El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Xunta suprimió este año la vigilancia forestal del Ejército por «problemas de presupuesto»

Por Narrador - 10 de Agosto, 2006, 7:00, Categoría: Galicia

El Ejecutivo de Touriño no renovó el convenio con Defensa tras seis años de acuerdo, porque le costaba 224.000 euros. En 2005 las patrullas militares impidieron más de 200 focos. Galicia registra, con 158 fuegos, el récord de incendios forestales

Madrid- Seis días después de que comenzara la pesadilla del fuego en Galicia, el Gobierno, tras reunir de urgencia a la comisión interministerial sin la presencia de un solo ministro, anunció a bombo y platillo un despliegue militar sin precedentes en territorio nacional: 1.200 soldados para colaborar en las tareas de vigilancia, prevención y disuasión, y en caso necesario, en la extinción de las llamas que asolan Galicia por los cuatro costados.

Como informaba recientemente este diario, un convenio existente entre Defensa y la Xunta limitaba las actuaciones de los militares en estos casos a vigilar que en las zonas arrasadas no se reprodujeran los fuegos, a ayudar a la población en caso de necesidad y a disuadir a posibles pirómanos en zonas verdes. Desde el año 2000, cuando Federico Trillo estaba al frente del Ministerio de Defensa y Manuel Fraga como presidente gallego, hasta 2005, este convenio se fue renovando anualmente, con un aporte económico por parte de la Xunta y otro por parte del Ministerio, y generalmente se extendía desde la primera quincena de julio a la segunda de septiembre.

Demasiado caro. Pero llegado el año 2006, las conversaciones para renovar el convenio de colaboración entre ambas instituciones se frenaron en seco. La Xunta no firmó el acuerdo por «falta de presupuesto». O al menos ése es el argumento principal para rechazar la ayuda del Ejército en tareas de vigilancia y control. Y sin convenio, no hay patrullas ni imágenes de satélites del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, dependiente del Ministerio de Defensa. El convenio del año pasado contemplaba un gasto para toda la campaña de verano de 223.124 euros «para la fase preparatoria y el despliegue operativo de unidades de las Fuerzas Armadas, así como una parte del análisis de las imágenes procedentes del satélite», tal y como señalaba el Boletín Oficial del Estado del 14 de julio de 2005. Según el mismo, la Xunta debía compensar esa cantidad al Ministerio de Defensa en concepto de fase preparatoria del dispositivo (3.960 euros), del despliegue operativo (201.082 euros), de alquiler de vehículos para traslado de relevos (2.000 euros), y de análisis de imágenes vía satélite (16.081 euros). De hecho, por este último concepto, el propio Ministerio debía aportar 96.235 euros.

Con este presupuesto, la Xunta de Galicia se aseguraba que quince patrullas del Ejército vigilaran durante el periodo estival con 33 vehículos. Con este presupuesto, el Ejército localizó y evitó más de doscientos incendios en toda la comunidad autónoma. Estas patrullas militares están compuestas por un jefe de pelotón, un cabo, dos soldados y dos conductores. Según el convenio de 2005, un oficial costaba al día 49,13 euros y un soldado 38 euros, mientras que el coste diario de los vehículos no llegaba a los 28 euros. Al no firmar el convenio, el Ejército no ha podido patrullar en Galicia hasta que la situación no se ha vuelto crítica y las autoridades gallegas han tenido que clamar al Gobierno para que desplegara a los militares en la zona, despliegue cuyos costes correrán a cargo del presupuesto de Defensa.

Aviones. Pese a todo, y ante la gravedad de la situación, diez aviones del Ejército del Aire están colaborando constantemente en la extinción de los fuegos. Al cierre de esta edición, Galicia registró el récord de incendios forestales al alcanzar la cifra de 158, desde que el pasado viernes comenzara una ola de focos. Según los últimos datos de ayer, 93 fuegos seguían activos y controlados 65.

Mientras, agentes de los equipos de investigación del Seprona de la Guardia Civil de Noia detuvieron ayer a un vecino de Boiro (La Coruña) al que le imputan la supuesta autoría de tres incendios forestales en la zona e investigan también su vinculación con otros fuegos declarados en los últimos días.

   

Una información de Diego Mazón publicada en el diario LA RAZON el jueves 10 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno gallego sí dedicó 567.000 euros para proyectos de pueblos indígenas

Madrid. La Xunta de Galicia alegó falta de presupuesto cuando no renovó el convenio con Defensa para la prevención de incendios. El Ejecutivo gallego pagaba al Ministerio por este acuerdo un total de 223.124,72 euros, cantidad que decidió ahorrarse este año. Una actitud que contrasta con el anuncio hecho por la Xunta el pasado martes: Galicia destinará 567.000 euros a 11 proyectos para el desarrollo de pueblos indígenas en América Latina y África. Una partida que se enmarca dentro de las actuaciones a favor del «desarrollo integral humano» y que el Gobierno gallego gestiona a través de la Dirección Xeral de Cooperación Exterior.

Según informó la Xunta en un comunicado, esta dotación económica se destina a desarrollar planes de alfabetización, mejora de las condiciones de producción, sanidad y salubridad alimentaria, entre otros. Asimismo, la Dirección Xeral apoya la construcción de una casa para estudiantes en el estado mexicano de Oaxaca, un programa de bibliotecas para escuelas rurales en Guatemala y un proyecto de mejora de los niveles de seguridad alimentaria y producción agrícola en Ecuador.

En Marruecos, la Xunta facilita con su aportación económica la construcción de un taller de artesanía que tiene como objetivo mejorar la situación de una tribu indígena local.

En Namibia se desarrolla, también con el soporte financiero de los gallegos, un plan de apoyo a la comunidad de Aonin, a través del fomento del ecoturismo.

   

Una información de L. R. S. publicada en el diario LA RAZON el jueves 10 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.