El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

15 de Agosto, 2006

Uno de los cinco encarcelados por el incendio de Galicia fue candidato del PSOE en 1999

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 8:30, Categoría: Galicia

MADRID. Hace varios días que desde filas socialistas, ya sea de forma velada o abiertamente -como han hecho plataformas afines al PSOE, lideradas por «intelectuales» como Suso de Toro- se vienen difundiendo insinuaciones que pretenden vincular a personas cercanas al PP con el origen de los incendios. Así, a través de referencias a «tramas criminales» que intentan calcinar Galicia, expresión utilizada por el propio presidente Rodríguez Zapatero y por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y retomada ayer por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, desde el PSOE se ha creado una atmósfera de sospecha que algunos escritores no han dudado en dirigir contra el Gobierno anterior.

Ayer se sumó también a esta tesis el compañero del PSOE en el bipartito: el portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Rodríguez, se mostró convencido del aspecto «delictivo, organizado e intencionado políticamente» que ha caracterizado la oleada de incendios. Esta política se volvió ayer, sin embargo, en su contra. Según hizo público Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP de Galicia, J. M. M. B., de 49 años, y una de las 23 personas detenidas por su supuesta participación en el origen de los incendios (se le imputa la quema de 15 hectáreas), y lo que es peor, una de las cinco que todavía permanecen en prisión, concurrió a las elecciones municipales de 1999 como número once de la lista del PSOE del municipio de Forcarei (Pontevedra).

Nada hace pensar, por supuesto, que haya vinculación entre los socialistas y la mano negra que ha arrasado Galicia. Por ello quizá, Feijóo se apresuró a aclarar que nunca desde el PP se va a criminalizar a ningún responsable político, aunque vaya en una lista electoral. Desde las filas socialistas, Ricardo Varela, secretario de Organización del PSdeG y consejero de Trabajo, admitió que esta persona había ido en las listas del PSOE, pero sólo «para rellenar». «No ha tenido ni tiene nada que ver con nosotros», agregó.

Descenso de las detenciones

También es muy significativo que el número y la condición de los detenidos, entre ellos el candidato del PSOE, no abonen la teoría conspirativa que han apadrinado algunos intelectuales socialistas. Así, los arrestos practicados hasta el momento son incluso menores en número que los de otros años. El PP ha recordado que, frente a los 23 detenidos hasta el momento (de los que sólo cinco han ingresado en la cárcel, y tres se dedicaban a luchar contra el fuego), en 2002 hubo 68. No parece que este año se haya conseguido poner a disposición judicial a un número proporcional a la abultada área calcinada.

Tan abultada que, de acuerdo a un estudio basado en imágenes obtenidas por satélites de la NASA, son más de 175.000 (1.750 km2) las hectáreas devoradas desde el 4 de agosto, lo que supera la superficie de toda la isla de Fuerteventura (1.660 km2). Y la extensión podría ser aún mayor, ya que el estudio publicado por Mapasnet.com, empresa de cartografía digital, alcanza sólo hasta el pasado domingo.

Deseo de que no se confirme

El presidente del PP de Galicia hizo alusión al estudio, y deseó que el dato no se confirme, ya que se trataría de una situación «excepcional». Hay que recordar que en 1994, el año más trágico, se quemaron 450.000 hectáreas en toda España, mientras que la media en Galicia en los últimos quince años se sitúa en 20.000. Con el fin de acabar con las discrepancias de cifras, el PP pedirá a todos los alcaldes populares -el 70 por ciento de todos los municipios gallegos- que informen del área perdida en su localidad, lo que permitiría realizar una estimación bastante certera.

Lo que parece claro es que la situación mejora: ayer eran once los fuegos que estaban fuera de control. El descenso en el número de incendios, que en los días más críticos se ha acercado a los dos centenares, se debe a las condiciones climatológicas y al aumento de medios.

  

Una información de Pablo Domínguez publicada en el diario ABC el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La NASA cifra en 175.000 las hectáreas quemadas y la Xunta sigue sin dar datos

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 8:00, Categoría: Galicia

En sólo una semana ha ardido en Galicia el 40% de todo lo que se quemó en España en 1994, según datos de la Agencia Aeroespacial Estadounidense. El consejero de Medio Ambiente afirma que aún necesita 48 horas para dar cifras oficiales

Madrid - No hay datos oficiales. Sin embargo, cifras no faltan cuando se trata la situación de Galicia. La gente demanda información, la necesita, la ansía y no sabe a qué atender. Emilio Pérez Touriño, presidente de la Xunta, hablaba hace unos días de 10.000 hectáreas quemadas, los expertos y ecologistas, de 60.000. Desde el espacio, las cosas se ven de una manera distinta y más clara. Según la página web oficial de la NASA dedicada a la vigilancia vía satélite de los incendios de todo el mundo, en Galicia han ardido 175.000 hectáreas en un periodo de siete días.

Los datos publicados en «Rapid Fire», elaborados por la NASA en colaboración con la Universidad de Maryland, revelan que en La Coruña han ardido 79.786 hectáreas, en Lugo 6.154, en Orense 20.103 y en Pontevedra 69.443. Si se tiene en cuenta que Galicia tiene una extensión de dos millones de hectáreas de superficie forestal, en los últimos días se ha quemado casi el 8,7 por ciento . Pero los datos dan para más. Tal y como afirman los científicos estadounidenses, «en este episodio de siete días se alcanza ya el 40 por ciento de todo lo que se quemó en 1994 en toda España, el peor año de incendios de la última década, cuando se calcinaron 450.000 hectáreas».

Las cifras del espacio no tardaron ayer en llegar a la Tierra. El diputado del Partido Popular, Arsenio Fernández de Mesa afirmó que «es triste que haya que enterarse a través de la página web de la NASA» de una cifra que calificó «sin precedentes en la historia de España». Fernández de Mesa acusó al Gobierno de haberse asustado ante las magnitudes de la superficie arrasada por el fuego y de estar esperando «a que las cosas se enfríen» para dar cuenta a los españoles de lo que está pasando, lo que a su juicio es de «una gravedad tremenda». «En lugar de informar a la ciudadanía, tanto el Gobierno central como el gallego ocultan datos y optan por el apagón informativo. Deberían estar ya informando de las primeras estimaciones existentes al respecto», declaró el parlamentario.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez anunció ayer que «en 48 horas -es decir, mañana-, Medio Rural dispondrá con exactitud de la superficie quemada». «En dos días se dirán las hectáreas, una por una», puntualizó. Vázquez hizo estas declaraciones después de reunirse con la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que visitó ayer por segunda vez la zona y afirmó que «la evaluación definitiva estará lista cuando el episodio de incendios culmine».

A falta de una fecha prevista para la extinción definitiva, el presidente del Partido Popular de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, pidió a la totalidad de los miembros del Gobierno autónomo que se incorporen a sus despachos y que el jefe del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, convoque urgentemente un Consejo de Gobierno para aprobar las ayudas a los afectados por el fuego.

Núñez Feijóo, que presidió ayer el gabinete de crisis del PP gallego ante los incendios, recordó que en el caso del vertido de petróleo al mar del buque Prestige, la Xunta comenzó a abonar las indemnizaciones a los 20 días del desastre. Además, el Partido Popular gallego propone que la Administración regional delegue en los ayuntamientos la elaboración del primer inventario de daños producidos, lo que, a su juicio, supondrá eliminar trabas a fin de que los afectados cobren sus indemnizaciones. Para los populares, la prioridad en este momento es dar seguridad a los vecinos.

  

Una información de F. Martínez publicada en el diario LA RAZON el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Las dudas sobre la tragedia del Cougar siguen sin despejarse un año después del accidente

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 7:30, Categoría: General

MADRID. Eran 17 miembros del Ejército español. Viajaban en un helicóptero Aerospatiale HD-21 Cougar. Sobrevolaban una zona montañosa de Afganistán a 20 kilómetros de la base española de Herat. Perdieron la vida aquel 16 de agosto de infausto recuerdo. Todo eso está claro, pero hoy, un año después, aún no se sabe por qué murieron.

Desde que ocurrió la tragedia, mañana se cumple el primer aniversario, las hipótesis sobre las causas fueron muy discutidas. Unos -mandos del Ejército en conversaciones informales, expertos en vuelo que consultó ABC- apostaron desde el principio por que había sido un ataque. Mientras, desde el Ministerio de Defensa, con José Bono al frente, se apresuraron a negar esa posibilidad. Por su parte, Rafael Peñafiel, padre de uno de los heridos en el aterrizaje del otro helicóptero, aseguró que el Cougar fue atacado y que su hijo y otros tripulantes «vieron a dos árabes salir corriendo».

Tras cinco meses de investigación, la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (Citaam) llegó a la conclusión de que el Cougar sufrió «un accidente por causas desconocidas». Además, la comisión apuntó «posibles» factores como unas «condiciones meteorológicas y orográficas adversas», una «posible maniobra agresiva a muy poca altura del suelo» o «cualquier otro hecho fortuito que pudiera producir una sobreactuación en los mandos». Bono compareció ante los medios para explicar tres certezas que apuntaban al error humano como causa del siniestro: no fue un ataque, ni una explosión del armamento que transportaba el helicóptero, ni un fallo en la nave.

Pero algunas incógnitas clave sobre lo ocurrido no fueron ni han sido todavía despejadas. Nadie ha explicado por qué el piloto del Cougar dijo que el vuelo iba «cojonudo» cuando desde el segundo helicóptero le preguntaron cómo marchaba todo seis segundos antes del accidente. Nadie ha explicado aún por qué ese segundo aparato hizo una «maniobra de evasión» en situación de peligro, algo que se realiza en caso de ataque. Y, sobre todo, nadie ha aclarado todavía por qué desde el Ministerio de Defensa se ordenó silencio sobre el tema a los militares.

Como ocurrió tras el accidente del Yak 42 en Turquía, la tragedia del Cougar provocó enfrentamientos políticos. El Partido Popular ha acusado al Ministerio de Defensa de haber actuado de forma incorrecta por negar el envío al Congreso de los Diputados de la documentación que los populares han requerido sobre tres asuntos: las misiones de la fragata Álvaro de Bazán en el Golfo Pérsico, los contratos de venta de armas a la Venezuela de Hugo Chávez y el accidente del Cougar en Afganistán.

En concreto, en lo que se refiere a lo ocurrido en Afganistán, la clave se llama tungsteno, un elemento químico utilizado en misiles. Si se demuestra que había tungsteno entre los restos del aparato siniestrado, la hipótesis del ataque cobraría mucha fuerza. Pero el Ministerio de Defensa ni afirma ni niega que el material se encontrase en el lugar de la tragedia y se remite a la comparecencia del entonces ministro José Bono. Si esos datos hubieran sido llevados al Congreso, sostiene el PP, se habría podido desarrollar un debate en profundidad sobre las causas de la tragedia. Lo contrario exige conformarse con la versión oficial.

Entre las asociaciones militares existe división de opiniones respecto a lo sucedido hace doce meses. En la Asociación de Militares Españoles (AME) están prácticamente seguros de que fue un ataque. «Desde un primer momento estaba claro que había sido un ataque. Y en respuesta a eso, el otro helicóptero bajó a esconderse. Esto los políticos, principalmente los socialistas, no lo han querido ver», dice José Conde Monje, presidente de la AME. Más cautos se muestran en la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME). Para ellos, el informe no es concluyente. «Desde el principio hubo interés político por diferenciar cómo actuó un gobierno con un accidente y cómo actuó el anterior en el Yak 42. En este caso el Gobierno procedió rápidamente a identificar los cadáveres, cuando realmente, desde un punto de vista estrictamente militar, no era tan importante el aspecto de identificación, aunque sí desde el punto de vista humano».

Labores de las tropas

La muerte del soldado de origen peruano Jorge Arnaldo Hernández Seminario en un ataque con una mina anticarro el pasado 10 de julio abrió de nuevo el debate en torno a la naturaleza de las actuaciones de los militares españoles en Afganistán.

Desde el PP piden explicaciones. IU exige el regreso de las tropas españolas y avisa de que la presencia militar en Afganistán puede convertirse en una «réplica de Irak». En cambio, ERC y CiU apoyan al Gobierno porque España debe asumir sus compromisos internacionales.

Y en las asociaciones militares también se quejan de esto. «Las misiones de mantenimiento de la paz son misiones extraconstitucionales (no están previstas en la Constitución), pero cuando son misiones no humanitarias, sino casi de combate, son inconstitucionales. Se puede cumplir una orden inconstitucional, pero el Parlamento Nacional se debe mojar», asegura José María Pairet, secretario de la AME.

«Lo que está pasando en Afganistán justificaría que se convocase de forma extraordinaria una nueva comisión en la que comparezca el Gobierno y cuente cuáles son las circunstancias en las que se está llevando a cabo la misión en Afganistán», dicen en la AUME.

    

Una información de Alberto Lardiés publicada en el diario ABC el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PSE admite que presos «con delitos» obtendrán la libertad si ETA deja las armas

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 7:00, Categoría: - Tregua Etarra

CGPJ y AVT coinciden en definir la manifestación de San Sebastián como un «fraude de ley»

San Sebastián - Apenas 24 horas después de la manifestación de San Sebastián, el Partido Socialista reconoció ayer que no cierra la puerta a la libertad para los presos de la banda terrorista ETA. Así lo afirmó el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Miguel Buen, quien aseguró que el Gobierno central podría indultar a miembros de ETA si ésta decide abandonar las armas.

En este sentido, Buen admitió que «si la banda abandona las armas definitivamente, en lugar de declarar una tregua o un alto al fuego que no terminarían de cerrar la acción terrorista, habrá determinada gente que, aunque hubiesen cometido un delito, podrán ser indultados», señaló el líder socialista, tras justificar que esta posibilidad está «dentro del ordenamiento jurídico».

Asimismo, el secretario del PSE denunció «el rebrote del terrorismo callejero», asegurando que no responde a «una estrategia premeditada del mundo de la izquierda abertzale», para contradecirse poco después aclarando que se trata de «brotes esporádicos de elementos que van en plan francotirador» con el fin de «presionar» al PSOE y al Estado.

Por último, Buen recalcó que los autores de estos actos violentos «saben perfectamente que, de esta forma, no sólo no resuelven ningún problema, sino que los añaden para la búsqueda de una solución definitiva que erradique el terrorismo y dé paso a la convivencia en paz en Euskadi», finalizó.

«Fraude de ley». En lo que a la marcha del domingo se refiere, pese a no haber incidentes, las voces en contra, como la de José Luis Requero, no se han hecho esperar. Así, el vocal del Consejo General del Poder Judicial denunció que la participación de ciertos representantes de Batasuna constituye «un fraude de ley» y advirtió de que su mera presencia «ya significa en sí misma una provocación que supone apología del terrorismo». También la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se apuntó a la misma hipótesis al denunciar que con esta marcha se pone de manifiesto que en el marco jurídico español existen «sistemas para cometer fraude de ley y eludir responder ante la justicia». En palabras de su presidente, Francisco José Alcaraz, «es de sentido común» deducir que los que se manifestaron eran «los mismos» que habían sido convocados por Batasuna en la marcha inicial que la Fiscalía de la Audiencia Nacional prohibió, informa Ep.

Además, Alcaraz subrayó que, bajo su punto de vista, resulta «indecente, ética y moralmente, que una organización terrorista como Batasuna se manifieste por las calles» aunque lo haga sin mostrar «ninguna bandera, consigna o pancarta». Para Alcaraz, esta circunstancia «no exime de que quienes se manifiestan y sus propósitos sean el brazo político de la banda terrorista ETA».

Por último, el alcalde socialista de San Sebastián, Odón Elorza, pidió a los dirigentes de Batasuna que dediquen «más tiempo a su propio proceso de maduración democrática de cara al futuro», en lugar de «polemizar» con el Partido Socialista y el Estado de Derecho.

Y es que, según el alcalde de San Sebastián, Batasuna «necesita hacerse una autopropaganda importante de cara a su mundo y de cara al conjunto de la sociedad vasca para los próximos tiempos». Asimismo, Elorza pidió a los jueces, particularmente al magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, «colaboración» con el proceso de paz interpretando la ley de forma «acorde» con la nueva etapa.

  

Una información de S. Aguirre publicada en el diario LA RAZON el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Disparan con armas ligeras contra una patrulla del CNI en Afganistán

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 6:30, Categoría: Al Qaeda

El ataque se produjo en la misma zona donde murió un soldado en julio

Madrid - Tercer ataque al contingente español desplegado en Afganistán desde el pasado mes de abril. El primero, en ese mes, lo repelió la Legión. El segundo, en julio, costó la vida al soldado Jorge Arnaldo Hernández después de que una bomba estallara al paso de su vehículo. Y ayer, un coche camuflado del contingente recibió disparos de arma ligera cuando se hallaba realizando tareas de información a 30 kilómetros al sur de la ciudad de Farah, según confirmó el Ministerio de Defensa, no muy lejos de donde era asesinado el paracaidista en el mes de julio, que fue atacado a 60 kilómetros al este de esa ciudad, ubicada al oeste del país.

El departamento que dirige José Antonio Alonso no precisó el número de personas que viajaban en el coche camuflado ni si respondieron a los disparos, aunque sí especificó que no había resultado herido nadie. Por su parte, fuentes militares confirmaron a este diario que los atacados eran agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que se encontraban realizando labores propias de su función en una zona especialmente sensible en los últimos meses. No en vano, el área está bajo responsabilidad del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, y limita con la zona sur del país, más conflictiva.

«Operación Tortuga». En los últimos meses, la Fuerza de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF) está desarrollando en la zona limítrofe de la provincia de Farah con las sureñas Nimroz y Helmand, hasta ahora dominio de la operación antitalibán «Libertad Duradera», la denominada «Operación Tortuga», de la que las tropas españolas son un importante activo. El planteamiento de esta operación es establecer un entorno seguro en los límites de esas tres provincias para la expansión de la misión de ISAF hacia las zonas controladas por «Libertad Duradera», con el fin de extender las tareas de reconstrucción y estabilización hacia las zonas más castigadas.

Según el mandato de la ISAF, las fuerzas de reacción rápida españolas, con base en Herat, deben llevar a cabo patrullas de seguridad en los distritos de Farah y Shindand, perseguir actividades ilegales en colaboración con las fuerzas de seguridad afganas y apoyar operaciones del PRT estadounidense.

Pese a que no ha resultado herido nadie en el ataque, los mandos españoles del contingente desplegado en Afganistán han ordenado una investigación para esclarecer cómo se produjo el ataque y quién lo ha perpetrado. Al mismo tiempo, la Policía afgana, que llegó al lugar de los hechos poco después de que ocurriera el ataque, ha comenzado una investigación paralela en la zona para tratar de detener a los atacantes.

  

Una información de D.M. publicada en el diario LA RAZON el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Olmert afronta ahora su guerra interna con la amenaza de matar a Nasralah pese a la tregua

Por Narrador - 15 de Agosto, 2006, 6:00, Categoría: Israel

No se ha levantado, ni se hará en breve, el bloqueo aéreo y marítimo del Líbano. Netanyahu: «Habrá otra guerra porque en ésta no hemos logrado los objetivos»

JERUSALÉN. Aficionados como son los británicos a apostar sobre todo, sean o no acontecimientos deportivos, las casas de juego del Reino Unido no daban ayer abasto para recoger los pronósticos de los empedernidos ludópatas de Su Majestad sobre cuántos días -algunos se quedaban en las horas, otros llegaban hasta las semanas- duraría la frágil tregua sellada en Naciones Unidas entre Israel e Hizbolá.

Y es que la situación, tan caliente que quema, tan erizada que pincha, da para mucho. No sólo en el plano militar, donde ayer se contaron seis milicianos del movimiento Hizbolá muertos, con la tregua ya en vigor desde las siete de la mañana, en distintos incidentes armados con soldados israelíes; donde prosigue la ocupación del sur del Líbano (y así será hasta que no sean desplegados los 15.000 cascos azules de Naciones Unidas y los 15.000 soldados libaneses), y si no les llega la comida y el agua, como algunos denuncian, que «roben en las tiendas libanesas», como sugiere el general de brigada, Avi Mizrahi, responsable de logística en el Tsahal; donde no se ha levantado, ni se hará en breve, el bloqueo marítimo y aéreo del país del cedro; donde la pólvora está dispuesta, el barril de dinamita preparado y sólo falta prender el fuego para que estalle de nuevo el polvorín.

Una inminente «guerra de los judíos»

No sólo, en efecto en el plano militar, sino en el político. Para ello basta un rápido vistazo a los periódicos hebreos de los dos últimos días que hablaban de que «al alto el fuego en el Líbano le sucederá la guerra de los judíos».

Referencia diáfana a lo que se le avecina a Ehud Olmert, «el primer ministro israelí que pese a contar con el apoyo mayoritario de su población no le permitió a su Ejército acabar su trabajo».

Muchos serán pues los golpes de esta guisa que recibirá Olmert, para muchos con los días de su Gobierno contados. Algunos ya tuvo que encajarlos ayer en la Knesset, donde se presentó para rendir cuentas ante sus señorías de un conflicto que ha terminado, al menos de momento, de un modo muy distinto al que él hubiese deseado.

Olmert ha salido de la guerra por la supervivencia de Israel («hemos sufrido golpes dolorosos pero le hemos asestado un duro varapalo a Hizbolá, nuestros enemigos ya saben lo que pasa cuando somos atacados») para entrar en la guerra por su supervivencia.

Y lo ha hecho con esa máxima deportiva que él tan bien conoce como buen aficionado al fútbol que es: no hay mejor defensa que un buen ataque. Es decir, para acallar algunas voces discrepantes en el Parlamento, el primer ministro hebreo ha dejado claro que, «pese al cese de las hostilidades y a la histórica resolución de Naciones Unidas que cambia la situación en la región porque el largo brazo del eje del mal iraní y sirio ya no opera desde el débil Líbano, seguiremos a la caza y captura de los líderes de Hizbolá siempre y en cualquier lugar».

«No habrá perdón para ellos, es nuestra obligación moral eliminarlos y no tenemos por qué pedir permiso a nadie para hacerlo como tampoco tenemos por qué pedir perdón por esta guerra», dijo Olmert desde la tribuna de oradores.

«No esconderemos los errores»

Olmert, quien asumió toda la responsabilidad para lo bueno y lo malo, reconoció errores en la campaña militar «que no esconderemos debajo de la alfombra, los investigaremos (va a ser creada una comisión que va a analizar la gestión del conflicto) y en la próxima guerra lo haremos mejor».

Fue una de las pocas cosas en las que coincidieron el primer ministro de Israel (ha prometido ocuparse de manera personal de la liberación de los soldados israelíes secuestrados, cuyos familiares se manifestaron ayer en Tel Aviv para denunciar que el acuerdo de Naciones Unidas se olvida de sus hijos) y el líder de la oposición y del Likud, Benjamín Netanyahu.

«Sin duda habrá otra guerra porque en ésta no hemos logrado los objetivos que nos habíamos fijado. Ha habido muchos fallos a la hora de prevenir la amenaza de Hizbolá, de preparar y gestionar el conflicto armado, de asistir a la retaguardia», aseguró Netanyahu, antes de agarrarse a sus dos clavos ardientes preferidos.

«La política de retiradas unilaterales se ha demostrado un fracaso», en alusión a la del sur del Líbano en mayo de 2000, bajo el Gobierno de Ehud Barak y a la que hoy cumple un año de su inicio, aniversario del todo desapercibido, de la evacuación de Gaza ordenada por un Ariel Sharón que ayer sufrió una nueva recaída en el hospital.

Su otro clavo, el iraní: «Afrontamos un peligro que amenaza nuestra existencia, si bajamos los brazos desapareceremos, ya que desde Hitler no ha habido otro tirano en el poder como Ahmadineyad, a quien Estados Unidos no debe permitirle tener armas nucleares».

Un consuelo para «Bibi»: el fracaso de Ehud Olmert en esta guerra del Líbano contra Hizbolá hace imposible la retirada-anexión unilateral de una parte de Cisjordania. No será lo único que le cueste al primer ministro hebreo. Sus días en el cargo ya se apuestan también en las casas de juego británicas.

   

Una información de Juan Cierco (Corresponsal) publicada en el diario ABC el martes 15 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.