El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"Falsedades y torpezas" por Casimiro Garcia-Abadillo

Por Narrador - 22 de Septiembre, 2006, 8:30, Categoría: 11-M

Tras la descalificación («Interior no ha falsificado jamás un documento») y la amenaza («he pedido a los servicios jurídicos del Estado que estudien si la noticia, tal y como se presenta, puede ser objeto de acciones judiciales»), el ministro del Interior ordenó a la Comisaría General de Policía Científica la elaboración de una nota explicativa para intentar desmontar lo publicado ayer por EL MUNDO.

Una típica maniobra de control de daños. Pero torpe. Se le ve el plumero al ministro en el punto 5º de la nota: «Que el Comisario General nunca ha informado de estos hechos al ministro del Interior». Es decir, que la basura no le toque a Rubalcaba.

El que sí sale mal parado es el comisario general de la Policía Científica, señor Santano, quien parece destinado a comerse este indigesto marrón. Y ahí está el punto 3º de la nota de prensa de Interior para demostrarlo: «Cuando el Comisario General fue informado del tema le pareció correcta la remisión del informe íntegro, eliminando las observaciones». Aquí hay que señalar, sólo de pasada, la contradicción que encierra la frase: si un documento es íntegro, por principio, no puede ser privado de uno de sus apartados.

Pero vamos a lo esencial. La nota del Ministerio del Interior remitida ayer dice que «el único informe oficial elaborado por esta Comisaría General» es el que se envió a Del Olmo. Falso. El informe pericial auténtico es el que realizaron los tres peritos y que lleva número de referencia 48-Q3-05.

La nota de Interior afirma que el informe firmado por los tres peritos es «un simple borrador». Falso. Un borrador nunca se registra y, por tanto, sería absurdo que llevara un número de registro que, además, es el mismo que figura en el informe falso.

En ese mismo apartado 3º se dice que las «observaciones» apuntadas por los peritos «no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas».

Pues bien, resulta que lo solicitado por el juez eran exactamente tres cosas: «Estudio, análisis e informe pericial». Es decir, que no se extralimitaron (otra cosa es que se esté o no de acuerdo con sus apreciaciones) en su cometido, sino que hicieron lo que les pedía el juez. ¿Quién es el jefe de Servicio para eliminar una valoración pedida por el juez? Será en todo caso el propio juez quien determine su alcance.

Pero, ahora, vayamos a la burda manipulación del informe real. En primer lugar, el informe falso ha eliminado lo solicitado por el juez. Así, donde se pedía «Estudio, análisis e informe pericial», sólo aparece: «Se solicita: análisis de muestras».

La parte más divertida de la manipulación está al final del documento, justo en sus tres últimas líneas: «El presente informe va extendido en dos hojas de papel, sólo escritas en su anverso, cada una de las cuales lleva estampado el sello de esta Dependencia y las dos primeras además la rúbrica de los firmantes».

En la labor de corta y pega, el manipulador olvidó quitar la referencia a «los firmantes» y a las «dos primeras». Como se ha contado, el informe falso sólo va firmado por un funcionario y sólo tiene dos hojas.

Por cierto, que aquí hay otra irregularidad, ya que, según el artículo 459 de la Ley de Enjuiciamiento, los informes periciales deben ir firmados por, al menos, dos peritos.

«Los ciudadanos españoles merecen un Gobierno que no les mienta, que les diga siempre la verdad». Rubalcaba, 13 de marzo de 2004. ¿Recuerdan?

Publicado por el diario EL MUNDO el viernes 22 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.