El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

9 de Octubre, 2006

El Gobierno Noruego confirma las negociones del Gobierno con los criminales

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 17:00, Categoría: - Tregua Etarra

La televisión noruega confirma que el Gobierno y ETA han contactado en Oslo

OSLO. Casi a la misma hora de que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo desmintiera, el pasado sábado la TV2 abrió su espacio de noticias de las 21.00 horas con la confirmación de que el Gobierno de Noruega «toma parte activa en las negociaciones de Oslo» entre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y la banda terrorista ETA.

La televisión citó «fuentes del Ejecutivo» de Noruega y recalcó el papel que esa nación, conocida como «el Apóstol de la Paz», siempre ha jugado en los «conflictos internacionales».

La información publicada por ABC el pasado sábado referente a que el Gobierno y ETA habían contactado ya en Oslo para abordar la negociación «armas por presos» ha dado la vuelta a Escandinavia. Los medios de información de estos países nórdicos sin ninguna excepción, incluidas las televisiones y radios, así como los diarios más prestigiosos como el «Aftonposten» noruego y el «Svenska Dagbladet» sueco han reproducido esa información con toda clase de comentarios.

Así, se hacen eco de que los representantes del Gobierno español y de la banda criminal están en Oslo con el conocimiento del Ejecutivo de Noruega para negociar la erradicación final del terrorismo. Escriben que esas negociaciones se celebran «a puerta cerrada y en el mayor de los secretos».

Los medios de comunicación de esos países reproducen los comentarios del pragmático consejero de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego, Björn Janhsen, quien al ser consultado por ABC el viernes, en vez de negar las conversaciones entre el Ejecutivo de Zapatero y ETA en ese país, algo que hubiera sido lógico de ser inexistentes, prefirió la fórmula diplomática de «no desmentimos ni confirmamos que tengan lugar esas negociaciones».

Por su parte, el «Dagavisen», que titulaba ayer su crónica «Encuentro en Oslo de ETA», escribe textualmente que el consejero de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores Jahnsen, ante la insistencia de la agencia oficial noruega de noticias ANB, dijo únicamente: «No queremos comentar el tema». Asimismo, el embajador de España en Oslo, también consultado sobre el asunto por la agencia, contestó con un lacónico: «No comments» (sin comentarios). Ese rotativo termina su información recordando que «hace menos de medio año se supo que Noruega juega un papel central en el proceso entre ETA y el Ejecutivo de España. Entonces se dijo que la tregua concertada entre ambas partes se negoció con gran misterio en Oslo el pasado otoño». Aquellos contactos preliminares entre emisarios de La Moncloa y de la banda terrorista tampoco fueron entonces reconocidos por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero.

En círculos políticos se comenta que es probable que el lugar donde se celebran, o podían haberse celebrado los encuentros, es el Holmen-Kollen al norte de la capital. Un precioso y solitario hotel en pleno bosque con una pista de salto de esquí olímpica, únicamente visitado en invierno por los entusiastas de ese deporte.

Con todo, fuentes conocedoras del proceso consultadas por ABC explican que no necesariamente todo el proceso de la «negociación técnica» entre el Gobierno de Zapatero y ETA tiene que desarrollarse en Oslo. Así, la capital noruega podría acoger una primera fase y, de haber avance, las conversaciones podrían trasladarse a otro país europeo. Sería una de las exigencias de ETA, no sólo por razones de seguridad, sino también en su pretensión de extender la «internacionalización del conflicto vasco».

Una información de Erik Bergren publicada por el diario ABC el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PP dice que Rubalcaba quiere ocultar el proceso

El secretario general del PP del País Vasco, Carmelo Barrio, aseguró ayer que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, busca «anestesiar» a la sociedad al negar las informaciones que apuntan a que el Gobierno y ETA han mantenido recientemente en Oslo (Noruega) conversaciones destinadas a preparar una posterior negociación.

En su opinión, «la persona menos fiable que hay en estos momentos en España es el ministro del Interior», puesto que, además de querer pagar un «precio político a ETA», tiene «una obsesión en engañar al PP».

Por este motivo, Carmelo Barrio se mostró convencido de que en lo referido a los contactos con la banda etarra, Rubalcaba «no sólo va a ser incapaz de decirnos la verdad, sino que deliberadamente nos va a ocultar todo el proceso de negociación, todos los contactos que el Gobierno ha mantenido con ETA-Batasuna».

Una información publicada por el diario ABC el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PP contraatacará en la Eurocámara pidiendo el rechazo a negociar con ETA

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 16:00, Categoría: - Tregua Etarra

Los grupos podrán presentar sus iniciativas para el debate sobre el 'proceso de paz' hasta el día 23

MADRID.- Los dos grupos mayoritarios del Parlamento Europeo preparan ya sus iniciativas con vistas al debate del próximo día 25 que, a petición de los socialistas españoles, se centrará en el proceso de paz emprendido por José Luis Rodríguez Zapatero para intentar poner fin a la violencia etarra.

El Partido Popular Europeo, que en la conferencia de presidentes de grupos votó en contra de la propuesta de los socialistas, contraatacará en el Pleno poniendo sobre la mesa una propuesta de resolución en la que apostará por rechazar un proceso que, a su entender, implica la decisión unilateral del Gobierno de negociar con una banda terrorista.

La filosofía que subyacerá en la resolución del PPE es la de que si se trasladaran a España las condiciones que se impusieron a los grupos armados en Irlanda del Norte, aquí no se podría iniciar el proceso.

Las claves que manejará el PPE intentarán destacar la falta de consenso político que ha habido en España a la hora de aceptar la negociación con ETA; que, a diferencia del caso de Irlanda del Norte, en España la banda y su entorno sí cuestionan las fronteras y exigen la autodeterminación, y que aquí no ha habido la expresión de una voluntad de abandono de armas, e incluso que siguen produciéndose amenazas, extorsiones y violencia callejera.

Los grupos podrán presentar sus propuestas de resolución hasta el lunes día 23, a las 19.00 horas. En la mañana del martes, se producirá un debate entre los representantes de todas las formaciones para intentar pactar una resolución común. Fuentes parlamentarias advierten ya de que el acuerdo será prácticamente imposible. En consecuencia, a la sesión del día 25 llegarán previsiblemente dos resoluciones vivas: una avalada por los socialistas, que contará con el voto favorable de los comunistas -un grupo en el que conviven Izquierda Unida y el Sinn Fein-, de los verdes -cuyo portavoz español es un representante de ERC- y de parte de los liberales, movilizados por el eurodiputado de CiU, Ignasi Guardans, y por el del PNV, Josu Ortuondo.

La segunda resolución, presentada por el Partido Popular Europeo, tendrá el apoyo de algunos liberales -aunque la posición oficial de esta formación sea a favor del proceso de paz-, de la Unión Europea de Naciones -presidido por un miembro del Fianna Fail-, de los euroescépticos y de todo el abanico de minigrupos de la derecha hasta llegar a Le Pen.

En el Pleno del día 25 se pedirá al Consejo y a la Comisión, en primer lugar, que se pronuncien en apoyo del proceso de paz emprendido por el Gobierno español. Por parte de la Presidencia del Consejo asistirá previsiblemente un secretario de Estado finlandés (el país que preside este semestre la UE). Por parte de la Comisión podría acudir el presidente, José Manuel Durao Barroso, o el vicepresidente y comisario para Asuntos de Justicia e Interior, Franco Frattini.

En cualquier caso, de las dos instituciones comunitarias se espera una declaración que no irá más allá de la emitida por el Consejo Europeo en apoyo a España cuando se hizo público el anuncio de alto el fuego permanente de ETA. Posteriormente, tomará la palabra un representante de cada grupo político para fijar la postura oficial de su formación (que obligatoriamente no tiene por qué corresponderse con el voto individual de cada uno de sus miembros).

Por parte de los socialistas, hablará su presidente, Martin Schultz. Por parte de los populares lo hará Hans-Gert Pöttering. Éstos han descartado la posibilidad de que el ponente sea el español Jaime Mayor Oreja para no dar al grupo contrario la baza de afirmar que la oposición real al proceso de paz sólo se encuentra en las filas del PP español, en tanto que el resto del PPE se muestra indiferente.

Las resoluciones -los socialistas quieren mantener la incógnita de si al final presentarán o no la suya- se votarán el jueves día 26. Desde las filas del PPE se considera como muy probable que la izquierda gane la votación e incluso no descartan que, desde el PSE y la Presidencia ocupada por José Borrell, se prepare una visita de Zapatero a Estrasburgo durante el Pleno de noviembre para, dicen, «recibir los aplausos».

En cualquier caso, advierten que con este debate el Gobierno español «habrá trasladado al Parlamento Europeo la profunda división que ha generado en España en torno al proceso de paz». Los populares inciden especialmente en este punto porque, a su entender, demuestra el «giro de 180 grados» que el Gobierno del PSOE ha dado respecto a la pasada legislatura. Desde 1998, la acción española dentro de las instituciones comunitarias en materia de lucha contra el terrorismo se caracterizó por la unidad entre socialistas y populares. El contacto entre portavoces de uno y otro partido -Rosa Díez por parte del PSOE y Gerardo Galeote por parte del PP- era continuo en esta materia. Los atentados del 11-S supusieron un impulso a sus tesis en favor de conseguir una orden de detención y entrega común en toda la UE.

La imagen que los dos partidos trasladaron a Europa fue la de unidad. Incluso se produjo una visita de parlamentarios de los dos partidos al Parlamento Europeo para debatir sobre terrorismo, encabezados por los portavoces en el Congreso, Luis de Grandes y Alfredo Pérez Rubalcaba. La máxima entonces era la de rechazar expresamente que el conflicto en España fuera entre dos comunidades -como sucedía en Irlanda- y, por tanto, que resultaba importante evitar la internacionalización del mismo para no dar aire a las reivindicaciones de la banda terrorista.

En la actualidad, el PPE considera que la iniciativa de debate lanzada por los socialistas españoles no busca sino aislar en el Parlamento Europeo al primer partido de la oposición en España. Eurodiputados alemanes del PPE creen que el objetivo es el de trasladar la imagen de que los populares españoles están en contra de la paz. Las mismas fuentes expresan también su extrañeza ante el aplazamiento que pidieron los propios socialistas españoles, encabezados por Enrique Barón, del debate sobre el proceso de paz que debía haberse celebrado a primeros de septiembre.

Tampoco encuentran explicación al hecho de que fuera un portavoz de Batasuna el que anunciara que el debate del Parlamento Europeo se produciría en octubre e inmediatamente los socialistas hicieran una petición para dicha fecha. Todo apunta, según portavoces populares, a que ha sido ETA «quien ha marcado el calendario». De esta misma opinión son los portavoces de la Unión Europea de Naciones.

Una información de Marisa Cruz publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Mesa de partidos, despegue inmediato

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 16:00, Categoría: - Tregua Etarra

El diálogo político está atascado por la exigencia de Batasuna de que abarque a Navarra, País Vasco e Iparralde. PNV, PSE y HB ultiman las bases sobre las que se asentará la negociación entre las formaciones vascas. La cúpula de los socialistas vascos se implicará en la reunión pública que mantendrá con dirigentes de la izquierda.

Madrid - La constitución de la mesa de partidos vascos es inminente, tras meses de negociaciones previas entre Batasuna, PNV y PSE para atar en corto su composición, metodología y las mayorías necesarias para aprobar los acuerdos en este diálogo político. Las tres fuerzas ultiman ahora un documento de «mínimos», que servirá de base para la puesta en marcha de esta negociación. En esta mesa se tratará de la normalización y la pacificación del País Vasco. Para ello, se explorará las posibilidades de pactar un nuevo marco jurídico en Euskadi, que pasa irremediablemente por la reforma del Estatuto de Guernica.

La territorialidad, es decir a qué territorios afectan los acuerdos de esta mesa, se ha convertido en la manzana de la discordia en los encuentros discretos que mantienen estas formaciones. Batasuna reivindica que esta mesa abarque al País Vasco, Navarra e Iparralde (País Vasco francés). Los socialistas y los peneuvistas, que se oponen a esta exigencia de la izquierda abertzale, han propuesto para superar esta dificultad la constitución de una mesa por cada una de las autonomías.

En el resto de las cuestiones, salvo la legalización de Batasuna, el documento de «mínimos» está prácticamente ultimado. Previa a la puesta de largo de esta mesa política, tanto en el PNV como en el PSE se da por sentado el regreso a la legalidad de Batasuna. Ambas formaciones están convencidas de que será legal antes de las municipales y forales del próximo 28 de mayo. Por el momento, han logrado aunar criterios en los ejes fundamentales y mantienen las espadas en alto en territorialidad y Ley de Partidos.

LEGALIZACION DE BATASUNA

Todas las fuerzas políticas coinciden en la imprescindible vuelta a la legalidad de Batasuna previa a la constitución de la mesa. No obstante, el PSE y el PP defiende que la formación abertzale cumpla la Ley de Partidos. Mientras, los nacionalistas vascos abogan por la derogación de esta norma. La formación ilegalizada, sin embargo, considera prioritaria la apertura del diálogo político antes que su legalización. Para convertirse de nuevo en una fuerza legal debe inscribirse en el registro de partidos del Ministerio del Interior bajo otras siglas. Batasuna no puede conservar su denominación actual, tras el auto del juez Grande-Marlaska, que prolonga su suspensión, y la sentencia del Supremo. Una vez registrada, Interior chequeará que cumple con la letra y el espíritu de la Ley de Partidos y, por tanto, que entre su ejecutiva no hay ningún miembro con casos pendientes con la Justicia.

NÚMERO DE MESAS

El Gobierno y todas las fuerzas, salvo Batasuna, defienden dos mesas diferenciadas en el tiempo y en los temas: una de negociación entre el Gobierno y ETA y otra política, integrada por los partidos vascos. HB vincula el desarrollo de la última al que mantiene el Ejecutivo con la banda. Por ello, exige la puesta inmediata de la mesa de partidos.

ESCENARIO DE LA MESA

Todas las formaciones vascas, salvo el PP, ponen el énfasis en la necesidad de que se produzca este diálogo político. Por eso no se oponen a que se realice al margen del Parlamento vasco. Mientras, los populares consideran la sede parlamentaria el único foro posible para ese debate.

PLAZO DE CONSTITUCIÓN

No hay fecha para la creación de la mesa. No obstante, el PNV y el PSE apuestan por su constitución en un escenario de fin de la violencia. Mientras, Batasuna considera prioritaria su puesta en marcha de manera inmediata, pese a los últimos rebrotes de kale borroka.

CALENDARIO

Sus integrantes coinciden en que las negociaciones de la mesa se prolonguen durante un tiempo razonable, que podría fijarse en un año o año y medio. Si en ese período, no se constata la posibilidad de alcanzar acuerdos sobre el futuro jurídico del País Vasco, con el fin de avanzar en su normalización y pacificación, se procedería a su disolución.

INTEGRANTES Y COMPOSICIÓN

El PP ya ha aclarado que no estará en una mesa que se convoque fuera del Parlamento vasco. El resto de formaciones apuestan por un diálogo multipartitista. Previsiblemente, la mesa esté integrada por dos representantes de cada partido, con una presidencia rotatoria. Si, al final, impera este último criterio, el lehendakari Ibarretxe no será el presidente de esta mesa, tal y como él aspiraba.

FÓRMULA DE CONSENSO

Los integrantes de la mesa están de acuerdo en que los pactos sean aprobados por una mayoría cualificada, fruto del consenso entre las dos sensibilidades que conviven en el País Vasco, es decir, entre nacionalistas y no nacionalistas. No obstante, la izquierda abertzale advierte de que esta mayoría no puede servir de veto continuo para evitar que determinadas cuestiones prosperen.

REFERÉNDUM

Todos coinciden en que los acuerdos alcanzados deberán ser refrendados por el Parlamento de Euskadi y, posteriormente, por los vascos en referéndum. Sin embargo, Batasuna y el PNV se oponen a que se sometan a votación en las Cortes Generales. La izquierda abertzale considera que, una vez oído al pueblo vasco, los acuerdos deberán ser respetados por todos los Estados. Mientras, el PSE defiende a capa y espada que pasen por el filtro del Congreso de los Diputados, tal y como exige la Constitución.

TERRITORIALIDAD

En esta cuestión reside el principal escollo de la negociación. Batasuna, que no ha movido ni un ápice sus posiciones del documento de Anoeta del 14 de noviembre de 2004, reivindica que esta mesa comprenda a Navarra, País Vasco e Iparralde (País Vasco francés) y, por ende, que sus acuerdos sean de aplicación en estas autonomías. El PSE y el PNV rechazan esta exigencia y defienden una mesa para cada comunidad.

AGENDA

Batasuna, el PSE y el PNV han acordado que cada formación ponga encima de la mesa negociadora las materias que desea pactar.

AUTODETERMINACIÓN

Batasuna demanda que el acuerdo final incluya el derecho a decidir de los vascos, ya que «sólo Euskal Erria puede decidir su futuro». Por tanto, exige el reconocimiento del derecho a la autodeterminación. El temario del PNV se basa fundamentalmente en el Plan Ibarretxe, que el Congreso de los Diputados tumbó el pasado enero de 2005. Por tanto, los nacionalistas vascos reclamarán también el derecho a la autodeterminación del País Vasco. Además, Batasuna luchará para que los acuerdos incluyan los derechos recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los Pactos por los Derechos Económicos, Civiles y Políticos de la ONU.

ESTATUTO DE GUERNICA

Todos los partidos, salvo Batasuna, apuestan por modificar el Estatuto de Guernica. El PSE partirá del Pacto de Ajuria Enea para proponer un incremento del autogobierno del País Vasco, en sintonía con el resto de reformas estatutarias emprendidas por los socialistas en otras comunidades autónomas. En aras del consenso, el PSE reconocerá a Euskadi como una nación, a semejanza del Estatut catalán, que, en su preámbulo, asegura que el Parlament define a Cataluña como una nación. El PNV irá a por todas e intentará acomodar el actual Estatuto al Plan Ibarretxe, aprobado en su día por mayoría simple en el Parlamento vasco.

Una información de Inmaculada G. De Molina publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Efectos perversos del ácido bórico" por Casimiro Garcia-Abadillo

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 15:00, Categoría: 11-M

La detención del máximo responsable del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, Hasan Haski, en diciembre de 2004, fue considerada por la Comisaría General de Información como un gran paso en la investigación sobre la autoría intelectual del 11-M. La relevancia del papel de este islamista no sólo no ha disminuido, sino que ha ido ganando enteros con el paso del tiempo, hasta el punto de que la fiscal del caso, Olga Sánchez, le considera, junto a 'Mohamed El Egipcio', como el «instigador fundamental» del atentado.

En el mes de marzo de 2005, la UCIE remitió a la Policía Científica para su análisis una sustancia encontrada en el piso de Haski en Lanzarote. La UCIE no sólo quería saber de qué se trataba, sino que pidió a la Policía Científica que la relacionara con otros grupos o acciones terroristas.

El día 21 de marzo, los peritos Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique concluyeron y firmaron el informe 48-Q3-05 en el que se determinaba que la sustancia en cuestión era «ácido bórico». En el mismo escrito hacían mención a dos informes periciales anteriores en los que dicha sustancia había aparecido: el 868-Q1-01, en relación al registro de un piso franco de ETA en Salamanca; y el 524-Q1-99, en relación a la detención de Iván Martínez Gómez.

Los peritos afirmaban en su escrito que aunque ignoraban «su verdadera aplicación en relación a estos hechos, existen varias posibilidades, tales como: conservante de los explosivos de tipo orgánico, enmascarar al explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivos, etc.».

La misión de los peritos es relacionar las sustancias con los posibles hechos delictivos que se investigan, no relatar el uso común de las mismas, lo que no aportaría ningún dato de valor a los encargados de la investigación. Por ejemplo, sería absurdo que en un informe sobre la cloratita, los peritos se dedicaran a reseñar los usos en jardinería y agricultura de algunos de sus componentes.

Sin embargo, en el caso del ácido bórico parece que los peritos han cometido un sacrilegio al indicar (como le pedía la UCIE) sus posibles usos en relación a acciones terroristas. Según algunas versiones, se extralimitaron en sus funciones y lo que deberían haber hecho en su informe debió limitarse a relatar sus cualidades como matacucarachas o conservante para gambas.

Los graciosillos de turno, siempre dispuestos a hacer chistes al gusto del Gobierno, pasan por alto el hecho de que los peritos de la Policía Científica son profesionales cualificados que hacen su trabajo en relación siempre a hechos delictivos.

A la labor de desprestigio de los peritos, instigada desde la propia dirección de la Policía Científica, se han prestado gustosos muchos periodistas y políticos para los que el ácido bórico se ha convertido de súbito en elemento de uso común en todos los hogares españoles. ¿Quién no ha comprado un kilo de ácido bórico para matar cucarachas?

Si en la relación de hechos terroristas anteriores a la detención de Haski los peritos hubieran detectado ácido bórico, por ejemplo, en los domicilios de 'El Tunecino' o de Jamal Ahmidan, todo estaría clarísimo: el ácido bórico sería entonces un elemento imprescindible para la conservación de la Goma 2 ECO (explosivo con componentes orgánicos).

Sin embargo, el problema es que el grupo terrorista que apareció en los archivos de la Policía Científica era ETA y no cualquier grupo salafista.

Lo que a Francisco Ramírez y a Miguel Angel Santano les molestaba del informe de los peritos no era que no se reseñaran en él los múltiples usos domésticos de la sustancia analizada, sino que a través de dicha sustancia se podía establecer un nexo, por más débil que fuese, entre el 11-M y ETA.

Y, para el Gobierno, ETA en relación al 11-M es anatema. Los informes que se han remitido a la Audiencia, casi siempre a petición del juez y tras la publicación de informaciones en EL MUNDO, sobre indicios que podían relacionar a ETA con el 11-M no sólo son sesgados, sino que carecen del más mínimo rigor. Cualquier observador imparcial que haya leído con detenimiento el sumario del 11-M habrá podido comprobar hasta qué punto los mandos policiales han esquivado, cuando no eludido, las referencias a ETA en pistas en las que su mención era absolutamente relevante, como en el caso de la fórmula de la cloratita encontrada en un papel manuscrito en la celda de Abdelkrim Bensmail.

Tras presionar sin éxito en dos ocasiones a Escribano para que modificara las observaciones del informe 48-Q3-05, Ramírez, en connivencia con Santano y probablemente con el conocimiento del comisario general de Información, Telesforo Rubio, decidió modificar el informe, eliminando las observaciones, retirando el nombre de los peritos y atribuyéndose falsamente la realización de los análisis en el laboratorio que determinaron la naturaleza de la sustancia.

Para hacerlo, hubo que llevar a cabo una cadena de falsedades (en el libro de custodia de muestras, en el sobre con los requerimientos desde la UCIE, etcétera).

Ni Ramírez, ni el jefe de la Unidad, Andradas, ni, por supuesto, Santano, informaron a Escribano y a sus dos compañeros de que el informe remitido al juez Del Olmo no había sido el realizado por ellos el día 21, sino otro falseado de forma chapucera el día 22 de marzo y firmado en solitario por el jefe de Sección.

Por esa razón, cuando el día 11 de julio de 2006, a instancias del ministro del Interior, los tres peritos rescataron del servicio de documentación los seis análisis que habían hecho sobre sustancias relacionadas con el 11-M se llevaron las manos a la cabeza al descubrir que, en el sobre que contenía dichos informes, el 48-Q3-05 no era el suyo, sino el falsamente realizado por Ramírez.

Fue entonces cuando Escribano sacó de su ordenador una copia del informe auténtico y lo pasó a sus compañeros para que lo firmaran de nuevo. Para que quedara constancia de que el informe 48-Q3-05 del 21 de marzo era el bueno, le hicieron firmar un documento al jefe de Unidad Andradas en el que éste reconoce que la autoría de todos y cada uno de esos seis informes es de Escribano, López y Manrique.

La publicación por EL MUNDO, el pasado 21 de septiembre, del informe auténtico y del que se falseó con la intención de ocultar al juez la vinculación con ETA supuso un auténtico terremoto.

En primer lugar, porque pone de manifiesto la comisión de dos posibles delitos penados con cárcel e inhabilitación en los que podrían haber incurrido los mandos de la Policía Científica.

En segundo lugar, porque dicha falsificación demostraría documentalmente que la investigación del atentado ha estado orientada desde la Policía a ocultar cualquier vínculo con ETA.

Y, en tercer lugar, porque deja en mal lugar a los medios que han defendido a capa y espada que los hechos y la autoría del 11-M están muy claros y que la investigación policial ha sido modélica.

La enorme presión mediática, la utilización espúrea de la Justicia y el nerviosismo del Gobierno sólo tienen una explicación. Los hechos acaecidos son graves y pueden llevar a la cárcel a algunos de los jefes policiales más identificados con el PSOE.

Como puede verse, el ácido bórico tiene, además de probadas cualidades como conservante e insecticida, unos demoledores efectos secundarios... políticos.

Publicado por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Santano no dijo la verdad sobre la mochila de Vallecas en la Comisión

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 14:00, Categoría: 11-M

Dos agentes de la Policía Científica desmienten que la brigada que dirigía no tuviera «nada que ver» con el explosivo desactivado

MADRID.- «Mi personal únicamente colaboró aquel día con la Comisaría General de Policía Científica en las labores de identificación de cadáveres. Nada que ver con la mochila... Ni la encontraron, ni tuvimos conocimiento de ello...». Esas contundentes palabras fueron pronunciadas el 8 de julio de 2004 en la Comisión de Investigación del Parlamento por el comisario Miguel Angel Santano, que durante los sucesos del 11-M era jefe provincial de la Policía Científica y que en el momento de su declaración parlamentaria ya había sido ascendido a comisario general del departamento.

Sin embargo, EL MUNDO ha tenido conocimiento de que al menos dos de los policías que estuvieron a las órdenes de Santano en el 11-M plantean serias diferencias sobre la versión dada por el que aquella noche era su jefe. Esos dos inspectores, Juan Luis M.V. y José R.D., aseguran, mediante minutas o notas informativas internas -que se remitieron al juez Del Olmo el pasado mes de marzo- que la brigada tuvo conocimiento del caso de la mochila y que, además, participó activamente en todo el dispositivo que rodeó a la desactivación.

Hay que recordar que el pasado 16 de marzo el instructor del 11-M envío un requerimiento «a todas las dependencias policiales» para que remitieran al Juzgado cualquier tipo de documentación sobre los atentados. Desde la Brigada Provincial de Policía Científica se le remitieron los documentos que aún se conservaban sobre las pesquisas del 11-M.

En esos informes remitidas al juez Del Olmo queda claro que los inspectores estuvieron directamente involucrados en todo el dispositivo montado alrededor de la mochila y que incluso fueron requeridos desde la Brigada Provincial.

En una de las minutas del inspector jefe Juan Luis M. V. se produce una contradicción directa con la versión ofrecida por su superior el 8 de julio de 2004. Juan Luis M.V. explica su actuación el día de la masacre e indica que, tras trabajar en la recogida de «restos humanos en la estación de Atocha» se dirigió a los pabellones de Ifema: «En dicho lugar nos pusimos a las órdenes del comisario jefe de esta Brigada, el señor Santano, colaborando en las labores de identificación de cadáveres».

Según publicó este diario, un macroinforme policial remitido al juez Del Olmo en agosto del año pasado afirma que la mochila desactivada finalmente en Vallecas «pudo ser manipulada por personas no identificadas en el Ifema».

El inspector jefe pormenoriza aún más su actuación: «Estando en dichas instalaciones y siendo aproximadamente las 3.50 horas recibí una llamada telefónica a mi teléfono móvil procedente de esta brigada y efectuada por el subinspector D. M. en la que me informaba que la sala del 091 había requerido nuestra presencia en el parque Azorín ya que habían trasladado una mochila bomba desde la Comisaría del Puente de Vallecas y antes de explosionarla los Tedax necesitaban nuestras gestiones». El inspector jefe, además, realiza un detallado informe en su minuta de cómo actuaron los funcionarios de la brigada en la desactivación. «Nos pusimos a las órdenes de una persona que se encontraba en compañía de un equipo Tedax y funcionarios de indicativos Z, siendo informados por los mismos que se trataba del Comisario General de Seguridad Ciudadana [en aquel momento Santiago Cuadro Jaén], persona que, teléfono en mano, dirigía la operación».

Refleja que inicialmente se les «ordenó fotografiar» la mochila, pero que hasta su desactivación no pudieron «observarla directamente». Asegura que el comisario general de Seguridad Ciudadana, ante el riesgo de que el flash electrónico de la cámara pudiera activar el explosivo, «nos aconsejó que colocáramos la cámara en modo operativo (colocásemos la distancia focal y la velocidad de obturación) y se la entregásemos a un miembro del equipo Tedax para que éste realizara el reportaje fotográfico». «Acabada la operación fotográfica nos entregó la cámara y se nos aconsejó permanecer lejos del lugar donde se encontraba la bolsa ya que, a continuación, se iba a proceder a su desactivación», dice.

Tras la desactivación, el inspector jefe Juan Luis M.V. detalla: «Finalizada la misma nos acercamos al lugar observando sobre el suelo una bolsa oscura tipo basura rota por uno de sus extremos. Al intentar fotografiar el estado en el que había quedado, se nos invitó a abandonar el lugar diciéndonos que 'ya no hacían falta más fotos'».

Y después, el inspector jefe y subordinado del comisario Santano se quedó sin la prueba fundamental, las fotos de la mochila: «No se puede precisar a qué miembro de los Tedax se le hizo entrega del carrete fotográfico de color para su relevado, siguiendo instrucciones de los mismos por tratarse de un suceso tan especial. Rápidamente el dispositivo se levantó abandonando el parque los distintos equipos».

Juan Luis M.V. explica lo que sucedió al regresar a la brigada: «Sobre las 5.00-5.30 horas soy informado por el subinspector D. M. de que ante la sospecha de que en esta brigada pudiera encontrarse alguna mochila-bomba como la que acababa de aparecer procedente de la Comisaría del Puente de Vallecas, ha establecido contacto telefónico con el jefe de la brigada, señor Santano Soria, sobre las mochilas y bolsas situadas en el interior del despacho ubicado en la segunda planta de esta brigada y correspondiente al jefe de la Sección Tercera, señor Antonio A. y procedentes de los trenes».

«Por último, se hace constar que de la actuación en el parque Azorín sobre el reportaje fotográfico de la mochila se informó mediante minuta firmada por el que suscribe al comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Científica de Madrid», finaliza el escrito. En aquellos momentos, ese cargo estaba ocupado por Santano. Al declarar en la Comisión, obvió los hechos narrados por su agente.

En el informe remitido a Del Olmo por Juan Luis M.V. también se adjunta una fotocopia del libro oficial de telefonemas de la brigada durante la noche del 11-M. Y se recoge: «Correspondiente al telefonema número 512 en el que la sala del 091 informa de la mochila bomba en la comisaría del Puente de Vallecas, firmado por el subinspector, y la diligencia de intervención en el parque Azorín firmada por el funcionario que redacta la presente».

Esa minuta o nota informativa interna está fechada el 21 de marzo del presente año -después de que Del Olmo requiriera todo tipo de documentación sobre los atentados- y ya consta en el sumario sobre los atentados del 11-M.

EL MUNDO también ha podido confirmar que existe otro informe enviado desde la Brigada Provincial de Policía Científica al Juzgado y firmado por otros dos inspectores donde se corrobora algunos de los extremos ya apuntados por el inspector jefe Juan Luis M.V. Ese informe, que está fechado el pasado 27 de marzo, corresponde al inspector José R. D. y el relato que hace el funcionario policial está ratificado y firmado por una compañera, la inspectora Raquel M. G. El inspector explica cómo la noche del 11 al 12 de marzo recibió primero una llamada del propio inspector jefe, Juan Luis M. V., y después una segunda desde la propia Comisaría del Puente de Vallecas.

El inspector José R.D. también refleja en el escrito enviado al juez Del Olmo la siguiente llamada telefónica: «Al poco rato, el inspector que suscribe recibe otra llamada procedente de la Comisaría del Puente de Vallecas por la que le preguntan si había remitido desde el pabellón número 6 de Ifema a la Comisaría una mochila que contenía una bomba; se le contesta que no se ha remitido nada, menos aún una bomba, y que no entendía por qué le hacían esa pregunta, a lo que no le respondieron y se negaron a identificarse por teléfono». Al día siguiente, al volver a la brigada, el inspector José R.D. pregunta por el motivo de las llamadas recibidas durante la noche anterior. El inspector Juan Luis M. V. le indica que estaban motivadas porque se había recibido una mochila con una bomba en Puente de Vallecas «y que no se sabía su procedencia».

«No tuvimos ningún tipo de intervención»

MADRID.- El 8 de julio de 2004, Miguel Angel Santano declaró en la Comisión de Investigación del Congreso y dijo, a preguntas de los diputados Jaime Ignacio del Burgo (UPN-PP) y Jordi Jané (CiU), cuál fue su intervención y la de sus hombres en los sucesos del 11-M:

- Jaime Ignacio del Burgo: ¿Fueron sus funcionarios en Ifema quienes encontraron la mochila con explosivos?

- Santano: Ni la encontraron, ni tuvimos conocimiento de ello ni mis funcionarios ni yo.

- Del Burgo: ¿Conoce cómo llegó la decimotercera [bomba] a la Comisaría de Vallecas?

- Santano: ¿La mochila? Lo desconozco por completo [...]

- Jordi Jané: En cuanto a la bolsa que no explotó dentro de la cual había un teléfono móvil. ¿Cuál fue la intervención de su brigada?

- Santano: Ningún tipo de intervención.

- Jané: ¿Estamos hablando de la noche del viernes?

- Santano: De la noche entre el 11 y el 12. Esa noche, como he dicho antes, había estado en Ifema, creo recordar que hasta que mis funcionarios terminaron la actuación, luego siguieron en la Comisaría General, y debían ser la 1.45 o las 2.00 horas cuando me marché de allí. Al poco tiempo de llegar a mi casa, serían las 2.45 horas, cuando el jefe de grupo de mi brigada me dijo que había aparecido la famosa mochila de Vallecas y que se iba a actuar sobre el tema.

- Jané: ¿A qué hora más o menos?

- Santano: Me debieron informar de ello sobre las 2.45 o las 3.00 horas de la madrugada del 11 al 12. Me dijeron que se había encontrado, ya no sé nada más.

- Jané: A partir de esa información ustedes no realizan ningún tipo de...

- Santano: Eso ya es competencia de la Comisaría General y, por supuesto, de los servicios de desactivación de explosivos... Mi brigada no hizo nada.

- Jané: ¿No participó ningún agente de su brigada en encontrarla ni en trasladarla?

- Santano: Absolutamente en nada.

Una información de A. Rubio y F. Lazaro publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Santano tampoco dijo la verdad en el congreso, ¿por qué? (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 13:30, Categoría: 11-M

Miguel Angel Santano, entonces jefe provincial de la Policía Científica, no dijo la verdad en su comparecencia en el Congreso el 8 de julio de 2004. Como tampoco lo hicieron el coronel Félix Hernando y algunos de sus subordinados, el comisario Sánchez Manzano y otros miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que mintieron, ocultaron información o aportaron datos falsos al Parlamento.

Como demuestra hoy EL MUNDO, Santano falseó la realidad cuando aseguró que su unidad no tuvo nada que ver con la mochila de Vallecas. Santano declaró ante la Comisión del 11-M que careció de «conocimiento» del hallazgo de la mochila y que sus hombres no tuvieron «intervención alguna» en su desactivación.

Tres agentes policiales le contradicen en dos informes que han sido enviados al juez Del Olmo y que demuestran lo contrario. El primer informe describe cómo agentes de la Policía Científica intervinieron en el proceso de desactivacion de la mochila, a la que incluso hicieron fotos. El segundo informe reseña que varios subordinados de Santano fueron interrogados sobre la procedencia de la mochila porque en la Comisaría de Vallecas se desconocía su origen.

La contradicción en la que incurre Santano es importante porque el jefe de la Policía Científica, promocionado después del 11-M, fue uno de los mandos policiales que estuvieron en el Ifema. Durante algunas horas, todas las maletas, enseres y bolsas encontradas en los trenes estuvieron allí. Nadie recuerda haber hallado la mochila de Vallecas en la estación de El Pozo. ¿Quién y dónde se encontró esta mochila con Goma 2 Eco?

Hay motivo para desconfíar de Santano porque un informe policial, remitido al juez, deja abierta la posibilidad de que la mochila pudo ser colocada en Ifema junto a los otros objetos. Si leen las palabras de Santano ante el Congreso, su deseo de dejar de manifiesto que no tuvo nada que ver con la mochila es patente. ¿Por qué no dice la verdad si nadie le ha acusado?

En todo caso, llueve sobre mojado. Santano fue el jefe que permitió la falsificación del informe policial, realizado por los tres peritos. Sabía que los expertos relacionaban a ETA con los islamistas y fue quien autorizó a eliminar ese vínculo y realizar otro informe en el que se ocultó información al juez Del Olmo.

Es verdad que el contenido del primer informe de los peritos no establecía ningún vínculo categórico, pero el empeño en ocultarlo es lo que hace sospechosa la conducta de Santano. Por ello, hay que seguir investigando lo sucedido.

Enrique López, vocal del CGPJ, declara hoy a EL MUNDO que ni siquiera la celebración del juicio tiene por qué suponer «dar carpetazo» al 11-M, que podría seguir siendo investigado si surgen nuevos datos. Una actitud que contrasta con la de Ruiz-Gallardón, que descalificaba ayer de nuevo a quienes quieren saber la verdad.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Comisaría General de Información ocultó que en el piso de Leganés habían aparecido datos relativos a un comando etarra

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 13:00, Categoría: 11-M

Eliminar cualquier referencia a ETA parece haber sido la consigna durante la instrucción del 11-M. El ejemplo de los informes falsificados sobre el ácido bórico no es el único, ni tampoco el más grave. En el desescombro del piso de Leganés se encontró documentación referida a un comando etarra que operaba en Navarra. Dichos documentos fueron ocultados por la Policía en los sucesivos informes enviados al juez Del Olmo.

  

L D (Luis del Pino) Rodríguez Zapatero ya lo dejó bien claro en su comparecencia parlamentaria de diciembre de 2004 ante la Comisión del 11-M: en el sumario de los atentados de Madrid  no hay ningún indicio que apunte a la banda terrorista ETA. Tres meses después, sus subordinados no dudaban en mutilar un informe pericial para eliminar las referencias a ETA que en él aparecían. El Presidente de Gobierno no podía quedar por mentiroso.

Hace un par de semanas, el escándalo saltaba al conocerse la mutilación de ese informe sobre el ácido bórico que tres peritos habían elaborado. Pero no es el único caso en que la “brigada de limpieza” de Rodríguez Zapatero ha intervenido en el sumario con el fin de borrar cualquier mención a la banda asesina con la que el Gobierno ha pactado.

Según ha podido saber Libertad Digital, en el piso de Leganés aparecieron documentos referidos a los movimientos de un comando etarra que operaba en Pamplona. El contenido de esos documentos no fue reflejado en las actas de inspección del piso ni en los informes enviados a Del Olmo sobre los efectos intervenidos en Leganés.

La Comisaría General de Información, dirigida por Telesforo Rubio, omitió toda mención de esos documentos en los exhaustivos informes en los que detallaba cada papel y cada libro encontrados después de la explosión del piso. Así, esos documentos no aparecen mencionados ni en el primer informe elaborado por la CGI en mayo de 2004, ni en el mastodóntico informe de 280 páginas que se elaboró en agosto de 2005 detallando toda la documentación encontrada en Leganés. Los abogados personados en la causa no han tenido la posibilidad de analizar dichos documentos, puesto que en la actualidad ni siquiera se encuentran custodiados en el juzgado de Del Olmo.

Los documentos de Leganés y los informes sobre el ácido bórico se vienen a sumar a otros casos de ocultación de datos sobre ETA en el sumario del 11-M, que ya habían sido denunciados anteriormente por distintos medios de comunicación. El periódico El Mundo, por ejemplo, informó hace ya unos meses de que la Policía ocultó la aparición de un temporizador artesanal de fabricación etarra en el registro del piso de Mouhanad Almallah. La emisora CityFM denunció a su vez, hace algunas semanas, que también se ocultó que en el registro del piso de Mohamed El Egipcio había aparecido un teléfono Alcatel One Touch manipulado como los que ETA ha utilizado en diversas ocasiones en sus artefactos explosivos. Libertad Digital, por su parte, también informó anteriormente de que no se han incorporado al sumario, por la oposición de la Fiscalía, las diligencias abiertas por el avistamiento de tres etarras en Madrid en las fechas del atentado.

Rodríguez Zapatero tenía razón: no hay ningún dato en el sumario que apunte a ETA. Todos han sido cuidadosamente eliminados. Mientras tanto, el Gobierno sigue ocultando los informes de análisis del explosivo de los trenes. Pura casualidad, por supuesto.

Una información de Luis del Pino publicada por el diario libertaddigital.com el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Terroristas suicidas de origen español reciben instrucción en Irak

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: Terrorismo

Entre 30 y 40 españoles se marchan cada año a participar en la yihad. Los servicios de seguridad alertan de la llegada a España de decenas de combatientes radicales musulmanes que ahora luchan en Irak y Afganistán

Madrid. Las guerras de Irak y Afganistán están centrando todos los esfuerzos de la yihad islámica en su lucha contra las naciones occidentales. Los atentados en estos países son diarios y en ellos participan miles de insurgentes. Allí han sido identificados ya decenas de musulmanes de nacionalidad europea, que han protagonizado ataques suicidas o han combatido contra los ejércitos occidentales. Algunos de ellos procedían incluso de España.

Las fuerzas de seguridad y los investigadores del terrorismo internacional están pensando ya en el día después. La preocupación por lo que se avecina es máxima.

La opinión generalizada entre los expertos consultados por LA GACETA es que, cuando los conflictos de Irak y Afganistán desaparezcan o bajen de intensidad, muchos de estos muyahidines europeos se plantearán volver a casa con la yihad en las maletas. No hace muchos meses, el propio comisario europeo de Seguridad, Franco Frattini, advertía de que “millones” de terroristas de Irak estarían dispuestos a atacar Europa.

La cifra, quizá, es algo exagerada, pero lo cierto es que se palpa el miedo y las agencias de seguridad europeas ya están alerta. “Es una situación peligrosa. En la medida en que el régimen iraquí se consolide, muchos de estos terroristas bien preparados vendrán a Europa”, vaticinaba el comisario, en unas declaraciones que ratificó de nuevo a LA GACETA.

Frattini advierte de que la información de los servicios de seguridad europeos y norteamericanos habla de que son “muchos los que podrían volver”. “No puedo ser más explícito. Algunos son europeos que volverán a sus países de origen, y otros han llegado a Irak desde otros países. Lo que digo sobre Irak vale también para Afganistán. Hay una fuerte amenaza de exportación de terroristas. En Irak se está formando a kamikazes”, sentenció Frattini.

Españoles suicidas

Por el momento, no han trascendido cifras exactas sobre este tipo de movimientos de regreso, tan sólo aproximaciones. Hay más datos sobre los que se han marchado que sobre los que han vuelto.

Hasta la fecha, sólo han sido identificados en Irak dos suicidas que partieron de suelo español. Uno de ellos es el marroquí Mohammad Alfalah, considerado autor material del 11-M. Alfalah se habría inmolado en un atentado, entre el 12 y el 19 de marzo de 2005.

El otro muyahidin con nacionalidad española es Belgacem Bellil, de origen argelino, un carnicero que residía en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y que atentó, el 12 de noviembre de 2003, contra una base italiana, con un resultado de 28 fallecidos, 19 de ellos italianos.

Esos dos casos ejemplifican el problema, pero no su dimensión. Porque los investigadores creen que en estos momentos podría haber hasta 100 guerrilleros de origen español combatiendo en Irak y Afganistán, a los que se suman continuamente nuevos radicales. Fuentes de la Policía cifran entre 30 y 40 el número de muyahidines españoles que viajan anualmente a hacer la yihad a estos territorios en conflicto.

Muchos mueren en los ataques, pero algunos de ellos volverán. De hecho, algunos ya han vuelto. Amer Azizi, por ejemplo, considerado por los investigadores uno de los hombres clave en los atentados del 11-M. Azizi se encuentra en busca y captura porque sus huellas aparecieron en la casa de Morata de Tajuña, el lugar donde se confeccionaron las mochilas-bomba.

Comprometidos

La Policía considera que pudo ser el enlace entre la célula que ejecutó los atentados y Al Qaeda. Azizi no llegó a España por el Estrecho, como otros compatriotas marroquíes, sino que procedía de los campos de entrenamiento afganos. Una vez en suelo español, pudo transformar una pandilla de delincuentes de medio pelo en una célula radical, adiestrada para matar.

Hassan Mourdoude también llegó a España procedente de los campos de batalla iraquíes. La Policía lo detuvo en Cataluña, tras probarse que había participado en la captación de Bellil.

El perfil de los ex combatientes de Irak es muy diferente del de los simpatizantes que pueda tener la yihad en suelo occidental (se calcula que sólo en el Reino Unido hay 10.000 musulmanes simpatizantes de Al-Qaeda o grupos afiliados).

“La gente que vuelve de Irak está realmente comprometida con la causa. Son gente que ha combatido y que además ha sido entrenada, con conocimientos para fabricar bombas, por ejemplo. Representan un gran desafío”, explica Javier Jordán, profesor de la Universidad de Granada, experto en terrorismo islámico.

Hay que tener en cuenta que no sería la primera vez que el fin de un conflicto tiene como consecuencia la propagación de la “guerra santa” a otros escenarios. Cuando la URSS se retiró de Afganistán, en 1989, tras 10 años de conflicto, muchos afganos radicales experimentados en el combate armado extendieron la yihad a los países cercanos. Lo mismo ocurrió tras las guerras de Chechenia y los Balcanes.

“Hace años, la influencia de algunos islamistas radicales aumentó por el prestigio que les reportaba que hubieran participado en conflictos como los de Bosnia, Afganistán o Chechenia. Aumentaron su carisma entre los jóvenes, y también su potencial para radicalizarlos y reclutarlos”, explica Rogelio Alonso, profesor de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos. “La cercanía de estas personas con experiencias directas les da un peso considerable. Pueden transmitir en Occidente los agravios que sufren otros hermanos en los países en conflicto, a miles de kilómetros de distancia. El retorno de estas personas es un peligro”, concluye Alonso.

La puerta de entrada (y salida) de Irak y Afganistán para estos “guerreros de la fe” musulmana es Siria, un país enclavado en un lugar estratégico y con pocos obstáculos para atravesar sus fronteras. Los muyahidines llegan a Siria desde Europa, a través del Reino Unido y los Países Bajos. Si es necesario despistar más a las autoridades hacen escala en Turquía. Al regresar a Europa, se sigue la misma ruta, en este caso, con Siria como punto de partida.

El factor suicida

Los viajes se realizan en avión y se utilizan pasaportes falsos. Los propios voluntarios se financian los desplazamientos, aunque algunas organizaciones terroristas sufragan los viajes de los suicidas captados con los beneficios que obtienen practicando la delincuencia común (tráfico de droga a pequeña escala y robos menores).

El regreso de estos terroristas a Europa puede acarrear también la importación de los métodos que se están empleando en los conflictos de Oriente Medio, entre ellos, el factor suicida. Los atentados de Londres del 7-J son, por ahora, los únicos en los que se ha empleado este tipo de agresión en suelo europeo. En los atentados de Madrid, los terroristas dejaron las mochilas con explosivos en los trenes y huyeron. Ni uno solo de los terroristas pereció en las explosiones. Posteriormente, al ser descubierta, la célula del 11-M se suicidó en el piso de Leganés, con 30 kilos de explosivos. La detonación acabó con la vida del miembro de los GEO Torronteras. Pero esta acción no estaba en los planes de los terroristas.

No obstante, la utilización de este instrumento con premeditación para atentar en España puede tener lugar en cualquier momento. El factor suicida introduce elementos desconocidos hasta ahora en la lucha contra el terrorismo en España. A la hora de atentar, los etarras, que hasta hace poco eran casi la única amenaza, piensan en la huida tanto como en acertar. Teniendo esto en cuenta, los investigadores pueden reducir el número de posibles objetivos y también los procedimientos.

Pero el suicida no necesita escapar. Bellil se estrelló contra el puesto militar italiano con un camión cargado con 3.500 kilos de explosivos. No pensaba huir.

Los expertos consultados por LA GACETA creen que la única fórmula para combatir el terrorismo suicida es la información. “Cuando esta gente vuelva, la noticia se difundirá en los ámbitos radicales en los que se muevan. Si las autoridades europeas tienen gente infiltrada en esos ámbitos, confidentes policiales, no deberían encontrar problemas para controlarlos”, explica Jordán.

La experiencia de otros países en la lucha contra este tipo de terrorismo, como Israel, puede permitir a los países europeos, entre ellos España, ponerse al día en el desafío que se avecina.

Una información de José María Olmo publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Un partido de fútbol usado como atauqe contra España y apología del terrorismo

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: General

El Cataluña-Euskadi se convierte en un multitudinario acto separatista

Tanto TV3 como ETB lo presentaron como un partido «internacional» Antes del encuentro, presidido por Maragall e Ibarretxe, se interpretaron los dos «himnos nacionales» La inmensa mayoría de las banderas catalanas tenían la estrella independentista Cientos de pancartas reivindicaban el acercamiento de presos etarras Incluso se exhibieron en la grada enseñas de Suecia e Irlanda para ridiculizar a España

BARCELONA.- Qué mejor altavoz político que un acontecimiento deportivo. El Camp Nou, terreno abonado a la reivindicación, acogió ayer un partido de fútbol entre las selecciones autonómicas de Cataluña y Euskadi en el que quedó claro que el juego en sí era lo de menos.

Por supuesto que nadie estaba dispuesto a obviar el vistoso escaparate, y ambos bandos reclamaron con insistencia la independencia del Estado español ante la complaciente mirada, entre otros, del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y del lehendakari, Juan José Ibarretxe. José Montilla, candidato socialista a la Presidencia del Govern en los comicios del 1 de noviembre, no le hizo compañía en el palco a su rival convergente, Artur Mas.

El terreno de juego propiedad del Barcelona se resguardó bajo un manto de estelades -bandera independentista catalana-, ikurriñas y pancartas a favor del acercamiento al País Vasco de los presos etarras.

Los 56.354 espectadores -unos 2.000 de ellos viajaron desde el País Vasco en 15 autocares- que acudieron ayer al Camp Nou respiraron oxígeno separatista durante las más de seis horas de actos que envolvieron al partido. Tanto TV3 como Euskal Telebista (ETB) hablaron del acontecimiento como un partido «internacional», y los himnos de ambos combinados fueron presentados como «nacionales».

Fue el preámbulo de lo que vendría a continuación. Los insultos multitudinarios se convirtieron en el hiriente hilo musical de la función: «Puta España», «español el que no bote», «españoles hijos de puta»... Y todo aderezado con pancartas de diversa índole: «Euskal Herria y Cataluña, autodeterminación» o «Una misma lucha por la independencia». Incluso hubo quien acudió al estadio con la camiseta de la selección de Suecia y con la bandera de Irlanda para recordarle a Luis Aragonés sus recientes fracasos deportivos.

La Federación Catalana de Fútbol (FCF), organizadora del acto, logró el visto bueno de la Federación Española para la disputa del partido a cambio de que la reivindicación política fuera lo menos dañina posible, algo que, evidentemente, no sucedió. Y eso que desde la orilla deportiva catalana habían intentado tomar buena nota. De hecho, el equipo entrenado por Pere Gratacós evitó adentrarse en terrenos peliagudos y se conformó con llevar una discreta pegatina en el hombro de su camiseta reclamando la oficialidad de su selección. Por supuesto que el lema escogido para el partido -Juntos por la paz- pasó del todo desapercibido.

Mucho más contundentes fueron los componentes de la selección vasca. Parapetados tras una vistosa pancarta con un escueto Ofizialtasuna (oficialidad), los jugadores siguieron la línea trazada un día antes por su capitán, Aitor López Rekarte, quien leyó un manifiesto en el que señaló que Euskal Herria, «como nación que es», debería tener el reconocimiento oficial.

Aunque, realmente, en el ambiente no se respiraba una lucha por la oficialidad de las selecciones. «Está claro que nosotros no hemos viajado desde Bilbao a Barcelona sólo por eso. Ni que fuéramos a ver un partido de la hostia. Esto es mucho más que política, buscamos otra cosa», comentaba un aficionado ataviado con la tradicional bandera referida al acercamiento de presos de ETA.

Desde la Plataforma ProSelecciones Vascas (ESAIT) comparaban las diferentes realidades que viven las sociedades vascas y catalanas: «Mientras que casi el 90% de nuestro pueblo está a favor de nuestra selección, notamos que en Cataluña hay un cierto miedo a la reivindicación clara».

Desde ESAIT no escondieron un cierto malestar por el hecho de que la Plataforma ProSelecciones Deportivas Catalanas no interviniera en una concentración a las cinco de la tarde, en el interior del recinto del Camp Nou, en la que lo que menos se pidió fue el reconocimiento oficial de las selecciones. Se gritaron consignas contra España, contra el PP, se lanzaron folletos de apoyo al etarra José Ignacio de Juana Chaos y, ante todo, se gritó hasta la extenuación por la independencia de Euskal Herria.

El coordinador de ESAIT, Martxel Toledo, que no veía muy claro lo de celebrar una concentración de estas características a escasos metros de furgones policiales, se congratuló por que no hubiera incidentes y continuó dilatando el discurso sobre la oficialidad cuando allí lo que se estaba reclamando era algo bien diferente. «Queríamos un acto pacífico, y así ha sido», se arrancó Toledo, para dejar bien claro que la sociedad vasca «tiene el derecho a decidir».

Jordi Vinyals, presidente de la Plataforma ProSelecciones Catalanas y, por tanto, impulsor de la polémica campaña publicitaria en la que se usaron a niños en contra de España, disfrutó también de lo lindo. Tal y como había pedido la Plataforma Pel Dret de Decidir -grupo de marcado carácter independentista que en su día criticó el pacto estatutario entre PSOE y CiU-, buena parte del público asistente se quitó la camiseta en el primer minuto del segundo tiempo en muestra de apoyo al citado spot, cuya emisión fue prohibida esta semana por un juzgado de Barcelona.

Tampoco quiso perderse una cita de estas características el adalid del nuevo catalanismo cultural, el actor Joel Joan, quien en su día reclamó los «países catalanes libres» sobre el mismo césped del Camp Nou.

En conversación con este periódico, Joan se quejó de que los catalanes tengan menos tablas a la hora de ejercer su fuerza reivindicativa. «En el País Vasco están mucho más desacomplejados, se implican mucho más en todo. Un ejemplo claro sería el tema de los presos vascos». Aunque lanzó un contundente aviso: «El día que en Cataluña nos quitemos los complejos de encima, no habrá quien nos pare».

Una información de Francisco Cabezas publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Maragall reclama la oficialidad de la selección porque las Cortes aprobaron que son una nación

BARCELONA.- Pasqual Maragall y Juan José Ibarretxe se hermanaron en las entrañas del Camp Nou para reclamar la oficialidad de sus respectivas selecciones. Ambos presidentes mostraron su buen entendimiento y no dudaron en posicionarse con vehemencia a favor de la independencia deportiva de Cataluña y del País Vasco.

«Desde el momento en que las Cortes aprobaron el Estatuto, en el que se dice que Cataluña es una nación, para el presidente de la Generalitat las selecciones son una obviedad», sentenció Maragall, quien ilustró su argumento con el manido ejemplo de Gran Bretaña, donde coexisten las selecciones de fútbol de Gales, Escocia e Inglaterra.

Maragall no desaprovechó la ocasión para recordar su amor a la bandera -catalana, por supuesto-. La campaña electoral apremia y el todavía president quiso dejar bien claro cuál es su sentir y, por extensión, el del PSC. Con su discurso le echó un cable a su sucesor, José Montilla, cuyo principal punto débil son las críticas a su dudoso catalanismo. Sin ir más lejos, el presidenciable socialista fue uno de los grandes ausentes del Camp Nou. También faltó, o al menos nadie le vio, el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira.

Ibarretxe no tuvo que echar capotes a nadie, pero también fue contundente en un parlamento en el que alternó el castellano y el euskara. Maragall sólo habló en catalán. «Se trata de algo más que un partido entre amigos. Por parte del lehendakari existe una petición clarísima: queremos selecciones no por ir en contra de nadie. Me gusta la selección española, me gusta la italiana, pero la mía es la vasca. Y estoy convencido de que la tendremos», clamó.

Entregado al fervor patriótico del momento, Ibarretxe se permitió un comentario de tintes oníricos, pero que verbalizó con absoluta seriedad: «Algún día un president y un lehendakari se darán un abrazo cuando Cataluña y Euskadi jueguen la final de un campeonato del Mundo».

En segunda línea de fuego anduvieron los presidentes de los parlamentos vasco y catalán. Izaskun Bilbao (PNV) y Ernest Benach (ERC) disfrutaron de la fiesta reivindicativa sin apenas mojarse. Benach esbozó una sonrisa y miró al tendido diciendo «yo no he visto nada» al ser cuestionado por la manifestación independentista previa al partido, mientras Bilbao se limitó a expresar que «no debe mezclarse deporte y política».

Al final del choque, ya más relajado, Benach propuso la idea de organizar un torneo de naciones sin Estado, algo que federaciones y plataformas, así a bote pronto, vieron con buenos ojos.

Una información de David Brunat publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Cataluña y Euskadi llevan al césped las cesiones de Zapatero (Editorial de EL MUNDO)

Ningún mitin o manifestación hubiera sido tan eficaz a la hora de escenificar los afanes independentistas de Euskadi y Cataluña como el partido de fútbol que ayer tuvo lugar en el Nou Camp. Presentado por las respectivas televisiones autonómicas como un encuentro «entre naciones», el partido sirvió para desplegar toda la simbología al uso del independentismo, desde banderas e himnos «nacionales» hasta centenares de pancartas por el acercamiento de los presos etarras.

El partido nunca hubiera pasado de la anécdota si se tratara sólo de deporte, entre otras razones por la ausencia de jugadores relevantes y el ínfimo nivel del juego. Sin embargo, como el acto político que realmente fue, su relevancia es insoslayable. Pocas veces como ayer ha podido constatarse al alimón la imaginería independentista de ambas comunidades celebrada con un total desprecio por la realidad constitucional. Más que las reivindicaciones, lo que flotaba en el ambiente eran hechos consumados. Al fin y al cabo, si quien debería velar por el espíritu y la letra de la Carta Magna ha destacado por su cesión en el terreno de los conceptos, ¿por qué no han de tomarle la palabra quienes sí creen en sus respectivas naciones?

Cuando Zapatero impulsa un Estatuto que reconoce a Cataluña como «nación», ¿cómo no han de actuar en consecuencia los políticos catalanes, tal y como señaló ayer con coherencia el propio Maragall?

De la misma forma, el presidente del Gobierno ha abordado el llamado proceso de paz en el País Vasco aceptando en lo fundamental la interpretación de los hechos de nacionalistas y abertzales. Así lo hizo cuando afirmó que él respetaría «el derecho a decidir de los vascos», como si éste derecho estuviese siendo conculcado. Y así lo hace de nuevo cuando contribuye activamente a la que siempre fue la estrategia pretendida del entorno etarra: la internacionalización del conflicto.

Mientras la izquierda abertzale emprende de nuevo una campaña para que una de sus organizaciones tapadera, Askapena, sea admitida por el Foro Social Mundial, o para que «destacadas personalidades internacionales» -que no son otros que Francesco Cossiga, Mario Soares o Gerry Adams- se pronuncien a favor del «proceso», el Gobierno actúa en paralelo llevando el debate al Parlamento Europeo o escenificando el apoyo del primer ministro británico, Tony Blair.

Esta es la deriva emprendida por una política de cesión continua para cuyos frutos Zapatero pide «paciencia». El problema es que incluso los más optimistas y confiados constantan cada día que el trayecto no tiene marcha atrás. Y es que es el independentismo el que va ganando el partido, tanto en la calle como en el césped del estadio.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rubalcaba, silbado en un desfile

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: General

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer en Oviedo, durante el discurso que pronunció en el desfile nacional de la Guardia civil, que Interior destinará en 2007 a este cuerpo mil millones de euros más respecto al presupuesto del año pasado, lo que equivale a un aumento del 15%. La intervención del ministro, que se negó a realizar declaraciones después del acto, estuvo marcada por silbidos por parte de algún sector del público que abarrotó la calle Uría de Oviedo para presenciar el desfile castrense.

Rubalcaba manifestó que el Gobierno quiere «más guardias civiles, más y mejores medios, más motivación y que sus esfuerzos se sumen a los que realizan el resto de las fuerzas de Seguridad del Estado». Por este motivo, continuó el ministro, el Ejecutivo ha puesto en marcha la creación de un mando único que «pretende mejorar la coordinación de ambos cuerpos manteniendo las funciones, áreas de responsabilidad y el carácter de cada Cuerpo». Esta colaboración, prosiguió Rubalcaba, llevará a la firma de un nuevo convenio con la Federación de Municipios para «implicar» a las policías locales en la lucha contra la inseguridad ciudadana. «La Guardia Civil cuenta con el respaldo, el apoyo y la confianza del Gobierno», añadió, para resaltar que la sociedad española se siente «agradecida y orgullosa» de contar con hombres y mujeres que «responden con rectitud, honor y dignidad».

Una información publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Inmigración Ilegal, Menores de Edad y la desafortunada "Ley del Menor"

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: General

La Ley del Menor podría librar de la cárcel a los delincuentes de 18 a 21 años

El Partido Popular intenta in extremis corregir en su trámite en el Senado la cesión del PSOE a una enmienda de los nacionalistas

Madrid - La nueva Ley del Menor apura su tramitación parlamentaria ya que mañana llegará a la comisión de Justicia e Interior del Senado después de su debate en ponencia a puerta cerrada. De todos los flecos pendientes, el más relevante es el que afecta a cómo queda una enmienda asumida por los socialistas en el Congreso y que establece que la ley pueda aplicarse a los menores delincuentes que rebasen los 18 años, de modo que entre esa edad y los 21 años no tengan que ser internados obligatoriamente en una prisión sino que sean derivados a centros de internamiento de menores. El proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros no incluía esta exención, pero se coló a instancias de CiU con el apoyo del PNV y EA. ERC también dio su respaldo.

Aún hay negociación

La negociación sigue abierta y el PP está intentando in extremis que el PSOE corrija este apartado. De la ponencia no sale el compromiso firme de hacerlo, pero tampoco se ha cerrado la puerta a la modificación. El problema es que en el otro lado está la resistencia numantina de sus socios ante una enmienda con la que se compensa el castigo más elevado para los delitos más graves que recoge la nueva normativa.

Ya en tiempos de la discutida gestión de Mariscal de Gante como ministra de Justicia, se avanzó en una dirección parecida, pero tal decisión fue corregida al llegar Ángel Acebes al ministerio. Nunca entró en vigor. En 2003, Justicia, dirigida entonces por Michavila, endureció aún más las condiciones al promover -en plena polémica por el «caso Sandra Palo»- que los menores asesinos pasasen a prisión al cumplir 18 años.

El principal partido de la oposición reconoce que la sociedad no puede renunciar a largo plazo al principio de aplicar a los jóvenes de entre 18 y 21 años medidas educativas dirigidas a su reinserción, pero entiende que intentar cumplir esa máxima sin ningún tipo de previsión de medios personales y materiales para su puesta en práctica, cargando su coste además sobre las comunidades, supone condenarla al «más estrepitoso fracaso».

Una decisión mal medida en esa dirección puede conducir, asimismo, a una saturación tanto del sistema judicial y fiscal de menores como de los dispositivos de las administraciones autonómicas para poder ejecutar la ley, y resulta claramente negativo que el sistema de justicia juvenil se tenga que hacer cargo de una población tan dispersa desde el punto de vista de la edad en los mismos centros y con los mismos equipos.

Falta de recursos

Transcurridos cinco años desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2000, aún muchas comunidades no pueden llegar a ejecutar todo el marco de medidas que la norma contempla (internamientos terapéuticos, trabajo en beneficio de la comunidad, convivencia en familia o en grupo educativo...), por lo que sería imposible atender con los mismos recursos, como mínimo, al doble de la población, teniendo en cuenta que es un colectivo con un nivel acusado de inadaptación social, problemática conductual y drogodependencias.

Los delitos cometidos por menores se han disparado, por ejemplo, en Madrid, y aunque es cierto que cada vez se rebaja más la edad de los delincuentes, también es un hecho que se incrementan en el segmento entre 18 y 21 años. La realidad es que hay una creciente alarma social refrendada por datos objetivos que confirman que aumentan los delitos cometidos por los menores contra la vida, contra la salud pública, de lesiones y de robo con violencia e intimidación.

El PP está convencido de que serán muchas las derivaciones de este colectivo al Sistema de Reeducación de Menores, teniendo en cuenta que los jóvenes entre 18 y 21 años cometen en mayor número delitos y faltas de las mismas características y naturaleza que los comprendidos en la franja de 16 a 18 años, y que en todo caso se les podrá aplicar medida de medio abierto (como libertades vigiladas y trabajos en beneficio de la comunidad).

El proyecto de Ley del Menor endurece las penas de las medidas aplicables a los menores de 18 años que cometan delitos graves, como los de violación y asesinato, y busca responder a preocupantes realidades como las bandas juveniles o el acoso escolar. El principal partido de la oposición mantiene que no puede brindarle su apoyo porque no responde a la delincuencia protagonizada por los menores de entre 12 y 13 años; no atiende la delincuencia extrema (asesinato, violación, terrorismo) cometida por jóvenes de 16 a 18 años, que será penada como hasta ahora; no resuelve el problema que plantea la prescripción de delitos y faltas; y crea un problema grave de financiación en las comunidades autónomas a las que compete la ejecución de las medidas impuestas.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


En 2005 se abrieron causas por delitos a 90.000 menores

Homicidios y agresiones sexuales, entre los que aumentaron

MADRID - Los menores de edad son, año tras año, cada vez más protagonistas de la delincuencia. En 2005, sin ir más lejos, se incoaron 89.707 procedimientos a menores por la comisión de un delito, una cifra ligeramente inferior a la del ejercicio anterior, en el que a 92.412 se les aplicó la Ley del Menor. De ellos, poco más de la mitad tiene entre 16 y 17 años. Pero además de la actividad delictiva, las medidas de internamiento han experimentado un ligero incremento respecto a 2004, cuando se decretaron 4.967, pues el pasado año se cerró con 5.378 órdenes de internamiento.

En consecuencia, la delincuencia cometida por jóvenes es un fenómeno que, desgraciadamente, gana cada vez más terreno. Esto ya se inició en la pasada legislatura, cuando, según los datos extraídos del «Estudio sobre la Delincuencia Juvenil» elaborado por el «Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia», las detenciones de jóvenes de 18 a 20 años pasaron de 34.768 en 2000 a 43.537 en 2004.

Cada vez más jóvenes

Además, los delitos graves, aquellos que llevan aparejada la adopción de medidas judiciales privativas de libertad -internamiento en régimen cerrado, semiabierto o abierto- cada vez son cometidos en una edad más temprana y, de forma paralela, se están registrando un aumento de este tipo de medidas. En concreto, y según los datos del Decanato de los Juzgados de Madrid, en los seis primeros meses de este año los jueces adoptaron un total de 728 medidas privativas de libertad para otros tantos menores autores de delitos graves, lo que supone un aumento del 11,7 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

Ya el año pasado, las órdenes de internamiento en régimen cerrado (1.523) superaron en España a las del ejercicio anterior (1.219).

Los delitos de lesiones se llevaron la palma (15.928), seguidos por los robos con violencia o intimidación (9.047), robos con fuerza (7.861) y hurtos (7.420). Mientras, los relacionados con la violencia de género (en el anterior ejercicio no estaba en vigor) se estrenaron con 2.607 casos relacionados con menores.

Respecto a los delitos cometidos por los menores de edad, los homicidios y las agresiones sexuales aumentaron el pasado año respecto a 2004. En cuanto a los primeros, se pasó de los 179 cometidos por menores en 2004 a los 203 de 2005. Y respecto a los delitos contra la libertad sexual, los 1.320 de 2004 se convirtieron, al año siguiente, en 1.469.

Centros saturados

En su última memoria anual, la Fiscalía General del Estado alertaba de la «saturación» de los centros de internamiento y de las «dificultades» inherentes al tratamiento de los quebrantamientos de condena. Del mismo modo, el Ministerio Público se quejaba de que los técnicos de libertad vigilada superan con creces las ratios de menores a controlar y lamentaba la «falta de formación y preparación» de los educadores responsables de ejecutar las medidas sustitutivas del internamiento.

- La delincuencia cometida por jóvenes es un fenómeno que, desgraciadamente, gana cada día más terreno.

- Los delitos graves, aquellos que llevan aparejada la adopción de medidas judiciales privativas de libertad, cada vez son cometidos en una edad más temprana y se está registrando un aumento de este tipo de medidas.

- En 2005 se abrieron diligencias a 89.707 menores por la comisión de un delito. De ellos, 47.247 tenían entre 16 y 17 años. Homicicios y agresiones sexuales aumentaron respecto al anterior ejercicio.

  

Una información de R. N. publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Crímenes de menores que causaron alarma social

MADRID - Sandra Palo fue llevada hasta un polígono donde la violaron, estando inconsciente la atropellaron repetidas veces, la rociaron con gasolina y la prendieron fuego cuando aún estaba viva. La gasolina fue clave para detener a los agresores. Los asesinos, menores de edad, fueron condenados a penas que oscilan entre los 4 y los 8 años de internamiento en un centro de reclusión.

Asesino de la catana. José Rabadán, de 16 años, mató a sus padres y a su hermana, con síndrome de Down, el 1 de abril del 2000, con unos 70 golpes de catana en su propia casa, cuando estaban durmiendo. Quedó en libertad, tras concluir los 6 meses de medidas cautelares, a la espera de juicio. Rabadán fue condenado el 1 de junio de 2001 a la medida reeducativa de 12 años de internamiento en un centro terapéutico por los tres asesinatos, con la limitación legal de 8 años, a los que seguirán otros 2 de libertad vigilada.

  

Crimen de San Fernando. Iria, de 16 años, y Raquel, de 17, querían «hacerse famosas» y «saber qué se sentía al matar a una persona». Un día cogieron a Clara García, de 16 años, la llevaron a un descampado en la localidad gaditana de San Fernando, le asestaron 32 puñaladas y la degollaron. La sentencia fue de 8 años. Fueron puestas en libertad al cumplirse los 6 meses de medidas cautelares.

Jokin, 14 años se suicidó después de padecer durante un año el maltrato físico y psicológico de sus compañeros. El Instituto expulsó a los ocho presuntos agresores y Educación les asignó tutores para escolarizarles en sus domicilios.

Una información de R. N. publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Secuelas de la Ley del Menor” (Editorial de LA RAZON)

El PSOE ha aceptado una enmienda que exime de prisión a los delincuentes de 18 a 21 años           

        

La inseguridad ciudadana ha crecido de forma alarmante en los últimos dos años. Frente a los mensajes complacientes del Gobierno, los ciudadanos han percibido un aumento de la criminalidad acompañado también de un cambio en las características de esos delitos, con la violencia extrema como denominador común de muchos de ellos. En ese contexto, resulta especialmente relevante el incremento de una delincuencia juvenil con nuevas connotaciones aparejadas en muchos casos a cierta inmigración. La presencia en España de las bandas de jóvenes delincuentes, al estilo de las que existen en algunos países iberoamericanos, se ha convertido en una constante. La Fiscalía General desvelaba que los delitos contra la vida cometidos por niños o adolescentes han tenido una escalada del 61 por ciento desde 2002. Este simple dato avalaría por sí solo las férreas medidas adoptadas por el Ejecutivo en su reforma de la Ley del Menor, que endurece las penas y aumenta las de internamiento hasta los once años en los casos de sucesos graves o muy graves. Además, el texto recoge como un agravante el hecho de pertenecer a una banda, lo que podría suponer una medida de internamiento incluso aunque el delito no fuera de carácter violento. Es evidente, por tanto, que el Gobierno intenta poner coto a una realidad tangible que preocupa extraordinariamente a los españoles, y que está justificado en la necesidad de actuar de forma disuasoria ante determinadas conductas delictivas que no han encontrado respuesta suficiente en el actual ordenamiento. Sorprende, sin embargo, a la vista de la voluntad política que anima una reforma conveniente, que el PSOE haya aceptado en la tramitación de la nueva Ley del Menor una enmienda que exime de prisión a los delincuentes de 18 a 21 años, previsión que no incluía el proyecto aprobado en el Consejo de Ministros. Éste dejaba en manos de los jueces la posibilidad de ordenar su ingreso en la cárcel si la conducta «del menor no responde a los objetivos propuestos en la sentencia». Los debates en el Senado podrían devolver al texto su redacción original, aunque los grupos parlamentarios dudan y no se definen, lo que no es una buena noticia. Es evidente que con el solo endurecimiento de la legislación no se conseguirán resultados en la recuperación de menores delincuentes, y que son precisos más medios para la educación y para la prevención, pero un Estado de Derecho, que tiene también la obligación de defender la seguridad de sus ciudadanos, no puede pecar de ingenuidad o de generosidad gratuita. En todo caso, hablamos de prisión por delitos de extrema gravedad para individuos que ya han superado la mayoría de edad y siempre que el juez estime que no han cumplido las exigencias impuestas en la sentencia. Los dos grupos mayoritarios tienen la oportunidad de enmendar la situación con un acuerdo en la Cámara Alta.

Editorial publicado por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Opiniones sobre la Nación Española

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Opniones

La Nación, agredida” por Ignacio Sánchez Cámara

Una de las maneras de agredir a una nación consiste en infamar y falsificar su pasado

El miércoles pasado se presentó en Madrid la Fundación para la Defensa de la Nación Española, generosa, valiosa e imprescindible iniciativa de Santiago Abascal, diputado del PP en el Parlamento vasco.

Su objetivo queda ya explícito en su denominación, y pretende ejercitar iniciativas jurídicas en defensa de la Nación española y su unidad. Al parecer, ya ha emprendido algunas. Su presentación pública despierta, al menos en mí, un sentimiento ambivalente: de alegría y satisfacción ante la iniciativa, y de melancolía y amargura ante su urgente necesidad. ¿Tendría sentido y sería necesaria una fundación semejante en naciones como Alemania, Francia o Estados Unidos? Vuelve a planear sobre nosotros, con la concordia nacional rota, el falso mito de las dos Españas y el decrépito fantasma de la anomalía española.

Si nación es empresa y tradición, cabe acometer la defensa de una nación en sus tres dimensiones temporales: pasado, presente y futuro. Una de las maneras de agredir a una nación consiste en infamar y falsificar su pasado. En lo que muchos, torpemente, llaman territorio del Estado español, no ha habido ni hay otra nación que la española. Todos los reinos y territorios medievales se sintieron siempre parte de España, hasta que culminó el proceso de integración nacional.

Nuestra nación ha sido desmesurada en sus gestas y virtudes, y también en algunos errores y vicios, pero el saldo sólo se puede repudiar desde la ignorancia o el resentimiento. Su diversidad ni es mayor que la de otras naciones europeas, ni deteriora o impide su unidad. España no es inteligible sin el cristianismo y sin la dimensión europea y americana. Sin ellos, podrá ser otra cosa, pero no España. Sólo los necios y los ignorantes consideran que la defensa de la tradición española es propia de la derecha, incluso de la extrema.

Si cierta izquierda, anoréxica de neuronas, olvida sus raíces y desprecia a sus predecesores que tanto amaron a España, es su problema. Lo malo sería que se encontrara ejerciendo el gobierno.

De ahí derivan las agresiones que sufre en el presente, males que no por viejos son menos dolorosos: el separatismo y el terrorismo; la política autonómica anticonstitucional que reconoce, en contra del derecho y de la historia, y sin convocar al titular de la soberanía, el falso pulular de varias realidades nacionales que reduce a España a Estado anoréxico o residual; la dejación de obligaciones históricas en el conflicto de Gibraltar, cuya descolonización fue hace muchos años avalada por Naciones Unidas; la desorientación de una política exterior que se aleja de Occidente y coquetea con las dictaduras de izquierda.

No hay que cansarse de proclamar que hoy la causa de la libertad política marcha íntimamente unida a la de la unidad de la Nación. El referente bien podría ser Cádiz de 1812.

El patriotismo constitucional sólo puede asentarse en un patriotismo nacional y liberal. Sin Nación española no puede haber ni Constitución, ni libertades públicas. Acaso la prueba pueda encontrarse en que los enemigos de la unidad nacional lo son, casi sin excepción, también de la libertad política y de los derechos de los ciudadanos. Donde campa el nacionalismo secesionista, retroceden las libertades y avanzan las identidades totalitarias. Asistimos quizá a un proceso insólito en el que es el propio Gobierno el que hace dejación de sus obligaciones de defensa de la Nación. Lo normal es que las amenazas sean exteriores, y sin duda, las hay, y también interiores, pero no lo es que se adueñen de las instituciones.

Por último, si nación es también proyecto y empresa, su supervivencia dependerá de la voluntad de sus miembros de convivir o no juntos. En cualquier caso, quienes aspiren a romper la unidad nacional, incurriendo en grave responsabilidad moral y política, deberán, al menos, hacerlo respetando la Constitución y las leyes. En este sentido, cabe apelar a los dirigentes y militantes del PSOE que, es seguro que los hay, disientan de la dirección actual de su partido en defensa de la supervivencia nacional para que contribuyan a la rectificación de un proceso extraviado. Mucho es lo que hay que hacer para revitalizar el proyecto nacional español.

No le faltará, por desgracia, duro trabajo a la nueva Fundación. Sólo cabe desearle entusiasmo y éxito en la empresa, y quizá también que pronto su fin fundacional resulte innecesario porque haya sido vencida la agresión. Su mayor triunfo consistiría en que en poco tiempo pudiera disolverse como consecuencia de que la nación española no necesitara ya defensa. Sólo necesita defensa quien es agredido y atacado. Pero mucho me temo que no vaya a ser así. Se avistan tiempos difíciles para la nación española, a menos que reaccionen, pronto y enérgicamente, la mayoría de los españoles.

Publicado por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“En defensa de España” por José María Marco

A diferencia de otras grandes naciones europeas, hoy somos españoles sin conciencia de lo que eso quiere decir

La Fundación para la Defensa para la Nación Española, recién presentada en Madrid, es de las más valiosas iniciativas para defender lo que parece una causa perdida. Los extranjeros se sorprenden de que un país con tantos éxitos recientes como España necesite instituciones como ésta. Muchos españoles, sencillamente, no lo entienden. Y ahí está la cuestión, previa, en realidad, a la acción política. Se trata por lo esencial de un problema cultural y moral. Desde hace más de un siglo, muchos de los mejores profesores, escritores, intelectuales, artistas y políticos españoles han dedicado su vida entera, todo su esfuerzo, a destruir sistemáticamente la idea de España como una entidad positiva, viva, integradora. Y después de demolerla con saña, con resentimiento, han sembrado de sal lo que quedaba de lo que una vez fue una tierra extraordinariamente fértil, capaz de dar a luz a una cultura asombrosa en su riqueza y dinamismo. El resultado de este trabajo sistemático llevado a cabo durante más de un siglo es la ruptura completa de la continuidad. A diferencia de lo que ocurre en otras grandes naciones europeas, hoy somos españoles sin conciencia de lo que eso quiere decir. El legado infinitamente rico de sueños, de proyectos y de sacrificios del que somos fruto nos resulta ajeno. Apenas nadie se identifica con él, pocos son capaces de comprenderlo e interpretarlo, casi nadie lo enseña. En un siglo, las élites españoles esterilizaron la raíz de su propia nación. Cierto que nos seguimos llamando españoles, pero es como quien lleva un nombre arbitrario, una cáscara cuya almendra y significado desconocemos. Por eso, porque se ha destruido la continuidad, cualquier proyecto de defensa de la nación española encara un futuro tan difícil. Y como nos falla el suelo en el que apoyarnos, estamos en manos del primer cínico sin escrúpulos dispuesto a aprovecharse de la situación. Cualquier proyecto destinado a defenderla, como sería la reforma de una ley electoral delirante, parece condenado de antemano. No nos rendiremos, aun así. Bienvenida sea la nueva Fundación. Y a ayudarla.

Publicado por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno se planteó enviar la Armada para parar los cayucos

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Inmigración

Alonso se opuso en el Gobierno a que la Armada interceptara barcas de inmigrantes. El Ejecutivo analizó la posibilidad de desplazar buques de guerra a Mauritania y Senegal

Madrid - "El Ejército puede ayudar a las fuerzas de seguridad del Estado, pero no puede estar, sería un disparate, gestionando el control de la inmigración ilegal". La frase, repetida públicamente por el ministro de Defensa, José Antonio Alonso -la última, en declaraciones a El Socialista-, la pronunció también en privado, en el seno del Gobierno, cuando, a principios de septiembre, en el momento álgido de la llegada de inmigrantes irregulares a Canarias, compañeros de Gabinete plantearon recurrir a la Armada para interceptar los cayucos en las costas africanas. La idea se ha descartado. Por ahora.

"Ante situaciones críticas, como la que se vivió el primer fin de semana de septiembre [cuando 2.283 subsaharianos llegaron a Canarias a bordo de 27 cayucos]", reconocen fuentes gubernamentales, "todo el mundo piensa qué más puede hacerse y la tentación es mirar al depósito último de recursos que tiene el Estado: las Fuerzas Armadas".

Desde el pasado 18 de mayo, cuatro patrulleros y tres aviones -entre ellos, un P-3 Orion de vigilancia marítima- participan en la operación Noble Centinela, a unas 50 millas al sureste de Canarias. Su función se limita, sin embargo, a avisar de la llegada de cayucos, para que los servicios de acogida estén preparados en tierra, o acudir en su ayuda, si corren riesgo de naufragio. La otra función teórica, ahuyentar a los buques nodriza que acercarían al archipiélago embarcaciones más pequeñas, ha quedado inédita pues éstos, de existir, no se han dejado ver últimamente.

Lo que se planteó en el debate entre los ministerios directamente implicados (Defensa, Interior, Asuntos Sociales, Asuntos Exteriores y Presidencia) fue, según las fuentes consultadas, la posibilidad de que el operativo de la Armada pasara "al otro lado"; es decir, que los buques se situaran ante la costa africana, de forma que interceptaran a los cayucos a la salida (para devolverlos a su origen), y no a la llegada (para acompañarlos a su destino).

Esta misión la cumplen ya en Mauritania y Senegal tres patrulleras de la Guardia Civil y el buque Petrel del Servicio de Vigilancia Aduanera, pero su autonomía y capacidad de relevo es muy inferior a la que tiene la Armada, por lo que el recurso a buques militares era la opción más sencilla, según las mismas fuentes.

La idea se desechó, no obstante, por varias razones. La primera se deriva de las características de un buque de guerra y de la preparación de sus tripulantes. Si un barco de gran tonelaje tratara de abarloarse a un cayuco, sobre todo en contra de su voluntad, es más que más probable que acabara por hundirlo, advierten fuentes militares. Y la opinión pública difícilmente aceptaría una catástrofe fácilmente evitable.

La segunda es de orden legal. Ni Senegal ni Mauritania aceptan que el control de la inmigración en sus aguas lo hagan buques militares extranjeros, pues atenta contra su soberanía.

Ése ha sido uno de los mayores obstáculos para poner en marcha el dispositivo de vigilancia que coordina la agencia europea Frontex. Muchos países de la UE carecen de barcos guardacostas y la mayoría de los que disponen de ellos los tienen adscritos a la Marina de Guerra. Cabo Verde ha admitido que un buque de guerra portugués patrulle sus aguas, pero no Senegal. Por eso, el barco italiano allí desplegado pertenece a la Guardia de Finanzas. No deja de ser significativo que Francia, que tiene una base en Senegal con más de 1.100 militares, no participe en el dispositivo. Ello se debe, según las fuentes consultadas, a que las autoridades de Dakar no han aceptado que el Ejército francés participe en el control de la inmigración ilegal, a pesar de que se dijera lo contrario tras el viaje que el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, hizo el pasado día 23.

También del lado español había problemas. Un buque de guerra está sujeto a una jurisdicción especial y no puede llevar una tripulación mixta (hispano-mauritana o hispano-senegalesa), como las patrulleras de la Guardia Civil que operan en esos países.

Reflujo de la ola

Las fuentes consultadas aseguran que la idea ha quedado descartada, al menos mientras las autoridades locales no cambien de opinión. También se ha producido un notable reflujo de la ola de cayucos, sólo en parte atribuible al empeoramiento de las condiciones meteorológicas, que permite trabajar a medio plazo.

"Las repatriaciones masivas están teniendo efecto, sobre todo porque las conocen los aspirantes a emprender el viaje, y la información que tenemos es mucho más precisa, lo que multiplica la eficacia del operativo para interceptar irregulares, incluso antes de que lleguen a embarcar", aseguran las citadas fuentes.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, viajará hoy a Guinea-Conakry, Gambia y Senegal para plantearles la misma oferta: fondos de ayuda al desarrollo a cambio de colaboración en la lucha contra la inmigración irregular.

Coordinar, "sin perjuicio de la cadena de mando"

La doble naturaleza de la Guardia Civil (policial y militar) ha permitido al Gobierno dar un cariz castrense a la lucha contra la inmigración ilegal mientras mantenía a las Fuerzas Armadas al margen de la misma.

Igual que ha desplegado en Mauritania y Senegal patrulleras del instituto armado, en vez de buques de guerra, ha puesto a un general de la Guardia Civil al frente de la llamada "Autoridad de Coordinación" regional de Canarias, creada por el Consejo de Ministros del viernes, en vez de nombrar a un oficial general de las Fuerzas Armadas.

Su objetivo es evitar, como ha ocurrido en el pasado, que medios de distinta procedencia (Guardia Civil, Armada o Salvamento Marítimo) acudan a la búsqueda del mismo cayuco sin saberlo.

El problema es que el general Cándido Cardiel, dependiente del director general de la Policía y la Guardia Civil, tendrá que coordinar recursos civiles y militares, de distintos ministerios.

En el caso de las Fuerzas Armadas, los medios navales dependen de un almirante y los aéreos de un teniente general, mientras que Cardiel es sólo general de división.

Por eso, deberá ejercer su poder coordinador "sin perjuicio de la cadena de mando de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad del Estado".

Una información de Miguel González publicada por el diario EL PAIS el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Un silencio casi insoportable" por Charo Zarzalejos

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: Opniones

«En estos casos nada es lo que parece. Hay escenificación, ganas de protagonismo, vértigo y todo son medias verdades y medias mentiras». Éste es el análisis que hace un veterano dirigente del PNV, muy ajeno a la política diaria, pero buen conocedor del mundo de ETA y con una dilatada experiencia política. Cree que Zapatero «es frío y calculador pero sin historia suficiente para conocer a esta gente», y «esta gente, aunque ahora sean otros a los que fueron en los ochenta, son los mismos. Tienen el mismo discurso y además no son tontos».

Y hay un punto en el que los acontecimientos le dan la razón, y es que en este proceso nada es lo que parece. Parece que Batasuna está muy enfadada y que el proceso está en crisis. Parece que el presidente tiene todas las cartas en la mano, todo bajo control y que, incluso, tiene el dibujo final del laberinto. Parece que la quema de cajeros, incendios de sedes y juzgados es «kale borroka» pura y dura, pero no hay que condenarlo porque no es para tanto y, además, se trata de poner palos en la rueda, que es lo que dijo el portavoz socialista José Antonio Pastor en el Parlamento vasco. Ayer mismo, cuando todos condenaron el ataque al juzgado de Pasajes, ¿no dramatizaron? ¿Dónde se encuentra la verdad? ¿En el rechazo del Parlamento vasco a condenar la violencia callejera o en las condenas de cada cual? Pase lo que pase, lo correcto es hacer como el Parlamento vasco. No condenar, no dramatizar.

El silencio del presidente comienza a ser casi insoportable. «Los agoreros no van a tener razón», le gusta decir, pero aquí no hay agoreros, hay desconcertados ante el silencio del presidente, porque sus palabras son, para los demócratas, las importantes. Pero el presidente no dice nada, salvo que el proceso está en marcha. No dice nada a nadie y cuando a alguien le toca decir algo es la vicepresidenta, que cuando habla del proceso su sonrisa se queda tan sonriente como helada.

Pero, ojo, que el presidente tampoco dice nada del candidato a la Alcaldía de Madrid, salvo que «Rafa y yo decidiremos» sobre el asunto. Naturalmente, nadie se cree que Simancas vaya a ser voz decisiva. Quien está desbrozando el camino es Pepe Blanco, que como bastante tiene con las municipales, del «proceso» quiere saber lo justo. Cuanto menos mejor. Entre los socialistas el lema es «eso es cosa del presidente». Hasta hace poco se referían sólo al proceso, ahora también al rival de Gallardón.

Cada vez más cuestiones rozan el misterio. Lo que no es misterio alguno es que hasta hace unas semanas CiU ganaba con holgura las elecciones catalanas, pero en septiembre los datos que tienen el PSOE aseguran que acortan distancias. En cuanto Montilla se deje, le van a aconsejar que «arriesgue». No se concreta en qué consiste el riesgo. Lo que sí es seguro es que no va a apostar por hacer de Cataluña una autonomía generosa y solidaria con la inmigración. «Tenemos muchos, muchísimos», dicen al unísono socialistas y convergentes, que ahora con los Presupuestos se van a ver las caras. En el PP creen que mantienen posiciones en Cataluña, que conservan Madrid -«la joya de la corona»- y que ganan posiciones en todas las capitales andaluzas y en pocas localidades gallegas. Insisten en que pueden ganar las generales si la participación no supera el 72 por ciento.

Hoy Mariano Rajoy reúne a la dirección de su partido. Ve con satisfacción que los líderes regionales cada vez están más afianzados y en la periferia intuye una excelente cantera para los tiempos venideros, para cualquiera que sea la suerte electoral mantener el proyecto, «el único que es capaz de ser contrapunto al socialismo». Hasta los más críticos con Aznar, que en el PP también los hay, creen que el gran acierto del expresidente fue organizar la derecha en un proyecto «duradero». «Siempre hemos sido un desastre y ahora somos y seguiremos siendo un proyecto consolidado».

Zapatero de su partido viene a decir lo mismo. «Somos un partido unido en el que se convive». Y callan. Muchos socialistas siguen con las manos en la cabeza, pero callan. Y callados deberán seguir si las cosas no van bien. Todos han unido su suerte a la del presidente y por seguirle se le dice al PP, «ale, os chincháis. No apoyamos vuestra propuesta de condena a la kale borroka, porque queréis incordiar y además dramatizáis». Después de escuchar al portavoz socialista en el Parlamento vasco, los nacionalistas se quedaron sin palabras. Pastor, socialista, lo había dicho todo y más.

Publicado por el diario ABC el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Los liberales de Verhofstadt caen y la ultraderecha avanza en Bélgica

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: Internacional

El partido xenófobo VB subrayó en la campaña el miedo al Islam y al desempleo

Bruselas. Como pronosticaban los sondeos, los primeros resultados provisionales de las elecciones municipales y provinciales en Bélgica han confirmado la caída del Partido Liberal del primer ministro, Guy Verhofstadt, y el avance de la ultraderecha.

Los comicios, que llevaron a las urnas a los 7,5 millones de ciudadanos que tienen derecho a voto y que están obligados por ley a ejercerlo, transcurrieron sin incidentes de gravedad, salvo la habitual tensión lingüística entre las comunidades neerlandófona y francófona del país.

Según los primeros datos, los liberales flamencos del VLD perdieron una media de un 6% o un 7% en los municipios donde se habían contabilizado los votos.

El avance de los cristianodemócratas CDH también se reflejó en los primeros resultados, así como la brusca caída de los Verdes y la ligera erosión de los socialistas en Valonia, su tradicional baluarte, donde podrían pagar ciertos escándalos y perder la mayoría absoluta en ciudades clave, como Charleroi o Lieja. Mientras, en Bruselas, el Partido Socialista ganó un 7,1%, para situarse en un 30,5% de los votos, por lo que parece confirmar su hegemonia en la capital.

En Vosselaar, localidad en el norte del país cerca de la frontera con Holanda, el VLD perdió un 10,6% de los votos, para situarse en un 19,9%, mientras que el partido flamenco de ultraderecha Vlaams Belang (Interés Flamenco), que nunca antes se había presentado en esta localidad, convenció al 12,6% de los electores y logró dos de los 21 escaños.

En Schoten, en los alrededores de la ciudad de Amberes, la formación de extrema derecha sigue siendo el partido más votado con un 34,7% de los votos, lo que supone una mejora de un 10,2% con respecto a las municipales del año 2000. La segunda formación, los cristianodemócratas del CDH, también ganó un 11,3%, para situarse en un 34,1% de los votos.

El partido Vlaams Belang, separatista, de extrema derecha y xenófobo, suscitó en los últimos meses un gran apoyo popular debido a un discurso directo, que subrayaba el miedo al Islam o el temor al desempleo.

Con un 33% de los votos, el VB se convirtió en los pasados comicios locales de 2000 en el mayor partido de Amberes. Sin embargo, los demás partidos —socialistas, liberales, verdes y democristianos— formaron una "coalición monstruo" dirigida por el socialista Patrick Janssens, para frenar su acceso al poder y el llamado "cordón sanitario" se mantuvo en pie. Este "cordón sanitario" podría volver a ponerse en marcha nuevamente ante el avance de la formación en estos comicios.

El avance del partido de extrema derecha no es un fenómeno aislado en Europa. La preocupación de los electores europeos por la inmigración y las minorías ya dieron al Partido Nacional Eslovaco una cuota de poder en Eslovaquia en junio, llevaron al NPD alemán a otro Parlamento regional el mes pasado y hace una semana el apoyo para dos partidos de extrema derecha en Austria aumentó hasta el 15%.

La victoria de la extrema derecha en Bélgica es en gran parte simbólica, dadas las limitadas competencias de las autoridades locales, pero los analistas consideran que podría polarizar aún más a la sociedad y elevar una ya considerable tensión racial.

En mayo, un joven belga de 18 años que supuestamente tenía simpatías ultraderechistas mató a una mujer negra y a un bebé blanco e hirió a una mujer turca en un tiroteo en Amberes, mientras un grupo de skinheads en Brujas golpeaban hasta dejar inconsciente a un francés de raza negra.

Voto electrónico

Los comicios provinciales y municipales de ayer fueron los primeros abiertos a los votos de los residentes no europeos, aunque apenas 17.065, un 16% de los que cumplían las condiciones para hacerlo, se inscribieron.

Estas elecciones también se caracterizaron porque los ciudadanos pudieron ejercer el voto electrónicamente y expertos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) observaron el escrutinio.

Una información publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.