El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

"Perderles el respeto" por Antxón Sarasqueta

Por Narrador - 22 de Agosto, 2006, 12:00, Categoría: Opniones

A la izquierda política e intelectual se le tiene en España un respeto inmerecido

Leo en las mismas páginas editoriales que atribuyeron “una inquietante similitud” de José María Aznar con el terrorista más buscado de la Tierra, Osama Bin Laden, que absuelven al escritor Günter Grass por su pasado nazi. Son las páginas de El País.

Este hecho de la biografía que el escritor alemán ha ocultado hasta ahora, dice el diario, “no invalida la calidad de su obra literaria ni la justicia de las causas que ha defendido y defiende”. Y concluye diciendo que ello “sólo confirma que nadie es perfecto, que todos somos humanos”. Es todo un autoretrato —del diario y de la ideología que profesa—. En el centro derecha español se ha acuñado la expresión “sin complejos” tanto para subrayar actitudes timoratas y acomplejadas en esos sectores ante la izquierda, como para desprenderse de ellas y expresarse de manera más decidida en la defensa de sus posiciones políticas. Pero es más propio hablar de perder el respeto a una izquierda que ideológicamente e intelectualmente no lo merece.

Sentir o dejar de sentir complejo es asumir como propia una perturbación personal. Es convertir en mal propio una mala actitud ajena. No se trata de tener o dejar de tener complejo ante quienes están dispuestos a negociar con una organización terrorista el futuro de España. Se trata de si merecen o no respeto quienes desprecian a cuatro millones de españoles que han pedido que se consulte a todos el futuro de España en un referéndum.

A la izquierda política e intelectual se le tiene en España un respeto inmerecido. Es una izquierda que no ha evolucionado. Está en proceso de involución. Es una izquierda de raíz totalitaria y de actitud sectárea que ha hecho de la coacción a la libertad su principal instrumento de acción. Es una izquierda que en los últimos años se ha radicalizado en su discurso y en los hechos. Habla de los terroristas como hombres que tienen “un discurso de paz” (lo hizo el Presidente Zapatero en referencia al líder de ETA-Batasuna, Arnaldo Otegi), y de sus contrincantes de la derecha democrática como un enemigo al que asaltar. Físicamente y políticamente.

Gotzone Mora es una militante socialista que no le tiene ningún respeto a Zapatero. Casi todos los días se le puede escuchar o leer en los medios de comunicación graves acusaciones contra el actual líder socialista. “Es un traidor, ha estado negociando en secreto con los terroristas”, dice. “Yo también soy socialista vasca y tú no hablas en mi nombre”, le fustigó a Zapatero hace unas semanas desde la tribuna de invitados del Congreso. Y esta catedrática del País Vasco no oculta que cuando llegue el momento votará al PP. Si ella y otros socialistas no le tienen ningún respeto a Zapatero ¿por qué se lo van a tener quienes sufren una política despótica y sectárea desde el PSOE y el Gobierno? A quien hay que tener respeto es a Mora y a quienes contribuyen a fortalecer la conciencia social y democrática.

Zapatero ha inoculado en el PSOE y en la izquierda española la ideología del odio. ¿Qué tiene esto de respetable? El radicalismo de Rodríguez Zapatero le ha hecho merecedor de las felicitaciones de los terroristas. ¿Es eso respetable? “Zapatero ha hablado de Hezbolá como movimiento de resistencia y nunca nos ha llamado terroristas”, decía uno de los portavoces de esta organización terrorista Muafak Jamal (El Mundo 18-8-2006).

Se respeta lo que se considera y se valora. ¿Qué hay que venerar o valorar de esta izquierda o de su pasado guerracivilista? Nada. Se puede sentir respeto por personas que profesan ideologías de izquierdas y que se sienten igual a los que defienden valores éticos y democráticos desde otras posiciones. Pero no por quienes venden la apariencia de algo noble, y no son más que una farsa y representan una política de contravalores.

Concluyamos donde empezamos, en las páginas editoriales de El País. El 1 de agosto CiU era presentada como el ejemplo de la derecha que marca un camino “desde la moderación y no desde la crispación”. No ha pasado un mes y los nacionalistas catalanes han irrumpido en el debate sobre el voto de los inmigrantes con la posición más xenófoba y extremista de todos: rechazando el derecho al voto de estas personas “si no saben catalán ni conocen nuestra cultura”. 

Antxón Sarasqueta es presidente de Multimedia Capital

   

Publicado en LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el martes 22 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.