El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

2 de Octubre, 2006

EL MUNDO se acerca a 'El País' y aventaja a 'ABC' en más de 100.000 ejemplares

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: General

MADRID.- Nunca EL MUNDO estuvo tan cerca de El País. Nunca el ABC estuvo tan lejos de EL MUNDO. Nunca La Razón estuvo tan cerca de ABC. Estas son las tres conclusiones que se desprenden de los últimos datos distribuidos por la Oficina para la Justificación de la Difusión (OJD) esta semana, correspondientes tanto a la difusión como a la venta en quiosco de los cuatro grandes diarios nacionales durante los meses de julio y agosto.

La consolidación e incluso la acentuación de las tendencias que vienen arrastrándose desde comienzos de año empiezan a constituir ya lo que un experto del sector del control de la difusión califica como «auténtico corrimiento de tierras con muy pocos precedentes».

De acuerdo con este criterio, si la tendencia reflejada en estas cifras se mantuviera durante un par de años, podría llegar incluso a producirse una alteración del ranking de los grandes diarios nacionales con EL MUNDO disputando el liderazgo a El País y La Razón a punto de alcanzar a ABC.

Como puede apreciarse en el cuadro adjunto, la difusión total del diario de Unedisa volvió a rebasar cómodamente los 300.000 ejemplares durante los meses de julio y agosto, en los que tradicionalmente disminuyen las ventas. Mientras nuestro periódico obtuvo crecimientos del 6% y el 3% en esos meses de verano, tanto El País como ABC tuvieron caídas en torno al 12% en el total de su difusión.

El termómetro del quiosco

Aún es más significativo el comportamiento de la venta en los quioscos, que es el termómetro que mejor refleja la sensibilidad del mercado. EL MUNDO superó los 231.000 ejemplares en ambos meses, mientras que El País llegó a perder 67.000 copias en julio y se quedó en agosto en 293.000. Es decir, sólo 62.000 copias por delante de EL MUNDO, que habría que reducir a la mitad en el mercado de lunes a sábado, teniendo en cuenta el fuerte impacto que las ventas de El País de los domingos tienen sobre el promedio.

Si combinamos estas cifras con las de la audiencia en internet, puede afirmarse sin ninguna duda que EL MUNDO y elmundo.es son ya el diario con más lectores de España. Mientras elmundo.es roza los 10 millones de usuarios únicos al mes, según la OJD, elpais.es ha preferido no reintegrarse a este control después de haber sido expulsado por manipular su audiencia. En todos los demás sistemas de medición aparece muy por debajo de elmundo.es.

Y mientras las distancias entre la edición impresa de EL MUNDO y la de El País se acortan, la que separa a nuestro diario del tercero en el ranking, el ABC, se agigantan. Según su propia declaración a OJD, la venta en quiosco del veterano rotativo conservador no llegó a alcanzar los 127.000 ejemplares en julio y apenas rebasó esa cifra en agosto. Es decir, 104.000 menos que los declarados por EL MUNDO.

La ampliación de lo que ya empieza a ser una enorme brecha que los expertos consideran poco menos que irreversible es fruto de las caídas del 23% y casi el 20% que sufrió ABC durante esos dos meses. De mantenerse esa tendencia, pronto podrá decirse que EL MUNDO vende en los quioscos el doble de ejemplares que ABC, mientras su cifra de suscriptores permanece muy pareja.

Teniendo en cuenta que la venta en quioscos de La Razón fue de 95.800 ejemplares en julio y 93.500 en agosto -con subidas cercanas al 5%- es fácil desprender dos nuevas conclusiones. Por un lado, que EL MUNDO vende ya más que el ABC y La Razón juntos, un avance que refleja el apoyo de los lectores a su esfuerzo por esclarecer el 11-M. Por el otro, que el diario fundado por Luis María Anson después de su salida del que él define como «el ABC auténtico» está ya a poco más de 30.000 ejemplares del buque insignia de Vocento.

En los resultados acumulados de los ocho primeros meses del año se reflejan las mismas tendencias marcadas por los meses de verano. Hay un periódico que sube significativamente, que es EL MUNDO, pues lleva ganados más de 11.000 ejemplares en el cómputo de difusión total y casi 14.000 en el de la venta al número. Hay otro periódico que sube levemente, que es La Razón, pues gana 6.400 ejemplares en uno y otro cómputo. Y, en cambio, los otros dos diarios arrastran caídas históricas: El País pierde 39.000 ejemplares en la difusión total y nada menos que 44.200 en la venta al número; el ABC pierde cerca de 34.000 en la difusión total y nada menos que 42.000 en la venta al número. Este último dato supone hasta un 23% de descenso acumulado anual, cifra sin precedentes en un mercado maduro como el nuestro.

Aunque es evidente que las alzas registradas por EL MUNDO y La Razón no cubren ni de lejos las bajadas de El País y ABC, hay que subrayar el simultáneo crecimiento exponencial de la audiencia de los diarios en internet, un ámbito en el que elmundo.es es -según los datos del medidor Alexa- el diario electrónico de mayor audiencia de España, el líder mundial de la información en castellano y el tercer portal absoluto en castellano después de dos de los buscadores de Google.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Dos siameses contra EL MUNDO" (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 10:30, Categoría: General

Quienes se hayan sorprendido por la virulencia con que tanto el perpetuo órgano del Partido Socialista como el veterano portavoz de la derecha tradicional -pasmosamente convertido en segundo piloto de la escudería gubernamental- están desencadenando su actual ofensiva de otoño contra EL MUNDO, pueden encontrar hoy la explicación en nuestras páginas de Comunicación.

El veredicto del mercado, según la información suministrada por los propios editores a la OJD, no puede ser más rotundo. En el acumulado de los ocho primeros meses del año, mientras las ventas en quiosco de EL MUNDO registran un incremento de 16.000 ejemplares -caso único entre los grandes diarios de calidad europeos- las de El País y el ABC sufren pérdidas de nada menos que 40.000 ejemplares por cabecera.

Eso significa que mientras EL MUNDO se ha puesto a un tiro de piedra de El País, su ventaja respecto al ABC supone ya un abismo infranqueable de más de 100.000 copias. Si a ello le unimos la rotunda hegemonía de elmundo.es en internet con varios millones de usuarios únicos mensuales de ventaja sobre las ediciones electrónicas de tales competidores, el resultado es que nuestro periódico -este periódico- se ha convertido ya en el líder absoluto de la prensa de información general en España cuando aún no ha cumplido los 17 años de vida. ¡Quién lo hubiera dicho hace tan sólo un lustro!

No somos nosotros quienes tenemos que echarnos flores, pero es evidente que junto al rigor y dinamismo de sus informaciones, la centralidad transideológica de sus opiniones y el pluralismo de sus grandes columnistas, la clave del éxito de EL MUNDO es la credibilidad de su periodismo de investigación. Ahí están las sentencias judiciales que acreditan que cuanto descubrimos y alegamos en solitario sobre los GAL, los fondos reservados, Filesa, Ibercorp o las escuchas ilegales del CESID era cierto.

El pánico de El País y ABC ante la caída -en el segundo caso, desplome- de sus difusiones y la constatación de que nuestras investigaciones sobre el 11-M van proporcionando a los ciudadanos datos esenciales que de otro modo desconocerían, es lo que les ha hecho perder los nervios hasta empeñarse en una alocada campaña de desprestigio contra EL MUNDO en la que todo vale: desde la grotesca manipulación por parte de El País de unas palabras de Trashorras referidas a otro asunto para dar a entender falazmente que le habíamos pagado, hasta la patética invitación por parte del director de ABC a que el director de la Policía y la Guardia Civil haga lo que pueda para que el fiscal del Estado emprenda acciones penales contra nosotros. En ese contexto se encuadra el infame linchamiento de los tres peritos víctimas del montaje -probablemente prevaricador- del juez Garzón.

Con orientaciones idénticas, enfoques calcados y hasta con las mismas palabras, estos dos hermanos siameses unidos por el común tronco de la subordinación a la estrategia gubernamental parecen empeñados día a día en una ofensiva concertada en forma de pinza para obligar a EL MUNDO a abandonar sus pesquisas o, al menos, para desprestigiar sus revelaciones.

Se trataría de intentar trasladar al terreno periodístico la coincidencia en la crítica que una fuerza de izquierdas -la IU de Anguita- y una de derechas -el PP de Aznar- desplegaron contra los abusos del felipismo hace ahora una década. Pues bien, como también de aquella oportuna conjunción -que acaba de evocar con gran precisión Anguita en sus memorias- se nos hizo responsables, estamos en condiciones de advertir que las dos diferencias esenciales son que ahora EL MUNDO no tiene nada de lo que avergonzarse -todo lo contrario- y que quienes nos acosan no pugnan por averiguar la verdad sino por ocultarla.

El resultado, como no podía ser de otra manera, es que el tiro les está saliendo devastadoramente por la culata. No hay tertulia de la Ser que no dedique minutos y minutos a hablar de EL MUNDO, para luego terminar desquiciándose por el hecho de que tantos españoles nos consideren su periódico de referencia y porque, semana tras semana, marquemos la agenda política. ¡Parece un periódico serio, pero no lo es!, claman al unísono los dos siameses desvelando su frustración. Incluso los analistas del sector llegan a recomendarles que la única manera de parar su declive es entrar en polémica con quien está en alza para ver si de esa manera logran beneficiarse de un cierto efecto arrastre.

Pues bien, vamos a permitirnos darles un primer y último consejo: dejen de investigarnos a nosotros y pónganse a investigar todo lo que le importa a la sociedad española, incluido el 11-M. EL MUNDO ha descubierto que los asturianos imputados ahora por la masacre buscaban en 2001 a alguien que supiera montar bombas con móviles. EL MUNDO ha descubierto que existen múltiples lazos que los relacionan con ETA, empezando por el robo en el callejón de Trashorras. EL MUNDO ha descubierto que la práctica totalidad de los imputados o eran confidentes o estaban controladísimos por la Policía. EL MUNDO ha descubierto que el Skoda Fabia fue una prueba falsa colocada por los servicios secretos. EL MUNDO ha descubierto que hay serios indicios de que la mochila de Vallecas también lo fuera. EL MUNDO ha descubierto que la furgoneta de Alcalá estaba vacía cuando llegó a Canillas y llena cuando se dio parte al juzgado de su inspección. EL MUNDO ha descubierto que los teléfonos utilizados fueron liberados en la tienda de un policía cuya hermana era a su vez la traductora de las conversaciones grabadas por orden de Garzón. EL MUNDO ha descubierto que en la casa de Morata hubo «artistas invitados» ajenos a los islamistas los días que se montaron las bombas. EL MUNDO ha descubierto que el jefe de los Tedax pronunció en el Congreso reiteradamente una palabra -«nitroglicerina»- incompatible con la versión oficial. EL MUNDO ha descubierto que al sumario no han sido adjuntados los análisis sobre los restos de los focos de los trenes. Y EL MUNDO ha descubierto que altos cargos policiales falsificaron un documento -así fue, así lo mantenemos y así quedará acreditado- para privar al juez de toda conexión, por episódica que fuera, entre el 11-M y ETA. ¿Y ellos qué han descubierto?

Que no se llamen a engaño estas dos hermanas Sisters ni el Gobierno que a diario les alimenta con simétrica cartuchería. Mientras en España haya democracia y exista el Estado de Derecho, EL MUNDO seguirá empeñado en cumplir con la función social -con el servicio público en el más noble sentido del término- que entraña proporcionar informaciones como esas a los ciudadanos para que puedan ejercer como tales con todos los elementos de juicio. Y nos seguiremos sintiendo muy honrados de acoger entre los nuestros a aquellos lectores que se sientan decepcionados por la renuncia de otros diarios a cumplir con ese mismo cometido.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El registro de Garzón exculpa a los peritos e incrimina a sus superiores

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: 11-M

De sus casi mil análisis a escribano solo le cambiaron el que vincula ETA y el 11-M

MADRID.- El registro policial ordenado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en las dependencias de la Policía Científica, llevado a cabo entre las 15.00 horas y las 23.30 horas del viernes 29 de septiembre, avala punto por punto las tesis de los peritos que realizaron el informe que relaciona a la banda terrorista ETA con uno de los principales imputados por el atentado del 11-M.

El registro fue practicado por dos inspectores de la UCI (Unidad Central de Inteligencia) expertos en informática. Otros dos agentes vigilaron la puerta de entrada a las oficinas donde los peritos tienen sus mesas, ordenadores y archivos, mientras que otros dos funcionarios auxiliaron en su trabajo a la secretaria judicial.

La orden del titular del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional tenía como fin encontrar pruebas que avalaran la imputación por «falsedad en documento oficial», delito que les imputó a los tres peritos en un auto redactado durante la mañana de ese mismo día.

El objetivo principal era desbaratar los argumentos de Manuel Escribano, el perito que asumió la autoría del análisis sobre la sustancia encontrada en el domicilio de Hasan Haski, que se llevó a cabo en el laboratorio de la Unidad de Análisis de la Policía Científica el 21 de marzo de 2005.

Escribano, que estuvo presente en el registro acompañado de su abogado, tomó nota con su habitual minuciosidad de todos los documentos de los que se incautaron los inspectores de la UCI.

Los hechos son los siguientes: El informe 48-Q3-05 (que determinó que la sustancia encontrada a Haski era ácido bórico) se encontraba grabado en un disquete de ordenador. Dicho informe era exactamente igual al original que se entregó, en copia de papel y firmado por los tres peritos, a su jefe, Francisco Ramírez, el día 21 de marzo de 2005. Efectivamente, al margen del análisis de la sustancia, en las observaciones que figuran al final del mismo, los peritos establecen que esa misma sustancia fue encontrada en un piso franco de ETA en Salamanca.

Asimismo, el informe que aparece en el disquete es el mismo que los tres peritos le entregaron el día 11 de julio de 2006 al jefe de la Unidad de Análisis, José Andradas, cuando se percataron de que el auténtico había sido sustituido por otro falso firmado por el jefe de sección Francisco Ramírez.

Si quiere saber si ese informe se corresponde o no con el que hicieron los tres peritos el día 21 de marzo, el juez Garzón no tiene más que reclamar al jefe de sección Ramírez que aporte al Juzgado el que le fue entregado ese día y que tiene que estar guardado en los archivos de la Policía Científica.

Además de ese disquete, que es oficial al pertenecer a las dependencias de la Policía Científica, los agentes de la UCI encontraron en uno de los armarios en los que Escribano guarda su documentación una serie de cuadernos manuscritos donde el citado facultativo anota todos sus análisis.

En uno de esos cuadernos (que le fue requisado por los agentes para su posterior entrega al juez Garzón) figura el análisis 48-Q3-05, realizado el día 21 de marzo. En la misma hoja del cuaderno donde se reseña el informe, también escrito a mano, se hace constar que el día 22 de marzo de 2005 Ramírez pretendió que se modificaran las observaciones del informe pericial. Asimismo, Escribano apuntó que el día 24 de marzo (dos días después de la fecha que figura en el informe falso remitido al juez Del Olmo por Ramírez) el jefe de sección de la Unidad de Análisis volvió a insistir en su petición de que se retirasen las observaciones que vinculan al imputado por el atentado del 11-M con ETA.

Dicho cuaderno, que forma parte de una serie en la que todos los informes están referenciados según la fecha en la que fueron realizados, es la segunda prueba que avala las tesis de los peritos ahora imputados por Garzón.

Hay que hacer constar que Escribano (perito que tiene el carné número 9) ha llevado a cabo casi 1.000 informes de explosivos en sus casi 18 años como facultativo de la Policía Científica. Hasta ahora, ninguno de sus informes había sido sometido a revisión o modificación por sus jefes. El primero ha sido justamente el que relaciona al 11-M con ETA.

El tercer y definitivo dato que respalda la tesis de los peritos -es decir, que fueron su jefe, el señor Ramírez, y sus superiores los responsables de un delito de falsedad en documento público, y no ellos- es el libro de registro del laboratorio de la Unidad de Análisis.

En dicho libro consta que fue Escribano y no Ramírez el encargado de hacer los análisis sobre la sustancia encontrada en el domicilio de Hasan Haski. No sólo eso, sino que también se reflejan las pruebas que se llevaron a cabo, que son justamente las que figuran en el informe que va firmado por los tres peritos.

En los seis informes que los tres peritos han realizado sobre explosivos relacionados con el atentado del 11 de Marzo, en ninguno ha figurado la firma del jefe de sección. Ante el juez, los responsables de los informes son siempre los peritos que lo firman, nunca sus superiores.

Pero es más, Ramírez no es un facultativo (su formación es la de ingeniero agrónomo) y, por tanto, no puede llevar a cabo personalmente análisis químicos y farmacológicos, para los que se necesita una cualificación especial.

Durante el registro llevado a cabo el pasado viernes, Escribano, quien al final también estuvo acompañado por la perito Isabel López, demostró a los inspectores de la Unidad Central de Inteligencia su conocimiento sobre explosivos y su puntillosa forma de trabajar.

En uno de sus armarios tiene almacenadas más de 20.000 pequeñas fichas con nombres y referencias de sustancias relacionadas con explosivos.

Cuando uno de los agentes le preguntó si era habitual que él hiciera referencias a otros atentados en sus informes, Escribano sacó de un archivador una carpeta con la inscripción Periodistas donde les mostró sus informes sobre los intentos de atentado que sufrieron con cartas bomba el columnista de EL MUNDO Raúl del Pozo y el subdirector de La Razón, Jorge Semprún, en octubre y diciembre del año 2000, respectivamente. La relación de las sustancias encontradas en ambos sucesos llevó a determinar que se trataba de los mismos autores.

Un funcionario de la Policía Científica que estaba presente durante el registro comentó a la secretaria del Juzgado: «Escribano es el mejor perito. Aquí, cuando tenemos alguna duda, le consultamos siempre a él».

Una información de Casimiro Garcia-Abadillo publicada por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Más de 30 horas a disposición del juez Baltasar Garzón

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 9:30, Categoría: 11-M

Les tuvo esperando hasta la madrugada, les gritó e hizo llorar a Isabel López; y todo ello sin asistencia letrada

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón no sólo se atribuyó la competencia en la instrucción de un delito propio de la jurisdicción ordinaria (la falsedad documental), sino que trató desde el primer momento a los tres peritos que acudieron como testigos a los juzgados como si fueran culpables de graves delitos.

Para empezar, les citó a las 17.00 horas del 28 de septiembre. El último en declarar fue Manuel Escribano, quien compareció ante el juez a las 2.30 de la madrugada, concluyendo su declaración cuatro horas más tarde.

Garzón trató de forma muy dura a Escribano. En repetidas ocasiones le dijo que no le gritara (el perito tiene un elevado tono de voz, pero nunca le gritó) e incluso le advirtió de que no se riera de él, cosa que en ningún caso hizo el facultativo.

Antes había comparecido Isabel López, quien, fruto de la presión a la que fue sometida, se echó a llorar delante del juez. Cuando la perito le mostró unos documentos que demostraban que las observaciones que interrelacionan sustancias son muy comunes en los informes periciales, Garzón le dijo en tono sarcástico que algunos de esos papeles se iban a ver pronto «publicados en EL MUNDO».

Hay que tener en cuenta que ninguno de los tres peritos acudió con abogado, dado que fueron llamados a declarar simplemente como testigos.

Cuando Escribano concluyó su declaración, ya en la madrugada del día 29 de septiembre, tuvo que marcharse a su despacho en la sede de la Policía Científica, donde se iba a llevar a cabo el registro, que no comenzó hasta las 15.00 horas y que se prolongó hasta las 23.30 horas. Es decir, que estuvo más de 30 horas a disposición de Garzón.

El domingo, algunos periódicos publicaron con gran despliegue su declaración ante el juez. Ni Escribano ni su abogado tienen aún copia de la citada declaración. Hay que recordar que estamos ante unas actuaciones declaradas secretas por el instructor. Nunca un procedimiento judicial se había retransmitido de esta forma para facilitar a los medios afines su labor de linchamiento.

Una información de Casimiro Garcia-Abadillo publicada por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Los autores del informe del ácido bórico recurren la competencia de Garzón

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: 11-M

Piden a la Sala Penal de la Audiencia que envíe a los juzgados ordinarios la posible falsedad

Madrid. Los tres policías imputados por un delito de falsedad por el juez Baltasar Garzón no piensan permanecer impasibles ante esa acusación y sus abogados han comenzado a desplegar toda una serie de iniciativas jurídicas. La primera, y fundamental, es acudir directamente a la Sala Penal de la Audiencia Nacional para plantear la falta de competencia de Garzón a la hora de investigar nada relacionado con la presunta falsificación de determinados informes relacionados con el 11-M, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes de la Confederación Española de Policía (CEP), cuyos servicios jurídicos han asumido la defensa de los tres agentes.

En este sentido, se esgrime que en el auto de imputación que dictó Baltasar Garzón no existe «ninguna vinculación ni referencia alguna al origen del sumario», al del atentado cometido por islamistas contra la Casa de España en Casablanca, «ni ninguna conexión con delitos de terrorismo».

Junto a ello, se sostiene que las diligencias practicadas por Garzón en relación con los tres policías imputados por él han ido encaminadas exclusivamente a determinar la posible falsedad documental, «que no es un delito que entre en la competencia de la Audiencia Nacional».

Por este motivo, acudirán directamente a la Sala de lo Penal para plantear la falta de competencia del magistrado, «porque ésta ya se ha pronunciado y no se ha producido nada para que pueda cambiar su criterio».

En relación con la imputación de los tres peritos que relacionaron ETA con los atentados del 11-M, Ignacio López, presidente de la CEP, declaró ayer a este periódico que, con respeto escrupuloso a la acción de la Justicia, «ni de lo practicado hasta ahora, ni de los registros efectuados ni de la argumentación del auto del Juzgado Central número 5 -el de la imputación- se infiere causa alguna de culpabilidad» de los tres policías.

En cambio, y tras defender la actuación de esos agentes en lo relacionado con los citados informes, dijo que lo esencial es determinar «cómo es posible que un informe pericial, que tiene que ir rubricado por los miembros que hayan practicado las pruebas, sea luego firmado por un único perito que, además, no haya participado en ellas».

En esta línea, Ignacio López resaltó que, en su opinión, «es evidente que los tres peritos -los imputados por Garzón por un delito de falsedad, castigado con penas de 3 a 6 años de cárcel- firmaron un informe que fue modificado y firmado por otro. Esto es lo realmente importante y no lo relativo a las fechas».

«Si los tres peritos, que estaban habilitados para realizar el informe, mantienen la vigencia del mismo, todo lo demás no dejará de ser maniobras de distracción», concluyó el presidente de la Confederación Española de Policía.

La deducción de testimonio, en Plaza de Castilla

El pasado jueves, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional apreció indicios de, «al menos», un delito de falsedad en relación con el informe que finalmente se incorporó al sumario del 11-M, del que se habían eliminado las referencias a la banda terrorista ETA que se contenían en el que habían elaborado los tres policías posteriormente imputados por Garzón; y decidía remitir la investigación a los juzgados ordinarios de Madrid.

A pesar de que la fiscalía recurrió en súplica esa decisión, la Sala remitió a los juzgados de Plaza de Castilla la correspondiente deducción de testimonio, ya que la impugnación efectuada no tiene carácter suspensivo.

A mediados de esta semana, se resolverá el recurso, que, si se cumplen las previsiones, será en sentido similar al ya acordado.

Una información de F. Velasco publicada por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El «proceso»: las razones del bloqueo

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: - Tregua Etarra

Madrid - La situación de «bloqueo» en la que se encuentra el «proceso» se debe a que el Gobierno y ETA mantienen dos concepciones diferentes del mismo. El Ejecutivo piensa que es un camino para llegar a la paz, al final del terrorismo. La banda, por el contrario, fiel a su historia y a los que han sido sus objetivos estratégicos, lo concibe como un medio para lograr la independencia del País Vasco (con la anexión de Navarra y territorios del sur de Francia) en el que quiere implantar el «socialismo» (una república de carácter marxista).

Algo ha tenido que fallar para que una negociación que se presentaba como la principal baza política de nuestro Gobierno haya encallado en tan poco espacio de tiempo. Las conversaciones previas que ambas partes han mantenido durante años, a través de los socialistas vascos y Batasuna, o directamente con la banda, no parecen haber servido para otra cosa que para conseguir la declaración de alto el fuego. Y eso a cambio de unas concesiones que los terroristas reclaman pero que el Ejecutivo ignora.

Mala información

Descartada la mala fe del Gobierno, hay que pensar que no ha tenido buena información. Los que le contaron que ETA estaba dispuesta a dejar las armas y poco menos que a rendirse (como los que, más tarde, le transmitieron que Batasuna estaba presta a legalizarse) manejaban fuentes a las que no se les debe consultar ni la hora o actuaban bajo el peligroso principio de decir al que está en el poder lo que quiere oír. O, lo que es peor, se guiaban por un voluntarismo suicida, según el cual los pistoleros estaban ya aburridos de serlo.

¿De qué datos concretos disponía el Gobierno para pensar que las cosas habían cambiado en ETA? Hay un personaje que tiene todas las claves para contestar a esta pregunta: el dirigente socialista vasco Jesús Eguiguren, que permanece en un absoluto silencio (¿obligado o voluntario?) y que ha sido el protagonista, junto con el etarra José Antonio Urruticoechea Bengoechea, «Josu Ternera», de las conversaciones previas que condujeron a la declaración de alto el fuego.

Eguiguren es una persona que vive desde hace muchos años con la obsesión de la «solución negociada» (del «conflicto», como tanto les gusta a los terroristas denominar el problema que ellos mismos han creado). Basta repasar las hemerotecas para encontrar numerosas declaraciones, en las que, ante el comienzo de unas negociaciones, anunciaba el inminente final de ETA (1988-1989). Es más menos lo que, por lo visto, ha aventurado ahora, esperemos que con más tino, porque desde entonces la banda ha asesinado a muchas personas.

Un político tan proclive a las posturas negociadoras, defendidas por ETA desde la década de los setenta, cuando se apercibió de que no podía derrotar «militarmente» a España, ¿era la persona idónea para mantener los contactos con la banda? ¿No hubiera sido mejor un personaje no tan involucrado en el problema? Son preguntas cuya contestación ya no va resolver nada pero que pueden dar una pista sobre lo que ha ocurrido.

Compromisos

La situación de «bloqueo» se debe también, además de la diferente concepción del «proceso», a que la banda reclama el cumplimiento de unos compromisos que supuestamente se le hicieron y que fueron los que le decidieron a conceder el alto el fuego. Los meses previos al anuncio de la tregua estuvieron salpicados de tomas de postura de quienes dentro ETA se oponían a esta medida. LA RAZÓN informó en exclusiva de la carta que el preso José Javier Arizcuren, «Kantauri», miembro de una «ejecutiva» etarra dentro de las cárceles, con tanto peso como la que está en el exterior, había mandado a sus compañeros. Sólo una labor «pedagógica» de Josu Ternera, que esgrimió ante los «irreductibles», esos supuestos compromisos, consiguió convencer a la mayoría en una organización en la que se debaten los pasos a dar pero que, una vez decididos, ya no se discuten.

El Gobierno, en el segundo año de su mandato, se encontraba en caída libre en las encuestas. El PP no sólo se le había acercado sino que, según algunos sondeos, superaba al PSOE. La tregua era necesaria si se quería invertir esa tendencia y el anuncio de ETA lo permitió. Cabe pensar que Eguiguren y los que le acompañaron a los contactos con «Ternera» forzaron la situación. Las conversaciones previas, como ha quedado demostrado, no habían «cocinado» de manera suficiente el asunto y no se habían previsto muchas circunstancias. ¿Se prometió? ¿Se dieron por supuestas muchas cosas? ¿Se dieron a entender otras? Da lo mismo. ETA tomó nota de lo que, pensaban ellos, se le concedía y puso en marcha la maquinaria de la tregua para seguir en el camino de la consecución de sus objetivos.

Era una estrategia peligrosa y equivocada. La bestia no iba a tardar mucho en reclamar lo que consideraba suyo con advertencias tan significativas como la de que no se podía utilizar el «proceso» para tratar de obtener réditos electorales. El Gobierno había ganado la batalla de las encuestas pero se metía en un laberinto sin mapa.

Dos soluciones

Ante la situación de «bloqueo» caben dos soluciones. La que, al parecer, se intenta por parte de los socialistas vascos con el beneplácito de La Moncloa: constituir a toda costa la famosa «mesa» para que los proetarras, y también los nacionalista, piden contenidos concretos (en una palabra, discutir los plazos y los métodos que lleven a la independencia), y, de paso, hallar una fórmula para que Batasuna, legal o no, participe.

O por el contrario, suspender temporalmente el proceso, buscar un acercamiento sincero, sin trampas, con el Partido Popular y transmitir a los pistoleros y a los que les apoyan una imagen de unidad desde la unidad de España. Si alguien pretende ganar votos con el terrorismo que mire hacia atrás. No está tan lejano el 14 de marzo de 2004. Al final, siempre se pierde.

Una información de J. M. Zuloaga publicada por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Gracias, Sevilla" por Mercedes Cordero

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: - Tregua Etarra

Un gentío desbordaba el margen del Guadalquivir, era una locura llegar entre los cortes, las trabas burocráticas, las obras, el vientre abierto de la ciudad, pero («Aquí estamos, nosotros No Matamos») defendiendo la libertad, y los derechos más humanos, los de las víctimas. No vamos a entrar en el regateo de unos miles de personas más o menos, el sabernos unidos en la resistencia es lo que cuenta.

Decía Teresa Jiménez Becerril que tenía miedo de la respuesta, que podía ser corta porque ésta es una ciudad indolente, acostumbrada a bajar la cabeza ante las presiones del poder, pero esta vez sus paisanos no nos han decepcionado. Al contrario. Queremos saber la verdad, y si hay que poner la otra mejilla pues se pone porque en mi nombre no nos rendimos, señores diputados del Frente del Silencio frente al horror. Y los decibelios de nuestros gritos por la libertad tienen que resonar por encima del atronar de las pistolas aún humeantes tras llevarse la vida de los nuestros. No estaba Chávez, ni Monteseirín. Uno y otro han perdido la ocasión de abrazarse con las víctimas, cuando la mitad de ellas son andaluzas, pero había otra gente de su partido, estaba Gotxone. Para estar con Irene Villa y todos los demás supervivientes del fanatismo y el odio, han venido a esta Sevilla de todas partes y muchas horas de autocar de Alicante, Zaragoza, Huelva, Murcia, Cuenca o Granada. Y todos prometían «el 25 en Bruselas», porque los europeos tienen que saber cual es la verdad de esto que llaman proceso de Paz. Esa es la cuestión: La Verdad. No queremos ser cómplices de ninguna verdad oficial. Les debemos a nuestras familias, por lo menos, la dignidad de investigar todos los por qués.

  

Mercedes Cordero es Delegada de la AVT en Sevilla

Publicado por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Sevilla también grita «no a la negociación»

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: - Tregua Etarra

Más de 100.000 personas arropan a las víctimas del terrorismo, que reprochan a Zapatero las «mentiras» del proceso de paz. La manifestación no contó con líderes del PSOE. La AVT prepara otra protesta en Bruselas

Sevilla - No hubo sorpresas de última hora en la multitudinaria manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) de ayer en Sevilla. Tal y como se preveía, ningún representante del Ejecutivo central ni autonómico estuvo presente en el acto que tenía como principal objetivo el rechazo al proceso de diálogo con la banda terrorista ETA iniciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El PSOE se adscribió al mutis, y ni siquiera el alcalde de la capital hispalense, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, se sumó a la manifestación, a pesar de que preside la Fundación Alberto Jiménez Becerril, cuyo nombre procede del concejal del PP asesinado junto a su esposa por ETA en 1998.

El acto sí contó con un masivo apoyo ciudadano. Pese a que fuentes policiales apuntaron la asistencia de 40.000 personas, el PP consideró estas cifras una «manipulación bochornosa» y cifró la asistencia entre 150.000 y 200.000 personas. La AVT no hizo estimaciones para no entrar en el baile de cifras.

La manifestación, que es la tercera que organiza la AVT desde que comenzó el llamado proceso de paz, se desarrolló bajo el lema: «Queremos saber la verdad. Rendición en mi nombre ¡no!», y será el punto de partida de varias movilizaciones que tendrán lugar en todas las comunidades españolas.

La representación política, que se limitó al Partido Popular, eligió un lema distinto, aunque en consonancia con el mensaje de la AVT: «Comprometidos con las víctimas del terrorismo». El presidente del PP, Mariano Rajoy, no acudió al acto, pero en su lugar estuvieron otros miembros de la dirección nacional del partido, como el secretario general, Ángel Acebes y el secretario ejecutivo de Justicia, Ignacio Astarloa. Por parte de la dirección regional, además del presidente del PP-A, Javier Arenas, acudieron una nutrida representación de presidentes provinciales como Teófila Martínez o Juan Ignacio Zoido.

Los manifestantes esgrimieron pancartas con mensajes como «negociar es claudicar» o «si tienes decibelios, ZP dimisión». Este último mensaje, que se repitió mucho a lo largo del acto, se refería a la polémica que precedió la manifestación, ya que la Delegación del Gobierno exigió que los organizadores que no sobrepasaran un límite de decibelios ni ocuparan «de forma excesiva los espacios públicos», unos requisitos que desde la AVT se interpretaron como un intento de boicot.

«No estáis solos»

Las críticas más duras al Gobierno se produjeron cuando la marcha llegó a su fin, tras una hora recorriendo el Paseo de las Delicias. Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal asesinado en Sevilla; Gotzone Mora, en representación de Ciudadanía Democrática; Gabriel Moris, vicepresidente de la AVT, que perdió a un hijo en los atentados del 11-M; y Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, se expresaron sin ningún tipo de cortapisas, mientras gritos de «no estáis solos» interrumpían sus discursos. Tanto Jiménez Becerril como Alcaraz se refirieron a la medida anunciada por el PSOE esta semana de llevar al Parlamento Europeo la resolución del Gobierno del 17 de mayo de 2005 -que resume el Pacto Antiterrorista-, siguiendo los pasos del caso irlandés. Alcaraz recordó que Zapatero «miente», porque el contenido de esta resolución recogía explícitamente que «a ETA sólo le queda un destino: disolverse y deponer las armas». En este sentido, el presidente de la AVT se preguntó: «¿Nos puede decir Zapatero el nombre y los apellidos de los terroristas que han decidido abandonar la violencia?, ¿No será "Txapote"?». Además, Alcaraz recordó que el texto recogía también que «la violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje de la violencia». Según dijo, «otra mentira más».

Por su parte, Teresa Jiménez Becerril señaló que acababa de llegar del Parlamento Europeo, «donde he ido a contar el daño que ETA nos causó y el porqué no es moral negociar con quien ni se arrepiente, ni deja las armas. No se imaginan lo triste que puede llegar a ser ir mendigando a un diputado inglés, a un belga y a una irlandesa un poco de comprensión, sabiendo que al final, seguramente, darán su apoyo a este vergonzoso proceso de paz».

Precisamente, de cara al debate del día 25 de octubre en el Parlamento Europeo, las víctimas han comenzado a movilizarse para estar presentes. Miembros del colectivo de víctimas y del Parlamento de Estrasburgo están haciendo gestiones para reservar unas plazas en la tribuna de invitados a afectados por el terrorismo. Pero la lucha de las víctimas no acaba ahí, y según anunció Alcaraz, realizarán una «rebelión cívica» en Bruselas, donde harán una nueva protesta.

Gotzone Mora sí quiso distinguir entre víctimas y verdugos. Por eso, aseguró que «el bien es apoyar a las víctimas del terrorismo y el mal es sentarse a negociar o hacer concesiones a Josu Ternera, Otegui, al asesino De Juana Chaos y a cualquier otro que representa a una banda terrorista como es ETA-Batasuna».

De nuevo en referencia a las trabas de la Delegación del Gobierno que sembraron la polémica, Alcaraz acabó su intervención llamando a la «rebelión cívica en España», y pidiendo que estas voces superen en decibelios al ruido de las pistolas de ETA».

Alcaraz anuncia una «rebelión cívica»

Al margen de la manifestación, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, ha convocado una «rebelión cívica» contra el proceso de diálogo con la banda terrorista ETA que incluirá diversas manifestaciones y que irá enfocada también a «saber la verdad» de los atentados del 11-M.

Una información de Andrés Muriel publicada por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Acebes: «Zapatero está cada vez más solo»

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: - Tregua Etarra

El PP asegura que la marcha de ayer es una muestra de la debilidad del Ejecutivo

Sevilla - Tanto el secretario general del PP, Ángel Acebes, como el presidente del PP-A, Javier Arenas, dirigieron duras críticas a la política terrorista seguida por el Gobierno y lanzaron un mensaje de apoyo a las víctimas de la banda terrorista ETA. El número dos del PP afirmó que Zapatero está «cada vez más solo en su política de cesión ante ETA y los terroristas». Según el dirigente popular, la manifestación de ayer es «testimonio de la impresionante fortaleza de la sociedad ante el terrorismo y ante la inquietante debilidad del Gobierno ante la banda terrorista». En este sentido, señaló que «es la manifestación de la verdadera paz frente a las manifestaciones de todos aquellos que apoyan el terror, y también frente a aquellos actos de mítines continuos como hemos visto hace muy pocos días en las calles del País Vasco». Según expresó, cada vez son más los ciudadanos que «quieren que el presidente del Gobierno esté aquí con ellos, y no en la mesa sentado con los terroristas». «La gente, lo que quiere, es derrotar a ETA, única garantía para acabar con el terrorismo frente a las presiones y la debilidad», apostilló.

No ceder al terrorismo

Por su parte, Arenas señaló que el objetivo del acto público es «decirle al Gobierno que desde Andalucía tampoco aceptamos una negociación política con los terroristas», al tiempo que aseguró que «para nosotros es una gran satisfacción estar aquí para defender la dignidad y estar muy cerca de las víctimas».

El dirigente del PP-A, que vaticinó que la manifestación iba a ser «histórica» en Andalucía, recalcó que «lo que hay que hacer es derrotar al terrorismo, nunca negociar, ni ceder, ni tragar con las pretensiones que nos plantean, ya que están fuera de nuestra convivencia democrática». El dirigente popular dijo «echar de menos» a representantes de las administraciones públicas andaluzas en contra del terrorismo», ya que ningún dirigente del Gobierno de Zapatero ni del andaluz estuvo presente en la manifestación.

Una información de Andrés Muriel publicada por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Los editoriales sobre la Manifestación de la AVT

Por Narrador - 2 de Octubre, 2006, 6:30, Categoría: - Tregua Etarra

“Sevilla también con las víctimas” (Editorial de EL MUNDO)

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer en Sevilla, convocadas por la AVT, para mostrar su rotunda oposición al proceso negociador abierto por Zapatero con la banda terrorista ETA. La afluencia de manifestantes, que marcharon por las calles sevillanas con normalidad y sin incidentes, puso en evidencia, una vez más, que las víctimas del terrorismo son el mayor referente moral de la sociedad española y que los ciudadanos están con ellas. Los asistentes pudieron escuchar el testimonio de personas con valor y coraje, como la hermana del concejal Alberto Jiménez Becerril, asesinado junto a su esposa. Numerosos dirigentes del PP acompañaron a los manifestantes y Javier Arenas lamentó la ausencia del alcalde de la ciudad y de algún representante del PSOE. Desgraciadamente, la ausencia de dirigentes no es lo más lamentable de la actuación de los responsables socialistas sobre esta manifestación. El delegado del Gobierno puso todo tipo de trabas para que se celebrara, alegando que los manifestantes harían mucho ruido. Una actuación particularmente vergonzosa teniendo en cuenta que en la misma Sevilla se celebró de madrugada un botellón, sin que el Ayuntamiento ni la delegación del Gobierno establecieran cautelas sobre el ruido ambiental.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Sin las víctimas no hay proceso” (Editorial de LA RAZON)

El PSOE no asiste a la marcha de la AVT la misma semana que decide llevar a ETA a la eurocámara

Sacar adelante una negociación, cualquiera que sea su naturaleza, con la oposición frontal de una de las partes más directamente afectadas es tarea inútil. Como inviable será el proceso abierto por el Gobierno con ETA si no cuenta con el apoyo de las víctimas de la banda terrorista. Y a juzgar por la manifestación que recorrió ayer el centro de Sevilla, la distancia entre el equipo de Zapatero y las principales asociaciones de víctimas, lejos de templarse, no deja de agrandarse. El comportamiento de los dirigentes socialistas hacia este colectivo no sale de un error y ya cae en otro mayor. En los preparativos de la marcha de ayer, el delegado del Gobierno amenazó a los organizadores con medir los decibelios de los gritos de los manifestantes. Fue una sobreactuación ridícula, a las que parece muy aficionado López Garzón, pero no tan grave como que a las víctimas no se sumara ningún representante del PSOE. El servilismo de un delegado gubernamental es inocuo, pero el desapego de la dirección socialista hacia las víctimas de cuarenta años de terrrorismo es un hecho lamentable y de gran preocupación. Lo de menos es que, con esa actitud, el PSOE las deje en las exclusivas manos del PP; lo de más es que se transmite la imagen de que el Gobierno se muestra más condescendiente y solícito con las exigencias de Batasuna y ETA que con sus mil víctimas. La imagen puede ser falsa, pero no parece que el gabinete de Zapatero haga muchos esfuerzos por desmentirla. Y si no, ¿cómo interpretar que en esta misma semana los socialistas hayan cedido a una exigencia batasuna, como es llevar al Parlamento Europeo la cuestión etarra, y se hayan negado a acompañar a las víctimas en Sevilla? No es suficiente que el presidente Zapatero invoque la paz, con mayúsculas, en cada mitin, como el de ayer en la madrileña localidad de Alcorcón. Nadie en su sano juicio está en contra de la paz. Por tanto, no es con retóricas mitineras como se podrá convencer a las víctimas de ETA que se sumen al proceso. Llegado a este punto, con una divergencia que parece insalvable entre unas y otro, lo sensato sería que el Gobierno no diera un paso más sin el apoyo de las víctimas. No será fácil recomponer las relaciones que estropeó la desastrosa gestión de Peces-Barba, pero es imprescidible hacerlo si se pretende llevar a buen puerto la negociación con ETA. Sin un acuerdo básico, cada paso que dé el Gobierno le alejará más de ellas y, en consecuencia, de una solución asumible por la gran mayoría de los ciudadanos. El discurso oficial de Moncloa insiste en que la desaparición de ETA es tarea de todos, por encima de partidos políticos, legislaturas y protagonismos. El ciudadano se creerá proclamas de tan altas miras el día en que las víctimas entren en La Moncloa para hablar con el presidente y salgan de ella manifestando su pleno apoyo al Gobierno.

Editorial publicado por el diario LA RAZON el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Otra vez los ciudadanos” (Editorial de ABC)

Las víctimas del terrorismo defienden una causa justa. Más allá de cualquier consideración política o ideológica, millones de españoles apoyan a las personas que han sufrido en sus propias carnes el zarpazo de la violencia criminal. Ningún reconocimiento material o simbólico puede volver atrás la máquina del tiempo y recuperar unas vidas irrepetibles truncadas por el fanatismo, pero una sociedad democrática se dignifica a sí misma cuando tiene la grandeza moral de rendir homenaje a los que más han sufrido en nombre de la libertad de todos. Entre los mejores frutos del añorado Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, arrinconado por el Gobierno en su actual estrategia partidista, figura sin duda esa apuesta por prestar apoyo a quienes lo merecen más que nadie. Miles de personas (ayer en Sevilla, antes en Madrid y en otros lugares de España) han salido a la calle una y otra vez para estar junto a las víctimas y recordar a Rodríguez Zapatero cuál es su deber y su responsabilidad ante los ciudadanos.

Sólo una visión oportunista y sectaria permite ignorar el clamor de los españoles. Esta vez, Sevilla recordaba especialmente las agresiones sufridas, como bien expresa entre otros Teresa Jiménez-Becerril con su palabra sencilla y certera: «El Gobierno alimenta el recelo contra las víctimas de ETA», decía ayer en ABC. Las trabas políticas y burocráticas al legítimo ejercicio del derecho de manifestación de tantos miles de ciudadanos por la capital andaluza sólo han servido -como era de prever- para animar a muchos indecisos. De este modo, el Ejecutivo añade la torpeza a una frialdad injustificable, reflejada en la ausencia de los más altos cargos de la Junta de Andalucía (cuyo presidente, Manuel Chaves, lo es también del PSOE) y del propio alcalde de Sevilla. Ni esta ni otras contingencias empañan, por supuesto, el éxito cívico de una marcha multitudinaria que recuerda a los gobernantes que la gente no acepta su planteamiento sobre el sedicente «proceso de paz» y reclama un respeto absoluto hacia los valores y principios de la España constitucional ante la negociación con ETA. Un respeto que se pierde cuando se pretende «internacionalizar» el «conflicto», como ocurre con el debate del Parlamento europeo previsto -a instancias de los socialistas- para el próximo día 25.

La situación actual del proceso no invita al optimismo, que el presidente del Gobierno intenta mantener vivo de forma artificial. Los presos de ETA presionan ante una organización que parece más interesada en discutir sobre el eventual derecho de autodeterminación que en lograr el acercamiento de los suyos al País Vasco o la aplicación de beneficios penitenciarios. Crece la violencia callejera mientras los escoltas se mantienen en alerta y se refuerzan los sistemas de seguridad personal. El espectáculo lamentable de amenazas y tiros al aire ante la pasividad de los encargados de mantener el orden público ha sembrado el desconcierto en un Gobierno cuyo ministro del Interior deja transcurrir el plazo fijado sin informar, como había prometido, a los portavoces de los grupos parlamentarios. La única respuesta que se le ocurre a Zapatero es persistir en el empeño de aislar al PP en los márgenes del escenario político: ayer mismo insistió en ahondar en la división aparente entre una derecha razonable y una derecha «extrema» y para dar lecciones sobre respeto a las instituciones y al Poder Judicial. Por supuesto, ha preferido no escuchar la respuesta muy concreta de Rajoy ante los últimos acontecimientos judiciales, en el sentido de que no es responsabilidad de la oposición valorar las decisiones de los jueces. Se anuncian nuevas movilizaciones de las víctimas en otros lugares de España y también en Estrasburgo, ante el inoportuno debate planteado en la Eurocámara. Es una buena prueba de la vitalidad de la reacción social ante un Gobierno que sigue a lo suyo, más preocupado por explotar las estrategias cruzadas dentro del PP que por buscar una salida en este complejo laberinto.

Editorial publicado por el diario ABC el lunes 2 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.