y los presupuestos contemplados en la ley» para que proceda el amparo, afirma el acuerdo tomado ayer por la Comisión Permanente.

El CGPJ destaca que Garzón «se ha inhibido a petición del Ministerio Fiscal y tras el dictado por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de sendas resoluciones en las que sancionaba que la investigación referente a la posible falsedad de un informe pericial debería ser instruida por los Juzgados de Instrucción de Madrid».

«Como el juez no conoce ya del asunto a que se refieren las críticas, ni han influido en su decisión de inhibición, no se dan los supuestos que exige la ley» para conceder el amparo. Éste tiene como fin «defender la independencia judicial en el futuro como consecuencia de las actuaciones que la hayan podido perturbar o inquietar en el pasado y en el presente, siempre y cuando el juez siga conociendo del asunto, y en tal sentido es reiterada la doctrina sentada por el CGPJ», explica la Comisión Permanente.

Este punto del acuerdo tuvo tres votos a favor y dos en contra. Formaron la mayoría el presidente, Francisco Hernando, y los vocales propuestos por el PP Carlos Ríos y Enrique López, mientras que los votos minoritarios fueron de Juan Carlos Campo y Luis Aguiar, ambos propuestos por el PSOE.

En cambio, los cinco miembros de la Comisión estuvieron de acuerdo en rechazar la petición de amparo basada en la actuación del consejero José Luis Requero.

Atada por los precedentes (en 2003 se desestimó por unanimidad la recusación de un vocal de la minoría que activó a la Inspección para que investigase a un juez, luego expedientado con el voto de ese vocal), la Comisión adoptó el acuerdo unánime de declarar que la actuación de Requero «no supone una denuncia, sino una puesta en conocimiento del Servicio de Inspección de unos hechos, no dados por ciertos, a los efectos» de que se aclaren.

Requero, añade, «cumplió una obligación intrínseca de cualquier miembro de este Consejo, tal cual es dar traslado de un supuesto de funcionamiento anormal de la Administración de Justicia».

El tercer y último punto de la resolución, adoptado también por unanimidad, indica que «ante críticas y descalificaciones desmesuradas y desorbitadas en lo que se refiere al caso en cuestión, la Comisión Permanente considera conveniente, como ya se puso de manifiesto en otras ocasiones, resaltar que el derecho a la crítica de las actuaciones judiciales, siempre aceptable en un Estado de Derecho, no debe incurrir en imputaciones personales, ni descalificaciones que vayan en descrédito de la función jurisdiccional, debiéndose mover el ejercicio de la crítica dentro de unos mínimos cánones de racionalidad y prudencia».

Fuentes de los dos sectores del CGPJ indicaron que por parte de ambos había «voluntad de pacto» sobre una petición de amparo que querían zanjar. Los vocales de la minoría insistieron en que se censuraran las críticas públicas que ha recibido Garzón -hicieron bandera, en particular, del calificativo de «desmesuradas»- y los de la mayoría se centraron en el respaldo a Requero.

La posición del sector mayoritario contraria al amparo a Garzón era esperada por Campo y Aguiar, que no hicieron cuestión. Los dos redactaron un voto particular discrepante en el que sostienen que «se dan los requisitos que este Consejo ha venido exigiendo para la concesión del amparo».

A su juicio, la petición de Garzón debió ser estimada porque «cuando los insultos y descalificaciones -como sucede en la presente ocasión- transgreden los límites de lo permisible, no sólo atentan y pretenden perturbar la independencia que resulta consustancial elemento de la función de juzgar, sino que colisionan con el debido respeto al Estado de Derecho».

Aguiar considera, además, que el sector mayoritario «confunde los conceptos de independencia e imparcialidad». A su parecer, la independencia judicial va ligada al estatuto del juez y no a un proceso concreto, de forma que «producida una injerencia, la exigencia de restauración de tal estatuto de independencia no se extingue porque se pierda la competencia en el asunto».

Una información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El CGPJ niega el amparo a Garzón, aunque admite que sufrió críticas «desmesuradas»

El juez tacha de «delirante» la tesis de los peritos de vincular los atentados del 11-M con ETA

Madrid - El informe de los peritos que relacionaron el 11-M con ETA a partir del hallazgo de ácido bórico en el domicilio de uno de los imputados por los atentados de Madrid, Hassan el Haski, y en el piso de un comando etarra «carece de la más mínima base científica». El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón considera en un auto notificado ayer que la hipótesis de los agentes «no respondía al interés de sugerir la investigación de hechos relacionados, que eran inexistentes, sino a generar una apariencia sin sustento real alguno, que vinculara a la organización terrorista ETA con los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid».

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional vuelve a exculpar a los superiores de los tres peritos -a quienes éstos acusaron de eliminar el párrafo que relacionaba a ETA con el 11-M y reescribir el informe- y hace hincapié en que su decisión «no sólo era oportuna sino la única medida legal posible» de acuerdo con las «normas de calidad» vigentes en la Comisaría General de Policía Científica.

Garzón no ahorra calificativos para poner en cuestión la labor de los tres peritos -Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique- y afirma que ha quedado demostrado, «sin duda racional alguna», la «prefabricación intencionada» de esa consideración del ácido bórico como componente explosivo «para que produjera un efecto espurio a la propia pericia», vincular los atentados de Madrid con la banda terrorista.

No está en los manuales de ETA

Para el magistrado, las observaciones de los peritos no reflejaban una realidad «científicamente constatada», sino que eran «tan genéricas como perversas e impropias de un informe policial». A su juicio, no existe ningún informe que permita afirmar que el ácido bórico «haya tenido algún uso como elemento de sustancias explosivas hasta la fecha en España». Además, añade, en ningún manual de explosivos intervenidos a etarras se menciona esta sustancia «como componente o material utilizado para la fabricación de explosivos».

En cuanto al que se halló en el domicilio de El Haski, uno de los presuntos ideólogos del 11-M, el juez insiste en que en ese registro no se encontró ninguna sustancia que llevase a pensar que el uso que se le daba fuese diferente al doméstico (sobre todo como matacucarachas). Respecto al ácido bórico hallado en el piso del comando etarra en Salamanca, Garzón resalta que en el informe policial «ni siquiera aparece mención alguna a dicha sustancia». En consecuencia, añade, incluir esa relación de los islamistas con ETA es «no sólo artificial sino intencionadamente traída para ofrecer un resultado irreal contrario a la línea de investigación policial y judicial».

Garzón señala a Escribano -la «única persona que tenía el archivo informático sin modificar desde su creación»- como la persona que filtró el informe (al que se refiere como borrador pericial no oficial) al diario «El Mundo».

El magistrado concluye que el ácido bórico encontrado en casa de El Haski «carece de relevancia jurídico-penal» para imputarle un delito de tenencia de explosivos en el marco del sumario que investiga los atentados en la Casa de España en Casablanca (Marruecos) en mayo de 2003, en los que El Haski también está imputado.

De esta forma, el juez da carpetazo a la investigación que abrió el pasado 23 de septiembre en relación con este asunto y que dio lugar a un sonado tira y afloja entre el magistrado y la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, que le reclamó la competencia hasta que, finalmente, Garzón se inhibió del asunto.

El Consejo respalda a Requero

Por otro lado, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial rechazó ayer la petición de amparo que había solicitado el juez Garzón a raíz de las críticas vertidas tras su decisión de imputar a los tres peritos que elaboraron el informe donde se relacionaba a ETA con el 11-M. La decisión se adoptó con los votos a favor del presidente del CGPJ, Francisco Hernando, y los vocales del grupo mayoritario Enrique López y Carlos Ríos, y la oposición de los consejeros de la minoría Juan Carlos Campos y Luis Aguiar.

El argumento central para denegar la solicitud de Garzón radica en que el magistrado se ha inhibido, «a petición del propio Ministerio Fiscal y tras el dictado por la Sala Penal de la Audiencia Nacional», a favor de los juzgados de Plaza de Castilla en lo relativo a la presunta falsificación del informe relacionado con el 11-M.

Por ello, el CGPJ concluye al respecto que «como el juez no conoce ya del asunto a que se refieren las críticas, ni han influido en su decisión de inhibición, no se dan los supuestos» para otorgar el amparo.

Sin embargo, sí se reconoce que ha sufrido «críticas y descalificaciones desmesuradas y desorbitadas», ante lo cual se vuelve a poner de manifiesto que la crítica de las actuaciones judiciales «no debe incurrir en imputaciones personales ni descalificaciones que vayan en descrédito de la función jurisdiccional». Además, la Comisión Permanente respaldó por unanimidad la legitimidad del vocal José Luis Requero de poner en conocimiento de la Inspección unos hechos publicados, «no dados por ciertos», relativos a los interrogatorios de los peritos. Requero actuó, se afirma en el acuerdo, «cumpliendo una obligación intrínseca de cualquier miembro de este Consejo, tal cual es dar traslado de un supuesto funcionamiento anormal de la Administración de Justicia».

Una información de F. Velasco y R. Coarasa publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Tan sólo dos amparos en cinco años: uno de ellos al magistrado

Madrid -Desde que el actual Consejo General del Poder Judicial comenzara su singladura, en noviembre de 2001, sus miembros han estudiado un total de 27 peticiones de amparo pedidas por otros tantos jueces, quienes acudieron a su órgano de gobierno solicitando un respaldo explícito ante diversas actuaciones, manifestaciones o críticas en medios de comunicación. El CGPJ sólo atendió dos de esas solicitudes, una de las cuales fue, precisamente, al juez Baltasar Garzón.

El amparo otorgado a ese magistrado de la Audiencia Nacional se le concedió el 24 de julio de 2002 y fue respaldado por 16 vocales. Garzón acudió al CGPJ por las críticas que habían vertido contra él dirigentes de partidos vascos, así como del consejero de Justicia, Joseba Azkárraga, durante la investigación que realizaba en torno a Batasuna y que terminó con la suspensión de actividades de esa formación. El Consejo le otorgó el amparo al entender que las críticas al auto donde acordaba el embargo de los bienes de Batasuna transgredieron «los límites de lo permisible dentro del necesario respeto a las instituciones y a un poder esencial del Estado, como lo es el Poder Judicial».

La magistrada Samanta Romero también recibió el amparo del CGPJ por las actuaciones de una letrada y una procuradora.

Una información de F. Velasco y R. Coarasa publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


«Maniobra para desacreditar a los policías»

La Confederación Española de Policía (CEP), cuyos servicios jurídicos han asumido la defensa de dos de los tres peritos, salió ayer al paso de las acusaciones que vierte el juez Garzón en su auto contra los tres agentes que elaboraron tan controvertido informe. Su secretario general, Ignacio López, aseguró que todo lo contenido en la resolución del magistrado relativo a la presunta falsificación del informe «no tiene validez jurídica alguna, porque se ha inhibido en favor de los juzgados de Plaza de Castilla, reconociendo que es incompetente en lo que afecta a la falsificación». Pero, además, destacó que, en el fondo, se trata de «una maniobra para desacreditar a estos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, los cuales, por cierto, siguen en la situación procesal de testigos». En esta línea, insistió en que la acción de los peritos se ajustó a la legalidad, por lo que «en ningún momento incurrieron en falsedad documental», como sostuvo Garzón.

Una información de publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Garzón acusa a los peritos de querer «desacreditar» la investigación judicial

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 11:30, Categoría: 11-M

Dedica la mayor parte del auto que exculpa a Haski a descalificar sus «delirantes» conclusiones

MADRID.- El juez Baltasar Garzón aprovechó ayer el auto en el que descarta imputar a Hasan Haski por tenencia de explosivos para acusar a los peritos que firmaron el informe inicial sobre el ácido bórico de buscar una conexión entre ETA y el 11-M «sin sustento real alguno».

Las acusaciones del magistrado de la Audiencia Nacional ocupan la mayor parte del escrito y llegan cinco días después de que Garzón se viera obligado a reconocer su falta de competencia en la investigación sobre la presunta falsificación del informe pericial, por lo que no tienen ninguna trascendencia jurídica.

En las conclusiones incluidas en el informe de marzo de 2005 rechazado por sus superiores, los tres peritos incluían una observación que Garzón califica de «simplemente delirante»: que lo poco frecuente de la aparición del ácido bórico en hechos terroristas les llevaba «a la posibilidad de que el autor/autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación y/o sean el/los mismo/s autor/autores».

También se pronuncia el magistrado sobre cuál era el objetivo de los miembros de la Policía Científica al mencionar una posibilidad «sin el más mínimo rigor científico o real»: alimentar «cierto debate social construido en torno a aquel caso para desacreditar la investigación e instrucción sumarial».

«La inclusión de estas observaciones», insiste el juez, «no respondía al interés de sugerir la investigación de hechos relacionados, ya que eran inexistentes, sino a generar una apariencia sin sustento real alguno, que vinculara a la organización terrorista ETA con los atentados terroristas del 11 de Marzo de 2004 en Madrid, a través de uno de sus autores».

La semana pasada, Garzón dictó un auto en el que exculpaba a los superiores de los peritos, asegurando que no había «ningún indicio» de que hubieran cometido delito al hacer llegar al juez del 11-M, Juan del Olmo, un informe distinto al redactado inicialmente. En el auto de ayer, el juez va más allá y asegura que fue su «obligación» legal censurar unas conclusiones que conducían a ETA que «ni eran ciertas, ni científicamente eran sostenibles».

«La eliminación de esas observaciones no sólo era oportuno, sino la única medida legal y posible de acuerdo con las normas de calidad vigentes en la Comisaría General de Policía Científica», dice el escrito. «Y debían haberse eliminado», concluye, «aunque no se hubiera sugerido la posible conexión ETA-islamistas. Aunque, por otra parte, el que hubieran aparecido tampoco hubiera supuesto mayor incidencia, dada la facilidad para establecer el inconsistente alcance de dicha afirmación».

Además de basarse «en simples elucubraciones», el magistrado acusa a los expertos de omitir «datos relevantes cuya presencia habría supuesto la inocuidad de aquellas observaciones, y dentro de ellas la del ácido bórico como sustancia explosiva».

Esas omisiones se refieren a los dos precedentes de hallazgo del ácido recogidas por los peritos en el informe inicial: un piso franco de ETA en Salamanca y el registro a un joven antisistema. Respecto al primer caso, les acusa de esconder que la Audiencia Nacional ni siquiera llegó a recibir noticia del hallazgo del ácido al considerarlo irrelevante.

Respecto al segundo, afirma que en un informe ampliatorio elaborado por dos de los tres peritos concluyeron que «el ácido bórico no es sustancia explosiva ni incendiaria», algo que no mencionaron en el caso de Haski.

El auto asegura que el informe que mencionaba a ETA «no era un documento oficial en la época en la que acontecen los hechos [marzo de 2005], por cuanto no llegó a adquirir dicha categoría al haber sido rechazado por quien tenía competencia para hacerlo y porque en el mismo no constan el sello del Servicio Central de Analítica, ni el Registro de Salida, ni su almacenaje o la mención 'es copia' que explicaría su circulación».

En el auto en el que cierra la pieza separada abierta sobre el ácido bórico, Garzón también dedica parte de su argumentación a explicar quién, a su juicio, entregó una copia del informe original a EL MUNDO. El culpable es el perito Manuel Escribano, puesto que, según el juez, sólo él disponía del informe que relacionaba a ETA con el 11-M.

LAS TESIS DEL MAGISTRADO

«Se ha demostrado sin duda racional alguna la prefabricación intencionada de tales observaciones para que produjeran un efecto espurio a la propia pericia, en concreto la supuesta vinculación entre ETA y los autores de 11-M».

«La observación [...] es simplemente delirante, ya que no tiene -ni siquiera como posibilidad- el más mínimo rigor científico o real, según los datos del informe, que lleve a mantener esta afirmación».

«La eliminación de esas observaciones no sólo era oportuno, sino la única medida legal y posible de acuerdo con las normas de calidad vigentes en la Policía Científica».

«El documento discutido [el primer informe] no era un documento oficial en la época en la que acontecen los hechos por cuanto no llegó a adquirir dicha categoría al haber sido rechazado por quien tenía competencia para hacerlo».

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La la «vergüenza» de la rebaja penal a De Juana Chaos

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: - Tregua Etarra

El PP lleva al Congreso la «vergüenza» de la rebaja penal a De Juana

Rajoy califica la actuación del Ministerio Fiscal de «escándalo monumental» y denuncia que responde a una «orden política»

Madrid/Vitoria - «Vergüenza nacional» y «escándalo descomunal». Así de contundente se manifestaba ayer el presidente del PP, Mariano Rajoy, en una entrevista a Cataluña Radio al ser preguntado por la decisión de la Fiscalía de rebajar la petición de pena -de 96 a 6 años- para el preso etarra Iñaki de Juana Chaos, que estuvo durante tres meses en huelga de hambre en protesta por su situación procesal.

La respuesta política la concretó el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, quien anunció la solicitud de comparecencia en el Congreso de los ministros de Interior y de Justicia, Alfredo Pérez Rubalcaba y Juan Fernando López Aguilar, respectivamente, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para que expliquen en la Cámara por qué el Ministerio Fiscal ha modificado su criterio justo coincidiendo con el anuncio de De Juana Chaos de que desiste de su huelga de hambre.

Es más que previsible que el PSOE se apoye en las minorías para vetar en la Mesa del Congreso la del fiscal general de Estado. Las de los ministros tienen que producirse obligatoriamente, pero es también más que seguro que los socialistas utilizarán la misma fórmula, la alianza con sus socios, para retrasarlas «sine die». En cualquier caso, la respuesta a estas peticiones determinará si el PP mueve otra ficha y lleva este asunto a la sesión de control de la Cámara Baja. En principio, la de la próxima semana -ésta no hay Pleno por el Día del Pilar- se centrará en la inmigración y la tensión territorial, sin descartarse que se incluya a última hora el «caso De Juana».

Tras anunciar las solicitudes de las citadas comparecencias -hay hasta doce del ministro del Interior relativas al 11-M y a ETA que están pendientes de calificar por la Mesa-, Zaplana no se andó por las ramas. «El cambio de criterio de la Fiscalía huele por todas partes a decisión y a orden política».

A su juicio, es «inaudito» e «inaceptable» que el fiscal general «cambie de criterio 180 grados» en función de «negociaciones o acuerdos políticos con los terroristas». «Rebajar la petición de pena es jugar con el Estado de Derecho y poner el Estado de Derecho en rebajas en pleno proceso de diálogo con la organización terrorista ETA. Así no funciona bien una democracia», concluyó. En la misma línea se había pronunciado Rajoy y también Acebes. Este último calificó de «tremendo» que un terrorista culpable de 25 asesinatos «esté a punto de salir a la calle», y recordó que «cuando mataron al matrimonio Jiménez Becerril, Chaos dijo que "sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia"». «Efectivamente hoy se debe de estar riendo a carcajada limpia», indicó, informa Ep. El PP echó mano de la hemeroteca para recordar la retahíla de declaraciones de dirigentes socialistas, desde López Garrido a López Aguilar o Alonso, oponiéndose a facilitar la excarcelación del etarra porque no había demostrado «la más mínima apariencia de arrepentimiento».

Por otra parte, la portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, interpretó que la anunciada rebaja de la petición de cárcel del fiscal al preso de ETA Ignacio de Juana y la reducción de la condena a varios acusados de violencia callejera puede significar el comienzo «de una nueva política penitenciaria que podrá favorecer y ayudar al proceso de paz». Preguntada sobre si estos cambios en las penas tienen una inspiración política respondió: «¿alguien lo duda?». Azkarate afirmó que la revisión de la petición de condena para Ignacio de Juana «puede estar más ajustada a una política penitenciaria más flexible y más de acuerdo con los tiempos que estamos viviendo, olvidando épocas pasadas de los gobiernos del presidente Aznar». En este sentido mostró su deseo de que se mantenga esta nueva línea de actuación para que se respeten los derechos de los presos de ETA a la reducción de las penas y los de sus familias a visitarles en cáceles vascas. Por su parte, el dirigente de Batasuna, Arnaldo Otegi eludió referirse al asunto de la rebaja de la condena del etarra De Juana Chaos y desmintió «rotundamente» que el Gobierno haya pactado con su formación el final de su huelga de hambre.

Una información de C. Morodo y Iker Moneo publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.



Aznar: «Han dado a la banda la llave»

Aarhus (Dinamarca) - La foto del ex presidente del Gobierno español ocupaba ayer la portada del suplemento Internacional del periódico liberal danés «Jyllands Posten». En una entrevista de más de cinco páginas, Aznar aborda la situación de Europa y las relaciones con los Estados Unidos pero también hay lugar para la situación política en España. El ex jefe del ejecutivo español considera «un grave error las negociaciones con ETA» y dice que «por desgracia, el Gobierno ha dado a los terroristas la llave de la situación política en España».

En respuesta a las preguntas de Flemming Rose, el redactor jefe del diario que publicó las polémicas caricaturas de Mahoma, Aznar dice estar convencido de que no sólo los terroristas islámicos participaron en los atentados del 11 de marzo en Madrid. «Ellos lo hicieron, pero la idea, el objetivo y los recursos vinieron de fuentes en España, no de fuera» dijo José María Aznar al diario, y añadió que «El sistema judicial ya ha dicho que el objetivo de los terroristas era cambiar el Gobierno. Lo consiguieron, pero a partir de ahí, el Gobierno socialista ha iniciado negociaciones con ETA. No quiero decir que se pueda separar el atentado y las consecuencias que ha tenido, pero vamos a esperar y no sacar conclusiones hasta que hayan salido a la luz todos los detalles. A lo mejor no tardan mucho. Estoy seguro que no sólo fue un ataque de los islamistas. El juez ha reconocido que no se sabe de dónde partió la idea del atentado, quién lo preparó y quién lo dirigió».

Por otra parte, Aznar dice que la OTAN se tiene que abrir para todas las democracias y desea que la Alianza Atlántica sea un instrumento del mundo libre en la lucha contra el terrorismo. En su opinión, el futuro de Europa depende de una fuerte alianza con los Estados Unidos.

Una información de Miguel Mielgo publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.



Interior facilitó gestiones de los familiares de De Juana para que dejara la huelga de hambre

El Gobierno intenta desligar la decisión de la Fiscalía y el final de la protesta del preso de ETA Rubalcaba confirma la participación del obispo Uriarte y Otegi niega que negociara con el Ejecutivo

MADRID.- El Ministerio del Interior facilitó gestiones de la familia del preso de ETA José Ignacio de Juana Chaos para que le convencieran de que abandonara la huelga de hambre.

El etarra anunció el domingo por la noche el final de su protesta, y el mismo lunes la Fiscalía anunció que estudia reducir de 96 a seis años la petición de condena para De Juana.

Según elconfidencial.com, la persona clave para convencerle de que pusiera fin a su protesta fue su novia. Incluso, según este medio digital, el Ministerio del Interior permitió que el etarra recibiera visitas de su compañera sentimental para que le hiciera ver la necesidad de concluir su huelga de hambre.

La protesta de De Juana supuso un inconveniente en la marcha del proceso de paz, tanto para el Gobierno como para Batasuna.

Según publicó ayer este periódico, el Ejecutivo, a través de la vía de contacto indirecto que mantiene con Batasuna, ha tratado en las últimas semanas con dirigentes de la coalición la situación del recluso.

Además, también intervino como mediador el obispo de San Sebastián, monseñor Uriarte, según confirmó ayer el propio Alfredo Pérez Rubalcaba.

El ministro del Interior admitió ayer en Sabadell que el Gobierno «accedió» a que el obispo Uriarte «explicara las preocupaciones de la familia», y añadió: «Le hemos escuchado».

El ministro explicó la situación penitenciaria de este preso y la acción del Gobierno que, según él, se ha limitado a obedecer a jueces y médicos y a atender por humanidad a la familia del detenido, informa Efe. Por su parte, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, negó ayer públicamente que se haya negociado con Batasuna el final de la protesta y se esforzó en intentar explicar que la decisión de la Fiscalía no tiene nada que ver con el Ejecutivo ni con el final de la protesta, aunque hayan coincidido en el tiempo.

López Aguilar consideró que la calificación penal de la Fiscalía de la Audiencia Nacional sobre los actos por los que el próximo día 27 será juzgado no puede estar sujeta a ninguna «interferencia».

Sobre los contactos con Batasuna, añadió que «no se le puede pedir al Gobierno que desmienta informaciones carentes de fundamento. No se le puede pedir que gaste energía y tiempo en desmentir los bulos y los infundios con los que se intentan enjuiciar las intenciones del Gobierno». También el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, desmintió ayer públicamente esa negociación. Así, negó «rotundamente» que el Gobierno haya negociado el final de la huelga de hambre y habló de «mentira». La protesta de De Juana tuvo apoyo en las bases de la izquierda abertzale.

Quienes, desde posiciones opuestas, dieron por hecha la existencia de negociaciones para el final de la huelga y ligaron la decisión de la Fiscalía con el desenlace de la protesta fueron la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barcos, y la dirigente del PP vasco, María San Gil.

Uxue Barkos señaló a ETB que, si se tiene en cuenta la «coincidencia en el tiempo» de esas dos decisiones y que De Juana ha dicho que no abandonó la huelga de hambre por motivos de salud -«por tanto serán motivos de orden político», indicó-, se puede concluir que «hay una conexión y, por tanto, cierto desbloqueo» del proceso de paz.

Una información de F. G. publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.



Las víctimas pueden creer que «la venganza es mejor que la Justicia» por el caso De Juana, asegura Buesa

MADRID. Sólo Batasuna, el Ejecutivo vasco y el Gobierno y sus aliados no criticaron la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de estudiar la rebaja de la pena del etarra José Ignacio de Juana Chaos, autor de 25 asesinatos. El resto no escatimó críticas. Desde el PP, Mariano Rajoy lo calificó de «vergüenza nacional» y «escándalo descomunal», y desde el Foro de Ermua, Mikel Buesa lanzó la advertencia más dura: «No me sorprendería lo más mínimo que entre las víctimas empezara a haber casos de personas que piensen que la venganza es mejor que la Justicia, y, si eso ocurre, la responsabilidad será de Zapatero, que no habrá sabido conducir las cosas hacia un verdadero Estado de justicia».

También la voz de la Iglesia se oyó ayer. Fue la del arzobispo de Toledo y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Cañizares, quien dijo que la «solución política no está en mis manos, pero sí decir que la sociedad debe defenderse del terrorismo de ETA o de cualquier otro terrorismo, porque si no siempre habrá grupos que tengan una justificación» para usar la violencia. Recordó al Gobierno socialista que «con el terrorismo no se negocia», puesto que «sería dar la razón a unos actos que no tienen ninguna justificación». En declaraciones a «Antena 3», el purpurado pidió «pensar mucho las cosas» antes de hablar con la banda y alertó del peligro de que «se atisbe que detrás de todo esto haya una justificación del terrorismo». «Hay una condición para hablar con ETA: primero, que desaparezca», indicó Cañizares, quien recordó que «el terrorismo de ETA es intrínsecamente perverso, y lo primero que tiene que hacer ETA es desaparecer como tal».

Para el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, el «cambio de posición» de la Fiscalía es «absolutamente inaceptable e incomprensible», y lo que es peor, dijo, responde a una motivación «de naturaleza política». «El empeño del Gobierno de negociar con ETA le conduce a desactivar a los órganos del Estado que se ocupan de la represión del terrorismo, como la Fiscalía», denunció el presidente del Foro de Ermua, quien lamentó que el Ejecutivo quiera, a través de los fiscales, establecer «un simulacro de Justicia, y no una verdadera Justicia».

El caso del etarra De Juana es para Mariano Rajoy una «vergüenza nacional», ya que la posible la rebaja de la Fiscalía -de 96 a 6 años- «es una invitación a todas las personas que estén en la cárcel a que hagan una huelga de hambre y así les rebajan la pena». Pero el presidente del PP fue más allá y aseguró que no tiene «la menor duda» de que en su actuación el Ministerio Público sigue «los parámetros del Gobierno».

Más duro si cabe se mostró el número dos de los populares, Ángel Acebes, que afirmó que es «tremendo» que un terrorista culpable de 25 asesinatos «esté a punto de salir a la calle». Recordó que «cuando mataron al matrimonio Jiménez Becerril, De Juana Chaos dijo que «sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia»; efectivamente, hoy se debe de estar riendo a carcajada limpia».

Comparecencias en el Congreso

Y por eso el PP quiere que los ministros de Interior y Justicia y el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, expliquen las razones que han llevado al Ministerio Público a estudiar una rebaja tan considerable.

Al paso de este aluvión de críticas salió inmediatamente el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en primer lugar exigió a los dirigentes populares «respeto» para la decisión del fiscal como una expresión del Estado de Derecho. «Es el mismo Estado de Derecho que existía con Rajoy, que yo respeté entonces, y que yo pido a Rajoy que respete ahora», dijo.

Sobre De Juana también se pronunció el portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi. Y lo hizo para negar «rotundamente» que su formación haya negociado con el Gobierno este asunto. «Eso no es verdad», apostilló.

Desde el Gobierno vasco celebraron la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional que calificaron como un signo «que indudablemente puede favorecer el proceso de paz» y que a su juicio responde a una inspiración política. La portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Miren Azkárate, afirmó que este tipo de medidas están «más de acuerdo con los tiempos que estamos viviendo», ya que la petición inicial para De Juana era demasiado «abultada».

«Excesiva» pena

La Fiscalía de la Audiencia Nacional también intentó contestar al alud de reproches recibidos por la posible reducción de la petición de pena para el etarra. En un comunicado, el Ministerio Público apunta que la pena de 96 años de cárcel solicitada para De Juana por las presuntas amenazas vertidas en dos cartas publicadas por «Gara» puede ser «excesiva y desproporcionada», pero también afirma que todavía es pronto para hablar de una «sustancial reducción», algo que muchos ya han dado por sentado. La Fiscalía precisa que la posible rebaja de la petición de pena no se decidirá hasta la celebración del juicio.

Así el Ministerio Público señala que «rechaza por absolutamente infundadas» las afirmaciones «que dan por cierta y segura una sustancial reducción» en su petición, o que vinculan esta hipotética rebaja «con otras circunstancias ajenas al proceso» judicial, en relación con las informaciones que relacionan el anuncio de la Fiscalía con el «proceso de paz» o con la huelga de hambre de De Juana.

Una información de J. Bastante publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El terrorismo callejero continúa, pese al final de la huelga de hambre del preso

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 10:40, Categoría: - Tregua Etarra

Madrid/Vitoria - Quienes anunciaban el final del terrorismo callejero tras la conclusión de la huelga de hambre del preso etarra de Juana Chaos se equivocaban. Una furgoneta de Telefónica fue atacada ayer en Vitoria tras un ataque de «kale borroka», según informaron a LA RAZON fuentes antiterroristas. La acción criminal tuvo lugar a pleno día, sobre las tres menos cuarto.

La furgoneta, una Renault Kangoo, se encontraba en la calle Hortaleza de la capital alavesa y quedó parcialmente destruida por el fuego. Fue necesaria la intervención de los bomberos para apagar las llamas, que no produjeron daños materiales en las inmediaciones.

La Ertzaintza encontró en el lugar de los hechos gasolina, un aerosol y un petardo pirotécnico, elementos que utilizan de forma habitual los que cometen este tipo de atentados.

El terrorismo callejero se ha incrementado de forma notable desde el pasado 18 de agosto, cuando ETA hizo público un comunicado en el que reclamaba, y lo hacía por tercera vez desde el comienzo de la tregua, el cumplimiento de unos supuestos compromisos adquiridos por el Gobierno, a través de sus intermediarios, para que la banda anunciara el alto el fuego.

Desde el Ejecutivo y desde las filas socialistas se ha vinculado el incremento de esta actividad criminal con la citada huelga de hambre. Su finalización debería haber conllevado la desaparición de los atentados callejeros de ser cierta esta teoría.

Sin embargo, todo parece indicar que ETA va a continuar utilizando la «kale borroka» como forma de presión al Gobierno y a los partidos políticos para que se constituya la mesa para la independencia.

Una información de J. M. Z. publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La AVT denuncia a Eguiguren por un presunta obstrucción de la Justicia y colaboración con banda armada

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 10:20, Categoría: - Tregua Etarra

La AVT denunciará a Eguiguren

MADRID.- La Asociación de Víctimas del Terrorismo anunció ayer que interpondrá una denuncia en la Audiencia Nacional contra el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, por un presunto delito de obstrucción de la Justicia y de colaboración con banda armada, por haberse reunido con el dirigente de ETA Josu Urrutikoetxea Bengoetxea Josu Ternera.

El colectivo presidido por Francisco José Alcaraz considera que el representante socialista, en los encuentros que mantuvo en el pasado año en Noruega con el etarra, ha podido tener conocimiento de hechos delictivos. Sostiene que Eguiguren debía de haber informado de sus reuniones a las Fuerzas de Seguridad, dado que su interlocutor es un prófugo de la Justicia.

La AVT no descarta proceder por estos hechos contra algún miembro del Gobierno, dado que el líder del PSE, en este cometido, ha venido ejerciendo la función de enviado e intermediario del Ejecutivo.

Según Alcaraz, los hechos revelados por la prensa son «gravísimos» y demuestran que el presidente Rodríguez Zapatero «ha incumplido de nuevo la promesa de comenzar las negociaciones con ETA una vez que la banda terrorista abandonara las armas». El presidente de la AVT ha pedido al Gobierno que deje de «engañar» a las víctimas y a toda la ciudadanía y que explique lo que «está ocultando y ha pactado con los terroristas».

Una información publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La AVT se querella contra Eguiguren por colaboración con ETA

MADRID. La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) anunció ayer su intención de interponer una querella contra el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, tras conocerse que ha mantenido al menos cuatro reuniones, en Ginebra y Oslo, con el dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, «Josu Ternera».

La AVT cree que «al reunirse con un etarra sobre el que pesa una orden de busca y captura», Eguiguren «ha cometido un presunto delito de obstrucción a la Justicia y de colaboración con banda armada». En opinión de esta Asociación, «estos gravísimos hechos demuestran de nuevo que Zapatero ha incumplido la promesa de negociar con ETA una vez que la banda terrorista abandonara las armas».

Así, la AVT «pide al Gobierno que deje de engañar a las víctimas y a toda la ciudadanía. Es necesario que Zapatero explique todo lo que está ocultando».

Las reuniones de Jesús Eguiguren con «Josu Ternera» en Ginebra y Oslo fueron desveladas por ABC. El hecho de que el cabecilla de ETA accediera a la entrevista sólo se entiende porque consideraba que Eguiguren actuaba en representación del Gobierno.

Una información publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Bono en el Centro de Atención ¿Para rechazar la oferta?

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: PSOE

Bono se inclina por rechazar la candidatura a alcalde de Madrid

Ha accedido a reflexionar sobre la oferta de Zapatero, pero no se siente motivado por la batalla municipal Paró ayer el intento de José Blanco de hacerle una oferta formal, pero el PSOE insistirá en proponérselo

MADRID.- José Bono, ex ministro y ex presidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha, se inclina por rechazar la oferta hecha por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que encabece la candidatura a la Alcaldía de Madrid.

No obstante, según fuentes cercanas al ex ministro, la decisión final no la comunicará hasta el próximo domingo, previsiblemente, bien en un nuevo encuentro con Zapatero -con quien cenó la noche del pasado lunes en La Moncloa para tratar este asunto- o bien a través de una llamada de teléfono.

Sin embargo, la dirección del PSOE y la del Partido Socialista de Madrid (PSM) tienen decidido ya plantear oficialmente y por unanimidad al ex ministro que sea el candidato a la Alcaldía de Madrid, al entender que de sus declaraciones de ayer se desprende que aceptará la oferta.

Y es que el recién jubilado político José Bono salió del ascensor que le condujo a la quinta planta del Círculo de Bellas Artes como despistado. Iba sólo a presentar un libro sobre Irak titulado Y al final, la guerra, que han escrito Lorenzo Silva y Luis Miguel Francisco, editado por la Esfera de los Libros. Sigue en página 14

Sin embargo, un centenar de periodistas formaban una barrera para evitar su paso, aunque Bono tampoco quería pasar ni hizo esfuerzo alguno por hacerlo. Ymelda Navajo, directora de la Esfera de los Libros, se esforzó en decir: «¡Al final!». Pero no tuvo éxito. Bono se acercó voluntariamente a un multitudinario corrillo y habló de otra guerra, y más bien de lo que puede ser su inicio: la de la Alcaldía de Madrid. Y si bien no quiso desvelar si José Luis Rodríguez Zapatero se lo había propuesto, sí dijo: «El presidente cuenta con mi subordinación».

Luego, con la habilidad política que le caracteriza, de sus palabras bien podría desprenderse que dijo que sí, que dijo que no, o que dijo que tal vez; y todas las versiones serían válidas y veraces.

Quien apueste porque dijo que no quería, tiene su frase: «El partido sabe que yo quiero seguir en una segunda línea».

Quien apueste por el tal vez tiene otra: «Decidí dejar la primera línea política hace unos meses, para dedicarme a mi familia, con la conformidad y el beneplácito del presidente del Gobierno. En ello estoy».

Quien apueste porque es que sí, tiene más frases. Una de ellas, muy clara: «Debo decir que es algo que personalmente me agrada. No me amargan los dulces. Me alegra que en mi partido se acuerden de mí para un puesto de esa importancia».

Al final, tras miles de especulaciones, triunfó la idea de que Bono, tras varias negativas, ayer abrió la puerta a competir por la Alcaldía de Madrid. Y el PSOE y el PSM corrieron a recoger el guante.

Nadie duda que algo tuvo que influir un encuentro o cena celebrado la tarde-noche del pasado lunes en La Moncloa entre Bono y Zapatero.

Sin embargo, nada está cerrado definitivamente, según múltiples fuentes consultadas en el partido y otras cercanas al propio Bono.

Una semana más

Es más, Bono ha pedido una semana para reflexionar antes de darle una respuesta a Zapatero, aunque fuentes cercanas al actual miembro del Consejo de Estado aseguran que no se siente motivado por la batalla municipal.

Es más, Bono tiene otros horizontes si vuelve a la política activa, que no están centrados directamente en nuevas batallas electorales, y sí en puestos de mayor calado institucional.

Lo cierto es que una de las condiciones que se desprendía de las palabras que pronunció el ex ministro de Defensa y ex presidente de la Junta de Castilla-La Mancha se cumplió ayer mismo.

Bono vino a insinuar que su designación fuese respaldada sin fisuras por el PSM, por el PSOE y por el presidente del Gobierno. Y los tres requisitos los consiguió a partir sólo de sus confusas palabras.

Fuentes cercanas a Rafael Simancas indicaron que el apoyo del candidato a la Comunidad de Madrid y secretario general del PSM es total y entusiasta. Además, las relaciones entre Bono y Simancas son excelentes desde hace ya mucho tiempo.

Pero lo más significativo es que el sector guerrista de la FSM respalda también la candidatura. Su máximo dirigente, José Acosta, declaró ayer a EL MUNDO: «Lo vamos a apoyar, no vamos a plantear ningún problema. Pero que se anuncie ya. Eso es lo único que pedimos. No es que aceptemos a cualquiera, hay nombres a los que nos opondríamos [y dio algunos], pero José Bono puede ser una buena opción. Pero que se diga ya», insistió el líder del guerrismo.

En Ferraz, que ha estado un poco fuera de juego en todo este tema, por la mañana se dio el mensaje de que «ni confirmamos ni desmentimos» y, por la tarde, ya fueron más por la idea de que no estaba cerrado, pero era probable... o no.

Ni que decir tiene que si a Zapatero le sale finalmente la jugada, habrá cumplido la palabra dada a Alberto Ruiz-Gallardón, en la inauguración del aeropuerto de Barajas, de que le iba a poner un candidato muy complicado para ganar las elecciones.

No obstante, al cierre de esta edición, todavía seguía todo en el aire. El PSOE desmintió que la cuestión se vaya a desvelar en pocas horas y apuntó que, posiblemente, no se concretará nada en varios días.

Además, Bono paró el intento de José Blanco de ofrecerle la candidatura. Llamó a dirigentes socialistas para comunicarles que la decisión no la tenía todavía tomada y que en la Ejecutiva Regional de la FSM no se adoptara ninguna decisión, ni tampoco en la Dirección del PSOE.

Por todo ello, nada se movió oficialmente ayer. El PSOE todavía duda de cómo hacerlo y cómo plantear el ofrecimiento oficial a Bono, sobre cuya fórmula no quieren dar pista alguna, aunque siempre será respetando los estatutos y reglamentos internos del partido.

Eso sí, en la dirección del PSM estarán eufóricos si se confirma finalmente la candidatura de Bono.

Nadie duda de que para Simancas sería todo un revulsivo, pero, al cierre de esta edición, el último globo socialista parecía que empezaba a deshincharse. Y la pregunta es: ¿Y si Bono, finalmente, también dice que no?

Siempre dijo que nunca se presentaría a Alcalde de Madrid

«Ni me lo han pedido ni tiene el más mínimo fundamento». 09-XIX-06

«Para tranquilidad de los que se intranquilizan buscándome candidaturas, no pienso presentarme a la Alcaldía de Madrid ni a otros inventos que han ido circulando». 07-VI-06

«Yo no soy de Madrid, ni vivo en Madrid. Nunca me han gustado los paracaidistas en política». 12-XIX-06

«Me he ido hace muy poco y no estoy para volver». 9-XIX-06

«Dado que Madrid es la puerta de entrada a La Moncloa, se debe elegir para el puesto al mejor candidato posible». Enero de 2006

«No voy a ser candidato a la Alcaldía porque Alberto y yo tenemos un pacto para no presentarnos juntos a la misma cosa nunca. Queda así resuelta la incógnita. Nunca me enfrentaré a Gallardón en elecciones». 09-XI-05

«Que no cuenten conmigo como candidato para las elecciones autonómicas y municipales de 2007. Como militante del PSOE, sí». 19-XII-05

Una información de Manuel Sanchez publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Aguirre: «Simancas tiene que aceptar a un paracaidista»

MADRID.- La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, dio ayer por segura la candidatura de José Bono a la Alcaldía y no regateó críticas al ex ministro y a su partido. «La proclamación de Bono», empezó por decir en declaraciones a este diario, «es una forma muy significativa de la actuación a la que nos tiene acostumbrados el PSOE: decir una cosa y hacer exactamente la contraria».

Según Aguirre, ayer se puso de manifiesto que las elecciones primarias «fueron una operación de maquillaje y de propaganda para ocultar el hecho de que en el PSOE nunca ha existido democracia interna».

La presidenta de Madrid ahondó en ese reproche y criticó a la Federación Socialista Madrileña, porque «es la primera vez en su levantisca historia que se le impone al candidato desde arriba, y a los pocos minutos después de que Simancas declarara que no pensaba proponer a Bono». «Y es que Simancas», añadió, «ha tenido que aceptar a un paracaidista cuya relación con Madrid y los madrileños es inexistente».

Dicho esto, la dirigente popular se reservó un rosario de críticas al propio Bono. «Ha quedado ya claro que su salida del Gobierno no tuvo que ver con razones familiares, sino con el ascenso de Rubalcaba para la negociación con ETA. Tampoco es cierto que no aceptaría enfrentarse a Gallardón». «Y ahora le ofrecen ser un perdedor...», concluyó.

Una información de C. Remirez De Ganuza publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blanco: «Las estrategias no se cuentan nunca, sólo se aplican»

MADRID.- El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, aseguró ayer, antes de las declaraciones de José Bono, que «hay muchas personas de las que no se habla que tienen derecho a tener la oportunidad de acreditar su capacidad de gestión al frente de una institución», en referencia expresa a la Alcaldía de Madrid.

En un desayuno informativo del Fórum Europa, Blanco comenzó su intervención asegurando que «hoy no tocaba» hablar del aspirante a disputar el Ayuntamiento de Madrid por parte del PSOE, aunque no negó que Bono fuese un «excelente candidato».

En presencia del secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, insistió en su tesis de que el nombre del candidato «podría ser el mejor regalo» en Reyes. «Eso no quiere decir que antes no podamos anunciarlo», añadió.

José Blanco remarcó que cuando uno determina «el candidato o la candidata» fija también la estrategia electoral «y desde siempre he aprendido que las estrategias no se cuentan, sino que se aplican», dijo el dirigente socialista.

Una información de Manuel Sanchez publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


José Bono abandona su retiro voluntario y se deja querer como candidato a Madrid

El lunes salió de Moncloa con un «no» a Zapatero y a las pocas horas dijo que «a nadie le amarga un dulce». El PSOE le hará oficialmente una oferta, tras una desconcertante finta del manchego, a la espera de su respuesta

Madrid - El personaje más controvertido del socialismo español vuelve a escena. Por voluntad propia y con una desconcertante estrategia. José Bono, el sempiterno polemista que un día habló de un pacto con su amigo Alberto Ruiz-Gallardón para no «torear» en el mismo ruedo político, al siguiente juró que no hacía de paracaidista de nadie y al otro, que era pronto para volver a la primera línea de fuego, regresa por sus fueros, se desmiente a sí mismo y se deja querer como candidato a la Alcaldía de Madrid. Éstos son los hechos. El pasado sábado, las huestes del «guerrismo» madrileño hacen notar públicamente su malestar con la dirección federal del PSOE por la forma en que gestiona y oculta la designación del candidato más importante a las elecciones municipales de 2007. El domingo, el diario «El País» informa de nuevas presiones de Zapatero al ex ministro de Defensa para que fuera cabeza de lista a la capital de España.

El lunes, fuentes del PSOE al más alto nivel sostienen que todo es fruto de una estrategia del polémico ex barón para regresar a medio plazo a la política nacional. Hablan, incluso, de sus aspiraciones a presidir el Congreso de los Diputados en 2008. Esa misma noche, el presidente del Gobierno convoca a Bono en Moncloa. También dicen que en esa reunión estuvo el secretario general de la FSM, Rafael Simancas (aunque sobre este hecho hay distintas versiones). El ex presidente castellano-manchego sale de la residencia presidencial con un «no», si no rotundo, sí bastante claro, a Zapatero. Luego, hace saber que, al día siguiente, o sea ayer por la mañana, haría una declaración pública al hilo de las nuevas especulaciones sobre su supuesta candidatura a la Alcaldía. Y aquí, sobre las doce de la mañana, salta la sorpresa. Bono cambia su posición inicial de rechazar el puesto, y se deja querer en el PSOE. Sostiene, ahora, que le agrada la idea de ser candidato a la Alcaldía más importante de España. «No me amargan los dulces, me agrada que en mi partido se acuerden de mí para un puesto de esa importancia. Pero es una decisión sobre la que no me voy a pronunciar. Hace meses que tomé la decisión de dejar la primera línea de la política y dedicarme más a mi familia. Eso es algo que hice con la conformidad y el beneplácito del presidente del Gobierno, y en ello estoy... ». Decía más: «Ahora, la FSM, el PSOE y el presidente del Gobierno tienen que tomar las decisiones que crean oportunas y yo no creo que hoy deba adelantarles, ni alimentar ningún tipo de especie que no he promovido». No decía «sí», tampoco «no», quizá un «tal vez»... ¿Se puede ser más enrevesado? Si algo pretendía era dejar claro que su interés era cero, que si se lo pedía el partido, Zapatero y el PSM, lo haría con gran sacrificio por tener que desdecirse de sus palabras.

En el PSOE, no daban crédito. Su impresión es que Bono volvía a jugar al despiste y a contribuir a la ceremonia de la confusión. Pero eso fue sólo durante la primera media hora que siguió a las palabras del polemista ex barón. Al rato, la consigna era: «No confirmamos, ni desmentimos». Ya había un cambio en el discurso. La dirección federal no sabía por dónde se andaba, ni conocía los «retorcidos» propósitos del manchego.

Si lo que persigue es otro objetivo incierto, ahora tendrá que retratarse. Porque, después de lo dicho, el PSOE propondrá otra vez, pero ahora oficialmente, a Bono que sea candidato. Siempre fue su primera opción. Las encuestas internas así lo indicaban. Le saca diez puntos en preferencia ciudadana a Gallardón, que dice estar encantado con que la pugna de Madrid atraiga la atención de toda España. La pelota está en su tejado, y ya no caben más rodeos. Tendrá difícil decir «no» después de la que ha montado.

Si el PSOE ya había hace tiempo descartado la opción Bono por expreso deseo del nombrado, ahora recoge el guante que el ex presidente autonómico le ha lanzado. La oferta no será en las próximas horas, a pesar de que ayer se especuló todo el día con distintos escenarios y decenas de tiempos. Lo único que se sabe es que el PSM y Simancas tendrán protagonismo, y que la decisión será por unanimidad y aclamación tanto en el PSOE como en la que fuera, y ya no es, la federación más convulsa de España.

¿Venganza contra los guerristas?

Vaya por delante que el sector mayoritario del PSM, esa rara especie que aún guarda las esencias del guerrismo, no pondrá el más mínimo reparo a que Bono sea el candidato a la Alcaldía de Madrid. Pero a nadie le escapa que, ironías de la política, si el manchego es proclamado será de algún modo el nuevo jefe de quienes un día, en julio de 2000, traicionaron a su propia candidata al XXXV Congreso Federal (Matilde Fernández) con el único propósito de que Bono no se hiciera con las riendas del partido. Nueve votos dieron la victoria a un entonces deconocido Zapatero frente al veterano barón socialista. El ex ministro de Defensa, dicen, es de los que no olvida. ¿Será ésta su venganza contra los guerristas?

Las encuestas del PSOE le dan diez puntos de ventaja sobre el alcalde

El Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE) recibió ayer alborozado la posibilidad de que José Bono le dispute el sillón consistorial a Alberto Ruiz-Gallardón. De hecho, fuentes socialistas aseguraron que, según las encuestas que maneja el partido, el ex ministro de Defensa tendría ahora mismo «una ventaja de diez puntos» sobre el actual alcalde.

Una información de Esther L. Palomera publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Las contradicciones del ex ministro

Durante meses, José Bono ha insistido en que «jamás» competirá por la Alcaldía de la capital

Madrid - En política, la locuacidad es un arma de doble filo: puede encandilar a las masas, pero deja un «rastro» en las hemerotecas que, en un momento dado, deja al descubierto las contradicciones del personaje. A José Bono casi nadie le discute su magnetismo con el electorado, pulido en las largas campañas electorales de su Castilla-La Mancha natal; sin embargo, si acepta ser candidato a la Alcaldía de la capital, al ex ministro de Defensa le van a recordar una y otra vez que sus «compromisos», al final, no lo han sido tanto...

- «Dado que Madrid es electoralmente la puerta de entrada a la Moncloa, se debe elegir para el puesto al mejor candidato posible» (enero de 2002) .

- «Es un pacto que hago público: no voy a ser candidato a la Alcaldía porque Alberto y yo tenemos un pacto para no presentarnos juntos a la misma cosa nunca. De modo que queda así resuelta esta incógnita» (9 de noviembre de 2005).

- «Jamás pienso en la Alcaldía de Madrid. Sólo me acuerdo del alcalde cuando estoy en un atasco o por su cumpleaños. Nunca me enfrentaré a Alberto Ruiz-Gallardón en unas elecciones; ya lo he dicho en reiteradas ocasiones y así será» (9 de abril de 2006).

- «Que no cuenten conmigo como candidato para las elecciones autonómicas y municipales de 2007. Como militante del PSOE, sí» (9 de abril de 2006).

- «Ni soy de Madrid ni vivo en Madrid, luego no puedo ser el candidato» (10 de septiembre de 2006).

- «Ni me han pedido que sea el candidato a la Alcaldía de Madrid ni esa posibilidad tiene el más mínimo fundamento» (12 de septiembre de 2006).

- «Yo ni soy de Madrid ni vivo en Madrid. Nunca me han gustado los paracaidistas en política» (13 de septiembre de 2006).

Queda claro que Bono, por lo menos hasta hace muy poco, no se veía disputándole el sillón consistorial a su amigo Gallardón. Y es que, en su opinión, el requisito indispensable de un candidato con opciones de victoria es proceder del lugar por el que se presenta. Al menos ése es el argumento que utilizó insistentemente cuando compitió con Adolfo Suárez Illana (PP) por la Presidencia de Castilla La Mancha:

- «Que los “populares” propongan a un candidato de fuera de la Comunidad se explica porque quieren más a su partido que a la región. Es una ofensa que los del PP piensen que es más importante las siglas de un partido que Castilla-La Mancha. Yo quiero a Castilla-La Mancha más que a ninguna otra referencia política» (28 de mayo de 2002).

- «El arraigo de Suárez Illana con esta tierra es francamente escaso. Si hoy hubiese elecciones, no podría votar. Es difícil de entender que el Partido Popular de Castilla-La Mancha no haya encontrado a nadie en la región que sienta los colores de esta tierra» (27 de mayo de 2002).

- «Mi futuro personal y político siempre estará vinculado a Castilla-La Mancha esté donde esté y haga lo que haga. Siempre lucharé por Castilla-La Mancha y nunca, sea cual sea mi posición política, podré dar la espalda a mi comunidad» (23 de mayo de 2003).


Bono negocia con Zapatero las «compensaciones» para ser el candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid

MADRID. Tras la negativa rotunda de Javier Solana, toda la presión se ha desplazado sobre José Bono, y, a tenor de sus manifestaciones de ayer, parece que ha empezado a surtir efecto. Tras reunirse el lunes por la tarde en el Palacio de la Moncloa con José Luis Rodríguez Zapatero, el ex ministro de Defensa, que hasta ahora se había descartado rotundamente como candidato del PSOE para la alcaldía de Madrid, abrió ayer la puerta que él mismo había cerrado antes, con unas declaraciones suficientemente ambiguas para dar cobertura a la decisión final -cualquiera que sea su sentido-, aunque lo novedoso fue su declaración expresa de «subordinación» al criterio de Zapatero y la subyacente de disponibilidad.

«No me amargan los dulces»

«Hace unos meses que tomé la decisión de dejar la primera línea de la política y de dedicarme más a mi familia, y eso es algo que hice con la conformidad y el beneplácito del presidente del Gobierno, y en ello estoy. Pero ahora escucho las propuestas que se hacen utilizando mi nombre como candidato para la alcaldía de Madrid y debo decir que es algo que personalmente me agrada, porque no me amargan los dulces. Me agrada que mi partido se acuerde de mí para un puesto de esa importancia», dijo Bono poco antes de presentar un libro sobre la guerra de Irak.

Y añadió: «Es una decisión sobre la que yo no me voy a pronunciar, porque quien tiene que tomarla en primer lugar es el partido. El partido sabe que quiero estar en una segunda línea, sabe que soy militante del partido, y el partido y el presidente del Gobierno tendrán que tomar las decisiones oportunas. Yo no creo que hoy deba adelantarlas, ni alimentar ningún tipo de especie. El presidente del Gobierno cuenta no sólo con mi subordinación como socialista, sino con mi afecto y consideración. Todo lo que hablamos debo mantenerlo en la reserva y es él el que, sobre este asunto, debe hacer algún tipo de manifestación si lo desea».

Las condiciones de Bono

Con esta referencia aludía a su reunión del lunes con Zapatero, con quien ha tratado de su posible candidatura en varias ocasiones, y que, además, ha recurrido a personas próximas para que contribuyan a doblegar su resistencia. Según fuentes conocedoras de los planteamientos del ex presidente de Castilla-La Mancha, éste ha puesto como condición figurar en las listas para el Congreso de los Diputados en las próximas elecciones generales -lo que desea en todo caso-, petición que es del agrado del secretario general del PSOE. Algunas fuentes socialistas apuntan que también habría pedido, para el caso de que perdiera los comicios en Madrid, ser el próximo presidente de la Cámara Baja. No obstante, en el PSOE se muestran convencidos de que «si el candidato es Bono, gana», y esgrimen encuestas propias que le situarían muchos puntos por delante de Alberto Ruiz-Gallardón en valoración de los madrileños.

«No me veo», pero la presión arrecia

Sin embargo, las fuentes consultadas por ABC aseguran que «de su última conversación con Zapatero no se desprende que haya dicho que sí», por lo que aún no se da por cerrada la candidatura. De hecho, estas fuentes aseguran que Bono insistía ayer en privado en que «no me veo», aunque advertían de que «la presión que está recibiendo es muy fuerte, y arrecia».

Y es así porque a la «batalla de Madrid» se le da trascendencia de «gran operación política». El PSOE cree que con una candidatura como la de Bono -y su efecto arrastre sobre la de Simancas en la Comunidad- podría derrotar tanto a Alberto Ruiz-Gallardón como a Esperanza Aguirre, y, con ello, «desarbolar» a ambos como opciones de futuro para liderar el PP.

El principal escollo al que se enfrenta Bono para dar el «sí» sería la resistencia de su familia a que acepte este reto a tan corto tiempo de su renuncia al Ministerio -el 7 de abril-.

Una información de Gonzalo López Alba publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El partido se vuelca: «No hay mejor candidato»

MADRID. La trayectoria política de Bono indica que le gusta sentirse «necesitado» y «querido» antes de postularse. Así ocurrió en 2000, cuando esperó a que hubiera numerosos pronunciamientos reclamándole que diera el paso antes de optar a la secretaría general del PSOE, y también cuando, después, reconsideró su decisión de dejar la Junta de Castilla-La Mancha.

Ayer, con sólo entreabrir la puerta, cosechó una aluvión de parabienes, procedentes no sólo de todos los sectores del partido en Madrid, sino de toda España. «No hay mejor candidato», dijo Trinidad Jiménez, anterior candidata. «Sería un gran candidato», para Rafael Simancas, con quien Bono ya ha hablado. «Puede dar un buen juego», opinó José Acosta. Sería «excelente», según el aragonés Iglesias.

Desde el PP, Eduardo Zaplana la aconsejó que no acepte: «Querer perder a estas alturas no parece razonable. No tiene necesidad».

Una información publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Hablando de «paracaidistas»...

MADRID. Proponer a un candidato de «fuera» de la Comunidad se explica porque «quieren más a su partido que a esta región». El autor de esta reflexión no es otro que José Bono, justo cuando el PP propuso a Adolfo Suárez Illana como candidato en Castilla-La Mancha para las elecciones de 2003. Y quien prometió lo siguiente también fue él, en noviembre de 2005: «Es un pacto que hago público: yo no voy a ser candidato a la Alcaldía de Madrid porque Alberto (Ruiz-Gallardón) y yo tenemos un pacto para no presentarnos juntos a la misma cosa nunca. Queda así resuelta esta incógnita». Casi un año después, el ex ministro de Defensa expresaba su «agrado» ante la idea de encabezar la candidatura socialista al Ayuntamiento de la capital.

Quién le iba a decir a Bono, después de hablar tantas veces de los «paracaidistas» en Castilla-La Mancha -los militares y los otros, los políticos- que él podía aterrizar de esta manera, y sin casco, en la Plaza de la Villa.

Que Bono sea de «fuera» tiene poca importancia en Madrid, aunque uno ni siquiera viva aquí y pretenda ser alcalde. El ex ministro vive en Olías del Rey (Toledo), y la última vez votó en su localidad natal, El Salobre (Albacete). Los madrileños han tenido ocasión de conocer y valorar a este político por otras circunstancias en los últimos años, en su relación con Madrid y su Comunidad.

A Bono se le ha conocido bien en la capital de España por el «caso» que llevaba su nombre, relacionado con la detención ilegal de dos militantes del PP de Madrid, que aparecieron en una fotografía cerca del ex ministro de Defensa durante una manifestación en la que éste aseguró que fue agredido. Bono había asistido a la manifestación sin comunicarlo a las Fuerzas de Seguridad, lo que le colocó en una situación vulnerable que pudo evitarse. El «caso Bono» acabó con la condena de tres policías por la detención ilegal de los afiliados del PP y la dimisión del anterior delegado del Gobierno, Constantino Méndez.

En Madrid también ha sido sonada la actuación de Bono en la «Operación Campamento», el gran proyecto urbanístico en una zona que linda con la carretera de Extremadura, donde se levantarán 10.700 viviendas, de las que 7.000 tendrán algún tipo de protección. La «operación» se reactivó con Bono, cierto, no sin ventajas para el Gobierno de Zapatero, que obtendrá unas plusvalías de 356 millones de euros, algo que la Comunidad de Madrid no dudó en calificar de «pelotazo». El Gobierno de Aguirre propuso reinvertir esas plusvalías en infraestructuras que beneficiaran a los vecinos, pero el ministro Bono dejó claro que el dinero serviría para cumplir «compromisos» adquiridos por su Ministerio.

Ante las quejas del Gobierno madrileño, Bono aseguró en el Congreso de los Diputados que «Esperanza Aguirre es de las que besan a mediodía y muerden de noche», unas palabras que recibieron el calificativo de «machismo innato» por parte de la presidenta de la Comunidad.

Relación con Zaplana

En el Congreso y en los mentideros políticos ha sido tema de conversación la buena relación que mantuvo Bono con Eduardo Zaplana, lo que se tradujo, según se comenta en el Parlamento, en un pacto de no agresión, que «suavizó» claramente la oposición ante el ex ministro de Defensa.

En la región madrileña se habló mucho de Bono cuando Eurocopter tuvo que elegir su base de operaciones, y gracias a la ayuda del ministro de Defensa se llevó el grueso de su actividad a Albacete -su tierra natal- en detrimento de la región madrileña. Y los madrileños también se han acordado de él al ver los desarrollos urbanísticos desaforados que se están levantando en el límite con esta región, alguna tan oscura como la de Seseña, sin tener garantizados servicios básicos, y que utilizarán sin duda los de la Comunidad de Madrid, tan solidaria con los de «fuera».

Una información de Mariano Calleja publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Bono se replantea a petición de Zapatero su negativa a competir por Madrid 

El presidente se reunió con el ex ministro el lunes y le dijo que no renunciaba a "convencerle"

Madrid - El PSOE propondrá en breve, de manera oficial, al ex ministro José Bono que sea el candidato de los socialistas a la alcaldía de Madrid. Así ocurrirá después de que Bono declarara ayer que corresponde al partido tomar las decisiones sobre candidaturas aunque, eso sí, él preferiría seguir un tiempo "en segunda línea". Esta cierta disposición de Bono se produjo un día después de que mantuviera una entrevista en La Moncloa con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Bono continuó más que reticente, pero el presidente le advirtió de que, en absoluto, renunciaba "a convencerle".

Aún queda otra conversación entre Rodríguez Zapatero y Bono sobre la candidatura a la alcaldía de Madrid. Parecía que todo estaba zanjado y que Zapatero aceptaba las razones del ex presidente de Castilla-La Mancha para rechazar ser el aspirante al Ayuntamiento de Madrid. Pero no es así. Al anochecer del pasado lunes, después de una larga entrevista en el palacio de la Moncloa, el presidente despidió a Bono advirtiéndole de que no renunciaba a convencerle y que en la próxima reunión, sin fijar la fecha, daba por seguro que su ex ministro pronunciaría el sí, según señalan fuentes gubernamentales.

La primera consecuencia visible de esta última conversación entre ambos políticos se advirtió ayer en las declaraciones que realizó Bono. El ex presidente castellano-manchego acudió al Círculo de Bellas Artes de Madrid para presentar el libro Y al final la guerra, de Lorenzo Silva y Luis Miguel Francisco, editado por el Círculo de Lectores, y allí le aguardaban numerosos medios de comunicación para preguntarle sobre la candidatura de Madrid.

"Personalmente me agrada"

"Escucho las propuestas que se hacen utilizando mi nombre como candidato a la alcaldía de Madrid, una posibilidad que personalmente me agrada. No me amargan dulces. Me agrada que mi partido se acuerde de mí para un puesto de esa importancia; pero es una decisión sobre la que yo no me voy a pronunciar". Y continuó: "La decisión sobre los candidatos electorales corresponde en primer lugar al partido y el partido sabe que yo quiero estar en una segunda línea, que soy militante del partido y que debe tomar las decisiones oportunas".

Con esta y las siguientes declaraciones, Bono se ponía a disposición del partido. "Ahora el partido en Madrid, y el partido a nivel federal y el presidente del Gobierno tienen que tomar las decisiones que crean oportunas; yo no creo que deba adelantarlas, ni alimentar ningún tipo de especie que no he promovido". El pasado lunes, este periódico informó de que el presidente del Gobierno había vuelto a la carga, como ya hiciera en pleno verano, para que Bono fuera el candidato madrileño. "El presidente del Gobierno cuenta no solamente con mi subordinación como socialista, sino con mi afecto y con mi consideración, y todo lo que él y yo hablamos debo mantenerlo en la reserva y es él el que sobre este asunto debe hacer alguna manifestación si lo desea", añadió.

A partir de estas consideraciones, el alborozo reinó en el PSOE, tanto en la dirección federal como en la ejecutiva de Madrid. En esos ámbitos pasaron por alto las primeras consideraciones de Bono respecto a que él había abandonado la primera línea de la política, voluntariamente, para dedicarse "más a su familia".

En el PSOE sólo tomaron nota de la "subordinación" que manifestó a Zapatero y al partido para acceder a sus demandas. Pero con la satisfacción, al ver que se abría una puerta al sí, sobrevino la confusión, que se prolongó durante toda la jornada sobre cuáles serían los siguientes pasos.

Era la primera opción

En la dirección federal y en la regional de Madrid se precisó que no hay procedimiento fijado. Ahora bien, las declaraciones de Bono han provocado una decisión relevante, según informan fuentes oficiales socialistas. "El partido propondrá en breve a José Bono que sea el candidato a la alcaldía de Madrid", dijeron las mismas fuentes. La propuesta se producirá por cuanto que Bono ya no dice rotundamente que es del todo imposible y porque, añadieron, "el partido quiere que sea él al ser la primera opción por la que se apuesta".

Lo cierto es que todavía prima para Bono, según fuentes de su entorno, su posición inicial. "Las circunstancias hacen imposible que acepte", señalaban estas fuentes el pasado fin de semana. Se referían a que sólo hace seis meses que dejó el Gobierno y, además, que no es de Madrid.

Esto último es fácilmente rebatible para convencerle porque nadie en Madrid, a diferencia de cualquier otro lugar de España, pregunta a los candidatos municipales y autonómicos dónde han nacido, resaltan en la dirección socialista. La razón de que hace poco que se marchó tampoco es un obstáculo insalvable, señalan, al tener claro que Bono quiere volver a la política.

Una información de Anabel Díez publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los socialistas se apresuran a festejar la candidatura 

Madrid - La disposición de José Bono a escuchar los dictados del partido llevó a muchos dirigentes socialistas a pensar que ya había dicho que sí. Y de ahí partieron numerosas declaraciones de alegría y de elogio a su figura política.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, se encontró con Bono antes de que éste hiciera tales declaraciones. El número dos del PSOE pronunció una conferencia en el Fórum Europa, en un hotel madrileño, y al término se topó con el ex ministro. Se saludaron muy sonrientes y no hubo más. Pero al conocer las declaraciones de Bono, Blanco realzó el currículum del ex presidente de Castilla-La Mancha. Bono agradó a todos, especialmente al partido en Madrid, que dirige Rafael Simancas, al afirmar que el candidato del PSOE "será el próximo alcalde de Madrid".

En el Partido Socialista de Madrid se vivió con intensidad esta jornada, ya que sus dirigentes son quienes más sufren la ausencia de candidato al ser un terreno abonado para la crítica del PP. Simancas, candidato a la presidencia de la Comunidad, formará tándem con el aspirante a la alcaldía. Ayer habló con Bono, pero las fuentes informantes prefirieron no desvelar el contenido de la conversación porque "no hay nada definitivo".

Simancas estará presente en el proceso de selección del candidato y será el coprotagonista de la "petición formal" a Bono. Todavía no se ha decidido si la parte pública de la oferta la realizará Zapatero o Blanco. La respuesta final de Bono se producirá en un encuentro discreto en La Moncloa.

Una información de Anabel Díez publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Candidatura de Bono: Editoriales

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 9:30, Categoría: PSOE

“Bono, para mejor ocasión” (Editorial de EL MUNDO)

El torbellino de expectación que ayer se generó en torno a la posibilidad de que José Bono aceptara la oferta de Zapatero de disputarle la Alcaldía de Madrid a Alberto Ruiz-Gallardón se desinfló cuando a última hora de la tarde se conoció el verdadero estado de la cuestión, que poco tiene que ver con el que se había venido pintando desde las cocinas de la calle Ferraz.

El primer equívoco salió de labios del propio Bono, que dejándose querer dijo en la presentación de un libro que no le «amargan los dulces» y que le agrada que su partido se acuerde de él «para un puesto de esa importancia». A lo largo de la mañana, María Teresa Fernández de la Vega, Diego López Garrido y Trinidad Jiménez se habían deshecho en encendidos elogios hacia el ex ministro y a primera hora de la tarde el PSOE llegó a anunciar que le iba a formular una petición oficial, en un juego de maniobras envolventes que debía haber terminado con la rendición incondicional del protagonista.

Y sin embargo Bono no parece tener la motivación suficiente para dedicarse en cuerpo y alma a las infraestructuras madrileñas. Le ha dicho a Zapatero que por respeto al partido y por gratitud hacia sus muestras de afecto se lo pensará, pero le ha adelantado que es muy improbable que diga sí. No es sólo que no le atraiga la brega municipal: es que muy bien podría pensar que si el partido lo valora tanto debe reservarlo para mejor ocasión.

El ex ministro acertará si no acepta el caramelo envenenado de Ferraz, en el que algunos han querido ver el intento de enviarle a perecer en una batalla casi imposible. Será coherente consigo mismo -no se ha cansado de decir que no iba a aceptar el encargo- e inteligente al aplazar su regreso hasta las generales. Aceptar la oferta le obligaría a volver a primera línea en un momento en el que tendría que pronunciarse sobre asuntos especialmente incómodos en los que seguramente no comparte la opinión de su propio partido. Y le obligaría sobre todo a aclarar los verdaderos motivos por los que dejó el Gobierno, que permanecen envueltos en un nebuloso silencio.

De confirmarse, la negativa del ex ministro dejará un paisaje desolador en el PSOE madrileño, obligado a encontrar cuanto antes un candidato a la altura del rival y de quien ha preferido no aceptar el reto. Sea quien sea el elegido, ya nada podrá evitar que el pertinaz fantasma de Bono deambule por los pasillos de Ferraz en la próxima noche electoral.

Editorial publicado en el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Un candidato por descarte para la batalla de Madrid” (Editorial de LA RAZON)   

El PSOE deshojó, por fin, la margarita y presentará a José Bono como candidato a la Alcaldía de Madrid. Un mes después de que Trinidad Jiménez tirara la toalla, los socialistas se han visto obligados a recurrir a un candidato de primera hora. La elección de Bono pone de manifiesto tanto la ausencia de voluntarios en las filas del PSOE para batirse con el candidato del PP, como la escasez de banquillo que exhibe el equipo de Simancas. El rotundo «no, no y no» que dio Felipe González descolocó a la cúpula del PSOE, que ha tenido que tirar de José Bono por descarte. Sólo el sentido de la obediencia del político manchego ha salvado a su partido de un ridículo mayor. Que el anuncio de su candidatura se produzca en unas horas especialmente bajas para el Gobierno, acosado por cuestiones como la inaceptable rebaja de la pena para el etarra De Juana Chaos, sugiere que el recurso a José Bono sigue funcionando como una eficaz cortina de humo. Por lo demás, es de sobra conocida la competencia política del casi vitalicio ex presidente de Castilla-La Mancha y ex ministro de Defensa. Sus méritos son innegables, pero no deja de sorprender la versatilidad y mudanza con que se conduce. Dijo abandonar la política «para dedicarse a su familia», pero su intención sólo ha durado siete meses. Hace unos días aseguró, en referencia a la Alcaldía, que «ni soyde Madrid ni vivo en Madrid» y criticó a «los paracaidistas en política». Es verdad que, a diferencia de otras importantes alcaldías, Madrid no exige carnés ni limpiezas de sangre a sus candidatos. Sin embargo, tampoco le será fácil encajar la candidatura de un ex presidente manchego que por prometer hasta le prometió a Gallardón que jamás se mediría con él en las urnas.

Editorial publicado en el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Si Bono fuera candidato” (Editorial de ABC)

Parece que José Bono está dispuesto a interrumpir el periodo de descanso que reclamaba hace pocos meses para justificar su salida del Ministerio de Defensa, y que aquel viejo juramento de no disputar una elección con Alberto Ruiz-Gallardón puede formar parte del guión de promesas incumplidas. El PSOE recurre a Bono para plantar cara al PP en el Ayuntamiento de Madrid, y lo hace convencido de que su nombramiento puede romper la unidad del voto popular en cantidad suficiente como para llevarse por delante las aspiraciones de Esperanza Aguirre y del actual alcalde de Madrid. Que nadie se lleve a engaño: el PSOE, con Bono, busca recuperar Madrid no desde la movilización del voto de izquierdas, sino de la movilización reactiva del voto de derechas. En la biografía del probable candidato figura un episodio reciente, la supuesta agresión, nunca confirmada, sufrida por parte de militantes del PP que fueron ilegalmente detenidos, según sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid. Nadie debería olvidar tampoco la fidelidad a las consignas de su partido -como, por otra parte, no podía ser de otra manera- en sus actuaciones en relación con el Yak-42, ni el papel que desempeñó en el llamado «caso del lino», con un frontal ataque a la entonces ministra de Agricultura, Loyola de Palacio. Tampoco será difícil para sus adversarios rescatar algunos episodios de su etapa en Castilla-La Mancha, en los que defendió a ultranza las pretensiones autonómicas frente a la ciudad que ahora aspira a gobernar. Como efecto indirecto, el perfil del aspirante socialista beneficia la candidatura popular en la región de origen de Bono al desactivar la injusta acusación a María Dolores de Cospedal de ser una «paracaidista» que aterriza en territorio ajeno.

El asunto tiene una lectura de política general. La imagen centrista de Ruiz-Gallardón preocupa no sólo en el PSOE, sino en ciertos sectores de su propio partido, para los cuales una derrota electoral en mayo sería la mejor forma de desactivar sus aspiraciones. La pinza está servida. Con la anuencia interesada de quienes prefieren otras estrategias, el PSOE podría ser el gran beneficiado. El objetivo de Zapatero es provocar la disensión en el PP, utilizando para ello a quienes están dispuestos a ganar la batalla interna aunque sea a costa de hundir las posibilidades del centro derecha en 2008. Mucha gente de buena fe ha visto con sorpresa cómo medios supuestamente afines a los populares desarrollan una campaña contra el alcalde. Sería una operación redonda para el PSOE, que de una sola tacada conseguiría recuperar uno de los emblemas populares, neutralizar a un rival temible en las urnas y hasta poner las bases de una «falsa oposición» de apariencia españolista para que todo quede en casa.

Editorial publicado en el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Moratinos fracasa hasta en Senegal

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Inmigración

Senegal se niega a firmar un tratado con Moratinos pese a que España triplica la ayuda

El ministro de Exteriores había prometido conceder 15 millones de euros anuales en cooperación Anuncia la apertura de una «ventanilla» en Dakar para contratar a senegaleses en origen

DAKAR.- El Gobierno de Senegal aplazó ayer a una fecha indeterminada de 2007 la firma del acuerdo de cooperación sobre inmigración que le ha ofrecido España. Tampoco suscribió el memorando de entendimiento concebido como antesala del tratado, con la excusa de que Dakar cumple con creces todo los compromisos políticos contenidos en el mismo, especialmente en lo que se refiere a repatriación de inmigrantes irregulares.

A diferencia de Guinea Conakry y Gambia, dos países que se han apresurado a aceptar el nuevo tipo de acuerdo propuesto por España -en el que se vincula directamente el compromiso de readmisión de ilegales con una sustancial cooperación económica- Senegal ha optado por dar largas al pacto, pese a que ayer mismo el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, puso sobre la mesa un acuerdo marco de cooperación que, a todos los efectos, implica triplicar de una tacada la ayuda a fondo perdido que se ha prestado hasta ahora a ese país: en definitiva, pasar de cinco a 15 millones de euros anuales.

Incluso, para incentivar la firma del acuerdo, el Gobierno español ofreció a Senegal la apertura antes de fin de año de una «ventanilla» en Dakar para la contratación legal de personas que deseen trabajar en España. Se trata de un mecanismo que ahora tendrá que ser definido, tal y como explicó ayer Moratinos, por la propia patronal, los sindicatos y los ministerios de Trabajo y de Asuntos Exteriores de España, ayudados por las autoridades senegalesas.

«El objetivo», dijo el ministro español ante su homólogo senegalés, «es el de conciliar las dos demandas: la del que ofrece trabajo y la del que busca empleo», al mismo tiempo que se envía un «mensaje fuerte» a las mafias que trafican con la esperanza y la vida de seres humanos y se incentiva la inmigración legal frente a la clandestina.

Pese a estas ofertas jugosas, el Gobierno de Dakar, a la espera de la celebración de las elecciones presidenciales el próximo mes de febrero, ha optado por aplazar la rúbrica de un acuerdo que implica el compromiso jurídico de readmitir a todos aquellos senegaleses que han elegido el cayuco como vía para alcanzar el territorio español.

Las reticencias a la hora de poner la firma sobre el texto resultan evidentes. No se trata de dificultad a la hora de cumplir los términos del mismo ya que, de hecho, Senegal acepta prácticamente a diario la devolución de sus nacionales llegados ilegalmente a Canarias. Más bien el problema reside en el hecho de rubricar un pacto escrito de obligatorio cumplimiento que resulta especialmente difícil de vender ante su propia opinión pública.

El ministro de Exteriores senegalés, Tidian Gadio, prefirió, en presencia de Moratinos, asegurar que el acuerdo de inmigración -conocido como de segunda generación- que le ofrece España, «será firmado en el plazo más breve posible» aunque eludió referirse a fechas concretas. También se apresuró a señalar que «no existe ninguna divergencia ni ningún problema» que explique el retraso de la rúbrica. Bien al contrario, aseguró que el aplazamiento responde a las necesidades de tiempo lógicas de una Administración en la que «varios departamentos» deben dar el «visto bueno» al acuerdo.

Moratinos, que en esta minigira por Africa Occidental ha sellado pactos con dos países emisores de sin papeles -Guinea Conakry y Gambia- prefirió mostrar una perspectiva optimista respecto a Senegal, el mayor exportador de inmigrantes ilegales de la región, asegurando que las relaciones entre Madrid y Dakar «pasan por su mejor momento» y que no es intención de España limitarlas exclusivamente al problema migratorio por muy sensible que éste sea. Es por ello que el ministro ofreció la firma de un acuerdo marco de cooperación que triplica la ayuda a fondo perdido que hasta ahora se ofrecía a Senegal.

Su homólogo aseguró que su país no apuesta por la «política de la zanahoria», en referencia al ofrecimiento de cantidades muy sustanciosas de ayuda a cambio del compromiso escrito de repatriación, pero no dudó en confirmar ante la prensa de su país que España ha puesto a disposición de Dakar un montante de asistencia financiera muy importante.

Una información de Marisa Cruz (Enviada Especial) publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Moratinos no logra un acuerdo para repatriar senegaleses este año

DAKAR- El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, no podía haber tenido mejor bautizo en su primera visita oficial a Senegal. Firmó un acuerdo marco de cooperación entre los dos países y se comprometió, ante su homólogo senegalés, a crear una especie de oficina de empleo en la capital del país africano para antes de fin de año, que contratará a un número significativo de ciudadanos de este país. Es la primera vez que se adopta una medida de estas características para frenar la salida de cayucos, organizada por mafias ilegales que trafican con seres humanos .

En esta iniciativa generada a partir de la necesidad de frenar el arribo de miles de subsaharianos desde Senegal a España, participarán la CEOE, los ministerios de Trabajo y Exteriores españoles y sus homónimos senegaleses. El Gobierno de Zapatero considera un éxito el hecho de haber logrado desactivar la salida de barcazas desde Marruecos y Mauritania. Está convencido de que cuanto más se alejen de Canarias, será más complicado que puedan alcanzar las costas españolas. Senegal, con casi doce millones de habitantes, es el país africano que más indocumentados «envía» a España.

Centros de acogida

Según fuentes de Exteriores, más del 50% de los indocumentados africanos que hay ahora en suelo español y en los centros de acogida de Canarias son de este país. Además, casi todos los cayucos salen de Senegal. Éste es el motivo por el que el Ejecutivo de Zapatero mantiene una relación preferente con esta nación.

El Acuerdo de Segunda Generación, que vincula jurídicamente a quien lo suscribe y que ha sido firmado por Gambia y por Guinea-Conakry, queda postergado en el caso de Senegal. El responsable de Exteriores manifestó su convicción de que será posible hacerlo en diciembre, cuando su homólogo senegalés visite España y después de que haya sido puesta en marcha la ventanilla de contratación en origen de ciudadanos de este país. Por su parte, Cheikh Tidiane Gadio, ministro senegalés de Exteriores, manifestó su satisfacción por haber firmado un acuerdo que triplica la ayuda de cinco millones de euros a 15.

Resaltó la magnífica relación que mantiene con Zapatero del que alabó su compromiso con la pobreza y se comprometió a seguir debatiendo el llamado Acuerdo de Segunda Generación.

Una información de Carmen Gurruchaga (Enviada Especial) publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Senegal elude firmar el convenio de cooperación que le proponía Moratinos

DAKAR. Senegal no se muestra dispuesta a firmar por ahora un convenio de cooperación sobre inmigración con España -los llamados de «nueva generación»- similar a los suscritos el lunes por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con sus colegas de Guinea Conakry y Gambia. Ayer, durante su visita a Dakar, Moratinos tuvo que aceptar las buenas palabras y las promesas del ministro senegalés, Tidiane Gadio, de que el acuerdo se firmará «en el menor plazo posible» y sin necesidad de rubricar previamente un «memorándum de intenciones» o compromiso político, como deseaba España.

Gadio dejó claro que no veía ningún sentido a la firma de ese memorándum, alegando que la cooperación existente entre los dos países en materia de inmigración va más allá de lo que en ese texto se decía. No le faltaba razón, porque, de hecho, desde que comenzaron a producirse las oleadas de cayucos desde las costas senegalesas hacia las Canarias, ha aumentado la cooperación para el control de las fronteras, hay más contactos entre las fuerzas de seguridad, se están produciendo repatriaciones y España ha aumentado su ayuda a proyectos de desarrollo, como el plan REVA, para fomento de iniciativas agrícolas en Senegal.

Todos esos son elementos que figuran en los acuerdos de «segunda» o «nueva» generación, además de otro importante, que es el que busca favorecer la inmigración legal. En este punto, en vista de que no era posible sacar adelante, por el momento, el convenio de cooperación sobre inmigración, lo que se acordó ayer en Dakar fue el establecimiento, como explicó Moratinos, de mecanismos para el funcionamiento de una especie de «ventanilla» en la capital de Senegal para contratar en origen a senegaleses que puedan trabajar de manera legal en el mercado español, que necesita mano de obra en determinados sectores.

Mensaje a las mafias

Con esta medida, explicó el ministro, secundado por su colega senegalés, se quiere dar el mensaje a los jóvenes que buscan llegar a España con lo cayucos de manera clandestina de que es preferible hacerlo de forma legal y, a la vez, transmitirle a las mafias la idea de que la inmigración irregular es inaceptable. «Nadie nos lo tiene que decir; nuestra política con la inmigración clandestina es la de tolerancia cero», aseguró Gadio.

Al propio tiempo, la decisión sirve a las autoridades senegalesas para afrontar las elecciones del mes de febrero del próximo año con una baza que le permita contrarrestar la imagen de miles de jóvenes enviados de vuelta al país. En los últimos meses, más de 2.000 senegaleses han sido repatriados desde España, aunque permanecen aún en los centros de internamiento cerca de 3.500.

Lo que sí se firmó ayer fue un Acuerdo Marco de Cooperación entre los dos países, cuya comisión mixta se reunirá pronto y que hará posible que España pase de facilitar unos 5 ó 6 millones de euros al año, como hacia hasta ahora, a unos 15 millones.

Moratinos concluyó ayer en Dakar su quinto viaje por el continente africano, al que volverá dentro de un par de semanas, ya que los próximos días 22 y 23 tiene previsto realizar un desplazamiento a Guinea Ecuatorial.

Una información de Luis Ayllón (Enviado Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

España abre una "ventanilla" para contratar a senegaleses repatriados 

El Gobierno de Dakar recibirá 15 millones en ayuda al desarrollo

Dakar. España y Senegal acordaron ayer crear un mecanismo, "una especie de ventanilla", según el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para dar trabajo en España a "un número significativo" de senegaleses, "quizás con preferencia a los que han sido repatriados", según precisó el canciller senegalés, Cheikh Tidian Gadio. El primer país emisor de cayucos recibirá, además, una ayuda española de 15 millones de euros.

Senegal pidió tiempo para firmar el acuerdo global sobre inmigración que le ofreció España. Este resultado, no exactamente previsto al comienzo de la visita que Moratinos giró ayer a Dakar, deja claro, sobre todo, que las autoridades senegalesas tiene problemas para formalizar en un marco permanente sus compromisos con España en materia de inmigración. La explicación, según fuentes españolas, hay que buscarla en las feroces críticas de la prensa senegalesa a las repatriaciones de sus emigrantes cuando sólo faltan cuatro meses para las elecciones presidenciales.

Tidian Gadio no tuvo, sin embargo, reparo en reafirmar ayer, pública y rotundamente, el compromiso de Senegal de seguir readmitiendo a sus ciudadanos que estén de modo ilegal en el extranjero. También afirmó que el nuevo acuerdo sobre inmigración que le propuso Moratinos será firmado "en el más breve plazo posible". El acuerdo en cuestión es el llamado "de nueva generación", similar a los rubricados la víspera por Guinea Conakry y Gambia, y se caracteriza porque asocia la ayuda al desarrollo al cumplimiento de obligaciones migratorias, incluida la de repatriar, al incluir ambos conceptos en un mismo tratado.

Moratinos no tenía previsto que Senegal firmara ayer dicho compromiso, cuyo borrador se había recibido en Dakar tres días antes, como en los otros dos países citados. Pero sí esperaba rubricar un Memorandum of Understanding (MOU), instrumento diplomático que registra la voluntad de cerrar el acuerdo. Tampoco ocurrió esto, y la voluntad política fue expresada sólo verbalmente por el canciller senegalés.

"No hay ningún problema, no tenemos ninguna diferencia [sobre el acuerdo de nueva generación]", declaró Tidian Gadio, que explicó la demora en firmar porque "es preciso que todos los ministerios senegaleses interesados en el tema den su opinión".

Una de las novedades que contempla el acuerdo de nueva generación es la creación de esas "ventanillas" de colocación que, al potenciar el mercado legal de trabajo, disuadirá a los que están dispuestos a lanzarse en cayuco, según Moratinos. España ha aceptado ponerla en práctica con Senegal incluso sin firmar acuerdo alguno, a fin de que este país pueda compensar las opiniones negativas derivadas de miles de repatriaciones. Dijo el ministro que la ventanilla estará funcionando antes de fin de año, aunque esté por definir en todos sus extremos. El canciller senegalés precisó que no quiere agencias privadas, que los interlocutores habrán de ser públicos, a fin de que el Gobierno senegalés decida si puede prescindir del tipo de emigrante que España pide.

Una información de Peru Egurbide publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

«Zapatero va a dejar un Estado inviable si la deriva nacionalista actual no se detiene»

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: Opniones

Pedro J. Ramírez afirma que EL MUNDO seguirá investigando el 11-M, al margen de lo que digan los partidos políticos y la sentencia judicial

MADRID.- «José Luis Rodríguez Zapatero va a dejar un Estado inviable si la deriva nacionalista actual no se detiene». Ésta fue la advertencia que lanzó ayer el director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez, ante el auditorio del Club Rotario de Madrid, reunido en el hotel Palace.

Pedro J. realizó un pormenorizado análisis sobre la delicada situación que atraviesa la nación española tras la aprobación del Estatuto de Cataluña y la presión de los nacionalismos catalán y vasco: «Veremos si la España constitucional es capaz de sobrevivir a las concesiones que está haciendo Zapatero en materia de soberanía». Ante esta situación, Pedro J. Ramírez mostró su esperanza en que el Tribunal Constitucional rechace finalmente parte del articulado del Estatuto catalán.

Durante la conferencia, el director de EL MUNDO recordó que, tras los continuos escándalos de corrupción durante los gobiernos de Felipe González, la sociedad española fue capaz de reponerse y «de esa enfermedad no han quedado secuelas». Sin embargo, a su juicio, los graves errores de la gestión de Zapatero se van a arrastrar durante varias generaciones, hasta el punto de que está en peligro el Estado constitucional de 1978. «Esto va a distinguir el legado de Zapatero del de sus predecesores», indicó el periodista durante el almuerzo del Club Rotario, una asociación internacional dedicada a realizar labores altruistas.

Durante el acto, el director de EL MUNDO impuso la distinción Paul Harris -fundador de los rotarios- al director general del Banco Santander Enrique García Candela como agradecimiento a las contribuciones solidarias de esta entidad bancaria.

Para Pedro J. Ramírez, el vaso se está desbordando. Como botón de muestra, puso el ejemplo del sanguinario etarra José Ignacio de Juana Chaos, un episodio que ha disparado todas las alarmas. Según informó ayer EL MUNDO, el Ejecutivo negoció con Batasuna el fin de la huelga de hambre del etarra y la Fiscalía anunció además que estudia reducir la petición de pena para De Juana de 96 hasta seis años. «Un gobierno puede y debe hablar con una banda terrorista, pero depende de qué. Lo que no puede hacer ningún gobierno es ceder al chantaje o a la coacción realizados por una banda terrorista», manifestó.

En cuanto a la investigación del 11-M, el periodista lanzó un aviso a navegantes: «No hay fuerza en esta tierra que vaya a impedir que, mientras España sea una democracia, EL MUNDO siga investigando los hechos y los enigmas del 11-M. Y eso es independiente de lo que digan los partidos políticos y de lo que diga la propia sentencia».

De hecho, el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, ha reconocido que lo que se va a dictaminar en el juicio es únicamente si los 29 procesados están implicados en los trágicos sucesos.

Además, Ramírez destacó que este diario no sostiene ninguna teoría de la conspiración ni que ETA intervino en el 11-M. «Lo que sí sostiene es que hay una decisión política para impedir que se investigue si ETA participó en los atentados. El Gobierno tiene pánico a que esa hipótesis pueda llegar a ser verdad. Hay un veto político a que la Policía haga su trabajo y proporcione todos los datos en el juicio», afirmó el periodista. Suceda lo que suceda al final de la investigación, el director de EL MUNDO quiso dejar bien claro que nada de lo que se descubra invalidará los resultados de las elecciones de 2004, en las que Rodríguez Zapatero alcanzó el poder.

Pedro J. Ramírez también aseguró que respetaba la actitud conformista de otros medios de comunicación con la versión oficial sobre los atentados del 11-M, pero pidió el mismo respeto para «la opinión disidente, analítica y de búsqueda permanente que caracteriza el comportamiento de EL MUNDO».

Una información de A. D. B. publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PSOE rectifica la reforma de la Ley del Menor

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: Gobierno de España

El PSOE rectifica in extremis la ley que libraba de la cárcel a los jóvenes de entre 18 y 21 años

La alarma y la presión del PP le llevan a aceptar en el Senado la supresión de la cláusula. Los «populares» temen que los nacionalistas le obliguen a recuperarla en el Congreso, donde necesita mayoría absoluta para aprobar el proyecto

Madrid - La alarma social y la reacción crítica desde distintos ámbitos políticos y periodísticos ha llevado al PSOE a corregir, de momento, en lo que afecta a su trámite en el Senado, la cláusula que establecía la posibilidad de que la nueva Ley del Menor pueda aplicarse a los delincuentes que rebasen los 18 años, de modo que entre esa edad y los 21 años no tengan que ser derivados obligatoriamente a centros de internamiento de menores. LA RAZÓN informó el pasado lunes que los socialistas habían cedido en el Congreso ante una enmienda de CiU que alteraba en esa dirección el proyecto de ley original, a fin de asegurarse la mayoría absoluta necesaria, como ley orgánica, para sacarlo adelante.

El trabajo a puerta cerrada en la ponencia en el Senado se saldó sin que el PP obtuviera un compromiso formal del PSOE de rectificar ese apartado y en esas condiciones se abrió ayer la reunión de la Comisión de Justicia de la Cámara Alta encargada de votar el dictamen final que se elevará a Pleno -no hace falta mayoría absoluta como sí ocurre en el Congreso-.

Los socialistas, finalmente, respaldaron las enmiendas de supresión presentadas por el PP en relación a este punto, y sólo hubo una abstención en esa votación parcial, precisamente la de CiU. De esta forma, el texto que llegará a Pleno no incluye ya la cláusula incorporada de tapadillo en el Congreso.

Sin embargo, paradójicamente, al tiempo que se reunía la comisión, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, admitía la posibilidad de exenciones en el segmento de delincuentes entre 18 a 21 años a la hora de enviarlos a la cárcel. En un desayuno informativo organizado por Servimedia, reconoció que la reforma de la Ley del Menor permitirá que jóvenes de entre 18 y 21 años que trafiquen con drogas no vayan a la cárcel y sean recluidos en centros de internamiento «para ser sustraídos del ambiente criminógeno».

La potestad discrecional de enviar a un joven de la citada edad a la cárcel la tiene el juez, insistió el ministro, quien explicó que la nueva norma ofrecerá al juez mayor capacidad para decidir sobre el sistema de redención de la pena impuesta al menor delincuente.

El texto tendrá que volver al Congreso para su ratificación final y es ahí donde el PP tiene encendidas las alarmas. El PSOE necesita de mayoría absoluta y los «populares» no descartan que los nacionalistas puedan maniobrar de nuevo para intentar «colar» esta reivindicación. El dictamen final de la reforma salió adelante con 13 votos a favor y 12 en contra, los del PP. Éste pidió votación por separado de sus enmiendas de supresión de todo lo referente a la situación de los delincuentes entre 18 y 21 años para escenificar con contundencia su respaldo a su eliminación, aunque mantenga el rechazo al conjunto del proyecto por considerar que no resuelve el problema.

Entre otras razones, porque no soluciona el problema de la delincuencia protagonizada por los menores de entre 12 y 13 años; no atiende la delincuencia extrema (asesinato, violación, terrorismo) cometida por jóvenes de 16 a 18 años, que será penada como hasta ahora; no resuelve la situación que plantea la prescripción de delitos y faltas; y crea un grave problema de financiación a las comunidades autónomas. Precisamente, el secretario de Libertades Públicas, Justicia e Interior del PP, Ignacio Astarloa, se reunirá hoy con todos los responsables autonómicos de su partido en esta materia para analizar las consecuencias de la entrada en vigor de esta reforma. Astarloa criticó ayer que el Gobierno haya optado por sacar adelante una ley de tanta trascendencia como ésta de la mano de las minorías en lugar de a partir del consenso con el principal partido de la oposición. «Está viciada de origen y eso explica que después de haber cedido en cláusulas tan importantes como la que afecta a los delincuentes de entre 18 y 21 años, pueda tener que volver a hacerlo otra vez en el Congreso», dijo.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Más cordura en la Ley del Menor” (Editorial de LA RAZON)

Lo sensato era que el PSOE rectificara en la nueva Ley del Menor para que los delincuentes de entre 18 y 21 años no quedaran eximidos de prisión por sucesos de extrema gravedad. Una enmienda de CiU en el Congreso, apoyada por los socialistas, abría las puertas a esa inquietante posibilidad. Lo sensato era que los parlamentarios del PSOE desoyeran al grupo nacionalista catalán y volvieran al texto original que dejaba en manos de los jueces la posibilidad de ordenar el ingreso en la cárcel a partir de los 18 años si la conducta «del menor no responde a los objetivos propuestos en la sentencia». Así lo pedíamos el lunes desde esta misma página editorial. Ayer, la comisión de Justicia del Senado aprobó un dictamen en ese sentido de la reforma de la Ley reguladora de la responsabilidad penal de los menores, que tendrá que ser votada en el pleno de la Cámara Alta la próxima semana. La decisión, que contó con el respaldo de los dos principales grupos, subsana un error que había abierto una brecha normativa ante el fenómeno pujante de la violencia juvenil. El Estado de Derecho debe velar por la recuperación del delincuente, pero tiene la obligación de garantizar la seguridad del ciudadano. Se ha impuesto la opción legislativa más sensata, no porque sea más rigurosa, sino porque está más en consonancia con la realidad social.

Editorial publicado en el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno pide ayuda a Bruselas dos meses después de la catástrofe de los incendios de Galicia

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: Galicia

BRUSELAS. Dos meses después de que el fuego se ensañara con los bosques y tierras gallegas y se cobrase la vida de cuatro personas, el Gobierno español se ha dirigido a la Comisión Europea para pedir el apoyo económico de Bruselas a través del Fondo de Solidaridad, que prevé la asistencia a Estados miembros de la UE en casos de catástrofes naturales.

Según han confirmado el Gobierno, la Xunta y fuentes comunitarias, España solicitó la ayuda de Bruselas a finales de la semana pasada apurando así la fecha límite establecida por la norma comunitaria para pedir la asistencia económica de la UE, según la cual el Fondo sólo puede ser activado si la solicitud del país afectado se produce en un plazo de diez semanas a partir de la fecha en que se produjeron los primeros daños.

El pasado 7 de septiembre el PP y PSOE europeos pidieron a la Comisión Europea la movilización del Fondo de Solidaridad de forma que las regiones europeas afectadas puedan acogerse a él para paliar los daños causados por las catástrofes naturales. No obstante, días antes el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, había hecho público que el Gobierno español y la Xunta de Galicia no se habían pronunciado ante Bruselas para pedir la asistencia contemplada por el fondo comunitario y paliar así los daños provocados por los devastadores incendios.

Según fuentes del Ejecutivo comunitario, el Gobierno español ha enviado a Bruselas un informe en el que da parte de los daños totales derivados de la catástrofe, de las repercusiones que ha tenido sobre la economía y la población, de los costes aproximados que supondrá a las arcas españolas y de las fuentes de financiación de las que dispone.

Con este paso se abre un periodo de análisis en el que la Comisión Europea (CE) estudiará si lo expuesto en el informe concuerda con los requisitos establecidos para acogerse a las ayudas. El estudio de la CE podría durar entre dos y tres meses, aunque el proceso total hasta que España pueda recibir el pago de Bruselas en caso de ser aprobado podría alcanzar un año a partir de ahora y, en caso de que la cantidad estimada por España sea superior a los cálculos posteriores de Bruselas, deberá procederse a la devolución de la cantidad correspondiente.

El Fondo de Solidaridad puede ser ejecutado en casos de daños que superen los 3.000 millones de euros o representen pérdidas superiores al 0,6% del PIB del país. En caso de catástrofes regionales inferiores que afecten a la mayoría de la población y supongan un duro golpe para su economía el Fondo prevé una ayuda anual de 5.625.000 euros.

Misión a Galicia

Por su parte, la Mesa de Presidentes el Parlamento Europeo (PE) pretende aprobar mañana el envío de una misión a Galicia para analizar la gestión de los incendios del pasado verano y visitar las zonas más afectadas.

Hasta el momento, la única ayuda que el Gobierno había solicitado a Bruselas para combatir los incendios se limitaba a tres aviones Canadair, cinco helicópteros dotados de contendores de agua y 20 camiones cisterna, que fueron previstos en un plazo de pocas por la CE el pasado 9 de agosto. El PE se plantea en estos momentos la creación de un «Cuerpo europeo de protección civil» que haga más eficaz la asistencia comunitaria en estos casos.

Una información de Laura Villena (Servicio Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Corea del Norte amenaza tras su supuesta prueba nuclear

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: Corea del Norte

Corea del Norte amenaza ahora con disparar misiles cargados con cabezas nucleares

TOKIO.- La detonación el lunes de una bomba nuclear por parte de Corea del Norte empezó ayer a crear las primeras divisiones entre los países partidarios de imponer duras sanciones al régimen comunista y quienes quieren seguir dándole una oportunidad a la diplomacia. Pyongyang intervino en el debate para enviar un mensaje a los primeros y amenazar con disparar misiles cargados con cabezas nucleares como respuesta a cualquier sanción de la comunidad internacional. «Queremos que esta situación concluya antes de que se dé la infeliz posibilidad de que tengamos que lanzar misiles nucleares», dijo un diplomático norcoreano citado por la agencia de noticias norcoreana Yonhap. «Y esto depende de cómo actúe Estados Unidos», concluye. Los gobiernos de Washington y Tokio lideran el grupo de países que desean ahogar al régimen norcoreano con sanciones económicas y embargos. China, el principal aliado de los norcoreanos, no descartó ayer la imposición de medidas punitivas, pero desea que éstas tengan un carácter simbólico y no pongan en riesgo la estabilidad de su vecino. «En la posición que los otros países han adoptado se puede ver claramente que creen que hay todavía oportunidades para resolver el asunto a través de consultas. Nadie está considerando usar la fuerza militar y eso es positivo», dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Jianchao. China mezcló su mensaje conciliador con la advertencia más seria a Pyongyang desde que comenzó la crisis, asegurando que la actitud norcoreana estaba perjudicando las relaciones entre ambos países.

Corea del Norte se mostró dispuesto a negociar su programa nuclear, pero puso como condición que ese diálogo tenga lugar a dos bandas y de forma directa con EEUU. Pyongyang insistió en que el ensayo nuclear del lunes fue una respuesta a la amenaza estadounidense sobre su integridad y pidió garantías de que Washington no tratará de derrocar en el futuro al Gobierno de Kim Jong Il, el excéntrico y hermético líder norcoreano. «El ensayo nuclear representa una expresión de nuestras intenciones de enfrentar a Estados Unidos en la mesa de negociaciones», según el funcionario norcoreano citado ayer por la agencia Yonhap.

La amenaza norcoreana de disparar misiles cargados con cabezas nucleares difícilmente será tomada en serio por los gobiernos de la región o por EEUU, al menos de forma inmediata. La detonación de la bomba nuclear, que la mayoría de los expertos considera que fue de baja intensidad, no supone que Pyongyang haya desarrollado la tecnología para cargar sus misiles con armas nucleares, una capacidad de la que se considera está aún a años vista.

Científicos nucleares de todo el mundo se han declarado sorprendidos por la baja potencia de la explosión norcoreana, equivalente a algo más de 500 toneladas de TNT. Las pruebas nucleares llevadas a cabo por India y Pakistán en 1998 fueron entre 25 y 50 veces mayores, según la Federación de Científicos Americanos. Las agencias de inteligencia surcoreana y estadounidense barajan la posibilidad de que el ensayo fuera deliberadamente pequeño para evitar fugas radioactivas e incluso que no hubiera tenido el éxito que habían previsto los científicos norcoreanos.

La coincidencia general en la comunidad internacional es que el ensayo, en cualquier caso, tuvo lugar y que la crisis que ha provocado debe ser resulta diplomáticamente. Corea del Sur, que durante los últimos años ha llevado a cabo una política de acercamiento hacia la dictadura norcoreana, aseguró ayer que se replanteará esa estrategia. Japón, por su parte, indicó que impondrá sanciones económicas y restricciones de viaje a los funcionarios norcoreanos independientemente de la decisión que tome Naciones Unidas. Ambos países se comprometieron a seguir respetando su compromiso de no desarrollar sus propias armas nucleares para hacer frente a la nueva amenaza de su tradicional enemigo.

«No tenemos ninguna intención de cambiar nuestra política, en la que la posesión de armas nucleares no es una opción», señaló el nuevo primer ministro Japonés Shinzo Abe en un discurso ante el Parlamento. «No habrá ningún cambio en nuestros principios antinucleares», sentenció. La comunidad internacional se enfrenta a días, quizá semanas, de negociaciones sobre cómo responder a Corea del Norte. La creencia mayoritaria es que una reacción insuficiente enviaría a Pyongyang el mensaje de que tiene carta libre para seguir con su programa nuclear. Por el contrario, una batería de sanciones y embargos podría provocar una nueva respuesta de Kim Jong Il y desestabilizar toda la región.

Una información de David Jiménez (Enviado Especial) publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El 'puente aéreo'siniestro: Islamabad-Pyongyang

Corea del Norte recibió piezas clave para la fabricación de su bomba atómica gracias al científico paquistaní AQ Khan, en el ataúd de la esposa de un diplomático, muerta misteriosamente

Las ambiciones norcoreanas iban por buen camino a finales de los años 90. El científico AQ Khan, padre de la bomba nuclear paquistaní, había empezado a vender secretos nucleares al régimen comunista y uno de los últimos escollos era completar la operación sin que los servicios secretos estadounidenses, surcoreanos o japoneses detectaran el puente aéreo creado entre Islamabad y Pyongyang.

El sigilo con el que se llevaron a cabo los envíos de alguna de las piezas claves para desarrollar las armas nucleares superó a menudo las conspiraciones de las mejores películas de espías. Khan había pactado en concreto la transferencia de una docena de centrifugadores de la clase P-1 y P-11 capaces de enriquecer uranio, el paso previo para convertir la energía nuclear en bombas. Los acuerdos incluían, además, planos y manuales para convertir energía nuclear en armas.

La misteriosa muerte en 1998 de la esposa del consejero de Asuntos Económicos de la embajada norcoreana en Pakistán, Kang Thae Yun, se convirtió rápidamente en una oportunidad para un nuevo envío. Corea del Norte organizó la repatriación del cadáver y ocultó en el ataúd la pieza del puzzle que le faltaba a su programa nuclear: planos y parte de los componentes de los centrifugadores. Los servicios secretos japoneses siguen a día de hoy convencidos de que Kang Thae Yung fue asesinada después de que Pyongyang sospechara que estaba vendiendo inteligencia militar a terceros países. Su desaparición eliminaba dos problemas al despejar una posible traición y ofrecer una oportunidad inmejorable de transporte.

La operación, desvelada por primera vez en 2002 por el periódico japonés Mainichi Shimbun se completó con el envío de nuevos pedidos a través de vuelos civiles y transporte marítimo. La colaboración entre Pakistán y Corea del Norte había empezado años atrás por puro pragmatismo. «Se trataba de una perfecta coincidencia de intereses. Corea del Norte tenía lo que Pakistán necesitaba [misiles] y los paquistaníes tenían en sus manos reactivar el programa nuclear que Kim Jong Il [líder de Corea del Norte]», según el análisis del Departamento de Estado norteamericano.

Las necesidades militares labraron un extraño matrimonio entre una república islámica que durante la Guerra Fría había estado del lado de EEUU y un régimen comunista. La conexión entre ambos fue en todo momento el profesor Khan, que hace dos años admitió haber vendido tecnología nuclear a norcoreanos, iraníes y libios y que el pasado año recibió una amnistía del presidente paquistaní Musharraf.

Pocos creen que las actividades de Khan pudieran haber tenido lugar sin el conocimiento, al menos, de los poderosos servicios secretos paquistaníes. Lo que Khan creó en los 90 fue un supermercado nuclear en el que unas veces se vendía material por afinidades ideológicas o religiosas (Irán) y otras en trueques considerados de interés nacional (Corea del Norte).

En su autobiografía recién publicada, En la Línea de Fuego, Musharraf relata que sospechó del padre de la bomba nuclear nacional nada más llegar al poder en 1999. Su Gobierno, sin embargo, no reaccionó hasta que EEUU presentó a Islamabad evidencia irrefutable de las actividades de Khan. Para entonces, el líder norcoreano Kim Jong Il contaba ya con todo lo necesario para seguir con su proyecto sin la ayuda de nadie.

Una información de David Jiménez (Enviado Especial) publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


EEUU propone usar su fuerza naval para bloquear Corea

China se muestra por primera vez a favor de aplicar «ciertos elementos» de la carta de la ONU que permitiría un ataque contra Pyongyang

NUEVA YORK.- Estados Unidos ha puesto sobre la mesa el posible bloqueo de Corea del Norte usando su fuerza naval en la zona y con la contribución de otros países dispuestos a inspeccionar todos los cargamentos con destino a Pyongyang.

La propuesta, incluida dentro del régimen de sanciones que Washington pretende impulsar en el Consejo de Seguridad de la ONU como respuesta al ensayo nuclear de Corea del Norte, ha sido recibida con cautela por China y Rusia, con sus intereses territoriales en juego (y la posibilidad de ejercer el derecho al veto).

El embajador chino ante Naciones Unidas, Wang Guangya, admitió ayer por primera vez que su país es favorable a la aplicación de «ciertos elementos» del capítulo VII de la Carta de la ONU, que otorga amplios poderes al Consejo -incluida una acción militar- en el caso de incumplimiento de las resoluciones. Guangya afirmó que su país ve con buenos ojos una «acción firme, aunque constructiva, apropiada y prudente», como respueta a Corea del Norte.

Aun así, el presidente temporal del Consejo, Kenzo Oshima, declaró ayer que tanto China como Rusia han puesto algunas objeciones al paquete de sanciones económicas, en 13 de los puntos propuestos por Estados Unidos. «Estamos haciendo progresos, pero aún no hay acuerdo», admitió John Bolton, que expresó su confianza en sacar adelante una resolución firme esta semana.

«Los chinos han indicado que van a trabajar con nosotros en Nueva York y veremos lo que conseguimos», declaró ayer el secretario asistente de Estado Christopher Hill. «Queremos ir más allá de una carta de protesta. Queremos que el líder norcoreano [Kim Jong Il] se arrepienta del día en que tomó esta decisión», aseguró. «Estados Unidos no se plegará a las intimidaciones de Corea del Norte», dijo por su parte el embajador estadounidense ante la ONU, John Bolton, minutos antes de una nueva reunión del Consejo de Seguridad para debatir las sanciones. En ella el presidente del Consejo, Kenzo Oshima, aseguró que van a necesitarse más consultas a nivel de embajadores y expertos antes de que se llegue a un acuerdo.

Bolton reiteró su intención de que la resolución contra el régimen de Pyongyang sea aprobada bajo el capítulo VII de la carta fundacional de Naciones Unidas, que autoriza la imposición de sanciones económicas y diplomáticas, así como el uso de la fuerza. Al cierre de esta edición, Rusia no habían dado aún indicaciones sobre su respaldo a las sanciones, aunque ponían pegas al recurso al capítulo VII.

«Si los norcoreanos quieren hablar con nosotros, todo lo que tienen que hacer es sacar un billete a Pekín», añadió Bolton, tras rechazar la posibilidad de conversaciones bilaterales. «Pero ésta es la manera que ellos tienen de negociar, con la amenaza y la intimidación... Les ha funcionado en ocasiones anteriores, pero no otra vez».

Bolton informó de que el bloqueo afecta a los artículos de lujo, a la tecnología de uso militar y a los activos financieros relacionados con estos materiales. «La resolución [que tiene 13 puntos] deja claro que la ayuda humanitaria queda excluida», precisó. «No queremos hacer nada por empeorar las condiciones de vida de la gente que ha sufrido bajo este régimen».

«Estamos buscando la manera de asegurarnos que sea muy difícil y muy costoso para Corea del Norte el poder adquirir tecnología para la fabricación de esas armas de destrucción masiva», declaró Christopher Hill. «Y vamos a hacer también que les sea muy difícil conseguir el dinero para adquirirlas». En el Pentágono, entre tanto, empezaron a moverse las piezas para un posible bloqueo naval de Corea del Norte. Altos oficiales de la Marina y del Ejército del Aire informaron a The New York Times de que ya existen suficientes fuerzas en la región para que se ponga en marcha un bloqueo, y que un buen número de efectivos podría desplegarse rápidamente.

Los expertos de las agencias de espionaje norteamericanas han indicado sin embargo que las «indicaciones preliminares» del ensayo norcoreano al este de Punggyeyok hacen albergar serias dudas sobre la veracidad de que haya habido una explosión nuclear. La explosión detectada equivale a un kilotón y tuvo un efecto comparable a un terremoto de nivel cuatro en la escala Richter. Según algunos expertos, un efecto similar puede conseguirse con explosivos convencionales.

Por otra parte, en la madrugada de hoy, la televisión pública japonesa NHK afirmó que Corea del Norte había realizado un segundo ensayo nuclear, citando fuentes de la propia Administración nipona. La información fue desmentida inmediatamente por el Gobierno de Corea del Sur. En Washington, un portavoz de la Casa Blanca se limitó a señalar que su Ejecutivo «no tiene la confirmación» de un nuevo ensayo atómico, descartado posteriormente por los servicios meteorológicos de EEUU y Japón, al no detectar ningún movimiento sísmico irregular en la región.

Una información de Carlos Fresneda (Corresponsal) publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Lo que hay que saber sobre las pruebas nucleares

El test atómico realizado por Corea del Norte ha suscitado dudas sobre cuestiones técnicas relacionadas con estos procedimientos

LONDRES. - La actitud desafiante de Corea del Norte al realizar una prueba nuclear pese a la prohibición de la comunidad internacional suscita preguntas sobre las peculiaridades de estos test.

¿Qué es una prueba nuclear? Suelen llevarse a cabo experimentos con armamento nuclear, en primer lugar, para evaluar si detonarán con éxito, y en segundo lugar, para obtener una medición del daño que podrían infligir en personas, edificios e infraestructuras.

¿Cómo se llevan a cabo las pruebas? Las bombas nucleares se dejan caer desde un avión, se disparan con lanzacohetes, se atan a globos, se amarran a una lancha o se entierran bajo tierra para llevar a cabo las pruebas. Su tamaño varía desde menos de un kilotón hasta más de 20, y la mayor de las pruebas realizadas fue la de la bomba de la Unión Soviética, en 1961, de 50 kilotones. Los científicos registran los niveles de radiación, las ondas expansivas y las vibraciones sísmicas para calcular su potencia.

¿Cuándo se han realizado las pruebas nucleares? Se han llevado a cabo al menos 2.000 pruebas nucleares, más de la mitad de todas ellas en EEUU. La primera, realizada por EEUU el 16 de julio de 1945, formaba parte del proyecto Manhattan, y fue diseñada para estudiar los efectos de una explosión nuclear antes de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Los signatarios del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (TPCEN) detuvieron todas las pruebas en 1996, aunque la India y Pakistán, que no lo firmaron, sí que probaron sus bombas en 1998.

¿Cómo pueden detectarse? El tratado está respaldado por una red mundial de sensores llamada Control de Supervisión Internacional, que recoge las señales de detonaciones nucleares. Este sistema (IMS) combina sismógrafos terrestres que registran ondas expansivas, sensores químicos que detectan partículas de radioactividad en el aire e hidrófobos oceánicos para escuchar las ondas sonoras de baja frecuencia que producen las explosiones que ocurren bajo el agua. Los datos de los sensores son enviados continuamente a la organización del TPCEN en Viena, que a su vez pasa la información a las naciones firmantes del tratado.

¿Cómo se confirma la prueba? La mayoría de los países cuentan con equipos especializados de científicos en estado de alerta para analizar datos sísmicos y de cualquier otro tipo para confirmar la ubicación y el tamaño de una prueba nuclear. Aunque las ondas sísmicas pueden utilizarse para distinguir entre explosiones y terremotos, no pueden diferenciarse las explosiones nucleares de detonaciones convencionales. Para confirmar que es nuclear, los científicos comprueban las muestras del aire en busca de isótopos de gas xenón, producidos por las explosiones nucleares.

¿Puede ocultarse? Sí. Las bombas nucleares producen ondas expansivas más débiles, que equivalen a explosiones convencionales equivalentes, porque hay más energía que genera calor y radiación. Los sismólogos creen que la prueba norcoreana liberó una potencia equivalente a 550 toneladas de TNT, lo que sugiere que se probó un dispositivo nuclear de un kilotón. Pero la bomba podría haber sido hasta cinco veces mayor si se hubiera «desacoplado» parcialmente, técnica utilizada para atenuar las ondas expansivas sísmicas mediante la explosión de la bomba en el interior de una cámara, en lugar de colocarla cerca de la roca que la rodea. En teoría, es posible amortiguar las ondas expansivas hasta 40 veces si se desacopla por completo.

¿Es posible que Corea del Norte lance un misil nuclear? Muchos expertos sospechan que Corea del Norte aún está por desarrollar una bomba nuclear lo suficientemente pequeña y ligera como para ser lanzada en un misil de largo alcance. El país ha desarrollado misiles Taepodong-1, con un alcance de 2.000 kilómetros, y en la actualidad trabaja en el Taepodong-2 de 5.000 ó 6.000 kilómetros de alcance.

Una información de Ian Sample publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Corea a EE UU: diálogo o guerra nuclear

El régimen de Pyongyang exige a Washington una negociación directa para «evitar» un futuro conflicto atómico tras la prueba subterránea. El Consejo de Seguridad de la ONU ultima un borrador de sanciones apoyado incluso por China

TOKIO, NUEVA YORK - Un día después de anunciar una prueba nuclear subterránea que condenó horas después el Consejo de Seguridad de la ONU, Corea del Norte exigió ayer a EE UU un diálogo para evitar un futuro conflicto atómico. El régimen comunista de Pyongyang pidió un diálogo directo con Washington para obtener el compromiso estadounidense de que no tratará de derrocar a Kim Jong Il.

«Lo que necesitamos es la seguridad de Corea del Norte, incluidas garantías [de supervivencia] para nuestro régimen», explicó un responsable político norcoreano citado por la agencia de noticias surcoreana Yonhap y la japonesa Kyodo. Pyongyang asegura que, por el momento, Washington ha desestimado todas sus «llamadas a la negociación».

Corea del Norte realizó el pasado lunes una prueba nuclear subterránea destinada, según el régimen comunista, a incrementar su poder de disuasión ante Estados Unidos. Ese ensayo fue condenado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en una reunión urgente que abrió las puertas a posibles sanciones contra el Estado norcoreano con la eventual aprobación de una resolución que aplique el Capítulo 7 de la Carta de la ONU, donde se incluyen castigos económicos y la opción militar. En su primera respuesta a las advertencias de la ONU, el representante norcoreano no descartó que su país vuelva a realizar pruebas nucleares similares a la que acaba de poner en vilo a la comunidad internacional.

«Queremos que esta situación concluya antes de que se dé la infeliz posibilidad de que tengamos que disparar misiles nucleares, y esto depende de cómo actúe Estados Unidos», dijo el diplomático. A pesar de que Corea del Norte se unió al club de potencias militares con armamento nuclear, el portavoz aseguró que su país «está deseando abandonar sus armas nucleares y volver a las conversaciones a seis bandas en cualquier momento, siempre y cuando Estados Unidos tome las medidas oportunas». Estas conversaciones, en las que participaban ambas Coreas, EE UU, China, Japón y Rusia, se hallan estancadas desde noviembre debido al boicot del Norte, que para volver a la mesa del diálogo demanda la retirada de las sanciones financieras impuestas por Washington contra firmas norcoreanas acusadas de lavar dinero.

Acorralamiento a Corea del Norte hasta que cese en sus intenciones nucleares. Ésta fue la línea sobre la que se escribieron las peticiones de Japón al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas durante las negociaciones de ayer, que se llevaron a cabo entre los cinco miembros permanentes de este órgano (EE UU, Reino Unido, Francia, Rusia y China, y el propio país nipón.

El presidente de turno del Consejo de Seguridad, el japonés Kenzo Oshima, indicó que «tenemos buenas discusiones» en referencia a las reuniones que tuvieron lugar en la sede de la ONU, mientras que reconoció que «mi Gobierno considera tomar medidas adicionales» contra Corea del Norte. Según ha podido saber LA RAZÓN, Japón ha pedido «la prohibición del permiso a cualquier barco norcoreano a atracar en los puertos [de los miembros del Consejo de Seguridad], el aterrizaje o despegue de aviones, la prevención de importación de sus productos y la entrada de altos funcionarios», además del establecimiento de otras sanciones.

Una información de M. Torres publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Bush se enfrenta a la crisis con las mismas medidas que hace 50 años

Washington - El Gobierno de EE UU ha intentado amenazar, sancionar, atraer y seducir a Corea del Norte. Ha utilizado todas las tretas de que dispone la diplomacia, y siempre sin éxito. Ni los palos más contundentes ni las zanahorias más dulces han convencido a Pyongyang de que abandone su aislamiento. La última provocación a la comunidad internacional, el supuesto ensayo nuclear, ha devuelto la férrea retórica al debate. Estados Unidos negocia una dura resolución en el Consejo de Seguridad, pero la opinión de los expertos es apabullante: el régimen norcoreano parece dispuesto a capear cualquier tormenta para ganar el estatus y el respeto de una potencia nuclear.

Con Corea del Norte todas las opciones son malas. Una ofensiva militar de Estados Unidos contra el régimen de Kim Jong Il provocaría un contraataque sobre su vecino Seúl que pondría en peligro a decenas de miles de personas, incluidos los 28.000 soldados estadounidenses en Corea del Sur.

El Ejército norteamericano lleva cinco décadas actualizando sus planes de guerra contra la península, pero sus filas están hoy constreñidas por los conflictos en Irak y Afganistán, y, de todas formas, esos planes se han quedado obsoletos.

Una información de Marta G. Hontoria publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


EE UU y sus aliados desconfían de la bomba «fantasma» norcoreana

Pekín - La veracidad del comunicado realizado el pasado lunes por Corea del Norte de que había efectuado con éxito una prueba nuclear aún está por confirmar pese a que han pasado más de 24 horas desde que se registrara la explosión. La Administración estadounidense ha optado por la prudencia y desde el principio el presidente George W. Bush ha limitado su condena al anuncio lanzado por el régimen de Pyongyang. Si bien no cabe ninguna duda de que en efecto se produjo una detonación en suelo norcoreano, ya que ésta fue inmediatamente registrada por distintos observatorios internacionales, los expertos aún discutían ayer sobre su magnitud y si fue o no un éxito.

Según las distintas evaluaciones, la potencia de la explosión varía entre los 0,5 y los 15 kilotones. Un kilotón equivale a 800 toneladas de TNT. Varios medios de comunicación estadounidenses aseguraron ayer que la potencia era de menos de un kilotón lo que podría haberse logrado detonando explosivos convencionales. A modo de ejemplo, la bomba arrojada en la ciudad japonesa de Hiroshima al final de la Segunda Guerra Mundial fue de 13,5 kilotones y alguno de los misiles con los que cuenta actualmente Estados Unidos tiene hasta 500.

Confirmación rusa

Por este motivo, científicos estadounidenses han afirmado que llevará algunos días afirmar si efectivamente se utilizó energía atómica u otra fuente. Sin embargo, ésta no es la opinión de otros países. Rusia fue uno de los primeros en confirmar el lunes que efectivamente se trata de una explosión atómica subterránea y ayer, a raíz del mensaje dubitativo de Bush, volvió a hacerlo.

El ministro de Defensa del país, Sergei Ivanov, se apresuró a aclarar que, según sus datos, la potencia se situó entre los 5 y los 15 kilotones y añadió que disponían de «información exacta sobre el lugar en el que se realizó la prueba». «La ejecución de la prueba nuclear fue detectada por nuestros medios técnicos militares y aquí no puede haber ningún error», afirmó el general Vladimir Dvorkin, ex jefe del Instituto de investigaciones científicas del Ministerio de Defensa de Rusia.

El general explicó a la agencia Interfax que existe una serie de criterios que permiten «distinguir con gran precisión una explosión nuclear de una convencional, por ejemplo de la detonación de un centenar de toneladas de explosivo convencional». «Las explosiones atómicas y las no nucleares tienen distintas características en lo que se refiere al frente de la onda expansiva, su longitud y otros parámetros», puntualizó. También el Gobierno de Corea del Sur se apresuró a indicar que da por hecho que Pyongyang realizó una prueba atómica.

El ministro de Unificación surcoreano, Lee Jong Seok, matizó a la agencia local Yonhap que llevará algún tiempo verificar el «test». A su juicio, Corea del Norte se apresuró a hacerlo oficial para «asegurarse el estatus de potencia nuclear 'de facto'». Los gobiernos chino, ruso y surcoreano mantienen una vigilancia permanente en las zonas fronterizas con Corea del Norte para detectar posibles incrementos del nivel de radiactividad, que hasta ahora no ha sufrido variación.

Pese a que tanto EE UU, Reino Unido y Japón han pedido medidas punitivas contra Pyongyang, el primer ministro surcoreano, Han Myung Sook, advirtió ayer de que Seúl no apoyará ninguna resolución de la ONU que implique la posibilidad del uso de la fuerza militar.

Una información de María Piñeiro publicada por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Pyongyang amenaza con lanzar misiles nucleares para forzar el diálogo con EE.UU.

SEÚL. Sin recursos naturales, sin petróleo y sin dinero, el dictador de Corea del Norte, uno de los países más pobres y herméticos del mundo, no tiene absolutamente nada para mantenerse en el poder. Nada salvo, claro está, la tecnología nuclear que ha desarrollado durante los últimos años, que ya ha empezado a utilizar como su única arma diplomática. Tras la detonación de una bomba atómica el lunes, Pyongyang puso ayer sus cartas sobre la mesa para explicar los motivos que le han llevado a efectuar dicha prueba, condenada por la comunidad internacional. A través de un diplomático citado por la agencia de noticias surcoreana, Yanhop, y por la japonesa, Kyodo, el régimen estalinista amenazó con disparar misiles nucleares para forzar la negociación directa con Estados Unidos.

«Esperamos que la situación se resuelva antes de que se produzca un desafortunado incidente por el lanzamiento de alguno de nuestros cohetes», planteó el diplomático norcoreano, quien aseguró que «todo dependerá de cómo actúe EE.UU.».

Con este chantaje, Corea del Norte confirmó lo que busca desde el primer momento: obligar a la Administración Bush a mantener unos contactos bilaterales con el fin de desbloquear las conversaciones a seis bandas celebradas en Pekín para lograr su desarme.

Aunque el régimen estalinista se comprometió en noviembre del año pasado a renunciar a las bombas atómicas que aseguraba poseer desde febrero, el acuerdo encalló enseguida por la insistencia de Pyongyang en mantener su programa nuclear con fines civiles. Una posibilidad que Washington rechaza y que, junto a las últimas sanciones impuestas por unas supuestas acusaciones de blanqueo de dinero, han puesto a Corea del Norte contra la espada y la pared.

Con su economía totalmente arruinada y con la población al borde de una nueva hambruna, este pequeño país, que permanece cerrado al exterior, necesita de la ayuda humanitaria para garantizar la subsistencia de sus 23 millones de habitantes. Pero dicha asistencia no llegará si Pyongyang no se pliega a las exigencias de la Casa Blanca, por lo que se ha lanzado a la desesperada a practicar la «diplomacia atómica».

En este sentido, el diplomático no ocultó que el ensayo nuclear era «una muestra de nuestra intención de sentarnos cara a cara con EE.UU. a la mesa de negociaciones», al tiempo que insistió en «nuestro derecho como nación independiente y soberana» para llevar a cabo tales pruebas.

Pero la presión del régimen estalinista sigue sin surtir efecto en Washington, que rechaza cualquier tipo de diálogo directo y remite todos los contactos a las conversaciones a seis bandas de Pekín, que incluyen también a Corea del Sur, China, Japón y Rusia. «Esta es la típica forma de negociar de Corea del Norte, mediante amenazas e intimidación», denunció el embajador norteamericano en la ONU, John Bolton.

La posición de la Administración Bush está determinada por la opinión de los analistas internacionales, quienes dudan de que Corea del Norte sea capaz de montar una ojiva nuclear en sus misiles.

Efectos devastadores

Mientras los expertos intentan calcular la verdadera potencia de la bomba norcoreana y si la prueba fue un éxito o un fracaso -algo que todavía tardará algún tiempo en saberse con precisión-, lo cierto es que sus efectos diplomáticos han sido devastadores.

Con esta provocación, el régimen de Pyongyang se ha ganado el rechazo hasta de China, su principal aliado y uno de sus pocos salvavidas junto a Corea del Sur y Rusia. No en vano, el comercio entre Corea del Norte y el gigante asiático creció un 55 por ciento el año pasado al pasar de 877 millones de euros a 1.356 millones.

Por eso, el dictador norcoreano, Kim Jong-il, no debería tomarse a la ligera las palabras del portavoz de Exteriores chino, Liu Jianchao, quien manifestó que «la prueba nuclear tendrá un impacto negativo en nuestras relaciones». A pesar de su enfado, que le llevará a no vetar las sanciones económicas que el Consejo de Seguridad de la ONU decida contra Pyongyang, Pekín apuesta por la negociación y rechaza cualquier acción militar.

Y es que lo último que le interesa a China es una guerra a las puertas de su frontera o un derrumbe del régimen estalinista, que llenaría su territorio de refugiados y traería más inestabilidad al coloso oriental y al ya de por sí convulso continente asiático.

Una información de Pablo M. Díez (Enviado Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La última frontera de la Guerra Fría

PANMUNJEOM. Se llama «zona desmilitarizada», pero es una de las regiones del mundo con más concentración de armas, soldados y minas por metro cuadrado. Y no es para menos, ya que se trata de la última frontera que queda en pie de la época de la Guerra Fría, separando todavía a las dos Coreas tras la guerra civil librada hace ya medio siglo.

Desde el 27 de julio de 1953, cuando se firmó el armisticio que puso fin al conflicto sin llegar a firmarse un tratado de paz, una franja de «tierra de nadie» de cuatro kilómetros de ancho recorre el Paralelo 38 y parte por la mitad la península coreana.

Al sur, se encuentra uno de los «tigres asiáticos» que más se ha desarrollado en las últimas décadas, mientras que al norte resiste a duras penas uno de los países más pobres y cerrados del planeta, dirigido con mano de hierro por el régimen estalinista que pilota el dictador Kim Jong-il.

Entre medias, a 62 kilómetros al norte de Seúl y 215 al sur de Pyongyang, se levanta el puesto fronterizo de Panmunjeom, un «área de seguridad conjunta» donde los soldados estadounidenses y surcoreanos patrullan a escasos metros de los militares de Corea del Norte, separados sólo por una raya pintada en el suelo.

En dicho lugar, donde se acordó el fin de las hostilidades y aún se sigue dialogando sobre la paz y la reunificación, la tensión en el ambiente se masca estos días más que nunca por el ensayo nuclear de Pyongyang.

Con medio cuerpo oculto tras las casetas azules situadas frente al Museo de la Paz, los oficiales surcoreanos aguantan la impenetrable mirada de los hieráticos soldados del Norte en una especie de duelo silencioso que ya se ha convertido en un reclamo turístico.

Miles de personas

Debido a su trascendencia histórica, miles de personas acuden cada día tanto el «check-point» de Panmunjeom como el cercano complejo de Imjingak, levantado a orillas del río que marca la frontera natural entre los dos países. «Quizás hoy han venido menos, pero no dejamos de tener visitas», explicaba ayer un guía local, un día después de que Corea del Norte hubiera detonado su bomba atómica.

Y es que los «encantos» de la «zona desmilitarizada» son muchos: desde el Puente Sin Retorno donde ambos bandos se intercambiaban espías hasta el claustrofóbico tercer túnel, cuyo kilómetro y medio de longitud fue excavado por Pyongyang a 300 metros de profundidad para que su Ejército pudiera invadir al vecino del Sur.

Aunque el régimen estalinista siempre ha negado esta acusación, Seúl descubrió en los 70 otras tres galerías subterráneas con las que sus militares pretendían penetrar en el país.

Otro de los puntos de interés es el observatorio del Monte Dora. Con unos prismáticos, desde aquí se puede contemplar cómo los campesinos se esmeran en sus faenas agrícolas en el primer pueblo norcoreano al otro lado de la frontera, Daeseondong.

A pesar del polígono industrial y de las dignas viviendas construidas intencionadamente en esta localidad, escaparate propagandístico del régimen estalinista, su imagen dista mucho de la que ofrece el lado sur. Mientras en Daeseondong destacan una altísima bandera de la República Democrática Popular de Corea y una enorme estatua del «padre de la patria», Kim Il-sung, en Imjingak hasta se ha instalado un parque de atracciones con unos carruseles y un barco vikingo, como el de las ferias, al lado de los aviones y tanques que participaron en la sangrienta contienda.

Campana de la Paz

Junto a ellos, se erigen la Campana de la Paz y el Puente de la Libertad, que 12.773 prisioneros de guerra surcoreanos cruzaron en 1953 para volver a su casa tras el armisticio. Por su parte, muchos soldados norcoreanos prefirieron no regresar al opresivo país comunista, como se recuerda en las banderas y cintas conmemorativas colgadas en la valla que impide el acceso al puente.

Tras ella, pasa un tren que se dirige a la estación de Dorasan, construida en plena «zona desmilitarizada» gracias al «deshielo» de las relaciones entre las dos Coreas por la reunión de sus presidentes en el año 2000.

Aunque esta línea ferroviaria iba a seguir hasta Pyongyang y a enlazar luego con el Transiberiano para llegar a Europa, en la actualidad acaba a pocos metros de la estación ubicada en el lado norcoreano.

Toda una metáfora de las relaciones entre ambos países, que han entrado en una vía muerta de muy difícil salida.

Soldados de camuflaje junto a atracciones de feria

Mientras el barco vikingo del complejo de Imjingak se balancea para solaz de sus ocupantes, en su mayoría turistas chinos, un camión del Ejército con soldados de camuflaje enfila hacia la «zona desmilitarizada». A pesar de las concesiones al negocio, la frontera entre las dos Coreas es uno de los puntos más calientes del planeta, como demuestran las patrullas con fusiles en ristre, las vallas que recorren el horizonte y el alambre de espino y las barricadas en las carreteras. «Creo que la gente tiene miedo, pero nosotros no estamos todavía en alerta», reconoce, mientras apura su hamburguesa en el McDonald´s de Munsan, el soldado Summers, uno de los 28.000 militares de Estados Unidos desplegados en el país. Los surcoreanos de la frontera, campesinos que pasean por los caminos al atardecer, se han acostumbrado a su presencia como un elemento más del paisaje de la «zona desmilitarizada».

Una información de Pablo M. Díez (Enviado Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El nuevo primer ministro japonés descarta recurrir a las armas atómicas en el futuro

SEÚL. Aparte de los peligros que entraña, por sí mismo, el arsenal atómico de Corea del Norte, otro de los riesgos es que desate una carrera armamentística tanto en su vecino del sur como en Japón. Ante este temor, el nuevo primer ministro nipón, Shinzo Abe, aclaró ayer que «no habrá cambios en nuestros principios no nucleares».

El Parlamento del imperio del Sol Naciente aprobó una declaración de repulsa porque «como único país que ha sufrido un ataque nuclear, Japón condena las acciones de Corea del Norte y le exige que abandone su programa atómico». Para ello, el Gobierno nipón no descarta la imposición de severas medidas económicas. Entre ellas, un bloqueo comercial y la no admisión en su país de ciudadanos norcoreanos.

Unas medidas que también sopesa EE.UU., que en principio no se muestra dispuesto a utilizar la fuerza contra el régimen estalinista de Pyongyang. «Mantenemos la opción militar sobre la mesa porque Corea del Norte debe saberlo, pero el presidente Bush ha dejado muy claro que quiere que este problema se resuelva pacífica y diplomáticamente», reveló el embajador norteamericano en la ONU, John Bolton.

Una información de Pablo M. Díez (Enviado Especial) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La ONU fija criterios sobre sanciones «prudentes» contra Corea del Norte

NACIONES UNIDAS. El embajador estadounidense, John Bolton, salió ayer de la reunión del Consejo de Seguridad con renovado aire de optimismo, tras obtener el apoyo de China para aprobar sanciones de la ONU contra Corea del Norte. El gigante asiático, que mantiene importantes lazos comerciales con el Gobierno de Pyongyang, había sido hasta ahora su mayor defensor en la ONU y el principal obstáculo para apretarle las tuercas.

«Necesitamos una respuesta firme y constructiva, pero prudente», matizó el representante de Pekín en la ONU, Wang Guangya. Desde China, el ministro de Exteriores, Liu Jianchao, precisó que las acciones militares contra Corea del Norte «serían inimaginables». El presidente, Hu Jintao, insistió en que la crisis debe solucionarse a través del diálogo y pidió a los actores internacionales que «eviten acciones que puedan llevar a una escalada de la violencia o a una pérdida de control», informó la agencia oficial Xinhua.

En la misma línea se había pronunciado el Gobierno ruso, pero nada de eso afecta a los planes estadounidenses, que según Bolton mantienen la opción militar sobre la mesa «porque Corea del Norte necesita saber que están ahí», dijo en entrevista con la cadena CNN. «Nuestra clara preferencia es resolver esto pacíficamente», afirmó. El portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, dijo que el objetivo es lograr que Corea del Norte vuelva a las conversaciones a seis suspendidas hace un año.

En la ONU, Bolton indicó que su país no está dispuesto a renunciar a una respuesta contundente en pro de la rapidez. «Queremos las dos cosas», precisó. Lo que más ayudaría para agilizar las negociaciones sería «conseguirles instrucciones a los rusos», bromeó, ya que aparentemente se sentaron ayer en la reunión del Consejo de Seguridad sin claras indicaciones de su Gobierno sobre cómo modificar la propuesta de resolución que presentó la víspera Estados Unidos.

Quienes sí lo hicieron fueron los miembros de la misión china, que parecen tener muy claro lo que quieren ver sobre el papel. «A menudo, en este tipo de discusiones, cuando se pone el asunto por escrito se descubre que las diferencias pueden resolverse más fácilmente de lo que se pensaba», animó Bolton, tras anunciar que los expertos de ambas delegaciones trabajaban juntos en las correcciones al borrador.

Prohibir los objetos de lujo

Las sanciones propuestas por Washington afectan a todos los bienes que puedan ser utilizados con fines militares, pero también a objetos de lujo, con lo que se espera castigar directamente al excéntrico dictador coreano y a sus colaboradores. «La forma en la que funciona el Gobierno de Corea del Norte es que se involucra en este tipo de actividades (de fabricación y venta de armas de destrucción masiva), adquiere divisas de peso y las usa para mantener a la élite en el estilo de vida al que están acostumbrados», explicó Bolton durante su entrevista televisiva.

La resolución concedería también autoridad a la ONU para revisar cada barco que entrase o saliese del país. Bolton recordó que hace unos años se interceptó un barco de Corea del Norte, con destino a Yemen, que había escondido misiles bajo 15 o 20 capas de sacos de cemento. Japón, que es el vecino más preocupado por la potencial adquisición coreana de armas nucleares, apoya duras sanciones económicas e incluso se muestra partidario de mantener abierta la opción militar.

Una información de Mercedes Gallego (Corresponsal) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Washington duda de que la explosión norcoreana fuera una prueba atómica

NUEVA YORK. Oficialmente, el Gobierno americano no se pronunciará hasta que se hayan concluido los análisis para determinar qué provocó el movimiento sísmico que se detectó en Corea del Norte en la madrugada del lunes, y que ese país clama fue el resultado de exitosas pruebas nucleares. En privado, el Gobierno de George W. Bush duda incluso de que se tratase de una explosión nuclear, y aventura que por lo menos fue parcialmente fallida.

Así lo recogían ayer dos periódicos estadounidenses, The New York Times y The Washington Post, basándose en las confidencias de sus fuentes gubernamentales y en testimonios de analistas privados. El propio Tony Snow, portavoz de la Casa Blanca, dejó caer ayer la sospecha cuando preguntó a los periodistas si de verdad creían que los científicos norcoreanos podían haber avanzado tanto en los dos años transcurridos desde la partida de los inspectores de la ONU. Y aunque los expertos de todo el mundo siguen analizando las muestras recogidas en la zona, la Casa Blanca advierte de que puede que nunca se sepa con certeza lo ocurrido. No es que eso cambie la situación.

«Nuclear o no, hicieron una declaración celebrando que han desarrollado armas y las han disparado, y eso por sí mismo ha convencido a las partes de que tenemos que trabajar juntos», explicó Snow. «La región estará mejor si nadie tiene que preocuparse de si Corea del Norte tiene o no armas nucleares. En su opinión, el anuncio del Gobierno de Pyongyang era «una deliberada provocación» cuyo objetivo era «asustar y desestabilizar la región» para forzar a EE.UU. a establecer negociaciones directas. Algo que, advirtió, «es un patrón de conducta que en el pasado les ha funcionado, pero que no les va a funcionar más».

Los expertos explican que la potencia de la detonación es mucho menor de la que habitualmente conlleva una explosión nuclear, por lo que pudo ser realizada con explosivos convencionales.

Una información de Mercedes Gallego (Corresponsal) publicada por el diario ABC el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


China acepta por primera vez la imposición de sanciones al régimen norcoreano 

Pekín / Nueva York - El Gobierno chino descartó ayer la posibilidad de una intervención militar contra Corea del Norte, que según dijo es "inimaginable", pero admitió, en un giro de 180 grados en su política, la aplicación de sanciones por parte de la ONU. Por su parte, Estados Unidos y Japón quieren que el Consejo de Seguridad traduzca ahora sus preocupaciones por la supuesta prueba nuclear en acciones concretas, en forma de sanciones económicas y diplomáticas. El lenguaje de la futura resolución deberá modularse para que cuente con el apoyo de Pekín.

"Pensamos que el Consejo de Seguridad debe tomar medidas adecuadas, pero cualquier acción debe ayudar a lograr una península coreana desnuclearizada a través de los esfuerzos diplomáticos, el diálogo y las consultas", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores chino.

El Gobierno de Pekín aseguró que la prueba realizada el lunes "tendrá sin ninguna duda un impacto negativo en las relaciones entre China y Corea del Norte", pero insistió en que continuará la política amistosa con su vecino. Las negociaciones multilaterales para el desmantelamiento del programa nuclear norcoreano se encuentran paralizadas desde finales del año pasado. En ellas, además de Corea del Norte, Estados Unidos y China, participan Corea del Sur, Rusia y Japón.

La prueba atómica ha supuesto una bofetada para los esfuerzos diplomáticos de China, que desde 2003 ha acogido sin éxito varias rondas de negociaciones. Hasta tal punto que el ministro de Exteriores de Australia -uno de los pocos países con embajada en Pyongyang-, Alexander Downer, dijo ayer que el régimen de Kim Jong-il había "humillado a China" con la explosión.

Pekín se ha opuesto continuamente al uso de sanciones económicas para resolver la crisis, pero la realización de la prueba -a pesar de las repetidas advertencias chinas para que no la llevara a cabo- ha colocado al Gobierno del presidente Hu Jintao entre la espada y la pared, lo que podría obligarle a aceptar medidas más duras.

El papel de China será clave a la hora de solventar el conflicto, dado que es el principal valedor de Corea del Norte. El 80% de la ayuda que recibe el país estalinista y el 50% de su comercio tienen lugar con su vecino aliado, según el ministro Downer.

Qué pasos dará Pekín está por ver. Los analistas creen que el fracaso de la política que ha mantenido hasta ahora le obligará a aceptar la imposición de sanciones internacionales, lo que afectará a sus relaciones con Corea del Norte, pero que de ningún modo respaldará una acción militar.

Embargo comercial

Mientras tanto, en Nueva York, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Japón se reunieron ayer dos veces para discutir la respuesta al desafío norcoreano. La pasada madrugada, los expertos jurídicos estuvieron dando forma a un texto con la docena de ideas planteadas por Estados Unidos, que incluyen una batería de sanciones que pasaría por un embargo total de armas, la congelación de activos financieros y restricciones al comercio de material militar y de artículos de lujo que puedan ser utilizados en el programa nuclear. Además, se quieren controlar las mercancías que entren o salgan de Corea del Norte.

Japón, que ocupa la presidencia de turno en el consejo, es más severo y pide que ningún país permita el aterrizaje de aviones norcoreanos en su territorio ni el atraque de barcos, además de prohibir los viajes a altos funcionarios del régimen.

El Gobierno de Tokio considera la prueba nuclear como un acto hostil que pone en riesgo la paz y la estabilidad en todo el norte de Asia. Por eso su embajador, Kenzo Oshima, considera que deben adoptarse "medidas apropiadas" para forzar a Pyongyang a renunciar a su ambición atómica. "Sabemos dónde estamos y hacia dónde queremos ir", subrayó.

El primer borrador de resolución hecho circular ayer por Estados Unidos expresa una condena enérgica a la prueba nuclear y pide a Pyongyang que vuelva de "inmediato" y "sin condiciones previas" a la mesa de negociaciones a seis bandas. El embajador estadounidense, John Bolton, dijo ayer que su país no se va a dejar intimidar por el régimen norcoreano y dejó claro que el presidente, George W. Bush, quiere resolver el problema por la vía pacífica. "Han tenido éxito con otros países, pero no con nosotros", remachó.

Una información de Jose Reinoso y Sandro Pozzi publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Washington y Tokio quieren abrir la puerta al uso de la fuerza 

Nueva York / Pekín - Estados Unidos y Japón se han fijado un objetivo en las negociaciones del Consejo de Seguridad: pactar antes de que acabe la semana un texto que tome como base el Capítulo 7 de la Carta de la ONU, disposición que prevé el recurso a la acción militar en última instancia. "Trabajaremos las 24 horas", dijo el embajador estadounidense, John Bolton, que explicaba que la resolución pretende impedir que Corea del Norte se convierta por la vía clandestina en una potencia nuclear con capacidad para lanzar la bomba atómica.

La Administración Bush descarta la amenaza al uso de la fuerza en esta fase, aunque insiste en que es el momento para lanzar un mensaje firme y unificado. China, con poder de veto, está dispuesta a cooperar en la definición de una resolución "firme" y que contenga "acciones punitivas", según dijo su embajador, Wang Guangya, pero insiste en que la respuesta debe ser "prudente" y "apropiada". Pekín, que hasta la fecha había defendido la vía del diálogo sobre la sancionadora, teme que una reprimenda demasiado severa acabe desestabilizando el régimen e introduzca al país comunista en una crisis humanitaria. "La vía diplomática sigue abierta", reiteró el representante chino.

Los países no han entrado aún en especificidades sobre la resolución. Las acciones anteriores del Consejo de Seguridad ante la intransigencia norcoreana, como la resolución 1.695 del pasado julio, se han basado en el artículo 41 de la Carta, que limita las sanciones al ámbito económico y diplomático. Pero el Gobierno chino reconoce que está perdiendo la paciencia, lo que podría animarle a aceptar que el próximo movimiento se haga basándose en el Capítulo 7 del texto fundacional, como defienden EE UU y sus aliados.

Negociación multilateral

"Seguimos discutiendo en los detalles", dijo Bolton. Washington insiste en que el objetivo es conseguir que Pyongyang vuelva a la mesa de negociación y que se reincorpore al Tratado de No Proliferación nuclear (TNP), del que se retiró en 2003. Bolton dijo que Estados Unidos está dispuesto a entablar una discusión directa con Corea del Norte en el marco de las negociaciones a seis bandas, pero no bilateral. "Si quieren hablar con nosotros, lo único que tienen que hacer es sacarse un billete a Pekín", remachó.

Según un funcionario norcoreano, citado sin identificar por la agencia surcoreana Yonhap, Pyongyang sólo regresará a la mesa negociadora si Washington hace concesiones. "Seguimos estando dispuestos a abandonar los programas nucleares y a volver a las conversaciones a seis bandas si Estados Unidos toma las medidas correspondientes", dijo. Pero advirtió que su país está dispuesto a colocar cabezas nucleares en misiles y a realizar nuevas pruebas atómicas "dependiendo de cómo evolucione la situación".

Una información de Jose Reinoso y Sandro Pozzi publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Estados Unidos investiga si la explosión subterránea de Corea del Norte fue nuclear 

Algunos expertos dudan que el país tenga capacidad para fabricar una bomba atómica

Washington - Estados Unidos trata de averiguar si es cierto que la explosión que hubo en la madrugada del lunes cerca de Gilju, en Corea del Norte, fue o no una prueba nuclear, pero la respuesta puede tardar un tiempo en despejarse. Hubo una explosión subterránea que quedó registrada en los sismógrafos, como ocurre cuando hay un terremoto, pero no hay por ahora nada que garantice que su origen fuera nuclear. Con los expertos divididos en sus análisis, la Casa Blanca prefirió no aventurar: "Saber exactamente lo que ocurrió puede llevar un cierto tiempo a los científicos", dijo el portavoz, Tony Snow.

Tony Snow no reveló -"por razones de seguridad, para proteger fuentes y métodos"- los procedimientos que el Gobierno está empleando para saber qué ocurrió (datos sísmicos, señales electrónicas y análisis atmosféricos de partículas), pero aseguró que se harán públicos los resultados. También se curó en salud y dijo que "existe la remota posibilidad de que nunca lleguemos a saberlo", aunque dijo que habrá muchos más datos en el espacio de dos días.

El portavoz incluso especuló con la posibilidad de que el material explosivo sea producto de anteriores investigaciones y que el Gobierno norcoreano haya decidido hacerlo pasar por una prueba nuclear. Snow añadió que Estados Unidos no sabe "si Corea del Norte tiene o no capacidad para colocar una bomba nuclear en uno de sus misiles".

Las dudas de la Casa Blanca, compartidas por el Pentágono y similares a las que expresó en junio con motivo del lanzamiento experimental de cohetes estratégicos norcoreanos, no rectifican el juicio de que Pyongyang representa una grave amenaza para la comunidad internacional ni deben ser interpretadas, aclaró Snow, como un intento de restar gravedad a la situación: "Lo que ha ocurrido es importante, aunque hay muchas cosas que no están claras".

Impacto pequeño

Según el análisis de Anthony Cordesman en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, "el impacto sísmico es relativamente pequeño". El Instituto Geológico de Estados Unidos detectó un temblor de 4,2 grados en la escala Richter. "Puede haber sido el fracaso de una prueba más ambiciosa, puede haber sido una prueba con material altamente enriquecido, pero sin llegar a ser material nuclear", según Cordesman, que cree que no será fácil, a corto plazo, determinarlo con exactitud. "Y tampoco tenemos la certeza de que Corea del Norte posea la tecnología capaz de construir una bomba atómica o colocar una cabeza nuclear en un misil" (...) "Harían falta varias pruebas subterráneas para desarrollar esa capacidad, aunque hay avances en pruebas y simulaciones que ya han usado India y Pakistán".

Una fuente de inteligencia citada por The Washington Times también cree que la magnitud de la explosión entra dentro de lo registrado en anteriores pruebas nucleares, "pero también se puede lograr a partir de la acumulación de una fuerte cantidad de explosivos". Es posible también que la baja intensidad registrada fuera el resultado de una detonación parcial, de un relativo fracaso: es la tesis que defienden científicos consultados por The New York Times como Philip E. Coyle, que fue director de pruebas de armas en el Pentágono: "Si es una primera prueba, ha sido más pequeña y menos exitosa de las que hicieron otras potencias nucleares". Coyle no descarta que los norcoreanos lo hayan querido así, "pero también es muy posible "hayan intentado hacer algo más fuerte y no les haya salido", afirma.

En todo caso, aporta George Perkovich en un análisis de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, "si se llega a la conclusión de que es un fracaso, es imperativo que el Consejo de Seguridad tome todas las medidas para impedir que Corea del Norte repita de nuevo una prueba", porque, "como ocurrió con misiles, el fracaso podría acentuar la determinación de Pyongyang de salvar la cara intentándolo de nuevo".

Esfuerzo diplomático

Perkovich, que cree que la prueba pone de manifiesto la frustración y la determinación de Corea del Norte, recomienda que Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur se impliquen en "un esfuerzo diplomático intensivo para que Asia no caiga en una carrera armamentística". Por parte de Washington, el momento no es el mejor, señala el asesor internacional de un congresista, "no sólo porque coincide con una situación muy difícil en Irak o con la incertidumbre de la negociación nuclear con Irán; el problema es que esto ocurre cuando la credibilidad internacional y nacional del presidente está muy debilitada, y cuando estamos cerca de unas importantes elecciones legislativas sobre las que hay otro elemento de distracción como el escándalo [por los mensajes con contenido sexual a adolescentes enviados por el congresista] Foley".

El senador John McCain entró ayer con fuerza en la pelea sobre las responsabilidades de la crisis y recordó "a Hillary Clinton, y a otros demócratas que critican a Bush, que el acuerdo que el Gobierno de su marido negoció fue un fracaso", porque Pyonyang "recibió millones y millones en ayuda, y desvió mucho dinero a asuntos militares".

Una información de José Manuel Calvo publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Japón afirma que no se dotará de armas atómicas 

Pekín - "La posesión de armas nucleares no es en absoluto una opción para nuestro país". Así lo dijo ayer el primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien quiso calmar el temor de la comunidad internacional ante la posibilidad de que Japón opte por desarrollar la bomba atómica para hacer frente a la amenaza norcoreana, y desencadene una carrera armamentista en Asia.

"Quiero dejar bien claro que no habrá ningún cambio en nuestros tres principios de política no nuclear", insistió, según informa France Presse. Abe se refería a la política que practica el país desde hace cuatro décadas contra "la posesión, la fabricación y la presencia" de armas atómicas en su territorio.

Japón se encuentra bajo el paraguas protector de Estados Unidos, y Abe declaró ayer en el Parlamento que el lunes conversó por teléfono con el presidente George W. Bush, y acordaron que la alianza de los dos países es una "relación inquebrantable, con la cual se mantiene el poder de disuasión".

La prueba realizada por Corea del Norte ha despertado el fantasma de una carrera atómica en la región. Pero Abe, que el lunes dijo que la explosión marcaba el inicio de "una peligrosa era nuclear" en el norte de Asia, rebajó ayer el tono, y afirmó que Tokio mantiene su política pacifista.

El primer ministro japonés, que accedió al cargo a finales del pasado septiembre, pidió, sin embargo, medidas duras contra Pyongyang. Tokio apeló a que se recurra al Capítulo 7 del Consejo de Seguridad de la ONU para dejar todas las opciones abiertas, incluidas sanciones obligatorias, y, como último recurso, la intervención militar.

Abe aseguró que podría imponer sanciones al régimen de Pyongyang sin esperar a tener la seguridad absoluta de que la explosión fue una prueba atómica, ya que puede ser difícil verificarlo.

Una información de Jose Reinoso publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El 'eje del mal' goza de buena salud 

EE UU se encuentra en un punto crítico en Irak, Irán y Corea del Norte

Washington - Cinco años después de que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, introdujera el concepto de un eje del mal formado por Irak, Irán y Corea del Norte, el Gobierno de Washington ha alcanzado un punto crítico con cada uno de estos países: Corea del Norte ha llevado a cabo su primer ensayo nuclear, Irán se niega a paralizar su programa de enriquecimiento de uranio e Irak parece precipitarse hacia una guerra civil tres años y medio después de la invasión.

Estos problemas han elevado el riesgo y obligado al presidente Bush y a sus asesores a realizar difíciles cálculos, según comentan los analistas y funcionarios estadounidenses. La deteriorada situación en Irak ha socavado la credibilidad de la diplomacia estadounidense y limitado las opciones militares de la Administración de Bush, lo que hace que los países del eje del mal se muestren cada vez más seguros de que pueden actuar sin graves consecuencias. Irán, por ejemplo, va a observar detenidamente la reacción diplomática sobre Corea del Norte para determinar hasta dónde puede llegar con su propio programa nuclear.

Robert J. Einhorn, asesor del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, está convencido de que "Irán analizará detenidamente lo que ocurra en el Consejo de Seguridad, y si Naciones Unidas es incapaz de actuar enérgicamente, Teherán creerá que tiene el camino libre para obrar con impunidad".

Michael E. O'Hanlon, un investigador de la Brookings Institution, considera que la respuesta que dé Estados Unidos a Corea del Norte tendrá efectos expansivos, "Ciertamente, Teherán observará lo que ocurra, como Corea del Norte observó lo que pasó con Pakistán, y sacó la conclusión de que el mundo no castigaría con dureza ni por mucho tiempo a ese país", dice.

Los estrategas políticos debaten las implicaciones domésticas de la prueba nuclear con las elecciones parlamentarias del próximo 7 de noviembre en Estados Unidos. Algunos republicanos predicen que la bomba desviará el foco de la campaña del escándalo sexual protagonizado por el congresista republicano Mark Foley, y recordará a los votantes que viven en un mundo peligroso al que deben enfrentarse líderes de fuertes convicciones. Algunos demócratas creen que el ensayo nuclear será visto como otro fracaso de la política exterior del presidente Bush y han procedido raudos a tratar de echar la culpa a los republicanos.

En el discurso sobre el estado de la Unión de 2002, diseñado para llevar el debate político desde una batalla contra Al Qaeda hacia una posible confrontación con Irak, el presidente Bush mencionó a Corea del Norte, Irán e Irak, y declaró: "Países como éstos, y sus aliados terroristas, constituyen un eje del mal, armándose para amenazar la paz mundial. Al intentar hacerse con armas de destrucción masiva, estos regímenes representan un grave y creciente peligro. En cualquiera de estos casos, el precio de la indiferencia sería catastrófico".

El tema siguió en cabeza en 2003: Estados Unidos invadió Irak y no descubrió armas de destrucción masiva; Corea del Norte empezó a fabricar plutonio, e Irán reveló que había hecho rápidos progresos en un programa para el enriquecimiento de uranio, que había mantenido previamente en secreto.

En contraste con Irak, Bush ha tratado de resolver los contenciosos con Corea del Norte e Irán por medios diplomáticos. Sin embargo, el avance ha sido lento, en parte porque Estados Unidos es reticente a mantener conversaciones bilaterales con cada uno de estos países.

Una información de G. Kessler y P. Baker (Twp) publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Falta de alimentos 

Ginebra - El Programa Mundial de Alimentos (PMA), un organismo de la ONU, tendrá que suspender desde enero la distribución de alimentos en Corea del Norte si no recibe fondos. Un portavoz indicó ayer que aún es pronto para saber si las donaciones, en cualquier caso insuficientes, serán congeladas como resultado de las sanciones internacionales por el ensayo nuclear llevado a cabo por el régimen de Pyongyang.

El PMA tiene como objetivo alimentar a 1,9 millones de norcoreanos, pero está alimentando a menos de un millón debido a "restricciones financieras", según aseguró la portavoz del organismo, Christiane Berthiaume. Tan sólo ha recibido el 10% de los 81 millones de euros para un programa de dos años que empezó el pasado mes de junio. Más de 2,5 millones de personas, el 10% de la población norcoreana, murieron en los años noventa a causa de la hambruna.

Sólo cuatro países han contribuido a la ayuda para Corea del Norte: Rusia, Cuba, Australia e Irlanda.

Una información publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El castigo a Pyongyang divide a la ONU

El Consejo de Seguridad de la ONU está dividido sobre cuál debe ser el castigo a Corea del Norte por su desafío atómico. No todos comparten la severidad que proponen Washington y Tokio. Bush, entre tanto, tiene problemas para defender su credibilidad y la nueva línea roja para Pyongyang es que no exporte su bomba nuclear.

Washington. – La comunidad internacional está unida en el rechazo a Corea del Norte por su prueba nuclear, pero las divisiones afloran tan pronto como se empieza a discutir cuán severo debe ser el castigo por su conducta. Los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU discutían ayer, en encuentros informales en Nueva York, la propuesta de una resolución que incluya sanciones, aunque no se vislumbraba todavía anoche ni su contenido final ni cuándo podría votarse. Las conversaciones se prevén largas y difíciles.

En el borrador elaborado por Estados Unidos se prohibiría cualquier transacción comercial que incluyera material militar. Washington querría que este embargo fuese acompañado de un régimen internacional de inspecciones de los cargamentos con destino u origen en Corea del Norte. También se tomarían sanciones financieras para combatir la emisión fraudulenta de moneda –dólares estadounidenses– por parte de Pyongyang, lavado de dinero y narcotráfico. El embargo comercial se extendería a los productos de lujo, una medida destinada a incomodar a Kim Jong Il. y el entorno dirigente. Según la propuesta estadounidense, Corea del Norte podría evitar estas medidas punitivas si en el plazo de un mes pusiera fin a sus actividades nucleares, aceptara inspectores y volviera a la mesa de negociaciones.

Japón propuso añadir una cláusula que prohibiría a cualquier país del mundo aceptar en sus puertos o aeropuertos a barcos o aeronaves norcoreanas si transportaban armas, misiles, material nuclear o productos de lujo. Tokio desea asimismo restricciones en los viajes de los altos funcionarios norcoreanos. El tono de las declaraciones de chinos y rusos indican que no favorecen sanciones tan drásticas. China reconoce que la prueba nuclear norcoreana ha tensado las relaciones entre los dos países, pero desmiente que la cuerda se haya roto. Su mensaje lanzado ayer en Pekín, por los medios de comunicación y por el portavoz de exteriores, El portavoz chino de AA.EE., Liu Jianzha, declaró en Pekín que “la política no va a cambiar”, y que el fin es “avanzar hacia la paz y la estabilidad en la península”. Insistió en que cualquier medida deberá tomarse “pensando en las repercusiones que pueda tener para la población norcoreana”, y con la idea de un regreso a las conversaciones a seis bandas (Japón, China, las dos Coreas, Rusia y EE.UU.)

La cuestión norcoreana centró casi toda la rueda de prensa del portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, siempre a la defensiva ante las sugerencias de que la Administración Bush ha sufrido un serio revés en su estrategia contra el eje del mal. Snow negó que la invasión de Iraq influyera en la prisa de Pyongyang por tener el arma atómica y adujo , a modo exculpatorio, que Japón, Corea del Sur y China tienen más influencia que EE.UU. sobre el régimen norcoreano. E insistió en las dudas sobre la naturaleza de la explosión subterránea y dijo que cabe la “remota posibilidad” de que nunca se sepa a ciencia cierta si la explosión fue un artefacto nuclear o algo de menos relevancia.

Es demasiado pronto para detectar si la crisis con Corea del Norte beneficiará o dañará a Bush y los republicanos ante las elecciones legislativas del 7 de noviembre. Los asuntos de seguridad nacional suelen reforzar al presidente y a su partido, pero en este caso puede ser contraproducente si cunde la impresión de que la mala gestión del problema ha llevado al actual desenlace. El ex senador demócrata Sam Nunn, conocido por su liderazgo contra la proliferación nuclear, puso en dedo en la llaga en unas declaraciones a The New York Times: “Lo que nos dice (la crisis) es que empezamos en el extremo equivocado del eje del mal. Empezamos por el país menos peligroso, Iraq, y lo sabíamos en ese momento”.

No pasó inadvertido el tono firme –aunque mesurado– de Bush en su respuesta al ensayo subterráneo. El presidente tuvo cuidado de no formular amenazas militares directas en caso de que Pyongyang no ceda. Por una cuestión de credibilidad. Algunos le han echado en cara lo que dijo el 23 mayo del 2003, durante una rueda de prensa en el rancho de Crawford (Texas) junto al entonces primer ministro japonés, Junichiro Koizumi. “No toleraremos armas nucleares en Corea del Norte –afirmó Bush ese día– (...) No cederemos al chantaje. No aceptaremos nada menos que la eliminación completa, irreversible y verificable del programa norcoreano de armas nucleares”. Resulta evidente que Washington ha dejado pasar esa línea roja. Pese a la rabieta, Bush ha aceptado tácitamente la nuclearización de Pyongyang. La nueva línea roja , y está por ver cuán creíble les parece a los norcoreanos, es que éstos no vendan su capacidad atómica a Irán, Siria o a grupos terroristas. El presidente les advirtió que eso sería interpretado como una “grave amenaza” para EE.UU. Algunos demócratas, como Bill Richardson , gobernador de Nuevo México y,  ex negociador con Corea del Norte, creen que, “en vez de amenazas, sería mejor dialogar directamente con Pyongyang”.

Una información de Eusebio Val publicada por el diario LA VANGUARDIA el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Un estado mental

El verdadero enigma de Corea del Norte es por qué el de las razones por las que un país pequeño, pobre e insignificante, se comporta como si fuera una gran potencia.  En Corea del Norte, Estados Unidos ha encontrado la horma de su zapato. Ese país, pobre y pequeño del noreste de Asia, actúa y se comporta con la decisión de una gran potencia. Exige que la primera potencia mundial le trate como a un igual, como si desconociera la dura y estricta jerarquía sobre la que reposa el mundo y con la que operan los imperios.

Pekín - Mientras Washington prepara proyectos de duras sanciones contra la extraña miopía nuclear de Corea del Norte, un verdadero desafío a la lógica del mundo real, Pyongyang pidió ayer “conversaciones directas con Estados Unidos”. Viene pidiéndolas desde el mismo inicio de la crisis. Desde hace años. La explosión de la bomba, como el lanzamiento de misiles de julio y antes la retirada del tratado de No Proliferación nuclear, no han sido para Corea del Norte sino distintas formas de pedir esa negociación.

Esa petición ha sido siempre negada por la Administración Bush, mientras Pyongyang no acometa previamente un “desarme nuclear completo, unilateral y verificable”. El régimen de Kim Jong Il no quiere desarmarse sin que antes se le dé lo que pide, “la seguridad de Corea del Norte, incluidas garantías para nuestro régimen”, explicó ayer un funcionario norcoreano a la agencia de noticias surcoreana Yonhap. Sin esas garantías, los líderes del régimen, con su caudillo a la cabeza, saben perfectamente que acabarían ante un tribunal internacional. Como su dictadura es patrimonial, la nación es una función de esa circunstancia: la supervivencia del régimen equivale a la de la nación. En cualquier caso, estas dos actitudes maximalistas bloquean la crisis.

Con la prueba “hemos expresado la voluntad de sentarnos cara a cara en la mesa de negociaciones con Estados Unidos”, explica el funcionario citado por Yonhap. “La principal prioridad de nuestra política exterior es normalizar las relaciones con Estados Unidos”, señala otro funcionario del régimen citado por el diario de Seúl Hankyoreh. La bomba es un medio para lograrlo “Queremos que esta situación concluya antes de que se dé la infeliz posibilidad de que tengamos que disparar misiles nucleares, y esto depende de cómo actúe Estados Unidos”, dice el funcionario a Yonhap.

Estas declaraciones pueden ser interpretadas como cinismo. En realidad expresan más ingenuidad que cinismo, lo que curiosamente es mucho más peligroso. La razón es que esa ingenuidad es de hierro, como la de Mao cuando decía que “el imperialismo es un tigre de papel” y que si la guerra nuclear acababa con la mitad de los chinos la otra mitad continuaría la guerra.

Además de uno de los regímenes más férreos y aislados del mundo, en Corea del Norte hay “un estado mental”, unas coordenadas culturales muy particulares.

Algunas de ellas tienen que ver con el estalinismo del régimen, pero las principales tienen que ver con Asia. Con algo que es denominador común a episodios y fenómenos tan diferentes como el fanatismo de la revolución cultural china, el autismo de la actual política exterior japonesa y la increíble determinación guerrera de vietnamitas, japoneses, chinos y coreanos del norte y del sur, a lo largo de la historia del siglo XX: esa extraña voluntad de llevar las cosas hasta sus últimos extremos y consecuencias.

Aquí en Asia las guerras han sido totales, hasta el último hombre. La rendición no estaba prevista en el ejército imperial japonés, lo que convirtió en tremendas carnicerías las batallas por el control de las islas del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. La bomba atómica se estrenó aquí para resolver el problema de la conquista de Japón. En las guerras de Corea e Indochina se estuvo a punto de utilizarla al borde de su uso , con Truman, Eisenhower y Nixon. En Japón, Estados Unidos ganó usando la bomba, en la guerra de Corea hubo tablas, en Indochina franceses y norteamericanos perdieron. Los occidentales siempre se han roto los dientes contra esa voluntad, para nosotros irracional.

Alguien tiene que ceder. O los norcoreanos se rinden y acceden a negociar desarmados con alguien que les apunta y quiere derribar su régimen o los norteamericanos aceptan negociar sin condiciones de desarme previas, admitiendo lo que, en buena lógica imperial, consideran un chantaje intolerable de parte de un país pobre e insignificante.

A un lado un suicidio, al otro una bajada de pantalones. Éste es el dilema, en el que China, que intenta alejar la tormenta, tiene muy poco que ver, contra lo que se pueda decir estos días. Si no se resuelve, lo más probable es que haya otra prueba nuclear norcoreana y este enredo se enrede aún más.

Una información de Rafael Poch publicada por el diario LA VANGUARDIA el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Irán responsabiliza a Estados Unidos de la prueba nuclear de Corea del Norte

Los analistas iraníes evaluaban ayer las consecuencias de la crisis nuclear norcoreana, mientras el Gobierno de Teherán, sin criticar ni apoyar a Corea del Norte, insistía en que se opone a la proliferación de armas atómicas.

Teherán. (Ap y redacción.) – La reacción oficial iraní al ensayo nuclear de Corea del Norte no se salió de los cauces normales de la diplomacia de Teherán. Por un lado, reiterando que “la República Islámica de Irán está en contra de cualquier forma de producción y utilización de armas atómicas” y, por otro, señalando que “las raíces de todo esto hay que buscarlas en la política, el comportamiento y los métodos adoptados por los dirigentes de Estados Unidos”. Éstas fueron las palabras, ayer, del portavoz del Gobierno, Gholamhusein Elham. “La mejor forma de oponerse a las bombas nucleares sería que las grandes potencias empezasen por ellas mismas”, sentenció Elham, según la agencia oficial iraní, Irna.

Pero, al margen de la actitud cauta y distanciada de un gobierno del que EE.UU. e Israel sospechan que mantiene relaciones de intercambio de tecnología militar con Corea del Norte, en los medios de Teherán se abría el debate sobre el futuro del contencioso que Irán mantiene con la comunidad internacional sobre su programa nuclear.

El diario independiente Etemad e Melli dice que ahora “la Casa Blanca tiene dos opciones: movilizar el apoyo mundial para negociar con Corea del Norte y mostrar flexibilidad hacia Irán, o ignorar a Corea e insistir en amenazar a Teherán por sus actividades nucleares”. “Los analistas políticos escogerán la primera opción”, afirma el diario en un editorial.

Amir Rafati, analista del diario financiero Jahan e Eghtesad, opina que la prueba nuclear norcoreana supone “tanto una oportunidad como una amenaza para Irán”. “Es una oportunidad porque reduce la presión sobre Irán” de momento, pero “a largo plazo pondrá las cosas peor para Irán” si Washington y sus aliados se sienten frustrados al intentar hacer frente a Corea del Norte y la emprenden con Irán.

El Consejo de Seguridad de la ONU está estudiando la aplicación de sanciones al Gobierno iraní por haber reemprendido el enriquecimiento de uranio, proceso, insiste Teherán, encaminado únicamente a la producción de energía. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) considera que los objetivos del programa nuclear iraní no están todavía claros. El Gobierno iraní tampoco ha comentado nunca la naturaleza de sus relaciones con Corea del Norte.

Pero se sabe, según el observatorio Global Security, que colaboraron en los años noventa en el desarrollo de un misil con alcance superior a mil kilómetros y de factura norcoreana, el Nodong-1, llamado Shahab-3 o Zelzal en Irán. En julio de 2005, el ministro de Defensa iraní, Ali Shamkhani, habría dicho que el misil podía ser equipado con una cabeza nuclear.

El subdirector del OIEA, Olli Heinonen, dijo ayer que “la falta de seguridad” impulsó a países como Iraq o Corea del Norte a comenzar sus pruebas nucleares, y añadió que “nadie ignora que en Oriente Medio hay un problema de seguridad no resuelto”. “El hecho de tener un nuevo estado con capacidad nuclear es un claro paso atrás en los compromisos internacionales hacia el desarme nuclear”, dijo por su parte el director del OIEA, Mohamed el Baradei. Según su lugarteniente Heinonen, la comunidad internacional debe “presionar cuanto antes” a Corea del Norte para que vuelva a firmar el tratado de No Proliferación y hay que conseguir la adhesión de los países que no lo han firmado, Israel, India y Pakistán.

La semana pasada, en una entrevista al diario Financial Times, la ex secretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright dijo que “el mensaje” de la invasión de Iraq “es que si no tienes armas nucleares te van a invadir y si las tienes no te invadirán”.

“Nadie ignora que en Oriente Medio hay un problema de seguridad no resuelto”, dice el subdirector del OIEA, Olli Heinonen

Una información de la Agencia AP y la redacción publicada por el diario LA VANGUARDIA el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Crisis Nuclear de Corea: Opiniones

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: Corea del Norte

“Kim lo hizo, ¿o no?” por Manuel Coma

Corea del Norte es lo que es, el régimen más abominable de la Tierra, y no tiene la menor intención de cambiar

«Lo más importante del arma nuclear es su existencia», dijo hace sesenta años Bernard Brodie, y esta profunda perogrullada lo consagró como el primero y quizás más importante estratega nuclear. No sólo tenerla está preñado de consecuencias estratégicas, sino incluso que simplemente crean que la tienes. La inversa también es cierta. Si los demás dudan, los efectos existenciales se debilitan. Sadam la ansiaba pero las circunstancias le hicieron prescindir de ella temporalmente. Con su conducta trató de que nadie creyera su afirmación de que había renunciado y, mentiras izquierdistas aparte, lo consiguió plenamente. El precio fue una guerra y el exterminio de su régimen, pero eso no fue más que un mero error de cálculo.

Los ayatolás la conseguirían más fácilmente si pudieran convencernos de que no la anhelan, pero su comportamiento los delata, y sólo los muy tontos o cínicos invocan el fallo de inteligencia respecto a Sadam para pretextar una credulidad que se da de bofetadas con los hechos. Pero si éstos de nuevo contradicen la lógica, estaríamos literalmente perdidos.

No había el más mínimo resquicio de duda respecto a las ambiciones del norcoreano. Decía quererlas y amén. Pero dada la miseria del país podía quedar alguna sospecha sobre la capacidad para satisfacer sus deseos. Kim Jong Il ha considerado que el tiempo de las amenazas tocaba a su fin y era llegado el momento de extraer todo el jugo político de la realidad existencial de tan maravillosa arma, para estremecimiento del mudo y cierto maligno alivio de los baqueteados servicios de inteligencia. Si no fuera porque éstos son los más escépticos.

Resulta que la explosioncita ha sido tan pequeña y ambigua que ha dejado en suspensión nubarrones de dudas. Las preguntas son todas, las respuestas casi ninguna. ¿Ha tratado de engañarnos, algo le ha fallado o era esto lo que se proponía? El régimen es hermético, opaco, impenetrable, y a esta retahíla suele añadirse que errático. Pero ese atributo no es muy correcto. Estos implacables totalitarismos desarrollan pautas de comportamiento muy rígidas. Queda poco margen para la veleidad y el capricho. Los matices de sus cálculos pueden ser inescrutables pero el objetivo maestro que todo lo guía es meridiano: la supervivencia del régimen, identificada con la de los que viven de él.

Con ese seguro pero parco hilo conductor la coreanología septentrional es el reino de la especulación. Adentrándonos animosamente en él nos atrevemos a descartar que fuese un estallido intencionadamente pequeño, bien puramente convencional, para engañar a terrícolas ingenuos, o bien con muy escaso material fisible. Si lo que se busca es un do de pecho nuclear, de nada sirve exhibir un chisguete. Puede también que hubiera una explosión parcial, más fracaso que éxito, o que sólo se inflamó el componente convencional destinado, sin conseguirlo, a provocar la reacción en cadena atómica, lo que sería un fiasco en toda regla. Los expertos tardarán varios días en llegar a conclusiones de mediana fiabilidad.

Políticamente no da lo mismo. Aunque cuestión secundaria, había que enmendar el fallo del misil intercontinental disparado el 4 de julio, con menos de sesenta segundos en el aire. Si el revuelo de ahora no da para compensar el exiguo vuelo de entonces, el heredero del socialismo en una sola familia no está de enhorabuena. Estas hazañas que tanto alarman fuera son pregonadas en el interior como muestra de la importancia del país en el mundo, objeto de envidia de la entera comunidad internacional. Si los científicos coreanos no han logrado lo que les ordenaron, a muchos de los análisis de los dos últimos días habrá que ponerles sordina. Pero aunque no se consolidase la posición atómica del régimen eso no quiere decir que mejore mucho la de los demás.

Si no se ha salido con la suya, baja su cotización en el exclusivo mercado de la proliferación misilístico-nuclear. Una pena para Pyongyang y sus selectos clientes, bueno para los demás. También se atenúan las tentaciones nucleares de vecinos vulnerables. En caso contrario, estas y otras muchas conclusiones se invierten, volviendo a ponerse cabeza arriba.

Pero Corea del Norte es lo que es, el régimen más abominable de la Tierra, y no tiene la menor intención de cambiar. Cuenta con la indigencia de su pueblo como una de sus principales bazas. Washington y Tokio ven el momento propicio para incrementar la presión, pero prácticamente no les quedan sanciones que imponer. Toca a chinos y coreanos del sur apretar las tuercas o más bien cerrar la espita, porque son ellos los que mantienen al vecino en respiración asistida, que en cualquier momento podrían cortar. Bien quisieran propinar unos azotes, pero el hundimiento de un régimen tan duro sobre una base más que frágil casi etérea les da pánico. Como mínimo les espera un tsunami de hambrientos. En el peor de los casos, y sin excluir lo anterior, el régimen puede decidirse a morir matando. Con armas nucleares la posibilidad es estremecedora, sin ellas simplemente terrible. Porque el insuperable hecho que domina la más elemental reflexión estratégica acerca de la zona es que Seúl, 20 millones de habitantes, más de la mitad de la riqueza del país, está a un tiro de cañón de la frontera. Y en ella hay diez mil piezas de artillería inexpugnablemente escondidas en túneles en la montaña.

Publicado por el diario LA RAZON el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Reacción en cadena” por M. Á. Bastenier

No es una resurrección de los años sesenta, los de los Uno y Mil Vietnams, que profetizaba un asmático revolucionario argentino y que nunca pasaron de ensueños, pero los problemas se multiplican para la diplomacia norteamericana y en menor medida, también occidental. El último avatar es la prueba nuclear de que hoy se ufana groseramente Corea del Norte. Con esta última inclusión, la lista de quienes temen un día hallarse entre los damnificados por una acción militar norteamericana cobra espesor: Irán, Siria, Venezuela, la decana Cuba, y el peor librado de todos, Irak, en plena guerra interior en todas direcciones.

No sirve a ningún fin respetable. Pyongyang, dictadura bárbara e incapaz de alimentar a sus hijos, está mejor sin bomba que con ella; Seúl y Tokio tienen sobradas razones para preocuparse, aunque el nacionalismo japonés se sirva de la detonación para acelerar la conversión de su país en una potencia militar normal; y Pekín, para irritarse de la desenvuelta libertad con que actúa el régimen norcoreano. Pero no hay que pensar que se haya dotado del arma atómica con serias pretensiones de usarla o de venderla a intereses terceros, salvo en el caso de una extrema amenaza. Es el pánico, en cambio, lo que ha impulsado al jefe del Estado Kim Jong-il a seguir ese camino. Todo empezó con el fin de la Unión Soviética.

Por mucho que molestara a Moscú la obstinación de Pyongyang de obrar por su cuenta, la sola existencia de la URSS extendía un manto protector sobre el país. Ni los norcoreanos debían aspirar a más armas que las convencionales, ni Occidente a poner en entredicho su dominio al norte del paralelo 38. Pero en 1991 la URSS exhaló el último suspiro y comenzó una época de tanteos de EE UU en procura de un nuevo acomodo internacional que le adjudicara el mayor grado concebible de hegemonía universal. Bush padre estuvo en esa línea con su intervención limitada para reparar la ocupación iraquí de Kuwait, y le siguió el doble mandato de Clinton para castigar dentro de una cierta moderación geoestratégica los primeros atentados atribuidos a Al Qaeda.

La intemperie a la que la desaparición del patrón soviético se sumía a Pyongyang bastaba para hacerle temer a sus dirigentes lo peor. De ahí surgió el proyecto norcoreano de permutar su capacidad nuclear por un tratado que garantizara la intangibilidad de su soberanía, además de ricas subvenciones económicas. Clinton nunca quiso comprometerse por escrito a la preservación del régimen norcoreano, y así, en 2001 llegó el segundo Bush con su pretensión de democratizar Oriente Próximo; en su estela, la invasión de Irak, al parecer, para castigar a Sadam Husein por no tener armas de destrucción masiva; la intentona fallida de aliar a todos los regímenes llamados moderados de la zona contra Irán; y, precedido todo ello, como declaración general de intenciones, por la identificación de un Eje del Mal en el que figuraba Corea del Norte. La carrera de Pyongyang hacia la fisión del átomo tenía que ser la prenda con la que pignorar la inviolabilidad del régimen. Y la negativa de Washington a dar esas garantías explica aunque no justifique la fuga hacia adelante de un dirigente, bárbaro pero no loco, que amenaza con ser peligroso si se lo acorrala. Por ello, es importante que las medidas que se adopten contra Corea del Norte sean de la comunidad internacional, a través de la ONU, y no un empeño particular de EE UU, que menos que nunca puede ahora entablar diálogo para que no parezca que cede al chantaje.

Hoy, como en una cascada, cada problema que se le plantea a EE UU hace como de paraguas del siguiente: el error Irak le hace de cobertura a Irán, también a vueltas con un desarrollo nuclear que podría conducir a la posesión de la bomba; de Irán sobre Corea del Norte, estratégicamente mucho menos significativa y, pese al desaire que ha sufrido Pekín, aún protegida por su gran vecina; de Pyongyang sobre Caracas, donde reina Hugo Chávez, otro fabricante de quebraderos de cabeza para Bush; y todos ellos gravitando sobre una Cuba que parecía amortizada en su socialismo, campeón mundial de la ineficiencia, pero que con los achaques de Castro recobra una actualidad que permite pensar en un cambio por vía sucesoria.

Publicado por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.