El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Putin Reabre la Investigación del Asalto en Beslán

Por Narrador - 7 de Septiembre, 2005, 6:44, Categoría: Terrorismo

Ha concluido el periodo de luto por las victimas de Beslán en Rusia. Se ha recordado a unos inocentes que perdieron la vida a manso de la barbarie más injustificada. Hay dudas, Putin ha reabierto la investigación. Debe conocerse la verdad de lo que allí sucedió, puede que incluso haya que depurar responsabilidades por la gestión de la crisis. Pero lo que no debemos olvidar, lo que prima sobre cualquier consideración es que unos terroristas asesinaron a sangre fría a más de 300 personas, casi 200 eran niños.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

BESLÁN CONMEMORA EL NEGRO DESENLACE DEL SECUESTRO

Daniel Utrilla (Enviado Especial)

Decenas de madres ayunaron para sufrir como sus hijos antes de morir

BESLAN (RUSIA).- La misteriosa y súbita explosión que a las 13.05 horas del 3 de septiembre de 2004 marcó el sangriento final de la toma masiva de escolares en Beslán, fue recordada ayer con un estallido de dolor popular en el cementerio de la localidad, repiques de campanas y la ascensión de 331 globos blancos (el número exacto de alumnos y adultos muertos), que fueron soltados por una treintena de niños desde el patio de la escuela.

Las mismas madres que hace un año se desmayaban, caían de rodillas o corrían desorientadas presas del pánico en medio del caótico asalto desatado por la explosión, completaron ayer su tercer día de encierro en el gimnasio de la escuela semiderruida, donde cientos de finas velas alumbran en las paredes las fotos en color de los fallecidos.

Sin comer ni beber, decenas de madres han querido revivir así el martirio que sufrieron sus propios hijos antes de hallar la muerte, la mayoría despedazados por el circuito de bombas con que los terroristas forraron la escuela. No obstante, muchos parientes exigen que se investigue si se produjeron víctimas civiles en medio del caótico asalto de las fuerzas rusas, que se valieron de tanques y lanzallamas.

La mayoría de los 331 víctimas mortales (186 niños) perecieron en los minutos subsiguientes a la explosión, que vino seguida de otras dos detonaciones y del desplome del tejado del gimnasio en medio de un pavoroso incendio.

Unico terrorista vivo

Frente a la suposición oficial de que cedió el adhesivo que fijaba una de las bombas, el único terrorista que queda vivo y que está siendo juzgado, Nurpashi Kuláyev, afirma que el terrorista encargado de velar por el detonador fue alcanzado por un disparo desde fuera.

Cánticos religiosos ortodoxos envolvieron la ceremonia en la escuela, marcada por la lluvia y un cielo plomizo y gris. Al otro lado de la vía, como caída del cielo, se recorta la fachada multicolor de una de las dos escuelas nuevas que han sido construidas en un tiempo récord bajo el patrocinio del alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov.

Tras la ceremonia de los globos, varios miles de lugareños se dieron cita en el cementerio (una ampliación del viejo camposanto), donde yacen todas las víctimas en tumbas alineadas en cuatro calles.

En medio de la emoción de las madres, que limpiaban las tumbas o se abrazaban desconsoladas al frío mármol rojo de las lápidas, fue inaugurado un conjunto escultórico de siete metros de altura compuesto por cuatro madres sobre cuyos brazos -que se ramifican como sarmientos- se posan medio centenar de querubines que se elevan al cielo.

Bautizada como El árbol del dolor, la estatua de bronce fue inaugurada tras la lectura de todas y cada una de las víctimas.

Sobre las lápidas, en las que se reproducen los retratos de las víctimas, se multiplicaban muñecas de sonrisa tétrica, botellas de agua o comida como piezas de fruta o bolsitas de frutos secos; obsequios con los que les habría gustado paliar el hambre y la sed sufridas por los niños durante las horas que precedieron a su muerte.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

PUTIN REABRE LA INVESTIGACIÓN

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó ayer que la Fiscalía federal rusa envíe a sus representantes a Beslán para investigar todas las informaciones sobre la toma de rehenes que le transmitieron los habitantes de esa ciudad del norte del Cáucaso. Esta decisión del Kremlin fue anunciada tras el encuentro celebrado en Moscú entre Putin y una delegación de familiares de víctimas de la matanza de Beslán.

Los investigadores de la Fiscalía tendrán que llevar a cabo «una verificación suplementaria completa de todos los aspectos del conjunto de informaciones de los que se dispone sobre este asunto», declaró Putin ante el Consejo de Seguridad ruso.

La líder del Comité de las Madres de Beslán, Susanna Dudiyeva, calificó la reunión con el jefe de Estado de «difícil y áspera», aunque reconoció que se trató de «un importante paso adelante para los dolorosos parientes». Vestida de negro y junto a otras madres que perdieron a sus hijos en el ataque, Dudiyeva reveló a la prensa de Beslán que le formularon preguntas comprometidas a Putin, a muchas de las cuales el presidente ruso respondió «abiertamente». Putin prometió al grupo que «haría todo lo necesario para que se conozca la verdad y que todos la sepan».

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

UN AÑO DE LUTO EN BESLÁN

Rodrigo Fernández

La inauguración del monumento 'Árbol del dolor' pone fin al duelo oficial por las víctimas de la matanza en Osetia del Norte

Beslán - El duelo oficial de tres días terminó ayer en Osetia del Norte con una emotiva ceremonia en el gimnasio de la escuela número uno de Beslán y con la inauguración del monumento Árbol del dolor en el cementerio local. Con estos actos finalizó también el luto de un año que guardaron las madres de los cientos de víctimas que dejó el masivo secuestro perpetrado por un comando terrorista. Toda la ciudad de Beslán acompañó en este duelo a los padres y familiares de las víctimas: en los 12 meses transcurridos no se oyó música ligera en toda la ciudad ni se celebró ni una sola boda.

Miles de personas acudieron ayer a la escuela número uno para honrar la memoria de las 331 personas (186 niños) que perecieron el año pasado en el infierno en que se convirtió el gimnasio, cuando después de estallar una bomba en su interior, los soldados de las fuerzas especiales se lanzaron al asalto de la escuela. A las 13.05 (dos horas menos en la España peninsular), la hora exacta en que se produjo ese primer y fatal estallido, cesó la música clásica, una campana repicó y comenzó el minuto de silencio, que se respetó a lo largo de toda Rusia. Pero en los accesos al gimnasio, en realidad no hubo silencio: ininterrumpidamente se oía el coro de sollozos de las madres, familiares y simples vecinos que no pudieron retener las lágrimas. Después, un grupo de niños de Beslán soltó 331 globos blancos, uno por cada víctima. La mayoría se perdió en el cielo nublado de Beslán, salvo dos grupos: uno quedó enredado en los cables eléctricos, y otro, en un gran árbol junto al edificio de viviendas adyacente que domina la escuela y en cuya azotea soldados francotiradores protegían la ceremonia fúnebre.

Teófano, metropolita de Stávropol y Vladikavkaz y máxima autoridad ortodoxa en el Cáucaso ruso, realizó un corto responso en el interior del gimnasio, que fue interrumpido por los alaridos de una madre desconsolada. Los gritos de la mujer se ahogaron en el pecho del arzobispo, que interrumpió sus oraciones para abrazarla.

Las escenas de dolor vividas en la escuela se repitieron más tarde en el cementerio, adonde se dirigió todo Beslán. El sonido de un péndulo acompañaba monótonamente el rosario de nombres de las víctimas que se oían por los altavoces. Cuando los 331 nombres con sus apellidos fueron pronunciados, cayó el velo blanco que cubría el monumento del Árbol del dolor y decenas de palomas blancas emprendieron vuelo al cielo mientras sonaba el Adagio de Albinoni. El tronco del árbol lo forman cuatro mujeres con los brazos alzados, mientras que 50 ángeles -que deben recordar la fiesta de Pentecostés- integran las ramas. El dolor de las madres es así superado por los ángeles, que simbolizan la esperanza y la resurrección.

Mientras tanto, en Moscú, el presidente, Vladímir Putin -que el viernes recibió en el Kremlin a una delegación de Beslán-, ordenó enviar a Osetia del Norte a representantes de la fiscalía general para realizar "una revisión multilateral de toda la información reunida" sobre la toma del colegio. Putin subrayó que la investigación será crucial para el "perfeccionamiento cardinal de todo el sistema de orden público". El mandatario repitió que Rusia, como otros países, "no siempre consigue prevenir y contrarrestar con eficacia los ataques terroristas", y señaló que la responsabilidad por ello recae en él y en los demás altos funcionarios "por el cargo que ocupan". El Comité de Madres de Beslán exige que se castigue a los responsables de que el secuestro terminara en matanza.

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

UN AÑO DESPUÉS, PUTIN ORDENA A LA FISCALÍA EL ENVÍO DE INVESTIGADORES

Rafael M. Mañueco (Enviado Especial)

Tras la reunión con las madres de Beslán, el presidente ruso reconoció su parte de culpa y prometió que se adoptarán medidas para depurar responsabilidades

BESLÁN. Ha tenido que pasar un año y celebrarse una reunión con las madres de las víctimas para que el presidente ruso, Vladímir Putin, admita por fin que es necesario acometer una investigación que aclare cómo actuaron las autoridades durante el sangriento secuestro en la Escuela número Uno de la localidad osetia de Beslán.

Los familiares de las personas afectadas llevaban un año intentado sin éxito que se depuren responsabilidades y se conozcan los nombres de quienes dieron órdenes tales como el empleo de tanques y lanzallamas contra un recinto atestado de rehenes, en su mayoría escolares de corta edad.

Coincidiendo con el aniversario de la matanza, Putin encargó ayer a la Fiscalía General de Rusia que inicie las diligencias necesarias. Hay, no obstante, tres investigaciones en curso desde el año pasado: la de la Fiscalía General de Osetia del Norte, la que está llevando a cabo la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) y la de la Asamblea Legislativa osetia. Ninguna de las tres ha logrado todavía arrojar luz sobre los numerosos interrogantes de los habitantes de Beslán.

«Las madres tienen razón»

«Hace falta realizar una comprobación suplementaria y completa de toda la información de la que se dispone hasta el momento sobre la tragedia», manifestó ayer el jefe del Kremlin ante los miembros del Consejo de Seguridad. Según Putin, las madres de Beslán tienen razón al considerar que «una investigación objetiva y en profundidad ayudará a mejorar el cumplimiento de la Ley en Rusia».

El viernes, el presidente ruso se reunió en Moscú con una delegación compuesta por ocho familiares de los secuestrados. Al finalizar el encuentro, la presidenta del Comité de Madres de Beslán, Susana Dudíyeva, afirmó que le dijeron a Putin directamente en la cara que «es culpable, que él es responsable de lo que sucedió» y, aunque las conversaciones con Putin fueron «difíciles y ásperas», aseguró que el máximo dirigente ruso lo reconoció y prometió que se adoptarán medidas para esclarecer los hechos.

Mientras tanto, miles de habitantes de Beslán se congregaban en el gimnasio de la escuela para rendir homenaje a las víctimas. A las 13.05, la misma hora a la que el 3 de septiembre del año pasado comenzó el asalto, se guardó un minuto de silencio, y por la tarde, en el cementerio, se inauguró un monumento en recuerdo a los fallecidos.

LA RAZON

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

RUSIA RECUERDA EL ASALTO AL COLEGIO DE BESLAN CON UN MINUTO DE SILENCIO

Sergio Imbert

Moscú- Los deudos de las víctimas de la masacre de Beslan, y con ellos toda Rusia, guardaron un minuto de silencio en memoria de sus hijos y familiares que murieron, hace exactamente un año, en el sangriento desenlace de aquella crisis. A las 13.05, supervivientes y familiares guardaron silencio ante las ruinas de la escuela número uno de la ciudad noroseta, con centenares de velas colocadas ante las fotos de sus hijos en el gimnasio donde perdieron la vida. A esa hora, el 3 de septiembre de 2004, dos explosiones fortuitas en el gimnasio desencadenaron el tiroteo entre el comando terrorista chechén, que retenía a 1.251 personas, y las fuerzas de seguridad, que se lanzaron al asalto para salvar a los rehenes.

En Moscú, el presidente ruso, Vladimir Putin respetó el minuto de silencio durante una reunión de su Consejo de Seguridad, en la que ordenó al fiscal general revisar toda la marcha de la investigación de la tragedia, muy criticada por los habitantes de Beslan. Putin admitió que Rusia «no siempre consigue prevenir y contrarrestar con eficacia los ataques terroristas» y que la responsabilidad por ello recae en él y en los demás altos funcionarios.

En Beslan, toques de campana marcaron el minuto de silencio, acompañado por el llanto de las mujeres que perdieron a sus seres queridos en aquella tragedia, tras lo cual niños soltaron al cielo 331 globos blancos, uno por cada víctima. Decenas de madres pasaron los últimos tres días encerradas en el gimnasio escolar, sin comer ni beber agua, para repetir los sufrimientos de sus hijos, a los que los terroristas prohibieron repartir agua y alimentos. Efe