El Blog

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Alcaraz, los Remos de López y el Protagonismo Batasuno

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 15:17, Categoría: General

LA RAZON

Alcaraz y la AVT siguen defendiendo al memoria de las victimas de forma heroica. En la entrevista de ABC manifiesta: “La única negociación posible es que ETA deje las armas y no reciba nada”, “Zapatero va a dar a ETA en dos años lo que la banda no ha conseguido en treinta de asesinatos”. “El presidente del Gobierno no busca el bien de la sociedad, sino el bien de su Gobierno, de su partido y el suyo propio”. También el PP recibe su crítica: “Al PP le falta contundencia y echo de menos muchas voces de los populares vascos”.

 

Patxi López prefiere remar en otra dirección mientras Batasuna se coloco en el centro del debate político nacional.

 

ABC

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

«LA ÚNICA NEGOCIACIÓN POSIBLE ES QUE ETA DEJE LAS ARMAS Y NO RECIBA NADA»

 

Jorge Sáinz y Dolores Martínez

 

El presidente de la asociación que reúne mayor número de víctimas advierte de que la negociación con ETA puede provocar que algunas personas se tomen la justicia por su mano

 

 

MADRID. Lo tiene muy claro. Francisco José Alcaraz está dispuesto a poner «toda la carne en el asador» para impedir, en la medida de sus posibilidades, que el Gobierno se «rinda al chantaje de ETA». Para ello, tiene previsto organizar movilizaciones, como la del 4-J, porque lo contrario, la pasividad, sería una carga muy pesada en «nuestra conciencia». En este pulso a ETA y al Ejecutivo no se siente solo: «La fuerza no sólo la recibo de la AVT, sino también de los ciudadanos». Al PP le pide «más contundencia» y al PSOE, que vuelva al Pacto Antiterrorista.

 

- ¿Es usted una china en el zapato del Gobierno?

 

- La AVT es una china en el zapato de ETA y de quienes quieran pactar con la banda, por lo tanto si el Gobierno tiene la voluntad de negociar y pactar con ETA será una china para ambos.

 

- La Asociación ya ha anunciado movilizaciones «sin precedentes» cuando el Gobierno mantiene que no hay ningún diálogo abierto, ¿se están ustedes precipitando?

 

- Desde hace casi un año, la AVT viene anunciando lo que está ahora ocurriendo. Ya hablamos de las tres condiciones que ETA pondría para una tregua: el acercamiento a las cárceles, la legalización de ETA-Batasuna y el indulto de presos. Además, hechos como que el Ejecutivo no inste a la ilegalización de EHAK es un ejemplo del precio que se está pagando. Ahora, el Gobierno está dosificando la información para que la sociedad lo pueda ir digiriendo. La prueba más evidente es la propuesta de negociación con ETA que el Gobierno llevó al Congreso.

 

- ¿Le sorprendió?

 

- La propuesta es una deslealtad a la sociedad y al Estado de Derecho. Además, quiero aclarar que me niego a hablar de negociación porque no es el término exacto, pues cuando el Gobierno se sienta con unos terroristas que tiene a sus espaldas casi mil muertos, lógicamente estamos hablando de un chantaje. Cuando alguien se sienta en una mesa y dice que si no se accede sus condiciones van a seguir matando, eso es chantaje. Si se negocia en esas condiciones, estamos hablando de claudicación, de rendición al chantaje de ETA.

 

- Para la AVT no hay negociación posible...

 

- Sólo si ETA deja las armas y a cambio no recibe nada. No sé si el Gobierno se sentaría con los violadores para negociar o con los asesinos de la violencia doméstica... Si se abre la puerta al diálogo con ETA, cualquier banda terrorista atacaría a un Estado de Derecho débil. Negociar es ceder y dar legitimidad a todos los asesinatos. Igual que si el Gobierno propone negociar con Bin Laden. En ambos casos estaríamos pisoteando y humillando la memoria de los asesinados, ya sean las mil víctimas de ETA o las casi 200 del 11-M.

 

- ¿Cuál es la solución de la AVT?

 

- La AVT defiende las propuestas de los socialistas que estando en la oposición nos hicieron creer que el fin de ETA estaba en las medidas policiales, judiciales y en el Pacto Antiterrorista. Quien realmente nos ha traicionado es el Gobierno. El presidente nos prometió antes de las elecciones que iba a mantener la Ley de Partidos y el Pacto Antiterrorista y a día de hoy nos sentimos engañados y traicionados...

 

- ¿Por qué cree que Zapatero ha tomado esa vía?

 

- No creo que los nacionalistas tengan tanto poder como para impulsar al Gobierno. Si ha dado este giro, que a medio largo plazo va a fortalecer a ETA, es porque hay algún asunto de fondo mucho más grave. Creo, y cada vez lo tengo más claro, que tiene que haber algún tipo de chantaje al Gobierno para que no le quede más remedio que coger ese camino.

 

- ¿Se refiere a ETA?

 

- Creo que la banda terrorista tiene datos para chantajear al Gobierno. ¿Qué datos? Ahí no puedo entrar. El tiempo lo pondrá todo en su sitio. Un Gobierno que ha abogado siempre por la derrota del terrorismo y que ahora da un giro de 180 grados es porque tiene que haber algún asunto de fondo muy grave.

 

- Perdone, pero no vale tirar la piedra y esconder la mano, ¿a qué asunto se refiere?

 

- No puedo entrar en él, pero creo que el PSOE ha escogido el camino que menos daño le va a hacer. Y a corto o medio plazo va a salir ganando con este proceso de negociación. Con el tiempo veremos cómo se fraguó todo.

 

- Cuando el Gobierno del PP se sentó con ETA no se escuchó la voz discordante de la AVT...

 

- Eso es como preguntar por qué el PSOE utilizó el GAL como arma contra ETA y ahora no usa esos mismos métodos, pues lógicamente porque hay diferencias entre los dirigentes de este partido. En este caso, habría que preguntar a los que estaban en aquella Junta directiva de la AVT, que nada tiene que ver con la actual.

 

- Pero, ¿cuál fue su postura?

 

- Yo colaboraba con la AVT y fui socio en 1999. En cualquier caso, si hubiera estado en la Junta o hubiera sido presidente, desde luego, ante un proceso de negociación yo hubiera movido cielo y tierra como ahora. No podemos permitir un proceso de negociación gobierne quién gobierne.

 

- ¿Qué va a ganar ETA?

 

- Zapatero va a dar a ETA en dos años lo que no ha conseguido en más de treinta asesinando, extorsionando y amenazando: el acercamiento de presos, los indultos y la legalización de Batasuna. A partir de ahí, resurgiría la ETA auténtica, que denominarían ellos, y el Gobierno tendrá la excusa de decir que esos nuevos etarras no fueron con los que negociaron.

 

- ¿Por qué no quiere creer al Gobierno cuando dice que hay una oportunidad para acabar con ETA?

 

- Porque una verdad a medias es una mentira. Si el Ejecutivo dice que hay una oportunidad, ofrece datos objetivos y, además, asegura que no va a ver ningún tipo de contraprestación política, bienvenido sea. Pero por qué el Gobierno no nos dice la verdad y reconoce que va a dar ETA lo que no ha logrado con los asesinatos a través de un proceso de negociación política. Además, el Gobierno también sacará sus réditos: venderá el fin del terrorismo, adelantará las elecciones, logrará la mayoría absoluta y se perpetuará en el poder, porque Zapatero no busca el bien de la sociedad, sino el bien de su Gobierno, de su partido y el suyo propio.

 

- Usted ha definido ese diálogo como un proceso político, ¿por qué la AVT, que no es una organización política, tiene que ser escuchada?

 

- La AVT está compuesta por víctimas de un proyecto político. La AVT es un proyecto político de los terroristas. Por lo tanto, estamos inmersos en la política desde el momento en el que somos asesinados, heridos o amenazados. Además, todos hacemos política, eso sí política no partidista.

 

- Hablando de partidismo, la anterior manifestación de la AVT estuvo apoyada por el PP, ¿las próximas también lo estarán?

 

- No contamos con el respaldo de nadie. Tenemos marcado nuestro camino y ese es el Pacto Antiterrorista. Nos da igual que esté el PP o el PSOE.

 

- ¿Hay demasiada politización?

 

- Es curioso que ese argumento que ha utilizado siempre el entorno etarra lo utilice ahora el Gobierno como arma arrojadiza contra nosotros. O sea, nosotros no podemos opinar, no podemos definir qué tipo de política honra la memoria de las víctimas, pero, al parecer, ETA sí tiene ese derecho.

 

- ¿Está satisfecho con la postura del PP sobre la negociación?

 

- Le falta más contundencia. Dentro del País Vasco echo de menos muchas voces del PP y quien lo va a pasar muy mal es la formación que esté fuera de la negociación, es decir, el PP.

 

- Las víctimas siempre han mantenido un comportamiento ejemplar, ahora bien, ¿cree que la actual situación puede derivar en casos de personas que se tomen la justicia por su mano?

 

- Durante muchos años, las víctimas hemos confiado en las leyes, en nuestro Gobierno y nunca nos hemos tomado la justicia por la mano. Dicho esto, si el Estado de Derecho nos falla, si sacan a los presos a la calle y el Gobierno se doblega ante ETA, cabe el riesgo de que haya víctimas que se planteen tomarse la justicia por su mano.

 

- ¿Qué pide a las víctimas ante ese riesgo?

 

- Antes de llegar a ello, se pueden articular movilizaciones dentro de la legalidad para que el Gobierno rectifique y no nos aboque a una situación como la descrita anteriormente.

 

- ¿Le ha informado el Gobierno sobre el proceso de negociación?

 

- Peces-Barba nos propuso que ante un proceso de paz que cediésemos y que aceptáramos una amnistía a presos sin delitos de sangre. Luego, Zapatero nos dijo que tenía datos para confiar en la negociación, pero que lógicamente no los iba a hacer públicos por razones de seguridad nacional.

 

- ¿Se presentará a la reelección como presidente de la AVT ?

 

- La AVT está viviendo tiempos difíciles. De hecho publicaremos una memoria: «El año de acoso y derribo a la AVT», en la que denunciaremos lo que ha hecho el Gobierno contra nosotros.

 

- Pero va a optar a la reelección...

 

- Para ser sincero yo no quisiera seguir en la AVT como presidente.

 

- Sin usted al frente, ¿la AVT mantendría los mismos criterios?

 

- Así sería. Hay un espíritu dentro de las víctimas que es imparable.

 

- Ha hablado usted de acoso y derrribo ¿Teme alguna operación para desbancarte del cargo?

 

- Ya se ha intentado a nivel interno, pero no han podido. Con la actual Junta Directiva hemos duplicado el número de socios, el mismo número que en los últimos 25 años.

 

- ¿Echa de menos algunos apoyos?

 

- Faltan voces. Hay organizaciones que están calladas y son tolerantes ante este proceso. Creo que en muchos casos la carne es débil y se deja comprar.

 

- ¿Quién?

 

- Creo que hay organizaciones que están en silencio gracias a las ayudas que reciben. Ahí se ve la politización, al ser complaciente y guardar silencio ante propuestas como la de negociación llevada al Parlamento.

 

- Pero no todas las asociaciones tienen que pensar como usted...

 

- También había judíos que apoyaban a los nazis, aunque reconozco que las víctimas del terrorismo no tienen por qué tener un pensamiento único.

 

- ¿Están llegando los tentáculos del Gobierno a las decisiones judiciales?

 

- Sin duda. Que el individuo Usabiaga quede en libertad sin cargos y que ni siquiera se le interpele, deja el tema muy claro. Es el intocable de ETA.

 

- Usted no se fía de Zapatero, también pone bajo sospecha algunas autos judiciales, ¿en quién confía?

 

- La fuerza no sólo la recibo de la AVT, sino de los ciudadanos. De hecho, si no hubiera recibido ese respaldo masivo hubiera dejado la presidencia de la asociación y me hubiera planteado dejar incluso este país.

 

- ¿Servirán para algo las movilizaciones que están preparando?

 

- Si no hubiéramos salido a la calle el 4-J, hoy el chantaje de ETA sería realidad. Nuestra presión ha provocado que no se cumplan los plazos de ETA y que el Gobierno haya cambiado de estrategia y esté dosificando la información. Nos jugamos el Estado de Derecho y la unidad de España. Además, si no ponemos toda la carne en el asador, arrastraremos esta pasividad durante años sobre nuestra conciencia.

 

DEIA

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

«SIN VIOLENCIA Y CON RESPETO A LAS REGLAS DE JUEGO SE PODRÍA CAMBIAR EL MARCO POLÍTICO» 

 

Joseba Arruti (Corresponsal político)

 

Patxi López salió bastante satisfecho de su encuentro de la semana pasada con el lehendakari Ibarretxe, en quien percibe cambios positivos respecto a la legislatura pasada. A estas alturas parece evidente que el futuro se presenta más esperanzador que el pasado reciente. 

 

 

Bilbao - Al máximo dirigente del PSE-EE, Patxi López (Portugalete, 1959), se le nota más confiado que nunca en el papel de su partido ante el contexto político que se avecina y advierte de que sólo estamos en la «etapa de generar el clima que dé inicio al camino» hacia la normalización.

 

- Sus palabras sobre el secretario general de LAB, Rafa Díez, atribuyéndole un papel destacado en Euskadi, ¿son una señal de lo que está por llegar?

 

- Se me preguntó, más allá de lo que era la citación ante el juez [Grande-Marlaska], sobre lo que representa en el País Vasco la figura de Rafa Díez y dije, creo que ateniéndome a lo hechos, que Rafa es una figura relevante en el mundo de la izquierda abertzale como secretario general del sindicato LAB que, por cierto, es legal. Añadí que en sus últimas manifestaciones había querido orientar ese mundo claramente hacia la política y no hacia la violencia y que, por tanto, podía jugar un papel importante en ese mundo.

 

- Ese tipo de declaraciones sorprenden por el grado de agresividad con el que hablaban antes los unos de los otros...

 

- En este tipo de cosas, y cuando hablamos de cuestiones tan delicadas, debiéramos expresarnos todos con prudencia, sin generar expectativas que superen la realidad ni enfrentamientos o animadversiones que superen también la propia realidad. Que reconozca que Rafa Díez tiene un papel relevante en la izquierda abertzale no significa que vaya a llegar a ningún tipo de acuerdo con ellos. Debemos poner las cosas en su sitio: una nueva etapa se caracteriza por un nuevo talante.

 

- Y, ¿estamos en una nueva etapa?

 

- Lo estamos después de las elecciones autonómicas en las que los ciudadanos han dicho que en Euskadi hace falta dialogar más y confrontar menos.

 

- Me refería a otra cosa...

 

- Pues puedo intuir que algo se está moviendo, y la obligación de los políticos es consolidar este movimiento, en caso de que se esté produciendo, hacia la paz.

 

- ¿Qué papel atribuye al tándem Arnaldo Otegi-Josu Urrutikoetxea en la deriva hacia la apuesta política?

 

- Es algo que desconozco, y como no estoy dispuesto a interpretar elucubraciones que no sé muy bien qué fundamento tienen, prefiero no incidir en eso.

 

- Permach les exige que cese lo que denominan "caza política" contra ellos. ¿Están tratando de presionar a Batasuna?

 

- Quien dice eso no entiende que en un Estado de Derecho hay poderes que son independientes. Nadie debe equivocarse. La justicia tiene que actuar con independencia. Tiene una responsabilidad que cumplir y debe ejercerla sin ningún tipo de influencia de los otros poderes. Ni la política, ni los gobiernos, ni los partidos estamos para juzgar, sino para respetar las decisiones que adopte la justicia.

 

- ¿Niega el más mínimo trasfondo político en las decisiones de la Audiencia Nacional?

 

- Soy de los que quiere entender esas actuaciones desde la absoluta independencia, y ser muy escrupuloso al respecto.

 

- Sin embargo, en su momento, sí que el PSOE acusaba al PP de instrumentalizar al poder judicial. ¿Acabó esa etapa?

 

- Sí, se acabó, y lo que tenemos que conseguir es que la política no esté judicializada ni la justicia esté politizada. El Gobierno de España está siendo respetuoso con la justicia y entiende que es un poder independiente. El PSOE nunca va a intentar politizar la justicia.

 

- En este contexto tan confuso, ELA ha presentado un documento en el que relativiza el papel de la mesa de partidos. ¿Qué impresión le ha causado?

 

- El secretario general de ELA es uno de los que no se ha situado en la nueva etapa política que tenemos que abrir. Habla de una acumulación de fuerzas nacionalistas que impongan a la otra parte de la sociedad vasca, a la otra mitad, un modelo que no comparte. Lo que requiere esta etapa es que se entienda que la sociedad vasca es tremendamente plural en las ideas, en los sentimientos de pertenencia, y que cualquier solución tiene que pasar por el acuerdo entre diferentes. Hacen falta marcos políticos que nos garanticen el autogobierno amplio, la convivencia y que, sobre todo, recuperen el pacto entre vascos; pero, mientras, ELA vuelve a tratar de imponer el modelo del nacionalismo más radical y más rancio.

 

- La semana pasada se entrevistó con el lehendakari. ¿Notó cambios en él?

 

- Sí, ví avances. Es fundamental que mantengamos las relaciones entre el lehendakari y el presidente del Gobierno de España, entre el Gobierno vasco y la oposición. Ví al lehendakari en una actitud mucho más abierta. Antes nos ponía fechas y plazos, y ahora hemos entendido, todos, que no se pueden dar pasos imponiendo. Hay una voluntad para ir acordando los pasos entre todos y hay que explorar esa posibilidad de forma leal.

 

- Hablando de fechas, ¿le parece realista el horizonte de 2007 para que se visualicen los avances en el proceso de normalización política?

 

- No me gusta poner fechas porque no se sabe si podrán cumplirse. Lo importante es iniciar el camino, más que establecer cuándo acaba. El inicio del camino ya supondría un avance importante.

 

- ¿Ni siquiera lo hemos empezado?

 

- Estamos en la etapa de generar el clima para iniciar ese camino. Si pensamos lo contrario nos estaremos equivocando.

 

- ¿Cree que ya está asumido por todos que la mesa de diálogo sólo será posible en ausencia total de violencia?

 

- Espero que se entienda, porque cuando decimos estas cosas algunos hablan de que imponemos condiciones para el diálogo. No es cierto. Estamos hablando de principios básicos que debemos compartir todos. Creo que en cualquier sistema democrático hay dos principios básicos: la ausencia de violencia o el rechazo de la misma como mecanismo para obtener objetivos políticos y el respeto a las reglas de juego, a la legalidad democrática que hemos ido construyendo entre todos.

 

- A partir de ahí, ¿todo es posible?

 

- A partir de esto, podremos sentarnos a hablar, incluso para cambiar ese marco político. Espero que todo el mundo lo entienda así y, de hecho, algunas declaraciones de Josu Jon [Imaz] o del propio lehendakari hablan de esa ausencia de violencia para el diálogo.

 

- ¿Percibe una posición homogénea en el PNV acerca de esta cuestión?

 

- Confío en que el PNV, si tiene conflictos internos sobre estos asuntos, los aclare, que todo sepamos qué están diciendo. En aras a la buena voluntad, me quedo con las declaraciones de quien es el presidente del PNV y del lehendakari.

 

- El PSE-EE propone que en esta legislatura se forme una ponencia para la reforma del Estatuto. ¿No interferiría o podría convertirse en subalterna de la mesa de diálogo?

 

- Tampoco vamos a cerrarnos en esa posición. Todos estamos hablando de un diálogo para resolver los problemas de Euskadi. Creemos que se pueden arreglar parte de nuestros problemas a través de una reforma del Estatuto, porque es autogobierno, es marco de convivencia y es pacto. Sobre los mecanismos, no queremos posiciones cerradas. Lo importante es que los pasos que se vayan dando en este país queden consolidados.

 

- ¿Debe participar Batasuna en el diseño del marco jurídico-político?

 

- Todas las fuerzas que representen a parte de la sociedad vasca, cumpliendo los principios que antes mencionaba, podrían participar.

 

- Por tanto, ¿le parecen compatibles la mesa de diálogo y la ponencia?

 

- Cuando se habla de mesas de diálogo, todos decimos lo mismo, pero supongo que no estaremos refiriéndonos a lo mismo, a lo que cada uno querrá llevar a esa mesa.

 

- ¿Qué llevará usted?

 

- Yo llevaré la reforma del Estatuto. En cambio, el tripartito tiene trabajo que hacer, porque unos están hablando de repúblicas independientes de Euskadi, otros de Estados libremente federados y otros de relaciones amables. Debiéramos entender que es una mesa para dar una solución duradera a este asunto.

 

- ¿Habrá acercamiento de presos?

 

- Para que haya un proceso de paz hace falta ausencia de violencia y sólo ETA puede dar este paso. A partir de ahí, se podrá hablar de otras cosas. Respecto a la política penitenciaria se debe entender que, aun siendo una competencia que aparece en el Estatuto, es también una pieza de la propia política antiterrorista. Sin adelantar nada sobre el arreglo final, sí debemos intentar que la política penitenciaria sea lo más consensuada posible.

 

- ¿Cómo compaginan la defensa del Estatuto con la negativa a transferir las prisiones?

 

- Insisto en que hay que entender las dos cosas que acabo de citar. Y es que, siendo una competencia que aparece en el Estatuto, es también una pieza fundamental de la política antiterrorista y ésta la dirige el Gobierno de España según nuestras reglas y nuestra legislación.

 

ABC

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

BATASUNA ACUSA A GRANDE-MARLASKA DE ALIMENTAR «LA ESTRATEGIA DE LA GUERRA»

 

 

MADRID. La ilegalizada Batasuna volvió a aparecer ayer en el panorama político para pronunciarse, a través de un comunicado, sobre la decisión del juez Fernando Grande-Marlaska de seguir adelante con la investigación contra el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK), causa en la que el magistrado ha imputado a otras tres personas. Batasuna considera que las «últimas actuaciones» de la Audiencia Nacional son «absolutamente incompatibles con un proceso de paz».

 

Además, en el mismo comunicado criticó el hecho de que el fiscal Enrique Molina haya solicitado una fianza de 300.000 euros para excarcelar al dirigente de Gestoras pro Amnistía Juan María Olano. Batasuna considera que el Ejecutivo y el PSOE son «responsables» de estas decisiones que, a su entender, «alimentan la estrategia de más represión contra el pueblo vasco».

 

«El Gobierno se aleja de la paz y las soluciones en la medida que impulsa la ilegalización y la estrategia de guerra a través, en este caso, de la Audiencia Nacional», agrega.

 

Paralelamente a la emisión de este comunicado, decenas de personas asistían ayer en Bilbao al homenaje a los etarras Jon Lopetegi, «Pantu», y Tomás Pérez Revilla, un acto que se celebró ante la pasividad del Ejecutivo vasco, que no hizo caso al PP ni a la organización de víctimas Covite , que le habían instado a que lo suspendiera por inconstitucional.