El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"¡ZZ Paff!, o cómo borrar ese insecticida" por Victor De la Serna

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2006, 11:00, Categoría: 11-M

Como el Parlamento, donde el Gobierno y sus aliados pactan la omertà en torno al 11-M, la prensa bienpensante y progubernamental intenta silenciar o desacreditar a EL MUNDO.

El debate político se ha trasladado más diáfanamente que nunca al terreno periodístico tras las últimas revelaciones de EL MUNDO. Objetivo de los progubernamentales: el control de desperfectos mediante el menoscabo de lo que aquí se publica.

En El País y la cadena Ser no reparan en matices: Alberto Pozas, José María Brunet, Cristina de la Hoz y Rafael del Aguila dedicaban el jueves la tertulia de Hora 25 a resaltar lo que, al día siguiente, el periódico del mismo grupo resumiría sardónicamente así: «Un producto para matar cucarachas es la conexión entre el 11-M y ETA». Ridículo, desde luego...

Pese a todo, De la Hoz acababa mostrando su inquietud por la falta de control de los documentos en Interior, recomendando que pusieran orden, que tantas filtraciones ya son demasiadas... Comprensible celo si se manifestase desde el Gobierno socialista. (Aunque la pregunta insoslayable es: ¿por qué, si eran tan risibles las «elucubraciones» sobre el ácido bórico, se borraron tan celosa como sospechosamente?). Lo que llama la atención es que quien se manifiesta a favor del secretismo oficial es... redactora de ABC.

Días antes, el director de ese diario había explicado lo que es El buen periodismo, en un artículo también publicitado por la Asociación de la Prensa de Madrid: esencialmente, el periodista ha de ser «buen hombre o buena mujer», como recomienda Ryszard Kapuscinski. La elección del polaco como maestro de periodistas no puede ser más oportuna. No le importó trabajar cuatro decenios para medios estatales en una dictadura comunista sin libertad de prensa. Le bastó con volcar su -genuino- talento en escribir desde miles de kilómetros de distancia sobre las miserias de la India o de Africa. (Qué cómodo es indignarse cuando la Triple A mata en Argentina, pero mirar hacia otra parte cuando el GAL hace lo mismo aquí al lado...).

También el Col.legi de Periodistes de Catalunya ha aprovechado para afirmar que lo que EL MUNDO, la Cope y Libertad Digital hacen en su cobertura del 11-M «no es periodismo». No explican en qué; se remiten a su Código Deontológico para afirmar que estos medios están violando «principios éticos de la profesión» como la separación de información y opinión. En particular, el principio 2: «Difundir únicamente informaciones fundamentadas evitando, en todo caso, afirmaciones o datos imprecisos y sin base suficiente que puedan lesionar o menospreciar la dignidad de las personas y provocar daños o descrédito injustificado a instituciones y entidades públicas y privadas, así como la utilización de expresiones o calificativos injuriosos».

Ahora lo comprendemos todo. No se publica nada... ¿hasta que exista sentencia judicial firme, quizá la única «base suficiente»? Y los medios catalanes sí que saben comportarse. ¿Qué sucedió cuando Pasqual Maragall acusó en pleno Parlamento de Cataluña a CiU de cobrarse una comisión del 3% por cada contrato público? ¿Se lanzaron los sabuesos periodísticos a destapar la corrupción política catalana? ¡Quia! ¡Demasiados «datos imprecisos y sin base suficiente», y no digamos lo del «descrédito»! ¿Y el hundimiento del Carmelo? Pues lo mismo.

En Cataluña se hace periodismo responsable. Tan responsable que, ése sí, igual ha dejado hace años de ser periodismo.

Publicado por el diario EL MUNDO el sábado 23 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.