El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Desmentidos, Dimes y Diretes sobre el Encuentro Zapatero-Ibarretxe

Por Narrador - 15 de Septiembre, 2005, 2:25, Categoría: General

Vistos los desmentidos, así refleja la prensa este ‘desacuerdo’: La vicelehendakari del Gobierno vasco, Idoia Zenarruzabeitia, y el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, aseguraron ayer que "no hay ningún acuerdo" sobre los contenciosos del Cupo, la ampliación de la Ertzaintza y los gastos derivados de la catástrofe del Prestige. En cualquier caso, el Ejecutivo de Vitoria espera que el Gobierno responda por escrito antes de la celebración de la Conferencia de Presidentes, si acepta o no su propuesta para zanjar estas tres cuestiones. En caso contrario, Zenazurrabeita advirtió de que el lehendakari se opondrá a la propuesta de financiación sanitaria que formalice el Ejecutivo socialista en la conferencia de líderes autonómicos que se celebrará el sábado en el Senado.

Por su parte, la vicepresidenta admitió que en la reunión "pudo salir en la conversación" la llamada "mesa de partidos", pero que ni muchísimo menos hubo acuerdos. Por otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que en la entrevista de Zapatero con Ibarretxe hubo una "aproximación política" para solucionar estas cuestiones y que sólo faltan aspectos "técnicos" para alcanzar un acuerdo y expresó su confianza en que se cerrará tras la Conferencia de Presidentes.

EL MUNDO

Viernes, 9 de septiembre de 2005

EL GOBIERNO VASCO PIDE A ZAPATERO UN COMPROMISO ESCRITO SOBRE EL CUPO

Carolina Alonso

SAN SEBASTIAN.- La vicelehendakari del Gobierno vasco, Idoia Zenarruzabeitia, exigió ayer un «compromiso escrito» por parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero respecto a la financiación de la Sanidad, como paso imprescindible para que el Ejecutivo vasco apoye la propuesta sobre la ampliación presupuestaria para este apartado que presentará el Gobierno del PSOE en la Conferencia de Presidentes Autonómicos que tendrá lugar mañana.

Zenarruzabeitia dejó claro, además, que sin un acuerdo concreto sobre este aspecto económico que enfrenta a ambas administraciones -junto con la financiación de la Ertzaintza y el pago por los gastos derivados del Prestige-, el Ejecutivo de Ibarretxe «no se sentará a hablar» sobre los Presupuestos Generales del Estado.

«La condición sine qua non era que el asunto [de la financiación sanitaria] estuviese arreglado, porque no se va a pagar dos veces por lo mismo», recalcó la representante del Gobierno de Vitoria, que añadió que, si se soluciona el desacuerdo, «luego podrá haber otras propuestas, pero ése es el paso previo».

La vicelehendakari defendió que Euskadi «tiene derecho» a tomar parte de la ampliación especial de presupuestos para la financiación sanitaria que diseña el Gobierno de Zapatero por medio de una reducción del Cupo, ya que «eso es lo que dicen las reglas del juego y los acuerdos firmados hasta ahora en materia de transferencias de Sanidad». Según ella, en este caso, el Gobierno vasco debería aminorar su aportación en un 6,24% de la partida sanitaria, lo que supone una reducción anual de la aportación al Estado calculada en 52 millones de euros.

Asimismo, condicionó el apoyo de su Gobierno a la propuesta de Zapatero a una respuesta satisfactoria que, según dijo, no se produjo en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado miércoles en Madrid. «La respuesta del Gobierno español no fue clara. Por la mañana dijeron que no, por la tarde que sí pero no y por la noche, que no pero sí», lamentó la representante del PNV. Por ello, insistió en la necesidad de contar con una respuesta escrita.

ABC

Viernes, 9 de septiembre de 2005

DE LA VEGA ADMITE QUE ZAPATERO E IBARRETXE HABLARON DE NEGOCIACIÓN, «SIN ACUERDOS»

M. Marín y A. Antolín

En el primer encuentro de la ronda de partidos discreta que anunció Ibarretxe, Patxi López le transmitió su «disposición al diálogo y al entendimiento»

VITORIA. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el único que ha ofrecido una versión y, al menos, ha dado alguna explicación sobre la entrevista que mantuvo anteayer el jefe del Ejecutivo con Juan José Ibarretxe, admitió ayer que durante la cita ambos abordaron «muchos asuntos», y entre ellos la idea del lendakari de conformar una «mesa política» con todos los partidos, incluso Batasuna, para abordar la «normalización».

Ayer, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, quiso desmentir la versión oficial ofrecida por el ministro Jordi Sevilla de que el tema principal de la entrevista no fue la «mesa de partidos». Después de que el lendakari se negase a ofrecer personalmente su versión del encuentro más allá de hacer pública una escueta nota, Imaz sí compareció ayer ante la Prensa para pasar factura a Moncloa y aseverar que ni las deudas por el «Prestige», ni el despliegue de la Ertzaintza ni el cupo fueron el eje de la conversación, que fue a lo que Moncloa dio más relevancia. Según Imaz, la «pacificación» y la «mesa de partidos» sí fueron el centro de la cita.

Por eso, tras la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno y portavoz, Teresa Fernández de la Vega, admitió que la llamada «mesa de partidos» sí «pudo salir en la conversación, pero ni muchísimo menos hubo ningún acuerdo». Lejos de buscar un enfrentamiento con el PNV en una «guerra de versiones» que Moncloa considera innecesaria por la discreción que tanto el lendakari como Zapatero quieren dar a este tipo de reuniones, De la Vega se remitió a las palabras de Sevilla para reafirmar que «en todo lo que se refiere al terrorismo, la entrevista sirvió para constatar que hay un denominador común del que parten Zapatero e Ibarretxe: que cese todo tipo de violencia para empezar a hablar de normalización».

López abre la ronda del lendakari

Apenas 24 horas después del encuentro en la Moncloa, el lendakari Ibarretxe recibió , en Ajuria Enea, al secretario general del PSE, Patxi López. Al igual que en el caso de la cita con Moncloa, el secretismo también rodeó a esta cita, tras la que ninguno efectuó declaraciones.

En una nota de prensa, el PSE informó de que el encuentro se desarrolló «en un clima de mutua cordialidad», y que López le había transmitido al lendakari su disposición «al diálogo y al entendimiento». También le trasladó que para abrir un proceso los socialistas exigen a ETA que abandone las armas, y a Batasuna, que «rechace la violencia como instrumento de acción política».

Por su parte, la presidenta del Partido Popular vasco, María San Gil, aseguró que no tomaráparte en dicha ronda de contactos por la inclusión de Batasuna, denunció «la falta de transparencia» del encuentro entre Zapatero e Ibarretxe y anunció que presentará una interpelación para conocer «qué ocultan». San Gil cree que los acuerdos adoptados, en su caso, «no están encaminados a la derrota definitiva de ETA, sino a poner un precio político a la paz».

ABC

Viernes, 9 de septiembre de 2005

IBARRETXE NIEGA HABER PACTADO EL CUPO Y DA DOS DÍAS A ZAPATERO PARA UNA SOLUCIÓN

Manuel Marín

El lendakari amenaza con decir «no» a la oferta de financiación de la sanidad si no recibe una compensación añadida al concierto económico

MADRID. El Gobierno vasco acogió ayer con irritación la versión ofrecida por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero tras la entrevista que el pasado miércoles celebró con el lendakari Juan José Ibarretxe, en Moncloa, según la cual están prácticamente cerrados sendos acuerdos con el PNV para el pago de facturas pendientes del «Prestige» y para la ampliación de la Ertzaintza, y que está encauzado -para resolverse «en los próximos días»- el contencioso a cuenta del cupo vasco y los cerca de 40 millones de euros que arrastra.

Tan molesto se mostró el Ejecutivo de Ibarretxe, que no sólo negó la existencia de esos acuerdos «a día de hoy», sino que además exigió a Zapatero un compromiso «por escrito» en un plazo máximo de 48 horas, según afirmó la vicelendakari, Idoia Zenarruzabeitia. De lo contrario, Ibarretxe amenazó con decir «no» a la propuesta de Zapatero sobre financiación de la sanidad.

El Gobierno, a través del ministro Jordi Sevilla, había dado por encauzados los asuntos relativos al «Prestige» y a la Ertzaintza, y se mostró confiado en un acuerdo inminente sobre el cupo. Y ayer, tras la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega ratificó la validez de la versión de Moncloa frente a la de Ibarretxe. No obstante, De la Vega introdujo un matiz: los contenciosos pendientes con el Ejecutivo vasco están «políticamente» muy avanzados, pero «técnicamente» aún no se han desarrollado en plenitud. Sólo el del pago de facturas del «Prestige» está «técnicamente cerrado», pero el Gobierno admitió que el del cupo es un «problema complejo» basado en «interpretaciones jurídicas» variadas y distantes que, de cualquier modo, tendrá solución «en cuestión de semanas».

Parte de esos problemas proviene de la exigencia de Ibarretxe de tener su trozo de pastel en el nuevo reparto de fondos para la financiación sanitaria, pese a que su gasto ya está presupuestado en el concierto económico.

En todo caso, el Gobierno está convencido de que en la conferencia de presidentes que tendrá lugar mañana en el Senado Zapatero y el lendakari tendrán ocasión de solucionar sus divergencias.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

EL PARTIDO POPULAR TEME QUE LA REUNIÓN EN MONCLOA ESCONDA ACUERDOS SECRETOS

C. M. y J. A. B.

Madrid / Vitoria - La dirección nacional del PP cree que la entrevista entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el lendakari, Juan José Ibarretxe, tiene «letra pequeña», es decir, que esconde acuerdos que no han sido comunicados a la opinión pública. Además, la secretaria ejecutiva de Política Autonómica, Soraya Sáenz de Santamaría, destacó que esta reunión confirma que el jefe del Ejecutivo prefiere pactar con los nacionalistas que con el principal partido de la oposición. En relación a la intención de la vicepresidenta de dirigirse a Rajoy para hablar de Educación, Santamaría se mostró escéptica y advirtió al Ejecutivo de que el «diálogo no es un fin en sí mismo, sino un método para llegar a acuerdos».

Por otra parte, el presidente de la Ejecutiva del PNV, Josu Jon Imaz, volvió ayer a apoyar la presencia de la ilegalizada Batasuna, sin condición alguna, en la mesa de diálogo multipartita que el lendakari quiere poner en marcha. A su juicio, se precisan acuerdos de fondo «amplios» a los del tripartito para alcanzar la convivencia y la normalización política y, por ello, apostó por «implicar» al PSE y a otras formaciones, como Aralar y Batasuna, «en un escenario que esperamos vaya avanzando en la desaparición definitiva de la violencia».

El dirigente nacionalista abogó por «tejer entre todos las confianzas y los acuerdos necesarios para que en este país podamos construir la convivencia», para afirmar, posteriormente, que este proceso «va a requerir de un contacto continuo entre formaciones políticas e instituciones, y va a exigir la necesaria discreción y lealtad de los diferentes contactos que se lleven».

Así, recordó que su partido se está reuniendo con el conjunto de formaciones vascas desde la discreción y dijo que hay que tener «precaución» a la hora de trasladar los contenidos a los medios de comunicación. A su entender, en las últimas semanas «han quedado claros, por parte de muchas formaciones políticas, cuáles son los conceptos necesarios para que esta mesa se pueda constituir». Sus más duras palabras las reservó para valorar la posición de la presidenta del PP vasco, María San Gil.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

IBARRETXE DA 48 HORAS A ZAPATERO PARA RESOLVER POR ESCRITO EL CUPO, LA ERTZAINTZA Y EL «PRESTIGE»

I. G. de Molina / J.A.B.

El PNV acusa al presidente del Gobierno de especular con el cupo a la espera de resolver el Estatut

Madrid/Vitoria - El Gobierno vasco echó ayer un jarro de agua fría sobre las expectativas generadas por el Ejecutivo central por los acuerdos que habían alcanzado, en teoría, este miércoles José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe. Al parecer y según la versión facilitada por los nacionalistas vascos, de pactos nada de nada. Por eso, la vicelendakari vasca, Idioa Zenarruzabeitia, dio ayer 48 horas al Gabinete de Zapatero para que se alcance un compromiso por escrito sobre el Cupo, la ampliación de la Erzaintza y la factura del «Prestige». Este plazo coincide con la celebración mañana de la segunda Conferencia de Presidentes, a la que asistirá el lendakari.

Zapatero e Ibarretxe dedicaron prácticamente las dos horas que duró el encuentro del miércoles a analizar la situación del País Vasco y, concretamente, a aunar criterios sobre cómo «normalizar y pacificar» la Comunidad Autónoma. Ambos compartieron análisis y consideraron prioritario acabar con ETA para lograr este objetivo, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes peneuvistas. Además, abordaron la conveniencia de constituir una mesa de partidos, en la que esté presente la ilegalizada Batasuna. Ibarretxe dedicó sólo unos minutos a recordar al presidente que había incumplido sus compromisos adquiridos hace ahora un año sobre el cupo y la factura del «Prestige». La ampliación de la Erzaintza ni siquiera salió a relucir en la conversación. El jefe del Ejecutivo, por su parte, se comprometió, una vez más, a zanjar este contencioso. «Manda más un jefe de servicio que un presidente del Gobierno». Esta es la excusa a la que ha recurrido en reiteradas ocasiones un Zapatero de hombros encogidos, en gesto de incredulidad, ante los recordatorios del lendakari, según relata Josu Erkoreka.

«Prestige». En ese contexto, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, advirtió ayer de que «se han mezclado los asuntos pendientes de financiación para Euskadi, que no fueron la cuestión central de la reunión». En estas materias «a día de hoy» no hay acuerdo con el Gobierno socialista, aunque admitió que existe una «aproximación» sobre el «Prestige». Este principio de acuerdo se produjo por teléfono a última hora de este martes, según las mismas fuentes. Pese a ello, el Gobierno sostuvo ayer que la factura del «Prestige», unos 40 millones de euros que debe el Estado a las arcas vascas por combatir los efectos de esta catástrofe, está prácticamente abonada. Mientras el PNV negó que el Gobierno vasco haya recibido aportación alguna por esta materia.

Al término del Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno dio ayer por sentado que se llegará a un acuerdo con Ibarretxe para subir la financiación sanitaria del País Vasco, cuantía que se descontará del cupo. Para Teresa Fernández de la Vega, será más complicado cerrar un pacto en las próximas semanas sobre la interpretación de los criterios jurídicos para evitar de una vez por todas que surjan estos contenciosos entre ambas Administraciones.

Además de una parte de la tarta de los 500 millones anuales que el Estado destinará de más a Sanidad, el Gobierno vasco solicita quedarse con el incremento de los ingresos por el alza de los impuestos especiales del tabaco y del alcohol, que propone Pedro Solbes. El País Vasco recauda directamente estos tributos.

El optimismo de la portavoz del Ejecutivo contrastan con la respuesta dada por el propio Gobierno el lunes y el miércoles de esta semana a los representantes vascos. Solbes comunicó a la vicelendakari la imposibilidad de subir los fondos para la sanidad vasca. El PNV acusa al Gobierno de marear la perdiz con el cupo hasta resolver el Estatut. Para Erkoreka, no habrá un acuerdo en esta materia hasta que Zapatero no esté con «la soga al cuello», en alusión a ERC.

Pese a ello, el PNV, escaldado, tras dar su apoyo a ciegas a la Ley de Estabilidad, está pendiente de lo que ocurra mañana en la Cumbre. Si se llega a un acuerdo en sanidad y, por ende, en el cupo, dará su respaldo a los Presupuestos de 2006. Aunque no vincula su apoyo al del PSE a las cuentas vascas, el portavoz del PNV en el Congreso consideró, en declaraciones a LA RAZÓN, que ambos presupuestos deberán elaborarse en sintonía y compartir diagnóstico.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

ZAPATERO, IBARRECHE: DO UT DES

Luis María Anson

Zapatero I el de las mercedes, más sonriente y meloso que nunca, recibió el miércoles a Ibarreche, el del Plan independentista antiespañol. Tertulianos y comentaristas han desmenuzado la pieza con interpretaciones de alcance a veces esotérico. No parece tan raro lo que ha ocurrido. A Zapatero le convienen los votos de Ibarreche para la aprobación de los presupuestos. Le ha llamado a Moncloa y se los ha comprado. Las mercedes concedidas al lendakari, a costa del dinero de todos los españoles, han sido el cupo, los gastos del Prestige y la financiación de la Ertzaintza. Ibarreche se vuelve a Vitoria para bailarse el aurresku de la victoria con un suculento bocado entre los dientes. Zapatero paga los votos que necesita y aquí paz y, después, al Congreso, porque el presidente se pasa airosamente por el arco de triunfo «el riesgo de balcanización territorial » denunciado en Buenos Aires por Aznar.

Como las negociaciones subterráneas mantenidas con Ibarreche, y también con Batasuna, se remontan al otoño pasado, lo que no sabemos es si el presidente por accidente y el lendakari se han puesto de acuerdo en sortear la Constitución y trocear un poquito más a España. Por lo pronto, Batasuna sigue convocando impunemente manifestaciones y algaradas. También asambleas públicas del partido deslegalizado sin que nadie mueva un dedo para impedirlo.

Con Ibarreche, en fin, cosas concretas: claudicaciones, concesiones, subvenciones, espacio político; con Rajoy, ambigüedades, palabras que se lleva el viento. Los nacionalismos han encontrado en Zapatero al presidente de plastilina que necesitaban. Lo están exprimiendo como a un limón.