El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Las Instituciones Vascas según PRISA

Por Narrador - 3 de Abril, 2006, 6:17, Categoría: General

 

El 'lehendakari' emplaza a ETA a "no frustrar nunca más" las expectativas de paz

 

  

Ibarretxe se adelanta a iniciar contactos para la fase preliminar del diálogo político multipartito

 

Vitoria - El lehendakari, Juan José Ibarretxe, en una comparecencia rodeado de su Gobierno en pleno, calificó el de ayer de "día histórico" y emplazó a ETA a "no frustrar nunca más la ilusión" de paz de la sociedad vasca. Ibarretxe resaltó el alto el fuego como "un enorme alivio" y llamó a los partidos e instituciones a hacer "universal e irreversible" el proceso de paz. El lehendakari ofreció su colaboración al presidente del Gobierno, con quien conversó por teléfono. Zapatero le recibirá próximamente, pero será después de haberse entrevistado con el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

 

"Es obligación de ETA" recalcó en sus primeras palabras, "no frustrar nunca más la ilusión de nuestro pueblo y la de todos nosotros, partidos políticos e instituciones, hacer universal e irreversible el proceso de paz", señaló Ibarretxe en sus primeras palabras, después de valorar "positivamente el escenario de ilusión" y de "enorme alivio" que supone el alto el fuego, y mostrar su "alegría porque, por fin, ETA ha escuchado a la sociedad vasca" en su exigencia de desaparición de la violencia.

 

Con igual premura llamó a todos a trabajar para "abrir definitivamente la puerta de un proceso de paz que suponga el final dialogado de la violencia hasta lograr su completa desaparición". Resaltó también la necesidad de "un reconocimiento sincero a todas las víctimas", como base para la reconciliación.

 

Ibarretxe se ofreció telefónicamente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "a allanar el camino" a la pacificación y le prometió "un diálogo leal y sincero sobre las cuestiones políticas". También señaló que el proceso será "complejo y no exento de dificultades". Pero, no obstante esa advertencia, se adelantó ya a realizar un primer llamamiento a todas las fuerzas políticas para que aprovechen "la oportunidad" y trabajen conjuntamente hasta alcanzar "un acuerdo de normalización política". Éste, recordó también, debería ser ratificado en consulta a la sociedad vasca.

 

Ayer mismo contactó con todos los líderes de los partidos vascos, a los que planteó "el inicio de una fase preliminar de diálogo sin exclusiones" para concretar "el calendario, los principios, la metodología y los contenidos" de un diálogo político para abordar "con garantías" una mesa multipartita en busca de un acuerdo y de la consulta popular.

 

Ibarretxe resaltó también la importancia de que la sociedad vasca sienta "como propio" y no como "una cuestión de políticos" el proceso, y llamó a una "participación activa", aunque admitió el papel "insustituible" de las formaciones políticas. "Es la exigencia de la sociedad la que nos ha traído hasta aquí", por tanto, será también su empuje "el que no permita volver atrás" y exigirá finalmente "decidir".

 

El presidente de la ejecutiva del PNV, Josu Jon Imaz, leyó un comunicado centrado en la exigencia de que el alto el fuego sea "irreversible y conlleve la desaparición de toda violencia y coacción", porque sólo así responderá "a la demanda democrática" de la mayoría de la sociedad vasca y sus instituciones, informa Aitor Guenaga.

 

Imaz dijo que el anuncio "contribuye a vislumbrar un final definitivo de la violencia". El primer dirigente del PNV no ocultó su satisfacción y pidió "inteligencia, compromiso y la cooperación de todos" para aprovechar "esta oportunidad". El horizonte de una paz justa, "abierto entre todos", según resaltó, debe desarrollarse "en un marco de dignidad y libertad" desde el que los partidos, "sin ningún tipo de tutela", ofrezcan a la sociedad "la posibilidad de decidir su propio futuro".

 

 

Una información de Isabel C. Martínez publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

La mesa de partidos se constituirá cuando se verifique la ausencia definitiva de violencia 

 

 

El nuevo foro debe superar múltiples obstáculos, como su metodología para tomar decisiones

 

Vitoria / San Sebastián - El alto el fuego de ETA supone el cumplimiento de la primera condición para poner en marcha una mesa de partidos que aborde las cuestiones políticas planteadas en el llamado conflicto vasco. Pero la mesa no se constituirá hasta que se certifique una "ausencia de violencia" total y definitiva. Además, tendrá que superar múltiples obstáculos, como la definición del término "normalización" y la metodología para tomar decisiones, que suscita discrepancias en el PNV. Aunque la idea de la mesa fue concebida hace dos décadas, ésta sería la primera vez que todos los partidos vascos se sienten en ella.

 

El alto el fuego abre la puerta a la creación de la mesa de partidos, pero su constitución no será ni mucho menos inmediata. Antes de su posible creación tienen que producirse varios hechos. Y sigue condicionada -como el diálogo en la mesa paralela del Gobierno con la banda sobre sus armas o sus presos- a que ETA "dé señales inequívocas" de que su abandono es definitivo.

 

El líder del PNV, Josu Jon Imaz, apostó recientemente por marcar una distancia temporal entre el diálogo con ETA y el establecimiento de la mesa. Fuentes de la ejecutiva socialista vasca coinciden con el PNV en que el inicio del diálogo oficial conjunto entre los partidos tardará aún en iniciarse. Ibarretxe, sin embargo, se adelantó ayer mismo a dar los primeros pasos para el "diálogo preliminar". El plazo que se baraja en Ajuria Enea es de dos o tres meses. Lo fundamental, se afirma, es acordar el calendario, los principios y el método para la toma de decisiones, antes de afrontar los contenidos.

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene, por su parte, que obtener el apoyo del Congreso para activar la resolución de mayo de 2005 sobre el inicio de un diálogo. Batasuna debe también inscribir un nuevo partido en el registro y obtener su carta de legalidad.

 

El trabajo de esa mesa será difícil: los partidos ni siquiera están de acuerdo en una definición común del término "normalización". La que le dio Ibarretxe, que la cifró en un acuerdo sobre el derecho de autodeterminación, es inadmisible para los no nacionalistas. Eusko Alkartasuna (EA) recela de que el PNV se avenga a una formulación "muy a la baja".

 

El método para tomar decisiones también está en discusión: EA y Ezker Batua (EB), temerosas de que las margine una negociación con tres vértices -el PNV, el PSE y la formación que sustituya a Batasuna- reclaman la validez de la mayoría simple, que estaría en manos de las fuerzas nacionalistas. Consideran que lo contrario es otorgar a los no nacionalistas derecho de veto.

 

Este planteamiento lo comparte el sector de Joseba Egibar en el PNV, que apuesta por que los nacionalistas acudan a la mesa con un mínimo común denominador. La postura oficial del partido, asentada en el documento sobre pacificación de octubre del año pasado, establece que los acuerdos tendrán que tener una mayoría cualificada superior a la del Estatuto de Gernika, una visión compartida por el PSE. El consenso, pues, será arduo también entre los nacionalistas e incluso dentro de cada partido.

 

La presidencia de la mesa es otra incógnita. Ibarretxe y su consejo político, formado por consejeros de EA y EB, defienden la conveniencia de un "liderazgo institucional". Pero el PSE se opone. Aunque existe el precedente de José Antonio Ardanza al frente de la Mesa de Ajuria Enea, el PSE no cree que Ibarretxe sea la persona adecuada para cerrar la zanja abierta desde Lizarra entre nacionalistas y no nacionalistas. Imaz dijo recientemente: "Desde nuestra posición como partido, éstos no tienen que ser los aspectos insalvables" de esa negociación.

 

 

Una información de I. C. M. y G. G. publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

López pide hacer política con visión de país y "dejando los partidismos a un lado" 

 

 

Bilbao - El líder de los socialistas vascos, Patxi López, aseguró ayer tras reunir a su ejecutiva con carácter extraordinario que es el momento de hacer política con "visión de país" y "sentido de Estado" y, sobre todo, dejando "los partidismos a un lado". El secretario general del PSE, que habló "positivamente" del alto el fuego permanente anunciado por ETA, aseguró que con esa decisión ganan la ciudadanía, las libertades y las instituciones democráticas. Y apeló a trabajar con "prudencia y responsabilidad" y a que los partidos estén "a la altura de las circunstancias", sin "excepción ni fisuras".

 

La ejecutiva del PSE debatió la decisión de ETA y quiso enviar en su mensaje un recuerdo especial a las víctimas del terrorismo durante estos 40 años. "Es el mejor homenaje", dijo el líder socialista, quien recordó que todas esas víctimas lo han sido por enfrentarse al "proyecto totalitario que se quiso imponer a la sociedad vasca".

 

Pero los socialistas vascos también quisieron dejar claro que no es posible repetir los errores que ya se vivieron en la tregua indefinida decretada por ETA en septiembre de 1998.

 

López precisó que tienen que desaparecer los atentados, las extorsiones, el chantaje a los empresarios y profesionales -atacados preferentemente en los últimos meses- y la kale borroka, que se ha cebado en los cargos socialistas en estos meses. "Todo lo que, de un modo u otro, ha tenido que ver con la acción de ETA", subrayó.

 

 

Una información de A. Guenaga publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

María San Gil acusa a Ibarretxe de querer pagar un "precio político" a ETA 

 

 

Bilbao - La presidenta del Partido Popular del País Vasco, María San Gil, dio ayer en Bilbao escaso crédito a la declaración de alto el fuego de ETA. Anunció que su partido no acudirá a las mesas de partidos "extraparlamentarias" anunciadas por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, donde, dijo, se le va "a pagar un precio político a ETA". Ibarretxe anunció a San Gil, según señaló ésta, su intención de citarle a un encuentro bilateral previo a la convocatoria de la mesa de partidos. San Gil, quien rechazo reunirse con Batasuna, aseguró que nada ha cambiado y que la banda terrorista hace las mismas exigencias de siempre: "Autodeterminación y territorialidad".

 

"El PP va a seguir trabajando, día a día, para conseguir la derrota definitiva del terrorismo", reiteró ayer San Gil en un discurso similar al empleado las últimas semanas. En cualquier caso, dijo que su partido está dispuesto a colaborar con el PSOE en el seno del pacto por las libertades y contra el terrorismo.

 

"Espero que los jueces y policías actúen al margen de lo que ETA haya dicho o haya querido que algunos creamos". La dirigente del PP vasco indicó que sería "gravísimo que el comunicado de ETA, anunciando un alto el fuego permanente, condicionara las actuaciones judiciales y policiales". Las palabras de San Gil fueron una clara referencia a la próxima comparecencia del dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, prevista para mañana.

 

 

Una información de P. G. D. publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Aralar confía en que la decisión de la banda sea irreversible 

 

  

Bilbao - Aralar, la formación de la izquierda abertzale que nació en 2002 como escisión de Batsasuna al negarse ésta a condenar la violencia, mostró ayer en un comunicado su "alegría" y su esperanza de que la decisión de la banda sea "irreversible".

 

La formación que encabeza Patxi Zabaleta destacó que el alto el fuego supone "una victoria de Euskal Herria y de su sociedad". Aralar pide a renglón seguido a los gobiernos español y francés que den pasos para "la humanización del conflicto". En ese sentido, reclama al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que cambie la política penitenciaria y derogue las "penas no dispuestas en el Código Penal", en alusión a la dispersión de los reclusos etarras, y que "cambie de raíz la gestión" judicial.

 

Zabaleta, además, compareció en una rueda de prensa en Pamplona en la que demandó la constitución de "una mesa amplia para la profundización democrática en Navarra y en la comunidad autónoma vasca".

 

 

Una información publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Batasuna reclama al PSOE que desactive las "medidas represivas" 

 

 

Pide a los vascos una mesa sin exclusiones territoriales ni ideológicas

 

San Sebastián - Batasuna fue escueta ayer en su primera reflexión sobre el anuncio de tregua permanente de ETA, que calificó de "aportación valiente y comprometida" para construir un escenario de soluciones. La formación abertzale añadió que ahora el PSOE y la UMP (Unión para la Mayoría Popular), mayoría gubernamental francesa de Villepin, deben "desactivar todas las medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política".

 

En una multitudinaria comparecencia ante los medios informativos celebrada en un hotel donostiarra, Batasuna escenificó con cierta austeridad su reacción ante la esperada tregua de ETA. Con gesto contenido para no evidenciar euforia alguna, comparecieron los dirigentes Pernando Barrena, Marije Fullaondo, Ainara Armendariz y Xabi Larralde. Este último, responsable de la formación en la región vascofrancesa, leyó en francés la declaración de la mesa nacional, que sus compañeros hicieron en euskera y castellano, sin que se permitiera hacer preguntas. Les acompañó pero desde un voluntario segundo plano, el dirigente Joseba Permach.

 

Batasuna considera que, tras esta decisión de ETA "valiente y comprometida", el PSOE y la francesa UMP deben "desactivar" todas las "medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política". También exigen a ambas formaciones que "aporten" la puesta en marcha de un proceso de diálogo "bajo la referencia clave de respeto a la palabra de la ciudadanía vasca".

 

La mesa nacional también pide a los partidos, sindicatos y agentes vascos que impulsen "con anclajes sólidos" la constitución de la "mesa para la resolución sin exclusión territorial e ideológica alguna".

 

Batasuna expresó también ayer su preocupación por Arnaldo Otegi y Joseba Albarez que aún tienen que comparecer ante el juez. En una comparecencia previa, celebrada mientras comenzaba a extenderse el rumor de la tregua, pidieron al PSOE que "desactivara" a la Audiencia Nacional, "una bomba de relojería" para un proceso de diálogo.

 

 

Una información de Genoveva Gastaminza publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

El Gobierno navarro exige que la comunidad no sea "moneda de cambio" 

 

 

Bilbao - El Gobierno navarro se reunió ayer en sesión extraordinaria con su vicepresidente, Francisco Iribarren al frente, ya que el presidente, Miguel Sanz, se encuentra de viaje oficial en Lisboa, y aprobó una declaración institucional en la que recalca que "nunca permitirá que la voluntad de los navarros sea suplantada por ningún tipo de negociación que implique precios políticos y exige que Navarra no pueda ser utilizada como moneda de cambio". El Ejecutivo foral es una coalición de UPN, la marca del Partido Popular en la comunidad, y CDN.

 

Sanz había utilizado por la mañana, tras difundirse el comunicado de ETA, la misma expresión. El presidente regional insistió en que el texto difundido por la banda "no incluye todo lo que persiguen los demócratas, que es el abandono definitivo de las armas". Sin ese hecho "no se puede iniciar un proceso de diálogo con ETA, y menos si hay que hacer cesiones políticas", apostilló.

 

La declaración de su Gabinete, que Iribarren leyó sin admitir preguntas, muestra su "esperanza" de que el alto el fuego "se convierta inmediatamente en una auténtica renuncia a todo tipo de violencia y extorsión", al tiempo que exige la disolución de la banda terrorista.

 

 

Una información de I. C. M. y G. G. publicada en el diario EL PAIS el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.