El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Iglesia Vasca: Vuelve el Modelo Setién

Por Narrador - 18 de Septiembre, 2005, 4:11, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

¿Recuerdan aquel indeseable llamado Setién? Era Obispo de San Sebastián ¿Recuerdan que el muy canalla se negó acudir a una manifestación que solicitaba la libertad de un secuestrado por ETA porque sus convicciones morales le impedían pedir su liberación? Pues parece que su infame modelo de comportamiento ha regresado. Tal vez sea parte del ‘Efecto ZP’. El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, aprovechó ayer la fiesta de la patrona de Guipúzcoa para pedir "signos de distensión" a los "principales implicados" en el camino hacia la paz. En la ceremonia religiosa celebrada en el Santuario de Aranzazu, a la que asistió el lehendakari Juan José Ibarretxe, Uriarte aseguró que en la sociedad vasca se percibe que las condiciones para la paz son hoy "más favorables", por lo que reclamó a dirigentes sociales y políticos que estén "a la altura" del momento y actúen con "paciencia, discreción y lealtad".

Haciendo gala de una equidistancia criminal entre esos "signos de distensión" que reclamó a los "implicados", el obispo donostiarra pidió "evitar las acciones violentas, cancelar las extorsiones económicas, tener gestos de acercamiento a las víctimas, aplicar las leyes justas con espíritu amplio y conciliador, humanizar la situación de los presos y de sus familiares...". Uriarte expresó su temor a que "maximalismos y desconfianzas" puedan bloquear el "caudal de esperanza" de paz que hoy tiene una "notable mayoría" del pueblo vasco.

EL MUNDO

Sábado, 10 de septiembre de 2005

URIARTE PIDE LA «HUMANIZACIÓN» DE LA POLÍTICA PENITENCIARIA Y EL ACERCAMIENTO DE LOS PRESOS

O. Torres

El obispo de San Sebastián recomendó «gestos de distensión» a los «implicados en el proceso de paz». Reclamó «discreción» porque los ciudadanos tienen derecho a la información, «pero a su debido tiempo»

VITORIA.- El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, demandó ayer «signos de distensión», entre los que mencionó los gestos de acercamiento a las víctimas o la «humanización» de la situación de los presos, para avanzar en un pretendido «proceso de paz» en Euskadi. Uriarte, en la homilía pronunciada en el santuario de Arantzazu con motivo de esta festividad, destacó, además, la necesidad de otras actitudes como la paciencia, la discreción o la lealtad.

Sin apartarse de la tradicional equidistancia que mantiene buena parte de la Iglesia vasca vinculada al nacionalismo, el obispo recomendó ayer a los «principales implicados» en el proceso, entre otras fórmulas, «evitar las acciones violentas, cancelar las extorsiones económicas, tener gestos de acercamiento a las víctimas, aplicar las leyes justas con espíritu amplio y conciliador o humanizar la situación de los presos y sus familiares».

Entre los asistentes a la misa celebrada en el municipio guipuzcoano de Oñati se encontraban el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y el diputado general de Guipúzcoa, Joxe Joan González de Txabarri. Con el primero, Uriarte coincidió en la necesidad de que los implicados actúen con discreción, una máxima que parece haberse convertido en elemento clave para Ibarretxe y que aplica, incluso, en sus reuniones con el presidente del Gobierno o el líder de la oposición en el País Vasco, Patxi López.

«Es verdad que los ciudadanos tienen derecho a una información veraz y sustancial; pero a su debido tiempo», señaló el obispo. Según explicó, «procesos como estos no pueden prosperar si están continuamente expuestos a la luz pública y alterados por un cruce continuo de declaraciones y opiniones que producen confrontación y perplejidad».

El obispo de San Sebastián advirtió a los «buscadores de la paz», a los que no identificó, de que cuando se entrevé la proximidad del final, «surgen resistencias, tropiezos, malentendidos y dificultades que resultan exasperantes y ponen a prueba el aguante y la perseveración» de estos agentes, por lo que resulta conveniente recurrir a la paciencia como solución para evitar males mayores.

Por último, Uriarte, en este conjunto de recomendaciones, llamó la atención sobre la necesidad de que los partidos políticos no antepongan sus intereses al bien común. Este llamamiento a la ética política remató una homilía dedicada casi en su integridad al pretendido proceso de paz.

«Doblez»

«El oportunismo que antepone los intereses partidarios al bien común de la paz o prefiere lo que conviene decir a la verdad real y leal, introduce una dosis de doblez que vicia la relación y genera desconfianza respecto a las verdaderas intenciones de los interlocutores», explicó el obispo en este llamamiento a la clase política para que se exprese con claridad.

Monseñor Uriarte manifestó, para concluir, su deseo de poder dar gracias el año que viene en este mismo lugar por la consecución de la paz.

Las inmediaciones de la basílica guipuzcoana fueron el escenario elegido por un grupo de la izquierda abertzale para reclamar el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco. Uno de los concentrados en la zona se acercó al lehendakari para hacerle entrega de una carta con sus reivindicaciones.

Ibarretxe inauguró, además, un centro cultural en las cercanías del santuario, bautizado como Gandiaga Topagunea, que ha contado con las aportaciones financieras de la Diputación foral y el Gobierno vasco.

EL PAIS

Sábado, 10 de septiembre de 2005

EL OBISPO DE SAN SEBASTIÁN PIDE "SIGNOS DE DISTENSIÓN" PARA FAVORECER EL PROCESO DE PAZ

San Sebastián - El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, manifestó ayer que está aceptado en la sociedad vasca que las condiciones para la paz son hoy "más favorables". Y añadió que, en este contexto de "proximidad" de la paz, "resultan necesarios, por parte de los principales implicados, signos de distensión".

El obispo Uriarte, que es un buen conocedor de la cuestión ya que en 1999 fue intermediario ante ETA en representación del Gobierno presidido por Aznar, aclaró cuáles pueden ser, a su juicio, estos signos: "Evitar las acciones violentas, cancelar las extorsiones económicas, tener gestos de acercamiento a las víctimas, aplicar las leyes justas con espíritu amplio y conciliador, humanizar la situación de los presos y de sus familiares...".

El obispo de San Sebastián hizo esas afirmaciones en su homilía del día de la patrona de Guipúzcoa en el Santuario de Aranzazu. En este marco, que ha tenido cierta relevancia en la historia de ETA, Juan María Uriarte expresó su temor a que los "maximalismos y desconfianzas entre los principales responsables" puedan bloquear este camino. Y, junto a los "signos de distensión", recomendó también "paciencia, discreción y lealtad".

LA RAZON

Sábado, 10 de septiembre de 2005

EL OBISPO URIARTE PIDE «GESTOS DE DISTENSIÓN» CON LOS PRESOS ETARRAS PARA LOGRAR LA PAZ

R. N.

Oñate (Guipúzcoa) - El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, dijo ayer que la sociedad vasca cree «más favorables» las condiciones para lograr la paz y pide a los políticos que estén a la altura hasta alcanzar este objetivo que requiere, a su juicio, signos de distensión a favor de las víctimas y de los presos de ETA. Uriarte ofició una ceremonia religiosa con motivo de la festividad de Nuestra Señora de Aránzazu en el santuario del mismo nombre, en el municipio de Oñate, a la que asistieron numerosas autoridades como el lendakari, Juan José Ibarretxe; el diputado general de Guipúzcoa, Joxe Joan González de Txabarri, y la presidenta de las Juntas Generales de la provincia, Leyre Ereño.

En su homilía, el prelado donostiarra aseguró que una «notable mayoría» de la población del País Vasco espera con «verdadera pasión» que se desarrolle un proceso que conduzca a la paz. Los ciudadanos intuyen que el camino será «difícil» y «temen que las desconfianzas entre los principales responsables puedan bloquearlo», aunque están dispuestos a hacer «lo que esté en su mano para evitarlo», agregó.

Gestos para alcanzar la paz. Uriarte opinó que sería «dramático e injusto que todo este caudal de esperanza quedara empantanado de nuevo por un tiempo indefinido», al tiempo que apuntó que el acercamiento a la paz requiere «signos de distensión» por parte de los «principales implicados». «Evitar las acciones violentas, cancelar las extorsiones económicas, tener gestos de acercamiento a las víctimas, aplicar las leyes justas con espíritu amplio y conciliador y humanizar la situación de los presos y de sus familiares» son algunos de los gestos a los que aludió Uriarte, que añadió que otros «comportamientos» que deben respetar «quienes buscan sinceramente la paz» son el respeto «escrupuloso» de los «derechos humanos a la integridad, seguridad y dignidad de todos».

El prelado también cree que en estos momentos también sería necesario potenciar la «paciencia» ya que, en ocasiones, pueden surgir «resistencias, tropiezos, malentendidos y dificultades que resulten exasperantes y pongan a prueba el aguante de los buscadores de la paz».

DEIA

Sábado, 10 de septiembre de 2005

URIARTE RECLAMA EL FIN DE LA VIOLENCIA Y GESTOS HACIA LOS PRESOS PARA LOGRAR LA PAZ 

Iasone Salbide

El obispo de Donostia, Juan María Uriarte, mostró ayer su confianza en que las conversaciones entre los distintos grupos políticos conduzcan a alcanzar la paz en Euskadi, en consonancia con el deseo de «una notable mayoría de este pueblo». 

El obispo de Donostia, Juan María Uriarte, pidió ayer a los responsables políticos y sociales que «sepan estar a la altura» para evitar que la esperanza de paz en Euskadi quede «empantanada de nuevo por tiempo indefinido», lo que, a su juicio, sería «dramático e injusto». Uriarte animó a los implicados a mostrar «signos de distensión», como el fin de las acciones violentas y la adopción de medidas en favor de los presos.

Uriarte realizó estas declaraciones durante la homilía que ofreció en la basílica de Arantzazu, en el municipio guipuzcoano de Oñati, con motivo de la celebración de la festividad de la patrona de Gipuzkoa. Una misa a la que asistieron numerosos representantes institucionales, como el lehendakari, Juan José Ibarretxe, la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, el diputado general de Gipuzkoa, Joxe Joan González de Txabarri, o la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Leire Ereño, entre otros.

Durante la Misa Mayor, el obispo aseguró que la inmensa mayoría del pueblo vasco comprende que las condiciones para alcanzar la paz son hoy «más favorables» que en estos últimos años y pidió a los responsables políticos «que sepan estar a la altura» para evitar que sus «desconfianzas» puedan «bloquear este camino» que la sociedad reconoce como «difícil y probablemente largo».

Signos de distensión

Uriarte consideró que los «signos de distensión», la «paciencia», la «discreción» y la «lealtad» son imprescindibles para lograr que el proceso de paz culmine con éxito.

En este sentido, aseguró que las muestras de distensión deberán ser concedidas por todos los sectores ideológicos implicados. Desde quienes tienen en su mano «evitar las acciones violentas, cancelar las extorsiones económicas o tener gestos de acercamiento a las víctimas» hasta los responsables de «humanizar la situación de los presos y de sus familiares». Porque, a su juicio, quienes buscan «sinceramente» la paz deben «respetar escrupulosamente los derechos humanos a la integridad, seguridad y dignidad de todos».

El prelado guipuzcoano exigió, asimismo, paciencia, ya que «cuando, con fundamento o sin él, se entrevé la proximidad del final, surgen resistencias, tropiezos, malentendidos y dificultades que resultan exasperantes y ponen a prueba el aguante y la perseveración de los buscadores de paz».

Y abogó por la discreción como único aval de que las conversaciones lleguen a buen puerto. «Los ciudadanos tienen derecho a una información veraz y substancial -dijo-, pero a su debido tiempo». Porque, a su entender, procesos de este tipo «no pueden prosperar si están continuamente expuestos a la luz pública y alterados por un cruce continuo de declaraciones y opiniones que producen confrontación y perplejidad».

Por todo ello, solicitó a los agentes políticos y sociales y a los medios de comunicación que sean conscientes de su responsabilidad en todo este proceso y que eviten la tentación de transmitir a la sociedad «expectativas exageradas y escepticismos demoledores» que no contribuyen a solucionar el conflicto.

Por último, Uriarte abogó por que todas las partes implicadas sean capaces de dar muestras de lealtad, evitando «el oportunismo que antepone los intereses partidarios al bien común de la paz» y que, al tiempo que «vicia» las relaciones, «genera desconfianza respecto a las verdaderas intenciones de los interlocutores».

Concentración por los presos

Mientras el obispo donostiarra ofrecía su homilía en el interior del templo religioso, varias decenas de familiares de presos se concentraban en el exterior para exigir el fin de la dispersión.

Tras una pancarta en la que se podía leer la frase ‘‘Estatus politikoa orain. Euskal presoak Euskal Herrira’’, los integrantes de la plataforma Etxerat entregaron una carta al lehendakari, Juan José Ibarretxe, en la que le pedían que haga lo que esté en su mano para acabar con el sufrimiento de los familiares y amigos de los presos y denunciaban que «los políticos dicen muchas palabras bonitas, pero en la práctica no hacen nada».

EL CORREO

Sábado, 10 de septiembre de 2005

URIARTE EXIGE EL FINAL DE LA VIOLENCIA Y HUMANIZAR LA SITUACIÓN DE LOS PRESOS

El obispo de San Sebastián reclama «signos de distensión» y «paciencia» para alcanzar la paz en Euskadi

SAN SEBASTIÁN - El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, reclamó ayer el final de la violencia de ETA y «humanizar» la situación de los presos vascos como «signos de distensión» que faciliten el camino hacia la paz. Dentro de estos gestos, situó también el cese de la extorsión, el acercamiento a las víctimas, una aplicación de las leyes «con espíritu amplio y conciliador» y el respeto «escrupuloso» de los derechos humanos «a la integridad, seguridad y dignidad de todos».

El prelado aprovechó la festividad de la patrona de Guipúzcoa en el santuario de Aranzazu para «sugerir» en su homilía «algunas actitudes y comportamientos» que permitan resolver el conflicto vasco. Ante una nutrida representación institucional presidida por el lehendakari Juan José Ibarretxe, Uriarte insistió en la «importancia y gravedad de lo que está en juego» al tiempo que calificó como «dramático e injusto» que las esperanzas del pueblo vasco «quedaran empantanadas de nuevo por tiempo indefinido» si fracasa el actual escenario.

En su alocución, dijo percibir cómo «una notable mayoría» de los ciudadanos cree que las condiciones para alcanzar la paz «son hoy más favorables» y cómo se espera «con verdadera pasión» el fin del conflicto, un camino que prevé «difícil y probablemente largo». El obispo de San Sebastián recomendó a los partidos políticos «paciencia» y echar mano de la «experiencia acumulada» en otros conflictos internacionales.

En su opinión, estas virtudes servirán para superar las «resistencias, tropiezos, malentendidos y dificultades que resultan exasperantes» y que aparecen ante «la proximidad del final». Así, exigió «diligencia y audacia» a los agentes implicados para dar los pasos necesarios hacia la paz «sin demoras innecesarias».

Sensatez

Uriarte coincidió con el mensaje esbozado por el lehendakari Ibarretxe el jueves al recomendar «discreción» a todas las partes para no entorpecer el proceso. El prelado defendió el derecho a recibir una información «veraz y sustancial, pero a su debido tiempo». «Los ciudadanos sensatos comprenden que procesos como éstos no pueden prosperar si están continuamente expuestos a la luz pública y alterados por un cruce continuo de declaraciones y opiniones que producen confrontación y perplejidad», recalcó al mismo tiempo que pedía evitar «expectativas exageradas» y «escepticismos demoledores».

Como último consejo, solicitó a las partes «lealtad» y dejar a un lado el «oportunismo» de anteponer «los intereses partidarios» al «bien común de la paz». Un rédito político que, en su opinión, sólo contribuirá a introducir «una dosis de doblez» que «vicia la relación y genera desconfianza» sobre las verdaderas intenciones de cada uno de los interlocutores.

LA RAZON

Domingo, 11 de septiembre de 2005

LA AVT ARREMETE CONTRA URIARTE

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, estimó ayer «lamentable» que el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, pida «signos de distensión» para lograr la paz en el País Vasco, lo que consideró que «sólo beneficia y da esperanza a los terroristas». La petición manifestada el viernes por el prelado es una parte más del «apoyo tanto social, político, económico» y de «algunos religiosos a los verdugos y a los asesinos», opinó. El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo se refirió también a la iniciativa que el PNV presentará mañana en el Congreso para eliminar algunas medidas antiterroristas, y acusó a este partido de realizar «constantemente» propuestas «a favor de los terroristas».

A su juicio, el PNV y Eusko Alkartasuna «comparten el objetivo de la banda terrorista ETA» y «van a obtener un beneficio político» de «todo el oxígeno que le den» en «esa lucha contra España por conseguir su independencia». Francisco José Alcaraz aprovechó la misma rueda de prensa para denunciar «el secretismo total y absoluto» del Gobierno sobre la reunión que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvo esta semana con el lendakari, Juan José Ibarretxe.

EL CORREO

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EL TRIPARTITO APOYA EL LLAMAMIENTO DE URIARTE A FAVOR DE LA DISTENSIÓN

El PP y la AVT acusan al obispo de San Sebastián de querer «equiparar» a las víctimas con los etarras

BILBAO - Los tres partidos que conforman el Gobierno vasco -PNV, EA, y EB- apoyaron ayer el llamamiento realizado el viernes por el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, a favor de la apertura de un nuevo periodo de distensión en el País Vasco para allanar el camino hacia la paz. Las palabras del prelado, sin embargo, fueron duramente criticadas por el PP y la Asociación de Víctimas del Terrorismo, para quienes sus peticiones a la banda -para que cese la violencia- y al Gobierno -para que acerque a los presos de ETA- suponen equiparar a las víctimas y a los terroristas.

El portavoz del EBB, Iñigo Urkullu, manifestó ayer que el PNV coincide con el obispo en la necesidad de que se alcance una etapa de distensión «porque se precisan gestos por todos los lados» para lograr la paz y la normalización. Urkullu afirmó que es precisó exigir «el cese absoluto de la violencia en todas sus expresiones, sean atentados, extorsiones, chantajes o coacciones, así como el cumplimiento de todos los derechos humanos». El dirigente jeltzale, además, salió en defensa del prelado ante las críticas del PP y señaló que «no caben graduaciones en los principios éticos y en los principios de los derechos humanos», por lo que, en su opinión, es compatible pedir el acercamiento y el fin de la violencia.

Desde EA, su secretario general, Unai Ziarreta, también mostró una «plena» sintonía con el obispo. El dirigente nacionalista agregó que, «además de buenas palabras, el Gobierno de Zapatero debe concretar las medidas para conseguir la normalización, mientras que, por otro lado, se deberían evitar incidentes como el de Rentería», en referencia al ataque de 'kale borroka' registrado el jueves en la citada localidad guipuzcoana.

Por su parte, el portavoz de la presidencia de EB, Mikel Arana, recalcó que su formación está «totalmente de acuerdo» con las declaraciones de Uriarte. Arana exigió al Ejecutivo central que dé pasos a favor de la paz y acerque a los presos de la banda a Euskadi.

«Mismo plano»

El discurso del PP fue radicalmente distinto. El portavoz de la formación en Euskadi, Leopoldo Barreda, reprochó al prelado que haga «un discurso político más que evangélico» y lamentó que sitúe «en un mismo plano» a las víctimas y a los terroristas. «En la actualidad existe una organización terrorista que mata y una sociedad democrática que tiene su legítimo derecho a defenderse», matizó Barreda.

«No se puede pedir el final de la violencia a cambio de nada, porque el problema es que hay unos señores que matan porque quieren matar. Nadie está violando los derechos de los etarras por encerrarlos en la cárcel cuando cometen delitos», apostilló el dirigente popular.

La AVT, por su parte, declaró que las peticiones del obispo «sólo benefician y dan esperanza a los terroristas». El presidente del colectivo, Francisco José Alcaraz, aseguró que la homilía fue una parte más del «apoyo social, político, económico y de algunos religiosos a los verdugos y a los asesinos».

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EL PP ASEGURA QUE EL OBISPO URIARTE «EQUIPARA» A ETA Y LAS VÍCTIMAS 

Leopoldo Barreda le reprocha que haga «un discurso político más que evangélico» 

Bilbao - El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, reprochó ayer al obispo de San sebastián, Juan María Uriarte, que haga «un discurso político más que evangélico» y lamentó que «equipare» a ETA y las víctimas, ya que en la actualidad existe «una organización terrorista que mata y una sociedad democrática que tiene su legítimo derecho a defenderse».

Leopoldo Barreda se refirió ayer en estos términos a la homilía del obispo Juan María Uriarte, quien el viernes pidió a los responsables políticos y sociales «signos de distensión», en referencia al fin de la violencia y medidas a favor de los presos.

Para Barreda, «no puede ser que se ponga en igualdad de condiciones a ETA y a los demócratas, a la sociedad democrática vasca y a los terroristas», al tiempo que consideró que «no se puede pedir el final de la violencia de ETA a cambio de nada, porque el problema es que hay unos señores que matan porque quieren matar».

En este sentido, Barreda apostó por «ser exigente con quienes matan y defender los valores y principios democráticos, que en mucho coinciden con los valores de la Iglesia», e insistió en que «eso es lo que hay que defender, porque nadie está violando los derechos de los etarras por encerrarlos en la cárcel cuando cometen delitos». A su entender, ésta es una práctica «legítima» en democracia puesto que «los etarras son detenidos por la violación de los derechos que han cometido», por lo que reprochó a Uriarte «que equipare a las víctimas y los miembros de ETA, como hace el señor Ibarretxe».

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

LA AVT CRITICA LA HOMILÍA DEL PRELADO PORQUE «SÓLO BENEFICIA Y DA ESPERANZA A LOS TERRORISTAS» 

Alcaráz afirma que tanto el PNV como EA «comparten el objetivo de ETA» 

Palma - El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, calificó ayer de «lamentable» que el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, pida en sus homilías «signos de distensión» para lograr la paz en Euskadi, ya que, a su juicio, «sólo beneficia y da esperanza a los terroristas».

Alcaraz expresó que la petición manifestada ayer por el prelado es una parte más del «apoyo tanto social, político, económico» y de «algunos religiosos a los verdugos y a los asesinos».

El presidente de la AVT se refirió también a la iniciativa que el PNV y EA presentarán el lunes en el Congreso para eliminar algunas medidas antiterroristas pues, a su juicio, ambos grupos sacan «constantemente propuestas a favor de los terroristas». Así, Alcaraz apuntó que estos partídos «comparten el objetivo de la banda terrorista ETA» así como que, según él, «van a obtener un beneficio político del oxígeno que le den en esa lucha contra España».

Por otro lado, el líder de la AVT aprovechó para denunciar el secretismo de la pasada reunión de Zapatero con Ibarretxe ya que, para él, son «temas que afectan a las víctimas y a todos los ciudadanos».

GARA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

DE ACUERDO CON URIARTE

DONOSTIA - Unai Ziarreta afirmó coincidir «plenamente» con las peticiones realizadas la víspera por el obispo de Donostia, Juan María Uriarte, como el fin de la violencia de ETA o «humanizar la situación de los presos». Por ello, instó a José Luis Rodríguez Zapatero a pasar «de las buenas palabras a medidas concretas». También el PNV, por boca de su portavoz, Iñigo Urkullu, se mostró de acuerdo con la homilía. Quien la criticó fue el portavoz del PP de la CAV, Leopoldo Barreda, para quien Uriarte «equiparó a ETA y a los demócratas».