El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"Del enemigo, el consejo" por Isabel San Sebastián

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2006, 12:00, Categoría: 11-M

A juzgar por las gentes empeñadas en convencerle de que abandone la pretensión de investigar el 11-M y se someta dócilmente a la versión oficial, el PP ha debido de dar con un filón susceptible de llevarle de nuevo a La Moncloa. ¿Por qué? Porque el club de buenos samaritanos preocupados por el futuro del partido incluye a políticos y periodistas cuya característica común es, precisamente, el rechazo visceral a todo lo que suene a derecha.

Allí están los nacionalistas ávidos de sacudirse de encima al Estado, encantados con este Gobierno débil que no cree ni en la Constitución ni en España. A su lado forman los restos del naufragio de IU, tan distinta de aquélla en la que Julio Anguita imponía la decencia por encima de la conveniencia. Y para rematar la foto, un PSOE que va perdiendo letras, pues ya no es ni obrero ni español, capaz de cualquier cosa con tal de no volver a las tinieblas exteriores donde todo es frío y desolación. Una unidad de destino en la ocultación. Una auténtica cama redonda parlamentaria, animada por el empeño común de evitar que la verdad pueda estropearles el chollo.

En el campo del periodismo (hecha la salvedad de ese periódico monárquico y conservador, presa de una actitud enloquecida ante la fuga de sus lectores a EL MUNDO) tres cuartos de lo mismo: un grupo mediático a quien el socialismo ha enriquecido a fuerza de prebendas. La radio y la televisión públicas, botín de guerra del partido vencedor en las urnas, y algún que otro tertuliano/a apesebrado/a, de esos/as que reciben cada mañana la consigna de Ferraz o de Gobelas y la transmiten fielmente sin que su conciencia se resienta, en la certeza de que nunca les faltará un medio progresista en el que sacarse unas buenas castañas.

Jamás han votado al PP ni le votarían, aunque su candidato, Alberto Ruiz Gallardón, encabezara las listas. Jamás han movido un dedo por el PP, sino que han agitado todas las movilizaciones convocadas para arrebatarle el poder. Jamás han creído, en su fuero interno, que el PP fuese un partido tan democrático como cualquier otro, pues nunca han dejado de mirarle como heredero del franquismo. ¿A qué viene entonces ese súbito afán por salvar a los populares del presunto error que estarían cometiendo al exigir que se nos diga la verdad sobre la matanza que segó 192 vidas y cambió la Historia?

Mariano Rajoy debería tenerlo claro: del enemigo, el consejo... para hacer justo lo contrario. Es la prueba irrefutable de que va por buen camino.

Publicado por el diario EL MUNDO el sábado 23 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.