El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Garzón afirma que EL MUNDO «intenta perturbar con ferocidad» su «independencia»

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: 11-M

La secretaria judicial relata las «incidencias» en la declaración de Escribano que niegan los fiscales

MADRID.- La secretaria judicial del Juzgado Central de Instrucción número 5 ha relatado en un escrito enviado al Consejo General del Poder Judicial la forma en que se desarrollaron las declaraciones que prestaron ante el juez Garzón los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano e Isabel López, a los que citó a declarar el pasado jueves.

La secretaria judicial desmiente que se produjeran incidencias durante la testifical de Isabel López, pero describe una comparecencia de Escribano alejada de la «absoluta normalidad» que han asegurado los fiscales Pedro Rubira y Olga Sánchez, para los cuales «no se produjo ninguna incidencia digna de mención».

«La declaración no presentó incidencias, salvo en dos ocasiones en las que su señoría [Garzón] debió advertir [al inspector jefe Escribano] que no alzara la voz al estar prestando declaración ante el juez y deber el respeto que exige una Audiencia Nacional», indica la secretaria judicial.

«Al final de su declaración», añade, «su señoría le indicó que, si lo deseaba, podía corregir los posibles errores que hubieran podido cometerse al transcribir la misma o puntualizar algún extremo de aquélla que no hubiera quedado claro, indicándole que podía aproximarse al ordenador, como se había hecho con todos los testigos».

El relato prosigue así: «Su señoría, mientras esta operación se producía, salió fuera del despacho, regresando unos tres minutos después, indicándole uno de los miembros del Ministerio Fiscal que el declarante estaba cambiando párrafos completos de la declaración».

«En ese momento, y delante de su señoría, comenzó a redactar nuevamente un párrafo e introducir uno nuevo, ante lo que su señoría le indicó que su declaración había concluido y que se trataba de rectificar errores y no hacer otra nueva declaración eliminando cosas que había dicho».

«Ante ello, alterado, [Escribano] indicó que era su declaración y que lo podía hacer. Su señoría dejó que concluyera el párrafo y le formuló varias preguntas aclaratorias, advirtiéndole que no podía alterar la declaración. No obstante, continuó añadiendo frases y corrigiendo la declaración, dejándola a su gusto y firmándola posteriormente de conformidad».

La declaración duró «aproximadamente una hora y media», señala la secretaria judicial, según la cual una vez firmada la declaración Escribano se quejó de que llevaba toda la tarde en el Juzgado. «Su Señoría le informó que también el Juzgado estaba en funcionamiento sin parar desde las 9 horas y le preguntó si esa circunstancia le había impedido prestar declaración o si quería que se avisara al médico forense, y dijo que ése no era el sentido de sus palabras y que no lo precisaba. Su Señoría se disculpó por el hecho de que hubiera tenido que esperar, pero que ya había visto cómo toda la tarde-noche habíamos estado trabajando».

Según la secretaria judicial, el inspector jefe Escribano, que había sido citado a comparecer como testigo a las 17 horas del jueves, no empezó su declaración hasta las 0.10 del viernes y estuvo declarando hasta la 1.40. Los policías que estaban de servicio esa noche en la Audiencia Nacional establecen en las 2 de la madrugada la hora de finalización de la declaración de Escribano. Los peritos abandonaron la sede judicial a las 2.35 horas.

A diferencia de lo sucedido con Escribano, la comparecencia de Isabel López -la primera de los tres peritos en prestar declaración- es descrita como normal por la secretaria judicial. López estuvo declarando desde las 19.15 horas del jueves hasta las 20.47 y desde las 21.05 hasta las 22.20. «En ningún momento la testigo dio muestras de cansancio, alteración o intranquilidad, ni se percibió que llorara o siquiera mostrara intención de hacerlo», dice la fedataria judicial.

Este escrito ha sido enviado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por el juez Garzón junto a las manifestaciones de los fiscales y a su propia petición de amparo, en la que afirma que su decisión de imputar a los tres peritos «supuso que al día siguiente el diario EL MUNDO publicara una información que titulaba 'Montaje de Garzón para criminalizar a los peritos que denunciaron la falsificación', seguida por una campaña de dicho diario que continúa hasta el día de hoy, dirigida no sólo a imputar hechos delictivos a este instructor sino a perturbar con una ferocidad tan evidente como injusta (...) la acción judicial y la independencia en el ejercicio de mi profesión».

También solicita amparo «frente al ataque a la independencia judicial por parte del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo», que ha acusado al juez de «estar prestando un servicio al Gobierno». «Tales afirmaciones hechas por un representante del Poder Legislativo invaden y quebrantan el principio de división de poderes», afirma.

No obstante, es el vocal del CGPJ José Luis Requero quien «en forma principal» motiva la petición de amparo. Para el juez, el hecho de que el consejero haya pedido a la Inspección que investigue el trato dado por Garzón a los peritos es una «interferencia injustificada en la actividad jurisdiccional» y un «ataque a su independencia».

«Es la primera vez que en casi 25 años de profesión judicial me veo agredido en forma tan cruel como injusta por quien tiene la obligación de defender mi independencia», dice.

Una información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.