El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Izquierda Unida en Socorro del Entorno Etarra

Por Narrador - 19 de Septiembre, 2005, 5:31, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Izquierda Unida, cada vez más hundida, acude en socorro de los terroristas. Gaspar Llamazares, defendió ayer la constitución de una segunda mesa de diálogo en Navarra para resolver el problema de la violencia, que se uniría a la promovida por el Gobierno vasco. También les ofrecemos la entrevista que DEIA publica con Madrazo donde se pueden leer lindezas como; «La política del talante y de la sonrisa de Zapatero ya no es suficiente» o «Las actuaciones de Grande-Marlaska no deben provocar una huida hacia delante». Sin comentarios

EL PAIS

Sábado, 10 de septiembre de 2005

LLAMAZARES PIDE LA CONSTITUCIÓN EN NAVARRA DE UNA SEGUNDA MESA DE DIÁLOGO PARA LA PAZ 

A. U.

Bilbao - El coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, defiende la constitución de una segunda mesa de diálogo en Navarra para resolver el problema de la violencia, que se uniría a la promovida por el lehendakari Juan José Ibarretxe en el País Vasco. Su formación, junto a la vasca de Ezker Batua y la navarra IUN, suscribieron ayer en Bilbao una declaración pública en la que promueven lo que denominan fase de distensión. Llamazares explicó que luego vendría la negociación en la que deberían participar todos los partidos vascos y navarros y también las víctimas del terrorismo.

El líder de Izquierda Unida consensuó junto a los máximos responsables de Ezker Batua, Javier Madrazo, y de IU de Navarra, Ion Erro, un documento que calificaron de "importante" para el nuevo escenario abierto en Euskadi. Gaspar Llamazares valoró que la ausencia de atentados mortales de ETA desde hace 27 meses abre una nueva etapa que obliga a adoptar iniciativas. Como explica el documento aprobado ayer, las tres formaciones exigen a la izquierda abertzale el cese de toda violencia, incluida la kale borroka y las campañas de amenaza y extorsión, y al Gobierno, la derogación de la Ley de Partidos y el acercamiento a Euskadi de los presos de ETA. "Si esta distensión sale adelante, el proceso puede ser irreversible. Se puede ir de la violencia a la tregua y de la tregua a la paz", vaticinó.

Presión a los cargos públicos

Llamazares instó al mundo abertzale a acabar con la "presión sobre los cargos públicos" en Euskadi, lo que, aseguró, sería "su aportación a la distensión". Sobre la reforma de la Ley de Partidos, opinó que las medidas "de excepción" no se justifican para luchar contra el terrorismo en periodo de actividad y "muchos menos en una fase de interrupción de la actividad cruenta que vivimos en estos momentos".

La resolución considera el cumplimiento de las exigencias al entorno de ETA y al Gobierno como "imprescindibles" para avanzar en la pacificación del País Vasco e insiste en que Izquierda Unida pretende jugar "un papel de puente en esta materia". Las tres formaciones defienden el derecho a "decidir libre y democráticamente de todos los pueblos", lo que implica la modificación de la Constitución "respetando en todo momento el principio de no unilateralidad y el compromiso de no imposición", expresa el texto.

El coordinador de IUN, Ion Erro, defendió la constitución de otra mesa de diálogo en Navarra, porque "debe jugar un papel importante también en el proceso de paz". Defendió su comunidad como "sujeto político activo, diferenciado y propio" y criticó la "imposibilidad" de establecer una vía de diálogo en Navarra por la "incapacidad y la falta de voluntad política" del presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz (UPN).

EL CORREO

Sábado, 10 de septiembre de 2005

LLAMAZARES PIDE ACERCAR A LOS PRESOS DE ETA «TRAS DOS AÑOS SIN ATENTADOS CRUENTOS»

Antonio Santos

BILBAO - El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, aconsejó ayer al Gobierno que «tenga en cuenta» la «interrupción de los atentados cruentos» de ETA para «reconsiderar medidas de excepción» como la Ley de Partidos y la dispersión de los presos etarras. Este cambio de rumbo, a su juicio, permitiría afianzar «la nueva fase de distensión» y convertir en «irreversible» el proceso de pacificación.

Su intervención, en Bilbao, sirvió también para exigir a «los abertzales» el cese de la violencia «callejera y la presión» de la 'kale borroka'. «No podemos desaprovechar el momento», insistió poco después de apostar por la constitución de «dos mesas de partidos» en el País Vasco y Navarra que resuelvan el conflicto vasco y cuyas decisiones sean sometidas «a la voluntad de la ciudadanía en una consulta popular».

Llamazares suscribió, tras mantener una reunión con los coordinadores de la coalición en Euskadi y Navarra, Javier Madrazo y Ion Erro, una declaración conjunta en la que las tres organizaciones abogan por un proyecto de Estado «republicano, federal y de izquierdas» donde prevalezca un «pacto entre diferentes para agregarse común y políticamente».

La resolución marca los objetivos de las tres formaciones para el curso político que acaba de arrancar. El texto, de seis puntos, subraya la necesidad de fijar vías de «diálogo» entre todos los partidos y realiza una defensa del «derecho a decidir libre y democráticamente» de todos los pueblos. En este punto, incluye la posibilidad «llegado el caso» de modificar la Constitución para permitir la autodeterminación dentro del Estado español.

DEIA

Sábado, 10 de septiembre de 2005

IU DEFIENDE EL CAMBIO DEL ACTUAL MARCO JURÍDICO PARA INCLUIR EL DERECHO A DECIDIR 

Presentó ayer en Bilbao un documento sobre pacificación y normalización 

Bilbao - Izquierda Unida presentó ayer en Bilbao un documento sobre pacificación y normalización política en el que defiende modificar el «ordenamiento jurídico-político actual» para introducir el «derecho a decidir libre y democráticamente de todos los pueblos». El documento fue presentado en rueda de prensa por los coordinadores generales de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares; de Ezker Batua, Javier Madrazo; y de Izquierda Unida de Navarra, Ion Erro; así como el responsable federal de Política Institucional y Modelo de Estado, Félix Taberna.

La resolución establece que el proceso de paz se debe llevar a cabo a través de sendas mesas de «diálogo democrático resolutivo» en la CAV y Navarra, en las que participarán «todas las formaciones políticas, sin excepción», y cuyos acuerdos serán sometidos a referéndum. La constitución de esos foros, según IU, sólo podrá realizarse en un «escenario de cese definitivo de toda expresión de violencia», incluida la kale borroka y las presiones a los cargos públicos, y en un «contexto político de reconocimiento a los diversos ámbitos de decisión». Además, la coalición de izquierdas reclama, como «gesto de distensión» para favorecer el proceso de paz, la derogación de la Ley de Partidos y el acercamiento de los presos de ETA a cárceles próximas a sus lugares de origen.

Etapa de distensión

Llamazares destacó que se trata de una «resolución muy importante» porque supone el «reconocimiento en el ámbito federal» de la existencia de una «nueva etapa de distensión». «La interrupción de los atentados cruentos de ETA es real y la respuesta de las instituciones ha sido la resolución del Congreso para un diálogo y negociación resolutiva si hay un cese definitivo de la violencia armada, pero es imprescindible dar un paso más».

Ese «paso» consistiría, a su juicio, en el cese de «todo tipo de violencia» desde el «mundo abertzale» y en la anulación de «todas las medidas de excepción» establecidas para luchar contra el terrorismo, entre las que citó la Ley de Partidos y la política de dispersión. Llamazares sostuvo que Izquierda Unida debe jugar en este proceso un «papel de puente» para no perder la oportunidad de conseguir la paz. El documento recalca que cualquier reforma estatutaria que se aborde en este proceso «deberá partir de los mecanismos establecidos al efectos en los diferentes marcos de autogobierno actualmente vigentes».

Por otra parte, Madrazo y Llamazares criticaron el proceso judicial contra EHAK porque «no contribuye» a la puesta en marcha de un proceso de pacificación y normalización. El coordinador de EB dijo no entender por qué se produce «la marcha atrás» de investigar ahora la vinculación de EHAK con Batasuna cuando antes no se cuestionó su legalidad. «Si en su momento no se vieron conexiones concretas de EHAK con el mundo de ETA y, por tanto, no se le aplicó la legislación de la Ley de Partidos, no entendemos porqué ahora se da una marcha atrás y se apuesta por este tipo de iniciativas y dinámicas que tienen que formar ya parte del pasado», concluyó.

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EZKER BATUA PIDE LA TRANSFERENCIA INMEDIATA DE LA COMPETENCIA EN PRISIONES 

«Por la incapacidad y la desidia del Gobierno central», según denunció ayer Arana 

Gasteiz - El portavoz de presidencia de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, pidió hoy al Gobierno central la «transferencia inmediata de la competencia de prisiones a las instituciones vascas», por la «absoluta incapacidad y desidia» de este Ejecutivo ante la «situación extrema» que se está dando en la prisión alavesa de Nanclares de la Oca, donde han fallecido seis personas desde el mes de enero.

Arana hizo estas declaraciones ayer al término de una concentración ante la puerta de este centro penitenciario a la que asistieron unas 50 personas. Entre ellas, estuvieron presentes los parlamentarios Kontxi Bilbao y Oskar Matute, el procurador Ritxar Bacete y el coordinador territorial de EB en Alava, José Miguel Fernández.

«Nos hemos reunido ante esta prisión para constatar nuestra alarma y preocupación por la situación que se está dando en esta cárcel por el deterioro de las condiciones», manifestó el portavoz de EB, quien añadió que «una prueba muy evidente de ello es la muerte de seis personas en los últimos meses».

Tras calificar esta situación como «extrema», Arana aseguró que «el Gobierno central es el responsable subsidiario de esas muertes», y en ese sentido denunció la «absoluta incapacidad y desidia» de este Ejecutivo, que no ha hecho ninguna inversión ni en medios humanos ni en medios materiales en este centro penitenciario.

Política penitenciaria

«Queremos reclamar la inmediata transferencia de la competencia de prisiones a las instituciones vascas, ya que esta será la única manera de poder garantizar una política penitenciaria basada en el respeto a los derechos humanos, la reeducación y la resocialización», agregó.

Respecto a los planes de choque anunciados por el Gobierno central para poner fin a esta situación, Arana dijo desconocer que se estén aplicando e insistió en que la situación de este centro es «absolutamente extrema». «La única manera de resolver esta situación es la transferencia inmediata de la competencia», reiteró el representante de Ezker Batua- Berdeak.

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

«EL GOBIERNO ESPAÑOL JUEGA CON DOS BARAJAS Y TIENE PREPARADO EL ESCENARIO DE OTRA ILEGALIZACIÓN» 

Javier Madrazo es, junto al lehendakari Ibarretxe y a Joseba Azkarraga, uno de los miembros del "núcleo duro" del Gobierno vasco en las cuestiones relacionadas con la normalización política. El líder de EB-Berdeak reclama valentía y pasos simultáneos al Gobierno de España y a la izquierda abertzale. 

Joseba Arruti

Bilbao - El Coordinador de EB-Berdeak y consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, Javier Madrazo, (Riaño, Cantabria, 1960) se muestra muy cauto al valorar el momento político actual pero advierte de que «el tiempo no es ilimitado» para hacer avanzar el proceso de normalización y pacificación.

¿Tiene claro sobre qué hablaron el miércoles el presidente Zapatero y el lehendakari Ibarretxe?

Da la impresión de que el Partido Socialista quiso comunicar la reunión en positivo, pero con un mensaje sin sustancia ni contenido. Todavía faltan compromisos claros, tanto en lo que respecta a la normalización política como a otra serie de elementos vinculados con diversos compromisos adquiridos por Zapatero.

Por tanto, ¿no ha servido para lograr avances sustanciales?

Creo que ya ha llegado la hora de la verdad para la política de Zapatero. Está en una encrucijada, y la política del talante y la sonrisa, que le ha acompañado durante todo este tiempo, ya no es suficiente. Le hace falta un plus. Estos próximos meses van a ser definitivos para saber si de verdad tiene una hoja de ruta para Euskadi y si posee voluntad política para abordar un proceso de diálogo resolutivo. Por eso, una reunión como la del miércoles, sin contenidos concretos, queda vacía más allá del envoltorio que haya querido trasladar a la opinión pública el Gobierno.

¿Quién debería dar el siguiente paso para hacer avanzar el proceso de normalización?

Tienen que dar pasos tanto la izquierda abertzale como el Gobierno, y deben hacerlo de forma simultánea. La primera tiene la asignatura pendiente del cese de la violencia en todas sus expresiones, incluida la kale borroka y también la presión a los cargos públicos, y de manera paralela y simultánea el Gobierno debería propiciar gestos de distensión.

¿Cuáles?

Tiene que dar carpetazo a la legislación excepcional, que en este momento tiene menos sentido que nunca, y debe modificar la política penitenciaria de cara a facilitar el acercamiento de presos.

¿Ése sería el escenario idóneopara poner en marcha la mesa de diálogo?

Sin duda. Lo que no cabe es que uno exija al otro que haga movimientos unilaterales. Ahora, lo inteligente sería posibilitar movimientos en paralelo. De lo contrario, se genera mucha incertidumbre sobre la viabilidad del proceso. Ojalá hubiera un cese indefinido de la violencia por parte de ETA, porque hay que exigírselo en cualquier caso y de forma incondicional, pero las cosas, en política, no suelen funcionar así. Los movimientos por parte del Gobierno serían muy positivos para desencadenar un escenario de cese permanente de la violencia.

En cualquier caso, queda claro que no habrá mesa de diálogo resolutivo sin un cese de todo tipo de violencia...

Sí. Ésta es una premisa básica que nadie pone en cuestión, por lo menos entre las voces autorizadas. Hoy es una opinión que no se discute. La mesa debe ponerse en marcha en un contexto de cese permanente de la violencia en todas sus expresiones.

¿Esa situación se podría producir en el corto plazo?

Confío en que sí. El tiempo no es ilimitado. Tenemos el horizonte de las elecciones municipales de 2007, y habrá que hacer las cosas antes de entrar en una fase preelectoral. Por lo tanto, no tenemos mucho tiempo. Sería importante que en esta fase de diálogo preparatorio en la que nos hallamos fuéramos capaces de llegar a algunos acuerdos básicos en relación al nudo gordiano del conflicto vasco: es decir, a la regulación del derecho a decidir.

¿No corresponde esa parte a la fase resolutiva?

La mesa puede servir para materializar o plasmar la regulación concreta del derecho a decidir, pero primero hacen falta acuerdos básicos. Si no hay diálogos preparatorios que encarrilen esta situación, asumiremos demasiados riesgos a la hora de sentarnos en torno a la mesa. Al diálogo resolutivo hay que ir con suficientes garantías de que ese foro va a llegar a buen puerto. Sería imperdonable que se produjera una nueva frustración: esta iniciativa de la mesa de diálogo ha de ser la definitiva.

¿Hasta qué punto sirve la referencia de Irlanda del Norte?

El proceso no debe ser muy diferente al de allí. Hubo una declaración de Downing Street en relación al respeto a lo que se decidiera en una mesa de diálogo y, por otra parte, también se exigió un cese permanente de la violencia para hacer factible una mesa de diálogo resolutivo. Estos elementos son también necesarios en Euskadi.

Tampoco están nada lejos de las premisas ya marcadas en el "Plan Ibarretxe"...

Sí, ése era, precisamente, el "zumo" de esta propuesta. El "Plan Ibarretxe" era una reforma global del Estatuto. Nosotros compartíamos algunos de sus aspectos, pero otros muchos no. De todas formas, en lo que estábamos de acuerdo era en estas cuestiones centrales. Pero el "Plan Ibarretxe" es mucho más y por eso hemos mantenido reservas frente a esa iniciativa.

¿Para cuándo queda la reforma del Estatuto?

Tiene que haber tres fases: la actual, de diálogo preparatorio, la siguiente, de diálogo resolutivo, y la final, la de la reforma global del Estatuto. Pero esta última no se abordará en esta legislatura. Yo me daría con un canto en los dientes si pudiéramos desentrañar el nudo gordiano del conflicto vasco y llegáramos a acuerdos básicos en torno al derecho a decidir en ese plazo.

¿La actuación judicial contra Rafa Díez Usabiaga y algunos miembros de EHAK responde a un intento de obstaculizar el salto hacia el diálogo resolutivo?

Se presta a diversas interpretaciones. Es verdad que se pueden vincular estas iniciativas judiciales a la actuación particular de un juez, dentro de su independencia, pero pienso que hay algo más. No hay que olvidar que la actitud del fiscal también se ha movido y que, al fin y al cabo, actúa en consonancia con los parámetros del Gobierno.

Por tanto, deduzco que ve un impulso gubernamental...

Hay una cobertura política a los movimientos que ha habido en el ámbito de la Justicia respecto a EHAK y Rafa Díez. El Gobierno está utilizando la Ley de Partidos y ese tipo de iniciativas como una amenaza sobre Batasuna advirtiéndole de lo que le puede pasar si no cesa la violencia de forma definitiva en forma de tregua de ETA.

¿Se está intentando presionar a Batasuna?

Sí. Es un factor de presión. El Gobierno español juega con dos barajas. Tienen preparado el escenario de otra ilegalización de ese mundo en caso de que el proceso fracase. Me parece preocupante la situación que estamos viviendo y creo que el Gobierno debería aparcar esta vía de la Ley de Partidos y apostar a una única carta, en favor de un escenario de paz y de normalización política. Por eso pedimos a Zapatero que realice movimientos valientes...

...¿en la línea de la declaración del Congreso?

La declaración del Congreso fue importante, pero ya no es suficiente. También fueron importantes algunos pasos de la izquierda abertzale, como los concretados mediante la declaración de Anoeta o el levantamiento de la amenaza de atentados contra los electos del PP y del PSOE. Pero tampoco esos movimientos son ya suficientes. Debe haber un plus de ambos mundos. Hay que pasar de la violencia a la tregua y de la tregua a la paz. Pero ahora sólo estamos en la fase de la apuesta por la distensión.

¿Cómo ha interpretado la advertencia de Batasuna de que este proceso tiene fecha de caducidad?

No conviene dar ultimatums al proceso. Esa actitud sólo expresa nerviosismo en ese mundo y, en cualquier caso, no está justificado que se pretendan imponer fechas de caducidad. La consecuencia de las actuaciones del juez Grande-Marlaska no puede ser una huida hacia delante.

¿Teme que se produzca?

Hay que apostar por un proceso que no tenga vuelta atrás, y la izquierda abertzale tendrá que entender que su mejor política es la de la apuesta por el cese permanente de la violencia. Realmente, ésa es la vía que les va a dar fuerza y les va a cargar de razón, más allá de lo que haga o deje de hacer el Gobierno central. Ése es el papel que debe ir interiorizando este mundo aunque en verano Batasuna haya realizado movimientos destinados a dar oxígeno a sus sectores más duros. Veo a la izquierda abertzale en una posición pragmática.

¿Cuál sería la función del Gobierno vasco?

Tiene un papel importante, de facilitador, de impulso, de motor. Debe ejercer de cauce central de ese proceso, liderándolo con mucha valentía. Tiene que ser, precisamente, el referente que obligue a los dos mundos a llevar a cabo los movimientos que les corresponden.

¿No han perdido capacidad de iniciativa política tras ser rechazado el "Plan Ibarretxe"?

No, aunque el papel es diferente. Ahora el protagonismo tiene que ser de todos. Es bueno que no haya una propuesta sobre la que gire todo el debate. La búsqueda del consenso debe producirse en torno a la iniciativa de todos. Sería malo que el Gobierno pretendiera arrogarse el protagonismo del debate político. Pero también sería si lo pretendiesen hacer el Partido Socialista o la izquierda abertzale, como intentaron justo antes de las autonómicas.