El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Zapatero fusiona por sorpresa el mando de Guardia Civil y Policía

Por Narrador - 9 de Septiembre, 2006, 6:30, Categoría: General

La noticia del día es sin duda la creación de un mando único para la Guardia Civil y la Policía Nacional. El primer paso hacia una eventual fusión de ambos cuerpos. Estupor ha causado esta decisión que nadie esperaba ¿Razones? Esa es la pregunta cuya respuesta debemos encontrar en los próximos días. Por el momento les ofrecemos los distintos enfoques que ofrece la prensa nacional en el día de hoy.

Destituida la cúpula policial sospechosa de manipular el 11-M y dar el chivatazo a ETA

    

El Gobierno cesa al director general García Hidalgo Sustituye al comisario general de Información, Telesforo Rubio -apartado por el juez del sumario del chivatazo a la banda terrorista-. Busca sucesor para Sánchez Manzano al frente de los Tedax

MADRID.- Alfredo Pérez Rubalcaba puso ayer en marcha la mayor reestructuración del Ministerio del Interior de la democracia constitucional.

Los múltiples errores detectados en las investigaciones policiales sobre la trama de los atentados del 11-M y el chivatazo de agentes de la Comisaría General de Información a la organización terrorista ETA sobre las pesquisas en torno al entramado financiero han sido el detonante de esta reorganización, que afecta sobre todo a la Policía Nacional. Rubalcaba ha destituido a la cúpula de la Policía que investiga los atentados del 11-M y las finanzas de ETA. Entre ellos, el director general Víctor García Hidalgo y el comisario general de Información, Telesforo Rubio.

La reestructuración hace que por primera vez la Guardia Civil y la Policía tengan un mando único que asume Joan Mesquida, hasta ahora responsable del Instituto Armado.

Así, el Consejo de Ministros, en su reunión de ayer, dio el visto bueno al Real Decreto por el que se crea un único mando político para la Policía Nacional y para la Guardia Civil.

Ambos cuerpos estarán dirigidos por Joan Mesquida, quien desde el 4 de mayo ocupaba la dirección General del Instituto Armado. De esta manera, Víctor García Hidalgo regresará al País Vasco, donde se dedicará de nuevo a la actividad política.

Interior también informó de que próximamente se producirá el relevo de Juan Jesús Sánchez Manzano, al que se le busca sustituto como comisario jefe de los Tedax.

Algunas fuentes apuntan a que García Hidalgo, ya ex director de la Policía, pidió a Alfredo Pérez Rubalcaba que le relevara cuando sustituyó a José Antonio Alonso al frente del Ministerio del Interior. Sin embargo, otras fuentes sostienen que se enteró ayer mismo de su destitución.

Mesquida se convierte así en el mando único de ambos cuerpos. De esta manera se crea una nueva Dirección General y desaparecen tanto la de la Guardia Civil como la de la Policía Nacional. La creación de un mando único era un compromiso electoral del PSOE.

Los hasta ahora números dos de cada Cuerpo se convierten en directores adjuntos al mando único: así, el que fuera subdirector general operativo de la Policía, el comisario Miguel Angel Fernández Chico, será director adjunto de la Policía; mientras que el subdirector general de operaciones, el general García Varela, también ascienden y se hace cargo de la dirección adjunta en el Instituto Armado.

Tras su victoria electoral, el Gobierno ya aprobó la creación del Comité Ejecutivo del Mando Unificado (CEMU) como órgano cuya finalidad era aglutinar la información de Policía Nacional y Guardia Civil sobre terrorismo para evitar los episodios de descoordinación.

Este órgano, en el que se encontraban representadas las dos direcciones generales y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), estaba bajo la dirección del secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. Ahora, el mando unificado está bajo el control de Mesquida quien, no obstante, según el nuevo organigrama de Interior, dependerá directamente de Camacho.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó que esta unificación de mandos no significa la unificación de los cuerpos policiales ni que estemos ante el paso previo a la desmilitarización de la Guardia Civil. Defendió el nuevo modelo para mejorar la coordinación entre la Policía y la Guardia Civil.

Con ser significativo este cambio, no es menor, ni mucho menos, el relevo que se produce al frente de la Comisaría General de Información. El ministro del Interior ha destituido al comisario Telesforo Rubio y ha puesto al frente de los servicios antiterroristas de la Policía Nacional al comisario Miguel Valverde, quien hasta el momento dirigía el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, órgano creado por el Gobierno tras el 11-M para tratar de evitar nuevos episodios de descoordinación policial.

Telesforo Rubio estaba ya en el alero desde hacía meses. Su gestión al frente de las investigaciones sobre los atentados del 11-M ha estado siempre en entredicho.

Además, Interior ya decidió que había que removerle del cargo tras detectar, incluso, que la contestación interna entre sus subordinados era muy importante.

Otro grave episodio le salpicó el pasado mes de mayo, cuando dos agentes de la Comisaría de Información alertaron a un etarra de que iba a haber una operación policial. Rubio tuvo conocimiento de esos hechos tan graves un viernes y hasta el lunes siguiente no informó al juez que llevaba las investigaciones, el magistrado Fernando Grande-Marlaska. Éste decidió apartar a Rubio, en una decisión sin precedentes, de las investigaciones contra el entramado financiero de ETA que estaban realizando. Ésa fue la gota que colmó el vaso.

Ahora, Rubalcaba le ha dado una pequeña patada para arriba y le ha nombrado subdirector de la Policía, ha pasado de dirigir la comisaría más poderosa a ocupar un cargo más burocrático, según explicaron fuentes policiales.

El ministro del Interior tenía tomada la decisión de destituir a Telesforo Rubio al menos desde el pasado mes de junio, pero estaba buscando el momento y la manera de hacerlo. Este comisario tuvo que comparecer ante la Comisión parlamentaria del 11-M y no aclaró, a preguntas de los diputados, si su comparecencia la había preparado en la sede socialista de Gobelas.

En el seno de la propia Comisaría General existía una fuerte contestación interna hacia este comisario. Sectores críticos hacia su gestión recuerdan que lo primero que hizo cuando llegó a la sede de la carretera de Canillas fue una auténtica purga de antiguos mandos policiales de la lucha antiterrorista y, después, puso en marcha un fuerte dispositivo de vigilancia interna para evitar fugas de información.

Su sucesor al frente de la Comisaría General de Información será Miguel Angel Valverde, quien hasta ahora ocupaba la dirección del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), gran apuesta del Gobierno para poner fin a los innumerables episodios de descoordinación que se detectaron tras los atentados del 11-M.

Al frente de ese órgano quedará ahora un coronel de la Guardia Civil. Cuando se creó este organismo se anunció que cada dos años se pondría al frente a un mando de cada cuerpo policial. Dentro de la reorganización, el Gobierno también ha decidido aglutinar todos los organismos que había en Interior relacionados con la inmigración en una sola dirección general que se llamará de Relaciones Internacionales y Extranjería, que dependerá de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Esto supone recuperar algo de peso específico por parte de Interior en materia de inmigración, después de la cesión de competencias al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales tras la victoria electoral de hace dos años.

La crisis migratoria que se está viviendo en España durante los últimos meses ha llevado al Gobierno a volver a otorgar más poder al Ministerio del Interior. En esta materia, el ministro también anunció que se había decidido relevar al actual comisario general de Extranjería, José Ignacio Araújo, que será sustituido por Felipe Hernández.

Algunas fuentes apuntan que la creación de esta nueva dirección general en Interior supone una recuperación de lo que era el anterior modelo del PP, la Delegación de Extranjería. Interior recupera muchas de las competencias cedidas a Trabajo que, prácticamente, se queda con la gestión del papeleo de los inmigrantes legalizados, según explicaron estas fuentes policiales.

Víctimas del terrorismo

La reorganización de Interior también afecta al ámbito penitenciario. Así, hasta ahora, la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, dependía de la Subsecretaría de Interior. Ahora, Gallizo dependerá también del secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho.

Uno de los hechos más llamativos de esta nueva estructura ministerial es la creación de la Subdirección General de Medio Abierto y Medidas Alternativas, en el ámbito penitenciario.

Desde Interior se apunta que es una potenciación del organigrama encaminada a la reinserción social de los presos. Sin embargo, otras fuentes alertan de la implicación de esta nueva subdirección general ante el denominado proceso de paz y ante una eventual modificación de la política penitenciaria con los presos de la organización terrorista ETA.

Por otra parte, se crean también el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado y el Gabinete de Estudios de Seguridad Interior (GESI), dependientes de la secretaría de Estado de Seguridad.

El ministro también ha decidido sustituir a la directora de Protección Civil, Celia Abenza, por Francisco Javier Velázquez.

Como ya adelantó EL MUNDO, el Gobierno, tras la destitución de Gregorio Peces-Barba, ha eliminado la figura de Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas que dependía de La Moncloa y ha retomado la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, que dependerá también del Ministerio del Interior y no de La Moncloa. Al frente estará José Manuel Rodríguez Uribes, que ya ocupaba una Dirección General en el Alto Comisionado y que es familiar de Peces-Barba.

  

Una información de Fernando Lázaro publicada en el diario EL MUNDO el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Señalados por el 11-M

  

Las investigaciones antiterroristas, en particular la de la matanza de Madrid, habían dejado muy tocados a García Hidalgo y Rubio, al igual que al aún jefe de los Tedax, Sánchez Manzano

MADRID.- Pese a las buenas palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba, hay suficientes actuaciones polémicas entre los mandos apartados ayer como para sospechar que han influido notablemente en el relevo. El ejemplo más claro es el de Telesforo Rubio, pero también puede aplicarse a García Hidalgo y a alguien que, pese a seguir en el puesto, sin duda lo abandonará en breve: el máximo responsable de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano.

Telesforo Rubio

Las cosas empezaron mal. El 8 de julio de 2004, cuando apenas llevaba un mes al frente de la Comisaría General de Información, una pregunta de Jaime Ignacio del Burgo en la Comisión del 11-M dejó a Telesforo Rubio fuera de juego. Tras interrogarle sobre su colaboración en el programa electoral del PSOE, el diputado popular quiso saber si apenas 10 días antes, con la investigación parlamentaria ya en marcha, había visitado la sede socialista de Gobelas. Tras cierto alboroto en la sala, Rubio se negó a responder alegando que se trataba de una pregunta de tipo «personal».

Durante su comparecencia, Rubio admitió dos cosas relevantes: que nunca había estado destinado en unidades especializadas en la lucha contra ETA o contra el terrorismo islamista y que no había abierto ninguna línea de investigación sobre el papel de los confidentes en la trama del 11-M.

Entre estos confidentes estaba José Emilio Suárez Trashorras, detonante de otra actuación polémica del comisario Rubio. El pasado mes de marzo, este diario informó de que durante un interrogatorio el ex minero había hecho referencia a la amistad entre El Chino y dos etarras, sin que el dato le hubiera llegado al juez. Rubio reaccionó contactando con algunos de los agentes presentes en el interrogatorio para que negaran la información.

La polémica en torno a Telesforo Rubio en sus primeros meses en el cargo prosiguió por su forma de dirigir la Comisaría General de Información. También por una serie de nombramientos que muchos interpretaron como una purga y que provocaron el malestar entre sus nuevos subordinados.

Se le acusó además de haberse rodeado de personas que no son expertas en la materia principal de su Departamento. Las críticas se extendieron a su obsesión por controlarlo todo y no fiarse de nadie.

Pero las sospechas sobre el principal responsable antiterrorista alcanzan también a la lucha contra ETA. En una decisión sin precedentes, el juez Fernando Grande-Marlaska decidió hace tres meses apartarle de la causa que instruía sobre una trama de extorsión. La razón fue que había tardado tres días en comunicarle que una importante operación se había frustrado por un chivatazo a uno de los implicados.

Víctor García Hidalgo

Como superior de Telesforo Rubio, a este ex secretario de Libertades Públicas de la Comisión Ejecutiva de los socialistas vascos se le puede atribuir cierta responsabilidad por las actuaciones del ya ex jefe de la Comisaría General de Información.

Pero, además, en algún caso ciertos asuntos del 11-M le han alcanzado de manera directa.

Por ejemplo, cuando el inspector Miguel Angel Alvarez le remitió en octubre de 2004 un informe en el que le llamaba la atención sobre dos asuntos relevantes: que los efectos recogidos en El Pozo -de donde supuestamente provenía la mochila de Vallecas- «no fueron supervisados» por él mismo y que, para su «sorpresa», «dichos objetos y efectos fueron llevados al Parque Ferial Juan Carlos I» sin su autorización. En el escrito solicitaba que estos datos «sean puestos en conocimiento» de la Audiencia Nacional.

La policía reaccionó asegurando que en ningún momento se había roto la cadena de custodia de la mochila que condujo a las primeras detenciones.

Juan Jesús Sánchez Manzano

El jefe de los Tedax ha sido el responsable policial más cuestionado en la investigación del 11-M. Para complicar aún más las cosas, una reciente remodelación puso a su unidad a las órdenes del departamento dirigido hasta ahora por Telesforo Rubio.

Manzano aún conserva el cargo, pero sólo porque sus superiores no han encontrado a quien quiera ocupar el puesto. Es una cuestión de tiempo. Más de dos años de errores y confusiones en la investigación de los explosivos desembocaron el pasado mes de julio en su comparecencia ante el propio juez del Olmo.

El jefe de los Tedax tuvo que reconocer ante el magistrado que no era un experto en explosivos y que sus palabras sobre la aparición de nitroglicerina en los focos del 11-M -en su comparecencia ante la Comisión de Investigación- habían sido «un error». Hasta entonces, Manzano había proporcionado a Del Olmo informes con errores, enmendados con otros informes con nuevos errores, y había llegado a ocultar algunos datos que el propio juez luego consideró relevantes para la investigación.

   

Una información publicada en el diario EL MUNDO el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno asegura que la Policía y la Guardia Civil conservarán su estructura y competencias

MADRID. Mejorar la coordinación para aumentar la eficacia en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado, la inmigración ilegal y la delincuencia en general. Ese es el único objetivo que persigue la remodelación orgánica del Ministerio del Interior, según explicó ayer su titular, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Además de la creación de un mando único para Policía y Guardia Civil -uno de los compromisos que el PSOE incluyó en su programa electoral-, el Ejecutivo aprobó la puesta en marcha de una dirección general de Relaciones Internacionales y Extranjería así como la integración en el organigrama de Interior de las direcciones generales de Instituciones Penitenciarias y Apoyo a las Víctimas del Terrorismo. También se crean el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) y un gabinete de Estudios de Seguridad Interior. Todos los cambios, aseguró el ministro, quieren potenciar las áreas «prioritarias» para Interior.

Rubalcaba intentó en todo momento ahuyentar el fantasma de la posible fusión de Guardia Civil y Policía al garantizar que «no habrá más cambios estructurales» que los aprobados ayer y que ambos cuerpos «seguirán como hasta ahora», cada uno de ellos con sus respectivas estructuras organizativas y sus competencias. «La Guardia Civil -puso como ejemplo- tiene un carácter militar, y eso no se va a tocar».

El mensaje que Interior lanza con insistencia quiere convencer de que esta reestructuración es el «último paso», la «culminación» del camino iniciado por el anterior ministro del Interior, José Antonio Alonso, hacia una mejor «coordinación funcional» entre las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La Dirección General de Policía y Guardia Civil será asumida por el actual director de la Benemérita, Joan Mesquida, por lo que Víctor García Hidalgo, que había pedido al ministro su relevo al frente de la Policía, se cae del organigrama.

Baile de cargos

También cambian de puesto el actual comisario general de Información, Telesforo Rubio, y el de Extranjería, José Ignacio Araujo, que serán sustituidos por Miguel Valverde y Felipe Hernández. Tanto Rubio como Araujo serán ascendidos y se harán cargo de dos subdirecciones generales.

Respecto al ya ex comisario general de Información, Rubalcaba aseguró que su sustitución nada tiene que ver con las supuestas filtraciones sobre una operación contra el «aparato de extorsión de ETA», sino con la conveniencia de colocar al frente de una comisaría tan difícil y de tanta tensión a una persona que entre «con renovadas energías». El ministro elogió la gestión de Telesforo Rubio, que calificó de «acertada».

Además del decreto que reestructura el Ministerio del Interior, el Gobierno aprobó dos anteproyectos de ley que también tienen como finalidad aumentar la eficacia de la lucha contra el crimen. El primero de ellos prevé la creación de una única base de datos policial -se unificarían todas las que en la actualidad existen, incluidas las de las policías autonómicas- sobre identificadores obtenidos a partir del ADN. Se pretende regular la utilización del material genético en las investigaciones criminales, especialmente las que se dirigen a la identificación de cadáveres, averiguación del paradero de personas desaparecidas y el esclarecimiento de crímenes de especial gravedad.

El segundo anteproyecto obligará a los operadores de telefonía fija, móvil e Internet a conservar durante un año datos sobre el origen, destino, hora, fecha, duración o equipo utilizado en las comunicaciones dada la utilidad que todos ellos pueden tener en las investigaciones criminales. También se exigirá a las compañías que elaboren un fichero con la identidad de los usuarios de tarjetas prepago, hasta ahora «opacas» para la policía.

  

Una información de N. Colli publicada en el diario ABC el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

«Golpe de mano» en la cúpula de Interior

   

Zapatero unifica los mandos de la Guardia Civil y la Policía Nacional momentos antes de que se inicien los contactos preliminares con ETA. El actual director de la Benemérita, Joan Mesquida, asume el mando de ambos cuerpos

Madrid - El «golpe de mano» con el que el Gobierno ha ejecutado la reestructuración del Ministerio del Interior y la implantación de un mando único policial, que da la vuelta al actual modelo que rige el funcionamiento de las Fuerzas de Seguridad del Estado, pilló ayer por sorpresa a todas las partes implicadas, no sólo al principal partido de la oposición.

«Escándalo mayúsculo», «decisión unilateral, adoptada con nocturnidad y alevosía»... Con estos duros términos se valoró desde las filas «populares» una noticia de la que se tenía conocimiento a través de los informativos de la Cadena Ser y de los teletipos de agencia. El secretario general del PP, Ángel Acebes, interpretó la decisión como «un gesto» contra la sensación de inseguridad ciudadana. «Tenían que hacer propaganda: se acercan las elecciones». En cualquier caso, esperó que «no sea el primer paso para la desaparición de la Guardia Civil».El PP apuntó al «momento inoportuno» en el que se adopta una iniciativa tan trascendente dejando en el aire preguntas como «¿Se pretende encubrir los escándalos en el seno de las Fuerzas de Seguridad del Estado sobre los que no se han dado explicaciones?» (en alusión al chivatazo que recibió la banda ante una operación contra su aparato de extorsión).

Política de seguridad

En esta línea, el secretario de Libertades Públicas, Seguridad y Justicia, Ignacio Astarloa, denunció que la medida llega en un momento de ausencia absoluta de política de seguridad, hasta el punto de que las FSE están haciendo dejación de sus responsabilidades en las policías locales. De la hemeroteca desempolvó incluso unas declaraciones del entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso, en respuesta a una petición de Mariano Rajoy de que le aclarase en qué consistía el compromiso electoral del «mando único». «Consiste en una estructura formada por los directores generales de la Policía y de la Guardia Civil y el ministro del Interior», contestó Alonso. El PP se pregunta en alto qué es lo que ha hecho que en un momento tan delicado como éste se cambie de decisión y se apueste por desarrollar esta promesa electoral. De puertas para adentro se habla de una utilización de las FSE por parte del Gobierno para una pléyade de motivos partidistas: quitarse de en medio, mirando para otro lado, al polémico comisario general de Información, Telesforo Rubio; acallar el otoño caliente de reivindicaciones que tenía anunciado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (que defiende la desmilitarización y derechos sindicales), debilitar aún más a las Fuerzas de Seguridad cuando la negociación con ETA atraviesa un momento tan delicado...

El Gobierno unificó ayer los mandos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional días antes de que sus interlocutores inicien los contactos preliminares con ETA, de los que el ministro del Interior informará a final de este mes a los grupos parlamentarios. No obstante, Alfredo Pérez Rubalcaba aseguró ayer hacerlo con frencuencia.

Junto con el Real Decreto de reestructuración del organigrama del Interior, el Consejo de Ministros estudió ayer dos anteproyectos de ley sobre la unificación en un único fichero de los cuatro existentes del ADN y de comunicaciones electrónicas, telefonía móvil y fija e internet. Al término de la reunión del Gabinete de Zapatero, Rubalcaba puso el énfasis en el denominador común de las tres normas: la mejora de la eficacia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el crimen organizado, la inmigración ilegal y el terrorismo.

A su juicio, la creación de un mando único de la Policía y la Guardia Civil, que dirigirá el hasta ahora director de la Benemérita Joan Mesquida, impulsará la coordinación de ambos cuerpos, lo que supone «sinónimo de eficacia». El ministro restó importancia a esta reestructuración por sorpresa, que conllevará una serie de cambios y nombramientos en cadena. Rubalcaba aseguró que él sólo finaliza la tarea iniciada por su antecesor en el cargo José Antonio Alonso.

Acto seguido, descartó que la creación de un mando único con rango de Dirección General, una de las promesas electorales del PSOE, conlleve aparejado una modificación de la naturaleza de los cuerpos ni de sus competencias.

En el nuevo organigrama las subdirecciones operativas de la Policía y de la Guardia Civil se convierten en Direcciones Adjuntas Operativas, con lo que se refuerza el carácter profesional de los mandos de ambos cuerpos. Y se constituye el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado, con el fin de garantizar la coordinación operativa de las Fuerzas de Seguridad y el desarrollo de inteligencia conjunta para luchar contra las redes organizadas. Además, se crea el Gabinete de Estudios de Seguridad Interior, que desarrollará las funciones de coordinación y elaboración de estadísticas de seguridad.

Con esta remodelación también se pretende, según Rubalcaba, adecuar la estructura del Interior a sus prioridades. Esa es la razón por la que se crea una nueva Dirección General de Relaciones Internacionales y Extranjería.

Tarjetas prepago

El anteproyecto de ley de comunicaciones electrónicas y telefonía fija y móvil que estudió ayer el Consejo de Ministros obligará a los operadores de telefonía a conservar durante un año los datos del origen de la llamada, del destino, la duración y el nombre del usuario. A esta información podrán acceder, previa autorización judicial, las Fuerzas de Seguridad del Estado. Además, estarán obligados a realizar un registro de los compradores de tarjetas prepago de móviles, usadas con frecuencia por su opacidad por terroristas y delincuentes. En la actualidad existen 18 millones de estas tarjetas en circulación.

   

Una información de C. Morodo e I. G. De Molina publicada en el diario LA RAZON el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno crea el mando único de policía y Guardia Civil y destituye al jefe antiterrorista

    

Madrid - El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acometió ayer una reforma histórica en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado al nombrar un mando único para la Policía Nacional y la Guardia Civil, una promesa electoral del PSOE que parecía enterrada hace más de un año con la creación del Centro Ejecutivo del Mando Unificado de las Fuerzas de Seguridad.

Por primera vez en la historia de España una sola persona dirigirá los dos cuerpos de seguridad con 123.000 agentes a su cargo. Será Joan Mesquida, ex consejero de Hacienda en Baleares, recién nombrado director general de la Guardia Civil, que ahora también será director general de la Policía, en sustitución de Victor García.

De paso, el ministro aprovechó la amplia reestructuración de su departamento para prescindir, en pleno proceso para el fin de ETA, del jefe policial de la lucha antiterrorista, el comisario general de Información, Telesforo Rubio, que será sustituido por Miguel Valverde, comisario que ahora ocupaba el cargo de director del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista.

Telesforo Rubio ha sido durante estos dos años y medio la diana elegida por el PP para descalificar la investigación del 11-M -pese a que la parte principal de ese trabajo no le correspondió a él- y poner bajo sospecha la gestión policial en relación con la banda terrorista ETA por un chivatazo de un agente a un etarra que investiga la Audiencia Nacional y que no ha aportado ninguna prueba que implique al comisario general de Información.

El ministro del Interior negó tajantemente que la decisión adoptada tuviera algo que ver con las denuncias hechas por el PP sobre la investigación del 11-M y puso como prueba que Rubio ha ascendido al ser designado subdirector y pasar del nivel 29 al 30 en la escala de la función pública. "Es verdad que es una comisaría de 24 horas sobre 24 horas y es cierto que ha cumplido muy bien su trabajo. Hemos llegado hasta aquí en todas las investigaciones por su trabajo y es verdad que hace falta ahora meterle un empuje nuevo. Esa es la razón y no otra. Si tuviera alguna queja por su trabajo, no lo ascendería", declaró Rubalcaba.

El ministro atribuyó el relevo de Rubio a su cansancio, pero otras fuentes apuntan que en la Comisaría General de Información "existían algunas tensiones, sobre todo en la información del País Vasco".

Bajo el mandato de Rubio fue detenido el jefe de ETA Mikel Antza y fueron desarticuladas varias células de terroristas islamistas que planeaban atentar en España. El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba aseguró ayer que los cambios pretendían "aumentar la eficacia en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada y la inmigración ilegal". La creación del mando único para Policía y Guardia Civil persigue, según Rubalcaba, "mejorar la coordinación de los dos grandes cuerpos de seguridad". El ministro aclaró que la unidad del mando no afectará a las competencias y a la naturaleza de cada cuerpo, de modo que la Guardia Civil seguirá siendo militar.

La reestructuración también implica el ascenso de los subdirectores adjuntos operativos a directores adjuntos operativos, cargos que ostentarán Miguel Ángel Fernández Chico, por la Policía, y el general José García Varela, por la Guardia Civil. "Con ello se refuerza la profesionalidad de los mandos de ambos cuerpos y se crea un mando único de coordinación política".

El Consejo de Ministros creó ayer también el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), cuyo fin es garantizar la coordinación operativa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el desarrollo de inteligencia estratégica conjunta en la lucha contra el crimen organizado.

La restructuración de Interior también se ha ocupado del problema de la inmigración irregular al crear la Dirección General de Relaciones Internacionales y Extranjería, con la que pretende reforzar la presencia internacional del ministerio en la lucha contra la llegada ilegal de extranjeros a España. Este departamento estará dirigido por Arturo Avello y dependerá del Secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. Rubalcaba destacó que el objetivo de esta nueva dirección general es "dar al área de extranjería más nivel político y lograr que España esté más presente en todos los foros internacionales en los que se habla de inmigración ilegal". El comisario general de Extranjería, José Ignacio Araujo, también ha sido sustituido (y ascendido). En su lugar fue nombrado Felipe Hernández.

Otra nueva dirección general que creó el Gobierno fue la de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, cuyo titular será José Manuel Rodríguez Uribes, y que unificará las unidades existentes en la Administración para atender este colectivo. El Alto Comisionado, creado en diciembre de 2004, bajo la dirección de Gregorio Peces-Barba, dependiente del Ministerio de Presidencia, fue disuelto ayer.

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias se adscribe a la Secretaria de Estado de Seguridad, lo que permite que este departamento "tenga bajo su mando los dos elementos de la política contra la delincuencia, la persecución y el encarcelamiento", señaló Rubalcaba.

   

Una información de L. R. Aizpeolea publicada en el diario EL PAIS el sábado 9 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.