El Blog

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Según Maragalla Habrá Etatuto a Fin de Mes

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:42, Categoría: General

LA RAZON

Maragall anuncia la aprobación del Estatuto a finales de mes…

 

LA INFORMACION (18 de septiembre de 2005)

 

 

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, volvió a proclamar ayer su convencimiento de que Cataluña tendrá un nuevo Estatuto de autonomía "a finales de mes". En opinión de Maragall, el clamor popular para acabar con las discusiones partidistas y aprobar la reforma del Estatut es tal que, si algún partido entorpece el proceso, "se las tendrá que ver con el pueblo de Cataluña en las urnas". El líder del PSC aseguró que "ninguna fuerza política podrá decir conmigo no contéis" en un proceso negociador que se encuentra en la recta final.

 

En una visita al centro de producción de Alstom -fabricante de trenes de alta velocidad- en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona), Maragall subrayó que la trascendencia del Estatutsupera el ámbito de Cataluña porque "es el primer paso" hacia una reforma constitucional que, según dijo, "también nos hace falta".

 

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, reclamó ayer a PSC y CiU que lleguen a un acuerdo para aprobar la reforma del Estatuto o, de lo contrario, "Esquerra tomará medidas de carácter electoral". En este sentido, citó la reforma de la Constitución y la propuesta de otro tipo de modelo político para Cataluña. Puigcercós instó a socialistas y nacionalistas a "dialogar y buscar soluciones para cerrar una etapa de indecisión y poca voluntad" y así desbloquear el texto del nuevo Estatut.

 

En la misma línea, su compañero de partido Josep Huguet, consejero de Comercio de la Generalitat, exhortó a los líderes de todos los partidos catalanes a que se impliquen más en las negociaciones. Haciendo un símil con una partida de ajedrez, Huguet dijo que "ahora son los presidentes de los partidos, los reyes y las reinas" los que se tienen que mover ficha para que las negociaciones terminen en "tablas".

 

Por su parte, el líder de ICV y consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, pidió formalmente a sus socios de ERC que "reconsideren" su posición y plasmen su compromiso de lealtad con el tripartito mediante la presentación de enmiendas conjuntas al dictamen del Consejo Consultivo. Saura hizo este llamamiento tras hacer pública la enmienda con la que su grupo pretende lograr un consenso en torno a la polémica invocación de los derechos históricos.

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer secretario del PSC, José Montilla, están "plenamente de acuerdo" en la necesidad de impedir que con la reforma del Estatuto de Cataluña se pueda repetir en el Congreso de los Diputados el pulso al Estado ya vivido con el debate del Plan Ibarretxe. Según fuentes gubernamentales consultadas por ABC, ambos coinciden en que si el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, no logra reconducir el proceso en Cataluña y consensuar un texto que tenga visos razonable de encaje constitucional, el propio PSC se encargaría de vetar su aprobación en el Parlamento autonómico.

 

El Gobierno teme que el texto de la Estatuto catalán pudiera desbordar de tal forma el marco constitucional que, como ocurrió con el proyecto de libre adhesión presentado por el lehendakari, ni siquiera supere el primer filtro de la admisión a trámite en el Congreso y ello derive en un clima de enfrentamiento entre el Gobierno central y una comunidad gobernada también por socialistas, con el consiguiente riesgo de división interna. Antes de llegar a esa situación, que también colocaría a Maragall en una posición desairada, Montilla y el sector del PSC que le es más próximo coinciden con Zapatero en que es preferible frenar la reforma en el ámbito de Cataluña.

 

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, que preside José María Aznar, considera que el nacionalismo catalán se ha convertido en una "ideología totalizadora" que se presenta como "la única forma auténtica de ser catalán" y "la única manera posible de ser demócrata" en esa comunidad autónoma. Así se recoge en una nueva edición de Papeles FAES sobre "Nación, Estado y Constitución".

 

LOS EDITORIALES (18 de septiembre de 2005)

 

 

“Mesianico Maragall”, EL MUNDO. La recta final de las negociaciones sobre el Estatuto catalán se ha convertido en una escalada de despropósitos, en la que cada partido intenta ponerse a salvo de un descalabro, que cada día parece más probable. Prueba de ello son las palabras pronunciadas ayer por Maragall, que incurre en la trampa de identificar la catalanidad con el nuevo Estatut, como si no fuera posible ser catalán y defender el actual marco autonómico. Sus declaraciones implican un elevado grado de mesianismo, al exigir al resto de los partidos la adhesión a ese Estatuto y amenazar con una reprobación popular al que no secunde sus planes. "Maragall ha optado por envolverse con la bandera de Cataluña en una huida hacia delante que podría tener consecuencias muy negativas para su partido en el resto de Estado".

 

“El último parche de Zapatero”, ABC. Zapatero y Montilla han acordado -como hoy desvela ABC- frenar en Cataluña la reforma del Estatuto, si Maragall no lo consigue reconducir, para que ésta sea asumible constitucionalmente. "Es de agradecer el rapto de sensatez de la cúpula socialista (tanto del PSOE como del PSC), pero el mero compromiso de hacer descarrilar el tren estatutario en origen no es por sí solo tranquilizador, toda vez que el presidente del Gobierno aún no ha despejado sus dudas ante la opinión pública española sobre el ''discutido'' término nación. Porque la clave de todo este asunto es saber lo que Zapatero y Montilla consideran asumible". Sobre Zapatero "pesa como una losa" su compromiso de apoyar cualquier reforma que salga del Parlamento autonómico y, para no romperlo, se ve obligado ahora a bloquearlo en Cataluña. "Los políticos con peso específico y sentido de la responsabilidad deben saber que los brindis al sol y los cheques en blanco han de expedirse sólo en asuntos que no afecten a las cuestiones de Estado. Nunca debió Zapatero abrir este proceso sin haber marcado previamente las reglas del juego y, sobre todo, sin saber hacia dónde quería dirigirse. No lo hizo y hoy se ve obligado a parchear su estrategia y a confiar en que no le preparen una faena en el Parlamento catalán". Todo apunta a que al final se pretenda que la Constitución se ajuste al Estatuto que quieren Maragall y Carod, y no al revés.

 

“Sin Estatut, elecciones”, EL PERIÓDICO. Cataluña tiene ya más posibilidades de quedarse sin nuevo Estatuto que de tenerlo, y por ello debe empezar a reflexionar sobre lo que debe hacer en consecuencia. Hay un elemento clave de cara al futuro: el Estatut no descarrila por un desencuentro entre el Gobierno de la Generalitat y CiU a causa del listón inconstitucional que ha fijado deliberadamente la formación nacionalista. El fracaso es por la falta de cohesión de los partidos que forman el tripartito, por lo que resulta lógico un adelanto electoral inmediato y que los ciudadanos juzguen a los protagonistas de este "desaguisado".

 

ARTICULOS DE OPINION (18 de septiembre de 2005)

 

 

“La salud de la nación española”, Andrés de Blas Guerrero. EL PAIS. Sostiene que la nación de España entendida como una comunidad de ciudadanos sujeta a un régimen común de derechos y libertades, espacio de una solidaridad histórica renovada día a día por los avatares de una vida en común, se sostiene hoy por hoy por debajo de los datos políticos cotidianos. Dice que una política en defensa de la nación española debe partir del reconocimiento de la pluralidad consagrada por la Constitución de 1978. La nación española debe aceptar gustosamente su convivencia con unas nacionalidades y religiones que forman parte de ella. Pero el reconocimiento de esta pluralidad no debe suponer la renuncia a impulsar una cultura y una socialización políticas que actualice la solidaridad nacional de los españoles.