El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

21 de Septiembre, 2006

La AVT vuelve a exigir que se sepa toda la verdad sobre los Atentados del 11-M

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 16:30, Categoría: 11-M

Madrid, 21 de septiembre de 2006.- Ante las informaciones aparecidas en el día de hoy en el diario EL MUNDO acerca de las posibles vinculaciones de ETA con la matanza del 11 de marzo de 2004 y los últimos acontecimientos parlamentarios, la AVT expone lo siguiente:

1.- La AVT exige al Gobierno que pida perdón a todas las víctimas tanto por la gravedad de las informaciones publicadas hoy, como por demostrar su nula intención de continuar investigando para conocer toda la verdad sobre la matanza del 11-M.

2.- La AVT también exige al Gobierno presidido por José Luís Rodríguez Zapatero que, ante la gravedad de los hechos, dé la cara y aclare la posibilidad de que el Ministerio de Interior falsificara un documento enviado al juez Del Olmo en el que se vinculaba a la banda terrorista ETA con los atentados del 11-M.

3.- Ante semejante panorama, la AVT recuerda al presidente Rodríguez Zapatero que es una aberración moral y política gobernar al son que marca ETA-BATASUNA y permanecer obcecado en el proceso de rendición, facilitar la legalización ‘de facto’ de Batasuna e ignorar los actos de terrorismo callejero de los últimos días. 

4.- El gabinete jurídico de la AVT trabaja desde esta misma mañana para estudiar la situación y emprender las acciones judiciales necesarias para depurar cualquier responsabilidad que pudiera achacarse a los miembros del Gobierno de España y así defender la dignidad de las víctimas.

5.- Es vergonzoso que la mayoría de los partidos políticos con representación parlamentaria (ERC, PNV, CiU, PSOE, CC, IU y Nafarroa Bai),  hicieran público ayer que van a vetar cualquier iniciativa que trate de desvelar las incógnitas que aún existen sobre la autoría de la mayor matanza terrorista de nuestra  historia, con 192 víctimas mortales y cientos de heridos. El veto escenificado ayer no es más que la continuación del triste espectáculo ofrecido en la comisión parlamentaria sobre el 11-M y la demostración de que a la mayoría de estos partidos políticos no les ha interesado nunca que se sepa toda la verdad de los atentados.

6.- La AVT está convencida de que, hoy más que nunca, los españoles deben seguir exigiendo su derecho a conocer la verdad de lo sucedido y por eso recuerda que el próximo día 1 de octubre, domingo, se celebrará en Sevilla una manifestación bajo los lemas “¡QUEREMOS SABER LA VERDAD!” y “RENDICIÓN EN MI NOMBRE ¡NO!”.

Nota de Prensa de Asociación Víctimas del Terrorismo emitida el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Nota informativa de la Comisaría General de Policía Científica

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 16:00, Categoría: 11-M

En relación con las informaciones publicadas este martes en la primera página del diario EL MUNDO y cuyo titular es "Interior falsificó un documento para ocultar al juez lazos entre el 11-M y ETA", la Comisaría General de Policía Científica comunica lo siguiente:

1º.- Que en modo alguno se remitió al Juez Del Olmo un informe falso, pues el que se le remitió es el único informe oficial elaborado por esta Comisaría General.

2º.- Que el otro documento al que se hace referencia en el citado diario, es un simple borrador. Un borrador que siguió el procedimiento administrativo habitual que pasa por la supervisión del Jefe del Laboratorio Químico-Toxicológico y del Secretario General de esta Comisaría General. En ese trámite se comprobó que las "OBSERVACIONES" que hacían los Peritos no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno y que, por lo tanto, no debían, ni podían constar en un informe científico.

Las citadas elucubraciones eran especialmente inconsistentes tratándose de una sustancia tan común como es el ÁCIDO BÓRICO. Una sustancia que tiene múltiples utilidades: se emplea como conservante, para adulterar droga, fabricar cosméticos, pinturas y tintes, la manufacturación de cementos, vidrios y porcelanas o como insecticida contra insectos domésticos y coleópteros, etc.

Que el ácido bórico analizado había sido intervenido el día 17 de diciembre de 2004 en el domicilio particular del detenido HASSAN EL HASKI en la isla de Lanzarote, como consecuencia del registro efectuado y que había sido autorizado legalmente.

3º.- Que por todo lo expuesto, cuando el Comisario General fue informado del tema le pareció correcta la remisión del Informe íntegro, eliminando las observaciones, como así se hizo, siendo firmado por el Jefe del Laboratorio Químico-Toxicológico.

4.- Que el primer borrador al que se ha hecho referencia con antelación, no era más que eso y prueba de ello es que ni siquiera se le dio número de registro de salida oficial, por lo cual no puede ser considerado como documento oficial.

5º.- Que el Comisario General nunca ha informado de estos hechos al Ministro del Interior, ni al actual ni al anterior, ni a ningún superior jerárquico, puesto que no se dio la menor importancia al asunto.

Nota de Prensa emitida por la Comisaría General de Policía Científica en respuesta a las informaciones publicadas en EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

ETA dice a sus bases que el proceso puede romperse en semanas si no hay avances

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 10:00, Categoría: - Tregua Etarra

Exige la constitución de la mesa de partidos y contar con garantías para la legalización de Batasuna antes de dar nuevos pasos

BILBAO - ETA ha transmitido a sus bases que el proceso de paz tiene un límite temporal y que puede romperse en las próximas semanas si no se producen avances inmediatos en el campo político. El mensaje que los dirigentes de la banda han hecho llegar a todos los órganos del MLNV es que la iniciativa debe partir del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y de los socialistas, puesto que ellos creen haber dado ya los pasos suficientes. El objetivo de la organización terrorista es que se ponga en marcha cuanto antes una mesa de partidos, aunque previamente debe contar con la certeza de que ha sido resuelto el problema de la legalización de Batasuna.

Según distintas fuentes consultadas por este periódico, esta situación es fruto de un intenso debate llevado a cabo en junio entre las bases de Batasuna sobre la necesidad de contar con avances en el área política con anterioridad a que se produjeran nuevos movimientos por parte de la banda. Antes de esa reflexión, el presidente del Gobierno ya había mostrado públicamente su disposición a iniciar un diálogo con ETA y a respetar la decisión de los vascos.

El razonamiento de los sectores de la izquierda abertzale que impulsan estas tesis es que la legalización es un problema del Gobierno por haber impulsado la Ley de Partidos y no una prueba que deba pasar su formación. A su juicio, en el caso de que Batasuna opte por legalizarse, la mera existencia de la norma pactada por PP y PSOE implica que en cualquier momento puede volver a ser suspendida, por lo que su actividad política estaría siempre pendiente de un hilo. El portavoz de la izquierda abertzale Pernando Barrena ya declaró en julio que la «única solución» era derogar la Ley de Partidos.

Este debate se hizo llegar a ETA, cuya dirección aceptó el planteamiento y le dio prioridad dentro de sus reclamaciones. En junio, la organización armada hizo público un comunicado en el que exigía al Gobierno que pase «de las palabras a los hechos» y, al mismo tiempo, le reclamaba «garantías de que no habrá límites a la voluntad del pueblo».

A la reticencia expresada desde la militancia de la izquierda abertzale se unió la propia situación de ETA. Según las fuentes consultadas, la organización se encuentra en un momento de extrema debilidad, especialmente en su área económica. La tregua ha ido acompañada de un importante descenso en la recaudación obtenida a través de la extorsión, con lo que las reservas financieras de la banda se han ido reduciendo, y ahora están en números rojos. Circunstancia que ha supuesto, por ejemplo, que algunos militantes de segunda fila que permanecían ocultos en Francia hayan tenido que recurrir a ayudas de sus familias para poder subsistir.

ETA no sólo se enfrentaba en esos momentos a un problema interno de supervivencia, sino que veía cómo la militancia de la izquierda abertzale le reclamaba unos planteamientos más duros de cara al proceso de negociación. Para entonces, la organización armada ya había exigido en tres comunicados al Gobierno que cumpliera los supuestos compromisos previos alcanzados «para poder desarrollar un proceso de negociación» -pactos que, según el Ejecutivo Zapatero, no existen-. Los dirigentes etarras subrayaron que uno de ellos era «desterrar los comportamientos represivos».

En principio, tal y como había anunciado el propio Gobierno central, la reunión entre ETA y el Ejecutivo tendría que haberse desarrollado en verano, pero sin embargo todavía no se ha celebrado. Según algunas fuentes, puede ser la propia banda la que haya aplazado el encuentro, ya que exigía previamente que se cumpliera alguno de los supuestos compromisos alcanzados.

«Respuesta» de ETA

El 18 de agosto, la organización terrorista hizo público el comunicado más duro desde el inicio del alto el fuego en marzo. En el texto, la banda aseguraba que el proceso «está en crisis» y amenazaba con «responder a los ataques a Euskal Herria». Según su análisis, la intención de socialistas y del PNV es «desvirtuar y vaciar de contenido el proceso».

Fue a partir de este momento cuando ETA comenzó a transmitir a sus cuadros y a la formación ilegalizada que estaba dispuesta a romper el proceso si no se producían avances políticos en breve. En el mensaje quedaba claro que una mesa de partidos con todas las garantías para Batasuna era el objetivo prioritario y que otras medidas, como el acercamiento de los presos o fórmulas de legalización que implicaran someterse a la Ley de Partidos, no serían suficientes para desbloquear la crisis en la que, según sus palabras, se encuentra la situación. Este razonamiento ha ido acompañado de dos hechos: un rebrote de violencia callejera sin precedentes desde el inicio de la tregua y un comunicado de los presos de ETA, difundido la semana pasada, en el que piden que no se les utilice para «vaciar de contenido» el proceso.

El Gobierno ya ha recibido informaciones sobre la comunicación de ETA a la izquierda abertzale, indicaron fuentes del PSOE que no aclararon si también ha llegado un ultimátum explícito de la banda dirigido al Ejecutivo Zapatero. Las mismas fuentes mostraron su confianza en que la situación pueda reconducirse en la reunión entre el Gobierno y ETA que, según la previsión del propio presidente, debería celebrarse de forma inminente.

Una información de Óscar B. De Otálora publicada por el diario EL CORREO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Por la Independencia Judicial, por la legitimidad de las Instituciones Democráticas (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 9:00, Categoría: 11-M

Somos conscientes de la enorme trascendencia política y penal de la información que hoy ponemos a disposición de la opinión pública. Los hechos que describimos tienen toda la apariencia de sendos delitos de falsedad en documento oficial y de ocultación de pruebas a la Justicia. Pero no somos nosotros quienes acusamos, sino los elocuentes documentos que, tan pronto como hemos lícitamente obtenido, trasladamos al conocimiento de los lectores.

Como en otras ocasiones de infausto recuerdo nuestra primera decisión ha sido entregarlos también a la Justicia. Anoche antes de que comenzaran a rodar nuestras rotativas quedaron depositados en el registro de entrada de la Audiencia Nacional a la atención del magistrado Juan del Olmo. Es cierto que nuestra opinión sobre su forma de instruir el sumario del 11-M ha sido y continúa siendo extremadamente crítica. Es cierto que llegó a imputar un delito de desobediencia a nuestro director por negarse a entregarle una documentación de la que luego dispusieron los demás medios sin que él los tratara por el mismo rasero. Es cierto que la reciente resolución auspiciada por los vocales del PSOE en el Consejo General del Poder Judicial, librándole de un expediente por falta muy grave, puede llevar a pensar que tal vez actúe condicionado. Sí, todo eso es cierto... pero él es el juez. Y el juez, cada juez, sometido a la revisión jurisdiccional de sus decisiones, encarna la Justicia. O sea el Estado de Derecho, o sea el sometimiento al principio de legalidad, o sea la tutela efectiva de los derechos constitucionales de todos los españoles. O sea todo aquello en lo que siempre hemos creído. Todo lo que constituye nuestro faro, nuestro afán y nuestra guía.

También apelamos, como hicimos en el pasado con muy frustrantes resultados, a la honorabilidad personal y política del presidente del Gobierno. En el caso de José Luis Rodríguez Zapatero nada ha sucedido que nos permita poner en cuestión ni la una ni la otra. Pero ante hechos de la gravedad de los que hoy describimos y probamos, mucho nos tememos que no va a tener más remedio que acreditar ambas, impulsando una investigación rotunda y transparente de lo ocurrido, poniéndose a la cabeza de la manifestación en la depuración de responsabilidades administrativas y políticas -perfectamente compatibles con lo que haga la Justicia- y ofreciendo cuanto antes a los españoles una explicación completa de estos y otros hechos análogos que hayan podido adulterar la investigación de la masacre del 11-M.

Tan grave es todo esto, tan trascendente es lo que está en juego, que por una vez EL MUNDO aplazará 24 horas el análisis editorial de estas revelaciones, dando así la oportunidad al Ministerio del Interior y al Gobierno en su conjunto de formular cuantas matizaciones, alegaciones o aclaraciones consideren pertinentes. Nuestros lectores pueden imaginar perfectamente lo que pensamos y lo que sentimos ante hechos como los hoy descritos, pero nos parece propio del juego limpio democrático antes de formular la acusación escuchar -si los hay- los argumentos de la defensa.

Ayer todos los demás grupos políticos de la cámara secundaron una inaudita moción contra el PP, erigiéndose en una especie de frente opositor de la oposición y comprometiéndose a no secundar ninguna de sus iniciativas parlamentarias en relación al 11-M. ¿Mantendrán esa misma posición después de leer nuestra información de hoy y cotejar la documentación que la acompaña? El cinismo político puede no tener límites y cualquiera sabe por dónde tratará de escabullirse cada uno. Pero quien mantenga esa cerrazón no podrá seguir alegando que lo hace en defensa de la independencia de la Justicia y de la legitimidad de las instituciones.

No hay mejor manera de hacer independientes a los jueces que proporcionarles los elementos necesarios para que cumplan con su deber. Esa es la obligación esencial de la Policía, pero la prensa libre también puede y debe contribuir a ello. Y no hay forma más eficaz de legitimar las instituciones que recurrir a ellas -es decir a los tres poderes del Estado- cuando surge una situación-límite del calibre de la que hoy describimos.

Esto no es una nueva entrega de esa serie sobre los agujeros negros del 11-M que tantos caminos ha abierto a la investigación de los hechos y al fundado cuestionamiento de la versión oficial, esto no es el descubrimiento de un supuesto informe más o menos genérico como aquel al que se refirió hace poco Díaz de Mera, esto no es ni siquiera una nueva revelación de aspectos sumariales tan trascendentes como la presencia en la casa de Morata de personas ajenas al comando islamista. No, esto es otra cosa y desde este mismo momento hasta quienes menos nos quieren o respetan ya lo saben.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Más Información en nuestro Suplemento 11-M

Interior falsificó un documento para ocultar al juez lazos entre el 11-M y ETA

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 8:30, Categoría: 11-M

MADRID.- El Ministerio del Interior entregó al juez Juan del Olmo un informe falso de la Policía Científica para ocultarle la referencia explícita a ETA que sus peritos hacían en el auténtico.

El documento manipulado le fue remitido al magistrado de la Audiencia Nacional que instruye el sumario 20/04 por el atentado del 11-M por parte de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) el 29 de marzo de 2005, según consta en el sumario.

El informe había sido solicitado a la Policía Científica por la UCIE -especializada en terrorismo islamista- en el curso de las diligencias practicadas tras la detención en Lanzarote de Hasan Haski, que se produjo el 17 de diciembre de 2004.

El marroquí Hasan Haski fue calificado ayer mismo por la fiscal del caso, Olga Sánchez, como el principal instigador del atentado del 11-M junto a Rabei Osman, conocido como El Egipcio.

La Unidad Central de Información Exterior remitió el 18 de marzo de 2005 unas muestras de una sustancia hallada en el domicilio de Haski (calle Papagayo, 9, de la Playa Blanca-Yaiza en Lanzarote) al Servicio de Análisis Científicos del Laboratorio Químico-Toxicológico de la Policía Científica para su análisis.

El día 21 de marzo, tres peritos de dicha Unidad (dos facultativos, con carné profesional números 9 y 11 licenciados en Farmacia y Ciencias Químicas, respectivamente, y un técnico con carné profesional número 155, también licenciado en Ciencias Químicas) firmaron un informe en el que reflejan sus conclusiones tras analizar cinco muestras de la citada sustancia. Sin ninguna duda, se estipuló que se trataba de «ácido bórico».

En el apartado de Observaciones, los citados tres peritos hicieron constar:

«1.- El Acido Bórico, en relación con hechos terroristas, fue identificado en este Laboratorio en los siguientes Informes Periciales:

- Informe Pericial 868-Q1-01, emitido el 5-12-2001, procedente del Grupo de Terrorismo de Inspecciones Oculares del Servicio Central de Investigación Técnica, de la Comisaría General de Policía Científica. Asunto 263-IT-01, en relación con el registro efectuado el 6-11-2001 en el piso franco de ETA, sito en la Plaza Castrotorace, 9-11, 2º D, de Salamanca, por cuyo hecho se tramitaron diligencias 10.401 de la Brigada Provincial de Información de Madrid, elevadas al Juzgado Central de Instrucción nº 4 de la Audiencia Nacional, que instruye Diligencias Previas 1588/2001».

Recordemos. El día 6 de noviembre de 2001, dos miembros del entonces comando Madrid de ETA, Ana Belén Egües Gurruchaga y Aitor García Aliaga, alias Karpetas, hicieron estallar un coche bomba al paso del vehículo del que era en esos momentos secretario general de Policía Científica, Juan Junquera. El mando policial salió milagrosamente ileso del atentado, que causó heridas a unas 90 personas.

Los dos etarras fueron detenidos gracias a la colaboración de un ciudadano que llamó por teléfono a la Policía Municipal cuando vio la explosión y que siguió en su coche a los terroristas, e informó de todos sus movimientos a los agentes.

El citado comando tenía alquilado un piso en Salamanca que utilizaba como centro de operaciones y base para la preparación de artefactos. Allí, la Policía encontró 40 kilos de explosivo, un subfusil, un Cetme, varias pistolas, detonadores y abundante documentación, incluyendo el señalamiento de objetivos.

Los terroristas llevaban operando en Madrid desde cuatro meses antes de que concluyera la anterior tregua de ETA y su objetivo era provocar un gran atentado. Según confesó a la Policía Ana Belén Egües (ex concejal de HB y ex compañera de Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote, ex jefe militar de ETA condenado, entre otros, por el asesinato de Miguel Angel Blanco), uno de sus planes inmediatos era provocar una gran explosión en Torre Picasso (uno de los edificios emblemáticos de la city financiera madrileña).

Pues bien, el citado informe de la Policía Científica ponía en relación directa al 11-M y a ETA a través una sustancia extraña («ácido bórico») que se había localizado en el piso franco en Salamanca y en el domicilio del teórico instigador máximo del comando islamista que llevó a cabo el atentado de los trenes en Madrid.

Pero, es más, el informe realizado por los tres peritos de la Policía Científica señala en el punto 3 del apartado de «Observaciones»:

«Que dado lo poco frecuente en que esta sustancia ha sido intervenida en hechos terroristas y a que nosotros ignoramos su verdadera aplicación en relación con estos hechos, existen varias posibilidades, tales como: conservante de los explosivos de tipo orgánico, enmascarar el explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivos, etc., nos lleva a la posibilidad de que el autor/autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación y/o sean el/los mismo/s autor/es».

El nexo establecido en este informe por los peritos de la Policía Científica entre ETA y el 11-M es absolutamente nítido.

Sin embargo, la Comisaría General de Información (al frente de la cual se encontraba en esas fechas Telesforo Rubio) no remitió el citado informe al juez Del Olmo, sino otro mutilado y falso.

En el informe que consta en el sumario 20/04 se ha eliminado el apartado de «Observaciones», en el que se vincula explícitamente el 11-M con la banda terrorista ETA. Pero no sólo eso. En lugar de las firmas de los tres peritos que llevaron a cabo el análisis en el laboratorio, el documento remitido a la Audiencia Nacional lleva la firma de Francisco Ramírez, jefe del Servicio Central de Análisis Científico de la Policía Científica.

Es curioso observar que ambos informes, el verdadero y el falso, llevan los mismos números de referencia:

«N/Ref: 48-Q3-05

S/Ref.: Comisaría General de Información-Secretaría General.

R.S. 6684 de 14-3-2005».

Sin embargo, hay una diferencia importante (al margen, claro está, de la eliminación de las referencias a ETA y del cambio de nombre de los que llevaron a cabo el análisis), y es el hecho de que el informe auténtico se firmó el 21 de marzo de 2005, mientras que el falso se dató el 22 de marzo de 2005.

Sin embargo, ese no fue el rastro que puso sobre la pista de la falsificación a los autores del mismo.

Tuvieron que pasar 16 meses para que se dieran cuenta de la increíble manipulación de que había sido objeto su trabajo profesional.

En efecto, el día 11 de julio de 2006, el ministro del Interior, en esos momentos ya Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió a las unidades dependientes de la Comisaría General de Información que le remitieran todos los informes realizados sobre sustancias explosivas en relación con los atentados de Madrid.

Ese mismo día, EL MUNDO había publicado en su portada que el comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, había declarado en su comparecencia parlamentaria ante la Comisión de Investigación del 11-M que en los focos de las explosiones en los trenes se había encontrado «nitroglicerina», compuesto que no forma parte de la dinamita Goma 2 ECO, que, según la versión oficial, fue utilizada para la comisión de los atentados de Madrid.

Ante el requerimiento del ministro, los altos mandos policiales se pusieron manos a la obra. Telesforo Rubio ordenó la remisión de los informes a Angel Santano (comisario jefe de la Policía Científica), y éste, a su vez, los solicitó a José Andradas Heranz, jefe de la Unidad Central de Analítica de la Policía Científica.

Andradas reclamó los informes precisamente a uno de los inspectores jefes que había actuado como perito del informe auténtico realizado el 21 de marzo de 2005. Cuando éste solicitó al servicio de documentación de la Policía Científica que le entregase el sobre conteniendo todos los informes realizados por él, se dio cuenta de que en el mismo no figuraba el documento auténtico (es decir, el que mencionaba explícitamente a ETA), sino el falso, que había sido firmado por su jefe inmediato, Francisco Ramírez.

Es de suponer que Andradas, ante la gravedad de los hechos de que tuvo conocimiento (un posible delito de falsedad en documento oficial y otro de ocultación de pruebas al juez), informara de ello a su jefe directo, Angel Santano y, que éste por su parte hiciera lo propio con el ministro Pérez Rubalcaba.

Si eso se hizo así, Rubalcaba habría mentido en sede parlamentaria, al afirmar, en su comparecencia del pasado miércoles 13 de septiembre, que nunca hubo ningún informe policial en el que se ligara a ETA con el atentado del 11-M.

Ante lo delicado de la situación, EL MUNDO decidió ayer entregar en la Audiencia Nacional los dos documentos (el auténtico y el falso) para que la Justicia actúe en consecuencia.

Una información exclusiva de Casimiro Garcia-Abadillo publicada por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Más Información en nuestro Suplemento 11-M

«Rabei Osman y Haski organizaron los atentados, son los más importantes»

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 8:00, Categoría: 11-M

La fiscal sitúa al 'El Egipcio' y al supuesto líder del GIMC en la cúpula del grupo terrorista La Audiencia Nacional concluye las vistas por los recursos planteados por todos los procesados

MADRID.- La fiscal responsable del 11-M puso ayer nombre a los dos terroristas que, a su juicio, organizaron los atentados: Rabei Osman Sayed, conocido como El Egipcio, y Hasan Haski.

Olga Sánchez sostuvo esta tesis en su réplica al recurso de apelación presentado por El Egipcio contra la decisión del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo de procesarle por la masacre de Madrid. «Rabei Osman y Haski organizaron los atentados», dijo la fiscal. «Son los más importantes del procedimiento», añadió.

El Egipcio fue detenido en junio de 2004 por la policía italiana, que había grabado conversaciones en las que afirmaba que él había sido «el hilo» de los atentados. Haski fue detenido en Lanzarote en diciembre de ese mismo año, cuando los investigadores le situaban como líder en Europa del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM).

El marroquí y el egipcio fueron procesados por Del Olmo por los mismos delitos: «Pertenencia a una organización terrorista» y «conspiración para delito de terrorismo», «en relación» con todos los asesinatos consumados (191) y frustrados (al menos 1.755) del 11 de Marzo. El juez, sin embargo, consideró más relevante la figura de Haski, puesto que la pertenencia que le imputa lo es en grado de dirigente, lo que conlleva una pena más elevada.

La fiscal no hizo ayer referencia a la figura de Yusef Belhadj. El lunes, en la vista por su recurso, Sánchez le situó también en la cúpula del 11-M. «Viene [a España] para decir la fecha de los atentados», dijo. También adelantó que pedirá que se le condene como «autor» de la masacre, y no como conspirador.

Ese agravamiento en la acusación de Belhadj hace prever que la fiscal hará lo mismo en su escrito de calificación con El Egipcio y con Haski, y optará por acusarlos de ser autores de la masacre.

El propio magistrado ya reunía al trío de presuntos líderes terroristas en su auto del pasado mes de julio en el que rechazaba los iniciales recursos de reforma presentados por las defensas. En el escrito, Del Olmo distribuía en grupos a los distintos procesados. El primero de esos grupos incluía, exclusivamente, a El Egipcio, Haski y Belhadj.

Durante la defensa de su recurso, la abogada de El Egipcio acusó al instructor de «escudarse en la complejidad del asunto» para no presentar unos indicios claros de criminalidad. Tras destacar que Rabei Osman estaba fuera de España «desde febrero de 2003», afirmó que «es imposible que este señor organice la masacre. No hay llamadas, no hay nada... No es posible que pudiera ser el ideólogo».

Al margen de los posibles indicios, su letrada afirmó que no había podido comunicarse con su cliente; que se le habían traducido menos de 20 de los 1.500 folios del procesamiento y que fue reenviado a Italia para juzgarle sin haberla avisado.

En su réplica, la fiscal se refirió a las numerosas frases incriminatorias grabadas por la policía italiana y que el juez destaca en su procesamiento: «La operación entera de Madrid es mía»; «Fueron de los más queridos amigos,... cayeron mártires, que Alá les tenga en su misericordia»; «El hilo de la operación de Madrid fue mío, ¿entiendes? Los trenes... todos fueron mi grupo»; «En realidad, yo no estuve con ellos el día de la operación, pero el día 4 me puse en contacto con ellos, y me enteré de todos los detalles».

Sánchez también resaltó que una de las personas con las que El Egipcio convivió en Tudela (Navarra) en 2001 fue condenado en Bélgica el pasado mes de febrero por su pertenencia al GICM.

En la defensa de su recurso, el abogado de Haski también esgrimió que el marroquí no estaba en España en el 11-M, así como que ninguno de los procesados dice conocerle. Respecto a las declaraciones incriminatorias de otros presuntos islamistas detenidos en Francia y Bélgica, insistió en que se habían retractado.

El abogado se refería, sobre todo, a las afirmaciones de Atila Turk: «[Haski] Dijo que era su grupo de marroquíes en España quien había dado el golpe. Dijo que era su jamma [grupo] quien había hecho eso [...] Yo noté su cambio de comportamiento antes y después de los atentados».

Una información exclusiva de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Más Información en nuestro Suplemento 11-M

Nueva táctica de ocultación: Todos contra el PP y la Investigación Indepoendiente del 11-M

Por Narrador - 21 de Septiembre, 2006, 7:00, Categoría: 11-M

Tras las revelaciones de hoy en el diario EL MUNDO con pruebas sólidas ¿Seguirán negándose a debatir? ¿Ampararán el delito? Veremos…


El PSOE abandera un gran frente para aislar y excluir al PP

Pactan responder a los populares con el silencio parlamentario a las iniciativas que presenten sobre este tema

Madrid - Lo llaman «coalición por la dignidad del Parlamento». Pero no tiene que ver con la calidad deliberativa, ni con el reforzamiento de la función de control al Gobierno. Lo que el PSOE y el resto de grupos políticos de la Cámara Baja, a excepción del PP, solemnizaron ayer en rueda de prensa conjunta es una alianza política para dar la espalda al PP y a todas sus iniciaitivas sobre el 11-M. Es decir, «el silencio parlamentario» a todo lo que tenga que ver con la investigación del mayor atentado de la Historia de España.

A partir de ahora, no habrá pregunta, ni moción, ni interpelación, ni proposición del PP sobre el 11-M que encuentre respuesta en el Congreso. La estampa que se vivió el martes en el Parlamento durante el debate de una moción sobre las «contradicciones» en la investigación de los atentados, cuando todos los grupos utilizaron su turno de palabra para leer un texto consensuado en el que pedían respeto para la labor de jueces y fiscales se repetirá, en este formato o similar, cada vez que el PP quiera debatir sobre el asunto en la Cámara. La respuesta será siempre «el pleno apoyo» a las instituciones del Estado de Derecho, el «respaldo y respeto» a la labor de la Fiscalía y la remisión a las conclusiones que alcanzó la comisión de investigación parlamentaria sobre los atentados.

PSOE, ERC, IU-ICV, CiU, PNV, CC y Grupo Mixto están de acuerdo en el plante. Lo consideran imprescindible para la superación política, que no judicial, del 11-M, más cuando coinciden en que es un hecho «inusitado que el principal grupo de la oposición, bajo cuyo Gobierno se produjeron los atentados más trágicos de la historia, haya decidido dar credibilidad a las tesis de presuntos asesinos y haya restado credibilidad a la investigación judicial y policial».

Los coaligados sostienen que el Parlamento no se puede «prestar a la manipulación» del PP para «desprestigiar y erosionar» las instituciones del Estado. E incluso -ironías de la política- arguyen que lo hacen para salvar «la dignidad de quienes votaron al PP, que se merecen otra política y otros dirigentes».

¿Quiere decir esto que los firmantes de este pacto rechazan cualquier nueva aportación sobre los atentados? No. «En un estado democrático -solemnizó el portavoz socialista, Diego López Garrido- los medios de comunicación son absolutamente libres». Pero una cosa es el «derecho a la información» y otra lo que creen el «emponzoñamiento» y la «contaminación» del Parlamento. En resumen, que de la «guerra mediática» que ha suscitado la investigación del 11-M los partidos políticos no quieren saber nada.

No buscar enemigos

De hecho, en el PSOE hay consigna para no entrar en ese «trapo», y quienes lo hicieron implícita o explicítamente durante la Conferencia Política del partido del pasado fin de semana ya lo han reconsiderado. El objetivo es aislar al PP, «no buscarse enemigos en los medios de comunicación», sostiene un cargo socialista. La estrategia la secundan todos los grupos parlamentarios, cuyos portavoces no renunciaron ayer a exponer sus argumentos. Primero fue López Garrido: el objetivo principal de la alianza es «no permitir nuevos debates en el Parlamento que emponzoñen la investigación del 11-M», y pedir al PP que abandone «esa política descabellada» de «dar credibilidad a los terroristas, un insulto para las víctimas».

Más poético estuvo Llamazares, a quien deben el «copy right» de la «coalición por la dignidad de este parlamento». Él habló de «política tóxica» y de intentos de «contaminar» la Cámara Baja. Por eso, explicó, todos los grupos han decidido «pararle los pies» al PP. Jordi Jané (CiU) abundó en la idea de que el Congreso «no puede ser la caja de resonancia de teorías conspirativas que afectan a un proceso judicial abierto», y no dudó en hacer una oferta lapidaria a los populares: «Quien tenga un dato, un indicio, que lo aporte al juez».

En nombre del PNV, Emilio Olabarría pidió no olvidar «el dolor de las víctimas» y teorizó sobre la «obvia» pretensión del PP: «Recuperar su particular verdad, que en realidad son las mentiras que sus ministros proyectaron a la opinión pública entre el 11 y el 13 de marzo».

Sobre la verdad razonó Joan Puig (ERC), ya que en su opinión la intención de los populares en todas sus iniciativas sobre el 11-M no es otra que «instrumentalizar el Congreso para manipularla». Paulino Rivero (CC) y Utxue Barkos (Nafarroa Bai) también tuvieron su minuto de gloria. El primero conminó al PP a «mirar hacia delante y confiar en el trabajo de las instituciones democráticas»; la segunda se apenó por el «mal arranque» de curso político protagonizado por los populares.

Una información de E. L. Palomera y E. Fuentes publicada por el diario LA RAZON el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La dirección «popular» decide no dejar de denunciar las lagunas del sumario

Zaplana exige al PSOE que se retracte en sus acusaciones o «tendrá consecuencias»

Madrid - La posición con el 11-M, y sus derivadas en la llamada «guerra mediática», formaron parte del debate que Mariano Rajoy mantuvo este lunes con su «núcleo duro» en la reunión de «maitines» -selecto foro del que forman parte Acebes, Zaplana, García Escudero, Mayor Oreja, Arenas, Piqué, Gallardón y Aragonés-. La decisión fue mantener la estrategia actual de seguir pidiendo que se investiguen la «contradicciones» y los «agujeros negros» del sumario judicial, con rigor, y sin deslegitimar las instituciones ni hacerse eco del testimonio de «cualquier delincuente» -en las filas del PP se cree que hay que evitar dar la sensación de que se hace seguidismo de determinados medios-.

La conjura del PSOE con las minorías para bloquear cualquier iniciativa de los «populares», solemnizada ayer en el Congreso después de amagos previos, obligó a responder al presidente del partido y al portavoz parlamentario. Desde Bruselas, el primero señaló: «Creo que la obligación del principal partido de la oposición o de cualquier persona con un mínimo de sentido común es pedirle al Gobierno que no abandone nunca esta investigación, que tenga determinación, que tenga coraje y, sobre todo, que tenga voluntad de que se sepa la verdad». Llamó a mirarse en el espejo de EE UU y del Reino Unido, y preguntado sobre si el PP continuará planteando iniciativas en el Parlamento, sentenció: «El PP seguirá cumpliendo con su obligación en este asunto».

En la Cámara Baja, la altura de las acusaciones del PSOE determinó una comparecencia de Zaplana que en principio no estaba prevista. «Al PP no lo amenaza nadie, no lo calla nadie y no lo amedranta nadie», señaló, antes de advertir sobre futuras «consecuencias» -lo que se interpretó como una alusión a acuerdos en otros asuntos- en caso de que los socialistas no se retracten y dejen de «poner en nuestras bocas afirmaciones o comportamientos que jamás hemos tenido». Se refería a la estrategia del PSOE de equiparar la exigencia de explicaciones por parte del PP con una supuesta «deslegitimación de las instituciones» bajo la «teoría de la conspiración». «No se nos puede llamar por la mañana para pedir acuerdos cuando se ven agobiados y utilizar estrategias bastardas movidas por la histeria y que suponen agresiones impropias de la democracia», indicó. El PP subraya que mientras que «aquí se clausura» el Congreso, en el Reino Unido se ha nombrado un ministro para informar del 7-J y en EE UU la investigación del 11-M duró hasta tres años.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Todos los grupos del Congreso acuerdan no debatir ninguna propuesta del PP sobre el 11-M

El socialista López Garrido afirma que el principal partido de la oposición da credibilidad «a presuntos asesinos o terroristas», mientras se la quita a jueces, fiscales, policías e instituciones del Estado

MADRID.- El martes pasado, ningún grupo del Congreso de los Diputados quiso responder a la moción que planteó el PP sobre los atentados del 11 de Marzo de 2004 en Madrid. Ayer, los portavoces del PSOE y de los seis grupos minoritarios anunciaron que no van a debatir las propuestas que planteen los parlamentarios populares sobre este asunto, porque creen que este partido intenta «emponzoñar» la investigación judicial y policial.

El portavoz del PP, Eduardo Zaplana, les respondió poco después: «Nuestro comportamiento es el que nos corresponde como partido de la oposición democrática, y vamos a seguir exigiendo que se esclarezca la verdad».

El PSOE y los seis grupos minoritarios comparecieron de manera conjunta en una rueda de prensa, para anunciar que no van a tolerar que el PP intente utilizar al Parlamento para «emponzoñar» y «manipular» la investigación que llevan a cabo el juez y las Fuerzas de la Seguridad del Estado.

Diego López Garrido, el portavoz socialista, explicó que la decisión unánime del PSOE y los otros seis grupos es «un aldabonazo al PP, para que abandone esa política y esa estrategia; un aldabonazo en defensa de la decencia democrática y de la dignidad del Parlamento y las instituciones», indicó.

«Es un hecho inusitado en el Parlamento español», añadió, «que el principal partido de la oposición, el PP, bajo cuyo mandato se produjeron los atentados más trágicos de la democracia española, haya decidido dar credibilidad a las tesis de presuntos asesinos o terroristas y quitar credibilidad a la labor de las instituciones del Estado de Derecho, de jueces, de fiscales y de policías en la investigación».

Sucesivamente, los otros seis portavoces fueron explicando las razones que les han llevado a acordar esta especie de alianza frente al PP en lo que se refiera al 11-M.

Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV), recordó que el Congreso no lleva a cabo investigaciones policiales ni judiciales y que no es un «tribunal de la Inquisición de los jueces». «Ayer [por el martes, en el Pleno del Congreso] les paramos los pies [a los diputados del PP] y que sepan que les seguiremos parando los pies», afirmó.

Jordi Jané (de Convergència i Unió), pidió al PP respeto para las instituciones democráticas y las víctimas. «No podemos hacer del Parlamento la caja de resonancia de teorías conspirativas que afectan a un proceso judicial abierto», dijo.

En nombre de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Puig afirmó que en el PP «saben la verdad» pero «no aceptaron los resultados de las elecciones del 14 de marzo, siguen sin aceptar la verdad y lo que salió de la Comisión de Investigación» del Congreso. «Nuestro grupo, junto a los demás parlamentarios con tradición democrática, va a seguir contestando de la misma forma ante la instrumentalización del PP», subrayó.

A Emilio Olabarria, del Partido Nacionalista Vasco (PNV), le parece que lo que pretende el PP en este asunto es «recuperar su particular verdad». «Pero su particular verdad son muchas mentiras, las que los ministros del PP proyectaron a la opinión pública entre el 11 y el 14 de marzo», indicó, en referencia a Angel Acebes y Eduardo Zaplana, que en aquella fecha eran titular de Interior y portavoz del Gobierno, respectivamente.

En nombre del grupo mixto, Uxue Barkos (de Nafarroa Bai) dijo que el respaldo que mostraron el martes a las instituciones democráticas no significa que den «un cheque en blanco a nada ni a nadie», sino que es una muestra de la «confianza» que tienen todos en que la investigación que hay en marcha sigue los cauces ordinarios. «Si el PP tiene pruebas, que acuda a los tribunales», añadió.

Una información de Agustin Yanel publicada por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Piqué ve distintos «énfasis» sobre los atentados dentro del PP

MADRID.- Josep Piqué volvió a abrir ayer la espita de las tensiones veladas en el PP al desmarcarse en Televisión Española, con calculadas palabras, de la estrategia de la dirección del Grupo parlamentario en relación con la investigación del 11-M.

Al día siguiente de que su Grupo acusara al Gobierno de ocultar pruebas y de falsear informes, y de que el resto de los partidos rechazara su moción parlamentaria en un frente común contra el PP, Piqué eludió pronunciarse sobre quién tenía la razón. «Yo no lo sé. Me dedico a la política catalana», aseguró. El candidato popular a la Generalitat y miembro de los maitines convocados por Rajoy, añadió que Eduardo Zaplana «tendrá sus razones» para actuar de esa manera e insistió: «Yo me dedico a lo mío».

El dirigente popular negó la existencia de dos estrategias enfrentadas en la cúpula del partido respecto de este asunto. Sin embargo, admitió distintos «énfasis» en el discurso que los miembros de la cúpula popular hacen sobre este asunto, en función de las responsabilidades que ejercen. Además, si bien defendió la tarea de investigación de EL MUNDO, dijo que el PP «como fuerza política no puede dar cancha a declaraciones de determinados personajes», en relación con Lavandera y Trashorras.

Para acentuar su propia posición en el PP, Piqué explicitó que ve «incompatible» plantear una estrategia de oposición como partido de «alternativa» -la que presentó Rajoy hace 10 días-, con hacer de la investigación del 11-M un «eje central» de actuación política. «Otra cosa», matizó, es «mantener la presión» sobre este asunto. Piqué llegó a decantarse por esta estrategia porque «sí parece que quedan aspectos que no están aclarados».

Tan medidas palabras no sólo sirvieron al dirigente catalán sino también a Zaplana para intentar desmentir luego una polémica que se avivaba ayer, dos años después, sobre los rescoldos de aquel fuego interno que Piqué encendió al asociar a Zaplana y a Acebes con el «pasado» del PP.

Rajoy exige «la verdad»

«Jamás hemos hecho del 11-M el eje central de nuestra labor, estoy completamente de acuerdo», dijo Zaplana, horas después, en rueda de prensa. «De ahí a callarse», añadió, «fíjese si tenemos un trecho importante que recorrer».

Por su parte, el presidente del PP no quiso pronunciarse ayer en Bruselas sobre el cierre de filas parlamentario en contra de su partido: «Cada uno toma las decisiones en base a los criterios que estima oportuno y conveniente», afirmó. Sin embargo, confirmó que seguirá exigiendo al Gobierno que «no abandone nunca» la investigación para que «se sepa la verdad de lo que ocurrió».

Una información de Carmen Remirez De Ganuza publicada por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Zaplana: la «estrategia bastarda» del PSOE puede tener consecuencias

MADRID.- Frente al acuerdo que adoptaron ayer todos los grupos del Congreso contra el PP, el portavoz de este partido, Eduardo Zaplana, hizo una advertencia: «Si siguen con esa estrategia, tendrá consecuencias».

Y añadió más: «No se nos puede estar llamando por la mañana cuando se ven agobiados y nos necesitan para un acuerdo, y después utilizar estrategias bastardas como la que se ha utilizado esta mañana, poniendo en nuestra boca afirmaciones o comportamientos que jamás hemos tenido».

Se refería a que el portavoz socialista había acusado al PP de dar credibilidad a «presuntos asesinos o terroristas», algo que Zaplana negó rotundamente.

El portavoz del PP afirmó que lo único que pretendía su partido con la moción que defendió el martes en el Pleno del Congreso, es que se aclaren las contradicciones que ven entre los informes y lo que algunas personas -«sobre todo altos mandos policiales», precisó- han declarado en la Comisión de Investigación del Congreso sobre el 11-M y lo que consta en el sumario. Citó, como ejemplos, que el jefe de los Tedax -los especialistas en desactivación de explosivos- afirmó que en los focos de las explosiones habían encontrado restos de nitroglicerina y después lo negó, y si se rompió en algún momento la cadena de custodia de la mochila encontrada en Vallecas.

«¿De dónde se puede extrapolar la barbaridad de que nosotros damos credibilidad a los asesinos?», se preguntó. Según Zaplana, lo que el PSOE y los demás grupos piden al PP es «que se calle». «Y eso es insólito en un Parlamento democrático», añadió. Indicó que en el PSOE les hicieron acusaciones similares durante la etapa de Felipe González, pero la Justicia acabó dando la razón al PP.

Una información de Agustin Yanel publicada por el diario EL MUNDO el jueves 21 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.