El Blog

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Schröder Pierde las Elecciones por la Mínima

Por Sin Pancarta - 5 de Octubre, 2005, 14:42, Categoría: General

LA RAZON

Las elecciones alemanas han sido un verdadero desastre tanto para la nación alemana, como para España, como para la Unión Europea. Angela Markel y la CDU/CSU han ganado las elecciones y previsiblemente gobernarán en las próximas fechas. El problema es que estaremos ante un gobierno inestable que difícilmente podrá afrontar las reformas pendientes. Consecuentemente la crisis económica continuará arrastrando a la Unión Europea y pagando las consecuencias en España.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

La coalición formada por la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana, liderada por Angela Merkel, fue la fuerza más votada en las elecciones generales celebradas ayer en Alemania al conseguir el 35,2% de los votos, aunque tan sólo consiguió una ventaja de 0,9 puntos sobre el Partido Socialdemócrata del canciller en funciones, Gerhard Schröder, según los resultados oficiales difundidos por las agencias. De acuerdo con estos resultados, la CDU/CSU contará con 225 escaños en el nuevo Parlamento, mientras que el SPD sentará a 222 representantes. La sorpresa en la jornada electoral la dio el Partido Liberal, que con el 9,8% de los votos (61 escaños) se sitúa como tercera fuerza política, por delante del Partido de la Izquierda -formado por los antiguos comunistas y los disidentes del SPD-, que consiguió un 8,7% (54 escaños). Los Verdes de Joschka Fischer, socio de la coalición de gobierno de Schröder, sumaron el 8,1% de los votos (51 escaños). Los resultados están aún pendientes de las votaciones en la ciudad oriental de Dressde, donde las elecciones han sido aplazadas hasta el 2 de octubre por el fallecimiento de una candidata ultraderechista. En esa circunscripción se decidirán entre uno y tres escaños.

 

La situación de empate técnico entre democristianos y socialdemócratas abre paso a complejas negociaciones para determinar quien gobernará Alemania en los próximos cuatro años. Los resultados electorales no permiten a Angela Merkel gobernar únicamente con los liberales del FPD, por lo que, según los analistas, se abre paso la posibilidad de formar un Ejecutivo de amplia mayoría con una gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD, aunque Schröder también reclama el derecho a encabezarla. Tampoco se descarta que el líder del SPD encabece un Ejecutivo en el que el FPD se sumara a sus actuales socios de Gobierno, Los Verdes.

 

La líder de la CDU/CSU, Angela Merkel, compareció ayer ante los medios de comunicación visiblemente afectada por un resultado electoral que difiere mucho de los hasta 20 puntos de ventaja que hace dos meses le concedían los sondeos. A pesar de todo, Merkel destacó que su formación ha vencido en las urnas y apeló a los socialdemócratas a formar un "Gobierno estable" encabezado por ella.

 

Por su parte, Gerhard Schröder, respondió a Merkel que "no habrá una coalición bajo su liderazgo con mis socialdemócratas". El canciller en funciones dijo que se siente "confirmado" por los ciudadanos para permanecer otros cuatro años al frente del Gobierno.

 

LOS EDITORIALES (19 de septiembre de 2005)

 

 

"Pulso Alemán", EL PAIS. Reflexiona sobre los resultados de las elecciones alemanas: "A partir de ahora se abre un complejo período de negociaciones para formar un Gobierno de coalición. Cabe incluso una gran coalición de democristianos y socialdemócratas en la que no esté Merkel. En algo coincidieron Schroder y Merkel: ambos quieren formar Gobierno y ser cancilleres; ambos consideran que han recibido un mandato, el uno contra un cambio radical, la otra de renovación para convertirse en la primera mujer y la primera del Este que llega a la Cancillería".

 

“Alemania, entre la ‘Gran Coalición’ y el ‘Gobierno semáforo’”, EL MUNDO. A la luz de los resultados, parece claro que la democracia cristiana alemana se equivocó al elegir a Merkel como líder. Su campaña ha sido titubeante y ha cometido errores infantiles. Por el contrario Schröder ha demostrado su férrea capacidad de lucha. Todo indica que continuará de canciller con los democristianos o con los liberales como nuevos socios. Ninguna de las dos opciones es buena para Alemania ni para Europa. La primera porque los dos grandes partidos mantienen importantes diferencias ideológicas. La segunda tampoco es buena porque la coexistencia entre liberales y los verdes no parece nada fácil. Sea como fuere los resultados dejan a Schröder como el árbitro de la gobernabilidad, lo cual ya es un gran triunfo para él.

 

“Retos de Alemania”, LA VANGUARDIA. Ante los resultados de las elecciones alemanas, el diario indica que Schröder, tras una brillante campaña electoral, ha conseguido eludir el negro destino que le auguraban los primeros sondeos no significa que haya ganado las elecciones. Su legítima oposición a la guerra de Irak, sus abiertas discrepancias con la Administración Bush y sus cordiales relaciones con Vladimir Putin han generado una sensación de cierta equidistancia en las relaciones de Berlín con Washington y Moscú, una sensación que ahora deberá corregirse. Cree que a primera vista, los resultados de ayer no son buenos pare el proceso de construcción europea ni para los mercados financieros.

 

“Empate en Alemania”, EL PERIODICO. Los resultados electorales suponen un "fracaso personal" para Merkel y un triunfo para Schröder, que "ha conseguido con su fe y su tesón levantar el voto socialdemócrata".

 

“Más incertidumbre en Europa”, AVUI. Señala que la falta de liderazgo fuerte en Alemania también puede repercutir negativamente en la política de las instituciones comunitarias. Es un secreto de dominio público que el proceso de ratificación de la denominada Constitución europea va a quedar paralizada después de los resultados de los referendums en Francia y Holanda. Todo el mundo esperaba saber que pasaría ayer para proponer alguna salida, pero la incertidumbre alemana sólo contribuye a aumentar la incertidumbre europea porque los resultados de Alemania no permitirán a corto plazo rehacer el denominada eje franco-alemán ni tampoco que nazca un polo alternativo con una alianza entre países grandes y medianos gobernados por fuerzas de signo político similar. En este contexto, sólo Tony Blair puede intentar en los meses que le quedan de presidencia de la UE encabezar algún tipo de maniobra que permita salir de la parálisis actual. Pero será difícil mientras la mayoría de la opinión pública británica se mantenga en el actual euroescepticismo.

 

PRENSA INTERNACIONAL (19 de septiembre de 2005)

 

 

El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung dedica artículo de Daniel Deckers: “Nuevo Juego”. Subraya que "nunca ha habido tantos votos estratégicos. Bajo la impresión de las especulaciones en torno a una gran coalición, los electores decepcionados por el SPD de la Agenda 2010 se han puesto del lado de los Verdes y del Partido de Izquierda. Muchos de los que dieron su segundo voto a los liberales querían cerrarle el camino a la Unión para una gran coalición. El hecho de que la CDU -y más aún la CSU- no haya podido defender el resultado electoral de 2002 revela la desconfianza de muchos ciudadanos frente al programa y también frente a la persona Angela Merkel". Este diario también titula en primera: “Comienza la lucha por la Cancillería“, y pone de relieve que “Schröder no está dispuesto a una gran coalición bajo Merkel”.

 

Süddeutsche Zeitung, bajo el título: “Angela Sinpaís” publica artículo de Heribert Prantl, en el que pone de relieve que "comienza el desmontaje de una mujer que creía tenerlo todo y que ahora lo está perdiendo todo. Una presunta ganadora electoral pocas veces ha tenido que pasar tanta vergüenza. Antes de que comiencen las negociaciones de coalición, comenzarán las intrigas contra Angela Merkel. Puede que incluso estén contados sus días como jefa de la CDU. La candidata Merkel está rodeada de sucesores. Angela Sinpaís".

 

Frankfurter Rundschau titula: “Poca claridad”. Señala: "Puede que Angela Merkel le haya pedido demasiado a la gente. La jefa de la CDU decidió hacer caso omiso del desconcierto de los ciudadanos. Incluso azuzó los miedos recomendando a Paul Kirchhof como ideólogo y organizador del cambio de sistema. Esto no lo perdonan ni los electores ni los amigos del partido, que ya durante la campaña apenas pudieron controlar su malestar por esta decisión".

 

Die Welt, bajo el titular: “Primero elecciones, después tortura”, señala que "cuando se tambalean tanto las mayorías, ¿sigue habiendo un mandato de los alemanes a favor de reformas aún más profundas que la Agenda 2010. Sí, lo hay. (…) La miseria presupuestaria, la baja económica y el escándalo del desempleo masivo son mandato y legitimación al mismo tiempo. Alemania tiene grandes problemas que requieren liderazgo y decisiones difíciles. Se justifican por sí mismas". Este mismo diario titula en primera: “Dos perdedores quieren entrar en la Chancillería”. Destaca que “Merkel y Schröder se creen legitimados para formar Gobierno”.

 

El diario estadounidense The Wall Street Journal Europe, en editorial titulado: “Las complicadas elecciones de Alemania”, opina que “Alemania se enfrenta a semanas en el limbo mientras precisa desesperadamente un fuerte líder político que ponga en orden su economía”.

 

El diario francés Le Figaro, en un artículo de Pierre Rousselin titulado: “Bloqueo en Alemania”, señala que “el resultado de las elecciones legislativas de ayer revela un electorado fragmentado, políticamente desorientado y abre el camino a un Gobierno desprovisto de la autoridad necesaria para emprender reformas”.

 

Libération "De estas curiosas elecciones en Alemania, en la que los ganadores ponen mala cara y los perdedores están felices, Europa saldrá más indecisa aún. Con un Jacques Chirac que ha perdido credibilidad desde el referéndum, y una Angela Merkel que perdió puntos por el inesperadamente magro resultado de su partido político, la pareja franco-germana genera más compasión que envidia. Ello no cambiaría aún cuando Gerhard Schröder siguiera siendo Canciller Federal. Alemania ingresa ahora al club de los países en los que grupos de protesta y radicales hacen tanto daño que terminan por bloquear los cambios políticos y una política de largo plazo".

 

El británico The Times, en editorial titulado: “El peor resultado”, manifiesta que “la alternativa más probable es la de una gran coalición. El SPD formaría parte de un Gobierno conservador dirigido por Merkel”. “Una Alemania dividida está entrando en un peligroso terreno”.

 

The Guardian, de Londres, escribe: "Las elecciones estuvieron marcadas por un profundo pesimismo, una enorme desconfianza con respecto a los grandes partidos políticos y votantes inseguros, que si bien comprendieron la necesidad de reformas, temieron sus consecuencias. Los alemanes quieren reformas. Ahora los amenaza el estancamiento, porque perdieron los nervios".

 

El italiano La Repubblica publica artículo de Bernanrdo Valli: “Un sillón para dos”. Opina que “se impone, como primera hipótesis, la gran coalición”.

 

Corriere della Sera titula artículo de Franco Venturini: “Los miedos crizados. Un voto que anuncia compromisos”, que señala: “Quien pierde es toda Europa, que mira y miraba a esta Alemania que, a pesar de todo, sigue siendo la tercera economía del mundo y la primera de la UE”. Editorializa: "Sucedió lo que ninguno de los partidos políticos alemanas deseaba y lo que muchos gobiernos en Europa temían. En Alemania primaron los temores ante una crisis económica y la pérdida del Estado de bienestar. Como resultado, ninguna de las coaliciones planeadas logró el número necesario de votos para formar Gobierno. Entre unos que no ganaron realmente y otros que no perdieron realmente, los que deberán sufrir serán al final Alemania y toda Europa".

 

El portugués Diário de Noticias titula en portada: “Los alemanes creen en una gran coalición”. También dedica editorial: “El impasse alemán” en el que dice: “Angela Merkel es la gran derrotada de unas elecciones que dejaron Alemania al borde de la ingobernabilidad”.

 

El diario Der Bund, de Berna, Suiza, opina: "Las negociaciones para formar Gobierno van a ser una prueba de fuego para ambos grandes partidos políticos (conservadores y socialdemócratas, N. de la R.). Los socialdemócratas sólo querrán cogobernar si no son tratados como socio menor. Angela Merkel se halla debilitada personalmente y no las tendrá fácil, ni en su partido ni con los socialdemócratas".

 

El Gazeta Wyborcza, de Varsovia, editorializa: "El nuevo Gobierno será más propenso a dejarse influir por los lobbies, tan poderosos en Alemania y deberá actuar ad hoc y sin plan. Esas elecciones han demostrado que el mayor país de Europa aún no sabe en qué dirección quiere marchar".

 

El diario Le Soir, de Bruselas, Bélgica, escribe: "Si bien ya no es el capitán del barco, Gerhard Schröder está muy lejos de estar políticamente muerto. Los socialdemócratas no cesan de admirarlo. Schröder hubiera logrado incluso sus propósitos, si un cierto Oskar Lafontaine (ex socialdemócrata, uno de los líderes de un nuena agrupación de izquierda, N. de la R.) no se le hubiera atravesado en el camino". 

 

El Lidove Noviny, de Praga, opina: "Si bien los socialdemócratas perdieron las elecciones contra los conservadores, el resultado es en realidad una victoria para Gerhard Schröder y una derrota para Angela Merkel. Si hay algo que los alemanes no quieres es una canciller Merkel. Con su infeliz campaña perdió la ventaja inicial de 20 por ciento que tenía en las encuestas. Una candidata de ese calibre no puede ser jefa de Gobierno".

 

El diario Basler Zeitung, de Basilea, Suiza, dice: "Es un desastre sobre todo para Angela Merkel. No hay que ser profeta para afirmar que las posibilidades de Angela Merkel de transformarse en la primera canciller han disminuido considerablemente. En los próximos días se verá si la promesa de los conservadores de permanecer detrás de ella no debe ser interpretada más bien como una amenaza".