El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La historia reciente desde 'el otro 'lado'

Por Narrador - 29 de Marzo, 2006, 22:28, Categoría: - Tregua Etarra

Así ven los batasunos los últimos acontecimientos, incluyendo su versión sobre las ‘negociaciones de Argel’ y la ‘tregua trampa’ del 98.

Dieciséis meses a todo gas

La propuesta presentada por Batasuna en el velódromo de Anoeta sacudió el panorama político hasta transformarlo en muchos aspectos. Aquí se comentan algunos de los hechos registrados desde noviembre de 2004.

La oferta para la superación del conflicto «Orain herria, Orain bakea», que Batasuna lanzó en Anoeta hace dieciséis meses, se ha abierto camino. La fórmula de los dos carriles, la importancia de la mesa de partidos, la necesidad de admitir la capacidad de decidir de vascas y vascos está en el guión de todos los partidos, salvo en la de un PP que quiere mantenerse como el guardián de las esencias de la España de bigotillo fascista.

2004

14 de noviembre - Cerca de 15.000 personas abarrotan el Velódromo de Anoeta a convocatoria de una formación ilegalizada. Ante ellas, el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, presenta una oferta para la resolución del conflicto en la que la izquierda abertzale lleva meses trabajando. Destacan los compromisos que el independentismo está dispuesto a asumir, también el lenguaje de Otegi, que habla de que «hacer la paz es más difícil que hacer la guerra». Pero sobre todas las cosas destaca el método que propone para buscar la solución y que diferencia dos ámbitos de negociación y acuerdo. El primer ámbito abarca a los agentes políticos, sociales y sindicales de Euskal Herria, para acordar «el tránsito, el camino que nos conduzca de la actual realidad del país hasta una realidad donde sea posible que vascos y vascas, de manera pacífica y democrática, decidamos libremente nuestro futuro». Otegi recalca que «hablamos de un tránsito gradual, de la actual situación a otra en la que todos y cada uno de los derechos civiles y políticos sean respetados». El segundo espacio de negociación y acuerdo corresponde, según este planteamiento, «a la organización armada ETA y a los gobiernos de los dos estados». El contenido de ese acuerdo, que se considera necesario para «superar definitivamente el conflicto político y armado, se circunscribirá según afirma textualmente Arnaldo Otegia acordar un proceso de desmilitarización del conflicto y a acordar el proceso de superación de las consecuencias del mismo en lo que se refiere a presos, refugiados y víctimas multilaterales».

15 de noviembre - Prácticamente todos los partidos ven aspectos positivos en la propuesta de Batasuna, aunque algunos señalan que sus expectativas ­que saben imposibles de cumplirse han visto defraudadas porque la formación independentista no ha pedido una tregua a ETA. De entre las reacciones, cabe destacar la del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que, en el marco de un encuentro interno del PSOE con sus presidentes autonómicos en Segovia, asegura que «aquí se ha abierto una puerta. Hay un camino muy estrecho. Vamos a ver si podemos transitar por él». Esa es la valoración que se hace a puerta cerrada. Ante los medios de comunicación, Patxi López, presidente de ese Consejo Territorial del PSOE, afirma que «se ha dado un paso, pero no el paso que esperábamos». Por su parte, la mayoría de los medios de comunicación coinciden en que Batasuna se ha movido, y muchos no ocultan sus temores de que dicho movimiento pueda romper el Pacto PP-PSOE.

6-8 de diciembre - A lo largo del puente festivo ETA hace estallar doce artefactos en ocho ciudades españolas. Portavoces políticos hablan de que estas acciones llevan a Batasuna a «la muerte política» y convierten su propuesta en «papel mojado». Durante varios meses algunos partidos intentarán utilizar la propuesta de Anoeta como instrumento de desgaste de la izquierda abertzale, tratando de presentar como contradicciones lo que no es sino la evidencia de que el conflicto persiste, y persisten sus expresiones violentas. Esta práctica cambia en buena medida tras las elecciones autonómicas del 17 de abril en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

12 de diciembre - El Colectivo de Presos Políticos y el Colectivo de Exiliados hacen público su apoyo a la Anoeta.

30 de diciembre - El Parlamento de Gasteiz aprueba el proyecto de Nuevo Estatuto Político para la CAV gracias a que la izquierda abertzale divide sus votos. Tres síes «a Euskal Herria, al derecho a decidir y a la territorialidad». Tres noes a lo que podía ser una mera reforma estatutaria. Batasuna inscribe esta decisión en su apuesta por la resolución del conflicto, entendiendo que en el preámbulo del proyecto aprobado se recogen los ingredientes que pueden llevar a esa solución. En su intervención, Arnaldo Otegi lee un escrito de Josu Urrutikoetxea, parlamentario «en la clandestinidad», en el que expresa un llamamiento claro: «Preguntad al pueblo; que los ciudadanos vascos decidamos nuestro futuro. Sentémonos y consensuemos entre todos el proceso consiguiente. Sin condiciones previas, sin puntos de vista cerrados, pero también sin límites».

2005

14 de enero de 2005 - Batasuna remite una carta abierta a José Luis Rodríguez Zapatero en la que le propone que «hagamos lo que está en nuestra mano para superar el conflicto» y le recuerda que no está planteando ni un escenario independentista ni un frente nacionalista vasco, sino acordar entre nacionalistas y no nacionalistas las reglas que hagan posible un escenario democrático en el que todos los proyectos políticos tengan cabida. Zapatero se encuentra reunido en La Moncloa con Mariano Rajoy. Al término del encuentro, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, anuncia que el presidente español responderá al escrito al día siguiente en un acto en Donostia. Rajoy manifiesta que «ETA debe dejar las armas. A partir de ahí ya veremos lo que hacemos».

15 de enero - El presidente del Gobierno español afirma en Donostia, ante 1.500 alcaldes y concejales del PSOE, que «quiere escuchar» a Batasuna, pero que antes «es necesario que cese de una vez el ruido de las bombas y las pistolas». José Luis Rodríguez Zapatero asegura que «es capaz de hacer grandes esfuerzos» para la consecución de la paz y anuncia que «la esperanza en Euskadi ha empezado y el final será la paz y la convivencia entre todos».

16 de enero - ETA valora la propuesta de Anoeta como «la más sólida para la superación del conflicto» y se muestra «totalmente dispuesta» a abordar un proceso sobre sus bases. Considera que la solución vendrá «del diálogo, la negociación y el acuerdo». En Madrid, el rey de España reúne a Zapatero y Rajoy para hablar de la situación política. Se trata de un encuentro del que no hubo información oficial.

19 de enero - El presidente del Gobierno español afirma, en una entrevista en TVE, que «es tiempo de trabajar por la esperanza». Sus declaraciones llegan un día después de que ETA hiciera explotar un coche-bomba en Getxo. Las declaraciones de Zapatero contrastan con algunas palabras escuchadas tras el atentado en boca de los portavoces de algunos partidos. En las últimas fechas, por otra parte, se habían disparado las especulaciones sobre la inminencia de una tregua, que cambiaron inmediatamente de tono. Ante estos altibajos, Arnaldo Otegi pide a la ciudadanía que no se deje arrastrar por las especulaciones. Afirma que «toda la izquierda abertzale tiene absoluta voluntad de solución».

1 de febrero - El Congreso español rechaza la toma en consideración del proyecto de Nuevo Estatuto político remitido por el Parlamento de Gasteiz. Rodríguez Zapatero proclama que la soberanía reside únicamente en las Cortes españolas.

2 de febrero - Como respuesta al portazo de Madrid, Ibarretxe adelanta las elecciones autonómicas al 17 de abril. No cumple el compromiso de convocar una consulta, aunque trata de dotar a esos comicios de un carácter plebiscitario.

13 de febrero - Batasuna reclama su derecho a participar en las elecciones y anuncia que Rakel Peña, Jone Goirizelaia y Arnaldo Otegi encabezarán sus candidaturas.

26 de febrero - Un grupo de ciudadanos crea la agrupación de electores Aukera Guztiak para la defensa de los derechos políticos. En pocos días consigue más de 18.000 firmas.

2 de marzo - La Junta Electoral cierra el paso a las candidaturas de Batasuna. Otegi responde haciendo un llamamiento a votar.

5 de marzo - Partidos como Batasuna, EA, AB y Aralar, y sindicatos como ELA y LAB, firman el Acuerdo Democrático de Base para la resolución del conflicto, que señala que «toda la ciudadanía de Euskal Herria ha de ser consultada sobre su futuro mediante el proceso consensuado entre todos los agentes». El proceso cuenta con observadores internacionales y dos fedatarios: el reverendo irlandés Alec Reid y el ex secretario de Estado de Idaho de origen vasco Pete Cenarrusa.

13 de marzo de 2005 - Aukera Guztiak presenta sus candidaturas y sus compromisos electorales.

18 de marzo de 2005 - El Consejo de Ministros impugna la candidatura de Aukera Guztiak. La decisión la adoptó Rodríguez Zapatero días antes en una reunión de seis horas que mantuvo con José Blanco, Alfredo Pérez Rubalcaba y Oscar López, del PSOE, y con Patxi López y Rodolfo Ares, del PSE.

26 de marzo - El Tribunal Supremo prohíbe la participación de Aukera Guztiak en los comicios argumentando que no ha utilizado la palabra «condena» frente ETA «pese a las incitaciones políticas, sociales y mediáticas a sus candidatos para hacerlo».

27 de marzo - Aberri Eguna. Los firmantes del Acuerdo Democrático de Base, que son ya medio centenar de agentes políticos, sindicales y sociales, hacen público su compromiso de poner en marcha una Mesa para el Acuerdo que dé pasos hacia la solución del conflicto.

31 de marzo - El Tribunal Constitucional ratifica, con importantes matizaciones, la decisión del Supremo. Aukera Guztiak no puede participar en las elecciones.

1 de abril - Euskal Herrialdeetako Alderdi Komunista (EHAK) hace suyo el compromiso de Aukera Guztiak por el derecho a participar.

2 de abril - ETA anuncia en una entrevista en “Berria” que está intentando abrir un proceso de negociación con el Gobierno español. Destaca que el Acuerdo Democrático de Base será una referencia para la organización.

8 de abril - Batasuna retira sus candidaturas y pide el voto para EHAK.

9 de abril - En una entrevista en “El Correo”, Rodríguez Zapatero afirma que «la paz no tiene precio político, pero la política puede contribuir a alcanzarla». Asegura que el Gobierno «está preparado para conseguir el fin de la violencia en Euskadi» y que «si callan las armas, lo afrontaré con dos prioridades: contar con todos los partidos y no perder la oportunidad».

10 de abril - En una entrevista con GARA, Arnaldo Otegi se muestra «prudentemente optimista» con respecto al futuro y apunta que «con voluntad, la paz está esperándonos a la vuelta de la esquina».

17 de abril - EHAK, un partido desconocido dos semanas antes, da la campanada. Obtiene 150.000 votos y nueve escaños. La coalición PNV-EA pierde 140.000 votos y logra 29 representantes, cuatro menos que la legislatura anterior. El PSE, con 18 parlamentarios, se coloca como segunda fuerza en el Parlamento de Gasteiz. El PP pierde 120.000 votos y se queda en 15 parlamentarios. EB repite sus tres representantes y Aralar obtiene una parlamentaria.

20 de abril - José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se acusan mutuamente en el Congreso de los Diputados de haber «liquidado» el Pacto Antiterrorista. La concurrencia de EHAK a las elecciones y sus buenos resultados son el desencadenante de la crisis.

21 de abril - El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, preguntado sobre si hay conversaciones entre su partido y Batasuna, responde que «no hay contactos, lo único que hay es una voluntad de superar la actual situación. Esa voluntad hay que hacerla hablando y, desde luego, el PSOEno va renunciar a hablar si hablando se consigue el objetivo de alcanzar la paz. Pero es verdad que tiene que haber algún movimiento y, desde luego, ETA tiene que manifestar, decir, que abandona definitivamente las armas para que se pueda producir ese diálogo».

22 de abril - La Policía atribuye a ETA el robo de 4 toneladas de clorato sódico en Saint Benoi e informa de que esa sustancia puede ser usada para confeccionar bombas de cloratita.

3 de mayo - Ibarretxe incluye a Batasuna en su ronda de conversaciones en víspera de entrevistarse en Madrid con Rodríguez Zapatero.

5 de mayo - Patxi López anuncia que incluirá a EHAK en su ronda de entrevistas anteriores al pleno de investidura en el que presentará su candidatura a lehendakari. El encuentro tuvo lugar el día 10.

10 de mayo - Arnaldo Otegi afirma que el posible diálogo entre ETA y el Gobierno «acapara el morbo y la rumorología creciente», pero que «la importante» es la mesa de partidos.

17 de mayo - El Gobierno español presenta entre las conclusiones del Debate del Estado de la Nación una resolución en la que se afirma, entre otras cosas, que «convencidos como estamos de que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia, reafirmamos que, si se producen condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos un proceso de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular». El texto es aprobado por todos los grupos excepto el PP. El debate certifica la defunción del Pacto PP-PSOEen esta materia.

18 de mayo - Batasuna llama a trabajar por un pacto entre vascos tras el «paso positivo» del Congreso español.

26 de mayo - Arnaldo Otegi es encarcelado tras acudir a declarar a la Audiencia Nacional por el «sumario de las herriko tabernas». El juez Grande-Marlaska le acusa de integración en ETA y le impone una fianza de 400.000 euros. La Fiscalía había solicitado prisión incondicional, petición más grave que la de la acusación particular que representa a la AVT. Batasuna responsabiliza a Zapatero del encarcelamiento de quien define como «la persona más referencial y el interlocutor máximo» de la formación. Otegi salió en libertad tras el pago de la fianza.

4 de junio - La ilegalizada Batasuna reúne a 26.000 personas en las calles de Bilbo en defensa de la propuesta «Orain herria, orain bakea». En el acto está muy presente la memoria de Jon Idigoras, fallecido la víspera. Entre tanto, en las calles de Madrid decenas de miles de personas secundan la manifestación convocada por la AVT, con el apoyo total del PP, en contra de la «política antiterrorista» del Gobierno de Zapatero y en contra de cualquier negociación con ETA.

8 de junio - Rodríguez Zapatero insiste en el Senado en que «si existe una oportunidad para llegar a la paz, este Gobierno dialogará» y responde al PP que «el mejor tributo a las víctimas es lograr el fin del terrorismo».

18 de junio - ETA anuncia el cese de sus acciones contra «los electos de los partidos de España». Añade que ahora corresponde a las autoridades españolas y francesas «dar una respuesta positiva a la voluntad mostrada por ETA en los últimos meses». Señala la firma del Acuerdo Democrático de Base como uno de los factores que ha ayudado a variar la situación. La decisión de ETA se interpreta como un intento de generar un clima adecuado para la puesta en marcha de la mesa de partidos. Fuentes oficiosas del Gobierno español califican de «muy importante» el gesto la misma noche en la que se conoce el comunicado.

23 de junio - Ibarretxe es reelegido lehendakari gracias a dos votos de Ezker Abertzalea. Entre sus propuestas más significativas se encuentra la creación de una mesa de diálogo multipartito que encaja con la propuesta de Anoetapara lograr un acuerdo de normalización. Según destaca posteriormente Ibarretxe en una entrevista en GARA, «el acuerdo de normalización debe definir sujeto, territorio, derecho a decidir y relación pactada».

12 de julio de 2005 - El juez Fernando Grande-Marlaska admite a trámite, en contra de la opinión del fiscal, la querella de la AVT contra EHAK.

14 de agosto - La Ertzaintza carga en Donostia contra los participantes en la manifestación con el lema «Orain herria, orain bakea» que Interior de Lakua había prohibido acusando a Batasuna de «alimentar el conflicto».

26 de agosto - Se celebra con normalidad una manifestación similar en Bilbo. Batasuna propone a Zapatero que arriesgue.

7 de setiembre - Grande-Marlaska impone tres fianzas de 100.000 euros a Juan Joxe Petrikorena, Joseba Zinkunegi y Peio Gálvez, acusados de ser miembros del equipo de comunicación de EHAK, tras ligar a este partido con ETA. En días posteriores toma declaración a otros dirigentes del partido, a los que deja libres aunque mantiene su procesamiento.

8 de setiembre - Batasuna advierte que «existen poderosos agentes que no desean la solución».

12 de setiembre - El líder de LAB, Rafa Díez, y Eli Zubiaga declaran ante Grande-Marlaska, que los deja en libertad provisional. El procesamiento de Díez levanta comentarios sobre su importante papel en el proceso.

18 de setiembre - Rafa Díez declara a GARA que «la mesa de partidos no puede nacer en el vacío, tiene que tener anclajes sólidos». Añade que una comisión de reforma estatutaria haría peligrar el proceso.

21 de setiembre - Batasuna explica el momento político apuntando que «se está explorando si existe la posibilidad real de poner en marcha un proceso de superación del conflicto político y armado».

28 de setiembre - Zapatero afirma en el Senado que el «Gobierno va a dar todos los pasos necesarios para que esta vez, si ETA tiene voluntad de abandonar la violencia, podamos entrar en una etapa de consolidación de la paz».

21 de octubre - Batasuna señala que «la fase de exploración ha entrado en una etapa de concreción». Arnaldo Otegi afirma que «estamos intentando concretar las bases sólidas que permitan un acuerdo».

22 de octubre - El PNV presenta un documento sobre «pacificación y normalización» en el que fija que la propuesta que lleve a la mesa de partidos se basará en los principios del Nuevo Estatuto Político de la CAV. El escrito es muy crítico con la estrategia de la izquierda abertzale, a la que trata de desligar en todo momento de cómo se ha llegado al actual momento. El documento es aprobado por unanimidad del EBB, aunque en su gestación hubo importantes discrepancias entre el sector dominante de la dirección y el que encabeza Joseba Egibar. El PPse convierte en el único partido que descalifica sin matices el documento. PSE y Batasuna ven en él luces y sombras, aunque por motivos contrapuestos.

29 de octubre - En su informe de gestión ante el V Congreso del PSE, su secretario general, Patxi López, muestra su «convicción de que estamos en el umbral de un nuevo tiempo en Euskadi. Y no hablo por hablar». Al mismo tiempo, fija algunos criterios sobre normalización y paz. El Congreso, a instancias de la dirección, rechaza el concepto de derecho a decidir que defendían Odón Elorza, Gemma Zabaleta y Denis Itxaso, aunque se compromete a «impulsar un diálogo político entre los partidos vascos desde el rechazo a la violencia y el respeto a la legalidad política e institucional vigente, con la voluntad firme de conseguir que aquello en lo que los partidos vascos, mediante el consenso y mayorías transversales y sin ningún tipo de imposiciones, nos pongamos de acuerdo sea respetado por los poderes públicos del Estado en un escenario de lealtad y concordia dentro del espíritu pactista que históricamente ha definido la forma de relación entre Euskadi y el Estado».

31 de octubre - El cuerpo de José Angel Altzuguren, Kotto, es hallado en su celda de la cárcel de Soria, donde era el único preso político vasco encarcelado. Sufría una fuerte depresión por la que recibía tratamiento médico. El movimiento pro amnistía califica los hechos de «suicidio inducido». Cientos de personas le despiden en Bera dos días después, sin que haya intervención policial, más allá de la presencia de dotaciones de la Guardia Civil. La mayoría sindical, que incide en que «es un hecho tan dramático como esperado», llama a los trabajadores a movilizarse.

3 de noviembre - La revista “Politis” publica una entrevista con Argi Perurena, integrante de la interlocución del Colectivo de Presos Políticos Vascos, en la que explica que «estamos en el umbral de un nuevo ciclo político» e insta al Gobierno francés a reunirse con la interlocución de EPPK.

4 de noviembre - El Tribunal Supremo español, con enorme celeridad, acelera los plazos para condenar a Arnaldo Otegi a un año de cárcel por referirse en 2003 al rey español como «jefe de los torturadores». Revoca así una sentencia absolutoria del TSJPV. Se conoce además que próximamente el Supremo verá el recurso por otra condena de quince meses de cárcel a Otegi y se anuncian nuevas causas en la Audiencia Nacional.

14 de noviembre - En el primer aniversario de la propuesta de Anoeta, la mayoría de los partidos políticos vascos siguen mirando los movimientos de la izquierda abertzale, a la que exigen nuevos pasos aunque, salvo PP y UPN, reconocen que ha habido avances importantes que alimentan la esperanza. Batasuna pone el acento en los «serios riesgos» que pueden hacer peligrar esos avances y que se centran en la voluntad real de los estados francés y español, en el posible afán neoestatutario del PNV y en «las filtraciones, intoxicaciones, mentiras y guerra sicológica que se han puesto en marcha».

16 de noviembre - Como habían insistido en reclamar PSE y PP, la Ponencia Permanente de Víctimas del Parlamento de Gasteiz decide que sólo acogerá los testimonios de las víctimas de ETA y de «la violencia de persecución». Frente a la actitud del tripartito de Lakua, Ezker Abertzalea había reclamado que se incluyera a todas las víctimas del conflicto. Este mismo día, el presidente de Nafarroa, Miguel Sanz, revela que un año antes mantuvo una reunión con Rodríguez Zapatero sobre la iniciativa que éste llevó al Congreso en mayo de 2005. El líder de UPN afirma que el presidente español no le aclaró «si Nafarroa entrará en la negociación». UPN y las instituciones que gobierna han estado alineadas en todo momento con las tesis del PP en torno al conflicto político.

21 de noviembre - En la nueva sede de la Audiencia Nacional española, ubicada en la madrileña Casa de Campo, comienza el juicio del macro sumario 18/98 contra cerca de sesenta ciudadanos vascos para quienes la Fiscalía pide un total de más de mil años de cárcel. Los procesados, que durante las semanas previas han recibido un amplio apoyo social y político, se niegan a responder a las preguntas del fiscal y de las acusaciones particulares «porque éste es un juicio político».La presidenta del tribunal, Angela Murillo, intenta por todos los medios que los procesados no puedan expresar sus ideas. «La propia actitud del tribunal es un claro exponente del carácter político del juicio», indican los encausados tras su primer viaje de vuelta a Euskal Herria.

25 de noviembre - La difusión en los medios de comunicación del contenido de una carta enviada por ETA a organismos internacionales y embajadas europeas motiva a la portavoz de la Comisión Europea, Pia Arhenkilde, a declarar que la CE estaría dispuesta a mediar entre la organización armada y el Gobierno español si éste se lo solicitara expresamente. Recuerda que así ocurrió en el proceso de paz abierto en Irlanda. En el número de “Zutabe” correspondiente a noviembre, ETA explicará que ha remitido «un comunicado especial» a «decenas de agentes y medios de comunicación internacionales» cuyo objetivo es hacer un llamamiento «a todas las instituciones internacionales, y en especial a quienes tienen responsabilidades de gobierno, para que adopten las medidas que consideren necesarias en favor de una resolución negociada del conflicto».

31 de noviembre - Con la presencia de una nutrida representación de la Mesa para el Acuerdo surgida a raíz de la firma del Acuerdo Democrático de Base, la sede del Parlamento Europeo en Bruselas acoge el anuncio de la próxima creación de un grupo de parlamentarios que trabajará activamente para impulsar la puesta en marcha de un proceso de resolución en Euskal Herria. En el mismo escenario, el 24 de enero de 2006 se presenta el Friend-Ship (grupo de amigos), que engloba a once parlamentarios de diferentes ideologías y nacionalidades, que expresa su apuesta por alcanzar un acuerdo multilateral que sea refrendado por la sociedad vasca.

2 de diciembre - A instancias de la Fiscalía, el TSJN absuelve a Pilar Rubio, que había sido condenada como inductora por la muerte de Angel Berrueta, el panadero de Iruñea y miembro de Gurasoak al que mataron un agente de la Policía española el esposo de Rubioy su hijo tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

6 de diciembre - Coincidiendo con la celebración del Día de la Constitución española, ETA hace explotar cinco artefactos en carreteras de Madrid, provocando el colapso circulatorio durante horas en las inmediaciones de la capital española.

8 de diciembre - En el marco de la Feria del Libro de Durango, GARA presenta “Mañana, Euskal Herria», el libro-entrevista con Arnaldo Otegi. El propio portavoz de Batasuna participa en un debate abierto en Plateruena Kafe Antzokia. Entre otros temas, Otegi desvela en el libro que llevan ya cinco años reuniéndose con dirigentes del PSE. Este hecho provoca un sinfín de reacciones entre la clase política. Desde el PSOE se insiste en destacar que esos contactos no han sido oficiales.

17 de diciembre - La Mesa para el Acuerdo, que días antes había sido recibida por Juan José Ibarretxe en Ajuria Enea, celebra un acto solemne en Euskalduna Jauregia en el que avanza sus tareas para los próximos meses, entre ellas la constitución de una Mesa para la Resolución del Conflicto.

19 de diciembre - Nueve procesados en el «caso 18/98» sufren heridas a causa del accidente que sufrió la furgoneta en la que se desplazaban hacia Madrid. A pesar de ello, el tribunal insiste en que todos los procesados deben asistir a todas las sesiones.

21 de diciembre - Batasuna anuncia que tiene intención de cerrar su proceso Bide Eginez con un acto político en las instalaciones del BEC, en Barakaldo, el 21 de enero. Tiene programado presentar su «oferta política renovada», así como a la nueva Mesa Nacional. En la primera fase del proceso participaron 7.000 personas en cerca de 260 asambleas locales.

22 de diciembre - La Policía atribuye a ETA el robo de 1.300 kilos de polvo de aluminio en una empresa de Normandía. La Policía informa de que esa sustancia puede ser usada para fabricar amonal.

27 de diciembre - ETA asume la autoría de 21 atentados en los últimos dos meses, entre ellos cinco ataques contra juzgados, uno contra el INEM, cinco contra empresas y uno contra el aeropuerto de Santander.

29 de diciembre - Ocho años después no ocurría desde los tiempos de José Antonio Ardanza, el Gobierno de Lakua aprueba los presupuestos con el apoyo del PSE. Previamente, el PNV había asegurado su respaldo a los presupuestos del Estado, aunque ambas partes insisten en no relacionar ambas decisiones. El portavoz del PSE, Rodolfo Ares, destaca que el acuerdo presupuestario con el tripartito se enmarca «en el compromiso que hemos adquirido para abrir una nueva política».

…/…

…/…

2006

2 de enero - El presidente del EBB, Josu Jon Imaz, asegura que el PNV llevará el plan Ibarretxe a un hipotético proceso de resolución, pero que no lo hará como condición sine qua non, ya que asume que la solución «no puede ligarse a un proyecto concreto».

7 de enero - El año arranca con una gran manifestación en Bilbo en favor de los derechos de los presos. La convocatoria había sido realizada por el Foro de Ibaeta bajo el lema «Euskal presoak Euskal Herrira, dagozkien eskubideen jabe». Más de 40.000 personas secundan el llamamiento. La marcha estuvo respaldada por la mayoría de las fuerzas políticas y sindicales vascas. El PNV, que no hizo lo mismo, asume a posteriori que la repatriación de los presos políticos es ampliamente asumida por la sociedad vasca.

9 de enero - Tras el cúmulo de irregularidades surgidas durante la vista oral, las defensas del 18/98 anuncian su intención de plantarse, al tiempo que la presidenta del tribunal decide una nueva suspensión. Los letrados subrayan que se les está impidiendo el ejercicio de la defensa de los procesados, ya que se les impide acceder a las diligencias 75/89, base de la instrucción realizada por Baltasar Garzón y que, como se comprobará posteriormente, son extremadamente voluminosas. Las defensas consiguen el apoyo del Consejo Vasco de la Abogacía y del Consejo General de la Abogacía, que intervienen entrevistándose con el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar.

15 de enero - Unas 120 personas representativas de distintos sectores de la izquierda abertzale comparecen en Altsasu para manifestar que celebrarán el acto político público del BEC «porque es un derecho que nos corresponde». Ya había comenzando a especularse con la prohibición judicial.

17 de enero - El juez Fernando Grande-Marlaska dicta un auto en el que, además de prorrogar durante otros dos años la suspensión de actividades de Batasuna decretada por Garzón en 2002, ordena la prohibición del acto del BEC y el cierre de las sedes de la formación insatisfecho» y alega que «el Estado de Derecho funciona».

18 de enero - Ante la prohibición del acto del BEC, Lakua reitera que, como siempre, cumplirán lo que dice la ley. Al día siguiente, Batasuna celebra reuniones con los partidos del tripartito.

21 de enero - Numerosos agentes políticos, sindicales y sociales expresan su adhesión al acto que había sido convocado por un grupo de ciudadanos, a título personal, ante el BEC para este mismo día bajo el lema «En defensa de los derechos civiles y políticos». Confirman su presencia en el acto político Batasuna, EA, Aralar, Zutik, ANV, AB y Batzarre, así como LAB, ELA, STEE-EILAS, ESK, EHNE y ELB, entre otros. Este mismo día, Lakua reitera que Batasuna sigue siendo interlocutor.

23 de enero - El secretario de Organización de Eusko Alkartasuna, Rafa Larreina, expresa que el acto celebrado ante el BEC abre un escenario de «prudente esperanza».

24 de enero - Batasuna, por boca de Arnaldo Otegi, valora que, tras lo acontecido ante el BEC, los sectores que apuestan por la resolución del conflicto han salido fortalecidos. Considera que en las próximas semanas «veremos cosas positivas y compromisos».

24 de enero - Juan José Ibarretxe retoma el protagonismo en la escena política anunciando que el 1 de febrero quedará constituido el Consejo Político para la Normalización, que integran él mismo y los consejeros de su Gobierno Joseba Azkarraga (EA) y Javier Madrazo (EB). Esta iniciativa había sido presentada el 22 de junio de 2005, tras su investidura como lehendakari, y se había ido demorando hasta ahora, que «parece que es el momento oportuno», en palabras de la portavoz de Lakua, Miren Azkarate. La función de este Consejo Político consistirá en «ser un agente proactivo de la normalización política, la paz y la reconciliación».

26 de enero - En una entrevista televisiva con el periodista Iñaki Gabilondo, Rodríguez Zapatero insiste en su convicción de que «en esta legislatura daremos pasos importantes» en relación al conflicto, aunque reitera que «el proceso será largo, duro y difícil». Dirigiéndose a Batasuna, dice que «para volver a la ley, hay que respetar la ley».

27 de enero - Durante una breve visita a Euskal Herria, el president de la Generalitat, Pasqual Maragall, afirma ante los medios que, tras su encuentro con Patxi López, le ha quedado claro que el PSE asume el derecho a decidir de las vascas y los vascos. Inmediatamente, el PSE rectifica a Maragall.

29 de enero - Arnaldo Otegi, en una extensa entrevista concedida a GARA, declara que «ni el objetivo ni el método elegido para Catalunya sirven para resolver el conflicto en Euskal Herria». En el PNV se escuchan distintas voces sobre la reforma del Estatut: mientras Josu Jon Imaz alaba el pacto sellado en La Moncloa entre CiU y PSOE, que pone en cuestión el texto aprobado por el Parlament, Joseba Egibar considera que no se está respetando la soberanía catalana.

2 de febrero - Ibarretxe afirma que tomará la iniciativa si no hay avances para el mes de setiembre, pero no concreta su hipotético plan.

4 de febrero - Otegi, Permach y Alvarez comparecen en la Audiencia Nacional por el acto celebrado el 14 de noviembre de 2004 en el Velódromo de Anoeta. Otegi afirma que «la historia reconocerá que Anoeta fue una propuesta válida para una paz duradera».

5 de febrero - La juez archiva la denuncia de Unai Romano asegurando que no ve indicio de tortura. Al día siguiente, en una entrevista concedida a GARA, Theo van Boven, ex relator de la ONU sobre la Tortura, advierte que «no se puede erradicar la tortura si se procesa a quien la denuncia».

8 de febrero - LAB y UGT celebran la primera reunión oficial de su hitoria. Rafa Díez la relaciona con la necesidad de normalizar la vida política.

10 de febrero - Dentro de la campaña de internacionalización de la propuesta «Orain bakea, orain herria», el mahaikide Joseba Alvarez explica en el Parlamento de México sus contenidos y la situación política en Euskal Herria.

13 de febrero - La Comisión Ejecutiva del PSE aprueba un documento sobre pacificación y normalización en el que plantea que en una futura mesa de partidos las decisiones deben tomarse por consenso y no por mayoría, y considera que es ahí donde deberán definirse cuestiones claves como el derecho a decidir o la territorialidad.

14 de febrero - Los firmantes del Acuerdo Democrático de Base remarcan que sólo PP y UPN se oponen ya a la mesa de partidos, y subrayan las aportaciones recabadas de PNV, EB, LCR o Les Verts.

17 de febrero - Se filtra la noticia de que un grupo de mujeres de toda Euskal Herria (de todos los partidos salvo de la derecha española y francesa) ultiman un escrito a favor de una solución democrática.

19 de febrero - Espectacular respuesta a la convocatoria de manifestación de la plataforma 18/98. Alrededor de 35.000 personas llenan las calles de Bilbo. Ese mismo día, se hace público un comunicado de ETA en el que afirma que «es momento de pasar de las palabras a los hechos», e insta al conjunto de los agentes vascos a asumir «compromisos firmes». Además, reivindica ocho acciones armadas realizadas entre el 5 de enero y el 14 de febrero, entre ellas la que provoca importantes destrozos en la discoteca La Nuba, en Dantzarinea. El contenido del comunicado aviva el debate político.

23 de febrero - La Mesa para el Acuerdo apela a la participación ciudadana para «crear una marea social en favor de la resolución del conflicto».

26 de febrero - ETA hace un balance muy positivo de los dos años de tregua en Catalunya. La organización armada hace hincapié en los principios de solidaridad, respeto y no injerencia. El comunicado, en formato de folleto, está dirigido especialmente a los independentistas catalanes. Destaca que el alto el fuego «ha agudizado la crisis estructural del Estado español».

27 de febrero - Esperpéntica guerra de cifras tras la manifestación de la víspera en Madrid por AVT-PP contra cualquier proceso de negociación del Estado español con ETA. El recuento de los organizadores reflejaba que había… «¡23 personas por metro cuadrado!».

28 de febrero - Aparece muerto en su celda de la cárcel de Cuenca el prisionero santurtziarra Igor Angulo. La versión oficial, que afirmaba que el preso político se había suicidado, es cuestionada desde el primer instante por familiares y allegados. Ya entrada la noche, se registran atentados con bomba de ETA contra el Instituto Social de la Marina en Mutriku y contra el Juzgado de Paz de Mungia.

2 de marzo - El Foro de Ibaeta pide a los estados español y francés que acaben con la dispersión.

3 de marzo - El preso político de Portugalete Roberto Sainz es encontrado muerto en la celda de la cárcel de Aranjuez. Murió de un infarto tras semanas avisando de que se encontraba mal. En plena conmoción de buena parte de la sociedad de Euskal Herria, se convocan actos de homenaje a Angulo y Sainz en Ezkerraldea. El Departamento de Interior de Lakua obliga a que los cuerpos de los fallecidos sean conducidos directamente al tanatorio o al cementerio. Posteriormente, la Ertzaintza carga contra la manifestación que pretendía unir Portugalete y Santurtzi. Las imágenes televisivas muestran a los agentes golpeando brutalmente a manifestantes sin que mediara ningún tipo de provocación. Lo mismo ocurre en la manifestación que en Gasteiz conmemora el 30 aniversario del 3 de Marzo.

3 de marzo - La Audiencia Nacional española ordena revisar las redenciones de 180 presos políticos vascos juzgados con el Código Penal de 1973. El tribunal especial activa y comienza a ejecutar el cambio de doctrina impulsado por el Tribunal Supremo con el caso contra Unai Parot, lo que se considera como la instauración de la «cadena perpetua de facto» desde distintos ámbitos.

4 de marzo - José María Aznar asegura que «en 1999 sólo preguntamos a ETA si estaba dispuesta a rendirse». GARA publica el acta realizada por ETA de aquella reunión, que desmiente completamente las palabras del ex presidente español.

9 de marzo - Decenas de miles de ciudadanos secundan la jornada de movilización y paros convocada por la izquierda abertzale tras las muertes de los dos presos políticos y la actuación de la Ertzaintza. A media tarde, el juez Grande-Marlaska ya ha dictado un auto en el que imputa nuevos delitos de «terrorismo» a Otegi, Díez Usabiaga, Olano, Petrikorena, Barrena y Zulueta.

17 de marzo - La Policía atribuye a ETA el robo de dos troqueladoras y miles de placas de matrícula en una localidad del departamento francés de Ain.

17 de marzo - El juez Grande-Marlaska encarcela al mahaikide Juan Joxé Petrikorena y decreta prisión bajo fianza eludible con elevadas fianzas contra Rafa Díez y Pernando Barrena. La víspera, el juez de la Audiencia Nacional española había enviado a prisión a Juan Mari Olano.

20 de marzo - ETA asume nueve acciones armadas realizadas entre el 16 de febrero y el 9 de marzo. En esta última jornada colocó cuatro artefactos en sendas carreteras de acceso a Euskal Herria; el día anterior había atentado contra la sede de Falange Española en Santoña. En el comunicado, expresa su dolor por las muertes de Angulo –militante de la organización– y Sainz; indica que «los políticos-carceleros que utilizan a los presos como rehenes políticos tienen las manos manchadas de sangre»; y destaca que las movilizaciones de los últimos días «son los más claros ejemplos de la dignidad del pueblo y de la incapacidad de los enemigos de Euskal Herria». También afirma que «repetir las amenazas contra la izquierda abertzale o alimentar la estrategia de ilegalización con nuevos ataques son caminos sin futuro. Más allá del sufrimiento que pueden causar –añade–, la izquierda abertzale no se va a derrumbar».

22 de marzo - Joseba Alvarez declaró ayer ante el juez y Arnaldo Otegi está citado para mañana.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Una oportunidad de solución nueva sobre las experiencias de Argel y Lizarra

El alto el fuego ha sido decretado por ETA sólo de forma muy puntual en sus más de 45 años de vida. Tanto en la época de las conversaciones de Argel (1989) como tras el Acuerdo de Lizarra-Garazi (1998), supuso la confirmación de una oportunidad. Esta de ahora se asienta en nuevas claves... y en las dos experiencias.

Casi ocho años han pasado desde que ETA anunciara su último alto el fuego, en aquella ocasión con carácter indefinido y que acabaría prolongándose durante cerca de catorce meses. La iniciativa, hecha pública apenas unos días después de la Declaración de Lizarra-Garazi, suponía la confirmación de una nueva opción de solución al conflicto apoyada sobre esta base: el acuerdo de mínimos entre fuerzas políticas abertzales resumible en la frase «Euskal Herria tiene la palabra y la decisión» y la necesidad de que los estados español y francés la respetasen.

Aquella declaración entroncaba directamente con la Alternativa Democrática («dar la voz al pueblo») presentada por ETA en 1995 y que venía a fijar los pilares de una nueva etapa en la que la centralidad se le otorga a la cuestión del derecho a decidir de los vascos.

El proceso de 1998 tenía, en consecuencia, unas características muy diferentes a las del anterior jalón en el intento de lograr la superación del conflicto armado: las conversaciones de Argel de 1989. En aquella ocasión, representantes del Estado español y de ETA se sentaron durante dos meses en una misma mesa para tratar de abrir una negociación en sentido clásico sobre diversas cuestiones. La tregua se mantuvo vigente durante tres meses.

Dos procesos, dos jalones

Ninguno de los dos procesos referidos llegó al destino de seado, pero ambos han dejado su impronta de modo que la opción actual se puede entender como asentada sobre las enseñanzas de ambos momentos. Argel derrumbó el argumento establecido oficialmente de que gobiernos «democráticos» no dialogaban con organizaciones armadas de igual a igual. Arnaldo Otegi lo explica así en el libro-entrevista «Mañana, Euskal Herria» (GARA, 2005):«Frente a las lecturas derrotistas de quienes ven en aquel proceso un fracaso absoluto, hay que tener en cuenta que se consigue que el Estado español se siente con una organización armada en un país neutral para hablar de política. Esa es la gran conquista de Argel. El Estado español reconoce la interlocución de ETA y la legitima como agente político».

Este mismo camino hasta los interlocutores de la organización armada vasca ya fue recorrido incluso por el Gobierno de Aznar en 1999. Y el actual Ejecutivo de Rodríguez Zapatero preparó el terreno con la resolución del Congreso en la que se expresa el compromiso de dialogar también en un escenario que queda abierto tras la declaración hecha ahora por ETA.

En el caso de Lizarra, mucho más cercano en el tiempo, su influencia sobre el debate político actual es incuestionable y total. La reivindicación de los derechos de Euskal Herria está presente desde entonces en todos los discursos e iniciativas, incluido el preámbulo del intento de reforma estatutaria del Gobierno de Lakua. El derecho a decidir fue reivindicado en el Congreso por Juan José Ibarretxe ante José Luis Rodríguez Zapatero el 1 de febrero de 2005 en un debate sin precedentes en casi 70 años. Y hoy día son muy escasas las formaciones políticas y los agentes de todo tipo que niegan que a los vascos, en consecuencia con su condición de pueblo, les corresponda el derecho a decidir sobre sus asuntos.

Estas lecciones fueron recogidas por Batasuna en la propuesta de Anoeta, que abre una nueva opción de la que se hace eco ETA con esta declaración de alto el fuego. «Orain herria, orain bakea» plantea tanto la necesidad de una mesa de negociación ETA-Gobierno como la conformación de una mesa de diálogo político multilateral en la que se aborde y determine el modo en que ese derecho a decidir de los vascos se lleva a la práctica.

La oportunidad de 2006, por tanto, resulta difícilmente entendible sin repasar las de 1989 y 1998, comenzando por esta última, la más reciente.

Las cinco reuniones de 1989

Tras ensayar durante los años 80 todo tipo de iniciativas contra la disidencia vasca, desde los GAL hasta la dispersión carcelaria, el Estado vio la necesidad de sentarse en una mesa con ETA, que también en esta década había llevado la intensidad y frecuencia de sus acciones al máximo extremo de su historia. Tras algunos contactos desde 1986, iniciados por Txomin Iturbe antes de su fallecimiento, las conversaciones fueron confirmadas por el entonces portavoz del Gobierno español, Javier Solana, en agosto de 1987 y prosiguieron en 1988. No fue hasta 1989 cuando se conformó una mesa de diálogo oficial, facilitada por ETA con un alto el fuego de quince días promulgado el 8 de enero.

La llamada Mesa de Conversaciones tuvo su primera reunión el 25, dos días después de que ETA y el Gobierno de Felipe González acordaran una tregua «bilateral» de sesenta días. Hubo reuniones también los días 14 y 20 de febrero, y 14 y 22 de marzo.

ETA llevó a aquella mesa la Alternativa KAS que había tomado cuerpo en los años 70 y quedó reformulada en cinco puntos en el año 1978. Las demandas que el Estado español debería reconocer eran amnistía total, legalización de todos los partidos, expulsión de Euskal Herria de las FOP, adopción de mejoras en las condiciones de vida y laborales de los trabajadores, y reconocimiento de la soberanía nacional, incluido el derecho a crear un Estado propio. Esta tabla reivindicativa fue esgrimida por ETA desde los años 70 como la condición para el cese de sus acciones, y en los meses previos a Argel se convirtió en epicentro del debate político. Como detalle y ejemplo quedan declaraciones como las del actual presidente navarro y entonces número dos de UPN, Miguel Sanz, admitiendo como «modulables» algunos de los puntos de KAS.

En aquella mesa se habló de política. Por un lado, se sentaron Eugenio Etxebeste «Antxon», Belén González e Iñaki Arakama, los dos últimos presos hoy día;y, por otro, Rafael Vera y Juan Manuel Eguiagaray, enviados del Gobierno González. El escalón hacia la negociación no llegó a subirse, aunque tras la quinta y última reunión se anunció que así sería y se aceptaron nuevos interlocutores. Después de que expirara el plazo de tres meses de tregua sin nuevos movimientos del Gobierno y que ETA constatara que la parte española sólo trataba de ganar tiempo, declaró el 4 de abril que todos sus frentes armados quedaban reabiertos. Comenzaba otro largo periodo de hostilidades abiertas y ningún proceso serio de diálogo entre ambas partes, ejemplificado en los nuevos atentados de ETA o en la inmediata expulsión a Santo Domingo de sus interlocutores en Argel.

El tiempo confirmaría que el Gobierno español acudió con escaso convencimiento y voluntad a aquella mesa. Por ejemplo, confirmando que su enviado Rafael Vera tuvo responsabilidades en la guerra sucia de los GAL. Antes Madrid y París ya habían dado indicios poco fiables; por ejemplo, apenas tres días después del primer alto el fuego del 8 de enero fue detenido Josu Urrutikoetxea.

En una entrevista concedida a ‘‘Egin’’ un año después, la interlocución de ETA recalcaba que la ruptura de este proceso se debió «no a un problema semántico, sino de voluntad política». Recordaba que el Gobierno se negó a asumir cuestiones aceptadas por Vera y Eguiagaray «hasta tres veces» en esa mesa, como la expresión de la necesidad de una «solución política negociada». El Ejecutivo González no quiso... o no pudo.

En Euskal Herria también hubo actitudes que resultaron sospechosas. Apenas un año antes se había creado el Pacto de Ajuria Enea contra la izquierda abertzale. Y el 18 de marzo del 89, con el impulso del entonces lehendakari, José Antonio Ardanza, se realizó en Bilbo una manifestación destinada a intentar presionar a ETA, y en la que participó incluso Eguigaray, llegado de Argel. Significativo fue también el tirón de orejas propinado por Ardanza a los obispos de Donostia, Bilbo y Gasteiz, que habían publicado una pastoral titulada «Avanzar en el diálogo a favor de la paz» apenas dos días antes de la manifestación. Para Ardanza, el texto no era suficientemente duro con la organización.

Desde aquel episodio, la disposición del PNV a facilitar un proceso de solución basado en conversaciones ETA-Gobierno ha estado en cuestión. E incluso el portavoz jeltzale, Iñigo Urkullu, se ha hecho eco de esta desconfianza en unas declaraciones recientes.

El alto el fuego más largo

Tuvo que pasar casi una década para que se intuyera una nueva opción de resolución al conflicto armado. Si el proceso de conversaciones de Argel tuvo un largo proceso de maduración, la Declaración de Lizarra-Garazi cuajó casi en secreto, de modo que su firma el 12 de septiembre de 1998 provocó una intensa emoción. Apenas cuatro días después, ETA anunciaba en un comunicado la suspensión de sus acciones armadas de forma indefinida. Finalmente, fueron más de catorce meses en los que se sentaron bases importantes para un nuevo país y en los que el Gobierno español, esta vez de un color distinto, volvió a sentarse con ETA.

En un contexto en el que apenas un año antes se había producido la muerte de Miguel Angel Blanco, uno de los atentados que mayor conmoción social ha producido en la historia de esta organización, y en que el Estado se había lanzado a una ofensiva contra los pilares de la construcción nacional, cerrando periódicos y alcanzando a todo tipo de organizaciones, la presentación del acuerdo de Lizarra supuso un aldabonazo. Los criterios centrales suponían un importante cambio. A los estados se les restringía el campo de acción, al fijarse que su intervención debería limitarse a respetar la palabra y la decisión de Euskal Herria. Y sobre este concepto se edificaba una alianza entre partidos, sindicatos y organizaciones abertzales que adoptaban notables compromisos en terrenos como el de la institucionalización.

Fruto de ellos fue la primera institución nacional vasca de la era moderna, Udalbiltza. También las celebraciones unitarias del Aberri Eguna, el acuerdo parlamentario suscrito entre PNV, EA y la izquierda abertzale en Gasteiz, la unidad de acción por los derechos de los presos (Batera) o la lograda en torno a la demanda de un Departamento Vasco en Lapurdi, Nafarroa Beherea o Zuberoa. Iniciativas que pusieron en marcha a Euskal Herria, con el alto el fuego de ETA como acicate añadido.

Esos quince meses resultaron decisivos para apuntalar el concepto de que Euskal Herria es una nación a la que le corresponden unos derechos colectivos que deben ser respetados por los estados español y francés. Sin embargo, tras los primeros avances, la marcha de este tren puesto sobre los raíles se fue ralentizando. Posteriormente, cuando el proceso iba ya entrando en fase de crisis, se harían públicos los acuerdos secretos suscritos por ETA con PNV y EA en agosto, un mes antes de la Declaración de Lizarra, ratificada luego en Garazi.

En ellos, la organización armada se comprometía a abrir un alto el fuego, y los partidos manifestaban su disposición a impulsar una superación efectiva de la división institucional de Euskal Herria y del sometimiento a los estados. Uno de los puntos detallaba el compromiso de PNV y EA de no alcanzar pactos con partidos como PSOE y PP. Todos estos documentos serían hechos públicos por ETA en mayo de 2000, casi medio año después del final de la suspensión de acciones armadas, con el objetivo declarado de hacer partícipe a la ciudadanía vasca de lo que había ocurrido entre bambalinas.

Como en Argel, el parón experimentado y la percepción de que existía un incumplimiento de los acuerdos desde la otra parte hizo que ETA tomara la decisión de romper el alto el fuego. En enero de 2000 acababa en Madrid con la vida de un teniente del Ejército español, Pedro Antonio Blanco, y la división entre las formaciones abertzales se agudizaba de nuevo. Los siguientes meses volvieron a resultar muy cruentos, con múltiples atentados y una ofensiva creciente por parte del Estado español, incluyendo prácticas nuevas como la ilegalización de Batasuna.

En realidad, ni éste ni el francés habían detenido su agresión durante el periodo de vigencia de Lizarra. Como dato revelador quedó esta vez la detención de Belén González, interlocutora de ETA, poco después de la reunión mantenida por enviados de José María Aznar y representantes de la organización en un lugar no precisado, probablemente Zurich. En estos meses siguieron adelante también los sumarios del juez Garzón y apenas hubo modificaciones en la política carcelaria, más allá del traslado a la Península de los presos políticos vascos encerrados en las islas.

En este periodo, como queda dicho, el Gobierno español volvió a entrevistarse con ETA, aunque fuera sólo una vez, y a hablar de política con ella según queda en evidencia en el acta de la sesión elaborado y difundido por esta organización. En vez de Vera y Eguiagaray, en la mesa estuvieron Ricardo Martí Fluxá, Francisco Javier Zarzalejos y Pedro Arriola. Anteriormente, el máximo mandatario del Gobierno del PP, José María Aznar, no sólo había autorizado públicamente estos contactos, sino que se había referido a la izquierda abertzale como «Movimiento de Liberación Nacional Vasco». Recientemente, en la Convención celebrada por el PP en Madrid, ha tratado de justificar esta posición aseverando que «sólo fuimos allí para ver si ETA se rendía», una afirmación plenamente contradictoria con las lanzadas en la mesa por Martí Fluxá, Zarzalejos y Arriola.

El Gobierno español intentó en este contacto consolidar el escenario de alto el fuego de ETA, pese a que lo había recibido con el calificativo de «trampa», aunque en todo momento sus interlocutores se presentaron como plenamente conscientes de que el diseño de Lizarra les dejaba fuera de juego. Quizás por ello el Ejecutivo Aznar pareció acoger el fin del proceso incluso con cierto alivio.

Los temores no sólo eran patrimonio estatal. En el seno del PNV se volvió a vivir con intensa preocupación el efecto de impulso que aquella tregua generaba para la izquierda abertzale, plenamente evidente en los catorce parlamentarios logrados por EH en Gasteiz en octubre de 1998. La influencia que pudo tener este miedo en la paralización paulatina de los avances pactados en Lizarra es una cuestión a discutir.

Conclusión

Con estos precedentes semifallidos, la decisión de ETA de abrir un nuevo alto el fuego contribuye a potenciar la oportunidad actual y a situarla al nivel de las de Argel y Lizarra. El dibujo de Anoeta parece refundir, además, las dos experiencias, recogiendo sus logros y tratando de superar los escollos que impidieron que cuajaran en su día. El camino quizás aparezca más despejado que nunca. A partir de hoy se podrá ver.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.