El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

De los 'Vientos de Cambio' al 'Huracán Koizumi'

Por Sin Pancarta - 20 de Septiembre, 2005, 16:21, Categoría: Japón

Habla EL PAIS del ‘huracán’ para referirse a la gran victoria Koizumi en las elecciones de ayer. Imagino que debe ser un auto homenaje a su ‘Vientos de Cambios en Japón’ cuyo efecto ya lo hemos visto. Por cierto de la promesa del líder opositor de retirar las tropas de Irak ni una palabra. Ahora dince: Koizumi sale de estos comicios con un carisma popular semejante al de Nakasone en los ochenta y, sobre todo, muy reforzado en su propio partido. ABC por su lado se refiere a la aplastante victoria de Koizumi en las elecciones celebradas ayer en Japón abre una etapa crucial en el Imperio del Sol Naciente, que lucha por salir de la crisis económica que arrastra desde los 90. También les ofrecemos alguna pincelada de las opiniones de la prensa extranjera.

EL PAIS

Lunes, 12 de septiembre de 2005

HURACÁN KOIZUMI

Editorial

El conservador Partido Liberal Democrático (PLD) de Japón ganó ayer de forma arrolladora las elecciones a la Cámara baja, que había convocado anticipadamente el primer ministro, Junichiro Koizumi, tras bloquear el Senado la privatización del servicio de Correos, que actúa también como una caja de ahorros. Con sus 2,5 billones de euros en activos y más de 260.000 empleados, es la mayor entidad financiera del mundo. El triunfo es sobre todo de Koizumi, un dirigente populista que con su verbo y atuendo está en las antípodas del carácter grisáceo de la clase política japonesa, y que con esa reforma pretende supuestamente acabar con los viejos modos corruptos de hacer política en el país.

La victoria ha sido de tal calado que el PLD no necesitará en principio del budista Nuevo Komeito, su actual socio de coalición, para formar Gobierno, lo que no sucedía desde 1991. Los liberales, en cualquier caso, han estado siempre en el poder durante el último medio siglo, salvo un paréntesis de 11 meses en los noventa. Los comicios, que han despertado una inusitada participación, han supuesto el descalabro del primer grupo de la oposición, el Partido Demócrata (PDJ), del centrista Okada, cuyo programa contemplaba un catálogo de reformas mucho más profundo que el de Koizumi.

El primer ministro convirtió Correos en la única cuestión de la campaña. Ni una referencia a la imperativa necesidad de reformar las pensiones, a cómo drenar la masiva deuda pública o solucionar el empeoramiento de las relaciones con China. Koizumi estima la privatización del servicio postal como la piedra angular de la reforma estructural que exige la sociedad nipona. Cuando llegó al poder, en 2001, ya anunció que daría la batalla para sacarla adelante.

La reforma se aplicará de forma gradual, como ya ocurrió con la ferroviaria en los ochenta. De hecho, no entrará en vigor plenamente hasta 2017. Pero muchos consideran que es un arma de choque fundamental para poner término a la corrupta simbiosis entre partidos y empresas. El servicio postal ha servido en gran parte para financiar enormes obras públicas de dudosa necesidad y enriquecer los bolsillos de políticos y burócratas del partido gubernamental.

Koizumi sale de estos comicios con un carisma popular semejante al de Nakasone en los ochenta y, sobre todo, muy reforzado en su propio partido. No pertenece a ninguna de las viejas camarillas. A la vista de su arrolladora victoria, y pese a que anoche reiteró que no cambiará de idea, no sería improbable que se replantee su compromiso de retirarse de la presidencia del PLD en septiembre de 2006.

ABC

Lunes, 12 de septiembre de 2005

EL ÓRDAGO DE KOIZUMI

Editorial

La aplastante victoria de Junichiro Koizumi en las elecciones celebradas ayer en Japón abre una etapa crucial en el Imperio del Sol Naciente, que lucha por salir de la crisis económica que arrastra desde mediados de los noventa. Después de que el Senado rechazara el pasado 8 de agosto la anunciada privatización del servicio postal nipón, que es también la mayor caja de ahorros del mundo, el carismático político de abultada cabellera canosa lanzó un órdago y convocó elecciones anticipadas pese a la división reinante en su propio partido, que sufrió la escisión de 37 diputados que votaron en contra de las reformas del Gobierno.

A pesar del agrio debate que este tema había suscitado, los electores se decantaron ayer por los cambios que propugna Koizumi y antepusieron el interés de la economía nacional, y consecuentemente de sus bolsillos, a cualquier otra discusión. Así, la propuesta del opositor Partido Democrático de Japón de retirar las tropas niponas de Irak apenas ha calado en la isla y puede haber contribuido al espectacular descalabro de esta formación. Y es que el pueblo japonés, sumamente orgulloso y trabajador, está acostumbrado a realizar enormes sacrificios, como los que propiciaron el «milagro económico» que siguió a su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Por ese motivo, el electorado ha apostado por continuar con los cambios radicales que han enderezado las cuentas en los dos últimos años.

A cambio de dicha mejora, la segunda economía del planeta, tras Estados Unidos, ha pagado un alto precio por la destrucción de numerosos puestos de trabajo y sus calles se han llenado de mendigos. Un grave problema al que Koizumi deberá hacer frente y que se une a la lista de asignaturas pendientes para esta nueva legislatura. Entre ellas, destaca la normalización de las relaciones con China, seriamente deterioradas por las visitas del primer ministro a un santuario donde se venera a criminales de la Segunda Guerra Mundial. No en vano, la recuperación de Japón se ha debido, en buena parte, al crecimiento del gigante asiático, por lo que Koizumi tendrá que elegir entre el orgullo nacional y el interés de su economía.

LA RAZON

Lunes, 12 de septiembre de 2005

JAPÓN, DE ESPALDAS A LOS AGOREROS DEL 11-M

Editorial

El premier japonés, Junichiro Koizumi, logró ayer una contundente mayoría absoluta en las elecciones anticipadas que se habían planteado como un referéndum sobre su plan de reformas internas. Sorprende mucho que la oposición nipona no haya esgrimido el argumento de la guerra de Iraq, que Tokio ha apoyado en su concepción y con tropas. Japón tampoco ha sufrido el castigo vaticinado por aquellos que pensaban que Koizumi - como Aznar- sería castigado por Al Qaida días antes de sus comicios con un atentado estilo 11-M. ¿Se habrá olvidado Ben Laden del apoyo japonés a EE UU en Oriente Medio? Más bien se trata de un electorado maduro que asume las nuevas necesidades exteriores del país sin complejos y que ha votado barajando claves internas más importantes para su vida cotidiana.

El rotativo chino South China Morning Post publica un análisis titulado “Koizumi debe actuar con rapidez para cumplir con una agenda decisiva” y subraya que “probablemente intentará asegurar su legado con más reformas. La victoria fortalecerá su mano sobre la vieja guardia que considera que su principal trabajo es distribuir beneficios a sus grupos de interés. En cuanto a la política exterior, parece improbable que se refresquen las inestables relaciones entre Tokio y Pekín.”

El británico The Times, en su editorial “La restauración de Koizumi”, asegura que “los mercados ya han comprendido el significado de la victoria con fuertes subidas en la bolsa. Los aliados japoneses también lo han entendido y ven la victoria de Koizumi como una justificación de su política exterior pro americana”.

Sobre la abrumadora victoria de los demócratas liberales en las elecciones japonesas dice el rotativo alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung: "A partir de ahora no hay disculpas para más retrasos (de las reformas). Con la mayoría absoluta, ahora el líder japonés Koizimi no tiene ni siquiera que tramar compromisos falsos. El Partido Demócrata Liberal del Japón logró hacerse con la mayoría absoluta en el parlamento nipón con la que las urgentes reformas tendrán que llevarse a cabo. Las oportunidades del Japón de salir de la crisis estructural de décadas nunca habían sido tan buenas."

Por su parte, el estadounidense The New York Times publica un artículo titulado “Victoria abrumadora” en el que concluye que “los resultados representan una victoria personal de Koizumi, quién convocó elecciones anticipadas ante la oposición de su partido a apoyar la privatización del servicio postal”.