El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"González, Ahmadineyad" por Gabriel Albiac

Por Narrador - 4 de Septiembre, 2006, 22:00, Categoría: Alianza de Civilizaciones

De entre los muertos (los del GAL, claro), retorna el espectro fofo de don Felipe González. Lacayunamente ofrecido al abrazo de un Ahmadineyad a punto de dotar a la guerra santa con el armamento que en más rigor se ajusta a los designios absolutos del Misericordioso: el nuclear. Y un como de edredón González, grotesca camisa a cuadros abotonada hasta el cuello, asiente: nada mejor que una cabeza atómica en manos del apologista del Holocausto.

En la perspectiva aún leve que nos da un cuarto de siglo, dudo que nadie ignore hasta qué punto fue el señor González lo más funesto acaecido a una España náufraga en la corrupción antes de haber podido arrancarse la primera capa de la mugre moral franquista. Puede que lo peor de lo que él puso en marcha no se haya aún consumado. Y que corresponda a la deshabitada cabeza de su heredero (de sus herederos) dar los toques finales a la obra que a él se le vino, antes de tiempo, sobre la cabeza. Nada impide prever que, una vez el País Vasco y Cataluña plenamente independizados por la dulce virtud de Rodríguez Zapatero, el viejo sueño felipista de hacer escombro de la normalidad democrática española (entonces, cuando el GAL, era aún «española»), para poner en pie un sucedáneo caudillista calcado del PRI mexicano de los tiempos gloriosos, tendrá bastantes bazas para asentar finalmente su imperio. La foto posee una pureza metafórica casi excesiva. El Presidente de los Gobiernos GAL babea ante el teócrata. Inequívoca, ratifica lo que su muy querido colega de viejos tiempos, el Cajal hoy al frente del delirio zapatérico de las civilizaciones, dejó meridianamente claro hace un par de semanas: el irrenunciable derecho de los guerreros de Alá a dotarse del armamento atómico que les permita afrontar su histórico destino. Borrar del planeta a las turbas kafires que traban la expansión universal de la verdad que el Dios único enseña: la coránica. Y entre el obeso de los GAL y el ascético lapidador de adúlteras, una simpatía primordial funde bloque contra judíos y yankis. Y hasta Ahmadineyad perdona la camisa tan hortera y los tan vulgares michelines del poco docto en lenguas emisario de Zapatero.

Epílogo. Hace unos pocos meses, alguien de la Comunidad Judía de Madrid me llamó para invitarme a un homenaje... ¡a don Felipe González! «¿El del GAL?», pregunté yo, la verdad, alucinado. Calló mi interlocutora. «El ex Presidente», dijo luego. «¿Y ustedes se tratan con gente así? Pues yo, no». Espero que la foto del gran patrón del nacional-socialismo español, reverenciando al más firme candidato a completar sobre Israel el trabajo dejado a medias por Hitler, sirva, al menos, para que cada cual sepa con qué tipo de sujetos no es jamás de recibo ensuciarse las manos. Ni un átomo moral vale más que Ahmedineyad su devoto González.

   

Publicado en el diario LA RAZON el lunes 4 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.