El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

8 de Septiembre, 2005

Acebes y Zapalana Defienen en EL MUNDO la Posición del PP

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:12, Categoría: Partido Popular

Sin duda la noticia del día es la entrevista que publica el diario de Pedro J. El secretario general del PP, Angel Acebes y el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, han concedido a EL MUNDO una inusual entrevista ante el comienzo del curso político. Contestan en común insistiendo en el posicionamiento del PP como partido de centro y denunciando la "excentricidad" y el "radicalismo del Gobierno de Zapatero, consecuencia de sus alianzas parlamentarias". Se muestran convencidos de que volverán a ganar las elecciones en 2008 y aseguran que "ni los homosexuales ni nadie verá restringidos sus derechos cuando Rajoy llegue a La Moncloa". Algunas de las afirmaciones que conjuntamente hacen en la entrevista son las siguientes: "España no es la suma de 17 autonomías sino la de más de 40 millones de españoles. Pero en lugar de pactar con el PP, Zapatero se somete a las minorías radicales y antepone los intereses de Carod y Maragall al interés general". También afirman que "En España gobierna la agencia de publicidad que inventó lo del talante, pero ese talante es igual a discordia, radicalismo y discriminación, porque Zapatero pretende hacer políticas de Estado con quienes buscan el desguace del Estado". "Vamos a ganar en 2008, dicen, con una oferta de centro porque no hay nada más progresista que la libertad. Cuando Rajoy llegue a La Moncloa nadie verá restringidos sus derechos. Ahora, las libertades políticas están en retroceso". Aseguran que en derechos civiles, su reformismo está "más en coincidencia con la ''tercera vía'' de Blair que con el proyecto estrafalario de Zapatero" y señalan también que quieren recuperar "el espíritu de la Constitución, porque Zapatero ha sustituido la concordia por la discordia".

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

«QUEREMOS RECUPERAR EL ESPÍRITU DE LA CONSTITUCIÓN PORQUE ZAPATERO HA SUSTITUIDO LA CONCORDIA POR LA DISCORDIA»

Una entrevista de Esther Esteban

Ha sido una entrevista atípica, compleja, ideológicamente intensa y cargada de simbolismos. Primero, porque es poco habitual que dos personalidades de primera línea accedan a que se les interrogue de forma conjunta, en primera persona del plural, una sola voz. Después, porque se ha realizado durante tres días en los que la periodista ha compartido con ellos su trabajo habitual, en el convulso arranque del curso político. Finalmente, porque los lugares elegidos para llevarla a cabo entremezclan el pasado y el fututo de nuestro país: Madrid, Segovia, y Cádiz, en el mismísimo monumento de La Pepa, nuestra Constitución de l812, donde ambos reivindican su ideología de centro, liberal y reformista

Ellos, Angel Acebes y Eduardo Zaplana, tienen muchas cosas en común: pertenecen a la misma generación, la que ronda los 50; nacieron en ciudades pequeñas de nuestra geografía: Avila y Cartagena; se licenciaron en Derecho y, desde muy jóvenes, sintieron el gusanillo de la cosa pública, donde tienen un currículo de infarto.Han sido casi todo lo que se puede ser en política: alcalde, presidente autonómico -uno de ellos-, diputado y ministros de carteras importantísimas como Administraciones Publicas, Justicia, Interior o Trabajo. Incluso a la hora de buscar paralelismos, tal vez el más gratificante para ellos se ha dado las urnas; uno ha sido el diputado más votado de su partido en su circunscripción y otro consiguió que la comunidad valenciana, históricamente socialista, pasara a manos del PP.

Ahora les toca también compartir el frío helador de la oposición. Son la mano derecha de su líder en el partido y en el Parlamento, y aunque muchos ven en ellos la representación en carne viva de dos sectores del PP -uno más a la derecha y otro más liberal-, oyéndoles hablar es difícil encontrar divisiones... Si acaso, matices en los que apenas tardan segundos en ponerse de acuerdo. Son, sin duda, dos animales políticos de primera magnitud y saben lo que quieren.

PREGUNTA.- Para empezar esta entrevista, díganme: ¿Por qué dos políticos con personalidades tan significadas dentro del PP deciden hablar juntos en este momento, con una sola voz?

RESPUESTA.- Es verdad que esta entrevista puede parecerle extraña a los lectores, pero creemos que la circunstancia lo merece. El momento político que vive España es excepcional y los dos defendemos un proyecto común de futuro para nuestro país, y pensamos que en esta coyuntura es bueno trasladar una imagen de cohesión y coherencia a la sociedad española. Unidad y coherencia que en estos momentos sólo representa el PP. Los dos tenemos importantes responsabilidades en el partido. Y a los dos nos preocupa la situación excepcional que atraviesa España en este momento.

P.- ¿Pero qué tiene de excepcional esa situación que se vive en España?

R.- No se trata de trasladar mensajes apocalípticos, pero creemos que es nuestra obligación concienciar a la gente sobre el debate político real que nos acompaña y sus consecuencias en el futuro inmediato. Al abrir un proyecto constituyente como ha hecho Rodríguez Zapatero, enmascarándolo en la reforma de estatutos de comunidades autónomas y en la aprobación o reforma de leyes orgánicas que vacían de competencias al Estado; al abrir paralelamente la negociación con los terroristas y acordar sus políticas con partidos rupturistas y separatistas, el escenario político que se ofrece a España afecta de forma determinante a su propia identidad, a su futuro como Nación y, evidentemente, a los derechos y oportunidades de todos y cada uno de los españoles. No ser consciente de ello es, simplemente, engañarse.

P.- Oyéndoles hablar da la sensación de que se ha perdido no sólo el espíritu de la Constitución del 78, sino el de La Pepa, en cuyo monumento de Cádiz nos encontramos.

R.- Nunca hay nada más actual ni por lo que más merezca la pena luchar que por la libertad, como pusieron de relieve los constitucionalistas de 1812. Hoy el espíritu de las Cortes de Cádiz -de cuya Constitución se celebrarán ahora 200 años- de defensa de la libertad y del constitucionalismo sigue plenamente vigente. Sin embargo, los valores esenciales de La Pepa -libertad, derechos individuales y consenso político- no pasan por su mejor momento. Hablando de cara al futuro, el mensaje es que nada hay más progresista que la defensa de los derechos de cada persona. Precisamente eso es lo que ofrecemos nosotros: recuperar el espíritu positivo de la concordia, del acuerdo que se consiguió con la Constitución del 78 y de la defensa de los derechos civiles. Queremos dejar atrás esos fantasmas de enfrentamiento y crispación que tan pésimos resultados han traído en la Historia de España y que desgraciadamente vuelven a estar de actualidad.

P.- Hoy mismo Rajoy tenderá la mano a Zapatero en cuatro asuntos de Estado: la lucha contra el terrorismo, el modelo territorial, la política internacional y la educación. ¿Qué pasa si, una vez más, como ha ocurrido en las tres anteriores ocasiones, todo se queda en una foto?

R.- Nosotros pensamos que hay asuntos de Estado, que deberían consensuarlos aquellos partidos que creen en el Estado y en su fortaleza. El problema está en que Zapatero pretende un imposible: hacer políticas que afectan al Estado con partidos que lo que desean es el desguace del mismo. Si Zapatero lo que quiere es utilizar a Rajoy de coartada para hacerse solo la foto, cometerá un tremendo error. En España la inmensa mayoría de los ciudadanos se sentirían muy tranquilos si hubiera un acuerdo entre los dos grandes partidos en temas como la lucha contra el terrorismo, el modelo territorial, la política exterior y la educación. Pero claro, para hacer eso hay que creer en España y no buscar su ruptura, que es lo que buscan los socios de Zapatero. De un Gobierno se espera algo más que algún golpe de efecto, fotos y política mediática, que es lo único que saben hacer.

P.- Esa es la visión del PP, pero en el campo contrario todos dicen que ustedes están solos frente a todo el arco parlamentario.¿Esa soledad no les aleja de los ciudadanos?

R.- Quien diga que el PP está solo, simplemente se equivoca, o miente. El PP está en la misma posición que ha estado siempre, y lo que ocurre es que el PSOE tiene un pacto de exclusión hacia nosotros, suscrito con ERC y con IU, el llamado Pacto del Tinell, que firmaron cuando se formó el Gobierno de la Generalitat, y que después se ha consolidado. El PSOE tiene un acuerdo con partidos radicales nacionalistas, y por tanto los esfuerzos del PP están condenados al fracaso mientras los socialistas mantengan esos acuerdos. Si tú abdicas de defender una idea de España que es la idea constitucional, del consenso, efectivamente tienes posibilidades de llegar a acuerdos con los radicales, pero si un día el PP llegara a eso -que no lo hará nunca-, pobre de nuestro país y de su futuro.

P.- Admitan ustedes que eso es tanto como decir que el PP es el único partido que mantiene la idea constitucional y, dicho así, sería un exceso, ¿no?

R.- De exceso nada. Nosotros pensamos que el PP es el único partido que está defendiendo las ideas constitucionales que acordaron en la Transición y que ha traído la mayor etapa de concordia y estabilidad. Es el PSOE quien ha dado un giro tremendamente radical a la vida política española. Y eso es peligroso.

P.- ¿Por qué?, ¿cuál es el peligro?

R.- Porque una de las grandes virtudes de la Transición es que había acuerdo en los grandes temas entre los grandes partidos políticos, el espíritu de concordia constitucional, en el que media España no imponía a la otra media las cuestiones fundamentales referidas al modelo de España o la lucha contra el terrorismo. Y eso es lo que ahora decimos que ha cambiado. Zapatero ha optado por la radicalidad, por la excentricidad, prefiere despreciar al PP por sus posiciones centrorreformistas, que son las que reclaman los ciudadanos, y buscarse como aliados a aquellos que mantienen las posiciones más radicales. Es decir, descentrar la política española.

P.- Bueno, admitir esa tesis sería admitir que todo el arco parlamentario es ideológicamente idéntico, y eso no es así. Ahora los socialistas, por ejemplo, buscan nuevos aliados en el PNV, un partido nacionalista y de derechas con el que ustedes se entendieron en su día

R.- Nosotros mañana podríamos llegar a un acuerdo con todo el mundo. Es cuestión de que nos pongamos a hablar de autodeterminación, o digamos que estamos dispuestos a hablar con los terroristas. Nosotros, por una cuestión de responsabilidad, queremos el fortalecimiento del Estado. ¿Qué es más centrista, combatir el terrorismo o sentarlo en tu mesa? ¿Y qué es más centrista, defender la España constitucional o pactar con los que abiertamente dicen que no creen en España?

P.- ¿Ustedes creen que Zapatero está sentando a los terroristas en su mesa?

R.- Lo que ha hecho Zapatero es una oferta a ETA, nada menos que desde el Parlamento, para llegar a un acuerdo en el momento en que los terroristas estaban más débiles. Ha permitido la presencia del Partido Comunista de las Tierras Vascas en el Parlamento y ha cambiado la política antiterrorista, llevando a un fortalecimiento de ETA y de Batasuna.

P.- Pero la realidad es que en este país hay 17 autonomías que pueden estar unidas, pero no tienen que ser uniformes. ¿A ustedes les asusta la palabra nación o lo que esconde el concepto?

R.- El Estado de las Autonomías fue un gran acierto de la Transición, una forma razonable de combinar la unidad de España con su diversidad. España no es uniforme, afortunadamente. Tiene lenguas diversas, culturas distintas pero España no es la suma de 17 autonomías, sino la suma de más de 40 millones de españoles. Eso es lo que habíamos puesto en común entre todos cuando se define a España como nación y se recoge que la soberanía está en el conjunto de los españoles, y eso en este momento está en riesgo. Zapatero comete una grave deslealtad cuando duda de lo que es España. Cuando dice que no sabe lo que es una nación está abriendo la puerta a 17 naciones diferentes, insolidarias y desiguales, a que se rompa el modelo constitucional. El PP seguirá defendiendo la solidaridad interterritorial y la igualdad en el techo competencial, que son los dos pilares esenciales del Estado de las Autonomías.

P.- Pues a algunos de los suyos, como Piqué, no les chirría tanto como a ustedes el término nación unido a Cataluña...

R.- Eso no es así. Piqué y el PP de Cataluña han enmendado la totalidad a todos y cada uno de los artículos de la propuesta de Estatuto catalán, incluido, por supuesto, el término de nación. El problema es que el PSOE y el Gobierno están metiendo a los españoles en una trampa, que es cambiar el significado de las palabras. Nación es lo que es. No es igual que España sea una nación o que haya 17 naciones. La realidad es que Zapatero ha sustituido el espíritu de la concordia de la Transición por el espíritu de la discordia y de la discriminación entre comunidades autónomas y ciudadanos. Zapatero se somete a las minorías radicales y antepone el sectarismo y los intereses de Carod y de Maragall al interés general, y así nos va. Lo único que se visualiza claramente en todo este lío es que nosotros, el PP, somos el único partido nacional que tiene un modelo claro y lo defiende en toda España, mientras los socialistas se pelean entre ellos.

P.- ¿Y la solución podría pasar por modificar la Ley Electoral para que las minorías tengan una representación proporcional al voto que consiguen, en vez de tener la sartén por el mango?

R.- En el PP hemos abierto un proceso de reflexión sobre las posibilidades de reforma de la Ley Electoral, pero es cierto que esto siempre tiene que hacerse con consenso, porque afecta a las reglas del juego, y en democracia las reglas del juego sólo se tocan con grandes consensos. Pero no nos engañemos. Zapatero está con Carod Rovira, o con IU, porque él quiere. En el PP le hemos ofrecido ayuda, dándole todas las garantías de lealtad para que defendiese el interés general, y él ha preferido situarse en la excentricidad en vez de en el centrismo.

P.- ¿Y eso qué consecuencias políticas tendrá a medio plazo?

R.- Si tiene un ápice de responsabilidad, tendremos elecciones anticipadas. El presidente del Gobierno, en vez de pactar con el PP, se somete, y eso está contaminando a todos, incluido a su propio partido. Y si de muestra vale un botón, véase el guirigay interno que tienen con la cuestión territorial.

P.- Pues eso que ustedes llaman inconsistencia, debilidad y radicalidad, otros lo han llamado talante, y ha tenido una buena aceptación política

R.- El talante no era nada, era pura propaganda, una etiqueta que había creado quien manda en Zapatero. Quien gobierna en España durante este año y medio es una agencia de publicidad. Reinventaron lo del talante, y ha resultado ser un fraude. Cada vez que ha habido un problema al que Zapatero ha tenido que dar respuesta se ha demostrado la incompetencia, como ha ocurrido este verano con los incendios, Roquetas, la crisis sanitaria, Afganistán, etcétera. Su talante ha sido igual a radicalismo, discriminación y discordia. Zapatero tiene un problema: su vaciedad, su falta de ideas y de convicciones.

P.- ¿Y ustedes creen que después de perder las europeas y las gallegas tienen todavía posibilidades de ganar las elecciones generales en 2008? ¿Con qué oferta? ¿Recurrirían, llegado el caso, a los mismos socios que apoyaron a Aznar en el 96?

R.- Vamos a ganar en 2008 por muchos motivos. Primero, porque los 10 millones de personas que nos votaron siguen confiando en nosotros; segundo, porque mucha gente que de buena fe votó al PSOE se siente decepcionada; y tercero, porque somos el centro que representa a la mayoría de los ciudadanos. En cuanto a posibles alianzas, estaríamos dispuestos a hacer las mismas que se hicieron con Aznar, pero con pactos por escrito y con transparencia. En cuanto a nuestra oferta, no puede ser otra que la defensa de las libertades, y de los derechos de los ciudadanos. Vamos a ganar en 2008 con una oferta de centro, porque no hay nada más progresista que la libertad. No hay nada más importante que los derechos de las personas, garantizar sus libertades democráticas e individuales y ese es el proyecto del PP. En cuanto a capacidad de gestión y eficacia, es algo que nosotros ya hemos acreditado de sobra.

P.- Un momento. ¿Si gobierna el PP en 2008, los derechos conseguidos por los homosexuales, como el matrimonio o la adopción de menores, se mantendrán, serán intocables?

R.- Si nosotros gobernamos en 2008 nadie verá restringidos sus derechos, absolutamente nadie. Y tampoco los homosexuales. Es cierto que nosotros hemos planteado una discrepancia con la iniciativa del Gobierno que residía en dos aspectos puntuales: uno de denominación de matrimonio, y otra de adopción. Al margen de eso, no va a haber ningún tipo de limitación ni de recorte en los derechos de las personas del mismo sexo que desean unirse en pareja.

P.- ¿Esa es una prueba de que su partido, tras este año y medio de lamento, está reaccionando y se muestra dispuesto a recuperar el centro perdido y no escorarse a la derecha?

R.- Nosotros no llevamos años y medio de lamento. Perdimos las elecciones el 14-M y nos pusimos a trabajar al día siguiente. Aclarada esta cuestión, le diremos que el PP es un partido de centro reformista que desde el Gobierno o la oposición lleva adelante las políticas en las que cree con profundas convicciones. Defendemos una política para todos y una política de centro, porque el protagonista es la persona, y queremos mejorar las condiciones de vida de cada individuo, desde la defensa de su libertad. Somos un partido de centro que plantea permanentemente reformas para dar respuesta a los nuevos retos de la sociedad. Nosotros no sólo representamos ese centro en el que se sienten cómodos la mayoría de los españoles, sino que esa es nuestra propia identidad y nuestra historia. En cuanto a que el PP se ha escorado a la derecha, es una imagen falsa que nos imputa el PSOE para debilitarnos electoralmente. Pero no lo ha conseguido.

P.- Y si es así, ¿por qué Rajoy ha anunciado una Convención en febrero para actualizar el proyecto político de los populares?

R.- La actualización del discurso político tiene que ser permanente, para adaptarnos a los nuevos retos. Siempre ha sido así en el PP. Pero la Convención no tiene como misión revisar nuestra posición política, que es muy clara, y que nos ha permitido mantenernos firmes y unidos frente a todos los pronósticos que hizo el PSOE sobre nuestra ruptura.

P.- Admitan al menos que en un partido tan grande como el suyo, es lógico que convivan distintas sensibilidades y tendencias ¿O a ustedes les molestan los versos sueltos?

R.- Ya quisiera cualquier partido en España tener el nivel de cohesión que tiene el PP. Sea como fuere, a tan sólo año y medio de las elecciones, nosotros no hemos perdido ninguna posición electoral, sino todo lo contrario. Todas las encuestas señalan que estamos mejor que hace año y medio, y eso se debe al esfuerzo de todos. Confiamos en que se nos siga juzgando por resultados, más que por análisis de salón.

P.- Vamos, que las cosas no les pueden ir mejor, a pesar de que les acusan de ser una oposición durmiente y acomplejada

R.- Las cosas irán bien cuando gobernemos, y para eso estamos trabajando. El PSOE y sus aliados han estado buscando la crisis, la división interna en el PP, todos los días durante este año y medio, y no ha ocurrido. Hoy el PP no es un partido en crisis, es un partido unido -a diferencia de lo que estamos viendo estos días en el PSOE-, es un partido seguro, fuerte, al que en este año y medio se han incorporado más de 50.000 personas. Y en lugar de 16 puntos de distancia, estamos a entre dos y tres puntos. Un año y medio después del peor año para el PP y el mejor año para Zapatero, si mañana hubiera elecciones cualquiera de los dos podría ganar. Estamos empatados.

P.- Tal vez sea así, pero muchos creen que el liderazgo de Rajoy es débil y se tambalea.

R.- Esa es otra etiqueta falsa que le han puesto a Rajoy. El es un gran líder. Sabe lo que quiere hacer y está dispuesto a hacerlo. Es una persona solvente, rigurosa, seria, que no miente, y esos valores son básicos para nuestra victoria electoral en 2008. No le quepa duda de que Mariano Rajoy será el nuevo inquilino de La Moncloa dentro de muy poco.

P.- Vamos, que eso de superioridad moral de la izquierda en nuestro país es simplemente un mito.

R.- Nosotros no creemos que exista una superioridad moral de la izquierda sino más bien al contrario. Lo que ha demostrado la Historia es que son las ideas liberales las que han traído la defensa de los derechos de la persona, las que han traído prosperidad a los pueblos, y las que han traído la tolerancia y la libertad. Si hay una superioridad moral esa es la que representan las ideas liberales. Desde luego, si nosotros tuviéramos que buscar un paralelismo en la defensa de los derechos civiles diríamos que nuestro reformismo, el del PP, está más en coincidencia con la tercera vía de Tony Blair, de lo que lo está el proyecto exótico y estrafalario de Zapatero.

P.- Pero Blair es socialista

R.- Pero las políticas de Blair y de Zapatero son completamente diferentes. Ya quisiera éste último tener la altura política de Blair.

P.- Permítanme por un momento, y sólo en este tema, que rompa la estructura de esta entrevista y les haga dos preguntas a título individual. Señor Zaplana, ¿es cierto que Angel Acebes representa al sector más duro del PP, y eso les provoca a ustedes enfrentamientos?

R.- Es una falsedad más. Ese es un estereotipo que el Gobierno y el PSOE quieren trasladar a la sociedad. Yo no observo diferencias entre lo que representa Angel Acebes y lo que represento yo. Lo que pasa es que hay papeles distintos en la vida política pero, sinceramente, yo creo que hay una gran identidad y una coincidencia en las estrategias. No he visto ninguna discrepancia de fondo ni una cuestión sustancial desde el punto de vista de las posiciones ideológicas que defendemos unos y otros.

P.- Señor Acebes, ¿y usted, qué opina cuando oye que Zaplana es el representante del ala más liberal de su partido y que tiene relaciones peligrosas con representantes de otros partidos?

R.- Que es liberal es verdad. Pero Eduardo y yo, cuando estábamos en la universidad, ya defendíamos las ideas liberales y de centro, y desde entonces no hemos cambiado. La estrategia del PSOE en esto no ha sido muy original. Nos atacan a Zaplana y a mí, lanzan bulos para dañar directamente a nuestro partido. Con eso sólo demuestran que están preocupados, porque si nosotros estuviéramos tan débiles y enfrentados como dicen, todo el mundo puede estar seguro de que no nos atacarían.

P.- En todo caso, ¿es malo que en un partido político haya matices distintos?

R.- En absoluto. En este partido los matices no sólo no son malos sino necesarios. Nosotros podemos ser la cara del partido, en Génova y en el Parlamento, pero en este momento difícil necesitamos a todos para dar la cara. No sobra nadie.

P.- Pues ya saben que a Rajoy se le acusa de tener un equipo continuista que huele a pasado. ¿Esa famosa convención servirá para incorporar también caras nuevas?

R.- Rajoy ya ha dicho que la Convención no es para hacer cambios en los equipos, que servirá para ocuparnos de nuestro proyecto político. Dicho esto, una de nuestras formas de hacer política de partido, que nos enseñó muy bien Aznar, es la renovación por adición, es decir, renovar sumando, porque este es un partido en el que cabe todo el mundo. Si un observador objetivo analizara el equipo que ha formado Rajoy vería que hay gente que nunca había estado en la dirección nacional del partido y ahora han pasado a la primera línea, gente con más experiencia y otros muy jóvenes. Todos estamos dispuestos a ganar unidos las próximas elecciones.

P.- Cambiando de asunto. ¿Ustedes creen que es aceptable que las autonomías graven la gasolina, o la luz para pagar la sanidad?

R.- Es la vieja fórmula de la izquierda, que ya emplearon tiempo atrás. De momento, la única reforma económica que se nos ha anunciado es la subida de impuestos, y eso que en su programa electoral decían que bajar los impuestos era de izquierdas. También en eso ha defraudado Zapatero.

P.- Al menos la economía no va mal, y eso es un respiro, ¿no?

R.- No es verdad. La economía empieza a ir mal, y los datos son preocupantes. El Gobierno ha estado viviendo de las rentas, de la herencia que les dejó el PP, y eso no dura eternamente. Ahora, cuando empiezan a tomar decisiones equivocadas, se encienden las alarmas. Hay muchas familias en España que les cuesta llegar a final de mes, como hay muchos a quienes les cuesta llenar el depósito del coche Los malos datos ya se empiezan a notar en el bolsillo y nos tememos que va a ir a peor.

P.- ¿Y ustedes esperan algo de la Conferencia de presidentes autonómicos prevista este mismo mes?

R.- Es un puro ejercicio de disimulo más del presidente del Gobierno ante la falta de respuestas a los problemas que tiene planteados. Desgraciadamente, será una foto y poco más.

P.- Y por si fuera poco, está el tema de Afganistán. Ustedes dicen que Bono ha probado de su propia medicina después de lo que hizo con Trillo, y él les responde que el PP no levantará la cabeza si no la saca de Irak

R.- Han transcurrido 20 días y todavía no se conocen las causas.¡Si nos hubiera ocurrido a nosotros, qué dirían! Esta tragedia que ha costado la vida de muchos compatriotas ha servido para destapar que en Zapatero todo era barniz, todo era espuma y marketing.Y ha ocultado a la opinión pública lo que de verdad están haciendo los militares españoles en las misiones internacionales. Bono ha tenido que reconocer que esa misión no tiene nada que ver con la que llevó Zapatero al Parlamento. ¿Por qué hace esto, por qué oculta a los ciudadanos qué hacen nuestras tropas en Afganistán y por qué están allí? Nuestra mayor presencia en Afganistán, lo digan como lo digan, es una compensación a la urgente retirada de Irak. En un país pueden ocurrir tragedias, lo que no puede es utilizarse partidistamente o echar los muertos a la cara del Gobierno como hicieron ellos. Su política irresponsable y de hostigamiento está teniendo un efecto boomerang.

P.- Hablando del Congreso. Por lo que vemos, día a día, la Comisión del 11-M se cerró con demasiadas incógnitas. ¿Hay alguna posibilidad de reabrirla? ¿Sabremos alguna vez la verdad?

R.- Que sabremos la verdad, no le quepa duda. Es tan cierto, como lo son todas las trabas, dificultades e impedimentos que el Gobierno pone para que se pueda esclarecer. Es insólito, en una Democracia parlamentaria, que ante la magnitud y trascendencia de las noticias que se publican, el Gobierno calle o simplemente las quiera desacreditar, aprovechando el desconocimiento general sobre los pormenores del asunto. Cuando, por poner un último ejemplo, en el sumario consta que hay un informe policial sobre la participación de un policía en la elaboración de las bombas, o cuando la declaración del Presidente del Gobierno ante la comisión a fecha de hoy no se puede sostener, que el Gobierno guarde silencio, intente ridiculizar la situación y que tengamos que llevar al ministro del Interior a rastras al Parlamento es prueba evidente de que nuestro sistema democrático no funciona todo lo bien que debería y de que el Ejecutivo va a impedir cualquier intento de reabrir la comisión. Lo que se quiere es apartarnos de nuestra obligación.

P.- Pues cada vez que ustedes piden eso, les responden que respiran por la herida del 11-M

R.- Nada tiene que ver nuestra exigencia de esclarecimiento de la verdad con la derrota electoral del 2004. ¿Por qué a los que tanto les gusta atacarnos en este tema se preocupan por nuestro interés político? ¿Por qué, si tan equivocados estamos, no quieren mantener vivo el asunto? El 11-M es un debate de presente y de futuro, afecta directamente a la salud de nuestro sistema democrático, a la fortaleza de nuestras instituciones, al respeto a nosotros mismos, al conocimiento de la verdad exigible en todo sistema democrático, a la transparencia. En las sociedades libres siempre se sabe la verdad y los que la intentan ocultar nunca triunfan definitivamente. Algo sabemos de eso en este país.

P.- Una última cuestión. ¿Cómo valoran que un diputado armado con su carné en la boca asalte el domicilio privado de un periodista?

R.- Ese es el fruto del clima político actual. Se trata de amedrentar a todo aquél que no quiera someterse al poder. Esos hechos por los que hay que exigir responsabilidades no sólo penales sino políticas tienen mucho que ver con la posición y con el criterio de los partidos que gobiernan, que consideran enemigo a todo aquél que no piensa como él. Las libertades públicas en este país han experimentado un claro retroceso. Este es un caso, pero hay otros, como la detención ilegal de militantes del PP, el intento de desbancar a personas que están al frente de importantes empresas privadas, con operaciones que se han diseñado en el propio Palacio de La Moncloa. Estamos ante un retroceso de libertades muy preocupante.

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

¿LES QUITARA HOY LA RAZON ZAPATERO A ACEBES Y ZAPLANA?

Editorial

La excepcional comparecencia conjunta que los dos máximos dirigentes del PP después de Rajoy realizan hoy en EL MUNDO tiene un gran valor clarificador del ámbito en el que se va a desarrollar la confrontación entre la oposición y el Gobierno en el crucial curso político que acaba de iniciarse.

Sin dedicar apenas un minuto a la falsa polémica en la que el PSOE con el torpe concurso de algún dirigente popular trató de implicarles antes del verano, Acebes y Zaplana, representantes de las dos principales sensibilidades ideológicas -el reformismo conservador y el liberalismo con proyección social- que confluyen en el PP, hablan con una sola voz como forma de presentar a un partido unido frente a lo que consideran una gravísima encrucijada nacional. Su contundente denuncia se concentra en lo que consideran «excentricidades» del presidente Zapatero: esas concesiones y «sometimientos» a partidos «radicales» con los que «es imposible hacer políticas de Estado porque buscan el desguace del Estado» y que en la práctica están convirtiendo el talante presidencial en «radicalismo, discriminación y discordia».

En el simbólico marco del monumento a la Constitución de 1812 en la Plaza de España de Cádiz, el secretario general y el portavoz parlamentario del PP reivindican la defensa de los derechos de las personas frente a las ambiciones particulares de grupos políticos y comunidades regionales -«España no es la suma de sus autonomías sino la de sus ciudadanos»- y se comprometen a reanudar esa evolución de su partido hacia posiciones cada vez más centristas que tan buenos resultados le acarreó a Aznar hasta llegar al apogeo y declive de la mayoría absoluta.

Superando el trauma del 11-M y sus secuelas, Acebes y Zaplana comparecen con el mensaje optimista de quien se considera alternativa de poder: frente a la «excentricidad» y el «descentramiento» actuales aquí hay un partido moderado, aferrado a los valores constitucionales, que dispone de un candidato experimentado con las ideas claras. «Ni los homosexuales ni nadie verán recortados sus derechos cuando vuelva a gobernar el PP», precisan dando a entender que es ya el Tribunal Constitucional quien debe dilucidar la controversia de las bodas gays.

La música suena bien, pero el gran interrogante de los próximos meses es si este PP logrará recuperar la centralidad política que de forma tan dramática logró arrebatarle el PSOE hace año y medio. Y eso dependerá en gran medida del espacio que vaya dejándole la acción de Gobierno de Zapatero. Si la mayoría de esos dos millones de españoles que deciden las elecciones, votando por uno o por otro, o quedándose en casa, llegan a convencerse de que los graves riesgos de fractura, insolidaridad y deterioro de la convivencia que denuncian Acebes y Zaplana son reales, el PSOE tendría muy difícil mantenerse en el poder. Ese y no otro es el trasfondo de la corrida en pelo que sus teóricos compañeros les dieron a Maragall y Montilla durante el Comité Federal del sábado.

Ahora bien, Zapatero sigue teniendo la iniciativa y, mal que les pese a los líderes del PP, aún conserva altas dosis de credibilidad personal. El apretado calendario de esta rentrée política ha querido que hoy mismo el presidente del Gobierno disponga de una magnífica oportunidad de rebatir el discurso crítico de Zaplana y Acebes. Le bastaría aceptar los cuatro pactos de Estado que durante la reunión de La Moncloa va a ofrecerle Rajoy y, a diferencia de lo que ocurrió en enero, empeñarse en consumarlos y en cumplirlos.

La gran mayoría de los españoles aplaudiría tal secuencia. El problema es que, aunque ese camino no dejaría al PSOE sin mayoría parlamentaria alternativa para sacar adelante los Presupuestos -CiU estaría encantada en acudir en su ayuda-, sí que colocaría al tripartito catalán al borde del abismo. Con lo cual parece legítimo preguntarse, en efecto, si puestos a elegir Zapatero seguirá «sometiéndose» al interés particular de Maragall y Carod o asumirá las incertidumbres de anteponer el «interés general» al de esos socios egoístas e insolidarios.

Inacción de Alonso en Plena Alerta por el 7-J

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:08, Categoría: Al Qaeda

En su editorial ABC alude a la noticia que publica en portada y dice que la realidad se complace en superar con creces la ficción. Ante las imágenes recurrentes de la avalancha de automóviles para cruzar el Estrecho, muchos ciudadanos se preguntan cómo es posible mantener un control razonable de ese flujo incesante. La respuesta parece ser la resignación y a confianza en la buena suerte. Pasan 650.000 personas desde África a Europa y sólo la perspicacia de algún policía o la pura casualidad estadística permite detectar a los delincuentes y visitantes indeseables. Como es natural, las mafias de todo tipo están bien informadas y aprovechan a tope esta situación lamentable.

En un fenomenal trabajo de ABC comprobamos cómo el Ministerio de Interior vela por nuestra seguridad: Algeciras se ha convertido en un coladero por el que pasan a Europa 650.000 personas sin control durante la Operación Paso del Estrecho, en plena alerta tras el 7-J. Los filtros para coches no cuentan con ordenadores para verificar la identidad de extranjeros buscados por la Interpol. Los "habituales del puerto de Algeciras saben de sobra que los "filtros" para el control de vehículos son un auténtico coladero", confirmaron a ABC fuentes policiales destinadas al paso fronterizo. Estos ''agujeros'' los conoce el Ministerio del Interior, a cuyo máximo responsable, como presidente del Consejo de Policía , se le dirigió un escrito el 29 de junio del pasado año, en el que la Confederación Española de Policía (CEP) le pedía "medidas urgentes, ante la precaria situación de personas y medios en la frontera sur de Europa". Para evitar males mayores pedía que se procediese "lo antes posible a catalogar la frontera marítimo-terrestre de Algeciras como "unidad" con el personal adecuado y catalogado, para el perfecto funcionamiento del servicio encomendado, al ser uno de los puntos más calientes de entrada de extranjeros en nuestra Península y en el espacio Schengen". La denuncia ponía énfasis en la necesidad de establecer medios adecuados, tanto en factor humano como en el de instalaciones y medios.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ESPAÑA DEJA PASAR A EUROPA A 650.000 PERSONAS SIN CONTROL EN PLENA ALERTA POR EL 7-J

Virginia Ródenas

La ausencia de medios luminiscentes impide a la Policía comprobar la veracidad documental de las 15.000 personas que llegan al día en su vehículo desde África

MADRID. Cuatro casetas sin ordenador, pertrechadas únicamente de silla, mesa y el cajón vacío donde alguna vez debió de haber un aparato de aire acondicionado, son los medios materiales. Los humanos, la pericia de dos profesionales del Cuerpo Nacional de Policía y la buena voluntad de cuatro agentes en prácticas por turno. Es todo el contingente del que dispone la Comisaría de Algeciras -puerta sur de Europa- para controlar la Operación Paso del Estrecho, en la que entran por el puerto 650.000 personas que, a bordo de sus vehículos, llegan desde África al territorio Schengen español -zona de libre circulación de la UE-. Una carencia de recursos que convierte en mísera la inspección en el puesto fronterizo y que adquiere mayor gravedad si cabe, según aseveran los propios policías, al producirse en plena «alerta máxima de prevención y protección ante el terrorismo -alerta 3-», decretada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, «de forma indefinida», el pasado 7 de julio, tras los atentados islamistas en Londres.

Cada policía se compra lo suyo

La penuria de medios para afrontar la misión encomendada a los policías es de tal magnitud que los agentes destinados en los «filtros» han de comprar con su propio dinero cuentahilos -que adquieren en la librería Belmonte- para verificar al trasluz, y a pie de coche, los documentos que les muestran. Tampoco disponen de espejos para revisar los bajos de los vehículos. Y en ausencia de tecnología informática para todos los puestos, la comprobación de antecedentes y de reclamaciones a través de Interpol es pura quimera. Por todo ello, «los habituales del puerto de Algeciras saben de sobra que los «filtros» para el control de vehículos son un auténtico coladero», confirmaron a ABC fuentes policiales destinadas al paso fronterizo.

Agujeros que conoce el Ministerio del Interior, a cuyo máximo responsable, como presidente del Consejo de Policía, se le dirigió un escrito el 29 de junio del pasado año, en el que la Confederación Española de Policía (CEP) le pedía «medidas urgentes, ante la precaria situación de personal y de medios en la frontera sur de Europa. Para evitar males mayores, que se proceda lo antes posible a catalogar la frontera marítimo-terrestre de Algeciras como «unidad», con el personal adecuado y catalogado, para el perfecto funcionamiento del servicio encomendado, al ser uno de los puntos más calientes de entrada de extranjeros en nuestra Península y en el espacio Schengen».

La denuncia elevada al máximo responsable de Interior ponía énfasis en que «la necesidad de establecer medios adecuados, tanto en factor humano como en el de instalaciones y medios, no sólo debemos pensarlo nosotros». Y precisaba: «En 2003, se efectuó una inspección por una comisión de parlamentarios europeos, y para la ocasión se montaron veinticuatro terminales informáticos, repartidos en diecisiete filtros de control, aunque dos semanas después de la visita se fueron retirando», quedando un año después cinco, y, a día de hoy, uno para ocho puestos (cuatro de entrada y cuatro de salida). Como concluía la denuncia, el «único ordenador» que quedaba, «para la comprobación policial de que el extranjero que pretende entrar en Europa no tiene pendiente reclamaciones por la comisión de delitos y no está en busca y captura», fue apagado el pasado 25 de agosto -como confirmó uno de los agentes- «por órdenes superiores, a la vista de la lentitud con la que pasaba la interminable fila de vehículos» procedentes de Tánger.

Treinta y seis ferrys diarios

El «ritmo habitual» de paso sólo permite que de las 500 personas que descienden de cada barco en vehículos se chequeen a una media de tres o cuatro, en una afluencia de llegada de 36 ferrys diarios. La noche del miércoles, último día del mes de agosto y fecha clave en la Operación Paso del Estrecho, de los 7.000 extranjeros que penetraron en Europa en sus coches a través de Algeciras, sólo a 25 se les pudo comprobar por medios informáticos si estaban «limpios».

Respecto a los vehículos procedentes de Ceuta, «pasan directamente por un filtro clausurado, cuya caseta con los cristales tintados, y una barra de hierro atravesada en la puerta para engrilletar a los detenidos, se usa como calabozo provisional cuando se pilla a un polizón, de los que encuentra a una treintena cada día procedente de Marruecos. Allí se les recluye a la espera del coche celular que les traslade a dependencias policiales para extranjeros o de que sean devueltos en barco. Esta afluencia de polizones -añadieron informantes de la comisaría algecireña- es un dato más sobre la falta de colaboración de la Gendarmería marroquí, que, también en estos casos, hace la vista gorda».

Cuando el pasado 7 de julio, a raíz de los atentados de Londres, el Gobierno de Rodríguez Zapatero activó la alerta de nivel 3 del plan de prevención y protección antiterrorista, «con carácter indefinido y vigente hasta nueva orden», en el puesto fronterizo pensaron que las cosas cambiarían. Sin embargo, no ha habido incremento de medios, ningún ordenador para comprobaciones ha llegado, absolutamente nada ha cambiado en el «paso ligero» por la frontera sur con Marruecos. Y lo cierto es que no hacía falta llegar a esa tercera y última fase de la alarma, porque ya en el primer grado se prevén refuerzos en el control fronterizo, que en Algeciras aún esperan.

Exactamente, desde Interior se declaró al activar la emergencia: «Vamos a poner en la calle todo lo que necesitemos poner, todo lo que podamos». Y así empezaba a andar un plan aprobado en marzo por el Comité Ejecutivo para el Mando Unificado. Desde el momento de la activación, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, sería el encargado de transmitir las instrucciones a los delegados del Gobierno de todo el país, «que diariamente -informó- presentarán un informe de sus actuaciones».

Pero Ignacio López, secretario general de la Confederación Española de Policía, ha asegurado a ABC que «si los policías tienen noticia de la activación de esa máxima alerta 3, es porque lo han oído en la tele». El responsable de CEP subrayó: «El Cuerpo Nacional de Policía, responsable de la entrada de extranjeros en España, no puede garantizar el control de fronteras en Algeciras. Los agentes asisten impotentes al paso de cientos de vehículos sin que puedan comprobar la validez de los documentos que portan sus ocupantes, porque se carece de los mínimos medios para ello y sin cotejar sus datos por informática para ver si se trata de individuos reclamados, como sería de rigor. La situación es tercermundista. ¿Alguien podría imaginarse que en el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas el policía que está en el control de pasaportes no dispusiera de un terminal y medios luminosos con los que determinar que el documento aportado no es falso y que no pesa sobre su propietario reclamación alguna? Pues eso pasa en la frontera sur de Europa con los miles de coches que llegan desde Marruecos y de cuyo control España debe responder ante sus socios de la UE».

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

LOS POLICÍAS DENUNCIAN QUE SE HAN COLADO RADICALES ISLAMISTAS POR LA FALTA DE MEDIOS

El pasado 20 de abril, un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía y secretario local de la Confederación Española de Policía (CEP) denunció en un escrito dirigido al comisario de Algeciras, con entrada de registro 2753, la «insostenible situación» que provoca la falta de control de los extranjeros que, a bordo de sus vehículos, penetran en Europa por el puerto gaditano. En su misiva, advertía de que «individuos pertenecientes a grupos extremistas han pasado por esta frontera sin poder ser detectados por falta de recursos».

Precisamente, como publicó ABC el pasado 25 de octubre, la célula terrorista del 11-M tenía en Algeciras un piso franco que sirvió como «punto de acogida» o «primera parada segura» en los desplazamientos que varios de sus miembros hacían entre Marruecos y España.

El principal morador de la vivienda de la calle Carlos de Luna era Abdennabi Kounjaa, uno de los siete terroristas que se quitaron la vida en Leganés y que fue, también, uno de los autores materiales de la matanza. Según los investigadores, este criminal era uno de los encargados de montar «una estructura de seguridad» para los terroristas en Madrid y Andalucía.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

COLADERO EN LA FRONTERA

Editorial

La noticia que hoy publica ABC acerca de la precariedad de medios en la frontera de Algeciras hace referencia a hechos de la máxima gravedad. No basta con recrearse en las anécdotas, algunas muy jugosas, como la instalación o desmontaje de terminales informáticos en función de la visita de parlamentarios europeos. La puerta más sensible de acceso a nuestro país (y, por tanto, al espacio Schengen) es un auténtico coladero, en estos tiempos de abierto desafío por parte del terrorismo internacional y de la delincuencia organizada. Al parecer, los agentes adquieren con cargo a su propio bolsillo medios artesanales de control, utilizan barras de hierro para reforzar los puestos e incluso se enteran por televisión de la declaración de alerta en los planes de prevención antiterrorista.

La realidad se complace en superar con creces a la ficción. Ante las imágenes recurrentes de la avalancha de automóviles para cruzar el Estrecho, muchos ciudadanos se preguntan cómo es posible mantener un control razonable de este flujo incesante. La respuesta parece ser la resignación y la confianza en la buena suerte. Pasan 650.000 personas desde África a Europa y sólo la perspicacia de algún policía o la pura casualidad estadística permiten detectar a los delincuentes y visitantes indeseables. Como es natural, las mafias de todo tipo están bien informadas y aprovechan a tope esta situación lamentable. El optimismo antropológico y la Alianza de Civilizaciones quedan muy bien para los discursos retóricos, pero la vida real exige una gestión eficaz y rigurosa de las responsabilidades políticas, y, en este caso, el Ministerio del Interior incurre en una notable ligereza inadmisible. No sirve de nada rasgarse las vestiduras cuando ya es demasiado tarde. La seguridad de España y del conjunto de la Unión Europea requiere que las autoridades adopten medidas urgentes para reforzar los medios personales y materiales en la frontera de Algeciras, tal vez la más vulnerable entre las que separan dos continentes y dos modos de vida.

Ayuda Humanitaria 'Made in Bono': Una Foto y a Otra Cosa

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:03, Categoría: General

Otro escándalo que tal vez no trascienda porque en la situación en que nos encontramos cada día se producen varios ‘desastres gubernamentales’ que acaban tapándose unos a otros. EL MUNDO informa en portada que España envía a Bagdad un avión para recoger a niños heridos y deja en tierra a los más graves. "El único objetivo de la misión es la propaganda para que en su país parezca que se ayuda al pueblo iraquí", aseguró el Viceministro de Salud de Irak. El ministerio de Defensa español afirma que la médico militar responsable de la misión excluyó a quienes no estaban en condiciones de volar y a los enfermos crónicos. La agencia efe informaba poco antes de medianoche que el Viceministro de Sanidad iraquí había puntualizado las críticas al Gobierno español y dijo que "había recibido buenas señales de Madrid", aunque subrayó que sigue esperando "acciones concretas". La versión oficial del gobierno va en un sentido muy diferente: La evacuación responde al ofrecimiento que hizo el ministerio de Asuntos Exteriores tras la tragedia sobre el puente del Tigris. Se trata de heridos de la avalancha cuyas lesiones precisan tratamientos o pruebas especiales y que serán trasladados al hospital Gómez Ulla, según informan las agencias. Queda patente una vez más la ruindad de Bono que sólo se preocupa de su propaganda. Presten atención a la ‘información’ de EL PAIS, un simple teletipo de agencia sin mencionar apenas el escándalo de esta actuación.

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ESPAÑA ENVÍA A BAGDAD UN AVIÓN A POR HERIDOS Y DEJA A LOS GRAVES

«El único objetivo de la misión es la propaganda, para que en su país parezca que se ayuda al pueblo iraquí», dice el viceministro de Salud

BAGDAD / MADRID.- Un avión militar español que viajó a Bagdad para recoger a niños iraquíes heridos en la avalancha ocurrida el pasado 31 de agosto despegó del aeropuerto de esta capital en medio de protestas de las autoridades iraquíes.

El viceministro de Salud, Amar al-Safar, afirmó que la ayuda humanitaria española sólo embarcó a 20 de los 45 niños que esperaban en el aeródromo y rechazó a los que sufrían las heridas más graves.

«Los 20 elegidos sólo tenían heridas menos graves. Ha sido como un secuestro. El único objetivo de la misión es la propaganda, para que en su país parezca que se ayuda al pueblo iraquí», dijo Al-Safar a los periodistas.

«Han esperado aquí, en el aeropuerto, más de tres horas, sin oxígeno, sin primeros auxilios. Di orden de que regresaran a Bagdad si no se los llevaban a todos», agregó a la agencia Efe.

El responsable iraquí también se quejó del tratamiento que los soldados españoles habían dado a los heridos, a los que registraron «sin miramientos» antes de embarcarlos en el Hércules C-130 en el que también viajaba el padre Angel, presidente de Asociación Mensajeros de la Paz. El sacerdote ha intervenido en misiones de esta naturaleza desde que en abril de 2003 cayera el régimen de Sadam Husein.

Ante estos acontecimientos, Al-Safar anunció que pedirá al Ministerio de Asuntos Exteriores de su país que envíe una carta formal de protesta a Madrid.

Fuentes de Defensa señalaron ayer a este periódico que estaba previsto que vinieran a España los 45 niños, pero cuando llegó la médico militar encargada de embarcar a los heridos se encontró con que en el aeropuerto esperaban enfermos crónicos y otras personas que no tenían nada que ver con la estampida del pasado 31 de agosto.

Según esta versión, junto a estas personas había otras cuyo estado de salud era «muy grave», lo que desaconsejaba su traslado a Madrid debido a que no estaban en condiciones de viajar en avión, informa Marisa Cruz. Esa fue la razón de que finalmente embarcaran 26 personas, que estaba previsto llegaran a la base de Torrejón a las 5.00 horas de la madrugada de hoy.

Asimismo, un portavoz del Ministerio de Exteriores aseguró que si los médicos rechazaron a algunos de los que pretendían viajar fue por la propia seguridad de los afectados, aunque reconoció que esta situación provocó situaciones de tensión en el aeropuerto de Bagdad.

Según Defensa, el viceministro de Salud iraquí se dirigió posteriormente al personal diplomático español en la embajada de la capital iraquí, a quien reconoció que la tensión del momento fue la que le condujo a «cierto exceso» en sus palabras.

La avalancha, en la que murieron más de un millar de iraquíes, ocurrió el pasado 31 de agosto en un puente sobre el río Tigris, en Bagdad. Al conocer la tragedia, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, se puso inmediatamente en contacto con su homólogo iraquí para expresarle sus condolencias y ofrecerle ayuda médica para evacuaciones o tratamientos.

EL PAIS

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

30 HERIDOS EN EL PUENTE DE BAGDAD SERÁN ATENDIDOS EN ESPAÑA 

Madrid - Un avión del Ejército español salió ayer rumbo a Bagdad con la misión de trasladar a España a 30 de los heridos en la estampida humana ocurrida durante una procesión religiosa chií el pasado miércoles en la capital iraquí, en la que murieron cerca de un millar de personas. A su regreso, el avión militar traerá también a un grupo de niños iraquíes con poliomielitis, tutelados por la ONG Mensajeros de la Paz, para que puedan ser tratados en hospitales españoles.

El aterrizaje de dicho avión con el grupo recogido en Bagdad está previsto para hoy a las seis de la mañana en Torrejón de Ardoz (Madrid). Esta misión, que responde al ofrecimiento que el Gobierno hizo tras la catástrofe, fue calificada ayer de "propaganda" por el viceministro de Salud iraquí, Amar al-Safar, quien dijo que el avión dejó en tierra a los niños con heridas más graves, informa Efe

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

IRAQ SE QUEJA DE QUE ESPAÑA SÓLO HA EVACUADO A LA MITAD DE LOS HERIDOS PREVISTOS

Namir Sobhi

Bagdad - Un avión militar español que viajó a Bagdad para recoger niños iraquíes heridos en la avalancha ocurrida el pasado 31 de agosto despegó del aeropuerto de esta capital en medio de protestas de las autoridades iraquíes. El viceministro de Salud, Amar al-Safar, afirmó que la ayuda humanitaria española sólo embarcó a veinte de los 45 niños que esperaban en el aeródromo y rechazó a los que sufrían las heridas más graves.

«Los veinte elegidos solo tenían heridas menos graves. Ha sido como un secuestro. El único objetivo de la misión es la propaganda, para que en su país parezca que se ayuda al pueblo iraquí», dijo Al-Safar a los periodistas. «Han esperado aquí, en el aeropuerto, más de tres horas sin oxígeno, sin primeros auxilios. Di orden de que regresaran a Bagdad si no se los llevaban todos», agregó.

El responsable iraquí también se quejó del tratamiento que los soldados españoles habían dado a los heridos, a los que registraron «sin miramientos» antes de embarcarlos en el Hércules C-130 en el que también viajaba el padre Angel, presidente de Asociación Mensajeros de la Paz. El sacerdote ha estado involucrado en misiones de esta naturaleza desde que en abril de 2003 cayera el régimen de Sadam Husein.

Ante estos acontecimientos, Al-Safar anunció que pediría al Ministerio de Asuntos Exteriores de su país que envíe una carta formal de protesta a Madrid. La avalancha, en la que murieron más de un millar de iraquíes, ocurrió el pasado 31 de agosto en un puente sobre el río Tigris, en Bagdad, durante una de las principales peregrinaciones del calendario chií.

Al conocer la tragedia, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, se puso inmediatamente en contacto con su homólogo iraquí para expresarle sus condolencias y ofrecerle ayuda médica para evacuaciones o tratamientos. En respuesta a este ofrecimiento y la posterior petición del ministro iraquí, se procedió al envío del Hércules de las fuerzas aéreas españolas. Las fuentes de Exteriores explicaron que el ministro iraquí ha hecho llegar su agradecimiento, a través de la embajada española en Iraq, porque España, junto con Emiratos Árabes Unidos, ha sido el único país que les ha ofrecido ayuda concreta. Efe

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ACLARAR LO QUE PASÓ EN BAGDAD

Editorial

La peripecia del avión militar español que viajó a Bagdad para recoger a niños iraquíes heridos en la avalancha del pasado 31 de agosto para atenderlos en España resulta confusa. El viceministro de Salud iraquí aseguró que el avión sólo embarcó a 20 de los 45 niños que esperaban ser trasladados y que la delegación española rechazó a los que tenían heridas más graves. Es difícil creer que una misión humanitaria, en la que viajaba además el padre Angel -cuya labor con los niños iraquíes está siendo encomiable-, se vaya a comportar como dice el viceministro. Los ministerios de Exteriores y Defensa afirman que fueron los médicos militares los que decidieron qué heridos se trasladaban según criterios de conveniencia terapéutica. Es una explicación plausible, aunque ambos deben demostrarla para que no quede sin respuesta clara tan grave acusación.

Herramientas del 'Diálogo' Batasuno: El Cóctel Molotov

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:01, Categoría: ETA

Una muestra más del ‘diálogo Batasuno’. Su medio de expresión es esta ocasión ha sido el cóctel molotov cuyo objetivo ha tocado a la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa. Con esta gente es con la que se debe ‘dialogar’.

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

UNOS ENCAPUCHADOS ATACAN UNA COMISARÍA DE LA ERTZAINTZA

Ricardo G. Rubio

Las dependencias de la policía autonómica, mobiliario urbano de Ondarroa y un restaurante de San Sebastián sufrieron serios desperfectos

BILBAO.- Grupos de desconocidos protagonizaron el pasado fin de semana diversos altercados que tuvieron como objetivo la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa (Vizcaya), varios elementos del mobiliario urbano de esta localidad y un establecimiento hostelero de San Sebastián.

El incidente más grave se produjo la medianoche del sábado en Ondarroa, donde varios encapuchados atacaron con cócteles molotov una comisaría de la Ertzaintza y causaron daños en la fachada, puerta principal y un vehículo policial.

Además, un grupo de desconocidos cruzó contenedores en la calle y los incendió sin ocasionar daños personales y sin que se hayan registrado hasta el momento detenciones.

Condena unánime

También hubo incidentes en San Sebastián, durante la celebración de las regatas de la playa de la Concha. Poco después de concluir la primera jornada y a plena luz del día, varios encapuchados atacaron el Ayuntamiento y un restaurante de la Parte Vieja con tomates, al tiempo que realizaron pintadas en euskara con el mensaje Capitalismo, al fuego en las que tachaban de «fascista» al alcalde, el socialista Odón Elorza.

Estos nuevos ataques se producen un día después de que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska imputase al secretario general del sindicato abertzale LAB, Díez Usabiaga, un supuesto delito de pertenencia a ETA, y citase a declarar a siete miembros del PCTV.

La condena a estos ataques fue unánime desde los partidos democráticos.El portavoz del PP, Leopoldo Barreda, culpó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, del «rebrote» de la kale borroka «por su postura proclive a la negociación con los terroristas».Barreda reclamó «firmeza» y añadió: «Estamos ante una escalada de la violencia callejera».

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, pidió a Batasuna que condene la violencia, ya que sería «la mejor forma de que nadie pueda echarles en cara ninguna complicidad».

Finalmente, el secretario de Organización de EA, Rafael Larreina, aseguró que si la violencia nunca ha sido «admisible», ahora lo es «mucho menos», ya que se trata de un «nuevo obstáculo» para lograr el «derecho a vivir y decidir en paz».

EL PAIS

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

'CÓCTELES MOLOTOV' EN ONDARROA E INCIDENTES EN SAN SEBASTIÁN 

San Sebastián - La comisaría de la Ertzaintza de la localidad vizcaína de Ondarroa fue atacada en la madrugada de ayer con cócteles molotov arrojados por un grupo de desconocidos, según comunicó el departamento de Interior del Gobierno vasco. Aunque no causó daños personales, el ataque por sorpresa con artefactos incendiarios realizado por desconocidos -no se llevó a cabo detención alguna- provocó daños materiales perceptibles en la fachada del edificio y en la puerta principal. También afectó a uno de los vehículos policiales estacionado ante la comisaría.

Grupos radicales provocaron también durante la noche otros incidentes en calles céntricas de esta localidad pesquera. Cruzaron en la calle numerosos contenedores de basura y les prendieron fuego, por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos para extinguirlo.

Asimismo, ayer se produjeron incidentes callejeros en el Boulevard de San Sebastián minutos antes de las dos de la tarde, justo después de que se celebrara la primera jornada de regatas de traineras en la bahía de la Concha, un espectáculo que congrega a una multitud de aficionados en las calles donostiarras. Dos encapuchados entraron en el interior de un Mc Donald's situado en el centro comercial de la Bretxa y, además de destrozar el mobiliario y arrojarlo por el suelo, efectuaron pintadas en las paredes contra el alcalde, el socialista Odón Elorza, al que tacharon de "fascista".

También estamparon otras consignas en euskera, entre ellas "¡Capitalismo, al fuego!". Los propios empleados las borraron inmediatamente después de producirse los incidentes.

Varios desconocidos arrojaron además pintura y tomates contra la fachada del Ayuntamiento de San Sebastián, ubicado en el otro extremo del Boulevard, junto a la Parte Vieja y el puerto pesquero, donde se concentró la multitud durante toda la mañana. Pese a haberse producido en una hora punta, estos incidentes no originaron posteriores altercados callejeros ni alteraron más la normalidad, según informó la policía autónoma vasca.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

UN GRUPO DE PROETARRAS ATACA CON CÓCTELES MOLOTOV LA COMISARÍA DE LA ERTZAINTZA EN ONDÁRROA

María Luisa G. Franco

BILBAO. La comisaría de la Ertzaintza en Ondárroa (Vizcaya) fue objeto en la madrugada de ayer de un ataque con cócteles molotov que provocó daños en la fachada y en la puerta principal, y que alcanzó además a un vehículo policial estacionado en las inmediaciones. Un grupo de desconocidos lanzó los artefactos incendiarios contra el cuartel, huyendo a continuación sin que se produjeran detenciones.

Por otra parte, varios encapuchados provocaron a primera hora de la tarde de ayer diversos incidentes en el casco viejo de San Sebastián, en un momento en el que numerosas personas asistían a las regatas de traineras en la playa de La Concha. Los encapuchados atacaron primero una hamburguesería del Boulevar donostiarra, mientras que, simultáneamente, otro grupo de radicales arrojaba tomates contra la sede del Ayuntamiento.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

JÓVENES PROETARRAS ATACAN CON CÓCTELES MOLOTOV UNA COMISARÍA DE LA ERTZAINTZA

R. N.

Realizaron pintadas en el Ayuntamiento de San Sebastián y en un restaurante

Madrid - La violencia callejera vuelve a actuar en las calles del País Vasco. Unos desconocidos atacaron la medianoche del sábado al domingo con cócteles molotov la comisaría de la Ertzaintza en la localidad vizcaína de Ondarroa, ocasionando daños en la fachada, la puerta principal del edificio y en un vehículo policial, según informa Europa Press. Los hechos ocurrieron a las doce de la noche cuando un grupo de personas se dirigió a la comisaría y lanzó varios cócteles contra el edificio sin que se produjeran heridos. Posteriormente, en el casco urbano, se produjeron otros incidentes cuando unos radicales cruzaron varios contenedores en la calle y les prendieron fuego.

No fue un hecho aislado. A las dos menos diez de la tarde de ayer, dos personas encapuchadas entraron en un McDonald’s en San Sebastián donde realizaron diversas pintadas y destrozaron parte del mobiliario. A este acto se suma otro ocurrido en el Ayuntamiento de esta localidad, donde lanzaron pintura y tomate contra la fachada del edificio donde ayer se celebraron las regatas de traineras de la Bandera de La Concha.

El PP culpa a Zapatero. El Partido Popular vasco condenó el ataque al tiempo que culpó al presidente del Gobierno del rebrote violento por su postura «proclive» a negociar con la banda terrorista ETA. El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, condenó el ataque al tiempo que culpó al presidente del Gobierno del rebrote de la kale borroka «por su postura proclive a la negociación con los terroristas». Barreda denunció la existencia de una «escalada fuerte de la violencia callejera» y aseguró que el hecho de que se haya atacado una comisaría de la Ertzaintza supone «un salto cualitativo respecto a otros ataques recientes contra cajeros o mobiliario urbano».

Por ello, recalcó la importancia de mantener la «unidad de los demócratas y la firmeza del Estado de derecho» frente a estos ataques de quienes «pretenden imponer sus ideas por la fuerza» y subrayó que «el rebrote de kale borroka es una prueba más del envalentonamiento del entorno de la banda terrorista, que en gran medida ha propiciado el Gobierno de Zapatero con su postura proclive a la negociación con los terroristas».

En este contexto, apostó por una reacción de los demócratas ante el incremento de los actos de violencia y consideró que éste debería ser «un motivo de reflexión para quien ha abandonado las políticas que de verdad se han mostrado eficaces en la lucha contra el terrorismo y en el debilitamiento de la banda ETA». «Lo contrario es dar espacio y rehabilitar a los violentos», concluyó el portavoz del PP vasco.

Por otro lado, el secretario de Organización de Eusko Alkartasuna, Rafa Larreina, también condenó la acción terrorista e indicó que supone un «ataque a la soberanía vasca», puesto que la Ertzaintza «tiene un respaldo y un origen popular que no se puede ignorar». Por ello, indicó que «basta ya», ya que la violencia supone un «nuevo obstáculo» para lograr el «derecho a vivir y decidir en paz».

Javier Rojo No Olvida la Diputación de Alava

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:00, Categoría: General

Ramón Rabaneda analiza en ABC las mociones de censura en Alava. Javier Rojo, el Presidente del Senado, olvidando su deseable neutralidad institucional, se apunta al delirio de ‘gobiernos de concentración’. Este lamentable sujeto, carente de criterio, no debe haber olvidado que no pudo ser Diputado General de Alava. El coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, aseguró que "todo no es posible en política" y dijo que el presidente del Gobierno "tiene que aclararse" y decir "si quiere gobernar desde la izquierda o si quiere volver a "tender puentes de entendimiento con el PP". Madrazo indicó a Zapatero que está en una "auténtica encrucijada" y le preguntó si va a respetar "los acuerdos y las decisiones de los parlamentos vasco y catalán. Cada uno a lo suyo…

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

RAMÓN RABANERA: «ÁLAVA TAMBIÉN ES LA GRAN APETECIDA PARA EL PSE, AUNQUE CONFÍO EN QUE NO APOYE AL PNV»

María Luisa G. Franco

El dirigente popular dice que el anuncio de las mociones de censura podría responder a una maniobra del sector de Egibar para distanciar al PNV del PSE

VITORIA. El diputado general de Álava, Ramón Rabanera, es consciente de que el PNV haría cualquier cosa por desalojar al PP del gobierno de ese territorio. Según el dirigente popular, Álava rompe la argumentación peneuvista de que la «sociedad vasca en su conjunto respalda los objetivos políticos del nacionalismo», por lo que esta provincia, entiende Rabanera, «también es deseada por el PSE».

- ¿Cómo interpreta el hecho de que el PNV haya anunciado en estos momentos la presentación de una moción de censura en las Juntas Generales de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria?

- Creo que puede ser una maniobra del sector de Egibar, dentro del PNV, para intentar separar al partido que dirige Josu Jon Imaz del PSE, ahora que hay una cierta aproximación entre ambas fuerzas políticas.

- ¿Cree que el anuncio puede estar relacionado con el hecho de que dos días antes el portavoz del PSE en las Juntas dijera que había mociones de censura encima de la mesa?

- Posiblemente, el PNV haya querido poner en entredicho al PSE y haya aprovechado unas declaraciones que no fueron afortunadas, ya que se contradicen con la decisión previa del comité socialista de que hasta las próximas elecciones forales y municipales de 2007 no iban a propiciar ningún cambio en las instituciones.

- Y parece que lo van a cumplir, porque Patxi López dijo que su partido no iba a apoyar la iniciativa.

- Yo agradezco al PSE que no apoye la moción de censura del PNV y vuelvo a abrir los brazos a los socialistas para cualquier tipo de negociación respecto a la gobernabilidad de las instituciones alavesas. Estaría muy satisfecho si participasen con nosotros en el gobierno de la Diputación y en el del Ayuntamiento de Vitoria.

- No parece que eso sea viable, dadas las tensas relaciones que mantienen populares y socialistas.

- No entiendo por qué no. En estos momentos hay consistorios en Vizcaya, Guipúzcoa y Álava donde gobernamos juntos.

- ¿Cree que PNV y PSE coinciden en fijarse como objetivo desplazar al PP en Álava?

- Para el PNV y para el nacionalismo en general, Álava es la gran apetecida, algo perdido que saben que les va a ser muy difícil recuperar. Son conscientes de que una mayoría social alavesa no es nacionalista, y así lo hemos comprobado elección tras elección. Además, la resistencia a cualquier proyecto soberanista de segregación hace que esta provincia sea también la gran apetecida para el PSE.

- ¿Es posible entonces que el PSE alavés haga alguna jugada que permita que prospere la moción de censura?

- Confío en que no, aunque la decisión final no está en mi mano.

- En todo caso, ¿podría haber sectores dentro del PSE dispuestos a secundar al PNV?

- Siempre hay diferentes opiniones al respecto y me imagino que habrá quien querría suscribirla, pero el conjunto de la sociedad alavesa no lo entendería. No hay ninguna base, bajo el punto de vista de la gestión, que la justifique.

- ¿Pone en entredicho esa gestión la moción de censura del PNV?

- Está claro que esta iniciativa no se basa desde ningún punto de vista en la gestión, sino que es una maniobra política.

- ¿Cree que el PP podrá mantener en el 2007, por tercera legislatura consecutiva, el gobierno de Álava?

- Vamos a esperar. Lo que sí puedo asegurarle ahora mismo es que intentaremos por todos los medios que Álava siga gobernada por los constitucionalistas.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

JAVIER ROJO PROPONE AHORA QUE GOBIERNEN JUNTOS EL PP, EL PSE Y EL PNV

MADRID. El secretario general de los socialistas alaveses, Javier Rojo, abogó ayer por crear un «gobierno de concentración» en Álava, después de que el PNV haya anunciado su intención de presentar sendas mociones de censura en las Juntas Generales y en el Ayuntamiento de Vitoria. Según Rojo, estas mociones ponen en evidencia «la situación de debilidad institucional que hay en Álava».

El también presidente del Senado indicó que en la provincia hay «un clima poco propicio para el entendimiento y las buenas relaciones que tienen que tener las formaciones políticas». Por este motivo, abogó por «un gobierno de concentración» en el que participen los partidos que tienen responsabilidad en este territorio, esto es, PP, PSOE y PNV.

El coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, instó al PSOE a apoyar las mociones contra Ramón Rabanera y Alfonso Alonso para demostrar que «su aliado natural no es la derecha ni el Partido Popular».

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

MUTANTE

Editorial

EL presidente del Senado y secretario general del PSE de Álava -uno de los políticos con mayor capacidad de adaptación al medio y tal vez el más veloz a la hora de decir digo donde antes dijo Diego- propuso ayer apartar al PP de Álava y constituir «gobiernos de concentración». Javier Rojo, que no se descarta que a estas horas diga lo contrario de lo que dijo ayer en la localidad alavesa de Elciego, cree que «es muy difícil entenderse con los populares, que no han aceptado haber perdido las últimas elecciones generales y están paralizando el desarrollo de Álava por su incapacidad e inoperancia». Seducido por el lisonjero runrún del PNV, Rojo, bien ufano y contento, abre el pico y deja caer el queso... Si tiene tiempo, que lea a Samaniego.

El PNV se Deja Querer por el PSOE

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 16:00, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Rajoy, según ABC, ve "disparatado" que se quiera invitar a Batasuna a una mesa de diálogo. Se mostró partidario de "no dialogar con ETA" y de mandar el "mensaje claro" de que "Batasuna no puede hacer política" ni "tampoco está en el Parlamento". El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, pidió ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "no claudique" ante el líder del PP, Mariano Rajoy, y mantenga su apuesta por el diálogo con ETA si deja las armas. El representante del PNV afirmó que el Pacto Antiterrorista "está superado" y reclamó a jefe del Ejecutivo que no abandone el camino marcado por la resolución aprobada en el Congreso el pasado 17 de mayo, en la que se defendía hablar con la banda terrorista si renuncia a la violencia. "Quiero creer que Zapatero sigue compartiendo los planteamientos que se propusieron en esa resolución y que en el encuentro con Rajoy no claudicará radicalmente. Cualquier otra cosa sería pensar que ha operado con ingenuidad", señaló Erkoreka. El dirigente nacionalista se mostró convencido de que ni el PSOE ni el PP asumirán "dar por enterrado" el Pacto Antiterrorista, pero insistió en que sus principios son "antagónicos" a los de la moción del Parlamento. "Ambos partidos continuarán como garantes del pacto, aunque no rinda frutos desde hace año y medio", añadió.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

EL PNV PIDE A ZAPATERO QUE «NO CLAUDIQUE» HOY ANTE RAJOY Y QUE DIALOGUE CON ETA

Javier Madrazo (EB) dice que el presidente «no puede poner una vela a Dios y otra al diablo», pactando con ERC e IU y «luego entendiéndose con la derecha»

MADRID. El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, pidió ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que en su reunión con Mariano Rajoy, «no claudique» y mantenga su apuesta por el diálogo con ETA, en lugar de por el Pacto Antiterrorista.

En una entrevista concedida a Efe, Erkoreka afirmó que el Pacto Antiterrorista «está superado», por lo que reclamó a Zapatero que no abandone el camino marcado por la resolución aprobada en el Congreso en la que se defendía hablar con ETA si renuncia a la violencia. «Quiero creer que Zapatero sigue compartiendo los planteamientos que se propusieron en esa resolución y que en el encuentro con Rajoy no claudicará radicalmente. Cualquier otra cosa sería pensar que ha operado con ingenuidad», dijo el portavoz del PNV.

A su juicio, aquel acuerdo «todavía tiene vigencia» y es preciso «persistir en él», pese a las dificultades que entraña, «porque nadie pensaba que esto iba a ser un camino de rosas».

Erkoreka se mostró convencido de que ni PSOE ni PP asumirán el coste político de dar por enterrado el Pacto Antiterrorista, pero insistió en que este acuerdo «ya no tiene ninguna virtualidad» y sus principios son «antagónicos» a los de la moción del Congreso.

«En una encrucijada»

Por su parte. el coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, aseguró que «todo no es posible en política» y dijo que el presidente del Gobierno «tiene que aclararse» y decir «si quiere gobernar desde la izquierda o si quiere volver a tender puentes de entendimiento con el PP». Madrazo indicó que Zapatero, está en «una auténtica encrucijada» y le preguntó si va a respetar «los acuerdos y las decisiones» de los parlamentos vasco y catalán.

Para el consejero vasco, el encuentro de La Moncloa «es una reunión más», por lo que prefirió esperar a conocer los resultados «para comentar más en detalle las conclusiones». En cualquier caso, el líder de EB señaló que «no se puede poner una vela a Dios y otra al diablo, como pretende hacer Zapatero». Así, añadió que no se puede «querer gobernar con la izquierda, con ERC e Izquierda Unida, y luego querer entenderse con la derecha».

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

RAJOY VE «DISPARATADO» QUE SE QUIERA INVITAR A BATASUNA A UNA MESA DE DIÁLOGO

El líder de la oposición insistió ayer en que acude con «escepticismo» a la reunión que mantendrá hoy en La Moncloa con el presidente del Gobierno

SALCEDA DE CASELAS (PONTEVEDRA). El presidente del PP, Mariano Rajoy, se mostró ayer «escéptico» ante la reunión que mantendrá hoy en La Moncloa con el presidente Rodríguez Zapatero. Como apuntó en una entrevista publicada por ABC la víspera de la cita, Rajoy lamentó que el Gobierno haya preferido establecer alianzas con formaciones «que no creen en España», al tiempo que indicó que lo correcto hubiese sido pactar entre los dos grupos mayoritarios, PSOE y PP. El máximo responsable popular, que asistió a una fiesta gastronómica en Galicia, se mostró partidario de «no dialogar con ETA» y de mandar el «mensaje claro» de que «Batasuna no puede hacer política» ni tampoco «estar en el Parlamento».

El líder de la oposición recordó que hasta el momento ha tenido «tres o cuatro conversaciones» con Zapatero desde su debate de investidura como presidente del Gobierno y lamentó que «haya preferido entenderse con IU y ERC en estos temas de reglas del juego» en lugar de con el PP. «Creo que pactar con un partido que no cree en España, según dicen ellos, es disparatado», señaló. Asimismo, en su opinión, «pactar la política antiterrorista con el PNV o con Esquerra Republicana no es una buena decisión».

Dicho esto, lamentó que la «ruptura del pacto antiterrorista» de manera «unilateral» por parte de Zapatero ha generado «que ETA haya vuelto al Parlamento, que haya decidido quién es el presidente del Parlamento vasco, que esté marcando la agenda política». «Por si todo esto no fuera suficiente, ahora parece que se les quiere invitar a una mesa de diálogo», agregó el líder del PP.

Respecto al proceso abierto en Cataluña para una reforma del Estatuto, señaló que se trata de una asunto que «lo ha abierto y promovido el propio presidente del Gobierno». Rajoy recordó que él ya había advertido de que «hay algunos procesos que se pueden abrir si se sabe a dónde se va y si hay garantías de éxito». Pero, según comentó, «ahora resulta que buena parte del Partido Socialista está peleada entre sí por el tema del Estatuto catalán».

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

EL GOBIERNO NEGARÁ A IBARRETXE SU PRETENSIÓN DE ACERCAR LOS PRESOS ETARRAS

R. N.

El PNV pide a Zapatero que no «claudique» ante Rajoy y apueste por dialogar con la banda ETA

Madrid. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, informará a su homólogo vasco, Juan José Ibarretxe, que no tiene previsto hacer ninguna modificación de la política penitenciaria, si el lendakari saca a colación dicho tema durante el encuentro que ambos mantendrán el próximo miércoles en el Palacio de la Moncloa. En los últimos días, distintos dirigentes del PNV, empezando por la portavoz del Gobierno de Vitoria, han puesto de manifiesto que la situación está madura para proceder a un acercamiento al País Vasco de los presos de la banda terrorista. En todo caso, el Ejecutivo, según Ep, no tiene intención actualmente de proceder a ningún cambio en la política penitenciaria, por lo que se continuará con la dispersión, mantenida por gobiernos anteriores, de los etarras encarcelados.

El portavoz del Grupo Vasco del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, aseguró que en la reunión de Zapatero con Ibarretxe se abordarán todos los temas de la agenda política y, por lo tanto, «cabe suponer» que la pacificación ocupe un lugar relevante, aunque el lendakari quiere llevar este asunto con discreción. En cuanto al acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, señaló que el propio Gobierno vasco ha reconocido que este asunto no tiene por qué ser un tema central en las reivindicaciones que planteará Ibarretxe a Zapatero, pero que la situación está «madura» para «hacer un gesto» en este ámbito.

Respecto a otro tema de actualidad, una vez que el PSOE ha señalado públicamente que iniciará una ronda de contactos con formaciones parlamentarias para incrementar sus apoyos, incluido el PNV, especialmente de cara a los Presupuestos Generales del Estado, Erkoreka manifestó que su partido condiciona la negociación a que el Gobierno «cumpla» sus promesas sobre el cupo, la Ertzaintza y el «Prestige».

El dirigente nacionalista recordó que el PSOE se comprometió a arreglar estos tres asuntos a cambio de que el grupo parlamentario del PNV respaldara la Ley de Estabilidad y, sin embargo, criticó que sigan sin cumplirse un año y medio después. En este sentido, recalcó que su resolución constituye algo «imprescindible» para negociar los presupuestos del próximo año, porque el PNV «no puede dar otro cheque en blanco» a Zapatero. «Estos temas deben quedar resueltos porque es algo que nos deben», enfatizó Erkoreka.

Enterrar el Pacto Antiterrorista. Por otro lado, el portavoz del PNV pidió al presidente del Gobierno que «no claudique» ante el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, y mantenga su apuesta por el diálogo con la banda terrorista ETA si ésta deja las armas, en lugar de por el Pacto Antiterrorista. El portavoz del PNV afirmó que el Pacto Antiterrorista «está superado», por lo que reclamó a Zapatero que no abandone el camino marcado por la resolución aprobada por todos los grupos del Congreso, salvo el PP, el pasado 17 de mayo en la que se defendía hablar con la banda terrorista si renuncia a la violencia. «Quiero creer que Zapatero sigue compartiendo los planteamientos que se propusieron en esa resolución y que en el encuentro con Rajoy no claudicará radicalmente. Cualquier otra cosa sería pensar que ha operado con ingenuidad», dijo Erkoreka.

El portavoz peneuvista se mostró convencido de que ni el Partido Socialista ni el Partido Popular asumirán el coste político de dar por enterrado el Pacto Antiterrorista, pero insistió en que este acuerdo «ya no tiene ninguna virtualidad». «Ambos continuarán como garantes del mismo y en consonancia con los presupuestos del pacto, pero el pacto ya no rinde frutos desde hace año y medio», añadió Erkoreka.

División en el PSOE: Guerra No se Calla

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 15:59, Categoría: Estatuto Catalán

Las diferencias en el PSOE se acrecientan. Alfonso Guerra, presidente de la Comisión Constitucional del Congreso y habitual de las campas de Rodiezmo, recogió lo dicho la víspera por Zapatero en la reunión de la plana mayor del PSOE, al referirse a las reformas estatutarias en marcha, cuando pidió al PSOE que abandone el "inmovilismo" y al PSC que no se embarque en "aventuras egoístas e insolidarias" y puntualizó a su vez que "hay algunos que no quieren reformar los estatutos y por eso no son inmovilistas". "hay otros que sí quieren la reforma, continuó, y no por eso son aventureros". Hay que encontrar el justo equilibrio porque el Estado, España, es importante como un conjunto, como un proyecto común y no lo podemos dilapidar. Paralelamente el portavoz de ERC en el Parlamento catalán, Joan Ridado, abogó ayer por aprovechar la actual coyuntura política "sin un PSOE con mayoría absoluta", con el fin de presionar en Madrid a favor del Estatuto, ya que considera que la hegemonía de José Luis Rodríguez Zapatero "pende de un hilo, ante los sectores felipe-guerristas y jacobinos del partido" Según el dirigente republicano, estas familias del Partido Socialista "le hacen la vida imposible al presidente del Gobierno y no quieren un Estado plural, que avance en una dirección federal". Esquerra pretende convertir el Estatuto catalán en su principal arma política para obligar a reformar la Constitución con el fin de convertir a España en un Estado federal, uno de los principales objetivos de los independentistas catalanes en esta legislatura. Con socios como éstos casi no se necesita oposición.

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

GUERRA: «ESPAÑA ES UN PROYECTO COMÚN QUE NO HAY QUE DILAPIDAR»

MANUEL SANCHEZ (Enviado especial)

RODIEZMO (LEON).- El ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra reiteró ayer que «España es importante como un conjunto, como un proyecto común», y reiteró su advertencia: «No lo podemos dilapidar».

Lo hizo en la tradicional fiesta minera de Rodiezmo (León), donde coincidía con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pero no pudo decirlo delante de él porque el líder socialista llegó, justamente, cuando acabó la intervención el actual presidente de la Comisión Constitucional.

Además de dicho recordatorio y aviso, Guerra también rechazó los calificativos de «inmovilistas» que Zapatero colocó en el Comité Federal a la mayoría de los dirigentes del PSOE por oponerse a las reformas estatutarias; y también el de «insolidarios» con el que pudo referirse al PSC.

«Hay algunos que no quieren una reforma de los Estatutos y no por eso son inmovilistas. Hay otros que quieren cambiar los Estatutos, y por ello no son aventureros. Lo que hay que hacer es encontrar el justo equilibrio», afirmó el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, por la que debe pasar el Estatuto catalán si llega a Madrid.

Incluso, el ex vicesecretario general del PSOE -que actualmente no forma parte del Comité Federal del PSOE- ironizó ayer sobre la frase de Rodríguez Zapatero en la que afirmaba que ser de izquierdas era disuadir del consumo del alcohol y del tabaco.

«Rodiezmo es una fiesta de concordia, donde las familias vienen a pasar el día, a comer pinchos y tomarse refrescos. Iba a decir a tomarse tintos, pero tras lo escuchado en el Comité Federal cualquiera se atreve a hacer elogios de bebidas», afirmó el dirigente socialista, lo que provocó una amplia carcajada del público asistente.

Ironizó sobre la convención que los populares han fijado para febrero con el objetivo de renovar mensajes. «Si ellos ya los ven antiguos, fijaos cómo los vemos nosotros».

Y, a continuación, deseó que tras la conferencia política se renueven de verdad. «Me gustaría oírles decir que ya se han enterado de que perdieron las elecciones del 14-M. También que han aceptado que el poder no les corresponde por derecho natural, sino por lo que quieren los ciudadanos. También me gustaría que el señor Acidar o Acebes, como se llame, no salga todos los días para decir que Zapatero tiene la culpa de todo, hasta de la peineta que se le cayó a una señora en un mitin del PP».

Alfonso Guerra, además, defendió a ultranza el Estado del Bienestar y la financiación de la Sanidad pública. «Se puede hacer con impuestos como propone el Gobierno», dijo, «pero también gastando menos en otras cosas. Algunos tienen ya dos televisiones y ya quieren un tercer canal, para contar las mismas tonterías que dicen siempre. Más hospitales y menos televisiones», gritó.

Ni que decir tiene que, como todos los años, Guerra triunfó en Rodiezmo. Los mineros astur-leoneses se lo pasan genial con él. Fue una lástima que Zapatero, este año, no lo pudiera oír. Culpa del atasco de entrada.

EL PAIS

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

GUERRA PIDE QUE NO SE DILAPIDE EL PROYECTO COMÚN DE ESPAÑA

C. E. C.

Rodiezmo - Alfonso Guerra, presidente de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados y veterano dirigente socialista, habitual de las campas de Rodiezmo, aprovechó el baño de masas, su especialidad de siempre, para lanzar alguna crítica velada al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no podía escucharle porque aún no había llegado.

Guerra recogió lo dicho la víspera por Zapatero en la reunión de la plana mayor del PSOE, al referirse a las reformas estatutarias en marcha, cuando pidió al PSOE que abandone el "inmovilismo" y al PSC que no se embarque en "aventuras egoístas e insolidarias". "Tenemos problemas, el terrorismo, el tema territorial, que no está resuelto definitivamente", comenzó Guerra. "Como dijo el secretario general", explicó, "hay algunos que no quieren reformar los estatutos", pero ahí llegó el matiz: "Y no por eso son inmovilistas". "Hay otros que sí quieren la reforma", continuó, "y no por eso son aventureros. Hay que encontrar el justo equilibrio, porque el Estado, España, es importante como un conjunto, como un proyecto común, y no lo podemos dilapidar".

"Paleoliberales"

El histórico número dos del PSOE también lanzó un pequeño tirón de orejas por la propuesta de financiación sanitaria del Gobierno. "Los neoliberales, que son viejos, antiguos y fracasados, así que hay que llamarles paleoliberales, nos critican porque dicen que hay demasiadas prestaciones. Ahora parece que en la sanidad también se gasta demasiado, que hay un agujero", dijo; y enseguida lanzó su toque de atención. "Por cierto, que eso se puede cubrir con impuestos o gastando menos en otras cosas, porque hay por ahí algunos que tienen dos televisiones y todavía quieren hacer una tercera, y total para decir las mismas tonterías...". Guerra no se refería a los socialistas, pero varias comunidades gobernadas por este partido, como Asturias, Extremadura o Aragón, están poniendo en marcha sus televisiones autonómicas con dinero público.

El veterano dirigente también lanzó varios piropos al presidente Zapatero, e hizo reír a miles de mineros y a sus familias con los ataques al PP. "Parece que en febrero van a actualizar su programa, porque está un poco viejo. A ver si entonces salen y dicen 'ya nos hemos enterado de que hemos perdido las elecciones, hemos comprendido que el poder no nos pertenece por derecho natural".

La gente aplaudió sin fin cuando mencionó Nueva Orleans. "La gente humilde necesita al Estado para protegerlos. Se está desmantelando el Estado de bienestar, y eso se nota cuando hay necesidad. Mirad con el Katrina, no tienen ni un solo hospital público". "¿Y quién va a defender al Estado si no son los socialistas?".

EL PAIS

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

ESQUERRA PROPONE APROVECHAR EL IMPULSO DE ZAPATERO PARA CERRAR EL PACTO ESTATUTARIO 

Francesc Valls

El Consejo Consultivo hará público hoy el dictamen sobre la reforma del Estatuto catalán

Barcelona - Joan Ridao, portavoz de Esquerra Republicana en el Parlamento catalán, se mostró ayer optimista sobre la posibilidad de que las fuerzas políticas pacten el Estatuto esta misma semana. El Consejo Consultivo entregará hoy en la Cámara legislativa catalana su dictamen sobre la reforma estatutaria. A partir de ahí comenzarán las negociaciones que, a juicio de Ridao, cuentan con el acicate de que José Luis Rodríguez Zapatero ha defendido algunas tesis federalistas, si bien a juicio del portavoz de ERC están seriamente amenazadas desde dentro del PSOE por "los felipeguerristas y jacobinos".

No sólo el Partit dels Socialistes y el presidente de la Generalitat y del PSC, Pasqual Maragall, están satisfechos de la victoria del presidente Zapatero el pasado sábado, en la reunión del Comité Federal del PSOE, sobre lo que denominan "dinosaurios del partido". También lo está Esquerra, la fuerza política que ha presentado sus propuestas estatutarias tanto con socialistas e Iniciativa-Verds -sus socios del Gobierno catalán- como con CiU. Aunque los republicanos apostillan que ese federalismo enunciado por Zapatero es aún balbuceante dentro del socialismo español y está amenazado por los sectores jacobinos, que impondrían su voluntad si el PSOE tuviera mayoría absoluta.

En declaraciones a este diario, Ridao destacó que el momento es el indicado para cerrar el acuerdo del Estatuto. Tanto el portavoz parlamentario republicano como el secretario general del partido, Joan Puigcercós, han expresado su confianza en que el pacto se cierre esta misma semana. Hoy se conocerá en su literalidad el dictamen del Consejo Consultivo sobre la reforma estatutaria en la que ERC -en este caso del brazo con CiU- ha sufrido el revés de ver rechazadas por el organismo jurídico la fórmula del blindaje de competencias a través de los derechos históricos. También los socialistas han visto cómo el Consultivo aceptaba como ajustado a la Constitución el exhaustivo redactado competencial, al que el PSC había presentado una enmienda. Según Ridao, "nadie puede decir que ha ganado por 10 a 0" en esa veintena de artículos que, tal como avanzó el pasado sábado EL PAÍS, el Consultivo no considera ajustados a la Constitución.

Tanto republicanos como socialistas opinan que el pacto no está tan lejos como puede parecer. Fuentes próximas al presidente de la Generalitat, que ha reiterado su intención de pasar de su papel institucional a intervenir como agente activo en la negociación, aseguran que incluso en el asunto de los derechos históricos están preparados los mimbres para cerrar el acuerdo.

Derechos históricos

Estas mismas fuentes han recordado que el discurso de Zapatero ante el Comité Federal del PSOE dejaba la puerta abierta a un cierto reconocimiento de estos derechos históricos al poner como premisas básicas de la reforma estatutaria el consenso y la constitucionalidad en sentido amplio, que abarcaría a las culturas e instituciones de las comunidades autónomas. Ahí podría hallarse el desatascador de la situación, esa pizca de "generosidad" interpretativa que reivindica una Esquerra Republicana consciente de que, aunque el dictamen del Consejo Consultivo no sea la Biblia, debe tenerse en cuenta su opinión.

Los partidos han comenzado a poner en común sus fórmulas. Las discretas reuniones bilaterales se han multiplicado desde la semana pasada. A partir del miércoles comienza la puesta en escena: el presidente Maragall se entrevistará con los líderes políticos. El primero será el presidente de CiU, Artur Mas. Y el turno, tras los encuentros con el presidente de Esquerra, Josep Lluís Carod, y la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, lo cerrarán el viernes el líder del PP, Josep Piqué, y el de Iniciativa, Joan Saura.

El PP se quedará fuera del consenso, de no producirse algún imprevisto. El tripartito quiere aprovechar esta semana para cerrar filas y tender puentes a Convergència i Unió, renuente al acuerdo pero consciente de que tampoco puede aparecer en la foto junto a los populares en la oposición al Estatuto.

Aunque Convergència i Unió reitera que la decisión deben tomarla los políticos y no los juristas, el dictamen del Consultivo es un aviso sobre los escollos que podría encontrar una reforma del Estatuto no ajustada a la Constitución, un marco que "ninguna fuerza política seria", aseguran desde el Gobierno catalán, puede ignorar. Y las propuestas presentadas por CiU -financiación y derechos históricos- son las que han sufrido un correctivo más serio por parte del Consejo Consultivo.

El tripartito ha recibido matizaciones sobre su propuesta de financiación, que desde Esquerra Republicana de Catalunya ya se han aprestado a corregir.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005  

GUERRA RECHAZA QUE SE TACHE DE «INMOVILISTAS» A QUIENES NO QUIEREN REFORMAR LOS ESTATUTOS

Gonzalo López Alba

El ex vicepresidente del Gobierno propone que para pagar el déficit sanitario las autonomías «gasten menos en televisiones, que todas dicen las mismas tonterías»

RODIEZMO (LEÓN). Alfonso Guerra, presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, aprovechó ayer su presencia en la fiesta socialista que todos los años organiza el sindicato minero Soma-UGT para decir lo que el sábado no pudo en el Comité Federal del PSOE, del que no forma parte. El ex vicepresidente del Gobierno advirtió de que «España es importante como un conjunto, como un proyecto común, y no lo podemos dilapidar», por lo que abogó por «encontrar un justo equilibrio» para afrontar «el tema territorial, que todavía no está resuelto».

Guerra parafraseó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aunque trastocando la intención de los términos utilizados por éste en el Comité Federal -«ni inmovilismos ni aventuras egoístas e insolidarias»-, para defender que «hay algunos que no quieren una reforma de los estatutos y no por eso son inmovilistas, y hay otros que sí la quieren y no por eso son aventureros».

Sin oponerse a la dinámica de reformas, se alineaba así con quienes dentro del PSOE no ven la necesidad de modificar los estatutos de autonomía, como el extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra o el castellano-manchego José María Barreda, y que rechazan que, por eso, se les tache de «inmovilistas». Con estas manifestaciones, además de expresar su propio criterio, Guerra daba cobertura a sus seguidores, que salieron notablemente molestos de la reunión del Comité Federal por entender que Zapatero no dio amparo a quienes fueron «abroncados» por la dirigente del PSC Manuela de Madre.

Sus palabras no pudieron ser escuchadas por el presidente del Gobierno, ya que Guerra habló antes de que Zapatero pudiera llegar a la campa de Rodiezmo, donde desde hace veintiséis años se celebra una «romería socialista» y que, según los organizadores, congregó a más de 35.000 personas. Sí pudo escuchar, sin embargo, al líder del sindicato minero Soma-UGT, quien dijo que «todos tenemos mucho que reivindicar de memoria histórica, no sólo los catalanes», y le recordó que «también nosotros hemos dado nuestro voto al presidente del Gobierno».

«Cohesión territorial»

Rodríguez Zapatero, sin embargo, prefirió pasar de puntillas por el asunto que el sábado capitalizó las discusiones del Comité Federal y que tantas controversias suscita dentro de su partido. En su lugar, hizo una defensa genérica de las bondades del Estado de las Autonomías, sin el cual, según dijo, «muchos no tendrían voz y algunos, los territorios con menos recursos, no se sentarían en ninguna mesa, mientras que hoy todos los territorios, pueblos e identidades cuentan por igual en este país». El jefe del Ejecutivo hizo hincapié en que el esfuerzo en inversiones en las comunidades menos desarrolladas, singularmente en el norte y noroeste, constituye una auténtica «política de cohesión territorial».

Alfonso Guerra abordó también el debate sobre la financiación del déficit de la sanidad, a propósito del cual dijo que puede afrontarse «con impuestos, pero también gastando menos en otras cosas». En concreto, señaló que «hay comunidades autónomas que tienen dos televisiones y ya están pidiendo otra, y podrían gastar menos en eso, que todas dicen las mismas tonterías».

Sobre esta cuestión se pronunció igualmente el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que se mostró partidario de financiar el déficit sanitario «a través de recursos provenientes de impuestos directos», junto con una mejora del fondo de cohesión interterritorial. El líder sindical reclamó que se abra una «mesa de diálogo social» para discutir este asunto, ante el que subrayó que las comunidades autónomas «no pueden escurrir el bulto», sino que han de actuar con «corresponsabilidad» porque «gestionan nueve de cada diez euros que se gastan en sanidad».

Cándido Méndez destacó, como un aspecto positivo del modelo propuesto por el Gobierno, que descarta la fórmula del «copago».

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ERC ADVIERTE A ZAPATERO QUE SU HEGEMONÍA «PENDE DE UN HILO ANTE LOS SECTORES JACOBINOS» DE SU PARTIDO

A. Marín

BARCELONA. El portavoz de ERC en el Parlamento catalán, Joan Ridado, abogó ayer por aprovechar la actual coyuntura política, «sin un PSOE con mayoría absoluta», con el fin de presionar en Madrid a favor de la aprobación del Estatuto, ya que considera que la hegemonía de José Luis Rodríguez Zapatero «pende de un hilo, ante los sectores felipe-guerristas y jacobinos del partido».

Según el dirigente republicano, estas familias del Partido Socialista «le hacen la vida imposible al presidente del Gobierno y no quieren un Estado plural, que avance en una dirección federal». Esquerra pretende convertir el Estatuto catalán en su principal arma política para obligar a reformar la Constitución con el fin de convertir España en un Estado federal, uno de los principales objetivos de los independentistas catalanes esta legislatura.

Una iniciativa que no comparte el consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat y presidente de ICV, Joan Saura, que apuesta por «ajustar» el Estatuto a la Carta Magna y «retocar» los artículos que el Consejo Consultivo de la Generalitat considera inconstitucionales, como el sistema de financiación y la invocación de los derechos históricos, para blindarlo de «injerencias» del Estado.

«Si algún partido pretende llevar una propuesta de financiación a negociar a Madrid con un dictamen negativo, es que está fuera de la realidad política», subrayó el líder ecosocialista, quien aboga por seguir las recomendaciones jurídicas de este órgano asesor de la Generalitat.

El presidente de ICV remarcó que «cualquier cuestión, pequeña o grande, que sea declarada inconstitucional por el Consultivo, ya sea por mayoría absoluta o por mayoría relativa, si la mantenemos sin modificar, es una iniciativa débil ante la negociación en Madrid».

El Consejo Consultivo entregará hoy al Parlamento catalán su informe que cuestiona la constitucionalidad del núcleo del Estatuto. Una opinión compartida por cuatro vocales del Consejo -los dos elegidos por el PSC y los propuestos por ICV y PP- y rechazada por los dos representantes de CiU y el de ERC.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

GUERRA INSTA A ZAPATERO A BUSCAR EL EQUILIBRIO Y NO DILAPIDAR EL PROYECTO COMÚN DE ESPAÑA

Esther L. Palomera

Ambos coinciden en la cita de Rodiezmo y el presidente anuncia otra subida de las pensiones mínimas

Rodiezmo (León) - Las ristras de ajos, las pulperías, las empanadas, los «bollos preñaos», la inmensa pradera (que ya no existe por culpa de la sequía), los puestos, las 25.000 personas que acuden fieles a la fiesta campera, los 15 kilómetros de atasco hasta llegar al sarao... Otro año en Rodiezmo, en la cita minera de la comarca asturleonesa que el presidente del Gobierno eligió desde que fue elegido secretario general del PSOE para abrir el curso político tras el estío. También este septiembre que podría decirse que ya lo ha inaugurado en dos ocasiones anteriores. Primero, en Tenerife. Después, en Madrid, ante el Comité Federal de su partido. Da igual.

Hasta allí que se desplazan los indómitos sindicalistas del SOMA-FIA-UGT, el presidente del Principado de Asturias, el secretario gene- ral de la UGT y Alfonso Guerra. Porque si la tradición de Zapatero con la comarca es de los últimos cuatro años, la del ex vicepresidente del Gobierno es de más de dos décadas. La cita es a las doce. Y el interminable elenco de oradores comienza sin el presidente del Gobierno. La comitiva de Moncloa se retrasa. Unos dicen que para evitar el atasco. Otros, que para no escuchar la intervención de Guerra. Esto último son más bien maledicencias. El sol es de justicia y los asistentes buscan desesperadamente la sombra. Pero Guerra, convertido ahora en el superhéroe del centroderecha, no defrauda.

Y, en éstas, va y asesta dos estocadas. Una, para recelar de la subida de los impuestos: «Hay quien reivindica para resolver los problemas más dinero. Se puede hacer con la subida de impuestos, pero digo yo que también se podrá hacer si ahorramos dinero. Porque hay quien tiene dos televisiones públicas y ya pide una tercera. Podrían gastar menos dinero, que siempre dicen las mismas tonterías».

La segunda, para contestar directamente a Zapatero y a sus alusiones al modelo de Estado ante el Comité Federal del sábado: «El tema territorial no está resuelto definitivamente. Como dijo ayer el secretario general, hay algunos que no quieren reformas de los Estatutos, y no por eso son inmovilistas. Hay otros que sí las quieren, y tampoco son aventureros. Hay que encontrar el justo equilibrio porque el Estado, España, es importante como un conjunto, como un proyecto común. No lo podemos dilapidar». Dijo todo esto el otrora vicepresidente del Gobierno en una hilada intervención sobre el estado del bienestar, las prestaciones sociales, los beneficios de los poderosos y la miseria en el mundo.

Con su habitual gracieta andaluza tampoco escatimó críticas a los populares. «Pues no van, ahora, los tipos y dicen que quieren reactualizar su programa. Eso es que lo ven un poco viejo. Imaginaos cómo lo vemos nosotros». Justo cuando Guerra concluyó entre aplausos y risas de los mineros, llegó Zapatero. Él eludió, esta vez, el tema territorial y los estatutos. Que para eso ya había hablado el día anterior largo y tendido, aunque, como se vio, no gustara demasiado a Alfonso Guerra.

Abrazo efusivo. Las diferencias políticas no evitaron, sin embargo, que ambos líderes se saludaran con efusividad. Entre ambos, digan lo que digan, hay simpatía y, también, sintonía, aunque en ocasiones, las palabras de Guerra hagan mella en el gabinete «monclovita». Total, que el presidente evitó entrar en ese trapo. Prefirió el anuncio, mejor los anuncios. Uno: el próximo año habrá también subida de las pensiones mínimas, el doble de la subida media. Será el segundo año consecutivo. Ya en 2005, el incremento afectó a más de 3,5 millones de pensionistas.

Y dos: «A finales de año, en sólo 20 meses, habremos duplicado el fondo de reserva de la Seguridad Social para garantizar las pensiones de futuro». Un Zapatero pletórico por la marcha de la economía centró su discurso en esta materia, en el gasto social, en el incremento de los puestos de trabajo, en el plan de vivienda, en el incremento de becas, en los salarios de los funcionarios.... Todo para demostrar que, de nuevo, «las profecías del desastre han fracasado».

La sentencia iba para el partido de Mariano Rajoy, con quien el presidente se entrevistará hoy en La Moncloa. Fue la única alusión que hizo al principal partido de la oposición y la de que «se ha equivocado en todos los pronósticos y por eso dicen ahora que van a actualizar su proyecto». Total, que el presidente no cree, según dijo, que haya alterado la vida de las familias con la aprobación del matrimonio homosexual, ni provocado un desastre en la escena internacional con la retirada de Iraq y menos un efecto llamada con la regularización de inmigrantes.... Al menos eso es lo que dice.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ERC LOGRA QUE EL PSOE APOYE EL USO DEL CATALÁN EN LOS PLENOS DEL CONGRESO

R. N.

Madrid- ERC ha alcanzado un pacto con el PSOE para que se vuelva a permitir el uso del catalán, el gallego y el euskera en la introducción de los discursos ante el pleno del Congreso, que sería traducida al castellano. El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, informó a Efe de este acuerdo, que la formación republicana pretende poner en práctica antes de final de año.

Esta regla es similar a la que el presidente del Congreso, Manuel Marín, autorizó el pasado mes de febrero, pero que finalmente revocó debido a los incidentes que tuvo con algunos diputados de ERC, entre ellos Tardá, por la aplicación de este uso.

Tardá explicó al respecto que el pacto cerrado con el PSOE permitirá comenzar los discursos en las lenguas cooficiales, sin acotar la duración de esta introducción, y posteriormente, traducirlo al castellano para que lo pueda transcribir el servicio taquigráfico.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

EL ESTATUT ANTE EL PRECIPICIO: UNA SEMANA QUE MARCARÁ LA SUERTE FINAL DE LA REFORMA

Marcos Pardeiro

Maragall se entrevistará con Mas y Carod-Rovira con el dictamen del Consejo Consultivo bajo el brazo

Barcelona - El hemiciclo del Parlamento de Cataluña está reservado para la última semana de septiembre. De lunes a viernes. Uno de esos días debería ser el señalado para reunir a los diputados y aprobar solemnemente el nuevo Estatuto de Autonomía. Pero la sesión está pendiente de convocatoria y el necesario consenso (dos tercios de la cámara) está pendiente de un milagro. Después de 19 meses de enconada disputa política, las posturas siguen alejadas en capítulos tan importantes como la financiación y las competencias, que constituyen, de hecho, el núcleo central de la reforma.

La sociedad civil, los empresarios, las entidades culturales y los sindicatos catalanes están fatigados después de ver cómo la clase política ha destinado todos los esfuerzos de esta legislatura a elaborar un nuevo marco legal y comprobar que el acuerdo se ha convertido prácticamente en una quimera. Ahora, desde diversos frentes se reclama cerrar, de una vez por todas, las negociaciones. Pero el pacto no parece fácil, sobre todo si se observa el calendario; apenas restan tres semanas para posibilitar el entendimiento.

La hora de la verdad. La semana que comienza será decisiva, ya que, por una parte, el Consejo Consultivo dará a conocer hoy el dictamen sobre la constitucionalidad de los textos estatutarios aprobados en comisión parlamentaria, y por otra, se iniciará la ronda de contactos de Pasqual Maragall con el resto de líderes políticos. El PSC siempre ha confiado en que el Consultivo desbroce parte del dificultoso camino, señalando las inconstitucionalidades de los textos avalados por CiU y ERC en el capítulo de competencias (incluye la controvertida invocación de derechos históricos).

Maragall empleará a fondo la carta del Consultivo, a pesar de que tanto los nacionalistas como los independentistas se apresuraron en advertir que el pronunciamiento de este órgano no es vinculante. Sin embargo, también es cierto que Esquerra se ha mostrado más predispuesta a atender las recomendaciones del Consejo Consultivo en el tema de la financiación. Un alineamiento de ERC con el PSC en este ámbito aislaría a CiU, que tendría que asumir un riesgo mayor si opta por vetar el proyecto de Estatut. Para los convergentes es más cómodo rechazar el Estatut junto a Esquerra que junto al PP. Guiada por esta lógica, CiU ha reclamado a ERC reiteradamente que defienda lo que ha defendido históricamente: el concierto económico.

Lo cierto es que el PSC ha esperado con ansiedad el dictamen para ganar autoridad moral y jurídica y, así, incrementar la presión sobre CiU para atraerla a su terreno. Por eso, el presidente Maragall traerá a colación las reflexiones del Consultiu en sus entrevistas con Artur Mas y Josep Lluís Carod-Rovira y recordará el compromiso de los partidos de realizar una reforma sin desbordar la legalidad constitucional. Será una de las últimas oportunidades para que se produzca un vuelco en las negociaciones.

Si se logra el consenso, la batalla política se trasladará a Madrid. Entonces Maragall deberá jugar su carta más valiosa: su sintonía con el presidente Rodríguez Zapatero. Al mismo tiempo, tendrá que soportar los ataques ya programados de los nacionalistas sobre «las rebajas del Gobierno amigo». Si por el contrario, la reforma fracasa en Cataluña, la legislatura habrá sido un fiasco. Se abrirá entonces la caza del asesino del nonato Estatut. Asistiremos entonces a un pleno en el Parlament muy alejado de la solemnidad que, en principio, debería envolver a un proyecto de tal calado. El cruce de acusaciones y la defensa de enmiendas deslucirán una sesión convertida en metáfora de la política catalana. Queda poco tiempo para ver el desenlace. El Estatut se asoma al precipicio.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

INESTABILIDAD POLÍTICA O ADELANTO ELECTORAL

M. P.

Barcelona - «Fotut». Éste es el adjetivo que emplean algunos dirigentes de CiU cuando se les pregunta por el estado del Estatut. Fotut viene a significar «complicado», dicho con buenas palabras. No es de extrañar que se pronuncien en estos términos, cuando todavía no se avista el horizonte del consenso y el tiempo para negociar se agota. Es sabido que la política es imprevisible y, por eso, nadie se atreve a asegurar que el pacto a cuatro (CiU, PSC, ERC e ICV) será imposible. De hecho, el Govern se ha esforzado en trasladar la imagen de progreso en los trabajos. «Hay un acuerdo en el 95 por ciento del articulado. Sería absurdo no cerrar el Estatut por un 5 por ciento de disconformidades», dijo hace poco el «conseller primer», Josep Bargalló.

Pero los mensajes de optimismo, también patrocinados por Maragall, chocan con la tozuda realidad. CiU no ha abandonado su defensa del concierto económico y, de hecho, ya prepara una campaña «pedagógica» por Cataluña para explicar las virtudes de este modelo. Es verdad que ha flexibilizado ligeramente sus planteamientos y ha ofrecido la posibilidad de incluir una cláusula que cierre el paso al Estado con leyes como la LOFCA. No obstante, ésta no parece ser la vía del desbloqueo.

En caso de que no se dé luz verde al Estatut, se multiplicarán las voces pidiendo un adelanto electoral, una hipótesis insinuada en el Pacto del Tinell (acuerdo de gobierno del tripartito). CiU, PP y sectores de Esquerra abonarán este planteamiento. La inestabilidad estaría servida. Pero el avance de los comicios no figura entre los planes de Maragall. Su única obsesión es aprobar el nuevo Estatut. De no conseguirlo, no deshará el Govern, sino que se refugiará en las reformas sociales.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

Iceta (PSC) afirma que sería «suicida» no hacer caso al dictamen del Consejo Consultivo

Redacción

Barcelona - El portavoz del PSC, Miquel Iceta, recordó ayer que el dictamen del Consejo Consultivo sobre la propuesta del nuevo Estatut no es vinculante pero afirmó que sería «un error suicida» obviar sus conclusiones, dado que dejaría el proyecto de reforma «en una situación de debilidad insoportable». Iceta, en su diario electrónico semanal, comentó que el dictamen del Consultivo, que hoy se conocerá oficialmente, «no es vinculante ni puede suplir la decisión y la responsabilidad política de los partidos catalanes», que son los que «tienen que decidir incorporar o no las consideraciones» que realice este organismo.

Aún así, alertó de que sería «un error suicida» pasar por alto las consideraciones del Consultivo, «especialmente en lo que respecta a corregir posibles indicios de inconstitucionalidad». El portavoz socialista se preguntó «qué fuerza tendría en Madrid una propuesta de Estatut que hubiera sido calificada de inconstitucional por el propio Consejo Consultivo de la Generalitat». En su opinión, presentar al Gobierno central un Estatut cuya constitucionalidad no hubiera sido avalada dejaría el proyecto en «una fragilidad no superada ni por el Plan Ibarreche».

  

Respeto pese al 4 contra 3. Iceta añadió que «no es aceptable pretender descalificar las consideraciones del Consultivo por el hecho de no ser unánimes» porque «una mayoría es una mayoría». De hecho, parece que «ningún partido verá avalados ni desestimados en bloque sus argumentos, lo que tendría que facilitar la aceptación global por parte de todos de los criterios del Consultivo».

En referencia a la postura de CiU, que también ha insistido en que el dictamen no es vinculante, Iceta recordó que «era tanta la confianza» de la federación nacionalista de que «su propuesta de financiación era constitucional» que anunció hace meses que la enviaría al Consejo para que éste pudiera acreditar su legalidad. Para el portavoz del PSC, «la tarea del Consultivo merece todo el respeto» y se mostró convencido de que sus miembros «han actuado con independencia de criterio, evaluando el proyecto de Estatut y buscando la máxima garantía jurídica».

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ENTRE DOS AGUAS

Editorial

A pesar del esfuerzo integrador desplegado por Rodríguez Zapatero, el debate en el Comité Federal confirma las graves discrepancias entre diversos sectores socialistas sobre la cuestión territorial. De acuerdo con su estilo peculiar, el presidente del Gobierno ha dejado a todos un poco contentos y un poco inquietos. De hecho, unos interpretan que ha parado los pies a Maragall mientras que otros aseguran que el PSC obtuvo un fuerte respaldo de cara a la reforma estatutaria. Es muy propio del personaje utilizar fórmulas retóricas que le permitan nadar entre dos aguas. Dice que sería bueno «desdramatizar» el debate y marca un rumbo que no permite ni el «inmovilismo» ni las «aventuras egoístas e insolidarias». ¿Adónde conduce, entonces? Es evidente que el presidente ha actuado con ligereza en asuntos esenciales y ya no puede dar marcha atrás en el terreno de los conceptos. Una vez admitido que Cataluña es una «nación», pretende ahora que los nacionalistas radicales no extraigan consecuencias políticas de tan absurda concesión semántica. Es evidente que la falacia de la «nación de naciones», la ocurrencia -ya abandonada- de las «comunidades nacionales» o la falsa doctrina de un federalismo integrador no sirven para limitar las exigencias de sus socios independentistas.

Por su parte, CiU se mueve con comodidad en este ambiente confuso, puesto que desea más que nadie evitar que el PSC llegue a las próximas elecciones con el activo de un nuevo y ventajoso estatuto. El caso es que -al amparo de las razones jurídicas esgrimidas por el Consejo Consultivo- se caen por su base tanto la financiación prevista como los supuestos derechos históricos que permitirían blindar las competencias autonómicas. En este punto intenta Zapatero buscar el encuentro entre Maragall y los barones «españolistas». Por ello, ofreciendo su versión más prudente, el presidente de la Generalitat afirma que el estatuto debe ser «políticamente realista y jurídicamente constitucional», a la vez que Manuela de Madre pone en juego todo su indiscutible activo político para asegurar, ante los aplausos de sus compañeros, que el PSC defiende la Constitución más que nadie. Este malabarismo conceptual no puede ocultar que un sector notable del PSOE mantiene posiciones inequívocas sobre la unidad de España y la validez del sistema autonómico. Con diversos matices, muchos líderes territoriales ofrecieron ante el Comité Federal una batería contundente de argumentos. El tiempo pasa y el presidente del Gobierno no ha conseguido encauzar razonablemente un debate que, según las encuestas, preocupa más a los políticos que a los ciudadanos. No se perciben posibilidades concretas de acuerdo en Cataluña. La situación en el País Vasco no sólo no mejora, sino que la nueva marca política del terrorismo ocupa una posición determinante en el Parlamento. Es fácil vaticinar que habrá desencuentros en Galicia entre Touriño y sus aliados del Bloque. En materia de financiación sanitaria, las reticencias de los suyos (además del rechazo frontal de la oposición) llevan al Gobierno a mover ficha con timidez, anunciando ahora rebajas del IRPF y preparando la cartera para poner más dinero encima de la mesa en la inmediata Conferencia de Presidentes.

La situación, pues, resulta incómoda y embarullada desde todos los puntos de vista. No obstante, el poder ejerce un fuerte atractivo. Ninguno de los intervinientes se fue de la lengua ni llevó las críticas más allá de la prudencia natural. Zapatero no ha dicho ni «sí» ni «no», limitándose una vez más a salir del paso, pero debe ser consciente de que el talante ha agotado sus efectos balsámicos y de que llega la hora de tomar decisiones. En este contexto se sitúa la entrevista de hoy en La Moncloa, a la que acude Mariano Rajoy -como decía ayer en ABC- por «educación y civismo» y con la intención de recordar a su interlocutor que en todos los asuntos concernientes a España debe contar con el acuerdo del PP. Nadie espera gran cosa del encuentro, aunque la oposición va a reiterar su oferta de alcanzar pactos de Estado. Zapatero persiste en el empeño que le ha llevado a un callejón sin salida: la mal llamada «España plural», traducida en un acuerdo de intereses entre socialistas y nacionalistas, pretende formar una mayoría estable que arrincone al adversario con la fórmula reiterada de «todos, menos el PP...». Los socialistas no están dispuestos a cambiar de estrategia, según se confirmó el sábado. Buenas palabras y ningún resultado, porque, en un análisis realista, es claro que la alianza con partidos anti-sistema sólo sirve para agravar el problema territorial a costa de resolver malamente algunas coyunturas parlamentarias.

Insastisfacción en el Gobierno por los Resultados del Impuestazo

Por El Observador - 8 de Septiembre, 2005, 15:57, Categoría: El Impuestazo

El Gobierno no está satisfecho con la forma en que se ha llevado la futura financiación sanitaria. El rechazo es casi unánime y ahora se suma su sindicato ‘hermano’. Cándido Méndez, secretario general de la UGT, en el mismo marco calificó ayer de urgente la mejora de la financiación sanitaria, y para ello abogó por "aumentar los impuestos directos y no los indirectos". De desastre en desastre.

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

BRONCA EN EL CONSEJO POR CÓMO SE 'VENDIÓ' LA FINANCIACIÓN DE LA SANIDAD

Fernando Garea

MADRID.- El presidente del Gobierno hizo una exposición en el Consejo de Ministros del viernes que sonó a autocrítica sobre la propuesta para financiar la Sanidad. A algunos les sonó a rapapolvo a ciertos ministros por cómo se presentó el día antes.

La presentación corrió a cargo del vicepresidente económico, Pedro Solbes, y los ministros de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y de Sanidad, Elena Salgado, y el título mencionaba la subida de cinco impuestos indirectos. Se favoreció así la lectura de que el Gobierno inicia el curso con una subida de impuestos, incumpliendo sus promesas. Zapatero venía a decir que hubiera sido precisa una pedagogía previa para dejar claro que el problema nace del modelo aprobado en 2001 por el PP.

Tal y como dijo en el Comité Federal del sábado, es un asunto de las comunidades ante el que el Gobierno tiene el gesto de hacer un esfuerzo presupuestario. En su opinión, debía quedar claro que el Gobierno sólo puede decidir la subida del tabaco y del alcohol, que tienen la fiscalidad más baja de Europa, mientras que la de la electricidad, la matriculación y los carburantes dependerán de cada comunidad. En la presentación no se incluyó ninguna medida sobre el control del gasto sanitario.

La autocrítica o el rapapolvo se incluyó en la versión oficial de la vicepresidenta Fernández de la Vega.

Para tapar las críticas y el coste político por una medida de socorro a las comunidades, La Moncloa revitalizó el sábado la reforma del IRPF y ayer la subida de las pensiones.

EL PAIS

Lunes, 5 de de septiembre de 2005

UGT ABOGA POR SUBIR SÓLO LOS IMPUESTOS DIRECTOS PARA AYUDAR A FINANCIAR LA SANIDAD

Marifé Moreno

Rodiezmo - Cándido Méndez, secretario general de la UGT, calificó ayer de urgente, ante miles de trabajadores y jubilados mineros de Asturias y León, la mejora de la financiación sanitaria, y para lograrlo abogó por "aumentar los impuestos directos y no los indirectos". A su juicio, es una "buena noticia" que el Gobierno haya excluido el copago de la sanidad. No obstante, Méndez advirtió de que el debate sobre la sanidad no debe limitarse a la financiación. A su juicio, es necesario abrir una mesa de diálogo social para recuperar la "equidad" y la "cohesión" del sistema sanitario, ya que se ha experimentado un aumento de las desigualdades en la atención. El líder del otro gran sindicato, CC OO, José María Fidalgo, pidió un gran pacto sobre la sanidad, como el de Toledo sobre las pensiones.

El secretario general de UGT dijo que el sistema de financiación que implantó el Gobierno de Aznar en 2001, presentado entonces como un sistema "permanente" que iba a dar a las comunidades una capacidad de gestión suficiente, "no ha funcionado" y, por tanto, sostuvo que "hay que establecer urgentemente un aumento de la financiación hasta que se debata un nuevo sistema". Para UGT, la propuesta realizada por el Ejecutivo es "necesaria" y debe de contar con la "corresponsabilidad" de las comunidades autónomas, ya que nueve de cada 10 euros los gestionan ellas.

Respecto al empleo, Méndez se mostró muy crítico con ayuntamientos y comunidades, administraciones en las que se ha incrementado, dijo, hasta un 30% la temporalidad. Señaló que hay que regular esta cuestión y evitar que las subcontratas sean fuente de precariedad y de accidentes. "No es concebible que España, teniendo el 9% de los trabajadores de Europa, acumule un 25% de los trabajadores temporales de Europa y padezcamos el 20% de los accidentes laborales de Europa".

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

EL PSOE ARREMETE CONTRA EL PP TRAS LA AVALANCHA DE CRÍTICAS A LA SUBIDA DE IMPUESTOS DEL GOBIERNO

MADRID. El secretario de Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, denunció ayer la actitud «demagógica y mentirosa» del PP por criticar la propuesta de financiación sanitaria del Gobierno, cuando comunidades gobernadas por este partido aplican una subida de impuestos para financiar la sanidad.

En una nota de prensa, Perales acusó al PP de utilizar un estilo de oposición «destructivo y sin propuestas creíbles, que se aleja de los problemas reales de los ciudadanos». A su juicio, los populares se han instalado en la «bronca continua» criticando una propuesta que trata de corregir las «deficiencias» que tenía el sistema de financiación aprobado por el Gobierno del PP en 2001.

Según Perales, el Gobierno ofrece a las comunidades autónomas una propuesta de financiación con soluciones, «a través de una aportación presupuestaria de mil millones de euros en dos años, con un incremento de la recaudación en el alcohol y el tabaco, y otorgando a las autonomías la posibilidad de inyectar más recursos con otros impuestos si así lo estiman oportuno».

Perales pidió a Rajoy, y a su partido, que «centre su estrategia de oposición en otros asuntos y que evite jugar con un tema tan importante como la sostenibilidad del sistema sanitario».

Como ha informado este periódico, la propuesta del Ejecutivo será debatida por las autonomías y el Gobierno, este miércoles, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y el sábado, en la Conferencia de Presidentes.

ABC

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

IU RECUERDA AL JEFE DEL EJECUTIVO QUE SUBIR IMPUESTOS INDIRECTOS NO ES DE IZQUIERDAS

ZARAGOZA. Izquierda Unida de Aragón considera que el PSOE ha roto, con su propuesta para financiar la sanidad, uno de los principios básicos de la izquierda, porque no recurre a la tributación progresiva, sino a los impuestos indirectos, y eso no es una propuesta progresista ni de izquierdas.

El coordinador general de IU Aragón, Adolfo Barrena, lamenta que con esta propuesta los dirigentes socialistas rompan «uno de los principios básicos de la izquierda», que es cubrir los servicios básicos esenciales desde la tributación progresiva y directa, que es «la más solidaria porque obliga a pagar más a quien más tiene y es la que permite reequilibrar las desigualdades territoriales».

Para Barrena, subir los impuestos indirectos es «regresivo, profundamente injusto e insolidario y una de las señas de identidad de la derecha conservadora», y destaca, además, el «pernicioso efecto inflacionista» que tiene gravar el consumo. Sí es de izquierdas, agrega, subir los impuestos directos y modificar la contribución del Impuesto sobre la Renta para que se recuperen «los tres puntos de recaudación perdidos por las políticas del PP, que rebajó el tipo máximo impositivo para las grandes fortunas y salarios más altos». Aceptar la propuesta del Gobierno central, e Iglesias «lo sabe», a juicio de Barrena, sólo va a tapar «una parte del agujero».

EL MUNDO

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

¡AH, LOS IMPUESTOS!

Justino Sinova

Lo primero que hace un político cuando tiene problemas de dinero es subir los impuestos; lo segundo, justificar el atraco, aunque sea con absurdos argumentos; lo tercero, rectificar para aplicar la subida al poco tiempo. Lo que no suele hacer un político en apuros es recortar el gasto y reducir el lujo, hasta el punto de que cuando encontramos a uno que reacciona así estamos tentados de regalarle un elogio, a pesar de que gastar menos es lo obligado y lo sensato, como hace cualquier mortal cuando se le resiente la cartera.

Estamos ahora en la fase de la justificación y se han dicho ya bastantes simplezas, como que subir impuestos es de izquierdas -después de haber asegurado que lo de izquierdas era bajarlos- y que, en determinados casos, es un favor que se hace a los consumidores. O sea, que el empleado medio que llega abrumado a fin de mes va a tener que agradecer al Gobierno que le cueste más la caña del mediodía o el tabaco que no consigue abandonar. Mientras le piden el agradecimiento, los precios subirán tras un refuerzo de los impuestos de la gasolina y de la luz, al tiempo que los administradores públicos seguirán disponiendo de recursos para derrochar a manos llenas.

El déficit de la Sanidad pública -que es lo que se pretende paliar con la subida de impuestos- es culpa exclusiva de los gestores políticos. La población ha aumentado notablemente por el crecimiento extraordinario de la inmigración, pero estos son fenómenos que corresponde a los políticos prever y afrontar. Para eso disponen de un presupuesto, que deben repartir con talento, sensatez y visión de futuro. Pero algunos gestores despilfarran dinero en gastos propagandísticos arbitrarios -e injustos para los ciudadanos que han de aguantar la matraca- como son los de la mayoría de las televisiones autonómicas y los de la televisión estatal. Con el dinero malgastado en esos inventos de presión política había para evitar los déficits de la Sanidad, mejorar las urgencias -a veces a niveles inaceptables- y acabar con las listas de espera.

Pero, no. El político medio suele malentender que la culpa de sus problemas es del ciudadano, y al ciudadano cobra sus dispendios abusivos. El debate generado por esta malhadada solución que se le ha ocurrido al equipo Zapatero confundirá a la opinión pública, disimulará las intenciones, hará parecer que no era para tanto , y la subida de impuestos se acabará imponiendo. Ha ocurrido otras veces. El ciudadano es el pagano de costumbre, o sea, como dice la RAE, el que paga «generalmente por abuso, las cuentas o las culpas ajenas».

Ana Pastor Respasa el Nuevo Año Político

Por Narrador - 8 de Septiembre, 2005, 15:12, Categoría: Partido Popular

LA RAZÓN incluye una entrevista con Ana Pastor, en la que la dirigente popular recuerda que "El Gobierno debe asumir que ya lleva 16 meses en el poder". Afirma que "está gobernando en minoría y con el apoyo nacionalista". En un día donde se publica la entrevista conjunta con Acebes y Zapalana este repaso al nuevo curso político pasa un tanto desapercibida. De cualquier modo aquí se la ofrecemos.

LA RAZON

Lunes, 5 de de septiembre de 2005 

ANA PASTOR, SECRETARIA DE POLÍTICAS SOCIALES DEL PARTIDO POPULAR: «EL GOBIERNO DEBE ASUMIR QUE YA LLEVA 16 MESES EN EL PODER»

Carmen Gurruchaga

Ex ministra de Sanidad en el último Gobierno de José María Aznar, en la actualidad es secretaria ejecutiva de Política Social y bienestar del PP. Tiene una gran capacidad de trabajo y bajo su responsabilidad recaen asuntos como Educación, Sanidad, mujeres y otros. Muy activa en su papel de oposición, aparece en los medios de comunicación para exigir responsabilidades al Gobierno en asuntos como, por ejemplo, la contaminación por pollo en mal estado de casi 2.000 personas, la financiación sanitaria o la Ley de Sanidad.

– ¿Cómo se presenta el nuevo curso político?

– Pues, si se me permite, creo que nos encontramos ante un Gobierno muy interesado en la política cosmética y de imagen, en la propaganda, pero al que le empiezan a vencer las letras y sus hipotecas. Un Gobierno que tiene muchos problemas por delante y que no está en gestionar y en gobernar. Un Gobierno, que, como ha dicho Mariano Rajoy, tiene que asumir la responsabilidad de que lleva 16 meses al frente de este país, y que, sumido en sus alianzas y contradicciones vive obsesionado con el pasado.

– ¿A qué se refiere?

– Me refiero a que todo está sin resolver, desde el modelo de Estado y las reformas estatutarias en las Comunidades Autónomas, a los efectos de su política antiterrorista, a su política exterior, hasta la Sanidad, la dependencia y la Educación. Un Gobierno que habla de diálogo pero no lo practica, ahí tiene, por ejemplo, las dificultades para el diálogo social.

Alternativas

– ¿Y su partido qué va a hacer?

– Nosotros vamos a presentar nuestras propuestas y alternativas para este país, pensando en los próximos años para España, y pensando en un mundo que ha cambiado, y en los intereses de los españoles. En nuevas demandas en otros escenarios. Y, por supuesto, vamos a mantener una oposición rigurosa y responsable y exigente con el Gobierno.

– ¿Qué le parece la propuesta del Gobierno para resolver el problema de la financiación sanitaria?

La Sanidad es uno de los servicios públicos más importantes que existen para todos los ciudadanos, al que no elegimos ir, sino que, en la mayoría de los casos, lo hacemos por falta de salud. Por eso, entre todos debemos llevar a cabo propuestas que hagan que nuestro sistema sanitario siga siendo uno de los mejores del mundo. Desde el PP, hemos valorado la propuesta de financiación sanitaria del Gobierno de «parche» porque no resuelve los problemas, porque es insuficiente (se habla de una aportación de 500 millones de euros para atender a casi cuatro millones nuevos de ciudadanos), y porque es inflacionista.

– ¿Por qué es inflacionista?

– Porque es la primera gran subida de impuestos del Gobierno «progresista» que prometió no incrementar la presión fiscal y que lo primero que va a hacer es subirles el recibo de la luz.

– El Estatuto catalán, la propuesta de Ibarretxe y la deuda histórica de Galicia pintan un panorama inestable, ¿qué cree que va a pasar con el Estado de las Autonomías?

– Pues es una buena pregunta, porque puede pasar cualquier cosa, para desgracia de todos.Tenemos un Gobierno que no tiene una idea clara de España, que está gobernando en minoría con el apoyo de los nacionalistas, con estrategias cortoplacistas para no perder el poder. Un Gobierno radical e inestable, que está desarrollando políticas insolidarias y de desvertebración de España.

– Póngame algún ejemplo.

– Le voy a poner varios: el primero la Ley de Educación que ha aprobado el gobierno socialista, que elimina los contenidos educativos comunes a los que tenían derecho todos los españoles. O una política del agua absolutamente insolidaria. Por eso, nosotros defendemos que las políticas de Estado (terrorismo, Estatutos, política exterior, el modelo de Estado) sean consensuadas entre los dos grandes partidos y lamentamos que el Gobierno haya preferido mirar para otro lado frente a un partido ilegal, o buscar el apoyo de aquellos que no creen en el Estado.

– En verano ha estado unos días de guardia, ¿y el resto del tiempo?

– He descansado. Una parte en Galicia y otra fuera. Es un tiempo que dedico a estar con la familia, con los amigos, a leer... En definitiva, a hacer todas esas cosas para las que durante el resto del año no tienes tiempo.

– ¿De qué o de quién se ha olvidado en primer lugar?

– Del reloj. Porque en verano, lo más valioso es no tener unas obligaciones formales, y las marca el reloj. Por eso, es una de las cosas de las que he prescindido tan contenta.

– Con la tormenta que está cayendo, ¿ha sido fácil desconectar o le ha resultado imposible?

– Cuando te dedicas a una actividad pública como la nuestra nunca se desconecta. Me he quitado el reloj, pero si le digo la verdad no he desconectado el teléfono ni he dejado de leer la prensa ni de estar atenta a lo que pasa. Como ve, nunca se desconecta del todo. Si acaso, se está más tranquilo, nada más.

– Usted aparenta ser extremadamente seria, pero el verano invita a ser más distendida, ¿se permite un poquito de frivolidad?

– Creo que era Oscar Wilde el que decía que la mejor manera de resistir a la tentación es caer en ella. Más que frivolidad a la vida hay que echarle un poquito de buen humor y tener las espaldas anchas. Y esas dos cosas procuro ejercerlas todo el año, aunque le voy a decir la verdad no me gusta la frivolidad entendida como ligereza o insustancialidad.

– Según una encuesta reciente, el 42 por ciento de los ciudadanos españoles no tiene vacaciones.

– Ése es un problema, porque las vacaciones son indispensables, aunque no sean larguísimas, el cuerpo pide reposo y cambio, y también la mente. Me preocupan sobre todo las mujeres que no tienen vacaciones, que se hacen cargo de todo, de la casa, de los mayores, de los dependientes, si a eso le unes no tener descanso en todo el año... Hay mucho por hacer en este campo.

– Sí, también en este aspecto de la vida, a la mujer le toca la peor parte, bien porque se hacen cargo de personas dependientes o por cualquier otro motivo....

– Uno de los grandes retos que tenemos es hacer frente a esta necesidad, tenemos una sociedad avanzada, pero un modelo social de atención a las personas dependientes y mayores, que no cubre bien las necesidades. Y ése es uno de los retos que tenemos que alcanzar: el cuarto pilar del Estado de Bienestar.

– Las instituciones públicas deberían de ayudar a la mujer, porque es cierto que hemos luchado para acceder al mundo laboral pero serían necesarios más medios para compatibilizar la vida laboral y familiar, ¿no le parece?

– Estoy de acuerdo y así lo ha recogido el Partido Popular, en una Proposición de Ley que hemos presentado en el Parlamento con medidas para hacer compatible la vida familiar, laboral pero sobre todo la personal. Es una Propuesta que lleva medidas que son de puro sentido común y que pretende un reparto equitativo de las responsabilidades familiares, no estoy hablando de lucha entre la mujer y el hombre. Estoy hablando de compartir, estoy hablando de diez semanas de permiso maternal que puedan ser disfrutadas por el padre, estoy hablando de que todos los niños puedan tener una plaza de guardería cercana a su casa o al puesto de trabajo de sus padres. Y para ello introducimos desgravaciones a las empresas que tengan guarderías.

Apoyo ciudadano

– ¿Su jefe le ha dicho que progresa adecuadamente o que ha dejado alguna asignatura para septiembre?

– En política quien te examina fundamentalmente son los ciudadanos, y de ellos espero su apoyo y sobre todo su generosidad.

– ¿Qué es más complicado, gobernar bien o hacer una buena oposición?

– Las dos cosas.

– Cuénteme algunas aficiones suyas que no sea la de trabajar...

– En vacaciones, dormir algo más de lo que lo hago habitualmente. En época de trabajo duermo muy poco y en agosto procuro descansar tres o cuatro horas más. También me gusta mucho leer, estar con amigos, viajar... y este año hasta he hecho algún «sudoki».

– Usted es médico y acostumbra a luchar contra el hábito de fumar. ¿Practica también el consejo de ponerse mucha protección solar ?

– Sí, el sol sin protección es un riesgo, sobre todo para las personas como yo, de piel muy blanca. En nuestro país el cáncer de piel está aumentando de una forma importante, y hay que tomárselo en serio.

En primera persona

Tiene aspecto de profesora rígida y exigente, pero la ex ministra de Sanidad es una persona con sentido del humor, divertida e inteligente. Sabe aceptar las cosas de la vida tal y como vienen, por lo que la ansiedad no la corroe. Más bien al contrario, Ana Pastor exhibe una actitud paciente a la espera de que se presente el momento oportuno. Trabajadora incansable, la actual secretaria de políticas sociales del Partido Popular exprime las horas del día hasta que no sale ni una gota de ellas y, a veces, hace un cálculo tan optimista de su tiempo que no le permite llevar a cabo todo lo que se había propuesto. Eso es exactamente lo que le sucedió el día que habíamos quedado citadas para realizar esta entrevista. No llegó a la hora acordada, pero apareció con cierto retraso y con una enorme sonrisa, dispuesta a cumplir con su compromiso, aunque eso le obligó a llegar más tarde de lo previsto a un almuerzo con el que celebraría su santo.

El Estatuto Catalán Genera Profunda División

Por Narrador - 8 de Septiembre, 2005, 7:36, Categoría: Estatuto Catalán

Diversidad absoluta de interpretaciones como verán en los editoriales. Para EL MUNDO, "Zapatero advierte al PSC contra "las aventuras egoístas e insolidarias" En ABC, "Zapatero aglutina al PSOE y al PSC para no embarrancar en las reformas estatutarias" y en LA RAZÓN se destaca que "Zapatero avisa a Maragall que no permitirá "aventuras egoístas e insolidarias"; en EL PAÍS se dice que "Zapatero muestra su convencimiento de que habrá consenso para el Estatuto catalán. La versión oficial del gobierno señala que el presidente del Gobierno se mostró ayer convencido en el Comité Federal del PSOE de que habrá consenso para reformar el Estatuto de Cataluña y preciso cual es la postura de los socialistas ante los procesos de modificación estatutarios: "Ni inmovilismos ni aventuras egoístas e insolidarias". Su intervención se refleja en toda la prensa, tanto en portada como en interiores como pueden comprobar. Pasqual Maragall pidió confianza en el PSC. "Estamos en un momento crucial, pero el Estatuto va a salir adelante y bien. Como comunidad podríamos pedir un cambio de la Constitución, pero no lo vamos a hacer. Haremos un Estatuto socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional". Maragall recordó que hasta ahora la reforma estaba en el ámbito parlamentario catalán, pero, dijo, ahora él se implicará como presidente de la Generalitat para que salga adelante. EL PAÍS dice que Maragall intenta que CiU pacte la reforma estatutaria la próxima semana. Mientras, en ABC se dice que el informe del Consejo Consultivo sobre el Estatuto ahonda la división política en Cataluña… No se crean nada que no va por ahí la historia.

Mientras tanto Angel Acebes, acusó ayer al Gobierno socialista de "crear problemas donde no los había y que no preocupaban a nadie" y destacó como ejemplo el Estatuto de Cataluña que, a su juicio, "busca el desguace de España". Acebes aseguró en unas jornadas del PP sobre la inmigración en Valencia que el proyecto de reforma estatutaria de Cataluña "ha provocado división, enfrentamiento" y una "sensación de riesgo", porque los socios más cercanos que sostienen al Gobierno siguen adelante en un proyecto para desguazar España". La propuesta de Estatuto se ha convertido para los populares en un "caballo de Troya dentro de la Constitución de todos los españoles, que ha traído convivencia, cohesión y solidaridad", afirmó Acebes tras citar el informe del Consejo Consultivo de la Generalitat que considera inconstitucionales total o parcialmente 20 artículos. Por otro lado, la secretaria ejecutiva de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría aseguró ayer que el presidente del Gobierno no es "ningún árbitro" en el debate estatutario y le exigió que diga "cuál es su idea de España". Sáenz dijo que Zapatero en este debate "no puede ser Don Tancredo".

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

ZAPATERO ADVIERTE AL PSOE CONTRA LOS «INMOVILISMOS» Y AL PSC FRENTE A LAS «AVENTURAS EGOÍSTAS E INSOLIDARIAS»

Manuel Sanchez

MADRID.- José Luis Rodríguez Zapatero fijó posiciones. Marcó los límites de las reformas estatutarias. Dijo las cosas claras.Puso a cada partido en su sitio. Pero ni esto sirvió para evitar que en el Comité Federal del PSOE, celebrado ayer en Madrid, se visualizara un claro enfrentamiento interno entre la inmensa mayoría de las federaciones socialistas y el socialismo catalán.

Ni siquiera otros temas de más actualidad, como la financiación sanitaria, lograron eclipsar el único debate que hubo ayer en el órgano socialista más importante entre congresos: la reforma del Estatuto catalán.

Zapatero, sabedor de este asunto, lo quiso abortar en su discurso inicial dando una de cal y una de arena a cada postura del partido. Recordó que las condiciones del proceso de reformas estatutarias están contempladas en el programa electoral, y las repitió: amplio consenso, y respeto al marco constitucional. «Respeto», añadió, para hacer un guiño al PSC, a todo el marco constitucional, en el que también se consagra la diversidad y se mandata «al respeto de las culturas, tradiciones, lenguas e instituciones de los pueblos de España».

Y, a continuación, vino un guiño al PSOE -junto a una regañina- y un serio toque al PSC. «Esta es la postura de los socialistas de España, y vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo, ni aventuras egoístas e insolidarias. Fuerte avance en el autogobierno dentro de la Constitución y solidaridad entre españoles, igualdad de derechos y libertades».

Pero, quizá por primera vez desde que es secretario general del PSOE, Zapatero no calmó con su discurso las intenciones previas de unos y otros. En total, 24 peticiones de palabra -el doble que en el anterior Comité Federal-, casi todos los primeros espadas y un largo debate por delante.

El buen tono o el talante, según las fuentes consultadas, sí impregnó todas las intervenciones, pero las críticas de los dirigentes de Andalucía, Extremadura, Madrid y Castilla-La Mancha a las posturas de los socialistas catalanes fueron demoledoras.

Andaluces y extremeños, a través de Luis Pizarro y Paco Fuentes, respectivamente -Manuel Chaves y Juan Carlos Rodríguez Ibarra evitaron hablar por estar en la Ejecutiva- denunciaron que el debate sobre el Estatuto catalán no sólo solapa cualquier otra labor del tripartito catalán -tal y como denunció José Blanco hace unas semanas-, sino que, en su opinión, está ensombreciendo la labor social del propio Gobierno.

Fuentes, en concreto, afirmó que «es un grave error político que algunos intenten sustituir los derechos de los ciudadanos por la jerga de las identidades y de los territorios».

Además, el dirigente extremeño indicó que «es un mal asunto que en este partido se mande callar al presidente del mismo y a su secretario de Organización».

Más duro, aunque con «simpatía a mis compañeros catalanes» -según dijo él mismo- estuvo el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. El dirigente castellano-manchego, con buen talante, criticó los dos puntos básicos del Estatuto catalán. Sobre los derechos históricos afirmó: «Ninguna comunidad tiene derechos pre-existentes a la Constitución». Y sobre el concepto de nación puntualizó: «Ya dijo Prat de la Riba que toda nación necesita un Estado».

También Rafael Simancas, como secretario general del PSOE de Madrid, advirtió sobre el curso que está tomando la reforma estatutaria y pidió «diligencia y sentido común». «Este debate no se debe eternizar porque nos aleja de los sectores sociales», dijo el dirigente madrileño, quien también defendió que todo el mundo pueda opinar, «y que aquí nadie mande callar a nadie».

Para el previsible alud de críticas, el PSC preparó una clara estrategia a cargo de Manuela de Madre, la destacada dirigente de los socialistas catalanes que, en opinión de una de sus compañeras, es una genuina representante de la España plural (nació en Huelva, tiene abuelos extremeños y castellanos, y es catalana).

Y Manuela de Madre ejerció de ello. «Si Ibarra defiende Extremadura es porque es socialista. Pero si Maragall defiende Cataluña, es nacionalista. Esto no es así», afirmó. La dirigente del PSC pidió confianza en su partido y recordó que ha sido el PSC quien no ha apoyado el dictamen y ha sido quien ha recurrido al Consejo Consultivo.

Tras la intervención de Manuela de Madre, el presidente de la Generalitat optó por un discurso más institucional y conciliador.«Estamos en una etapa histórica para cerrar las fracturas que quedan pendientes», proclamó.

Advirtió, no obstante, de que las Comunidades pueden pedir la modificación de la Constitución. «Pero no lo haremos. Porque el Estatuto ha de ser socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional», dijo.

Aseguró que, al igual que Zapatero, él también piensa ahora implicarse personalmente en que salga adelante dicha reforma estatutaria, y mostró su absoluta confianza en que así será.

Fue el dirigente guerrista madrileño José Acosta quien, por orden de intervención, contestó directamente a Maragall. «Los de la tribu de los prostáticos, por experiencia, advertimos de que, a veces, las oportunidades históricas las carga el diablo».

Rodríguez Zapatero, en su intervención final, intentó ser conciliador, aunque visto el varapalo que se llevó el PSC, optó por ser más generoso con los socialistas catalanes. Así, el líder del PSOE pidió «menos prejuicios» a sus dirigentes, y aseguró: «A España, a Cataluña y al PSOE le interesa que haya Estatuto». Además, terminó haciendo una declaración formal de apoyo a los socialistas catalanes: «El PSC tiene mi respaldo y mi confianza», afirmó.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

¿APOYÓ O CRITICÓ EL SECRETARIO GENERAL A LOS SOCIALISTAS MADRILEÑOS?

Manuel Sanchez

MADRID.- En su intervención final, José Luis Rodríguez Zapatero se refirió a Rafael Simancas, secretario general de los socialistas madrileños. Al parecer, le pidió al dirigente madrileño que dé el vuelco en la Comunidad de Madrid. «Si en algún sitio es necesario hacer oposición, es en Madrid», le dijo Zapatero.

Además, le indicó que el cambio en Madrid «es necesario, deseable y muy probable», y dijo que el PSOE, después de ganar la periferia, necesita gobernar en el centro.

Fuentes cercanas a Rafael Simancas e, incluso, el propio dirigente guerrista madrileño José Acosta, interpretaron las palabras de Zapatero como un respaldo y una exigencia amable al dirigente madrileño para que gane en la Comunidad en 2007.

Sin embargo, fuentes del PSC indicaron que Zapatero dio un toque de atención al socialismo madrileño, en el sentido de que se preocupen más de hacer oposición y de trabajar para ganar en Madrid, que en ser los pepitos grillos contra el PSC.

En este sentido, afirmó uno de los miembros del PSC: «Al menos Ibarra tiene la legitimidad de que gana en su territorio, ¡pero 'estos'...! ¿de qué se van a dar lecciones?».

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

MANUELA DE MADRE 'VERSUS' IBARRA: ¿QUIÉN ES MÁS SOCIALISTA?

Manuel Sanchez

MADRID.- Una parte dice que con buen tono. Otra parte, que no. Unas fuentes apuntan que fue una conversación más. Otra parte dice que no.

El hecho sobre el que versaba la polémica es que, al terminar su intervención Manuela de Madre, en la que aludió en varias ocasiones a Juan Carlos Rodríguez Ibarra, éste la llamó para decirle que la diferencia entre ambos es que él no cree que las reformas estatutarias sean prioritarias.

«Para mí», le vino a decir Ibarra, «las reformas estatutarias, no es que sean constitucionales ni inconstitucionales, es que están por detrás de los problemas que tienen los ciudadanos. Por eso soy socialista».

Y la dirigente del PSC no se arrugó: «¿Qué me estás diciendo? ¿Qué te crees más socialista que yo?».

Al parecer, Manuela de Madre ya recordó en su intervención a sus compañeros y al propio Rodríguez Ibarra que lleva en el PSC desde 1978. Además, gran parte de su discurso giró, precisamente, sobre la idea de que el PSOE no se atribuya el concepto de socialismo como algo excluyente o diferenciable del PSC.

«Nosotros somos socialistas y catalanistas», afirmó De Madre.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

EL PP COMPARA A ZAPATERO CON 'DON TANCREDO'

FUENGIROLA (MALAGA).- La secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró ayer que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «no es ningún árbitro» en el debate estatutario y le exigió que diga «cuál es su idea de España».

Para Sáenz, quien participó en el grupo de trabajo del PP de Andalucía para la reforma del Estatuto en dicha comunidad, Zapatero «es el presidente del Gobierno y en este debate no puede ser Don Tancredo».

En este sentido, la dirigente popular volvió a reclamar que Zapatero se decante al fin por «la España constitucional que defiende Juan Carlos Rodríguez Ibarra», el presidente de la Junta de Extremadura, o por «la insolidaria e identitaria que define Pasqual Maragall», presidente de la Generalitat de Cataluña.

Sáenz señaló que el Estatuto «hace aguas por todas partes y ha sumido a Cataluña en un proceso de discusión de dos años que le ha distraído de los verdaderos problemas de los catalanes».

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ZAPATERO ASEGURA QUE HABRÁ ESTATUTO CATALÁN

Luis R. Aizpeolea

Exhorta al PSOE y al PSC a no dejarse arrastrar "ni por el inmovilismo ni por aventuras egoístas"

Madrid - José Luis Rodríguez Zapatero expresó ayer su convicción de que "acabará por abrirse paso el acuerdo" sobre la reforma del Estatuto catalán y los de otras comunidades, y exhortó al PSOE y al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) a no dejarse arrastrar "ni por el inmovilismo ni por las aventuras egoístas e insolidarias". Constató que "se ha abierto una situación política nueva en el País Vasco", donde "ahora llega el momento de la paz y del entendimiento", y se comprometió a arriesgarse "si hay una oportunidad para la paz".

La intervención de Zapatero en la apertura y clausura de la reunión del Comité Federal del PSOE, tras la enconada polémica de este verano sobre el proceso de reforma del Estatuto de Cataluña, desbordó "optimismo y seguridad", según muchos asistentes. Crecido por la buena marcha de la economía -a la que dedicó buena parte de su discurso de apertura- trasladó su confianza al proceso de reformas estatutarias porque "es el momento histórico de hacerlo, y se hará bien". "A algunos se les nota demasiado las ganas de que este proceso de reforma estatutaria salga mal, y se van a llevar un chasco", dijo en alusión al PP, porque "a España, a Cataluña y al PSOE les interesa que salga el Estatuto".

Garantizó que la reforma supondrá un "fuerte avance del autogobierno dentro de la Constitución y la solidaridad entre españoles". Zapatero presentó como prueba de la aplicación de esos principios que en la reforma del modelo de financiación autonómica está salvaguardada "la igualdad de las prestaciones básicas".

Hecha esta reflexión, aludió al debate que mantienen los socialistas. "Ésta es la postura de los socialistas de España, y vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo ni aventuras egoístas e insolidarias". "Los catalanes", agregó, "quieren un autogobierno más fuerte para ir del brazo del conjunto de España, no para alejarse de ella". En este contexto, expresó su "apoyo y confianza" en el PSC.

Zapatero pidió a los socialistas que tengan "menos prejuicios" al abordar el debate territorial. Basó su optimismo en la eficacia del funcionamiento del Estado de las autonomías, al que atribuyó un alto protagonismo en el progreso económico de España. "Ha traído bienestar, ha reducido las desigualdades entre las comunidades y ha dado voz y peso a las que no lo tenían", afirmó.

Reclamó a la militancia socialista que no se deje "impresionar por el discurso pesimista del PP". "Algunos recelaron del Estado de las autonomías desde que comenzó. No tenían fundamento. Tampoco ahora debe haber inquietud ni preocupación", pues el proceso de reforma, "de admisión de la singularidad, reforzará la superación de las desigualdades". Reafirmó que la ciudadanía "sigue confiando en el PSOE como el partido que garantiza la cohesión de España".

Reiteró su compromiso de cooperar con las autonomías en la resolución de sus "insuficiencias de financiación", porque "estando por medio el bienestar y la atención sanitaria de los españoles, mi Gobierno se siente comprometido con el problema como si fuera plenamente suyo".

Zapatero reiteró su convicción de que "bajar impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas" y de que "defender la sanidad pública universal y gratuita es de izquierdas". Hizo esta aclaración para ubicar en su contexto la propuesta, presentada por su Gobierno a las autonomías para afrontar el déficit sanitario, de imponer recargos impositivos al alcohol y tabaco, "los únicos que estamos dispuestos a aplicar". "Queremos que los ciudadanos paguen menos impuestos, que tengan una buena sanidad pública y que consuman menos alcohol y tabaco. Sí, disuadir del consumo del alcohol y el tabaco es de izquierdas".

Dedicó poco tiempo a la situación política vasca, pero fue muy expresivo. En su discurso de apertura constató que, tras las elecciones del pasado abril, "se ha abierto una nueva situación política en el País Vasco" y, a renglón seguido, vaticinó: "Ahora llega el momento de la paz y el entendimiento". En la clausura, a puerta cerrada, agradeció la discreción y el apoyo del PSOE a su apuesta sobre el final de la violencia. No mencionó los 27 meses sin asesinatos por parte de ETA ni la reiterada declaración de Batasuna de apostar por la vía política.

Sí reafirmó que "la paz no tiene un precio político", pero añadió que "la política también contribuye a la paz". Y, en clave un tanto críptica, aseguró que se arriesgará "si hay una oportunidad para la paz en Euskadi".

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

LOS BARONES REPROCHAN QUE EL DEBATE CATALÁN TAPE LOS LOGROS SOCIALES Y EL PSC PIDE CONFIANZA

Carlos E. Cué

Maragall intenta calmar al PSOE con el compromiso de garantizar que el Estatuto sea constitucional

Madrid -El debate del Comité Federal, siempre en tono cordial, tuvo algunos momentos tensos, sobre todo cuando los representantes de las federaciones de Madrid, Extremadura y Andalucía criticaron que la polémica sobre la reforma del Estatuto catalán está tapando incluso los logros del Gobierno. Manuela de Madre, del PSC, preguntó "por qué a Juan Carlos Rodríguez Ibarra le llaman socialista por defender a Extremadura y a Pasqual Maragall, nacionalista cuando defiende a Cataluña", lo que le provocó un enfrentamiento en los pasillos con el extremeño. El líder catalán calmó los ánimos y pidió confianza en el PSC.

El debate del Comité Federal de ayer comenzó con múltiples reproches al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), pero concluyó más calmado, sobre todo después de que Maragall, en un discurso conciliador, tranquilizara a sus compañeros de partido: "Estamos en un momento crucial, pero el Estatuto va a salir adelante y bien. Como comunidad, podríamos pedir un cambio de la Constitución, pero no vamos a hacerlo. Haremos un Estatuto socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional". Maragall recordó que hasta ahora la reforma estaba en el ámbito parlamentario catalán pero, dijo, ahora él se implicará como presidente la Generalitat para que salga adelante.

Antes de que interviniera Maragall, el PSC había escuchado duros reproches, aunque el más común fue uno expresado por el andaluz Luis Pizarro. Una gran parte de los ciudadanos españoles, explicó, tienen la percepción de que el debate estatutario es el asunto principal para el Gobierno, y eso puede estar dejando en segundo plano la buena gestión y los logros sociales del Ejecutivo, como la subida de pensiones o el aumento del salario mínimo interprofesional.

El madrileño Rafael Simancas, claramente enfrentado al PSC, utilizó un tono más duro con la misma idea. Habló del "hartazgo" que tienen muchos ciudadanos por el debate del Estatuto catalán, que ya dura "demasiado", y pidió al PSC que "culmine pronto y bien" el proceso de reforma. "Eso implica profundizar en los niveles de autogobierno y que tengamos más Constitución y más España y no sólo más Cataluña, más Andalucía...", explicó. Simancas también se refirió al asunto más polémico, el de la reforma de la financiación autonómica, y criticó la propuesta del tripartito catalán, que limita la aportación al Estado de esta comunidad al 50%. "Los socialistas no podemos poner límites a la solidaridad, sino a la insolidaridad", se quejó. En este sentido, Juan Antonio Barrios (Izquierda Socialista), señaló: "El socialismo es compatible con la diferencia, y debe protegerla, pero incompatible con el privilegio".

Respecto a este asunto, que abre heridas, Maragall se mostró también conciliador y recomendó a sus compañeros que vayan a Cataluña para participar en los debates sobre la nueva financiación y así se pueda buscar un consenso entre todos.

La declaración más dura contra el PSC se escuchó en la boca del extremeño Francisco Fuentes, hombre de confianza del presidente, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Fuentes llegó a negar que existan "derechos colectivos", y lanzó un reproche a los catalanes: "Es un error político cambiar el debate de los derechos de los ciudadanos y la política social por la jerga de las identidades y los derechos de los pueblos". Fuentes se quejó de que este debate ya se ha tratado muchas veces, "demasiadas", y recordó que el PSOE ya tenía un acuerdo, la llamada Resolución de Santillana del Mar. También hubo reproches al PSC por "mandar callar" hace una semana a José Blanco, secretario de Organización, que criticó al tripartito. Varios dirigentes recordaron que la reforma del Estatuto catalán, y más tarde de la financiación autonómica, interesa a todo el partido.

También el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, se quejó aunque en tono más conciliador. "Debemos avanzar en las reformas de los estatutos pero sabiendo que la legitimidad de las autonomías parte de la Constitución y la soberanía popular, no hay derechos preexistentes o históricos".

Fue Manuela de Madre, del PSC, en la intervención más comentada del cónclave, quien se encargó, con su estilo apasionado y constantes citas a su recorrido personal -nació en Huelva y llegó a alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona)- de responder a los ataques.

Pidió a los suyos que lean menos los periódicos conservadores, que no se dejen llevar por las invectivas del PP, y que confíen más en el PSC. "Ni inmovilismo, ni egoísmo, ni radicalismo", dijo parafraseando el discurso del secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero. Recordó que fue el PSC quien en julio votó en contra de todas las propuestas del Estatut que creía inconstitucionales, y luego llevó la reforma al Consejo Consultivo para que opinase. "No somos delincuentes", se quejaba a la salida. De Madre también se quejó de los que discuten que Cataluña sea una nación: "Eso ya se decía cuando entré en el PSOE catalán, el órgano principal se llamaba comité nacional".

De Madre hizo un símil sobre los eucaliptos que chupan todo el agua alrededor. Se refería, según explicó luego, a la derecha, pero Ibarra pensó que hablaba de las comunidades más pobres y se enfrentó con ella en los pasillos. "A mí no me importa qué Estatuto hagáis. Soy socialista, y me preocupa la financiación, queréis hacer el Concierto vasco", le oyeron decir al extremeño, amigo de la catalana. De Madre trató de tranquilizarle, pero al final ésta sentenció: "A mí a socialista no me gana nadie".

La solución a estas dos visiones antagónicas la dio el presidente gallego, Emilio Pérez Touriño, muy aplaudido, con lo que llamó la vía gallega: "Un equilibrio entre el reconocimiento de nuestra identidad y la salvaguarda de un Estado que garantice la cohesión y la igualdad social entre comunidades". Touriño y otros señalaron que el PSOE es el único partido que puede encontrar ese equilibrio.

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

MARAGALL INTENTA QUE CIU PACTE LA REFORMA ESTATUTARIA LA PRÓXIMA SEMANA

Francesc Valls

El presidente catalán descarta convocar elecciones anticipadas

Barcelona - El presidente catalán, Pasqual Maragall, quiere cerrar con CiU el pacto sobre el Estatuto la próxima semana. Para ello cuenta con el argumento del dictamen del Consejo Consultivo, que desautoriza las dos propuestas estrella de CiU: el modelo de financiación similar al concierto vasco y navarro, y el blindaje de competencias mediante la apelación a los derechos históricos. La reunión que el presidente de la Generalitat mantendrá el miércoles con el líder de la oposición, Artur Mas, será fundamental -opinan desde el Gobierno- para conocer el desenlace del Estatuto. En cualquier caso, Maragall ha descartado convocar elecciones anticipadas.

La reforma del Estatuto catalán se juega a partir de mañana su pase a la final en Madrid. Esa es una de las escasas coincidencias que mantienen un Gobierno catalán y una oposición a quien la legalidad condena a entenderse: para lograr la suma de 90 votos preceptiva para aprobar el proceso de reforma estatutaria es imprescindible que se unan los destinos de los sufragios que deben emitir los 42 diputados de PSC y los 46 CiU.

El Ejecutivo catalán confía en que la ronda de contactos que a partir del miércoles mantendrá Maragall con los líderes políticos aclare el incierto panorama al que ha dado paso el dictamen del Consejo Consultivo, que se hará público oficialmente mañana. Un sector del Gobierno catalán -que integraría a PSC e Iniciativa Verds- es partidario de respetar las argumentaciones del Consultivo y modificar la veintena de artículos inconstitucionales, de los que ayer daba cuenta EL PAÍS, antes de proceder a su aprobación en el Parlamento autónomo y, luego, remitirlo a las Cortes Generales. Si el tripartito -PSC-ICV-ERC- es capaz de mantener la cohesión y avenirse a respetar el texto emanado de los juristas expertos, Convergència i Unió se vería forzada a sumarse al carro del pacto para no aparecer -junto al PP- como la fuerza política que no ha querido el Estatuto.

Buena parte de la clave está en manos de Esquerra Republicana. Los republicanos han colocado huevos en dos cestas políticas: con sus socios del tripartito han pactado un modelo de financiación que ha sufrido ligeros retoques del Consejo Consultivo, mientras que con CiU han acordado usar los derechos históricos como fórmula de blindaje de competencias, elemento que ha sido cuestionado por el citado organismo jurídico. Desde la dirección republicana se asegura que no hay duda en el bando a elegir.

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, se avino el viernes a rectificar la fórmula de financiación del tripartito para ajustarla a los criterios sugeridos por el Consejo Consultivo. Sin embargo, desde ERC se recuerda que el resultado de cuatro votos contra tres en el seno del Consultivo no supone una mayoría suficiente en muchos asuntos. De hecho, el vocal propuesto por los republicanos ha votado junto a los dos de CiU en múltiples ocasiones. A algunos sectores de Esquerra -un partido con notable tradición asamblearia- les duele quedarse descolgados del tirón nacionalista de Convergència en su singladura pospujolista.

Desde CiU, destacados dirigentes -no necesariamente soberanistas- opinan que ahora es el momento de dibujar el nuevo perfil de la federación que ha gobernado 23 años Cataluña con un claro rechazo a la reforma del Estatuto. Tanto Artur Mas como su segundo de abordo, Josep Antoni Duran Lleida, han desacreditado el alcance del dictamen del Consejo Consultivo, asegurando que una mayoría de cuatro a tres no debe condicionar su estrategia estatutaria.

Dictámenes no vinculantes

La cúpula de CiU ha recordado enfáticamente que el organismo creado al inicio del mandato de Jordi Pujol es de carácter asesor y sus dictámenes no son vinculantes ni preceptivos. Por tanto, no debe condicionar el pacto político, a juicio de los dirigentes de CiU. Desde el Gobierno, el consejero de Relaciones Institucionales y presidente de ICV, Joan Saura, considera que son inaceptables los intentos de CiU de deslegitimar el papel del Consultivo, cuyo dictamen pidió la propia federación nacionalista. Intentar llevar a Madrid un texto con artículos considerados en su totalidad inconstitucionales es, a juicio de Saura, "ridículo".

Los convergentes, en cambio, opinan que si consiguen arrastrar tras de sí a Esquerra contra las tesis socialistas, logran uno de sus objetivos fundamentales: abrir una etapa de inestabilidad para el Gobierno de Maragall, que ha hecho de la reforma estatutaria su principal bandera política. Por esta razón, el democristiano Duran Lleida no ha dudado en dirigir sus baterías hacia el manifiesto de empresarios catalanes en favor de un acuerdo estatutario. Un desconocido Duran ha llegado a sugerir que lo más granado de la patronal catalana se ha prestado a firmar un texto que no es suyo, pues ha sido horneado en Presidencia de la Generalitat, para que Maragall "obtenga un balón de oxígeno".

A pesar de la presión a la que la federación está sometiendo al Gobierno de la Generalitat, el presidente catalán asegura no tener en mente la convocatoria anticipada de elecciones, a la que aspira CiU para intentar volver a ese Palau de la Generalitat que ocupó durante 23 años.

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ENTRE EL PADRE Y LA MADRE

Barcelona - El líder de CiU, Artur Mas, volvió a referirse en la jornada de ayer al dictamen del Consejo. El presidente de la federación nacionalista reiteró que el dictamen "no tiene carácter vinculante", puesto que el Estatut "no lo hacen los juristas, sino los políticos en el Parlamento de Cataluña". "Para eso nos eligieron los ciudadanos democráticamente", aseguró Mas.

Para el líder de CiU, el Consultivo está "dividido cuatro a tres", y puso como ejemplo la situación de un hijo que recibe opiniones contrapuestas de su "padre y su madre", y que al final "acaba actuando por su cuenta, y decidiendo por sí mismo". Con esta metáfora justificaba el dirigente nacionalista que su formación pase por alto el rechazo del Consultivo a su modelo de financiación o al blindaje de competencias.

Del total de 16 enmiendas consideradas por los expertos juristas inconstitucionales, la mayoría corresponde a Convergència i Unió y a Esquerra Republicana.

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ACEBES AFIRMA QUE EL ESTATUTO DE CATALUÑA DESGUAZA ESPAÑA

S. V.

Acusa al Gobierno de dar la espalda a las preocupaciones reales de los ciudadanos

Valencia - El secretario general del PP, Ángel Acebes, acusó ayer al Gobierno socialista de "crear problemas donde no los había y que no preocupaban a nadie", y destacó como ejemplo el Estatuto de Cataluña que, a su juicio, "busca el desguace de España". Acebes aseguró en una jornada del PP sobre la inmigración en Valencia que el proyecto de reforma estatutaria de Cataluña "ha provocado división, enfrentamiento" y una "sensación de riesgo, porque los socios más cercanos que sostienen al Gobierno siguen adelante en un proyecto para desguazar España". Una propuesta de Estatuto que para los populares se ha convertido en "un caballo de Troya dentro de la Constitución de todos los españoles, que ha traído convivencia, cohesión y solidaridad", afirmó Acebes tras citar el informe del Consejo Consultivo de la Generalitat que considera inconstitucionales total o parcialmente 20 artículos.

Acebes responsabilizó al Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero -del que afirmó que "todo lo que toca se convierte en un problema"- de dar la espalda a las preocupaciones "reales" de los ciudadanos, entre las que destacó la inmigración, tema central del acto del PP en Valencia, en el que también intervinieron el presidente de los populares valencianos, Francisco Camps; la secretaria de Política Social y Bienestar del partido, Ana Pastor, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Acebes, en un discurso ante unas 200 personas, exigió "orden y control" en la integración de los inmigrantes para evitar posibles confrontaciones sociales, y tachó de "demagógico e ineficaz" el reciente proceso de regularización. Acebes, que citó el nuevo incidente en la valla de Melilla, donde en la madrugada del viernes 20 inmigrantes lograron entrar desde Marruecos, achacó al Gobierno falta de control de las fronteras, y defendió una política "generosa y seria con la inmigración legal" y "muy rigurosa con las mafias".

Acebes aprovechó su intervención para reiterar la oposición del PP a la propuesta del Gobierno para paliar el déficit sanitario. La advertencia del Ejecutivo de que retirará el proyecto si no lo aceptan las autonomías no responde a "un Gobierno serio y responsable", añadió el dirigente popular, quien cerró sus duras críticas a los socialistas con la política antiterrorista. La decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska de citar a siete dirigentes del Partido Comunista de las Tierras Vascas como imputados en un delito de pertenencia o colaboración con banda terrorista, según Acebes, "pone de manifiesto la vergüenza" del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y de Zapatero, cuya "actitud irresponsable y culpable" ha permitido la entrada de representantes supuestamente vinculados a ETA en el Parlamento vasco.

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ZAPATERO AGLUTINA AL PSOE Y AL PSC PARA NO EMBARRANCAR EN LAS REFORMAS ESTATUTARIAS

Gonzalo López Alba y Manuel Marín

Extremadura, Madrid y Castilla-La Mancha advierten de que el debate catalán afecta a todos y «no puede terminar con menos Constitución ni menos España»

MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero aplicó ayer un «liderazgo balsámico» para aglutinar a todos los socialistas en el objetivo de «llevar a buen puerto» la reforma del Estado de las Autonomías, en la que, como advirtió el valenciano Joan Ignasi Pla, el PSOE «se juega buena parte de su credibilidad y de sus posibilidades de consolidación» en el poder.

Tras días de enfrentamiento público, la reunión del Comité Federal -que congrega a más de 200 dirigentes- puede resumirse en que todos los socialistas españoles -incluido el PSC- respaldan a Zapatero y confían en él para conjugar en este proceso la «doble lógica constitucional» de la unidad de España y el reconocimiento de su diversidad, y Zapatero confía en el PSC y lo respalda para que esta pauta sea también la del Estatuto de Cataluña. Más allá de los matices diferenciales sobre la visión de España -que los hubo-, de los condicionamientos electorales de cada territorio -que los hay- y del intercambio de pullas -que se produjo-, se impuso la unanimidad en que, puesto que las reformas institucionales son un compromiso electoral del PSOE, «hay que terminar esto, cuanto antes y bien».

«Ni inmovilismo ni aventuras egoístas»

Zapatero se esforzó por desdramatizar el «debate catalán», hasta proclamar que «ojalá todos los problemas de España fueran como la reforma de los estatutos». Defendió que «los catalanes quieren un autogobierno más fuerte para ir del brazo del conjunto de España, no para alejarse de ella». Y, ejerciendo la autoridad de su liderazgo -«este partido sabe discutir con libertad y actuar con unidad»-, marcó el criterio «que vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo, ni aventuras egoístas e insolidarias», para concluir que «a algunos se les notan demasiado las ganas de que este proceso de reformas salga mal... y se van a llevar un chasco».

A su tono conciliador y optimista vino a sumarse Pasqual Maragall, quien afirmó que el estatuto catalán «ha de ser socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional», al tiempo que garantizaba que Cataluña -aunque podría hacerlo- no pedirá la reforma de la Constitución, una declaración con la que se identificó todo el Comité Federal, aunque no disipó los temores de los más recalcitrantes.

Pero, junto a Zapatero, la estrella ayer fue Manuela de Madre, quien habló antes que Maragall y después de quienes mantienen posiciones más críticas y desconfiadas con el proceso catalán -Extremadura, Madrid y Castilla-La Mancha, cuyos dirigentes temen que el PP «muerda» electoralmente en sus territorios por la «deriva nacionalista» del PSC-.

La portavoz del grupo parlamentario del PSC arrancó una ovación general cuando dijo: «No os preocupéis. El PSC es el que está defendiendo y defenderá que la reforma se haga dentro del marco de la Constitución».

«Leéis mucho ABC»

Pero también se «revolvió» contra algunas críticas reclamando «la presunción de inocencia» para el PSC y subrayando que no puede entender «por qué cuando Ibarra defiende Extremadura es socialista y cuando Maragall defiende a Cataluña es nacionalista», para ironizar que «me parece que algunos leéis mucho ABC». A los más críticos con el PSC les pareció «una bronca intolerable» que sólo demuestra que «el PSC arrastra de as en Ferraz».

El extremeño Francisco Fuentes hizo de portavoz de Ibarra para defender que «nación sólo hay una, y eso ya lo arreglamos en 1978». El madrileño Rafael Simancas dijo a sus compañeros catalanes que «todo el autogobierno que queráis, pero el proceso no puede terminar con menos Constitución ni con menos España», al tiempo que reivindicaba su derecho a opinar sin esperar al texto final porque «lo que ocurra en Cataluña afecta al marco institucional global». Y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, sostuvo que «los estatutos no son derechos preexistentes a la Constitución».

En las posiciones más cercanas al PSC se alinearon el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y los representantes de Canarias y Baleares, mientras que el presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, intentaba poner en circulación la «vía gallega», y el andaluz Luis Pizarro alertaba sobre la percepción ciudadana de que se presta más atención a este debate que a sus problemas cotidianos, preocupación que se plasmó en el discurso de Zapatero al «relegar» este tema a la página 13 de las 16 de su discurso. Y, entre todos, el vasco Patxi López destacaba la repercusión del proceso catalán en su comunidad porque, si prospera, sería un modelo de convivencia entre nacionalistas y no nacionalistas.

Pese a que todos optaron por subirse al «carro del optimismo» de Zapatero y Maragall, el pesimismo sobre un nuevo estatuto ha cundido dentro del propio PSC, desde el que se argumenta que «CiU no lo quiere» y «ERC se deja arrastrar». Así, hasta en el PSC confían ya más en lo que pueda hacer Zapatero -que mantiene una relación fluida con Carod Rovira y Duran Lleida- que en Maragall. Éste apuntó que la clave final será el modelo de financiación. Tan enfrascados estuvieron en lo suyo, que ayer se olvidaron del PP. Ni una mención.

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

EL INFORME DEL CONSULTIVO SOBRE EL ESTATUTO AHONDA LA DIVISIÓN POLÍTICA EN CATALUÑA

Ángel Marín

La mayoría de sus miembros, los afines al PSC (2) y los de ICV y PP, ve inconstitucionales los aspectos esenciales del Estatuto: la financiación y los derechos históricos

BARCELONA. El dictamen del Estatuto del Consejo Consultivo de la Generalitat, que oficialmente se hará público mañana, tendrá, al parecer, más variantes que una quiniela. Todos los líderes políticos de Cataluña esperan a conocer las votaciones de los siete miembros de este órgano asesor -cuatro a tres en la mayoría de los casos, aunque no se puede descartar otros resultados sorprendentes como el empate, si se abstiene uno de ellos, o la goleada en casa, si los dos representantes del PSC quedan en minoría- para llevar el agua a su molino estatutario.

Tras la filtración esta semana de parte del dictamen del Consultivo, que mayoritariamente considera inconstitucional la propuesta de financiación del tripartito y también la de CiU, igual que la invocación de los derechos históricos para «blindar» el Estatuto de posibles «injerencias» del Estado, los dirigentes catalanes han puesto de manifiesto, una vez más, la división política que existe en Cataluña.

El PSC e ICV se aliaron esta semana en la defensa de la labor del Consultivo y anunciaron su predisposición a «retocar» los artículos dudosos del Estatuto para ajustarlos plenamente a la Constitución; mientras que los representantes de CiU y ERC ningunearon la opinión de este órgano asesor y están dispuestos a «ir más allá» de la Carta Magna. Incluso, algún dirigente de Esquerra ha ido más lejos al afirmar ayer que el objetivo de su partido es reformarla para convertir España en un Estado federal.

Negociaciones entre CiU y ERC

Los socialistas catalanes reconocieron que el plan financiero del tripartito era «muy ambicioso» y que estaba al «límite» de la Constitución, incluso admitieron que podrían haberse pasado de «la raya» constitucional; mientras que los republicanos lo rechazan y, en silencio, negocian bilateralmente con los nacionalistas para incluir algunas de las propuestas financieras de CiU, que también son consideradas inconstitucionales por el Consultivo.

Los convergentes Felip Puig y Francesc Homs se reunieron esta semana con los independentistas Joan Ridao y Antoni Soy para explorar puntos de encuentro entre las dos formaciones con el fin de presionar al PSC para que acepte el modelo fiscal y los derechos históricos que, entre otros artículos, son cuestionados por el órgano asesor de la Generalitat.

En concreto, la mayoría del Consejo Consultivo -los dos elegidos por el PSC y los afines a ICV y PP, en total cuatro- considera que 20 artículos del nuevo Estatuto catalán rebasan, parcial o totalmente, los límites establecidos por la Carta Magna y otros 35 son de dudosa constitucionalidad en función de cómo sean interpretados.

Los vocales de CiU (2) y de ERC (1) presentarán votos particulares en contra de una parte del informe del Consultivo e, incluso, dos de ellos ya anunciaron que impugnarán el dictamen al cuestionar la competencia de este órgano para opinar sobre la constitucionalidad del nuevo Estatuto de Cataluña.

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ZAPATERO PARA LOS PIES AL PSC Y LE ADVIERTE DE QUE NO TOLERARÁ «AVENTURAS EGOÍSTAS E INSOLIDARIAS»

Esther L. Palomera

Repaso al año y medio de gobierno, mensaje de confianza y llamada al orden. Así se presentó ayer Zapatero ante el comité federal del PSOE, un cónclave que se saldó con el reproche casi unánime de todas las federaciones al PSC y la reforma del Estatuto catalán.

Madrid - Cerco al PSC. Socialistas de todas las federaciones elevaron ayer la voz contra los «delirios» de los catalanes, contra su reforma estatutaria, contra sus aspiraciones pseudonacionalistas y contra sus problemas de identidad.

Ya no son «cosas de Ibarra», ni siquiera de los «guerristas». En todas las intervenciones –y hubo 24– planeó el reproche, más o menos velado, más o menos elegante, a los de Maragall. Tanto es así que la delegación catalana tuvo que salir a la defensa. Pero esto ocurrió después del discurso inaugural con el que el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, había abierto ya la espita en esta misma dirección.

A su manera, como suele hacer él, sin estridencias, ni tensiones, sino más bien con elegancia y sin levantar la voz, el presidente del Gobierno le dio un buen «repaso» a Maragall, y a Montilla..., y, en general, al PSC. Hablaba de la oportunidad histórica que se abre para el modelo territorial, de que las oportunidades no pueden desperdiciarse, de dar «un paso adelante y no en otra dirección», de que toda reforma debe estar avalada por el «consenso y el respeto al marco constitucional», pero también con el respeto «de las culturas, lenguas e instituciones».

Y de repente, espetó: «Ésta es la postura de los socialistas de España, y vale tanto para el PSOE como para el PSC: ni inmovilismo, ni aventuras egoístas e insolidarias. Esta es la postura en la que se reconoce una amplísima mayoría de compatriotas: de andaluces, de catalanes, de valencianos, de canarios, de vascos...»

Poco tardó el cónclave en entender que era ésta una alusión expresa al primer secretario de los socialistas catalanes y ministro de Industria, José Montilla, que en días atrás había manifestado que las posiciones que adoptara el PSOE no condicionarían al PSC. Claro que la parte contraria interpretó que también hubo toque de atención a Ibarra y a los que piensan como él por aquello del inmovilismo. Es lo que tiene Zapatero, que sus palabras contentan a todos y todos se dan por satisfechos. Que cada cual saque sus propias lecturas. Pero, ayer, los socialistas, en diferentes versiones y desde diferentes territorios, dijeron «basta ya de hablar sólo del Estatuto de Cataluña».

Y eso a pesar de que en el cierre del Comité Federal, el presidente subrayó que la «actualización del Estado autonómico no es un problema sino una oportunidad» y que no hay ni inquietud ni preocupación por ello. Luego, quiso Zapatero insuflar ánimos a sus huestes al recordar que en el último año se habían cosechado importantes éxitos electorales, en Galicia y el País Vasco.

Y con ello consideró que el PSOE está fuerte para afrontar cualquier reforma, porque sólo hay un partido decidido a «unir a los españoles y respetar su diversidad y ése es el PSOE». El mismo al que pidió saber «discutir con libertad y actuar con unidad». Llamada al cierre de filas, pues.

El resto de la intervención la dedicó el presidente a trasladar un mensaje de optimismo y confianza. En materia económica, se detuvo especialmente en felicitarse por el «rigor, el diálogo, la innovación y las reformas» que emprenderá su Gabinete.

Financiación sanitaria. Y fue en este capítulo en el que se detuvo en la propuesta de su Gobierno para resolver el endémico déficit de la sanidad. Ha habido muchas lecturas al respecto y Zapatero quiso aclarar varios extremos.

Uno, que el Ejecutivo se ha encontrado con el problema, que viene de la financiación que acordó el Gobierno anterior. Dos, que las comunidades autónomas han pedido el concurso del Ejecutivo central. Tres, que «cualquier otro podría haber escurrido el bulto». Y cuatro, que la suya es una propuesta abierta a la negociación. En todo caso, precisó que el único recargo que se aplicará será sobre el alcohol y el tabaco, y que «las Comunidades podrán complementar el dinero que reciban del Gobierno según su criterio, sin imposiciones, en uso de su autonomía fiscal, porque eso también es autogobierno».

Hechas las aclaraciones, enfatizó para los escépticos: «Sí, bajar impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas y por eso vamos a reducir el impuesto sobre la renta a los trabajadores de las clases medias. Sí, defender la sanidad pública universal y gratuita es de izquierdas, y por eso no vamos a desentendernos de los problemas que las comunidades tienen para financiar el gasto sanitario. Y, sí, disuadir del consumo de alcohol y tabaco es de izquierdas».

Fue ésta la frase célebre del día: «Queremos que los ciudadanos paguen menos impuestos, tengan una buena sanidad pública y que consuman menos alcohol y tabaco. Y eso, creo, que es ser de izquierdas en el siglo XXI». Aunque de forma más liviana, también se refirió a los incendios, a la presencia de nuestros militares en Afganistán, a la educación y a la familia. Para combatir los primeros y para paliar la sequía, anunció que presentará un Plan Nacional de Emergencias.

Para contrarrestar las críticas al proyecto de ley de Educación que ya ha remitido al Parlamento, empeñó su palabra en que tratará de lograr un pacto en la tramitación. Y a quienes le han censurado la aprobación del matrimonio homosexual, les recordó que con la regulación «nada ha cambiado en nuestro entorno ni en nuestras familias. Porque con la familia –apostilló– pasa como con la patria, cuántas veces se ha usado su nombre en vano».

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

«LAS OCASIONES HISTÓRICAS LAS CARGA EL DIABLO»

Esther L. Palomera

Maragall sale en defensa de su proyecto de Estatuto porque servirá para cerrar «fracturas pendientes» Barreda le recuerda que la legitimidad de las autonomías parte de la Constitución

Madrid - De los primeros en «cargar» contra el PSC fue el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Y de qué manera. «El Estado de las Autonomías funciona, lo que no funciona son los sistemas de coordinación entre ellas y el Gobierno. Eso es lo que hay que resolver: que haya más Estado y mejor Estado de las Autonomías».

No se quedó ahí. Quiso, además, recordar a los socialistas catalanes que la «legitimidad de las Comunidades parte de la Constitución y que los derechos de las autonomías no son preexistentes a 1978».

Esta alusión junto a la que hizo sobre el término nación y su oposición a que se incluya éste en los Estatutos de Autonomía dejaron claro por dónde iba su discurso. Por boca de Francisco Fuentes habló Juan Carlos Rodríguez Ibarra –que al ser miembro de la dirección federal prefirió no intervenir personalmente– y la delegación extremeña. Era el duelo de ésta con los catalanes de los más esperados de la mañana. Y no defraudó.

Fuentes comenzó con un reproche alto y claro: «Mal vamos cuando en este partido se manda callar al secretario de Organización y a su presidente». Los de Maragall lo entendieron a la primera. También cuando el extremeño tachó de error político «que algunos intenten sustituir el discurso de los derechos de los ciudadanos y la política social por la jerga de la identidad y los derechos de los pueblos».

Tantas y tan intensas fueron las alusiones a los socialistas catalanes, que Manuela de Madre salió en defensa de los suyos. Estuvo de acuerdo en la frase de Zapatero de que «ni inmovilismo, ni egoísmo». Pero ella añadió: «Ni radicalidad». Era una velada alusión a Juan Carlos Rodríguez Ibarra, a quien también citó para quejarse de que «cuando él defiende Extremadura es socialista y cuando Maragall sale en defensa de Cataluña, es nacionalista».

No compartió De Madre los reproches de sus correligionarios, de quienes sospechó que «leéis mucho LA RAZÓN, el “Abc” y oís demasiado la Cope». Su opinión es que el PSOE no debe temer al PSC y sus intenciones ante el Estatuto, pues ya votaron los de Maragall en contra del dictamen que el Parlament de Cataluña aprobó en julio sobre el Estatuto. «Es más –se encargó de recordar– , fue el PSC, y no ningún otro partido, quien solicitó el informe del Consell Consultiu». La intervención de Manuela de Madre y su cita expresa a Ibarra no gustó al presidente extremeño que, fuera de la sala en la que debatía el cónclave, le espetó: «Ni constitucionalidad ni inconstitucionalidad de la reforma, a mí me interesan otros problemas más importantes». «¿Y por eso tú eres más socialista que yo?, le replicó la catalana. Maragall también pidió la palabra para defender las bondades de su Estatuto que, según él, servirá para «cerrar las fracturas que quedan pendientes».

Ya advirtió de que Cataluña podría plantear una modificación de la Constitución, pero declinó hacerlo porque está convencido de que el texto debe ser «socialmente ambicioso, políticamente realista y jurídicamente constitucional». Sus palabras no convencieron al auditorio, pues el resto de intervenciones, la de Luis Pizarro (Andalucía), la de Rafael Simancas (Madrid), la de Barrio de Penagos (IS) y la de otros muchos coincidieron en que la profundización del autogobierno no «debe acabar con más Cataluña, más Valencia, más Andalucía... y menos España y menos Constitución, sino en más».

Éste fue el lugar común de la mayoría de los socialistas. También el de José Acosta, que habló esta vez por la «tribu de los prostáticos, que saben de buena tinta que las oportunidades históricas las carga el diablo». Cerró el debate Zapatero, quien, para compensar la lluvia de críticas y a pesar de que él mismo había abierto la espita, concluyó que las reformas estatutarias no eran un problema sino una oportunidad, al tiempo que emplazó al Comité Federal a dejar de lado los prejuicios porque «a España, a Cataluña y al PSOE le interesa que salga el Estatuto». Tiene para ello confianza en el PSC. Ya es mucho.

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

ACEBES SEÑALA EL ESTATUT COMO EL «CABALLO DE TROYA» DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Dice que el Gobierno podía haber consultado antes la reforma sanitaria «para no tener que retirarla»

Valencia - El secretario general del PP, Ángel Acebes, afirmó ayer que la polémica de la reforma del Estatuto de Cataluña, que, según destacó «busca el desguace de España», «la han creado el Gobierno y sus socios». Acebes criticó, durante su intervención en la jornada celebrada por el PP en Valencia bajo el lema «Populares por la integración», que «el Gobierno se dedica a crear problemas donde no los había y que no preocupaban a nadie como el Estatuto de Cataluña».

En este sentido, lamentó que la reforma del texto catalán haya provocado «división, enfrentamientos y que, en estos momentos, haya cada vez una mayor sensación de riesgo, porque los socios más cercanos que sostienen al Gobierno siguen adelante en un proyecto para desguazar España», aseveró. Acebes incidió en que «los medios dicen que hay más de 20 causas de inconstitucionalidad. Ya se lo dijimos, que ésa no era la dirección, que iba a generar riesgos, enfrentamientos, tensiones entre las comunidades autónomas y efectivamente» –agregó– «eso se está produciendo, un caballo de Troya en la Constitución de todos los españoles, que ha traído convivencia, cohesión y solidaridad».

En lo que al proyecto de financiación sanitaria se refiere, el secretario general del PP afirmó que el presidente del Gobierno, antes de plan-tear su propuesta de financiación sanitaria «podría haber consultado a todos los afectados» que la han rechazado de forma «unánime», para ahora «no tener que retirarla». Acebes lamentó que la «receta» que propone el Gobierno pase por incrementar los impuestos para abordar los problemas de la sanidad que, «bien conoce la Comunidad Valenciana, que tan ligada está al incremento de la población», informa Ep.

Destacó que esta propuesta «ha merecido el rechazo unánime e inmediato de todas las comunidades autónomas», «tanto las gobernadas por el PP como las del PSOE y por los nacionalistas, además de por los representantes de los consumidores, del comercio y de la industria». Asimismo, criticó que «encima», la vicepresidenta del Gobierno, Fernández de la Vega, dijera que «si esto no les gusta que lo retirarán.

El ex ministro de Interior subrayó que «el Gobierno no puede jugar con las políticas fundamentales que afectan al bienestar de los ciudadanos y de los que defienden la política económica, el progreso y la prosperidad de las familias y su calidad de vida», porque, tras la subida de impuestos se iniciará «el círculo vicioso» de subida de impuestos, incremento de los precios y desempleo, es decir, «un cambio en el modelo económico del PP que, con menos impuestos, trajo más crecimiento, más empleo, disminución de los tipos de interés y una economía saneada». A su juicio, éste «no es un Gobierno serio y responsable», sino «un desastre» a tenor de las medidas que plantea.

Por su parte, la secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió a Rodríguez Zapatero que diga «cuál es su idea de España, si la España constitucional que defiende Rodríguez Ibarra o la insolidaria e identitaria que define Pasqual Maragall».

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

EL PP EXIGE A ZAPATERO QUE DECIDA ENTRE MARAGALL O IBARRA

R. N.

Fuengirola (Málaga) - La secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró ayer en Fuengirola que Rodríguez Zapatero «no es ningún árbitro» en el debate estatutario y le exigió que exprese «cuál es su idea de España». Para Sáenz, quien participó en el grupo de trabajo del PP-A para la reforma del Estatuto andaluz, Zapatero «es el presidente del Gobierno y en este debate no puede ser Don Tancredo», por lo que volvió a insistir en que «tiene que decirnos cuál es su idea de España, si la España constitucional que defiende Juan Carlos Rodríguez Ibarra o la insolidaria e identitaria que define Pasqual Maragall».

Además, señaló que el presidente del Ejecutivo «siempre nos ha afirmado que tenía un modelo territorial y que su tercera vía era el Estatuto de Cataluña», pero resaltó que «esa vía hace aguas por todas partes, ha sumido a Cataluña en un proceso de discusión de dos años que le ha entretenido de los verdaderos problemas que plantean los catalanes y es algo que no debe repetirse en el resto de España». Aseveró igualmente que «si el PSOE acepta la definición de España como una nación integrada por nacionalidades y regiones, esperamos que se modifique, a iniciativa del PSC, el artículo 1 del proyecto de reforma del estatuto catalán que dice que Cataluña es una nación».