El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Panorama Vasco

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2005, 17:23, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Abandonas hoy la intensidad del seguimiento informativo sobre el País Vasco comentándoles lo más destacado: El PNV exigirá inversiones en Euskadi para apoyar los Presupuestos del Estado, Llamazares en una entrevista concedida a EL CORREO fija su posición respecto a la política Vasca: "La alternativa al tripartito vasco es un pacto de nacionalistas, PSE y EB" y, finalmente, la opinión de Florencio Domínguez Respecto a la polémica y denostada homilía del Obispo de San Sebastián.

EL CORREO

Lunes, 12 de septiembre de 2005

EL PNV EXIGIRÁ INVERSIONES EN EUSKADI PARA APOYAR LOS PRESUPUESTOS DEL ESTADO

Imaz espera a que se materialice en los próximos días el acuerdo sobre el Cupo para negociar «con buena voluntad» las cuentas generales EA cree que los «méritos» del PSOE en financiación son «una obligación»

BILBAO - El PNV continúa inmerso en un intenso proceso de negociaciones de índole política y económica. Una vez «zanjado el litigio» sobre el Cupo entre los gobiernos central y vasco -según refrendó ayer la portavoz del Ejecutivo autónomo, Miren Azkarate-, y a la espera de la inminente reunión de la Comisión Mixta del Concierto Económico que plasme sobre el papel este acuerdo, el siguiente capítulo de su agenda serán los Presupuestos Generales del Estado.

A ellos se refirió ayer el presidente del EBB, Josu Jon Imaz, quien explicó que su partido respaldará las cuentas públicas en función de las inversiones que éstas establezcan para Euskadi. Nada dijo, sin embargo, sobre si un hipotético apoyo del PNV en Madrid tendría su reflejo en las conversaciones en torno a los Presupuestos vascos que el Gobierno de Vitoria también debe emprender en los próximos días con los partidos, entre ellos, el PSE. A este respecto, la portavoz Azkarate matizó ayer que los dos procesos «son diferentes».

Apenas veinticuatro horas después de la Conferencia de Presidentes Autonómicos a la que acudió Ibarretxe, el presidente peneuvista reiteró su confianza en que el acuerdo para resolver los conflictos del Cupo, la Ertzaintza y el 'Prestige' «culmine definitivamente» en los próximos días, con el fin de «dar por cerrada esta asignatura» y poder sentarse a hablar de los Presupuestos Generales del Estado. Imaz, que ayer participó en la Diada catalana, vaticinó también que la negociación sobre estas cuentas no será «fácil», pero aseguró que su partido mantendrá «la mejor voluntad» de consenso.

Precisamente, el Ministerio de Hacienda se puso en contacto hace unos días con la formación jeltzale, con el propósito de fijar una reunión para la próxima semana donde abordar el proyecto presupuestario del Gabinete de Zapatero. Imaz recordó que, desde un principio, el PNV ha puesto como condición previa a negociar con el PSOE que se cumpliese «la palabra dada» sobre el Cupo, la Ertzaintza y el 'Prestige'.

Tras reconocer que, con el acuerdo alcanzado en la Conferencia de Presidentes Autonómicos el pasado sábado, «se ha dado un paso importante en ese sentido», el dirigente del EBB expresó su esperanza de mantener la sintonía «en los próximos días» y firmar definitivamente el «convenio en esas tres materias».

«A partir de ahí, una vez que ésto se produzca», el PNV estará en condiciones de estudiar la propuesta económica diseñada por el Ejecutivo central para el siguiente ejercicio, en la que el partido jeltzale «va a mirar fundamentalmente» las inversiones que el Gobierno contempla para el País Vasco. Imaz recordó que, en 2005, «del total de inversiones que se hicieron en el conjunto del Estado, menos del 0,5% vino a Euskadi, cuando tiene más del 5% de la población», lo que supuso «menos de la décima parte de lo que le correspondería en realidad».

«Lógicamente, nosotros no vamos a aprobar unos presupuestos con esos componentes», advirtió ayer. «Miraremos fundamentalmente cuál es la implicacion de esas cuentas en inversión y bienestar de la sociedad vasca y, a partir de ahí, adoptaremos nuestra posición», anunció. Imaz vaticinó que, «si se empiezan a producir», las negociaciones serán «complejas, nada fáciles, pero vamos a ir con la mejor voluntad para lograr un posible acuerdo a partir del cumplimiento del principio de implicación con la inversion y el desarrollo económico y social con Euskadi».

Instrumentalización

Por su parte, la presidenta de EA, Begoña Errazti, consideró ayer «positivo» que el Gobierno central «haya aceptado el planteamiento propuesto por el Ejecutivo autónomo respecto al Cupo». No obstante, la dirigente nacionalista dirigió un mensaje al presidente, puntualizando que la oferta económica de su Gabinete y el «consenso básico» -en palabras del propio Rodríguez Zapatero- obtenido con las autonomías sobre financiación sanitaria no es un mérito del Gobierno central, «sino una obligación».

Errzati indicó que el PSOE está resolviendo algunos asuntos generales, aunque estimó que «la sanidad no deja de ser un aspecto más de lo que se está debatiendo globalmente, que es el respeto al ejercicio de los derechos de la ciudadanía».

El portavoz de Ezker Batua, Mikel Arana, mostró también la satisfacción de su grupo por el acuerdo entre los Gobiernos central y vasco, aunque expresó su «sospecha» de que «esconde el interés del PSOE de lograr el respaldo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado». Arana apuntó, a través de un comunicado, que «nos podemos encontrar ante un guiño» de los socialistas a los nacionalistas porque «no es casualidad que un motivo de discrepancia durante dos años se cierre ahora en cuarenta y ocho horas».

En su opinión, el PSOE «está instrumentalizando los resortes del Estado según sus intereses partidistas y electorales. Nos podemos encontrar con un acuerdo que sólo busca la contrapartida del respaldo del PNV a las cuentas públicas estatales, así como demostrar a ERC que su apoyo no es necesario».

EL CORREO

Lunes, 12 de septiembre de 2005

«LA ALTERNATIVA AL TRIPARTITO ES UN PACTO DE NACIONALISTAS, PSE Y EB»

Antonio Santos

IU apuesta por «recomponer» las relaciones con los socialistas, a quienes exige que no tengan una «actitud excluyente»

BILBAO - El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, realizó el viernes una visita relámpago a Bilbao. Dispuesto a aprovechar la «nueva etapa» en el escenario político, aboga por «recomponer» las relaciones entre Ezker Batua y el PSE-EE, rechaza la ilegalización de EHAK y vislumbra, «en un futuro», un Gobierno vasco entre «nacionalistas y no nacionalistas con EB como puente».

- ¿Ve cerca la paz en Euskadi?

- Estamos ante una oportunidad, no sé si cercana o a medio plazo. Lo que sí veo es la interrupción de la violencia cruenta de ETA. Me llama la atención que eso no tenga peso en la política.

- ¿Por qué?

- No se puede actuar ante una situación de años de plomo igual que en los años de cese de la violencia cruenta. Debe ser evidente para cualquier político y para cualquier ciudadano, aunque aún persistan otros tipos de violencia.

- ¿Qué propone?

- Dar pasos para que esta situación sea ya irreversible. Hay que perpetuar esta distensión, primero pidiéndole a la izquierda abertzale que cese la 'kale borroka' y las amenazas y, en segundo lugar, las instituciones democráticas y formaciones políticas debemos replantearnos las medidas de excepción como la Ley de Partidos o la dispersión.

- ¿El Gobierno debe negociar ya con ETA?

- Sólo le será posible en un escenario donde haya una declaración de cese de la violencia. Hoy por hoy, a la espera del cese definitivo de la violencia, lo que hay que hacer es desarmar a los violentos e impulsar medidas de distensión.

- Su compañero Madrazo dice que sí hay que hablar ya con ETA.

- Coincido con Javier en que esa negociación sólo puede desarrollarse en un escenario de paz, lo que no quiere decir que no haya conversaciones como las que, seguro, ya están teniendo. Estoy convencido de esos contactos, al menos con la izquierda abertzale.

- ¿Ezker Batua sigue siendo un 'grano' para la política nacional de IU?

- Nunca ha sido un 'grano', sino un elemento de fortalecimiento. En la medida en que se ha consolidado en Euskadi y ha recuperado un apoyo electoral ha sido un valor y una aportación para IU.

- Pero tiene un difícil engranaje en su política.

- Nuestros problemas son parecidos a los del resto de formaciones, sobre todo cuando nosotros queremos ejercer un papel de puente y de diálogo entre nacionalistas y no nacionalistas. Es un coste que hemos asumido.

- Hay compañeros suyos que no entienden a Madrazo.

- Como en el resto de las fuerzas políticas, hay compañeros que tienen opiniones diferentes sobre los ritmos y las medidas más adecuadas, pero no más altisonantes o distorsionantes que en otros partidos.

- En el PCE cuestionaron que EB volviera a participar en el tripartito.

- Ése es otro plano. Los compañeros de EB reflexionaron sobre si merecía la pena entrar o no en el Gobierno vasco y tomaron una decisión democrática, votada por los militantes y respaldada por un amplio porcentaje.

- ¿Por qué es factible una colaboración en Madrid entre IU y PSOE y no en Euskadi entre EB y PSE-EE?

- Al contrario que se produjo en Madrid, donde el PP con su política ultraconservadora unió mucho a las fuerzas de izquierdas, en Euskadi se dio una fractura entre constitucionalistas y el resto de fuerzas. Eso explica la dificultad para recomponer las relaciones.

- ¿Se recompondrán?

- Soy optimista. En la práctica, esas relaciones se van a recuperar en breve siempre que no prevalezca una actitud excluyente en el PSE, que intente dejar fuera a Ezker Batua.

- Madrazo cree que los socialistas le quieren echar del Gobierno.

- Por eso digo lo de que el PSE no debe tener una actitud excluyente. Patxi (López) debe situarse en unas condiciones nuevas.

- ¿Cuáles?

- La alternativa al tripartito no es el bipartito del pasado entre PNV y PSE. No queda sitio para la nostalgia. La alternativa al tripartito es establecer puentes de diálogo entre el Ejecutivo vasco y los socialistas y, en un futuro, la participación en el Gobierno de una mayoría nacionalista y no nacionalista en la que participe de forma importante EB como partido puente.

Ilegalizar EHAK

- ¿Cree que se debe ilegalizar EHAK?

- Estamos en otra época. Debemos abrir la fase de la distensión y eso nos compete y responsabiliza a los políticos. Debe funcionar el Estado de Derecho y la judicatura, por lo que no se debe tomar ninguna medida desde el ámbito político sobre la ilegalización de ningún partido. Otra cosa es la aplicación de normas jurídicas por parte de los jueces, pero creo que estamos en otra fase.

- Batasuna habla de persecución.

- No es buena ni la presión, ni el victimismo. Lo mismo podríamos decir nosotros de que hay una persecución a los cargos políticos y a una parte de la sociedad con la 'kale borroka'. Situarnos en el victimismo para justificar el que se mantengan posiciones de confrontación es equivocado. Hay que dar pasos hacia el diálogo y la paz y dejar a un lado la violencia como presión.

- ¿Aprecia esos gestos en la izquierda abertzale?

- Todavía no son suficientes. Hay gestos como el de Anoeta, pero su consecución a todos los niveles no se ha producido aún.

- ¿Una Izquierda Unida sin problemas internos es posible?

- Que no hubiera debate interno sería contraproducente. Pero una IU que modulase mejor lo que es debate y lo que es conflicto sería la idónea. Esa delicada línea la tenemos que desarrollar mejor.

- ¿No le cansa tener que lidiar tanto dentro de su propio partido?

- No, es un estímulo. El debate, la diferencia y la actitud crítica de los militantes es un valor a favor nuestro para corregir errores. Nos equivocamos cuando convertimos esa diferencia en confrontación y crispación interna.

EL CORREO

Lunes, 12 de septiembre de 2005

CUERDA DE PRESOS

Florencio Domínguez

El obispo de San Sebastián pide la humanización del trato dado a los presos (de ETA, se sobreentiende); Pernando Barrena, que se piense ya en su puesta en libertad; los familiares de los reclusos, que se les considere sujetos políticos con un importante papel en el «proceso»; la universidad reclama respeto a la intimidad de sus notas académicas y a las irregularidades con las que, presuntamente, fueron obtenidas algunas de ellas. El Gobierno central, por persona interpuesta, hace saber que está dispuesto a negociar la situación de los terroristas encarcelados, mientras los aludidos nombran portavoces, exigen ser reconocidos como presos políticos y afirman que «deben jugar un papel indispensable en cualquier intento de solución».

Es evidente que los presos están en la agenda política y eso, para muchos, trae evocaciones del pasado, de los años de la transición. Sin embargo, hay que constatar que el Gobierno no tiene tanta capacidad de maniobra como posiblemente quisiera, ni margen para una nueva amnistía como la de 1977. Aquel fue un momento histórico singular que representó el paso de una dictadura a una democracia. Fue tan singular que la Constitución, en su artículo 62, prohibió los indultos generales para el futuro. Además, la reforma penal aprobada por PP y PSOE en 2003 endureció severamente las exigencias para la reinserción de terroristas, limitando el margen de discrecionalidad gubernamental que hasta entonces había habido.

En el terreno político, algunos significativos colectivos sociales que han respaldado la declaración del Congreso en favor del diálogo con ETA se volverían voces críticas si el Ejecutivo planteara una propuesta de excarcelación generalizada como en Irlanda del Norte.

ETA y los suyos han creído tradicionalmente que la libertad de los presos la obtendrían gratis el día que quisieran y por ello ese no ha sido sino un objetivo secundario de su actuación, supeditado al logro de sus aspiraciones políticas. Ante esta actitud, que no ha cambiado en la actualidad, el Gobierno tiene que hacer saber a ETA que la libertad anticipada de sus presos está mucho más allá de lo que pueden aspirar. Si les deja creer que eso lo tienen conseguido, le pedirán mucho más.

El tiempo ha demostrado lo contraindicado de la afirmación realizada por Joseba Urrusolo en los tiempos en los que estaba enfrentado con su jefe, 'Pakito': «Si sigo, es por los presos». Desde que Urrusolo hizo este pronunciamiento, en 1991, el número de presos de su cuerda se ha duplicado, entre ellos el propio autor de la frase y su jefe. Continuar la actividad terrorista ha tenido como único efecto incrementar la cifra de reclusos y vacunar a la mayoría de la sociedad española contra cualquier disposición a la generosidad.