El Blog

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Octubre del 2005

Rrodríguez y La "Pedra" Filosofal.

Por ElenaB - 13 de Octubre, 2005, 20:57, Categoría: * Nuestra Opinión

 

A Rodríguez le quieren cambiar el apodo, ya no le llaman "Bambi", le llaman Harry Potter,. Yo no estuve de acuerdo con el primer mote en su día como no lo estoy ahora con el segundo: Bambi al menos supo hacerse respetar por sus animalitos cuando creció y se llevó a la afrancesada Celine al huerto y el protagonista de las novelas infantiles de Rowling resuelve a la perfección todos los absurdos y cosecha éxitos para su "Casa" escoba en ristre, no se le ocurre ponerse a barrer el desierto enterrando su "Casa".

Puestos a sacar parecidos, para mí el apropiado es una especie híbrido entre Gollum, el hobbit mutante de "El Señor de los Anillos" y Dobby, el elfo doméstico de "Harry Potter" que se atiza  una y otra vez con lo primero que pilla, pero en versión cutre, porque el pobre Dobby lo hace por obligación y el insigne lo hace por devoción. Entre ciencia-ficción de críos anda la cosa.

La inmensa mayoría de los socialistas españoles deberían estar escondiéndose debajo de una mesa de pura vergüenza, si la tuvieran o sacando banderas españolas el día de la Hispanidad, como Paco Vázquez, pero desgraciadamente socialistas de pro como él, honesto  aún con sus desbarres esporádicos, se pueden contar  con los dedos de una mano y aún  sobran.

Rodríguez nos ha estado explicando durante esta semana, con su habitual brillantez, honestidad ( y por supuesto, mucho talante, ese que le caracteriza cuando le da por hablar ), que la solución a este desaguisado de la Nación pasa por encontrar una fórmula lingüística para contentarnos a todos, ya que, según él, hay una mayoría de catalanes que así sienten Cataluña y una mayoría de españoles que sienten que la única Nación que hay aquí es España. Por supuesto, para bailarnos a los españoles la versión nacionalista de la regional Sardana ( la "Sardina", esa  que corre por el campo ),  se guarda en la manga  de payés que es el 28% de la población catalana la que así siente y que ese porcentaje no es la mayoría. El 86%  de españoles que creen que no lo fue, ni lo es ni debe serlo, sí es una mayoría aplastante, ahí sí ha estado fino.

Nos deleita los sentidos con varias perlas más, a saber: dándose cuenta de que ya no podía alargar  sus silencios y  tras profundas meditaciones, nos suelta a bocajarro que tiene, no una ni dos, sino ocho fórmulas mágicas para contentar a todos haciendo que Cataluña sea Nación, pero matizando la palabrita de marras. Vamos a ver, su señoría: ¿no se da cuenta de que nos está confesando que el objetivo es que sí sea Nación con esta afirmación tan suya?. Tanto rollo que nos endosó con eso de que sólo es una palabra. Pues miré usted, es que una cosa es lo que es se llame como se llame, que no hay que ir a contentar a la gente, que  lo que hay que hacer es impedir que se constituya una nueva Nación, que una Comunidad Autónoma de España se transforme ilegalmente en un Estado libre asociado a España con derecho a roce con la UE, que no está usted en lo que está.

Tan poco está en lo que está su señoría, que queriendo arreglar el hundimiento del partido con fórmulas magistrales al estilo la botica de la abuela,  sin darse cuenta ha separado a los españoles en dos grupos. El insigne  quiere inculcarnos su peculiar interpretación de las palabras y lo hace tan burdamente que uno ya no sabe si reír o llorar. Establece una clara diferenciación entre catalanes y españoles interrelacionándolos con la palabra Nación como si la cosa no fuera con nosotros y como quien no quiere la cosa. Refuerza además el concepto, apostillando que los españoles creen que sólo España es Nación. Sólo lo creemos,  incautos que somos. Por cierto, él no debe serlo, porque no se incluye en el lote.

La gracia está en que los independentistas dicen que no les vale ninguna de las tres fórmulas magistrales que se ha atrevido a desvelarnos ( cómo serán las que no se atreve a revelar ), insisten en que ellos quieren su bolita, como el del chiste. Y es que, si no fuera tan grave, realmente sería de chiste.

Sigue muy ufano asegurándonos lo contentos que estaremos todos en seis meses y para arreglarlo todo, otra perla negra: dice que "no estamos todavía en el tiempo de negociar un nuevo Estatuto para Cataluña", pero se "compromete firmemente" a aprobarlo en esta legislatura.

En cristiano:  que "lo suyo" no es la reforma del Estatuto que ya había, sino uno nuevo por completo, con lo que nos da la razón a los que afirmamos que es irreformable y  amplia la confesión "argumentando" que no es tiempo de "negociarlo".

Si no era tiempo de negociarlo y si no hay que enmendar alguna "pelufilla" o fleco que quedase colgando sino "negociar" uno nuevo... ¿cómo se come que sí fuera tiempo de admitirlo a trámite en el Congreso?.

Don Limpio, que con su magia y su poder va a dejar el Estatuto limpio como una patena, se queda tan a gustito con la parrafada, no cae en la cuenta de que un Estatuto ya existente no se negocia, se presenta un proyecto de Ley para reformarlo, se estudia y si procede se le da paso y se enmienda. Pero él lo hace, experimenta negociando lo innegociable con aquellos que no representan a la mayoría de los españoles, catalanes incluidos, que no están de acuerdo en este asunto. Porque "el asunto" es la reforma de La Constitución y ésta le otorga la potestad al pueblo español para tal fin.

"El asunto" no es otro que haber "intercambiado estampitas", ha otorgado por la cara la consideración de Cataluña como Estado libre asociado y la fututa proclamación oficial de independencia en el mismo instante que consigan ser miembros de pleno derecho de la UE, que es lo que les impide ser aún más claros ahora. No nos vende la burra de que no negoció jamás, por mucha bromita que haga sobre el secreto de sus reuniones con Maragall o cualquier otro Objeto Voluble No Identificado, ni por aprendiz de alquimista que sea.

Maragall dice estar muy tranquilo porque le consta que a su insigne no le molesta en absoluto que Cataluña sea una Nación. ¿Y a quién le importa lo que le moleste a su señoría a estas alturas?.

En fin, lo dicho: qué más quisiera Rodríguez que parecerse a Harry Potter, a este último  le salen bien las misiones imposibles, encontró la Petra Filosofal Filosofal, no miente y es el bueno de la historia. El primero con parecerse al profesor Bacterio va que se mata.

Rajoy en La Caixa

Por Sin Pancarta - 6 de Octubre, 2005, 6:13, Categoría: General

Muy probablemente el tema del día es la conferencia pronunciada por Rajoy en la fundación de La Ciaxa. Es largo, pero su lectura compensa. De todas formas para quienes prefieran un resumen les cuento que Rajoy advierte en este brillante discurso que su partido estará "extraordinariamente vigilante" ante lo que considera dos operaciones de poder instrumentadas por el nacionalismo catalán: la OPA de Gas Natural y el Estatuto de Autonomía de Cataluña. Aclaró que su rechazo a la OPA no refleja una posición anticatalana ni contra La Caixa, sino "la defensa de la competencia y de los consumidores", y añadió: "No es Cataluña, ni los catalanes, los que suscitan rechazo, sino las actitudes de determinados sectores de su clase política".

CONFERENCIA PRONUNCIADA POR RAJOY EN EL CÍRCULO FINANCIERO DE LA CAIXA

Lunes, 19 de septiembre de 2005

Mis primeras palabras deben ser y van a ser de agradecimiento. Agradecimiento a Ricardo Fornesa por su amable y cariñosa presentación. Agradecimiento a La Caixa por invitarme a participar en su Foro Financiero.

Un foro que honra a sus invitados porque es un prestigioso lugar de encuentro. Prestigioso por quien lo promueve, La Caixa, una institución centenaria, surgida de la sociedad civil, convertida hoy en una de las primeras instituciones financieras de España gracias a su dinamismo, a su independencia, al apoyo social que ha recibido allí donde ha abierto sus puertas y, sobre todo, al inteligente y tenaz trabajo de cuantos colaboran en ella.

Un Foro prestigioso, también, por quienes acuden a su convocatoria; les puedo asegurar que no es fácil encontrar una audiencia de este nivel. Y, por último, prestigioso por su demostrada apertura a todo tipo de voces y de ideas; en una época en la que, con frecuencia, se intenta imponer lo que podríamos denominar la “verdad oficial”, iniciativas como esta contribuyen al fortalecimiento de una democracia plena.

Según algunos comentaristas políticos mi presencia hoy, aquí, está cargada de “morbo”. Han dicho: “vamos a ver cómo afronta Rajoy un encuentro público con los directivos de La Caixa en las actuales circunstancias”. Pues bien, ya lo han visto: con la confianza, la naturalidad y, sobre todo, la cordialidad que imponen, por su forma de ser y de estar, los anfitriones.

Lo cierto es que cuando acepté hace meses la invitación para estar aquí hoy con ustedes no podía imaginar que esta comparecencia tuviera lugar en un momento tan —vamos a decir— especial en la vida de La Caixa. Probablemente cuando Ricard Fornesa la formuló, tampoco lo imaginaba. O sí. En cualquier caso, aquí estamos hoy los dos honrando nuestra palabra: él manteniendo su invitación y yo confirmando mi presencia.

Es obvio que, tras finalizar mi intervención, la primera pregunta que podría surgir del auditorio girará en torno a la cuestión en la que todos ustedes están pensando. Y dado que mi deseo es dirigir la atención de ustedes hacia otras cosas de las que quiero hablarles, prefiero no mantenerlos en vilo y despejar el tema cuanto antes.

Por lo tanto, antes de entrar en el tema de mi conferencia, quiero explicar —como cortesía debida al anfitrión y también a ustedes— cuál es mi posición ante el asunto que estas semanas atrae la atención del mundo económico y del político, a saber: la OPA lanzada por Gas Natural sobre Endesa.

Y empezaré por decir —no ya por cortesía, sino por convicción— que La Caixa es no sólo una entidad respetada y respetable, sino un ejemplo admirable de éxito en su desarrollo y expansión como intermediario financiero. Una historia de innovación y crecimiento que le ha permitido convertirse en una de las principales referencias financieras españolas, con presencia significativa en todo el país, con una brillante cuenta de explotación económica, pero también social y cultural.

Pero las Cajas, incluso las que están gestionadas de forma profesional, como es el caso del actual equipo rector de La Caixa, no dejan de ser unas entidades jurídicas bien distintas de las empresas privadas; entidades susceptibles de influencia política, de comportamiento regido por reglas distintas de las del mercado. Y en el caso de Cataluña, como luego explicaré, los riesgos de politización de las Cajas no tienen precisamente nada de teóricos. La profesionalidad del actual equipo que encabeza Ricard Fornesa no garantiza necesariamente la del que vaya a sucederle.

Por eso, en la valoración de esta OPA no podemos dejar al margen quién controla (o puede controlar) al que controla. Y tampoco podemos desatender –sobre todo- en qué situación queda la competencia, en qué situación quedan los consumidores y cómo contribuye esto a tener un sector energético más eficiente, más barato para los consumidores, y más seguro.

Permítanme decirles que, al referirme a estas materias, creo contar con cierto grado de legitimidad: la legitimidad que me otorga haber formado parte de un gobierno que, para defender a los consumidores y la libre competencia, puso unas condiciones a la proyectada fusión de Endesa e Iberdrola que aconsejó a sus respectivos órganos rectores renunciar a la misma.

La legitimidad que me otorga haber formado parte de un gobierno que, siguiendo las recomendaciones del Tribunal de Defensa de la Competencia, paralizó la unión de Hidrocantábrico y Fenosa.

La legitimidad que me otorga haber formado parte de un gobierno en el tiempo en el que la Comisión Nacional de la Energía prohibió la unión de Gas Natural con Iberdrola.

La legitimidad que me otorga haber formado parte de un gobierno que vio cómo frustraba, en sus inicios, el intento de Repsol por hacerse con Gas Natural e Iberdrola.

Como pueden comprender hubo presiones políticas para todos los gustos. Por ejemplo, el Gobierno Vasco se opuso frontalmente a la fusión de Endesa e Iberdrola y la Generalitat de Cataluña apoyó decididamente la OPA de Gas Natural sobre Iberdrola. Pero los criterios que predominaron fueron la defensa de la competencia y de los consumidores.

A mí me gustaría tener la seguridad de que esos mismos criterios se van a manejar ahora por el Gobierno en el momento de valorar esta operación. Me gustaría tener la seguridad tanto de que no hay interferencias políticas en el lanzamiento, como de que no las va a haber en la decisión regulatoria. Pero me lo están poniendo difícil, tanto algunos miembros del Gobierno que no saben disimular la sonrisa, como algunos medios de comunicación de observancia gubernamental que se apresuran a dar las claves políticas de la OPA.

También quiero decirles que no me parece bueno que se estén produciendo enfrentamientos en clave territorial por esta cuestión. La sociedad catalana debería reflexionar sobre las causas en las que se sustentan las suspicacias que una operación como esta ha despertado. Desechen de inmediato la idea que los recelos se deben al origen catalán de la misma; si esta fuera la causa, difícilmente podría explicarse, por ejemplo, que La Caixa sea hoy la primera caja de ahorros de Andalucía. Busquen, más bien, en las posturas, declaraciones, descalificaciones y disparates de algunos políticos que ostentan hoy el poder en Cataluña. No es Cataluña, ni los catalanes, los que suscitan rechazo, sino las actitudes de determinados sectores de su clase política.

En resumen, y para dar fin a esta cuestión, les digo que estaremos extraordinariamente vigilantes en defensa de la competencia, de los intereses de los consumidores, del desarrollo mejor de nuestro sistema energético y de la ausencia de interferencias políticas en los procesos empresariales. En última instancia, nos preocuparemos por que no se desande el camino que a lo largo de los ocho años que estuvimos en el Gobierno recorrimos para que los españoles tuvieran energía más barata, a través de la privatización de los operadores y la promoción de la competencia entre esos operadores privados.

Esta es la sustancia de nuestra posición. Que no es, ni mucho menos, una posición anti-catalana ni tampoco es una posición contra La Caixa. Es una posición, simplemente, a favor del mercado y a favor, sobre todo, de los consumidores.

Queridos amigos, me gustaría aprovechar esta ocasión para hacer una serie de reflexiones acerca del momento presente que vivimos en España y de su importancia histórica.

La evolución de todo tipo de acontecimientos en el mundo actual se define por dos conceptos básicos: globalización y rapidez en los cambios.

Pienso que todos somos ya conscientes de que lo que ocurre en cualquier parte del mundo acaba por influir en nuestras vidas. Las relaciones humanas son cada vez más estrechas en todos los ámbitos, no sólo los económicos, sino también los culturales, los científicos o los sociales.

La globalización incrementa los intercambios económicos, de conocimientos y de ideas. Y estos intercambios fructifican en innovaciones tecnológicas, empresariales, culturales y sociales.

Hace apenas diez años era inimaginable que casi el 40% de los españoles tuviesen un ordenador en su centro de trabajo o en su casa; y que conectándose a una red mundial pudiesen acceder a cualquier tipo de información de interés para ellos; o que cerca del 10% de la población residente en España fuese extranjera, con los enormes cambios en nuestra vida económica y social que ello comporta.

Son sólo dos ejemplos de las transformaciones sociales que un mundo global y cambiante promueve, pero a cualquiera de nosotros se nos ocurren muchísimos más: productos nuevos que compramos, comidas que hemos probado, hechos culturales que nos han impresionado...

En un supermercado se venden productos de medio mundo, en una tienda de ropa cada etiqueta procede de un país diferente, en los componentes de un automóvil está representado el mapamundi... Podemos leer en tiempo real la prensa de cualquier parte del globo; desde una carretera secundaria podemos telefonear a otro continente; las empresas pueden llevar una contabilidad centralizada y en tiempo real de todo un grupo que opere en decenas de países...

El éxito de una sociedad se medirá en los próximos años por su apertura y capacidad de adaptación al cambio. Creo que los últimos veinticinco años han sido los mejores de la historia de España en avances políticos, económicos y sociales. Los próximos veinticinco tienen que ser los mejores en integración mundial, adaptabilidad y dinamismo en todas las esferas de la vida.

No cabe duda de que España esta hoy más integrada en el mundo y en Europa de lo que estaba hace unos años, ni de que los pasos se han dado en la buena dirección. Por ejemplo, y ciñéndonos a aspectos exclusivamente económicos, la tasa de apertura de la economía española, es decir el peso del sector exterior en el PIB, pasó del 45% al 55% de 1995 a 2003.

Las empresas españolas han invertido en el exterior un total de 300.000 millones de euros desde 1996, lo que da idea del gran esfuerzo de modernización y de internacionalización que han llevado a cabo. Recíprocamente, nuestro país ha recibido 200.000 millones desde 1995 en inversiones productivas procedentes del resto del mundo.

Si en 1995 España tenía el 79% del nivel de vida medio de la Europa de los quince, en 2003 llegamos al 90%.

El camino es el adecuado. Pero ¿lo estamos recorriendo con suficiente rapidez?

Debemos tener una gran ambición para nuestro país. España debe alcanzar en la próxima década los niveles de vida de los países más avanzados de Europa, y lograr así el sueño de las últimas generaciones de españoles: ser un país de primera en Europa.

Pero no sólo necesitamos crecer. Todavía, a pesar de los extraordinarios avances de estos últimos años, nos queda un trecho que recorrer en materia de empleo. España tiene que alcanzar el pleno empleo en unos pocos años.

Y no sólo es importante tener empleo o ser capaz de dedicarse con éxito a una actividad empresarial o profesional; también lo es que esas actividades tengan futuro, es decir, que se encuadren en sectores cuyos productos o servicios sean cada día más demandados en España y en el mundo.

Para alcanzar estas metas es necesario jugar en la primera división mundial, por así decirlo, y además estar convencidos de que se van a ganar muchos partidos. Esto es, precisamente, lo que hacen los países más dinámicos del mundo.

Los cambios que provocan la globalización y las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria son palpables. La globalización afecta tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo. Los países desarrollados —si quieren mantener sus niveles de bienestar, su empleo y sus altos salarios— deben mejorar sus capacidades para competir y especializarse en actividades de alto contenido tecnológico y de alto valor añadido. Los países en desarrollo tienen en la globalización su gran oportunidad para integrarse en la economía mundial, elevar su productividad y de esta forma mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos.

Tenemos ejemplos de éxitos y fracasos en todo tipo de países, lo cual está modificando los equilibrios de poder en el mundo. Entre los países desarrollados, Norteamérica ha sabido aprovechar sus ventajas tecnológicas y sus enormes economías de escala. En la Unión Europea los avances de Reino Unido, España, Irlanda y muchos de los nuevos miembros han sido muy importantes.

Entre los países en vías de desarrollo no podemos dejar de mencionar los casos de China, que se está convirtiendo en la fábrica del mundo, o India, con una notabilísima especialización en servicios, así como otras economías asiáticas. Esta incorporación de las grandes economías asiáticas a la economía globalizada explica la importante reducción de los índices de pobreza a escala mundial.

Pero no todas son historias de éxito. Hay otras zonas del planeta que no han sabido hacerse un hueco en este nuevo mundo globalizado. Japón lleva ya una década de estancamiento; muchos países europeos muy cercanos a nosotros ven crecer sus índices de desempleo; en Latinoamérica hay economías que a pesar de su riqueza de recursos no consiguen dar el salto, y el África subsahariana no encuentra su camino.

Este distinto comportamiento frente a la globalización explica por qué el eje de comercio mundial se desplaza paulatinamente del Atlántico al Pacífico; por qué emergen nuevas potencias políticas y económicas como China, y por qué Europa pierde posiciones en el mundo.

La capacidad de influir en el mundo brota del vigor económico. Es esta influencia la que permite que las cosas discurran en la dirección que a uno le conviene. Un ejemplo: el problema del efecto invernadero es un problema global para el que hay que buscar una solución global. Tener influencia sirve para que la solución que se acuerde sea la más favorable a tus intereses. Tener influencia sirve, también, para que las grandes empresas inviertan en tu país y generen más y mejor empleo. Tener influencia permite que tus problemas tengan prioridad.

El secreto para que un país pueda aprovechar al máximo las ventajas de la globalización es que sus empresas sean adaptables a un entorno en continuo cambio, se especialicen en productos altamente demandados y aprovechen las economías de escala que ofrece el mercado mundial. En definitiva, vender productos de alta calidad y bajo coste en el mayor número de mercados posibles.

El mundo va a seguir girando; la economía de los EE.UU. por ahora es la que más innova y más crece entre los países adelantados; China e India son las economías que más crecen y están liberando, con éxito, a más de 2.300 millones de personas del subdesarrollo.

El mapa económico mundial cambia a una velocidad vertiginosa. ¿Y mientras tanto? ¿Qué estamos haciendo nosotros como españoles? ¿A qué dedican nuestros gobernantes su capacidad de impulso político? ¿Estamos en lo que verdaderamente importa?

Parece que no. En el último año y medio España ha registrado el peor déficit exterior de su historia. Ni en los tiempos de la crisis del petróleo de los años 70, ni en los momentos previos a las devaluaciones de comienzos de los 90, el sector exterior español y la competitividad de nuestras empresas estuvieron tan deteriorados.

España está perdiendo tasa de apertura. Por primera vez en muchos años, España pierde cuota de mercado, no sólo en el exterior sino, sobre todo, en nuestro propio mercado interno.

En mi opinión, y me parece que no estoy sólo en esto, en estos momentos no estamos haciendo las cosas bien. Por muy rápida que vaya una bicicleta no se puede dejar de pedalear si queremos evitar que se caiga. Desgraciadamente el Gobierno actual no ha dado una sola pedalada y, de dar alguna, la da hacia atrás. Mientras, los demás siguen pedaleando.

Estamos perdiendo algunos pilares de la estabilidad macroeconómica (déficit exterior, crecimiento de los precios); ya nadie se acuerda de las reformas; todavía no sabemos, y ya es hora, cuál es el marco fiscal en el que nos moveremos en los próximos años; hay caos en la política de infraestructuras y todavía no sabemos si el Gobierno considera que la energía nuclear es buena o mala. De la educación, mejor no hablamos. Mientras el mundo dedica cada vez más esfuerzos para tener una educación de calidad, nosotros no disponemos todavía de reemplazo para la Ley de educación del PP que el Gobierno socialista derogó precipitadamente.

Este nuevo escenario global demanda unos gobernantes con ideas claras, capaces de unir el conjunto de la nación en torno a un proyecto y de impulsar y liderar el esfuerzo común. Si no aparecen, o se dedican a otra cosa, nos salimos del camino, acabamos discutiendo sobre lo insustancial y perdemos el tren de la Historia. Esto nos ha ocurrido en demasiadas ocasiones en los últimos dos siglos y no debiéramos volver a caer en ello.

Mientras discutimos si son galgos o podencos, si –por ejemplo­­­- somos una nación o un cóctel plurinacional, nos estamos desviando de la ruta que deberíamos estar recorriendo en esta hora concreta.

Las características de esta nueva realidad global nos señalan que tenemos muchas cosas que hacer y que es preciso ponerse a trabajar cuanto antes. Por vía de ejemplo y sin salirnos del campo económico, nuestro comercio se dirige hacia las zonas del mundo de menor crecimiento en estos momentos y esta es una amenaza que hay que corregir con rapidez. El turismo, nuestra principal industria nacional, precisa de nuevos estímulos. Nuestras empresas industriales, especialmente las pequeñas y medianas, sufren la competencia cada vez más intensa de otras partes del mundo. Los españoles debemos poder competir no sólo con los países de nuestro tradicional espacio económico, sino con aquellos otros que están a miles kilómetros de distancia.

Pero no hay que ser fatalistas ni catastrofistas. Las cosas se pueden hacer de otra manera. Se puede gobernar centrando bien las prioridades. Lo que importa es fijar bien las metas, mantener el rumbo y gobernar el día a día pensando en los problemas concretos de los ciudadanos: impuestos, servicios públicos, infraestructuras, familia, vivienda, educación... y en los problemas de nuestras empresas: cómo exportar, reducir costes, competir...

A este respecto, nuestro país en su conjunto, y especialmente la acción política, debiera tener una especie de obsesión por la competitividad, porque adaptar nuestra sociedad a este mundo cambiante es una acción prioritaria.

Para que una sociedad alcance más altas cotas de bienestar ha de ser más eficiente y productiva. Todos los individuos e instituciones que componen esa sociedad tienen que buscar la excelencia, la mejora, y esto es mucho más verdad cuando se trata del poder público.

Las distintas administraciones debieran adecuar medios y estructuras para realizar eficientemente sus funciones. Sin embargo, ahora nos encontramos inmersos en un debate sobre el modelo de Estado que en lugar de buscar la racionalidad, azuza los sentimientos; en lugar de plantear como objetivos la competitividad, el bienestar y el éxito en un mundo globalizado, busca únicamente destruir el modelo de convivencia que más éxitos ha dado a nuestro país en toda su historia.

Y esto tiene consecuencias prácticas inmediatas: pensemos, por ejemplo, que en términos de eficiencia, un mercado dividido por diversas legislaciones económicas es claramente peor que un gran mercado con un marco regulatorio único.

La creación del Mercado Interior en la Unión Europea buscaba superar las limitaciones de los mercados nacionales, eliminando barreras arancelarias y estableciendo normas comunes que permitieran economías de escala y aumentar la eficiencia de las empresas.

La misma idea ha inspirado otros proyectos de integración supranacional de mercados como MERCOSUR o el acuerdo NAFTA; y el mismo espíritu impregna el funcionamiento de la OMC dirigida a la apertura de los mercados y su integración a escala mundial.

Si en este largo camino que estamos recorriendo en las instancias comunitarias y mundiales se da marcha atrás y comenzamos a adoptar normativas autonómicas diferenciales que rompan la unidad de mercado, se producirán en nuestro país consecuencias económicas en términos de menor eficiencia, menor crecimiento y menor tasa empleo.

Las reformas que hoy algunos nos quieren imponer condicionarán de forma irreversible la evolución futura de nuestra economía. Dar prioridad al hecho diferencial, aunque se trate de una diferencia artificial, en detrimento de la cohesión y la unidad de mercado, tiene indiscutibles efectos negativos sobre la actividad económica: los trámites burocráticos, como cualquier obstáculo añadido al quehacer de los agentes económicos, repercute en su productividad, dificulta una eficaz asignación de recursos y supone una rémora al crecimiento.

Es más, la ruptura de la unidad de mercado no sólo significa la creación de barreras artificiales entre las distintas comunidades autónomas, sino que ésta viene acompañada de una mayor arbitrariedad en la acción de gobierno de las distintas administraciones. Se legisla diferente, para ser diferente y para otorgar mucha holgura discrecional al poder público. Las normas no son tan claras como debieran, las definiciones se tornan imprecisas y los conceptos jurídicos demasiado abstractos; todo en aras de que los ciudadanos y las empresas tengan que pasar por un despacho oficial para satisfacer el ego, y algunas veces algo más que el ego, de un político o un burócrata.

Y esto no es una agorera profecía sobre nuestro futuro. La ruptura de la unidad de mercado es ya una realidad en algunos sectores como, por ejemplo, en la distribución comercial. Están proliferando legislaciones autonómicas de todo tipo y algunos piensan que cuanto más diferentes sean entre sí mejor. Un grupo empresarial del sector nos reconocía hace poco que era más fácil expandirse por Portugal que por España, ya que en ese país la legislación es única para sus diez millones de habitantes. Si embargo, en España, lo que en una Comunidad Autónoma es un supermercado, es una tienda de descuento en otra o una gran superficie en una tercera, con efectos diferentes en cada una de ellas. ¿Y qué decir de las normas de envasado o etiquetado?

Lo que ya es una realidad en estos sectores ¿lo será en el futuro también para las normas contables, fiscales o la inspección tributaria? ¿Tendrá una empresa de escala nacional que liquidar diecisiete veces el impuesto sobre sociedades? Y, por desgracia, la arbitrariedad y el intervencionismo en la vida económica se observa también en muchos otros ámbitos de la realidad social.

Llegados a este punto, no puedo dejar de referirme a la situación catalana. En primer lugar, porque estoy en Barcelona ante una audiencia de catalanes; y, en segundo lugar, porque Cataluña, tanto en el ámbito económico como en el político, social o cultural es un pilar fundamental del conjunto de España. Si en Cataluña las cosas van bien, España mejorará; si, por el contrario, en Cataluña las cosas van mal, en España no podrán ir bien.

¿Contribuyen hoy las administraciones públicas catalanas, sus gobernantes y sus actuaciones, a generar el necesario clima de adaptación a los cambios globales? ¿Se han elegido correctamente las prioridades? ¿Se han definido con claridad los objetivos necesarios? ¿Se impulsa a la sociedad catalana por el camino correcto? ¿Se está produciendo un debate libre y abierto sobre estas cuestiones?

Lo primero que sorprende de la actual situación de Cataluña es percibir que el peso del poder político resulta excesivo. Tanto que llega a parecer asfixiante y entorpece la viveza de una sociedad tan dinámica, tan creativa y tan innovadora como es la sociedad civil catalana.

Y que es que cuando los dirigentes de una sociedad exaltan por razones ideológicas las reacciones sentimentales e imponen una determinada manera de pensar, de sentir y de expresarse, lo primero que se daña es la libertad, incluida la libertad económica. El ciudadano ya no se atreve a decir lo que piensa ni a obrar como quiera, ni a permitirse iniciativas que disgusten al poder.

El pasado jueves, en el diario “La Vanguardia”, podíamos leer en un clarificador artículo del Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona, Francesc de Carreras, lo siguiente:

“Un país en el que se descalifica alegremente a los críticos, se les arrincona para que no molesten, casi se les despoja de su condición moral de ciudadanos, se enfrenta a la corta o a la larga con problemas, con serios problemas”.

Pues bien, mientras Cataluña siga atrapada por ese exceso de poder político del que hablaba, que todo lo impone y condiciona y desatienda las verdaderas prioridades de su sociedad, estará sembrando su futuro de problemas.

En un escenario como éste, o la sociedad civil se moviliza y reclama su verdadero protagonismo, o la política acabará adueñándose y controlando todos los ámbitos de la vida social y económica.

Y es que en el fondo lo que subyace es un afán desmedido de intervencionismo y control. Veamos, como ejemplo, el proyecto de Estatuto para Cataluña.

Como voy a referirme al proyecto de Estatuto, para evitar que algún político fundamentalista pierda su tiempo lanzándome invectivas por inmiscuirme en terrenos que de momento no me son propios, me apresuraré a decirles que mi posición personal sobre el texto articulado es exactamente la misma, repito, exactamente la misma, que la que el Grupo Parlamentario Popular ha defendido y defiende en el Parlament.

Ya sé que el Estatuto no es más que un proyecto que no ha pasado todavía, ni siquiera, el examen final en la cámara autonómica catalana. Pero su texto refleja perfectamente la intención última de sus promotores. No voy a referirme ahora a la España constitucional que defendemos la mayoría de los españoles. Tiempo habrá para hacerlo. Hoy solo quiero reafirmar su vigencia y su validez. Tampoco voy a centrarme en los artículos que el Consell Consultiu de la Generalitat ha considerado inconstitucionales, que son nada menos que diecinueve. Otros, como el propio PSC, consideran que son más de veinte; y no faltan expertos constitucionalistas que elevan la cifra a treinta, e incluso a cincuenta.

De momento, dejemos estos aspectos –no menores, por cierto- a un lado. Una lectura del texto articulado del Proyecto (cosa que les recomiendo vivamente) despeja cualquier tipo de dudas sobre el carácter intervencionista y, paradójicamente, “estatista” del mismo.

Debajo del envoltorio que representa la defensa de unos principios identitarios y soberanistas, se oculta la cruda realidad: el afán de los grupos políticos que lo impulsan pro controlarlo todo, por intervenir y mandar en todos los aspectos de la vida económica, social y cultural de Cataluña.

De lo que se trata, por tanto, es de incrementar la influencia y el poder de algunos grupos políticos sobre el conjunto de la sociedad. Dicho en otras palabras: multiplicar los límites y las condiciones para el ejercicio de la libertad en cualquier campo de la actividad humana.

La forma más suave de calificar la estrategia que se sigue para alcanzar este objetivo sería denominarla taimada. Taimada porque mediante el disimulo y el engaño se explotan los sentimientos de la ciudadanía en beneficio de unos pocos. Mediante el señuelo del debate y la confrontación en torno a lo identitario (“Cataluña es una nación”) se esconde la meta más auténtica: implantar un intervencionismo metódico y minucioso.

La verdadera esencia del Proyecto de Estatuto, más allá del engarce constitucional o no del mismo, es que busca una Cataluña encorsetada, dirigida y controlada hasta sus últimos extremos por unas minorías políticas, que aspiran a sacralizar un poder absoluto.

Por eso les recomendaba antes una lectura atenta de este Proyecto. No se dejen engatusar por aquellos aspectos sobre los que se ha querido centrar el debate y la polémica; léanlo entero y comprobarán de qué forma, a partir de ahora, se proponen algunos controlar las vidas, los proyectos, las empresas e incluso los sueños y esperanzas de los catalanes.

Una primera aproximación al Proyecto depara algunas pistas. Por ejemplo, la extensión del mismo: 218 artículos, 11 disposiciones adicionales, 4 disposiciones transitorias y 5 disposiciones finales. En su conjunto, cincuenta y cinco más que la Constitución Española, por no compararlo, por ejemplo, con una Constitución tan consolidada en el tiempo como la norteamericana a la que le bastan veintiséis artículos y veintisiete enmiendas.

¿A qué necesidad responde tal extensión? Al afán de dirigirlo todo, controlarlo todo, dominarlo todo.

El tiempo no me permite extenderme en los ejemplos, pero como estamos en el Foro Financiero de La Caixa, les citaré, al menos, dos artículos: el 117 y el 44.

El artículo 117 trata sobre las Cajas de Ahorro. Léanlo, déjense asesorar por alguien acostumbrado a interpretar textos normativos y llegarán, entre otras, a la siguiente conclusión: el sucesor de Ricardo Fornesa lo decidirá el gobernante de turno, posiblemente en el cambalache de un pacto por el reparto del poder.

El artículo 44, trata del ámbito socioeconómico; además de crear un marco específico y propio de relaciones laborales para Cataluña (no creo que haga falta explicarles a ustedes el efecto que esta medida puede tener sobre la competitividad de las empresas radicadas en esta tierra), dice en su punto 8 que la Generalitat “ha de promover la contribución social de las Cajas de Ahorro a las estrategias económicas y sociales de los diversos territorios de Cataluña” ¿Se imaginan la aplicación concreta de este precepto? ¿Se imaginan, por ejemplo, cómo puede afectar esta norma a la expansión de La Caixa fuera del territorio catalán?

No pretendo cansarles en demasía y me limitaré, por tanto, a estas dos pinceladas, entresacadas del texto del Proyecto de Estatuto por la relación que tienen con nuestros anfitriones. Pero ustedes mismos comprobarán tras su lectura que el conjunto del articulado rezuma el mismo afán intervencionista.

Todo esto responde a una estrategia concreta y bien diseñada. No es producto de una de esas astracanadas a las que algunos líderes políticos que sufre esta tierra nos tienen acostumbrados; tampoco proceden de esos arrebatos, esa especie de fiebre del sábado noche en el que el mañana no existe y, en consecuencia, todo atrevimiento parece permisible y cualquier desmesura alcanzable. De todo esto tenemos sobradas muestras, pero no es este el caso. Aquí hay una estrategia bien urdida para, utilizando los sentimientos más atávicos de los ciudadanos como cobertura, establecer un sistema intervencionista y de control sobre la sociedad catalana que haga depender todo del poder político.

Un Estatuto, cualquier Estatuto, debe ser un marco válido para todos y no erigirse en instrumento para generar un tipo determinado de sociedad. Un tipo de sociedad hecho a la medida de las ideologías de los grupos políticos que lo promueven.

Así las cosas, podemos preguntarnos: ¿Favorecen este tipo de debates, esta elección de prioridades, este plomizo silencio social, estas actuaciones de las instituciones públicas... favorecen la adaptación de Cataluña al proceso global de cambios acelerados en el que estamos inmersos? ¿Lo favorecen o lo obstaculizan?

Yo creo que constituyen un obstáculo de primera magnitud. Porque si esta dinámica estuviera acompañada, al menos, de una eficacísima tarea de gobierno, el mal sería menor; pero aquí parece que a todo lo que no sea ideología se le otorga un carácter secundario y sin importancia, ya sea la interconexión eléctrica con Francia, el cómo y el cuándo de la llegada del AVE a Barcelona, o el “cuarto cinturón”, por poner unos ejemplos referidos solo al campo de las infraestructuras.

Algunos pueden tener la tentación de pensar que, ante la irreversibilidad del proceso por la impotencia social para reconducirlo y transformarlo, lo mejor es dejar que los políticos sigan a su aire mientras el resto continúa “haciendo país”. Durante años una nación entera muy cercana a esta tierra cayó en esta tentación y, a pesar de su dinamismo social, lo ha pagado, lo está pagando y lo pagará a un precio inaceptable.

Vamos a terminar ya, señores. Me he centrado durante los últimos minutos en la situación catalana, pero en líneas generales podríamos extraer conclusiones muy parecidas si nos referimos al conjunto de España. Cuando no se acierta en las prioridades, cuando el rumbo es inadecuado, cada día que pasa se aleja más el objetivo necesario. Un objetivo que nos viene impuesto por las nuevas realidades globales y cuya culminación teníamos no hace mucho al alcance de la mano.

Porque los españoles sabemos que es posible crecer, prosperar, aumentar la ocupación, potenciar nuestro sistema de bienestar, adaptarnos al ritmo cambiante de los tiempos, ganar presencia internacional y, todo ello, a la vez.

Lo hemos demostrado hace poco tiempo y estoy convencido que podemos volver a demostrarlo. La necesaria rectificación se producirá si toda la sociedad se empeña y yo tengo el firme convencimiento de que así lo hará.

Porque los catalanes, en particular, y el conjunto de los españoles, en general, tenemos capacidad y ánimo suficientes para saber convertir los retos en oportunidades y las oportunidades en éxitos.

Con la expresión de esta esperanza fundada pongo fin a mis palabras, no sin antes agradecerles su presencia en este acto y la atención que me han dispensado.

El Entorno Etarrra Exige la Autodeterminación

Por Narrador - 6 de Octubre, 2005, 4:03, Categoría: General

LA RAZON

Rafael Díez Usabiaga, a quien Patxi ‘Nadie’ define como pieza fundamental del proceso de paz, se ha descolgado exigiendo una declaración formal al gobierno que en la practica significaría la aceptación de la autodeterminación del País Vasco. Es decir la alternativa ‘Kas’.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

El secretario general del sindicato abertzale LAB, Rafael Díez Usabiaga, reclamó ayer al Gobierno una declaración "como la de Downing Street", en la que el Ejecutivo británico "reconoció que el futuro de Irlanda del Norte iba a recaer en la voluntad de sus ciudadanos". En una entrevista publicada en el diario GARA, Usabiaga señalaba que el proceso de paz abierto en España "necesita un catalizador" como la del Gobierno británico que, en su opinión, "fue como un abrelatas del proceso irlandés". "Aquí necesitamos también un catalizador de esa naturaleza, para que un proceso de negociación no nazca sobre el mero voluntarismo", añadió.

 

Según Usabiaga nos encontramos en los "preliminares de un proceso de diálogo y negociación política que tiene que estar bien anclado". En su opinión, una vez creados los "instrumentos de diálogo y negociación estables" es posible entrar en un "contexto de cierta irreversibilidad y que afecte a todas las partes en conflicto". Pero primero, si el PSOE "quiere tener credibilidad en un proceso de soluciones, debe neutralizar lo hecho anteriormente junto al PP contra este país y contra la izquierda abertzale".

En otro sentido LA RAZON dice que el camino hacia una negociación con ETA sigue su curso, a la espera de una declaración de tregua, y el Gobierno ha comenzado a definir el perfil del que sería su interlocutor ante la banda terrorista: una persona perteneciente al socialismo vasco, con amplios conocimientos del problema del separatismo y que tenga para la banda terrorista el suficiente nivel institucional.

 

Por otra parte, el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, volvió a mostrar el rechazo de su partido a la decisión del Gobierno de impulsar un proceso de diálogo con ETA y criticó el "desmedido afán de protagonismo" del presidente José Luis Rodríguez Zapatero que, en su opinión, trata de "capitalizar en primera persona la negociación". "Zapatero no está dando ninguna explicación a los miembros de su Gobierno, ni a los miembros de su partido, ni al principal partido de la oposición", aseguró.

 

Y como a río revuelto ganancia de pescadores el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera, condenado a siete años de prisión por el caso de los fondos reservados, ha vuelto a solicitar el indulto alegando que se está en una situación de "tregua" de ETA. Su abogado, Miguel Cid Cebrián, argumenta en la solicitud de indulto elevada al Ministerio de Justicia que "todo este ambiente favorable al proceso de paz y a la finalización definitiva del terrorismo en nuestro país proveniente de la citada organización, debe ser tenido también en cuenta para la resolución del presente indulto"

 

ARTICULOS DE OPINION (19 de septiembre de 2005)

 

 

“No es una película de indios y vaqueros”, Ignacio Sánchez-Cuenca. EL PAIS. Hace referencia al proceso de negociación Gobierno-ETA y asegura que ETA, en el pasado, siempre ha entendido cualquier concesión como un signo de debilidad del enemigo, pero la diferencia es que ahora el Gobierno no tomaría esa decisión bajo la presión de atentados mortales, sino justamente como consecuencia de la ausencia de muertos. Y además haría más difícil para ETA justificar ante sus bases un eventual retorno al asesinato. Cree que si ya es difícil que el Gobierno consiga afinar en todos los pasos que dé, habrá que contar además con interferencias varias: una escisión dentro de ETA, algún atentado imprevisto, filtraciones, actitudes desleales y obstruccionistas del PP o del PNV, un cambio de Gobierno, o cualquier otro factor que rompa el frágil equilibrio que pueda crearse entre ETA y el Estado y que permite el fin de la violencia. Señala que este tipo de procesos son siempre imperfectos. Se comente injusticias y humillaciones y se toman decisiones que en ausencia de terrorismo nunca se habrían adoptado. Sobre todo, las víctimas pueden sentirse traicionadas, de ahí que haya que darles el máximo apoyo.

 

“El final de ETA”, Jorge Trias Sagnier. ABC. Recuerda que Aznar hizo morder el polvo a todo el conglomerado que giraba y que sigue girando en torno a Batasuna. Esa lucha implacable que costó sangre, sudor y lágrimas, pero ahora conocen los batasunos lo que les esperaría si prosiguieran por el camino del terrorismo. Ahora Zapatero tiene en las manos la posibilidad de sellar la paz. ¿Cómo? Dando una salida política al nacionalismo vasco radical, pero nada más a cambio. El Estado que tiene la obligación moral de proteger a las víctimas, y la Justicia, cuyas sentencias deben ser cumplidas de acuerdo con las leyes, no pueden abdicar su dignidad.

 

“Algo se mueve”, Germán Yanke. ABC. Afirma que a pesar del entusiasmo del secretario general de los socialistas vascos, el mejor escenario para luchar contra ETA es aquel en el que se logra que, más que moverse, esté quieta. Quietos los pistoleros y quietas las ramificaciones de su actividad coactiva y su política totalitaria. Si se mueve, la banda está viva y quizá hasta consiga algo, incluso sin bombas, que a veces basta con la amenaza. Si se le obliga a estar quieta puede terminarse con ella.

 

“Rajoy tiene un grave problema”, Iñaki Zaragüeta. LA RAZON. Dice que el PP debería darse cuenta de que el deseo de la mayoría de los españoles es la desaparición de ETA y que para ello están dispuestos a flexibilizar posturas. El PP debe vigilar que el Gobierno no rompe las reglas del juego, que no vulnera las leyes y que no transgrede la Constitución. Además afirma que todo puede llevarse a cabo con el respeto total a las víctimas.

 

EL MUNDO

 

Lunes, 19 de septiembre de 2005

 

O LAS VENCEMOS O NOS VENCEN

 

Rosa Diez

 

 

Desde el día 7 de julio, tras los atentados perpetrados por el fundamentalismo islámico en Londres, se ha abierto en Europa un vivo debate sobre las consecuencias y los límites de las nuevas medidas de lucha contra el terrorismo.

 

El Consejo Europeo -y muy particularmente el presidente en ejercicio y primer ministro británico Tony Blair, así como su ministro del Interior Charles Clarke- lidera una posición que es a mi juicio la más pragmática y vanguardista, y que ha recibido el pleno apoyo del ministro del Interior, José Antonio Alonso. A su juicio, los poderes públicos tienen la obligación de promover y poner en marcha nuevos instrumentos para prevenir los atentados terroristas y derrotar la estrategia de las organizaciones responsables de los mismos y en consecuencia defienden la necesidad de tomar decisiones que permitan poner en marcha esas nuevas iniciativas. Decisiones que sólo los políticos pueden tomar, pero que afectan al conjunto de los ciudadanos, a su libertad y a su seguridad.

 

Frente a esta posición responsable y valiente, existe la de aquéllos que, apelando a la obligación de respetar las libertades individuales, plantean multitud de dudas sobre las nuevas propuestas, tales como la directiva sobre la Retención de Datos. Hay dudas razonables y que se plantean buscando lograr una mayor eficacia de la norma. Pero existen también planteamientos que de salir adelante harían inviable o inútil la propia norma sometida a debate. Pongo como ejemplo de tal sinsentido la petición de algunos diputados de que el Consejo acredite fehacientemente y a priori el éxito de las medidas que se pretenden poner en marcha. ¿Es ésa una exigencia razonable?

 

Como miembro titular de la Comisión de Libertades del Parlamento Europeo, soy partícipe y testigo directo de las dos grandes sensibilidades en las que podríamos decir que ésta se divide a la hora de abordar estas cuestiones. Para simplificar se podría decir que un grupo de diputados está dispuesto a arriesgarse y actuar para defender los Derechos Humanos y las libertades, y otro grupo, en nombre de los mismos objetivos, está dispuesto a arriesgarse a no hacer nada. Lo diré de otro modo: quienes somos ciudadanos de países que han sufrido atentados terroristas estamos más que dispuestos a apoyar nuevas iniciativas que nos protejan del horror, porque sabemos que debemos hacer más de lo que ya hemos hecho y porque no nos queremos resignar a convivir con el terror. Y quienes viven en países que aún no han sido objetivo de los terroristas tienden a creer que escondiendo la cabeza debajo del ala nadie se fijará en ellos.

 

Es verdad que esta apreciación mía no aparece con tanta claridad en los debates. En los debates se argumenta siempre en torno a la necesidad de que las medidas que se adopten sean proporcionales con los objetivos que se pretenden conseguir, algo que, por lo demás, no deja de ser una obviedad, pero que a mi juicio esconde una especie de complejo hacia los terroristas, como si lo peligroso fueran las medidas democráticas y no los ataques y las organizaciones terroristas que combatimos con ellas. Otra cuestión sobre la que se insiste en cada debate es la exigencia de mantener el equilibrio entre seguridad y libertad, como temiendo que las medidas adoptadas para garantizar la seguridad de todos pudieran menoscabar las libertades individuales.

 

El debate no es académico. Lo tenemos porque la democracia europea está amenazada por el terrorismo. Nuestro espacio de libertad, justicia y seguridad, que nos ha costado muchos años construir, en modo alguno está garantizado para las próximas generaciones. Por eso conviene aclarar algunas cuestiones que, para nosotros los españoles, resultan obvias, pero no lo son tanto para la mayoría de parlamentarios europeos, al margen de la familia ideológica a la que pertenezcan. Como dije antes, es muy común escuchar en la Comisión de Libertades voces que alertan sobre el riesgo de que las nuevas leyes que se promueven para luchar contra el terrorismo terminen por vulnerar los Derechos Humanos. Nuestra tarea consiste en explicar a quienes hacen esos planteamientos teóricos que llevamos años luchando contra el terrorismo precisamente para defender las libertades y proteger los Derechos Humanos de todos los ciudadanos. Y que es por ese imperativo moral y democrático por lo que necesitamos dotarnos de normas más eficaces para derrotar la estrategia terrorista.

 

Lo mismo cabe decir a todos aquéllos que se empeñan en reivindicar que la defensa de la seguridad no ponga en riesgo la libertad. Claro que seguridad y libertad son compatibles, pero lo son únicamente en democracia. Quienes lo hemos sufrido tenemos la obligación de explicar que no es posible vivir en libertad si no está garantizada nuestra seguridad. Hay ejemplos de sociedades en las que existe seguridad pero no existe libertad. Cualquier dictadura pasada o presente puede servir de referencia. Pero no existe ningún ejemplo de sociedades que disfruten de libertad real si sus ciudadanos no se sienten seguros. ¿Qué libertad tiene aquél que ha de mirar cada día bajo su coche? ¿O el que no puede moverse por determinados barrios de su propia ciudad? ¿O el que vive amenazado por escribir en contra del fundamentalismo oficial, ya sea este musulmán o nacionalista? ¿Qué modelo de sociedad libre es ésa en la que sus ciudadanos tienen miedo -y con razón- a utilizar determinados medios de transporte público?

 

Nos jugamos mucho en el debate político que hoy se está librando en Europa sobre las medidas de lucha contra el terrorismo. El Reino Unido, como España, sabe desgraciadamente lo que es el terrorismo; el doméstico y el fundamentalista islámico. Por eso pienso que juntos, británicos y españoles, debemos liderar en el Parlamento Europeo una posición valiente. El Parlamento debe asociarse a la iniciativa del Consejo Europeo y de la Comisión y actuar por la vía de la codecisión, asumiendo un protagonismo y una responsabilidad que le corresponde por ser el único foro elegido directamente por los ciudadanos europeos. En Newcastle se ha llegado al acuerdo de interpretar los tratados actuales desde el espíritu de la Constitución Europea, lamentablemente inédita, y dar al Parlamento esa oportunidad. Hemos de aprovecharla.

 

Las instituciones europeas en su conjunto tenemos la obligación de responder a la expectativa de los ciudadanos, que consideran el terrorismo como uno de sus principales problemas. Si no somos capaces de actuar colegiadamente, si ante el miedo no funciona La Unión Europea, los ciudadanos se preguntarán para qué sirve Europa. Y su desánimo y su desapego se sumarán al de aquéllos que ya han rechazado la Constitución. Por eso, defiendo que el Parlamento Europeo debe actuar con rigor, pero también con celeridad. Las medidas para proteger más y mejor las libertades de todos no pueden esperar. Luchamos contra el terrorismo, enemigo mortal de la democracia. Los terroristas no esperan, no tiene escrúpulos, utilizan toda su fuerza, toda la tecnología, todas nuestras debilidades, para atacar nuestras sociedades plurales. Ellos no tienen límites; nosotros, sí. Nosotros debemos defender los valores de nuestro sistema democrático haciendo hincapié en esos valores. Pero hemos de hacerlo sin complejos y sin tregua. Sabiendo que la mayoría de nuestros ciudadanos está dispuesta a comprender y apoyar medidas que supongan una cierta limitación de sus libertades durante un cierto periodo de tiempo, siempre que esa limitación no afecte a la igualdad, siempre que, en palabras de Gustavo Le Bon, «todos los ciudadanos sufran la misma ofensa». Y siempre que esas medidas estén sometidas al control democrático. Esa es nuestra tarea y hemos de acometerla. Porque, como decía el poeta, no se puede pactar con las dificultades; o las vencemos o nos vencen. Y no creo que podamos permitirnos dejar esa herencia de resignación y derrota a los futuros europeos.

 

 

Rosa Díez es diputada del PSOE en el Parlamento Europeo.

 

Maragall y las Reformas Inconstitucionales

Por Narrador - 6 de Octubre, 2005, 3:58, Categoría: General

LA RAZON

En el capítulo de hoy del sainete catalán Maragall acusa a los partidos que proponen reformas inconstitucionales de propiciar el fracaso de la reforma ¿Y el que propuestas hace?

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

El secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, dijo ayer que la reforma del Estatut que propone el tripartito es "manifiestamente inconstitucional" y opinó que si se aprueba en los términos que está planteada actualmente, "alejaría irremediablemente a Cataluña de España". Elorriaga instó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a que aclare si el proceso en Cataluña lo dirigen Maragall o Montilla, en insistió en que la "absoluta incertidumbre y confusión" que, a su entender, está generando el PSOE "está perjudicando gravemente los intereses de Cataluña y de España". "El PSOE está tratando de encubrir sus muchas imprudencias y errores con una deliberada estrategia de confusión", afirmó.

 

Pasqual Maragall acusó ayer a los partidos catalanes que proponen reformas inconstitucionales dentro del nuevo Estatuto de propiciar el fracaso de la negociación. "Los que piden un Estatut fuera de la Constitución están pidiendo algo imposible. No va a ser. Y como no va a ser, no vamos a ser nosotros quienes nos estrellemos con esa pared. Por tanto, haremos un Esatut ambicioso, pero dentro de la Constitución", declaró Maragall en su intervención en la Fiesta de la Rosa del PSC, que congregó a más de 30.000 personas en la localidad barcelonesa de Gavá.

 

Maragall recordó a los dirigentes de CIU que el mismo Jordi Pujol en 1979, durante las negociaciones para la redacción del Estatuto vigente, defendió la aprobación de una norma basada en la Constitución. Por ello, insistió en que aquellos que actualmente proponen "cosas que van más allá de la Constitución lo que quieren es que no cambie nada".

 

En el mismo acto, el ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, lanzó un llamamiento a CIU para que aproveche los últimos días de las negociaciones estatutarias y aparque sus reivindicaciones "inconstitucionales". En opinión de Montilla, los nacionalistas quieren llevar a Cataluña al "ridículo" forzando la aprobación de un Estatuto fuera de la Constitución. "Si no tienen sentido de la responsabilidad, que tengan sentido del ridículo", afirmó ante los

 

Según destaca LA VANGUARDIA, Montilla acusó al PP de insultar a Cataluña e iniciar una campaña de hostigamiento que "sólo alimenta el separatismo". Por ello, pidió a Mariano Rajoy que el PP "deje de ser separador y deje de expulsar de España a todos los que no piensan como ellos".

 

Por otra parte, el presidente de CiU, Artur Mas, respondió ayer a las declaraciones pronunciadas el día anterior por Maragall diciendo que quien ser las tendrá que ver con el pueblo catalán será "el que permita un mal Estatuto". Mas insistió en que no se puede aprobar "cualquier" reforma, ni tampoco un texto "amputado".

 

El líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, recuerda, en una entrevista publicada en EL MUNDO, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió a aceptar la reforma del Estatut que saliera del Parlamento catalán, y dice que "se la juega" porque si no es aceptada en las Cortes "la credibilidad política de Zapatero estaría en entredicho". Carod explica que para CiU el reconocimiento de Cataluña como "nación" es "irrenunciable", y destaca que entre las fuerzas políticas catalanas únicamente el PP no está de acuerdo con que así sea reconocido en el nuevo Estatuto.

 

Carod confiesa que lo que ERC persigue para Cataluña "no es el Estatuto, es un Estado", pero como su formación sólo cuenta con el 16,5% de los votos, "apoyamos un proceso graduado". En este sentido deja claro que él no es "nacionalista, sino independentista" y lo que desea es una república catalana. "Si España quiere seguir teniendo una monarquía, me parece muy bien y legítimo", añade.

 

LOS EDITORIALES (19 de septiembre de 2005)

 

 

“Zapatero no podrá decir que Carod le engañó”, EL MUNDO. El líder de ERC ha dejado bien claro en la entrevista que hoy publica El Mundo que todo lo que pueda conseguir ahora del Gobierno será utilizado como palanca para alcanzar su "irrenunciable" deseo de un Estado republicano para Cataluña.

 

“La otra cara del Estatut”, ABC. Afirma que la revisión constitucional que entraña la apuesta política del tripartito no se limita a la suplantación del Estado autonómico unitario por otro federal o confederal, sino que también incluye la inauguración de una sociedad en la que impere, por decreto, el ideario progresista que el consenso y la transacción de 1978 no acogieron íntegramente, en beneficio de una síntesis propiciada también por aquella otra parte de la sociedad española cuyas renuncias cimentaron la Transición. La impugnación del modelo constitucional de 1978, base doctrinal del proyecto estatutario del tripartito, va más allá de la ordenación territorial del Estado y de la definición nacional de España. Afecta de lleno a uno forma de convivencia social sobre la que se cierne, también, la sombra del ajuste de cuentas.

 

“Estatut o elecciones anticipadas”, LA RAZÓN. Señala que la situación en Cataluña lleva directa a las urnas, porque la crisis institucional es tan notoria como la pérdida de confianza y hasta respeto entre el PSC y ERC. En ese contexto, el PP fue el único partido en Cataluña que no se apeó de una impresión que se ha convertido en clamor: el Estatut no interesa a la mayoría, bien porque no se ha sabido explicar, no era el momento o no hacía falta.

 

ARTICULOS DE OPINION (19 de septiembre de 2005)

 

 

“Neocarlistas”, Enrique Gil Calvo. EL PAIS. Dice que cuando Zapatero ganó por sorpresa las elecciones del 14-M tuvo que diseñar un programa de gobierno cargado de promesas desmedidas por dos motivos. Uno era la dudosa legitimidad del 11-M, lo que aconsejaba cargarse de razones añadidas para demostrar su derecho a gobernar. El otro era su debilidad parlamentaria que le obligaba a pactar su investidura con aliados tan incómodos como los independentistas catalanes. Por eso improvisó una estrategia quijotesca que empezaba por la retirada de Irak y seguía por el reconocimiento de múltiples derechos civiles y sociales. Pero sin duda la estrella polar de esa estrategia destinada a llenar de sentido la legislatura entera, era la reforma del Estado de las Autonomías, cifrada en la doble refundación del Senado y el Estatuto catalán. Pero la gran reforma autonómica parece a punto de fracasar como demostró el evidente fiasco de la II Conferencia de Presidentes y lo mismo parece a punto de suceder con la reforma del Estatuto, que si alguien se echa atrás amenaza con irse a pique. En Cataluña, si Artur Mas se carga el Estatuto, es posible que Carod se cargue el tripartito por la misma razón última que ambos comparten: para no perder la batalla por el mercado del voto nacionalista. En Cataluña sólo hay sitio para un partido nacionalista con voluntad de poder, no para dos, pues el resto del electorado está cubierto por el PSC. Así es como CiU y ERC se enfrentan en un juego de suma negativa en el que todos los bandos pueden salir perdiendo y eso significa que Cataluña no es una nación, desgarrada como está por particularismos tan sectarios que prefieren que el barco se hunda antes que perder parte del pasaje.

 

“La letra pequeña”, Justino Sinova. EL MUNDO. Dice que el informe del Consejo Consultivo acerca del Estatuto catalán contiene la sorpresa de que entre los 19 motivos de inconstitucionalidad no cita el de que Cataluña se defina como nación. O sea, que Cataluña puede ser declarada nación por ley votada en Cortes aunque la Constitución diga que lo que es una Nación es España. Como la Historia enseña y recuerdan muchos el territorio que se declara nación acaba reclamando el ejercicio de la soberanía, y eso es la ruptura indefectible de lo que antes estaba unido. Parece que la letra defensa no interesa, como quieren los nacionalistas con la colaboración del Gobierno de ZP, que acaba de hacer otro favor a los radicales con su asentimiento a que Cataluña posea el dominio de internet .cat sensible y eficaz estímulo diferenciador.

 

“La web Zapatero.zap”, Ricardo Bayona. ABC. Critica que ICANN haya concedido a Cataluña un dominio propio para identificar bajo el mismo la lengua y la cultura catalana. Apunta a Zapatero como responsable de tan categórico despropósito porque no se ha opuesto en la tramitación del expediente y que permite, bajo la amenaza y coacción de sus socios, la atomización de nuestras instituciones. La cultura catalana ya tenía dominio propio, se llamaba .es como la valenciana, la andaluza, la madrileña y tantas otras que aglutina la nación española.

 

La Reforma del Estatuto Valenciano Incia su Andadura

Por Narrador - 6 de Octubre, 2005, 3:52, Categoría: General

LA RAZON

El Estatuto Valenciano llega a las Cortes con un consenso previo entre ambos partidos. De Todas formas lo siento muchísimo por los valencianos, pero la propuesta es inconstitucional en alguno de sus puntos. No estamos ante desleales, ni tampoco ante separatistas, secesionistas e independentistas como en el caso catalán, pero algún punto como el referido a la Justicia o al idioma no cuela.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

El pleno del Congreso votará mañana la toma en consideración de la reforma del Estatuto de la Comunidad Valenciana. El proyecto llega a la Cámara con el respaldo del PSOE y del PP valencianos, por lo que es muy posible que se convierta en la primera reforma estatutaria que inicie su andadura en las Cortes, después de que fuese rechazada la toma en consideración del plan Ibarretxe. Aún así, el PSOE ha anunciado enmiendas a los artículos que hacen referencia a la recuperación del derecho foral y a la llamada cláusula Camps, promovida por el presidente valenciano para poder acceder al mismo techo competencial que en el futuro logren otras comunidades.

 

La intención de socialistas y populares de consensuar las enmiendas al Estatuto de la Comunidad Valenciana no han sido bien recibidas por ERC, que por boca de su diputado valenciano Agustí Cerdà advirtió ayer al PSOE de que es una "tomadura de pelo" pedir a su grupo que le brinde apoyo parlamentario en el Congreso y en Cataluña, y luego pactar con el PP el proyecto de reforma de la reforma estatutaria valenciana. "Si éste es el trato que nos van a dar, se van a complicar mucho la vida en Madrid y Barcelona", declaró Cerdá, según informa LA RAZÓN.

 

LOS EDITORIALES (19 de septiembre de 2005)

 

 

“Política de ‘tuning’”, LA VANGUARDIA. Explica que al PSC le conviene que todas las reformas estatutarias sigan la moda del ‘tuning’, que es solución económica y repleta de fantasía para alegrar a los chavales. Ahí están los valencianos para confirmarlo. No les ha servido de nada a los populares y socialistas de Valencia conformar con un ‘tuning’ casero, barato y pactado; sus correligionarios ya han anunciado que, en el Congreso de los Diputados, habrá enmiendas y eso que se tarta de un Estatuto de una ortodoxia constitucional ejemplar. Añade que la política del ‘tuning’ casa bien con el talante de Zapatero y es lo más adecuado para que todo cambie y que nada se mueva.

 

La OPA Sigue su Curso

Por Narrador - 6 de Octubre, 2005, 1:33, Categoría: General

LA RAZON

Palabras y contraprogramación en el diario de PRISA. Cual título de película de Milestone: “Sin Novedad en el Frente”.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

El consejo de Caja Madrid se reúne hoy en sesión ordinaria y aunque en su orden del día no figura tratar sobre la OPA de Gas Natural sobre Endesa, sin duda estará presente en la reunión. Según informa ABC, la intención del presiente de la caja, Miguel Blesa, es que todos sus consejeros respalden la decisión en contra de la OPA manifestada por Endesa, compañía de la que es su mayor accionista con un 9% del capital.

 

EL MUNDO publica una entrevista con Francisco Javier Peón, consejero de la Comisión Nacional de la Energía, que califica de "muy desafortunadas" las declaraciones del presidente de la CNMV, Manuel Conthe, acerca de la respuesta de Endesa a la oferta lanzada por Gas Natural. Peón, que contará con uno de los nueve votos que decidirán el futuro la OPA, dice que "los precedentes en operaciones similares en España y en la UE apuntarían más a considerarla inviable", pero aclara que "aún es pronto para opinar".

 

El presidente del PP, Mariano Rajoy, también tendrá oportunidad hoy de pronunciarse sobre la OPA en la conferencia que pronunciará en Barcelona, invitado por La Caixa, en el marco del Círculo Financiero de la Sociedad Económica de Amigos del País.

 

El presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, reclamó ayer "un debate sereno, sin nervios y sin politización, como corresponde a una economía desarrollada y moderna" sobre la oferta pública de adquisición que su empresa ha lanzado sobre Endesa, en un intento de reorientar la operación hacia la "indudable lógica empresarial".

 

Gabarro aseguró que la operación "garantiza el cumplimiento de los compromisos de inversión real y efectiva" de Gas Natural y Endesa, por separado, en las diferentes comunidades autónomas, y también que cuenta "con todos los empleados" de la empresa eléctrica. Asimismo, se mostró convencido de que los accionistas de Endesa "se verán beneficiados de la mejor oferta que han recibido en los últimos cinco años".

 

La Caixa ha iniciado el adelgazamiento de su voluminosa cartera de participaciones industriales y financieras, la mayor de España. Según informa EL PAÍS, en los últimos 12 meses, la primera caja de ahorros del país ha vendido o ha anunciado su intención de desprenderse progresivamente de varios bancos y empresas, con un valor aproximado de 3.000 millones de euros.

 

En caso de llegar a buen fin, la oferta pública de adquisición de Gas Natural sobre Endesa concentrará la cartera de inversiones industriales de La Caixa, valorada en cerca de 17.500 millones de euros, en dos grandes pilares: uno en torno a la energía, con el nuevo grupo de gas y electricidad a la cabeza, y el otro en torno a la gestión de infraestructuras, asentado sobre Albertis.

 

ARTICULOS DE OPINION (19 de septiembre de 2005)

 

 

“El Ocupante”, Federico Jiménez Losantos. EL MUNDO. Señala a Montilla como el principal representante del nacionalismo catalán, el cual asegura que ejerce su poder a través del Gobierno de Zapatero y Polanco. Dice que para Montilla todo vale desde el Gobierno; de la OPA a La Otra, de Madrid a Salamanca; y eso, porque todo vale contra España, para construir la nación- Estado catalana. Y como la inexistencia a lo largo de los siglos de tan fortísima nación fantasma desmiente tanto agravio, el delirio separatista ha inventado una brutal pero sutil ocupación española, tan sutil que nadie la notaba y los catalanes compartían su suerte con los demás españoles. En represalia, ahora actúan con la misma brutal sutileza como ocupadores de España.

 

Schröder Pierde las Elecciones por la Mínima

Por Sin Pancarta - 5 de Octubre, 2005, 14:42, Categoría: General

LA RAZON

Las elecciones alemanas han sido un verdadero desastre tanto para la nación alemana, como para España, como para la Unión Europea. Angela Markel y la CDU/CSU han ganado las elecciones y previsiblemente gobernarán en las próximas fechas. El problema es que estaremos ante un gobierno inestable que difícilmente podrá afrontar las reformas pendientes. Consecuentemente la crisis económica continuará arrastrando a la Unión Europea y pagando las consecuencias en España.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

La coalición formada por la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana, liderada por Angela Merkel, fue la fuerza más votada en las elecciones generales celebradas ayer en Alemania al conseguir el 35,2% de los votos, aunque tan sólo consiguió una ventaja de 0,9 puntos sobre el Partido Socialdemócrata del canciller en funciones, Gerhard Schröder, según los resultados oficiales difundidos por las agencias. De acuerdo con estos resultados, la CDU/CSU contará con 225 escaños en el nuevo Parlamento, mientras que el SPD sentará a 222 representantes. La sorpresa en la jornada electoral la dio el Partido Liberal, que con el 9,8% de los votos (61 escaños) se sitúa como tercera fuerza política, por delante del Partido de la Izquierda -formado por los antiguos comunistas y los disidentes del SPD-, que consiguió un 8,7% (54 escaños). Los Verdes de Joschka Fischer, socio de la coalición de gobierno de Schröder, sumaron el 8,1% de los votos (51 escaños). Los resultados están aún pendientes de las votaciones en la ciudad oriental de Dressde, donde las elecciones han sido aplazadas hasta el 2 de octubre por el fallecimiento de una candidata ultraderechista. En esa circunscripción se decidirán entre uno y tres escaños.

 

La situación de empate técnico entre democristianos y socialdemócratas abre paso a complejas negociaciones para determinar quien gobernará Alemania en los próximos cuatro años. Los resultados electorales no permiten a Angela Merkel gobernar únicamente con los liberales del FPD, por lo que, según los analistas, se abre paso la posibilidad de formar un Ejecutivo de amplia mayoría con una gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD, aunque Schröder también reclama el derecho a encabezarla. Tampoco se descarta que el líder del SPD encabece un Ejecutivo en el que el FPD se sumara a sus actuales socios de Gobierno, Los Verdes.

 

La líder de la CDU/CSU, Angela Merkel, compareció ayer ante los medios de comunicación visiblemente afectada por un resultado electoral que difiere mucho de los hasta 20 puntos de ventaja que hace dos meses le concedían los sondeos. A pesar de todo, Merkel destacó que su formación ha vencido en las urnas y apeló a los socialdemócratas a formar un "Gobierno estable" encabezado por ella.

 

Por su parte, Gerhard Schröder, respondió a Merkel que "no habrá una coalición bajo su liderazgo con mis socialdemócratas". El canciller en funciones dijo que se siente "confirmado" por los ciudadanos para permanecer otros cuatro años al frente del Gobierno.

 

LOS EDITORIALES (19 de septiembre de 2005)

 

 

"Pulso Alemán", EL PAIS. Reflexiona sobre los resultados de las elecciones alemanas: "A partir de ahora se abre un complejo período de negociaciones para formar un Gobierno de coalición. Cabe incluso una gran coalición de democristianos y socialdemócratas en la que no esté Merkel. En algo coincidieron Schroder y Merkel: ambos quieren formar Gobierno y ser cancilleres; ambos consideran que han recibido un mandato, el uno contra un cambio radical, la otra de renovación para convertirse en la primera mujer y la primera del Este que llega a la Cancillería".

 

“Alemania, entre la ‘Gran Coalición’ y el ‘Gobierno semáforo’”, EL MUNDO. A la luz de los resultados, parece claro que la democracia cristiana alemana se equivocó al elegir a Merkel como líder. Su campaña ha sido titubeante y ha cometido errores infantiles. Por el contrario Schröder ha demostrado su férrea capacidad de lucha. Todo indica que continuará de canciller con los democristianos o con los liberales como nuevos socios. Ninguna de las dos opciones es buena para Alemania ni para Europa. La primera porque los dos grandes partidos mantienen importantes diferencias ideológicas. La segunda tampoco es buena porque la coexistencia entre liberales y los verdes no parece nada fácil. Sea como fuere los resultados dejan a Schröder como el árbitro de la gobernabilidad, lo cual ya es un gran triunfo para él.

 

“Retos de Alemania”, LA VANGUARDIA. Ante los resultados de las elecciones alemanas, el diario indica que Schröder, tras una brillante campaña electoral, ha conseguido eludir el negro destino que le auguraban los primeros sondeos no significa que haya ganado las elecciones. Su legítima oposición a la guerra de Irak, sus abiertas discrepancias con la Administración Bush y sus cordiales relaciones con Vladimir Putin han generado una sensación de cierta equidistancia en las relaciones de Berlín con Washington y Moscú, una sensación que ahora deberá corregirse. Cree que a primera vista, los resultados de ayer no son buenos pare el proceso de construcción europea ni para los mercados financieros.

 

“Empate en Alemania”, EL PERIODICO. Los resultados electorales suponen un "fracaso personal" para Merkel y un triunfo para Schröder, que "ha conseguido con su fe y su tesón levantar el voto socialdemócrata".

 

“Más incertidumbre en Europa”, AVUI. Señala que la falta de liderazgo fuerte en Alemania también puede repercutir negativamente en la política de las instituciones comunitarias. Es un secreto de dominio público que el proceso de ratificación de la denominada Constitución europea va a quedar paralizada después de los resultados de los referendums en Francia y Holanda. Todo el mundo esperaba saber que pasaría ayer para proponer alguna salida, pero la incertidumbre alemana sólo contribuye a aumentar la incertidumbre europea porque los resultados de Alemania no permitirán a corto plazo rehacer el denominada eje franco-alemán ni tampoco que nazca un polo alternativo con una alianza entre países grandes y medianos gobernados por fuerzas de signo político similar. En este contexto, sólo Tony Blair puede intentar en los meses que le quedan de presidencia de la UE encabezar algún tipo de maniobra que permita salir de la parálisis actual. Pero será difícil mientras la mayoría de la opinión pública británica se mantenga en el actual euroescepticismo.

 

PRENSA INTERNACIONAL (19 de septiembre de 2005)

 

 

El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung dedica artículo de Daniel Deckers: “Nuevo Juego”. Subraya que "nunca ha habido tantos votos estratégicos. Bajo la impresión de las especulaciones en torno a una gran coalición, los electores decepcionados por el SPD de la Agenda 2010 se han puesto del lado de los Verdes y del Partido de Izquierda. Muchos de los que dieron su segundo voto a los liberales querían cerrarle el camino a la Unión para una gran coalición. El hecho de que la CDU -y más aún la CSU- no haya podido defender el resultado electoral de 2002 revela la desconfianza de muchos ciudadanos frente al programa y también frente a la persona Angela Merkel". Este diario también titula en primera: “Comienza la lucha por la Cancillería“, y pone de relieve que “Schröder no está dispuesto a una gran coalición bajo Merkel”.

 

Süddeutsche Zeitung, bajo el título: “Angela Sinpaís” publica artículo de Heribert Prantl, en el que pone de relieve que "comienza el desmontaje de una mujer que creía tenerlo todo y que ahora lo está perdiendo todo. Una presunta ganadora electoral pocas veces ha tenido que pasar tanta vergüenza. Antes de que comiencen las negociaciones de coalición, comenzarán las intrigas contra Angela Merkel. Puede que incluso estén contados sus días como jefa de la CDU. La candidata Merkel está rodeada de sucesores. Angela Sinpaís".

 

Frankfurter Rundschau titula: “Poca claridad”. Señala: "Puede que Angela Merkel le haya pedido demasiado a la gente. La jefa de la CDU decidió hacer caso omiso del desconcierto de los ciudadanos. Incluso azuzó los miedos recomendando a Paul Kirchhof como ideólogo y organizador del cambio de sistema. Esto no lo perdonan ni los electores ni los amigos del partido, que ya durante la campaña apenas pudieron controlar su malestar por esta decisión".

 

Die Welt, bajo el titular: “Primero elecciones, después tortura”, señala que "cuando se tambalean tanto las mayorías, ¿sigue habiendo un mandato de los alemanes a favor de reformas aún más profundas que la Agenda 2010. Sí, lo hay. (…) La miseria presupuestaria, la baja económica y el escándalo del desempleo masivo son mandato y legitimación al mismo tiempo. Alemania tiene grandes problemas que requieren liderazgo y decisiones difíciles. Se justifican por sí mismas". Este mismo diario titula en primera: “Dos perdedores quieren entrar en la Chancillería”. Destaca que “Merkel y Schröder se creen legitimados para formar Gobierno”.

 

El diario estadounidense The Wall Street Journal Europe, en editorial titulado: “Las complicadas elecciones de Alemania”, opina que “Alemania se enfrenta a semanas en el limbo mientras precisa desesperadamente un fuerte líder político que ponga en orden su economía”.

 

El diario francés Le Figaro, en un artículo de Pierre Rousselin titulado: “Bloqueo en Alemania”, señala que “el resultado de las elecciones legislativas de ayer revela un electorado fragmentado, políticamente desorientado y abre el camino a un Gobierno desprovisto de la autoridad necesaria para emprender reformas”.

 

Libération "De estas curiosas elecciones en Alemania, en la que los ganadores ponen mala cara y los perdedores están felices, Europa saldrá más indecisa aún. Con un Jacques Chirac que ha perdido credibilidad desde el referéndum, y una Angela Merkel que perdió puntos por el inesperadamente magro resultado de su partido político, la pareja franco-germana genera más compasión que envidia. Ello no cambiaría aún cuando Gerhard Schröder siguiera siendo Canciller Federal. Alemania ingresa ahora al club de los países en los que grupos de protesta y radicales hacen tanto daño que terminan por bloquear los cambios políticos y una política de largo plazo".

 

El británico The Times, en editorial titulado: “El peor resultado”, manifiesta que “la alternativa más probable es la de una gran coalición. El SPD formaría parte de un Gobierno conservador dirigido por Merkel”. “Una Alemania dividida está entrando en un peligroso terreno”.

 

The Guardian, de Londres, escribe: "Las elecciones estuvieron marcadas por un profundo pesimismo, una enorme desconfianza con respecto a los grandes partidos políticos y votantes inseguros, que si bien comprendieron la necesidad de reformas, temieron sus consecuencias. Los alemanes quieren reformas. Ahora los amenaza el estancamiento, porque perdieron los nervios".

 

El italiano La Repubblica publica artículo de Bernanrdo Valli: “Un sillón para dos”. Opina que “se impone, como primera hipótesis, la gran coalición”.

 

Corriere della Sera titula artículo de Franco Venturini: “Los miedos crizados. Un voto que anuncia compromisos”, que señala: “Quien pierde es toda Europa, que mira y miraba a esta Alemania que, a pesar de todo, sigue siendo la tercera economía del mundo y la primera de la UE”. Editorializa: "Sucedió lo que ninguno de los partidos políticos alemanas deseaba y lo que muchos gobiernos en Europa temían. En Alemania primaron los temores ante una crisis económica y la pérdida del Estado de bienestar. Como resultado, ninguna de las coaliciones planeadas logró el número necesario de votos para formar Gobierno. Entre unos que no ganaron realmente y otros que no perdieron realmente, los que deberán sufrir serán al final Alemania y toda Europa".

 

El portugués Diário de Noticias titula en portada: “Los alemanes creen en una gran coalición”. También dedica editorial: “El impasse alemán” en el que dice: “Angela Merkel es la gran derrotada de unas elecciones que dejaron Alemania al borde de la ingobernabilidad”.

 

El diario Der Bund, de Berna, Suiza, opina: "Las negociaciones para formar Gobierno van a ser una prueba de fuego para ambos grandes partidos políticos (conservadores y socialdemócratas, N. de la R.). Los socialdemócratas sólo querrán cogobernar si no son tratados como socio menor. Angela Merkel se halla debilitada personalmente y no las tendrá fácil, ni en su partido ni con los socialdemócratas".

 

El Gazeta Wyborcza, de Varsovia, editorializa: "El nuevo Gobierno será más propenso a dejarse influir por los lobbies, tan poderosos en Alemania y deberá actuar ad hoc y sin plan. Esas elecciones han demostrado que el mayor país de Europa aún no sabe en qué dirección quiere marchar".

 

El diario Le Soir, de Bruselas, Bélgica, escribe: "Si bien ya no es el capitán del barco, Gerhard Schröder está muy lejos de estar políticamente muerto. Los socialdemócratas no cesan de admirarlo. Schröder hubiera logrado incluso sus propósitos, si un cierto Oskar Lafontaine (ex socialdemócrata, uno de los líderes de un nuena agrupación de izquierda, N. de la R.) no se le hubiera atravesado en el camino". 

 

El Lidove Noviny, de Praga, opina: "Si bien los socialdemócratas perdieron las elecciones contra los conservadores, el resultado es en realidad una victoria para Gerhard Schröder y una derrota para Angela Merkel. Si hay algo que los alemanes no quieres es una canciller Merkel. Con su infeliz campaña perdió la ventaja inicial de 20 por ciento que tenía en las encuestas. Una candidata de ese calibre no puede ser jefa de Gobierno".

 

El diario Basler Zeitung, de Basilea, Suiza, dice: "Es un desastre sobre todo para Angela Merkel. No hay que ser profeta para afirmar que las posibilidades de Angela Merkel de transformarse en la primera canciller han disminuido considerablemente. En los próximos días se verá si la promesa de los conservadores de permanecer detrás de ella no debe ser interpretada más bien como una amenaza".

 

Elecciones en Afganistán

Por Sin Pancarta - 5 de Octubre, 2005, 14:35, Categoría: General

LA RAZON

Poca cobertura mediática hemos visto en torno a un hecho trascendental como las elecciones al Parlamento Afgano, incluso algunos medios ha preferido centrarse en su ‘escasa’ participación cuando se ha llegado al 50% del electorado, cifra que muchos países occidentales tienen como habitual en sus elecciones. En cualquier caso, pese a todas las dificultades, siempre debemos celebrar las elecciones en un país como Afganistán.

 

LA INFORMACION (19 de septiembre de 2005)

 

 

Los afganos acudieron ayer a las urnas para elegir su primer Parlamento democrático desde 1969, aunque los resultados no se conocerán hasta el próximo mes. La jornada transcurrió en calma, a excepción de algunos incidentes aislados, a pesar de las de las llamadas de la guerrilla talibán al boicot de los comicios. Pero el fuerte dispositivo de seguridad montado por las autoridades afganas, con apoyo de la Fuerza de Asistencia de la OTAN, no impidió que la participación fuese mucho menor que en las elecciones presidenciales celebradas el pasado año. Los observadores internacionales calculan que un 50% de la población acudió ayer a las urnas, frente al 75% de 2004.

 

El Gobierno afgano destacó que no se registró ningún ataque contra los centros de votación y la ausencia de víctimas civiles, aunque 14 personas murieron en el sureste del país en enfrentamientos entre el Ejército y la guerrilla talibán. "Ha sido un fracaso para los talibanes", afirmó el portavoz del Ministerio del Interior, Latifullah Mashal.

 

PRENSA INTERNACIONAL (19 de septiembre de 2005)

 

 

El diario estadounidense International Herald Tribune titula en primera: “Los afganos van a las urnas sin ser intimidados” y aventura que “la fuerza y la sustancia del Parlamento será una prueba crucial de la todavía frágil transición del Afganistán hacia la paz”.

 

El diario francés Libération, bajo el titular: “En Afganistán, el fin sin final de los talibanes”, escribe que “la guerra contra los talibanes es una larga cacería de fantasmas. Surgen, atacan, desaparecen, aprovechándose de una frontera abierta, de los refugios seguros en Pakistán y de múltiples complicidades tribales”.

 

Annan Da su Versión de la Cumbre en el Journal

Por Sin Pancarta - 5 de Octubre, 2005, 14:16, Categoría: General

LA RAZON

Annan vuelve a dar muestras de su desvergüenza. Tras el sonoro fracaso de la Cumbre del 60 Aniversario, desde las páginas del Journal pretende convencernos de los ‘grandes’ avances realizados. Como broma no está mal.

 

THE WALL STREET JOURNAL

 

Lunes, 19 de septiembre de 2005

 

ONU: EL VASO, MEDIO LLENO

 

Kofi Annan

 

 

El documento final aprobado el pasado viernes al término de la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas ha sido calificado de «decepcionante» o «descafeinado». Es una afirmación cierta, al menos en parte, y así lo dije ante los líderes del mundo el pasado miércoles. Pero, entendido en su conjunto, no deja de ser una significativa manifestación de unidad a escala mundial sobre un gran número de cuestiones.

 

Se trata de una excelente noticia, tras semanas de tensas negociaciones. El martes por la mañana aún quedaban por resolver 140 puntos de desacuerdo que afectaban a 27 temas. En un alarde final de diplomacia de tipo lo tomas o lo dejas, se pudo ultimar el documento, pero eso ocurrió tan entrada ya la noche, que los reporteros y comentaristas no tuvieron tiempo de analizar el texto completo antes de emitir su juicio. No pretendo criticarlos cuando afirmo que ahora se están revisando, o cuando menos matizando, muchas de sus valoraciones.

 

En efecto, no es mi intención criticarlos, pues la mayoría de los periodistas han sido muy considerados conmigo. Así, atribuyeron el supuesto fracaso a los Estados miembros, quienes, supuestamente, no hicieron suyas las audaces propuestas de reforma que yo había formulado. De justicia es que ponga ahora las cosas en su lugar.

 

En marzo, cuando propuse una agenda de trabajo para la Cumbre, coloqué el listón a un nivel deliberadamente alto, pues en las negociaciones internacionales nunca se obtiene todo lo que se pide. Asimismo, presenté las reformas como un conjunto, no porque confiara en que fueran a aprobarse sin cambios, sino porque consideraba más probable que se lograran avances si se procedía conjuntamente y no por separado, puesto que los Estados estarían más dispuestos a superar sus reservas sobre algunas cuestiones si observaban que otras a las que atribuían más prioridad recibían la atención que a su juicio merecían.

 

A fin de cuentas, eso fue precisamente lo que sucedió.

 

El documento aprobado contiene compromisos firmes e inequívocos, tanto de los países donantes como de los países en desarrollo, sobre los pasos concretos que hay que dar para que en 2015 se consigan los objetivos de desarrollo acordados hace cinco años en la Cumbre del Milenio, y ahora que el presidente George W.Bush los ha respaldado claramente en su discurso de la semana pasada durante la Cumbre, puede decirse innegablemente que existe un consenso mundial que los apoya.

 

El documento contiene decisiones destinadas a fortalecer la capacidad de las Naciones Unidas en el mantenimiento, el establecimiento y la consolidación de la paz, incluido un esbozo detallado de una nueva Comisión de Consolidación de la Paz, lo que permitirá garantizar acciones internacionales más coherentes y sistemáticas para fraguar una paz duradera en los países asolados por la guerra.

 

El documento incluye decisiones que permitirán afianzar las funciones y duplicar el presupuesto de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, crear un sistema mundial de alerta temprana para prevenir desastres naturales, movilizar nuevos recursos para luchar contra el VIH/ sida, la tuberculosis y el paludismo, y mejorar el Fondo Renovable Central de las Naciones Unidas para Emergencias, de modo que cuando ocurra un desastre en el futuro, la ayuda llegue con mayor rapidez y seguridad.

 

Contrariamente a lo que había recomendado, en el documento no figura la definición clara de terrorismo. Sin embargo, sí contiene, por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, una condena inequívoca, por todos los Estados miembros, del terrorismo «en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa y de dónde y con qué propósitos», así como un enérgico llamamiento para que en un plazo de 12 meses se ultime una convención amplia contra el terrorismo y un acuerdo para forjar una estrategia mundial de lucha contra el terrorismo que debilitará a los terroristas y reforzará nuestra comunidad internacional.

 

Tal vez lo más valioso para mí sea la aceptación clara por todos los miembros de las Naciones Unidas de que hay una responsabilidad colectiva de proteger a las poblaciones civiles del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes contra la Humanidad cuando las autoridades locales no estén manifiestamente a la altura de sus responsabilidades, con el compromiso de hacerlo por conducto del Consejo de Seguridad. Fue en 1998 cuando defendí por primera vez esta postura, como lección ineludible de nuestros fracasos en Bosnia y Rwanda. Me complace observar que por fin ha recibido la aceptación general, y confío en que se pondrá en práctica cuando las circunstancias lo exijan.

 

También se acepta mi propuesta de un nuevo Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, aunque no sin los detalles que, a mi juicio, harían de él un órgano claramente mejor que la actual Comisión. A la Asamblea General se le atribuye el cometido de ultimar dichos detalles durante el próximo año. Los Estados que creen firmemente en los Derechos Humanos deben trabajar con empeño para que el nuevo órgano represente un verdadero cambio.

 

Los Estados miembros han aceptado la mayoría de las propuestas detalladas que formulé sobre la reforma de la gestión. En un futuro próximo, deberíamos disponer de mecanismos de supervisión y auditoría de nuestra labor más independientes y rigurosos, eliminar las actividades obsoletas e introducir una gratificación excepcional para el personal que se retire voluntariamente, de modo que podamos concentrar nuestras energías en las prioridades actuales y contratar a las personas adecuadas para encargarse de ellas, y reformar en profundidad las normas que rigen la utilización de nuestros recursos presupuestarios y humanos.

 

Sin embargo, los Estados miembros se han abstenido de asumir el compromiso claro de dotar al secretario general de la firme autoridad ejecutiva que tanto yo como mis sucesores necesitaremos para desempeñar el creciente número de funciones que se encomiendan a las Naciones Unidas.

 

También había propuesto una reforma del Consejo de Seguridad, para que fuera más ampliamente representativo de las realidades de hoy. Aquí también existe un acuerdo de principios, pero el problema está en los detalles. El documento recoge el compromiso de los Estados de seguir buscando un acuerdo e insta a que se examinen los avances al respecto a finales de 2005.

 

Con todo, el principal fallo del documento es no haber abordado la cuestión de la proliferación de las armas nucleares, sin duda, la amenaza más alarmante a que habremos de hacer frente en un futuro inmediato, dado el peligro de que los terroristas adquieran ese tipo de armas. Algunos Estados quisieron que se diera prioridad absoluta a la no proliferación, mientras que otros insistieron en que las acciones para reforzar el Tratado sobre la No Proliferación de las armas nucleares (TNP) debían incluir nuevos pasos hacia el desarme. De este modo, se repitió el fracaso de la conferencia de examen del TNP celebrada en mayo.

 

Evidentemente, se trata de un asunto demasiado importante como para que la indecisión lo lleve al fracaso. Hago un llamamiento a los dirigentes en ambos frentes para que den mayores muestras de capacidad política y tomen medidas urgentes para encontrar una posición común. De lo contrario, esta Cumbre podría llegar a recordarse sólo por su incapacidad para impedir el desmantelamiento del régimen de no proliferación y todo lo que en realidad se ha conseguido podría quedar en el olvido.

 

 

Kofi Annan es secretario general de las Naciones Unidas

 

LOS EDITORIALES (19 de septiembre de 2005)

 

 

La ONU, en evidencia”, ABC. Es indudable que la vocación universalista de los valores y principios que inspiraron la fundación de la ONU tras la terrible experiencia de la Segunda Guerra Mundial siguen desplegando toda su fuerza moral y su virtualidad, constituyendo un acerbo de decencia política que es compartido en la práctica por la mayoría de sus miembros. Bastaría un compromiso sincero por parte de los países que dicen asumirlo para que las reformas prosperasen. Sobre todo, si se quiere que la ONU se convierta finalmente en un instrumento que haga viable el proceso de la libertad y el bienestar en el seno de la cada vez más compleja comunidad internacional nacida del fin de la Guerra Fría.

 

Más Problemas en Gaza

Por Sin Pancarta - 5 de Octubre, 2005, 14:11, Categoría: General

LA RAZON

La evacuación de Gaza sigue dando problemas a los palestinos. Israel ha dejado una sucesión de trampas que incluye el control de las fronteras por aire, mar y tierra. También hemos visto en el día de hoy la peculiar concepción de la Justicia de Israel en según qué temas.

 

ABC

 

Lunes, 19 de septiembre de 2005

 

GAZA, ¿Y AHORA QUÉ?

 

Juan Cierco (Corresponsal)

 

La retirada israelí no resuelve los problemas de la Franja mediterránea, controlada por tierra, mar y aire por Tel Aviv, y bajo la creciente tutela de Hamás de puertas para dentro. Son tantos los retos que Mahmud Abbas no sabe por dónde empezar

 

 

GAZA. Hace dos semanas, Mahmud Abbas, en contra de la recomendación de sus más estrechos colaboradores, decidió suspender su viaje a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU. Sus menos fieles le reprocharon dejar impoluta la alfombra roja preparada para Ariel Sharón. No le importó. Menos mal.

 

El caos y la anarquía reinantes en Gaza desde hace meses se multiplicaron al cuadrado tras la salida de los soldados israelíes. Tel Aviv aireó en estéreo el final de la ocupación de la Franja, dato curioso ya que durante los últimos 38 años nunca había reconocido estar ocupando territorio alguno.

 

Los palestinos, por su parte, se niegan a hablar del final de la ocupación hebrea pues, a la postre, Israel controla el espacio aéreo y marítimo; dicta sentencia en lo que al paso por las fronteras se refiere; tiene la potestad unilateral de invadir ese territorio para reprimir la violencia palestina; se niega a dar el visto bueno a la reapertura del aeropuerto; le pone muchos peros al puerto, y ya ha anunciado incluso la creación de una zona de seguridad de 150 metros.

 

 

Principales problemas

 

No es de extrañar que, con este panorama, la primera misión de las muchas que tiene encomendadas el presidente de la ANP, Mahmud Abbas, sea la de evitar lo que Gaza teme: convertirse en una prisión, más grande, pero tan difícil de dejar como cuando los carceleros israelíes estaban dentro del recinto.

 

La ANP ha estado centrada, en los últimos días, en el paso fronterizo de Rafah, desbordado por la imprevisión egipcia y la falta de control palestino. Abbas, de visita ayer en la zona, aseguró haber zanjado el problema. Pero tiene tantos por dónde empezar...

 

Por acabar con la guerra de guerrillas entre las distintas bandas armadas (su última víctima, el general Musa Arafat, primo del difunto «rais») o por ceder a la presión internacional y llevar a cabo el desarme de los grupos radicales, con los fundamentalistas de Hamás a la cabeza.

 

Por apostar por unas elecciones legislativas democráticas en enero o ceder a la presión de Israel e impedir la candidatura de un Hamás que podría alcanzar cotas de poder cercanas al 40 por ciento de los escaños en juego.

 

Por luchar de manera clara y determinada contra la corrupción, la ineficacia, la mala gestión o asegurar unas condiciones jurídicas y fiscales para la inversión extranjera, que permita el desarrollo industrial, agrícola, económico de la Franja.

 

 

Una población castigada

 

Por elevar las condiciones de vida de su pueblo, en un territorio con más de un 45 por ciento de paro; donde dos tercios de su gente vive por debajo del umbral de la pobreza; donde se cuenta una de las densidades más grandes del mundo, con 3.457 personas por kilómetro cuadrado; donde el 60 por ciento de la población sobrevive gracias a las ayudas de la Unrwa o evitar que la dependencia absoluta de Israel en gasolina, electricidad u otras materias de primera necesidad siga siendo un hecho en los próximos años.

 

Tantos retos que resulta difícil decidir por dónde empezar. Pero conviene hacerlo cuanto antes, para evitar que la bomba de efectos retardados que es Gaza estalle antes de tiempo 38 años después.

 

ABC

 

Lunes, 19 de septiembre de 2005

 

LOS ÁRABES ISRAELÍES CLAMAN AL CIELO

 

Juan Cierco (Corresponsal)

 

 

GAZA. Muchos analistas pronosticaban para este invierno la tercera Intifada palestina por la crisis en Cisjordania y Jerusalén Oriental, una vez cocinada la patata caliente de Gaza. Puede, en efecto, que estalle una revuelta popular, pero no la protagonizarían los palestinos de los Territorios Ocupados, sino los árabes de Israel.

 

Sus líderes amenazan con ello tras ver cómo el departamento de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia ha cerrado el caso de la muerte de 13 árabes israelíes en octubre de 2000 por no tener pruebas de peso contra los agentes que dispararon.

 

En septiembre de 2003, la llamada «Comisión Orr» encontró indicios suficientes para denunciar la actitud de la Policía. El ex jefe de Gobierno, Ehud Barak, y el ex ministro de Seguridad Interior, Shlomo Ben Ami, fueron acusados de ser responsables indirectos estas muertes.

 

Sin Pancarta Street Journal Presenta su Monográfico sobre Tregua Trampa de 1998

Por Sin Pancarta - 2 de Octubre, 2005, 15:31, Categoría: General

Desde la Mesa del Consejo de Ministros se afirma que fue Aznar y el PP quien negoció con ETA, quien acercó los presos. Estas afirmaciones son falsas y aquí, desde nuestra modesta aportación, vamos a contar toda la verdad sobre aquella farsa, sobre aquellos contactos que únicamente sirvieron para constatar la nula voluntad del grupo criminal para abandonar su actividad asesina en nuestro monográfico LA TREGUA TRAMPA DE 1998. Contaremos todos los puntos de vista de aquel momento, todos los testimonios y todos los documentos.

CONFERENCIA DE PRENSA DE LA PORTAVOZ DEL GOBIERNO, FERNÁNDEZ DE LA VEGA DESPUÉS DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS

Madrid, 16 de septiembre de 2005

(…)

P.- Dos preguntas para la Vicepresidenta. Como esta semana se han recrudecido las críticas del PP a cuenta de supuestos contactos entre el Gobierno y ETA e hipotéticas concesiones a la banda, me gustaría saber si, a juicio del Gobierno, la ausencia de consenso en esta materia entre el Gobierno y el primer partido de la oposición --por lo demás, no parece que tenga fácil remedio-- puede suponer un obstáculo para la apertura de un eventual proceso de paz e, incluso, para su conclusión con éxito.

También hablando de consenso, pero en este caso en materia de Defensa, quería saber si el Ejecutivo vislumbra un margen de acuerdo, un margen de negociación, con el Partido Popular para incorporarle mediante enmiendas al consenso respecto a la Ley de Defensa en su trámite en el Senado.

Sra. De la Vega.- En cuanto al primer tema, quiero dejar bien claro que no hay cambios en la posición del Gobierno: no hay negociación. Tampoco hay novedades en la política penitenciaria ni en la legislación antiterrorista y, por otra parte, algo que venimos diciendo desde siempre: si hay cualquier posibilidad de terminar con la violencia o con ETA, no tengan dudas de que el Gobierno la aprovechará, como ha dicho en reiteradas ocasiones el Presidente del Gobierno, utilizando todos los instrumentos que el Estado de Derecho nos ofrece, para cumplir con el deseo de la inmensa mayoría de la ciudadanía, que no es otro que el del fin de ETA.

Se ha hablado de muchas cosas. Les diré, en cualquier caso, por ejemplo, en relación con el tema de los presos, que en España se acercaron presos de ETA a Euskadi hace tiempo, pero fue con un Gobierno del Partido Popular. Por cierto, además, se acercaron bastantes presos.

Yo, en nombre del Gobierno, como siempre, digo que vamos a seguir trabajando por el consenso y le pido una vez más al Partido Popular, en general, y al señor Acebes en particular, que tenga prudencia, que sea prudente, porque él ha sido Ministro del Interior y él sabe, en relación con este tema, que la última vez que se acercaron presos etarras a Euskadi fue con un Gobierno presidido por el señor Aznar.

Por lo demás, de la misma manera que lo dije el otro día en el Parlamento, lo vuelvo a repetir y creo que finalmente las cosas se producirán así: nos gustaría, y por eso está trabajando el Gobierno, que el Partido Popular se sumase a esta inmensa mayoría de ciudadanos españoles que quieren y desean el fin de ETA, y quieren y desean que además lo hagamos conjuntamente todas las fuerzas políticas, porque no hay nada mejor para acabar con ETA y con el terrorismo que, además de todo lo que estamos haciendo y de todo lo que hemos venido trabajando durante mucho tiempo, lo hagamos con la unidad y el consenso de todas las fuerzas políticas. No tenga la menor duda que el Gobierno va a seguir trabajando por ello y creemos que finalmente todos los ciudadanos estarán detrás del Gobierno, incluido el Partido Popular.

(…)

A Vueltas con el Acercamiento de Preso al País Vasco

Por Sin Pancarta - 2 de Octubre, 2005, 15:23, Categoría: General

LA RAZON

La noticia central del fin de semana sigue siendo lamentablemente la cuestión terrorista, la cuestión vasca. No hay leyes, no hay proyectos, no hay iniciativas para la nación y sus ciudadanos. En su lugar prevalece la demagogia, las grandes palabras, el humo en definitiva. Estamos en el punto de las trasferencias de las competencias de prisiones al Gobierno Autónomo Vasco lo que en realidad significaría la excarcelación total o parcial de los criminales etarras tras su traslado al País Vasco. No se producirá el hecho de forma inmediata, pero a medio plazo (más bien corto), casi sin darnos cuenta, estaremos inmersos en la situación referida. Lo que está sucediendo es de vergüenza, es el calificativo que mejor define la actuación gubernamental.

 

LA INFORMACION (18 de septiembre de 2005)

 

 

Los nacionalistas vascos están presionando al Gobierno para que acerque a presos de ETA a cárceles de Euskadi, porque de ese modo se aceleraría, a su juicio, el proceso para conseguir un fin dialogado de la violencia terrorista. Fuentes del Ejecutivo han precisado a EL PAÍS que "el Gobierno está dispuesto a tratar con ETA sobre sus presos, pero ETA tiene que declarar antes el cese de la violencia". Mientras la banda terrorista no anuncie públicamente que abandona las armas, el Ejecutivo no alterará su política penitenciaria respecto a los etarras que actualmente cumplen condena en prisión.

 

"El proceso será largo y difícil, como ha recordado el presidente. El acercamiento de presos, en caso de que ETA dejara las armas y se iniciara el diálogo amparado en la resolución del Congreso, tampoco sería sencillo. Las cárceles vascas son viejas y están saturadas de reclusos comunes que, en muchos casos, también son vascos", señalan las fuentes del Ejecutivo consultadas por EL PAÍS.

 

Rajoy aprovechó su visita a Crevillente para descalificar la política antiterrorista del Gobierno, al que acusó de "marginar" al PP en sus decisiones sobre la lucha contra ETA. "Es un claro error y, además, denota cierta soberbia por parte del presidente del Gobierno", señaló. El líder de la oposición también volvió a criticar la decisión del Ejecutivo de impulsar el diálogo con la banda terrorista para conseguir la paz. "Es mejor combatir a ETA que negociar y bajar la cabeza", concluyó.

 

Por otra parte, EL PAÍS dice que el Gobierno contempla con "preocupación" la actitud del PP, que han vuelto a utilizar el terrorismo para resaltar su labor de oposición en la primera sesión parlamentaria de control al Gobierno, al que los populares acusaron de negociar con ETA e insinuaron que habrá acercamientos de presos. "Además de falsificar la realidad a sabiendas, el PP actúa deslealmente y trata de obstruir un hipotético proceso de paz", señala el socialista Ramón Jáuregui.

 

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, defendió ayer el trabajo del Ejecutivo central para acabar con la violencia de ETA y aseguró que los socialistas vascos están "comprometidos y detrás del presidente Zapatero" en el camino hacia la paz. "Si algo se mueve, si se abre una oportunidad, intentémoslo", afirmó López en la apertura del Comité Nacional del PSE. En este sentido, aseguró que su partido hará "lo que esté en sus manos" para alcanzar la paz y "no desaprovechará ninguna oportunidad para hablar con todos" y alcanzar "acuerdos básicos".

 

El Consejo Nacional del PSE aprobó por unanimidad y con una única abstención la ponencia política que discutirá a finales de octubre en su 5º congreso. López animó a un "debate amplio y vivo de ideas" en el cónclave, que sirva para poner a los socialistas vascos "en pista para ser el partido de Gobierno". El líder del PSE reiteró que no secundará "políticas de frente contra nadie: ni contra el PNV, ni contra el PP" en su búsqueda de la centralidad en la política vasca. También advirtió a los nacionalistas que no admitirá "que el diálogo y las ansias de paz y de normalidad política se conviertan en pretexto para que se intenten sacar adelante planes rupturistas por la puerta falsa".

 

La vicepresidenta del Gobierno vasco, Idoia Zenarruzabeitia, se muestra muy esperanzada con "la oportunidad" que se presenta para lograr el final del terrorismo y la "normalización" en Euskadi, un proceso que, según dice en una entrevista publicada en EL CORREO, "esta vez tiene que salir bien" y "no tiene marcha atrás". La vicelehendakari pide a ETA que responda al clamor "insistente de la mayoría de la sociedad vasca y cada vez más de la mayoría de la izquierda abertzale" para que deje definitivamente las armas.

 

ARTICULOS DE OPINION (18 de septiembre de 2005)

 

 

“Contra ETA y contra ti”, Victoria Prego. EL MUNDO. El disenso PP-PSOE traslada a la sociedad la responsabilidad de la lucha antiterrorista. Para alcanzar la paz, Zapatero va a necesitar la generosidad de todos, no sólo de los suyos.

 

“Halcones y palomas”, Ignacio Camacho. ABC. Dice que lo paradójico de la política de Zapatero es que tiende la mano a todo el mundo menos a una oposición que representa a casi la mitad de la sociedad política española. Esta estrategia de aislamiento le está saliendo a pedir de boca. Con el diálogo como bandera retórica y el respaldo de un potente aparato de propaganda, el Gobierno señala a la oposición como un colectivo crispado que no logra encontrar un mal socio. Practica una política ambigua en la que un decidido programa rupturista aparece edulcorado con el almíbar de un diálogo hemipléjico. Y tiene éxito. Zapatero sintoniza con la médula acomodaticia de una sociedad confortable que no quiere líos y huye de las decisiones antipáticas para no complicarse la vida. Una sociedad blanda apalancada en la ética de la comodidad que prefiere ceder par no afrontar el compromiso de la dialéctica.

 

Alcaraz, los Remos de López y el Protagonismo Batasuno

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 15:17, Categoría: General

LA RAZON

Alcaraz y la AVT siguen defendiendo al memoria de las victimas de forma heroica. En la entrevista de ABC manifiesta: “La única negociación posible es que ETA deje las armas y no reciba nada”, “Zapatero va a dar a ETA en dos años lo que la banda no ha conseguido en treinta de asesinatos”. “El presidente del Gobierno no busca el bien de la sociedad, sino el bien de su Gobierno, de su partido y el suyo propio”. También el PP recibe su crítica: “Al PP le falta contundencia y echo de menos muchas voces de los populares vascos”.

 

Patxi López prefiere remar en otra dirección mientras Batasuna se coloco en el centro del debate político nacional.

 

ABC

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

«LA ÚNICA NEGOCIACIÓN POSIBLE ES QUE ETA DEJE LAS ARMAS Y NO RECIBA NADA»

 

Jorge Sáinz y Dolores Martínez

 

El presidente de la asociación que reúne mayor número de víctimas advierte de que la negociación con ETA puede provocar que algunas personas se tomen la justicia por su mano

 

 

MADRID. Lo tiene muy claro. Francisco José Alcaraz está dispuesto a poner «toda la carne en el asador» para impedir, en la medida de sus posibilidades, que el Gobierno se «rinda al chantaje de ETA». Para ello, tiene previsto organizar movilizaciones, como la del 4-J, porque lo contrario, la pasividad, sería una carga muy pesada en «nuestra conciencia». En este pulso a ETA y al Ejecutivo no se siente solo: «La fuerza no sólo la recibo de la AVT, sino también de los ciudadanos». Al PP le pide «más contundencia» y al PSOE, que vuelva al Pacto Antiterrorista.

 

- ¿Es usted una china en el zapato del Gobierno?

 

- La AVT es una china en el zapato de ETA y de quienes quieran pactar con la banda, por lo tanto si el Gobierno tiene la voluntad de negociar y pactar con ETA será una china para ambos.

 

- La Asociación ya ha anunciado movilizaciones «sin precedentes» cuando el Gobierno mantiene que no hay ningún diálogo abierto, ¿se están ustedes precipitando?

 

- Desde hace casi un año, la AVT viene anunciando lo que está ahora ocurriendo. Ya hablamos de las tres condiciones que ETA pondría para una tregua: el acercamiento a las cárceles, la legalización de ETA-Batasuna y el indulto de presos. Además, hechos como que el Ejecutivo no inste a la ilegalización de EHAK es un ejemplo del precio que se está pagando. Ahora, el Gobierno está dosificando la información para que la sociedad lo pueda ir digiriendo. La prueba más evidente es la propuesta de negociación con ETA que el Gobierno llevó al Congreso.

 

- ¿Le sorprendió?

 

- La propuesta es una deslealtad a la sociedad y al Estado de Derecho. Además, quiero aclarar que me niego a hablar de negociación porque no es el término exacto, pues cuando el Gobierno se sienta con unos terroristas que tiene a sus espaldas casi mil muertos, lógicamente estamos hablando de un chantaje. Cuando alguien se sienta en una mesa y dice que si no se accede sus condiciones van a seguir matando, eso es chantaje. Si se negocia en esas condiciones, estamos hablando de claudicación, de rendición al chantaje de ETA.

 

- Para la AVT no hay negociación posible...

 

- Sólo si ETA deja las armas y a cambio no recibe nada. No sé si el Gobierno se sentaría con los violadores para negociar o con los asesinos de la violencia doméstica... Si se abre la puerta al diálogo con ETA, cualquier banda terrorista atacaría a un Estado de Derecho débil. Negociar es ceder y dar legitimidad a todos los asesinatos. Igual que si el Gobierno propone negociar con Bin Laden. En ambos casos estaríamos pisoteando y humillando la memoria de los asesinados, ya sean las mil víctimas de ETA o las casi 200 del 11-M.

 

- ¿Cuál es la solución de la AVT?

 

- La AVT defiende las propuestas de los socialistas que estando en la oposición nos hicieron creer que el fin de ETA estaba en las medidas policiales, judiciales y en el Pacto Antiterrorista. Quien realmente nos ha traicionado es el Gobierno. El presidente nos prometió antes de las elecciones que iba a mantener la Ley de Partidos y el Pacto Antiterrorista y a día de hoy nos sentimos engañados y traicionados...

 

- ¿Por qué cree que Zapatero ha tomado esa vía?

 

- No creo que los nacionalistas tengan tanto poder como para impulsar al Gobierno. Si ha dado este giro, que a medio largo plazo va a fortalecer a ETA, es porque hay algún asunto de fondo mucho más grave. Creo, y cada vez lo tengo más claro, que tiene que haber algún tipo de chantaje al Gobierno para que no le quede más remedio que coger ese camino.

 

- ¿Se refiere a ETA?

 

- Creo que la banda terrorista tiene datos para chantajear al Gobierno. ¿Qué datos? Ahí no puedo entrar. El tiempo lo pondrá todo en su sitio. Un Gobierno que ha abogado siempre por la derrota del terrorismo y que ahora da un giro de 180 grados es porque tiene que haber algún asunto de fondo muy grave.

 

- Perdone, pero no vale tirar la piedra y esconder la mano, ¿a qué asunto se refiere?

 

- No puedo entrar en él, pero creo que el PSOE ha escogido el camino que menos daño le va a hacer. Y a corto o medio plazo va a salir ganando con este proceso de negociación. Con el tiempo veremos cómo se fraguó todo.

 

- Cuando el Gobierno del PP se sentó con ETA no se escuchó la voz discordante de la AVT...

 

- Eso es como preguntar por qué el PSOE utilizó el GAL como arma contra ETA y ahora no usa esos mismos métodos, pues lógicamente porque hay diferencias entre los dirigentes de este partido. En este caso, habría que preguntar a los que estaban en aquella Junta directiva de la AVT, que nada tiene que ver con la actual.

 

- Pero, ¿cuál fue su postura?

 

- Yo colaboraba con la AVT y fui socio en 1999. En cualquier caso, si hubiera estado en la Junta o hubiera sido presidente, desde luego, ante un proceso de negociación yo hubiera movido cielo y tierra como ahora. No podemos permitir un proceso de negociación gobierne quién gobierne.

 

- ¿Qué va a ganar ETA?

 

- Zapatero va a dar a ETA en dos años lo que no ha conseguido en más de treinta asesinando, extorsionando y amenazando: el acercamiento de presos, los indultos y la legalización de Batasuna. A partir de ahí, resurgiría la ETA auténtica, que denominarían ellos, y el Gobierno tendrá la excusa de decir que esos nuevos etarras no fueron con los que negociaron.

 

- ¿Por qué no quiere creer al Gobierno cuando dice que hay una oportunidad para acabar con ETA?

 

- Porque una verdad a medias es una mentira. Si el Ejecutivo dice que hay una oportunidad, ofrece datos objetivos y, además, asegura que no va a ver ningún tipo de contraprestación política, bienvenido sea. Pero por qué el Gobierno no nos dice la verdad y reconoce que va a dar ETA lo que no ha logrado con los asesinatos a través de un proceso de negociación política. Además, el Gobierno también sacará sus réditos: venderá el fin del terrorismo, adelantará las elecciones, logrará la mayoría absoluta y se perpetuará en el poder, porque Zapatero no busca el bien de la sociedad, sino el bien de su Gobierno, de su partido y el suyo propio.

 

- Usted ha definido ese diálogo como un proceso político, ¿por qué la AVT, que no es una organización política, tiene que ser escuchada?

 

- La AVT está compuesta por víctimas de un proyecto político. La AVT es un proyecto político de los terroristas. Por lo tanto, estamos inmersos en la política desde el momento en el que somos asesinados, heridos o amenazados. Además, todos hacemos política, eso sí política no partidista.

 

- Hablando de partidismo, la anterior manifestación de la AVT estuvo apoyada por el PP, ¿las próximas también lo estarán?

 

- No contamos con el respaldo de nadie. Tenemos marcado nuestro camino y ese es el Pacto Antiterrorista. Nos da igual que esté el PP o el PSOE.

 

- ¿Hay demasiada politización?

 

- Es curioso que ese argumento que ha utilizado siempre el entorno etarra lo utilice ahora el Gobierno como arma arrojadiza contra nosotros. O sea, nosotros no podemos opinar, no podemos definir qué tipo de política honra la memoria de las víctimas, pero, al parecer, ETA sí tiene ese derecho.

 

- ¿Está satisfecho con la postura del PP sobre la negociación?

 

- Le falta más contundencia. Dentro del País Vasco echo de menos muchas voces del PP y quien lo va a pasar muy mal es la formación que esté fuera de la negociación, es decir, el PP.

 

- Las víctimas siempre han mantenido un comportamiento ejemplar, ahora bien, ¿cree que la actual situación puede derivar en casos de personas que se tomen la justicia por su mano?

 

- Durante muchos años, las víctimas hemos confiado en las leyes, en nuestro Gobierno y nunca nos hemos tomado la justicia por la mano. Dicho esto, si el Estado de Derecho nos falla, si sacan a los presos a la calle y el Gobierno se doblega ante ETA, cabe el riesgo de que haya víctimas que se planteen tomarse la justicia por su mano.

 

- ¿Qué pide a las víctimas ante ese riesgo?

 

- Antes de llegar a ello, se pueden articular movilizaciones dentro de la legalidad para que el Gobierno rectifique y no nos aboque a una situación como la descrita anteriormente.

 

- ¿Le ha informado el Gobierno sobre el proceso de negociación?

 

- Peces-Barba nos propuso que ante un proceso de paz que cediésemos y que aceptáramos una amnistía a presos sin delitos de sangre. Luego, Zapatero nos dijo que tenía datos para confiar en la negociación, pero que lógicamente no los iba a hacer públicos por razones de seguridad nacional.

 

- ¿Se presentará a la reelección como presidente de la AVT ?

 

- La AVT está viviendo tiempos difíciles. De hecho publicaremos una memoria: «El año de acoso y derribo a la AVT», en la que denunciaremos lo que ha hecho el Gobierno contra nosotros.

 

- Pero va a optar a la reelección...

 

- Para ser sincero yo no quisiera seguir en la AVT como presidente.

 

- Sin usted al frente, ¿la AVT mantendría los mismos criterios?

 

- Así sería. Hay un espíritu dentro de las víctimas que es imparable.

 

- Ha hablado usted de acoso y derrribo ¿Teme alguna operación para desbancarte del cargo?

 

- Ya se ha intentado a nivel interno, pero no han podido. Con la actual Junta Directiva hemos duplicado el número de socios, el mismo número que en los últimos 25 años.

 

- ¿Echa de menos algunos apoyos?

 

- Faltan voces. Hay organizaciones que están calladas y son tolerantes ante este proceso. Creo que en muchos casos la carne es débil y se deja comprar.

 

- ¿Quién?

 

- Creo que hay organizaciones que están en silencio gracias a las ayudas que reciben. Ahí se ve la politización, al ser complaciente y guardar silencio ante propuestas como la de negociación llevada al Parlamento.

 

- Pero no todas las asociaciones tienen que pensar como usted...

 

- También había judíos que apoyaban a los nazis, aunque reconozco que las víctimas del terrorismo no tienen por qué tener un pensamiento único.

 

- ¿Están llegando los tentáculos del Gobierno a las decisiones judiciales?

 

- Sin duda. Que el individuo Usabiaga quede en libertad sin cargos y que ni siquiera se le interpele, deja el tema muy claro. Es el intocable de ETA.

 

- Usted no se fía de Zapatero, también pone bajo sospecha algunas autos judiciales, ¿en quién confía?

 

- La fuerza no sólo la recibo de la AVT, sino de los ciudadanos. De hecho, si no hubiera recibido ese respaldo masivo hubiera dejado la presidencia de la asociación y me hubiera planteado dejar incluso este país.

 

- ¿Servirán para algo las movilizaciones que están preparando?

 

- Si no hubiéramos salido a la calle el 4-J, hoy el chantaje de ETA sería realidad. Nuestra presión ha provocado que no se cumplan los plazos de ETA y que el Gobierno haya cambiado de estrategia y esté dosificando la información. Nos jugamos el Estado de Derecho y la unidad de España. Además, si no ponemos toda la carne en el asador, arrastraremos esta pasividad durante años sobre nuestra conciencia.

 

DEIA

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

«SIN VIOLENCIA Y CON RESPETO A LAS REGLAS DE JUEGO SE PODRÍA CAMBIAR EL MARCO POLÍTICO» 

 

Joseba Arruti (Corresponsal político)

 

Patxi López salió bastante satisfecho de su encuentro de la semana pasada con el lehendakari Ibarretxe, en quien percibe cambios positivos respecto a la legislatura pasada. A estas alturas parece evidente que el futuro se presenta más esperanzador que el pasado reciente. 

 

 

Bilbao - Al máximo dirigente del PSE-EE, Patxi López (Portugalete, 1959), se le nota más confiado que nunca en el papel de su partido ante el contexto político que se avecina y advierte de que sólo estamos en la «etapa de generar el clima que dé inicio al camino» hacia la normalización.

 

- Sus palabras sobre el secretario general de LAB, Rafa Díez, atribuyéndole un papel destacado en Euskadi, ¿son una señal de lo que está por llegar?

 

- Se me preguntó, más allá de lo que era la citación ante el juez [Grande-Marlaska], sobre lo que representa en el País Vasco la figura de Rafa Díez y dije, creo que ateniéndome a lo hechos, que Rafa es una figura relevante en el mundo de la izquierda abertzale como secretario general del sindicato LAB que, por cierto, es legal. Añadí que en sus últimas manifestaciones había querido orientar ese mundo claramente hacia la política y no hacia la violencia y que, por tanto, podía jugar un papel importante en ese mundo.

 

- Ese tipo de declaraciones sorprenden por el grado de agresividad con el que hablaban antes los unos de los otros...

 

- En este tipo de cosas, y cuando hablamos de cuestiones tan delicadas, debiéramos expresarnos todos con prudencia, sin generar expectativas que superen la realidad ni enfrentamientos o animadversiones que superen también la propia realidad. Que reconozca que Rafa Díez tiene un papel relevante en la izquierda abertzale no significa que vaya a llegar a ningún tipo de acuerdo con ellos. Debemos poner las cosas en su sitio: una nueva etapa se caracteriza por un nuevo talante.

 

- Y, ¿estamos en una nueva etapa?

 

- Lo estamos después de las elecciones autonómicas en las que los ciudadanos han dicho que en Euskadi hace falta dialogar más y confrontar menos.

 

- Me refería a otra cosa...

 

- Pues puedo intuir que algo se está moviendo, y la obligación de los políticos es consolidar este movimiento, en caso de que se esté produciendo, hacia la paz.

 

- ¿Qué papel atribuye al tándem Arnaldo Otegi-Josu Urrutikoetxea en la deriva hacia la apuesta política?

 

- Es algo que desconozco, y como no estoy dispuesto a interpretar elucubraciones que no sé muy bien qué fundamento tienen, prefiero no incidir en eso.

 

- Permach les exige que cese lo que denominan "caza política" contra ellos. ¿Están tratando de presionar a Batasuna?

 

- Quien dice eso no entiende que en un Estado de Derecho hay poderes que son independientes. Nadie debe equivocarse. La justicia tiene que actuar con independencia. Tiene una responsabilidad que cumplir y debe ejercerla sin ningún tipo de influencia de los otros poderes. Ni la política, ni los gobiernos, ni los partidos estamos para juzgar, sino para respetar las decisiones que adopte la justicia.

 

- ¿Niega el más mínimo trasfondo político en las decisiones de la Audiencia Nacional?

 

- Soy de los que quiere entender esas actuaciones desde la absoluta independencia, y ser muy escrupuloso al respecto.

 

- Sin embargo, en su momento, sí que el PSOE acusaba al PP de instrumentalizar al poder judicial. ¿Acabó esa etapa?

 

- Sí, se acabó, y lo que tenemos que conseguir es que la política no esté judicializada ni la justicia esté politizada. El Gobierno de España está siendo respetuoso con la justicia y entiende que es un poder independiente. El PSOE nunca va a intentar politizar la justicia.

 

- En este contexto tan confuso, ELA ha presentado un documento en el que relativiza el papel de la mesa de partidos. ¿Qué impresión le ha causado?

 

- El secretario general de ELA es uno de los que no se ha situado en la nueva etapa política que tenemos que abrir. Habla de una acumulación de fuerzas nacionalistas que impongan a la otra parte de la sociedad vasca, a la otra mitad, un modelo que no comparte. Lo que requiere esta etapa es que se entienda que la sociedad vasca es tremendamente plural en las ideas, en los sentimientos de pertenencia, y que cualquier solución tiene que pasar por el acuerdo entre diferentes. Hacen falta marcos políticos que nos garanticen el autogobierno amplio, la convivencia y que, sobre todo, recuperen el pacto entre vascos; pero, mientras, ELA vuelve a tratar de imponer el modelo del nacionalismo más radical y más rancio.

 

- La semana pasada se entrevistó con el lehendakari. ¿Notó cambios en él?

 

- Sí, ví avances. Es fundamental que mantengamos las relaciones entre el lehendakari y el presidente del Gobierno de España, entre el Gobierno vasco y la oposición. Ví al lehendakari en una actitud mucho más abierta. Antes nos ponía fechas y plazos, y ahora hemos entendido, todos, que no se pueden dar pasos imponiendo. Hay una voluntad para ir acordando los pasos entre todos y hay que explorar esa posibilidad de forma leal.

 

- Hablando de fechas, ¿le parece realista el horizonte de 2007 para que se visualicen los avances en el proceso de normalización política?

 

- No me gusta poner fechas porque no se sabe si podrán cumplirse. Lo importante es iniciar el camino, más que establecer cuándo acaba. El inicio del camino ya supondría un avance importante.

 

- ¿Ni siquiera lo hemos empezado?

 

- Estamos en la etapa de generar el clima para iniciar ese camino. Si pensamos lo contrario nos estaremos equivocando.

 

- ¿Cree que ya está asumido por todos que la mesa de diálogo sólo será posible en ausencia total de violencia?

 

- Espero que se entienda, porque cuando decimos estas cosas algunos hablan de que imponemos condiciones para el diálogo. No es cierto. Estamos hablando de principios básicos que debemos compartir todos. Creo que en cualquier sistema democrático hay dos principios básicos: la ausencia de violencia o el rechazo de la misma como mecanismo para obtener objetivos políticos y el respeto a las reglas de juego, a la legalidad democrática que hemos ido construyendo entre todos.

 

- A partir de ahí, ¿todo es posible?

 

- A partir de esto, podremos sentarnos a hablar, incluso para cambiar ese marco político. Espero que todo el mundo lo entienda así y, de hecho, algunas declaraciones de Josu Jon [Imaz] o del propio lehendakari hablan de esa ausencia de violencia para el diálogo.

 

- ¿Percibe una posición homogénea en el PNV acerca de esta cuestión?

 

- Confío en que el PNV, si tiene conflictos internos sobre estos asuntos, los aclare, que todo sepamos qué están diciendo. En aras a la buena voluntad, me quedo con las declaraciones de quien es el presidente del PNV y del lehendakari.

 

- El PSE-EE propone que en esta legislatura se forme una ponencia para la reforma del Estatuto. ¿No interferiría o podría convertirse en subalterna de la mesa de diálogo?

 

- Tampoco vamos a cerrarnos en esa posición. Todos estamos hablando de un diálogo para resolver los problemas de Euskadi. Creemos que se pueden arreglar parte de nuestros problemas a través de una reforma del Estatuto, porque es autogobierno, es marco de convivencia y es pacto. Sobre los mecanismos, no queremos posiciones cerradas. Lo importante es que los pasos que se vayan dando en este país queden consolidados.

 

- ¿Debe participar Batasuna en el diseño del marco jurídico-político?

 

- Todas las fuerzas que representen a parte de la sociedad vasca, cumpliendo los principios que antes mencionaba, podrían participar.

 

- Por tanto, ¿le parecen compatibles la mesa de diálogo y la ponencia?

 

- Cuando se habla de mesas de diálogo, todos decimos lo mismo, pero supongo que no estaremos refiriéndonos a lo mismo, a lo que cada uno querrá llevar a esa mesa.

 

- ¿Qué llevará usted?

 

- Yo llevaré la reforma del Estatuto. En cambio, el tripartito tiene trabajo que hacer, porque unos están hablando de repúblicas independientes de Euskadi, otros de Estados libremente federados y otros de relaciones amables. Debiéramos entender que es una mesa para dar una solución duradera a este asunto.

 

- ¿Habrá acercamiento de presos?

 

- Para que haya un proceso de paz hace falta ausencia de violencia y sólo ETA puede dar este paso. A partir de ahí, se podrá hablar de otras cosas. Respecto a la política penitenciaria se debe entender que, aun siendo una competencia que aparece en el Estatuto, es también una pieza de la propia política antiterrorista. Sin adelantar nada sobre el arreglo final, sí debemos intentar que la política penitenciaria sea lo más consensuada posible.

 

- ¿Cómo compaginan la defensa del Estatuto con la negativa a transferir las prisiones?

 

- Insisto en que hay que entender las dos cosas que acabo de citar. Y es que, siendo una competencia que aparece en el Estatuto, es también una pieza fundamental de la política antiterrorista y ésta la dirige el Gobierno de España según nuestras reglas y nuestra legislación.

 

ABC

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

BATASUNA ACUSA A GRANDE-MARLASKA DE ALIMENTAR «LA ESTRATEGIA DE LA GUERRA»

 

 

MADRID. La ilegalizada Batasuna volvió a aparecer ayer en el panorama político para pronunciarse, a través de un comunicado, sobre la decisión del juez Fernando Grande-Marlaska de seguir adelante con la investigación contra el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK), causa en la que el magistrado ha imputado a otras tres personas. Batasuna considera que las «últimas actuaciones» de la Audiencia Nacional son «absolutamente incompatibles con un proceso de paz».

 

Además, en el mismo comunicado criticó el hecho de que el fiscal Enrique Molina haya solicitado una fianza de 300.000 euros para excarcelar al dirigente de Gestoras pro Amnistía Juan María Olano. Batasuna considera que el Ejecutivo y el PSOE son «responsables» de estas decisiones que, a su entender, «alimentan la estrategia de más represión contra el pueblo vasco».

 

«El Gobierno se aleja de la paz y las soluciones en la medida que impulsa la ilegalización y la estrategia de guerra a través, en este caso, de la Audiencia Nacional», agrega.

 

Paralelamente a la emisión de este comunicado, decenas de personas asistían ayer en Bilbao al homenaje a los etarras Jon Lopetegi, «Pantu», y Tomás Pérez Revilla, un acto que se celebró ante la pasividad del Ejecutivo vasco, que no hizo caso al PP ni a la organización de víctimas Covite , que le habían instado a que lo suspendiera por inconstitucional.

 

La Negociación con ETA sigue Acaparando la Actualidad Española

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 15:06, Categoría: General

LA RAZON

El líder de la oposición niega tener información sobre la posible ‘negociación’ con ETA, el Gobierno desmiente que exista ‘diálogo’ sin cerrar la puerta a que se produzca en un plazo corto. También les ofrecemos una información de ABC sobre la actuación del Gobierno Vasco en defensa del entorno terrorista.

 

LA INFORMACION (17 de Septiembre de 2005)

 

 

El presidente del PP, Mariano Rajoy, negó ayer tener información "de lo que está haciendo" el Gobierno, si bien insistió en que éste "ha optado por negociar" con ETA. En su opinión, contra ETA se puede combatir o negociar y recordó que cuando gobernaba el PP se hacía lo primero a través del Pacto Antiterrorista.

 

Previamente, el número dos del PP, Ángel Acebes, acusó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de la "claudicación del Estado" ante ETA. Acebes apuntó que ni los ciudadanos ni el PP saben qué está haciendo el Gobierno con la banda terrorista, pero sí "ven los resultados".

 

Mientras, el ex presidente José María Aznar aseguró en Nueva York que se opone a "toda negociación y diálogo" con ETA, ya que no existe "término medio" en el trato con los terroristas.

 

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, insistió ayer en que "no hay ninguna negociación" entre el Ejecutivo y la banda terrorista ETA, si bien aclaró que "si hay cualquier oportunidad de terminar con el terrorismo" el Gobierno la "aprovechará" utilizando "todos los instrumentos que ofrece el Estado de derecho".

 

De la Vega pidió "prudencia" al PP y reiteró que el líder de los populares, Mariano Rajoy, "tiene toda la información" a través del presidente del Gobierno. Asimismo, recordó que el último acercamiento masivo de presos de ETA "se produjo con José María Aznar como presidente". La vicepresidenta pidió al PP que se sume al consenso de la inmensa mayoría de los ciudadanos, "que quieren el final de ETA y que lo quieren con una acuerdo entre todas la fuerzas políticas".

 

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, pidió ayer "prudencia", pese a reconocer que hay una "luz de esperanza" para el fin de la violencia de ETA. "Nadie debe contribuir a inflar excesivamente ese globo, porque la ruptura de ese globo supondría una gran frustración para la sociedad", aclaró.

 

En otro orden el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha citado a declarar en calidad de imputados para el próximo jueves a Jesús Agirre Arruabarrena y a Enritz Ugarte Velasco, tesorero y responsable de formación, respectivamente, del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK). El juez les imputa un delito de integración en banda terrorista.

 

Mientras, EHAK presentó ayer en el Parlamento de Vitoria una iniciativa contra la Ley de Partidos exigiendo la derogación de la normativa.

 

ARTICULOS DE OPINION

 

 

“Algo se mueve”, Rosa Paz. LA VANGUARDIA. Dice que Batasuna es la que más está presionando a ETA para que deje las armas, aunque únicamente sea porque necesitan recuperar el espacio político en el que se movieron hasta su ilegalización en el 2002, y que quieren recobrar en las elecciones municipales del 2007, a las que pretenden concurrir de nuevo legalizados. El proceso de asambleas que inicia ahora esa formación y que culminará a finales de año se considera muy importante para ese proceso, porque se entiende que cuando Otegi consiga que las bases se pronuncien a favor de esa estrategia, ETA podría por fin declarar la tregua.

 

ABC

 

Sábado, 17 de septiembre de 2005

 

EL EJECUTIVO VASCO HA PERMITIDO 81 HOMENAJES A ETARRAS DESDE QUE ES DELITO

 

M. Luisa G. Franco

 

La Consejería autoriza las movilizaciones amparándose en el derecho de manifestación, pese a que enaltecer el terrorismo está tipificado como delito desde 2000

 

 

BILBAO. Desde que el enaltecimiento del terrorismo y de quienes lo practican fuera tipificado como delito en el Código Civil, en el año 2000, se han celebrado 81 homenajes a etarras en el País Vasco, doce en los últimos cuatro meses. En ninguno de los casos ha intervenido la Ertzaintza, por lo que ha habido absoluta impunidad en el incumplimiento de la ley, según manifestaba ayer a ABC el parlamentario vasco del PP Carlos Urquijo.

 

La no intervención del Departamento de Interior ante hechos constitutivos de delito anima a los proetarras a seguir organizando actos en favor de los terroristas, hasta el punto de que hoy coincidirán en Bilbao dos homenajes distintos: Uno, por la mañana, en el barrio de Uríbarri, dedicado a los etarras Jon Lopetegi y Tomás Pérez Revilla. El otro, por la tarde, en El Arenal, en memoria de Iñaki Fernández, recientemente fallecido.

 

La respuesta de la Consejería del Interior a estos actos es el silencio. Ayer, fuentes de dicho Departamento manifestaron a ABC que nunca daban información relacionada con este tipo de actos, ni siquiera sobre el hecho de que se hubiera pedido o no autorización para celebrarlos.

 

Urquijo ha formulado en los últimos cuatro meses 31 preguntas al Gobierno vasco solicitando información sobre 19 actos convocados ilegalmente por Batasuna y 12 homenajes a etarras y la respuesta en todos los casos ha sido de inhibición absoluta, según explica el parlamentario del PP.

 

Con meses de retraso, el Departamento de Interior respondía a Urquijo que no tenía noticia previa de la celebración de homenajes como el del pasado 15 de junio en Elorrio, ni constancia de que se hubiera producido delito alguno, cuando, según Urquijo, el enaltecimiento del terrorismo o de quienes hayan participado en actividades terroristas tiene penas de prisión de uno a dos años.

 

El parlamentario vasco del PP afirma que «en el caso de manifestaciones convocadas por Batasuna, que son ilegales, porque Batasuna es un partido ilegal, la intervención de la Ertzaintza se limita a enviar un coche policial que precede la marcha y que abre paso a quienes están incendiando comisarías».

 

Las convocatorias de estas manifestaciones, al igual que los homenajes a etarras, se están multiplicando en los últimos días y ayer mismo había una convocatoria pública en San Sebastián, por lo que, según Urquijo, el Departamento vasco de Interior no puede «seguir argumentando que no tiene constancia de su celebración».

 

En algunos casos, particulares o miembros de distintas asociaciones comunican la celebración de estas manifestaciones y el Gobierno vasco normalmente las autoriza, amparándose en el derecho de manifestación y en la libertad de expresión. Urquijo señala que «todo vale» en el «proceso de paz» al que se refieren tanto el Gobierno como los nacionalistas, de forma que «Batasuna actúa en estos momentos como si fuera un partido legal, al margen de las sentencias judiciales que lo dejaron fuera de la Ley».

 

Rajoy Cuestiona la Desclasificación de Documentos del CNI

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:55, Categoría: General

LA RAZON

Lógicamente Rajoy, como representante del Partido Popular, no está de acuerdo con la peculiar colaboración del Gobierno con la Justicia en el esclarecimiento de los sucesos del 11-M.

 

LA INFORMACION (18 de septiembre de 2005)

 

 

El presidente del PP, Mariano Rajoy, pidió ayer al Gobierno que desclasifique todos los informes elaborados por los servicios de inteligencia del Cuerpo Nacional de Policía y el Centro Nacional de Inteligencia relativos a los atentados terroristas del 11-M, "para que se sepa toda la verdad". En la inauguración de una sede del PP en Crevillente (Alicante), Rajoy tildó de "insuficiente e interesada" la desclasificación parcial aprobada el viernes por el Consejo de Ministros. "La decisión del Gobierno pone en duda su voluntad acerca de que se conozca lo que sucedió", afirmó.

 

El Gobierno Desclasifica Unicamente 4 Documentos del CNI Referidos al 11-M

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:50, Categoría: General

LA RAZON

Cuatro documentos del CNI han sido desclasificados por el Consejo de Ministros aunque EL PAIS trate de presentar la decisión como una desclasificación masiva de centenares de informes y documentos. Una operación de despiste e imagen en la habitual ‘línea ZP’.

 

LA INFORMACION (17 de septiembre de 2005)

 

 

El Consejo de Ministros decidió ayer desclasificar un conjunto de documentos para ser remitidos al sumario en el que el juez Juan del Olmo investiga los atentados perpetrados el 11 de marzo de 2004 en Madrid, así como la explosión de un piso en Leganés el 3 de abril siguiente. Los documentos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que se desclasificaron fueron los no afectados por el artículo 5.1 de la ley reguladora del Centro, esto es, los que no perjudican a su estructura, personal, fuentes y servicios internacionales. ABC destaca que el Gobierno "sólo ha remitido al juez cuatro" de los informes procedentes del CNI desde 2002, mientras que EL MUNDO apunta que el Ejecutivo "mantiene secretos la mayoría" de los documentos del CNI pedidos por el juez.

 

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que se había tomado la decisión de desclasificar los documentos por el "carácter excepcional" de las circunstancias incluidas en el sumario de la causa, así como por "los incidentes gravísimos que se juzgan y por "la gravedad" de los delitos investigados y de las penas que les corresponden.

 

De la Vega explicó que los documentos del CNI que se han enviado al juez son los que el propio servicio "ha considerado que afectan a las personas que el juez relaciona con el proceso" y no vulneran las reservas que establece la ley reguladora del organismo.

 

Previamente, el ministro de Defensa, José Bono, advirtió de que no serían desclasificados documentos "a peso". "Les tengo declarada enemistad absoluta a los terroristas, a quienes les ayudan y sus cómplices, y si alguna vez se les ayuda, será porque nos equivoquemos", apuntó.

 

LOS EDITORIALES (17 de septiembre de 2005)

 

 

Una desclasificación testimonial para una petición oceánica", EL MUNDO. Resulta poco creíble que sólo cuatro documentos de los solicitados por el juez Del Olmo no se vieran afectados por el artículo 5.1 de la ley reguladora del CNI. "El colmo de esta seudodesclasificación del Gobierno es que uno de los cuatro ya era conocido por haber pasado por la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso y haber sido filtrados después a la prensa" y otros dos proporcionan información que en su mayor parte ya estaba a disposición del juez a través de los informes policiales. El Gobierno "no puede ampararse en el secreto para eludir su deber de colaborar con la Justicia para esclarecer un delito". Por su parte, Del Olmo "tiene que hacer un esfuerzo para ser más específico y poner al Gobierno contra las cuerdas, demostrando con peticiones concretas que aquel tiene documentos que puedan aportar información relevante".

 

Según Maragalla Habrá Etatuto a Fin de Mes

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:42, Categoría: General

LA RAZON

Maragall anuncia la aprobación del Estatuto a finales de mes…

 

LA INFORMACION (18 de septiembre de 2005)

 

 

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, volvió a proclamar ayer su convencimiento de que Cataluña tendrá un nuevo Estatuto de autonomía "a finales de mes". En opinión de Maragall, el clamor popular para acabar con las discusiones partidistas y aprobar la reforma del Estatut es tal que, si algún partido entorpece el proceso, "se las tendrá que ver con el pueblo de Cataluña en las urnas". El líder del PSC aseguró que "ninguna fuerza política podrá decir conmigo no contéis" en un proceso negociador que se encuentra en la recta final.

 

En una visita al centro de producción de Alstom -fabricante de trenes de alta velocidad- en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona), Maragall subrayó que la trascendencia del Estatutsupera el ámbito de Cataluña porque "es el primer paso" hacia una reforma constitucional que, según dijo, "también nos hace falta".

 

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, reclamó ayer a PSC y CiU que lleguen a un acuerdo para aprobar la reforma del Estatuto o, de lo contrario, "Esquerra tomará medidas de carácter electoral". En este sentido, citó la reforma de la Constitución y la propuesta de otro tipo de modelo político para Cataluña. Puigcercós instó a socialistas y nacionalistas a "dialogar y buscar soluciones para cerrar una etapa de indecisión y poca voluntad" y así desbloquear el texto del nuevo Estatut.

 

En la misma línea, su compañero de partido Josep Huguet, consejero de Comercio de la Generalitat, exhortó a los líderes de todos los partidos catalanes a que se impliquen más en las negociaciones. Haciendo un símil con una partida de ajedrez, Huguet dijo que "ahora son los presidentes de los partidos, los reyes y las reinas" los que se tienen que mover ficha para que las negociaciones terminen en "tablas".

 

Por su parte, el líder de ICV y consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, pidió formalmente a sus socios de ERC que "reconsideren" su posición y plasmen su compromiso de lealtad con el tripartito mediante la presentación de enmiendas conjuntas al dictamen del Consejo Consultivo. Saura hizo este llamamiento tras hacer pública la enmienda con la que su grupo pretende lograr un consenso en torno a la polémica invocación de los derechos históricos.

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer secretario del PSC, José Montilla, están "plenamente de acuerdo" en la necesidad de impedir que con la reforma del Estatuto de Cataluña se pueda repetir en el Congreso de los Diputados el pulso al Estado ya vivido con el debate del Plan Ibarretxe. Según fuentes gubernamentales consultadas por ABC, ambos coinciden en que si el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, no logra reconducir el proceso en Cataluña y consensuar un texto que tenga visos razonable de encaje constitucional, el propio PSC se encargaría de vetar su aprobación en el Parlamento autonómico.

 

El Gobierno teme que el texto de la Estatuto catalán pudiera desbordar de tal forma el marco constitucional que, como ocurrió con el proyecto de libre adhesión presentado por el lehendakari, ni siquiera supere el primer filtro de la admisión a trámite en el Congreso y ello derive en un clima de enfrentamiento entre el Gobierno central y una comunidad gobernada también por socialistas, con el consiguiente riesgo de división interna. Antes de llegar a esa situación, que también colocaría a Maragall en una posición desairada, Montilla y el sector del PSC que le es más próximo coinciden con Zapatero en que es preferible frenar la reforma en el ámbito de Cataluña.

 

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, que preside José María Aznar, considera que el nacionalismo catalán se ha convertido en una "ideología totalizadora" que se presenta como "la única forma auténtica de ser catalán" y "la única manera posible de ser demócrata" en esa comunidad autónoma. Así se recoge en una nueva edición de Papeles FAES sobre "Nación, Estado y Constitución".

 

LOS EDITORIALES (18 de septiembre de 2005)

 

 

“Mesianico Maragall”, EL MUNDO. La recta final de las negociaciones sobre el Estatuto catalán se ha convertido en una escalada de despropósitos, en la que cada partido intenta ponerse a salvo de un descalabro, que cada día parece más probable. Prueba de ello son las palabras pronunciadas ayer por Maragall, que incurre en la trampa de identificar la catalanidad con el nuevo Estatut, como si no fuera posible ser catalán y defender el actual marco autonómico. Sus declaraciones implican un elevado grado de mesianismo, al exigir al resto de los partidos la adhesión a ese Estatuto y amenazar con una reprobación popular al que no secunde sus planes. "Maragall ha optado por envolverse con la bandera de Cataluña en una huida hacia delante que podría tener consecuencias muy negativas para su partido en el resto de Estado".

 

“El último parche de Zapatero”, ABC. Zapatero y Montilla han acordado -como hoy desvela ABC- frenar en Cataluña la reforma del Estatuto, si Maragall no lo consigue reconducir, para que ésta sea asumible constitucionalmente. "Es de agradecer el rapto de sensatez de la cúpula socialista (tanto del PSOE como del PSC), pero el mero compromiso de hacer descarrilar el tren estatutario en origen no es por sí solo tranquilizador, toda vez que el presidente del Gobierno aún no ha despejado sus dudas ante la opinión pública española sobre el ''discutido'' término nación. Porque la clave de todo este asunto es saber lo que Zapatero y Montilla consideran asumible". Sobre Zapatero "pesa como una losa" su compromiso de apoyar cualquier reforma que salga del Parlamento autonómico y, para no romperlo, se ve obligado ahora a bloquearlo en Cataluña. "Los políticos con peso específico y sentido de la responsabilidad deben saber que los brindis al sol y los cheques en blanco han de expedirse sólo en asuntos que no afecten a las cuestiones de Estado. Nunca debió Zapatero abrir este proceso sin haber marcado previamente las reglas del juego y, sobre todo, sin saber hacia dónde quería dirigirse. No lo hizo y hoy se ve obligado a parchear su estrategia y a confiar en que no le preparen una faena en el Parlamento catalán". Todo apunta a que al final se pretenda que la Constitución se ajuste al Estatuto que quieren Maragall y Carod, y no al revés.

 

“Sin Estatut, elecciones”, EL PERIÓDICO. Cataluña tiene ya más posibilidades de quedarse sin nuevo Estatuto que de tenerlo, y por ello debe empezar a reflexionar sobre lo que debe hacer en consecuencia. Hay un elemento clave de cara al futuro: el Estatut no descarrila por un desencuentro entre el Gobierno de la Generalitat y CiU a causa del listón inconstitucional que ha fijado deliberadamente la formación nacionalista. El fracaso es por la falta de cohesión de los partidos que forman el tripartito, por lo que resulta lógico un adelanto electoral inmediato y que los ciudadanos juzguen a los protagonistas de este "desaguisado".

 

ARTICULOS DE OPINION (18 de septiembre de 2005)

 

 

“La salud de la nación española”, Andrés de Blas Guerrero. EL PAIS. Sostiene que la nación de España entendida como una comunidad de ciudadanos sujeta a un régimen común de derechos y libertades, espacio de una solidaridad histórica renovada día a día por los avatares de una vida en común, se sostiene hoy por hoy por debajo de los datos políticos cotidianos. Dice que una política en defensa de la nación española debe partir del reconocimiento de la pluralidad consagrada por la Constitución de 1978. La nación española debe aceptar gustosamente su convivencia con unas nacionalidades y religiones que forman parte de ella. Pero el reconocimiento de esta pluralidad no debe suponer la renuncia a impulsar una cultura y una socialización políticas que actualice la solidaridad nacional de los españoles.

 

Según Montilla "CiU no quiere el Estatuto"

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:39, Categoría: General

LA RAZON

CIU puede frenar el Estatuto, ahora es el enemigo a batir.

 

LA INFORMACION (17 de septiembre de 2005)

 

 

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, aseguró ayer que CiU ha sido un "auténtico lastre" en el proceso de reforma estatutaria por su voluntad de "hacerla fracasar" con propuestas inconstitucionales. En su opinión, la última propuesta de financiación que presentaron los nacionalistas está "fuera del marco constitucional". Según Montilla "CiU no quiere el Estatuto" porque, si se aprueba, los nacionalistas perderían su "razón de ser" ya que su discurso consiste en la "canción victimista". En cualquier caso, insistió en que los socialistas seguirán "trabajando hasta el último minuto" para consensuar la reforma, cuyo objetivo es "engrandecer Cataluña y no condenarla al fracaso".

 

Desde el PSC su presidente, Artur Mas, aseguró ante la ejecutiva de la federación que su voluntad es buscar el acuerdo sobre el Estatuto como sea y hasta el último momento, aunque no al precio de sacrificar ninguno de los aspectos esenciales de su última propuesta de financiación.

 

Por otro lado, ERC anunció ayer que presentará enmiendas al margen de sus socios en cuatro puntos, entre ellos el de los derechos históricos y el de la financiación. El líder del partido, Josep Lluis Carod-Rovira, justificó su postura por la voluntad de "acercar los dos extremos", los que representan PSC y CiU. EL PAIS señala que los tres partidos que apoyan al Gobierno catalán agudizaron su división al no lograr consensuar enmiendas conjuntas al dictamen del Consejo Consultivo.

 

LOS EDITORIALES (17 de septiembre de 2005)

 

 

“Un optimismo justificado”, AVUI. Además de por la recuperación de los documentos del Archivo de Salamanca, el diario se muestra optimista por la decisión del ICANN que ha otorgado a Cataluña de un dominio propio en internet. Asegura que esta iniciativa, junto con la de las selecciones nacionales había despertado todas las alarmas, pero, finalmente, los obstáculos no han sido determinantes. Dice que es lógico que una lengua y una cultura que se extienden por cuatro Estados de Europa tengan dominio propio en la red, que no se mueve exclusivamente por la lógica de los Estados.

 

ARTICULOS DE OPINION (17 de septiembre de 2005)

 

 

“La rebelión de los líderes”, Jordi Barbeta. LA VANGUARDIA. Dice que Maragall y Mas se han significado como dos rebeldes que están librando una doble batalla: entre ellos, pero también cada cual con su partido, con su causa, en su casa...Y los combates ya están dando resultado: ni Maragall ejerce de marioneta al PSC ni Artur Mas de Dr. No. Todo lo contrario, mal que le pese a sus respectivos correligionarios, los líderes están actuando como lo que son. Juntos o por separado, Maragall y Mas han llegado a la conclusión de que ellos se están jugando la piel con el Estatuto, que en este asunto viajan en el mismo barco y que coinciden más sus intereses personales que los de cada cual con su partido. Prueba de ello es que cuando Maragall y Mas se ha visto a solas, sin que nadie lo supiera, ha habido más acuerdo, el suficiente como para desbloquear la situación. Si Mas vota a favor del Estatut contribuirá a una jubilación feliz de Maragall. Si, en cambio, vota en contra, la jubilación de Maragall será más traumática, pero asumiendo Mas el riesgo de morir matando, porque difícilmente sus contrincantes externos o subalternos, que sumados no son pocos, encontrarían mejor ocasión para intentar derribarle y de paso provocar una crisis en su partido que lo desconyunture definitivamente.

 

EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN por Adolfo Suarez Illana

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:36, Categoría: General

LA RAZON

En mitad de tanto despropósito siempre resulta gratificante leer una opinión tan acertada, máxime cuando dicha exposición se fundamenta en el conocimiento profundo de una realidad.

 

EL MUNDO

 

Domingo, 18 de septiembre de 2005

 

EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN

 

Adolfo Suarez Illana

 

El autor de este artículo, hijo del ex presidente Adolfo Suárez, elogia el trabajo de su padre y del entonces Príncipe Juan Carlos para poner en marcha la Transición. Pide que, si se reforma la Constitución de 1978, se haga con la misma mayoría con la que nació

 

 

Mucho he oído hablar del gran homenaje institucional que merece la figura de Adolfo Suárez González -más aún, después del radiofónico que le ofreció Luis del Olmo-, pero hablando y hablando se nos fue pasando el tiempo y se hizo tarde.

 

Hoy, el presidente Adolfo Suárez ya no puede recibir el tan merecido homenaje.

 

Pero esto no es grave -y lo dice su hijo sin el más mínimo atisbo de rencor- por dos razones: primera, porque él jamás tuvo como motor de su actividad política el reconocimiento social, sino el profundo convencimiento de estar obrando en beneficio de todo un pueblo -aun a sabiendas de lo impopular de ciertas decisiones a corto plazo-; más aún, me atrevería a decir que uno de sus grandes aciertos fue no presentarse él mismo como autor de la Transición y favorecer hasta el extremo la autoría colectiva. Segundo, porque todavía estamos a tiempo de rendir el verdadero homenaje que se merece el presidente Adolfo Suárez: el respeto profundo a su obra, la Transición, y lo que ello encierra.

 

El proceso político vivido en España bajo el mandato de mi padre, conocido como la Transición, tenía -y así estaba diseñado desde el año 1968- un objetivo fundamental: elaborar una nueva Constitución en la que cupieran todos los españoles. Ese objetivo quedó plenamente alcanzado con la aprobación de nuestra actual Constitución, el 6 de diciembre de 1978. Es justo, por tanto, considerar esa Constitución como el fruto principal de toda aquella actividad política.

 

La Constitución del 78 no nació con vocación de perfección técnica en ningún aspecto, ni podía acabar siendo el resultado de la imposición de unos sobre otros; simplemente, debía ser el marco de convivencia estable y pacífica entre todos los españoles. Hoy creo poder decir con orgullo que esa Constitución del año 1978 nos ha brindado a todos los españoles el periodo de paz, democracia y progreso social y económico más largo de toda nuestra Historia.

 

¿Por qué un instrumento tan imperfecto ha resultado tan eficaz? En primer, lugar porque tiene su origen en la necesidad común. España entera demandaba a gritos las reformas y hubo una clase política que supo conectar con su pueblo para impulsar esas reformas: ¿recuerdan aquel famoso discurso de «elevar a nivel político de normal lo que a nivel de calle es simplemente normal? Es toda una lección, tan sencilla como extraordinaria, de conexión entre un líder y su pueblo. Tan sencilla y extraordinaria como el propio Adolfo Suárez. En segundo lugar, porque todo el proceso fue pilotado por un personaje con una cualidad excepcional y vivida en grado heroico: el desprendimiento.

 

El Rey -entonces Príncipe- y Adolfo Suárez diseñaron en Segovia, en los años 68 y 69, todo el proceso de la Transición con una precisión de detalles que sorprendería a más de uno que se ha pasado la vida hablando de la proverbial capacidad del Rey y de Suárez para improvisar. Cuando, unos años más tarde, Torcuato Fernández Miranda -querido y admirado- estaba «en disposición de dar a Su Majestad lo que Su Majestad le ha pedido» y, finalmente, don Juan Carlos I nombra presidente del Gobierno a Adolfo Suárez el día 3 de julio de 1976, el Rey -en palabras de mi padre- «se la juega, pero no hace una apuesta ciega». Los dos sabían perfectamente lo que querían hacer; el problema era si serían capaces y lo fueron.

 

Del profundo empeño en la consecución de ese objetivo -«no quiero que la democracia vuelva a ser tan sólo un paréntesis en la vida política española»- nació el desprendimiento de Suárez, que le llevó a ser inusualmente generoso, respetuoso y leal con toda la oposición. Aun cuando no recibiera el mismo trato a cambio.

 

No he vuelto a ver desde entonces ese respeto hacia el adversario en la vida política. Es más, hoy la mayor parte de la confrontación política se basa en el desprecio y el enfrentamiento personal.

 

En ese clima de enfrentamiento no es recomendable, en absoluto, abordar reformas constitucionales -y mucho menos de forma indirecta, a través de los Estatutos de Autonomía-, ya que más parece que lo que se pretende es imponer, ante una coyuntura favorable, objetivos que no se alcanzaron en el año 1978 por falta de acuerdo. En este sentido, cabe decir que todo aquello a lo que se renunció entonces, bien renunciado está.

 

Permítanme que les cuente una anécdota poco conocida de aquella época. En La Moncloa se había retomado poco antes la figura de los ayudantes militares -hecho no exento de una gran carga política muy necesaria en aquellos tiempos-. Aquel día prestaba sus servicios como ayudante don Joaquín de Ariza y Arellano, comandante del arma de Caballería.

 

Había sido citado Santiago Carrillo. Al llegar Carrillo al palacio de La Moncloa, el presidente Suárez, ocupado todavía en un asunto anterior, le rogó a su ayudante que recibiera al secretario general del Partido Comunista de España (PCE) y que le atendiera mientras él concluía. Eso hizo el ayudante durante largo rato, hasta que el presidente le pidió que hiciera pasar a Carrillo.

 

Finalizado el día de trabajo del presidente, y antes de subir éste a su vivienda oficial, el ayudante le pidió unos instantes de atención para comentarle un asunto personal. El comandante Ariza le dijo: «Presidente, es un honor servir a España a tu lado y estoy convencido del acierto en el camino que has emprendido, pese a la mayoritaria incomprensión de mis compañeros de armas. Te digo esto incluyendo lo que me has pedido esta tarde de atender a Santiago Carrillo».

 

En ese momento, el comandante Joaquín de Ariza cogió su cartera del bolsillo, sacó una foto de su interior y se la enseñó al presidente. En ella se veía el rostro de un hombre de mediana edad que yacía muerto en el suelo, con un tiro en la frente. «Querido presidente: ese hombre es mi padre. Fue asesinado en las tapias del cementerio de La Almudena, de Madrid. Ha sido muy difícil para mí atender a Santiago Carrillo, pero lo he hecho con el convencimiento de que era mi deber y en la seguridad de que estás haciendo lo que España necesita».

 

Aquel hombre, nada docto en política, había comprendido, como la gran mayoría de los españoles, el «espíritu de la Transición». Había sido capaz de superar sus odios y rencores del pasado en aras de un futuro, incierto por aquel entonces, hacia el que se encaminaba su patria.

 

Fundamentalmente, en eso consistió ese mágico proceso: todo el mundo, insisto, todo el mundo, renunció a algo a lo que pensaba que tenía derecho y todos obtuvimos, a cambio, un futuro de paz -el más largo se nuestra Historia- que hoy seguimos disfrutando y cuyo marco fundamental es la Constitución de 1978.

 

Como he dicho al principio, ese mágico proceso histórico resultó un éxito porque nació de la propia sociedad y, en íntima conexión con ella, fue liderada por unos responsables políticos que supieron ceder parte de sus exigencias en aras de un acuerdo global y común.

 

Hoy me preocupa profundamente oír a responsables políticos hablar de «reformas constitucionales», e incluso de «abrir un nuevo proceso constituyente», desde posiciones de partida diametralmente opuestas a las de entonces. Quienes propugnan tales reformas lo hacen primero, desde la exigencia y no desde la necesidad común; segundo, con desprecio evidente hacia los adversarios políticos; y, por último, sus reformas -quitando, quizá, la referente a la sucesión de la Corona- nada tienen de «clamor en la calle».

¿Se imaginan un Adolfo Suárez en la Transición dando la espalda y arrinconando al Partido Socialista, a Alianza Popular, a Convergència i Unió, al Partido Nacionalista Vasco, al Partido Comunista de España o cualquier otro partido, por pequeña que fuera su representación parlamentaria, en la negociación de la Constitución o de los Estatutos de Autonomía?

 

No se dan hoy ni el verdadero talante, ni la altura de miras necesarios para llevar a cabo una reforma de nuestra Carta Magna; ni parece verse en la sociedad la necesidad de una reforma que tiene más que ver con el reparto de poder entre políticos que con la búsqueda de unas mayores cotas de bienestar entre los ciudadanos españoles.

 

La Constitución española del año 1978 no es algo inamovible. Puede ser reformada, pero, habida cuenta del éxito que nos ha propiciado, las reformas que se acometan deben realizarse con la misma mayoría con la que nació y con el mismo respeto hacia todos con el que fue redactada entonces. Eso, por no hablar de la conexión que debiera darse entre la reforma de nuestra Carta Magna y la demanda social, pero eso es tema para otra ocasión.

 

Encuesta EXPANSIÓN-IPSOS: ZP ni Autoridad ni Visión de España

Por Narrador - 2 de Octubre, 2005, 14:28, Categoría: General

LA RAZON

Interesante encuesta del diario EXPANSION donde el ‘Presidente Accidental’ sale demasiado bien parado. Sólo desde la intoxicación constante por parte de los medios de comunicación afines o desde el profundo desconocimiento de la política por parte de la ciudadanía se pueden explicar estos resultados.

 

EXPANSION

 

Sábado, 17 de septiembre de 2005

 

BARÓMETRO 'ESPAÑA HOY' DE EXPANSIÓN-IPSOS: LOS CIUDADANOS CREEN QUE A ZAPATERO LE FALTA AUTORIDAD Y UNA VISIÓN CLARA DE ESPAÑA 

 

Amaia Ormaetxea

 

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es un hombre honesto para la mayoría de los ciudadanos. Según se desprende del barómetro de septiembre de EXPANSIÓN-Ipsos, el 52% de los ciudadanos cree que Zapatero no se preocupa por la imagen que proyecta a la hora de tomar decisiones, es decir, que "hace las cosas como cree que tiene que hacerlas", a pesar de que ello pueda restarle popularidad. Por el contrario, cuatro de cada diez españoles opina que el jefe del Ejecutivo "exagera en sus intervenciones y se preocupa ante todo por su imagen". Los votantes del PSOE son los que más confían en la honestidad de Zapatero ya que, entre ellos, la cifra de los que cree que el líder socialista antepone sus deberes a su imagen son un 77%. Entre los votantes del PP, el porcentaje se invierte totalmente: siete de cada diez estás convencidos de que Zapatero "exagera en sus intervenciones".

 

Una legislatura es como la mayoría de las carreras de medio fondo en las que suele predominar el componente táctico. Una foto fija a la altura del paso por la primera vuelta del 1.500 proporciona, sobre todo, sensaciones de cómo va cada cual. No hay aún nada definitivo ni irreversible. Nuestro presidente del Gobierno se ha dejado ver en las primeras posiciones tirando del grupo cuando se ha tratado de marcar el paso en materia de política internacional o social, lo cual le ha granjeado el epíteto de "radical" o "muy de izquierdas" para un 14% de los encuestados, que no es baja proporción. Su aspecto más destacado es la cercanía a la gente, si bien en ese elevado 72% que cosecha influye también el recuerdo más cercano del anterior presidente que acabó por caer poco simpático. Pero, ¡ojo!, que el "antipático" Aznar ganó por mayoría absoluta en marzo de 2000. Más debiera preocuparle a ZP el empate técnico que los ciudadanos muestran acerca de su visión de futuro del país y de su autoridad, es decir, su capacidad para poner orden en el "gallinero" del modelo de Estado. En esta España nuestra, tras un hipercarismático González y un anticarismático Aznar el pueblo soberano se divide sobre si Zapatero tiene o no carisma. Por lo general, quienes lo afirman están convencidos de que su tan traído y llevado talante no es postizo, de ahí el elevado 52% que cree en su espontaneidad a la hora de decir las cosas y hacer política, de acuerdo con la imagen que él quiere proyectar. En esta carrera Zapatero está corriendo inteligentemente por la calle de dentro: parece que quiere dejar correr a los demás pero sabe también utilizar los codos para apartar a los que querrán superarle por la derecha.

 

Los suspensos que recibe Zapatero en autoridad y en lo relativo a su "poco claro" proyecto para España, inciden en los dos puntos de su personalidad y de su forma de gobernar que han sido más criticados desde la oposición. Concretamente, un 47% de los ciudadanos opina que el presidente carece de autoridad, frente a un 45% que cree lo contrario. En cuanto a su visión de España, un 46% está convencido de que no es clara, frente a un 45% que opina que sí lo es. En estos dos casos, socialistas y populares vuelven a diverger. Siete de cada diez votantes del PSOE ven a Zapatero como una persona con autoridad, mientras que sólo un 21% de los electores del PP le aplicarían ese calificativo al presidente del Gobierno.

 

Con respecto a su visión de España ocurre algo parecido. Para el 71% de los ciudadanos que votaron socialista en las últimas elecciones generales, Zapatero tiene claro cuál es su proyecto para el país. Sin embargo, esta afirmación sólo es compartida por el 13% de los simpatizantes del PP.

 

Sin lugar a dudas, el atributo de Zapatero que despierta una mayor unanimidad es la cercanía, un calificativo que define bien la personalidad del presidente para casi las tres cuartas partes de los ciudadanos. El porcentaje se eleva hasta casi el 90% entre los votantes del PSOE, mientras que baja hasta el 57% entre los populares. Los españoles también valoran la tarea que está realizando el presidente en materia de política exterior. Para el 52%, Zapatero "defiende bien los intereses de España en el mundo", mientras que el 40% opina lo contrario. En este aspecto, la divergencia entre los votantes del PSOE y del PP es radical: ocho de cada diez socialistas están de acuerdo con esta afirmación, frente al 20% de los votantes populares.

 

La cercanía con la gente no es, sin embargo, sinónimo de carisma para los ciudadanos. A pesar de que los resultados están muy equilibrados, son más (47% frente a 44%) los ciudadanos que opinan que al presidente del Gobierno le falta carisma. En este apartado también existen claras discrepancias entre la percepción que tienen del carisma personal de Zapatero los votantes del PSOE y los del PP. La mayoría de los socialistas (66%) ven carismático a su presidente, mientras que sólo un 28% de los populares le aplica ese calificativo.

 

La encuesta, que fue realizada entre los días 2 y 4 de septiembre, refleja también la percepción que tienen los ciudadanos sobre la ideología del presidente. La mayoría (45%) sitúa a Zapatero en el espectro ideológico del centro-izquierda, mientras que un 14% lo define como "de centro" y otro 14% opina que es "muy de izquierdas".

 

Otros mensajes en Octubre del 2005