El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"Gobernantes simples" por Antxón Sarasqueta

Por Narrador - 29 de Agosto, 2006, 8:00, Categoría: General

Hay que fiarse de los gobernantes que resuelven problemas, no de quienes los crean

Este verano en España hemos asistido al resultado que se produce cuando una realidad compleja es gestionada por unos gobernantes simples. La realidad les desborda y carecen de recursos intelectuales y estratégicos para solucionar los problemas. Resultado: los problemas se multiplican y agravan.

La docena de casos que he contabilizado tienen todos como denominador común la complejidad. Desde el problema del aeropuerto de El Prat de Barcelona, que durante cinco días creó todo tipo de problemas a millares de personas y se vieron alterados todos los servicios de seguridad, transporte, y médicos. Con enfermos a los que les tenían que llegar los órganos de los transplantes de los que dependía su vida. Las respuestas del Gobierno a la ola de incendios que durante 12 días ha quemado Galicia, o frente a la llegada de miles de inmigrantes ilegales, son el vivo retrato de unos poderes desbordados, impotentes, y sin saber literalmente cómo resolver los problemas que ellos mismos han generado.

Cada uno de los casos que este mes han vivido los españoles es representativo del conjunto de ellos. Es así porque sus efectos son semejantes y coincidentes para los ciudadanos y las organizaciones afectadas. El sentimiento de inseguridad o el perjuicio para sus intereses es de lo que se quejan tanto los afectados por los incendios en Galicia, como Repsol-YPF en Bolivia, los pasajeros de El Prat, o los ciudadanos que no se ven defendidos por el Estado de derecho en el País Vasco. Los ciudadanos que eligen a gobernantes simples en sus enfoques y capacidad de gestión tienen que dar por seguro que terminarán siendo ellos los perjudicados. No los gobernantes que disfrutan del poder. Forma parte de lo que algunos consideran que es un dilema entre el estilo y la sustancia de la política. Elegir a un gobernante por su estilo, pero sin sustancia política, supone según esa teoría apostar por lo superficial. Yo no creo que suponga un dilema entre el estilo y la sustancia, sino la elección entre lo simple y lo complejo.

Algunos medios nos presentan a Segolene Royal como la nueva estrella del socialismo francés. Financial Times le describía el otro día con todos los ingredientes de un icono ganador. Nada menos que para ser candidata a la presidencia de la República. Añadiendo a continuación que “todavía no ha articulado una visión clara de adónde quiere llevar a su país”.

No hay dilema entre el estilo y la sustancia en política: se tiene sustancia o no. Se tiene una cabeza bien amueblada y una visión de Estado para gobernar en un entorno de creciente complejidad, o da igual el estilo que las factorías de márketing vendan a los electores. En esto soy de los que creen que España les lleva ventaja a los demás países europeos, porque con la experiencia del socialismo de Zapatero hemos pasado todas las crisis en una, y además en un orden de magnitud superior. Estoy seguro de que la señora Royal no se atreverá a decir que cree más en la igualdad de sexos para combatir el terrorismo que en la fuerza militar, ni que fumar es de derechas, o que los que queman el bosque lo hacen para quemarlo.

Pero la falta de sustancia es también un arma poderosa en política. Estos líderes utilizan el discurso de lo superficial o la falta de sustancia para quedarse en eso, en la superficie, y que las personas no les midan en su profundidad. Con su superficialidad y simplismo ganan simpatía y votos en el pensamiento débil, que encuentra en ello refugio y confort. A estos líderes populistas les resulta más fácil dominar a una sociedad de pensamiento débil, e imposible conquistar a una sociedad crítica y dispuesta a mejorar su futuro. La política de lo superficial se utiliza para desarrollar sociedades tuteladas. No hay personas superficiales, hay políticos y gobernantes que se quedan en la superficie como estrategia para dominar el poder. El ser humano es en sí mismo complejo. Desarrollamos actividades complejas en un entorno complejo.

Es mejor apostar por gobernantes capaces de gobernar el mundo de lo complejo, que son los que resuelven los problemas. Y no fiarse de quienes quieren cambiarlo por una realidad simple, porque sencillamente es falsa, no existe.

Antxón Sarasqueta es presidente de Multimedia Capital

   

Publicado en LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el martes 29 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.