El Blog

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Policía envía por cuarta vez al juez datos falsos sobre el explosivo de la furgoneta

Por Narrador - 31 de Julio, 2006, 6:00, Categoría: 11-M

Le remitió en mayo el análisis de la dinamita de Leganés como si fuera el de los restos de la Kangoo

MADRID.- La Policía entregó al juez instructor del sumario del 11-M, Juan del Olmo, los análisis del explosivo encontrado en Leganés como si fueran los correspondientes a la furgoneta Renault Kangoo localizada en Alcalá de Henares. La confusión se incluye en un informe de la Comisaría General de la Policía Científica del pasado 4 de mayo que, a su vez, intentaba aclarar otro error anterior.

La confusión de informes evitó a Del Olmo toparse de nuevo con el único análisis realizado al explosivo encontrado en la furgoneta, elaborado el mismo día de los atentados. Los técnicos detectaron los componentes habituales de la dinamita Goma 2 ECO, pero también metenamina, una sustancia ajena a la dinamita que se emplea en explosivos de tipo militar.

El 4 de mayo, este diario había recogido una información ofrecida la víspera por libertaddigital.com en la que se explicaba que en el informe sobre la inspección ocular de la furgoneta entregado a Del Olmo aparecía una fotografía del explosivo que no se correspondía con lo encontrado en la furgoneta. Incorporaba, por el contrario, una fotografía del explosivo encontrado en la mochila de Vallecas.

El error era tan obvio que difícilmente podía despistar al juez: en la Kangoo apenas había restos de una sustancia gelatinosa en el extremo de lo que parecía ser un cartucho de dinamita, mientras que en la mochila desactivada había algo más de 10 kilos de explosivo.

En la explicación transmitida al juez, la Policía Científica le decía que, sencillamente, se habían equivocado al incluir una imagen digital de la mochila de Vallecas en el informe sobre la inspección ocular de la Kangoo. A la explicación se adjuntaban dos informes que debían servir para aclarar el malentendido: el de la inspección ocular de la furgoneta y el del análisis del explosivo que se había localizado dentro.

Sin embargo, el análisis incorporado (registrado como 04-Q1-223) es, en realidad, el efectuado sobre muestras del explosivo localizado en el piso de Leganés donde se suicidaron siete terroristas.

Así se desprende del informe conjunto elaborado por la Policía y la Guardia Civil remitido a Del Olmo en junio del año pasado y que incorpora 15 anexos con informes sobre explosivos. Uno de ellos -el 04-Q1-223- es el de Leganés, fechado cuatro días después del suicidio colectivo.

La confusión es aún mayor puesto que, dependiendo del tomo del sumario que se escoja, también puede concluirse que el análisis que se presenta a Del Olmo como si fuera de la Kangoo es el realizado al explosivo encontrado en las vías del AVE. Varios informes afirman que ése es, en realidad, el que tiene la referencia 04-Q1-223.

Aun así, el principal informe sobre los explosivos con el que ha contado Del Olmo -el que emplea para elaborar el auto de procesamiento- identifica de manera inequívoca esa referencia como la correspondiente al «Informe pericial sobre las muestras de explosivo de Leganés».

Entre los escombros del edificio en el que se refugiaron los terroristas se localizaron en torno a 20 kilos de explosivo que no ofrecieron ninguna problema tras pasar por el laboratorio: era dinamita de tipo Goma 2 ECO.

Por el contrario, el verdadero informe sobre el explosivo de la Kangoo, el que debía haberse incorporado, sí había planteado problemas. Los análisis efectuados el mismo 11 de Marzo detectaron componentes de la Goma 2 ECO, pero también la metenamina.

Cuando, meses después, la Guardia Civil puso al juez en la pista de la metenamina, Del Olmo exigió un informe a Juan Jesús Sánchez Manzano, y el inspector jefe de los Tedax le dijo que la presencia de esa sustancia se debía «a contaminación».

Resultaba especialmente llamativo que esa contaminación no se limitara a la muestra de la Kangoo. También estaba contaminada la muestra patrón de Goma 2 ECO enviada al laboratorio junto a la de la furgoneta para su cotejo.

Recientemente, el juez de la Audiencia Nacional desechó la posibilidad de realizar un análisis cuantitativo -el que ofrece las proporciones de los componentes- al explosivo de la Kangoo, porque la cantidad encontrada no era bastante para que las pruebas ofrecieran garantías suficientes.

El juez ya había aplazado ese mismo análisis cuantitativo a principios de año por las mismas razones. En esa primera ocasión, Del Olmo ordenó que las muestras se guardaran para que, cuando se levantase el secreto que pesaba sobre el sumario, las partes pudieran «solicitar un nuevo análisis cualitativo». Ése, que también podría arrojar luz sobre la aparición de la metenamina, tampoco se ha llegado a realizar.

También en la mochila

A lo largo del sumario, la metenamina se ha mostrado pertinaz. A los errores de la fotografía equivocada, al del informe de Leganés presentado como el de la furgoneta y al de la metenamina aparecida en la Kangoo y en la muestra patrón se suma otro relacionado con esta misma sustancia que se produjo un mes después de los atentados.

En el primer informe exhaustivo sobre todos los explosivos relacionados con el 11-M, elaborado por Sánchez Manzano, el juez pudo leer que en la mochila desactivada en Vallecas... también había metenamina.

La corrección sólo llegó un año más tarde, en el informe de abril de 2005 en el que se intentaban aclarar todos los errores sobre la sustancia. En este caso no se trataba de una nueva contaminación de la muestra, tan sólo de un «error de transcripción».

Del Olmo podía «subsanar el error» -en palabras de Sánchez Manzano- si prescindía del informe resumen y acudía directamente al análisis remitido por el laboratorio. Allí no aparecía la palabra metenamina, tan sólo los componentes habituales de la Goma 2 ECO (nitrocelulosa, nitroglicol, nitrato amónico, ftalato de dibutilo y carbonato cálcico). De hecho, las últimas líneas del informe indicaban que lo analizado coincidía con lo que se encontró en la furgoneta y en la muestra patrón de Goma 2 ECO, «excepto en lo concerniente a la metenamina».

Los técnicos se explican

MADRID.- En el informe enviado a Del Olmo por la Policía Científica para aclarar la confusión de las fotografías se explica que, «en fecha 24 de marzo del año 2004, fue remitido a ese Juzgado Central por la Sección de Actuaciones Especiales de esta Comisaría General, Informe Técnico Policial 57-11/04, relativo a la furgoneta Renault Kangoo, realizado por los peritos con carnés profesionales números ... y ..., firmantes también del presente oficio, en el que se incluyó, por error, una fotografía correspondiente al explosivo hallado en la mochila desactivada en Vallecas».

El escrito añade que «el error se produce porque, al confeccionar dicho informe, se utilizaron las fotografías digitales que habían sido volcadas en el fichero correspondiente a la Inspección Ocular de la Furgoneta (Asunto 57-IT/04) y entre estas fotografías se había incluido por error la fotografía del explosivo de la mochila, que había sido descargada en este asunto en lugar de haberlo sido en el lugar que le correspondía realmente (Asunto 62-11/04)».

«Igualmente», prosigue, «se quiere significar que, en el informe relativo a la furgoneta, al hacer referencia a la muestra número 2 (Bolsa de basura de color azul encontrada bajo el asiento del acompañante del conductor), se habla de siete detonadores y un [subrayado en el informe] resto de, al parecer, sustancia explosiva, que es lo que describe realmente lo encontrado en la bolsa y define la pequeña cantidad de explosivo encontrada, claramente diferente a la cantidad que aparece en la fotografía incluida por error».

Una información de Manuel Marraco publicada en EL MUNDO el lunes 31 de julio de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.