El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Los Mismos Hechos desde 'el Otro Lado'

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2005, 17:27, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Es de todo punto esclarecedor. Si queremos conocer qué está sucediendo en este tema sólo hay que leer GARA. El entorno etarra exige, el gobierno cede, el PSOE suplica… De Vergüenza.

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

LAB EXIGE A ZAPATERO QUE EXPLIQUE EL PAPEL DE LA AN

MADRID - La vicesecretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, emplazó ante el tribunal especial al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, a que explique si la Audiencia Nacional «va a ser el actor principal de las decisiones que va a tomar respecto a Euskal Herria». «¿Cuál va a ser el protagonismo que Zapatero le va a dar a esta Audiencia en la política que va a desarrollar hacia Euskal Herria?», preguntó.

En declaraciones efectuadas antes de conocerse la decisión final del juez, Etxaide denunció que el sindicato abertzale tenga que dar explicaciones acerca de su actividad política y sindical, y manifestó que «estas actuaciones se enmarcan dentro de las estrategias de criminalización de la izquierda abertzale».

«Son estrategias del pasado que además han fracasado», apuntó, y agregó que «no es demasiado compatible hacer declaraciones y discursos sobre avanzar hacia la paz mientras se está gestionando una estrategia del pasado».

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

LÓPEZ ESPERA QUE NO OBSTACULICE

GASTEIZ - El secretario general del PSE, Patxi López, manifestó ayer que confía que la actuación del juez Fernando Grande-Marlaska contra el secretario general de LAB «no sea una china» para la apertura de un proceso de paz, aunque defendió la «independencia» del Poder Judicial en sus actuaciones. «Espero que todo el mundo entienda que eso es así, y que la Justicia tiene una obligación que cumplir», añadió.

El mandatario del PSE deseó que «nada interfiera realmente en un proceso, si es en serio, de pacificación», y pidió que «todo el mundo entienda que la Justicia actúa de forma independiente».

Por otra parte, el diario “El País” citaba ayer a fuentes del PSE asegurando que en esta formación existe «preocupación» por la imputación de Rafa Díez, cuya figura tildan de «muy importante» por «su reconocida trayectoria» como diri- gente de LAB, pero también «por su apuesta, desde hace años, por buscar una salida a la violencia en Euskadi».

La información, que estaba firmada por quien habitualmente traslada la opinión de La Moncloa sobre estas cuestiones, apuntaba, citando siempre a fuentes del partido que dirige Patxi López, que «Rafa Díez Usabiaga tiene una gran audiencia en la izquierda abertzale, donde todos saben que tiene mucho que ver con el intento de distensión que se debate en ese mundo».

«Todo lo que pase con él tendrá trascendencia», señalaba la información publicada antes de llevarse a cabo la citación.

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

LÓPEZ VE «MUY BUENA VOLUNTAD DE TODAS LAS PARTES» PARA AVANZAR HACIA LA PAZ

El Gobierno español dejó claro ayer que no piensa valorar las «especulaciones» periodísticas de los últimos días acerca de supuestos avances hacia un proceso de paz. El secretario general del PSE, Patxi López, situó la cuestión indicando que «hay muy buena voluntad por todas las partes», y apostó por buscar «una hoja de ruta pactada».

BILBO - Medios como ‘‘ABC’’ o ‘‘El Mundo’’ han especulado en los últimos días con la posibilidad de que en las próximas semanas se den pasos adelante hacia la apertura de un proceso de paz. ‘‘El Mundo’’, en concreto, provocó ayer cierta polvareda política y mediática con su titular de primera página «ETA ultima con el Gobierno una tregua que se anunciará en los próximos tres meses». Mientras tanto, ‘‘El País’’ apuntaba, citando fuentes gubernamentales, que no hay cambio alguno y que «el Gobierno emplaza a Batasuna para que presione a ETA para que deje las armas».

Preguntado al respecto en una entrevista en ETB, el secretario general del PSE, Patxi López, reclamó que «no se hagan elucubraciones sobre posibles treguas» y se trabaje «sobre hechos». Entre ellos citó «los 27 meses sin asesinatos y algunas declaraciones del mundo de la izquierda abertzale que suponen pasos adelante, pero falta el paso definitivo, que es el abandono de las armas».

López añadió incluso que «hay muy buena voluntad por todas las partes» para un diálogo que pueda servir para avanzar hacia la paz, y destacó positivamente tanto la reunión celebrada la pasada semana entre Juan José Ibarretxe y José Luis Rodríguez Zapatero como la iniciativa del lehendakari de abrir una ronda con todos los partidos políticos, en la que sí estará Batasuna, pero no el PP.

En este contexto, López sostuvo que «puede ser posible» alcanzar un acuerdo, pero advirtió al mismo tiempo de que «los momentos históricos los carga el diablo».

Chivite: «Seremos flexibles»

En la citada entrevista, el mandatario del PSE no sólo citó los aspectos positivos que observa, sino que esbozó también el camino que queda por recorrer. Indicó textualmente que hace falta ahora «mucha cocina y deshacer desconfianzas» y que habría que alcanzar, en última instancia, «una hoja de ruta pactada».

Ese mismo término fue utilizado por su homólogo en Nafarroa, Carlos Chivite, en Iruñea, donde analizó el curso político recién iniciado. Habló de lograr «una hoja de ruta para la paz» actuando «con serenidad».

«Llegará el momento, y ahí seremos los más flexibles y los más dialogantes, pero todavía no se ha dado la primera de las condiciones, que es el abandono de las armas y la disolución de ETA», afirmó el secretario general del PSN.

El emplazamiento a ETA para que ponga fin a la lucha armada y a Batasuna para que intervenga en esta línea son las claves de la posición del Ejecutivo del PSOE, según diversas voces.

Así, ante lo publicado en la prensa madrileña en los últimos días, fuentes gubernamentales señalaron a Europa Press que el Gabinete de Zapatero «mantiene la ineludible exigencia de abandono de las armas». Matizaron que «el Gobierno nunca se regirá por especulaciones, sino por hechos, en todo aquello que se refiera a la lucha contra el terrorismo, por lo que no entra a valorar ninguna información periodística».

El secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Alfonso Perales, añadió que «lo único que sé es que estamos esperanzados en recibir un comunicado de ETA en el que anuncie que desiste del terrorismo y de la lucha armada. Eso es lo que esperamos; cuanto antes, mejor», subrayó en declaraciones a Tele5.

Ciñéndose estrictamente al criterio marcado por el Ejecutivo español, defendió además que «el entorno de ETA haga una condena expresa del terrorismo y la lucha armada».

Sin «campaña de verano»

«Estas son las dos noticias que esperamos, y todas las demás filtraciones, tengan la intención que tengan y procedan de donde procedan, a nosotros no nos van a hacer cambiar nuestra posición. Lo único que esperamos es que la presión política, policial, judicial y la de los poderes del Estado hagan que ETA desista de la lucha armada y el terrorismo para actuar en la vida española y en la del País Vasco», añadió Perales.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, también eludió pronunciarse sobre las «especulaciones» relativas a una hipotética decisión de ETA y, en la línea de lo expresado ayer por otros dirigentes de su partido, aseguró que el PSOE, el Gobierno y los ciudadanos no esperan «una tregua, sino el abandono definitivo de las armas».

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Permanente de la Ejecutiva Federal y en respuesta a los periodistas, Blanco se limitó a señalar que «no voy a dar pábulo a las especulaciones» y dijo que «no soy conocedor de ningún tipo de contacto [del Gobierno con ETA], intermediación o diálogo, ni en nombre del PSOE tampoco he autorizado ningún contacto ni diálogo».

Insistió en que «en la lucha antiterrorista no caben especulaciones, y hay muchas», y recordó que antes del verano se habló de «una posible campaña de verano de ETA en la costa y no ha pasado nada». Añadió que tras esto resurgen especulaciones sobre la tregua «pero son eso, especulaciones», reiteró.

El secretario de Organización del PSOE incidió en que «ETA debe abandonar la violencia, dejar de matar y extorsionar, y mientras eso no suceda, no tenemos nada que decir».

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

PARA RAJOY, «SERÍA MUY GRAVE QUE SE ESTUVIERA NEGOCIANDO CON ETA»

MADRID - Durante la reunión que ayer mantuvo con la Junta Directiva Nacional del PP para marcar las estrategias de cara al futuro, Mariano Rajoy tachó de «muy grave» el que el Gobierno de Zapatero «estuviera negociando» con la banda armada. «Si el Estado quiere respetarse a sí mismo, no hay más negociación con ETA que el abandono definitivo de la violencia por parte de ETA y su desaparición», concluyó.

Añadió que ETA «sólo declara una tregua cuando le conviene y para lograr sus objetivos». El presidente del PP dijo no sentirse «sorprendido» por las noticias publicadas ayer en varios medios y opinó que hay «indicios» de que se están produciendo conversaciones.

En cualquier caso, reiteró que «sería muy grave» que el Ejecutivo estuviera negociando con ETA porque «no hay un Estado democrático que haga eso», y porque entiende que «supondría el debilitamiento del Estado y una gran irresponsabilidad».

Tras decir esto, reiteró que «ETA sólo hará una tregua si le conviene y con el único objetivo de conseguir sus fines. No nos engañemos».

El líder del PP aprovechó su intervención para defender, una vez más, la necesidad mantener en vigor el pacto suscrito con el PSOE y destacó que «la única vía válida, como se ha demostrado a lo largo de estosúltimos años, son los instrumentos que confieren las leyes, el Estado de Derecho y los principios del pacto antiterrorista».

UPN: «No nos sorprende»

Por su parte, el portavoz del Gobierno navarro y secretario general de UPN, Alberto Catalán, afirmó que el Ejecutivo de Sanz acoge «con cautela y prudencia» las informaciones relativas a una eventual decisión por parte de ETA. «No nos sorprende absolutamente nada», manifestó.

«ETA, Batasuna, el Gobierno de España y alguna formación política de la CAV mantienen negociaciones, diálogos o conversaciones, y en ellos se deben enmarcar todos los comportamientos que se van filtrando a los medios», declaró. Para Catalán, esas noticias tienen una intención clara y resultan graves en cuanto que cree que benefician «a una formación ilegal».

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

LLAMAZARES ENTIENDE QUE «HAY UNA TREGUA DE HECHO»

MADRID - El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, se sumó ayer a quienes advierten que hay «hechos reales» que se deben tener en cuenta para conseguir la puesta en marcha de un proceso de paz. Llamazares consideró incluso que por parte de ETA existe «una tregua de hecho» que se debe sumar, en su opinión, a la decisión de suspender sus acciones armadas contra electos tomada hace tres meses.

En una rueda de prensa ofrecida en la sede de IU de Madrid, Gaspar Llamazares dijo que «lo que hace falta ahora es que ETA declare el cese de la actividad armada, ya que en ese momento será posible algún tipo de diálogo». Sin embargo, en el momento actual considera además que «deben ser posibles algunos gestos de distensión que no se están produciendo». Citó, en concreto, la necesidad de que la izquierda abertzale deje de estar ilegalizada. Se dirigió en paralelo a este sector, al que pidió que «reduzca la presión sobre los cargos públicos».

DEIA

Martes, 13 de septiembre de 2005

UNA DECISIÓN CONTRADICTORIA 

Editorial

El juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska dejó ayer en libertad sin medidas cautelares al secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, tras admitir la debilidad de los indicios que existen contra su persona y porque las supuestas pruebas que se presentaban en su contra (una presunta conversación telefónica con uno de los promotores de la plataforma Aukera Guztiak intervenida por la Policía) no han podido ser corroboradas por otros medios. Esa debilidad de los indicios no fue óbice, sin embargo, para que el juez citara a Díez Usabiaga en calidad de imputado en un delito de integración en ETA, ni de que ayer mantuviera dicha imputación lo que da una idea de la ligereza con la que los tribunales de este país pueden llegar a acusar a un ciudadano de un delito de tal gravedad. Para la segunda imputada, Elizabet Zubiaga, el juez también decretó su libertad aunque con obligación de presentarse en un Juzgado dos veces al mes. A Zubiaga se le acusa de mantener una conversación con un preso de ETA, informándole de la formación de ‘listas blancas’ para las elecciones, conversación que la imputada negó ayer ante Grande-Marlaska, quien no obstante apreció indicios racionales de criminalidad «harto explícitos», aunque rebajados al grado de colaboración y no de integración.

El juez Grande-Marlaska tomó pues una decisión cuando menos contradictoria, a pesar de los esfuerzos de la acusación particular representada por el abogado de la AVT, quien, por cierto, en ningún momento encontró el respaldo del fiscal. Que ocurra tres meses después de que el mismo juez exigiera una fianza de 400.000 euros a Arnaldo Otegi, acusado de integración en ETA, podría indicar que algo ha cambiado al menos en este caso, en los criterios que rigen en la Audiencia Nacional, y que incluso empiezan a caber matices en la aplicación automática de la Ley Antiterrorista, una ley heredada del anterior Gobierno, como tantos procesos abiertos a su amparo, y que hoy siguen vivos, siguiendo los criterios que estableció el juez Garzón y que eran tan del gusto de Mayor Oreja y otros abanderados de la política antiterrorista de visión estrictamente policial. Claro que también puede significar sencillamente que, cuando se trata de la aplicación de dicha ley, la arbitrariedad puede llegar a extremos como los de admitir la inconsistencia de la pruebas y mantener en cambio una imputación extremadamente grave en base a tan endebles argumentos.

GARA

Martes, 13 de septiembre de 2005

EL CUMPLIMIENTO DELA LEY Y SU CONTEXTO

Editorial

El juez Fernando Grande-Marlaska dejó ayer en libertad condicional sin ninguna medida cautelar al secretario general de LAB, Rafa Díez, mientras que Eli Zubiaga deberá comparecer quincenalmente. Pese a todo, ambos siguen imputados en la causa. La decisión del magistrado contrasta con la extrema gravedad de las fianzas impuestas el pasado miércoles a tres ciudadanos a los que imputaba igualmente su «pertenencia a banda armada» con la acusación de llevar a cabo labores comunicativas para EHAK, aunque mantiene la misma línea argumental de que toda la actividad política de la izquierda abertzale está dirigida a favorecer los planes de ETA o está directamente dirigida por ella.

No es sencillo conocer las razones del aparente cambio de actitud de Grande-Marlaska, pero sí cabe hacer un análisis del contexto en el que se produjo la declaración de ayer en la Audiencia Nacional. En primer lugar, es llamativo que la Fiscalía ­jerárquicamente dependiente en última instancia del Gobierno­ no solicitara, contrariamente a lo que hizo con Otegi o incluso la pasada semana con Petrikorena, Zinkunegi y Gálvez, ningún tipo de medida cautelar contra ninguno de los imputados. La «soledad» del juez en caso de haber dictado algún tipo de fianza u otra actuación aún peor hubiera quedado muy en evidencia. Junto a esto, tampoco cabe pasar por alto que, por primera vez en las últimas fechas, voces del PSOE se habían levantado públicamente para señalar a través del diario más próximo a La Moncloa y en un texto en el que se entremezclaban también opiniones de la Presidencia del Ejecutivo, que «el cumplimiento de la ley no puede abstraerse del contexto en que se aplica», explicando al tiempo que ni el contexto actual ni la «muy importante» figura de Rafa Díez eran los más adecuados para hacer ejercicios de intransigencia. El «aviso a navegantes» se cerraba con la declaración de que «los jueces son independientes, pero deben tener en cuenta estas circunstancias». No es descartable que estas cuestiones ­y quizá incluso mensajes más directos y reservados­ hayan pesado en la decisión del magistrado. Esto vendría a confirmar que, cuando quiere, el Gobierno dispone de los mecanismos para conjugar la independencia judicial con las necesidades de Estado.

Todo ello no obsta para reiterar que la izquierda abertzale sigue estando perseguida, espiada, criminalizada y amenazada. Una situación que es preciso superar ­y todavía sigue sin hacerse­ para que se pueda dar un proceso en igualdad de condiciones.