El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El Entramado Etarra Sigue Anclado en la 'Alternativa KAS'

Por Narrador - 26 de Septiembre, 2005, 4:45, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Y mientras ocurre todo esto los etarras hablan muy clarito… Se les entiende todo. Los terroristas siguen en la ‘Alternativa KAS’, no se han movido un milímetro de sus posiciones. Es la Autodeterminación en las condiciones que ellos digan.

GARA

Miércoles, 14 de septiembre de 2005

ELA: «NO SE DAN LAS CONDICIONES PARA QUE SE RECONOZCA EL DERECHO A DECIDIR»

ELA ha elaborado un documento en el que rebaja las expectativas creadas por el nuevo momento político abierto en Euskal Herria y niega, entre otras cosas, que una eventual mesa de partidos pueda alcanzar acuerdos que superen el actual marco. «No se dan las condiciones para que se reconozca el derecho de autodeterminación», entiende ELA, que plantea como alternativa una acumulación de fuerzas soberanistas siguiendo el esquema de Lizarra-Garazi.

BILBO - El Comité Nacional de ELA presentó ayer un documento donde afirma que «no se dan las condiciones, ni de madurez democrática del Estado, ni de acumulación de fuerza soberanista, para que el derecho de autodeterminación sea reconocido». Con esta reflexión, y bajo el título «Preparar la confrontación democrática para ganar la soberanía», el sindicato muestra un notable escepticismo sobre el actual momento político que se vive en Euskal Herria y un buen número de dudas sobre los ejes del proceso de resolución del conflicto.

El secretario general y el secretario general adjunto, José Elorrieta y Germán Kortabarria, respectivamente, se encargaron de presentar el texto, que resalta las limitaciones que tendría una mesa de partidos a la hora de alcanzar acuerdos que permitan superar el actual marco jurídico-político: «Cabe dudar de su virtualidad para tratar asuntos como el derecho de decisión o la territorialidad».

La razón de tal afirmación la sitúa en «la falta de voluntad y necesidad del Estado [español] de abordar un debate que tenga como horizonte un nuevo modelo territorial y el respeto a la palabra de Euskal Herria».

«No decimos que una mesa de partidos no pueda realizar aportaciones. Al contrario, será fundamental de cara al proceso político. Pero las expectativas que ha generado son excesivas, ya que se basa en el consenso entre las partes y eso implica derecho de veto, también para el PSOE, que no tiene recorrido para plantear un debate sobre soberanía», explicó el secretario general de la central.

Además, el documento elaborado por el Comité Nacional de ELA recuerda que, en una mesa de partidos, «el papel de las organizaciones sindicales se limitaría básicamente a dar cobertura y legitimación a lo que fueran acordando los partidos políticos».

Retomar desde el 1 de febrero

En este contexto, ELA considera imprescindible que «las fuerzas autodeterministas» alcancen un «acuerdo de mínimos» en cuanto a objetivos, ritmos y procedimientos que permitan avanzar en términos de soberanía.

«Debemos ser capaces de retomar el conflicto en el punto en que lo situó el rechazo por las Cortes españolas de la Propuesta de Nuevo Estatuto y acordar una estrategia compartida para la celebración de la consulta», añade el texto.

Por ello, Elorrieta consideró equivocada la apuesta del Ejecutivo de Juan José Ibarretxe de aparcar ese plan y censuró lo que entiende como un intento de reforma estatutaria a través de la demanda de transferencias pendientes. «No hay que olvidar que ahora nos encontramos en otro momento político», dice el texto.

El documento incide, al hilo de ello, en que un modelo estatutario «otorgado y tutelado por el Estado» no recoge los procedimientos necesarios para pasar a un modelo soberanista. «La consulta no permitiría resolver el conflicto, pero sí expresar un momento de ruptura democrática que ponga las bases del proceso en un nivel de legitimación social distinto al actual», afirma. En este contexto, «la única posibilidad de abrir un proceso soberanista es la acumulación social a favor del derecho de autodeterminación», asegura ELA.

Entre numerosas referencias a Lizarra, el texto separa el proceso soberanista ­«que no precisa del consenso de las fuerzas estatalistas»­ del proceso «estrictamente de paz», cuyos polos serían ETA y el Gobierno español. «Damos mucha importancia a una eventual negociación, porque el final de ETA es condición sine qua non para articular una suma soberanista desde el punto de vista civil y democrático», señaló Elorrieta.