El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

PUESTA AL DÍA DE LA ONU por Gustavo de Arístegui

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2005, 6:22, Categoría: Naciones Unidas

Arístegui nos ofrece una visión mucho más certera y realista que el habitual incienso que se suele leer sobre la Institución tan corrupta como prestigiada en según que ambientes.

ABC

Viernes, 16 de septiembre de 2005

PUESTA AL DÍA DE LA ONU

Gustavo de Arístegui

El actual sistema surgido de la Segunda Guerra mundial y de la confrontación entre bloques, no está a la altura de los nuevos retos y amenazas a los que se enfrenta la humanidad en este complicado inicio de siglo. No pocos dicen que se ha iniciado la Cuarta Guerra Mundial, no lo sé, lo que sí es evidente es que el sistema de gestión de la Tercera no vale hoy, y que tenemos que afrontar, además de los riesgos, no pocas incoherencias, entre las que cabe destacar el hecho de que durante décadas la mayor parte de los miembros de una Organización que funcionaba por principios democráticos, no eran democracias.

Hoy la mayoría lo son, pero muchos de sus miembros más activos no lo son. Hay que reformar la arquitectura institucional de la ONU, aunque me temo que se quedará exclusivamente en un retoque a la composición del Consejo de Seguridad.

Sin embargo uno de los asuntos pendientes más importantes es que además de dar cabida a las potencias emergentes, que está bien, que se reforme el sistema de veto, que para los asuntos más delicados y peligrosos, los que se refieren a la paz, estabilidad y seguridad, es decir el capítulo VII de la Carta de la ONU, se requiera, aunque en su formulación parezca una contradicción, de un «veto ponderado», es decir, que en esos temas tenga que producirse el voto negativo de al menos dos miembros permanentes con derecho a veto para que sea posible el rechazo de una resolución.

Esta medida evitaría la ruptura y polarización que hemos sufrido en el pasado como en el caso de Irak, cuando un miembro permanente se opuso primero con razones, y después sin ellas y por razones puramente cortoplacistas, a que se aprobase una segunda resolución tras la 1441. Pero no sólo por eso, daría una unidad y estabilidad a la comunidad como nunca antes, ante los mayores retos y amenazas que nos acechan.

La nueva ONU se tiene que construir sobre los principios que ella misma reconoció como universales en la Declaración de Derechos de 1948. Hoy no es el caso, demasiados países y demasiadas ideologías totalitarias, demasiados fanatismos, están empeñados en diluir y denostarla como un medio más de dominio y hegemonía occidental. Mal empezamos.

La famosa alianza de civilizaciones, que debería llamarse de culturas si hacemos caso de los principios de la ONU, sólo será posible entre democracias, es decir cuando muchos de los que atacan a occidente como opresivo dejen de ser ellos mismo regímenes dictatoriales que no respetan esos valores universales. Me temo que esta utopía necesaria está aún muy lejos, y que por desgracia no está ni en el radar de esta Cumbre del milenio, espero que alguien tome nota.