El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

4 de Octubre, 2006

Dos versiones oficiales del encuentro

Por Sin Pancarta - 4 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: 11-M

Si se fijan la versión del Gobierno Británico poco o nada tiene que ver con lo que nos ha contado nuestro gobierno y sus terminales mediáticas. En ningún momento se hace alusión a ningún apoyo al mal llamado “proceso de paz” y es que tal apoyo no se ha producido. Ha habido frases más o menos positivas más propias de la educación diplomática que de un sólido contenido político. Blair hablaba de su ‘proceso de paz’ y reconocía no sentirse preparado para opinar sobre la cuestión vasca. Es conveniente saber leer el lenguaje diplomático como una jerga particular donde las palabras no siempre significan lo que parecen a simple vista. Por cierto los despachos de Reuters tampoco hablaban de ningún apoyo al ‘proceso’ del País Vasco ¿Por qué será?


Visita del Primer Ministro Británico, Tony Blair, a España

El Primer Ministro británico, Tony Blair, viajó a España el 3 y el 4 de octubre, para reunirse con el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero en Madrid. Durante la reunión, que tuvo lugar en el Palacio de la Quinta del Pardo, ambos líderes tuvieron la oportunidad de intercambiar puntos de vista en torno a importantes cuestiones internacionales como Líbano, el acceso de Turquía a la Unión Europea y el proceso de paz en Oriente Medio. Por otra parte, el Presidente español aprovechó esta reunión para intercambiar puntos de vista con el Primer Ministro británico en relación con el proceso de paz del País Vasco.

Blair y Zapatero presidieron además una mesa redonda con empresarios españoles y británicos en la que concluyeron la necesidad de aprender de la experiencia de Estados Unidos donde, en comparación con la Unión Europea, se registra una tasa más alta de productividad y un elevado nivel de innovación gracias a un mercado laboral más flexible. Para conseguir estos objetivos, el Primer Ministro británico resaltó la importancia de promover la colaboración entre la universidad y la empresa para aumentar la  innovación y el desarrollo. Como el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirmó, la reforma de la Universidad jugará un papel primordial en este proceso. Ambos líderes creen firmemente en el importante papel que las empresas pueden jugar en la elaboración de políticas encaminadas a conseguir una reforma económica de la Unión Europea que tiene como objetivo la creación sostenida de empleo.

Nota de Prensa emitida por la Embajada de Reino Unido en España el miércoles 4 de octubre de 2006


Rodríguez Zapatero agradece a Blair su apoyo al proceso de paz

El Presidente español y el Primer Ministro británico coincidieron en que todo proceso de paz atraviesa "altibajos", pero que "merece la pena intentarlo". Además de la lucha contra el terrorismo, en su reunión, ambos líderes abordaron las relaciones económicas y comerciales entre sus respectivos países, la agenda europea, la situación de Líbano, de Sudán, la crisis nuclear de Irán y el problema de la inmigración. En el ámbito de la cooperación entre ambos países, Rodríguez Zapatero anunció un acuerdo en materia de investigación en el área de biotecnología y de energías renovables.

En su comparecencia conjunta, tras la reunión que mantuvieron en el Palacio de la Quinta de El Pardo, Rodríguez Zapatero expresó su agradecimiento a Tony Blair por "el apoyo de su Gobierno hacia nuestro Gobierno en un proceso difícil y complicado como es un proceso de paz ante un grupo terrorista". Insistió en que el proceso "va a continuar", en que "será largo, duro y difícil, tendrá altibajos, pero el objetivo es tan importante para Euskadi y para el conjunto de España que va a seguir adelante", y añadió que, como había dicho Tony Blair, "merece la pena".

El Primer Ministro británico explicó que durante el camino recorrido para alcanzar la paz en Irlanda del norte les dijeron que todo se vendría abajo, que no iba a funcionar y que éramos unos ingenuos, pero enfatizó que "si uno se cree lo que hace, al final sale adelante" y recomendó al Presiente actuar con "determinación" y "paciencia".

Acuerdo de cooperación en investigación

Las importantes relaciones económicas y comerciales entre ambos países fueron objeto de atención en la reunión mantenida por Rodríguez Zapatero y Blair. El líder británico alabó el crecimiento económico de España y la importancia que actualmente tiene el comercio bilateral. El mandatario español comentó que Reino Unido es el tercer máximo inversor en nuestro país, tras Francia y EE.UU., y que Gran Bretaña es el segundo destino de la inversión exterior española. También subrayó que el turismo procedente de Gran Bretaña representa el 30 por ciento del turismo español.

Rodríguez Zapatero anunció que el gobierno británico y el español habían decidido incrementar su colaboración en dos factores "claves para el progreso", la innovación y la investigación. Para ello elaborarán un acuerdo en dos áreas específicas, la biotecnología y las energías renovables.

El reto que supone la inm¡gración fue otro de los asuntos presentes en la agenda, ambos líderes coincidieron en la necesidad de que la Unión Europea adopte una política conjunta y se implique a fondo en afrontar los problemas que la inmigración clandestina supone para todos. También incidieron en que es preciso apoyar el desarrollo del continente africano.

Blair felicitó al Presidente español por su liderazgo en Europa en materia de inmigración y éste le agradeció el apoyo a sus iniciativas. Rodríguez Zapatero consideró una buena noticia el anuncio de que Frontex vaya a duplicar los medios y triplicar el personal del que dispone para gestionar el control de las fronteras.

En cuanto a Gibraltar, el Presidente español dijo que "el diálogo es el mejor camino para obtener frutos positivos" y, aunque ninguno renuncie a sus posiciones de fondo, tanto el mandatario británico como el español consideraron que el reciente acuerdo de Córdoba es muy beneficioso, fundamentalmente para los ciudadanos.

Nota de Prensa emitida por la oficina de prensa de la Presidencia del Gobierno de España el martes 3 de octubre de 2006


La «mesa de partidos» se constituirá este mes para hablar de Navarra y autodeterminación

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: - Tregua Etarra

MADRID/BILBAO. Convencidos de que el clima de enfrentamiento vivido en las últimas semanas ha entrado en fase de distensión, las fuerzas nacionalistas vascas creen que en el transcurso del mes de octubre la mesa de partidos «se habrá sustanciado», al menos en sus partes más importantes. Esto no significa necesariamente «que haya una foto».

El lendakari, Juan José Ibarretxe, hace apenas cuarenta y ocho horas quiso transmitir su optimismo, asegurando que «estamos sentados» para referirse a los contactos, ya muy avanzados, entre las fuerzas políticas vascas y sugiriendo que entre los «sentados» están el Gobierno y ETA. Esta locuacidad del lendakari contrasta con la parquedad de mensajes del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ayer mismo se limitó a decir, en presencia de Tony Blair, que «el proceso de paz continúa», sin añadir ningún dato más.

En medios nacionalistas vascos no se quieren lanzar demasiadas concreciones, pero hasta donde ha podido saber ABC en fuentes de absoluta solvencia «el grueso de la mesa está acordado. Es cuestión de voluntad, de decisión de ponerla en marcha y para ponerla en marcha con dos horas de reunión queda todo resuelto», añaden las fuentes consultadas.

El «grueso» de lo acordado es que será una mesa de partidos «amplia» en la que estará presente Batasuna, que no será presidida, en principio, por el lendakari, que su puesta en marcha se hará «de manera discreta» y que con toda probabilidad cada formación política tendrá dos o más representantes. El propósito es que los acuerdos se tomen por consenso, pero si este no fuera posible, se acudiría a la «mayoría transversal», sin concretar, al menos de momento, si esta transversalidad sería entre las distintas formaciones nacionalistas o se formaría entre alguna o algunas fuerzas nacionalistas y los socialistas. El PSE-EE sería la única fuerza no nacionalista presente en la citada mesa.

El «derecho» a decidir de los vascos

Se acepta, por parte de todos, de acuerdo con estas fuentes consultadas, que se «aborden todos los asuntos por parte de todos»; es decir, en esta mesa de partidos estará sobre el tapete el derecho a decidir de los ciudadanos vascos y desde luego la territorialidad. En estos mismos medios se tiene la convicción de que «si hay voluntad se pueden encontrar fórmulas satisfactorias para todos».

Otro asunto sobre el que podría no haber unanimidad es la forma de visualizar el acuerdo. Creen que Batasuna va a querer una fotografía «parecida a la que Arnaldo Otegi se hizo con Patxi López», pero en algunos sectores del PNV en este punto, entre otros, hay serias reticencias a este tipo de visualizaciones. En aras del consenso, no cabe descartar que la constitución de la mesa se diera a conocer a través de un comunicado firmado por los partidos integrantes de la misma.

De todos modos y para que la mesa eche a andar, Batasuna tendría que estar legalizada y en el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se está a la espera -esa es la posición oficial- de que la coalición abertzale lo solicite, «porque la Ley de Partidos no se va ni a modificar ni a derogar».

El presidente del Gobierno mantiene el silencio autoimpuesto desde el primer día, pero en el País Vasco la percepción que se tiene es que «en las semanas más inmediatas los acontecimientos se pueden precipitar». Asimismo, y de acuerdo con lo indicado a ABC en medios nacionalistas de absoluta solvencia, «lo que parece claro es que el encuentro oficial entre ETA y el Gobierno se tiene que realizar con algo en las manos y ese algo es la mesa de partidos porque de lo contrario el encuentro sería absurdo y el Gobierno lo sabe. Sabe que no estamos en la ecuación de paz por presos».

Estrategia dilatoria de la banda

El pasado 29 de junio, el presidente del Gobierno anunció en el Congreso de los Diputados el comienzo de las conversaciones con ETA. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez tenía previsto en un principio que esta negociación con la banda echara a andar en agosto. Pero algunos medios atribuyen a la organización criminal el aplazamiento de la primera cita, ya que desde un primer momento los dirigentes etarras han pretendido que la «negociación técnica», que debe tratar la solución de sus presos a cambio del abandono definitivo de las armas, coincida con las reuniones de la mesa de partidos. Ello, porque la banda nunca se comprometería a autodisolverse definitivamente si antes no tiene la garantía de que en el foro tripartito se aborda la autodeterminación y la unidad territorial del País Vasco con Navarra.

En medios de la lucha antiterrorista se cree que la banda ha recurrido a lo largo de este verano a una escalada de la «kale borroka» con la pretensión de enrarecer el ambiente y aplazar sus citas con los emisarios de Rodríguez Zapatero, ya que sus dirigentes observaban entonces que la constitución de la mesa de partidos estaba aún «muy verde». El aumento o descenso de la violencia callejera puede constituir, en el actual contexto, un fidedigno termómetro para comprobar la temperatura que registra el actual proceso de negociación.

Una información de Charo Zarzalejos publicada por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Doce falacias sobre la «mesa de partidos»" por Carlos Martínez Gorriarán

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 10:30, Categoría: - Tregua Etarra

A estas alturas no caben muchas dudas razonables de que el presidente Zapatero, con el apoyo casi unánime de su partido, sea por convicción o por miedo, y de todos los demás con excepción del PP, el único que conserva la cordura en este asunto, está dispuesto a enviar representantes a una mesa, llamada de partidos, cuya misión será pactar con ETA y los demás nacionalistas determinados cambios de las instituciones vascas con vistas a persuadir a los terroristas de que para conseguir sus intereses, aunque sean ilegítimos, les irá mejor «haciendo política» que pegando tiros y poniendo bombas. A eso le llaman «la paz», y conseguirla es la única justificación de los partidarios de la mesa de partidos, poco interesados en la libertad. Quizás sea oportuno, aunque sin duda poco útil, repasar algunas razones contrarias a la creación de la dichosa mesa extraparlamentaria. Razones que no tienen nada que ver con los intereses de los partidos, y que tampoco niegan a las instituciones parlamentarias cualificadas discutir en su momento los cambios constitucionales que haya que discutir. Pero en el Parlamento competente, no fuera y contra él, y todavía peor, por decisión de quienes están obligados a velar por su integridad.

Allá vamos: ¿qué razones pueden invocarse contra esa mesa en la que Zapatero parece depositar tantas esperanzas y otros vemos tantos peligros? Pues, por ejemplo, las doce que siguen:

1.- No es cierto que la mesa represente al conjunto de la sociedad vasca, sólo a los partidos que acepten sentarse en ella. Y los partidos no pueden arrogarse una representación que no han pedido, que no se les ha concedido y que por tanto no tienen.

2.- No es cierto que los partidos estén facultados para sustituir a capricho las instituciones representativas, como los parlamentos y las propias elecciones, por otras provisionales o de fortuna, como una mesa totalmente irregular donde puedan pactar sin luz ni taquígrafos la modificación del sistema democrático a espaldas de la ciudadanía y suplantando su voluntad soberana, expresada en las elecciones.

3.- No es cierto que sea una iniciativa desinteresada de paz, es una exigencia de ETA planteada en términos de ultimátum: o hay mesa o vuelven los atentados mortales.

4.- No es cierto que la mesa permita por primera vez a la sociedad vasca expresar libremente cualquier proyecto político. No sólo porque en la mesa no habrá ningún representante electo de los ciudadanos, sino sobre todo porque los únicos que no pueden expresarse con entera libertad son las personas amenazadas por ETA. Justificar esa mesa como un foro de diálogo plenamente libre implica aceptar que las instituciones democráticas no lo son tanto y no representan a toda la sociedad vasca, es decir, significa reconocer que ETA tiene razones para existir.

5.- No es una vía alternativa para la solución de problemas, sino que la mesa es un problema en sí misma porque vulnera las reglas elementales de la democracia, como la de que sólo los representantes debidamente elegidos, y para un mandato limitado en tiempo y ámbito, pueden deliberar y tomar decisiones en nombre de sus electores. Nadie ha facultado a los partidos para que decidan nada en una mesa, ignorando los mandatos electorales.

6.- No es simplemente un foro de partidos, es un sustitutivo del Parlamento. Y si en los parlamentos son corrientes las reuniones previas entre los partidos con representación parlamentaria para acercar posturas o preparar acuerdos, razón de más para no crear mesa extraparlamentaria alguna. Todo lo aceptable que pueda hacer legalmente esa mesa es competencia parlamentaria. Y todo lo que vaya a hacer que sea imposible en un Parlamento, como legalizar de hecho a Batasuna, es ilegítimo en cualquier caso.

7.- No es una iniciativa desinteresada para buscar un arreglo inclusivo, sino un contubernio entre políticos profesionales que ponen intereses de gremio y de partido por encima de la democracia: un nuevo reparto de la tarta.

8.- No es un modo de acercar a Batasuna a la aceptación del juego democrático, sino una vulneración descarada de ese juego para modificarlo según las exigencias de Batasuna.

9.- No es una mano tendida a los violentos para que acepten la política, sino una violación de la política democrática para contentar a los violentos.

10.- No es un método práctico para complementar los posibles esfuerzos mediadores de otros foros como el Parlamento de Europa, sino que representa una completa incongruencia con la decisión de llevar a Bruselas la deliberación sobre el final del terrorismo mientras ese debate se sustrae al Parlamento vasco, invitado de piedra en este juego de tramposos.

11.- Estas críticas no son fundamentalistas, sino una advertencia contra la tentación de ceder privilegios a los fundamentalistas antidemocráticos de ETA y del nacionalismo obligatorio, que pretenden abrir un proceso constituyente irregular en su exclusivo beneficio.

12.- Quienes pensamos así no rechazamos la mesa por que nos obsesionen las minucias de procedimiento, sino porque en las sociedades democráticas, donde los valores e ideas son tan distintos e incluso divergentes, lo único sagrado e intocable son, precisamente, los procedimientos y normas básicas del Estado de derecho que acepta la gran mayoría sobre la base de que sean iguales para todos.

El precio implícito

Y no voy a extenderme. Doce «noes» bastarían para quien quiera tomarlos en consideración o, al menos, discutirlos. Cosa que, por supuesto, no ocurrirá en ningún caso. La mesa de marras se constituirá, y ocurrirá una de estas dos cosas: que sirva finalmente para desarmar a ETA, pero al precio de legitimar el terrorismo como un método aceptable, eficaz para forzar el cambio de las instituciones, o bien ETA despreciará los acuerdos que puedan alcanzarse, con lo que, además de no haber servido para nada práctico, la mesa habrá conseguido el efecto adicional de desacreditar la democracia, mostrando que el principio según el cual las mismas leyes y normas rigen para todo el mundo, no rige en cambio para quienes hayan matado lo suficiente.

Publicado por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Los peritos ponen a Alonso por testigo de que el informe auténtico era el suyo

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: 11-M

MADRID.- El ex ministro del Interior y actual titular de Defensa, José Antonio Alonso, tuvo conocimiento de que el perito Manuel Escribano, junto a los también peritos Isabel López y Pedro Manrique, realizó el 21 de marzo de 2005 el informe 48-Q3-05 en el que se relaciona a Hasan Haski, uno de los principales imputados por los atentados del 11-M, con ETA.

El hecho fue dado a conocer ayer a la Audiencia Nacional mediante dos documentos que se adjuntaron al recurso de reforma que presentó la defensa de los funcionarios de la Policía Científica Manuel Escribano e Isabel López.

El documento «Número 1» consiste en una instancia que fue remitida el 3 de octubre de 2005 al ministro del Interior, entonces José Antonio Alonso, en la que Escribano solicitaba la concesión de una cruz al mérito policial con distintivo rojo por toda su trayectoria profesional de más de 30 años en la Policía, de los que más de la mitad se han cumplido en la Unidad de Análisis de la Policía Científica.

En la página 3 de dicha instancia, Escribano hizo constar que él, junto con los otros dos peritos, realizó el informe 48-Q3-05, en el que se analizó la sustancia (ácido bórico) encontrada en el domicilio de Haski y en el que se relacionaba dicha sustancia «con otros hechos terroristas».

La solicitud de la condecoración fue analizada y estudiada por cinco instancias: la Comisaría General de Policía Científica; la División de Personal; la Junta de Gobierno; el director general de la Policía, y el propio ministro del Interior.

El documento «Número 2» que se aportó ayer junto al recurso de reforma es precisamente la resolución denegatoria a dicha solicitud, que lleva fecha de 23 de diciembre de 2005.

En dicha resolución no se hace mención a que el informe que relacionaba al imputado del 11-M con ETA no existiera, como ha afirmado el jefe de sección de la Unidad de Análisis de la Policía Científica, Francisco Ramírez. Ni tampoco al hecho de que dicho informe no se hubiera remitido al juez Juan del Olmo.

Según declaró Ramírez ante el juez Baltasar Garzón, tesis que también sostuvo el comisario jefe de la Policía Científica, Miguel Angel Santano, el informe que hicieron los tres peritos en el que se relacionaba a ETA con el 11-M sólo tuvo el carácter «de un borrador de uso interno» y, por tanto, nunca llegó a ser un documento oficial.

Sin objeciones

Pues bien, la resolución a la solicitud de Manuel Escribano pone de manifiesto que toda la cúpula policial dio por bueno que el informe 48-Q3-05 había sido realizado por Escribano y no por Ramírez, puesto que desde ninguna de las instancias se le hizo a Escribano la menor objeción a este hecho.

Ninguna de estas instancias por las que pasó la solicitud advirtió tampoco de ello al ministro, que, obviamente, dio por hecho que todo lo relatado en su instancia por el solicitante era cierto.

Al hacerlo, dio de facto carácter oficial al informe cuya validez ha puesto en cuestión ahora el juez Garzón al imputar a los tres peritos por un presunto delito de falsedad.

Pero es más: la resolución denegatoria del 23 de diciembre de 2005 no sólo va firmada por el jefe de los servicios de la Asesoría Jurídica del Ministerio del Interior, Manuel Angel Fernández García, sino que va rubricada por el mismísimo ministro del Interior, entonces José Antonio Alonso.

Hay, por tanto, una cascada de responsabilidades en la falsificación del informe que se quiso ocultar al juez Del Olmo.

Como ha reconocido el propio Miguel Angel Santano, no sólo en la nota de prensa que remitió el Ministerio del Interior el pasado 21 de septiembre, sino también en su declaración del pasado jueves 28 ante el juez Garzón, fue él quien dio personalmente el visto bueno para que Ramírez se autoatribuyera la realización del nuevo informe, en el que se eliminaron las observaciones que vinculaban a Haski con ETA.

Si eso es cierto, ¿por qué Santano no hizo constar, cuando tuvo que estudiar la instancia de Escribano, que el informe cuya autoría se atribuía no era suyo, sino del señor Ramírez?

¿Por qué no se le informó en ese momento de que estaba en un error, ya que el informe remitido al juez Del Olmo no había sido el que él, junto con los otros dos peritos, había realizado, sino el que había hecho, censurando sus observaciones, el jefe de sección de la Unidad de Análisis de la Policía Científica?

Por otra parte, la solicitud, tal y como fue formulada por el perito Escribano, demuestra que él nunca fue informado por sus superiores de que su informe no fue remitido al juez.

Es decir, que a Escribano nunca se le comunicó que había sido el jefe de sección Ramírez quien firmó el informe 48-Q3-05, en el que, por otra parte, se atribuyó la realización de unas pruebas de laboratorio que él nunca llegó a realizar.

Alegaciones

En las alegaciones del recurso de reforma presentado ayer ante la Audiencia Nacional, en el que se cuestiona la competencia de Garzón para instruir este caso, se dan algunos argumentos que refuerzan lo que pone de manifiesto el documento «Número 1».

A saber: en el propio auto del juez Garzón se da por hecho que el informe del 21 de marzo de 2005, realizado por los tres peritos, está en poder de la Dirección General de la Policía.

Por tanto, para Garzón, hubiese sido relativamente sencillo comprobar si el informe que volvieron a firmar los tres peritos el día 11 de julio de 2006, con el fin de que se le remitiera al ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, se correspondía o no con aquél.

Dando por hecho, como hace el juez Garzón en su auto, que el original del informe del 21 de marzo de 2005 está en poder de la Dirección General de la Policía, el recurso de reforma establece lo siguiente: «Y sobre esta base, ¿es posible que se ha podido cometer un delito de falsedad? No. Porque el supuesto defraudado o engañado ya tenía el informe que se le vuelve a dar y con el que no se le puede engañar porque ya conoce su contenido. Es absolutamente imposible cometer una falsificación si quien tiene un informe luego recibe otro ejemplar del mismo».

Una información de Casimiro Garcia-Abadillo publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido

El escrito a Alonso desmonta las hipótesis de Garzón e Interior (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 9:30, Categoría: 11-M

Toda la argumentación del Ministerio del Interior y del juez Garzón para incriminar a los peritos se sustenta sobre una hipótesis: que el informe presentado el 21 de marzo de 2005 a sus superiores era un simple borrador y que fue en julio de 2006 cuando trataron de darle apariencia de documento oficial. EL MUNDO revela hoy que cuatro instancias del Ministerio del Interior y el entonces ministro José Antonio Alonso tuvieron conocimiento de la realización de dicho informe y ninguno de ellos cuestionó su autoría.

Estos son los hechos: el perito Manuel Escribano, imputado por Garzón por un delito de falsedad, se dirigió al ministro para solicitarle una condecoración en octubre de 2005. En esa petición, Escribano hacía una relación de sus méritos profesionales y citaba expresamente el informe «48-Q3-05», que, según sus palabras, relacionaba la masacre del 11-M «con otros hechos terroristas».

La demanda de Escribano pasó por la división de personal, por la propia Comisaría General de la Policía Científica, por la Dirección General de la Policía y por la Junta de Gobierno del Ministerio de Interior. Finalmente, el ministro del Interior decidió en diciembre de 2005 no conceder esa condecoración y lo hizo en un escrito firmado por su puño y letra.

En la petición desestimada, Escribano fecha su informe, junto a la citada referencia, el 21 de marzo de 2005. La pregunta es obvia: si, como sostiene Interior, ese informe era un mero borrador sin ningún valor legal, ¿cómo es posible que todas esas instancias del Ministerio, su jefe Santano y el propio ministro no le comunicaran nada o incluso le abrieran expediente por atribuirse lo que no era suyo, sino que dieran por buena su afirmación?

La respuesta es muy sencilla: porque los mandos de Interior no querían levantar la liebre de que el informe de Escribano y los otros dos peritos había sido sustituido por otro que omitía los vínculos con ETA.

La prueba de que Escribano estaba convencido de que el suyo era un informe oficial con todas las de la ley es este escrito en el que hace una alusión expresa a su contenido. Si Escribano hubiera sabido que su informe había sido cambiado por otro, no habría corrido el riesgo de mencionarlo como un mérito. Estamos hablando de octubre de 2005, cuando nadie podía prever lo que ha sucedido ahora. El silencio que mantuvo entonces Santano, que sin duda tuvo que examinar el expediente, supone una admisión de la autenticidad del informe y le pone en evidencia. El episodio puede además poner en un serio aprieto al ministro.

Esta palpable demostración de que Escribano no falsificó nada contrasta con «el trato vejatorio y humillante» que recibieron los peritos de Garzón, al que también denunciaron ayer ante el CGPJ por «su actitud airada y soberbia» durante el interrogatorio.

Con ser importantes las formas, lo sustancial es que Escribano e Isabel López denuncian que el juez siguió tomándoles declaración como testigos cuando ya había aparecido el documento en el que Garzón basa la imputación. Esto es una flagrante violación de sus derechos y pone en evidencia que el juez no actuó de buena fe.

Ayer, el CGPJ se negó a respaldarle al considerar que nada de lo dicho o escrito en este periódico justifica el amparo o pone en peligro la independencia judicial. Y además, el CGPJ evitó ese apoyo al considerar que hay dos denuncias contra Garzón que deben ser investigadas.

El globo inflado por este juez está siendo pinchado por los hechos, que demuestran que los peritos son las víctimas de un montaje del Ministerio del Interior para tapar sus vergüenzas.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Audiencia admite que hay 'dudas racionales' sobre el explosivo del 11-M

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: 11-M

MADRID.- La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional admitió ayer que hay «dudas racionales» sobre el explosivo empleado el 11-M. A pesar de ello, rechazó todas las diligencias sobre explosivos solicitadas por una decena de víctimas del 11-M y respaldadas por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M.

En su resolución, el tribunal se hace «eco» de la «inquietud» de las partes personadas sobre el «controvertido extremo del tipo de explosivo» empleado en la masacre, «habida cuenta de las divergencias de los informes periciales al respecto, la irregularidad de alguno de ellos y la duda racional acerca de una cuestión importante».

También subraya que la petición para realizar diligencias deberá ser incluida en los escritos de calificación de las partes, para que «puedan practicarse, como merecen, en el propio acto» del juicio oral, para que «se despeje cualquier duda al respecto». «Será a la luz y bajo la directa y atenta mirada del tribunal de enjuiciamiento como éste y tendrá a su alcance todos los elementos y datos objetivos para conocer realmente lo ocurrido».

Según el tribunal, «el deseo de conocer la verdad de lo ocurrido», y concretamente respecto a los explosivos, es «asumido por la acusación pública y defendido, a ultranza, por quienes administran justicia».

Aún así, la Sala estima que las diligencias celebradas por el instructor Juan del Olmo son más que suficientes y que las dudas que puedan albergar algunas acusaciones y defensas deberán despejarse en el juicio.

Entre las diligencias rechazadas por la Sala se encuentran: llamar a declarar a los agentes que custodiaron la mochila de Vallecas en Ifema; que declare de nuevo el responsable de los Tedax que dijo a Del Olmo que los efectos de las deflagraciones apuntaban a un explosivo militar, y que expertos en explosivos aclaren si es relevante que al día siguiente de la explosión de Leganés la Policía francesa se incautase de 100 kilos de un explosivo militar.

La decisión de la Sala supone mantener el calendario previsto por la Audiencia para poder comenzar el juicio el próximo mes de febrero.

La Sección Cuarta -Fernando Bermúdez, Paloma González y Juan Francisco Martel- rechazó hace unos días todos los recursos contra el auto de procesamiento de Del Olmo, incluido el de la fiscal Olga Sánchez.

La Sala también rechazó en otro auto todas las diligencias solicitadas por los acusados Basel Ghalyoun, Fouad Morabit, Raúl González y Rafá Zouhier. Los magistrados hacen suyos los argumentos de Del Olmo, que consideró las peticiones «inútiles» o «reiterativas».

Una información publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.