El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

7.40: una hora que rompe la lógica de los atentados

Por Narrador - 1 de Septiembre, 2006, 7:30, Categoría: 11-M

Sólo la bomba de la mochila que no estalló, de las 13 que usaron los terroristas, tenía un desfase de tres minutos en su temporizador

MADRID.- Entre las muchas incógnitas que rodean a la mochila de Vallecas hay una a la que no se ha prestado mucha atención, pero que pone de relieve la poca credibilidad de la tesis oficial que afirma que dicha mochila fue colocada en el tren que hizo explosión en la estación de El Pozo y que, por razones desconocidas, no llegó a estallar.

Ese dato, que descuadra la lógica del relato oficial del atentado, es precisamente la hora que figura en el teléfono móvil (un Mitsubishi T-110) que hacía de temporizador del explosivo: las 7.40.

Aparentemente, es un dato no muy relevante. Al fin y al cabo, los trenes estallaron entre las 7.37 y las 7.39 h. de la mañana. ¿Qué importancia tiene uno o dos minutos más?

Sin embargo, las investigaciones policiales ponen de relieve que los terroristas no temporizaron las bombas de forma poco diligente o sin sincronizar cuidadosamente sus relojes y la hora a la que programaron el despertador de los teléfonos, sino que hicieron un trabajo muy profesional.

El informe conjunto de la UCIE y de la UCI (concluido el 10 de agosto de 2005) y que, para entendernos, sería como el padre de todos los informes policiales al ser un resumen global de todas las investigaciones sobre el atentado, señala que existe una página en internet, que podrían haber consultado los terroristas, perteneciente al Consorcio de Transportes de Madrid (http://www.ctem-madrid.es), que hace el papel de simulador de las horas exactas de llegada a las distintas estaciones de los trenes de Cercanías de Madrid.

La Policía hizo ese trabajo y descubrió que si se hace la simulación con un tren Alcalá de Henares-Atocha, con hora de salida de la primera las 6.50, da como hora de llegada a la última las 7.38 horas. Si se le pregunta al simulador cuándo llegaría el tren a la estación de El Pozo, pero con hora de salida de Alcalá de Henares a las 6.56 (el siguiente tren al consultado anteriormente), da las 7.37 horas. Y así sucesivamente.

¿A qué hora hicieron explosión las bombas? Las de Atocha a las 7.37; las de El Pozo y Santa Eugenia, a las 7.38; mientras que las de Téllez lo hicieron a las 7.39.

Es probable que un pequeño desfase de segundos entre los relojes provocara diferencias de un minuto entre lo marcado por el simulador y la hora en la que, efectivamente, hicieron explosión las bombas en las distintas estaciones.

Sin embargo, lo que parece imposible es que los terroristas pulsaran como hora a la que había de saltar el despertador del teléfono hallado en la mochila de Vallecas las 7.40, cuando la hora prevista de llegada del tren a la estación de El Pozo era las 7.37. Tres minutos de diferencia es demasiado y no se puede explicar por un simple desfase entre relojes, ya que, según el informe de los Tedax, el teléfono encontrado en la mochila de Vallecas marcaba la hora real. Es decir, que no estaba ni adelantado, ni atrasado.

Por lo tanto, de no haber estado desconectado uno de los cables que unían el móvil al detonador, la bomba hubiera hecho explosión a las 7.40. La única completamente desfasada, en una serie total de 13 bombas, sería, por tanto, la encontrada en la mochila de Vallecas.

Como puede observarse en las imágenes recogidas por las cámaras de Renfe en la estación de Atocha, entre la primera y la segunda explosión pasan sólo unos segundos. Los testimonios de las personas que viajaban en los trenes coinciden en que, entre las explosiones, apenas hubo unos segundos de diferencia.

Todos esos datos llevan a las siguientes hipótesis:

1.- El terrorista que temporizó la bomba de la mochila de Vallecas lo hizo sin seguir las instrucciones marcadas (hay que recordar que las otras dos bombas que explotaron en El Pozo lo hicieron a las 7.38). Al hacer explosión con dos minutos de diferencia, se pierde gran parte de su efecto mortífero, ya que da tiempo suficiente a que mucha gente baje de los vagones entre unas explosiones y otras.

2.- La mochila de Vallecas no estaba en la estación de El Pozo, sino en Téllez, donde hicieron explosión a las 7.39 horas. Un desfase de segundos podría haber provocado esa diferencia entre la hora que marcaban los teléfonos y la hora real. De ser así, toda la historia de la mochila sería falsa, ya que nunca habría estado en El Pozo y, por lo tanto, nunca podría haber llegado hasta la Comisaría de Puente de Vallecas desde Ifema.

3.- La mochila no formaba parte de la serie de bombas preparadas por los terroristas. Se colocó en algún lugar (probablemente Ifema o la propia Comisaría de Puente de Vallecas) horas después de que se cometieran los atentados. En ese primer día, el dato que se manejó en fuentes policiales como hora de las explosiones fue en torno a las ocho menos veinte (las 7.40). La colocación de la mochila tendría como fin llevar a la investigación policial unidireccionalmente hacia los islamistas, descartando otras posibles autorías.

    

Una información de Casimiro Garcia-Abadillo publicada en el diario EL MUNDO el viernes 1 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.