El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Así cuenta en entorno etarra la 'tregua'

Por Narrador - 29 de Marzo, 2006, 22:42, Categoría: - Tregua Etarra

Nadie piense que desde Sin Pancarta Street Journal y sus distintos suplementos damos cobertura y difusión a los mensajes de la banda criminal y su entorno. Ahora bien siempre hemos defendido que la información y el conocimiento son fundamentales a la hora de analizar y formar opinión sobre un determinado acontecimiento. Los textos de GARA sobre el denominado ‘alto el fuego permanente’ representan el punto de vista de una de las partes implicadas en esta cuestión. Aunque en ocasiones podamos sentir nauseas, indignación y otros calificativos que se imaginan su conocimiento es absolutamente necesario si se quiere conocer la situación y formar opinión como hemos señalado antes. Estas razones expuestas son las que nos llevan a reproducir sus textos. Obvio es decir que tal reproducción se hace desde el más profundo desacuerdo, cuando no desprecio.

ETA declara un alto el fuego permanente para impulsar un proceso democrático

La suspensión de las acciones armadas se hará efectiva a partir de mañana

La Declaración remitida por ETA a GARA complementa el mensaje en el que adelantaba su decisión de declarar un alto el fuego permanente y remarca ideas claves con matices y compromisos reforzados.

En esta declaración, redactada en euskara, español y francés, ETA concreta la hora de arranque del alto el fuego, las 00:00 del 24 de marzo; reafirma el objetivo de la iniciativa, «impulsar un proceso democrático para que, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, el Pueblo vasco pueda realizar el cambio político que necesita»; aboga por superar el actual marco de negación, partición e imposición» para construir «un marco democrático para Euskal Herria»; ETA considera que corresponde a todos los agentes vascos desarrollar ese proceso y adoptar los acuerdos relativos al futuro de Euskal Herria «teniendo en cuenta su pluralidad y totalidad»; subraya que el respeto al resultado del debate democrático debe ser «sin injerencias», y se reafirma en que es tiempo de compromisos; emplaza a los estados español y francés a que muestren su voluntad de dar una salida negociada al conflicto y, en último término, reafirma «el compromiso de seguir dando pasos en el futuro acordes a esa voluntad y –añade– de seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria».

  

Declaración de Euskadi Ta Askatasuna a Euskal Herria

ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta Declaración dar a conocer la siguiente decisión:

Euskadi Ta Askatasuna ha decidido declarar un alto el fuego permanente a partir de las 00:00 horas del 24 de marzo de 2006.

Reflexión de ETA

El objetivo de esta decisión es impulsar un proceso democrático en Euskal Herria para que mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, el Pueblo Vasco pueda realizar el cambio político que necesita.

Superando el actual marco de negación, partición e imposición hay que construir un marco democrático para Euskal Herria, reconociendo los derechos que como pueblo le corresponden y asegurando de cara al futuro la posibilidad de desarrollo de todas las opciones políticas.

Al final de ese proceso los ciudadanos y ciudadanas vascas deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro, dando así una solución democrática al conflicto.

ETA considera que corresponde a todos los agentes vascos desarrollar ese proceso y adoptar los acuerdos correspondientes al futuro de Euskal Herria, teniendo en cuenta su pluralidad y totalidad.

Los Estados español y francés deben reconocer los resultados de dicho proceso democrático, sin ningún tipo de injerencias ni limitaciones. La decisión que los ciudadanos y ciudadanas vascas adoptemos sobre nuestro futuro deberá ser respetada.

Llamamiento de ETA

Hacemos un llamamiento a todos los agentes para que actúen con responsabilidad y sean consecuentes ante el paso dado por ETA.

Es tiempo de compromisos. Todos debemos asumir responsabilidades, para construir entre todos la solución democrática que el Pueblo vasco necesita. Es el momento de tomar decisiones de calado, pasando de las palabras a los hechos.

ETA hace un llamamiento a las autoridades de España y Francia para que respondan de manera positiva a esta nueva situación y para que no pongan obstáculos al proceso democrático, dejando de lado la represión y mostrando la voluntad de dar una salida negociada al conflicto.

Finalmente, hacemos un llamamiento a los ciudadanos y ciudadanas vascas en general y a los militantes de la Izquierda Abertzale en particular, para que se impliquen en este proceso y luchen por los derechos que como Pueblo nos corresponden.

Compromiso de ETA

ETA muestra su deseo y voluntad de que el proceso abierto llegue hasta el final, y así conseguir una verdadera situación democrática para Euskal Herria, superando el conflicto de largos años y construyendo una paz basada en la justicia. Nos reafirmamos en el compromiso de seguir dando pasos en el futuro acordes a esa voluntad y de seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria.

La superación del conflicto, aquí y ahora, es posible. Ese es el deseo y la voluntad de ETA.

En Euskal Herria, marzo de 2006

Euskadi Ta Askatasuna

E.T.A.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Batasuna saluda la «aportación» de ETA y señala que «el pueblo vasco es el auténtico destinatario»

Ante un inusitado abanico de medios de comunicación, la formación independentista calificó de «decisión y aportación de enorme importancia política» la declaración del alto el fuego permanente que la organización armada Euskadi Ta Askatasuna comunicó en el día de ayer. Batasuna, quien subrayó la lucha que miles de vascos han desarrollado en pos del reconocimiento de los derechos de Euskal Herria, conminó a los Estados español y francés a que aporten a un escenario de soluciones democráticas para Euskal Herria, para lo que exigió que desactiven los mecanismos represivos.

DONOSTIA - Aunque las últimas actuaciones contra la izquierda abertzale también han generado gran expectación entre los medios ante las comparecencias de la formación independentista, la asistencia de periodistas a la valoración «de urgencia» que realizó Batasuna sobre la declaración del alto el fuego permanente de ETA constató de nuevo la centralidad de esta formación política. «Estamos ante una decisión y una aportación de enorme importancia política. Una decisión, a nuestro entender, valiente y comprometida».

Así saludó la Mesa Nacional de Batasuna la iniciativa de ETA. Tras remarcar que se trata de una decisión unilateral, la describió como «una aportación para construir un escenario de soluciones políticas y para poner en marcha un proceso democrático en el conjunto de Euskal Herria».

En la comparecencia de prensa, en la que se dio lectura a la «reflexión de urgencia» de la Mesa Nacional de Batasuna en las tres lenguas habladas en el país y en la que participaron los mahaikides Pernando Barrena, Marije Fullaondo, Xabi Larralde y Ainara Armendariz, la formación independentista hizo hincapié en la relevancia de «la lucha que miles de personas de Euskal Herria» han desarrollado para, a juicio de Batasuna, llegar al momento actual.

Desactivar la represión

«Llegamos a este momento político, a esta gran oportunidad política, porque miles de personas de Euskal Herria han persistido en su lucha y compromiso por nuestros derechos como pueblo, por el reconocimiento, en definitiva, de los derechos que asisten a Euskal Herria como nación», apostilló Barrena antes que nada.

Si Batasuna saludó la determinación adoptada por la organización armada vasca en clave de «aportación», la formación independentista conminó acto seguido a los gobiernos español y francés para que «abran una nueva etapa política».

«El Gobierno del PSOE y el Gobierno de UMP tienen la oportunidad de poder aportar a un escenario de soluciones democráticas, y como consecuencia deben desactivar todas las medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política». Batasuna señaló que son los gobiernos español y francés quienes deben hacer ahora su aportación al desarrollo de un proceso democrático, «a la puesta en marcha de un proceso de diálogo y negociación política bajo la referencia clave de respeto a la palabra de la ciudadanía vasca».

En el camino de la conformación de un proceso democrático, Batasuna definió como «de gran importancia» que los partidos políticos, sindicatos y agentes sociales del país «asuman su responsabilidad para crear las condiciones y los impulsos para un proceso democrático en Euskal Herria».

La movilización, fundamental

Al hilo de la posible apertura de un proceso de diálogo y negociación política, Batasuna señaló que «la constitución con anclajes sólidos de la Mesa para la Resolución, sin exclusión territorial o ideológica alguna, es la referencia ineludible para el conjunto de agentes políticos del país».

«Queremos subrayar que el pueblo vasco es el auténtico destinatario de esta iniciativa, y es la sociedad vasca la que debe liderar un proceso de negociación que defina un acuerdo sobre la territorialidad y el derecho de autodeterminación», claves a juicio de Batasuna para la superación en parámetros democráticos del conflicto.

Y de cara a este objetivo, Batasuna subrayó la necesidad de la movilización social. Enumeró las citas de este sábado en Iruñea y la del 1 de abril en Bilbo, para enunciar que «es fundamental que la sociedad vasca salga a la calle» para exigir el arranque de un proceso de soluciones.

Como complemento a todo ello, Batasuna afirmó que «la importancia del momento político nos sitúa a todos y a todas directamente ante nuestras propias responsabilidades» y constató que la formación independentista reitera su compromiso con Euskal Herria y con «la búsqueda de un escenario democrático basado en el respeto a la voluntad mayoritaria del pueblo vasco».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Landa subraya la «necesaria implicación» de la UE

BRUSELAS - Minutos antes de que en Euskal Herria se diera cuenta de la determinación adoptada por la organización ETA de decretar un alto el fuego permanente, y en una rueda de prensa organizado semanas antes, los representantes de Batasuna Karmelo Landa y Gorka Elejabarrieta comparecían en Bruselas, junto a la europarlamentaria del Sinn Féin Bairbre de Brun, con el objetivo de trasladar sus impresiones a la comunidad europea sobre el proceso de resolución del conflicto de Euskal Herria.

La formación independentista señaló, de la mano de Karmelo Landa, que «estamos en un momento adecuado para un proceso de paz en Euskal Herria. Como hizo el Sinn Féin, Batasuna y la izquierda abertzale se han comprometido es este proceso para la paz y la resolución democrática del conflicto».

«Oportunidad real»

Landa apuntó a que esa «oportunidad real» de superación del conflicto vendrá de la mano del «diálogo y el acuerdo», en los dos niveles de conversaciones que la formación propuso en el acto de Anoeta, y cuya exposición realizó en la comparecencia realizada en Bruselas.

Por su parte, Gorka Elejabarrieta apuntó la necesidad de la implicación de la comunidad europea para superar el conflicto de Euskal Herria. «Batasuna considera que la implicación de la comunidad internacional y en especial de la Unión Europea en la búsqueda de una solución democrática al conflicto es un factor importante para el desarrollo del proceso en Euskal Herria», señaló.

Elejabarrieta concluyó asegurando que «es una buena oportunidad para la UE de cara a demostrar a la comunidad internacional y a los estados miembros que es capaz de contribuir a la solución política de conflictos en el seno de Europa».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Un triangulo y una mesa

La búsqueda de la normalización democrática de Euskal Herria debe asentarse, según la mayoría de los análisis, en un triángulo. En un vértice se encuentra el PSOE, en el otro el PNV y en el tercero se suele situar a Batasuna, pero ella misma amplía su espacio de protagonismo a todos los firmantes del Acuerdo Democrático de Bases.

Al menos como principio teórico, está mayoritariamente admitido que la búsqueda de la normalización democrática debe contar con el acuerdo de aquellos que en 1979 rechazaron el marco autonómico que, con el tiempo, se ha demostrado incapaz de resolver el conflicto entre Euskal Herria y los estados; con el del grupo mayoritario del nacionalismo vasco institucional que sí aceptó ese marco; y con al menos una formación de ámbito estatal, que en este caso sería el PSOE que se encuentra en el Gobierno español, puesto que el PP no tiene, hoy por hoy, más objetivo que sabotear cualquier proceso de solución, tanto por la influencia electoral que éste podría tener como por los cambios estructurales que puede producir.

El gobierno español

El objetivo central del Gobierno español de cualquier gobierno españoles lograr un alto el fuego definitivo de ETA y pretender venderlo como una rendición de la organización armada sin ningún tipo de contra- partida política. Sin embargo, cualquier análisis serio de la trayectoria de ETA y del conjunto de la izquierda abertzale deja a las claras que nunca se ha producido un alto el fuego ni por intereses particulares o sectarios, ni sin que exista algún tipo de garantías sólidas de que se va a afrontar la raíz del conflicto.

La cuestión, ahora, es ver qué está dispuesto a poner el PSOE en la mesa de partidos que debe abordar la normalización democrática, eso que en la propuesta de Anoeta se definía como la hoja de ruta acordada que dibuje, «partiendo de nuestra actual realidad, el tránsito político hacia un nuevo escenario en el que el pueblo vasco pueda, en condiciones democráticas, decidir cualquier estatus político o institucional para nuestro pueblo».

Lo visto en el caso de la reforma del Estatut catalán evidencia los muchos límites que el PSOE tiene para abordar esta cuestión. La intención de este partido y del Gobierno español pasaría por plantear en la mesa alguna fórmula para consensuar un marco que compatibilice el derecho a decidir con la legalidad actual más o menos reformada. Un acuerdo que dé cierta estabilidad al Estado para un par de décadas. El documento “Euskadi 2006, hacia la libertad y la convivencia”, aprobado el 13 de febrero por la dirección del PSE, aunque no enseña todas las cartas, permite atisbar esta posibilidad.

En manos de las fuerzas vascas que quieran ir más allá está activar los mecanismos de presión social y política para conseguir desbordar los planes iniciales diseñados en en el Palacio de La Moncloa y hacer imposible un acuerdo por debajo de los mínimos que hoy admite sin dificultades una mayoría social en Euskal Herria.

El PNV y sus temores

El inicio de este proceso le pilla al PNV en una estrategia interna de arriar las velas soberanistas que desplegó en 1998 y que a la dirección que domina Josu Jon Imaz le parecen excesivamente audaces. Según el documento del EBB hecho público en octubre de 2005, su horizonte podría situarse en lograr la aceptación formal del derecho de la ciudadanía vasca a decidir su futuro, combinado con un mantenimiento de los actuales ámbitos institucionales pero con mayores competencias, lo que incluiría cierta presencia en la Unión Europea y fórmulas para estrechar lazos entre Nafarroa, la CAV y una inexistente entidad de Ipar Euskal Herria. En sectores abertzales se sospecha que el PNV podría intentar un acuerdo con el PSOE como el de CiU en el caso catalán, aunque eso tendría el coste de que no solucionaría el conflicto.

El PNV tiene el temor de que cualquier superación del actual marco político sea entendida por la sociedad, o al menos por los sectores abertzales, como una victoria de la izquierda abertzale en general y de ETA en particular. Los jeltzales son conscientes de que un proceso de estas características puede darle réditos electorales tanto a la izquierda abertzale como al PSOE. Esto lo tienen asumido, como avanzó el propio Imaz en la Asamblea Nacional del pasado 25 de febrero. Lo que no pueden asumir es que los cambios que se hagan se interpreten «dando a entender que el proceso estatutario ha sido ilegítimo», lo que supondría tener que admitir que su estrategia ha sido un fracaso.

Aunque es de justicia reconocer que el Estatuto de la CAV y el Amejoramiento de Nafarroa han posibilitado instrumentos de mejora de la gestión aun-que el PNV y UPN no siempre los han utilizado en beneficio de la mayoría, no es menos cierto que estos mismos instrumentos se podrían haber tenido con un marco más avanzado que hubiera reconocido hace 25 años el derecho a decidir y que no hubiera ahondado en la partición de Euskal Herria. Lo que también es indudable es que el marco estatutario no ha servido para resolver el conflicto.

La mayor preocupación del PNV ahora será la de presentar el proceso que en estos momentos se abre no como fruto de la lucha de la izquierda abertzale y de ETA, sino como consecuencia de su «derrota». Esto aparece reflejado en sus documentos, cuando plantean «como exigencia democrática que el diálogo resolutivo para el final del proceso no sea consecuencia de la violencia, sino de su cese», una disquisición casi metafísica pero de enorme trascendencia política si lo que se tiene en mente como le pasa al PNV no es que se abre un inmenso campo de posibilidades para el país, sino que las mejoras pueden «ser adjudicadas a la cuenta de resultados de ETA».

El vértice del Acuerdo

En el tercer vértice del triángulo se ha colocado tradicionalmente a Batasuna. Sin embargo, desde esta formación se viene declarando desde hace algún tiempo que ese espacio lo considera compartido con quienes suscribieron el Acuerdo Democrático de Base y que los pasos que se den habrán de darse de común acuerdo.

El Acuerdo Democrático de Base, suscrito en marzo de 2005 por medio de centenar de organizaciones políticas, sindicales y sociales, entre las que se hallan los partidos Batasuna, EA, Aralar, AB, Zutik y ANV y los sindicatos ELA, LAB, STEE, ESK, EHNE e Hiru, y que se fundamenta en el principio de que «toda la ciudadanía de Euskal Herria ha de ser consultada sobre su futuro mediante el procedimiento consensuado entre los agentes».

El objetivo de este polo radica en abrir para el conjunto del país un escenario en el que todas las opciones puedan ser defendidas en igualdad de condiciones y posibilidades de consecución si son mayoritaria y democráticamente refrendadas por la ciudadanía. Una vez llegados a este estadio, cada partido defendería su propia propuesta de futuro y sería la capacidad de convencer a la ciudadanía, y no los límites exteriores impuestos, los que determinarían la viabilidad de un proyecto político para el futuro de Euskal Herria.

Estos tres vértices habrán de encontrarse ahora en una mesa de negociación política, cuyas bases han estado trabajándose en los últimos meses pero de la que poco o nada se sabe. Es posible que incluso sea necesario inventar un nuevo lenguaje para que las viejas palabras no se conviertan en tabúes y no supongan un lastre para avanzar.

De lo que no cabe duda es que el nuevo tiempo en el que acabamos de entrar no se puede fiar todo a las élites políticas. Es preciso que la ciudadanía siga de cerca todo el proceso y tome la palabra cuando lo considere oportuno. Esta es, sin duda, una de las grandes enseñanzas que Euskal Herria puede obtener de lo ocurrido con el Estatut de Catalunya.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

GARA sacó una edición especial dos horas después

Ante la importancia para los ciudadanos de Euskal Herria del anuncio realizado ayer por ETA, GARA realizó un esfuerzo informativo excepcional. El ejemplo más destacado fue la edición especial después que este diario hizo llegar a los kioskos apenas dos horas de que se produjera la noticia.

IRUÑEA - Nada más conocer el contenido del comunicado de ETA en el que anunciaba su alto el fuego, GARA, ante la trascendencia de la noticia, realizó un excepcional esfuerzo informativo para dar a conocer a sus lectores el contenido y la trascendencia de esta declaración.

Así, apenas dos horas después de que se diera a conocer el comunicado de ETA a través de la página web www.euskalherria.com también fue difundido por las ediciones digitales de “Berria” y EiTB ya se encontraba en los kioskos una edición especial de GARA de 16 páginas en la que se incluía el documento de ETA, antecedentes históricos, una cronología de hechos desde la propuesta de Anoeta y análisis.

La edición especial se distribuyó en todos los herrialdes de Euskal Herria, y a pesar de que la tirada fue numerosa se agotó en varios puntos.

La expectación por esta edición especial de GARA fue enorme. Así, en el emblemático Kiosko de la Rosi de Donostia se encontraban varios fotógrafos de diferentes medios de comunicación para captar la imagen de la llegada de los ejemplares.

Expectación

La expectación por conocer detalles sobre la noticia del día también pudo medirse en las múltiples llamadas que se recibieron en las redacciones de GARA por parte de ciudadanos de fuera de Euskal Herria, especialmente desde Catalunya.

Para sacar adelante esta edición especial, la redacción de GARA tuvo que realizar un esfuerzo importante. A esta labor se le añadió el trabajo de los compañeros de rotativa y distribución.

Cuando los ejemplares que se habían distribuido en los kioskos se agotaron, se procedió a repartirlos manualmente en varios puntos de ciudades vascas. Por ejemplo, los números que se llevaron a las bocas de metro de Bilbo se agotaron en apenas una hora.

También tuvieron una gran acogida los ejemplares que se distribuyeron manualmente en los accesos a los campos de fútbol en los que ayer había jornada de liga: Mendizorrotza de Gasteiz, San Mamés de Bilbo y El Sadar de Iruñea, a donde acudieron aficionados guipuzcoanos a presenciar el derbi entre Osasuna y Real Sociedad.

La dirección de GARA se mostró muy satisfecha por la acogida que tuvo ayer la edición especial de este diario, que superó, con creces, las expectativas iniciales cuando se tomó la decisión.

Colaboración ciudadana

Para poder realizar esta tarea, GARA contó con la desinteresada ayuda de numerosos ciudadanos que contribuyeron a distribuir los ejemplares en dis- tintos puntos de Euskal Herria.

Asimismo, en la página web de GARA se incluyó una versión de esta edición especial en formato «PDF» para que se la pudieran descargar tanto los ciudadanos vascos que no pudieron hacerse con un ejemplar en papel en los kioskos como aquellos lectores que se encontraban ayer fuera de Euskal Herria.

Precisamente, la edición digital del diario GARA fue una referencia a lo largo de toda la jornada de ayer para numerosos medios de comunicación, tanto vascos como españoles o franceses y de otros países del mundo, que tomaban como base de sus informaciones lo publicado por la edición en internet de este periódico, que se aloja en la dirección www.euskalherria.com.

La difusión y la relevancia obtenida por las distintas ediciones de GARA durante la jornada de ayer puede compararse sin duda a la lograda durante los días que siguieron a los atentados del 11-M de Madrid, cuando este diario se convirtió también en referencia.

Las ediciones digitales se hicieron eco inmediato

A los pocos minutos de difundirse el anuncio del alto el fuego de ETA a través de las páginas web de GARA, “Berria” y EiTB, los principales medios de comunicación digitales del Estado español se hicieron eco del mismo. Páginas de diarios de Madrid como las de “El Mundo”, “La Razón”, “Abc” o “El País” colocaron inmediatamente la noticia como la más destacada de la jornada con gran alarde tipográfico. Lo mismo realizó la prensa editada en Catalunya, como “La Vanguardia”, “El Periódico de Catalunya” o el diario digital Vilaweb.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

La noticia acapara las portadas digitales

Gran Bretaña, Alemania, Italia, Portugal, Argentina, México, Estados Unidos, Brasil El comunicado de ETA tuvo un lugar destacado en ediciones digitales e informativos televisivos de todo el mundo. Muchos medios resaltan el carácter «permanente» del alto el fuego de la organización armada, a la que se refieren como «grupo separatista». También ofrecen amplios reportajes sobre la historia de ETA.

Las ediciones digitales de las cadenas de televisión y de los principales diarios europeos informaron en sus portadas del anuncio de la tregua de ETA y destacaron el término «permanente».

Así, la cadena pública británica BBC titulaba «ETA declara un alto el fuego permanente» y hacía un repaso de la historia de la organización armada. Por su parte, la cadena SkyNews daba inicio a su información con la frase «ETA declara el alto el fuego».

“Times” abrió la noticia con el titular «ETA pone fin a su campaña armada» y señalaba que en sus 45 años de existencia la organización, «definida como grupo terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos», causó «la muerte de más de 800 personas».

El diario londinense “The Independent” fue uno de los medios británicos que más espacio dedicó al tema en internet. Bajo el titular «ETA anuncia un alto el fuego ‘permanente’», el rotativo afirmaba que el anuncio «supone un repentino final a largas décadas de violencia y echa el cierre a uno de los últimos movimientos armados separatistas de Europa Occidental». “Financial Times”, uno de los diarios económicos más prestigiosos del mundo, abría su edición digital con la noticia.

La cadena pública italiana, RAI, destacaba también el anuncio «histórico» de ETA, a la que describía como «brazo militar del separatismo vasco». La RAI indicaba que «la tregua permanente de ETA era la condición puesta por el Gobierno de Zapatero para poder abrir un diálogo de paz».

«Por la via democratica»

Por su parte, el diario romano “La Repubblica” afirmaba en sus titulares que ETA ha optado «por la vía democrática hacia la autodeterminación», y señalaba que en su comunicado la organización ha exigido a París y Madrid que respeten «sin limitaciones» los resultados de ese «proceso democrático». El “Corriere della Sera” insistía en los mismos argumentos y ponía en cuestión la Ley de Partidos.

El anuncio de la tregua también fue destacado por rotativos alemanes como “Frankfurter Allegmeine Zeitung”, “Der Spiegel”, “Suddeutsche Zeitung” y “Die Welt”. En Portugal, “Jornal de Noticias” subrayaba que ETA ha instado a «Francia y España» a responder «de forma positiva a esta nueva situación dejando de lado toda la represión», mientras que “Público” titulaba «ETA anuncia un alto el fuego para ‘lanzar un proceso democrático’ en el País Vasco». Al otro lado del Atlántico, los rotativos argentinos “La Nación” y Clarín” ofrecían una amplia cobertura a la noticia.

El mexicano “La Jornada” daba relevancia a la fecha y titulaba «El cese el fuego de ETA, a partir del viernes 24». «Anuncia ETA cese permanente al fuego», subrayaba el también azteca “Reforma”. En Brasil, “O Globo” también habla de la tregua del «grupo separatista que aterroriza a España desde hace 38 años».

Lider en Estados Unidos

La noticia lideró las secciones de Internacional de los principales medios de comunicación de EEUU. En “The New York Times”, ETA era la segunda noticia más importante bajo el titular titulaba «Separatistas vascos declaran alto el fuego».

“Times” definió a la organización armada como «grupo militante separatista vasco» y recuerda que nació «durante la dictadura del general Francisco Franco». El “Washington Post” concedió a ETA un espacio destacado y cubrió la noticia a través de su corresponsal en París. Las páginas web de las principales cadenas de televisión como CNN, CBS y ABC News concedieron también a ETA un espacio prominente.

La atención en los medios árabes estuvo centrada en las declaraciones de Hamás y en la situación en Irak. Las dos principales cadenas, Al Yazira y Al Arabiya, no recogían la noticia en primera página, sino en otros enlaces. Agencias como la egipcia Mena o la saudí Spa publicaron pequeñas notas con el «alto el fuego».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Solana asegura que «toda Europa» apoyará a Zapatero

El primer ministro británico, Tony Blair, «aplaude el anuncio» de la organización. Todos los gobiernos de la Unión Europea expresaron ayer su satisfacción por el anuncio de ETA y su apoyo a la actitud que adopte a partir de ahora el Gobierno español. Así lo aseguró desde Bruselas Javier Solana, alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común.

BRUSELAS -El alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, declaró que todos los gobiernos europeos le manifestaron ayer su «satisfacción» por el anuncio de ETA y su «apoyo» al Gobierno español.

«He hablado prácticamente con todos los gobiernos, creo que con todos, y me han manifestado personalmente su satisfacción por la buena noticia y su apoyo a la posición que el Gobierno pueda adoptar ahora», señaló en una reunión con la prensa.

Solana calificó la declaración de la organización armada como una «buena noticia para todos los españoles y para todos los europeos» y dijo querer mantener «el mismo sentido de prudencia» que el mostrado a su juicio por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparecencia parlamentaria de ayer.

Desde Londres, el primer ministro británico celebró a través de su portavoz oficial el anuncio de la organización armada. En sus manifestaciones, el portavoz de Tony Blair señaló que el Ejecutivo «aplaude el anuncio y espera ahora que se aplique en la práctica y se cumplan los compromisos contenidos en la declaración».

«Apoyo externo»

«Corresponde enteramente al Gobierno español tomar las decisiones internas que sean necesarias sobre el inicio de conversaciones», añadió. «Una cosa que hemos aprendido en Irlanda del Norte es que podría ser útil tener apoyo externo, pero los detalles tendrían que decidirlos ambas partes sobre el terreno. Ese sería nuestro enfoque», apostilló.

En el Parlamento Europeo, su presidente, Josep Borrell, comenzó el pleno anunciando una noticia «que por una vez es positiva» y que es «una buena noticia para toda Europa.».

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, René van der Linden, afirmó que se abre «un horizonte de esperanza para todos los ciudadanos vascos, españoles y europeos. Con toda la prudencia que se impone, se trata de una muy buena noticia. Tengo la inmensa esperanza de que el anuncio de alto el fuego será confirmado por los hechos y que la paz se impondrá definitivamente», indicó. El coordinador antiterrorista de la Unión Europea, Gijs de Vries, manifestó que «el anuncio es un paso positivo en la dirección correcta. El terrorismo es incompatible con la democracia. ETA debe renunciar de forma permanente a la violencia tanto en las palabras como en los hechos».

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos manifestó que «cualquier paso decisivo de ETA para dejar la violencia debe ser bienvenido». El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, destacó en conferencia de prensa que su país va a estar «en contacto con el Gobierno español para conocer los detalles y el desarrollo del anuncio realizado» por la organización armada.

Sinn Féin habla de «oportunidad histórica»

BELFAST - El presidente de Sinn Féin, Gerry Adams, declaró su «bienvenida» a las noticias provenientes de Euskal Herria. El líder republicano irlandés señaló que ha mantenido encuentros «con todos los partidos políticos vascos y en particular Batasuna», y que también escribió al presidente español, Rodríguez Zapatero, con el objetivo de «promover la resolución del conflicto y ayudar en cualquier forma posible en el desarrollo de un proceso de paz».

A juicio de Adams, el anuncio de ETA «proporciona una oportunidad de proporciones históricas a todas las partes en conflicto. El anuncio da un gran empujón al desarrollo de un proceso de resolución del conflicto».

El político irlandés subrayó la importancia de que «todas las partes en conflicto se aferren a esta oportunidad y hagan todo lo que puedan para hacer del progreso político una realidad. Sinn Féin cree que la clave del progreso es un proceso de diálogo incluyente en el cual todos los participantes son tratados sobre la base de igualdad. Todas las posibilidades deben estar presentes en la agenda de discusión».

En este sentido, Gerry Adams consideró que «existe una responsabilidad particularmente en el Gobierno español para responder positivamente y con creatividad. El Gobierno español debe intervenir inmediatamente para parar los juicios políticos contra los líderes de Batasuna, incluyendo a Arnaldo Otegi».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

París se resiste a valorar el anuncio, pero admite «la esperanza de la paz»

DONOSTIA - Las instituciones y partidos franceses fueron bastante parcos en sus reacciones al anuncio de tregua. Así, el portavoz de la diplomacia francesa Jean-François Mattéi mostraba a mediodía de ayer su deseo «de que la paz triunfe» pero declinaba hacer ninguna valoración remitiéndose a lo manifestado por Dominique de Villepin el pasado 13 de marzo en su viaje a Madrid, donde subrayó «que no le corresponde intervenir en un problema que concierne a la soberanía española». Añadió, además que «Francia apoyaría las acciones que el gobierno español llevaría a cabo para terminar con la violencia».

A media tarde, fue el presidente francés Jacques Chirac quien reaccionó por fin. «Es una gran esperanza para España y para la lucha antiterrorista», indicó en un escueto comunicado. Por su parte, el servicio de prensa del primer ministro francés, Dominique de Villepin, envió a última hora una nota en la que se afirma que el anuncio del alto al fuego representa «una esperanza de que la paz pueda triunfar por fin» y añade que «Francia apoya todas las acciones que van en ese sentido». El ministro francés de Interior, Nicolás Sarkozy, se reunió además con su homólogo español, José Antonio Alonso, y calificó de «buena noticia» el alto al fuego.

Representantes del principal partido de la oposición se congratularon de la noticia:«Esta buena noticia, si se confirma con hechos, pondrá fin a los años negros que han dividido profundamente a la sociedad española», destacó la nota de la Secretaría Internacional del PS.

Más «escéptico y desconfiado» se mostró el consejero general socialista vasco Jean Espilondo que deploró que ETA no hubiera declarado el abandono de las armas, «condición sine qua non para que se pueda hablar. Si la amenaza persiste, creo que no puede negociarse nada» dijo. Consideró inaudito que «pueda hablar de paz, democracia y justicia una organización fascista y totalitaria, que asesina y extorsiona», y se mostró decepcionado aunque reconoció que «quizás es un pequeño paso aunque no es suficiente».

«París está implicado»

Su compañero de partido y también consejero general de Baiona Jerôme Aguerre fue más optimista y afirmó que «es evidente que el conflicto concierne también al estado francés» y abogó por que haga movimientos como «acercar ya a los presos».

En el mismo sentido, Beñat Gimenez. consejero UDF de Angelu, afirmó que «todos debemos hacer lo posible para superar el conflicto y mirar hacia el futuro, no sólo para conseguir el fin de la violencia sino la paz en Euskal Herria». Para ello, sugirió «que el conjunto de fuerzas políticas, incluidas las francesas, debatan de todo».

Giménez resaltó que «aunque el corazón del conflicto está situado en Euskal Herria, París no es ajeno» y puso como ejemplo su implicación en la cuestión de los presos.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Todos los ojos, en la sociedad vasca

Hay un hilo conductor entre el comunicado de ETA hecho público ayer y las principales reacciones al mismo: la apelación al papel fundamental que a partir de ahora tiene que jugar la sociedad vasca como agente activo para la resolución democrática del conflicto.

Se abre el tiempo de la sociedad vasca, al menos así lo expresaron ayer los principales actores políticos. Todos ellos confían en la ciudadanía para que el proceso de normalización democrática llegue a buen puerto.

ETA, en su comunicado, hace «un llamamiento a los ciudadanos y ciudadanas vascas para que se impliquen en este proceso y luchen por los derechos que como pueblo nos corresponden». El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la declaración realizada en el Congreso de los Diputados, quiso dejar expresa constancia de que su «confianza en la sociedad vasca como impulsora esencial para ver el fin de la violencia es una confianza plena».

El lehendakari Juan José Ibarretxe, en la declaración institucional efectuada por el Gobierno de Lakua, también tuvo una mención expresa a que «la sociedad tiene que sentir como propio el proceso de paz y normalización política. No lo puede contemplar sólo como ‘una cuestión de políticos’. Tenemos que participar todos y cada uno de los hombres y mujeres que aquí vivimos y trabajamos. Tenemos el derecho y el deber de hacer este camino juntos. Es verdad que la labor de los partidos políticos es insustituible, pero necesitamos la participación activa de la sociedad vasca. Es la exigencia de la sociedad la que nos ha traído hasta aquí, la que ha abierto la puerta a la esperanza y será también el empuje de la sociedad vasca la que no permita volver atrás, la que demandará alcanzar acuerdos políticos, la que exigirá avanzar, participar y decidir».

Por su parte, Batasuna fue concluyente al asegurar que «el pueblo vasco es el auténtico destinatario de esta iniciativa y es la sociedad vasca la que debe liderar un proceso de negociación que defina un acuerdo sobre la territorialidad y el derecho de autodeterminación. La importancia de la movilización social es fundamental».

Como puede comprobarse, todos los ojos están puestos en la sociedad vasca, pero es posible que no todos quieran que camine en la misma dirección. La izquierda abertzale, por ejemplo, habla del derecho de autodeterminación y la territorialidad, mientras que Rodríguez Zapatero sólo piensa en «el fin de la violencia». Por otra parte, la propia sociedad vasca es enormemente plural en sus deseos de futuro. Lo que sí cabe esperar es que esa pluralidad pueda expresarse en igualdad de condiciones y que todas las opciones políticas puedan llevarse a la práctica si obtienen el apoyo de la mayoría de esa sociedad.

«Nuevo periodo de lucha»

Está meridianamente claro que una cosa es que se abra un proceso de resolución del conflicto y otra en qué dirección se oriente finalmente en función de la correlación de fuerzas que haya en la sociedad. El Gobierno español, tanto en la negociación del Estatut de Catalunya como en las declaraciones que el propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó hace unas semanas en el Congreso de los Diputados sobre la autodeterminación, ya ha dejado claro que no es partidario de reconocer el derecho a decidir de las naciones atrapadas en el Estado español. Por ello, es evidente que quienes defienden que Euskal Herria es un pueblo y tiene derecho a decidir su futuro, habrán de ganar ese pulso político.

Por todo ello, no es extraño que los máximos dirigentes de la izquierda abertzale insistan una y otra vez en que «un proceso de negociación es un periodo de lucha y activar socialmente a la gente es una necesidad de primer orden antes de construir el proceso, durante el proceso y después del proceso».

Son palabras de Arnaldo Otegi, en una entrevista concedida a GARA una semana después del acto ante el BEC, en la que añadía que «un proceso de negociación no es un periodo de inactividad. Incluso si llegamos a un acuerdo de bases sólidas y nos sentamos en una mesa, las partes siguen cada una defendiendo su propio interés. Y, por tanto, en un proceso largo pueden intentar condicionar el resultado final. Nosotros lo tenemos claro, y por eso es importante lo que se apuntó en el BEC. Es que tiene que haber un polo que defienda los contenidos de ese proceso continuamente. Por un lado, para evitar que los estados intenten ganar en la mesa de negociación; por otro lado, para evitar que otros, como puede ser el PNV, intenten cerrar un acuerdo en falso. El término de lucha debe entenderse como de activación y movilización popular, un elemento absolutamente imprescindible para afrontar un proceso de negociación con una cierta garantía».

«Poner a Zapatero en el trance»

La necesidad de la movilización de quienes defienden que Euskal Herria tiene derecho a decidir ha sido expresada también por portavoces jeltzales como Joseba Egibar, quien señalaba recientemente que «Zapatero o el PSOE no van a ir a resolver por magnanimidad un problema histórico diciendo ‘ahí esta el pueblo vasco y tiene derecho a decidir’. El nacionalismo vasco le tiene que colocar en ese trance a Zapatero compartiendo unos mínimos». Pese a esas palabras, de momento, el PNV ha preferido quedarse al margen de los mínimos compartidos por el resto del abertzalismo, que aparecen reflejados en la convocatoria a la manifestación del próximo 1 de abril.

Para ese día, las fuerzas políticas y sindicales que comparten diagnóstico y tratamiento en el Acuerdo Democrático de Base han llamado a una marcha en Bilbo con el lema «Es tiempo de soluciones. Euskal Herria. Decisión. Acuerdo». La convocatoria está firmada por los partidos Batasuna,EA, Aralar,AB, Zutik y ANV, y los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE, ELB e Hiru.

La izquierda abertzale entiende que estas actuaciones conjuntas pueden contribuir a dibujar un «polo autodeterminista y progresista en la sociedad vasca» que puede ser como afirmaba recientemente Rafa Díez Usabiaga«un factor determinante en los próximos meses y años». Puesto que, por una parte, es una pieza clave en el proceso de resolución del conflicto como motor de una ofensiva institucional y de masas en defensa del derecho a ser y a decidir; y, por otra parte, desde una perspectiva más estratégica, de ahí puede surgir también un polo independentista y de cambio social que se configure como una alternativa al modelo político y social del PNV.

Mesa de partidos

Junto a los llamamientos a la sociedad, al menos en una parte del abanico político, el anuncio del alto el fuego de ETA ha provocado que se comience a hablar de la necesidad de poner en marcha una mesa de partidos.

En este sentido, llama especialmente la atención que el Gobierno de Lakua, a través del lehendakari, se adelantara ayer a «anunciar a los ciudadanos y ciudadanas vascas que he iniciado ya el contacto con los representantes de todas las fuerzas políticas vascas para valorar este nuevo escenario de esperanza y para plantearles el inicio de una fase preliminar de diálogo sin exclusiones, con el objetivo de concretar el calendario del proceso, los principios, metodología y los contenidos del diálogo, para abordar con garantías a continuación la constitución de la mesa de partidos, cuyo objetivo será alcanzar un acuerdo integrador para la normalización política que será sometido después a consulta popular».

Conviene recordar que Juan José Ibarretxe, hasta la fecha, había repetido en más de una ocasión que el lehendakari jugará en la constitución de la mesa el papel que acuerden los propios partidos. Por eso resulta en cierta medida sorprendente que ahora pretenda dirigir o liderar su conformación. Por otra parte, tampoco conviene olvidar que el lehendakari tiene sus propias limitaciones institucionales que le impiden tener cualquier tipo de protagonismo en cuatro de los siete territorios de esta Euskal Herria que comparte la existencia de un mismo conflicto.

Probablemente, en la «cocina» que se ha ido haciendo durante los últimos meses, ya se habrá avanzado algo en cuanto a calendario, metodología y los contenidos de esa mesa de partidos, por lo que la declaración de Lakua parece más un intento de obtener cierto protagonismo que una aportación real a la constitución de la mesa.

Esa mesa, además, habrá de convocarse al margen de las instituciones, puesto que es evidente que resulta imprescindible la participación de Batasuna. Formación que, por cierto, es preciso reiterar que continúa ilegalizada y tiene prohibido realizar todo tipo de actos políticos y cuyos dirigentes están siendo perseguidos y encarcelados por la Audiencia Nacional española.

A la espera del gobierno

ETA ya ha dado el paso que tantos le demandaban porque, según aseguraban, era imprescindible para que se dieran otro tipo de pasos. Según afirmaban recientemente fuentes del Gobierno español a través de un cauce autorizado, en la actualidad «las instituciones del Estado jueces, fiscales, policías, etc. responden a un esquema heredado de la última etapa de asesinatos de ETA, de 2000 a 2003, que dio lugar al Pacto Antiterrorista, la Ley de Partidos y la ilegalización de Batasuna». «A partir de esa decisión de ETA [alto el fuego] no sólo se abre la vía del diálogo del Gobierno con ella. También se podrían adaptar las instituciones democráticas al nuevo escenario y al nuevo clima creado». Habrá que ver si todo esto también va confirmándose, puesto que no es pequeño el andamiaje represivo que el Estado español, y también el francés, tienen que desmontar.

De momento, el presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, anunció ayer que se tomará su tiempo antes de activar la resolución del Congreso de los Diputados del pasado 17 de mayo y volver al Congreso para pedir su apoyo para iniciar un diálogo con ETA. No es tiempo para impaciencias, pero tampoco convendría que el Ejecutivo español pensara que con el anuncio de ETA ya ha llegado a la meta. El de ayer ha sido un «no-pistoletazo» de salida.

El PP empezó ayer un ligero viraje de su discurso

No cabía esperar que el Partido Popular hiciera una valoración positiva del comunicado de ETA, puesto que la llamada «lucha antiterrorista» es una de sus principales armas para desgastar al Gobierno del PSOE. Por lo tanto, la declaración oficial de Mariano Rajoy hecha en la sede del partido se mantuvo dentro de lo esperable, aunque la referencia a que ETA sólo hace «una pausa» resulta un tanto forzada tras el anuncio de un alto el fuego permanente. Sin embargo, por la tarde, en el Congreso de los Diputados, hizo más hincapié en la oferta de colaboración con Zapatero «si no se paga precio político». El presidente del Gobierno también estuvo más conciliador que de costumbre y tendió la mano al líder del primer partido de la oposición. Probablemente Rajoy comenzó ayer a dibujar un cierto «agiornamiento» de sus posiciones en esta materia. Algo necesario simplemente por mero instinto de supervivencia.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

EA, EB y Aralar destacan que es hora de poner en marcha la mesa de partidos

El anuncio de alto el fuego permanente fue recibido por los líderes de EA, EB y Aralar como un «paso importante» de cara al proceso de paz en Euskal Herria. En concreto, coincidieron en destacar que ya es tiempo de construir una mesa de partidos «sin excepciones». También emplazaron al Gobierno de Madrid a este respecto.

GASTEIZ - La presidenta de EA, Begoña Errazti, afirmó que el anuncio de alto el fuego supone «un paso de importancia hacia el proceso de paz» que puede conducir a «una mesa de partidos que aborde la raíz del conflicto político vasco», y agregó que ahora «es el momento del debate político entre los partidos, sin exclusiones y sin excusas».

Errazti realizó estas declaraciones en Gasteiz, tras la reunión extraordinaria que mantuvo por la tarde la Ejecutiva Nacional de su formación, y allí mostró la «satisfacción» de todos los miembros de EA porque «el trabajo que han realizado ha posibilitado que llegue este día». «Llegamos al escenario para el que hemos trabajado, a veces incluso con críticas de aquellos que no entendían o no querían entender el ejercicio de responsabilidad que estaba haciendo y continuará haciendo EA», apostilló.

Acompañada de la Ejecutiva Nacional al completo, Errazti indicó asimismo que «comienza una nueva etapa que queremos llevar también a buen término», por lo que dijo que «será necesario que todas las fuerzas políticas respondan a las expectativas de la sociedad vasca».

«Se abre una oportunidad histórica para el pueblo vasco. Queda mucho camino que recorrer, por lo que ratificamos nuestro compromiso con Euskal Herria y sus derechos como pueblo», resaltó la presidenta de EA, antes de añadir que «la reconciliación social y la profundización en el respeto mutuo nos llevará a afrontar un futuro prometedor de bienestar para nuestro pueblo en todos los ámbitos».

Errazti, quien agradeció además a las personas del ámbito internacional que han ayudado a este proceso, como el irlandés Alec Reid, concluyó animando a secundar la movilización del 1 de abril, pues «será una muestra del deseo del pueblo vasco de encaminarse a la paz y a la normalización política».

EB: «Abre la puerta»

El coordinador general de EB, Javier Madrazo, coincidió en que el anuncio de la organización armada es una «oportunidad histórica» para construir «un futuro de respeto y tolerancia en el que todas las personas y sensibilidades políticas tengamos reconocidos los mismos derechos», y afirmó que abre «la puerta a la esperanza, a la convivencia, a la reconciliación y a la normalización política».

En una rueda de prensa celebrada por la tarde en Bilbo, resaltó que la sociedad ha demandado en los últimos años a ETA «el cese de toda expresión de violencia, incluida la kale borroka y las campañas de amenaza y extorsión», así como «una apuesta sincera y definitiva por las vías exclusivamente políticas y democráticas».

Reivindicó la constitución de una mesa de diálogo democrático, «con presencia de todas las formaciones políticas, sin excepción», y apostó por reconocer el derecho de la sociedad vasca «a decidir su futuro, su incorporación al ordenamiento jurídico-político y su ejercicio mediante consulta popular».

Por ello, instó al Gobierno de Madrid a promover «con carácter urgente» una política penitenciaria que garantice el acercamiento de los presos a Euskal Herria, y emplazó a los partidos a actuar «con altura de miras» e «impulsar todas aquellas iniciativas que contribuyan a afianzar dinámicas de convivencia, reconciliación y normalización».

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, también mostró su «gran satisfacción» por la tregua permanente y manifestó que «el próximo paso debe ser la constitución de las mesas de partidos». Tras conocer el anuncio de ETA, y antes de que su partido remitiera un comunicado de valoración, Zabaleta señaló que el Gobierno de Rodríguez Zapatero debe tomar decisiones en política penitenciaria, en política penal y en política de gestión judicial. «Sin duda alguna debe haber un paso correlativo por parte del Estado; esperamos que ese paso sea la mesa de los partidos y su dinámica», añadió.

Pese a actitudes como las de UPN y PP, deseó que «vaya a ser posible que juntos hagamos esas mesas, en uno y otro ámbito autonómico».

«El siguiente paso, el del Gobierno» (Josep-Lluis Carod-Rovira)

Tras mostrar su «alegría» por lo que cree una «noticia histórica», el líder de ERC señaló que «después de que ETA ha hecho lo que tenía que hacer, ahora es el Gobierno quien tiene que dar el siguiente paso». Opinó que el alto el fuego «es una noticia largamente esperada» y dijo que «es el resultado de muchos esfuerzos» y de «muchos sacrificios personales, pero merecía la pena». «El nuevo escenario legitima la vía política para la resolución de conflictos».

«Que concluya con su desaparición»

Para Batzarre, que deseó la desaparición de ETA, es una «muy buena noticia». Dijo que «es fundamental separar la desaparición de la violencia política de ETA de los problemas políticos entre las identidades de las comunidades vasco-navarras, de las relaciones entre ellas y de la relación entre éstas y el Estado español». Dijo que el proceso que se abre debe incluir también el «reconocimiento y restitución moral de las víctimas, y el reconocimiento de los derechos».

«El Estado no tiene ya ninguna excusa» (ELA)

En una nota, indicó que «es una decisión esperada, deseada, responsable, que valoramos muy positivamente, sin ninguna reserva». A su juicio, «el Estado no tiene ya ninguna excusa para no implicarse en el proceso de paz y normalización política», por lo que le exigió «pasos concretos que muestren su compromiso con el proceso y su voluntad decidida de hacerlo irreversible». Cree a su vez que abre nuevas condiciones para aunar fuerzas por el derecho de decisión.

«Tienen que ponerse a trabajar» (CC.OO.)

Tras mostrar su satisfacción por el anuncio, en su comunicado pidió a los partidos que trabajen para «convertir esta oportunidad en algo irreversible, con el objetivo de conseguir una sociedad donde todas las ideas políticas puedan ser defendidas en igualdad de condiciones, libertad y democracia». Cree que es «una muy buena noticia que la sociedad venía demandando con contundencia» y deseó «que se convierta en breve en un cese definitivo de la violencia».

«Abre una puerta a la esperanza» (UGT)

La central opinó en su nota que «si se confirma el anuncio de tregua permanente, se abre una puerta a la esperanza hacia la paz en España». Mostró su «satisfacción» porque considera que el anuncio de ETA «atiende al clamor de todos los ciudadanos», pero advirtió que hay que mantener la «prudencia y ver la evolución de los acontecimientos». Llamó a todas las fuerzas y poderes públicos para «aunar esfuerzos en la consecución del objetivo de la paz».

«Que signifique un punto sin retorno» (CONFEBASK)

Aunque cree necesario mantener una «prudente cautela», la Confederación Empresarial Vasca manifestó su «satisfacción», confiando en que el alto el fuego suponga «un punto sin retorno, que implique el cese inmediato y definitivo de todas las formas de violencia, extorsión y amenaza». Mostró su esperanza de que «abra la puerta al proceso de paz que la sociedad vasca tanto anhela», así como su disposición a apoyar a instituciones y partidos en sus esfuerzos.

«Oportunidad para la convivencia» (Izaskun Bilbao)

Bilbao lo calificó de «buena noticia», porque, a su juicio, «abre una oportunidad para construir la convivencia». «Ahora comienza el momento para que, entre todos, mediante el respeto y el diálogo, seamos capaces de construir convivencia. Y digo todos en mayúsculas porque nadie puede quedar fuera de este recorrido», matizó. Instó, eso sí, a «tener en cuenta a todas las víctimas» para «hacer que su vida sea más fácil» y para que éstas sean «respetadas y reconocidas».

«La vuelta atrás es impensable» (LOKARRI)

Cree que la esperanza creada ahora es un hecho «sin comparación en nuestra historia reciente», que sugiere que «la vuelta atrás es impensable». En una nota señaló que «hay que aprovechar» el momento y agregó que «la clave está en actuar con realismo». «Los partidos tienen ante sí la importante tarea de empezar a trabajar para sentar las bases que permitan la convocatoria de una mesa de partidos», resaltó, y abogó por un acuerdo plural y una consulta popular.

«Es una verborrea engañosa»

Mikel Buesa tachó de «verborrea engañosa» el comunicado de ETA y pidió que no se cometa el «error de aflojar en la lucha contraterrorista», al creer que no cabe albergar «ninguna expectativa razonable de que ETA está dispuesta a abandonar el terrorismo». También indicó al Ejecutivo de Zapatero que, ante un comunicado así, «no puede aceptar que ETA sea un interlocutor político» porque eso va «contra la esencia misma del sistema democrático».

«Euskadi resolverá su gran reto»

Artur Mas indicó que «la experiencia nos demuestra que hay que ser muy cautos» con los comunicados de ETA y dijo estar «casi convencido», al margen incluso de este último, de que «Euskadi va a resolver ese gran reto por recuperar la paz». «Y con Euskadi lo vamos a resolver todos agregó, porque no olvidemos que el terrorismo nos ha afectado a todos y que en muchos pueblos de España y Cataluña también hemos sufrido sus viles consecuencias».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

«Tenemos que hacer irreversible el proceso»

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Juan José Ibarretxe compareció para dar lectura a una declaración institucional en la que expresó su alegría y la necesidad de hacer «irreversible» un proceso de paz. Como medidas concretas, se limitó a anunciar una nueva ronda con líderes políticos «sin exclusiones».

GASTEIZ - Esta fue la Declaración Institucional del Consejo de Gobierno de Lakua, leída por Ibarretxe tras su reunión extraordinaria.

«Manifestamos nuestra alegría porque ETA ha escuchado a la sociedad vasca. Deseo valorar positivamente el escenario de ilusión que ha suscitado en el seno de la sociedad vasca (...)

Es obligación de ETA no frustrar nunca más la ilusión de nuestro pueblo, y la de todos nosotros, partidos políticos e instituciones hacer universal e irreversible el proceso de paz (...) Todos tenemos que trabajar para abrir definitivamente la puerta de un proceso de paz que suponga el final dialogado de la violencia hasta lograr su completa desaparición. Tenemos que ser capaces de mostrar un reconocimiento sincero a todas las víctimas que siente las bases del camino para la reconciliación.

Como lehendakari, le he transmitido al presidente del Gobierno español mi completa disposición y la de mi Gobierno para allanar el camino del proceso de pacificación. Asimismo, le he transmitido mi compromiso para desarrollar con él un proceso de diálogo leal y sincero. Somos conscientes de que el proceso abierto será complejo y no exento de dificultades.

Manifiesto nuestro compromiso inequívoco con las vías exclusivamente políticas y democráticas para la solución del conflicto de naturaleza política existente en Euskal Herria (...)

Deseo hacer un llamamiento público a todas las fuerzas y sensibilidades políticas presentes en la sociedad vasca para que asumiendo nuestra responsabilidad, aprovechemos esta oportunidad y nos comprometamos a trabajar conjuntamente para alcanzar un acuerdo de normalización política que, posteriormente, sea ratificado mediante consulta democrática por la sociedad vasca.

Quiero anunciar que he iniciado ya el contacto con los representantes de todas las fuerzas políticas vascas para valorar este nuevo escenario de esperanza y plantearles el inicio de una fase preliminar de diálogo sin exclusiones con todos con el objetivo de concretar el calendario del proceso, los principios, metodología y los contenidos del diálogo para abordar con garantías a continuación la constitución de la mesa de partidos cuyo objetivo será alcanzar un acuerdo integrador para la normalización política que será sometido después a consulta popular.

La sociedad tiene que sentir como propio el proceso de paz y normalización política. No lo puede contemplar sólo como una cuestión de políticos. Cada uno de los hombres y mujeres que aquí vivimos y trabajamos tenemos el derecho y el deber de hacer este camino juntos. Es verdad que la labor de los partidos políticos es insustituible pero necesitamos la participación activa de la sociedad vasca.

Es la exigencia de la sociedad la que nos ha traído hasta aquí, y será el empuje de la sociedad vasca el que no permitirá volver atrás, la que demandará alcanzar acuerdos políticos y exigirá avanzar, participar, decidir. Ha llegado la hora de que callen definitivamente las armas y de hacer entre todos universal e irreversible la paz. Es tiempo de sentar las bases para la reconciliación en la sociedad vasca. Ha llegado el momento de trabajar desde la política para lograr un acuerdo de normalización. Es tiempo de que la sociedad pueda decidir en paz y libertad su futuro».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Rajoy no aceptará «precio político» y Sanz subraya que «no cabe dialogar»

En una declaración leída en la sede del PP en Madrid, Mariano Rajoy manifestó que su partido «sigue estando dispuesto a colaborar con el Gobierno para derrotar al terrorismo en el marco del Pacto Antiterrorista para que no pague ningún precio político, algo que no desea ninguno de nuestros compatriotas». Por su parte, el Gobierno navarro insistió en que «la voluntad de los ciudadanos no puede ser suplantada» y Sanz rechazó incluso cualquier diálogo.

MADRID - En su comparecencia en la que fijó la posición del PP y no admitió preguntas, Mariano Rajoy afirmó que su partido «está dispuesto» a apoyar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero sólo «para que no pague ningún precio político, algo que no desea ninguno de nuestros compatriotas, y para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sigan trabajando y cumpliendo su obligación como es propio del Estado de Derecho». Subrayó que el PP «sigue estando dispuesto a colaborar con el Gobierno para derrotar al terrorismo en el marco del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo».

Al inicio de su intervención, manifestó que «el único comunicado de verdad importante que podía transmitir la organización terrorista ETA al conjunto de la sociedad española era el anuncio de su disolución y el fin de sus actividades criminales. Es lo que pienso desde hace muchos años. Eso es lo importante y no se ha producido».

«Por cuarta vez en los últimos años, se nos anuncia un alto el fuego, después de que hace dos años se nos anunciara una tregua en Catalunya y, poco tiempo después, una tregua que sólo afectaba a políticos, es decir a cargos electos», prosiguió.

Según dijo en la declaración leída sobre las 14.20, el alto el fuego permanente decretado por ETA «es una pausa y no una renuncia a la actividad criminal. Supone reafirmar su voluntad de seguir existiendo, no se arrepiente de nada y no pide perdón a las víctimas».

«Los mismos objetivos»

Sobre el contenido del comunicado, Rajoy declaró que «de nuevo, nos dicen que el objetivo es iniciar un proceso que conduzca al objetivo de siempre, que es el derecho de autodeterminación y nos impone las condiciones de siempre».

«En estas circunstancias destacó: quiero reafirmar lo que hemos dicho a lo largo de estos años. No se puede pagar un precio político para el cese de una actividad terrorista porque eso supondría convertir al terrorismo en un instrumento para hacer política y los terroristas habrían ganado y conseguido, treinta años después, los objetivos en base a los cuales y por los cuales asesinaron a muchísimas personas en el País Vasco y en el conjunto de España», concluyó.

Por último, remarcó que «el Estado de Derecho debe seguir cumpliendo sus obligaciones, tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como el Poder Judicial y la Administración Penitenciaria».

Sanz: «Estaré muy presente»

Desde Lisboa, el presidente navarro Miguel Sanz afirmó que «bajo ningún concepto se debe dialogar. Sin un abandono de las armas no se puede iniciar un proceso de diálogo y menos si hay que hacer cesiones políticas». Aseguró que estará «muy presente» en el proceso y que «nunca permitirán que la voluntad de los navarros sea suplantada por ningún proceso de paz ni negociación que implique cesiones políticas y que lleven a lograr esa entelequia de un país llamado Euskal Herria que sólo figura en sus mentes».

«El simbolismo más importante que marcará un antes y después en este proceso será cuando quienes necesitamos llevar escolta dejemos de llevarla», consideró.

Si esto lo decía Miguel Sanz al mediodía en los actos del quinto centenario de Francisco de Xabier en Lisboa, por la tarde el vicepresidente. Francisco Iribarren leyó una declaración oficial del Gobierno de Navarra, que se reunió en sesión extraordinaria, con un tono más optimista.

En el texto, compuesto de cuatro puntos, expresa su «esperanza» de que el alto el fuego «se convierta inmediatamente en una auténtica renuncia de todo tipo de violencia y extorsión», al tiempo que exige «la disolución» de ETA y «el abandono definitivo de las armas».

También pide a la ciudadanía «prudencia» y muestra «su compromiso de respeto a sus decisiones así como de apoyo a las víctimas del terrorismo». Añade que el anuncio de ETA «es un logro del talante democrático de los ciudadanos».

El tercer punto de la declaración reproduce las palabras pronunciadas por Sanz en Portugal en el sentido de que «el Gobierno nunca permitirá que la voluntad de los navarros sea suplantada por ningún tipo de negociación que implique precios políticos y exige que Navarra no pueda ser utilizada como moneda de cambio».

En el último, hace un llamamiento a la «unidad de todos los partidos políticos democráticos, en el convencimiento de que deben ser las instituciones los órganos competentes para el debate de cuantas iniciativas puedan surgir como consecuencia del anuncio de ETA».

La AVT trata de restar peso a la iniciativa

MADRID - Para la AVT, la decisión de ETA «está condicionada al logro de sus reivindicaciones». Expresó además su «temor a que suponga una relajación de la presión judicial». En declaraciones a Efe, su presidente, Francisco José Alcaraz, pidió «muchísima prudencia». En su opinión, se trata sólo de «un parón, que lógicamente va un poco condicionado a que se ceda a su reivindicación de autodeterminación; sigue reclamando lo que ha reclamado siempre».

Incidió en que «teme a que se reduzca esa presión» tras las declaraciones realizadas ayer por el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, que dijo que el Ministerio Público pedirá a los jueces que «valoren la incidencia que puede tener la nueva situación».

«El Gobierno debe decir qué está dispuesto a pagar a ETA para que mantenga esta tregua», resaltó Alcaraz.

Por su parte, la presidenta de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Pilar Manjón, manifestó que su grupo ha recibido con «inmensa alegría» la noticia del alto el fuego de ETA y señaló que «deseamos de corazón que la paz se consiga».

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

Zapatero: «La legalidad debe dar empuje definitivo al fin de la violencia»

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, eligió los pasillos del Congreso para realizar su declaración ante el alto al fuego de ETA y se comprometió a trabajar para lograr la unidad de todas las fuerzas políticas a la hora de abordar la nueva situación. Remarcó la importancia de la sociedad vasca en el proceso y matizó que es la legalidad quien debe dar el empuje definitivo «al fin de la violencia».

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó una rueda de prensa a las 16.30 en los pasillos del Congreso y se dirigió a la sociedad española para expresar «como he hecho hace un momento en el Hemiciclo, al conjunto de las fuerzas políticas, que el Gobierno va a abordar la nueva situación con prudencia, con calma, sabiendo que después de tantos años de sufrimiento estaremos ante un camino que será duro, difícil y largo».

«Un camino que tenemos que recorrer todas las fuerzas políticas democráticas juntas; que mi propósito y mi compromiso es lograr esa unidad de todos partidos para que este camino concluya con el deseo mayoritario de todos los españoles que es el fin de la violencia», subrayó Zapatero para añadir que «en ese camino, siempre estará presente en mi espíritu y en mi ánimo la memoria de las víctimas y el esfuerzo de todas las personas que han trabajado y trabajan para garantizar nuestra libertad y nuestra seguridad».

En su declaración, el presidente español quiso «trasladar también, de manera singular, un llamamiento a la sociedad vasca, a la sociedad que más directamente ha sufrido el dolor y el horror, para trasladarles un mensaje de confianza, de responsabilidad; mi confianza en la sociedad vasca como impulsora esencial para ver el fin de la violencia es una confianza plena».

Además, manifestó que «en ese proceso que tenemos por delante iré con calma, con prudencia, cubriendo cada etapa y cada paso con el máximo concurso de las fuerzas políticas y, por supuesto, siempre en el ámbito de lo que es la democracia y la legalidad, que es en definitiva quien tiene que dar el empuje definitivo al fin de la violencia», concluyó.

En respuesta a preguntas de los periodistas, Zapatero aseguró que «podríamos estar ante el principio del fin, como dije hace una semana. También dije que sería duro y difícil. Todos los españoles pueden entender esta afirmación después de más de 30 años de horror y de terror. Por ello, la democracia siempre sabe resolver hasta los problemas mas difíciles y éste ­añadió- es sin duda uno de los problemas más difíciles con los que se ha enfrentado y se puede enfrentar una democracia y, desde luego, con que se ha enfrentado la democracia española».

Trabajo en común

Zapatero subrayó la importancia del trabajo en común entre partidos. «El fin de la violencia tendrá el camino de la unidad de los partidos, de la democracia, y de la ley», remarcó, y además afirmó que «confío plenamente en que ese apoyo se va a producir. Igual que hemos actuado hasta aquí, con la prudencia suficiente, actuaremos con la misma prudencia para llegar al punto final», apuntó.

En relación a la resolución que se aprobó en el Congreso español en relación a un diálogo del Gobierno español con ETA, Zapatero advirtió que «me tomaré mi tiempo para contrastarla. Creo que es esencial para caminar con certidumbre, con seguridad, con responsabilidad. Y, por supuesto, hasta que comparezca en la Cámara, si se dan las condiciones para ello, contaré con las fuerzas políticas y, de manera muy singular, con el principal partido de la oposición», señaló.

El presidente español se refirió también a un trabajo en común con el PP. «Mi predisposición es de máxima confianza en el señor Rajoy, en el PP, para esa tarea común. Sabiendo que estamos entre demócratas, sé que podemos caminar con tranquilidad y de la manera más unida posible», afirmó.

Zapatero había realizado declaraciones similares durante su intervención en la sesión de control del Congreso español, media hora antes. En respuesta a una pregunta de Mariano Rajoy, afirmó que «si estamos ante una cuestión de Estado, como creo, el Gobierno hará todo lo que pueda para que esta cuestión la abordemos entre todos. Muy especialmente con el PP; lo necesita la democracia»

«En los últimos tiempos reconoció: nos han separado muchas cosas pero tengo el convencimiento de que desean, igual que todos los españoles, el fin de la violencia. Y lo desean hacer a través de la democracia, la legalidad, la sensatez. Tengo confianza en ustedes, que han luchado mucho por el fin del terrorismo», insistió.

Por su parte, la vicepresidente, María Teresa Fernández de la Vega, tras conocer la noticia, indicó que el Ejecutivo español «será ahora más prudente que nunca». -

Patxi López pide a los partidos «que estén a la altura»

El secretario general del PSE, Patxi López, valoró de modo positivo el anuncio del alto al fuego de ETA aunque consideró que «hay que acogerla con prudencia y responsabilidad». En una rueda de prensa ofrecida a las 18.00 en la sede de Bilbo, el líder del PSE dio lectura a un comunicado aprobado por la Comisión Ejecutiva durante una reunión extraordinaria y afirmó que «parece que podemos acercarnos a un tiempo de paz». Patxi López llamó a todos los partidos políticos «a estar a la altura de las circunstancias, sin excepción ni fisuras» para «no defraudar las expectativas de la sociedad». «La paz y la libertad nos concierne a todos», añade el comunicado.

Rubalcaba propone «cautela» y «unidad»

Antes de que el presidente español realizara la declaración oficial, el portavoz del PSOE en el Congreso español, Alfredo Pérez Rubalcaba, leyó un breve comunicado a mediodía en la Cámara, poco después de conocerse el comunicado de ETA anunciando un alto el fuego permanente. Aunque lo calificó de «buena noticia», Rubalcaba aconsejó «cautela a la espera de que los hechos acompañen a las palabras» y pidió «más que nunca, unidad entre los demócratas». Así, afirmó que el PSOE «valora positivamente el comunicado de alto el fuego permanente anunciado por ETA y considera que constituye una buena noticia para todos que hoy por ayer podamos vislumbrar un horizonte en el que la violencia terrorista desaparezca definitivamente de Euskadi y de España».

Consideró que «es un momento para ser cautos y serenos y para recordar a las víctimas, a la espera de que las palabras vengan seguidas de los hechos que tanto tiempo hemos anhelado». «Pero es también un momento para la esperanza y para la unidad, más que nunca, de todas las fuerzas democráticas», concluyó Rubalcaba, que estuvo acompañado de Diego López Garrido y Carme Chacón, ambos miembros también de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.