El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Una entrevista que ratifica las tesis expuestas

Por Narrador - 30 de Marzo, 2006, 5:54, Categoría: General

«Lo más difícil de llevar escolta es mantener una vida familiar ‘‘normal’’ como tenéis el resto»          

 

 

Alexia Castelo Portavoz del PSE-EE en el Ayuntamiento de Sestao, esta madre de familia va acompañada de escolta desde enero de 2001.        

 

Bilbao - El anuncio de tregua también abre unas expectativas favorables para todos aquellos cargos electos que se encuentran amenazados en Euskadi, al menos así lo cree la portavoz del PSE-EE en Sestao, Alexia Castelo. Madre de dos niñas, conoce mejor que nadie la dificultad de compaginar la vida familiar con unas necesarias medidas de seguridad, lo que podría cambiar pero sólo tras un proceso que se prevé «largo».

 

¿Se vislumbra una mayor tranquilidad en el quehacer diario de los políticos amenazados?

 

Me imagino que nosotros vamos a seguir con los servicios de seguridad, pero la verdad es que, cuando he oído la noticia, me temblaban hasta las piernas sólo de pensar que podemos empezar a vislumbrar el fin de esta historia que para nosotros está durando ya cuatro años.

 

La solución tardará en llegar.

 

Seguramente tengan que pasar unos meses para que los ediles de a pie realmente notemos que nuestra vida cambia en el sentido de que volvemos a coger solos el autobús, a no tener que andar mirando atrás y delante... Pero bueno, es una muy buena noticia.

 

¿Es posible pensar en una normalización de la actividad política?

 

Supuestamente, es precisamente a eso a lo que se tiene que llegar después de todo este proceso, a que el ejercicio de la política en Euskadi se haga desde la normalidad y en democracia. Ojalá eso sea así, pero va a ser un proceso largo. Yo, por lo menos, estoy contenta y esperanzada con la noticia. Por ahora, en la vida práctica no ha supuesto más que tener una especie de sensación interna de que vamos por el buen camino para terminar y volver a estar como estábamos antes, pero sabemos que el proceso será largo y el objetivo final deberá ser que podamos estar todos y en democracia.

 

¿Cuánto tiempo lleva con escolta?

 

Creo que desde enero de 2001, justo después de nacer mi primera hija. Tengo dos niñas, una de seis y otra de tres años, y con la segunda el embarazo ya lo llevamos el ginecólogo, yo y los escoltas.

 

¿Qué es lo más duro de sobrellevar?

 

Lo más difícil es mantener una vida familiar ‘‘normal’’, cuando tienes hijos y reuniones familiares. La vida laboral la llevas porque, a fin de cuentas, vas y vienes al trabajo con esa carga y esos cuidados, pero con los críos, con tus padres, tíos, primos, en el monte, la playa, el cine... Pues no. Al principio es muy costoso explicar que tú llevas dos personas detrás y empiezas coartándote, no saliendo. Luego, poco a poco lo vas logrando, pero no puedes llegar nunca a llevar una vida normal como tenéis el resto.

 

¿Es posible llegar a acostumbrarse?

 

No, al revés, cada día pesa más. Que siempre haya cuatro ojos detrás de ti pesa muchísimo. A mí, por lo menos, me está agobiando mucho, y me imagino que a mucha gente también, el tener que estar como si fuera un reloj suizo, diciendo cuando entras, cuando bajas, cuando subes, cuánto vas a tardar en una reunión o en tomar un café con una amiga. ¡Pues yo que sé! Depende de si criticamos al marido o no.

 

 

Una entrevista de Carlos C. Borra publicada en el diario DEIA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.