El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

11 de Agosto, 2006

La Prensa Británica refleja los Atentados Fallidos

Por Sin Pancarta - 11 de Agosto, 2006, 13:00, Categoría: Al Qaeda

Se dice con cierta frecuencia que en todas partes cuecen habas. Verdad en grado absoluto si se permite la afirmación. Les he seleccionado cinco editoriales correspondientes a los cinco periódicos más importantes del Reino Unido. Encontramos cinco puntos de vista que podríamos agrupar en tres posiciones totalmente diferentes entre sí. El legendario THE TIMES apunta a la efectividad de las medidas antiterroristas del Gobierno Blair (y Bush). También incide en un  punto esencial, la política de la nación no define la actuación de los extremistas, de los terroristas. El odio hacia occidente es irracional y está incrustado en su macabro "discurso ideológico". THE DAILY TELEGRAPH pone la lupa en el fracaso de las políticas de integración y el "multiculturalismo" desarrollado en la isla afirmando que únicamente las familias musulmanas británicas pueden frenar esta amenaza. Nos e trata de concesiones ni acuerdos con los líderes religiosos.

El FINANCIAL TIMES y THE GUARDIAN expresa una postura moderadamente crítica celebrando el éxito policial y cuestionando el tremendismo, el caos creado en los aeropuertos, y el miedo (o terror) creado entre la ciudadanía. Es una postura que evidentemente no puedo compartir, mucho menos al día siguiente del suceso, pero que en cualquier caso puede considerarse con respeto, aunque me surge necesariamente una pregunta ¿Qué dirían estos prestigiosos medios informativos si hoy tuviésemos más de tres mil asesinados diseminados en mitad del océano? Afortunadamente nunca obtendremos respuesta al interrogante sugerido.

La nausea la provoca una vez más el despreciable THE INDEPENDENT, un panfleto ideológicamente ubicado en la izquierda más cavernaria en línea con el "pancarterismo" instalado entre nosotros desde hace dos años. En su editorial sólo le falta culpar a Blair de los atentados al acusarle, sin ningún reparo, de utilizar esta operación policial como cortina de humo para "tapar" otros "escándalos" como las "inexistentes armas de destrucción masiva de Irak", el error en el homicidio de Jean Charles de Menezes y otras cuestiones que no merecen ni comentario ¿Les suenan los "argumentos"? Lamentablemente sí y, lamentablemente también, tenemos que afirmar por enésima vez que en enemigo de occidente está dentro, que hay una auténtica "quinta columna" empeñada en destrozar y derribar nuestra civilización desde dentro.

"Extremists are influenced by political events, but not defined by them" (Editorial de THE TIMES)

  

Had the terrorist plan to blow up five American airliners succeeded, the consequences would have been, as Scotland Yard said, "mass murder on an unimaginable scale". At least 1,500 people could have been killed: men, women and children, Christians, Muslims and atheists, holidaymakers and businessmen, burnt and mutilated by pathological fanatics whose perverted idea of Muslim salvation prompts them, allegedly, to conspire at carnage.

The horror of what may have happened is matched only by the relief that this plot was thwarted. But although innocent lives have been spared, the consequences are as profound as those that followed the London bombings a year ago. Air travel, public security, religious tolerance, social harmony and national priorities all will be affected.

After the London bombings, the police and security services gave numerous warnings that the terrorist threat had not diminished; that fanatics would try again to kill on a mass scale; and that in Muslim neighbourhoods zealots were still trying to recruit disaffected youths to the jihadist cause. But over the past year complacency has grown. The report on the London bombings highlighted mistakes that the security service should have avoided. The police have been unable to stem damaging detail on the shooting of Jean Charles de Menezes. The Forest Gate fiasco raised questions about the reliability of intelligence and the police response.

Cynicism has crept into the discussion, not least among Muslims, who mistakenly see themselves as the target of the campaign against terrorism and insist that Islamophobia has grown. Their disaffection has been fuelled by the war in Lebanon.

Complacency ended yesterday. The scale of the plot, the number of arrests and the continuing investigations into a conspiracy that reached back into Pakistan as well as across the Atlantic show that the threat is acute. The call yesterday by both the police and by John Reid, the Home Secretary, for vigilance should need no reinforcement: as they pointed out, the public gathers the best intelligence. And the best reaction of any citizen determined to play a role in defeating terrorism is to remain alert, informed and watchful.

That message applies especially to the Muslim community. For the past year, British Muslims have been in a state of turmoil, profoundly shocked by the discovery that the London bombers were born and brought up in Britain: instead of integrating, they sought their identity in alienation. Most Muslim leaders have accepted offers by the Home Office, community leaders and other faith groups to help in reaching out to the young, the angry and the potentially violent.

A certain amount has been done, and some Muslim leaders have emerged from a paralysing state of denial to argue vigorously for a better understanding of their faith by young Muslims as well as by outsiders. There have been welcome initiatives: task forces sent to Muslim communities to tackle extremism; programmes to ensure better training for imams; and a more concerted attempt to inculcate the duties of citizenship.

Nevertheless, it was dispiriting to find yesterday that several Muslim groups were openly sceptical, saying that the police had been trying to intimidate Muslims with earlier raids and accusing the Government of timing the latest arrests to distract attention from the criticisms of its stance on Lebanon. Such self-deception is extremely dangerous. Islam has an identity crisis that it must combat. A virulent strain that mixes testosterone and a nihilistic theology has afflicted a small minority of young Muslims.

There will also be critics and cynics who are not Muslim, who would like to believe that if only foreign policy would change, the threat would immediately recede and the extremism evaporate. Those who would commit mass murder are not to be appeased by this or that policy fluctuation. Jihadists see Western society as innately evil, an existential threat to their puritanical, obscurantist version of Islam. They cannot come to terms with sexual equality, Western values, tolerance or democracy. To them, the Palestinian or Iraqi contexts are only settings for the introduction of an ideology that is utterly intolerant and regards moderate Muslims as apostates. If policy on either changed, they would look for other justifications for their fanaticism.

Both the police and the Government yesterday had clearly drawn lessons from earlier terrorist emergencies, especially the de Menezes killing. They were swift to give clear statements on the arrests, while being careful not to speculate or prejudice future criminal trials and the continuing inquiry which will be long and spread far wider. Already it has been made clear that Pakistan, from where many of those arrested or their families came, has been helping in the international surveillance of the suspects. If the public is to be convinced of the threat, accept temporary travel restrictions and not be unduly alarmed by the raising of the security alert, the police must provide as much accurate information as possible, as swiftly as possible. If there have been mistakes, they must be admitted, and if there are residual concerns, they must be explained.

It was revealed last week that Britain's security services have foiled 13 terrorist plots. There are certainly others still being hatched. Defending Britain's security is a costly, secret and often thankless task. But it is vital.

And while the details of how this latest plot was thwarted may never be known, the public will be grateful that the intelligence services have, for now, proved up to their task. This is a long battle, in which the police and MI5 will be engaged for many years. They deserve all the backing that a vigilant public can give them.

   

Editorial publicado en el diario THE TIMES el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Only Muslim families can stop this infamy" (Editorial THE DAILY TELEGRAPH)

  

For anyone sanguine enough to believe that the July 7 terrorist atrocities last year were simply an aberration, yesterday's events must have disabused them. Once again we learnt that British-born Muslim fanatics are prepared to commit slaughter on a mass scale in the name of jihad. The apparently successful thwarting of a plot to blow up transatlantic aircraft with bombs fabricated aboard the planes is a sorely needed success for Scotland Yard and MI5 following the controversial Forest Gate raid and the tragedy of the killing of the innocent Brazilian Jean Charles de Menezes. We are all too ready to criticise them when they get it wrong, but we must understand their need to act decisively on the intelligence they receive.

The terrorist strategy of combining suicide bombing with easily concealed explosive ingredients is not new. It first surfaced in 1995, in a suspected al-Qa'eda plot when nitroglycerine was carried aboard a plane in the Philippines in containers for contact-lens solution. What is new is the scale of the alleged plot, with as many as 10 aircraft being targeted, in which thousands of people could have perished. This has led America's Homeland Security Secretary, Michael Chertoff, to offer the view that it is ''suggestive of an al-Qa'eda plot''. The British authorities are wisely more reticent, stressing that their investigation is at an early stage.

What is not open to doubt is that most, if not all, of the 21 arrested suspects are British-born Muslim youths, most of them of Pakistani ethnic origin, and even one white, middle-class convert to Islam. After the July 7 bombings, Tony Blair called Muslim leaders together in Downing Street for a summit. Its purpose was to encourage the ''Muslim community'' to foster a climate that would prevent young Muslims becoming so radicalised that they are prepared to blow themselves and their fellow citizens to smithereens. Too late, of course. The global loathing for the United States and its ally, the United Kingdom, has helped corrupt the minds of a generation of disaffected young Muslims,  a process speeded by extremist clerics who, in far too many cases, have been allowed to come and go with impunity.

And what precisely is this ''Muslim community''? Is it represented by Khurshid Ahmed, a member of the Commission for Racial Equality, who yesterday expressed his shock that young Muslims could be involved in such a plot and voicing relief that they had been apprehended? Or is it represented by Fahad Ansar of the Islamic Human Rights Commission, who depicted the operation as a cynical ploy by the Government aimed at ''diverting attention away from its policy in the Middle East''? In truth, there is no such thing as a single ''Muslim community''. The Muslim Council of Britain is held by the Government to be the authentic voice of this frequently disparate group, which hails originally from at least a dozen different countries. But is it? A trenchant analysis - When Progressives Treat With Reactionaries - written by Martin Bright, the political editor of the Left-wing New Statesman, concludes: ''The Government has chosen as its favoured partner an organisation that is undemocratic, divisive and unrepresentative of the full diversity of Muslim Britain.'' Too frequently, its leaders depict as mainstream what most people would describe as extreme. Its stand against terrorism has been muted.

For any government grappling with a problem of such dangerous complexity, this may be an understandable mistake. It is time it was rectified. Alienated young Muslims will not be won round by convening Downing Street seminars or sending out gimcrack road shows manned by the very community leaders for whom they have little but contempt. Of course, the Government must maintain a dialogue with all shades of Muslim opinion, but if ministers seriously believe that this will deter potential young terrorists, they are being alarmingly naïve.

In reality, this is not a job for government at all. The one thing that unites Muslims in this country is their respect for the family. It is the bedrock of their society, something that many in this country look at with envy, given the catastrophic social impact of family breakdown among other groups. The long march to win back disaffected Muslim youth must start in the home, and the neighbourhoods of which they are a part. This is not a problem that lends itself to top-down solutions. It has to start at the bottom, with a recognition that fathers and mothers, brothers, sisters and the extended family are the people most likely to spot, and most able to stop, emerging radicalism.

Meanwhile, the events of the past 36 hours have once again achieved the enormous disruption and uncertainty that is always a key element of the terrorist game plan. Air travel will became even more tiresome as security checks become ever more rigorous. There are also profound commercial implications for the way airports and airlines conduct their business. John Reid, the Home Secretary, rose to the occasion yesterday, speaking with quiet eloquence of the sheer evil of the plotters and the heinous nature of what they were attempting. He carefully avoided any note of triumphalism, despite what appears to have been an exemplary operation by the police and the security services. He also, quite rightly, warned against complacency. A wounded animal is always dangerous and, if this is an al-Qa'eda conspiracy, it means the days and weeks ahead will be perilous.

   

Editorial publicado en el diario THE DAILY TELEGRAPH el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"The most powerful response to terrorism Neither complacent nor chaotic: in search of proportion" (Editorial FINANCIAL TIMES)

  

The chaos in the UK's airports yesterday, caused by exhaustive efforts to screen and sift hand baggage, was a small victory for terrorists. The murder of hundreds of travellers would have been an incomparably larger one. That is the nature of the balancing act that we entrust to our government.

The immediate question will be whether the security clampdown prevented an attack. The police seem confident, but the truth is likely to emerge only over time. The police and intelligence services have not been discouraged by earlier false alarms. In June they launched a vast security operation in east London, based on intelligence reports. They shot a man but found no sign of the chemical weapons they had expected. Last year police shot and killed a Brazilian electrician, Jean Charles de Menezes, whom they had mistaken for a suicide bomber. Yet they also failed to anticipate the July 7 bombings last year, in which 52 people were murdered.

It has long been clear that no matter how sharp the intelligence services get, we cannot rely on their detective work as the only line of defence against terrorist attacks. If we are to believe the police, the UK's airports were wide open to attack on Wednesday. They were in a state of near paralysis yesterday. This is not sustainable.

Big airports need to upgrade their security so that they will be safer in times of low alert while continuing to function when security is tighter. There is no single answer: some new technologies promise to detect a wider range of explosives and weapons with a quick scan, while it would do no harm to hire more staff and open some more checkpoints to maintain the flow of passengers in a crisis.

Yet no system is perfectly secure, and even if the world's aircraft could be made secure at a reasonable cost in time and money, terrorists will always have other options as simple as truck bombs or explosives on trains and buses. There will be more attacks, perhaps deadly and dramatic ones.

The first response must be to adopt a foreign policy that saps terrorists of support without pandering to their demands. It should not be necessary to remind either the US or the British government that it is not possible simply to kill or catch all the terrorists until there are none left, a pointless strategy based on what one might call the "lump of terror" fallacy.

The second response must be a sense of proportion. More than 3,000 people died last year on our roads, but the roads stay open. Even the worst acts of terrorism reap their largest toll in hysterical responses. Scotland Yard's statement that they had disrupted a plot to cause "mass murder on an unimaginable scale" was alarmist even if it is true. Journalists - and terrorists - are perfectly capable of spreading hyperbole without any help from the police. The most powerful answer to terrorism is not to be terrified.

  

Editorial publicado en el diario FINANCIAL TIMES el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Tackling terror" (Editorial de THE GUARDIAN)

   

"They just don't get it," said John Reid as he charged large parts of Britain's political, legal and media establishment this week with willfully ignoring the threat from "unconstrained international terrorists". Britain faced "probably the most sustained period of severe threat since the end of the second world war", he added. As the home secretary spoke on Wednesday the stridency of his language appeared remarkable and, to many, excessive. Yesterday that changed, with the successful disruption by the police and security services of what appears to have been an advanced and merciless plot to kill many hundreds of travellers on flights across the Atlantic. Exactly what Mr Reid knew when he spoke, hours before raids which led to 24 arrests across England, is unclear. But yesterday's actions go far to support his and the prime minister's calls for a resolute drive against a terrorist threat that exists, is active, perhaps increasing and which must be confronted.

Resolution comes in many forms, however and yesterday's firm and justified response does not excuse the government from showing equal resolve in defence of principles that have defined this country and served it well. In his statements yesterday, the home secretary displayed commendable urgency in response to immediate danger but he must take care before extending this into a political environment that is not as unthinkingly obstructive as he suggests. Mr Reid cited with approval the prime minister's recent statement that "traditional civil liberty arguments are not so much wrong as, just made for another age". But this is to misunderstand a debate that should be about measures, not values. Few people question the fact that changing threats require changing laws, resources and priorities, but that must not be allowed to wash away the liberal foundations on which they are built.

So much remains uncertain about the causes and course of yesterday's events across Britain that certainty, on the part of ministers and the police as well as the media, is hardly possible. All that can be said is that much that was unknown yesterday will become known in the weeks to come and some of what appeared clear will turn out to be wrong. That was true of the July 7 and 21 attacks last year, too, as well as of the unsuccessful Forest Gate raid more recently. The scale of the criminality that was halted yesterday was perhaps among the greatest that this country has faced, described by the security services as Britain's 9/11, but even this is not confirmed. What is certain and right is that Britain has a system that controls not just terrorists who hope to destroy civilisation but, in a very different manner, regulates the authority that allows the state to stop them, too. Yesterday that balance worked. However terrible, the goals of demented individuals should not overturn it. Fresh restrictions must be fuelled by more than fear.

Writing on the Guardian's Comment Is Free debate website yesterday, Jack Straw's former press secretary, John Williams, described the then foreign secretary's response to 9/11: "at a moment like this, the job of ministers is to reassure the public that the state remains in control". Yesterday that reassurance was provided not just by Mr Reid himself and by the police, but by the airlines and airport workers who worked admirably to keep services going. There was no overreaction, no panic and plenty of preparedness on display. That resilience is a guide to what should follow. There are bound to be misguided attempts by some to dismiss the threat tackled yesterday as invented; the product of hysteria, or manipulation. The threat was and is real and the response to it was proper. But a serious response should recognise that scrutiny, debate and liberal principles are allies not enemies in fighting criminality.

A year ago, cross-party agreement on this was undermined by the prime minister. Mr Reid rightly consulted the Conservatives and the Liberal Democrats yesterday and should sustain this in the weeks ahead. He may do it in a parliament whose return before October looks increasingly essential. There should be consideration of the causes of terror and an acceptance that these are not simple. The government should recognise that the need for action against terror to take place largely in secret raises the responsibility on ministers to be calm and accurate. A public that has heard talk of WMD dossiers and seen tanks at Heathrow has become wary of what it is told. But doubters should remember the story of the boy who cried wolf. In the end, there was a wolf.

   

Editorial publicado en el diario THE GUARDIAN el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Intelligence, security and the need to know more" (Editorial THE INDEPENDENT)

National security is not something to be toyed with. Nor is the safety of airline passengers, or - for that matter - any other k members of the public. The very notion of a conspiracy to launch synchronised suicide attacks on passenger planes over the North Atlantic conjures up horrific images. They are images which - in the light of air atrocities that run all the way from Lockerbie through the twin towers to the thwarted efforts of the shoe-bomber, Robert Reid - are all too plausible.

Assuming that intelligence and surveillance reports showed what the police and government ministers have said they showed, there can be little doubt that the authorities had to act. The safety of citizens is one of the chief duties, if not the chief duty, of national governments. Not to have raised the threat estimate to its highest level - "critical" - and not to have introduced the most rigorous checks on cabin luggage for airline passengers would have been irresponsible in the extreme.

In this case, the losses sustained by the airlines, by passengers, by travel companies and by the economy as a whole must be seen as negligible compared with what might have happened if such measures had not been taken. The stock market and sterling may have fallen yesterday at the news of the alleged conspiracy and the airport terrorist alert, and the damage is likely to be felt long after transatlantic flights are back to normal. But this must be weighed against the consequences of doing nothing: "Mass murder", as Scotland Yard put it yesterday, "on an unimaginable scale".

Better safe than sorry is a necessary guiding principle, not least for the government of a country that so recently experienced the death and destruction of the London bombs. Yet there were aspects of yesterday's alert that none the less prompt a certain unease.

It may be that when the Home Secretary warned earlier this week that Britain faced the most sustained period of serious threat since the Second World War, he was speaking with knowledge of the conspiracy targeted by yesterday's operation. To those not privy to this information, however, this massive alert might look like a cynical effort to illustrate the immediacy of the threat. It just so happened, too, that yesterday was the scheduled publication day of a Commons report claiming that troops in Iraq were under-equipped and overstretched. The bad news was buried. So, too, for the time being, was the gathering call among MPs for Parliament to be recalled over the crisis in the Middle East.

It is possible to have misgivings, too, about the dramatic edge with which yesterday's operations were presented and the grave relish with which Mr Reid seized his chance to take charge. Nor was it altogether consoling to learn of the extensive intelligence co-operation with the United States and the months of surveillance and intelligence-gathering that had preceded this operation. We recall Iraq's non-existent weapons, the notorious episode of the tanks at Heathrow, the shooting of Jean Charles de Menezes and the dawn raid at Forest Gate - to select but a few - as instances of media-manipulation and fallibility. If we instinctively feel we need to know more about the background to this operation before taking it as face value, the Government has only itself to blame.

All that said, we have long argued that the way to combat terrorism is by sophisticated intelligence-gathering and thorough police work, not by the rush to pass repressive legislation that has too often been this government's response. If this operation turns out to have thwarted a plot on the scale outlined yesterday, it will be a triumph of which all involved can be truly proud.

  

Editorial publicado en el diario THE INDEPENDENT el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Los Atentados en la Prensa Americana

Por Sin Pancarta - 11 de Agosto, 2006, 12:30, Categoría: Al Qaeda

No disimulo mi asombro ante las reacciones en la prensa americana en lo que se refiere a los frustrados atentados de Londres. El Journal celebra el éxito de las fuerzas y cuerpos de seguridad británicas a la vez que justifica como necesarias las medidas excepcionales de la Administración Bush. El Times, para asombro de propios y extraños culpa a las compañías de aviación por no invertir lo necesario en seguridad. Finalmente el Post prefiere cuestionarse sin en situaciones de emergencia como la vivida ayer los pasajeros de primera clase deben tener privilegios frente al resto de pasajeros. Ver para creer…

"Heathrow Alert" (Editorial de THE WALL STREET JOURNAL)

  

A lot about yesterday felt eerily familiar. Millions were glued to the news; tens of thousands stranded at airports; airline and other stocks were diving. Except, unlike on that September morning five years ago, no lives were lost, as a massive terrorist plot to kill thousands didn't come off.

More information about the Islamist cell unmasked in Britain will no doubt filter out in coming days and weeks. What little we know offers a timely reminder that free societies face an existential threat like no other. Yesterday's close call also offers an opportunity, without blood having been shed, to get serious about waging a war like no other. In this conflict, success comes in stopping the hostile act before it happens, not reacting once it does, unlike in law enforcement or conventional war. That's a luxury our times can't afford.

Yesterday's events show information is key to victory. British security services for months monitored a large extremist group that reports said was made up of British residents of Pakistani origin, apparently home-grown terrorists just like last year's London train bombers. Twenty-one people were arrested overnight yesterday. The cell allegedly was about to try to sneak explosives in liquid form into carry-on luggage and onto up to a dozen planes bound from London's Heathrow airport for the U.S. "We have disrupted a plan by terrorists . . . to commit, quite frankly, mass murder," Deputy Commissioner of Scotland Yard, Paul Stephenson, said.

Terror knows no borders, so no credible fight can be limited by them. "As is so often the case in these investigations, the alleged plot has global dimensions," said Peter Clarke, the head of Metropolitan Police antiterrorist branch. Officials emphasized how closely the U.S. worked closely with the British. Last night, Pakistani officials said they helped break up the plans, which some reports claimed were drawn up in Pakistan. Both Ramzi Yousef, who tried but failed to bring down 11 American passenger planes over the Pacific in 1995, and Khalid Sheikh Mohammed, who masterminded that plot as well as 9/11, were caught in Pakistan. Neither the source, nor the general notion of simultaneously striking symbolically important targets, has changed.

Yet al Qaeda, if that's who's behind the Heathrow plans, continues to innovate, and we better too. While airport security looked for box cutters of the sort used by hijackers on 9/11, the British group planned to sneak explosives aboard in receptacles like plastic perfume bottles and possibly detonate them with cell phones. The new security rules introduced yesterday that put tough restrictions on carry-on luggage are an unfortunate but necessary response.

But terrorism won't be defeated at the boarding gate. The best tools to accomplish that include covert information sharing -- about passengers or bank accounts -- and data mining. It is also why the U.S. hasn't treated al Qaeda suspects as ordinary prisoners of war, and why it can't rely on its civilian courts to try them. And it's why people like Khalid Sheikh Mohammed are held at secret locations and perhaps "water-boarded" to get the most information possible out of them.

Yet these means are rejected by large segments of the European and American political classes -- as an overreaction, as a threat to civil liberties, or worse. A basic divide in Western society today is between those who view terrorism as new threat that must be fought with new means, and those who dismiss it as a law enforcement headache. September 11, Bali, Madrid, London and the other places terrorists have struck in the past five years were supposed to have settled this debate. But memories proved to be short. Yesterday offered the latest wake-up call, this time without tears. Who'll answer it?

   

Editorial publicado en el diario THE WALL STREET JOURNAL el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"The Liquid Bomb Threat" (Editorial de THE NEW YORK TIMES)

The most frightening thing about the foiled plot to use liquid explosives to blow up airplanes over the Atlantic is that both the government and the aviation industry have been aware of the liquid bomb threat for years but have done little to prepare for it. What saved everyone was apparently superb intelligence work by the British, who apprehended the terrorists before they could carry out their scheme. It is unlikely that any of the scanning machines or screening personnel deployed at airports would have detected the potentially destructive materials before they could be carried aboard.

The plot apparently called for the terrorists to carry explosive ingredients disguised as beverages, and detonators made from common electronic devices like cellphones or music players. One theory is that they planned to use chemicals that are innocuous when carried separately but could be combined into an explosive mixture on board.

Unfortunately, the aviation security system is virtually defenseless against such an attack. The X-ray machines and metal detectors at airports can"t identify liquid explosives. Officials have been fretting over this weakness off and on but have done little to develop and deploy technologies to block the threat. The government has been slow to buy so-called puffer machines that blow air on passengers to look for traces of explosive materials, and it has severely cut its budget for research on new detection methods. A few promising technologies are in the wings, but none seem ready to be rolled out quickly.

It is distressing that, after all the billions of dollars spent on bolstering aviation security, such gaping holes remain. Yet no matter what technologies are deployed, there is always a good chance that future terrorists will find a way to evade detection.

That makes us wonder if aviation authorities may have inadvertently hit on the wisest approach in their stopgap response to this latest plot. The Transportation Security Administration banned virtually all liquids and gels from carry-on luggage. That includes beverages, shampoos, toothpaste and other common items — everything but baby formula and medicines, and those have to be inspected.

Some passengers have complained about the inconvenience, and many more might complain if they were not allowed to keep their iPods, cellphones or laptops with them. But forcing passengers to check most of their items and bring very little aboard with them might be the surest and cheapest route to greater security.

  

Editorial publicado en el diario THE NEW YORK TIMES el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"No Cutting" (Editorial de THE WASHINGTON POST)

  

Should elite airline passengers get to skip security lines -- even during a national emergency?

Aviation officials claim that airport security waits yesterday weren't much longer than normal. But to travelers, some queues seemed longer than your average Siberian bread line after the Transportation Security Administration added new requirements -- including removing all liquids from carry-on luggage -- to the long list of security protocols airline passengers already had to endure.

Most air travelers took the beefed-up security -- and the occasionally interminable waits that followed -- in stride. First- and business-class passengers in most airports, on the other hand, didn't have to. As usual, higher-class passengers skipped most of the security queues at hubs such as Dulles and Los Angeles international airports. That's hardly fair.

We understand why travelers in first class and business get preferential treatment in airline baggage lines; it's one of the perks they pay for. Checked baggage handling is a service that airlines elect to provide, and they can administer it however they see fit. But does the same logic extend to an official public service? When security alerts like yesterday's bring hassle and delay, it shouldn't be only the travelers with coach seats who have to sacrifice their time to ensure the safety of American aviation.

The TSA insists it has no authority over queues before airport magnetometers. Its charge, says a TSA spokesman, is merely to screen all passengers who approach their security stations. How they get there is up to the airlines. Municipal airport authorities can also duck the blame. Because it is airline employees who check identification cards and tickets before passengers approach airport magnetometers, airlines have exclusive control over the queues. For that reason, the process isn't even uniform among all airports.

But the ID and ticket check before the X-ray machines is a security measure, no matter who's providing the staffing. It's not clear why people should be able to buy their way out of line.

    

Editorial publicado en el diario THE WASHINGTON POST el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Atentados en Londres: El Análisis

Por Sin Pancarta - 11 de Agosto, 2006, 12:00, Categoría: Al Qaeda

Todos los ciudadanos de bien ayer recibíamos una gran noticia. La policía británica detenía a más de una veintena de terroristas que pretendían hacer explotar una decena de aviones en pleno vuelo sobre el Atlántico. Pronto la satisfacción se truncaba en preocupación. Son muchos los factores a tener en cuenta. Esta vez miles de inocentes se han salvado ¿La próxima? El enemigo está dentro, es una autentica quinta columna, los terroristas eran nacidos en el Reino Unido.

Estas lógicas preocupaciones no son las mismas que se plantea el diario de PRISA, éste prefiere incidir en la carencia de medidas integradoras para las comunidades islámicas. Bush no entiende que la solución está en ‘La Alianza de Civilizaciones’. Para EL PERIODICO (que ya no es de Franco) lo presenta como que “el arresto de islamistas en el Reino Unido reaviva el debate sobre seguridad a cambio de menos libertad”. Yo no se si esta gente no sabe lo que dice o trabaja activamente como quintacolumnista, en cualquier caso es la demostración palpable de que el enemigo lo tenemos en nuestra casa.

“Pánico transatlántico” (Editorial de EL PAIS)

  

La policía y los servicios de información del Reino Unido, con cooperación internacional, han abortado una cadena de atentados terroristas que habrían horripilado al mundo tanto o más, si cabe, que el ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono del 11 de septiembre de 2001. Con la detención de al menos 24 presuntos implicados en una trama que presuntamente pretendía hacer estallar aviones de pasajeros en pleno vuelo, los agentes británicos han abortado lo que sus superiores calificaron de "inminente matanza de dimensiones inimaginables".

Según lo conocido ayer, este grupo terrorista -cuya vinculación con Al Qaeda es, como suele ocurrir en estos casos, imprecisa- planeaba derribar sobre el Atlántico entre 6 y 10 aviones comerciales. La mera idea de que un número indeterminado de aeronaves desaparecieran simultáneamente en medio del mar refleja de forma brutal las dimensiones de semejante atentado. El presidente Bush lo atribuyó ayer de forma categórica a los "fascistas islámicos", pero eludió, una vez más, cualquier alusión a la necesidad de una política más integradora de las comunidades islámicas en las sociedades occidentales. La eficacia policial es imprescindible frente a la minoría fanática, pero también lo es evitar la adhesión a esa minoría de una parte de la población de origen musulmán que habita en nuestras ciudades. Es evidente que en esto hay un fracaso.

Si el ataque a las Torres Gemelas tenía una profunda carga simbólica, la ruptura del eje y la comunicación transatlánticos tendría unos efectos psicológicos devastadores. De momento, la operación antiterrorista de ayer generó un inmenso caos en los aeropuertos no ya de Londres y Estados Unidos, sino de todo el hemisferio occidental. Centenares de miles de pasajeros vieron frustrados sus planes de viaje, rotas sus expectativas de reencuentro familiar o destrozados sus contactos de negocios. Pese a todo, soportaron ejemplarmente tanta incomodidad, conscientes de la amenaza terrorista. La Bolsa volvió a revelarse como un baremo de la estabilidad emocional de las sociedades modernas y todos volvimos a sentir esa profunda vulnerabilidad. Alarma el hecho de que, como parece, los detenidos en Londres son en su mayoría del Reino Unido, como los autores de los brutales atentados de julio de 2005. Las sociedades democráticas y abiertas han de ser conscientes de que, dentro y fuera de su seno, surgen enemigos que se alimentan de nuestras debilidades y contradicciones para sembrar el dolor, el caos y el terror indiscriminado.

Ayer, la policía británica, en cooperación con otras policías de sociedades democráticas, abortó un disparate de dimensiones planetarias cuyo objetivo era instalarnos, una vez más, en el terror y hacernos menos libres en la medida que más vulnerables. Parece que esta vez han fracasado. Y debemos estar decididos a que siempre sea así, por mucho que lo intenten.

  

Editorial publicado en el diario EL PAIS el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Una hecatombe frustrada que revela nuestra vulnerabilidad” (Editorial EL MUNDO)

«Asesinato en masa de nivel incalculable». Ésta es la calificación que empleó ayer uno de los jefes de Scotland Yard para definir los atentados que planeaba un grupo radical islámico, que, según el Gobierno británico, quería hacer estallar 10 aviones en vuelo de Londres a EEUU, provocando miles de muertos.

El aeropuerto de Londres estuvo ayer prácticamente cerrado por razones de seguridad, lo que provocó un efecto dominó en las compañías aéreas, que tuvieron que cancelar una parte de sus vuelos internacionales. Mientras, la Policía británica detenía al menos a 24 personas en la capital y varias ciudades del país. Según explicaron el ministro de Interior, John Reid, y el jefe de la lucha antiterrorista, Peter Clarke, los terroristas pretendían acceder a los aviones con explosivos líquidos camuflados en sus equipajes de mano y no detectables por los sistemas de control del aeropuerto.

Afortunadamente, las Fuerzas de Seguridad británicas han logrado esta vez anticiparse a los terroristas, un año después de la masacre del 7 de julio en Londres. Pero nadie duda de que lo volverán a intentar, sea en la capital británica o en cualquier otra gran ciudad europea. El fanatismo islámico pone en evidencia la vulnerabilidad de las sociedades occidentales, donde existe la libre circulación de personas y donde decenas de millones de ciudadanos se desplazan cada día en tren, avión o barco. No es posible controlar a todos esos viajeros.

La novedad de lo sucedido ayer es que los terroristas planeaban segar cientos o miles de vidas humanas con unos explosivos introducidos en equipajes de mano. De ahora en adelante, será inevitable la inspección de las bolsas que cada pasajero introduce en el avión, lo que supondrá una nueva incomodidad para viajar. Y no es descartable que las autoridades opten por prohibir el equipaje de mano para prevenir estos nuevos métodos terroristas.

Gran Bretaña es probablemente el país de Europa más vulnerable al terrorismo islámico por dos razones. La primera es el alineamiento de Blair con la política exterior de Bush. Gran Bretaña ha enviado soldados a Afganistán e Irak y ha respaldado sin fisuras las posiciones de EEUU. Ello ha provocado que Al Qaeda coloque a este país como su objetivo preferente en Europa.

El segundo motivo es que en Gran Bretaña existe un población musulmana de varios millones de personas, con un bajo nivel de integración. Timothy Garton Ash hacía referencia ayer en The Guardian a una encuesta en la que la mitad de los musulmanes británicos respondía que no se siente identificada con su patria de acogida. Una tercera parte de los jóvenes musulmanes afirmaba preferir la sharia al sistema de vida británico. A la luz de estas respuestas, se entiende que el fanatismo islámico dispone de un excelente caldo de cultivo en este ambiente.

Gran Bretaña y Europa son cada vez más vulnerables, como resaltaba recientemente en nuestras páginas el contralmirante Chris Parry, que sostiene que las migraciones harán caer Europa al igual que los bárbaros provocaron el hundimiento del Imperio Romano. Una tesis catastrofista pero que podría hacerse realidad si los Gobiernos europeos no aciertan con sus políticas y el islamismo radical sigue extendiéndose en nuestro continente como una mancha de aceite.

  

Editorial publicado en el diario EL MUNDO el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“La amenaza continúa” (Editorial de ABC)

  

La Policía británica afirma haber desactivado un terrible atentado terrorista que, según se ha descrito, habría provocado «un asesinato masivo, a una escala inimaginable». La labor preventiva es siempre la que mejores frutos da y en este caso las Fuerzas de Seguridad británicas merecen un elogio que tal vez habría sido más discutido en otras operaciones antiterroristas. Por desgracia, las sociedades occidentales están obligadas a pagar el peaje de la incomodidad por las medidas de seguridad en las zonas especialmente sensibles, como los aeropuertos, y lo único que podemos decir con certeza es que eso tendrá que ser así durante mucho tiempo. En estas circunstancias no podemos dejar de colaborar con quienes se esfuerzan por evitar los atentados terroristas, que, como se demuestra constantemente, siguen siendo una amenaza real.

De hecho, sucesos como éste nos vuelven a recordar que el mundo civilizado continúa haciendo frente a una ofensiva implacable por parte de las fuerzas del fanatismo. Las sociedades libres están amenazadas expresamente por los partidarios del terror oscurantista, y el hecho de que esta vez la Policía haya podido llegar antes de que se cumpliesen los siniestros planes de los asesinos no resta en modo alguno relevancia al ataque del que todos (puesto que cualquiera podría haberse encontrado en esos aviones) éramos objetivos. Ignorarlo no nos hace inmunes a los ataques de los que quieren imponer a todo el mundo sus retorcidas visiones de la religión islámica. De este tipo de violencia son víctimas tanto los iraquíes como los norteamericanos, no hay nacionalidad ni religión que esté libre de peligro.

Tal vez este atentado pretendiese ser una venganza contra Occidente por la sensación de injusticia que muchos árabes y musulmanes pudieran percibir por lo que sucede en el conflicto de Oriente Próximo. Tal vez pretendiera ser una respuesta a lo que está pasando en estos momentos en Líbano. Nada de ello podría suministrar el menor grado de legitimidad a tales acciones, ni justificar la violencia contra personas inocentes. El terrorismo es siempre condenable, es un ejercicio criminal de ciego salvajismo y nunca puede ser considerado como un mecanismo de acción política.

Sería un error que en España el Gobierno se confundiera por un exceso de optimismo, creyendo que solamente esa quimera bucólica del diálogo de civilizaciones sirve para protegernos de este peligro evidente. En nuestro caso es tan cierto que hasta los portavoces reconocidos de Al Qaida han manifestado claramente su deseo de obrar por la vuelta del Al-Andalus de la mitología árabe clásica, es decir, España, al dominio musulmán. Ya es bastante inquietante asistir a ese insensato optimismo con el que el Ejecutivo disminuye expresamente la importancia del riesgo del terrorismo etarra como para pensar que se está bajando la guardia en materia de prevención de terrorismo islámico, algo que sería extremadamente grave.

El mundo va a tener que hacer frente todavía durante mucho tiempo a esta amenaza, y los expertos consideran que aún no hemos visto lo peor. La posibilidad de que haya terroristas que se procuren armas de destrucción masiva es el mayor riesgo que deberemos combatir en el futuro y para ello sigue siendo crucial que no haya más Estados fracasados en los que tales planes puedan desarrollarse bajo una cobertura oficial. A veces es difícil comprender que estamos en guerra cuando el enemigo no se ve; aunque el campo de batalla está en nuestras propias ciudades, hemos desarrollado una capacidad para borrar en cuestión de horas todo rastro de los ataques de los que somos objeto. Como se demuestra en este nuevo ataque contra Londres, afortunadamente podemos incluso llegar a evitar que tales embestidas se produzcan. Pero eso no debe invitar al relajo. Porque la amenaza sigue existiendo y los enemigos de la libertad continúan empeñados en ponernos de rodillas.

  

Editorial publicado en el diario ABC el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“El terrorismo más ciego y más atroz” (Editorial de LA RAZON)

Una labor eficaz conjunta de los servicios de Inteligencia británicos con el apoyo de los EE UU permitió evitar ayer al mundo occidental otra jornada de dolor y sangre. El terrorismo islamista, fiel a sus promesas, a sus amenazas y a sus propósitos de derribar todo lo que representa la cultura, la civilización y la forma de vida de los sistemas democráticos, había ideado un nuevo zarpazo tan brutal, tan despiadado y tan sofisticado como el del 11-S, del que dentro de unas semanas se cumplirán cinco años. La yihad no se detiene. Recluta a sus militantes enceguecidos allí donde los necesita. Ayer, en Londres, una impecable labor policial evitó la gran tragedia. Pero podía haber ocurrido. Otra vez, como en el 7-J, un puñado de ciudadanos británicos de origen paquistaní y de creencia musulmana, buscó un baño de sangre por un sistema hasta ahora desconocido. De haber culminado sus objetivos, la explosión en el aire de diez aviones que hacían la ruta entre Londres y distintas ciudades de los Estados Unidos, habría provocado una matanza abrumadora. Entre dos y tres mil personas podrían haber perdido la vida si el terrorífico plan de estos sanguinarios kamikaces hubiera alcanzado sus objetivos. En esta ocasión, no lo lograron. La democracia está librando una guerra global contra un enemigo poderoso y fanatizado. No es una pugna convencional. Es la guerra contra el terrorismo. En los aeropuertos europeos, en los rascacielos estadounidenses, en las estaciones de Metro de Madrid, en los desiertos de Afganistán, en las fronteras de Israel, en el vientre mismo de Irán... Es una guerra sin treguas ni trincheras, en la que uno de los ejércitos, populoso y febril, muestra cada día su imagen más feroz. Sin clemencia, sin titubeos. En el otro lado, hay gobiernos dispuestos a defender sus valores y sus principios con firmeza y rigor. Pero otros todavía titubean a la hora de asumir sus responsabilidades y juguetean enarbolando teorías singulares sobre la «Alianza de Civilizaciones» o coquetean con pañoletas fedayines. ¿Existe alguna solución para poner coto y derrotar a esta ofensiva del mal? Aislar a los islamistas fanáticos de los islamistas moderados. Es la teoría más instalada en los núcleos del pensamiento occidental, donde se trabaja por impulsar la democratización de los regímenes más porosos a la posibilidad de una evolución hacia horizontes más abiertos, plurales y democráticos. Se trata, con todo, de un empeño endiablado y, de momento, casi inaccesible. Pero es el único camino. Y mientras se alcanza, no cabe otra posibilidad que seguir haciendo frente, sin pestañear, a todos los desafíos que, en forma de brutales atentados, de guerras terroristas, de subversiones enquistadas, desarrollan los impulsores de la sangre y el horror.

Washington señaló ayer a Al Quaida como el responsable último de la masacre desbaratada en Londres. Dentro de unos días tendremos la solución al enigma. De momento, esta arremetida la ha ganado el mundo democrático y libre. Pero la guerra continúa. Y el campo de batalla es todo el planeta. «Desde Al Andalus hasta Irán», decía en su último comunicado el vicecónsul de los terroristas. Ya estamos más que advertidos.

  

Editorial publicado en el diario LA RAZON el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Atentado en la Prensa de Provincias (Opiniones)

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 11:20, Categoría: Al Qaeda

“A vida o muerte” (Editorial de LA VANGUARDIA)

   

La amenaza del terrorismo internacional no cesa. La policía británica abortó en la madrugada de ayer un sofisticado ataque “de dimensiones globales” y “de una escala sin precedentes”, según algunas declaraciones. La acción estaba organizada por una trama terrorista con el objetivo de atentar contra una docena de vuelos transatlánticos entre aeropuertos de Gran Bretaña y de Estados Unidos, de acuerdo con la escasa información proporcionada por el Ministerio del Interior y Scotland Yard.

Según la policía, el complot terrorista se habría perpetrado con explosivos líquidos, introducidos en los aviones por medio del equipaje de mano, y deflagrados durante el vuelo, lo que habría causado un pavoroso número de víctimas. El hecho de que las autoridades británicas, que practicaron una veintena de detenciones, actuaran ayer de forma tan expeditiva, hasta el punto de ordenar el cierre parcial durante varias horas del neurálgico aeropuerto de Heathrow, en Londres, indica que los terroristas podían estar en condiciones de perpetrar su matanza inmediatamente, quizás ayer mismo. También es significativo de esta inmediatez el hecho de que las detenciones y la alerta antiterrorista sorprendiera al primer ministro Tony Blair de vacaciones en el Caribe, un viaje que ya había retrasado a causa del conflicto en Líbano.

La poca información que, hasta el momento, han facilitado las autoridades británicas sobre esta amenaza de atentados en cadena no permite ir más allá de las conjeturas. No se sabe todavía mucho acerca de quiénes son los terroristas ni de los grupos que les apoyan. Tampoco se conoce con precisión el número de vuelos en los que tenían previsto introducir sus explosivos. De hecho, la policía ha dado a entender que la operación no está cerrada y que durará todavía unos días. Pero por las indicaciones que se transmitieron durante toda la jornada, al parecer se trata de un grupo organizado de terroristas islamistas, según el presidente Bush, que desde hace meses venían preparando un rosario de atentados que, de haberlos efectuado, habrían constituido una tragedia de las dimensiones del 11-S en Estados Unidos o del 11-M en Madrid. De hecho, el ministro del Interior británico, John Reid, había alertado anteayer mismo de la amenaza “más grave para el Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial”.

La severidad de las medidas tomadas en la mañana de ayer, en aplicación de la alerta antiterrorista máxima, afectó a buena parte del espacio aéreo y de los aeropuertos europeos, la cancelación de numerosos vuelos y el caos y la confusión en los aeropuertos británicos. Además, la amenaza ha obligado a tomar una serie de precauciones de seguridad que afectan a la forma de acceder los viajeros a los aviones y a los equipajes de mano, que fueron restringidos al mínimo, lo que provocó que los pocos vuelos que se efectuaron lo hicieran después de tediosas y largas colas.

Es evidente que el terrorismo internacional sigue constituyendo una amenaza seria y cierta y que la protección de los ciudadanos obliga a los gobiernos a tomar decisiones que suponen incomodidades. Hay que asumir que la lucha contra el terrorismo global ha cambiado algunos aspectos de la vida de los ciudadanos, que deben ser conscientes de que se hallan ante una batalla planteada a vida o muerte.

  

Editorial publicado en el diario LA VANGUARDIA el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Occidente, otra vez en estado de ansiedad” (Editorial de EL PERIODICO)

• El arresto de islamistas en el Reino Unido reaviva el debate sobre seguridad a cambio de menos libertad

La detención en el Reino Unido de 21 presuntos implicados en un plan para hacer estallar en vuelo hasta una decena de aviones con destino en aeropuertos de Estados Unidos ha despertado una vez más todos los temores e inseguridades de Occidente. Solo 13 meses después de los atentados contra el metro y los autobuses de Londres, otra vez el terrorismo fundamentalista ha hecho disparar todas las alarmas en la sociedad británica, ha inquietado a la norteamericana y ha puesto en estado de ansiedad a buena parte del resto del planeta. Los peores vaticinios sobre la dislocación del sistema de relaciones internacionales después de la guerra fría llevan camino de cumplirse.

LOS DESAFÍOS POLÍTICOS. Después de cada golpe del terrorismo global --Nueva York, Bali, Madrid, Bombay y tantos otros lugares--, se ha apoderado de Occidente la tentación de someter a las servidumbres de la guerra las exigencias de la ética. De forma que a la tragedia humana de las muertes sin sentido se ha sumado la tragedia moral de una guerra en la cual las operaciones encubiertas, los manejos de los servicios de inteligencia y el clima de sospecha generalizada convierten a los ciudadanos en rehenes de sus ansias de seguridad. La consecuencia inmediata es que la cooperación internacional en materia de seguridad se antepone hoy a cualquier otra idea de cooperación multilateral, las partidas presupuestarias dedicadas a seguridad obligan a contraer el gasto social y las ayudas del mundo próspero a los países subdesarrollados crecen con exasperante lentitud.

EL ECO EN ORIENTE PRÓXIMO. La repercusión del último episodio de terrorismo global será especialmente relevante en Oriente Próximo porque alimenta la estrategia de los sectores más duros. En Israel, porque reforzará la posición de quienes encuadran la lucha contra Hamás --en Gaza-- y contra Hizbulá --en el Líbano-- en el esquema general de la lucha antiterrorista diseñada por Estados Unidos; en las filas islamistas, porque la causa de cualquier franquicia de Al Qaeda es también la suya. Es decir, que Israel podrá resaltar, más si cabe de lo que lo ha hecho hasta la fecha, la complementariedad de sus guerras con los intereses de Occidente y su combate contra el islam radical.

LOS TEMORES COTIDIANOS. Pero acaso la peor de todas las consecuencias, después de jornadas como la de ayer en el Reino Unido, sea el aumento de los partidarios del paradigma reaccionario: tener mayor seguridad justifica tener menos libertad. En definitiva, crece en las opiniones públicas de Occidente la sensación de que hace falta endurecer las leyes para preservar su modo de vida. Y, al mismo tiempo, se asientan en el imaginario colectivo los peores tópicos, se justifica el racismo y se observa con recelo a quienes son depositarios de otras culturas. En última instancia, se adueña de los espíritus la exigencia de una vida cotidiana sin riesgos cueste lo que cueste.

   

Editorial publicado en el diario EL PERIODICO el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Terrorismo global” (Editorial de EL CORREO)

  

Un año después de los atentados en el metro y autobuses urbanos de Londres que costaron la vida a 52 personas y graves heridas a un centenar, el anuncio por parte de las autoridades británicas de que han descubierto un compló para abatir aviones en vuelo y provocar un asesinato en masa devuelve al primer plano de la preocupación la amenaza del terrorismo global. Los servicios secretos optaron por no divulgar detalles de la identidad de los detenidos en Gran Bretaña. Aún así, hay que confiar en que Londres sólo se ha decidido a comunicar que había evitado una cadena de ataques tras recibir sólidos elementos de convicción. La noticia desencadenó el caos en los aeropuertos londinenses -y una reacción en cadena en todo el mundo-, además de aconsejar la imposición de unas medidas de seguridad en el control de equipajes que complican hasta el límite la ya difícil operación de embarcar.

Las autoridades policiales y políticas del Reino Unido, con el ministro de Interior, John Reid, a la cabeza, expresaron la seguridad de haber abortado una operación múltiple de derribo de aviones con destino a Estados Unidos mediante la utilización de explosivos líquidos transportados manualmente. El primer ministro, Tony Blair, confirmó los extremos de la conspiración y su contacto permanente con George W. Bush. Sólo el presidente estadounidense, en una breve declaración, recordó que su país está en guerra contra el terrorismo y mencionó con claridad la supuesta presencia islamista en el compló. La mayoría de los analistas y expertos coincidieron en que todos los indicios apuntan a la inspiración de Al-Qaida, teniendo en cuenta que es la única organización capaz de desplegar los medios necesarios para activar una conspiración de semejante ambición criminal.

La profesionalidad de los servicios de seguridad británicos habría evitado en esta ocasión una gran tragedia perseguida de nuevo por el terrorismo global, pero ha puesto también al descubierto uno de los puntos débiles de la seguridad aérea, cuyos sistemas de protección resultan hoy inviables para detectar explosivos en estado líquido. Y es preciso eliminar esas grietas, porque la evidente persistencia de la amenaza terrorista exige no desfallecer en el objetivo de preservar al máximo posible la seguridad de los ciudadanos.

   

Editorial publicado en el diario EL CORREO el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Lo Nunca Visto: El desastre del Prat es culpa de Iberia (Opiniones)

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 11:00, Categoría: General

Increíble, para este gobierno, la competencia del orden público ahora recae en una compañía de aviación. Rubalcaba justifica la inacción ante la invasión de las pistas de un aeropuerto en virtud de la seguridad… ¿La próxima será el cuento de caperucita?

“No fue una huelga” (Editorial de EL PAIS) 

  

Por primera vez en bastante tiempo, fue el Gobierno el que ayer se quedó solo frente a toda la oposición en los debates que siguieron a las comparecencias de los titulares de Interior y Fomento sobre los incidentes que paralizaron el aeropuerto barcelonés de El Prat el pasado día 28. Rubalcaba no acabó de convencer a la oposición de que no había alternativa a la actitud pasiva mantenida por las fuerzas de Seguridad antes de decidirse a intervenir, ni Magdalena Álvarez de la imposibilidad de prever un conflicto como el que se planteó con la no renovación a Iberia de la concesión de los servicios aeroportuarios en tierra.

Rubalcaba calificó de oportuna, proporcionada y prudente la actitud de las fuerzas de Seguridad (243 guardias civiles y 132 policías nacionales) frente a los 400 trabajadores que ocuparon las pistas, cruzaron vehículos y realizaron otras maniobras obstruccionistas. Su argumento de fondo fue que no se trataba sólo de desalojar a los amotinados (cosa que la Guardia Civil podía haber hecho desde primera hora), sino de hacerlo de forma que permitiera la reincorporación inmediata a sus puestos, necesaria para que el aeropuerto volviera a estar operativo. Un desalojo violento habría impedido o dificultado, según ese argumento, el necesario acuerdo laboral, e implicando riesgos de seguridad considerables, dada la excitación de los trabajadores y la peligrosidad intrínseca de actuar en un aeropuerto.

Son razones a tener en cuenta, pero también debe considerarse el riesgo de no actuar. De hecho, la intervención policial se produjo, según el delegado del Gobierno, cuando, 11 horas después del inicio de la protesta, un grupo de "ciudadanos indignados rompió una puerta e invadió las pistas"; un enfrentamiento entre viajeros amotinados y ocupantes sí que habría sido peligroso; y como a la larga se comprobó, la única forma de evitar esa situación era que fuera la policía -unos profesionales-, y no la gente indignada, quien cargara contra los que habían actuado ilegalmente. Algunos de éstos declararon que no depusieron su actitud porque esperaban la actuación policial para hacerlo.

Es una medida acertada el compromiso del Gobierno, anunciado por la ministra de Fomento, de asumir el pago adelantado de las indemnizaciones a que tengan derecho los damnificados, y que en su momento reclamará a Iberia, contra la que se abre expediente sancionador como empresa a la que pertenecían los trabajadores causantes del incidente: un plante salvaje y no una huelga.

   

Editorial publicado en el diario EL PAIS el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“El Prat: ministros 'irresponsables'” (Editorial de EL MUNDO)

Las comparecencias de los ministros de Fomento e Interior ayer en el Congreso para explicar la gestión de la crisis de El Prat no han satisfecho a casi nadie. Como era previsible, echaron balones fuera en vez de asumir las responsabilidades que les exigieron casi todos los grupos de la Cámara.

La titular de Fomento, Magdalena Alvarez, comenzó con un golpe de efecto al anunciar la apertura de un expediente administrativo sancionador contra Iberia por «una infracción muy grave», que podría suponer una pena máxima de hasta cuatro millones de euros. Es una decisión acertada -y casi obligada- ya que la propia compañía aérea era la responsable directa de garantizar a los ciudadanos un servicio básico como es el transporte aéreo. También anunció la ministra una modificación legislativa para agilizar las reclamaciones de los usuarios de tranportes. Esto beneficiará a los perjudicados en El Prat, que deberán ser indemnizados con premura.

Pero más allá de sus gestos, Alvarez mostró una incomprensible autocomplacencia respecto a la actuación de su Ministerio en el caos del Prat. Olvidó que AENA -responsable de la gestión del aeropuerto y dependiente de Fomento- tuvo una nefasta actuación en el transcurso de los incidentes, que contribuyó a que todas las compañías que operan en el aeropuerto barcelonés se vieran afectadas y que no logró paliar la sensación de desamparo y desatención denunciada por los pasajeros. Por ello, la ministra aún debe depurar responsabilidades entre sus subordinados.

Quien más difícil tenía su defensa y peor parado salió ayer fue el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Su argumentación se redujo a un simple mensaje: las Fuerzas de Seguridad no procedieron al desalojo de las pistas para evitar daños mayores. Este planteamiento es como decir que los cuerpos policiales deben abstenerse de intervenir en cualquier conflicto o comisión de delito protagonizada por un grupo nutrido de personas, donde haya algún riesgo para la integridad de cualquiera de ellas. Que el máximo responsable de Interior defienda esta teoría de la impunidad parece una broma. Desgraciadamente, no lo fue ninguno de los graves daños ocasionados a finales de julio en El Prat.

    

Editorial publicado en el diario EL MUNDO el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“El Prat: manual de malas excusas” (Editorial de ABC)

  

Como era de esperar, la comparecencia de los ministro de Fomento e Interior en el Congreso a cuenta de la crisis vivida en el aeropuerto de El Prat a finales de julio derivó en un esmerado ejercicio de echar balones fuera y no asumir, ni la una ni el otro, una sola responsabilidad en lo que derivó en un grave problema de dimensión continental, con multitud de perjudicados, y que proyectó en el exterior una imagen tercermundista de España en temporada alta turística. La gran perjudicada de este juego del escondite llevado a cabo por Magdalena Álvarez y Alfredo Pérez Rubalcaba es Iberia, a la que se abre expediente sancionador por infracción «muy grave» de conformidad con la ley de Seguridad Aérea. Es decir, la compañía paga todos los platos rotos por Aena (gestor de las instalaciones y, por tanto, de su seguridad) y el Ministerio del Interior, a quien está encomendada parte de la custodia de los aeropuertos. ¿Con qué medios contaba la aerolínea para impedir que sus empleados tomasen por las bravas las pistas en una huelga salvaje? ¿Desde cuándo está entre sus cometidos el orden público?

La pirueta que Álvarez y Rubalcaba han tenido que dar con tal de responsabilizar a alguien -ajeno al Gobierno, naturalmente- de aquel caos intolerable resulta demasiado aparatosa y se inscribe dentro de la táctica de no asumir fallo alguno que con tanta soltura aplica el Ejecutivo socialista. Mueve al sonrojo lo burdo de la maniobra, aderezada con la inevitable pincelada demagógica añadida, pues el Estado adelantará -según anunciaron ayer los ministros- el dinero de las indemnizaciones a los perjudicados, antes incluso de que se resuelvan las demandas planteadas por los afectados. Pero el pleito será largo y complicado ya que primero deberá quedar determinada la responsabilidad directa de aquel inmenso desbarajuste.

Puestos a buscar causas, desde el punto de vista político, parece evidente que resultó una torpeza que, en fechas clave de la temporada turística, el Departamento de Álvarez «expulsara» a Iberia del Prat en el reparto de las tareas de «handling» (asistencia en tierra) que redistribuyó en todos los aeropuertos españoles. Ni que decir tiene que esa decisión administrativa no justifica el incalificable comportamiento de los trabajadores. Pero aporta pistas.

«Lo prioritario fue servir al ciudadano», afirmó ayer Álvarez en la Cámara Baja. Pues menos mal. Lo único positivo de este asunto quizás sea que los españoles ya saben lo que puede dar de sí este Gobierno a la hora de servir al ciudadano y que crece y crece el manual de excusas insatisfactorias con el que trata de paliar su impericia en la gobernación de España.

  

Editorial publicado en el diario ABC el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“¿Fomento no tuvo ninguna culpa en el caos de El Prat?” (Editorial de LA RAZON)

  

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, estaba ayer indignada. Durante su comparecencia en el Congreso para explicar lo sucedido el pasado 28 de julio en El Prat, cuando una huelga salvaje dejó en tierra a decenas de miles de personas, Álvarez se mostró enérgica al rechazar que su Ministerio tenga algún tipo de responsabilidad en lo ocurrido y culpó de todo lo sucedido a Iberia, contra la que abrirá un expediente sancionador por una infracción «muy grave». La multa a la aerolínea, verdadera pagana de todo el caos vivido -crematística y políticamente hablando-, puede alcanzar los cuatro millones de euros. Magdalena Álvarez fue ayer la última en firmar en el pliego de «exonerados » por voluntad propia en el desaguisado de El Prat. Una lista en la que ya han firmado desde la Generalitat catalana hasta el delegado del Gobierno, y que se ampliaría por la tarde con el testimonio del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que también se lavó las manos, y estampó su correspondiente rúbrica, afirmando que «una intervención de las Fuerzas de Seguridad hubiera tenido unas consecuencias nefastas». Por eso se dejó el aeropuerto en manos de los huelguistas, para que no hubiera enfrentamientos, aunque eso significase que tampoco había orden. Por eso Magdalena Álvarez afirmó en su comparecencia que «no hubo peligro» para las personas, porque nadie puso coto a los huelguistas ni cuando tomaron las pistas ni cuando se apoderaron del aeropuerto. Ante tal dejadez para solucionar la crisis de El Prat no es de extrañar que los grupos nacionalistas en el Congreso, con ERC y CiU a la cabeza, hubiesen reclamado la gestión del aeropuerto. Álvarez les ha dado la excusa perfecta con su incapacidad manifiesta. Iberia por su parte, a quien acusan todos los dedos con responsabilidad de gobierno, se reserva recurrir el expediente y las sanciones. Ayer, Magdalena Álvarez intentó poner a salvo su cargo antes que asumir sus responsabilidades, las mismas que no asumió el pasado 28 de julio.

  

Editorial publicado en el diario LA RAZON el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Zapatero convierte su visita en un «recorrido» de tres minutos por una zona deshabitada

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 8:00, Categoría: Galicia

PONTECALDELAS (PONTEVEDRA). El escenario, esta vez, fue elegido con sumo cuidado. Nada de populosas ciudades, ni de plazas abarrotadas de gente malhumorada e incontrolable abucheando al presidente del Gobierno delante de toda España. Nada de eso. El recuerdo del día anterior en la plaza del Obradoiro, en Santiago, debía de escocer aún bastante como para arriesgarse a repetir la jugada. Mejor ir, esta vez, al medio rural, al monte quemado y yermo, al campo de batalla después de la batalla...

Con más de cien frentes de fuego abiertos en toda Galicia, con miles de hombres jugándose el tipo ante muros ardientes de veinte metros de altura, José Luis Rodríguez Zapatero eligió como fondo para «la foto» las cenizas del monte Gamboa, en la provincia de Pontevedra, entre Pontecaldelas y Soutomayor, una de las zonas más castigadas por las llamas de los incendios durante los últimos días.

Los únicos testigos del evento fueron, esta vez, los soldados de un emplazamiento que alberga, en pleno monte, a los efectivos y medios materiales con los que el Ejército colabora en las labores de extinción de los numerosos focos que surgen a diario casi en cualquier parte. Y, por supuesto, la nube de periodistas, previamente advertidos del acontecimiento, y a cuya disposición la Xunta había puesto un autobús para que no se perdieran ni un solo detalle de la solidaridad presidencial.

Tres minutos de reloj

La visita completa, si es que visita puede llamarse a la fugaz «aparición» del presidente, duró tres minutos de reloj. El tiempo justo para bajar de los coches oficiales la comitiva, de poner orden en la tropa de la Prensa y de hacerse dos fotografías, a saber: un «posado» con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño; y otra departiendo con los mandos militares, con gesto de honda preocupación, en presencia de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Y punto. El «recorrido presidencial por las zonas afectadas» se limitó, como mucho, a un paseo de cincuenta metros... Menos de una hora antes, en otra parada aún más breve, José Luis Rodríguez Zapatero se había dejado retratar también junto a los miembros de una brigada de extinción. Los coches oficiales, en fila, se habían detenido todos en el punto previsto: en medio de una cuesta, un camino de tierra batida cuya vista se perdía unos metros más arriba, y junto a los restos calcinados de una pequeña arboleda de fácil acceso, ideal para el propósito para el que había sido concebida la visita.

Nadie se fijó en ese momento en una amenazadora columna de humo que asomaba justo detrás del repecho donde se perdía el camino, a menos de trescientos metros de distancia. Ni reparó en el hecho doloroso y real de que, debajo de ese humo, un nuevo fuego cobraba fuerza; ni en que justo al lado de esas llamas estaban, llorando de rabia, los vecinos de la zona, hombres y mujeres que llevan cuatro días, cuatro, luchando a brazo partido contra un fuego que se dirige hacia sus casas.

A menos de trescientos metros del lugar donde el presidente del Gobierno había llegado casi de incógnito (ni la Guardia Civil ni los alcaldes de los pueblos cercanos tenían la más remota idea de la visita), se repetía otra vez, ironías del destino, la escena de siempre, la del miedo, el dolor, la impotencia y la desesperación.

Con el polvo levantado por los coches oficiales aún en la boca, caminar ese breve trecho fue más que suficiente para toparse de bruces con la tozuda realidad. Allí, en medio de la carretera, armados con ramas y pañuelos, diez personas a punto de perderlo todo maldicen al fuego y a quien lo plantó: «Esto es cosa de los políticos, ellos tienen la culpa de todo. Nosotros pagamos nuestros impuestos. ¿Por qué no nos ayudan?» En menos tiempo del que se tarda en escribir estas líneas, las llamas han prendido en la fila de árboles que bordea la carretera y se elevan ya varios metros por encima de nuestras cabezas. «¡El camión! - exclama un hombre que responde al nombre de Luis Aznar- ¿Dónde está el camión? Hay que impedir que el fuego cruce...»

Actuar con rapidez

Demasiado tarde. Por las copas de esos mismos árboles que está devorando, el fuego ha conseguido, de nuevo, burlar al hombre y cruzar hasta el otro lado de la calzada. Rodríguez Zapatero no ha debido aún tener tiempo ni de llegar al cruce de la general...

Ahora hay que actuar rápido, sin perder un solo segundo. Los vecinos, como pueden, intentan hacer un cortafuegos para que el frente de llamas no se extienda hacia las casas, ya muy cercanas. «Esto es imposible», se lamenta Luis Aznar. «Ayer por la noche acabamos con este fuego, y ahora mírelo, está aquí otra vez». Ni Luis Aznar, ni el resto de los hombres y mujeres que están a su lado, saben absolutamente nada de la recién terminada visita oficial. «¿Cómo? ¿Qué ha estado aquí Zapatero? ¿Aquí mismo? ¿Y con Touriño?». El hombre no sabe si creerlo o no, pero no hay tiempo para eso. Se queda un instante así, como suspendido entre dos mundos, pero decide que, de ser cierto, eso no es importante ahora. Y sigue trabajando.

En medio de la confusión reinante, empiezan a llegar los refuerzos. Dos militares, a pie, suben por el camino. Uno de ellos, con graduación de teniente, habla por el móvil: «...Entonces, ¿las órdenes me las vas a dar tú o quién...?» Detrás de ellos vienen más hombres, y dos palas mecánicas, y efectivos de la Guardia Civil, y un agente forestal... Estaban todos allí abajo, recibiendo al presidente, hace apenas unos minutos. Pero Rodríguez Zapatero ya se ha ido, y aquí hay mucho, muchísimo trabajo por hacer...

   

Una información de José Manuel Nieves publicada en el diario ABC el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Galicia afronta el asedio del fuego con el plan de Fraga desactivado y sin ley de Emergencias

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 7:30, Categoría: Galicia

SANTIAGO. «¡A esta casa, corriendo!, hay dos depósitos de gasóleo cercados por las llamas». Los vecinos corren de un lado para otro carreteando agua; los miembros de Protección Civil acuden a sus órdenes; el Ayuntamiento ha puesto a disposición un camión cisterna utilizado generalmente para el vaciado de fosas sépticas.

La escena se producía el miércoles en un extremo del municipio compostelano, fronterizo con la localidad de Ames. Lejos de tratarse de una acción llevada a cabo por la población amenazada, en el lugar se encontraban tres miembros del servicio municipal de bomberos de la capital gallega, varios voluntarios de Protección Civil y otros tantos de la brigada forestal de Infoga (Incendios forestales de Galicia), dependiente de la Xunta.

La descoordinación inicial de los cuerpos de seguridad oficiales retrasa el ataque al fuego. No existe un protocolo de actuación y coordinación de efectivos. No hay puesto de mando avanzado, y muchos de los protagonistas carecen de la formación y sobre todo del equipo adecuado para hacer frente a las llamas. La regulación de todo ello depende de la ley de Emergencias de la Comunidad Autónoma de Galicia, un ambicioso proyecto del bipartito gallego que justificó en su día la creación de la Dirección General de Protección Civil y que debía haber sido aprobada, según los cálculos iniciales del Ejecutivo de Touriño, en mayo de 2006.

Además, la preparación de la Ley, a priori en manos de la citada Dirección General, está actualmente en estudio y elaboración por parte de una empresa privada, según ha podido saber ABC.

Y todo, mientras Galicia afronta la peor situación de incendios forestales de su historia sin que esté regulada la coordinación de sus efectivos de emergencias, y con el consiguiente riesgo y falta de pautas para los mismos.

Sin plan completo

Este proyecto, que según el presidente regional se enviará al Parlamento antes de que finalice este año (después de que resultaran fallidas las previsiones que lo fechaban primero en mayo y luego en junio), pretende ser la alternativa al Plan Especial de protección en caso de incendio forestal aprobado por la Xunta en el año 2001, y cuyos principales activos han sido descabezados en la remodelación llevada a cabo por el Gobierno de PSdeG y BNG, tal y como adelantó ABC el pasado martes.

Entre otros objetivos, la ley tiene como propósito contar con un «servicio integral y coordinado» de respuesta ante cualquier tipo de situación de riesgo, como indicó en su día el propio Emilio Pérez Touriño. Este «servicio integral y coordinado», se recogerá en el Plan General de Emergencias, que señala entre otros, el protocolo de coordinación de los diferentes cuerpos, y como misión fundamental la designación de los mandos encargados de dirigir a los miembros de Infoga, Bomberos y otros cuerpos voluntarios, inexistente actualmente.

Pero además, la ley pretende regular las necesidades y equipamiento imprescindibles para afrontar incendios forestales. Actualmente, el volumen de trabajo y la necesaria improvisación hace que, por ejemplo, los cuerpos de bomberos urbanos intervengan en labores de extinción forestal. En casi todos los casos acuden a la llamada con el material disponible en los parques. La carencia de mascarillas para gases, obliga a los agentes a adentrarse en primera línea con mascarillas de papel, aptas para residuos sólidos pero no para las posibles inhalaciones. Esta circunstancia ha provocado algún leve desvanecimiento sin mayores consecuencias.

Carencias materiales y de formación

Pero si la equipación de los bomberos tiene carencias, mayores son las de los miembros de Infoga, la brigada forestal, que carecen de ropaje ignífugo, walkie talkies, o linternas.

Este cuerpo, al que se accede tras un curso de formación de unas horas y una prueba física de resistencia (la prueba del banco) no excesivamente exigente, comparte escenario con profesionales en lugares de altísimo riesgo, al tratarse de «bosques con mucho rastrojo que favorece la propagación del fuego», y donde «cualquier cambio de viento puede provocar encerronas fatales». Tampoco sus mascarillas protegen de la inhalación de humos.

Los bomberos saben, por ejemplo, que han de poner cuerpo a tierra cuando, también sin previo aviso, los hidroaviones descargan toneladas de agua sobre el terreno en que se encuentran, circunstancia que los cuerpos voluntarios y del Infoga no han respetado poniendo en serio peligro su integridad física.

Casas desalojadas

Este escenario paupérrimo contrasta con la gravedad de la situación sobre el terreno, tras una semana de desolación. Ayer los datos apuntaban a 124 focos, de los que 74 estaban activos y 50 controlados, según la Consellería de Medio Rural de Galicia. La provincia más castigada sigue siendo, como si fuera una letanía repetida desde hace siete días, Pontevedra, auténticamente achicharrada con 28 incendios activos y 36 controlados. Pero a Pontevedra le pisa los talones La Coruña, con 32 activos y 5 controlados; Orense, con 9 activos y 3 controlados; y Lugo, que padece 5 incendios y otros 6 ya estaban dominados ayer. Además, la Guardia Civil ha tenido que desalojar, por la voracidad de las llamas, casas próximas a localidades como A Estrada, Oia, Ponte Candelas y Campo Lamiro, donde los vecinos no daban abasto ayer en la guerra contra el fuego.

  

Una información de Pablo Alcalá publicada en el diario ABC el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Londres frustra una serie de atentados aéreos que buscaban «una matanza inimaginable»

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 7:00, Categoría: Al Qaeda

LONDRES. El Reino Unido volvió a sentir la espada del terror sobre su cuello. La Policía británica desbarató un complot terrorista contra vuelos de líneas aéreas norteamericanas entre el Reino Unido y Estados Unidos que provocó un grave caos ayer en los aeropuertos británicos.

Según las autoridades inglesas, el grupo terrorista planeaba provocar una «matanza inimaginable» con una serie de atentados contra 10 vuelos distintos en los próximos días. La Policía detuvo a 21 personas y el ministro de Asuntos Interiores, John Reid, manifestó que los personajes clave del complot se encontraban bajo arresto. Sin embargo, Reid indicó que el nivel de riesgo de atentado terrorista seguía siendo «crítico», es decir, que el Reino Unido seguía preparado para la posibilidad de un atentado «inminente». La misma valoración que hizo al otro lado del Atlántico el secretario de Seguridad Interior estadounidense Michael Chertoff quien elevó la alarma de amenaza al máximo nivel, «rojo», y señaló que el peligro del atentado no había pasado del todo. Ambos Gobiernos indicaron que el primer ministro Tony Blair, de vacaciones en Barbados, había informado al presidente George Bush del operativo policial en curso. Al cierre de esta edición continuaban los registros en domicilios presuntamente implicados del Reino Unido.

En el equipaje de mano

La Policía británica dijo que el grupo terrorista planeaba abordar los aviones con el material explosivo oculto en el equipaje de mano para detonarlo a la mitad de vuelo entre ambos países. Según fuentes de seguridad citadas por la BBC, el plan era ejecutar tres olas de atentados utilizando líquidos químicos de alto potencial explosivo que podían ser transportados en latas o botellas de bebidas gaseosas, e informó de que podría tratarse de explosivos sumamente sofisticados y extremadamente efectivos.

Las actuaciones policiales de ayer se adelantaron, según un portavoz del cuerpo, con base en ciertas informaciones de Inteligencia recibidas en los últimos días, ante la certeza de que algunos elementos del entramado no terminaban de encajar, por lo que se hizo necesario intervenir de inmediato.

Una de las historias que circuló con más fuerza era que los terroristas planeaban armar los explosivos en pleno vuelo con los diferentes elementos que, camuflados, trataban de introducir en los aviones. El blanco del ataque eran tres líneas aéreas estadounidenses: United, Continental y American.

En cuanto a la identidad de los presuntos terroristas las autoridades se comportaron con gran discreción. El número dos de la Policía metropolitana, el subinspector Paul Stephenson, señaló que se trataba de gente que «se sumerge en el corazón de las minorías» del Reino Unido para poder planear y ejecutar atentados. Las autoridades suelen usar estos giros idiomáticos para no herir la sensibilidad de la minoría musulmana (unos dos millones de personas) sugiriendo que no se trata de la comunidad sino de elementos extremistas. Fuentes de Seguridad citadas por la prensa local fueron más explícitas y afirmaron que se trata de británicos de origen paquistaní.

Al otro lado del mar

En Francia, el ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, confirmó que los responsables eran británicos de origen paquistaní y de la misma manera se manifestaron las autoridades en Estados Unidos, donde el secretario de Seguridad Interior señaló que todo parecía indicar que se trataba de una operación de Al Qaida. «Es un plan sofisticado, con muchos integrantes e indudable alcance internacional. Pero por el momento no podemos decir nada definitivo porque aún se está investigando lo sucedido», señaló Chertoff. Asimismo Washington anunció que incrementará el número de agentes en los vuelos hacia el Reino Unido. En mayo Al Qaida amenazó con atacar aviones estadounidenses y británicos para vengar a Irak y Afganistán.

La alerta terrorista causó un gravísimo caos en los aeropuertos británicos. El mayor de Londres y con más tráfico de toda Europa, Heathrow, permanece cerrado. El segundo, Gatwick, también se vio obligado a cerrar en medio de la confusión y desconsuelo de muchos pasajeros que perdían el comienzo de sus vacaciones. La información era escasa y sólo a lo largo del día la gente se apercibió de que se trataba de una emergencia mayor.

Entre los pasajeros que hacían cola se repartieron bolsas transparentes al prohibirse llevar equipaje de mano. Sólo se autorizó a bordo documentos, pasaje, medicamentos no líquidos, equipo médico esencial para diabéticos, gafas sin estuches, biberones y leche para bebés, siempre que su contenido fuera verificado, productos sanitarios femeninos sin empaquetar y llaves sin dispositivos eléctricos. Una fuerte presencia policial y el tableteo de los helicópteros fueron claras señales del estado de alarma que se vivía ante la posibilidad del peor de los desenlaces.

Forzada normalidad

En algunos aeropuertos hubo cierta normalidad -Belfast o Birmingham- aunque se registraron también grandes demoras. En otros, especializados en vuelos baratos como el de Stanstead, hubo numerosas cancelaciones y demoras. La mayoría de las personas intentaban sobreponerse al caos reinante y se resignaron a una larga espera. Entre los testimonios muy pocos mostraron cierto optimismo. «No me preocupa para nada. Con todo el despliegue de Fuerzas de Seguridad, es el día en que se puede viajar más tranquilo», señaló a la prensa local un pasajero, Robert Ashton, que se iba de vacaciones a Turquía. Iberia, American Airlines, Lufthansa y Olimpic cancelaron sus vuelos.

Recuerdos del 7-J

Mientras tanto, en las calles de Londres se vivió con resignada incredulidad el regreso del terror. En la memoria de los británicos los atentados del 7 de julio del año pasado ocupan el mismo lugar que los del 11 de marzo en España. La alerta terrorista revivió aquellos días de miedo y espanto que siguieron a las bombas de los cuatro atacantes suicidas en tres líneas de metro y un autobús que dejaron un saldo de 56 muertos y 700 heridos.

En las líneas de metro y ferroviarias los altavoces difundían con renovada frecuencia el mismo mensaje de alerta. «No deje paquetes abandonados en los andenes. Cualquier paquete sin dueño visible será inmediatamente retirado y destruido»; es el clima que parece repetirse cíclicamente desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. Las acciones de las aerolíneas y las compañías de viaje cayeron en picado después de que se anunciara el complot terrorista.

   

Una información de Marcelo Justo publicada en el diario ABC el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Garzón actuará contra los dirigentes batasunos si se celebra la marcha

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 6:00, Categoría: - Tregua Etarra

El magistrado los considerará «convocantes» de una manifestación «ilegal» y ya desconvocada, aunque descarta la prisión preventiva

Madrid- Tras la declaración de Pernando Barrena, portavoz de Batasuna, y sus cuatro compañeros, citados ayer en la Audiencia Nacional por su presunta relación con la marcha ilegal convocada para el domingo en San Sebastián por el particular José Luis Sayes Alzua, el juez Baltasar Garzón consideró que «no ha lugar» al ingreso en prisión de ninguno de ellos. La manifestación ha sido ya desconvocada y Barrena y los suyos se desdijeron de todo lo dicho.

Prisión era lo que solicitaba Dignidad y Justicia, la acusación popular, a través de su abogado, José María Ruiz. El motivo para ello era que, según manifestó el letrado, «llevamos ya varios años con este proceso y se siguen produciendo marchas de Batasuna». Y en vista de que medidas cautelares como las fianzas no parecen surtir efecto, «tendremos que pedir medidas más fuertes».

Advertencias. Pero el juez estimó que no procede tal medida. Garzón dijo, además, que el motivo de la citación no era otro que el de advertir a los imputados de que si participan en la marcha el domingo, su situación personal podría cambiar radicalmente, ya que consideraría que Batasuna habría asumido «en exclusiva» la convocatoria de la marcha. Esta advertencia la realizó a los cinco citados verbalmente y de manera individual durante la vista, además de por escrito mediante un requerimiento. También hizo la advertencia «extensiva a todos los dirigentes de Batasuna».

En los requerimientos que recibió cada imputado, el juez les hizo responsables de los carteles en los que Batasuna llamaba a manifestarse o a concentrarse y ordenó que se retirasen, además de advertirles de que la celebración de la manifestación o de cualquier acto de esa categoría será de su responsabilidad personal o de los dirigentes. Precisamente, el abogado José María Ruiz quiso insistir ayer en que si se llevara a cabo la marcha el domingo, Dignidad y Justicia pediría el ingreso en prisión incondicional de Barrena y sus compañeros por haber sido ellos los que la convocaron.

Sobre la celebración de otro tipo de actos que aparecían anunciados en una circular interna de Batasuna, consistentes en encierros en algún lugar durante el fin de semana, el juez les recordó que también serían considerados ilegales y que, de participar alguno de los citados a declarar en ellos, podría actuar en consecuencia.

Barrena se desvincula. En su declaración, Barrena se desvinculó de la manifestación del domingo. Añadió también que cuando realizó la rueda de prensa anteayer, en la que hizo pública la convocatoria para la manifestación, «desconocía» que ésta había sido desconvocada. Por último, el portavoz abertzale señaló que Batasuna no había convocado la manifestación, sino que simplemente se limitó a adherirse a ella.

Barrena fue el primero de los cinco imputados en declarar. Los otros cuatro miembros de Batasuna, Ángel María Elkano, Aizpea Abrisketa, Asier Arraiz y Mikel Zubimendi, se limitaron a adherirse a las manifestaciones de su portavoz, sin añadir nada nuevo con sus testimonios.

El último en declarar ante el magistrado, pero en calidad de testigo, fue el convocante-desconvocante de la concentración del domingo, José Luis Sayes Alzua. Sayes dijo que convocó la marcha «porque es lo tradicional todos los años», añadiendo que el año pasado por estas fechas se celebró una muy parecida.

Preguntado por las razones por las que desconvocó la manifestación, dijo que se vio «desbordado por la situación». Negó, además, cualquier relación con Batasuna.

La Fiscalía, contra la marcha. Horas antes de la comparecencia de los representantes abertzales ante Garzón, la Fiscalía anunciaba que solicitará la adopción de medidas cautelares para los cinco si finalmente se celebra la manifestación. Además, pidió al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 que prohíba la manifestación de San Sebastián, o cualquier otro «acto alternativo» que pudiera producirse, según anunció en Santander el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Alberto Zaragoza Aguado.

A este respecto, Garzón dictó anoche una providencia en la que pide a la Consejería vasca de Interior que le informe sobre la manifestación convocada para mañana por María Jesús Aguirre Aristegui, para determinar «si se trata de un acto que pretende sustituir al desconvocado y apoyado por Batasuna, o no guarda relación con éste».

En la resolución, Garzón dice que la manifestación convocada ahora es «de similares características a la desconvocada ayer [por el miércoles]», por lo que necesita que la consejería que dirige Javier Balza determine «si hay coincidencias de horarios, itinerarios, convocantes y demás circunstancias». El magistrado también pide que se remita un mandamiento urgente a la Unidad Central de Información (UCI) de la Policía y a la Guardia Civil para que presenten sus informes respectivos. Anuncia el juez que «una vez consten estos datos se resolverá sobre la citación y comparecencia» de la persona que ahora convoca esta nueva manifestación.

El magistrado también ha decidido unir a la causa los informes remitidos por la UCI relativos a la rueda de prensa celebrada ayer, la ofrecida por el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, «a los efectos oportunos».

La llegada a la Audiencia Nacional de los imputados se produjo sin apenas contratiempos. Tan sólo alrededor de medio centenar de personas acudieron a las inmediaciones del edificio, en pleno centro de Madrid, para esperar la llegada del dirigente batasuno Pernando Barrena y el resto de miembros de la coalición ilegalizada. Ésta se produjo al filo de las cinco y diez de la tarde, cuando llegaron mostrando un aspecto confiado y tranquilo.

Insultos. Nada más aparecer en la entrada, fueron increpados por un grupo de ultraderechistas, unas diez personas que portaban banderas de España con el escudo preconstitucional y llamaron a los imputados «asesinos».

   

Una información de Augusto Guitard publicada en el diario LA RAZON el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El 'entorno etarra' responde con nuevas amenazas

Por Narrador - 11 de Agosto, 2006, 5:30, Categoría: - Tregua Etarra

«¿A qué están jugando el PSOE y el Gobierno?»

  

«¿A qué están jugando el PSOE y el Gobierno?», preguntaron Arnaldo Otegi y Joseba Permach, mientras cinco mahaikides comparecían ante Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional. Desde la serenidad pero con rostros de preocupación, ambos dirigentes abertzales subrayaron, una vez más, que «así no es posible» construir un proceso. «Si una de las partes es permanentemente acosada, difícilmente se puede llevar a cabo un proceso». Miguel Buen (PSE) abogó posteriormente por «buscar soluciones», pero insistió en situar la pelota en el tejado de la izquierda abertzale.

DONOSTIA - Mientras Aizpea Abrisketa, Hasier Arraiz, Pernando Barrena, Mikel Zubimendi y Anjel Mari Elkano comparecían en Madrid ante el juez de la Audiencia Nacional española Baltasar Garzón, en Donostia, Arnaldo Otegi y Joseba Permach alertaban, desde la serenidad, de la gravedad de esta situación.

Al PSOE y al Gobierno de Zapatero les lanzó Otegi una simple pero contundente pregunta: «¿A qué están jugando?». Acto seguido, dejaron claro que «difícilmente» se puede construir un proceso de resolución «si una de las partes es permanentemente acosada».

Ante los últimos acontecimientos, señalaron que «Batasuna y la izquierda abertzale quieren transmitir a su pueblo una reflexión serena pero preocupada», incidiendo en esto último. «Resulta curiosísimo que la Audiencia Nacional llame a los miembros de la Mesa Nacional de Batasuna o a los militantes de la izquierda abertzale más después de la tregua que antes», manifestó Otegi.

En este sentido, volvió a expresar su preocupación porque «ni la respuesta de la Judicatura, ni la del Gobierno ni la del Estado» se corresponden con la «posición razonable» mostrada por la izquierda abertzale.

«Vamos a firmar todos los días a una comisaría de Policía; como cuando venía Franco, los rojos de hoy seguimos yendo a firmar. Tenemos las casas hipotecadas porque nos han puesto fianzas millonarias. Ya no sabemos ni cuántos sumarios tenemos abiertos en la Audiencia Nacional. No podemos hablar. No podemos convocar manifestaciones.... En esas circunstancias, ¿qué tipo de proceso quieren construir con nosotros?», remarcó. «¿Alguien cree que se puede construir algo en positivo desde la agresión permanente?», insistió.

Por ello, el dirigente abertzale demandó «responsabilidad y respeto» porque «desde el no respeto, no hay solución».

En este punto, recordó el mensaje lanzado en la última comparecencia antes de las vacaciones de verano que, según señaló, «creíamos sería la última hasta setiembre».

En dicha rueda de prensa, hicieron «una doble invitación»: «No puede haber exclusiones en el diálogo y quienes participemos tendremos que respetarnos». Algo que, tal y como denunció, no se produce según se ha constatado esta semana.

«La izquierda abertzale ha planteado un método para resolver el conflicto y ha abierto, de manera razonable, las posibilidades para abrir un diálogo político. La respuesta son cárcel, firmas, fianzas, citaciones...», denunció. «Si el PSOE u otra fuerza política piensa que es posible iniciar un proceso de soluciones en estas circunstancias, tiene que salir a la palestra y explicar a nuestro pueblo que van a hacer un proceso encarcelando a la gente, no dejándole manifestarse, etcétera».

Otegi apeló al pueblo para que no permita que «nadie juegue con sus esperanzas, anhelos e ilusiones». «Desde luego, la izquierda abertzale no lo va a hacer», afirmó.

Sin «dramas» pero «poniendo las cosas en su sitio», Otegi concluyó que «las cosas no están donde deberían estar», al tiempo que reiteró «la apuesta decidida» de la izquierda abertzale por «construir un proceso de soluciones». «Estamos deseando de dar buenas noticias pero para eso hay que colaborar, arrimar el hombro y, sobre todo, respetarse un poco».

Buen: «Buscar fórmulas»

La réplica del PSE fue casi inmediata a la rueda de prensa. En declaraciones a la agencia Europa Press, el secretario general de este partido en Gipuzkoa, Miguel Buen rechazó «los reproches» de la formación independentista y dijo que «habrá que buscar fórmulas de solución a sus problemas». Eso sí, insistió en que uno de los requisitos es que «dé pasos hacia la legalidad».

«El sabe muy bien que quien les ha citado a declarar es un juez y les ha citado porque hay dudas razonables de que estuviesen detrás de la convocatoria de la manifestación para el próximo domingo», manifestó.

Subrayó que «ellos saben que en la situación actual no tienen derecho a convocar ningún tipo de manifestación porque, como organización política, están ilegalizados por una resolución firme de los tribunales. Hay separación de poderes en un Estado de Derecho», dijo.

«Obviamente prosiguió habrá que buscar fórmulas de solución de todos estos problemas, pero una de las fórmulas pasa, sin lugar a dudas, por que hagan lo que tengan que hacer para volver a ser una formación legal. A partir de ahí, podremos entablar cualquier tipo de diálogo».

Por su parte, ANV se preguntó «quién manda en el Estado español» porque «la política que aplica el Gobierno parece extraída del corpus ideológico de la extrema derecha». Exigió la inmediata derogación de la Ley de Partidos, que calificó de «nefasta».

Otro llenazo para el partido que no existe

Cada comparecencia de Batasuna es sinónimo de expectación mediática. La de ayer no fue una excepción, más aún cuando se había suspendido otra por la mañana. La clave para seguir la rueda de prensa sentado es llegar lo antes posible, cada vez más, y depositar el cuaderno o algún otro objeto sobre la silla. La entrada de Otegi, Permach, Barrena... pone en danza a una tropa de reporteros gráficos. En estos días, se asoman además turistas que preguntan curiosos quién suscita tanto interés. Todo ello mientras políticos y jueces repiten que Batasuna no existe.

  

Texto publicado en GARA el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Actitudes del pasado, futuro incierto” (Editorial de GARA)

   

La mayoría de los agentes políticos, sociales y sindicales de Euskal Herria apuesta, o dice apostar, por un proceso sin exclusiones y en igualdad de condiciones. Sin embargo, el episodio vivido ayer en la Audiencia Nacional española no parece lo más apropiado para que así sea. Cuando uno de los interlocutores del diálogo que se propugna, del diálogo que de hecho se ha venido produciendo entre las distintas formaciones, es coartado, amenazado y perseguido, difícilmente se puede hablar de igualdad de condiciones.

En no pocas ocasiones se le ha achacado a la izquierda abertzale, y a Batasuna en particular, que se aferra a «actitudes del pasado», y a cada paso que ha ido dando se le ha exigido otro movimiento, y se lo han exigido desde la inmovilidad. Actitudes del pasado, del reciente y de épocas anteriores, son las ilegalizaciones y las prohibiciones de expresarse y manifestarse libremente, en lugar de contribuir a crear un ambiente lo más propicio posible para abordar un proceso de tal envergadura. Actitudes del pasado son las del tribunal especial con sede en Madrid, las de los aparatos del Estado en general, que persiguen y espían a una formación política reconocida como interlocutora por el resto de fuerzas. El PSOE, en lugar de seguir escudándose en los jueces, debería hacer frente a sus responsabilidades cuanto antes. No puede lavarse las manos tras la pantalla de una ley para cuya elaboración fue imprescindible su colaboración, una ley que responde a impulsos políticos y, por eso mismo, debe quedar sin efecto.

En este inicio del proceso, como lo define la mayoría de agentes implicados, asistimos a un absurdo jurídico-político. Hemos oído a jueces, políticos y periodistas decir que Batasuna, a consecuencia de su situación de ilegalización, no existe. Sin embargo, cada vez que se celebra un acto que no es del agrado de quienes hacen tal afirmación, miembros de esa «inexistente» organización política son obligados a comparecer ante los tribunales españoles. Cualquiera que en Euskal Herria se asome a la calle, esté o no de acuerdo con el ideario de esa formación, sabe que existe y que es una parte imprescindible a la hora de afrontar con garantías una salida a un conflicto político de dolorosas consecuencias y que dura demasiados años.

Se habla mucho de voluntad, pero no es suficiente. Es preciso demostrarla. Y es necesario que lo hagan todas las partes.

  

Editorial publicado en GARA el viernes 11 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.