El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El suceso narrado por el diario de Franco

Por Narrador - 1 de Abril, 2006, 5:10, Categoría: General

No hay careta, el ‘alto el fuego permanente’ es un medio más para que ‘Euskadi decida su futuro’, es decir: para que el País Vasco ejerza la autodeterminación y eventualmente al independencia. Se entiende perfectamente. Y esa es la gran noticia, la ‘esperanza’ con que titula Franco, aceptar ‘la alternativa KAS’ tras más de 800 muertos, 800 asesinados.

 

ETA anuncia la tregua "permanente" para que Euskadi decida su futuro

 

 

• Zapatero pide cautela y tiende la mano a Rajoy, que sigue escéptico pero le ofrece su apoyo

 

Los terroristas han dado un paso relevante, que no definitivo, en la senda de la paz. Al anunciar un "alto el fuego permanente" desde este viernes, ayer ETA dio crédito a las esperanzas sobre el fin de la violencia que José Luis Rodríguez Zapatero alienta desde hace meses. Pero el comunicado le supo a poco al presidente, porque, si bien la banda no pone condiciones explícitas para entregar las armas, sí plantea demandas políticas. La principal, que "los ciudadanos vascos deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro", exigencia rayana en la autodeterminación que siembra no pocas dudas sobre las verdaderas intenciones de ETA. Con todas las cautelas, Zapatero tendió ayer la mano a un atemperado Mariano Rajoy para recorrer juntos un camino que, auguró, será "duro, difícil y largo".

 

En un vídeo grabado por unos encapuchados y emitido por la televisión pública vasca, ETA explica que con este cese de la violencia "permanente" --conviene retener el adjetivo, pues dará mucho que hablar-- pretende "impulsar un proceso democrático en Euskal Herria" que conduzca a un "nuevo marco" respetuoso con los "derechos" de los vascos y con "el desarrollo de todas las opciones políticas". Alusión inevitable a Batasuna, que quiere concurrir a las municipales del 2007.

 

Paz con justicia

 

Con un lenguaje menos retórico que otras veces, ETA insta a España y Francia a no imponer "limitaciones" al proceso -"la decisión que los ciudadanos vascos adoptemos sobre nuestro futuro deberá ser respetada"- y a abandonar la "represión". El "deseo y voluntad" de la banda, enfatiza una voz de mujer, es que "el proceso abierto llegue hasta el final" y desemboque en "una paz basada en la justicia". Esta apuesta, sumado al "compromiso" etarra de "seguir dando pasos en el futuro acordes a esa voluntad", son quizá los pasajes más esperanzadores del anuncio, junto al propio cese de la violencia.

 

Una esperanza que el texto conocido esta madrugada amplía al aludir "al diálogo, la negociación y el acuerdo" como método o a que es "el momento de tomar decisiones de calado", y pasar a "los hechos".

 

Sin abandonar la lógica cautela ante una banda que ha asesinado a más de 800 personas y ha decretado una decena de treguas, tras este movimiento de ETA cobra sentido la reflexión que Zapatero deslizó el 11 de mayo del pasado año en el Congreso: "El fin de la violencia no tiene un precio político, pero la política puede contribuir al fin de la violencia".

 

Sigiloso cruce de mensajes

 

Aún falta mucho tiempo para que el presidente pueda admitir que, como dicta el sentido común, el paso dado por ETA no es fruto de la improvisación, sino de un sigiloso e intrincado intercambio de mensajes que se remonta al 2004. Después de que, en mayo del 2005, el Congreso ratificara sin el apoyo del PP las condiciones para dialogar con ETA, el proceso maduró tanto el pasado verano que Zapatero incluso esperaba la tregua antes de Navidad. Ni los atentados sin víctimas de ETA -más de 1.000 días sin matar-, ni las imputaciones del PP, ni las interferencias judiciales alteraron las previsiones del presidente, que el 10 de febrero, con conocimiento de causa, vaticinó el "principio del fin de la violencia".

 

La confirmación formal le llegó ayer, vía servicios secretos, una hora antes de que Gara avanzara el anuncio etarra, aunque otras fuentes apuntan que el Ejecutivo lo esperaba para unas horas antes. El presidente renunció al boato de las declaraciones institucionales en la Moncloa y guardó silencio hasta llegar al Congreso. Si, según Marshall McLuhan, el medio es el mensaje, y Zapatero quiso así demostrar que la paz no será un logro personal sino de todos los españoles, representados en la sede de la soberanía popular.

 

Primero en el hemiciclo y luego ante la prensa, el jefe del Gobierno pidió a los ciudadanos "cautela y prudencia", pues, tras "tantos años de horror", el fin de la violencia será un proceso arduo y complejo. Consciente del momento histórico que le ha tocado vivir, su voz y sus ademanes reflejaban un cierto nerviosismo, mezcla de la alegría contenida y del peso de la responsabilidad.

 

Antes, Zapatero había llamado a Rajoy para convocarle a una reunión en la Moncloa el próximo martes. El presidente quiere pasar página del hostigamiento al que le somete desde hace meses el líder del PP, con imputaciones como las de "traicionar a los muertos" e "implorar una tregua a ETA".

 

Como si todo fuera ya agua pasada, Zapatero aseguró tener "confianza" en el PP, y prometió a Rajoy que le proporcionará la "máxima información y colaboración" sobre el proceso de paz que se inicia, en el que cuenta con "todas las fuerzas políticas". Eso sí, se tomará "un tiempo" antes de pedir permiso al Congreso para afrontar el diálogo con ETA.

 

Aunque escéptico, el líder del PP no despreció la oferta de Zapatero. Rajoy mostró su recelo ante el alto el fuego de ETA, pero ofreció al presidente su "más estrecha colaboración" si se aplica la ley, se apoya a las víctimas, no se paga un precio político a los terroristas y éstos piden perdón por sus crímenes. Condiciones, por lo demás, de manual.

 

En el polo opuesto se situó el lendakari Juan José Ibarretxe, que pronto visitará la Moncloa pero ayer se apresuró a anunciar que en breve promoverá una mesa de partidos que incluya a Batasuna. Los aberzales festejaron el gesto de ETA y llamaron a "desactivar" la Audiencia Nacional, que mañana podría encarcelar a su líder, Arnaldo Otegi.

 

 

Una información de Enric Hernàndez publicada en el diario EL PERIODICO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Un cambio de estilo

 

 

• La nota leída ayer por una mujer desvela una redacción y un tono distintos a los de 1998, cuando ETA anunció la tregua frustrada

 

BILBAO – El texto en el que ETA proclamó el "alto el fuego unilateral e indefinido" en septiembre de 1998 y el que ayer anunció un "alto el fuego permanente" no sólo responden a dos momentos distintos. Reflejan dos estilos diferentes y confirman una nueva forma de aproximarse a la realidad que evita la amenaza y huye de la retórica maximalista.

 

Ahora, ETA cuida la puesta en escena y sus portavoces aparecen en el vídeo flanqueados por la ikurriña, la bandera de Navarra y el arrano beltza, la primitiva enseña del reino de Navarra (una aguila negra sobre fondo amarillo).

 

La grabación busca el protagonismo de una mujer, que lee la nota en euskera y castellano. Según fuentes policiales citadas por Tele 5, la mujer puede ser Ainhoa Ozaeta, miembro del aparato político de la banda y próxima a Josu Ternera. Ozaeta, integrante de la anterior mesa nacional de Batasuna y titulada en gestión de empresas, figura en el sumario del juez Baltasar Garzón sobre la financiación de ETA.

 

La versión televisiva del comunicado no incluye algunos párrafos de la versión completa, no conocida hasta primeras horas de la madrugada de hoy, jueves. En cualquier caso, ahora ETA no pone condiciones. Si en 1998 dijo que la "continuidad de la tregua" quedaba al albur de "la respuesta" recibida, ahora tiene "deseo y voluntad" de que el proceso "llegue hasta el final" y haya una "verdadera situación democrática" y "paz basada en la justicia".

 

El comunicado no incluye amenazas. En su anterior tregua, ETA apuntó que "no habrá paz si no se basa en los derechos de Euskal Herria" y ahora habla de "seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria". En el 2006, la banda dice que "la superación del conflicto es posible" y que ése es "el deseo y la voluntad" de ETA, que aboga por "el diálogo, la negociación y el acuerdo".

 

Si en 1998 ETA aludía a la necesidad de "expulsar" de Euskadi a "los que son y seguirán siendo enemigos" del proyecto soberanista, hoy alude a "construir entre todos la solución democrática".

 

Otro vocabulario

 

ETA recurre a un vocabulario convencional en el lenguaje político vasco y habla de "impulsar un proceso democrático en Euskal Herria para construir un nuevo marco". Hace ocho años, perseguía el "camino para la independencia".

 

También en 1998 dijo que su oferta abría la puerta a una "fase política" de soberanía. Ahora apunta que "al final del proceso los ciudadanos vascos deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro".

 

 

Una información de Ana Garbati publicada en el diario EL PERIODICO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.