El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Partidos Políticos y Colectivos Vascos

Por Narrador - 31 de Marzo, 2006, 2:31, Categoría: General

 

El PNV exige que el cese sea «irreversible y que desaparezca toda coacción»

 

 

Imaz anuncia que es «el tiempo de la política» y aboga por «aprovechar la oportunidad desde la cooperación de todos»

 

 

BILBAO - El PNV exigió ayer a ETA el cese definitivo de cualquiera de sus manifestaciones violentas al reclamar que el alto el fuego «sea irreversible» y no sólo suponga el final de los atentados. El presidente del Euskadi buru batzar (EBB), Josu Jon Imaz, pidió que la tregua «conlleve la desaparición de toda violencia y coacción», en lo que podría ser una alusión a la kale borroka, la extorsión a empresarios y el acoso a cargos públicos.

 

Tras una reunión extraordinaria del EBB para analizar el comunicado de ETA, Imaz compareció en público por la tarde en Sabin Etxea para dar lectura a la respuesta oficial del PNV. En una medida y escueta declaración, en la que no se admitieron preguntas de los periodistas, el líder jeltzale anunció que su partido considera el alto el fuego «un motivo de esperanza» porque, a su juicio, «contribuye a vislumbrar un final definitivo de la violencia en Euskadi».

 

«El PNV estima que el horizonte, abierto entre todos, de una paz justa debe desarrollarse en un marco de dignidad y libertad», indicó Imaz, en solitario desde el atril de la sede de su partido en Bilbao. Entre el público siguieron su alocución Iñigo Urkullu, Josune Ariztondo, Joseba Aurrekoetxea, Gema González de Txabarri y Gorka Aguirre, entre otros representantes de la formación nacionalista.

 

En la anterior tregua de ETA, anunciada en septiembre de 1998 tras el Pacto de Lizarra, el entonces presidente del EBB Xabier Arzalluz fue el encargado de anunciar la postura del PNV, arropado por Joseba Egibar, Ricardo Ansotegi y Javier Atutxa. En aquella ocasión, Arzalluz señaló que ETA había dado «un paso muy importante», recibido con «una gran alegría», y solicitó al Gobierno que gestionaba el PP que se lo tomara «en serio».

 

En el mismo escenario, Imaz evitó ayer las referencias expresas a cualquier partido y al Gabinete de Zapatero. Sí habló de «ilusión» y de trabajo compartido entre los grupos políticos, aunque no citó a ninguno. Y valoró el comunicado de ETA más desde la distancia que desde las emociones. En lo que se mostró contundente fue en la reclamación de que el cese de la actividad armada sea definitivo.

 

«El PNV exige que el anuncio de alto el fuego permanente sea irreversible y conlleve la desaparición de toda violencia y coacción, respondiendo así a la demanda democrática manifestada una y otra vez por la sociedad vasca y sus instituciones», advirtió Imaz, quien leyó el texto en euskera y castellano.

 

Con «ilusión»

 

En un llamamiento plural a la participación en el eventual proceso de paz que se puede abrir a partir de ahora, Imaz explicó que el PNV afronta con «ilusión» la suspensión de la violencia de ETA, «una oportunidad que debe ser aprovechada con inteligencia, compromiso y desde la cooperación de todos». «Es el tiempo de la política», subrayó en dos ocasiones el presidente del EBB, que ayer mantuvo en Bilbao la entrevista que tenía programada con el líder de CiU, Artur Mas, sobre el Estatut.

 

Evitando un pronunciamiento partidista sobre cómo encarrilar la nueva etapa que nace en Euskadi, Josu Jon Imaz abogó por la colaboración entre los grupos políticos. Así, defendió la necesidad de que los partidos trabajen de forma conjunta «en una mesa desde el acuerdo integrador y sin ningún tipo de tutela», con el fin de «ofrecer a la sociedad vasca la posibilidad de decidir, en paz y en libertad, su propio futuro».

 

Por su parte, el senador del PNV Iñaki Anasagasti emplazó a los partidos a «hacer política con mayúsculas», se dirigió expresamente al PP, al que instó a «dar una oportunidad a la paz como en 1998», y dio crédito al alto el fuego de ETA. Anasagasti desveló una conversación con la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, en la que ésta, preguntada sobre si el cese le parecía definitivo, le contestó: «sí, va en serio».

 

 

Una información de José Mari Reviriego publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Batasuna califica la decisión de ETA de «valiente y comprometida»

 

 

«La mesa para la resolución es ahora la referencia ineludible», dice Barrena

 

SAN SEBASTIÁN - Batasuna calificó ayer el comunicado de ETA de decisión «valiente y comprometida». En respuesta al alto el fuego de la banda armada, pidieron a los gobiernos español y francés la apertura de una «nueva etapa política» que facilite un proceso de soluciones que «respete la palabra de la ciudadanía vasca», así como la «desactivación de las medidas represivas».

 

En una reflexión de urgencia, y en nombre de la mesa nacional, comparecieron ayer por la tarde en San Sebastián los líderes de la izquierda abertzale Pernando Barrena, Marije Fullaondo y Xabi Larralde, que leyeron una declaración sin opción a hacer preguntas en castellano, euskera y francés, respectivamente, acompañados de Ainara Armendariz y Joseba Permach, que se mantuvo en un segundo plano. En medio de una gran expectación, Barrena manifestó que el anuncio de ETA constituye «una aportación de enorme importancia política para construir un escenario de soluciones y poner en marcha un proceso democrático en el conjunto de Euskal Herria».

 

Los representantes de Batasuna acudieron con un pin alusivo a la propuesta de Anoeta 'Orain herria orain bakea' y realizaron su valoración ante un cartel con la proclama 'Respeto a la decisión de la ciudadanía vasca'. En ella, se refirieron al Gobierno del PSOE y al Ejecutivo francés del UMP para, ante la actual «oportunidad», apelarles a «abrir una nueva etapa política» y a que realicen «aportaciones a un nuevo escenario de soluciones democráticas». En esta línea, y como ejemplo de buena voluntad, les instó a «desactivar las medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política».

 

En un tono sereno y lejos de euforias, pero solemnemente, Barrena reiteró la necesidad de que ambos gobiernos lleven a cabo «aportaciones al desarrollo de un proceso democrático, a la puesta en marcha de un proceso de diálogo y negociación política, bajo la referencia clave de respeto a la palabra de la ciudadanía vasca». En ese sentido, hizo un llamamiento a los partidos políticos, sindicatos y agentes sociales a que «asuman su responsabilidad» para crear las condiciones y los «impulsos» para un «proceso democrático en Euskal Herria».

 

La constitución, «con anclajes sólidos» de la mesa para la resolución, sin exclusión territorial o ideológica alguna, añadió, es la «referencia» en estos momentos «ineludible del conjunto de agentes en el país». A su entender, el pueblo vasco es el «auténtico destinatario» de esta iniciativa y es la sociedad vasca la que «debe liderar un proceso de negociación que defina un acuerdo sobre la territorialidad y el derecho de autodeterminación».

 

Consecuencia de la lucha

 

Por otro lado, destacó la trascendencia de la movilización social «en pos de estos objetivos, desde el comienzo mismo de este proceso». En este contexto, recordó las manifestaciones convocadas para este fin de semana en Pamplona y el 1 de abril en Bilbao. A su juicio, es «fundamental» que la sociedad vasca «salga a la calle» y «subraye» la «importancia» de poner en marcha «este proceso de soluciones».

 

El dirigente de Batasuna, que anunció un análisis más en profundidad en breve, definió el comunicado de ETA como una «iniciativa para avanzar hacia la paz y hacia las soluciones democráticas», tras lo que reiteró el «compromiso» de la izquierda abertzale «con este país y con la búsqueda de un escenario democrático basado en el respeto a la voluntad mayoritaria del pueblo vasco».

 

En su opinión, se ha alcanzado esta «gran oportunidad política porque miles de personas de Euskal Herria han persistido en su lucha por nuestros derechos como pueblo y por el reconocimiento de los derechos que asisten a Euskal Herria como nación».

 

 

Una información de Manu Rueda publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

López pide que «todos los partidos estén a la altura de las circunstancias»

 

 

El secretario general del PSE-EE espera que desaparezca la violencia «en todas sus vertientes» «Que no haya más muertes es el mejor homenaje a las víctimas», dice

 

 

BILBAO - Con extremada prudencia y calculando el sentido de cada una de sus palabras, el secretario general de los socialistas, Patxi López, apeló ayer a la unidad «sin fisuras» de los partidos políticos y deseó que el comunicado lanzado por ETA signifique, no sólo la desaparición de los atentados, sino también el fin del terrorismo «en todas sus vertientes», incluidas las «extorsiones» y la violencia callejera.

 

La respuesta del PSE-EE a la declaración terrorista fue escueta y repartida en dos escenarios diferentes y separados por varios cientos de kilómetros. El anuncio de que la banda terrorista declaraba un alto el fuego permanente le pilló a López en Barcelona, a donde había acudido para reunirse con los principales dirigentes del PSC. Es más, el líder del PSE-EE se enteró de la noticia por una llamada a su teléfono móvil mientras caminaba por la Ciudad Condal cuando estaba a punto de llegar a la sede central de los socialistas catalanes, donde convocó alrededor de las dos de la tarde -hora y media después de conocerse los primeros términos del comunicado etarra- una rueda de prensa improvisada.

 

Ante los periodistas y en una comparecencia en la que no admitió preguntas, el líder del PSE-EE señaló que el anuncio realizado por ETA constituye una «muy buena noticia» y que ahora es responsabilidad de los partidos saber aprovechar una oportunidad que «haga posible el principio del fin de una historia negra».

 

López apeló a la declaración aprobada el año pasado por el Congreso de los Diputados, «una garantía de que el Estado de Derecho y la democracia, sin pagar un precio político, ganan la paz y la libertad en nuestro país». Asimismo, consideró necesario saber «administrar» la tregua.

 

Cuatro horas más tarde, volvía a presentarse ante los medios de comunicación en un formato muy similar al anterior, pero esta vez en Bilbao. Tras reunirse de manera extraordinaria con la ejecutiva de su partido, López se limitaba a leer un comunicado de apenas un folio de extensión en el que valoró «positivamente» un anuncio «por el que el socialismo vasco, con el conjunto de la ciudadanía, ha venido trabajando durante tanto tiempo».

 

El secretario general del PSE-EE, que tampoco en esta ocasión admitió preguntas de los periodistas porque ya habrá tiempo para el «análisis», reiteró que se trata de una «buena noticia» que tiene que «acercarnos al principio de un tiempo de paz», pero que hay que «acoger con prudencia».

 

En esta línea, López mostró su esperanza de que los «hechos» confirmen «el fin definitivo de la actividad terrorista en todas sus vertientes», tanto en lo que se refiere a los atentados, «como a las extorsiones, chantajes, amenazas, violencia callejera y todo lo que, de un modo u otro, ha tenido que ver con la acción de ETA». El líder de los socialistas vascos, utilizando una frase muy similar a la expresada en febrero por el presidente del Gobierno, afirmó: «Queremos que este anuncio sea el principio del fin de la violencia. El inicio de un camino hacia la paz y la libertad definitiva».

 

«Recuerdo especial»

 

López, quien dio por hecho que «con el fin de la violencia terrorista gana la ciudadanía», también tuvo un recuerdo para las víctimas de ETA, a las que dedicó un «recuerdo muy especial». «Que no haya más muertes, ni extorsiones, ni amenazas es el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas del terrorismo», señaló.

 

Durante la lectura de su discurso, el secretario general del PSE-EE no tuvo dudas en afirmar que «hoy es un buen día para la recuperación definitiva de la dignidad y la grandeza democrática». En este sentido, consideró que «todos los partidos, sin excepción y sin fisuras debemos estar a la altura de las circunstancias y gestionar este nuevo tiempo para consolidar la paz y la libertad y no defraudar las esperanzas de la sociedad vasca y del conjunto de España».

 

Sin embargo, y para finalizar, recordó que «hay que seguir trabajando para hacer política con visión de país. La paz y la libertad nos concierne a todos y tenemos que abordar este tiempo dejando los partidismos a un lado».

 

 

Una información de David Guadilla publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

San Gil confía en que el comunicado «no condicione» a jueces y policía

 

 

Sostiene que ETA «sigue siendo la misma» y exige «trabajar día a día» para lograr «la derrota» de la banda

 

BILBAO - La presidenta del PP vasco quiso huir ayer de discursos excesivamente esperanzadores y exigió al Gobierno central «trabajar día a día» hasta alcanzar la «derrota de ETA». Después de que el anuncio de alto el fuego le pillara en Avilés, donde ofreció una charla por la mañana, María San Gil quiso analizar por la tarde ya en Bilbao el texto hecho público por la banda, «uno más», dijo, «en la incontinencia de comunicados a la que nos ha acostumbrado en los últimos meses».

 

La líder de los populares vascos vislumbró un escenario sin grandes cambios ya que, según subrayó, «ETA sigue siendo la misma» y mantiene «las mismas exigencias de siempre», entre las que citó la «autodeterminación y la territorialidad». San Gil recalcó los que, en su opinión, deben ser los «puntos básicos» que el partido que dirige va a defender en los próximos meses: el abandono de las armas no puede acarrear el pago de «un precio político» y es necesario recuperar «el pacto antiterrorista».

 

«Hay que dejar bien claro que dejar de matar no tiene premio. Todos los políticos deberían ser conscientes de ello. No se puede pagar precio político de ningún tipo», subrayó. La dirigente del PP dedicó una parte de su intervención a la labor que jueces y fuerzas de seguridad del Estado deben mantener para combatir a ETA, a pesar de la declaración del alto el fuego. En este sentido, dijo esperar que el comunicado de ayer «no condicione las acciones judiciales ni policiales» en contra de la organización terrorista, porque lo contrario sería «gravísimo».

 

San Gil exigió no utilizar la ley «en función de lo que conviene» a algunos y confió en la independencia de los jueces, en clara alusión a Arnaldo Otegi y al proceso que dirige en su contra el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

 

Con el lehendakari

 

La presidenta del PP vasco, que reconoció haber recibido una llamada del lehendakari para mantener «un encuentro bilateral», volvió a descartar su presencia en «una mesa multilateral» al margen del Parlamento y en la que se sienten los representantes de «ETA-Batasuna». San Gil reprochó la declaración efectuada ayer por Juan José Ibarretxe y le acusó de querer «liderar la constitución de una mesa» de diálogo en la que se pague «un precio político a la banda». «No hemos llegado aún al día 24 y algunos ya están dispuestos a negociar. Algunos se aceleran muy rápido», insistió.

 

El análisis de la líder de los populares resultó más moderado que el que efectuó horas antes en Avilés al ser informada del comunicado de ETA. En la localidad asturiana, aseguró que el alto el fuego está vinculado a la «larga lista» de «concesiones del Gobierno de Rodríguez Zapatero a Batasuna» y reprochó al presidente del Ejecutivo que «necesite» que la banda «le dé argumentos para poder seguir defendiendo lo que está defendiendo». «ETA necesita que Zapatero siga en La Moncloa», señaló a preguntas de varios periodistas antes de pronunciar una conferencia.

 

San Gil quiso recordar «el enorme daño» que los terroristas han provocado «a lo largo de los últimos treinta años», recalcó que «con el cese permanente de actividad no está todo dicho» y sostuvo la necesidad de que la banda «pida perdón a las víctimas» antes de entregar las armas.

 

 

Una información de Antonio Santos publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

EA reclama la mesa de partidos para abordar «la raíz del conflicto»

 

 

«El único instrumento para resolverlo es la política», dice Lasagabaster

 

VITORIA/MADRID - Eusko Alkartasuna ve en el comunicado de ETA el punto de partida para «una mesa de partidos que aborde la raíz del conflicto político vasco». Así se recoge en un comunicado leído ayer por la presidenta de la formación abertzale, Begoña Errazti, quien insistió en que se ha abierto «una nueva etapa» en Euskadi e invitó a todos los grupos políticos a no defraudar «las expectativas» de la sociedad.

 

«Hemos posibilitado que llegara este día. Es el escenario para el que hemos trabajado; a veces, recibiendo críticas de aquellos que no entendían o no que- rían entender el ejercicio de responsabilidad que estábamos haciendo, y que seguiremos haciendo», dijo Errazti.

 

La dirigente de EA reconoció que todavía queda «mucho camino por recorrer», aunque recordó que «la reconciliación social y la profundización en el respeto mutuo» redundarán en un «prometedor futuro de bienestar en todos los ámbitos». Errazti agradeció los buenos oficios desarrollados desde fuera de España para ayudar a poner en marcha el proceso de paz; y en particular, los contactos del sacerdote católico irlandés Alec Reid, que visitó Euskadi recientemente.

 

La «clave»

 

Entre tanto, la diputada de EA en el Congreso, Begoña Lasagabaster, aseguró que el anuncio realizado ayer por la organización terrorista es «clave» para dejar atrás el conflicto. Lasagabaster prometió que la estrategia de su partido seguirá basándose en la «prudencia, discreción y responsabilidad» para impulsar la normalización, un proceso que considera factible porque ETA ha interiorizado que puede dar frutos. «Existiendo un conflicto político, el único instrumento que puede utilizarse para resolverlo es la política», sentenció la diputada.

 

Eusko Alkartasuna aprovechó ayer la difusión de su comunicado para pedir a los ciudadanos que participen en una manifestación convocada para el próximo 1 de abril por diferentes organizaciones nacionalistas, incluida la izquierda abertzale. El propósito de ese acto es demostrar la voluntad de «encaminarnos a la paz y la normalización política. Necesitamos apoyo para la solución que merece nuestro pueblo», declaró Begoña Errazti.

 

Por su parte, Begoña Lasagabaster reiteró que son los partidos vascos los que «tienen el deber y la obligación» de encarar «con responsabilidad» el difícil camino de la paz. A su modo de ver, el objetivo de los grupos políticos es ejecutar la solución que decidan los ciudadanos «por las vías democráticas normales; por consensos si es posible o por mayoría».

 

 

Una información publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Madrazo propone abrir un debate «sin exclusiones» sobre el derecho a decidir

 

 

BILBAO - El coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, calificó de «histórico» el alto el fuego y exigió a todos los partidos «responsabilidad» y «estar a la altura». La dirección de EB aprobó ayer, tras conocer el comunicado de ETA, una declaración de seis puntos en la que se aboga por constituir una mesa de partidos «sin exclusiones» que, «desde el consenso», promueva el derecho de la sociedad vasca «a decidir su futuro» y una posterior «consulta popular».

 

Madrazo insistió también en la idea que ya había apuntado por la mañana de considerar el alto el fuego «un triunfo de la sociedad vasca» y reconoció que el comunicado «abre, por fin, la puerta a la esperanza, a la convivencia, a la reconciliación y a la normalización política en Euskadi».

 

El consejero de Vivienda tuvo palabras, asimismo, para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a quien exigió promover «con carácter urgente» una «nueva política penitenciaria justa» que suponga el acercamiento de los presos de ETA «a sus lugares de origen». Madrazo pidió, por otra parte, al PP a «participar de la satisfacción general» por el anuncio de alto el fuego y «sumar su voz» al resto de partidos.

 

 

Una información publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Los empresarios vascos confían en que la banda cese «toda forma de extorsión»

 

 

La patronal recibe el alto el fuego con «esperanza» y «cautela» y desea que suponga «un punto de no retorno» «Por la paz merece la pena arriesgarse, e incluso equivocarse», recuerdan

 

BILBAO - La patronal vasca acogió ayer con una mezcla de «esperanza» y «cautela» el alto el fuego permanente decretado por ETA y que será efectivo a partir de las 0.00 horas de mañana. Los empresarios confían en que suponga «el fin de todas las formas de violencia, extorsión y amenaza» a las que los terroristas les han venido sometiendo para financiar sus acciones.

 

El colectivo ha sido objetivo recientemente de una remesa de cartas intimidatorias, en algunas de las cuales se incluían referencias explícitas a familiares, a veces niños, con detalles sobre sus recorridos habituales. Las últimas acciones violentas reivindicadas por la banda habían atentado contra bienes de empresas en el barrio de Bolueta o en un polígono industrial de Trapagaran (Vizcaya). Las asociaciones vascas del sector coincidieron en desear que el anuncio de la tregua inicie «un punto de no retorno» en el camino hacia una paz definitiva.

 

La Confederación Empresarial Vasca (Confebask) espera que a partir de ahora se «abra la puerta al proceso de paz que la sociedad vasca tanto anhela», y se mostró dispuesta «a apoyar a las instituciones y fuerzas políticas en sus esfuerzos» por alcanzar esa meta. Al mismo tiempo, Confebask testimonió su «sentido recuerdo» a las víctimas y su «reconocimiento» al conjunto de los empresarios vascos que han sufrido el acoso terrorista.

 

El Círculo de Empresarios, por su parte, apostó por el «mayor consenso y entendimiento entre los partidos democráticos y los agentes sociales» para dibujar un marco pacífico y democrático en el que las empresas «puedan desarrollar su trabajo con normalidad y eficiencia». El azote de ETA al mundo económico «sería incompatible con cualquier nuevo escenario de paz y progreso», advirtieron.

 

El «riesgo del diálogo»

 

Por su parte, la patronal vizcaína, Cebek, esperó que «esta gran noticia» se transforme en el final del chantaje «que los empresarios de Vizcaya y Euskadi venimos sufriendo cada día desde hace muchos años». El presidente de la organización, José María Vázquez Eguskiza, declaró que «los empresarios, como colectivo especialmente afectado y como ciudadanos vascos, valoramos positivamente esta tregua permanente».

 

Vázquez Eguskiza instó al «cuerpo político» a que «tome el riesgo del diálogo», y recalcó además que «sin violencia se puede y se debe hablar de todo». «Euskadi merece ya el sosiego, la paz, la normalidad política y la convivencia entre ciudadanos libres», añadió.

 

La organización de empresarios de Guipúzcoa (Adegi) recordó las palabras del empresario y presidente de la patronal guipuzcoana, José Mari Korta, asesinado por ETA hace más de cinco años con un coche bomba a la puerta de su empresa, quien decía que «por la paz merece la pena arriesgarse e, incluso, equivocarse».

 

Importancia económica

 

Adegi reclamó «altura de miras» para «consolidar el escenario apenas vislumbrado en este momento», y que se actúe «con visión de futuro, compromiso y sabiduría», de manera que «no se frustre» la esperanza en un «horizonte de paz». La patronal guipuzcoana expresó, asimismo, su deseo de que el País Vasco se sitúe «en el umbral de un nuevo escenario, sin chantajes, sin amenazas, sin extorsión; en definitiva, un escenario sin violencia, un escenario de paz», como demanda «el conjunto de la sociedad».

 

Los empresarios alaveses (SEA) comparten la «esperanza general» e insisten en que el fin de la violencia debería «venir acompañado de forma explícita por un cese de la extorsión», recrudecida en los últimos meses.

 

A estos deseos se unieron las Cámaras de Comercio Vascas (Eusko Ganberak), para las que el comunicado es «un elemento profundamente esperanzador para impulsar un proceso que conduzca» a la estabilidad. Solicitaron «vivamente» que se actúe con la «responsabilidad y prudencia que exige el momento», porque, advierten: «La consecución de la paz será un hito histórico de la máxima importancia económica, positiva para Euskadi y para España».

 

 

Una información de Ainhoa de las Heras publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Los sindicatos acogen «con satisfacción» el anuncio de ETA pero exigen «prudencia»

 

 

Coinciden en que «se abre un camino» hacia el proceso de paz

 

BILBAO - La voz de los sindicatos se unió ayer a las manifestaciones de satisfacción por el anuncio del alto el fuego de ETA. Aunque optimistas, las agrupaciones sindicales hicieron también un llamamiento a la «prudencia» y recordaron a las fuerzas políticas su «responsabilidad» en la consecución de la paz.

 

Los discursos más «positivos» se escucharon entre las filas nacionalistas. El secretario general de ELA, José Elorrieta, expresó su «satisfacción sin reservas» ante lo que calificó como «una gran noticia, esperada y deseada» que «abre nuevas expectativas políticas y sociales». En este sentido, Elorrieta exigió al Gobierno de Zapatero «pasos concretos» y su «compromiso» en el proceso de paz «para hacerlo irreversible». «El Estado no tiene excusa para no implicarse en el proceso de normalización», dijo. Elorrieta recordó, a su vez, que a partir de ahora «desaparece la amenaza para los empresarios vascos, por lo que se crean mejores condiciones para trabajar».

 

Desde LAB aseguraron que el comunicado de ETA «tiene gran envergadura política» y resulta «una aportación fundamental para construir un escenario de soluciones políticas».

 

Por otro lado, CC OO y UGT respondieron al anuncio de ETA desde la «prudencia», la misma que exigieron para afrontar un proceso de paz y «lograr que el terrorismo empiece a ser historia». «Es una buena noticia que esperamos derive en un cese definitivo de la violencia», manifestaron desde CC OO. Y para ello apelaron al trabajo de las fuerzas políticas. «Ha llegado la hora de hacer política con mayúsculas y de arrimar el hombro». Una lectura similar hicieron en UGT. El sindicato valoró «positivamente» el alto el fuego, que «abre una puerta a la esperanza hacia la paz», a la que hay que llegar, desde la «cautela» y «la unidad de los partidos políticos» y «sin olvidar a las víctimas».

 

El sindicato USO cree debe ser «el paso previo al abandono de las armas», mientras que STEE-EILAS dijo que «es el mejor regalo que podía hacer ETA» y EHNE y ELB lo creen «positivo» pero pidieron «el fin de la política de dispersión».

 

 

Una información de Y. Veiga publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Los obispos vascos esperan que el anuncio sea una «renuncia definitiva» a la violencia

 

 

Los prelados de Bilbao, Vitoria y San Sebastián acogen con «esperanza» el alto el fuego y confían que suponga un «paso importante a una plena pacificación» Apelan a la responsabilidad de los gobernantes y de los partidos para «conducir la construcción democrática» de una sociedad justa desde la «pluralidad legítima»

 

BILBAO - Los obispos de Bilbao, San Sebastián y Vitoria recibieron ayer «con verdadera esperanza» la noticia del alto el fuego permanente anunciado por ETA, según afirman en una nota que firman Ricardo Blázquez y su auxiliar, Carmelo Etxenagusia, Juan María Uriarte y Miguel Asurmendi . Los prelados vascos apuestan porque este anuncio suponga «una renuncia definitiva a la violencia» y pueda ser «un paso importante en el camino hacia una plena pacificación y reconciliación de nuestra sociedad».

 

Pese a reconocer que los intentos anteriores de pacificación no han llegado a dar el fruto deseado, los obispos contemplan la nueva situación «como oportunidad de construir la convivencia social entre todos desde la pluralidad legítima y democrática». «Todos los ciudadanos -añaden- estamos llamados a contribuir a crear un clima social en el que se aleje definitivamente de nuestras relaciones el recurso a la violencia».

 

En línea con el discurso de notas anteriores, los prelados apelan al papel de las instituciones y los partidos. «En estos momentos los gobernantes y representantes políticos, como servidores del bien común, tienen en sus manos la especial responsabilidad de conducir la construcción democrática de una sociedad justa y en paz para todos, respetando las legítimas diferencias», señalan en el documento, al tiempo que ofrecen su apoyo a esta «noble tarea». De hecho, recuerdan que, como pastores de la Iglesia, ya han participado entre otros ciudadanos, en el trabajo por la paz. Y lo hacen desde la convicción de que «la paz se presenta de un modo nuevo... como convivencia de todos los ciudadanos en una sociedad gobernada por la justicia, en la cual se realiza en lo posible, además, el bien para cada uno», según un texto del propio Benedicto XVI.

 

Los obispos de las diócesis vascas se refieren también a las víctimas. «Compartimos los sufrimientos acumulados a lo largo de una situación y un tiempo que han sido penosos para muchos y especialmente dolorosos para quienes aun hoy padecen más directamente las consecuencias irreparables de la violencia», afirman.

 

La reconciliación concentra la última reflexión del texto episcopal. «Estamos dispuestos a seguir promoviendo en la Iglesia y en la sociedad los servicios y las ayudas necesarias para sanar tan profundas heridas», aseguran al tiempo que instan a los creyentes a tomar parte activa en la «plena pacificación y reconciliación de nuestro pueblo», una tarea que que anticipan no será fácil: «Habremos de sembrar con delicadeza y paciencia en todos los ambientes la experiencia liberadora del perdón solicitado, ofrecido y recibido», finalizan.

 

Marcha a Arantzazu

 

El prelado de San Sebastián, Juan María Uriarte, comparecerá hoy ante los medios de comunicación para presentar la tradicional Marcha a Arantzazu, que se celebrará el próximo 8 de abril, víspera del Día de Ramos, con el lema 'Renovando nuestra comunidad'.

La Marcha a Arantzazu es una iniciativa de la diócesis de San Sebastián, que se convoca como una actividad en favor de la paz. En la rueda de prensa de hoy participará también Iñaki Beristain, franciscano del santuario guipuzcoano e impulsor de un Centro para la paz, dedicado a la investigación para la resolución de conflictos, y que se encuentra ubicado en el Gandiaga Topagunea, el antiguo seminario del recinto eclesial.

 

 

Una información publicada en el diario EL CORREO el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.