El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Un «enemigo» más para Zapatero

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 7:00, Categoría: Inmigración

El ministro francés del Interior insiste en aleccionar al presidente y promete frenar por ley regularizaciones masivas como la española. Sarkozy debatirá sobre inmigración hoy en Madrid

París/Madrid - La confrontación es la nota predominante de la política exterior española de los dos años y medio de mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Con el paso de los meses, el cuerpo diplomático se debe emplear a fondo para invertir la situación generada por el propio presidente. Esta política del palo y mucho más tarde la zanahoria fue la que utilizó con Estados Unidos desde que desembarcó en La Moncloa. Tras dos años de una brecha que parecía insalvable en las relaciones entre ambos países, la situación se ha logrado reconducir no sin serios esfuerzos por parte española.

Cuando se estaba cerrando este frente y cicatrizando heridas, Zapatero abrió otro. En esta ocasión, con Alemania a costa de la OPA lanzada por la compañía germana E.ON sobre la española Endesa, operación que entraba en colisión directa con los intereses de Gas Natural. El último episodio de la nefasta política exterior del Gobierno socialista se ha ido cociendo estos días con Francia con la inmigración como telón de fondo. Esta crisis entre París y Madrid coincide en pleno «proceso de paz» y después de que el Ejecutivo galo se prestara a dar una salida a los casi 200 presos etarras que cumplen condena en su país.

El respaldo francés al «proceso de paz» se escenificó antes del verano con un encuentro en La Moncloa entre Zapatero y el titular del Interior galo, Nicolas Sarkozy. Sin embargo, aquella instantánea de complicidad inmortalizada por los reporteros gráficos ha saltado por los aires en los últimos días.

Zapatero se enfrentó a cara descubierta este miércoles al ministro francés, al que negó su capacidad para dar lecciones a nadie en materia de inmigración, después de los graves problemas de integración que provocaron numerosos disturbios en noviembre de 2005 en los suburbios de las grandes ciudades galas. Sarkozy no se quedó ayer cruzado de brazos y su reacción se aventura que pondrá a España en un brete ante la UE.

Partida de póker

En la partida de póker a distancia que juegan Zapatero y Sarkozy, extremos opuestos, a izquierda y derecha, del arco político europeo, el ministro francés dobló ayer su apuesta, antes de que se descubran las cartas, hoy en Madrid, en la conferencia sobre inmigración que celebrarán los ocho países mediterráneos de la Unión Europea.

El líder del centroderecha francés llega a la capital con una propuesta que dejaría fuera de juego al actual Gobierno español: la creación de una política de inmigración común en la UE, con una premisa fundamental: la prohibición de «toda medida de regularización masiva» de inmigrantes indocumentados. España fue el último país europeo, tras Italia, en abordar un proceso de estas características, que permitió la entrega de permisos de residencia a unos 700.000 inmigrantes.

El dirigente galo, presidente del partido conservador UMP, considera que este tipo de medidas estimula el «efecto llamada» y espolea la llegada de nuevos clandestinos. Ya criticó la petición de fondos a Europa realizada por España para hacer frente a la afluencia masiva de cayucos a las costas canarias.

Sarkozy filtró esta propuesta al diario «Le Monde» para responder a la invectiva que le dirigió anteayer el presidente español. El «número dos» del Gobierno francés propondrá un «pacto común» sobre inmigración a los 27 países de la UE sobre una serie de principios: «La estricta limitación de las medidas de regularización» a las crisis humanitarias y «caso por caso»; «el respeto del principio de proporcionalidad entre los flujos migratorios recibidos y la capacidad de acogida del mercado de trabajo»; los límites de «los servicios públicos» y «la vivienda»; «condicionar el reagrupamiento familiar a los recursos de un trabajo» y «el alejamiento de los inmigrantes clandestinos, salvo caso humanitario particular».

Una información de Javier Gómez y R. N. publicada por el diario LA RAZON el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.