El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Interrogantes muy oportunos planteados en LA RAZON

Por Sin Pancarta - 5 de Abril, 2006, 3:59, Categoría: General

A diferencia de todos los diarios que hemos reproducido hasta este momento, el periódico que en su día fundó Luis Maria Anson presenta cuatro piezas, cuatro artículos que permiten la reflexión adecuada sobre la verdadera dimensión del suceso (o sucesos porque son varios) a los que estamos acudiendo como espectadores forzosamente pasivos. Cuando estamos dentro de una determinada situación de cambio, en una revolución incruenta en este caso, es casi imposible percibir la trascendencia y repercusión del día a día. Lo dicho: reflexión, mucha reflexión. Por cierto ¿Qué empezamos?

 

«Por fin empezamos»

 

 

Madrid - La inevitable resaca del «sí» al Estatut, el morbo del «reencuentro» entre Eduardo Zaplana y María Teresa Fernández de la Vega tras el episodio de los «disfraces»... Estos eran, a priori, los principales atractivos que presentaba ayer la sesión de control al Gobierno, pero el «alto el fuego permanente» de ETA cambió todas las previsiones. La puesta en escena de la «oferta» terrorista llegaba un miércoles, único día en que José Luis Rodríguez Zapatero tiene una cita ineludible en el Congreso, lo que disparó la afluencia de periodistas a la Carrera de San Jerónimo.

 

La legión de cámaras y fotógrafos que montaban guardia en la puerta de acceso al hemiciclo «calentó» con Mariano Rajoy -más madrugador de lo habitual-, Juan Fernando López Aguilar o José Montilla y por fin, cinco minutos antes de las cuatro, llegó el coche oficial de Zapatero. El jefe del Ejecutivo, con gesto serio, dedicó una media sonrisa al agente que se cuadró para saludarle. En su escaño le esperaba a «portagallola» Gaspar Llamazares, que consiguió salir en todas las fotos con su efusiva felicitación y apenas le dejó un segundo para estrechar la mano del peneuvista Josu Erkoreka -los diputados vascos cotizaron ayer al alza- antes del comienzo de la sesión. Llamazares era el primero de la lista para interpelarle, y se saltó el guión para preguntar por lo único. La contestación del presidente marcó el tono de la tarde: aplausos cerrados desde las filas de la izquierda y silencio sepulcral en la bancada popular, que sólo se rompió para jalear a Rajoy cuando el líder del PP reprodujo ante la Cámara el comunicado que ya había leído por la mañana. Le sobraron 53 segundos que no utilizó.

 

Inmediatamente la atención se trasladó al escritorio, sala que ayer se quedó pequeña para escuchar las reflexiones de un animado Zapatero, que sólo iba a contestar «un par de preguntas» y al final respondió a media docena. Y luego, claro está, llegaron los «corrillos», en esta ocasión monotemáticos. Los socialistas repetían la palabra «permanente» como si fuera un mantra que asegura el éxito del proceso, mientras que en el «rincón» del PP el portavoz de Interior, Ignacio Astarloa, asumía los galones -Zaplana, Acebes y Rajoy, esta vez, no se pararon con los periodistas- y auguraba que los terroristas «quieren conseguir hablando lo que no han logrado con los tiros, y este escenario lo ha creado ese señor». Ese señor, Zapatero, se encontró con un asistente que le esperaba a la salida del Congreso para darle la enhorabuena «por todo». «Por fin empezamos», reflexionó en voz alta el presidente.

 

 

Una información de E. F. publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

¿Se dan ya las condiciones para el final dialogado?

 

 

Zapatero aguardará un tiempo antes de acudir al Congreso a solicitar el apoyo para negociar

 

Madrid - Debate de la Nación, mayo de 2005. Resolución política sobre la lucha contra el terrorismo. ¿Recuerdan? José Luis Rodríguez Zapatero se garantizó el respaldado de todo el arco parlamentario, con la excepción del PP, para negociar/dialogar con ETA/quienes apoyan a ETA. Fue una resolución política confusa que, para unos, suponía la inequívoca prueba de que el Gobierno del PSOE tenía carta blanca para negociar con la banda; para otros, sólo un compromiso del presidente de acudir al Parlamento a pedir autorización si se dieran las condiciones previas para el final dialogado de la violencia.

 

¿Cuáles eran? El punto dos de aquel polémico texto decía que «si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular. La violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje de la violencia».

 

Pues, uno: ETA no ha manifestado una «clara voluntad» de acabar con la violencia, ha declarado un alto al fuego permanente que, como apuntan los expertos, puede dejar de serlo cuando la banda quiera.

 

Dos: ni el Gobierno ni los firmantes de aquella resolución tienen, a día de hoy, una convicción total de que éste sea el final del terrorismo de «alta o baja» intensidad, y mucho menos que la extorsión y el chantaje de ETA tenga visos de acabar de hoy para mañana en el País Vasco.

 

Por lo tanto, primero, habrá que testar la voluntad real de los asesinos, si ésta es o no una trampa más, si ETA sólo busca la legalización de Batasuna antes de las elecciones municipales, si.... Conclusión: Zapatero no acudirá, de inmediato, al Congreso a solicitar autorización de las fuerzas políticas para dialogar. «Me tomaré mi tiempo para constatar lo que fue la resolución del Congreso de los Diputados en torno al final dialogado con la banda», dijo ayer en declaración pública.

 

En los próximos días, no habrá más movimiento que el que pueda hacer Batasuna porque en esa resolución, también, se decía que no se pagaría precio político alguno por la paz. Y, de momento, los analistas interpretan cada línea, cada coma del comunicado de la banda, especialmente en el párrafo que sostiene que «los ciudadanos vascos deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro» y que los «Estados español y francés deben reconocer los resultados de dicho proceso democrático, sin ningún tipo de limitaciones. La decisión que los ciudadanos vascos adoptemos sobre nuestro futuro deberá ser respetada». ¿ETA sigue hablando de autodeterminación?, ¿qué quiere decir con dejar de lado la represión?... hay muchas preguntar por contestar.

 

«Prudencia, calma y, mucha, mucha serenidad», claman en el entorno del presidente, donde sostienen que, ahora, lo primero es recomponer la unidad política y atraer al PP a un escenario que puede llevar a la paz, pero que en ningún caso se certificará en un breve periodo de tiempo.

 

El presidente del Gobierno obtuvo en mayo el aval del Congreso para abrir un proceso de diálogo con la banda si la organización dejaba las armas, pero no fue hasta principios del presente año cuando el jefe del Ejecutivo empezó a apuntar que el fin del terrorismo podía estar próximo. La cronología de sus declaraciones comienza el 26 de enero en una entrevista en la cadena Cuatro. «Nos encontramos en el principio del fin de la violencia terrorista, un proceso que será largo, duro y difícil, pero sobre el que alimentar la esperanza -que no hacerse vanas ilusiones- puede ser positivo. Su última declaración fue el 13 de marzo en Moncloa al ser preguntado por Otegi. «El fin de la violencia sólo tiene un camino, el respeto de la ley», dijo.

 

 

Una información de E. L. Palomera publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

El «principio del fin» y la autodeterminación

 

 

Zapatero necesita un aval del Congreso para negociar: El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció que se tomará su tiempo. Debe contrastar si el comunicado de ETA cumple los requisitos para emprender un «proceso largo y difícil» con el visto bueno del Congreso, según el acuerdo de mayo de 2005. Cuenta con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, que emplaza a Zapatero al Pacto por las Libertades para restituir la unidad democrática.

 

Las interferencias judiciales y la cita de Otegi con Marlaska: El líder batasuno Arnaldo Otegi debe comparecer mañana ante el juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska, quien pretende tomarle declaración por su papel en los incidentes violentos de la huelga ilegal de hace quince días. El fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, había anunciado que pediría prisión para Otegi. Ayer, ante la nueva situación, el fiscal dio a entender que había cambiado de opinión al alegar que el caso «merece una reflexión serena». Además, sigue paralizado el macrojuicio contra el entorno de ETA. El juez Marlaska está solo.

 

El retorno de Batasuna a la legalidad política en las municipales: Las elecciones municipales del próximo año serán las del retorno de Batasuna a la legalidad política. Pueden permanecer las causas de su ilegalización, pero el ambiente para una candidatura con otro nombre es favorable. Su presencia en la vida política «regular» a partir de ahora se da por descontada, pese a que ni se ha anunciado una tregua, ni se ha condenado la violencia, ni se ha renunciado al impuesto revolucionario. Ibarretxe quiere liderar la formación de una mesa política y el batasuno Permach dijo ayer que su formación debe estar presente para mantener el «alto fuego permanente».

 

Calendario electoral estable: Zapatero ha dado a entender que no caerá en la tentación de adelantar las elecciones generales, previstas para dentro de dos años, si consigue el aval del Congreso para negociar. Las autonómicas vascas se celebraron el 17 de abril de 2005. Podrían adelantarse a tenor de lo que ocurra en las municipales con Batasuna.

 

El mensaje de Mariano Rajoy y la estrategia del PSOE: El líder de la oposición ha reclamado el abandono definitivo de la violencia y la entrega inmediata de las armas. En su opinión, ETA ofrece paz a cambio de un precio político inasumible, la autodeterminación del País Vasco. No obstante, ha citado el Pacto antiterrorista como escenario de su apoyo a Zapatero. Tanto en el PP como en el PSOE se ha pedido tiempo para diseñar estrategias y líneas de comunicación. Las primeras valoraciones despejan pocas dudas. El presidente del Gobierno no lanza las campanas al vuelo; el líder de la oposición cree que ETA no puede ser interlocutor político.

 

El PNV y el lendakari, desbordados por la izquierda: Ibarretxe afronta un mal escenario para su protagonismo. La «solución al conflicto», según su terminología, está en manos del presidente del Gobierno, de los socialistas vascos, de Otegi, de Usabiaga; de agentes que no obedecen al «proyecto nacional» del PNV. La pérdida de la iniciativa política afecta también al líder del partido, Josu Jon Imaz. Encabezar la mesa de partidos que pide ETA supone un giro que implica adoptar posiciones más radicales, próximas a planteamientos batasunos de raíz maximalista; un paso más que el Plan Ibarretxe.

 

La normalización del debate sobre el derecho a la autodeterminación: Al margen de las coincidencias (anuncio de ETA y aprobación en la Comisión Constitucional del Estatut), ETA ha fijado su mirada en Cataluña, donde hay «tregua», no «alto el fuego». La «querencia» etarra por el proceso catalán, sus comunicados de ánimo, son un ejemplo de contaminación política que irá a más y a través del cual se normalizará el debate sobre el derecho a la autodeterminación, tras el impulso de ERC en el debate estatutario.

 

 

Una información publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Acercamiento de presos y legalización de HB, lo siguiente

 

 

La agenda de ETA para el «proceso de paz» prevé un referéndum soberanista para 2012

 

 

Madrid - El acercamiento de los presos. Ése es el siguiente paso que, tras la tregua, debería dar el Gobierno para avanzar en el «proceso de paz» según lo fijado por ETA en un detallado calendario que las Fuerzas de Seguridad interceptaron a la banda.

 

Según este programa, que marcha con un año de retraso, al anuncio del alto el fuego José Luis Rodríguez Zapatero debería responder con el acercamiento de los cerca de 499 presos que hay dispersados por las cárceles españolas a los centros vascos este mismo año. Igual gesto exige ETA de las autoridades francesas, en cuyas prisiones hay encerrados unos 150 etarras, además de abrir un proceso de intermediación. La influencia del «frente de makos» en la estrategia etarra siempre ha sido muy importante. El pasado domingo hizo público un comunicado en el que supeditaba cualquier diálogo a la resolución, en primera instancia, de su situación. La misiva no dejó indiferente a la dirección de la banda, que un día después declaró que siempre tendría en cuenta las aportaciones de los «gudaris» que están en la cárcel.

 

El segundo paso de este año sería la vuelta a la legalidad de Batasuna que, de esta forma, podría concurrir a las elecciones municipales del año próximo y recuperar el poder político -sin olvidar el económico- que la ilegalización le ha restado. Esta circunstancia permitiría a la formación proetarra participar en la mesa de partidos que demanda ETA.

 

Igualmente, se exige la paralización del sumario 18/98, que está enjuiciando en este momento la actividad del entorno etarra, aunque, de momento, no hay signos de que la Justicia vaya a paralizar su actividad contra la banda, como lo demuestra el hecho de que el juez Grande-Marlaska tomase ayer declaración al batasuno Joseba Álvarez por los incidentes registrados en la jornada de huelga convocada por su partido.

 

También en 2006, Zapatero debería hacer una declaración similar a la de Downing Street, en la que España manifestase que no es un «impedimento» para la paz.

 

Para un año después de la declaración de tregua, el calendario prevé un comunicado similar de las autoridades francesas, así como el reconocimiento del Gobierno del derecho de autodeterminación del País Vasco.

 

Inicialmente, la guía terrorista planeaba que se abordase en 2007 uno de los puntos más delicados y controvertidos: la salida de los presos encerrados en las prisiones españolas a la calle, cuya mera insinuación ha suscitado el más absoluto de los rechazos de las víctimas. El retraso acumulado lo llevaría a 2008, año en que se celebrarían elecciones generales, en las que Batasuna, merced a su legalización y al «proceso de paz», conseguiría, según los cálculos de ETA, unos 300.000 votos.

 

En 2009, los ideólogos de la banda han previsto la salida de los presos encerrados en los centros penitenciarios galos y el reconocimiento, por parte de sus autoridades, del derecho de autodeterminación.

 

No es hasta cuatro años después de iniciado el proceso cuando ETA, según su calendario, abordaría la que muchos consideran condición indispensable para empezar a tomar en serio su desaparición: el abandono de las armas. Eso sí, ni se plantea la cuestión salvo que las «Fuerzas Armadas españolas y francesas», como denominan a las fuerzas de seguridad, abandonen el País Vasco y pidan «perdón».

 

Ya en 2013 -2012, si se recupera el retraso que acumula el plan y todo marcha según sus planteamientos- se celebraría el anhelado por los terroristas referéndum sobre la autodeterminación del País Vasco. Para entonces, los batasunos esperarían haber conseguido una importante fuerza en las urnas que rondaría los 400.000 votos, 50.000 más que en las autonómicas de 2011.

 

 

Una información de R. L. V. y J. M. Z. publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.