El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Más Cesiones ante el PNV

Por Narrador - 17 de Septiembre, 2005, 15:37, Categoría: Gobierno Vasco

Nueva cesión del ‘Presidente Accidental’ en aras de obtener los votos del PNV en el Congreso de los Diputados. Esta vez es la cesión sobre el ‘conflicto del Cupo’, de la liquidación de los últimos años. Ibarretxe salió satisfecho de la Conferencia de Presidentes, según una nota difundida por su Gabinete en la que se felicita de que el País Vasco pueda participar de los fondos extraordinarios que el Gobierno central aporte, vía Presupuestos Generales del Estado, a la financiación de la sanidad. En la nota, se dan por concluidas "de forma automática" las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido ambas administraciones en los últimos dos años.

EL MUNDO

Domingo, 11 de septiembre de 2005

IBARRETXE DA POR ADQUIRIDO EL DERECHO A REDUCIR EL CUPO VASCO

Angeles Escriva

Asegura que Zapatero tiene la «voluntad política» de incluir al Gobierno de Vitoria en las partidas extraordinarias

MADRID.- El principio de acuerdo alcanzado ayer sobre la financiación de la sanidad en la conferencia de presidentes parece haber limado, en principio, las asperezas entre el Gobierno vasco y el central por obra y gracia de una simple posdata solicitada por el lehendakari y añadida al final del documento en el que se recoge la oferta gubernamental a todas las Comunidades Autónomas.

En una nota de prensa emitida tras la reunión y cuidadamente cautelosa, el Ejecutivo de Vitoria se congratuló por la voluntad política manifestada por el Gobierno español de aceptar la propuesta realizada por el lehendakari por la que «se reconoce el derecho de Euskadi a participar en todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario realice el Gobierno español para financiar la Sanidad en el conjunto del Estado».

Según el Gobierno vasco, el reconocimiento de este derecho implica que esta comunidad autónoma, con un régimen propio de financiación recogido en el Concierto económico, se minorará -reducirá- del Cupo, el 6,24% de las citadas partidas presupuestarias extraordinarias destinadas a Sanidad.

El Ejecutivo de Vitoria da por sobreentendido o advierte de que este acuerdo «debe resolver de forma automática las discrepancias y el conflicto que sobre el Cupo han mantenido ambas administraciones -la cantidad que la Comunidad Autónoma Vasca paga al Estado por los servicios que éste le presta en competencias no transferidas- han mantenido ambas administraciones desde el año 2003» y que en estos momentos se eleva a 52 millones de euros.

La frase por la que el lehendakari entiende que todos estos derechos están o deben estar reconocidos viene recogida en una llamada al final del cuadro económico repartido a los asistentes en la que se asegura que a la cifra de 1700 millones correspondientes al total de la aportación del Estado sin anticipos habrá que añadirle «la cantidad que le corresponderá a las Comunidades Forales en aplicación de sus regímenes específicos».

Aparcadas han quedado las airadas -y estratégicamente oportunas- palabras de la vicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, pronunciadas apenas 48 horas antes de la Conferencia y después de su reunión con el ministro Jordi Sevilla. El titular de Administraciones Públicas había asegurado que el acuerdo estaba cerrado y que quedaba sólo la concreción técnica, pero Zenarruzabeitia, receló abiertamente de la sinceridad del Gobierno de cumplir con compromisos que el propio Zapatero había adquirido en el conflicto del Cupo, de la financiación de la Ertzaintza y de los gastos del Prestige, y pidió que el Ejecutivo pusiera por escrito sus intenciones.

Han sido aparcadas, pero sólo por el momento, porque, a pesar de que el Gobierno de Vitoria ha considerado conveniente «vender» que el Gobierno central ha aceptado estas propuestas al encontrarse con la firmeza del Ejecutivo vasco y que de este compromiso se deducen ventajas indudables y ajustadas a derecho para los ciudadanos de la CAV, la decisión en firme todavía no está adoptada.

Por esta razón, por si acaso, la nota de la Lehendakaritza tuvo buen cuidado en recordar que, «el órgano legalmente facultado para que esta manifestación de voluntad política adquiera rango de acuerdo es la Comisión Mixta del Concierto Económico» cuya fecha de reunión será fijada la semana que viene por Zenarruzabeitia y el ministro Sevilla.

No pudo haber mayores precisiones de lo ocurrido en la reunión porque el lehendakari Ibarretxe fue el único presidente autonómico que no ofreció una rueda de prensa al finalizar el encuentro. Su intervención en el interior fue breve, de apenas 30 segundos en los que aseguró que daría su visto al planteamiento del Gobierno si se tenía en cuenta su propuesta y tuvo tiempo de bromear asegurando que prefería no robar tiempo al resto de los presentes. Fue una actitud que despertó la susceptibilidad de los presidentes populares que dieron por hecho que Ibarretxe había accedido a información previa de la que ellos carecían.

No almorzó con el Rey

Tras la Conferencia, permaneció en el despacho del vicepresidente del Senado, Iñaki Anasagasti, escuchando atentamente junto a una sola asesora, la rueda de prensa que ofreció el presidente del Gobierno.

A la salida, y a preguntas de los escasos periodistas que le habían localizado, se limitó a manifestar que la propuesta significará «una minoración del Cupo», quiso evitar la polémica asegurando que los presidentes autonómicos sólo habían acudido al Senado para hablar de Sanidad y no sobre otros asuntos pendientes, y eludió realizar una valoración de la Cumbre autonómica.

El lehendakari Ibarretxe llegó a la Cámara alta a las 9.30 de la mañana y permeneció unos minutos conversando con el presidente de la institución, Javier Rojo, sobre la Cumbre de Bilbao, a la que asistirán todos los presidentes hispanoamericanos y que tendrá lugar a finales del próximo mes.

Fue uno de los tres presidentes que no se quedó al almuerzo ofrecido por el Rey Juan Carlos aunque sí se desplazó hasta el Palacio Real para saludarlo. Según fuentes de la Lehendakaritza, el presidente vasco había adquirido de manera previa un compromiso personal que no consideraron oportuno precisar pero que le obligaba a regresar a Euskadi de inmediato.

EL PAIS

Domingo, 11 de septiembre de 2005

EUSKADI ACEPTA LA NUEVA FINANCIACIÓN Y CONSIDERA TERMINADO EL CONFLICTO DEL CUPO 

P. G. D.

Bilbao - El lehendakari Ibarretxe salió satisfecho de la conferencia, aunque no se quedó a la comida con los Reyes, porque se reconoce el derecho a que Euskadi participe de los fondos extraordinarios que el Gobierno central aporte, vía Presupuestos Generales del Estado, a la financiación de la sanidad. Este reconocimiento supondrá además la resolución del conflicto sobre el Cupo, que enfrenta desde 2003 a los Gobiernos de Madrid y Vitoria, y el desbloqueo para que el PNV entre a negociar su eventual apoyo a los Presupuestos de 2006.

En virtud del Concierto Económico, el País Vasco podrá descontarse del Cupo (la cantidad anual que paga al Estado por las competencias no transferidas) la parte que le corresponde de la cantidad extra que aporte el Gobierno; concretamente, un 6,24%, que el porcentaje en que hace 25 años se estimó el peso de la economía vasca en la española. El mismo derecho rige para Navarra, que comparte régimen foral con el País Vasco.

En un comunicado emitido por la tarde, la Presidencia del Gobierno vasco destacó que el contenido de la propuesta presentada por Rodríguez Zapatero reconoce "el derecho de Euskadi a participar de todas aquellas ampliaciones presupuestarias que con carácter extraordinario ha realizado o realice el Gobierno español para financiar la sanidad en el conjunto del Estado". Esta admisión, añade, "debe resolver de forma automática" el conflicto que ambas Administraciones mantienen sobre el Cupo, ya que el mismo principio debería aplicarse a la causa que lo motivó. Se trata de la discusión técnica en la liquidación del Cupo de 2002 sobre si el País Vasco, que financia sus competencias mediante el Concierto, tenía derecho o no a participar de la aportación extraordinaria hecha por el Gobierno al resto de las comunidades al culminar el traspaso de la sanidad.

Comisión mixta

La discusión se enconó cuando en mayo de 2003 Vitoria se descontó unilateralmente del Cupo la cantidad que reclamaba (32,5 millones, elevados más tarde a cerca de 50), y llevó al Gobierno del PP a restar la misma cantidad de otras aportaciones financieras giradas a Vitoria. Esto dio lugar a una guerra de descuentos trimestrales que se ha prolongado hasta ahora.

El acuerdo que le da fin debe ser sellado en la Comisión Mixta del Concierto, el órgano bilateral para las relaciones financieras entre ambas Administraciones. En la misma reunión se cerrará también el asunto pendiente de la financiación de la ampliación de la Ertzaintza en 500 agentes y el pago de los gastos (alrededor de 60 millones) ocasionados por el Prestige, sobre los que ya existía un principio de acuerdo. Esta solución, apalabrada por Zapatero hace un año a cambio del apoyo del PNV a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, era el requisito impuesto por los peneuvistas para sentarse esta semana a negociar con el PSOE un eventual apoyo a los Presupuestos.

DEIA

Domingo, 11 de septiembre de 2005

UN CONFLICTO INNECESARIO 

Editorial

El Senado acogía la denominada "Cumbre de presidentes" en la que el presidente del Gobierno español llevó su fórmula de financiación del déficit de la Sanidad para acordar con los de las Comunidades Autónomas las aportaciones necesarias. En el caso de la CAV, el lehendakari acudía con la expectativa de ver respondidas sus demandas, que pasaban por el reconocimiento, en primer lugar, de que la CAV tiene derecho a percibir la parte proporcional a su población en las aportaciones extraordinarias que el Estado acometa. Un principio irrenunciable para el Ejecutivo vasco y que está en el origen del conflicto del Cupo y sus sucesivos descuentos. A juzgar por los planteamientos trasladados por Zapatero a Ibarretxe, la propuesta del presidente acoge la demanda del lehendakari: el importe correspondiente a la CAV sería minorado de la aportación de ésta al Estado a través del Cupo. Lo que demuestra que el conflicto, generado por una divergencia de raíz política con el anterior Gobierno "popular", no debió producirse ni dilatarse por cuanto que el modelo ofertado ahora por el socialista reconoce el derecho de los regímenes forales, y por tanto también de Nafarroa, de participar de estos fondos. Llegados a este punto la primera cuestión (por qué ha durado y se ha enconado tanto la divergencia también con el nuevo Gobierno español) vuelve a tener respuesta en un argumento político que habla más de pulsos y desconfianzas que de razones asumibles para el ciudadano. La segunda es la obligada aplicación del mismo principio al vigente conflicto y, en consecuencia, que el Estado deje de descontar los importes por Sanidad, Ertzaintza y gastos a causa del "Prestige". Siendo consecuente, la decisión debería ser automática.