El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Los Olvidados de Guadalajara

Por Narrador - 14 de Septiembre, 2005, 11:10, Categoría: Incendio en Guadalajara

“Los olvidados de Guadalajara” como de define con acierto LA RAZON en su editorial. El PSOE intenta dar carpetazo al incendio, pero las víctimas no se resignan, recurren a cuanto tienen a mano, al ayuno voluntario durante 11 días, uno por cada victima. Los familiares de las víctimas del incendio de Guadalajara denuncian que les quieren "callar con dinero". Mal está la actuación del gobierno, pero no es mucho mejor la de medios de comunicación y la ciudadanía que dan la espalda a los afectados y les dedican el ‘silencio’ como respuesta a su solicitud de ayuda. Mientras tanto la dimitida Consejera de Medio Ambiente ya ha encontrado trabajo, casualmente en una empresa pública cuya actividad es la venta de uranio. Ya ven de ‘medio ambiente’ a las centrales nucleares, ya lo decía Quevedo, poderoso caballero es don dinero.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

«CON DINERO Y CON LA BOCA CALLADITA. ASÍ ES COMO NOS QUIEREN»

Celia Maza

A las puertas de la delegación de Medio Ambiente de Guadalajara, familiares, compañeros y amigos de los once muertos del retén de Cogolludo no se resignan a las explicaciones oficiales sobre lo acontecido aquel 17 de julio

Guadalajara - Hace casi dos meses, muchos de ellos no sabían donde estaba la delegación de Medio Ambiente. Ni la dirección de uno de los hoteles de la ciudad. Pero a lo largo de este tiempo han pasado muchas horas, quizá demasiadas, en un sitio y en el otro. Ayer, de nuevo, se sentaron en la puerta de la delegación. Acompañaban a uno de los retenes que el miércoles comenzó un ayuno voluntario de 11 días. Quieren hacer reflexionar a la sociedad sobre la comisión que investiga las 11 muertes del incendio de Guadalajara. Muertes que les fueron comunicadas en un hotel del que apenas les separaban ayer cien metros. Las 11 muertes que, según ellos, pudieron evitarse.

Ayer a medio día eran unos 20. Luego llegaron más. Muchos de ellos, retenes, con el mono amarillo aún puesto. Otros eran amigos. Otros muchos más, familiares. Todos se sienten engañados. La comisión para ellos ha sido una pantomima, una burla en la que unos y otros se han echado la culpa y en la que han quedado desplazados. «Nos dieron muchas palmaditas en la espalda pero ahora nos quieren callar la boca con indemnizaciones y nos tratan como uno más, con papeleos, con burocracias que no nos sirve de nada», dice una de las viudas. Se ha quedado con dos hijos y necesita un trabajo. «De la vida real se olvidan pronto y yo lo que quiero es un piso para poder trabajar en Guadalajara». Le piden que esté empadronada, como una persona más, le dicen que espere dos años, como una ciudadana cualquiera.

«En este país hay que firmar papeles para todo. Pero cuando hay un incendio en el que ha muerto la gente, que ves que se te va de la manos ¿se tiene que rellenar un formulario para pedir dos malditos aviones?», dice la madre de uno de los fallecidos. Siente que si hubiera sido lunes en vez de domingo se habría movilizado a mucha gente. O quizá no. Ahora no le sirve de nada porque ni siquiera después de dos meses y una comisión por delante le ha quedado claro cuál fue el fallo. «Con dinero y con la boca cerradita, eso sí ha llegado pronto, el maldito dinero», dice otra madre. No tiene problema en identificarse, pero cuando comienza a hacerlo vuelve a angustiarse y a ponerse las gafas de sol que, seguro poco se ha quitado estos dos meses. Llora. «Si pones el nombre de mi hijo pon el de todos», dice. Manuel, Jesús Ángel, Mercedes, Julio, José, Luis, Marcos, Jorge, Sergio, Pedro, Alberto. «Se podía haber evitado, que no digan que fue inevitable».

Los familiares piden justicia. Los retenes, formación y los amigos, que no se olvide lo que pasó. Todos piensan que no ha cambiado nada. «A mí siguen sin entrenarme y lo único que quieren es que todo aparezca bien frente a la administración, pero todo sigue igual aunque nos presionan para que digamos lo contrario». Es uno de los retenes que aún no se ha quitado el mono amarillo. Asegura que les pasan textos y se los hacen firmar para que quede constancia de que hacen prácticas. Pero se niegan a hacerlo. «Se quieren callar muchas cosas y a muchos de los que estuvieron allí les hacen firmar que todo fue correcto. Hay mucho mamoneo». Todo ha quedado para ellos en parches que pretenden tapar, preguntas, nombres, responsabilidades. Y se niegan a que eso ocurra. «Por eso venimos –dice una madre– si tengo que venir todos los días desde Madrid, vendré y si me tengo que ir a Toledo me voy».

En casi dos meses les ha dado tiempo a hacer amistades. Han sido muchos los funerales. Muchas horas de tanatorio. Muchas horas de espera y ahora, de indignación, de desesperación, por miedo a que queden impunes muchas personas y muchas cuestiones abiertas. La jueza les ha dicho que reúnan pruebas y que vayan a hablar con ella. «Ahora», afirman: «¿Por qué no nos han escuchado cuando hemos ido allí?».

Lo que no quieren es callarse. Piden a todo el mundo que no les dejen solos. A partir de ahora se reunirán los 17 de cada mes. «No tenemos previsto dónde, ni qué vamos a leer, ni a hacer. Sólo queremos estar allí, juntos, para que no nos olviden, ni nos callen, ni nos digan, como el otro día, que no podemos pasar». Se unen las voces de unos y otros. Cada vez que lo piensan se enfurecen más. Luego vuelven los momentos en los que se acuerdan de los suyos. Ahora hace casi dos meses que ya no están y desde entonces, según han expresado, «el mundo se ha vuelto más triste, la vida más dura, las noches más largas y alguna gente más hipócrita».

El PP apoyó ayer al retén que protagoniza la huelga de hambre. Su portavoz de Medio Ambiente en el Congreso, María Teresa de Lara, declaró a Efe que lo único que ha hecho la comisión de Castilla-La Mancha ha sido intentar «justificar» que se tomaron decisiones adecuadas.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

«TODO HA SIDO UNA PANTOMIMA»

C. Maza

David Nuevo, novio de Mercedes Vives, fallecida en el incendio del Alto Tajo, denuncia que les «olvidaron a su suerte en un infierno de olas negras, sin haber comido y sin medios aéreos»

Guadalajara - «Soy David Nuevo, un retén muy cabreado. Así es como quiero que me presentes. Tengo 30 años, llevo seis trabajando en esto y para lo que estoy aquí no creo que hagan falta más datos». Hoy es su tercer día de ayuno voluntario. Un «ayuno de reflexión» para que hablen los que realmente saben lo que pasaron

– ¿Eras el novio de Mercedes?

– Sí, los medios se han encargado de pregonarlo y no creo que pase nada ya por ponerlo. Yo era el compañero sentimental y de trabajo de Mercedes. Pero ahora estoy aquí como David Nuevo. Estoy por Mercedes y por todos, porque todos se merecen, nos merecemos, que se haga algo. Lo que han hecho es una vergüenza.

– ¿Qué han hecho David?

– Una pantomima, eso es lo que han hecho. Se han reunido 4 políticos para escuchar a los que han querido escuchar, a los que han mandado hablar para dar carpetazo lo antes posible, dar dinero a las familias para que estén calladitos y pasar a otra cosa.

– ¿No os han dejado hablar?

– Sólo digo que a las familias que han viajado hasta Toledo, miembros de los retenes que también se desplazaron hasta allí o vecinos de los pueblos que vieron todo de primera mano, les han cerrado la puerta. Allí ha hablado quien ellos han querido y todos muy bien aleccionaditos.

– Y ¿las pruebas presentadas?

– ¿Qué pruebas? Los datos han sido falsos e insuficientes. Si a algunos compañeros le han hecho firmar un texto en el que ponía que las medidas han sido correctas y muchos lo han firmado para conservar su empleo ,vete a saber lo que han podido hacer.

– ¿Habéis recibido presiones?

– Muchas. Nos quieren tener calladitos y quietecitos. Supongo que mucha gente de cargos de arriba no querrá perder su empleo.

– La consejera de Medio Ambiente que dimitió es, desde el 1 de septiembre, un alto cargo de una empresa participada por entidades públicas.

– No me lo puedo creer. Qué poquito han tardado. Ya no me extraña nada. Le habrían prometido algo bueno porque gracias a su cabeza han podido salvar a otros.

– ¿La de Barreda?

– y las de muchos otros.

– La muerte...

– La muerte de mis compañeros no ha sido un accidente inevitable como algunos quieren que creamos. Llevamos años denunciando el penoso estado de los montes, la insuficiencia de medios, la precariedad en que trabajamos y lo inadecuado del protocolo que está más enfocado a sacar rendimientos selvícolas que a la eficiencia en la extinción.

– ¿Les abandonaron?

– Les abandonaron a su suerte en ese infierno de olas negras, sin haber comido, sin medios aéreos...

– Y ¿ahora qué?

– Ahora nos han vuelto a dejar solos mientras se echaban la culpa unos a otros, ya que se ha cometido una injusticia y no se ha tratado de averiguar toda la verdad, sino de justificar las decisiones de unos y otros.

– ¿Cuándo decidiste que ibas a hacer una huelga de hambre?

– Al acabar la comisión. Me reuní con los familiares y les pareció bien

– ¿Vas a conseguir algo?

– Si no, no estaría aquí. Esto no es para llamar la atención ni nada por el estilo. Es para que no nos olviden, para que no nos callen. Que sepan que seguimos aquí. Es un ayuno de reflexión para que no queden preguntas sin resolver, para que los responsables no se sientan fuera de culpa.

– ¿Qué preguntaríais vosotros?

– Cuánto personal de retenes hay por hectárea de monte, por qué si el fuego era igual de imparable el lunes que el domingo se multiplicaron casi por diez el número de efectivos después de las muertes, quién les metió en aquella encerrona...

– ¿Todo esto lo habéis dicho?

– El miércoles nos recibió el delegado, porque no le quedaba otra y le di el manifiesto. Le dijimos las cosas claritas. A la gente no le queda más remedio que vernos cuando pase a trabajar, pero el miércoles, qué casualidad, todos salieron por detrás.

ABC

Viernes, 9 de septiembre de 2005

BARREDA RECOLOCA EN UNA EMPRESA PÚBLICA A LA CONSEJERA QUE DESTITUYÓ POR EL INCENDIO

Sonia Seseña

«Todo el mundo tiene derecho a buscarse un trabajo cuando deja un cargo público», dijo ayer el PSOE, que calificó de «ruines» las críticas de los populares

TOLEDO. Tan sólo mes y medio después de su dimisión -destitución- como consejera de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, víctima política del incendio de Guadalajara en el que murieron los once integrantes de un retén forestal, Rosario Arévalo ha sido nombrada directora general de Relaciones Institucionales de la empresa Enusa (Empresa Nacional de Uranio S.A.), participada al cien por cien por las empresas públicas Sepi y Ciemat. La actividad principal de esta empresa es la producción y suministro de derivados del uranio para centrales nucleares. La ex consejera del Gobierno de Barreda se incorporó a Enusa el 1 de septiembre y, según señalaron a ABC fuentes de la empresa, se trata de otro puesto «creado especialmente para ella».

Suministro de uranio

El Grupo Popular de Castilla-La Mancha tachó ayer de «tomadura de pelo a los castellano-manchegos» la meteórica recolocación de Arévalo. Su viceportavoz, José Manuel Rodríguez Carretero, dijo que «es curioso que quien siendo máxima responsable de Medio Ambiente en una región antinuclear desde hace años, que ha estado pidiendo el cierre de las centrales nucleares, sea ahora quien tiene la responsabilidad de una empresa que se dedica al suministro de uranio para las centrales nucleares».

Carretero recordó las palabras de la consejera el día de su dimisión: «Como sabes, no soy persona que quiera aferrarse a un cargo a toda costa, como he visto que han hecho algunos dirigentes del PP, todos no estamos en política por las mismas motivaciones».

«Todavía no han pasado ni dos meses del incendio en el que murieron 11 miembros de un retén forestal y se quemaron más de 12.000 hectáreas y la consejera dimisionaria ya ha sido recompensada con un cargo público», añadió el responsable del PP. «El Gobierno de la región nos vendió hace un mes y medio como un caso de ejemplaridad política la dimisión de la consejera, y a la vuelta del verano, sin esperar un tiempo prudencial, esta persona se ve recompensada con un cargo en una empresa dependiente del Gobierno. Esto es un fraude porque, a la vista de lo que está pasando, nadie ha asumido responsabilidades por 11 muertes y casi 13.000 hectáreas de monte quemado».

El PSOE de Castilla-La Mancha, donde Barreda ocupa el cargo de secretario regional, tachó ayer de «ruines y malintencionadas» las críticas del PP contra la ex consejera porque «todo el mundo tiene derecho a buscarse un trabajo cuando deja un cargo público».

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

LA EX CONSEJERA DE MEDIO AMBIENTE, «COLOCADA» COMO ALTO CARGO EN UNA EMPRESA PÚBLICA

D. Ruipérez

Madrid - La tragedia humana y ecológica de Guadalajara le costó el puesto a Rosario Arévalo, consejera de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, que presentó su dimisión en aquellos días de máxima crispación de julio. Sin embargo, tras las vacaciones, Arévalo se ha incorporado a un flamante puesto de directora general de Relaciones institucionales de Enusa –una empresa participada al cien por cien por entidades públicas (Sepi y Ciemat)– y que se dedica al suministro y producción de derivados de uranio para centrales nucleares.

Para los responsables autonómicos del Partido Popular resulta «una tomadura de pelo» que el Gobierno Central premie a la consejera dimitida con semejante cargo en una empresa pública. El viceportavoz del grupo parlamentario popular, José Manuel Rodríguez Carretero, resaltó que «es curioso que, quien ha sido responsable de Medio Ambiente y que ha levantado esta bandera pidiendo el cierre de una planta nuclear de su territorio, ahora tenga responsabilidades en una empresa que suministra uranio a las centrales», informa Efe.

Según ha podido saber este periódico, la llegada a Enusa de Arévalo tendría que ver con la intención de la compañía de diversificar sus objetivos y adentrarse en el campo de la investigación biomédica o los productos sanitarios. Así, la ex consejera cumpliría el perfil que requiere el puesto, pues a lo largo de su carrera ha trabajado en el Ministerio de Sanidad, fue asesora jefa de Gabinete de la Consejería del mismo ramo en Castilla- La Mancha y, finalmente, Directora de Salud Pública de la misma antes de pasar a ocuparse de los asuntos medioambientales.

Para el PSOE, la dimisión de Arévalo «fue una lección y ejemplo de cómo actuar en política» y los diputados del PP «son capaces de criticar que una persona, cuando deja un cargo público, pueda ser contratada por una empresa para ganarse la vida», dijo ayer el socialista José Manuel Caballero.

LA RAZON

Viernes, 9 de septiembre de 2005

LOS OLVIDADOS DE GUADALAJARA

Editorial

El PSOE intenta dar carpetazo al incendio, pero las víctimas no se resignan   

En las puertas de la Delegación de Medio Ambiente de Guadalajara han colocado carteles en los que se puede leer «No hubo coordinación ni medios, pero sí hay responsable», «Respeto para las familias», «¿Cuántas mentiras tenemos que escuchar?» o «Ayuno y justicia». Cincuenta días después del incendio que se cobró la vida de once personas, los familiares de las víctimas, los retenes contra incendios y la mayoría de los ciudadanos se niegan a dar por buenas las versiones de los gobiernos de Barreda y de Rodríguez Zapatero. A instancias del PP, el PSOE de Castilla-La Mancha aceptó a regañadientes crear una comisión de investigación, pero desde el primer día maniobró para que, de manera apresurada y utilizando su mayoría absoluta, se cerrara en falso sin llegar a la verdad. Es esa verdad la que siguen reclamando las víctimas y afectados por la tragedia. Hasta el próximo día 16, fecha en la que se cumplirán los dos meses del incendio, realizarán ayunos y manifestaciones de protesta porque no quieren más mentiras. Cuando los socialistas ocupaban la oposición no dudaron en tocar todos los resortes de protesta social a su alcance para exigir verdad y responsabilidad ante catástrofes como el «Prestige», en la que no falleció nadie. Ahora, sin embargo, subido al poder, parece haber olvidado su defensa de las víctimas. Hasta un gesto tan elogiado como la dimisión de la consejera de Medio Ambiente ha resultado ser mero teatro político. También han sido abandonadas por esa miríada de asociaciones y colectivos que cargaron contra el anterior Gobierno bajo la supuesta bandera de la solidaridad. Dejadas a su suerte, pero no vencidas, las víctimas han colgado de muros y puertas las preguntas que una comisión de investigación se negó a investigar y a responder.

ABC

Viernes, 9 de septiembre de 2005

EL COLOCÓN DEL POLÍTICO

Carlos Herrera

Resulta llamativa la noticia según la cual la dimitida consejera de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha habría encontrado pronto acomodo en los brazos, de nuevo, de la Madre Administración. En esta ocasión, una empresa pública participada al cien por cien por la SEPI, de nombre Enusa, la habría contratado para el cargo de Relaciones Institucionales. La consejera en cuestión fue aquella que renunció a su cargo -«porque todos no somos iguales»- tras las desgraciadas consecuencias del incendio de Guadalajara que costó la vida a once personas y que se llevó por delante unas trece mil hectáreas de nada. La consejera, evidentemente, no tuvo la culpa del incendio ya que no prendió la cerilla que quemó el monte, pero sí que cargó con la responsabilidad del desastre organizativo en que se tradujo la lucha contra el fuego. Los socialistas, que son socialistas pero no idiotas, sabían que había que entregar una víctima y entregaron a la más fácil. Claro que como Dios no abandona a un buen marxista, al poco tiempo le han encontrado un hueco adaptado a sus características profesionales, que no sé bien cuáles son pero que me imagino que tienen que ver mucho con la gestión de empresas relacionadas con la producción y venta de derivados del uranio para centrales nucleares, que es a lo que se dedica la marca en cuestión. Cargo ideal para una responsable de medio ambiente tan socialista como, supongo, antinuclear. La política brinda ejemplos como éste. Da la impresión de que ingresa uno en un partido y tiene asegurada la permanencia en la rueda de la fortuna laboral de por vida. Me he preguntado muchas veces si toda esta serie de sujetos que pasan de una concejalía a una dirección general, de una dirección general a una empresa pública y de una empresa pública a una diputación -y no necesariamente me estoy refiriendo a dicha consejera, que tiene vida fuera de la política- sabrían bandearse en la lucha civil y profesional con la misma soltura con la que abrazan un cargo primero y otro después. Hay quien entró en política hace veinte años ocupando cargos municipales y aún no ha abandonado la nómina del Estado. No han demostrado nada en especial, ni han resultado providenciales para el pueblo al que, teóricamente, representan, pero ahí siguen, recolocados constantemente por su partido en lugares tan dispares como los que, ahora sí, brinda el PSOE a la consejera para la que la decencia pasaba por dejar un cargo en cuyo desempeño no había estado especialmente afortunada. En las escasas ocasiones en las que representantes pequeños de la voluntad popular -voluntad que exclusivamente administran los partidos políticos- son empujados a la arena civil y tienen que retornar a lo que, posiblemente, nunca fueron, su nivel de eficacia queda reducido en una proporción lo suficientemente significativa como para percatarse de que, durante años, hemos mantenido en cargos públicos a alguien que no sabía hacer otra cosa. No pocos ejemplos ilustran lo que antecede. También hay excepciones, evidentemente: Javier de Paz, al que le asignamos el estereotipo de Jefe de Arqueros de la OJE y que pasó de secretario de las Juventudes Socialistas a director de Comercio Exterior resultó, volcado a la sociedad competitiva, un excelente gestor de empresa privada, tanto que los lamentos de ésta cuando ha decidido volver a la política de la mano de su amigo Rodríguez -renunciando a un sueldo considerable- han sido fácilmente audibles. Dicho sea en justicia: yo mismo fui de los que creí que no servía para otra cosa que para escalar en la medianía de un partido. Y no.

Pero estoy hablando por hablar: ¿y si resulta ahora que la consejera Arévalo es una monstrua en esto del uranio y convence al mismísimo Rodríguez de que deje de ser antinuclear? ¿Qué diremos entonces?, ¿eh? Menudo colocón...